Está en la página 1de 5

Sugerencias para la

dirección

POR PASTOR MANUEL CRISTIANISMO


https://icmccarvajal.wordpress.com/2009/10/23/sugerencias-para-la-direccion-de-cultos-en-
el-servicio-de-adoracion/

En este espacio queremos pasar a compartirle unas sugerencias para la


dirección de cultos para los servicios de adoración dentro de la iglesia local.

1. Observaciones generales:

 E l culto debe empezar a la hora señalada. Los creyentes deben aprender a ser
puntuales en los cultos para Dios. Dios es muy puntual como lo vemos en los
días, años, estaciones, etc.
 Hacer todo lo posible por tener buena luz.
 Demostrar cortesía con todos, especialmente con las personas nuevas o los
visitantes.
 Enseñar a los creyentes a dar la bienvenida a todos, ayudándoles a conseguir un
asiento, o a encontrar la lectura bíblica.
 Todos debemos aprender a decir mucho en pocas palabras.

2. El que dirige:

 Debe estar limpio, bien arreglado, peinado, afeitado y con las uñas limpias.
 Su manera debe ser humilde, confiado sin temor, sonriente, o según el caso. Su
manera animada atraerá la atención de los oyentes.
 Al despedir la gente, se debe salir para saludar a todos. No hace ninguna
excepción de personas.

3. La expresión y la acción:
 La acción debe ser natural, con vida, libertad y poder.
 Hable con los ojos, la cara, las manos, y el cuerpo.
 La expresión del rostro es casi involuntaria, y poco puede hacerse para
mejorarla si no es en la corrección de defectos. Con ella suplicamos,
amenazamos, conciliamos, manifestamos tristeza o gozo, entusiasmo o
desaliento.
 Cuando uno está posesionado de su asunto, y se olvida de sí mismo, su rostro
tomará la expresión de acuerdo a sus sentimientos.
 Mire a los oyentes. Evite el mirar a través de las ventanas y las puertas, al cielo
raso o al suelo.

4. La postura:

 No se recline sobre el púlpito, o sobre cualquier otro mueble.


 Guarde el cuerpo derecho y firme sobre sus dos pies.
 Tenga la cabeza derecha, no inclinada al frente, ni a un lado ni al otro, ni alzada.
 Los pies deben estar firmes en el suelo, no muy apartados, ni en inmediato
contacto.

5. El Ademán:

 La acción no es para hacer al dirigente parecer ridículo o gracioso.


 La acción debe expresar verdades
 El cuerpo puede moverse fácilmente de un lado a otro, quedando siempre firme
en ambos pies. Evite demasiado movimiento.
 La cabeza debe seguir el movimiento del cuerpo, de los brazos, y de los dichos
tales como, “ en el cielo” “lejos de nosotros” “a la izquierda”

6. Los brazos y las manos:

 Evite el mismo movimiento para cualquier acción.


 Hay acción para lugares, cerca, lejos, arriba, abajo, la derecha, etc.
 Hay acción para cosas, grandes y pequeñas.
 La acción no deber ser excesiva.

7. Corrección de Maneras en el púlpito:

 No se arregle el pelo o la corbata, etc.


 No juegue con sus botones, anillos, libros, papeles o el bosquejo.
 No mastique chicle u otra cosa.
 No busque himnos mientras oran.
 No mire alrededor.
LA VOZ

1. Observaciones generales de la dicción en cuanto a la voz.

 Se puede conservar su propia personalidad.


 Debe adquirir la costumbre de corregir sus mismas faltas.
 La voz es un gran instrumento.
 Se mejora la voz repasando la lectura en voz alta.
 Debe tener un habitual cuidado de la pronunciación.

2. El uso de la voz al hablar en público.

 No principie demasiado alto, ni tampoco demasiado bajo.


 No permita que la voz decaiga en las últimas palabras.
 Fija la vista con frecuencia en los oyentes más lejanos para saber si todos
pueden oír.
 Que Haya variedad, la monotonía destruye la elocuencia, como también el
mucho gritar.

LA PALABRA DE DIOS EN EL CULTO

1. Reglas generales:

 La porción bíblica debe ser elegida antes del culto.


 Anuncie el pasaje claramente dos o tres veces. Antes de empezar la lectura esté
seguro que todos hayan encontrado el lugar.
 El pasaje escogido debe tener íntima relación con el mensaje o la lección. Tenga
cuidado de escoger algo tan interesante, que no sea demasiado largo o corto.
 Puede ser introducido con un himno, coro o alguna palabra.
 Unas cortas palabras explicativas sobre algún versículo de la porción leída
muchas veces hace grabar la verdad en los corazones. Debe cuidar de no
prolongar mucho la lectura, y así cansar a la gente antes de llegar al sermón.

2. Maneras de usar la Palabra de Dios:

 Puede ser leída por el que dirige u otra persona designada.


 Cuando el culto está compuesto de incrédulos, o la mayoría no tienen Biblia, el
dirigente debe leerlo solo.
 El que lee debe haber repasado la lectura en privado para poder leerla con
claridad y poder.
 Debe leer bien, con claridad, despacio dando énfasis a las palabras y frases
importantes, poniendo atención a la puntuación. Una porción mal leída pierde
su significado.
 La congregación puede leer unánimemente. El predicador debe ayudar a los
creyentes leer unísono, despacio y con claridad.
 La lectura puede ser antifonal. De esta manera despierta interés en los
congregados y los hace traer su propia Biblia.
 La congregación puede repetir porciones bíblicas de memoria.
 Se puede usar porciones bíblicas para:
 Principiar el culto.

En estos casos es mejor no leer el pasaje, sino tenerlo aprendido de memoria.

LA ORACIÓN

La oración es hablar con Dios y tener comunión con Él. Enseñe a la


congregación a mostrar reverencia en la oración.

1. Elementos de la oración:

 Adoración
 Acción de Gracias
 Comunión con Dios
 Confesión de pecado
 Petición

2. Recuerde de usar oraciones de la Biblia.

3. Se puede usar himnos o coros que son oraciones.

4. La oración en Público:

 Un propósito de la oración en público es para la edificación de los demás. Por


eso:
 Debe orar con voz fuerte
 Si pone a otro a orar, esté seguro que tenga voz fuerte.
 Hay que orar cuando la congregación siente el deseo. Por ejemplo:
 Después de algún himno.
 Después de haber recibido una noticia que ha conmovido los corazones.
 La congregación puede orar en silencio de vez en cuando. En tal caso, el que
dirige el culto, puede dirigir las peticiones.

LA ORACIÓN

Se puede adorar a Dios con nuestras ofrendas. Es espíritu del creyente debe ser
de rendición a Dios mientras que él pone en la ofrenda lo que pueda. La
ofrenda no es una colecta. Es dar al Señor lo mejor posible.

 El que dirige el culto debe dirigir los pensamientos de los creyentes para
que den alegremente.

ANUNCIOS

1. Ocupe voz fuerte.


2. Ocupe poco tiempo.
3. No ocupe la plataforma para hacer excusas.
4. No ocupe la plataforma como tribuno de regaño.