Está en la página 1de 6

LICENCIATURA EN HERBOLARIA Y FITOTERAPIA

Unidad 2

Actividad 2

Texto argumentativo

Conducta asertiva

Cuatrimestre 10

ASIGNATURA: Comunicación humana

TUTORA: Brenda Cristina Radia Zamora

Nombre: Antonio Bastida Cruz

Matricula: 160819

Correo: al160819@univim.edu.mx

Grupo: 01

Fecha: 12/junio/2019
Tabla de contenido
Introducción ...................................................................................................................... 3
Conducta asertiva............................................................................................................. 4
Conclusión ........................................................................................................................ 5
Referencias ....................................................................................................................... 6
Introducción

El ser humano ha buscado siempre comunicarse para alcanzar sus objetivos, y


recientemente ha refinado esta capacidad, para llevarla al siguiente nivel, a realizar una
comunicación eficiente y eficaz. La cual junto a otras habilidades nos lleva a alcanzar
una conducta asertiva ante situaciones que se nos presentan en la vida cotidiana. Ya
que, en nuestro ambiente globalizado y laboral actual, implica que desarrollemos cada
vez más capacidades para poder competir y sobre salir frente a los demás. En nuestro
caso, como profesionales de la salud, los pacientes buscarán no sólo al mejor terapeuta,
médico o profesional de la salud, buscarán, también al que mejor los trate. Esto es al
profesional, con una mejor conducta, es decir una conducta asertiva. Ya que podemos
ser profesionales pasivos, agresivos o asertivos, el primero es cuando somos callados
y retraídos, el segundo es cuando no respetamos e imponemos y el tercero, cuando nos
expresamos ecuánimemente. Otra manera de describir el asertividad es actuar
conforme al derecho de ser quienes somos; es también hacer lo que uno quiere para
alcanzar los objetivos que tenemos trazados sin perjudicarnos a nosotros mismos o a
los demás. Cuando nos conducimos de manera asertiva tenemos la capacidad de
interactuar con los demás de manera sana, oportuna, honesta y respetuosa. La palabra
asertivo, de aserto, proviene del latín assertus y significa: afirmación de la certeza de
una cosa, por lo una persona asertiva es aquella que afirma con certeza.

Figura 1. Conducta asertiva.


Fuente: https://1.bp.blogspot.com/-
dOyPh3myJ90/WLg4gNmnNcI/AAAAAAAAEF0/dtYcOrRug1wcQHmWyekj6uKvkVvVgJ0qgCLc
B/s1600/3.png
Conducta asertiva.

Reconociendo lo que es la conducta asertiva, como se describe en la introducción, que


es como el arte de relacionarnos (expresarnos) de manera cordial, segura, honesta,
firme, sin molestar a nadie; vamos ahora a ejemplificar una situación en la que se
apliquen las fases de la conducta asertiva, la situación es la siguiente: En el trabajo me
relaciono con diversos tipos de personas, unas son compatibles con migo otras no, pero
cuando me tocó trabajar con un jefe que trataba de abusar de sus funciones exigiendo
que hiciera más de lo que normalmente puedo hacer en mi horario de trabajo, ocurrió lo
siguiente:

Fase 1: Proyectar.

En esta fase recordé situaciones parecidas en trabajos pasados, donde actué de


manera pasiva, no defendiendo mis derechos, esto fue un común denominador de varios
trabajos pasados; siempre era yo, con mis jefes, en situaciones de exceso, en mis
trabajos. Lo cual me llevó a padecer la situación, sufriendo, de mucho estrés laboral,
tratando de hacer todas las tareas que me eran encomendadas, sin decir nada,
aceptando todo, lo cual me llevaba a salir tarde a trabajar de manera acelerada y
siempre estresado.

Fase 2: Analizar

Examinando la situación, podemos decir que se intentaba una vez más abusar de mi
pasividad. Lo cual, al ser identificado, me llevó a tomar consciencia que el supuesto
problema era algo que estaba en mis manos terminar. Tomar consciencia del problema
es una de las fases más importantes de una conducta asertiva, puesto que no de no
hacerlo no podemos pasar a las otras fases. Y fue gracias a la incomodidad, al malestar
que viví que me hizo reflexionar que algo no estaba bien y que algo tenía que cambiar,
para que la situación no siguiera igual.

Fase 3: Ver

En una introspección de la situación, descubrí que esta pasividad laboral tenía que ver
con principios y valores que tenía desde niño, un sistema de creencias que me orillaba
a ser pasivo ante las órdenes recibidas. Las creencias eran, que debía obedecer a mis
superiores, que no debía debatir, que simplemente lo debía hacer sin contestar y decir
nada. Creencias que aprendía en mi crianza desde niño, lo cual sin darme cuenta llevé
hasta la edad adulta, en otros ámbitos, como el laboral, ahora la figura de autoridad era
mi jefe, sustituyendo a mis padres. Estas creencias mantenían mí no asertividad, que
sin darme cuenta la estaba generando. Pero ahora sabía lo que tenía que cambiar, evitar
la pasividad y tampoco pasar al extremo de violencia, debía ser ahora: asertivo, para
respetar mi integridad y exigir mis derechos. Esta situación me generaba mucho enojo,
el cual reprimía para mantener y ser fiel a mis creencias, pues a mis padres no debía
decir nada, por lo tanto, trasladaba esta situación a mis jefes en el trabajo. Otra
personalidad en mi caso, de manera opuesta a ser pasivo, bien pudo ser violento y gritar
o expresarse de manera brusca, lo cual tampoco hubiera sido asertivo.

Fase 4: Hablar

Es entonces que se debe tomar acción, pero de manera sensata, no polarizada, ni


pasiva ni violenta, equilibrada. Y eso hice, de manera cordial hablé con mi jefe y le dije
que estaba para servirle, que para eso estaba yo, para hacer lo que me pidieran en mi
tiempo normal de trabajo, y que simplemente había que organizarnos y asignar
prioridades. Así de la lista de tareas que tenía, ordenamos por importancia cada una de
las actividades, con lo cual, de manera secuencial, iba tomando tarea por tarea, para
trabajarlas una a una, así trabajaba calmado, tranquilo y enfocado en una sola tarea a
la vez. De esta manera mi rendimiento fue mejor y todos ganamos, ellos al yo terminar
más trabajo de mejor calidad y yo al trabajar de manera tranquila sin exceso de estrés,
incluso, sin estrés. Es así, negociando, que he alcanzado tranquilidad en mi trabajo
reciente, dónde siempre de manera cordial, ecuánime; es decir, asertivamente es que
trato de resolver mis conflictos laborales y en general todos los conflictos que llegan a
presentarse. Describiendo la situación, expresando mi sentir y mi forma de afrontarlo,
especificando el plan de acción para resolverlo y afrontando las consecuencias, que por
lo general son siempre benéficas.

Como hemos visto en estas fases adaptadas al ejemplo, que me ocurrió de manera
personal, podemos constatar que estas fases de la conducta asertiva tienen sentido y
se pueden seguir para alcanzar a desarrollarla en otros contextos, en otros problemas,
es decir; que podemos seguir estos elementos como una técnica base para poco a poco
desarrollar una conducta asertiva en general, en nuestra vida cotidiana.

Ser asertivo nos permite comunicarnos, y expresar nuestras diferencias, y nuestras


afinidades, lo que es agradable o desagradable, de tal manera no liberamos siempre la
presión del estrés y también reconocemos lo que nos hace sentir a gusto. Sin ser
agresivos, ni tampoco pasivos, y como modelos de comunicación no asertivos tenemos
los siguiente: aplacador, acusador, superrazonable e irrelevante. Todo esto usando la
comunicación verbal y no verbal, interactuando haciendo uso de todos los elementos
que tenemos al alcance para hacerlo. Todo este lleva a que desde la escuela se lleven
estos modelos de conducta para que aprendamos a comunicarnos de manera más
asertiva y al final esto se traduce en comunicación cordial, es decir más humana,
escuchando antes de hablar, que es muy importante.

Conclusión

Podemos concluir que la comunicación, es muy importante, pero sólo es un elemento


que integra a algo más grande: la conducta asertiva, que implica más procesos, que, al
integrarse de manera coordinada, lógica y consciente, podemos llegar a ser personas
que se conducen de manera asertiva, y esto tiene muchas ventajas, pues nos
adaptaremos fácilmente a los cambios de la vida, y esta adaptación nos da mucha
ventaja en este mundo dinámico y cambiante. El asertividad es incluso ya una habilidad
que debemos desarrollar para ser utilizada en nuestra vida familiar, laboral y en general
con nuestras relaciones interpersonales, es decir es ya una necesidad conocerla y sobre
todo desarrollarla en nuestra vida diaria. Entablar una buena comunicación, siempre que
esta sea asertiva; es decir justa, honesta, equilibrada, ecológica y respetando a las
partes; es la meta del ser humano, para una mejor convivencia y coexistencia en la vida
cotidiana, en nuestro mundo social, porque habrá que recordar que somos seres
sociales.

Desde que sabemos que la comunicación transmite información y afecta a otras


personas, es muy importante, saber qué información se transmite, como se transmite y
sobre todo como es que afectamos a los demás. Y sobre todo en sentido inverso, como
es que la información que nos transmiten, nos afecta, en su forma, en su cómo y en su
contenido. Siempre estamos comunicando, es imposible no hacerlo, incluso el silencio
es una forma de comunicación.
Hablando del contexto del profesional de la salud, con respecto al trato con el paciente,
es fundamental, que el ser asertivo sea implementado en esta relación, porque de ella
emanará la calidad y calidez del servicio que se ofrece a los pacientes. Mientras más
asertivos seamos, más éxito profesional tendremos, pues todo fluirá de mejor manera,
en el respeto, la justicia, la honestidad.

Una de las ventajas de ser asertivo, es que nuestros niveles de estrés disminuyen, pues
no estamos generando emociones negativas, por no expresar lo que sentimos, por
contener o aguantar injusticias, y porque somos libres de expresarnos tal cual somos.

Comunicar genera relaciones humanas, para que estas sean de calidad habrá, la
comunicación ser asertiva.

Referencias
 Gaeta González, L., & Galvanovskis Kasparane, A. (2009). Asertividad: un
análisis teórico-empírico. Enseñanza e Investigación en Psicología, 14 (2), 403-
425.
 María Luisa Naranjo Pereira. (octubre, 2005). Perspectivas sobre la
comunicació. Actualidades Investigativas en Educación, 5(2), 1-35.
 UNIVIM. (2019). 2.2.3 Fases de la enseñanza de la conducta asertiva. junio 13,
2019, de UNIVIM Sitio web:
https://fds.univim.edu.mx/mod/resource/view.php?id=9958
 Divulgación dinámica. (2017). Técnicas de Comunicación Asertiva. junio 13,
2019, de Divulgación dinámica. Sitio web:
https://www.divulgaciondinamica.es/blog/tecnicas-comunicacion-asertiva/
 Ecured. (2019). Conducta asertiva. junio 13, 2019, de Divulgación dinámica.
Sitio web: https://www.ecured.cu/Conducta_asertiva
 Susana Zazo Díaz. (2019). Estilos de respuesta en asertividad. junio 13, 2019,
de Psicoterapeutas. Sitio web:
http://www.psicoterapeutas.com/paginaspersonales/susana/Estilos_Respuesta.
html