Está en la página 1de 2

Pensamiento Estratégico y Gerencia Global

CASO ROBIN HOOD – TOMA DE DECISIONES

Fue en la primavera del segundo año de la insurrección contra el Sheriff de Nottingham


cuando Robin Hood salió a dar un paseo por el bosque de Sherwood. A lo largo de su
paseo, Robin reflexionó sobre el progreso de la lucha, la disposición de sus fuerzas, las
últimas maniobras del Sheriff y las opciones que tenía ante sí.

La revuelta contra el Sheriff había comenzado como una cruzada personal, estalló a partir
del conflicto que Robin tenía con el Sheriff y su administración. Sin embargo, poco podía
hacer Robin solo, de forma que buscó aliados, hombres que habían sido víctimas de
agravios con un profundo sentimiento de injusticia. Posteriormente acogía a todo el que
llegaba, tras hacerle algunas preguntas y exigirle solamente su voluntad de servir a su
causa. Cuantos más seamos, pensaba él, más fuertes seremos.

Se pasó el primer año convirtiendo el grupo en una banda disciplinada, unida, enemistada
contra el Sheriff, y dispuesta a vivir fuera de la ley. La banda estaba organizada de un modo
muy sencillo: Robin era el jefe supremo, y tomaba las decisiones importantes. Delegaba
tareas específicas en sus lugartenientes, Will Scartlett se encargaba de la información y la
exploración del terreno, además, obtenía información sobre los planes de viaje de
mercaderes ricos y recaudadores de impuestos. El pequeño John se encargaba de
mantener la disciplina entre los hombres y de que su tiro al arco fuera tan excelente como
requería su profesión. Scarlock llevaba las finanzas, convertía los botines en dinero,
distribuía a cada cual la parte que le correspondía de la captura y se encargaba de esconder
el excedente. Por último Much, hijo del molinero, tenía la difícil tarea de reclutar a la cada
vez mayor banda de valientes compañeros.

Aunque el creciente tamaño de la banda era una fuente de satisfacción para Robin, también
era una fuente de preocupación: la fama de sus valientes estaba creciendo, y los nuevos
candidatos venían a raudales de todos los rincones de Inglaterra. A medida que la banda
iba creciendo, su pequeño refugio se fue convirtiendo en un gran campamento. Entre
emboscada y emboscada, los hombres pululaban de un lado a otro, charlando y jugando.
La vigilancia empeoró, y cada vez era más difícil mantener la disciplina. “Por qué ya no
conozco a la mitad de los hombres con los que me cruzo? – se preguntaba Robin –”

Además, la creciente banda empezaba a ser demasiado grande para la capacidad que tenía
el bosque de proporcionar comida. La caza cada vez era más escasa, y había que
abastecerse en pueblos alejados. El coste de los alimentos empezó a agotar las reservas
económicas de la banda justo en el momento en el que los ingresos habían empezado a
disminuir. Los viajeros, sobre todo los que tenían más que perder, trataban ahora de evitar
el bosque, y aunque resultaba incómodo y costoso, era preferible a que le confiscaran todos
sus bienes.

Robin pensó que había llegado el momento en el que sus valientes cambiaran la política de
“confiscación” directa de bienes, al cobro de un impuesto de tránsito fijo. Sus lugartenientes
se resistían a la idea con gran fuerza. Estaban orgullosos del lema de sus famosos
valientes: “Roba a los ricos y dáselo a los pobres”. “Los campesinos y la gente de las

José Alejandro Martínez S.


Pensamiento Estratégico y Gerencia Global

ciudades – sostenían – son nuestros mejores aliados”. “¿Cómo podremos cobrarles un


impuesto, y seguir esperando que nos ayuden en nuestra lucha contra el Sheriff?”.
Robin se preguntaba durante cuánto tiempo sus valientes podrían mantener los métodos y
el sistema que utilizaban al principio. El Sheriff se estaba haciendo cada vez más fuerte y
mejor organizado. Ahora tenía dinero y hombres y había empezado a acosar a la banda
para ver cuáles eran sus puntos flacos. La marcha de los acontecimientos estaba
empezando a volverse contra los valientes. Robin llegó a la conclusión de que la contienda
debería ser concluyente y definitiva, antes de que el Sheriff tuviera la oportunidad de
asestarles un golpe mortal. “¿Pero cómo?”, se preguntaba Robin.

A menudo Robin había considerado la posibilidad de matar al Sheriff; sin embargo, las
posibilidades de hacerlo parecían cada vez más remotas. Además matar al Sheriff satisfaría
su sed de venganza personal pero no mejoraría la situación. Durante mucho tiempo Robin
había tenido la esperanza de que ese constante estado de levantamiento y la imposibilidad
por parte del Sheriff de recaudar los impuestos, llevarían a su cese en el puesto. Sin
embargo, el Sheriff había utilizado sus contactos políticos para obtener refuerzos. Tenía
amigos muy poderosos en la corte que le tenían en buena estima.

El príncipe Juan era malvado y voluble. Le consumía la antipatía que le tenía el pueblo, que
deseaba de vuelta al rey Ricardo, el cual estaba apresado. Además, vivía con un constante
miedo a los barones quienes, aunque en un primer momento le apoyaron, ahora habían
empezado a disputar su reivindicación al trono. Varios de estos barones habían empezado
a recaudar el rescate que liberaría a Ricardo Corazón de León de la prisión en la que se
encontraba en Austria. Robin fue invitado a unirse a la conspiración a cambio de una
amnistía futura; se trataba de una propuesta peligrosa: Una cosa era asaltar caminos (en
lo que él era experto) y otra era intrigar en la corte; los espías del príncipe Juan estaban por
todas partes, y si el plan fracasaba la persecución sería implacable y el castigo inmediato y
severo.

El sonido del cuerno que llamaba a cenar, sacó a Robin repentinamente de sus
pensamientos. El aire olía a venado asado. Nada se había resuelto ni solucionado. Robin
se dirigió hacia el campamento prometiéndose que tras la emboscada del día siguiente
dedicaría toda su atención a estos problemas.

Preguntas orientadoras del caso:

1. Identifique los momentos de la organización de Robin Hood y sus


características más importantes.
2. Identifique cuáles son las opciones que tiene Robin Hood para el futuro de la
organización, y para su futuro como líder de la misma; evalúe Pros y Contras
de los escenarios.
3. Usted, en caso de ser Robin, ¿Qué decisión tomaría? Puede ser alguna de los
escenarios planteados, u otro mejor que usted proponga y que sea más
ventajoso para usted y su organización.

José Alejandro Martínez S.