Está en la página 1de 2

CLASE POLITICA EN EL PAIS

ANALISIS

Uno de los más grandes problemas que enfrentan las organizaciones en el mundo es la
inestabilidad política y de gestión, que afecta el clima de negocios. Para analizar este
tema, específicamente en materia de inestabilidad política, voy a tomar como ejemplo el
actual colapso de la imagen de la clase política en el Perú.
Según la reciente Encuesta Nacional Urbano Rural (de Ipsos Perú), difundida
recientemente por El Comercio, en el país las instituciones están desprestigiadas. El
Congreso de la República, los partidos políticos y el Poder Judicial cuentan con
aprobaciones promedio menor al 28%.
También a imagen de los líderes de la clase política en el Perú es muy mala. Ningún líder
de un partido político con representación nacional alcanza el 30% de aprobación. Así
tenemos a Alfredo Barnechea con 27%, Julio Guzmán con 21%, Verónika Mendoza con
19%, Keiko Fujimori con 12% , César Acuña con 11, y Alan García con 6%.
Asimismo, según la citada encuesta la corrupción pasó a ser el principal problema del
país y desplazó a la inseguridad al segundo lugar. Y es que los escándalos de corrupción
sacuden a todos los niveles y sectores del Estado peruano y de la clase política. El Caso
Odebrecht es un ejemplo del descrédito de los actores políticos.
Esta situación se ve reflejada también en la caída del apoyo a la democracia. Según la
última encuesta urbano rural del Latinobarómetro, solo el 43% de peruanos considera que
esta es preferible a cualquier otra forma de gobierno, el porcentaje más bajo desde hace
ocho años.
Como ejemplo acá tenemos los casos de:
 Edwin Donayre caso “caso gasolinazo “por el acto de apropiación del
combustible que supuestamente estaba destinado para el funcionamiento de los
vehículos de las diferentes unidades de la Región Militar Sur, todo con el
propósito de beneficiarse económicamente en perjuicio del ejército peruano

 Kenyi Fujimori, acusación constitucional donde se le atribuye infracción


constitucional y presuntos delitos en el ejercicio del cargo y también por el caso
Limasa, que después de dos años el caso se retomó al autorizar el levantamiento
del secreto bancario esto a causa al presunto delito de lavado de activos.

CONCLUSION
Esta falta de liderazgo político y el bajo apoyo a la democracia son muy peligrosos y hasta
nefastos para nuestro país. Son la base para conflictos sociales, para el surgimiento de
caudillos populistas sin un plan de gobierno serio y viable, y para la inestabilidad política
en general. Todo ello influye negativamente en el clima de negocios, lo que afecta tanto
a los inversionistas locales como a los extranjeros.
RECOMENDACIONES
Es necesario, por el bien de nuestro país, que esta situación se revierta. Para ello todos los
implicados en casos de corrupción deben ser objetivamente investigados y sancionados
ejemplarmente, conforme al marco legal vigente. Solo así la ciudadanía y los
inversionistas, tanto locales como extranjeros, podrán recuperar la confianza en el Estado
peruano y sus instituciones.