Está en la página 1de 5
LELLELELELE LEC Eee eee eres ~~ - But AsticnorT, Ganev Grarrrrus ¥ HeLen THrriny BL IMPERIO CONTRAESCRIBE: INTRODUCCION ALA TEORIA Y LA PRACTICA DEL POSTCOLONIALISMO” ‘is de las tes evartas partes de la gente que actualmente habia a tier sa Nats co st vida se desrrllaba bajo la experiencia det colonialism, S importencia en In ester politica y ezondmica es fill de detects, pore rer generaes, su infiuenia en el marco conceptual de las personas Sue's carr teyos evidonts. La literatura constituye una de tas vias de expresin veiMuponantes de estas nuovas preepcions ya que Ia zealided daria e Je Mente colonizada se encuentra coifiada en la escritura y et otss ass Smo ‘intra, la msicay Ia danza, en vit de las eles ha eereido una profane da infiuencia. {QUE SON LAS LITERATURAS POSTCOLONIALES ‘Aunque nos concentemos en Ia ecritua de las personas colonizadas Por Gran Bretata, gran parte de lo que se afirma mantiene su interés y su relevane Ge para os paises colonizados por otros poderes europeos, como Tanck Portugal y Espana. Puede parevst que las tases seméntions del tering “posteoloniaby sugiren exclusivaments una preocupacién pot I cults 62, ceeval después de la marcha del poder colonial. En ocasiOnes anteriores) sino ee ha uilizado para dstingur entre los periods anteriores y postrio- vec la independoneia (periodo colonial y periodo postcolonial), como, por TSemplo, cuando se constryen las historias iteraiasaacionaleso cuando $= ‘roponen estudios comparados ene diferentes etaios de estas isola sin ero. enterminos generals, la palabra colonial» se ha usado para desi pasta G. Grif, Hii, «Wat are Fos-ColnalLicanestn, Deveney! or easel Pcie ePos-cloniity and Theo, en The Empire ris Back aerate m Pas Colma ita, London, Roar, 1989, pes 113. Te (uceion de, Catborel. Asherof ete.: ELimperio contraescribe ae Ashoroft etc: Et mperio contraescribe ___~_ ar el periodo anterior a In independenca, y la expresion que india Titeratara ae onal como wiiteratura canadiense modema» o «literatura actual de las In- sins Occidentalesn, 3 ha usado para el periodo posterior ala independencia. " a-pesarde-ollo, usamos.¢] termina «postcolonisln narasefscizn9s 2. tod 8 cultura afectada por el proceso imperil desde el momento de Ia colonizacién fasta nuestos das, Lo consideramos a POF WreontnofU'depréocupaciones AS yO-TETpFOSEs0 histGrico que se inici6 con la agresion imperial europea Sugerimes también que ese timaino més apropiado para Ia nueva etic cul- foral que ha emergido en los dltimos afios y para el discurso con el que esta aaitce ge eonstituye. En este sentido, el postcolonialismo se interesa por el mundo durante y después de la dominacién imperial europea y los efectos de _éstaen las lteraturas contemporineas. Por tanto, las literaturas de los paises africanos, de Australia, Bangladesh, Canadé, del Caribe, a india, Malasia, Malta, Nueva Zolanda, Pakistén, Singa- pur, de Tos pases del Pacifico Sur y de Sri Lanka son todas literaturas post Poloniales, La literatura de los Estados Unidos dcberia formar parte de esta ‘categoria pero, quizé a causa de su actual posicién de poder y del papel neoco~ Tonizador que ha desempeiado, no suele reconocerse su neturaleza postcalo- nial, aunque su relacién con el centro de la metropolis durante los dos jitimos siglos haya sido paradigidtica de la de las literaturns posteoloniles. Lo que estas literaturas tienen en comin més allé de sus distintas caracteristcas re tionales es que st surgimiento en Ia forma actual se debe a Ia experiencia de fa colonizacién y que se impusieron al llevar al primer plano la tensién con el poder imperial y al enfatizar sus diferencias respecto del centro imperial. Esto las hace distintivamente postcoloniales. LAS LITERATURAS POSTCOLONIALES ¥ BL, ESTUDIO ELA FILOLOGIA INGLESA El estudio de la filologia inglesa ha sido siempre un fendmeno densamente politico y cultural, una préctica en In que la Lengua y la literatura se han puesto A servicio de un nacionalismo profundo. El desarrollo del inglés como espe- ‘ialidad universitaria privilegiada en Gran Bretafia durante el sigio xr (res- paldada finalmente con su inclusién en los programas de Oxford y Cambridge } reafirmada en el Newbolt Report de 1921) form6 parte de wn intento de susti- Tuir-a los elésicos del corazén de la empresa intelectual de los estudios bumma~ nisticos del siglo xix. Desde el principio, quienes propusieron la filologia in~ lesa como disciplina relacionaron su,metodologia con la de ta filotogia Elésica, enfatizando la erudicién, la filologia y el estudio histérico, es devin la fijacién de los textos en un tiempo histrico y la bisqueda perpensa de los de- terminantes del significado nico, unificado y consensuado, 2c 180 mas ender to err compared fies Se xx inglesa como isciplina académica también prodyjo 1a forma imperialismode- ‘imonénico. Gauri Viswanathan ‘ha prosentado:argunentos ‘sblidos que rele vmod janucionalizacin y 0 onsleTS vatoracin del estudio de 12 siona J inlesa con la forma y et connie ‘deolégico desarrollado ea el tery cotoniabs y,coneretament tl ¥ comm esarroll6 en Ia Indi, do de «la ‘administracion ‘colonial britinica, ‘presionada por un ado por los misio- eros y por el ofro Por ‘el miedo a 1a jngubordinacién de los natives, descubrio ne eranura inglsa un aliado para maniehet bajo contol 1 nativos €O% tl pretexto de una edueacién liberal». ‘Puede argumentarse que el estudio del ingles ¥ el crecimiento del ‘imperio procedian del mismo clima doolbgico ¥ que et desarrollo de un9 cst intrinse- Peente relacionado con el del tro, tanto en el plano wtitario propaganda, por ejemplo) come: ‘en el inconsciente, eh ‘el que lleva ala ‘naturalizacién de ‘valores construidos: (por ejemplo, civilizacit Thumanidad, etc.) que a0 vez, vasereciern otros valores (svaje, Prnitvor vativo) como sus emiiesis ¥ como objeto de! calor 2 rEg el cento mismo de 1a fundacion de ta filotogia inglesa se entronizd une nome que oxargaa.piilegios ¥ que sind otee modelo para rechazar él valor ao 10 *periférico” 10 ‘mnarginal’ y 1o ‘no canonico’. F# Jiterabara se con vit en el tmickeo de Ia emprese ‘oultural del imperio, como 18 ‘moraquia lo fie de su formacion politica, Por tanto, Se jincorporaban rapidamente aquellos ‘elementos de los margenes yde la periferia que ‘amenazaban 10s derechos ex~ clusivos del centro. ‘ete-orasun-proceso.ce.afiliacig sn consciente que procedia ce enon poaecns nn Said os decir, oie ann de xno dus rosedia. NO SOTST ‘de un deseo de set acept Sa ee “que los que $2 eFic traban en la periteria 8 ‘Simergieran en. Ta cultura importada, negando sus orf ones, en un atenio do set mds ingles, Tos ingleses. Se pueden vor aarti de ello en escritores come Henry foes .S. Blot ‘A medida que las socicdades ‘postcoloniales ‘puscaban establecer sus dife- rencias con Gran ‘Bretafia, la respuesta ‘de los que reconocian 1a ‘complicidad rencin un,educacon €incrporion CUNT ue la de romper la relacion spre Tengua y literatura dividiendo Tos departamentos de inglés de las unk versidades en ‘acultades separtdas de lingiistica ¥ de literatura; en. ambos ©2- veri teyeio oe vela en un context nAIOnS © {nteracional. Ek ensayo de ebgl«Oa the abolition of the English department», constituye wn flato jlustrativo de los argumentos jmplicades en ‘Africa, El articulo de John Docker, «The neocolonial assumption in the ‘university teaching of ‘English, enfoca problemas parecidos en ‘el contexto del colon ¥ describe una situacion en la que, & diferencia de Kenia, apenas si hay descolonizacibn de verdad. Tal oom fa efen de Docker hace evident Te mayoria de las naciones “Ashoraft,ete.: El imperio contracscribe as oocidentales y la India) el nexo de poder 2 ua 1a cultura dominante briténica he resistido Que Pos de desmantelamiento. incluso despues del éxio de tales intentos, Ie raaleza eandnica y ol estas inuestionable de las oom de la tradicion Trenari inglesa y de aus valores han seguido siendo podovos0s ° a Formacion. vite yen lag insituciones ideologieas de ta educacién Y Literatura, No bstante el desarrollo dels Iierras ‘postcoloniales ha cuestionado necesa- ao muchas do las presunciones en Tas que se bass el estudio de la filo- logia inglesa. [EL DESARROLLO DE LAS LITERATURAS POSTCOLONTALES Los lteramaspostoloiales se han dearoladoen varios eae los que puede verse ura corespondencia eon Ta concen nacional y regional y ue Diproyesto de afirmacion de ia diferencia respect dco ‘do imperio. car i ol periodo imperial, a escritura en la legos de ie rmettopali esta pro- uci, aaturlment, por una ite eri abe ‘identifica, en primera ins- nea eon el poder colonizador. Por ell, los primros 8 98 ccoloniales en la nueva lengua suelen 8 bra. de-eecpcesentantesy deL_pader impezial.cOmo» pac eg, Sa ‘en Australia), viajes. (Frou de ar de Ces aria nglish in the West Indes, os diaios de viaje ry Kingsley), membros do le administacion Anglo Afi de Mary — cia Anglorindia 0 de Attica (bros de memoria), woe Toxtos a forman parte do Tas bases de Ie cultura inefgena Mi den integrase en i cltura que ye existe en los pases invades ‘A pesar de que detallan cl poise, las eostambres ¥ 1a lengua, inevitablemente privilegian el centro, ponen el fess eto ror frente a lo nativo, en la rival frente a1 colonia ol provincia, ee, En un nivel mit profindo, ancarso a 1a objetividad simplemente esconde el discurso imperialista Sobre el que se sustenian, Esto es clero incluso Ms ‘obras consciente- sore ceva que emergen en e308 momentes, como ilusran oy Poets jas uarraciones de Rudyard Kipling. Por ejemplo, © conocido poems ¥ ls rarer a Eniay la desripcion de un dia de Nevided ep meee del ‘Naviee etadia aparece conterializada mediante le evocaciOn 2& 1a au- no eu contapatida inglesa, En aperienca, solo a través OTe SGfloante ausente Ia realidad India cotidiana puede cen el discurso literario, Sus GmeaTOO) Tegitimarse como sujeto TL segundo-estadio-de-praducin postcolons inuye ta literaura prowusida on neni impel pr os ants. 016s nade, ComD0, por rao a poesia y la prosa dsimononicaeseia po a case alla india 0 Ia 36 182 Gltimas tendencias: ta literatura comparada a finales del s. XX literatura de las misiones en Aftica (como Ia dbra Chaka ée Thomes Mofolo) ‘que significa que, por el hecho de haber eberto en ta lengua de la cultura do- rninante, forman parte permanente o temporalmente de una clase privilegiada dotada con la lengua, Ia educacion y el ocio necesarios para escribir tales ‘obras. La novela austaliana Ralph Rashleigh, de la que ahora se sabe que fue ‘scrita por el convicto James Tucker, es un ejemplo que hace al caso. Tucker, hombre con estudios, eseribié Rashleigh como condenado especial mientras trabajaba en la prisién de Port Macquarie como almacenero del superintenden- te, Escrito en papel del gobiemo, con tinta y pluma det gobierno, la novela cla- ramente cont6 con el apoyo y la ayuda del superintendente, Tucker accedié momentineamente al privilegio de la literatura, Muy significativamente, el ‘momento de privilegio no duré mucho y murié ea la pobreza a los eineuenta y ‘ocho afios en un asilo de Sidney. Jos primeros textos postcoloniales ¢s que el potencial vo de sus temas no se percibe plenamente. Aunque flan asuntos tah lMenos de fuerza como la brutalidad del sistema penal en el caso de Tucker, el potencialhistrico de las cultura nativas suplantadas y denigradas en cl caso de Mofolo, la cxistencia de una rica herencia cultural ms antigua y extensa que la europea en la poesia decimondnica de los poetas indios como Rama Sharma, a todas estas obras se les impide a plena exploracin de su potencial antiimperial, Tanto ol discurso de que disponen las nuevas literaturas posteo- toniales como sus condiciones materiales de produccién restringen esta posi- bilidad. La insttuci6n Iiterariaen la colonia esté bajo el control directo de la clase dirigente imperial, que es la que otorga la licencia a lo que le parece ceptable y permite la publicacién y la distribucién de las obras. Por lo tanto, los textos de esta clase nacen bajo las limitaciones de un discurso y de una prictica de mecenazgo institucional que resingen la afirmactén de una pers- pectiva diferente, El desarrollo de las literaturas independientes dependia de la abrogacién de este poder y de la apropiaciOn de la lengua y de laescritura para sos nuevos y distintos. Esta apropiacién es claramente el rasgo mis signif cativo de la aparici6n de las nuevas literaturas postcolonial Hecemonia {Por qué deberian las sociedades posteoloniales seguir abordando la expe- riencia imperial? Puesto que todas las sociedades postcoloniales que hemos ebatido han conseguido ya la independencia, {por qué es el rem del colo- nialismo todavia relevante? La pregunta de por qué el imperio debe contraes- cribir una vez que la estructura imperial ha sido ya desmantelada en términos politicos es importante. Gran Bretafia, como otros poderes coloniales hege- ‘ménicos en el siglo xtx, ha quedado relegada a un lugar relatvamente menor Ashcroft, ete.: Elimperio contraescribe 183. ‘en tos asuntos internacionales, En ag eaferag de la politica y de Ia economia, y cada vez mas en la nueva dea vital de las comunicaciones; Gran Bretafia, co- ‘mo otros poderes coloniales europeos, ha sido reemplazada por los Estados ‘Unidos y la antigua Unién Soviética, Sin embargo, a través del canon literario, 8 decir, de los textos britdnicos que todavia forman la piedra angular del valor Y dol buen gust, y através de i imposicién del dialecto del sureste de Ingla- qerra como modelo estindar, el peso de la antgdedad continda dominando la produccién cultural de una gran parte del mundo postcolonial. La hezemonia, cultural-so-ha-mentenido.con presuiciones canGnicas sobre la actividad item sia-y-mediante una actitud hacia la lteraturas postcoloniales que las identifica ‘vomo-vstagos ea tralura ingles que Por ano, ns releean « posciones -marginales_y_subordinadgs. Mas recientemente, a medida que eT tango 1 fuerza de esas literturas se ha hecho innegable, ha comenzado un proceso de incorporacin en el que, aplicando erterios eurocénricos, el centro ha inten- tado reivindicar aquellas obras y autores que considera brtinicos. En todos ‘estos casos hay un paralelismo asomibroso entre la eseritura postcolonial y Ia scritura feminist Lenaua ‘Uno de los rasgos principales de la opresion imperial es el control sobre la lengua. La educacion imperial impone una versién estindar del lenguaje me- tropolitano como norma y margina todas las variantes por impuras, Como plantea un personaje de la novela australiana del siglo x1x, Policy and Passion de Campbell Praed: «Ser colontal es hablar dialecto australian, es ser... odo to que es abominable». La lengua es el medio por el que se perpetia la estruc- ‘ura jerérquica del poder, y el medio por el que se establecen los conceptos de verdad, orden y realidad. EL surgimiente-de-una-voz.pastcolonial efectiva re- chaza ¢se poder, Por este motivo, el debate que sigue sobre la eseritura post- colonial es, en gran medida, un debate sobre el proceso por el cual la lengua, ‘con su poder, y la escritura, con su significado de autoridad, han conseguido ddesembarazaise del poder hegeménico europeo. ‘Con el objetivo de atender las formas complejas de la lengua inglesa que se usan en estas sociedades, asi como para indicar su propio sentido de dife- rencia, distinguimos entre el Inglés Britinico estindar (con mayiseulas), here- dado del imperi y el inglés (con mindisculas) que se ha convertido en la len- gua de los paises postcoloniales. Aunque el imperialismo britinico fue el esultado de la diseminacién del inglés en el globo terrestre, et inglés de Ja- maica no es el inglés del Canadé ni el de Kenia, Debemos distinguir entre lo que se propone como cédigo estindar, el Inglés, la lengua del antiguo centro imperial, y el eédigo linglistico, el inglés, que sc ha transformado y ha sido 22