Está en la página 1de 8

El karate (空手道 karatedō, ‘el camino de la mano vacía’) kara ("vacío") y te ("mano") —"mano

vacía". Es un arte marcial tradicional.

En el karate se establece una diferencia entre la práctica meramente técnica y la de crecimiento


interior del practicante, utilizando para ello la palabra "Dō" (camino, búsqueda espiritual) que en
las tradiciones chinas y japonesas se utiliza para señalar a aquellas actividades que se practican
con esa intención de crecimiento personal, en contraste con una práctica meramente técnica.

Dentro del Karate podemos distinguir dos grandes aplicaciones: kata y kumite.

KATA

Significa "forma". A nivel básico, se toma como una sucesión de técnicas de defensa y ataque
enlazadas y coordinadas contra uno o varios enemigos imaginarios. Siempre siguiendo el
embusen: la línea imaginaria para realizar el kata.

Todo el volumen de técnicas, tácticas y algunos apartados de acondicionamiento físico para la


práctica de esta arte marcial se encuentran resumidos en los katas. El kata es la base, el
fundamento del entrenamiento clásico del karate como arte marcial y método de defensa
personal civil. Deben ser decodificados, interpretados, practicados y aplicados mediante la
práctica del bunkai.

Casi la totalidad de los katas son de origen chino, modificados por los maestros de Okinawa y
readaptados por los japoneses. Cada estilo trabaja y estudia ciertos katas, variando los tipos y
número de katas en cada estilo y habiendo diferencias (en ocasiones notables) de un estilo a otro
en un mismo kata (ritmo, trayectoria, uso de las distancias, aplicación de la potencia, énfasis en
técnicas a mano abierta o cerrada, de corto o largo alcance, etc).

La práctica o entrenamiento se hacía en secreto. Esto se demuestra, sobre todo, por el hecho de
que no se redactó ningún escrito sobre los Kata; solamente entre pocos elegidos se fueron

1
pasando verbalmente. Determinados Kata debían ser practicados por años. Algunos Senseis
practicaron solamente un Kata durante toda su vida. Este hecho no asombra, puesto que el
conocimiento de un Sensei se concentraba en el estudio de todos los aspectos de un sólo Kata.
Únicamente Sakugawa Sensei (1733-1815) y Sokon Matsumura Sensei (1797-1889) sistematizaron
los Kata para que en cada escuela se practicara en un solo estilo. Una multiplicidad de Kata fueron
introducidos desde China, además, los Sensei de Okinawa desarrollaron incluso un cierto número
de Kata. Las tres escuelas que se desarrollaron fueron:
• El Shuri-te
• El Tomari-te
• El Naha-te

Estos tres lugares (Shuri, Tomari y Naha) están ubicados geográficamente en la parte meridional
de Okinawa, fue desde allí que el Karate de difundió hacia el resto del mundo.
Cuando Funakoshi Sensei llegó a Japón, el Karate se extendió por todo el país y los Katas fueron
sufriendo variaciones, ya que se formalizó el entrenamiento y se masificó la enseñanza.
Todos los Katas tienen un nombre que les otorga un significado que hace referencia a su
contenido o a su creador.
De este proceso surgen los estilos de Kata actuales, de los cuales los más reconocidos son:
• Estilo Shotokan
• Estilo Shito Ryu
• Estilo Goju Ryu

Katas del estilo shitoryu


Es el estilo de Karate creado en 1930 por el maestro Kenwa Mabuni, nacido en Okinawa.
En los Katas el uso de las posiciones es natural, ni muy bajas ni muy altas. En las defensas suelen
utilizarse posiciones más bajas que en los ataques. Las técnicas de mano abierta, sobre todo en
defensa, se utilizan mucho y su recorrido es corto.
Las técnicas de puño se utilizan en los ataques y contraataques, siendo de recorridos cortos y muy
rápidos.
Las distintas posiciones se utilizan en todas las direcciones coordinando el cuerpo y la cadera con
la ejecución de la técnica.

La inclusión de la modalidad de katas para competición ha sido sujeto de controversias durante


décadas. Para los tradicionalistas desvirtúa el karate tradicional, al dejar a un lado varias acciones
motrices puntuales que son modificadas para la estética de la competición, y al perder parte de la
adaptación motriz necesaria para la defensa personal. Para los seguidores del karate deportivo
fomenta el trabajo uniforme de la técnica básica y el entrenamiento memorístico de la misma. En
el kata de competición se prefieren movimientos casi gimnásticos, ejecutando gestos más vistosos,

2
(como las patadas altas), o amplios y/o cortos pero muy rápidos, distintos de la aplicación a la
defensa personal original, a media y corta distancia. Los rangos de movimiento tienden a
ampliarse, así como varios de los movimientos se han hecho más explosivos con el fin de hacerlos
más vistosos. Con esos cambios, es de notarse que gran parte de este tipo de movimientos
deportivos no son prácticos y eficaces en una situación de defensa personal real.

Durante la competición, en la modalidad de katas o formas tipo WKF (World Karate Federation) se
enfrentan dos contrincantes. Cada uno llevará un cinturón de color rojo y azul. El color del
cinturón se sortea antes de la competición, siendo totalmente independiente del grado de los
participantes. El participante Aka (rojo) será el que ejecute su kata primero, y Ao (azul) ejecutará
su kata en segundo lugar. El jurado valorará y comparará ambas ejecuciones y el ganador se
decidirá por el número de banderas levantadas. Si son tres árbitros, el que reciba dos banderas a
favor será el vencedor; si son cinco, deberá conseguir un mínimo de tres banderas a favor. Si uno
de los dos participantes se equivoca durante su ejecución será directamente eliminado, ganando
así el oponente.

En el caso de competición por equipos, serán tres personas por equipo, se observan, entre otros:
la sincronía de los participantes, la explosividad y la secuencia técnica. Sólo el karateka en el
centro del grupo indicará el nombre del kata y dará la orden de comenzar.

3
KUMITE O COMBATE

Kumite significa "entrelazar/ cruzar / unir las manos" o "combate". Es la aplicación práctica de las
técnicas a un enfrentamiento contra un oponente real.

En el karate actual, existen varios tipos de combate, o kumite, según sea la finalidad de la práctica,
sea tradicional o deportiva, así:

Kihon kumite, o combate de aprendizaje y corrección técnico- táctica, preestablecido por pasos,
generalmente realizado en parejas.

Bunkai Kumite o combate semi-libre de estudio y aplicación, con intención práctica y realista
(exceptuando las patadas altas y haciendo énfasis en las distancias media y corta) de las técnicas
para defensa personal, incluidas en los katas.

Shiai kumite, o combate deportivo o de competición, golpeando solo con superficies de impacto
permitidas (fundamentalmente haciendo uso del empeine y los puños), con equipamiento como
guantes y botines, y en áreas de contacto válidas que limitan el impacto de las técnicas, donde se
busca "marcar" de forma explosiva pero no golpear.

Shiai kata bunkai Kumite, o combate basado en coreografía y acrobacia deportiva usado en las
competiciones de forma o "kata" en grupo donde se recrean de forma artística los movimientos
tradicionales.

Shiai Ju Kumite, o combate deportivo a pleno contacto, en competiciones donde el reglamento


permite golpear buscando el impacto y la victoria por KO. Hoy día, este tipo de kumite es casi
exclusivo del karate estilo Kyokushinkai, y de otros deportes de contacto, como el Kickboxing , el
boxeo y las Mma.

El desarrollo de los diferentes tipos de combate o kumite , se inició, por el kihon kumite, o
combate de aprendizaje por medio de movimientos formales preestablecidos, este modelo fue
desarrollado en Japón con base en el arte del sable o kendo. Este tipo de combate consiste en la
aplicación por parejas de técnicas en ataque, defensa y contraataque recogidas en el kihon y en los
katas, realizándolo en varios pasos hasta llegar a un solo paso. Pudiéndolo ejecutar a varios niveles
(alto) jodan, (medio) chudan, (bajo) gedan, (ushiro) desde atrás, (yoko) desde uno o ambos lados;
alternando niveles, velocidades, uso de los pies y manos de forma alterna, por separado o de
forma simultánea, incluyendo finalmente dentro del estudio del karate como Budo (arte marcial) a
modo de semi-contacto, técnicas poco comunes como: agarres, lanzamientos, algunas luxaciones
y unas pocas estrangulaciones, permitiendo el estudio y madurez técnica y emocional.

4
KATA POR EQUIPOS Y COMPETICIÓN

Yo, personalmente, disfruto con los katas. Me encanta aprender katas nuevos, movimientos
nuevos, y entrenarlos hasta ver el resultado. Siempre se puede mejorar en algo, y por eso no me
canso de hacerlos.

Cuando entreno un kata nada de alrededor importa, somos el tatami, la concentración y yo.

Por eso quiero centrar mi trabajo en los katas, y más concretamente en los kata por equipos.

Este año ha sido la primera vez que he formado parte de un equipo en karate y ha sido una gran
experiencia. Porque no sólo ha sido estar en un equipo, sino llevar el trabajo común a una
competición.

Comenzaré por la base general, explicando cuales son los beneficios del deporte en grupo:

-Trabajo en equipo. Se aprende lo importante que es colaborar, ayudar y confiar en los demás
para conseguir buenos resultados.

-Descubre lo que es la “rivalidad sana”. Se adquiere la capacidad de aprender tanto de las


victorias, reflejando la humildad, como de las derrotas, aplicando valores como la tolerancia.

-Compañerismo. Se crean vínculos con los compañeros y se pone de relieve la importancia que
tiene la solidaridad para que haya buen ambiente en el grupo y, de este modo, ser más eficaces.

-Practicar deportes en equipo fomenta a la socialización, ya que se conoce a personas nuevas y se


generan una serie de recuerdos y experiencias compartidas con el otro.

-Mejora la autoestima. Sentir el apoyo de los demás puede ayudar a vencer los miedos y,
consecuentemente, a sentirse reconfortado.

-Favorece la salud. El deporte tiene innumerables beneficios sobre el organismo. Mejora el estado
de ánimo, ayuda a establecer una rutina óptima de sueño, incide directamente en la reducción de
los índices de sedentarismo y ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad, la osteoporosis o
los trastornos cardíacos, entre otras.

Las competiciones de karate son espectaculares pero si ya hablamos de las competiciones de katas
por equipos la espectacularidad va un paso más allá.

Precisión, coordinación, técnica e innovación en una coreografía estudiada y entrenada al


milímetro hacen de esta disciplina un espectáculo sin igual.

5
LAS REGLAS DE COMPETICIONES DE KATAS POR EQUIPOS
o Cada equipo constará de tres miembros.
o Durante la competición, los contendientes deberán realizar los Katas obligatorios (Shitei), y los
de libre elección (Tokui).
o En la ejecución de un Kata obligatorio, no se permitirán variaciones.
o Al ejecutar un Kata de libre elección, los competidores podrán elegir Katas de la lista oficial.
o La mesa de control deberá ser informada de la elección del Kata antes del comienzo de la
competición.
o Los competidores deberán realizar un Kata diferente en cada ronda. Una vez realizado un Kata,
éste no puede ser repetido.
o En las final de la competición de Katas por equipos, los finalistas ejecutarán el Kata elegido de
la lista de Katas libres, a continuación ejecutarán la aplicación del mismo (Bunkai). El tiempo
permitido para esto es de cinco minutos.

6
CRITERIOS DE EVALUCIÓN DE LOS COMPETIDORES

El Kata debe ser realizado de forma competente y demostrarse una óptima comprensión de los
principios tradicionales que contiene. Al valorar el comportamiento de un competidor o de un
equipo, los jueces tendrán en cuenta los siguientes aspectos:
o Una demostración realista del significado del Kata.
o Comprensión de las técnicas utilizadas (Bunkai).
o Buen ritmo, velocidad, equilibrio y focalización de la potencia (Kime).
o Utilización apropiada y correcta de la respiración como ayuda al Kime.
o Focalización adecuada de la atención y concentración.
o Posiciones correctas, con adecuada tensión en las piernas y pies totalmente apoyados en el
suelo.
o Tensión adecuada del abdomen y utilización adecuada de la cadera.
o Forma correcta del estilo utilizado.
o En la evaluación de la ejecución se deberán tener en cuenta otros puntos, como la dificultad
del Kata presentado.
o En Kata por equipos, un factor añadido es la sincronización sin ayudas externas.

La selección española de karate ha brillado en los últimos años en la modalidad de katas por
equipos obteniendo la medalla de oro (equipo masculino) y la medalla de bronce (equipo
femenino) en el campeonato de Europa de 2017 y obteniendo el oro en el Mundial de Karate de
Bremen alzándose como campeones del mundo formando el equipo Damián Quintero (capitán del
equipo y actual subcampeón de Europa), Fran Salazar y Pepe Carbonell.

No obstante este año 2019, en el europeo de Guadalajara, tanto el equipo español de kata
femenino como el masculino consiguieron el oro.

7
EXPERIENCIA PERSONAL

Empieza un nuevo camino teñido de azul, se que muchos nuevos objetivos están por cumplir, pero
también sé que, para mí, hacer un equipo de kata con dos de mis compañeras ha servido para
encontrar aquello que me faltaba. Un empujón que he conseguido gracias al gusanillo de la
competición en equipo.

Es fácil caer en el cansancio del día a día, del trabajo, de los horarios y a veces por uno mismo no
nos esforzamos tanto como nos gustaría. Sin embargo, el tener compañeras esperando por mí,
hace que nada más importe. Cojo la mochila y voy a entrenar.

Ha sido la primera vez, desde que empecé con el karate, que he competido, y sé que de haberlo
hecho sola, no hubiera disfrutado igual. Los nervios de la primera vez se llevan mejor entre tres.

Salir al tatami a exponer lo que has estado trabajando da miedo, pero ese miedo desaparece
cuando miras a cada lado y te sientes respaldada por tus compañeras.

Ver resultados, fruto del esfuerzo de tres personas que acaban siendo una, es de lo más
satisfactorio que me ha dado el Karate hasta el día de hoy. Eso, y una medalla de bronce, que
siempre será el recuerdo de una primera vez.

No es solo el hecho de competir, sino el salir de tu zona de confort con el resto de compañeros
con los que estás durante el año. Toda la camaradería sale a flor de piel y es muy bonito vernos
animándonos entre nosotros creando así un vínculo más fuerte en el grupo. Al final el kárate
también me ha dado otra familia.

Todo esto ha supuesto un punto muy fuerte de motivación en mí, haciéndome tener muchas
ganas de volver a competir y, quién sabe, quizás me anime a intentarlo en la categoría de
individual.

Lo que sí tengo seguro es que quiero continuar el camino…

:)