Está en la página 1de 20

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SINALOA

Probabilidad y Estadística

“ALFABETIZACIÓN EN ADULTOS MAYORES”

Alumna: Marianne Pacheco León

Maestra: Carmen Guerrero

2-2 Lic. Estudios Internacionales

29/Junio/2018
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La dimensión del problema de analfabetización en México es


inimaginable. Más allá de los índices de analfabetismo, la gravedad
de las cifras sobre este tema que afecta, sobre todo, a las personas de
mayor edad y entre ellas a las mujeres y los indígenas es
preocupante. Se ha visto a lo largo de los años que las estrategias
gubernamentales para abatirlo no han logrado el éxito que sería
esperable dados los recursos invertidos y los adelantos tecnológicos
de la época. Algunas investigaciones muestran que si no se alcanza el
equivalente al tercer grado de instrucción primaria, las capacidades de
leer y escribir se pierden. Por ello, a los 5.4 millones de personas que
no saben leer ni escribir habría que agregar los casi 3.4 millones
(también mayores de 15 años) que sólo cursaron los dos primeros
años de la instrucción primaria. Se trata, entonces, de 8.8 millones de
mexicanos que, en realidad, son analfabetos. Si este número parece
enorme en plena época de la información y la comunicación, hay que
decir que, en realidad, las estadísticas sobre analfabetismo tienden a
subestimar la dimensión real del problema. No debemos minimizar
cifras que, por supuesto, son grandes y que apenan. No podemos
sentirnos tranquilos y aceptar de forma pasiva el planteamiento de que
el problema del analfabetismo en México no es tan grave pues afecta
sobre todo a los adultos mayores y al sector más vulnerable del país.
Ningún gobierno, del signo que sea, puede desentenderse de algún
problema por el sólo hecho de que afecta a grupos sociales que no
son prioritarios para quienes temporalmente ejercen el poder. Lo que
debemos cuestionarnos es por qué después de más de un siglo sigue
existiendo una cantidad tan grande de personas analfabetas. ¿Dónde
está el problema?, ¿por qué después de tantos recursos y programas
gubernamentales para resolverlo, el problema subsiste? Los millones
de analfabetos son la muestra más clara de las limitaciones de las
políticas y estrategias adoptadas para terminar con esta preocupante
condición. En el siguiente trabajo de investigación, se analizaran las
cifras reales y palpables del nivel de alfabetización con el que cuentan
los adultos mayores en Culiacán, Sinaloa.
PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN

¿El nivel de alfabetización en adultos mayores en Culiacán esta tan


grave como las estadísticas lo muestran? ¿A qué se debe que este
problema persista en la actualidad?

OBJETIVOS

Los objetivos de la siguiente investigación son:

 Proporcionar los argumentos éticos, políticos y económicos a


favor de la alfabetización.
 Promover que se realicen políticas de alfabetización en la región.
 Integrar a nuevos actores, como las Instancias de Hacienda y
Planificación, para que se logre hacer realidad el compromiso
que debemos de tener todos con el cambio educativo.
 Concientizar a los adultos mayores en caso de que necesiten
ayuda en su habilidad de escribir y leer.
 Proporcionar medios para las personas que necesitan nuevas
oportunidades para mejorar su educación.
 Mostrar datos reales de los niveles de alfabetización con el que
cuentan los adultos mayores en la actualidad.
 Analizar los resultados de las encuestas a nivel municipal,
encontrando las causas que llevaron a esas respuestas.
 Integrar las opiniones que tienen los adultos mayores acerca del
sistema educativo que brinda el gobierno mexicano actualmente.
HIPOTESIS

La hipótesis central que guía esta investigación es que gracias al nivel


económico con el que ha contado México desde hace muchos años,
los adultos mayores hoy en día, no tuvieron de pequeños las
oportunidades que se puede decir, tienen los jóvenes y adultos
jóvenes al día de hoy. Los tiempos eran otros y años atrás, al
preguntarle a la gran mayoría de adultos mayores, se comentan que
veían normal que los niños desertaran de la escuela desde una edad
muy temprana para adentrarse en el mundo laboral y así poder darle
un mejor ingreso a su familia, a pesar de que no era su deber hacerlo
a tan corta edad. Lo anterior no justifica el nivel de alfabetización con
el que los adultos mayores cuentan en la actualidad, pero claramente
es un factor determinante. Sin embargo, no se quiere caer en la
generalización de que todos los adultos mayores nunca tuvieron la
oportunidad de estudiar una carrera universitaria, pero no hay que
negar, que era más probable que un niño con un buen nivel
económico, estudiara más allá de la primaria, a que un niño con bajos
recursos económicos estudiara mínimo preparatoria. Actualmente, el
desarrollo económico del país no ha mejorado exponencialmente, y la
pobreza extrema sigue latente, causando que millones de niños sigan
desertando de la escuela para trabajar, sin embargo, existen grandes
oportunidades que antes no había, para que los infantes de bajos
recursos puedan cursar preparatoria y estudiar una carrera
profesional. Cabe recalcar, que aunque existen mil y un oportunidades
más para adquirir mayor nivel educativo, los niveles de alfabetización
en México siguen bajos, y se requieren mayores políticas educativas y
mejores medidas para que los niveles de alfabetización aumenten, y
que de aquí a 50 años, los adultos mayores cuenten con una mejor
calidad de vida. Lo cual, para eso, se tiene que tomar en cuenta la
opinión y situación en la que viven actualmente.
ANTECEDENTES

Según el periódico nacional mexicano “El Economista” para entender


que significa y que conlleva la alfabetización, es necesario primero
comprender que este término está estrechamente vinculado con la
estructura que tiene una sociedad: sus condiciones de pobreza y la
manera en como entra la educación a la calidad de vida de las
personas. Para tener un alcance amplio de que significa
“alfabetización”, tomamos de base un documento de la UNESCO,
llamado Alfabetización y Educación: Lecciones desde la práctica
innovadora en América Latina y el Caribe, el cual nos da un contexto
inmenso y generalizado de la evolución de la alfabetización y lo que
significa, ya que no solo incluye el no saber leer y escribir.

La UNESCO define la alfabetización como “un fenómeno social, que


se relaciona con la distribución del conocimiento dentro de la
sociedad. Por ello, se puede decir que la alfabetización es un derecho
de las personas y un deber de las sociedades: no hay posibilidad de
alcanzar una democracia efectiva, mientras gran parte de la población
se mantenga fuera del acceso a la lengua escrita.” Según lo cual, la
alfabetización tiene un alto impacto en la ejecución de los programas
que pueda implementar o no el gobierno, de esa manera se podrá
reflejar en las metas y estrategias que se propongan y en los métodos
de enseñanza y aprendizaje que se ejecuten. De igual manera
depende directamente de la formación de los educadores, los
materiales de estudio, y la forma en que al final se evalúan y se dan
seguimiento a las participaciones y acciones que se realicen a lo largo
de todos los cursos realizados. “Si la alfabetización se concibe como la
adquisición de un aprendizaje elemental, basado en la idea de que es
un proceso fácil que incluye la habilidad de reconocer desde los
sonidos elementales del habla a las grafías sencillas de la escritura,
podrán realizarse campañas y acciones que en plazos breves den por
superado el problema. Su evaluación, si existe, será muy simple, lo
que no sucederá si la alfabetización se considera como un proceso
complejo en el que se entrecruzan junto a enfoques educativos,
aspectos psicológicos, lingüísticos y culturales.”
Al paso de los años se ha dado un recorrido histórico en los conceptos
de alfabetización, dependiendo de los contextos y situaciones
mundiales en los que se encuentre, dependiendo de igual manera de
las diferentes reuniones de conferencias internacionales. De esta
manera, la alfabetización está completamente ligada al derecho a la
educación que se muestra en el año 1948 en la Declaración Universal
de Derechos Humanos. Actualmente, no solo la UNESCO ha formado
gran parte en el concepto, impulso y desarrollo de la alfabetización,
sino que otros organismos internacionales se han unido a esa lucha
por mejorar y fomentar los altos niveles de alfabetización en el mundo,
por ejemplo el Grupo Banco Mundial y la Organización de Estados
Iberoamericanos (OEI).

De igual manera, la UNESCO promueve celebraciones de distintas


reuniones en las cuales se discuten temas importantes como la
Educación de Adultos y la alfabetización en general, en dichas
reuniones se han dado origen a miles de recomendaciones que
ayudan a mejorar los niveles de alfabetización nacional y mundial.
(Elsinor 1949, Montreal 1960, Ginebra y Teherán 1965, Tokio 1972,
Persépolis 1975, Nairobi 1976, París 1985, Jomtien 1990, Hamburgo
1995 y Belém 2009).

Analizando los datos del siglo pasado, en los años 50, se consideraba
analfabeta a una persona que no tenía la capacidad de interpretar los
signos que se necesitan para poder leer y escribir. En 1958, cuando se
llevo a cabo la VI Conferencia Central de la UNESCO en la que se
discutieron diversas estadísticas internacionales acerca de la
educación, se llegó a una definición: “Está alfabetizada toda persona
que puede leer y escribir, comprendiéndola, una breve y sencilla
exposición de hechos relativos a su vida cotidiana, esta definición
elemental continúa a la base de las mediciones que hasta hoy se
realizan en los censos, que sirven para construir las tasas de
analfabetismo que presentan los países.” (UNESCO, 1958, pág. 97).

Años después, en 1960, se logro incorporar un concepto al cual se


llamo “alfabetización funcional”, el cual estaba fuertemente vinculado a
los nuevos retos de la modernización y al rápido desarrollo económico
de los países. “El objetivo de la alfabetización funcional estaba
determinado por la urgencia de movilizar, formar y educar la mano de
obra aún subutilizada, para volverla más productiva, más útil a ella
misma y a la sociedad” (Londoño, 1990, p. 25). Después de 10 años,
en 1970, las reuniones de la UNESCO estuvieron altamente marcadas
por los avances de las ideas progresistas y los métodos de liberación
educativa a la que se estaba enfrentando el mundo de esa época,
viéndola vinculada a la concientización y el cambio social. Se dieron
propuestas de adquirir una educación liberadora, promoviendo un
nuevo marco de ideas para aumentar los niveles de alfabetización n
adultos y desarrollo la educación popular de las regiones.

En el año 1975, esas mismas ideas progresistas se unieron al


Simposio Internacional de Alfabetización que se llevo a cabo en
Persépolis. Al final de la reunión, se llego a una declaración, la cual
definió la alfabetización “No solo como el aprendizaje de la lectura, la
escritura y el cálculo, sino como una contribución a la liberación de la
persona y a su pleno desarrollo. Así concebida, la alfabetización crea
las condiciones para la adquisición de una conciencia crítica de las
contradicciones y los objetivos de la sociedad en que se vive; también
estimula su iniciativa y participación en la creación de un proyecto
capaz de actuar en el mundo, de transformarlo, y de definir los
objetivos de un auténtico desarrollo humano” (IIALM, 1977, p. 636).

Por el ámbito más nacional, analizando el recorrido de la historia de


México, tres años antes de que iniciara la Revolución Mexicana, 6
millones de mexicanos mayores de 15 años no sabían leer ni escribir.
En la actualidad, más de un siglo después, todavía hay en México 5.4
millones de personas del mismo rango de edad que viven socialmente
relegados por no saber leer ni escribir. Es claro que no es lo mismo
un país que tenga 12.6 millones de habitantes (1895) que uno con
112.3 millones (2010), pero es irrebatible que, más allá de las
proporciones, en más de un siglo apenas hemos logrado disminuir
nuestra cifra de analfabetos en cerca de 600 mil personas que,
cuando mucho, lograron acreditar hasta el segundo año de la
educación primaria). Nuestro país ha tenido avances considerables en
materia educativa. De ello no hay duda, pero tampoco la hay en el
sentido de que los rezagos son igualmente notables. Basta recordar a
los 32 millones de mexicanos que se encuentran en condición de
rezago escolar, ya sea por su condición de analfabetos o por no haber
concluido los estudios de primaria o secundaria. Los avances
registrados han estado ligados a los esfuerzos e iniciativas de muchas
personas, entre las que cabe destacar a Justo Sierra y José
Vasconcelos, dos ilustres universitarios que hicieron lo necesario para
la creación de la Secretaría de Educación Pública hace menos de un
siglo (octubre de 1921). Desde entonces, se han dado progresos en la
creación y consolidación del sistema educativo actual, así como en la
elevación del nivel educativo de los mexicanos. A ello contribuyeron en
parte las campañas alfabetizadoras, en particular las encabezadas
primero por José Vasconcelos y más tarde por Jaime Torres Bodet.

En México, existen diversas opciones educativas que brindan


oportunidades a adultos de la tercera edad, una de ellas fue en
septiembre de 2011, cuando iniciaron en la Ciudad de México las
actividades de la Universidad de la Tercera Edad, ubicada en la
Delegación Benito Juárez. Aun cuando no se encuentra disponible el
dato oficial sobre el número de personas inscritas, a 15 días de
funcionamiento se habían registrado 630 adultos y se esperaba
que esa cifra ascendiera a los 3 000 alumnos.

Los cursos que se ofrecen son: historia universal, historia de México,


historia del arte, filosofía, psicología, literatura, derecho, economía,
administración de negocios, marketing y publicidad, oratoria,
actuación, apreciación musical, inglés, francés, desarrollo
humano, computación y relaciones humanas.

En la siguiente tabla se puede identificar las cifras que se mostraron


en México desde 1980 a 2010 de alfabetización por grupo de edad y
genero.
CUESTIONARIO DE LA ENCUESTA QUE SE APLICO
Encuesta “Alfabetización en adultos mayores”

Género: Femenino_________ Masculino________

1. ¿Hasta qué nivel tuvo educación escolar?


a) Primaria b) Secundaria c) Preparatoria d) Universidad
e) Otro
2. ¿Cuántos hijos tiene?
a) 1 hijo b) 2 hijos c) 3 hijos d) 4 o mas
e) No tengo hijos
3. ¿Con quién vive actualmente?
a) Solo/a b)Con familia c) Asilo
d) Otro:
4. ¿Tiene dificultad para leer?
a) Si b)no c)muy poca
d) No se leer
5. ¿Entre que rango de edad se encuentra actualmente?
a) 50-60 b) 61-70 c) 71-80
d) Mayor a 80
6. ¿Tiene dificultad para escribir?
a)si b)no c)muy poca d) no se escribir
7. ¿Cuántos idiomas sabe hablar?
a) 1 b)2 c)3
8. ¿Cuántos idiomas sabe escribir?
a) 1 b)2 c) 3
9. ¿Ha asistido a algún curso o programa para mejorar su habilidad de
escritura?
a) Si
b) no
10. ¿Ha asistido a algún curso o programa para mejorar su habilidad de
lectura?
a) Si
b) no
11. ¿Estaría dispuesto a tomar clases de lectura y escritura?
a) Si b)No c)No tengo tiempo d)No lo creo necesario
12. ¿Actualmente se encuentra ejerciendo una profesión?
a) Si b) No c) A veces
13. ¿Tiene alguna dificultad entendiendo lo que lee?
a) Siempre b)La mayoría de las veces c)Casi nunca
d)Nunca

14. ¿Presenta problemas de vista?


a) Si b) No c)Muy poca
15. ¿Necesita ayuda de otras personas para entender lo que lee?
a) Siempre b)La mayoría de las veces c) Casi nunca
d)Nunca
16. ¿Necesita ayuda de otras personas para escribir correctamente?
a) Siempre b)La mayoría de las veces c)Casi nunca
d)nunca
17. ¿Con que frecuencia lee libros?
a) Todos los días
b) 1 vez a la semana
c) 2 veces al mes
d) 1 cada año
e) Nunca
18. ¿Con que frecuencia lee el periódico?
a) Todos los días
b) 1 vez a la semana
c) 2 veces al mes
d) Nunca
19. ¿Con que frecuencia escribe cartas/recados/documentos/listas?
a) Todos los días
b) 1 vez a la semana
c) Casi nunca
d) Nunca
20. ¿Con que frecuencia escucha el radio?
a) Todos los días b) 1 o dos veces a la semana
b) Nunca
21. ¿Con que frecuencia ve televisión?
a) Todos los días
b) 1 o 2 veces a la semana
c) Casi nunca
d) Nunca
22. En su opinión, ¿Qué medidas debería de adoptar el gobierno para
mejorar los niveles de alfabetización en adultos mayores?
a) Mas eventos y campañas que fomenten la lectura
b) Actividades y cursos gratuitos de lectura y escritura para adultos
mayores
c) Apoyo individual e intensivo para los lectores con dificultades
d) Mayor número de escuelas accesibles para adultos mayores
e) Otra:
ANALISIS DE RESULTADOS

Para fines de esta investigación se realizó una encuesta de 22


preguntas a 100 adultos mayores entre 55 a 83 años, todos originarios
de Culiacán, Sinaloa. Dividimos para más facilidad al momento de
calcular los datos finales, entrevistado a 50 mujeres y a 50 hombres.

La primera pregunta de la encuesta fue: ¿Hasta qué nivel tuvo


educación escolar? La cual contaba con 4 respuestas: Primaria,
Secundaria, Preparatoria y Universidad.

35%

30%

25%

20%
Hombre
15% Mujer

10%

5%

0%
Primaria Secundaria Preparatoria Universidad

De acuerdo con la grafica anterior y los resultados de las encuestas, el


20% de las mujeres tuvieron educación escolar hasta primaria,
mientras que solo el 10% de los hombres llegaron solo a primaria. En
cambio, solo el 10% de mujeres cursaron una carrera universitaria a
diferencia de los hombres que 20% de ellos cursaron una carrera
universitaria. Llegando a la conclusión de que un mayor número de
hombres tuvieron la oportunidad de obtener un nivel de educación más
alta que las mujeres. Además, juntando a todos los entrevistados
independientemente de cuál fuera su sexo, se concluyó que la
mayoría de los adultos mayores actualmente, solo alcanzaron a cursar
el nivel secundaria.
La segunda pregunta de la encuesta fue la cantidad de hijos que
tenían: de acuerdo con la siguiente grafica y los resultados, el 50% de
los adultos mayores tuvieron 4 hijos o más. El 30% tuvo alrededor de
2-3 hijos y solamente el 10% tuvo 1 hijo.

Cantidad de hijos de adultos mayores

1 hijo
2 hijos
3 hijos
4 hijos

Lo que significa, que hace 40-30 años, lo más normal era tener 4 hijos
o más, mientras que no era muy común que un matrimonio tuviera
solamente 1 hijo.

En la tercera pregunta, cuestionamos a los adultos mayores sobre cuál


era su condición de vivienda, y en qué lugar vivían actualmente. El
70% de los adultos mayores viven con su familia, el 20% vive solo y el
10% esta habitando en un asilo.

Vivienda de adultos mayores


80%

60%

40%
Vivienda de adultos mayores
20%
0%
Solo
Familia
Asilo
Finalmente, en la cuarta pregunta, entramos al tema de su nivel de
alfabetización: ¿tiene dificultad para leer?. Los resultados de esta
pregunta fueron sorprendentes, ya que el 90% de los adultos mayores
aseguraron que no tienen ninguna dificultad a la hora de leer, mientras
que solo el 10% contestaron que cuentan con muy poca dificultad. De
los 100 adultos mayores que entrevistamos, ninguno contesto que no
sabía leer. A comparación de cuando se les pregunto que si tenían
dificultad para escribir 70% respondieron que no, mientras que el 30%
de los entrevistaron respondieron que si presentaban dificultad para
escribir.

Dificultad para leer Dificultad para


escribir
Si
si
no
no

Aunque se piense lo contrario, los adultos mayores presentan más


dificultades para escribir que para leer.

Por consiguiente, se les pregunto la cantidad de idiomas que sabían


escribir y hablar. El 90% aseguro que solo sabe hablar 1 idioma,
mientras que el 10% restante presento habilidades de poder hablar 2
idiomas. Los resultados anteriores fueron los mismos al momento de
preguntar cuantos idiomas sabían escribir.

La siguiente pregunta fue si alguna vez habían asistido a un curso o


programa para mejorar su habilidad de escritura y lectura: el 90% de
los adultos mayores respondieron que NUNCA habían asistido a un
curso para mejorar y desarrollar sus habilidades de escritura y lectura,
mientras que solo una pequeña parte del 10% aseguró que había
asistido a un programa de lectura y escritura.

A mi parecer, la siguiente pregunta es una de las más importantes de


la encuesta, ya que muestra el interés que tienen los adultos mayores
de recibir ayuda por parte del gobierno o de alguna institución privada
que les quiera brindar clases de lectura y escritura para desarrollar sus
habilidades: ¿estaría dispuesto a tomar clases de lectura y escritura?

Los resultados se muestran en la siguiente grafica, donde el 50%


respondieron que si estaban dispuestos a tomar clases de lectura y
escritura, el 20% respondieron que no estarían dispuestos, el otro 20%
aseguró que no contaba con el tiempo suficiente para asistir a estas
clases y finalmente el 10% no lo cree necesario.

Disponibilidad para tomar clases de lectura y


escritura

60%
40%
20%
0% Disponibilidad para tomar…
Disponibilidad para tomar
clases de lectura y escritura

En la siguiente pregunta se les cuestiono si tenían dificultad


entendiendo lo que lee, y el porcentaje de adultos que afirmaron no
tener dificultad entendiendo lo que leen fue de 94.5%. El examen por
sexo reveló que las mujeres tienen menor dificultad entendiendo lo
que leen en comparación con los hombres.
El porcentaje de adultos mayores que presenta problemas de vista es
de 40%, mientras que el que asegura que no presenta problema
alguno es de 10%, dejando a los que presentan muy pocos problemas
de vista en 50%. Los problemas de vista de los adultos mayores, no
dependen de si tienen una edad más avanzada o no ya que el 10%
que no presentaba problemas se encontraba en un rango de edad de
71-80.

Problemas de vista
60%
50%
40%
30%
Problemas de vista
20%
10%
0%
si no muy poca

La siguiente pregunta dio a mostrar que el 93.7% de los entrevistados


expresaron no necesitar ayuda de otras personas para entender lo que
leen. De igual forma, un mayor porcentaje de adultos del sexo
femenino, en comparación con el sexo masculino, dijeron no necesitar
este tipo de ayuda. La distribución por edad reflejó que a mayor edad
mayor es la necesidad de ayuda de otras personas para entender lo
que leen.
Al examinar la frecuencia con la que los entrevistados leen libros se
encontró que poco más de la mitad (54.2%) lo hacen menos de una
vez a la semana. Contrario a esto, la mayor parte los entrevistados
del sexo femenino (51.7%) expresaron leer algún libro una o más
veces a la semana.

La pregunta sobre la frecuencia de lectura del periódico reveló que un


gran porcentaje de adultos (67.7%) leen el mismo frecuentemente
(una o más veces en semana). El análisis de esta pregunta por sexo
demostró que la población masculina lee el periódico con más
frecuencia (una o más veces a la semana) que las mujeres (69.8%
versus 65.9%, respectivamente).

Prácticamente todos los encuestados (98.5%) escuchan radio o ven


televisión una o más veces a la semana; esta frecuencia fue muy
similar en hombres y mujeres (98.6% versus 98.4%, respectivamente)
No se observaron grandes diferencias al analizar los resultados de
esta pregunta por edad, pero el grupo de 55 años o más presentó un
porcentaje levemente mayor (99.1%) para la categoría de una o más
veces a la semana
Finalmente la última pregunta de la encuesta realizada fue tomando en
cuenta la opinión de los adultos mayores: ¿qué medidas debería de
adoptar el gobierno para mejorar los niveles de alfabetización en
adultos mayores? El porcentaje de adultos que opino que el gobierno
debería de realizar más eventos y campañas que fomentaran la
lectura fue de 20%, mientras que el 40% opina que sería más viable
que el gobierno debería organizar actividades y cursos gratuitos de
lectura y escritura para adultos mayores. Por el contrario, menor
porcentaje de adultos mayores cree que no es necesario apoyo
individual e intensivo para los lectores con dificultades y otro 40%
opina que la solución a elevar los niveles de alfabetización es que se
construyan mayor número de escuelas accesibles para adultos
mayores.

40%

20%

0%

Eventos y campañas
que fomenten lectura Actividades y cursos
gratuitos Apoyo individual e
intensivo Mayor numero de
escuelas accesibles
CONCLUSIONES

El analfabetismo forma parte de una de las cosas que el gobierno y la


sociedad están en deuda con las personas que lo padecen. El ser
analfabeta limita la vida de las personas y su crecimiento personal al
mismo tiempo que pone obstáculos para que las personas gocen
plenamente sus derechos humanos. El saber leer y escribir ya es un
paso grande para el ser humano, pero la alfabetización tiene que ir
más allá de solo saber cómo enseñar a leer y escribir, sino que
tenemos la responsabilidad de implementar herramientas y programas
que ayuden al progreso intelectual de la sociedad en la que vivimos. El
analfabetismo afecta a los grupos más vulnerables de la sociedad, en
este caso los adultos mayores, los cuales vivieron una época donde
tenían que desertar los estudios en un nivel muy básico para poder
trabajar y la mayoría de ellos no llegaron a estudiar una carrera
universitaria. En la actualidad, a ellos y a los niños de corta edad de
bajos recursos son en los que debemos de poner todos nuestros
esfuerzos para que desarrollen y tengan una educación de calidad.

De acuerdo con la investigación que realizamos anteriormente, y


conforme a las estadísticas de los resultados obtenidos, se llego a la
conclusión de que casi el 100% de los adultos mayores que
entrevistamos en Culiacán, Sinaloa sabe leer y escribir. Pero el
problema llega a la hora de entender lo que están leyendo y escribir
correctamente. Lo que tenemos que realizar como sociedad, es
alentar y pedir al gobierno que realice más actividades que fomenten
la educación y así generar un ambiente educativo con altos niveles.
Hoy en día contamos con grandes ventajas como las nuevas
tecnologías de la información y la comunicación las cuales forman un
elemento fundamental en esta lucha por la educación ya que generan
una amplia gama de nuevas oportunidades. Por último y muy
importante, se necesita contar con estrategias que apoyen a la
inclusión y permanencia de los programas de alfabetización, para que
persista la motivación de los adultos mayores al aprendizaje contando
con un ambiente sano y desarrollado.
REFERENCIAS

 https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Que-es-la-
alfabetizacion-20160908-0062.html
 Unesco,” Alfabetización y Educación. Lecciones desde la
práctica innovadora en América Latina y el Caribe”, En: Red
Regional de Innovaciones Educativas para America Latina y el
Caribe,2013, Chile. Disponible en:
http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002191/219157s.pdf
 UNESCO: The Experimental World Literacy Program: a critical
assessment. París. 1976. 1983, pp. 21-24
 LONDOÑO, L. O. (ed.) (1990). El analfabetismo funcional: un
nuevo punto de partida. Madrid: Ed. Popular.
 INTERNATIONAL INSTITTUTE FOR ADULT LITERACY (1977).
Teaching reading and writing to adults. A sourcebook. Tehran.
1977
 UNESCO (2007). Investigación sobre alfabetización:
investigación, alfabetización, evaluación y estadísticas. V
Conferencia Internacional de Educación de Adultos
(CONFINTEA V). En: http://www.unesco.org/education/uie
 Barbero, J. M. (2005). Los modos de leer. Bogotá: Centro de
Competencia en Comunicación para América Latina.
 TORRES, R.M. (2009) De la alfabetización al aprendizaje a lo
largo de toda la vida: Tendencias, temas y desafíos de la
educación de personas jóvenes y adultas en América Latina y el
Caribe.
 TORRES, R. M. (2008). De la alfabetización al aprendizaje a lo
largo de toda la vida: Tendencias, temas y desafíos de la
educación de personas jóvenes y adultas en América Latina y el
Caribe. Hamburgo: UNESCO/UIL.
 UNESCO (1985): IV Conferencia Internacional sobre Educación
de Adultos. Informe final. París, UNESCO.

También podría gustarte