Está en la página 1de 25

1

Olga Cossettini y la Escuela Serena


Amanda Paccotti

Diario de la Señorita Lydia LLega la Señorita Olga. Se inte- Olguita y Matilde están haciendo
Agosto 9 - 3o A - 1941 resa como es habitual en ella, con afiches de propaganda para las
cariño, de lo que tratamos y apor- elecciones del Centro Cooperativo.
El día de ayer ha sido lluvioso, ta interesantes aspectos de la vida Hermine está en una de las lis-
hoy está gris y desapacible. Faltan de Tagore. tas y Hugo en la otra. Sin embargo
algunos chicos a clase, especial- da gozo verlos ahí, inclinados sobre
mente niñas. Entre éstas no es- Muriel Lester, pacifista ingle- los mismos afiches trabajando con
tán Nélida y Ana porque son algo sa que visitó nuestra escuela hace una conmovedora fraternidad. ¡Ah...
delicadas de salud, lo mismo que poco tiempo fue huésped de Tagore, si este sentimiento perdurara a tra-
Susana a quien afectan los días durante un mes, en uno de sus via- vés del tiempo y fuesen los hombres
húmedos. María del Carmen ha es- jes que hizo a Calcuta. capaces de actuar en frentes de lu-
tado resfriada y su mamá no ha cha diversos, defender sus ideales
creído conveniente mandarla hoy Les leo algunos trozos y así van con esa claridad y leal devoción a
así como tampoco a su hermanita desfilando “Superioridad”, “Barcos su causa y colocados frente a frente,
Haydée. de papel”, “La flor de Champaca”, actuar con elevado criterio!
“El cartero malo”, y “El fin”. Cuan-
La muerte del insigne poeta Ra- do termino de leer este último trozo Es que si la labor de la escuela
bindranath Tagore es comentada me dicen los chicos: -Señorita, léalo del mundo estuviese encausada por
en el aula. Mis chicos han traído re- otra vez. Así lo hago. ese amplio camino, si la educación
cortes de distintos periódicos donde del ciudadano del mundo comenza-
se trata la personalidad del poeta Pido al final que escriban lo que ra desde la infancia, fundamentan-
hindú. saben y lo que sienten sobre Rabin- do estas verdades especiales en el
dranath Tagore. aprendizaje diario, ya que la moral
Comentamos su visita a esta tie- no es una ciencia sino una acción
rra y su ansioso deseo de conocer Diario de la clase de la permanente ¡Cuán más elevada se-
los pájaros argentinos cuyos nom- Señorita Leticia ría la actitud espiritual del hombre!
bres sabía a través del libro de Gui- 22 de abril 1946 - 6o grado El aprendizaje del hombre es mucho
llermo Enrique Hudson titulado más largo, difícil trascendental que
“Pájaros de la Argentina”. Femando, José, Hugo, Hermine, el aprendizaje del conocimiento.
2

El contacto con la naturaleza (la grata


tarea en la huerta, el amor a las plantas,
la jardinería) fue otro de los postulados
de aquella “Escuela Serena” soñada y
concretada por Olga y Leticia Cossettini.

Diario de la clase de la una planta de ortiga, todos obser-


Señorita Dora van con interés, recurriendo a las
1940 - Io grado lupas para ver mejor. ¡Las lupas!
...Elemento incorporado a sus vi-
Provistos de lupas, libros, mi- das, juguete maravilloso que des-
croscopios; poblado el salón de cubre nuevos horizontes y que hoy
ortigas, cuyas armas no nos ame- constituye para ellos la novedad
drentan, realizamos un estudio fascinante.
más detenido de la plantita
Y todo lo quieren ver con lupa.
Realizada la observación direc- Y en la seriedad del estudio sur-
ta, completámosla con datos ex- ge la risa fresca; -¡Qué dedo gordo!
traídos de los libros, acerca de su exclama Osvaldo. (Mi dedo pulgar
utilidad. Sabiendo ya que el áci- sosteniendo una hojita asoma de-
do fórmico sirve para hacer formol bajo del vidrio adquiriendo propor-
y las aplicaciones de éste son co- ciones de gigante).
nocidos ya, nos trasladamos a la
farmacia de enfrente de la escuela. Diario de la clase de la
Señorita Nidia
Allí solicitamos se nos permita ver 1940 - 2o grado
y oler el formol. Y asi, uno por uno,
protegiéndose su vista, aspiran y Cálculos orales: Hallar la mitad
dan a conocer sus impresiones. y el doble de diversas cantidades.

Después de asistir a clase de Ejercicios sencillos de acuerdo


canto, nos trasladamos al grado a la capacidad de mis chicos. Doy
de Marta. Alli los chicos exponen idea de descuento. Calcular el 5%
lo que han observado y leído faci- de $ l, $ 2, $ 3, $ 4 y $ 5. ¿Qué sim-
litando a los compañeros las lupas pática la carita de Ángel con sus
y las plantitas para observar. He- dos mejillas sonrosadas por la ale-
mos aprendido que las orugas se gría de resolverlos bien! Encuen-
deslizan sobre las hojas de ortiga tran el 10% de $ l y $ 2.
sin que les haga daño. Explican los
chicos a sus compañeros qué son Al pasar por las mesas oigo a
las orugas. Como un niño del otro María Angelina que concluido su
grupo encuentra diez oruguitas en trabajo, ayuda a Victoria de una
3

forma tan consciente que me asom- eje de sus días. Esta escuela, su
bra pues el niño entiende por ayu- escuela, les ofreció un abanico de
dar a decir el resultado. Ella se posibilidades donde cada uno, sin
expresa asi: Aquí tienes ocho flo- compulsión, naturalmente, con
res repártelas entre nosotras dos calma y alegría adquirió sus cono-
¿Cuántas nos tocan a cada una? cimientos básicos.

La felicito y observo que su her- Allí, en su escuela no se esti-


manito Ángel, complacido y orgu- mulaba la competición que divide
lloso la contempla por logros individuales ni se es-
peculaba con las notas de la li-
Victoria y María Inés son las breta de clasificaciones. Había
más flojitas en divisiones y aún no espacios para todos. El labora-
conocen bien el significado de re- torio de ciencias, la biblioteca, el
partir y repetir. Clarita trajo unos estanque con los peces, la cocina,
bichos de cesto que encontró en el horno de cerámica, el teatro y
una rama de sauce... los títeres, la huerta, el apiario,
la revista escolar, los conciertos,
Se dirige a sus compañeritos: las excursiones y visitas a los ve-
-Yo los vi y pensé ¡Qué lindo sería cinos, las misiones culturales y
estudiarlos! los voy a llevar a la es- los talleres de arte, daban cabi-
cuela... da para que cada niño adquiriera
los conocimientos marcados por
PRESENCIA DEL PASADO la currícula oficial adecuándolos
a su interés, desarrollo de pen-

E
samiento y madurez emocional.
Todo el aprendizaje se inducía
s imposible destejer el paso partiendo de experiencias direc-
enmarañado del tiempo, retro- tas proporcionadas por el medio
traernos en el espacio para inten- circundante.
tar conocer algo que existió. En
este caso, a través de documentos Cada alumno se sabía prota-
y recuerdos, deseamos recrear lo gonista, responsable de la tarea
que fueron los días de infancia de asumida, conciente que de su con-
Susana, Haydée, Hermine, María creción dependía el logro de un
Angélica, Fernando, Rodolfo, Hugo, proyecto o trabajo comunitario. El
Osvaldo... larga lista de nombres de trabajo tenia fines precisos, de in-
niños que tuvieron la oportunidad mediata aplicación en el aula, en la
de concurrir a una escuela que fue escuela o en el barrio. Se evaluaba

Un camioncito servia para que los


pequeños titiriteros se trasladaran hacia
alguno de los barrios rosarinos donde
sus funciones eran un acontecimiento y a
la vez una experiencia maravillosa: la de
sentirse útiles a los demás a través de la
creación artística.
4

lo hecho con sinceridad, sabían balanza del almacén levantado en


que se podía reajustar o repetir el rincón del patio donde los más
hasta lograr lo buscado sin temor chicos se iniciaban en las preocu-
a la sanción. Practicaban la auto- paciones del “comprar y vender”,
crítica y podían expresar sus opi- preparar las urnas y actualizar
niones en asambleas y organismos los padrones con que se concre-
internos. tarían las elecciones anuales de
la Comisión Directiva del Centro
Tenemos documentos que nos Estudiantil Cooperativo, regar la
muestran las distintas facetas de huerta, ilustrar con los tenues co-
esta escuela: fotos, cuadernos de lores de la acuarela un poema es-
alumnos, dibujos, diarios de clase crito al pie de las barrancas del
de las maestras, planificaciones, río Paraná, registrar itinerarios de
resoluciones ministeriales, publi- paseos sobre planos confecciona-
caciones, correspondencia profe- dos por ellos en hojas cuadricu-
sional y personal de quien fuera ladas o sobre mesas cubiertas de
su directora; también testimonios arena... todo esto matizado con
verbales de algunos protagonistas. horas de estudio compartido con
los compañeros sentados alrede-
Una pequeña muestra de este dor de una mesa, conversaciones
material ilustra a manera de pró- con sus maestras a la sombra de
logo este fascículo. Es de su lectu- los árboles del patio o la recepción
ra minuciosa e imaginativa que nos de las visitas que regularmente lle-
valdremos para este conocer re- gaban a la escuela.
trospectivo, para intentar sentir el
latido de lo que fueron los días de La escuela de Susana Haydée,
aquellos niños en su escuela. Osvaldo, Hermine, María Angé-
lica, Hugo, Rodolfo, Fernando
Las más diversas tareas se tren- existió... fue llamada Escuela Se-
zaban armoniosamente con el rena... Existió... Dónde?... Cuán-
desarrollo de los contenidos tradi- do?... Con quién?... Por qué?...
cionales: cargar el teatrillo de títe- Para qué?... Cómo?... Con qué?...
res al camioncito que gentilmente
prestaba un vecino para las fun- EXISTIO... DONDE?...
ciones callejeras, terminar la ma-

L
queta de los silos para que los
compañeros de 4º grado ilustraran
su clase especial sobre la visita al a experiencia se realizó en
puerto de la ciudad, equilibrar la la escuela fiscal Nº 69 “Dr. Gabriel

En el soleado patio de la escuela,


presididos por Olga, los alumnos
podían gozar de la libertad de una
clase de lectura compartida a cielo
abierto. Un ejemplo más de un
proyecto pedagógico transformador y
revolucionarlo para su época.
5

Un almacenero, su dependiente y
una dienta menuda: escenografía y
actores de una experiencia valiosa: la
de conectar a los chicos con la realidad
cotidiana, la economía, el comercio. Otro
grupo afrontaba, entretanto, diversas
responsabilidades: venta de artículos
de librería y meriendas en los recreos,
protegiendo así a sus compañeros de
la especulación y de la adquisición de
elementos de dudosa calidad.

Carrasco” ubicada en la esquina las barrancas y playas del Paraná


de las calles Agrelo y Larrechea que distaban sólo cuatro cuadras.
del barrio Alberdi en la ciudad de
Rosario. Era una escuela prima- Paulatinamente se fueron ha-
ria pública, gratuita, mixta, con bilitando las distintas dependen-
aproximadamente 600 alumnos cias: biblioteca, laboratorio, taller
del barrio. Maestros y alumnos de carpintería y encuadernación,
formaban un grupo heterogé- consultorios y un aula para pre-
neo, típico de las escuelas públi- escolar. Los patios pronto refleja-
cas. Convergían en ella los hijos ron el esfuerzo del trabajo diario:
del comerciante, del obrero, del nuevos árboles, estanque para
pescador, del quintero y de los peces, apiario, huerta, granja,
profesionales de la zona con los cancha de basquet, jerarquizan-
maestros oficiales. Cada uno con do, fundamentalmente, amplios
su historia de vida marcada por espacios para jugar.
la realidad social, con sus posibi-
lidades y limitaciones culturales. El entorno fue el apropiado
Todos reunidos diariamente com- para la concreción de los objeti-
partiendo esta nueva forma de en- vos formulados para esta Escuela
señar. Serena. Personas y paisaje man-
tuvieron un encuentro profundo.
El edificio escolar respondía a
las características de construc- EXISTIO... CUANDO?...
ción formal con que el Estado cu-

E
bría las necesidades educativas
de principios de siglo. Una facha-
da austera sobre la vereda arbo- n el año 1935, durante el
lada, nos presentaba una escuela gobierno del Dr. Luciano Molinas y
sencilla, de material, con amplios siendo Director General de Educa-
salones para las aulas, galerías ción el Dr. Pío Pandolfo se trasladó
con arcos enmarcando el patio. a Olga Cossettini desde su Rafae-
En la planta alta estaban las de- la natal para tomar a su cargo la
pendencias para que habite el dirección de la escuela Carrasco.
director. Un gran terreno en la Al finalizar el primer año de traba-
parte posterior posibilitó su pos- jo demostró con los hechos la po-
terior crecimiento. Este ambiente sibilidad de cambiar el proceso del
amplio fue propicio para la expe- aprendizaje y la dinámica de la es-
riencia que también se apropió de cuela oficial convirtiendo al niño
6

EL TRASLADO FALLIDO

El traslado que en 1947 afec-


tó a Olga Cossettini no pudo
efectivizarse por la pronta y
contundente respuesta de la co-
munidad, que ya sentía como
propia la experiencia de la Es-
cuela Serena.
Por supuesto, fueron los alum-
nos y maestros los primeros en
movilizarse, ya que tenían la
práctica diaria de la acción par-
ticipativa desarrollada a través
de los organismos escolares. El
paso siguiente fue simple y ex-
peditivo: cada niño llevó la no-
ticia a su casa y de ésta pasó a
los vecinos amigos de la escue-
la. En menos de una semana el
decreto fue derogado.
Imposible hallar mejor eva- La sonrisa bondadosa, la mirada dulce y todo el afecto de sus alumnos en un
luación de lo enseñado en la es- ramo de flores; una escena entrañable en vísperas de un viaje de Olga a Estados
cuela: actitud frontal y decidida Unidos, donde también su propuesta pedagógica encontró ámbito para ser
para defender los derechos ava- conocida y elogiada.
sallados.

en protagonista y no considerán- ños y jóvenes que pensaban con


dolo como simple depositario de libertad inquietaron a ciertos
datos y transmisor estereotipado funcionarios simpatizantes de
de información. las frases rígidas y autoritarias.
Aparecieron las vallas... algunas
En tan poco tiempo Olga Cosse- veces encubiertas en aparente-
ttini logró transformar la escuela mente ingenuos requerimientos
en forma tan rotunda que las au- y otras por decreto. Es así que
toridades educativas la reconocie- en 1944, siendo interventor del
ron como experiencia piloto. Esta Consejo de Educación el escritor
disposición le permitió mayor au- Leopoldo Marechal se suprimió,
tonomía y aval oficial para distin- sin juicio previo ni pruebas que lo
tas iniciativas. motivaran, el decreto que recono-
cía a la escuela su carácter de ex-
Año tras año va logrando en la perimental.
tarea del aula la concreción de los
objetivos delineados con claridad Al leer la correspondencia ofi-
y sensatez. El ideario pedagógico cial de la escuela podemos re-
de Olga demostró su validez, y fue construir la repercusión de la
reconocido a nivel internacional. experiencia en dos niveles bien di-
ferenciados. Mientras Olga reci-
Lamentablemente -el tiem- bía invitaciones para disertar en
po nos demuestra esta situación congresos, dictar conferencias y
en distintos momentos de nues- cursos, se editaban sus libros y
tra historia- el sistema educativo recibía visitas de artistas, peda-
argentino se cierra a toda perso- gogos y pensadores relevantes, en
na o institución que escapa de lo el nivel oficial, algunos personeros
preestablecido. La Escuela Sere- de la mediocridad y el oscuran-
na, con sus múltiples posibilida- tismo le negaban licencias perso-
des de tareas, facilitaba el respeto nales, permisos para actuaciones
por la opción del compañero, es- del coro o el teatro de los niños,
timulaba el pensamiento sin dog- se rechazaban propuestas para
ma y practicaba la observación y evaluar la tarea escolar en for-
análisis de la realidad. Estos ni- ma cualitativa y hasta se intentó
7

un compulsivo traslado en el año 1923 se desempeñó como maes-


1947 que no se efectivizó por el re- tra de grado en la escuela prima- LA OPINION DE UNA PIONERA
chazo unánime y activo de los pa- ria del Normal Nº 4 “Domingo de
dres, los alumnos y el barrio. El Oro” de su Rafaela natal. En 1930 La recordada maestra Aman-
ensayo continuó prestigiando a la ocupó la regencia de dicho esta- da Arias —docente por defini-
educación santafesina hasta agos- blecimiento, cuya dirección es- ción y por vocación— fue una
to de 1950. El día 28, por la fuerza, taba a cargo de Amanda Arias. de las que con mayor autori-
Olga es separada de su escuela. dad valorizaron la experien-
Quince años de plenitud y armo- Olga encontró en Amanda cia de las Cossettini: ... “Así
nía de ideales y trabajo diario cor- Arias inquietudes similares a las entiendo la misión de la escue-
tados por un decreto inapelable. suyas y, fundamentalmente, pudo la serena argentina. Por eso,
el espíritu de nuestras escue-
ser testigo de situaciones que más
las debe ser también el de co-
EXISTIO...CON QUIEN?... tarde le tocaría protagonizar. En
rregir los defectos nacionales;
ese lapso comenzó su trabajo sis-
por ejemplo, la indiferencia por

V
temático buscando las formas los problemas de interés gene-
para encarar una reforma pro- ral, el no te metás, che, del que
ictoria Olga Cossettini, funda en los sistemas ortodoxos tan claramente hablara en su
la “señorita Olga” como la llama- de la escuela pública. Sensible- oportunidad nuestro profesor
ba cariñosamente la gente del ba- mente percibió que no se trataba Pizzurno. Debemos querer que
rrio es la inteligente mujer que de cambios de horarios ni pro- en la conciencia de cada ar-
fundamentó teóricamente y con- gramas, sino en abrir de par en gentino triunfe la convicción de
dujo esta escuela de avanzada. par las puertas del aula a la vida. que es un elemento indispensa-
Nació el 18 de agosto de 1898 en ble para el progreso de la socie-
Rafaela. Hija de inmigrantes ita- Se perfiló allí, en la escuela Nor- dad en que actúa...”
lianos. Su infancia que trans- mal de Rafaela, su proceder res-
currió en contacto con el campo ponsable y valiente en defensa de
pampeano, la tornó sagaz obser- su ideología y su proyección en las
vadora de la naturaleza. Aprendió manifestaciones de la comunidad.
también allí a respetar el esfuer- Estas características fueron cons-
zo del hombre en su trabajo diario. tantes de su vida. Estudió, buscó
las formas de mantener su infor-
Olga se recibió de Maestra Nor- mación actualizada mediante la
mal Rural en la localidad de Co- lectura de publicaciones y corres-
ronda en el año 1914 y comenzó pondencia con pedagogos europeos
a ejercer en Sunchales, pequeña y norteamericanos contemporá-
población de la zona. A partir de neos que incursionaban en nue-

Escrita en italiano, su lengua natal, la carta del padre de las hermanas Cossettini,
Antonio —un maestro vital él también— deja constancia del vínculo permanente que
uniera a las maestras ejemplares con quien, desde la infancia, alentara sus sueños y
proyectos de ser, un día, maestras diferentes...
8

BRASCO, OTRO AGRADECIDO vas técnicas. Con algunas de las proyectado, Amanda renunció al
maestras, entre las que se hallaba cargo y Olga pidió traslado... el
su hermana Leticia, comenzó a va- destino fue Rosario, la escuela
Miguel Brascó, poeta, titirite-
riar el enfoque de los temas curri- Carrasco que la recibió en 1935
ro, narrador y fino humorista
culares y su aplicación en el aula: dispuesta, como siempre estuvo
estuvo en la escuela de la seño-
rita Olga junto a otro entonces
excursiones, observaciones minu- en su larga vida, a superar las di-
joven portador de muñecos, Fer- ciosas del entorno, juegos espon- ficultades con nuevos trabajos.
nando Birri. En una carta del 26 táneos y libertad en la expresión
de noviembre de 1946, cuenta a verbal y escrita eran sus pun- EXISTIO...POR QUE?...
Leticia una experiencia santa- tos claves. Olga registró la tarea

E
fesina ejemplar: “Esta maña- del aula en detalle, transcribió los
na algún asunto me llevó hasta diálogos de los chicos y las apre-
el “honorable” Consejo Provin- ciaciones de las maestras que res- l por qué se ata a sus
cial de Educación, y allí, créase pondieron a sus premisas teóricas. días de infancia transcurrida en
o no, he visto por primera vez a la zona rural. Vivió con libertad y
los niños. Desde ese segundo pi- Este documento fue presentado estimulada por su padre, maestro
so donde se tejen y destejen ma- en el Primer Congreso Pedagógico vital, elaboró iniciativas no con-
dejas educacionales y se juega de Escuelas Normales Provincia- vencionales para ejercer su profe-
cara o ceca con el espíritu, que- les realizado en Coronda en 1933. sión.
dé largamente contemplando el Tanto relieve tuvo la ponencia
recreo triste de la Escuela Sar- como admiración las expositoras, Antonio Cossettini utilizó el
miento. Algunos niños, llevan- ya que Amanda Arias enmarcó lo teatro, los títeres, los herbarios,
do brazalete rojo, andaban muy realizado con la aguda y valiente las lupas, las lámparas de pro-
formales de aquí para allá con
critica al sistema imperante. La yección... ¡hasta aprendió a ras-
gestos de directores de Museo.
postura mereció el abierto recono- guear la guitarra como medio no
Luego averigüé: es la policía in-
cimiento del entonces Ministro de sólo de atracción para los niños
terna del establecimiento; com-
puesta por alumnos que vigilan Educación Prof. Juan Mantovani. sino también para los padres! Si
a sus compañeros cuidando bien no hemos investigado las ca-
que no revelen alegría o vigor. Inevitablemente, estas actitu- racterísticas de la enseñanza en
Estad enlutados, parece la con- des frontales y más aún provi- la Escuela Normal Provincial de
signa... ¡Y tú, con tus niños lle- nientes de mujeres inteligentes Coronda donde cursó su secun-
nos de infancia, esto es, color y liberales no fueron bien vistas dario, tenemos testimonios de la
y risas! Es verdad, luego vi un por los sectores reaccionarios que idoneidad y vocación de los pro-
aula en que los niños se distri- manipulaban los circuios de po- fesores que estimularon el creci-
buían en mesas, no en bancos, der en Rafaela. Presionadas, as- miento de Olga hacia la plenitud
pero qué hacemos con las for- fixiadas, no pudieron seguir lo de su compromiso como maestra.
mas si el carozo es el mismo.
Luego voy por allí y cumplo con La granja, con sus aves, sus conejos, era no sólo motivo de asombro y atractivo para
fuego mi labor de propagandis- los pequeños. Era también un escenarlo de aprendizaje y enseñanza, en el marco de
ta de tu esfuerzo. Algunos seño- la “Escuela Serena” de la señorita Olga.
res se esconden debajo de las
mesas, con sus temblorosos ab-
dómenes y sus prejuicios, y las
maestras de pelo blanco y pe-
rendengues, el gesto agrio, y
el conocimiento estricto, escu-
chan como una vieja y desagra-
dable canción esta verdad de tu
experiencia...”
9

UN CORTAZAR INEDITO

Julio Cortázar, entonces es-


critor inédito, envió a Olga una
carta, con motivo de la lectu-
ra de “El niño y su expresión”.
Aquél viejo testimonio del au-
tor de Rayuela adquiere, con el
tiempo, un valor y una calidez
que retratan la personalidad
generosa y la sensibilidad de
quien, después, se convertiría
en un nombre imprescindible de
la literatura, argentina. Cortá-
zar, profesor entonces en la Es-
cuela Normal de Chivilcoy decía
a su colega de Rosario: “He leí-
do El niño y su expresión y sen-
tí de inmediato la necesidad de
escribirle, para que supiera Ud
de mi admirado reconocimien-
Un paseo por la zona de Rosario que era, casi, campo. Hasta allí llegaban maestra to ante la obra que se lleva a ca-
y alumnos, a veces portando canciones, poemas y juegos; otras, para aprender
bo en la escuela de su dirección.
Obra que —y es triste tener que
observando el color de una flor silvestre, el trino de un pájaro, el rumor de la vida
afirmarlo en esta tierra joven
campestre o el repetido milagro de la naturaleza.
donde todo parece viejo— se al-
za como una excepción, como
un ejemplo solitario que ignoro
El por qué, también tiene respues- Serena nos asombra con su pro- si será escuchado. Su libro, se-
ta en años posteriores al encon- ducción estética, pero Olga no ñorita Cossettini, donde junto
trar en el movimiento renovador buscaba formar artistas sino ge- a sus palabras llanas y claras
italiano de post-guerra el pen- nerar núcleos convocantes dentro se nos muestra la pura poesía
samiento de Gentile. Investigan- de la escuela para que el alumno de esos poemas y esos cuadros,
do y estudiando Olga encuentra -asi estimulado- estuviese prepa- duerme acaso ya en anaqueles
en los trabajos de este pedago- rado, en formación e información, olvidados. Yo no puedo olvidar a
go el encuadre teórico buscado para su rol de ciudadano parti- sus chicos y a Ud. Leí y vi esos
para consolidar y reconfirmar su cipativo, librepensador y no dog- milagrosos frutos de la esponta-
pensamiento: educación natural, mático. neidad bien encaminada, y creí
motivada por vivencias donde el comprender la viva lección que
maestro pierde su estereotipo om- Olga se propuso convertir una de todo ello surge.
nipotente para sentirse uno más escuela tradicional del sistema ofi- “No sé si esta carta, alejada
del grupo y poder gozar con sus cial en una escuela activa. Impul- de cánones retóricos, le expre-
alumnos en la búsqueda del co- sada por el convencimiento de que sará a Ud. mi aprecio y mi ad-
nocimiento. Interesada en profun- se podía lograr el cambio mediante miración. Pero pienso que sí,
dizar esta concepción renovadora, la captación de maestros y padres, porque Ud. vive plenamente y
busca que sus alumnos logren
que cree en las posibilidades del y así, en forma conjunta intentar
esa total expresión del ser vir-
niño y su poder creador, mantie- rescatar los valores éticos y socia-
gen de postulados y preconcep-
ne intercambio de experiencias les simultáneamente con el desa-
tos. Por eso, que queden estas
con otro brillante educador italia- rrollo del conocimiento. frases mías como claro testimo-
no, Lombardo Radice. Olga le en- nio de amistad y comprensión.
vía materiales producidos en su Una escuela con estas propues-
escuela los que despiertan la ad- tas sería plataforma ideal para
miración y el respeto por la ex- que niños y adolescentes tuvieran
periencia rosarina en el grupo experiencias que les permitiesen
iniciador de la escuela activa. integrarse a la vida participando
en todas y cada una de las instan-
EXISTIO... PARA QUE?... cias que compone el mundo so-
cial. Olga pensaba en futuro, su

D
hacer era para el lanzamiento de
futuros adultos comprometidos
ebemos ser claros al con- con valores que definen una vida
testar esta pregunta. La Escuela digna.
10

El Boletín de la cooperadora de la escuela


experimental Dr. Gabriel Carrasco fue
otro de los vehículos para el diálogo entre
la comunidad barrial y los proyectos
y necesidades de aquella experiencia
pedagógica que todavía hoy parece
increíble.

EXISTIO...CON QUE?... consultorios médico y odontológico


que atendían en las horas de cla-

A
se durante todo el día y los talleres
de Música, Carpintería, Encuade-
los pocos meses de asu- mación, Costura y Telar, Cerámica
mir la dirección de la escuela y Artesanías. Estas realidades que
Carrasco se percibieron las posi- tuvieron los alumnos de la Escuela
bilidades que brindaba la política Serena entre 1935 y 1950 todavía
educativa de Olga. hoy son meros enunciados en los
proyectos de nuestras escuelas.
La adhesión no fue total ni in- Todo esto se gestó desde una es-
mediata ya que algunos no com- cuela de barrio obrero con una di-
partieron los objetivos o no rectora que abrió las puertas y las
pudieron asimilarse a su expedi- convirtió en puente, salió con sus
tivo reclamo de compromiso con la alumnos mostrándose con veraci-
tarea. Aclaradas las dudas, el diá- dad, sin falsas apariencias. Insti-
logo y las reuniones fueron las ar- tuciones locales, amigos y colegas
mas para vencer el escepticismo del interior del país y del extran-
o el desconocimiento. Con el con- jero valoraron el esfuerzo de esta
senso de la mayoría Olga propició visionaria maestra y colaboraron
el agrupamiento en diversos nú- con la obra.
cleos: Sociedad Cooperadora de la
Escuela Experimental, Centro de EXISTIO...COMO?...
Cooperación de la Mujer, Centro

E
Estudiantil Cooperativo y Centro
de Ex-alumnos. Estos organismos
fueron modelos de autogestión. En- ste interrogante plantea el
tre sus logros debemos destacar el desafío. Olga lo aceptó y planificó
haber posibilitado la construcción sobre tres premisas básicas la ac-
de aulas y la compra de materiales tividad de todos y cada uno de los
adecuados para el funcionamien- protagonistas:
to de la sección pre-escolar que en - La capacidad creativa de los
forma gratuita integró a la escuela niños.
primaria (la Cooperadora pagaba - La escuela como ente genera-
el sueldo de la maestra ya que este dor de situaciones estimuladoras.
nivel no era reconocido por el es- La inserción real y comprometida
tado), el laboratorio de ciencias, la de los contenidos curriculares con
biblioteca abierta todo el año, los la realidad circundante.
11

Estos puntos tan lógicos y aparen-


temente sencillos obligó a modifi- Era reelaborado con todo el gru-
car, desde el enfoque de los temas po docente a principio de año para
curriculares hasta suplantar la adaptarlo a la realidad y posibili-
voz imperiosa de la campana por dades del momento.
melodías para marcar los momen-
tos de recreo. Debió jerarquizar, la La estructura del plan es de fá-
risa y el movimiento -considerados cil comprensión. Incluyó todas
inconductas en la rutina de la es- las actividades, las teóricas y las
cuela tradicional. Como expresión prácticas, las experiencias direc-
natural de todo niño sano en su tas y las indirectas, los materia-
habitat natural. Para ver plasma- les y recursos audiovisuales, las
da su Idea necesitó que los adul- excursiones y propuestas extracu-
tos compartieran su concepción; rriculares. Es la urdimbre a par-
maestros que pudieran aceptar, tir de la cual cada maestro con sus
convencidos y no exigidos, el de- alumnos tejió su propio e inimita-
recho del aprendizaje en libertad. ble quehacer. LA FUNCION DEL MAESTRO
Fue tenaz en la difusión de su pen-
samiento pedagógico y lo defendió En la elección de los conteni- La propia Olga explicitó la
convencida y segura: dentro de dos se evidenció la prioridad de la función docente, en una con-
la escuela su presencia fue cons- experiencia directa, la reflexión ferencia dictada en el Museo
tante, en las aulas, en las reunio- y el análisis social; ejemplifica- Castagnino en 1941: “...con los
nes de padres, en los actos, en las remos con un “clásico” de la cu- compañeros de tarea hemos
asambleas. Con un discurso ama- rricula, el tema “Mi barrio”. Olga llegado a común acuerdo y la
ble, firme y conciso fue enseñando propone para 3º grado (4º actual práctica con sus resultados,
cómo debía funcionar una escue- por la supresión del 1º superior) nos ha dado amplia aproba-
la primaria con visión renovadora. desarrollarlo a partir de la propo- ción de que para llegar al al-
sición “El hombre no puede vivir ma del niño es necesario que
Sus quince años como directora solo”. Paseos y entrevistas con- el maestro modifique su im-
de la escuela Carrasco nos mues- vergen en la necesidad que tiene perativo pedagógico; es él,
siempre él, quien imprime a
tran los resultados de una con- cada persona de vivir en contacto
la clase artificiosidad, el que
ducción: con sus pares.
crea ambiente frío, clima doc-
toral, tan opuesto al natural
El plan institucional del niño, emotivo, cálido, sin-
cero siempre”.
Asistidos por los propios alumnos, los vecinos y vecinas del barrio protagonizan “Es el maestro, sobre el
también ellos un aprendizaje apasionante: contemplar por el microscopio una pata de cual operan un sinnúmero
mosca, una gota de agua impura, un troclto de una hoja... Aquella participación barrial de factores, primando la in-
fue otro de los grandes logros de Olga Cossettini. fluencia deformadora de la es-
cuela, y más tarde el cúmulo
de exigencias, de programas,
horarios, campanas suminis-
tradas en dosis de minutos.
Y por sobre todo esto, la cien-
cia pedagógica que en forma
de preceptos, normas y princi-
pios abstractos ha recibido. El
maestro, repetimos, es el que
con su esterilizante indiferen-
cia agosta la vida en flor del
niño en la escuela”.
“Y es el maestro a quien co-
rresponde contrarrestar con
inteligencia, sabio discerni-
miento y un profundo amor,
esa influencia que pesa sobre
el niño con los fatales resulta-
dos, que de tan comunes, son
apenas tenidos en cuenta por
una minoría de maestros...”
12

Gabriela Mistral, la gran poetisa chilena Desarrolló con los temas “La boratorio de ciencias para coordi-
que obtendría después el Premio Nobel familla unida”, “La escuela uni- nar y asesorar a sus compañeros.
de Literatura, visitó y admiró en 1938, los da” y “El barrio unido” sugeren-
logros y los métodos de la Escuela Serena tes propuestas: planos con los Analizando la documentación
y se convirtió en su propagandista y en su negocios del barrio, entrevistas existente percibimos que Olga
amiga para siempre. A su Izquierda, Olga y para relevar las fuentes de tra- no adhirió a una linea pedagógi-
Lola Dabat, sonrientes y emocionadas por bajo, información sobre costos de ca determinada. Estudió y cono-
la ilustre visitante. mercaderías, sueldos, alquileres ció métodos y experiencias pero
e impuestos, para así obtener el siempre las adaptó a su grupo es-
perfil económico de Alberdi. colar. El mecanismo para la ense-
ñanza de la lecto escritura en el
Con el mismo énfasis social primer ciclo muestra su posición
planificó las propuestas para los inteligente y heterodoxa: evaluaba
otros grados: una exposición de con las maestras el resultado de
pintura francesa visitada por los distintos controles previos al ini-
alumnos de 4º grado sirvió para cio de clases, madurez (test ABC)
introducirlos en el estudio de Eu- y cociente individual que se inte-
ropa y las relaciones interna- graba a una ficha de apreciación
cionales. La visita de la poetisa de la conducta emocional, salud
Gabriela Mistral no sólo trajo be- física, conocimiento del hogar y
llas palabras sino que motivó una medio circundante. A estos da-
charla ocasional sobre la cons- tos le adjuntaba las preferencias
trucción del canal de Panamá ya e inclinaciones por determina-
que un grupo de niños estaba es- dos juegos y trabajos manifes-
tudiando los medios de comuni- tados por el alumno ingresante.
caclón y los intereses que mueven Con tales elementos, pero sabien-
a los distintos gobiernos a impul- do que el estudio previo aproxima
sarlos y a otros contenerlos. Res- pero nunca determina con exac-
petó la ciencia triunfante en este titud el futuro rendimiento esco-
siglo, y preparó a los maestros lar, organizó grupos homogéneos
para estimular y practicar la in- cuyo funcionamiento descansaba
vestigación y el desarrollo del pen- en lo que cada niño podía apren-
samiento científico; posibilitó el der. Se utilizó la frase como pun-
perfeccionamiento de los maes- to de partida para leer y escribir
tros con predisposición para esta en los grupos de buen desarro-
área poniéndolos al frente del la- llo físico y madurez mental y para
13

los otros el método de palabra ge-


neradora. Estos grupos no eran es-
táticos, se reagrupaban para las
otras clases, especialmente para
los juegos verbales, música, plásti-
ca y artesanía. En todo el primer
ciclo era respetado el apotegma de
que la lectura deriva del lenguaje
verbal y que no se aprende a leer si
no se sabe hablar, ni a escribir si
no se puede dibujar.

Aún en nuestros días es fre-


cuente escuchar comentarlos que
la escuela activa, creadora y libre
no alcanza calidad en la enseñan-
za de las ciencias exactas. Nada de
esto es cierto, la Escuela Serena es
uno de los ejemplos que podemos
señalar.

Toda situación social estudia-


da por los alumnos lo era también
en Matemática: mediciones, com-
pra-venta, longitudes, tiempo, eran
datos que servían para los enun-
ciados de los problemas escritos y Documentación del Maestro Una página del cuaderno del alumno
orales. En forma sistemática -en Rodolfo Vlnacua. El periodista y escritor
sus reuniones de personal y en el El maestro de la Escuela Sere- rosarino, fallecido en Barcelona, donde
asesoramiento individual- Olga na registraba su tarea en el diario residía desde 1975, guardó siempre un
fundamentaba con los estudios de clase. Día a día su tarea se re- agradecido recuerdo hacia la Escuela
psicológicos de los profesionales e flejó en esas notas escritas con el Serena y hacia sus mentoras Olga y Leticia;
investigadores del momento la ne- calor del comentario del niño, con y las recordó siempre con el afecto de quien
cesidad de conocer y respetar las el suceso espontáneo, con la risa y fuera uno de los chicos que recibieron de
particularidades del desarrollo el pensamiento del momento; son ellas educación y amor a la belleza.
del pensamiento de cada niño. El crónicas comprometidas, que de-
alumno podía recurrir a diagra- jan al descubierto la personalidad
mas, dibujos y/o elementos para del maestro y su capacidad peda-
llegar a la respuesta del proble- gógica. Olga seguía la marcha del
ma planteado según sus necesida- aprendizaje en forma fluída y co-
des. Recomendaba especialmente loquial; es frecuente encontrar en
el ejercicio de cálculos orales basa- los diarios recomendaciones y es-
dos en situaciones cotidianas. En tímulos escritos en el margen o
forma práctica y utilizando el juego intercalados en el texto. De la mis-
motivador ejercitaban la memoria, ma manera se evaluaban los cono-
se introducían en el uso del léxico cimlentos; en cuadernos comunes Cuaderno del alumno
especifico y arribaban a la exacti- quedaron las constancias de los
tud de las definiciones. temas elegidos, el porcentaje de Los cuadernos de los niños, no
aciertos, el nombre de los chicos podía ser de otra manera, resul-
Todo lo manifestado anterior- con bajo rendimiento e inmediata- tan coherentes con la documen-
mente con respecto al plan de tra- mente el informe del docente quien tación del adulto. Son verdaderos
bajo quedaba supeditado a la buena con palabras sencillas autoevalúa documentos personales. Leemos
salud física y psíquica del niño. Los su enseñanza y propone nuevos los variados ejercicios de aplica-
maestros tenían claras consignas enfoques o decide retrabajar los te- ción y nos detenemos en las ex-
de estar alertas ante los síntomas mas que así lo requieran. presiones: -yo opino.... -Después
de enfermedad o problemas afecti- de estar en la biblioteca yo pen-
vos o emocionales y comunicarlos Cada maestro ordenaba su ma- sé..., -Con mis compañeros es-
en forma inmediata a la dirección. terial de la forma que se adaptaba tudiamos..., -Mi conclusión es...,
Olga se responsabilizó de antepo- mejor a su capacidad y gusto. Do- -Anoche escuché la radio y me en-
ner la salud a cualquier otra expe- cumentación ágil, medulosa en su teré..., -Con nuestra señorita leí-
riencia de aprendizaje. contenido y simple en apariencia. mos en el periódico que...
14

Graciela Perrone fue también alumna de la


escuela de la señorita Olga. Esta página de
su cuaderno (amorosamente conservado)
muestra su talento precoz pero también el
sentido y el objetivo de una enseñanza que
desechaba preconceptos y estimulaba la
capacidad creadora del niño.

TESTIMONIOS DE UNA OBRA


IMBORRABLE

El respeto y el amor de Le-


ticia por la obra de la escue-
la -¿puede acaso hacerse algo
valioso (hijos, libros, cuadros,
emprendimientos diversos] si
no se los ama?- la han lleva-
do a contribuir a que esa obra
trascienda, y por ello su her-
mosa imagen, graciosa, co-
municativa y elegante y su
voz conmovedora han enrique-
cido videos, que se hallan re- Con la misma naturalidad de car ayuda entre sus compañeros,
unidos principalmente en el
la expresión escrita los niños se maestras, amigos o un llamado a
IRICE, Instituto Rosarino de
mueven en el espacio de la hoja la propia responsabilidad. Cau-
Investigaciones en Ciencias
del cuaderno, nada detiene al pin- sa admiración leer en estos excep-
de la Educación, y películas
como La escuela de la señorita cel que pinta directamente ol- cionales cuadernos de clase, las
Olga, de Mario Piazza, que ob- vidado de los renglones y falsas autocorrecciones de los niños; es-
tuviera premios y distinciones convenciones. Esta libertad, es- pontáneamente se escriben men-
en diversas muestras y certá- timulada por el reconocimiento sajes exigiéndose mayor atención o
menes. que se tributaba al trabajo hecho “autocastigarse” con la realización
Sus contribuciones, cuyo con dedicación y amor por par- de alguna tarea extra para fijar al-
principal reconocimiento es te de maestros y compañeros, sin gún conocimiento (“...debo hacerlo
sin duda el que guardan quie- compulsión horaria ni temor por en casa hasta que me salga bien”...
nes han recibido el don de su evaluaciones arbitrarias trajo, se- “repetirlo tres veces así no me lo
contacto, han merecido tam- gún podemos ver en los cuader- olvido”...). Son cuadernos poco vo-
bién distinciones públicas, nos de clase, prolijidad, caligrafía luminosos, verdaderas herramien-
entre ellas las de “Ciudadana cuidada y buena ortografía. No tas de trabajo y no “constancias
ilustre de Rosario” y la conde- se observan correcciones que re- del aprovechamiento del tiempo”.
coración de Cavalieri Ufficiale saltan el error; suaves marcas No observamos rutinas de fechas,
dell’Ordine al Mérito della Re- hechas con lápiz por la maestra títulos y materias, no hay datos
pública Italiana. señalan algunas incorrecciones superfluos ni copias mecaniza-
(sólo las faltas de ortografía más das. Existe coherencia y continui-
Nota del editor serias y reiteradas, o errores de dad en el registro y elaboración de
La profesora Amanda Paccotti entregó concepto). Encontramos, eso si, los datos o temas estudiados. Ca-
el original de este fascículo en 1990. notas escritas y allí sí la maestra lendarios del tiempo, registro de
Con posterioridad a esa fecha, se le se evidencia: son mensajes com- la dirección del viento, fases de la
brindaron a las hermanas Cossettini prometidos, alientan pero no esca- luna, descripción de plantas y ani-
diversos homenajes. Los más timan la critica franca y directa. males, sensaciones y recuerdos
relevantes fueron la Imposición del Percibimos el compromiso mutuo personales estimulados por mú-
nombre “Olga Cossettini” al Instituto maestra-alumno por superar la sica o pintura, funciones de títe-
Nacional de Enseñanza Superior del calidad del trabajo. No tienen do- res, entrevistas a vecinos, planos
Ministerio de Educación de la Nación, ble mensaje ni agresión, apuntan de excursiones... todo lo que ofre-
y el de “Leticia Cossettini” al Centro a marcar situaciones concretas cía, sugería y enseñaba la escuela,
Cultural del Parque Alem. sugiriendo las posibles soluciones. está detallado en estos cuadernos
La nota no es castigo ni motivo de con el lenguaje de cada niño y para
vergüenza, es un alerta para bus- su gozo o disgusto personal.
15

EJES FUNDAMENTALES DE LA las, lápices y lapiceras. el dedicar horas del turno contra-
EXPERIENCIA Otras veces con sus simples rio al estudio e investigación gru-
equipos científicos: envases de lata, pal. La biblioteca, el laboratorio o

N
tubos de vidrio (era la época en que el sombreado patio estaban siem-
Geniol, las pastillas terapéuticas, pre a disposición para reuniones
os detendremos en las ac- venían en tubos de vidrio) y “palos no faltando tampoco la ayuda es-
tividades más significativas por para colgar la ropa” como sopor- pontánea de algún adulto o com-
sus conceptos vanguardistas rea- te. Salían dispuestos a descubrir pañero con experiencia en el tema
lizadas en la Escuela Serena. siempre algo nuevo en esos lugares abordado.
ya conocidos del barrio. Por ejem-
Las excursiones fueron una de plo, en uno de sus recorridos ha- El Centro Estudiantil Coope-
las propuestas que caracterizaron bituales por las barrancas del río rativo fue la otra propuesta que
la particularidad de esta escuela Paraná, conversaban con un pes- Olga desarrolló con gran visión y
activa. Olga sabía que el barrio y cador... observaban el brillo torna- anhelo de superar los contenidos
la escuela eran la vida del niño y solado de las escamas de los peces, curriculares con fines trascen-
que ambas debían fusionarse. En sus ahora inmóviles aletas, las ru- dentes de cooperación y solidari-
el primer ciclo los paseos eran dia- das manos del hombre que con de- dad. Convencida que la escuela
rios, en los grados superiores por licadeza tejió la red... Dibujaban debía provocar y fomentar este
lo menos una vez a la semana. atrapados por el juego de luces del tipo de agrupaciones organizó la
sol sobre las gotas de agua, com- cooperativa en forma inmedia-
Algunas eran planificadas paraban colores... pero no por esta ta: a sólo dos meses de asumi-
previamente, otras surgían es- observación sensible dejaban de da la dirección de la escuela -en
pontáneamente del grupo. Se preguntar cuánto ganaba por día, septiembre de 1935- ya comen-
incentivaba el compartir estas sa- dónde vivia, cómo era su vivienda, zó a funcionar en forma orgánica.
lidas con otros grados para luego cuántos hijos tenía, si su trabajo le Tomó como referente la expe-
intercambiar los conocimientos y alcanzaba para mandar sus hijos riencia española ya que mantu-
vivencias adquiridos. Nunca fue- al colegio, si tenía problemas de sa- vo correspondencia con Antonio
ron salidas improvisadas, en el lud; con todos esos datos, luego en Ballesteros, inspector general de
plan anual institucional leemos el aula, y por varios días los temas escuelas en Madrid y ferviente im-
especificaciones sobre cómo y don- se sucedían por los lógicos interro- pulsor de las cooperativas infan-
de ir de acuerdo a las posibilidades gantes, comparaciones y asocia- tiles en ese país. El propósito fue
de cada edad. Los maestros debie- ciones. Lectura de leyes laborales, encauzar a niños y adultos en el
ron desarrollar su capacidad re- de protección al menor y a la fami- desempeño de una sociedad coo-
ceptiva para percibir la inquietud lia, derechos del trabajador, estu- perativista, sin especulaciones ni
de cada alumno y canalizarla para dio ictícola, valores nutritivos del sentido utilitario (este riesgo le fue
su máximo rendimiento. Salían pescado, modos de cocinarlos, pre- advertido por el profesor Balleste-
preparados para trabajar al aire cio de venta. Estos datos eran ex- ros en unos Informes que envió a
libre: banquitos de lona, tijeras, traídos de los libros y revistas de la escuela). El funcionamiento de-
cartones como soportes, acuare- la biblioteca. Era tarea de rutina mocrático de la organización, per-

Otra de las salidas: una visita a un horno


de ladrillos, y la foto que fijó para siempre
rostros y sonrisas de chicos que guardan
de ese aprendizaje vital un recuerdo
imborrable.
16

LETICIA COSSETTINI

La obra de Olga Cossettini no se bezas y vestidos que eran cada


habría llevado a cabo tal como fue uno una minuciosa y perceptiva
si a su lado, en la escuela y en la recreación del personaje, con te-
casa -en ésta para compartir, dis- lones y sonidos bellamente es-
cutir y alentar; en aquella para co- tructurados y un repertorio que
laborar y para impulsar la obra se nutría de García Lorca, Juan
colectiva- no hubiese estado, con Ramón Jiménez y Javier Villafa-
su luz propia y complementaria, su ñe supo deleitar con fino humor
hermana Leticia. y gracia pura a chicos y gran-
Estas dos personas asombrosas, des:
por raro que parezca, no fueron ex- -el coro de pájaros, esa crea-
cepción dentro de una familia crea- ción única que tantas referen-
tiva y cautivante, de cada uno de cias admirativas ha originado;
cuyos miembros emanaba una po- -las esculturas de arcilla, de
derosa seducción: milagro sencillo chala, de corcho, de semillas y
del padre y la madre, cuyo secre- da su brillante nitidez, a causa de frutos, que abrieron un mundo
to hemos perdido. Y sin embargo, la envergadura que se le reconoció de libertad creadora a centena-
Olga y Leticia carecen de iguales, a Olga. res de chicos.
y aun de semejantes: ambas te- El tiempo, no obstante, hizo po- Fuera de la escuela (desde la
nían - tiene, -Leticia- un atracti- sible que el despliegue progresivo escuela, con ella, más allá de
vo singularísimo, una asombrosa y natural de la inagotable riqueza ella) Leticia, desde el fondo de su
capacidad de creación, y ese don creativa de Leticia revelara en dife- alma artística, no cesó de produ-
infrecuente que señala a los artífi- rentes terrenos su personalidad ad- cir y de crear: ha pintado bellas
ces de hombres y mujeres, a los jar- mirable: naturalezas vivas, con acuare-
dineros de seres humanos. -En la escuela, en función catali- las y témpera, modelado sus no-
Olga cumplió, sin duda, y con bri- zadora, muchas veces por virtud de tables lechuzas incrustadas y
llante eficacia, el papel organizador la sola presencia -por emanación, sus figulinas de chala, de corte-
y directivo, con un conocimiento per- diría- y tantas otras por discreta za y de semillas, ha compuesto
manentemente incrementado por su sugerencia, hizo posible todo un re- su maravilloso jardín y ha pu-
curiosidad abierta y dinámica, con pertorio creativo: blicado sus ideas y experiencias
certera intuición, con habilidad pa- -Las acuarelas y las témperas, sobre el teatro infantil: Teatro de
ra promover lo mejor de cada uno. que siendo ilustración cotidiana en niños y Del juego al arte infantil.
Pero Leticia ocupó, en el terreno el cuaderno provocaban el asombro ¿Qué nuevas sorpresas de
que acotaron con el esfuerzo com- de los visitantes, y el placer de sus creación y goce nos reserva es-
partido, un lugar que sólo ella po- autores; te hada de la belleza? Desde ha-
día llenar. Leticia es una artista, si -los apuntes del natural que por ce un tiempo estudia guitarra, y
las hay: una artista polifacética, dinámica potenciación recíproca en algún gabinete de perfuma-
porque la creación le es esencial. -el estímulo de la naturaleza y la da madera ha de guardar cuen-
Cuanto toca, cuanto hace, cuanto respuesta de la sensibilidad del ni- tos y poemas. ¿Nos dejará oirla
dice, se troca en belleza. Rara vez ño- daban por resultado un des- cantar? ¿Podremos leer esas pá-
se encuentra plasmada en una per- cubrimiento cada vez más rico del ginas diferentes? No será fácil,
sona, como en ella, ese grado de mundo circundante: ¿para qué co- porque me temo que debamos
armonía que alcanza la creación piaba Leonardo? esperar hasta que Leticia juz-
cuando está sustentada por una -las teatralizaciones de poemas, gue que la música es por lo me-
forma racional que no estorba pe- cuentos y episodios, que produjeron nos tan pura como la del pájaro
ro sí contiene e integra la intuición en la escuela -y donde se los llevó- y las palabras tales como para
estética. la magia fina y bella de un teatro complacer a Federico o a Juan
Tal vez los perfiles propios de Le- infantil enteramente diferente de to- Ramón.
ticia, la hermana menor junto a la do otro: un teatro plástico, mímico,
mayor, la maestra de grado junto danzado, y sobre todo divertido, ori-
a la directora, no se hayan desta- ginal y estimulante; CARLOS E. SALTZMANN
cado durante algunos años con to- -el teatro de títeres, que con ca-
17

mitió entrenar a los niños en la que debía asistir a muchos niños TIEMPO DE ELECCIONES
práctica de los deberes cívicos y que iban a estudiar o simplemente
en la participación comprometida. a leer como placer personal. Nin-
Llegado el día de las eleccio-
Anualmente, a fines de cada mes gún texto o manual era solicitado
nes, con los chicos excitados
de abril, la escuela cambiaba su por los maestros, inteligente acti-
y nerviosos, la escuela se con-
ritmo ya que se convocaba a elec- tud que todavía en nuestros días vertía en una pequeña repúbli-
ciones para la renovación de los no es aceptada por muchos docen- ca. Votos, escrutinio, alegría y
miembros de la comisión directi- tes. El niño leía, cotejaba, sacaba alguna lágrima... Pero siempre
va. Compuestas las listas y elabo- sus conclusiones. Los integran- la palabra calma y en el mo-
radas las plataformas comenzaba tes de la Comisión trabajaban en mento justo hacía desaparecer
la campaña. estrecha relación con las blblio- las angustias y... a trabajar
tecarias, encuadernaban libros, todos juntos nuevamente. En
La puja era apasionada: dis- organizaban campañas para do- la primera reunión de cada
cursos en los recreos, propaganda naciones y atendían a los grupos nueva comisión (la única a la
transmitida por la radio escolar, de estudios. Periódicamente reali- que asistía la Directora, en su
pintadas en las paredes y atracti- zaban actos donde se presentaba carácter de asesor general) se
vos carteles con leyendas resaltan- y comentaba la obra de algún au- distribuían las tareas a los je-
do las virtudes de cada candidato. tor. Por reglamento de la Coopera- fes de comisiones: biblioteca,
tiva todo dinero que ingresaba a la laboratorio, revista escolar,
LA RESPONSABILIDAD escuela en concepto de rifas, festi- jardín, granja, huerta, teatro y
DE LOS NIÑOS vales y cuotas debia destinarse a deportes.
la biblioteca para compra de mate- Entonces, la Cooperativa en-
traba de lleno a la tarea, con

E
rial. Este grupo atendía la mapote-
una estructura interna orgáni-
ca y la discoteca.
ca y un plan concreto acorde
s Importante destacar que
a los requerimientos de la co-
la Cooperativa no fue meramen- Laboratorio: a las tareas de in-
munidad, lo que garantizaba
te ejercicio de integración, los ni- ventarlo, mantenimiento y re- en buena medida el éxito de la
ños ejecutores responsables, eran novación del material para las gestión.
escuchados en sus propuestas experiencias se debieron agregar
y debían trimestralmente hacer horas extras destinadas al estu-
balance de lo actuado. La escue- dio, ya que los integrantes de esta
la confiaba a los alumnos las si- comisión eran los responsables
guientes tareas: de enseñar a sus compañeros el
buen uso del microscopio. Prepa-
Comisión de biblioteca: el obje- raban muestras microscópicas ve-
tivo fundamental era que todos getales y animales e ilustraciones
los alumnos, sin excepción, go- y además desarrollaban temas es-
zaran sus beneficios. Permane- peciales solicitados por docentes y
cía abierta en horario continuo ya compañeros.

La escuela enseñó también el sentido


y la práctica de la democracia y de
la responsabilidad cívica. Para ello,
los chicos votaban para elegir sus
delegados, pero también hacían sus
campañas electorales, como una
práctica de responsabilidades futuras
que los tendrían a algunos de ellos como
protagonistas...
18

“pequeña república” y se reiteraba


en todos los números las invitacio-
nes para integrar las organizacio-
nes de apoyo a la institución. Hay
en estos ejemplares gracia, espon-
taneidad y convocantes ideas como
por ejemplo un concurso de malvo-
nes para las madres (¡qué jardín de
aquella época no hacía gala de esos
ejemplares rivalizando en colores
exclusivos!).

En el año 1941 “La voz de la Es-


cuela” fue calificada entre las trece
mejores del país (“Exposición de re-
vistas infantiles, Buenos Aires”). El
canje con revistas similares acre-
centó la correspondencia con otras
escuelas del país.

Los grupos de “Teatro Infantil


y Títeres” se recortaron con valor
propio. Allí se evidenció el quehacer
de una maestra sensible y gozosa
Aquellos que integraban las “Co- de su tarea, Leticia Cossettini, her-
misiones de Jardín, Huerta y Ani- mana de Olga, quien con su amor
Javier Villafañe —decano de titiriteros a la vida y lucidez conceptual tra-
males”, atendieron diariamente
y poeta trashumante y talentoso—
las necesidades de tan exigente la- dujo en el aula la esencia de la Es-
visitó la escuela de la señorita en 1934,
bor pero también mantuvieron sis- cuela Serena. Las representaciones
con su andariego retablillo y sus obras
‘para niños y adultos”. Ahí encontró temas de retroalimentación para ofrecidas, por la jerarquía de sus
atención y curiosidad en los chicos y a ampliar y mejorar el rendimiento: programaciones y el nivel de creati-
otros titiriteros menudos que también venta de verduras, elaboración de vidad alcanzados, fueron prestigio-
escribían y representaban sus propias dulces y conservas, cultivo de ce- sas embajadoras de la escuela en
obras... reales y forrajeras para alimentar a Museos, Instituciones Culturales y
los animales, provistas para el co- Bibliotecas de nuestra ciudad, San-
medor escolar y obtención de semi- ta Fe y Buenos Aires, pero no por
llas y plantines para ser llevadas a eso olvidaron las calles y plazas del
los hogares y fomentar así huertas barrio que recorrían en un camión
familiares. donde músicos, títeres y actores
buscaban una esquina para brin-
La edición de la revista “La voz dar su alegría a los vecinos. Estos
de la Escuela” obligó a los alumnos grupos sedujeron a ilustres visitan-
encargados de la misma a desem- tes de la escuela.
peñar variadas labores: estimular
la producción de material, selec- La emoción de Juan Ramón Ji-
cionarlo y hacer las copias en mi- ménez, Gabriela Mistral, Margarita
meógrafo. Debieron preocuparse Xirgu se conjugaba con el orgu-
por conseguir avisos, armar cada llo de los realizadores ya que de
ejemplar y su posterior distribución las representaciones de Roman-
dentro de la escuela y a los amigos ces del Siglo de Oro español, Plate-
de afuera. Tuvieron espacios to- ro, danzas del siglo XIII y retablos
dos los grados y hubo una resolu- de Javier Villafañe derivaron obras
ción muy ingeniosa para dar color escritas y muslcallzadas por ellos
a los ejemplares: los alumnos colo- mismos.
rearon cada ejemplar antes de sa-
lir a la venta, de ese modo todos se LAS MISIONES INFANTILES
sintieron participes de su edición.

O
Su publicación era trimestral. Se
priorizó la difusión de los trabajos
literarios pero también dedicaban lga entendía que no se con-
espacios para la actualidad de la cretaría la experiencia si se opera-
19

ba sólo internamente. Por ello as- - Acercar la escuela al barrio.


piraba a que el niño experimenta- - Proporcionar al vecindario be-
ra como necesidad dar, dar de su neficios de orden material, cultu-
tiempo, de su conocimiento y de su ral y social.
emoción. Para alcanzar este obje- - Acostumbrar al niño a la idea
tivo Olga propone la organización de que es un ser útil desde que em-
de las Misiones Infantiles de di- pieza a trabajar y que su trabajo
vulgación cultural. Fue otro desa- no le pertenece sino en parte.
fío que enfrentó y superó: salir con
los alumnos y maestros a la calle, El último punto encierra una
masivamente; no eran ya los gru- concepción de vida social y moral
pos de excursionistas, era la es- profunda, no individualista; tendió
cuela en pleno que se instalaba a consolidar la acción de ser soli-
en la plaza del barrio para ense- dario, conciliador de su acción con
ñar lo que sabía. Con el aval del la de las otras personas. El niño
conocimiento adquirido, sin temas supo que su parte era insustitui-
memorízados ni presentaciones ble pero dependía de las otras para
mecanizadas, sacaron mesas, mi- el éxito pleno. Basándose en esta
croscopios, lupas, mapas, láminas concepción todas las tareas son je-
y libros para reforzar las informa- rarquizadas.
ciones que con total naturalidad
brindaban a los vecinos. Las Misiones Culturales siem-
pre se engalanaban con un espec-
Durante la campaña el maes- táculo artístico preparado por los
tro fue solamente coordinador, los niños: el coro de pájaros, teatro, tí-
alumnos protagonistas; contes- teres, danzas y canciones dieron
taban las variadas preguntas del el tono poético y colorido. La do-
público remitiéndose en caso de cumentación existente muestra la
duda o desconocimiento al mate- magnitud de estos encuentros ba-
rial de apoyo o a sus compañeros rriales. La escuela se motivó con el
de misión. Allí volvió a manifes- saber popular y el vecindario cono-
tarse la convicción que el no sa- ció y jerarquizó el trabajo docente.
ber no es reprobado si se subsana
con la inteligente búsqueda del co- Escribir sobre la Escuela Serena
nocimiento en los libros o consulta y omitir sus fiestas y conciertos es
verbal. Olga sintetizó los funda- mutilar la experiencia. Tratar de
mentos de estas misiones en tres recrearlas sin música, color, movi-
puntos bases: miento, rondas y flores resulta im-

Han pasado más de 50 años desde


aquella velada de 1941, en el patio
de la escuela, en la que las alumnas
unieron danza, poesía coral y solista
para un espectáculo que congregó a
los chicos, sus padres y los vecinos de
la comunidad barrial. Una audiencia
que sabía también lo mucho que
aquella escuela hacía por sus hijos...
20

EL CORO DE PAJAROS

L eticia Cossettini, cautivan-


te narradora e inigualable en la
elección de términos, contó algu-
na vez con sus palabras cómo y
por qué surgió el coro: “El coro de
pájaros nació como pequeña cé-
lula en 1936. Yo tenía entonces un
grupo de chicos inquietos, nervio-
sos, inestables. Por ello, con fre-
cuencia, los sacaba al patio, bajo
los árboles, y los distraía de algu-
na manera: conversando de las
flores, de las hojas, del río. Un día
me piden un cuento. Acepté. Como
eran chicos a los que nadie les con-
taba cuentos en su casa, todos se
agruparon lo más cerquita posible,
porque uno cree que acortando las
distancias se ve y se escucha me- Leticia Cossettini, artífice y directora del “Coro de Niños Pájaros”, va haciendo nacer
jor. Se me ocurrió un viejo cuento de las voces Infantiles trinos, silbidos y sonidos que enhebran historias mágicas,
tradicional donde la protagonis- conmovedoras, que siempre dejaban una lección de vida o un mensaje de belleza.
ta era una niña cautiva en una to-
rre y que debía hilar una cantidad al atardecer, si está triste, si llama conmovedor. Porque estaban
inmensa de cáñamo porque si no a sus pichones. El sonido cambia como los ejecutantes de las or-
caería sobre ella un maleficio. La de intensidad si está lejos o cerca. questas, afinando el pico cada
niña llora desconsolada y comien- Propuse dirigirlos sin palabras, uno. Algunos estaban tan emo-
zan a aparecer pájaros por las con mis manos. Yo indicaba quién cionados que al principio el can-
ventanas de la torrecilla. Los pája- tenia que hacer el canto, más al- to no les salía... Pero de acuerdo
ros hablaban, como en los buenos to, más bajo, juntos, en silencio. al clima de la escuela, que era
tiempos de las fábulas: ¿Por qué Surgieron otros cantos, el gorrión, paciente, afectuoso, se les de-
lloras? La niña les explica y ellos la pirincho se fueron incorporan- cía: “Bueno, esperá un ratito: ya
responden: No, no, no llores. Te va- do. Pero el proceso era siempre el te va a salir...” Llegó a integrar-
mos a ayudar. mismo: afinación y armonización. se ese coro con más de sesenta
“Empezaron a trabajar, entre ale- Lo interesante fue que esas criatu- chicos. Yo he visto mucha gente
teos, bisbíseos y trinos hilaron to- ras, ese grupo de chicos, un poco emocionada hasta las lágrimas
do el cáñamo; todo estuvo listo y la considerados con cierto alejamien- escuchando este coro. Lásti-
niña se libró del maleficio, gracias to, porque eran menos inteligentes, ma que no se grabara ninguna
al encanto de los pájaros. Los chi- porque eran menos brillantes, por- actuación: la escuela no tenía
cos se quedaron callados. Y en ese que eran más rudos, se sintieron recursos para ello. Las fotogra-
momento... Hay momentos, pocos personajes. En años sucesivos se fías que yo tengo, estupendas,
en la vida, en que uno dice justo lo fueron abriendo nuevos registros. son por la generosidad de Hila-
que hay que decir. No ocurre siem- Yo entreví que ésto podía alcan- rión Hernández Larguía. El las
pre, por lo menos en mi experiencia zar a ser una cosa más vasta, más hizo tomar...”
personal. Yo les pregunté: ¿Uste- sensible, y abrí la invitación a to- Las palabras de Leticia na-
des saben imitar el canto de algún dos los niños de la escuela. Se ano- rrando su experiencia lejana,
pájaro?. “Yo sí sé” -dijo alguien-: taban por año sesenta o setenta aclaran los conceptos: un maes-
sé hacer la paloma”. Claro, pensé, chicos y había que elegirlos; enton- tro abierto, sin preconceptos, de-
era la que oía con más frecuencia. ces el jurado se hacía con los mejo- jándose crecer cada año con su
¿Y cómo hace esa paloma? El imi- res imitadores de pájaros. Y un día grupo y tratando de encontrar
taba la paloma y yo lo observaba. se citaba: “Mañana, a las nueve justo lo que hay que decir, en-
Escuché y sugerí: la paloma puede de la mañana, en el salón de músi- cuentra tantas posibilidades co-
cantar distinto cuando sale el sol, ca se va a hacer el concurso”. Era mo niños tiene a su cargo.
21

posible. Fechas claves como el 21 muestra acabada de la calidad es- LAS MISIONES
de Septiembre, Día del Libro, fies- tética que se puede lograr con los
tas patrias, fin de años, agasajos niños, pero insistimos nuevamen-
Entre 1936 y 1939, las Mi-
a visitantes ilustres y los quin- te, no es sólo el producto lo que
siones se realizaron en forma
cenales conciertos fonoeléctricos deseamos destacar sino la capaci-
asistemática, con temas y gra-
fueron la convergencia que permi- dad sensible del maestro que pue- dos distintivos, en lugares y
tió resumir lo que el alumno per- de transformar lo que emana de fechas diferentes. Evaluados
cibía diariamente; su grupo, ese mensaje oculto que los resultados, en 1940 se pro-
- sentir la escuela como cosa sólo se logra descifrar cuando se puso agrupar los temas y de-
propia. transita la misma sintonía de li- dicar el mes de noviembre de
- ser querido y reconocido por bertad y goce, convirtiéndolo en todos los años a este encuen-
sus pares y maestros. tarea que reconforta a ambos. tro. Citando algunos de los te-
- reconocer que su trabajo per- mas difundidos deduciremos
sonal era elemento sustancial La relevancia del coro está do- su inserción en la realidad del
para el logro total. cumentada en el Diccionario momento.
Oxford de la Música, Tomo I, pá- Flora local: características y
Los conciertos fonoeléctricos es- gina 455, Edición Sudamerica- conocimientos elementales de
colares conducían por sus caracte- na donde se dedica un espacio a botánica. Muestra de tejidos
rísticas a incentivar el goce personal su creación; pero esta experien- vegetales en el microscopio.
y la imaginación, la otra posibilidad cia pone de manifiesto el “tempo” Receta para perfume casero.
de encuentro: calmo y breve. que se daba a toda la vida esco- Distribución de frasquitos con
lar, la posibilidad de incursionar muestras de perfumes prepa-
Cada alumno sacaba su silla al en distintos mundos y luego una rados en la escuela.
Juguetería: Exposición de
patio y en una gran ronda, toda la organización fluída y eficaz, en un
juguetes realizados por los
escuela escuchaba música que al- ambiente sereno que permitía a
niños utilizando corcho y ele-
gunas veces elegían los docen- cada uno elaborar y ejecutar cada
mentos naturales. Explicación
tes y otras eran propuestas de los proyecto. Naturalmente, cada chi- para su construcción.
alumnos. Mozart, Camarasa, Vi- co encontraba su lenguaje y su Apicultura: Exposición de
valdi, Villa Lobos, Bach, Gershwin, responsabilidad. colmenas. Vida de las abejas.
Diana Durbín, Francisco Amor, Instrumentos del apicultor.
iban sucedléndose sin prisa des- PERSECUCION Y FINAL Flora melífera. Aplicación y
pertando en cada oyente imágenes uso medicinal y doméstico de

L
que luego serían dibujos, poesías, la miel. Distribución de miel y
comentarios o simplemente bellos golosinas elaboradas con ella.
recuerdos... a Escuela Serena existió. Práctica de cooperativismo:
Existió hasta el 28 de agosto de Divulgación del cooperativis-
El Coro de Pájaros fue una 1950 fecha en la que el Ministro de mo escolar. Muestra y expli-
cación de la documentación:
libros de actas. Caja. Esta-
tutos. Balance. Ventajas que
ofrece a la sociedad.

Hilarión Hernández Larguía, arquitecto,


autor del proyecto del Museo
Castagnino, entre otras obras, fue
uno de los hombres de la cultura que
alentó permanentemente la labor que
se cumplía en la Escuela Carrasco.
La imagen lo muestra en uno de
sus habituales diálogos con niños y
docentes.
22

Testimonios patéticos de una devoción que agradecía la entrega


de Olga a sus alumnos: los chicos de la escuela piden el retomo
de su maestra cesanteada, que era también su amiga, su guía
y su comprensiva interlocutora. Aquel pedido no tendría, sin
embargo, ninguna respuesta oficial...

Educación, Dr. Raúl Rapella, fir- blica argentina, si bien con inte- ciendo los logros; el teatrillo de
mó el decreto Nº 08752 donde se rrupciones por la ceguera política títeres quedó mudo, se embaldo-
declaró cesante a Victoria Olga de algunos funcionarios. Distin- sa el patio de tierra, se cortan los
Cossettini por razones ideológi- tos proyectos encontraron en ella añosos árboles: -¡hasta el roble
cas. No existió causa ni juicio pe- a la persona adecuada para ini- que plantara Gabriela Mistral en
dagógico. Drásticamente, por la ciarlos o revitallzarlos. su visita!-
fuerza, justificado por el poder
político monolítico de la época, se Retirada definitivamente de su Ya no más acuarelas, excurslo
la separó del cargo. El proceder trabajo pasó sus últimos años nes ni experiencias en el labora-
no deja dudas de quiénes fueron en su casa del amado barrio Al- torio. Los cuadernos se unifor-
los autores: se clausuró -cruzán- berdi. Caminó, ya reposada, sus man y reina nuevamente la fila, el
dole tablones- la puerta interna calles. Volvió a gozar la vista de toque de campana y los pupitres
que unía la casa donde vivían las sus verbenas y campanillas naci- reemplazan a las mesas... ¿es ésa
hermanas Cossettini con la plan- das en la barranca del río. Rodea- la muerte de la Escuela Serena?...
ta escolar. Dolor de niños y veci- da por sus cuadros, libros, fotos y
nos. Repudio de instituciones y flores; sintiendo la atención de los Desde este Rosarlo de hoy es-
personas de destacada labor en el vecinos y el cariño de su hermana bozaré algunas repuestas ava-
campo de la cultura. Movilización Leticia y de su sobrina Leyla, fue ladas por mi experiencia como
de alumnos y ex-alumnos. Olga llegando hasta la fría mañana del ex-alumna, veintiocho años de
apeló la resolución ministerial día 24 de mayo de 1987. Última maestra y dos años de lectura,
con su franqueza y lucidez carac- mañana de su vida plena... selección y clasificación de la do-
terísticas en una carta dirigida cumentación donada por la fami-
al Ministro donde resume todo lo LA ESCUELA SERENA, HOY lia Cossettini a la biblioteca del
hecho en la Escuela Serena. Instituto Rosario de Investigacio-

E
nes en Ciencias de la Educación
La respuesta fue el silencio... y (IRICE).
sigue siendo el silencio en el sis- n 1950 Olga quedó cesan- El sistema educativo oficial
tema oficial... te. Sin su dirección, la escuela niega su reconocimiento como
Carrasco fue tornándose en una hito pedagógico, ignora su tra-
Nada ni nadie logró anular la más del sistema: traslados y jubi- yectoria y no da cabida a su difu-
decisión ministerial. Olga no vol- laciones de las maestras colabo- sión. Permanece insensible ante
vió más a la escuela Gabriel Ca- radoras y consustanciadas con la una experiencia de escuela acti-
rrasco. Siguió luchando por el Escuela Serena hacen que en for- va que debería enorgullecer a la
afianzamiento de la escuela pú- ma paulatina vayan desapare- provincia de Santa Fe.
23

- La escuela Carrasco ignora cuela con estas características, fenderlos y plasmarlos con tra-
su pasado, nada hay en ella que y este asombro se convierte en bajo ininterrumpido, estudio
recuerde ese período trascen- reflexión dolorosa al preguntar- constante y visión abarcadora
dental. Ninguna institución ni se por qué no perduró, por qué que la llevó a fundamentar y do-
sitio público del barrio Alberdl su ejemplo no llegó a otras es- cumentar su acción. Demostró
lleva el nombre de tan magnífi- cuelas. Algunas veces esta impo- con su quehacer de francotira-
ca mujer y maestra. La única -y tencia se transforma en desafío dor, sola, hablando de frente, sin
ejemplifícadora- excepción es un y entonces deciden conocer y excusas, contestando todos los
aula de la escuela Nº 141 “Repú- profundizar su historia, su fun- agravios con razones contun-
blica de México” que fue bauti- damentación pedagógica, filosó- dentes y medidas, que se pueden
zada en 1987 con el nombre de fica y su inserción en el entorno gestar cambios, que aún efíme-
Olga Cossettini. Desde la pers- social, político y económico de la ros y con finales incomprensi-
pectiva del sistema educativo época. bles a la luz de la razón, logran,
formal todo indica que la Escue- por sinuosos caminos y des-
la Serena se extinguió sofocada Existen estudiantes que eligen pués de muchos años, estimular
por el miedo a la libertad de pen- el tema para tesis de su carrera, y alentar a otros maestros para
samiento y expresión que en ge- maestras que solicitan el mate- luchar por una escuela adapta-
neral se asocia a movimientos rial para llevarlo a sus escuelas, da a las necesidades del mundo
perturbadores de lo preestable- profesoras que traen a sus alum- en marcha...
cido. nos para dictar sus clases en el
- Otra es la realidad cuando instituto. Este reconocimiento es
los ex-alumnos nos encontra- válido. La obra de la Escuela Se-
mos, ya que con sólo mencionar rena es significativa y hay sufi-
la “Escuela de la Srta. Olga” re- ciente material para esas tareas.
viven las Misiones Culturales, De este modo la experiencia está
los vestidos de papel crépe, el retoñando. Retoñando en algu- “La escuela no es una máquina que
concurso de imprentas proyec- nos de estos maestros nuevos, calcula y mide el límite de la capacidad
tadas y construídas con insóli- huérfanos de líneas directrices animal, y sí es un espíritu unido a
tos recursos para festejar el Día elaboradas y de modelos perso- otro espíritu, a quien ayuda a crecer,
del Libro, las mediciones de los nales, de líderes en acción co- desenvolverse y liberarse, sin perder
canteros de la plaza Alberdi con herente y comprometidos. Están su autenticidad”.
la ayuda del placero, la explo- buscando espejos donde mirar-
sión que produjo un dispuesto se, quieren imágenes que refuer- Olga Cossettini
químico al preparar betún en el cen la aspiración de transformar
laboratorio, la carreta con los tí- esta insostenible realidad esco-
teres de Javier Villafañe alboro- lar. Y para ellos está disponi-
tando las calles del barrio. ble la estructura Cossettini: de
ideas renovadas, conceptos cla-
Aquí la Escuela Serena late ya ros y objetivos factibles; Olga,
que lo vivenciado sigue acudien- además, pudo transmitirlos, de-
do, no como recuerdo sino como
arma para enfrentar distintos
momentos de la vida o como re-
curso de goce en las pequeñas
cosas de todos los días.

Es alentador observar que a


partir de 1987 se perfila otra
respuesta. La documentación
donada por la familia Cossetti-
ni a la Biblioteca del IRICE está
formada por cuadernos, cartas,
recortes de periódicos, revistas
y materiales de Olga que llegan
a estudiantes, maestros y profe-
sores. Todos ellos, sin haber vi-
vido la experiencia y muchos de
ellos sin saber ni haber escu-
chado de su existencia, quedan
asombrados de que haya existi-
do durante quince años una es-
24

BIBLIOGRAFIA

Documentación donada por la familia Cossettini que se encuentra en la Biblioteca del IRICE.

Cossettini, Olga, Sobre un ensayo de Escuela Serena en la provincia de Santa Fe, UNL, 1936.
La Escuela Viva, Losada, Buenos Aires, 1942.
El lenguaje y la lectura en primer grado, EUDEBA, Buenos Aires, 1961.
Pedagogía de la perversidad, Conferencia editada por amigos de Resistencia, 1947.
El niño y su expresión, Ministerio de Instrucción Pública y Fomento de Santa Fe, 1939.
La Estética en la escuela, Escuela Normal Nº 2,Rosario.
La educación popular en Inglaterra, Francia e Italia, UNL, Santa Fe, 1963.
Manuscritos inéditos: Educación Rural. Crisis de la educación. La educación artística. Capacidad para la lectura. Bases para
la escuela pública argentina. La escuela y el niño. La cooperativa escolar. Los estudios sociales en la escuela primarla. Las
ciencias naturales. El niño y la naturaleza. El lenguaje en la escuela primarla. Clínica para el diagnóstico y tratamiento de niños
con déficit mental y físico. Lectura y lenguaje en 1º grado. Programas de estudio y Misiones Culturales.

Cossettini, Leticia, Teatro de Niños, Poseidón, Buenos Aires, 1947.
Del juego al arte Infantil, EUDEBA, Buenos Aires, 1963.

—Videos: La Escuela Serena: un modo de escuela activa. IRICE (Instituto Rosarino de Investigación en Ciencias de ia Educación) y
UNR, Rosario, 1988.
Querida Leticia, IRICE y UNR, Rosario, 1989.
—Película: La Escuela de la Señorita Olga, Mario Piazza, Film documental, Rosario, 1991.

AMANDA PACCOTTI

Nació en Rosarlo. Realizó sus estudios primarlos en la Escuela Nº 69 “Gabriel Carrasco” de Alberdi. Cursó sus estudios secundarios en
el Colegio Normal Nº 1 y el Profesorado de Jardín de Infantes en el mismo colegio. Es profesora de Artes Visuales recibida en la Escuela
Provincial de Artes Visuales. En la Biblioteca del IRICE colaboró en la investigación de la Escuela Serena.
Fue maestra fundadora de la Escuela Fisherton de Educación Integral Nº 165, ocupando cargos directivos.
Colaboró en la organización de los Talleres de la Escuela Gurruchaga.
Miembro de la Comisión Rosarlna de Educadores por el Arte.
Actualmente está radicada en Francia.

Colección de fascículos declarada de INTERES MUNICIPAL, por decreto N° 1719, año 1990

©1992
Ediciones DE AQUI A LA VUELTA, Salta 1064, Tel. 263163, Buenos Aires, En Rosarlo, Catamarca 1793, Tel. 250317. Hecho el depósito de ley.
Composición láser: DIDOT, Corrientes 653 12 p. Of. 6, Tel. Películas, Impresión y encuademación: IMPRESIONES MODULO SRL, Zeballos
1879, Tel. 64155, Rosarlo.
Se terminó de imprimir el 1º de marzo de 1992.

Ediciones DE AQUI A LA VUELTA


Colección: ROSARIO historias de aquí a la vuelta
Fascículo Nº 19 “Olga Cossettini y la Escuela Serena”.

Proyecto y Dirección General: Enrique Llopis


Durante los años 1990/1993 se editaron 24 títulos y la Dirección de Colección estuvo a cargo de Rubén Naranjo. El grupo de trabajo lo
integraban: Rafael Oscar Ielpi / Norberto Púzzolo / José Manuel Castro / Marina Naranjo / Roberto Santana / Raúl Pérez Cantón / Carlos
Quadrige / Tomás Pedrido / Omar Nuñez / Virginia Ducler / Juan Muñíz.

Han colaborado: Marcelo Yuvone, Olga Dreyer, Silvia Walserman, Javiera Díaz, Eduardo Freites.

En 2018 presentamos la colección en formato digital y estamos trabajando en el lanzamiento de nuevos títulos.
Dirección General: Enrique Llopis / Dirección de Colección: Mag. Alicia Ovando.