Está en la página 1de 5

Por A. W.

Tozer Imprimir este Número


¿PUEDE JESÚS SER TU SALVADOR SIN SER TU SEÑOR?

Recientemente leí en una revista un artículo (…) Empezaba con una pregunta:
“¿Necesita una persona hacer a Cristo Señor como requisito para la
salvación?”. No menos de diez veces en el artículo de dos páginas, el autor
hablaba de “hacer a Cristo Señor” de nuestra vida*. Semejante terminología
se ha hecho tan familiar en nuestra generación que algunos cristianos se
inclinan a creer que es bíblica, pero no lo es.

La Biblia no habla de nadie que “haga” a Cristo como Señor, excepto Dios
mismo, quien “le ha hecho Señor y Cristo” (Rom. 14:9; Fil. 2:11), y el
mandamiento bíblico tanto para pecadores como para santos no es “hacer” a
Haga clic aquí o en la imagen Cristo Señor, sino acatar su señorío. Los que rechazan su señorío le honran
para agrandar
sólo de labios, no son salvos (ver 1 Cor. 12:3; Luc. 6:46-49). Sabemos que por
las palabras de Jesús en Mateo 7:22, muchos de los que admiten el señorío
de Cristo de palabra o de manera intelectual, serán rechazados en el
Cielo, porque no hacen la voluntad del Padre que está en el Cielo. Todos los que creen en la Palabra de Dios,
estarán de acuerdo en que Jesús es Señor en todo tiempo y para siempre, ya sea que alguien reconozca su
señorío o se someta a su autoridad, como si no lo hace. (…) En Mateo 7:21-22 y Lucas 6:46-49, Jesús atacó la
posición falsa de quienes le llamaban Señor pero no le conocían en realidad, y dejó claro que la obediencia a la
autoridad divina es un requisito previo para entrar en el reino. Evidentemente, su señorío es una parte integrante
del mensaje de la salvación.

John MacArthur en El Evangelio según Jesucristo

___________________________________________________________ 

* Rich Wager, “This So-Called ‘Lordship Salvation’”. Confident Living, July-August 1987, págs. 54, 55.

UN CRISTO DIVIDIDO, UNA HEREJÍA EVANGÉLICA

Por A. W. Tozer

“Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra
ignorancia”

1ª de Pedro 1:14

Las Escrituras en ninguna parte enseñan que la persona de Jesucristo o ninguna de sus funciones u oficios
importantes los cuales Dios le dio, puedan ser divididos o ignor
ados.

Pero ha entrado una herejía muy perniciosa a través de todos nuestros círculos evangélicos cristianos. Es un
concepto ampliamente aceptado de que nosotros como humanos podemos escoger aceptar a Cristo
únicamente porque lo necesitamos como nuestro Salvador, y que tenemos el derecho de posponer nuestra
obediencia a Él como nuestro Señor, por todo el tiempo que queramos.

Este concepto ha brotado naturalmente de un mal entendido de lo que la Biblia dice en realidad acerca del
discipulado cristiano y la obediencia. Confieso que yo estaba entre aquellos que lo predicaban, antes de que
empezara a orar a conciencia, a estudiar diligentemente, y a meditar con angustia sobr
e todo este asunto.

Creo que lo siguiente es una declaración semejante a lo que a mí se me enseñó en mi primera experiencia
cristiana: “Nosotros somos salvos recibiendo a Cristo como nuestro Salvador y somos santificados recibiendo
a Cristo como nuestro Señor. Y es posible que hagamos lo primero sin hacer lo segundo”. Ciertamente este
concepto requiere de una profunda modificación en las mentes y que muchos la corrijan para guardarnos del
error.

La verdad es que la salvaciÓn separada de la obediencia no existe en las Escrituras. Pedro hace ver muy claro
que nosotros somos “elegidos según la presciencia (conocimiento anticipado) de Dios el Padre, a través de la
santificación del Espíritu para obediencia” (1a de Pedro 1:2, paráfrasis del autor).

Que tragedia es que en nuestros días, oímos muy seguido que el evangelio se predica sobre estas bases: “¡Ven
a Jesús! No tienes que dejar nada, no tienes que cambiar nada, no tienes que entregar nada, no tienes que dar
nada a cambio, únicamente ven a Él y cree en Él como tu Salvador”.

Así que la gente viene y cree en el Salvador. Más tarde en una reunión o en una conferencia ellos oirán otro
llamado: “Ahora que tú ya has recibido al Señor como tu Salvador, lo tomarás o lo recibirás como tu Señor?”.

El hecho de que esto se oiga en todas partes no lo hace correcto. Insistirle a la persona que crea en un Cristo
dividido es una enseñanza incorrecta. ¡Nadie puede recibir la mitad de Cristo, o la tercera parte de Cristo, o una
cuarta parte de la persona de Cristo!

He oído a siervos de Dios decir con buena intención: “Ven y cree en la obra terminada (ya todo está hecho)”.
Esta obra no te va a salvar. La Biblia no nos dice que creamos en una función o en una obra. Más bien dice que
creamos en el Señor Jesucristo, la persona que ha hecho esta obra y que tiene todas esas funciones.

Me parece sumamente importante que Pedro hable de sus compañeros cristianos de aquel tiempo como
“niños obedientes” (Ver 1a de Pedro 1:14). Él no les estaba dando una orden o una exhortación a ser
obedientes. En realidad él dijo: “Supongo que ustedes son creyentes, por eso también creo que son obedientes.
Así que ahora, como niños obedientes, hagan esto y esto”.

La obediencia se enseña a través de toda la Biblia y la verdadera obediencia es uno de los requerimientos más
difíciles en la vida cristiana. Separada de la obediencia no puede haber salvación, la salvación sin obediencia
no es posible porque es contraria a lo que está escrito en la palabra de Dios.

La esencia del pecado es la rebelión en contra de la autoridad divina

Dios dijo a Adán y a Eva: “No comerás de este árbol, porque en el día que tú comieres ciertamente morirás” (Ver
Génesis 2:16-17). Esta es una orden divina que requería obediencia de parte de aquellos que tenían voluntad
propia y el poder de escoger.

A pesar de la advertencia tan fuerte que se les dio, Adán y Eva extendieron la mano y comieron de la fruta, y así
desobedecieron y se rebelaron, trayendo el pecado y la condenación sobre sí mismos.

Pablo escribe clara y directamente en el libro de Romanos acerca de “la desobediencia del hombre”. Lo que
escribió el apóstol es una palabra dura dada por el Espíritu Santo: “Por medio de la desobediencia de un
hombre vino la caída de la raza humana” (Ver Romanos 5:12-21).

En el evangelio de Juan está muy claro que el pecado es desobediencia a la ley de Dios.

El cuadro de los pecadores que Pablo describe en el libro a los Efesios concluye que la gente del mundo son
“los hijos de desobediencia”. Pablo quiere decir que la desobediencia los caracteriza, que constituye su
condición, que los moldea. Que la desobediencia se ha convertido en una parte de su naturaleza.

Todo esto nos da un antecedente para la gran pregunta que siempre ha surgido ante la raza humana: ¿quién es
el jefe? Esto se convierte en una serie de tres preguntas: ¿a quién pertenezco?, ¿a quién le debo lealtad?, ¿quién
tiene autoridad para requerirme obediencia?

Yo supongo que de toda la gente del mundo, son los americanos los que tienen mayor problema para obedecer
a alguien o a algo. Eso es, porque se supone que los americanos son los hijos de la libertad. Son el resultado de
una revuelta. Produjeron una revolución cuando tiraron las pacas de té al mar desde el barco en el puerto de
Boston. Hubo discursos y dijeron: “El sonido de las armas será llevado por el viento que sopla desde la
comunidad de Boston”, y también, “¡Dame la libertad o dame la muerte!”. Esto está en la sangre americana, y
cuando alguien dice, “tú le debes obediencia a tal o a cual”, inmediatamente se erizan. En realidad, no nos
agrada la indicación de someternos en obediencia a nadie.

Igualmente, la gente de este mundo tiene una contestación lista y rápida a las preguntas de dominio y
obediencia. Dirían, “yo me pertenezco a mí mismo, nadie tiene autoridad para requerirme obediencia”.
Nuestra generación hace gran alarde de esto; le damos el nombre de “individualismo” (sistema de refinado
egoísmo), y sobre la base de nuestra individualidad demandamos el derecho de decidir por nosotros mismos.

Ahora bien, si Dios nos hubiera hecho meramente máquinas, no tendríamos el poder de decidir por nosotros
mismos. Pero como nos hizo a Su imagen, y nos hizo para que fuéramos criaturas morales (de buenas
costumbres y acciones lícitas), por lo tanto el Señor nos ha dado ese poder.

Insisto en que no tenemos el derecho de decidir por nosotros mismos, porque Dios nos ha dado el poder mas
no el derecho de escoger la maldad. Viendo que Dios es un Dios santo y que nosotros somos criaturas morales
con el poder pero no el derecho de escoger la maldad, ningún hombre tiene ningún derecho de mentir. Tenemos
el poder de robar: puedo salir a la calle a conseguir un abrigo mejor que el que tengo ahora. Puedo entrar a un
lugar y robarme ese abrigo y salirme por una de las puertas de los lados sin ser observado. Tengo el poder,
pero no tengo el derecho.

También tengo el poder de usar un cuchillo, una navaja, o una pistola para matar a cualquier persona, pero no
tengo este derecho.

En realidad, solamente tenemos derecho de hacer el bien, porque Dios es bueno. Sólo tenemos derecho de ser
santos, pero no malos. Adán y Eva no tenían ningún derecho moral de comer del árbol del conocimiento del
bien y del mal, y al hacerlo, usurparon un derecho que no era de ellos.

El poeta Tennyson ha de haber estado pensado acerca de esto cuando escribió en sus “Memorias”: “Nuestras
voluntades son nuestras, no sabemos como;nuestras voluntades son nuestras, para hacerlas tuyas Señor”.

Este misterio de la libre voluntad del hombre es demasiado grande para nosotros. Tennyson dijo: “…no
sabemos cómo”. Pero continúa diciendo, “…nuestras voluntades son nuestras, para hacerlas tuyas Señor”. Y
este es el único derecho que tenemos aquí: hacer de nuestra voluntad la voluntad de Dios; para hacer de la
voluntad de Dios nuestra voluntad.

Debemos recordar que Dios es el Soberano y nosotros las criaturas. Él es el Creador y por eso tiene derecho de
ordenarnos. Nuestra obligación es obedecer. Es una obligación agradable y puedo decir, que “su yugo es fácil y
ligera su carga” (Ver Mateo 11:30).

Ahora vuelvo al punto de la insistencia humana de que Cristo tenga con nosotros una relación dividida. ¿Cómo
se puede hallar apoyo para enseñar que nuestro Señor Jesucristo puede ser nuestro Salvador sin ser nuestro
Señor? ¿Cómo se puede continuar enseñando que se puede ser salvo sin ninguna intención de obedecer a
nuestro Señor? (Ver Hechos 2:36).

Estoy convencido de que cuando un hombre cree en Jesucristo, debe creer en todo el Señor Jesucristo, sin
ninguna reserva. Yo creo que no es correcto ver a Jesucristo como un tipo de enfermero divino a quien
nosotros acudimos cuando el pecado nos ha enfermado, y que después de que nos ha ayudado decirle “adiós”,
y seguir por nuestro propio camino.

Vamos a suponer que entro a un hospital y le digo al personal que necesito una transfusión de sangre, o una
radiografía de mi próstata. Después de que ellos me prestan sus servicios y me atienden, me salgo por la
puerta del hospital con un alegre “adiós”, diciéndoles que fueron muy bondadosos en ayudarme cuando lo
necesité, y me voy como si no les debiera nada.

Puede ser que esto suene grotesco, pero pinta claramente el cuadro de aquellos a quienes se les ha enseñado
que pueden usar a Jesús como Salvador en el tiempo en que lo necesiten, pero sin reconocerlo como Señor y
sin deberle obediencia y lealtad.

En ninguna parte de la Biblia se nos enseña a creer que podemos usar a Jesús como Salvador y no reconocerlo
como nuestro Señor. Él es el Señor, y así, como Señor, nos salva porque tiene todas las funciones u oficios de
Salvador, de Cristo, de Sumo Sacerdote, y Él mismo es sabiduría, justicia, santificación y redención. Todo esto
forma parte de Él como Cristo el Señor.
Nosotros no podemos ir a Jesucristo como obreros astutos y decirle, “tomaremos eso y aquello, pero no
tomaremos esto”. No vamos a Él como quien compra muebles para su casa y le dice al vendedor, “me llevo esta
mesa, pero no quiero la silla”, ¡dividiéndolo! ¡No! ¡Es todo de Cristo, o nada de Cristo!

Necesitamos predicar otra vez al mundo un Cristo completo. Un Cristo que será Señor de todo, o no será Señor
de nada.

La salvación verdadera restaura el derecho de la relación entre el Creador y la criatura, porque vuelve a dar
derecho a nuestro compañerismo y comunión con Dios. Ustedes se podrán dar cuenta que en este tiempo se
ha enfatizado mucho la condición del pecador. Se habla mucho acerca de las aflicciones del pecador, de su
pena y de las grandes cargas que lleva, pero nos hemos olvidado del hecho principal, que el pecador es en
realidad un rebelde en contra de la autoridad perfectamente constituida de Cristo.

Esto es lo que hace al pecado, pecado. El pecador es un rebelde. Es hijo de desobediencia. El pecado es el
quebrantamiento de la ley, y el pecador es un rebelde, fugitivo de las leyes justas de Dios.

Vamos a suponer que un hombre escapa de una prisión. Ciertamente tendrá penas y angustias. Le va a doler
cuando se golpee contra troncos, piedras y cercas, igual que cuando se arrastre por ahí en la obscuridad. Va a
tener hambre, va a sentir frío y cansancio, va a estar cansado y entumido de frío. Todas estas cosas le pasarán,
pero son incidentales comparadas al hecho de que es un fugitivo de la justicia y un rebelde en contra de la ley.

Lo mismo pasa con los pecadores. Ciertamente tienen el corazón quebrantado y llevan una carga muy pesada;
la Biblia nos muestra acerca de su condición. Pero ésta, es incidental al compararla con el hecho que nos
muestra la razón por la cual el pecador es loque es: que se ha rebelado contra la ley de Dios, y es un fugitivo del
juicio divino.

Esto es lo que constituye la naturaleza del pecado. La carga pesada de miseria y tristeza, la culpabilidad y otras
consecuencias, constituyen únicamente lo que brota de una voluntad no rendida al Espíritu Santo. Así que la
raíz del pecado es la rebelión en contra de la Ley, la rebelión en contra de Dios. ¿No es el pecador el que dice,
“yo me pertenezco a mí mismo, yo no le debo lealtad a nadie a menos que yo quiera dársela?” Esta es la
esencia del pecado.

Pero, gracias a Dios, la salvación cambia esto y restaura la relación anterior. Así que, lo primero que hace el
pecador que ha regresado a los caminos de Dios, es confesar: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya
no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros (siervos)” (Lucas 15:18-19).

En el arrepentimiento, nuestra relación con Dios es restaurada y nos entregamos completamente a la Palabra
de Dios y a Su voluntad como niños obedientes V ( er Hechos 3:19).

La felicidad de todas las criaturas morales descansa exactamente en esto: dar obediencia a Dios. El salmista
clamó: “Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo
a la voz de su precepto“ (Salmos 103:20).

Los ángeles en el cielo tienen su libertad completa y su máxima felicidad al obedecer los mandamientos de
Dios. Ellos no lo ven como una tiranía, sino que lo consideran como un deleite.

He estado examinando una vez más los misterios del primer capítulo de Ezequiel y no los entiendo. Hay
criaturas con cuatro caras y cuatro alas, seres extraños haciendo cosas extrañas. Hay ruedas y otras ruedas en
medio de las primeras. Sale fuego del norte y las criaturas van derecho hacia adelante y algunas bajan sus alas
y las ondean. Seres extraños y hermosos todos divirtiéndose de lo lindo, deleitándose completamente con la
presencia de Dios y en el hecho de que ellospueden hacerlo.

El cielo es un lugar en donde te entregas a la completa voluntad de Dios y, ¡es el cielo porque ahí mora Dios! Por
más que digamos de sus puertas de perlas, sus calles de oro y sus paredes de jade, ¡el cielo es el cielo porque
es el mundo de los hijos obedientes! El cielo es el cielo porque los hijos del Dios Altísimo encuentran que están
en su ambiente natural como seres morales obedientes.
El infierno es el mundo del rebelde. Jesucristo dijo que hay fuego y gusanos en el infierno, pero esa no es la
razón por la cual es el infierno. Puede que soportes los gusanos y el fuego, pero para una criatura moral que
sabe y se da cuenta que él está en donde está porque es un rebelde, esa es la esencia del infierno y del juicio.
Ese es el mundo eterno de todos los rebeldes desobedientes que han dicho, “yo no le debo nada a Dios”.

Este es el tiempo que se nos ha dado para decidir. Cada persona hace sus propias decisiones acerca del
mundo eterno donde va a vivir.

Nosotros no podemos creer en un Cristo dividido. Debemos recibirlo a Él por lo que Él es —¡El Salvador ungido y
el Señor que es el Rey de Reyes y Señor de Señores!— Cristo no sería quien es, si nos salvara, nos llamara y nos
escogiera, sin el entendimiento de que Él también va a guiarnos y a controlar nuestras vidas.

¿Es posible que nosotros realmente pensemos que no le debemos obediencia a Jesucristo? Le debemos
obediencia desde el segundo en que clamamos a Él pidiéndole que nos salvara, y si no le damos a Él esa
obediencia, tengo razones para preguntarme si estamos realmente convertidos.

La Biblia dice: “Este mismo Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Ver Hechos
2:36). Jesús significa “Salvador”. Señor significa “Soberano”. Cristo significa “El Ungido”. El apóstol no predicó a
Jesucristo como Salvador, él predicó a Jesucristo como Señor, Cristo y Salvador. Él nunca dividió su Persona o
sus funciones u oficios.

Tres veces en el libro de los Romanos (Romanos 10:9-13) el apóstol llama a Jesucristo “Señor”. El dice que la fe
en el Señor Jesús más la confesión de esa fe al mundo, nos trae salvación.

Escudriña las Escrituras. Lee el Nuevo Testamento. Si tú has sido enseñado a creer de una manera equivocada
en un Salvador dividido, debes estar gozoso de que aún haya tiempo para arrepentirte y confiar en el verdadero.
Él es el único que te llevará a la vida eterna.