Está en la página 1de 2

I.

INTRODUCCIÓN

El trauma encéfalocraneano (TEC), es una de las principales causas de muerte


en el mundo, y es un importante problema de salud en países cuyos índices de
accidentes y violencia sean muy elevados. El riesgo de sufrir un trauma
craneoencefálico es igual para hombres y mujeres, pero algunas series muestran
predominio en hombres, especialmente en escenarios como áreas de combate
y accidentes laborales. Igualmente, la población adulta y pediátrica se encuentra
en riesgo similar y es importante resaltar que una de las principales causas de
mortalidad pediátrica es igualmente el TEC. Los factores de riesgo van desde el
simple hecho de conducir un vehículo y subir escaleras hasta deportes extremos
y conflictos armados; esto confirma que todos estamos en algún momento
expuestos a esta eventualidad. (1)

En la última década se han producido avances significativos tanto en el


conocimiento de los mecanismos básicos de los traumatismos como en su
fisiopatología. Este mejor conocimiento de su fisiopatología ha permitido mejorar
la monitorización e incrementar de forma significativa la asistencia ofrecida a
estos pacientes. En la presente monografía se hará una revisión de dichos
mecanismos.
II. DEFINICIÓN Y CONCEPTOS ANATÓMICOS

Se define como TEC el daño que compromete la cara, cuero cabelludo, cráneo
y su contenido. La lesión producida tiene una naturaleza física, usualmente
secundaria a un intercambio brusco de energía mecánica. En el trauma craneal
hay repercusión neurológica con disminución de la conciencia, síntomas focales
neurológicos y amnesia postraumática. (2)

El cráneo es una estructura rígida que contiene 3 elementos básicos:

 Masa cerebral y sus capas de recubrimiento.


 Venas y arterias.
 Líquido cefalorraquídeo (LCR).

Estas estructuras ocupan un volumen determinado (80%,10% y 10%). Que ante


cualquier tipo de alteración asociada a un traumatismo (por ejemplo, sangrado
intracerebral, edema cerebral, fracturas deprimidas) sufren cambios. Lo que
debería suceder frente a estos cambios es un Aumento rápido de la presión
intracraneal (PIC) y llevando a la compresión de estructuras cerebrales
necesarias para el funcionamiento de sistemas vitales como el cardiovascular y
el respiratorio, sin embargo existen mecanismos de compensación que por un
tiempo logran mantener la PIC, en estos mecanismos están relacionados a los
elementos que contiene el cráneo y sus cambios de volumen (masa cerebral,
sangre y LCR), a esto se le denomina “Ley de Monro-Kellie” y pueden se puede
formar una gráfica dónde se observa como en un inicio estos mecanismos
compensatorios resisten el aumento de volúmenes por un tiempo pero luego
pequeños cambios de volúmenes aumentan drásticamente la PIC (anexo 1). (1)