Está en la página 1de 582

1

PRESENTACIÓN ................................................................................................................................ 18
PRIMERA PARTE PARTE GENERAL: PROCESO Y PROCEDIMIENTO................................................ 20
1. GENERALIDADES Y CONCEPTO ................................................................................................ 20
2. PROCESO Y PROCEDIMIENTO .................................................................................................. 23
3. PROCESO COMO MÉTODO DE DEBATE .................................................................................... 26
4. NATURALEZA JURÍDICA DEL PROCESO .................................................................................... 27
4.1. Teoría contractualista o del proceso como contrato o cuasicontrato de litis
contestatio ............................................................................................................................... 28
4.2. Teoría de la relación jurídica ......................................................................................... 29
4.3. Teoría de la situación jurídica ....................................................................................... 29
4.4. El proceso como institución autónoma........................................................................ 30
5. LOS PRINCIPIOS DEL PROCESO. ACLARACIÓN PREVIA ........................................................... 30
5.1. Principios jurídico-naturales o inherentes al proceso (genuinos principios del
proceso) ................................................................................................................................... 33
5.1.1. Principio de Igualdad de las partes....................................................................... 35
5.1.2. Principio de Imparcialidad ...................................................................................... 39
5.1.3. El derecho a la prueba............................................................................................ 40
5.1.4. Principio o Derecho al recurso .............................................................................. 42
5.2. Principios jurídico-técnicos o relativos al objeto del proceso................................... 50
5.2.1. Principio dispositivo ................................................................................................. 52
5.2.2. Principio de aportación de parte ........................................................................... 55
5.2.3. Principio de impulso procesal ................................................................................ 58
5.2.4. Adquisición procesal ............................................................................................... 61
5.3. Reglas procesales o principios formativos del procedimiento ................................. 63
5.3.1. Del modelo procesal oral y sus consecuencias .................................................. 64
5.3.2. Inmediación / Mediación ......................................................................................... 73
5.3.3. Concentración / Desconcentración ....................................................................... 75
5.3.4. Publicidad / Secreto ................................................................................................ 77
5.3.5. Economía Procesal ................................................................................................. 78
5.3.6. Preclusión / Eventualidad ....................................................................................... 78
6. LAS OBLIGACIONES, DEBERES Y CARGAS PROCESALES, ASÍ COMO LOS DEBERES Y
PODERES DEL JUEZ EN LA RELACIÓN PROCESAL ........................................................................ 79

7. LOS ELEMENTOS DEL PROCESO: ELEMENTOS CONSTITUTIVOS Y PRESUPUESTOS DE


VALIDEZ DEL PROCESO ................................................................................................................. 82

2
7.1. Las partes ........................................................................................................................ 82
7.2. El tribunal u órgano jurisdiccional................................................................................. 83
7.3. Conflicto jurídico actual .................................................................................................. 86
8. PRESUPUESTOS DE VALIDEZ DEL PROCESO ........................................................................... 87
8.1. Tribunal competente....................................................................................................... 87
8.2. Capacidad de las partes litigantes ............................................................................... 87
8.3. Observancia de formalidades ....................................................................................... 88
9. OBJETO DEL PROCESO ............................................................................................................ 89
10. CLASIFICACIÓN DEL PROCESO .............................................................................................. 90
11. LA FUNCIÓN O FINES DEL PROCESO. EL PROCESO COMO INSTRUMENTO Y LA IMPORTANCIA
DEL PROCEDIMIENTO COMO INSTRUMENTO LEGITIMADOR DE LA DECISIÓN JURISDICCIONAL .. 92

BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................... 96


SEGUNDA PARTE ACTOS PROCESALES Y ACTUACIONES JUDICIALES ........................................... 99
1. NOCIONES PREVIAS.................................................................................................................. 99
2. LOS ACTOS PROCESALES ...................................................................................................... 100
3. CLASES DE ACTOS PROCESALES .......................................................................................... 101
3.1. En atención al sujeto del cual provienen .................................................................. 102
3.1.1. Los actos destinados a obtener una resolución judicial .................................. 102
3.1.2. Los actos creadores de situaciones procesales ............................................... 103
3.2. En atención al efecto que el acto genera en el proceso......................................... 103
4. NORMAS POSITIVAS APLICABLES A LOS ACTOS JURÍDICOS PROCESALES. LA REFORMA DE LA
LEY Nº 20.886 ............................................................................................................................ 104

5. REQUISITOS DE LOS ACTOS PROCESALES ............................................................................ 105


5.1. Requisitos subjetivos: aptitud y voluntad .................................................................. 106
5.1.1. La aptitud de los sujetos como requisito del acto procesal ............................ 106
5.1.2. La voluntad de los sujetos como requisito del acto procesal ......................... 107
5.1.3. Forma de expresar la voluntad en los actos procesales ................................. 108
5.1.4. Excepciones a la regla de que las actuaciones se deben practicar por el
tribunal que conozca de la causa .................................................................................. 109
5.1.4.1. Los casos en que la ley se lo encomienda expresamente al secretario o
a otro ministro de fe...................................................................................................... 109
5.1.4.2. Casos en que se permite al tribunal delegar sus funciones .................... 110
5.1.4.3. Casos en que el acto haya de practicarse fuera del lugar en que se sigue
el juicio ........................................................................................................................... 110
5.2. Requisitos de actividad ................................................................................................ 111
3
5.2.1. Lugar de los actos procesales ............................................................................. 111
5.2.2. Tiempo de los actos procesales.......................................................................... 112
5.2.3. Forma de los actos procesales ........................................................................... 113
5.3. Requisitos de constancia: testimonio, firma y autorización.................................... 114
5.3.1. Testimonio de los actos procesales ................................................................... 114
5.3.2. Normas especiales para el registro de las actuaciones de los receptores
judiciales ............................................................................................................................ 114
5.3.3. Firma de los actos procesales ............................................................................. 116
5.3.4. Autorización de los actos procesales, cuando la ley lo exige ........................ 116
5.4. Requisitos específicos de los actos de parte ........................................................... 117
5.4.1. Requisitos formales ............................................................................................... 117
5.4.2. Presentación de los escritos y documentos ...................................................... 119
5.4.3. Presentación de copias digitales ........................................................................ 121
5.4.4. Deberes del secretario.......................................................................................... 121
6. FORMACIÓN DE LA CARPETA ELECTRÓNICA ......................................................................... 122
7. EL FACTOR TIEMPO EN LOS ACTOS PROCESALES ................................................................ 125
7.1. Los plazos y términos .................................................................................................. 126
7.2. Normas positivas aplicables a los plazos y términos .............................................. 126
7.3. Clases de plazos ........................................................................................................... 127
7.3.1. Según la unidad de tiempo que considera ........................................................ 127
7.3.2. Según su origen..................................................................................................... 127
7.4. Cómputo de los plazos ................................................................................................ 128
7.4.1. Día inicial del plazo ............................................................................................... 128
7.4.2. Día final del plazo .................................................................................................. 129
7.4.3. Sistema de computación ...................................................................................... 129
7.5. Efectos de los plazos ................................................................................................... 131
8. FORMAS EN QUE PUEDEN SER ORDENADAS LAS ACTUACIONES JUDICIALES ...................... 133
8.1. Diligencias dispuestas con conocimiento de la parte contraria ............................. 133
8.2. Diligencias dispuestas con citación de la parte contraria ....................................... 134
8.3. Diligencias dispuestas con audiencia de la parte contraria ................................... 135
8.4. Diligencias resueltas de plano .................................................................................... 136
8.5. Diferencias entre las actuaciones decretadas con citación y con audiencia....... 137
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 139

4
TERCERA PARTE RÉGIMEN DE LAS PARTES Y TERCEROS EN EL PROCESO ................................ 140
1. CUESTIONES GENERALES. IMPORTANCIA ............................................................................. 140
2. LA NATURALEZA PROCESAL DE LA NOCIÓN DE PARTE ......................................................... 142
3. CAPACIDAD ............................................................................................................................. 143
3.1. Capacidad para ser parte ............................................................................................ 144
3.2. Capacidad procesal o capacidad de actuación procesal ....................................... 145
3.3. Capacidad de postulación o ius postulandi .............................................................. 147
4. REPRESENTACIÓN .................................................................................................................. 149
4.1. Menor de edad .............................................................................................................. 149
4.2. Personas interdictas por sentencia judicial............................................................... 152
5. LEGITIMACIÓN ......................................................................................................................... 152
5.1. Generalidades ............................................................................................................... 152
5.2. Sucintas consideraciones relacionadas .................................................................... 154
6. INTERVENCIÓN EN JUICIO (INTERVENCIÓN FORZADA) .......................................................... 157
6.1. El supuesto del artículo 21 CPC ................................................................................ 159
6.2. La jactancia .................................................................................................................... 162
6.3. Citación de evicción...................................................................................................... 166
6.4. Citación de acreedores hipotecarios en el marco del juicio ejecutivo .................. 167
6.5. Verificación de créditos en los procedimientos concursales de liquidación ........ 169
7. LA PLURALIDAD DE PARTES: EL LITISCONSORCIO ................................................................ 169
7.1. El litisconsorcio en el art. 18 CPC .............................................................................. 171
7.2. Efecto .............................................................................................................................. 172
8. LOS TERCEROS....................................................................................................................... 173
8.1. Panorama....................................................................................................................... 173
8.2. Terceros indiferentes.................................................................................................... 174
8.3. Terceros interesados: excluyentes, coadyuvantes e independientes .................. 175
8.3.1. Terceros Excluyentes ........................................................................................... 175
8.3.2. Terceros Coadyuvantes ....................................................................................... 177
8.3.3. Terceros Independientes...................................................................................... 178
8.4. Terceros intervinientes ................................................................................................. 179
9. COMPARECENCIA EN JUICIO .................................................................................................. 179
9.1. Regla general de comparecencia .............................................................................. 180
9.2. Forma de comparecer ante los tribunales de justicia. Distinción .......................... 181

5
9.2.1. Ante los tribunales inferiores ............................................................................... 182
9.2.2. Ante las Cortes de Apelaciones .......................................................................... 183
9.2.3. Ante la Corte Suprema ......................................................................................... 184
10. SITUACIONES ESPECIALES SOBRE COMPARECENCIA ........................................................ 184
10.1. Muerte de la parte que obra por sí misma .............................................................. 184
10.2. Cesación de la representación legal ....................................................................... 186
10.3. Representación judicial de las personas jurídicas ................................................ 186
10.4. Representación de ausentes .................................................................................... 187
11. PATROCINIO ......................................................................................................................... 189
11.1. Cuestiones generales. Concepto ............................................................................. 189
11.2. Constitución de patrocinio ......................................................................................... 190
11.3. Sanción para la falta de designación de abogado patrocinante ......................... 191
11.4. Vigencia y terminación del patrocinio ...................................................................... 191
11.4.1. Renuncia del abogado patrocinante................................................................. 192
11.4.2. Por la muerte del abogado ................................................................................ 194
11.4.3. Por la revocación de la parte ............................................................................. 194
11.4.4. Por pérdida de las condiciones para ser abogado patrocinante.................. 195
11.4.5. Por haber terminado el proceso........................................................................ 195
12. MANDATO JUDICIAL .............................................................................................................. 195
12.1. Conceptos generales. Mandato civil y judicial ....................................................... 195
12.2. Formas de constituir el mandato judicial................................................................. 196
12.3. Facultades del mandatario judicial........................................................................... 198
12.3.1. Facultades ordinarias o esenciales .................................................................. 199
12.3.2. Facultades de la naturaleza .............................................................................. 199
12.3.3. Facultades extraordinarias ................................................................................ 201
12.3.4. Sanción por no constitución oportuna del mandato judicial ......................... 203
12.4. Vigencia y terminación del mandato judicial .......................................................... 204
12.5. Agencia oficiosa .......................................................................................................... 204
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 207
CUARTA PARTE RESOLUCIONES JUDICIALES ............................................................................... 209
1. GENERALIDADES Y CONCEPTO .............................................................................................. 209
2. CLASIFICACIONES E IMPORTANCIA DE LA MISMA .................................................................. 210
2.1. De las resoluciones dictadas por tribunales nacionales o extranjeros ................. 213

6
2.2. De las sentencias declarativas, constitutivas y de condena .................................. 214
2.3. De las sentencias de única, primera o segunda instancia ..................................... 214
2.4. Sentencias firmes o ejecutoriadas ............................................................................. 217
2.5. Sentencias que causan ejecutoria ............................................................................. 218
2.6. Sentencia de término ................................................................................................... 219
3. DE LA CLASIFICACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES SEGÚN EL ARTÍCULO 158 DEL
CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL (OBJETO DE LA RESOLUCIÓN JUDICIAL) .......................... 219
3.1. De los decretos ............................................................................................................. 220
3.2. De los autos ................................................................................................................... 221
3.3. De las sentencias interlocutorias................................................................................ 222
3.4. De la sentencia definitiva ............................................................................................. 224
3.4.1. Generalidades ........................................................................................................ 224
3.4.2. De la terminación del proceso ............................................................................. 225
4. DE LOS REQUISITOS GENERALES DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES ............................... 226
5. DE LOS REQUISITOS DE LA PRIMERA RESOLUCIÓN JUDICIAL ............................................... 229
6. DE LOS REQUISITOS DE LOS DECRETOS ............................................................................... 230
7. DE LOS REQUISITOS DE LOS AUTOS Y SENTENCIAS INTERLOCUTORIAS ............................. 232
8. DE LOS REQUISITOS DE LAS SENTENCIAS DEFINITIVAS ........................................................ 235
8.1. De la parte expositiva ................................................................................................... 236
8.2. De la parte considerativa ............................................................................................. 238
8.3. De la sanción que tiene contemplada la falta de considerandos .......................... 248
8.4. De la parte dispositiva o resolutiva ............................................................................ 249
8.5. Excepciones a la regla según la cual el fallo debe contener la decisión del asunto
controvertido .......................................................................................................................... 250
8.6. Otros requisitos de las sentencias definitivas .......................................................... 252
8.7. De los requisitos de las sentencias definitivas de segunda instancia .................. 256
9. SANCIÓN POR LA FALTA DE REQUISITOS DE FORMA EN LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.. 258
10. IMPUGNACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES............................................................ 258
11. DE LA IMPORTANCIA DE LA EXHAUSTIVIDAD, CONGRUENCIA Y MOTIVACIÓN COMO
REQUISITOS INTERNOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES .................................................... 259

BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 262


QUINTA PARTE EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES .................................................... 265
1. DE LOS EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES EN GENERAL ................................... 265
2. DEL DESASIMIENTO DEL TRIBUNAL ........................................................................................ 266

7
3. EXCEPCIONES AL PRINCIPIO DEL DESASIMIENTO DEL TRIBUNAL (DE LA ACLARACIÓN,
INTERPRETACIÓN, RECTIFICACIÓN O ENMIENDA) ...................................................................... 268

4. DE LA COSA JUZGADA ............................................................................................................ 270


4.1. De la acción de cosa juzgada ..................................................................................... 271
4.2. De las resoluciones que causan ejecutoria .............................................................. 271
4.3. A quién corresponde la acción de cosa juzgada ..................................................... 272
4.4. De la ejecución de las resoluciones pronunciadas por tribunales chilenos y
extranjeros: aspectos generales ........................................................................................ 272
4.5. De la excepción de cosa juzgada .............................................................................. 279
4.6. Fundamento e importancia.......................................................................................... 279
4.7. De la cosa juzgada formal y la cosa juzgada material o sustancial...................... 280
4.8. A quién corresponde la excepción de cosa juzgada ............................................... 283
4.9. Características .............................................................................................................. 283
4.10. De la cosa juzgada en relación con los actos judiciales no contenciosos ........ 284
4.11. Requisitos que exige la ley para que proceda la excepción de cosa juzgada o
límites de la cosa juzgada ................................................................................................... 285
4.12. De la identidad legal de personas............................................................................ 287
4.13. De la identidad de la cosa pedida ............................................................................ 289
4.14. De la identidad de la causa de pedir ....................................................................... 291
4.15. Instituciones relacionadas con la cosa juzgada..................................................... 303
4.16. De la cosa juzgada y la fundamentación del fallo (objeto de la decisión en
sentido procesal) .................................................................................................................. 307
4.17. De las diversas formas en que puede alegarse la cosa juzgada ........................ 310
4.18. De los efectos de las sentencias penales en juicios civiles ................................. 311
4.19. De los efectos de las sentencias civiles en juicios penales ................................. 313
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 315
SEXTA PARTE LOS ACTOS DE COMUNICACIÓN Y, EN PARTICULAR, LAS NOTIFICACIONES.......... 318
1. CONCEPTO Y FUNDAMENTO .................................................................................................. 318
2. IMPORTANCIA .......................................................................................................................... 319
3. RÉGIMEN LEGAL ..................................................................................................................... 321
4. CLASES DE NOTIFICACIONES: SIMPLE NOTIFICACIÓN, CITACIÓN, EMPLAZAMIENTO Y
REQUERIMIENTO ......................................................................................................................... 322

4.1. La citación ...................................................................................................................... 323


4.2. El emplazamiento ......................................................................................................... 323
4.3. El requerimiento ............................................................................................................ 324

8
5. REGLAS COMUNES ................................................................................................................. 325
5.1. Son una condición de eficacia de las resoluciones judiciales. Excepciones ...... 326
5.2. Sólo las resoluciones judiciales son objeto de notificación. Excepciones ........... 327
5.3. Para su validez no se requiere consentimiento del notificado (art. 39 CPC) ...... 328
5.4. No deben contener declaración alguna del notificado (art. 57 CPC). .................. 329
5.5. Exigencia de georreferenciación ................................................................................ 330
6. NOTIFICACIONES Y NULIDAD PROCESAL ............................................................................... 331
7. FORMAS DE NOTIFICACIÓN .................................................................................................... 334
7.1. Notificación practicada en forma personal................................................................ 335
7.1.1. Concepto. ............................................................................................................... 335
7.1.2. Procedencia de la notificación personal. ........................................................... 336
7.1.3. Requisitos ............................................................................................................... 340
7.1.3.1. Requisitos subjetivos ..................................................................................... 340
7.1.3.2. Requisitos de actividad: Lugar, tiempo y forma de la notificación personal
......................................................................................................................................... 342
7.1.3.3. Requisitos de constancia .............................................................................. 346
7.2. Notificación especial del art. 44 CPC ........................................................................ 347
7.2.1. Nociones previas ................................................................................................... 347
7.2.2. Concepto................................................................................................................. 348
7.2.3. Naturaleza .............................................................................................................. 348
7.2.4. Procedencia............................................................................................................ 348
7.2.4.1. Requisitos específicos de procedencia ...................................................... 349
7.2.4.1.1. Las búsquedas en los lugares autorizados ........................................ 349
7.2.4.1.2. Acreditación de determinadas circunstancias .................................... 351
7.2.4.1.3. Petición de parte y resolución del tribunal .......................................... 352
7.2.5. Requisitos de actividad: Lugar, tiempo y forma de la notificación practicada
con arreglo al art. 44 CPC ............................................................................................... 354
7.2.6. Requisitos de constancia y georreferenciación ................................................ 355
7.2.6.1. La constancia y el envío de carta certificada ............................................. 356
7.2.6.2. La exigencia de georreferenciación ............................................................ 356
7.3. Notificación por cédula (art. 48 CPC) ........................................................................ 358
7.3.1. Concepto................................................................................................................. 358
7.3.2. Procedencia............................................................................................................ 358

9
7.3.3. Requisitos de actividad: Lugar, tiempo y forma de la notificación practicada
mediante cédula ............................................................................................................... 360
7.3.3.1. Lugar dónde se practica la notificación por cédula................................... 360
7.3.3.2. Consecuencia de la falta de designación legal de domicilio ................... 362
7.3.3.3. Días y horas hábiles para la práctica de la notificación ........................... 364
7.3.3.4. Forma de la notificación practicada mediante cédula .............................. 365
7.3.4. Requisitos de constancia ..................................................................................... 366
7.4. Notificación mediante el Estado Diario (50 CPC) .................................................... 366
7.4.1. Concepto e importancia........................................................................................ 367
7.4.2. Requisitos de actividad: Lugar, tiempo y forma de la notificación practicada
por el estado ...................................................................................................................... 367
7.4.3. Requisitos de constancia ..................................................................................... 368
7.4.4. Nulidad de la notificación por imposibilidad de visualización ......................... 368
7.5. Notificación mediante avisos (art. 54 CPC) .............................................................. 370
7.5.1. Concepto y naturaleza .......................................................................................... 370
7.5.2. Procedencia............................................................................................................ 371
7.5.2.1. Requisitos específicos de procedencia ...................................................... 371
7.5.2.2. Que la persona que se trata de notificar se encuentre en el territorio de la
República ....................................................................................................................... 373
7.5.2.3. Forma de acreditar las circunstancias de procedencia de la notificación
......................................................................................................................................... 375
7.5.2.4. Petición de parte y resolución del tribunal ................................................. 378
7.5.3. Requisitos de actividad: Lugar, tiempo y forma de la notificación practicada
con arreglo al art. 44 CPC ............................................................................................... 378
7.5.4. Requisitos de constancia ..................................................................................... 380
7.6. Notificación tácita o presunta (art. 55 CPC) ............................................................. 380
7.6.1. Concepto y naturaleza .......................................................................................... 380
7.6.2. Procedencia............................................................................................................ 381
7.6.3. Requisitos. a) La realización de una gestión que tenga una determinada
significación; b) Que esta gestión la realice la parte en el proceso.......................... 382
7.7. Caso particular de la nulidad procesal de una notificación (art. 55 CPC) ........... 385
7.8. Notificación electrónica ................................................................................................ 386
8. COMUNICACIONES ENTRE TRIBUNALES: LOS EXHORTOS ..................................................... 388
8.1. Los exhortos .................................................................................................................. 388
8.2. Clases de exhortos ....................................................................................................... 388

10
8.3. Tramitación de los exhortos nacionales .................................................................... 389
8.4. Tramitación de los exhortos internacionales ............................................................ 390
8.4.1. Exhortos remitidos desde Chile hacia el extranjero ......................................... 390
8.4.2. Exhortos remitidos desde el extranjero hacia Chile ......................................... 391
9. LOS OFICIOS ........................................................................................................................... 392
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 395
SÉPTIMA PARTE LOS INCIDENTES .................................................................................................. 396
1. EL OBJETO DEL PROCESO Y LAS CUESTIONES INCIDENTALES ............................................. 396
2. REGULACIÓN .......................................................................................................................... 399
3. CONCEPTO ............................................................................................................................. 400
4. ELEMENTOS ............................................................................................................................ 401
4.1. Accesoriedad respecto del objeto principal del proceso o del proceso mismo .. 402
4.2. Pronunciamiento especial del tribunal ....................................................................... 403
5. CLASIFICACIÓN ....................................................................................................................... 404
5.1. Según los efectos que produce su interposición ..................................................... 404
5.2. Según su relación con la cuestión principal ............................................................. 407
5.3. Según las normas que los regulan ............................................................................ 408
5.4. Según la forma en se resuelven por el tribunal ....................................................... 409
5.5. Otras clasificaciones .................................................................................................... 410
6. TRIBUNAL COMPETENTE ........................................................................................................ 411
7. OPORTUNIDAD PARA PROMOVER LOS INCIDENTES .............................................................. 411
7.1. Incidentes que se fundan en un hecho anterior al juicio o coexistente con su
principio .................................................................................................................................. 412
7.2. Incidentes que se fundan en un hecho que acontece durante el juicio ............... 415
7.3. Incidentes que se fundan en causas que existen simultáneamente .................... 415
7.4. Sanción por la infracción de las reglas sobre la oportunidad para promover un
incidente ................................................................................................................................. 416
7.5. Excepción a la sanción prevista para los incidentes extemporáneos .................. 417
8. LIMITACIÓN A LA INTERPOSICIÓN DE INCIDENTES ................................................................. 418
9. PROCEDIMIENTO INCIDENTAL ORDINARIO ............................................................................. 426
9.1. Etapa de discusión ....................................................................................................... 428
9.1.1. Interposición del incidente.................................................................................... 428
9.1.2. Examen de admisibilidad y providencia del tribunal ........................................ 429
9.1.3. Respuesta del incidente ....................................................................................... 433

11
9.2. Etapa de prueba............................................................................................................ 435
9.2.1. Recepción del incidente a prueba ...................................................................... 436
9.2.2. Término probatorio ................................................................................................ 438
9.3. Etapa de decisión ......................................................................................................... 439
9.3.1. Naturaleza jurídica de la resolución que decide un incidente ........................ 440
9.3.2. Impugnación de la resolución que falla un incidente ....................................... 441
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 443
I. EL DESISTIMIENTO DE LA DEMANDA ........................................................................................... 444
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 444
2. REQUISITOS ............................................................................................................................ 445
2.1. Subjetivos....................................................................................................................... 445
2.2. Objetivos ........................................................................................................................ 446
2.3. Formales ........................................................................................................................ 447
2.4. Temporales .................................................................................................................... 447
3. TRIBUNAL COMPETENTE ........................................................................................................ 448
4. TRAMITACIÓN.......................................................................................................................... 449
5. RESOLUCIÓN QUE DECIDE EL INCIDENTE DE DESISTIMIENTO .............................................. 449
6. EFECTOS................................................................................................................................. 451
7. HIPÓTESIS ESPECIALES DE DESISTIMIENTO .......................................................................... 452
7.1. Desistimiento de la demanda reconvencional .......................................................... 452
7.2. Desistimiento de los recursos ..................................................................................... 453
7.3. Desistimiento de la acción ejecutiva con reserva de la acción ordinaria ............. 454
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 459
II. DE LAS IMPLICANCIAS Y RECUSACIONES .................................................................................. 460
1. GENERALIDADES .................................................................................................................... 460
2. CONCEPTO ............................................................................................................................. 461
3. MARCO NORMATIVO ............................................................................................................... 461
4. SUJETOS DEL PROCEDIMIENTO DE INHABILIDAD .................................................................. 463
4.1. La parte recusante ........................................................................................................ 463
4.2. La parte recusada ......................................................................................................... 463
5. EXTENSIÓN DE LA INHABILIDAD ............................................................................................. 464
6. DIFERENCIAS ENTRE LA IMPLICANCIA Y LA RECUSACIÓN ..................................................... 465
7. CARÁCTER TAXATIVO DE LAS CAUSAS DE INHABILIDAD ....................................................... 466

12
8. EL INCIDENTE DE IMPLICANCIA .............................................................................................. 468
8.1. Concepto y naturaleza ................................................................................................. 468
8.2. Causas de implicancia ................................................................................................. 468
8.3. Tramitación del incidente de implicancia .................................................................. 470
8.3.1. Tribunal competente ............................................................................................. 470
8.3.2. Legitimación activa ................................................................................................ 471
8.3.3. Oportunidad ............................................................................................................ 471
8.3.4. Tramitación propiamente tal ................................................................................ 472
8.3.5. Régimen de recursos ............................................................................................ 473
8.4. Consecuencias jurídicas del incumplimiento del deber de abstención del
implicado ................................................................................................................................ 474
9. LOS INCIDENTES DE RECUSACIÓN ......................................................................................... 474
9.1. Concepto y naturaleza ................................................................................................. 474
9.2. Causas de recusación.................................................................................................. 475
9.3. Tramitación del incidente de recusación ................................................................... 477
9.3.1. Recusación amistosa o recusación graciosa .................................................... 477
9.3.2. Incidente de recusación propiamente tal ........................................................... 478
9.3.3. Tribunal competente ............................................................................................. 479
9.3.4. Legitimación activa ................................................................................................ 480
9.3.5. Oportunidad en que debe alegarse .................................................................... 480
9.3.6. Tramitación propiamente tal ................................................................................ 480
9.4. Recusación de abogados integrantes ....................................................................... 481
9.5. Recusación conjunta .................................................................................................... 482
10. CONTIENDA DE COMPETENCIA Y SUBROGACIÓN LEGAL .................................................... 482
11. ASPECTOS COMUNES A IMPLICANCIAS Y RECUSACIONES ................................................. 482
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 484
III. LA ACUMULACIÓN DE AUTOS .................................................................................................... 486
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 486
2. FINALIDAD ............................................................................................................................... 486
4. REQUISITOS ............................................................................................................................ 487
4.1. Existencia de causa legal ............................................................................................ 487
4.2. Identidad de procedimiento ......................................................................................... 489
4.3. Analogía de instancias ................................................................................................. 490

13
5. TRAMITACIÓN.......................................................................................................................... 490
5.1. Legitimación activa ....................................................................................................... 491
5.2. Oportunidad ................................................................................................................... 491
5.3. Tribunal ante el cual debe solicitarse ........................................................................ 493
5.4. Tramitación propiamente tal........................................................................................ 493
5.5. Régimen de recursos ................................................................................................... 493
5.6. Efectos ............................................................................................................................ 494
6. LA ACUMULACIÓN DE LOS AUTOS EN LOS JUICIOS DE LIQUIDACIÓN CONCURSAL .............. 494
7. ACUMULACIÓN DE AUTOS Y LA LITISPENDENCIA ................................................................... 495
8. ACUMULACIÓN DE AUTOS Y DESISTIMIENTO ......................................................................... 495
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 496
IV. EL PRIVILEGIO DE POBREZA ..................................................................................................... 497
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 497
2. MARCO NORMATIVO ............................................................................................................... 497
3. EFECTOS DEL PRIVILEGIO DE POBREZA ................................................................................ 497
4. EL LITIGANTE TEMERARIO O MALICIOSO ............................................................................... 499
5. CLASIFICACIÓN ....................................................................................................................... 501
5.1. Legal ............................................................................................................................... 501
5.2. Judicial ............................................................................................................................ 504
6. PRIVILEGIO DE POBREZA JUDICIAL ........................................................................................ 504
6.1. Tribunal competente..................................................................................................... 505
6.2. Oportunidad para solicitarlo ........................................................................................ 505
6.3. Tramitación .................................................................................................................... 506
6.4. Prueba de la pobreza para obtener el beneficio ...................................................... 506
6.5. Efectos de la resolución que declara el privilegio de pobreza ............................... 507
6.6. Régimen de recursos ................................................................................................... 508
6.7. Cesación del privilegio de pobreza ............................................................................ 508
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 509
V. LAS COSTAS ............................................................................................................................... 510
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 510
2. MARCO NORMATIVO ............................................................................................................... 510
3. DISTINCIÓN ENTRE CARGAS Y COSTAS DEL PROCESO......................................................... 510
4. CLASIFICACIÓN DE LAS COSTAS ............................................................................................ 511

14
4.1. Costas particulares y costas comunes ...................................................................... 511
4.2. Costas procesales y personales ................................................................................ 512
5. CONTRIBUCIÓN Y OPORTUNIDAD EN EL PAGO DE LAS COSTAS ........................................... 513
6. LA CONDENA EN COSTAS ....................................................................................................... 514
7. REGLAS EN LA CONDENACIÓN EN COSTAS ........................................................................... 515
7.1. El vencimiento total ...................................................................................................... 515
7.1.1. Regla general ......................................................................................................... 515
7.1.2. Excepciones a la regla del vencimiento total .................................................... 516
7.2. El vencimiento parcial .................................................................................................. 518
7.3. El vencimiento mutuo ................................................................................................... 518
7.4. Las costas en los incidentes ....................................................................................... 519
7.5. Reglas especiales en materia de costas................................................................... 519
7.6. Condenación en costas en los supuestos de terminación anormal de los
procesos................................................................................................................................. 520
7.7. El privilegio de pobreza................................................................................................ 521
8. PRONUNCIAMIENTO DE LAS COSTAS ..................................................................................... 521
9. NATURALEZA DE LA RESOLUCIÓN QUE SE PRONUNCIA DE LAS COSTAS ............................. 522
10. RECURSOS CONTRA EL PRONUNCIAMIENTO DE COSTAS ................................................... 523
11. LA TASACIÓN DE LAS COSTAS ............................................................................................. 523
11.1. Costas procesales ...................................................................................................... 524
11.2. Costas personales ...................................................................................................... 525
12. PROCEDIMIENTO DE TASACIÓN ........................................................................................... 525
13. INCIDENTE DE IMPUGNACIÓN DE LA REGULACIÓN DE LAS COSTAS ................................... 527
14. EJECUCIÓN DE LA CONDENACIÓN EN COSTAS ................................................................... 527
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 528
VI. EL ABANDONO DEL PROCEDIMIENTO ....................................................................................... 529
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 529
2. MARCO NORMATIVO ............................................................................................................... 529
3. REQUISITOS DE PROCEDENCIA DEL ABANDONO DEL PROCEDIMIENTO ............................... 529
3.1. Instancia ......................................................................................................................... 530
3.2. Inactividad procesal de las partes .............................................................................. 530
3.3. Transcurso de los plazos establecidos legalmente ................................................. 534
4. INTERRUPCIÓN DEL ABANDONO ............................................................................................. 535

15
5. SUSPENSIÓN DE LOS PLAZOS ................................................................................................ 539
6. RENUNCIA DEL ABANDONO DEL PROCEDIMIENTO ................................................................ 540
7. LEGITIMACIÓN ......................................................................................................................... 541
8. OPORTUNIDAD ........................................................................................................................ 542
9. TRIBUNAL COMPETENTE ........................................................................................................ 543
10. PROCEDIMIENTO .................................................................................................................. 543
11. SENTENCIA ........................................................................................................................... 544
12. RECURSOS ........................................................................................................................... 545
13. EFECTOS .............................................................................................................................. 545
14. JUICIOS EN LOS QUE NO PROCEDE ..................................................................................... 546
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 547
VII. EL DESISTIMIENTO DE LA DEMANDA........................................................................................ 548
1. CONCEPTO ............................................................................................................................. 548
2. REQUISITOS ............................................................................................................................ 549
2.1. Subjetivos....................................................................................................................... 549
2.2. Objetivos ........................................................................................................................ 550
2.3. Formales ........................................................................................................................ 551
2.4. Temporales .................................................................................................................... 552
3. TRIBUNAL COMPETENTE ........................................................................................................ 553
4. TRAMITACIÓN.......................................................................................................................... 553
5. RESOLUCIÓN QUE DECIDE EL INCIDENTE DE DESISTIMIENTO .............................................. 554
6. EFECTOS................................................................................................................................. 555
7. HIPÓTESIS ESPECIALES DE DESISTIMIENTO .......................................................................... 556
7.1. Desistimiento de la demanda reconvencional .......................................................... 556
7.2. Desistimiento de los recursos ..................................................................................... 557
7.3. Desistimiento de la acción ejecutiva con reserva de la acción ordinaria ............. 559
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 564
VIII. LAS CUESTIONES DE COMPETENCIA ...................................................................................... 565
1. LA COMPETENCIA Y SU TRATAMIENTO PROCESAL ................................................................ 565
2. CONCEPTO Y CLASES DE CUESTIONES DE COMPETENCIA ................................................... 567
3. LA INHIBITORIA........................................................................................................................ 569
3.1. Concepto ........................................................................................................................ 569
3.2. Legitimación................................................................................................................... 570

16
3.3. Oportunidad para promoverla ..................................................................................... 570
3.4. Tramitación .................................................................................................................... 571
3.4.1. Ante el tribunal requirente .................................................................................... 571
3.4.2. Ante el tribunal requerido ..................................................................................... 572
3.5. Tribunal competente para conocer de la contienda de competencia ................... 574
3.6. Tribunal competente para conocer de los recursos de apelación ........................ 575
4. LA DECLINATORIA ................................................................................................................... 575
4.1. Concepto ........................................................................................................................ 575
4.2. Legitimación................................................................................................................... 576
4.3. Oportunidad para promover la declinatoria .............................................................. 576
4.4. Tramitación .................................................................................................................... 578
BIBLIOGRAFÍA CITADA ................................................................................................................. 580

17
PRESENTACIÓN

Con cierta frecuencia, las creaciones humanas terminan trascendiendo a


las personas de sus autores, produciéndose una suerte de paulatina
independencia de la obra respecto de su creador, quien pasa de este modo
a ocupar un lugar secundario frente al resultado de su trabajo.

Algo similar es lo que ha sucedido con nuestra obra Proceso Civil, que
hoy celebra su cuarta edición (Proceso civil: El juicio ordinario de mayor
cuantía, Thomson Reuters, 2013; Proceso civil: El juicio ordinario de mayor
cuantía, procedimiento sumario y tutela cautelar, Thomson Reuters,
2014; Proceso civil: Los recursos y otros medios de impugnación, Thomson
Reuters, 2016). De sus versiones anteriores se han mantenido como
autores principales los profesores Cortez y Palomo. Para esta ocasión,
hemos invitado como colaboradores a los profesores Günther Besser y
Carlos Hidalgo, de la Universidad de Concepción, y a Cristián Contreras y
Jordi Delgado, de la Universidad de Talca, privilegiando de este modo el
carácter plural de la obra y convencidos de la calidad de sus aportaciones.

En lo demás, se mantienen los ejes primordiales que les han dado


fisonomía a las ediciones precedentes: la idea de publicar una obra conjunta
que, sin dejar de estar dirigida de manera preferente a estudiantes de
pregrado, incorpore elementos que no suelen estar presentes en los
manuales nacionales, como permanentes referencias jurisprudenciales y
doctrinarias recientes y ejemplos de resoluciones y escritos.

También hemos conservado la responsabilidad personal de los autores,


formalizada a través de la individualización de cada uno de ellos al
comienzo de los respectivos capítulos, con la evidente advertencia de que
las opiniones individuales no comprometen necesariamente las de los
coautores y colaboradores.

18
La favorable acogida de las ediciones anteriores del Manual compromete
nuestro empeño para continuar ampliando la obra con miras al tratamiento
de aspectos aún no abordados hasta ahora, con el propósito de obtener una
exposición completa de nuestro proceso civil, con el grado de
pormenorización propio de un estudio de estas características.

LOS AUTORES

19
PRIMERA PARTE PARTE GENERAL: PROCESO Y PROCEDIMIENTO

Profesor Diego Palomo Vélez1

1. GENERALIDADES Y CONCEPTO

Desde que en la realidad social se produce la vulneración de un derecho o


interés legítimo, su titular tiene el derecho fundamental a solicitar del Estado
el ejercicio de la función jurisdiccional, el cual está obligado a ejercitarla y
tutelar los derechos vulnerados, poniendo en movimiento el aparataje
jurisdiccional.

Conforme nuestros estudios previos de Derecho Procesal, el derecho a


exigir el despliegue de la actividad jurisdiccional se hace posible gracias a la
acción, la cual se materializa mediante la interposición de una demanda,
contenedora ésta a su vez de la pretensión del justiciable, y que culmina
normalmente con un acto de autoridad que conocemos como sentencia.

Ahora bien, el transcurso de un tiempo entre la interposición de la


demanda y la dictación de la sentencia es algo ineludible, dentro del cual se
desarrollan una serie de actos de carácter procesal, que legitima la decisión
jurisdiccional, cuyo conjunto recibe el nombre de proceso.

Como punto de partida, para comprender y analizar la institución en


estudio, abordaremos las principales definiciones de proceso, enunciadas
por renombrados procesalistas del siglo pasado:

1
El autor deja expresa constancia de que esta parte de la obra contó con el apoyo del Licenciado en Ciencias
Jurídicas y Sociales y abogado de la Universidad de Talca D. Diego Valdés, a quien agradece la organización,
compromiso y diligencia prestada en esta obra.

20
Calamandrei: "Es una serie o sucesión de actos o actuaciones tendientes
a la obtención de la decisión jurisdiccional".

Couture: "Es una secuencia o serie de actos que se desenvuelven


progresivamente con el objeto de resolver mediante un juicio de autoridad el
conflicto sometido a su decisión".

Carnelutti: "Serie de actos que se realizan para la composición del litigio".

Chiovenda: "Es el conjunto de actos coordinados para la finalidad de la


actuación de la voluntad concreta de la ley en relación a un bien que se
presenta como garantizado por ella por parte de los órganos de la
jurisdicción ordinaria".

Por ahora, nosotros entenderemos al proceso como: El conjunto de actos


y actuaciones que deben desarrollar tanto las partes como el tribunal, y que
tienen por finalidad resolver el conflicto jurídico, con efectos de cosa
juzgada.

"También fluye del concepto de proceso, como medio de solución de un


conflicto de relevancia jurídica" (CS., 28 de noviembre de 2005, rol Nº
1039-2005).

De este concepto tradicional se desprende que su definición sólo es


posible desde una perspectiva dinámica caracterizada por la
instrumentalidad y la finalidad de este método de actuación de la jurisdicción
(Asencio, J. M.),única vía legítima para el ejercicio de la jurisdicción, los
cuales analizaremos en su oportunidad. Así, la doctrina nacional ha
destacado dos puntos esenciales del proceso: su carácter instrumental a un
cierto fin que se pretende alcanzar mediante él y que el proceso no es la
materialidad del juicio, sino que una noción abstracta que aporta el orden
necesario para alcanzar un entendimiento (Núñez, R. y Pérez, A.).

Se ha señalado que el proceso es en sí mismo un método de debate


(Couture, E.). En este conjunto de actos participan elementos humanos,
como los jueces, auxiliares de la administración, partes, testigos, peritos,
etc., los cuales realizan determinados actos procesales según ciertas
formas preestablecidas por el legislador, sin las cuales no serían más que
un conjunto de actos sin conexión lógica.
21
Esta realización de una serie de actos procesales es una cuestión
ineludible en todo proceso, dado que se requiere el cumplimiento de
requisitos y actuaciones mínimas para que realmente podamos hablar de lo
que contemporáneamente entendemos como proceso.

Esta palabra proceso es de uso relativamente reciente, y se tiende a


utilizar otros términos como juicio, litis, procedimiento, etc., que sin
embargo, representan realidades diversas al proceso:

— Proceso y litigio: ya dijimos que el proceso tiene por finalidad la


resolución de un conflicto de relevancia jurídica y el litigio es, precisamente,
este conflicto intersubjetivo de intereses, jurídicamente trascendente, siendo
además un presupuesto de existencia del proceso.

— Proceso y juicio: dijimos que el proceso consistía en un conjunto de


actos que se desenvolvían progresivamente con el objeto de resolver un
conflicto jurídico. Este conjunto de actos puede ser de diversa naturaleza y
emanar de diferentes sujetos. Así, hay actos que emanan de las partes, de
terceros o del tribunal, y por otra parte, hay actos de disposición, de prueba
o de juicio, entre otros. Este acto de juicio hace referencia a la sentencia
propiamente tal; es decir, el acto que decide o zanja el asunto controvertido,
siendo sólo uno de los tantos actos que conforman el proceso.

— Proceso y expediente: con la palabra expediente sólo se hace


referencia a la materialización de los procesos que se sustancian mediante
procedimientos escritos. Así, el proceso civil previo a la entrada en vigencia
de la ley Nº 20.866 se materializaba en un legajo de papeles en que se
registraban los actos de un juicio. Hoy en día dicha materialización se
traduce en la denominada carpeta digital o electrónica.

— Proceso y autos: la expresión "autos" se utiliza ya sea para designar un


tipo de resolución judicial (artículo 158 del CPC), como sinónimo de proceso
en la acumulación de autos (artículo 92 del CPC) o, incluso, como sinónimo
de expediente (artículo 161 del CPC).

22
2. PROCESO Y PROCEDIMIENTO

Tradicionalmente, se usan los conceptos de proceso y procedimiento


indistintamente para referirse a una misma realidad, sin introducir elementos
de diferenciación entre ambos conceptos, los cuales, sin embargo, denotan
instituciones diversas.

Si bien el proceso y procedimiento se encuentran íntimamente


relacionados, el procedimiento sólo hace referencia al aspecto puramente
externo de la actividad jurisdiccional que se desarrolla por medio del
proceso, esto es, a su desenvolvimiento formal.

Ahora bien, dicho aspecto puramente externo o formal no es baladí, sino


que es de suma importancia por razones de seguridad jurídica, al instituir
pautas preestablecidas que seguir en el desarrollo del proceso (Asencio,
J. M.). En dicho sentido, nuestra jurisprudencia ha señalado:

"SEXTO: Que la doctrina sostiene que la actuación procesal es


eminentemente ritualista; la forma fue adquiriendo un valor esencial. El
sistema de libertad de las formas no ha persistido durante mucho tiempo
en el desarrollo del derecho y se opone al sistema de legalidad de las
formas, según el cual la eficacia jurídica de la actividad individual ante el
órgano jurisdiccional está reglamentada por el derecho procesal que
establece las condiciones de tiempo, modo y orden en que deben
desarrollarse. Si bien existe un tercer sistema en virtud del cual se
atribuye al órgano jurisdiccional la misión de establecer las formas
procesales a que deberá sujetarse cada caso concreto, no es menos
cierto que el sistema de legalidad de las formas es el que asegura más
eficazmente la finalidad del proceso y el único que suministra al justiciable
certeza e igualdad en el proceso.

La forma, legalmente establecida, significa seguridad jurídica para todos


los sujetos del proceso y es, a la postre garantía de libertad.

La garantía del debido proceso indica que este tiene que desenvolverse
por el procedimiento que le señale la ley y agotando pormenorizadamente
todas las etapas en el orden y en la forma como lo concibe el precepto
concerniente" (C. de Apelaciones de Valdivia, 1 de septiembre de 2016,
rol Nº 89-2006).
23
El proceso, por su parte, se refiere a una realidad diversa, de carácter más
bien sustancial al actuar del órgano jurisdiccional y de las partes.

Así, se ha señalado que el proceso engloba "las diferentes situaciones en


que se encuentran las partes y que generan posibilidades y cargas, así
como los diferentes derechos y obligaciones que, sin lugar a dudas,
aparecen en el proceso los poderes del Juez en relación con las propias
partes y el objeto procesal, o de manera importante, los presupuestos
procesales como requisitos de carácter público e independiente del Derecho
material y que deben verificarse para que sea posible la emisión de una
sentencia de fondo o la misma, pronunciada, alcance validez"(Asencio, J.
M.).

El procedimiento, o las formas procesales a las que están sometidos los


actos que componen el proceso, varían en el tiempo y en el espacio, ya sea
bajo una forma oral o escrita, realizándose de manera concentrada o
desconcentrada, etc. Sin embargo, la estructura del proceso se ve
determinada por el orden dialéctico, llegándose a la "verdad" por
oposiciones y por refutaciones, por la tesis, por la antítesis y por síntesis
(Couture, E.).

Y es que la resolución del conflicto se sirve de la dialéctica, permitiendo la


contradicción llegar a la "verdad".

Así, toda la idea del proceso es esencialmente teleológica, en cuanto


apunta a la obtención de un determinado fin, que sólo se alcanza mediante
determinada estructura de actos, diseñada especialmente para la obtención
de ese fin. Mientras el proceso es definido a partir de su fin (actuación del
ordenamiento jurídico), el procedimiento es considerado como la secuencia
de actos que permiten llegar a tal fin (Marinoni, L.).

Siguiendo las enseñanzas de Alvarado Velloso, todo proceso debe


contener un mínimo de actos y actuaciones procesales sin los cuales no es
posible hablar de proceso como lo entendemos hoy en día. En dicho
sentido, podemos distinguir como etapas mínimas de todo proceso las
siguientes:

Etapa de afirmación (Demanda): La primera etapa que debe tener el


proceso es de carácter introductoria y constitutiva, pues a través de la
24
demanda se da inicio al proceso y se fija el objeto del mismo (art. 253 CPC).
Esta etapa está integrada por la necesaria afirmación del demandante
respecto de la existencia de un conflicto en el plano de la realidad y, por otra
parte, con su puesta en conocimiento al juez competente, al cual además se
le pide que lo resuelva (materia civil), o bien que se aplique la sanción que
corresponda de acuerdo a lo establecido en la ley (materia penal).

Etapa de posible negación: Es necesario que el legislador le conceda la


posibilidad de negación al "resistente" o demandado, respecto de la
afirmación que ha hecho el "pretendiente" o demandante. Hablamos de
posibilidad, dado que no es necesario o imprescindible que el demandado
deduzca la oposición correspondiente, sino que tan sólo se le haya otorgado
la posibilidad de ser oído. Por lo demás, la oposición es una de las varias
alternativas de actuación que posee el demandado, como veremos más
adelante.

Etapa de verificación o confirmación: Se traduce en que las partes pueden


presentar al tribunal los medios de prueba de sus respectivas posiciones,
por ser éstas las interesadas en obtener un resultado favorable en el
conflicto. Con todo, las legislaciones de los países, incluida la legislación
procesal civil chilena, contemplan la posibilidad de actuación probatoria de
oficio a través, fundamentalmente, de las denominadas medidas para mejor
resolver (art. 159 CPC).

En este punto también conviene dejar establecido, desde ya, la


coexistencia en nuestro país de dos sistemas de prueba: uno de primer
mundo y el otro aún mirando al siglo antepasado. En efecto, mientras las
reformas a la justicia penal, de familia y del trabajo recogen el sistema de
prueba libre, nuestra legislación procesal civil (CPC) aún recoge el sistema
de prueba legal o tasada, previendo un catálogo de medios de prueba a los
cuales se puede echar mano y estableciendo el legislador la valoración que
cabe dar a cada uno de ellos (ej.: art. 384 CPC). Ocurre algo bien distinto en
el sistema propio de las reformas procesales citadas: se puede echar mano
a cualquier medio que sirva para acreditar las afirmaciones fácticas
introducidas al proceso y el juez está autorizado para valorar la prueba
conforme a las reglas de la sana crítica racional, esto es, libremente, pero
respetando los principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los
conocimientos científicamente afianzados. El juez de la causa al resolver

25
debe explicar cómo llegó a la convicción a la cual arribó aplicando, por
tanto, las reglas de la lógica y las máximas de la experiencia común de las
cuales se sirvió, existiendo así el deber de fundar las resoluciones,
explicando el nexo racional entre las afirmaciones o negaciones y la prueba.

Etapa de conclusión (clausura): Una vez rendidas las pruebas, las partes
tienen la posibilidad de unir racionalmente los medios probatorios,
evaluando y encuadrando los hechos acreditados en la norma jurídica que
debe regir el caso sometido a conocimiento del juez. En el procedimiento
ordinario se traduce en la posibilidad de presentar el escrito de
observaciones a la prueba (art. 430 CPC); en los procedimientos orales, en
el alegato de clausura o cierre que se contempla tras la recepción
concentrada de las pruebas.

Resolución del conflicto jurídico: Se produce con la sentencia definitiva


dictada por el juez de la causa. Ésta es definida por el artículo 158 del CPC
de la siguiente forma:

"Es sentencia definitiva la que pone fin a la instancia, resolviendo la


cuestión o asunto que ha sido objeto del juicio". Sus requisitos se recogen
en el artículo 170 del CPC y en un auto acordado de la Corte Suprema.

3. PROCESO COMO MÉTODO DE DEBATE

Señalamos que la estructura del proceso se ve determinada por el orden


dialéctico, llegándose a la "verdad" por oposiciones y por refutaciones, por
la tesis, por la antítesis y por síntesis (Couture, E.); sin embargo, no siempre
el proceso ha sido entendido como actualmente lo es, existiendo en este
sentido diversas etapas:

1ª etapa: En la Antigüedad era costumbre que la decisión estuviera a


cargo de los sacerdotes del grupo y en razón a los resultados de lo que
indicara el sacrificio de animales u otros mecanismos similares; en
consecuencia, se creía que la solución a un conflicto entre miembros de un
mismo grupo provenía de un ser divino.
26
2ª etapa: Las civilizaciones posteriores, para solucionar sus conflictos,
organizaban combates armados en los cuales se invocaba a Dios ("Juicios
de Dios") y se entendía que quien vencía estos combates lo hacía porque
Dios le daba razón.

3ª etapa: Una época más actual, pero no menos cruel, es la que


corresponde a la práctica de las "Ordalías", en las cuales con bastante
crueldad se sometía al individuo a una serie de pruebas, como por ejemplo
hundirlo en aceite hirviendo o agua hirviendo. En esta particular forma de
concebir al proceso, el sujeto sometido a estas pruebas era considerado
inocente o culpable si sobrevivía a ellas o no.

4ª etapa: Posteriormente, la civilización deja atrás lo místico y comienza a


entender el proceso como un método pacífico de debate, en el cual las
partes y el juez realizan una serie de actos que derivan en la decisión del
asunto.

"El proceso es, en esencia, un método de debate y, como tal, exige que
cada parte conozca no sólo las peticiones que formula cada parte, sino
también las razones fácticas y de derecho que las sustentan, ya que sólo
así podrá controvertirlas. Si el apelado desconoce los motivos que
impulsan al apelante a impugnar la resolución recurrida, su derecho de
defensa se ve seriamente quebrantado, con la consiguiente posible
consecuencia en la justicia del fallo de segunda instancia (E.O.S. y C.P.C.
'Modificaciones introducidas por la ley Nº 18.705 al recurso de apelación y
a la consulta', págs. 100-101, Revista de Derecho de la U. de Concepción,
año 1988)" (C. de Concepción, 2 de diciembre de 2010, rol Nº 513-2010;
en el mismo sentido CS., 25 de agosto de 2016, rol Nº 37806-2015).

4. NATURALEZA JURÍDICA DEL PROCESO

El objetivo del estudio de la naturaleza atiende a determinar si es posible


o no predicar la plena autonomía del proceso o si, por el contrario, forma
parte de alguna de las figuras ya conocidas del derecho. Establecer lo

27
anterior determinará, a su vez, la normativa supletoria aplicable a dicho
instituto, por lo que su importancia no es solamente teórica (Couture, E.).

4.1. Teoría contractualista o del proceso como contrato o cuasicontrato de


litis contestatio

Pothier nos enseñaba que el proceso era un contrato. Una idea nacida del
neoclasicismo y con origen romano. Así, en la litis contestatio , demandante
y demandado convenían someterse a la solución de un tercero, en que el
proceso fue una especie de arbitraje privado, lo que se justificaba en aquella
época, dada la falta de fuerza del Estado para sujetar o afectar a los
litigantes (Marinoni, L.).

Señala la doctrina que las partes se comprometen a someterse a la


sentencia que se dicte y a realizar las actividades necesarias para que se
dicte una sentencia finalmente. En la realidad no es así, pues basta con que
el demandante deduzca una demanda y, consecuencialmente, el
demandado se ve forzado a participar del proceso, ya que si no participa,
igualmente le van a afectar los resultados de esa sentencia, por lo que mal
puede haber convenido someterse al proceso como mecanismo de
resolución de conflictos. La fuerza de la sentencia no radica en las partes,
sino que radica en la función jurisdiccional.

Por ello se recurrió al cuasicontrato. Esta parte de la doctrina postula que


no es necesaria la declaración de voluntad de ambas partes, sino que basta
con la declaración de voluntad del demandante, a la cual se le atribuían
efectos que condicionan la conducta del demandado. Si bien es la demanda
la que condiciona de algún modo el actuar del demandado, esta doctrina no
explica por qué la sentencia se deba acatar por las partes.

Estas ideas partían de una concepción puramente privada del proceso,


considerando sólo la posición que en él tenían las partes, sin considerar el
protagonismo que correspondía al juez (Couture, E.), siendo visiones

28
excesivamente civilistas que no lograban explicar la realidad jurídica del
proceso.

Aquellas teorías fueron superadas por las teorías denominadas de la


relación jurídica procesal y de la situación procesal.

4.2. Teoría de la relación jurídica

Para la presente teoría, el proceso es una relación jurídica en la cual las


partes entre sí y ellas respecto del juez se hallan ligadas por una serie de
vínculos tanto materiales como procesales.

Dichos vínculos presentan en sus características las siguientes: se trata


de un vínculo de derecho que une a los sujetos y que se funda en la
voluntad de la ley; constituye, además, una relación compleja, compuesta
de deberes y derechos entre las partes; siendo una relación autónoma,
desvinculada del derecho sustantivo, siendo además una relación de
derecho público.

4.3. Teoría de la situación jurídica

Fruto de Goldschmitd, esta teoría concibe al proceso sólo como un


conjunto de posibilidades, expectativas y cargas. Para esta teoría, el juez no
está obligado para con las partes a dictar sentencia, sino que tal deber se
desprende de su condición de funcionario público.

Según esta teoría, el proceso consistiría en una situación en que se


encuentran las partes con la expectativa de obtener una sentencia
favorable.

29
Sin perjuicio de las críticas que ha recibido esta doctrina al desvincular
totalmente al juez de las partes, contribuyó enormemente a la ciencia
procesal con la incorporación del concepto de "carga procesal", esto es, "un
imperativo de conducta cuya verificación no pude exigirse por un tercero y
cuyo incumplimiento sólo perjudica al interés de aquel a quien lo ha podido
verificar" (Núñez, R. y Pérez, A.).

4.4. El proceso como institución autónoma

A pesar del intento de la doctrina por incorporar al proceso dentro una


institución jurídica preexistente, actualmente se puede sostener que "el
proceso no es más que el proceso"; es decir, no es necesario entenderlo
como parte de una categoría mayor, ya que el proceso es una institución
autónoma, con regulación y principios propios.

Actualmente, no hay discusión sobre el tema y se considera que el


proceso es una institución de Derecho Público que nace, vive y muere por la
existencia de actos jurídicos procesales autónomos y relacionados entre sí.

5. LOS PRINCIPIOS DEL PROCESO. ACLARACIÓN PREVIA

El estudio de los principios del proceso es de suma importancia para la


comprensión del funcionamiento del proceso, los que permiten, a su vez,
comprender cada uno de los diferentes actos procesales, su ubicación y
extensión (Asencio, J.M.), así como su correcta interpretación y aplicación.

Al respecto, primero debemos tener presente que el proceso es una


creación del legislador, cuya intervención es diversa que respecto del
derecho material. Y es que las realidades del derecho material preexisten a
la legislación, quien sólo se ocupa de regularlas. Por el contrario, el proceso

30
no existe en la sociedad de modo que deba ser regulado, sino que es
creado por cuanto es una necesidad de la vida en común (Asencio, J. M.).

Por lo que es elemental partir de la base de que los procesos son


realidades artificiales, que por lo tanto no preexisten a su regulación por
el legislador, sino que nacen con ella (De La Oliva, A.; Díez-Picazo, I.;
Vegas, J.). De este modo, todo proceso es una creación del legislador,
quien tiene a su cargo la misión de disponer de las piezas a su alcance de
manera que el producto final de su trabajo sea un instrumento que se
acerque lo máximo posible a la justicia y a la eficacia en la solución
jurisdiccional de los conflictos jurídicos.

Pues bien, en esta labor de creación el legislador no es absolutamente


libre, dado que se encuentra limitado por el deber de respeto de varios
principios sin los cuales no puede siquiera hablarse verdaderamente de
proceso. Nos referimos —huelga decirlo— a lo que entre nosotros se
denominan los principios del debido proceso o garantías procesales (que en
otras latitudes conocen bajo el nombre de principios jurídico-naturales):
principio de audiencia (audiatur et altera pars), de igualdad y de
contradicción. El proceso se deberá configurar por el legislador de forma tal
que siempre sean efectivos y respetados determinados postulados
elementales de justicia, de allí su carácter necesario. Por ello, podemos
señalar que los principios del proceso tienen un carácter eminentemente
técnico al regular una institución de origen y formulación legal, los que son
de carácter absoluto, y que al margen de su formulación concreta, deben
estar en todo caso presentes en cualquier proceso, por cuanto forman parte
de la propia identidad sustancial de cualquier proceso.

En segundo término, el legislador también está limitado por otra clase de


principios, cuyo objetivo es ajustar el instrumento procesal a la finalidad de
tutelar eficazmente. Velando por esta necesidad, bien se ha dicho que los
procesos se deben construir según criterios diferentes, los que se
consideran más adecuados a la realidad jurídica en función de la cual
aquéllos tienen sentido; se trata, en definitiva, de principios procesales que
no configuran siempre los procesos, sino que inspiran ciertos procesos
unos, y otros procesos otros. Surgen en este plano los principios dispositivo
y de aportación de parte, en oposición a los principios inquisitivo y de
investigación de oficio. Se les denomina principios jurídico-técnicos. En

31
dicho sentido, si se pretende que el proceso sea eficaz, como mecanismo
de resolución de conflictos, debe adecuarse a los postulados vigentes en la
sociedad respecto del derecho o interés que se pretende tutelar a través del
proceso.

En el caso de los procesos para la tutela de bienes jurídicos que tengan


una fisonomía netamente individual (previstos para la tutela de derechos
privados; vale decir, los procesos de dinero a los que se refiere Montero),
parece lógico que se haga depender en gran medida de la voluntad y
actuación de los interesados. Así, de los sujetos dependerá el inicio del
proceso (nemo iudex sine actore), su configuración y delimitación (incluso
su término), además de la carga de aportar al proceso las pruebas que
comprueben la veracidad de las afirmaciones introducidas (iudex iudicet
secundum allegata et probata partium).

En cambio, en el terreno de las formas (no hablamos de principios), esto


es, en la configuración externa del proceso y del procedimiento no existen
imperativos, sino que existen opciones. Pues bien, la opción principal está
dada por la dupla oralidad-escritura, y constituye función del legislador
apostar por el predominio de una u otra.

"No es acertado ni conveniente, desde ningún punto de vista, denominar


principios a todos los criterios generales en virtud de los cuales se opta
por regular de un modo o de otro el proceso o ciertos aspectos o
actuaciones de este. Para esos criterios resulta preferible utilizar los
conceptos y términos de reglas o máximas. Como he dicho en otros
lugares y ocasiones, cuando todo son principios, nada es principio. Y lo
mismo sucede cuando a cualquier posibilidad de actuación humana se le
denomina derecho: cuando todo son derechos, nada es derecho.
Semejante amplitud conceptual no conduce a nada positivo" (De La Oliva,
A.; Díez-Picazo, I.; Vegas, J.).

En dicho sentido, un peldaño más abajo que los principios se encuentran


las reglas procesales, en un escenario disponible para el legislador, quien
recurrirá a ellas en las combinaciones que estime más oportunas y
convenientes. Estas reglas (muchas veces mal denominadas principios, lo
que ha contribuido a la extendida confusión en el tratamiento del tema)
configuran externamente al proceso. En su explicación suele recurrirse al

32
señalamiento de pares antinómicos (Alvarado, A.), entre los cuales se
deben contar por lo menos los siguientes: oralidad - escritura, concentración
- desconcentración, inmediación judicial - mediación y publicidad - secreto.

Las reglas procesales, entre ellas destacadamente la oralidad y la


escritura, poseen un predominante carácter técnico; de allí que estén
disponibles para el legislador que debe saber darles la mejor utilización
posible de acuerdo a criterios de conveniencia y oportunidad. Claro está que
la elección no será gratuita, pues de ella derivarán consecuencias (marcas),
empero asignarles una jerarquía que no tienen significaría caer con facilidad
en soluciones que no contribuyan al mejor desenvolvimiento del proceso
civil.

5.1. Principios jurídico-naturales o inherentes al proceso (genuinos


principios del proceso)

Este primer grupo de principios son los denominados principios del


proceso propiamente tales o principios jurídico-naturales. Estos son de
carácter absoluto, inherentes a la esencia misma del proceso, no
permeables por postulados políticos o económicos. Así, la categoría de
principio procesal debe reservarse para un puñado limitado de elementos
fundamentales, sin los cuales este proceso no puede ser reconocible e
identificable como tal. Por ello, sólo deben ser incluidos como tales aquellos
primeros fundamentos que hacen que el proceso civil sea precisamente eso
y no otra cosa distinta y que, por lo mismo, constituyen los "puntos de
partida" de su construcción. De esta forma, el que algunos elementos o
reglas tengan su importancia y relevancia acarreando consecuencias en el
diseño de un proceso civil no los convierte —por esa sola aludida
importancia y relevancia— en principios procesales básicos, condición que
debe quedar reservada (evitando confusiones o excesos) a unos pocos
forzosos componentes.

33
En dicho sentido, únicamente constituirían principios del proceso aquellas
reglas que sean "necesarias" para la existencia y pervivencia del proceso y
no sean meramente una alternativa más a utilizar.

Así, si el proceso es un método necesariamente dialéctico y ordenado


hacia un fin determinado, que por medio de la confrontación de versiones
contrapuestas cumple su función epistemológica, es imprescindible que se
litigue contra una contraparte, sin que pueda existir una sentencia fundada
en la pura versión parcialmente de una parte, existiendo la correlativa
posibilidad de ser oído respecto de lo solicitado y lo resistido, así como que
ambos litigantes se encuentren en una situación de igualdad y equilibrio. El
no respeto de dichas condiciones mínimas nos imposibilita aseverar que
estemos frente a un proceso, debiendo interpretar restrictivamente las
normas que pudieran limitar el ejercicio de los derechos de los litigantes en
el marco del proceso.

"Que, si bien el proceso tiene como fin lógico la sentencia, acto por el cual
el juez cumple la obligación derivada de la demanda (G.
Chiovenda, Principios de Derecho Procesal Civil, págs. 412 y siguientes),
ello necesita que sea producto de un debido proceso, respecto del cual la
doctrina nacional y extranjera concuerdan en que el catálogo de garantías
mínimas para un proceso racional y justo implica siempre un
procedimiento con la presencia de un contradictor y que las partes en el
pleito tienen derecho a un trato en igualdad de condiciones, pero a la vez,
importa realzar el indispensable análisis de toda la prueba rendida en
autos" (CS., 7 de marzo de 2011, rol Nº 7372-2010).

"Séptimo: Que el inciso sexto del Nº 3 del artículo 19 de la Carta


Fundamental prescribe que: "La Constitución asegura a todas las
personas:

3º.- [...]

Toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un


proceso previo legalmente tramitado.

Corresponderá al legislador establecer siempre las garantías de un


procedimiento y una investigación racionales y justos".

34
Asimismo, el inciso primero del Nº 2 del señalado artículo 19 previene
que: "La igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupo
privilegiados. En Chile no hay esclavos y el que pise su territorio queda
libre. Hombres y mujeres son iguales ante la ley".

Conforme a dichas disposiciones y en resguardo de los derechos allí


consagrados el legislador ha establecido procesos que tienen por
finalidad, precisamente, asegurar que, enfrentados a un litigio judicial, los
intervinientes cuenten con las herramientas jurídicas que garanticen
la debida defensa de sus derechos y la igualdad que debe presidir su
participación en la contienda judicial.

Del señalado conjunto de normas es posible desprender la existencia de


diversos principios que reflejan esas convicciones y pretenden
asegurar la racionalidad y justicia del procedimiento. Entre ellos, no
es posible dejar de mencionar el derecho al recurso, que se traduce en el
de impugnar las resoluciones judiciales para proveer a su revisión, mismo
que integra el amplio espectro del derecho al debido proceso. Ligado a lo
dicho están los demás derechos, de acceso a la justicia, de tutela
judicial efectiva que conduce a que en el proceso de interpretación
de normas se prefiera a aquélla que permite el acceso a la
jurisdicción, a obtener una sentencia motivada y, en su caso, el
cumplimiento de lo resuelto.

En la perspectiva recién indicada, surge con nitidez la necesidad de


interpretar restrictivamente las normas que pudieran dar pábulo a
limitar o restringir tales derechos o garantías (CS., 29 de marzo de
2017, rol Nº 41044-2016) (el destacado es nuestro).

Veamos algunos de ellos.

5.1.1. Principio de Igualdad de las partes

Todo proceso supone la presencia de dos sujetos que mantienen


posiciones antagónicas respecto de una misma cuestión (pretensión y
35
resistencia). Luego, como dice Alvarado Velloso, si la razón de ser del
proceso es erradicar la fuerza ilegítima de una sociedad dada y, con ello, las
diferencias naturales que irremediablemente separan a los hombres, es
consustancial de la idea lógica de proceso que el debate se efectúe en pie
de perfecta igualdad.

Agrega el mismo autor, que tan importante es esto que todas las
Constituciones del mundo consagran de modo expreso el derecho de
igualdad ante la ley, prohibiendo contemporáneamente algunas situaciones
que implican clara desigualdad: prerrogativas de sangre y de nacimiento,
títulos de nobleza, fueros personales, etcétera, y admitiendo otras que
permiten paliar la desigualdad: el libre acceso a los tribunales de quienes
carecen de los medios económicos suficientes para ello, debida asistencia
de un letrado, abogados de turnos, etc.

En nuestro ordenamiento, la igualdad ante la ley (artículos 1º, inciso 1º, y


19 Nºs. 2 y 3, inciso 1º, de la CPR) tiene su correlativo en el campo del
proceso, la igualdad procesal y el principio de contradicción. Igualdad
significa paridad de oportunidades y de audiencia, en consecuencia, las
normas que regulan la actividad de una de las partes no pueden constituir,
respecto de la otra, una situación de ventaja o de privilegio, ni el tribunal
puede dejar de dar un tratamiento absolutamente similar a ambos
contendientes.

"Que el principio de igualdad de las partes en el proceso pretende


asegurar la existencia de un procedimiento que garantice la paridad de
oportunidades para que los contendientes en un litigio puedan influir
para la obtención de una decisión favorable a sus respectivas
pretensiones. En un procedimiento contencioso en donde existe una
disputa jurídica a ser resuelta a favor de uno de los dos
adversarios, éstos deben tener a su disposición oportunidades
procesales equivalentes, es decir, debe existir 'igualdad de armas' en
la 'lucha jurídica'. De no observarse por el legislador el principio
referido, la contienda sería desigual y, al final, injusta.

En este sentido, cabe puntualizar que, en el contexto del caso concreto, el


sentido con que se utiliza la noción de igualdad de las partes en el
proceso no está relacionado con la igualdad en cuanto a los recursos

36
materiales de las partes. Asimismo, tampoco se alude al mayor o menor
grado de igualdad o equivalencia entre diversos procedimientos
contemplados en nuestro ordenamiento jurídico;

Que si bien la igualdad de las partes en un proceso puede contribuir a


minimizar el riesgo de error en las determinaciones judiciales (algo
especialmente buscado a través de otros requisitos propios de un debido
proceso), el principio de igualdad procesal o de armas está íntimamente
vinculado a la idea de legitimidad de la administración de justicia. Las
sentencias no sólo deben ser apropiadas, sino también aceptables. Y
difícilmente serán aceptadas o percibidas como legítimas aquellas
sentencias que derivan de un procedimiento poco equitativo en cuanto a
las oportunidades procesales conferidas a las partes de una disputa (en
este caso, para interponer recursos en contra de sentencias judiciales);

Que, asimismo, la igualdad procesal no ha de evaluarse desde la


perspectiva de la verificación del grado de suficiencia de los resguardos
procesales disponibles para las partes, sino que su examen se hace por la
vía de comparar las herramientas procesales conferidas por la ley a cada
uno de los contendientes. En efecto, el principio de igualdad de armas
constituye un parámetro que exige comparar el trato dispensado por la ley
a partes con intereses opuestos en disputa. Lo relevante a ser evaluado
es si existe desventaja o no para una de las partes en relación a la
otra en un proceso en donde compiten o se enfrentan los
argumentos de ambas (en este caso, sobre un asunto de derecho).

En el sentido precedentemente indicado, no habría violación a la igualdad


de las partes en el proceso si a ambas la ley les priva de algo que podría
ser útil. Pero, como ya se ha explicado, ése no es el tema objeto de la
actual controversia constitucional" (TC., 15 de diciembre de 2016, rol Nº
2856-2015 INA) (el destacado es nuestro).

"El principio de bilateralidad de la audiencia, contradicción o principio de


igualdad de las partes constituye un principio conforme al cual nadie
puede ser condenado sin haber tenido la oportunidad de ser oído y
vencido en juicio, por lo que el juez debe ofrecer a las partes procesales
una oportunidad adecuada de formular sus alegaciones y de defender sus
respectivas posiciones en cada una de las fases que integran el proceso,

37
desde el mismo momento de iniciarse la litis. Para que este principio de
contradicción sea efectivo es necesario que ambas partes tengan las
mismas posibilidades y cargas de ataque y de defensa, así como en orden
a las alegaciones, pruebas e impugnaciones" (C. de Apelaciones de La
Serena, 7 de julio de 2015, rol Nº 20-2015).

Conforme lo señalado, la consecuencia natural del principio de igualdad


de armas es la bilateralidad o contradicción: cada parte tiene el irrestricto
derecho de ser oída respecto de lo afirmado y conformado por la otra. En
otras palabras: igualdad de ocasiones de instancias de las partes. Si esto no
se respeta habrá una simple apariencia de proceso, pero nunca un
verdadero proceso, tal como se lo concibe desde la Constitución.

Este postulado esencial plantea la necesidad de entregar a los


contendientes todas las posibilidades y oportunidades para controvertir los
planteamientos de la contraria, así como argumentar y acreditar los
planteamientos propios. Es la dialéctica puesta al servicio de la solución de
los conflictos, obteniéndose la verdad a través de la efectiva contradicción.
Supone una comunicación eficiente, aportando al litigante la adecuada y
oportuna información para defenderse.

Los sistemas procesales adversariales se estructuran a través del


mecanismo de confrontación de las partes, donde la posibilidad de
controvertir actúa como una herramienta fundamental para establecer la
verdad de los hechos que se afirman, todo ello frente a un tercero imparcial
(tribunal). Ello se observa claramente en el diseño del procedimiento
declarativo ordinario (Proyecto de Nuevo Código Procesal Civil), con una
etapa de discusión escrita y, posteriormente, a través de la realización de
dos audiencias orales de debate, la primera de carácter preliminar y la
segunda de juicio propiamente tal, donde se rinde la prueba y culmina el
juzgamiento.

38
5.1.2. Principio de Imparcialidad

De acuerdo al Diccionario de la Lengua Española, la imparcialidad es


la falta de designio anticipado o de prevención a favor o en contra de
alguien o algo, que permite juzgar o proceder con rectitud. De la
misma fuente (significado 5º) se entiende por parcialidad el designio
anticipado o prevención a favor o en contra de alguien, que da como
resultado la falta de neutralidad o insegura rectitud en el modo de
juzgar o de proceder.

Tradicionalmente, se ha sostenido en el ámbito jurídico que juez


imparcial es aquel que no tiene interés en los resultados del juicio,
independiente de las partes, que no se ve constreñido por ningún tipo
de consideraciones a favorecer a una en desmedro de la otra. Además,
se requiere que el tribunal no albergue ningún tipo de prejuicio en
cuanto al fondo del asunto sometido a su decisión. Existirá
prejuzgamiento cuando un juez es llamado a juzgar de nuevo acerca
de un conflicto determinado, que ya ha conocido intensamente.

El profesor Alejandro Romero expresa que la imparcialidad del juzgador


es una garantía esencial del debido proceso y al mismo tiempo un
presupuesto procesal. Como garantía, busca que el juez que debe decidir el
objeto del proceso no pierda su carácter de tercero imparcial, evitando que
concurra a resolver un asunto si existe la mera sospecha de que, por
determinadas circunstancias, favorecerá a una de las partes, dejándose
llevar por sus vínculos de parentesco, amistad, enemistad, interés en el
objeto del proceso o estrechez en el trato con uno de los justiciables, sus
representantes o sus abogados. La existencia de esta garantía descansa en
la necesaria separación que debe existir entre el juez y los sujetos que
conforman la relación procesal. Añade que, desde la escuela de Bolonia en
adelante, en la clásica definición de Búlgaro (1100-1166), el juicio ha sido
descrito como un acto entre tres personas (est actus trium personarum).
Hay siempre dos partes que comparecen frente a un tercero imparcial para
la resolución de sus conflictos. La figura del juez no se concibe sino como
un tercero imparcial que decide un conflicto. Expresa, asimismo, que
tradicionalmente este elemento de la relación procesal se explica invocando
el antiguo aforismo que proclama que "nadie puede ser juez en su propia
causa" o que "nadie puede ser juez y parte" (nemo iudex incausa propia). Si

39
un juez no está en condiciones de garantizar esta elemental pauta de
justicia, debe abstenerse de juzgar la causa, ya sea actuando por su propia
iniciativa o a través de una petición de la parte interesada que ejerce su
derecho a la recusación (en sentido lato).

Para el profesor Humberto Nogueira, los magistrados deben ser


imparciales, lo que implica ser tercero neutral y desinteresado entre partes,
permaneciendo ajeno a los intereses de ellas como al mismo objeto litigioso,
examinando y resolviendo el conflicto intersubjetivo solamente sometido al
ordenamiento jurídico como criterio de juicio.

"Que las causales de inhabilidad establecidas en la ley, sea como


implicancias o recusaciones, tienen como objeto el resguardo del principio
de la imparcialidad que siempre, y en los casos que a los jueces les toca
resolver, deben observar en el ejercicio de la jurisdicción, y apuntan a
controlar los móviles del juez frente a influencias extrañas al derecho y a
los antecedentes que constan en ese proceso, lográndose el objetivo en
tanto el juez, de oficio o a petición de parte, se abstenga de conocer y
resolver aquellos casos en que concurran los presupuestos que
configuran dichas inhabilidades. En esas condiciones, los justiciables
serán satisfechos y cumplido el principio de imparcialidad del juez, frente a
las partes como al objeto del proceso, asegurándose con ello que el caso
de que se trate habrá de resolverse sólo y desde el derecho, y
especialmente, con obediencia a éste" (CS., 6 de julio de 2015, rol Nº
7692-2015).

5.1.3. El derecho a la prueba

Siguiendo la explicación de Picó i Junoy, se define como aquel que


poseen las partes consistente en la utilización de los medios probatorios
necesarios para formar la convicción del órgano jurisdiccional acerca de lo
discutido en el proceso, por lo que todas las pruebas pertinentes solicitadas
cumpliéndose los requisitos legales deben ser admitidas y practicadas.

40
Si bien no existe una disposición en nuestro CPC que establezca el
derecho a la prueba, no es menos cierto que hay normas que sancionan
con nulidad la sentencia que ha sido dictada con omisión de la práctica de
diligencias probatorias que puedan causar indefensión. O bien cuando no se
agregan los documentos oportunamente o cuando no se cita a alguna
diligencia de prueba (art. 795 Nºs. 4, 5 y 6 CPC).

A nivel constitucional, la recepción de este derecho en nuestro


ordenamiento jurídico ha resultado bastante escueta, debiendo ser forzado
el precepto constitucional del art. 19 numeral 3, que consagra que "toda
persona tiene derecho a defensa jurídica en la forma que la ley señale" para
entenderlo incorporado. Precavemos que la voluntad del constituyente fue
limitar ese reconocimiento a la defensa técnica o letrada, sin perjuicio de
ello, resulta dable comprender el sentido de la garantía de una manera
mucho más amplia y aplicable también al ámbito probatorio (Carocca, A.).
Situación diversa acontece en el sistema español, quienes en su ley
fundamental adoptaron expresamente el derecho "a utilizar los medios de
prueba pertinentes para su defensa" (art. 24.2 CE). A este respecto, no
sobra adelantar que en lo que concierne a nuestra regulación legal, ésta
presenta las dificultades derivadas de la utilización de la técnica legislativa
decimonónica del numerus clausus, que limita los medios de prueba
utilizables por las partes, punto sobre el cual las reformas procesales han
introducido un importante giro.

Como sea, en la moderna doctrina existe coincidencia en que las


manifestaciones del derecho a la prueba en el marco del proceso civil
pueden resumirse de la siguiente manera. En primer término, para asegurar
el derecho a prueba es necesario contar con un período durante el cual se
reciban las diligencias probatorias y, desde luego, dicho término probatorio
debe resultar adecuado para que las partes desplieguen la actividad. En
segundo lugar, cada parte tiene derecho a proponer los medios de prueba
que estime idóneos para acreditar sus pretensiones y así formar la
convicción del juzgador (Abel, X.). Su última manifestación consiste en que
adecuándose a los requisitos legales de oportunidad y forma, el medio
probatorio deba ser admitido y, luego, debidamente valorado.

Para concluir, cabe advertir que este derecho no es ilimitado. Posee


ciertas limitaciones que suelen distinguirse en extrínsecas e intrínsecas

41
(Picó, J.). Las primeras limitaciones responden a la oportunidad y forma de
aportación, las cuales abordaremos al analizar cada medio de prueba en
particular. Las limitaciones intrínsecas resultan inherentes a la actividad
probatoria, siendo éstas la pertinencia, utilidad y licitud (para un análisis
más pormenorizado véase Bordalí, Andrés; Cortez, Gonzalo y Palomo,
Diego (2014).

5.1.4. Principio o Derecho al recurso

Se entiende por derecho al recurso aquel derecho subjetivo de quienes


intervienen en el proceso a cualquier título y condición, para que se corrijan
los errores del juez, que le causan gravamen o perjuicio (Echandía, D.).

En cuanto al derecho al recurso como tal, existe coincidencia en entender


su consagración en la Constitución Política de la República, al integrar el
art. 19 Nº 3, como parte del justo y racional procedimiento. Sin embargo, la
garantía del debido proceso no solamente se llena de contenido con lo que
expresa la propia Constitución Política, sino que, fundamentalmente, sus
elementos esenciales los encontramos insertos y provienen de Tratados
Internacionales sobre derechos humanos que han sido ratificados por Chile
y que se encuentran vigentes. Es la regulación supranacional la que cruza
el ordenamiento interno y nutre, en buena parte, el contenido de éste, por lo
que su consideración, lejos de ser calificada como inoficiosa o
superabundante, es de una importancia capital a la hora de realizar una
labor de interpretación y aplicación lo más fidedigna y certera posible de la
garantía de que se trate (Lorca, N.). En tal sentido, cabe hacer mención
expresa al art. 8.2 letra h) de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos y al art. 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos.

Al respecto nuestro máximo tribunal ha señalado:

"Que es un derecho asegurado por la Constitución Política de la


República, el que toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción

42
debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado y la misma
Carta Fundamental en el inciso quinto (hoy inciso sexto) del numeral 3º de
su artículo 19, confiere al legislador, la misión de establecer siempre las
garantías de un procedimiento racional y justo; en cuanto a los aspectos
que comprende el derecho del debido proceso, no hay discrepancias en
que, a lo menos lo conforman...el de que la decisión sea razonada y la
posibilidad de recurrir en su contra , siempre que la estime agraviante, de
acuerdo a su contenido" (CS., 27 de marzo de 2008, rol Nº 4719-2007) (el
agregado es nuestro).

En el mismo sentido se ha pronunciado nuestro Tribunal Constitucional:

"Que, el artículo 19 Nº 3, inciso sexto, de la Constitución Política de la


República, en su segunda parte señala que 'Corresponderá al legislador
establecer siempre las garantías del procedimiento y una investigación
racionales y justos'.Conforme a este mandato constitucional la ley
procesal debe responder a un criterio de tutela judicial a las personas que
comparecen ante los Tribunales de Justicia, entendiendo que el debido
proceso obliga al legislador a dar protección a las partes, tanto en la
tramitación de un proceso como en el fallo, otorgándoles la posibilidad de
revisar las sentencias en caso que ella no recoja su pretensión.

Que, para que exista debido proceso y se cumpla con el mandato


constitucional de que toda persona tenga la garantía de un procedimiento
y una investigación racionales y justos, es menester que se posibiliten
todas las vías de impugnación que permitan finalmente que se revisen por
órganos judiciales superiores lo resuelto por un juez inferior" (TC., 3 de
septiembre de 2015, rol Nº 2723-2014 INA).

En este punto, la ministra Marisol Peña ha recalcado:

"El derecho al recurso tiene que ver, por una parte, con la necesidad de
frenar la posible arbitrariedad judicial, pero, por otra, con una finalidad del
proceso vinculada al logro de la justicia y no sólo a la resolución de un
conflicto intersubjetivo de intereses basada en la sola búsqueda del
derecho aplicable;

Que, acorde a lo explicado, no debe extrañar que este mismo Tribunal,


siguiendo el criterio sentado en la historia del establecimiento del artículo
43
19 Nº 3 de la Constitución, haya afirmado que el derecho al recurso forma
parte de la garantía del debido proceso legal consagrada en el inciso
sexto de la norma aludida.

En efecto, reconociendo que la Constitución no detalló, en su texto, los


elementos precisos que componen la garantía del debido proceso legal,
ha señalado que 'el derecho a un proceso previo, legalmente tramitado,
racional y justo que la CPR asegura a todas las personas, debe
contemplar las siguientes garantías: la publicidad de los actos
jurisdiccionales, el derecho a la acción, el oportuno conocimiento de ella
por la parte contraria, el emplazamiento, adecuada defensa y asesoría
con abogados, la producción libre de pruebas conforme a la ley, el
examen y objeción de la evidencia rendida, la bilateralidad de la
audiencia, la facultad de interponer recursos para revisar las sentencias
dictadas por tribunales inferiores.' (STC roles Nºs. 478, c. 14º; 576, cc.
41º al 43º; 699, c. 9º; 1307, cc. 20º a 22º; 1448, c. 20º; 1557, c. 25º; 1718,
c. 7º; 1812, c. 46º; 1838, c. 11º; 1876, c. 20º; 1968, c. 42º; 2111, c. 22º;
2133, c. 17º; 2354, c. 23º; 2381, c. 12º y 2657, c. 11º)" (TC., 1 de
septiembre de 2015, rol Nº 2802-2015 INA).

En consideración de lo anterior, el establecimiento del derecho al recurso


como elemento integrante del debido proceso o del derecho a la
tutela judicial efectiva incorpora, para un sector de la doctrina, una exigencia
natural adicional para hablar de un justo proceso, ello con miras de
obtener decisiones lo más correctas o justas posibles. Entonces, se asimila
que el recurso es garantía procesal y una garantía epistemológica, como un
mecanismo que por un lado faculta a las partes para impugnar las
resoluciones que los agravien, y por el otro, un medio procesal para
maximizar las probabilidades de una respuesta jurisdiccional eficaz (Del
Río, C.).

En efecto, no podemos negar que una de las aspiraciones más profundas


que tiene una persona que ha sido agraviada con alguna resolución judicial
dictada en un proceso del que es parte es aquella que se materializa
cuando dicha decisión es revisada por un tribunal superior del que resolvió
el asunto por primera vez, buscando de esa forma, en primer término,
acceder a una segunda opinión más versada y experimentada y, en lo

44
sustancial, poner coto al perjuicio que le provoca dicha decisión
jurisdiccional (Lorca, N.).

Debemos anotar que el art. 19 Nº 3 CPR no es el único que contemplaría


el derecho al recurso. La doctrina ha señalado que el numeral 2 del mismo
artículo sería fundamento, si bien no del derecho al recurso en toda su
amplitud, sí sería fundamento suficiente del recurso de casación en el
fondo, considerado como la vía procesal adecuada para velar por el
derecho a la igualdad (Romero, A.). Si bien la doctrina y jurisprudencia se
encuentra conteste en la inclusión del derecho al recurso como piedra
angular del debido proceso, no se presenta igual escenario cuando
hacemos referencia a su contenido y extensión.

Así, en el plano nacional nuestro Tribunal Constitucional ha señalado:

"Que es necesario, por una parte, distinguir el deber de fundamentación


de las sentencias, de la garantía de poder solicitar la revisión de éstas por
un tribunal superior. La fundamentación de las sentencias no exige que
proceda un recurso determinado y se reconoce a nivel legal en el artículo
170 del Código de Procedimiento Civil, que —reiteramos— no ha sido
impugnado en autos. Por otra parte, es necesario distinguir el derecho
a la impugnación de las sentencias ('derecho al recurso'), que integra
la garantía del debido proceso, de un supuesto derecho a un recurso
en concreto" (TC., 5 de julio de 2012, rol Nº 2034-2011 INA) (el
destacado es nuestro).

En igual sentido pronunciándose sobre la existencia del derecho al


recurso como componente del debido proceso:

"Una cuestión distinta es que la Constitución obligue al legislador a


establecer algún recurso judicial determinado. Establecida la
posibilidad de revisión, el legislador es libre para determinar el modo y los
procedimientos para lograrla. Así lo ha declarado esta
Magistratura: 'dentro de los principios informadores del proceso penal, se
encuentra la configuración del mismo en base a la única o a la doble
instancia, opción de política legislativa que corresponde al legislador
decidir, en el marco de las reservas legales específicas de las garantías
de legalidad del proceso y del racional y justo procedimiento, contenidas

45
en el artículo 19 número 3 de la Carta Fundamental, que deben ser
entendidas, además, limitadas por la garantía genérica de respeto a los
derechos fundamentales como límite al poder estatal, establecida en la
primera parte del inciso segundo del artículo 5º de la misma' (STC rol
Nº 986/2007). El legislador tiene discrecionalidad para establecer
procedimientos en única o en doble instancia, en relación a la naturaleza
del conflicto (STC roles Nºs. 576/2006; 519/2006; 821/2007). En este
mismo sentido, el tribunal ha señalado que no se garantiza por la
Constitución el derecho al recurso de apelación, es decir, no se
asegura la doble instancia (STC roles Nºs. 986/2007; 1432/2009;
1448/2009).

Que, en conclusión, lo que la Constitución exige, el núcleo esencial del


derecho, es que el legislador garantice efectivamente a las personas el
acceso a una impugnación que signifique la revisión de lo resuelto en una
instancia previa por un tribunal superior. Siempre que garantice ello, el
legislador es libre para configurar las modalidades de ejercicio, sea
en procedimientos con única instancia y la posibilidad de obtener un
pronunciamiento de nulidad, sea en procedimientos de doble
instancia" (TC., 5 de julio de 2012, rol Nº 2034-2011 INA) (el destacado
es nuestro).

En la misma línea, y específicamente en el plano procesal civil, nuestra


magistratura constitucional ha señalado:

"VIGESIMOSEXTO: Que, en síntesis, la norma constitucional en materia


de derecho al recurso en asuntos civiles puede enunciarse así: la
Constitución no asegura el derecho al recurso per se, remitiendo su
regulación al legislador, quien, soberanamente, podrá establecerlos
como ordinarios o extraordinarios, quedando sólo desde entonces
integrados al debido proceso, con sus excepciones. Pero las mismas
sólo serán constitucionales cuando impidan o restrinjan el acceso al
recurso legalmente existente sobre la base de criterios de razonabilidad y
proporcionalidad, es decir, para perseguir un fin constitucionalmente
legítimo (protección de otros derechos o valores), con mínima intervención
o afectación del derecho a defensa (esto es, sin suprimir la defensa, sino
compensándola con otros derechos, recursos o medidas o, incluso, con la
sola jerarquía e integración del tribunal, dentro de un diseño procesal

46
específico, concentrado e inmediato)" (TC., 3 de septiembre de 2015, rol
Nº 2723-2014 INA) (el destacado es nuestro).

En esta línea se ha señalado respecto de la configuración del derecho a la


doble instancia en países iberoamericanos, que en materia civil es un
derecho de configuración legal que, por tanto, ha de ser instituido y
delineado por la voluntad legislativa. En dicho sentido, el legislador
procesal está llamado a incidir en la efectivización de la doble instancia
con fundamento en un específico mandamiento constitucional potestativo,
o con base en los abiertos parámetros con que está reconocido el derecho
fundamental a la tutela judicial, al debido proceso, o a la defensa (Ferrer,
E.; Simons, A.).

Es así como la posibilidad de impetrar un recurso es concebida en nuestra


jurisprudencia como una decisión político-legislativa, que se traduce en un
derecho fundamental de configuración legal. Sin embargo, mediante los
Tratados Internacionales sobre derechos humanos, hoy en día podemos
apreciar un criterio asentado en la jurisprudencia de la Corte IDH, que no es
otro que el de la revisión integral y amplia por parte del tribunal superior,
que abarque tanto lo fáctico como lo jurídico del fallo impugnado. Muestra
de ello se aprecia en el caso "Herrera Ulloa versus Costa Rica", con motivo
del cual la Corte definió los alcances del recurso apropiado para garantizar
el derecho a recurrir consagrado en la CADH (todo esto en materia penal).
Entre ellos, consignó que el tribunal que revise la sentencia debía tener
competencia para conocer con amplitud todos los planteamientos del
recurrente y que el medio de impugnación en cuestión debe ser un "recurso
ordinario eficaz" que garantice "un examen integral de la decisión recurrida",
que vaya más allá de las cuestiones de derecho y que se dirija a una
fiscalización exhaustiva y no limitada de "todas las cuestiones debatidas y
analizadas en el tribunal inferior". Sin embargo, la Corte IDH no se
pronuncia derechamente sobre si el recurso establecido por el legislador
debe ser el recurso de apelación o de nulidad (Lorca, N.).

Otro tanto se aprecia en el caso "Norín Catrimán y otros versus Chile", de


29 de mayo de 2014, en cual, ya no a propósito de la regulación legal, sino
que más bien sobre la interpretación que los tribunales hacen de las
causales legales de un recurso, se plantea que "Esta Corte insiste en que la
interpretación que los tribunales internos realicen de la referida causal debe

47
asegurar que se garanticen el contenido y criterios desarrollados por este
Tribunal respecto del derecho a recurrir el fallo (supra párr. 270). El tribunal
reitera que las causales de procedencia del recurso asegurado por el
artículo 8.2.h) de la Convención deben posibilitar que se impugnen
cuestiones con incidencia en el aspecto fáctico del fallo condenatorio ya que
el recurso debe permitir un control amplio de los aspectos impugnados, lo
que requiere que se pueda analizar cuestiones fácticas, probatorias y
jurídicas en las que está fundada la sentencia condenatoria".

Así las cosas, hemos señalado en otra oportunidad, a propósito del


proceso penal, que el derecho al recurso ante el tribunal superior debe ser
una reconsideración de tendencia general de las cuestiones de hecho y de
derecho (meritum causae) y no sólo una querella nullitatis. En otras
palabras, se ha resaltado que la eficacia del recurso se encuentra
estrechamente vinculada con el alcance de la revisión. Esto, debido a que la
falibilidad de las autoridades judiciales y la posibilidad de que comentan
errores que generen una situación de injusticia no se limita a la aplicación
de la ley, sino que incluye otros aspectos tales como la determinación de los
hechos o los criterios de valoración probatoria. De esta manera, el recurso
será eficaz para lograr la finalidad para el cual fue concebido, si permite una
revisión sobre tales cuestiones sin limitar a priori su procedencia a
determinados extremos de la actuación de la autoridad judicial (Palomo, D.;
Alarcón, H.).

La amplitud del ámbito de cognición del tribunal de alzada es una cuestión


que apareja consecuencias y no es gratuita desde el punto de vista de la
perspectiva de los justiciables. Bien lo ha apuntado Lorca Navarrete cuando
dice que "el carácter ordinario o extraordinario del recurso incide de manera
diversa sobre el acceso a la tutela judicial efectiva mediante el recurso".
Cuando el sistema recursivo permite que conjuntamente con el recurso
ordinario (apelación), se pueda acceder a otra instancia procesal ad
quem mediante el recurso extraordinario, la tutela judicial efectiva es más
determinante. En cambio, cuando el sistema impone que se pase
directamente a la vía extraordinaria, sin existir un acceso previo a la vía
ordinaria del recurso, el logro de la tutela judicial efectiva es claramente
menos incisiva y penetrante (Lorca, A.).

48
Desde antiguo se ha señalado que la pluralidad de instancias representa
una notable garantía de justicia y que las posibilidades de una sentencia
viciada vayan gradualmente disminuyendo, a medida que un juez superior
(generalmente con mayor experiencia) interviene para retocar y
perfeccionar la decisión tomada en la fase precedente por el juez inferior
(Calamandrei, P.).

Pues bien, teniendo clara la amplitud del derecho al recurso en el proceso


penal, la pregunta que surge de inmediato es si esta garantía del derecho al
recurso (con este estándar reforzado declarado por la Corte Interamericana
en los fallos citados) es predicable respecto del proceso civil. A estas alturas
del desarrollo y evolución de la jurisprudencia de la Corte Interamericana
consideramos que la respuesta no puede ser sino afirmativa. En efecto,
como se ha anotado entre nosotros, un proceso debe ser debido o justo
independientemente de si lo que se discute ha sido definido como penal,
laboral, familiar o comercial.

Así se desprende, incluso, como algún autor ha demostrado, de un


análisis literal de la norma, en este sentido, la problemática del numeral 2
del art. 8 de la CADH puede resolverse atendiendo, incluso, a la
interpretación estrictamente literal del precepto. El numeral 1 consagraría
garantías genéricas de estilo clásico, sin ingresar en un detalle
pormenorizado de la implicación de cada una de ellas. Se opta por una
enunciación de tipo clásica y genérica "para todo tipo de procesos".
Tratándose del numeral 2, señala el autor que cuenta con dos oraciones
bien determinadas y separadas por un punto. Este numeral comienza
diciendo "toda persona inculpada de delito...", tras lo cual consagra
explícitamente el estado de inocencia, el que se ha formulado siempre
desde la óptica penalista. La segunda oración del numeral 2 prescribe que
"durante el proceso toda persona...", desapareciendo la expresión
"inculpada de delito", reforzando que goza de estas garantías mínimas
"toda persona". Además, agrega, si estas garantías mínimas que se
recogen en la segunda parte del numeral 2 fueran aplicables sólo a los
procesos penales, no tendría razón de ser el haber distinguido en la
misma norma tres numerales más que consagran principios propiamente
penales como las signadas con el número 3 y 4. Por lo tanto, "de la misma
textualidad del numeral 2 del art. 8 de la Convención, surge que estas
garantías conforman un plexo de reglas que son de aplicación a todo
49
proceso, sin importar la materia que en él se debata" (González, M.). En
sentido similar, los planteamientos de las ponencias de las XII Jornadas
Iberoamericanas de Derecho procesal desarrolladas en Santiago de Chile
(2010), donde se coincidió en que nada impide que el art. 8.2 h) encuentre
una conveniente extensión interpretativa a los procesos a los cuales se
refiere el art. 8.1 de la CADH, en la medida en que sea factible su
aplicación al caso y su aplicabilidad a la luz de los derechos en juego en
un proceso civil (Ferrer, E.; Simons, A.).

Por último, debemos apuntar como lo ha hecho la mejor doctrina, que las
fichas por una tutela adecuada a los derechos de los justiciables, deben
ser jugadas en la primera y segunda instancia, y que por el contrario, una
única instancia forzaría en principio, a esperar mucho más de los recursos
establecidos para revisar lo actuado en aquella, debiendo ser
configurados con más amplias finalidades y funciones (De La Oliva, A.).

En suma, una vez despejado el reconocimiento constitucional del derecho


al recurso, cabe precaver que una reforma que no cumpla con esta garantía
en su contenido y extensión no será, a nuestro juicio, constitucionalmente
admisible. En definitiva, la garantía procesal del derecho al recurso no se
puede cumplir con cualquier fórmula convencional, ha de producirse según
el mandato constitucional complementado por lo dispuesto por los Tratados
Internacionales (Palomo, D.). En la misma línea, cumplido por el legislador
el mandato constitucional de regular un recurso con su debido contenido y
extensión, los órganos jurisdiccionales no podrán interpretar los
presupuestos de admisibilidad del recurso establecidos por el legislador de
modo que lleguen a impedir o dificultar de hecho la interposición de los
recursos por las partes (Montero, J.; Flors, J.).

5.2. Principios jurídico-técnicos o relativos al objeto del proceso

Si nos alejamos ya de la esencia misma del proceso y ponemos nuestra


atención en el objeto del proceso, corresponde entonces hablar de
principios relativos al objeto del proceso, es decir, aquellos principios no

50
absolutos, cuya elección queda condicionada a los principios político-
económicos reinantes en una sociedad determinada.

Por otra parte, este segundo grupo de principios se caracteriza por tener
un carácter dual; es decir, cada principio tiene su correlativo principio
antagónico, cuestión que no es predicable respecto de los principios del
proceso, esto es, no se puede hablar del principio de igualdad de armas y
del desigualdad de armas, mientras que sí es concebible hablar del principio
dispositivo en oposición al inquisitivo.

Nos referimos en este plano, por ejemplo, al denominado principio


dispositivo y de aportación de parte, así como al principio inquisitivo y de
investigación de oficio. También es dable referirse al principio de impulso
procesal de parte o de oficio.

A diferencia de los genuinos principios del proceso, los cuales son de


carácter absoluto y donde no cabe la elección entre uno y otro de carácter
antagónico, cuando pasamos a los principios jurídico-técnicos, la elección
es posible, dado que son más bien de carácter relativo, cuya elección
depende precisamente de los derechos e intereses que se pretenden tutelar
a través del proceso.

Como señalaremos más adelante, tanto el órgano jurisdiccional como las


partes confluyen de modo necesario a la realización del proceso. Dicha
actividad recae sobre una diversidad de materias, destacando una de ellas:
el objeto del proceso.

Según sean los principios que rijan el objeto del proceso, diferentes serán
los poderes del órgano jurisdiccional y de las partes respecto del mismo.

Así, si nos encontramos de cara a un proceso civil, donde lo que se


discute son intereses de carácter eminentemente patrimonial, y por tanto
disponibles por sus titulares, el legislador debiese inclinarse a optar por el
principio dispositivo, esto es, configurar un sistema procesal de carácter
dispositivo y no inquisitivo.

51
5.2.1. Principio dispositivo

El denominado principio dispositivo tiene su razón de ser en la naturaleza


y titularidad privada de los derechos e intereses que se discuten en el
proceso civil, manifestando de alguna forma el reconocimiento del derecho
a la propiedad privada que imponen sus exigencias y determina una limitada
intervención del Estado en su protección (Asencio, J. M.).

Las consecuencias de la elección por parte del legislador del principio


dispositivo informan o se esparcen a todo el procedimiento, por ello, se
habla a veces de sistemas procesales. Sus consecuencias son básicamente
cuatro:

a) En primer lugar, el juicio sólo puede iniciarse a instancia de parte y


nunca de oficio por el tribunal (ne proceda iudex ex oficio). Es la demanda
del actor la que da origen al proceso. Así se expresa en el artículo 253 del
CPC.

b) En segundo lugar, implica que el contenido del proceso debe ser


determinado por las pretensiones y contrapretensiones de las partes. El
objeto del juicio lo determinan las partes, sin que el juez pueda adicionar
hechos a discutir en el litigio, a menos que la ley lo faculte expresamente
para ello. El tribunal, entonces, queda sujeto al deber de congruencia, en
virtud de la cual no puede fallar más allá de lo pedido por las partes (ultra
petita), ni fuera de lo litigado (extra petita), ni dejar de fallar lo pedido (citra
petita), y en el caso del tribunal de segunda instancia implica el deber de
resolver dentro de los límites de lo apelado.

c) Lo anterior genera, como consecuencia, que son las partes las


llamadas a aportar el material probatorio destinado a acreditar la efectividad
de los enunciados fácticos que plantean, salvo que el legislador haya
contemplado en el diseño procesal ciertas facultades del tribunal en la
actividad probatoria, y

52
d) Por último, las partes pueden determinar el término voluntario del
proceso, ya sea unilateralmente o de común acuerdo, siempre y cuando los
derechos sobre los que transan sean renunciables.

De acuerdo a lo previsto en el art. 148 CPC, el actor puede retirar la


demanda una vez que se haya presentado al tribunal y hasta antes de que
se haya notificado a una cualquiera de las partes, sin trámite alguno, y se
considerará como no presentada.

En cuanto al desistimiento, el mismo art. 148 establece que después de


notificada la demanda, el actor puede, en cualquier estado del juicio (aun
citados a oír sentencia), desistirse de ella, lo que traerá aparejada la
extinción de las acciones hechas valer.

Por tanto, regirá el principio dispositivo cuando sean las partes las
encargadas de iniciar el proceso y sean también éstas las que con sus
alegaciones fijan y determinan el objeto procesal. Si el tribunal u otro
organismo público pueden iniciar el proceso y fijar y determinar el objeto del
mismo, el principio predominante será el principio inquisitivo. El fundamento
del principio dispositivo debe encontrarse en que en ciertos asuntos (por
regla general, los asuntos civiles) no existe el compromiso de un interés de
la comunidad o sociedad, sino que el asunto interesa exclusivamente a las
partes. El aforismo latino nemo iudex sine actore (no hay juez sin actor) da
parcial cuenta de este principio y sus consecuencias.

Se inspira en el reconocimiento de la autonomía de la voluntad, los


derechos privados subjetivos y el derecho de propiedad.

Las partes fijan y determinan lo que constituye el tema del debate o


controversia, el objeto procesal (ej.: arts. 253, 254, 309 y 768 Nº 4 CPC). El
tema es fijado por las partes, correspondiéndole al demandante
determinarlo en la demanda y al demandado en su contestación: así queda
constituida la materia sobre la cual el juez deberá dar su sentencia. En el
procedimiento penal lo constituyen la acusación y el pronunciamiento que
en relación a ella adopte el acusado (en materia penal se habla de principio
acusatorio).

No huelga reiterar que en los procedimientos gobernados por el principio


dispositivo las partes no sólo son las únicas facultadas para dar inicio al
53
proceso, sino que también pueden ponerle término anticipado, por ejemplo,
a través de un acuerdo.

Por el contrario, cuando rige el principio inquisitivo el inicio, contenido y


terminación del proceso no dependen sólo de la voluntad de las personas
afectadas.

Así, por lo demás, lo ha señalado la Excelentísima Corte Suprema:

"OCTAVO: Que en efecto, si bien la posibilidad de trabarse relaciones


procesales múltiples en una misma causa, tiene su explicación en varias
instituciones de nuestro vigente proceso civil, como por ejemplo, en la
economía procesal y la coherencia y utilidad de las sentencias, tiene como
mayor fundamento el denominado principio dispositivo, emanación del
principio de la autonomía de la voluntad, concretado en el ámbito
procesal.

En virtud de este último principio, se entiende que le corresponde


exclusivamente a las partes disponer no solamente sobre el inicio y
término de su propio proceso, sino también la determinación concreta del
interés cuya satisfacción se solicita (Andrés Bordalí, Gonzalo Cortez y
Diego Palomo en Proceso Civil. El Juicio Ordinario de Mayor Cuantía,
Legal Publishing, Santiago, 2013, p. 55)" (CS., 25 de noviembre de 2014,
rol Nº 22615-2014).

"Que, como es sabido, toda actividad procesal, para que sea válida, debe
sujetarse no solamente al rito procesal específico y pertinente que señala
la ley, sino que, además, debe obedecer a una serie de exigencias y
principios procesales, entre los que destaca el relativo a la congruencia.
Tal elemento es aquel que vincula tanto a las partes como al juez al
debate, y que tiene por fin obtener una coherencia material entre los
márgenes de lo disputado, con lo finalmente resuelto. En efecto, en virtud
del principio dispositivo se reconoce a las partes la facultad exclusiva y
soberana de determinar el objeto de la controversia, cuestión que se
consolida especialmente mediante los actos procesales evacuados
durante el período de discusión que todo procedimiento de conocimiento
contempla. Así, las partes, mediante la demanda y su contestación,
acotan los extremos de la cuestión sometida al conocimiento del

54
órgano jurisdiccional, quien, a su vez, respetando tal acto de
disposición, lo consolida mediante la fijación del objeto del juicio y el
establecimiento de los hechos pertinentes, controvertidos y
substanciales. Dicha resolución, en cuanto acto esencial que servirá
de base para la dictación de otra sentencia interlocutoria o la
definitiva, define los márgenes del juicio, acotando las fronteras de
las posibilidades de pronunciamiento, de modo que si tal
pronunciamiento interlocutorio no es impugnado, el juez debe
necesariamente sujetarse a su tenor" (CS., 16 de agosto de 2016, rol
Nº 44994-2016) (el destacado es nuestro).

5.2.2. Principio de aportación de parte

Nuestro actual Código de Procedimiento Civil se sostiene en el principio


de aportación de parte. Esto no significa otra cosa que corresponde a las
partes alegar los hechos y aportar las pruebas que los establecerán de cara
a sustentar la aplicación del Derecho en la sentencia. En otras palabras, al
momento de dictar sentencia, el tribunal sólo deberá tener en cuenta lo
alegado y lo probado por las partes (iudex iudicet secundum allegata et
probata partium), no estando autorizada la incorporación de hechos no
alegados por las partes ni la realización de pruebas no instadas por ellas.
Son las partes las que, por regla general, deben aportar las pruebas.

Si dejamos a un lado la situación del proceso penal (modelo acusatorio-


adversarial), podemos constatar que las reformas procesales que se han
implementado en los últimos años suscriben, en gran medida, la extendida
corriente dogmática que viene postulando desde hace tiempo que la
solución a los problemas de la Justicia pasa por la ampliación de las
potestades procesales y materiales de los jueces, entre las que se
cuentan las que les autorizan a disponer prueba de oficio. Una muestra de
lo dicho en los procedimientos regulados en la Ley Nº 19.968 sobre
Tribunales de Familia y en el Código del Trabajo, reformado
recientemente por las leyes Nºs. 20.087, 20.260 y 20.287, en lo que liga
con los procesos de familia y los procesos laborales, respectivamente, que

55
consagran un modelo procesal que si bien no prescinde del principio
dispositivo, recoge amplias potestades para los jueces que han generado,
a la fecha, variados problemas dada la ausencia de una regulación
adecuada de las mismas que cautele de buena forma las garantías de las
partes de modo de no afectar la igualdad de armas y la imparcialidad del
tribunal.

El principio aludido, con todo, tiene una importante excepción entre


nosotros en la institución de las medidas para mejor resolver (MMR) que,
recogida en el art. 159 del CPC, se contempla hacia el final del trayecto
procesal, específicamente después de la citación para oír sentencia y antes
del pronunciamiento del fallo, configurando una clara posibilidad de prueba
oficiosa por parte del tribunal. Así, en la norma citada, tras disponer que "los
tribunales, sólo dentro del plazo para dictar sentencia, podrán dictar de
oficio medidas para mejor resolver", se señalan las diligencias probatorias
que se autoriza disponer por la vía de estas medidas. Si bien
volveremos sobre ellas en su momento, valga señalar de inmediato, en el
contexto de la explicación del principio de aportación de partes, que la
justificación de su existencia tradicionalmente se ha hecho recaer en la
posibilidad que dan para completar el material fáctico con la finalidad de
obtener una mejor resolución del asunto.

Las MMR son consideradas como la manifestación más importante de la


iniciativa probatoria judicial de oficio en nuestro modelo procesal civil, al
estar referida prácticamente a todos los medios de prueba reconocidos
por el legislador, sin perjuicio de la existencia de otra norma que confiere
al juez una iniciativa oficiosa sobre un particular medio de prueba, como
es la prueba de peritos (art. 412). Por donde se las mire, estas medidas
significan una intromisión del juez en la determinación de las pruebas que
han de ser practicadas en el marco del proceso, lo cual, imperando el
principio de aportación de partes, es sólo responsabilidad de las partes.
La normativa procesal civil española (LEC 1/2000), una legislación
moderna, de referencia para nosotros (y no sólo para nosotros), ha
realizado cambios relevantes en relación a la regulación de la institución
de las diligencias para mejor proveer (similares a las MMR). En efecto,
recoge un sistema en el que restringe el alcance de dichas medidas,
asignándoles un carácter excepcional, complementario y subordinado de
la actividad probatoria encomendada a las partes, evitando de este modo

56
que se supla la inactividad o negligencia de alguna de ellas. La reforma
española guarda coherencia con los principios dispositivo y de aportación
de parte que se postulan, y se tradujo en el reemplazo de estas diligencias
para mejor proveer por las denominadas diligencias finales, a través de las
cuales sólo tienen cabida pruebas debidamente propuestas y admitidas
que no se hubieren practicado en el momento procesal ordinario por
causas ajenas a la parte que las propuso, así como las pruebas referidas
a hechos nuevos o de nueva noticia que, por el estado de las actuaciones,
no fue posible practicar en su momento.

Para el sector de la dogmática que es más entusiasta con la ampliación


de las potestades judiciales, sin embargo, instituciones como las MMR
sólo sirven para mitigar el remordimiento de la restricción impuesta al juez
en cuanto a su iniciativa probatoria a lo largo del proceso, dando a
posteriori la posibilidad de acordar pruebas de oficio en un compromiso
que se califica de tardío y que, en una mejor técnica legislativa, debiera
ceder terreno frente a un amplio reconocimiento de la iniciativa probatoria
del juez (Ramos, F.). Este planteamiento está inmerso dentro del debate
que existe en torno a las potestades oficiosas del juez civil.

Conforme a lo señalado, el principio de aportación de parte del


entendimiento que la independencia del juez se garantiza más en la medida
en que se mantiene su abstencionismo y se limita únicamente a
resolver secundum allegata et probata partium, como asimismo, que aquel
que es titular del derecho debatido defenderá de mejor manera sus
derechos que un tercero (encontrándose además en mejor situación para
hacerlo).

"Esta Corte no puede dejar de observar el evidente olvido de los


juzgadores de la posición institucional que les ha sido encomendada al
valorar como prueba un antecedente que no tiene ese carácter y que no
ha podido ser tenido en cuenta al momento de resolver, como lo es la
certificación que se alude que constaría en el auto de apertura del juicio
oral, y por la cual se controvierte el tenor de la prueba anunciada por la
defensa sosteniendo una cosa diversa de la afirmada por el Ministro de Fe
del referido tribunal sobre la existencia de la tantas veces aludida
resolución de autorización de entrada y registro, ya que al valorar un
atestado cuya incorporación ha sido al margen del control propio de

57
la adversarialidad, se ha atribuido carácter de medio de acreditación
a un antecedente que no ha sido aportado por ninguno de los
intervinientes del proceso, que ha sido generado por una actuación
oficiosa del referido juez de garantía y con el cual se estaría
atribuyendo a la referida resolución un carácter del cual carece, como es
el de una constancia, en oposición a la que sí tiene ese carácter y que ha
sido emitida por el competente funcionario. Tal proceso de aquilatación
de semejante antecedente claramente pasa por alto que nuestro
sistema procesal se vertebra sobre el principio de aportación de
parte, conforme el cual el tribunal nada puede hacer si no es
requerido por los intervinientes señalados en la ley, salvo las
expresas excepciones que ella contempla, como son las consagradas
en los artículos 98, 257 y 329 del Código Procesal Penal, y cuyo tenor
ilustra sobre las limitaciones impuestas por el ordenamiento jurídico para
la intervención del tribunal en la producción de antecedentes
probatorios" (CS., 16 de mayo de 2017, rol Nº 11584-2017) (el destacado
es nuestro).

5.2.3. Principio de impulso procesal

Con el impulso procesal, nos referimos a la carga de hacer avanzar el


procedimiento a través de sus diversas etapas con el fin de obtener una
sentencia jurisdiccional que se pronuncie sobre la cuestión que ha sido
objeto del juicio, evitando los tiempos muertos que pudieren generarse en la
tramitación.

Así, y estando fuera del terreno de los genuinos principios procesales, el


legislador puede optar entre el impulso de parte o impulso de oficio,
dependiendo de la concepción del proceso civil que tenga en mente.

Al respecto, la doctrina ha señalado que mientras el principio dispositivo


está configurado por un interés eminentemente privado, el impulso procesal
se impregna del interés público que tiene el Estado en que los juicios
terminen dentro de un plazo razonable, de modo que el proceso no debe ser

58
mirado como el puro resultado del interés particular, sino que esencialmente
como el único cauce a través del cual puede desenvolverse la actividad
jurisdiccional.

De esta forma, a nuestro entender, es válido sostener que mientras que


en los elementos que componen el principio dispositivo no es lícito al
tribunal intervenir; en lo que respecta al impulso, la respuesta es diversa,
dado que es legítimo que al Estado le interese que el juicio avance y
termine con celeridad, porque son sus recursos humanos y materiales los
involucrados.

En síntesis, la iniciación del proceso, la determinación de su contenido y


su finalización son manifestaciones procesales que se relacionan
directamente con la titularidad privada de los derechos. Por su parte, el
impulso procesal queda excluido del ámbito propio del principio dispositivo,
y tiene su fundamento en el interés público que existe en la utilización
racional de los recursos estatales (Pérez, M.).

Lo dicho sobre el interés público que rige al proceso civil no debe


entenderse en el sentido de quienes propugnan configurar a un juez
provisto de poderes necesarios para alcanzar una decisión basada en la
verdad (Hunter, I.), sino que sólo los suficientes para poner término al
conflicto dentro de un plazo razonable, con estricta sujeción al
procedimiento legalmente provisto, sin afectar ni arriesgar con ello su
imparcialidad.

En este orden de ideas, se debe tener presente que de la naturaleza


privada del objeto del proceso civil no se puede deducir que el proceso sea
igualmente disponible. Así, sus normas de desarrollo y procedimiento no
pertenecen al ámbito jurídico privado de los particulares, sino que se
incardinan en la potestad estatal. En la medida en que el tercero que dirime
el conflicto entre las partes representa a un órgano perteneciente al Estado,
impregna de su naturaleza pública la función que ejerce y es, además, el
Estado mismo el más interesado en el correcto funcionamiento de la
Administración de Justicia, con independencia de los derechos que en ella
se vean afectados. Por ello podemos decir que si bien las partes son las
dueñas del conflicto jurídico procesal, no son dueñas del proceso ni del
procedimiento.

59
Ese interés público del Estado es plenamente compatible con el interés
privado que rige el conflicto jurídico civil, desenvolviéndose armónicamente
con él dentro del proceso.

Que el objeto del proceso sea dispositivo no quiere decir que el proceso
sea privado; el proceso es público, ajeno a la voluntad y al poder de las
partes. En primer lugar, porque es una creación del legislador para evitar la
defensa privada de los derechos y para facilitar al juez su misión de juzgar;
el Estado participa en una institución por existir un interés público
involucrado, y es esto lo que sucede con el proceso, de ahí que desde los
primeros cursos de Derecho Procesal se nos enseñe el carácter público del
proceso, precisamente por corresponder a una función estatal. En segundo
lugar, las normas que rigen el funcionamiento del proceso; esto es, las
normas de procedimiento que garantizan la vigencia del mismo en iguales
condiciones para todos los ciudadanos, son indisponibles para los
particulares, por tanto, si el procedimiento no es disponible para las partes,
el proceso tampoco puede serlo, dejando a la parte sólo la posibilidad de
incoarlo y de finalizarlo anticipadamente.

Con mucha razón la doctrina ha señalado que el impulso procesal


requiere prestaciones positivas del legislador, administrador y del juez, y
que forma parte del derecho a ser juzgado dentro de un plazo razonable
(Marinoni, L.), por lo que es necesario distinguir el fin de las partes del fin
que el proceso persigue, y por ello, el interés del proceso con el que las
partes en él tienen. El proceso es de naturaleza pública porque pertenece al
Derecho público, es decir, en él interviene el Estado.

En dicho sentido, el interés estatal es único, con independencia de la


cuestión que se discuta: hacer justicia lo mejor y más rápido posible. Así, "si
bien los litigantes son libres de disponer de los intereses deducidos en
juicio, o sea del objeto del proceso, no lo son respecto del proceso mismo,
es decir, de su desarrollo, al concebirse no sólo como instrumento dirigido a
la tutela jurisdiccional de derechos privados, sino además como función
pública del Estado, interesado, por tanto, en el mejor cumplimiento de esta
función" (Picó i Junoy, J.).

Prueba de ello han sido no sólo las modificaciones introducidas a nuestro


Código de Procedimiento Civil por las leyes Nºs. 18.705 y 18.882, sino que

60
también el artículo 88 del acta 71-2016 emanada de la Excelentísima Corte
Suprema, así como el mensaje del proyecto de Nuevo Código Procesal
Civil.

Así parece haberlo entendido recientemente la Excelentísima Corte


Suprema, mediante fallos pronunciados por el pleno del máximo tribunal (rol
Nº 28642-2016, de 2 de febrero de 2017 y rol Nº 239-2017, de 24 de abril
del mismo año, referentes a juicio sumario el primero y de reclamación de
monto de expropiación el segundo), en los que acogió los recursos de
casación en el fondo deducidos por el reclamante, resolviendo que es
inaplicable el instituto de abandono de procedimiento en aquellas etapas del
procedimiento en que la carga de hacerlo avanzar recae de forma exclusiva
en el tribunal.

5.2.4. Adquisición procesal

Un principio de aplicación general, pero de particular incidencia en el


ámbito de la prueba, es el principio de adquisición procesal. A través de
este principio procesal se señala, en lo que a la prueba se refiere, que los
resultados de las actuaciones probatorias se incorporan al proceso con
prescindencia de la parte que las haya realizado. En otras palabras, una vez
que la actuación probatoria se ha realizado, ésta y su resultado quedan
incorporados al proceso, de manera que cuando se estima que el hecho
está probado será irrelevante determinar cuál fue la parte que tuvo la
iniciativa respecto a la incorporación del material probatorio.

Bien lo explica la doctrina. Lo normal es que prime la eficacia respecto del


acto que realiza la parte, lo que significa que los actos procesales no
pueden tornarse en perjuicio de la parte que promueve el proceso, si esa
parte tiene la razón al promoverlo. Sin embargo, dado que el proceso es un
conjunto de actos procesales que se conectan y relacionan entre sí, los
actos se vacían al proceso, independizándose de su ejecutante, naciendo
de él beneficios y perjuicios sin distinguirse en quién se radican, en
definitiva, esos beneficios o perjuicios. El principio importa entonces que los

61
actos procesales, incluidos los actos probatorios, no sólo van en beneficio
del que los ejecuta perjudicando a la contraparte, sino que también esa
contraparte puede obtener ventajas de dicho acto (Maturana, C.).

En el sentido restringido, la doctrina indica que consiste en que sólo la


prueba practicada puede ser valorada por el juez, beneficiando o
perjudicando dicha valoración a ambos litigantes, independientemente de
la parte que la haya aportado al proceso (Picó, J.). Por su parte, en su
sentido amplio, consiste en que también la prueba simplemente admitida,
la que se esté practicando o la aportada inicialmente junto a los escritos
iniciales de alegaciones, puede desplegar su eficacia procesal al margen
de que la parte que la haya propuesto o aportado renuncie a ella.

El sentido restringido del principio de adquisición procesal no reviste


mayor debate, y es el que ha aplicado nuestra jurisprudencia, valorando la
prueba aportada al proceso independientemente de la parte de la cual
emana, ya sea en aplicación de normas que expresamente así lo señalan
o invocándolo derechamente como un genuino principio de la actividad
probatoria.

Ahora bien, es el sentido amplio el que ha suscitado mayores discusiones


en la doctrina sobre su aplicación, en virtud del cual la prueba aportada
inicialmente al proceso, la que se está practicando sin haber concluido su
realización, y la simplemente admitida sin haber empezado su práctica,
puede tener relevancia procesal, y es que la renuncia de la prueba
recibiría un tratamiento diverso cuando versa sobre una prueba
practicada, a cuando se renuncia a una prueba admitida pero aun no
practicada.

En el ámbito de los medios de prueba pueden anotarse algunos ejemplos:

Tratándose de la confesión judicial espontánea expresa se aplica este


principio. Las partes pueden, sin tener voluntad de favorecer a la contraria,
reconocer la existencia de hechos que en definitiva las perjudican. Esto se
puede dar en la exposición de los hechos que se recogen en la demanda o
en la contestación de la demanda, ya que sientan su existencia, con
eventuales consecuencias en su perjuicio.

62
Sin embargo, la manifestación más difundida puede encontrarse en el
numeral 6º del art. 384, norma prevista dentro de la regulación de la prueba
testimonial. En efecto, refiriéndose a la forma en que los tribunales deben
apreciar la fuerza probatoria de las declaraciones de los testigos, establece
como una de las reglas que deben seguir los jueces la siguiente: cuando
sean contradictorias las declaraciones de los testigos de una misma parte,
las que favorezcan a la parte contraria se considerarán presentadas por
ésta, apreciándose el mérito probatorio de todas ellas en conformidad a las
demás reglas que se contemplan por el legislador. Este principio de
adquisición procesal es aplicable también a propósito de la prueba pericial,
por aplicación del art. 425, que señala que los tribunales apreciarán la
fuerza del dictamen de perito de acuerdo a las reglas de la sana crítica.

5.3. Reglas procesales o principios formativos del procedimiento

Ya habíamos señalado que un peldaño más abajo que los principios se


encuentran las reglas procesales, en un escenario disponible para el
legislador, quien recurrirá a ellas en las combinaciones que estime más
oportunas y convenientes. Estas reglas (muchas veces mal denominadas
principios, lo que ha contribuido a la extendida confusión en el tratamiento
del tema) configuran externamente al proceso. En su explicación suele
recurrirse al señalamiento de pares antinómicos (Alvarado, A.), entre los
cuales se deben contar por lo menos los siguientes: oralidad - escritura,
concentración - desconcentración, inmediación judicial - mediación, y
publicidad - secreto. Sin embargo, la doctrina tradicional, incluso nuestra
legislación, continúa usando el término "principio" para referirse a estas
reglas procesales.

Sin embargo, cabe apuntar que más que principios o reglas que deban ser
analizadas aisladamente ellos configuran, cada uno, verdaderos
subsistemas procesales, acompañados de una serie de reglas conexas o
asociadas. De manera tal que la opción del legislador en esta materia
acarrea importantes consecuencias en la configuración del procedimiento.

63
Así las cosas, la opción por la vigencia predominante de la regla de la
oralidad implicará también que se recoja con predominancia la regla de
concentración procesal, inmediación judicial y publicidad general. A
contrario sensu, la opción por la regla de la escrituración implicará que se
recoja con predominancia las reglas de desconcentración o dispersión
procesal, mediación judicial y secreto.

5.3.1. Del modelo procesal oral y sus consecuencias

Un modelo procesal oral se sostiene en una estructura y en unas


coordenadas formales claramente diversas a las que identifica un modelo
procesal escrito. De entrada, en él la prueba del material fáctico aportado
por las partes se produce oral y concentradamente, con la inmediación
efectiva del juez y con general publicidad. Son estas coordenadas formales
presentes en la fase de la prueba las que bastan para identificar al sistema
oral, sin perjuicio de reconocer que la adecuada regulación de una
audiencia previa al acto del juicio con sus tradicionales y muy útiles
finalidades saneadoras y delimitadoras, tanto del objeto del juicio como de
la prueba, son características también de los procedimientos orales.

Así, hemos señalado en otra ocasión que el verdadero "medidor" del


mayor o menor grado de oralidad que posea determinado modelo
procesal radica en la regulación que se da a la práctica probatoria. Por
bienintencionados que resulten los esfuerzos de introducir mayores
grados de oralidad, no estaremos frente a un proceso predominantemente
oral, concentrado y favorecedor de la inmediación judicial, sino cuando los
cambios incorporados afecten el núcleo del proceso, esto es, a la prueba.
Lo realmente decisivo es su fase probatoria.

Los efectos positivos de un modelo procesal oral en la materia probatoria


no se discuten. En efecto, junto con aportar flexibilidad y espontaneidad
en el procedimiento probatorio, en este modelo procesal se apuesta por la
concentración probatoria en única audiencia (aunque conste de varias
sesiones) y en la sede del tribunal, lo que se plantea como una solución

64
mucho más razonable que la que tenemos, especialmente frente a la actual
dispersiónde la práctica de las pruebas. Claramente, la concentración
favorece y posibilita la aplicación efectiva de la oralidad en esta fase del
proceso. Con su previsión se debe perseguir que las actuaciones
probatorias orales verificadas en el acto del juicio, su desarrollo y resultados
permanezcan en la memoria del juez al momento de dictar la sentencia,
cuestión que se vería dificultada o imposibilitada si junto con la regla de la
oralidad no se recogiese también la exigencia de concentración en la
práctica probatoria. Al imponerse una práctica probatoria fundamentalmente
concentrada y consagrarse la proximidad de dicha práctica con el momento
de dictar sentencia se posibilita también la inmediación efectiva y real (el
juez de verdad deberá estar siempre presente), lo que debe permitir obtener
los mayores provechos del contacto directo, frontal y concentrado del
juzgador con las partes y sus medios de prueba, facilitando asimismo la
valoración judicial.

La inmediación judicial (hablamos de sus dos sentidos: el amplio y el


estricto, conforme señalaremos más adelante) aparece claramente
fortalecida en la estructura procesal oral y concentrada. Genera el
verdadero "milagro" de una práctica de la prueba con efectiva presencia y
participación del juez, donde la intermediación en esta importantísima
actividad ya no tiene espacio. La estructura del modelo termina forzando la
presencia efectiva, directa y real del juez en la práctica de la prueba. Se
impone el contacto e intervención directos e inmediatos del juzgador
respecto a la actividad probatoria, desde luego como una medida procesal
básica para garantizar la justicia y acierto de la actividad jurisdiccional
decisoria. El juez forma su convicción a través de la presencia directa en la
práctica de las pruebas, a través del contacto directo con las personas que
intervienen en la audiencia, todo lo cual debe ir complementado con la
asunción de un sistema de valoración libre de la prueba (según las reglas
de la sana crítica) que mantenga solamente aquellos criterios legales que
constituyan máximas de la experiencia indubitadas.

El modelo procesal civil oral debe instalarse en nuestro país para


satisfacer la necesidad de estructurar el trabajo jurisdiccional más
racionalmente, de modo tal que cada asunto sea mejor seguido y conocido
por el tribunal, especialmente en lo que liga con la práctica y valoración
probatoria, cambiando así la imagen de una Justicia lejana y distante,
65
aparentemente situada al final de dilatados trámites, tras los cuales en
muchas ocasiones resulta difícil que se perciba el real interés y esfuerzo de
los Tribunales y de quienes los integran. A su turno, un diseño formal oral y
concentrado del proceso civil, sostenido efectivamente en esta implicación
inicial y permanente del juez con la causa, sin intermediarios, ha de
constituir un importante reto para los jueces al imponerles un profundo
cambio de hábitos, viéndose éstos forzados a abandonar su habitual
distancia generada y fomentada, no caben dudas, por un modelo escrito
reconocido multiplicador de la intermediación y de la dispersión procesal,
posibilitando por fin un encuentro que se asume muy complejo e irreal en un
modelo escrito como el consagrado en el CPC, no otro que entre la
inmediación judicial y el proceso civil.

Evidentemente, un modelo procesal sostenido en la forma oral debiera


exigir expresamente que el mismo juez que presenció la práctica de las
pruebas sea quien dicte la sentencia. La exigencia de un contacto directo e
inmediato entre el juez y las pruebas se justifica en que su certeza sobre los
hechos deba formarse sobre lo visto y oído, no sobre el reflejo documental
escrito del resultado de los medios de prueba, de modo que la
consecuencia es que el juez que ha presenciado la prueba necesariamente
ha de ser el mismo que dicte la sentencia.

Como puede verse, la asunción efectiva de un proceso civil oral debe


aparejar un verdadero nuevo modelo de juez civil que asuma una posición
mucho más cercana con la causa, las partes y muy especialmente con la
práctica de las pruebas, que abandone el tradicional rol de juez lector para
transformarse en un juez visible, director, presente y partícipe, cambio que
viene impuesto por las concepciones más racionales del Derecho Procesal,
ya recogido en los regímenes procesales civiles de distintos países tanto de
América Latina como de Europa.

Con todo, y aquí comenzamos a referirnos a los peligros de los tentadores


mitos en esta materia, es nuestra posición que conviene introducir los
cambios en la estructura procesal civil sin caer en extremos que alteren la
esencia de los principios en los cuales se sustenta razonablemente un
sistema procesal civil, esto es, el principio dispositivo y de aportación de
parte, que, como bien se sabe, encuentran su fundamento y origen en la
naturaleza predominantemente privada o individual de los derechos e

66
intereses en juego, lo que explica que el proceso se construya asignando
a las partes un papel muy importante. Por ello, como no debe ser de otra
forma, de las partes depende la existencia del proceso, como también la
determinación de su objeto. Lo propio en cuanto a los concretos
resultados del proceso, los que dependen en importante medida del
adecuado ejercicio por los litigantes de las distintas oportunidades de
actuación procesal previstas por la Ley, muy especialmente lo que liga
con la aportación al proceso de los elementos fácticos y la prueba de los
hechos que les interesen.

Dicho más claramente, la mayor y más intensa intervención que


postulamos para el juez civil en un posible modelo procesal oral debe
traducirse fundamentalmente en mayores poderes de dirección y control
formal del proceso, particularmente del debate oral y concentrado que se
propicia en este sistema oral, empero no compartimos, por las razones
que expresaremos a continuación, aquellas posiciones doctrinales que
asocian la introducción de la oralidad con un mayor protagonismo del juez
en materia de iniciativa probatoria, pretendiendo conferirle amplísimas
facultades (en realidad, deberes) en la decisión respecto de la práctica de
diligencias probatorias tendentes al descubrimiento de la verdad. Es en
este punto donde creemos que resulta útil y necesario el ejercicio de no
dejarse llevar tan fácilmente por un exceso de entusiasmo que pueda
afectar las bases sobre las cuales, a nuestro juicio, se debe construir un
proceso civil.

Y es que vale la pena enfatizar que no debemos caer en excesos. La


asociación de la oralidad con el progresismo y la modernidad está bien
instalada entre nosotros, pero no por ello se puede compartir en el único
sentido que algunos postulan ni se pueden ignorar los riesgos de algunos
planteamientos tan alejados de la realidad que pretenden regular. En efecto,
no se puede compartir que con una visión tan reduccionista como irreal se
califique o entienda a la escritura como conservadora y la oralidad como
progresista.

Por fortuna, pareciera que este discurso irreflexivo a favor de una oralidad
desbordada que menosprecia la utilidad y conveniencia de la escritura en su
justa medida va encontrando fin. Van ganando terreno aquellos
planteamientos que, con más realismo y menos doctrinarismo de

67
posibilidades meramente teóricas, no descartan la utilidad de la escritura
para algunas fases y actos del proceso civil e instan por la oralidad en otros.

Las señales recibidas en el último tiempo son en importante medida


satisfactorias, puesto que se asume que la cuestión de la oralidad en el
proceso civil es una cuestión de grados y que ya es hora de ir dejando atrás
los mitos a ella asociados. Se comienza a asumir la necesaria coexistencia
de elementos escritos y de elementos orales, por lo que el problema de la
oralidad y de la escritura se empieza a abordar —de verdad— como un
problema de predominio o de coordinación y no como un asunto de
exclusión. A pesar de que razonablemente no podía ser de otro modo (y
que la misma realidad muestra que no existe un proceso que sea
puramente oral), ciertos autores se han prodigado, especialmente durante el
siglo XX, en intentar planteamientos cercanos a un doctrinarismo sin
sentido.

Ortells apunta con claridad que lo que debe buscarse en torno a esta
cuestión de la oralidad y la escritura en el proceso civil es la ecuación
precisa que permita contribuir de verdad a la obtención de un proceso civil
eficiente. Se trata, en otras palabras, de buscar la adecuación entre las
formas del procedimiento y el logro de los fines del proceso civil, dando
paso a la introducción de mayores grados de oralidad allí donde se le
requiere y manteniendo la regla escrita allí donde resulta conveniente
conservarla.

a. La forma oral y escrita y su incidencia al régimen recursivo

Se ha sostenido por parte de la dogmática nacional la existencia de una


relación casi inalterable entre un modelo procedimental escriturado con un
sistema recursivo amplio, tal como se aprecia en la actualidad en la Justicia
civil, en la cual se desarrolla un procedimiento ordinario dominado por la
regla procedimental de la escritura y la figura del expediente. A lo anterior
se debe sumar un recurso ordinario, el cual se traduce en el conocimiento,
tanto de la base fáctica como de los elementos jurídicos, por el tribunal ad
quem.

Por la otra vereda, se plantea que un modelo procedimental de juicio por


audiencias se encuentra estrechamente ligado a un modelo recursivo

68
restringido, el cual sólo tiene lugar bajo ciertas causales taxativas y que, a
su vez, fundamentalmente permite una revisión del derecho aplicado.

Bajo esta línea, se ha establecido una supuesta incompatibilidad entre un


recurso de apelación y la doble instancia, con un sistema procesal que
introduzca la oralidad. Ello se ha afirmado desde que hace años se ha
venido instaurado una necesidad prácticamente ineludible de lograr
establecer un sistema que resulte compatible, consistente y coherente
técnicamente con las características y particularidades de un modelo
procesal oral, lo cual se ha traducido en predicar la supresión de la doble
instancia y la regulación de un recurso extraordinario circunscrito a la
revisión de la aplicación del Derecho, sin poder alterar la base fáctica de la
decisión del tribunal (Palomo, D.). Todo esto se lleva a cabo en aras de
controlar la vigencia de la oralidad, la inmediación judicial y la centralidad
del juicio oral.

Por nuestra parte, estimamos que la presencia de un recurso de apelación


y la doble instancia no resulta incompatible en un modelo
predominantemente oral, tampoco en el nuevo modelo procesal civil. Por el
contrario, su supresión constituiría un retroceso innegable del sistema de
garantías que los justiciables actualmente poseen en la materia. En este
sentido, apelación y segunda instancia están estrechamente relacionadas,
implicando siempre la posibilidad de que el tribunal de categoría superior
confirme o revoque y sustituya, total o parcialmente, la resolución que puso
fin a la primera instancia y que resulta impugnada por la apelación. El
conservar el recurso devolutivo ordinario típico viene a significar que se
devuelve al tribunal ad quem el conocimiento de la causa, sin restringir el
ámbito de la impugnación, permitiendo revisar cualquier aspecto de la
resolución impugnada, bien se trate de un aspecto perteneciente al juicio
fáctico o jurídico, sin que existan motivos taxativamente determinados en la
ley (Palomo, D.).

La doctrina contraria señala que si un sistema procesal diseña un proceso


judicial desde la idea del debido proceso y del juicio como un escenario para
controlar la calidad de la información, el juicio oral se construye
ineludiblemente como la garantía central del debido proceso. Es por ello que
el modelo recursivo debe formularse desde el juicio y para el juicio (Riego,
C.; Marín, F.; Duce, M.). Así, si los nuevos procesos civiles optan por la

69
oralidad y la inmediación judicial efectiva, el sistema recursivo debe apoyar
y complementar las características del juicio, siendo coherente con el
respeto al debido proceso y al juicio como herramienta para la depuración
de la información. Además, se pregona que un sistema de juicios orales
debe ser de única instancia, asegurando la posibilidad de recurrir de la
sentencia definitiva a través de un recurso que permita la revisión del
derecho de una manera amplia, lo que iría en coherencia con los objetivos
que deben estar a la vista a la hora de diseñar el proceso y que no
vulneraría el derecho al recurso establecido en los Tratados Internacionales.

Creemos que optar por un modelo de proceso civil por audiencias, con la
correspondiente introducción de la oralidad, ligada a la concentración e
inmediación judicial, obliga a evitar los absolutismos que llevarían a
considerar a estas reglas procedimentales como verdaderos principios
procesales. En este sentido se ha señalado que las exigencias de oralidad,
inmediación y publicidad en la práctica de muchas pruebas no pueden
ignorarse, desde luego, al configurar la segunda instancia. Pero suprimirla
por razón de una imposible inmediación total sería una reacción demasiado
drástica y hasta quizá una reacción teñida de pereza y de alguna dosis de
ignorancia (De La Oliva, A.).

Pareciera que entre nosotros la fórmula o combinación oralidad e


inmediación efectiva asegurara resultados infalibles, inmunes al error e
inmunes a la arbitrariedad. A partir de esta creencia, el legislador nacional
pareciera haberse sentido autorizado a retroceder en la intensidad y
amplitud del sistema recursivo, haciendo suya la explicación que con un
desbordado tono dogmatizador ha instalado la supuesta total
incompatibilidad entre un proceso con oralidad e inmediación judicial y la
mantención de la doble instancia. Así ha sido en la reforma al proceso penal
y la reforma al proceso laboral, en donde se ha consagrado esta
incompatibilidad primero en la ley, al desplazar el protagonismo del recurso
de apelación y recoger un nuevo recurso de nulidad, y luego en la aplicación
judicial restrictiva que ha recibido este nuevo remedio por parte de las
Cortes. La propia Corte Suprema, en reciente sentencia de unificación de
jurisprudencia sobre recurso de nulidad laboral, toma partido por la versión
más restrictiva de este recurso esgrimiendo como fundamento de su
decisión la inconciliable relación entre los "principios" de oralidad,

70
inmediación judicial y celeridad, y la revisión de los hechos por parte del
tribunal superior.

"Séptimo: Que, en forma previa, se debe tener presente que el legislador


estableció un sistema restringido de impugnación de las sentencias
definitivas dictadas en los juicios orales —recurso de nulidad—, dado los
principios que informan el procedimiento que los rige, a saber, oralidad,
inmediación y celeridad, y concretamente, tratándose de la prueba
propiamente tal, concentración, bilateralidad, aportación de pruebas por
las partes y oficialidad. Lo anterior, porque dichos principios resultan
prácticamente inconciliables con una segunda instancia que se origina con
el recurso de apelación, grado de conocimiento que autoriza al tribunal de
alzada para revisar tanto los hechos como el derecho, pues se permitiría
que no obstante que no recibió directamente la prueba la valorara y
emitiera pronunciamiento sobre cuestiones fácticas concernidas a la
materia litigiosa;

Octavo: Que, sin embargo, precisamente para no trastocar el sistema


recursivo, el examen que debe efectuar el tribunal superior no puede
llevar a que, en la práctica, se convierta en uno de instancia, valorando
directamente la prueba rendida en el juicio, y es por ello que sólo le
corresponde revisar si en el proceso racional llevado cabo por el tribunal
de base se respetó la lógica, las máximas de la experiencia y los
conocimientos científicamente afianzados; labor que se traduce en
analizar de manera pormenorizada las argumentaciones que condujeron
al juzgado del grado a dar por acreditados los hechos que debían ser
probados y, sobre dicha base, decidir el asunto litigioso en uno u otro
sentido; postulado que, en consecuencia, constituye la correcta
interpretación sobre la materia de derecho que se trajo a esta sede, y, por
lo tanto, corresponde acoger el recurso que se analiza y unificar la
jurisprudencia en el sentido indicado, y anular la sentencia impugnada
para acto continuo, en forma separada, dictar la correspondiente de
reemplazo" (CS., 11 de abril de 2015, rol Nº 22339-2014).

¿Cuál es el problema con esto? Que en este esquema y bajo esta


concepción, las conclusiones del tribunal a quo, en los hechos y en la
práctica, se convierten en incuestionables, salvo errores groseros. Se
convierten en una cuestión que resulta finalmente decidida en única

71
instancia, lo que es especialmente problemático si estamos frente a la
sentencia emanada de un tribunal unipersonal (recuérdese en este punto
que Calamandrei indicó que el sistema de pluralidad de instancias puede
considerarse como un paralelo al sistema de la colegialidad de los órganos
judiciales, puesto que ambos sistemas tratan de reducir al mínimo las
probabilidades de una sentencia injusta, provocando sobre la formación del
fallo el concurso de varias inteligencias individuales, cada una de las cuales
constituye un control, sucesivo o simultáneo, sobre la actividad juzgadora de
las otras), cuyas atribuciones se recogen en los términos previstos por la
nueva justicia laboral o —como ya se adelantó— en la proyectada nueva
justicia civil. Se termina blindando lo que resuelve el tribunal a quo,
impidiendo una auténtica revisión de la sentencia por parte del tribunal
superior jerárquico. Se consolida una idea de la inmediación judicial y de la
centralidad del juicio oral como "garantes de decisiones justas",
estableciendo un privilegio desbordado que no es posible de justificar
objetiva ni racionalmente y que además sólo termina traduciéndose en una
fórmula de escape al deber de motivar, justamente lo contrario a la esencia
del modelo de valoración probatoria según las reglas de la sana crítica. Por
ello, y conviene señalarlo explícitamente, una cosa son las innegables
ventajas de la presencia judicial en la práctica de la prueba, y que van
desde la moralización de las conductas (Cappelletti, M.) hasta la posibilidad
de que el juez pueda formular preguntas aclaratorias directamente a las
partes, a los testigos y a los peritos, y otra bien distinta es atribuirle virtudes
o ventajas que no tienen sustento y que dirían relación con asignarle peso a
la observación directa del juez en cuanto a poder apreciar la mayor o menor
vehemencia del declarante, su mayor o menor confianza, o por ejemplo lo
que se pudiese apreciar en su lenguaje no verbal. Bien se ha dicho
(Contreras, C.) que todos estos aspectos no deben cumplir ningún papel en
la valoración probatoria. El único rol que debe cumplir la inmediación en los
procesos reformados hacia la oralidad es el de servir como instrumento para
la incorporación, con plenas garantías para las partes y desde el
contradictorio, de una información de calidad para el esclarecimiento de los
hechos controvertidos. En otras palabras, la inmediación judicial debe dejar
de ser entre nosotros una traba para lograr una revisión lo suficientemente
amplia, haciéndonos transitar en sentido contrario a las definiciones que la
Corte Interamericana de Derechos Humanos viene estableciendo hace más
de una década en torno al estándar que impone el derecho al recurso:

72
"El recurso debe ser uno que efectivamente permita al superior entrar en
el fondo de la controversia, examinar los hechos... las defensas
propuestas, las pruebas recibidas, la valoración de éstas, las normas
invocadas y la aplicación de ellas".

Con el estándar impuesto sobre el derecho al recurso, se impone el deber


de que exista una revisión, tanto in facto et iure, lo cual sería cumplido si se
contemplase un sistema recursivo que permita, conjuntamente con el
recurso ordinario, que se pueda acceder a otra instancia procesal ad
quem mediante el recurso extraordinario, siendo con ello la tutela judicial
efectiva más determinante. Sin embargo, cuando el sistema constriñe a los
justiciables a recurrir solamente por la vía extraordinaria, sin una previa
revisión de la decisión por vía ordinaria, la tutela judicial efectiva es
claramente menos incisiva y penetrante (Lorca, A.).

5.3.2. Inmediación / Mediación

La inmediación como valor o principio del sistema se erige como una de


las condiciones esenciales de la observación válida (personal, directa e
indelegable) del material probatorio rendido en juicio, a su vez, se constituye
en el mecanismo indispensable para acceder al conocimiento y de allí a la
convicción.

El principio de inmediación implica dos cosas distintas, en primer lugar,


que el tribunal que dicta la sentencia debe observar por sí mismo la
recepción de la prueba (inmediación formal) y, en segundo lugar, que el
sentenciador debe extraer los hechos de la fuente, por sí mismo, sin utilizar
equivalente probatorio alguno (inmediación material), siendo, por tanto, la
misma persona del juez ante el cual se practica la prueba como el que dicta
la correspondiente sentencia en dicho procedimiento.

Se trata de una virtud que debe darse en toda audiencia oral donde exista
un debate argumental y probatorio a fin de decidir un aspecto sustantivo o
procesal relevante para el juzgamiento.

73
Mediante este concepto se alude a la existencia de un proceso cuyas
distintas actuaciones se deben desarrollar ante el juez de la causa sin la
interposición de elementos mediatizadores, donde el convencimiento del
que falla sea extraído de la asistencia personal a la práctica de las pruebas,
del contacto con las partes, con los testigos, con los peritos y con los
objetos del juicio.

Supone un contacto directo, personal e inmediato del juez con el proceso,


lo que se comprende perfectamente en el diseño formal de los juicios orales
donde el debate de las partes y la práctica de la prueba se efectúa frente a
frente en una relación inmediata con el juzgador.

El juez debe estar presente y escuchará las distintas alegaciones de las


partes y podrá intervenir personalmente en la práctica de las pruebas. Así,
la mayor importancia de la inmediación, dentro del modelo
predominantemente oral, se muestra en relación con la práctica de la
prueba, ya que la recepción directa y frontal por parte del juez de todos los
actos probatorios debería aumentar la calidad de la información obtenida
respecto de cada uno de ellos.

"Que en lo que interesa destacar, una de las consecuencias del principio


de la inmediación, pilar fundamental del sistema de enjuiciamiento criminal
actual, es que las conclusiones a que arribe el tribunal respecto de los
hechos han de provenir de la prueba rendida en el juicio, en audiencias
sucesivas hasta su conclusión. De esta manera, nuestro sistema procesal
penal se erige desde un elemento básico, como es la proposición y
refutación de tesis, el control de la construcción de los hechos mediante
un proceso adversarial y de contradicción de los planteamientos, motivo
por el cual la prueba ha de producirse ante los juzgadores, sin que —en el
caso de prueba testimonial— sea posible su sustitución por lectura de
registros, como lo prescribe el artículo 329, sin perjuicio de las
excepciones que el mismo Código contempla.

(...) de manera que —como sistema lógico de conocimiento que vertebra


el proceso— el tribunal sólo puede formar convicción sobre la base de la
prueba producida oralmente en su presencia y directamente percibida por
él" (CS., 18 de abril de 2017, rol Nº 7008-2017).

74
"En los procedimientos regidos por el principio de la inmediación 'como
ocurre en los orales, el contacto, la relación de las partes entre sí y con
respecto al tribunal se produce de forma directa, inmediata e instantánea,
de tal suerte que no es menester la realización de una actividad específica
destinada a poner en conocimiento de un sujeto lo realizado por otro. En
aquellos regidos por el principio de la mediatividad, en cambio, como son
los procedimientos escritos, el contacto y relación entre las partes no es
inmediata, ni directa, ni instantánea, sino que se provoca a través de la
actividad del tribunal, por lo que resulta necesario recurrir al trámite de las
notificaciones' (R.R.R., De las Notificaciones Procesales, Segunda
Edición, Ediciones Jurídicas y Técnicas S.A., pág. 5)" (CS., 12 de
noviembre de 2013, rol Nº 748-2013).

5.3.3. Concentración / Desconcentración

La concentración supone que toda la actividad procesal (o al menos la


mayor parte de la misma) se desarrolle en una sola audiencia o vista. En su
formato más riguroso, se aspira a que tanto las alegaciones de las partes
como la práctica de la prueba se lleven a cabo en un solo acto procesal; de
no ser ello posible, la regla cede, empero exige que el desarrollo de la
actividad procesal se lleve a efecto en la menor cantidad de sesiones, las
que además deberán ser próximas temporalmente entre sí (de ser posible
sesiones consecutivas). La unidad de la vista es el valor a seguir.

En dicho sentido, combinadas y relacionadas con la oralidad y la


inmediación, la concentración viene a constituir una especie de resguardo
frente a los riesgos que muestra la frágil memoria humana. Se pretende que
el juez, al momento de dictar su fallo, retenga en su memoria las
alegaciones realizadas por las partes del pleito y el resultado de las distintas
pruebas practicadas, sin necesidad de recurrir a los documentos. Habrá
más posibilidades de que esto así ocurra si entre el momento de producirse
las alegaciones y pruebas y el momento de la sentencia no media un
período de tiempo tan prolongado que haya logrado borrar de la mente del
juzgador el recuerdo de las mismas.

75
En este contexto, las suspensiones no son bien vistas, por afectar
sensiblemente los valores señalados.

De lo dicho se desprende también la utilidad de la audiencia preliminar,


dentro de cuyos objetivos se encuentra depurar el debate, decidiendo en
forma previa las excepciones e incidentes que hayan planteado las partes y
que, en su caso, habrían podido determinar la suspensión de la audiencia
de juicio, bajo otro diseño (así, por ejemplo, art. 280 PCPC; art. 61 ley
Nº 19.968 y art. 453 Código del Trabajo).

En este sentido, la audiencia preliminar tiene por objeto remover


tempranamente del proceso todos los obstáculos u óbices procesales que
pudieran existir y para preparar adecuadamente la actividad que
constituye el eje central de todo juicio, la prueba, ya sea precisando los
exactos límites de la controversia, ya sea delimitando el thema
probandi. En síntesis, la audiencia previa, gobernada por la regla oral,
permite obtener los mejores provechos de los contenidos y finalidades
asignados a la misma, que por cierto, superan el mero saneamiento
procesal.

Ambas finalidades antes apuntadas —la de evitación y preparación—


resultan ser manifestaciones del principio de economía procesal (o, en
términos más estrictos, del de evitación de dilaciones indebidas). En
efecto, en el primer caso —a través del objetivo evitador— se detiene el
curso de un proceso que ya no tiene razón de ser, que se ha tornado en
inútil, que no requiere de un juicio posterior porque ya no existe nada que
decidir por el juzgador y, por su parte, sobre la base del fin preparatorio
del juicio posterior, sus esfuerzos van dirigidos a permitir que dicha
instancia se desarrolle sin inconvenientes, reduciendo al máximo las
posibilidades de dictación de sentencias que no entren al fondo del asunto
(las llamadas "absolutorias de la instancia"), haciendo con ello más
eficiente la función jurisdiccional, evitando malgastar recursos humanos y
materiales.

En todo caso, la concentración procesal no puede implicar un desorden de


los actos que se desarrollan en la vista. Además de las facultades de
dirección del juez, la ley debe prever el orden y la oportunidad para que las
partes realicen sus actuaciones.

76
5.3.4. Publicidad / Secreto

Este principio propugna la realización en forma pública de las actuaciones


procesales orales, de modo que cualquier persona pueda presenciar el
desarrollo de las audiencias, enterándose directamente del debate
argumental y probatorio, así como también de las decisiones que adopte el
tribunal.

Esta definición es concordante con lo expuesto en el artículo 9º del COT,


en cuanto señala que los actos de los tribunales son públicos, salvo las
excepciones expresamente establecidas en la ley (por ejemplo, art. 81 COT
y art. 182 CPP).

El fundamento de la publicidad radica en consolidar la confianza pública


en la administración de justicia, fomentar la responsabilidad de los órganos
de la administración de justicia y evitar la posibilidad de que circunstancias
ajenas a la causa influyan en el tribunal y, con ello, en la sentencia.

Desde la visión del ciudadano, el principio de la publicidad procesal


permite que los gobernados conozcan en forma directa cómo se tramitan los
juicios y ejerzan un escrutinio mucho más amplio sobre los juzgadores,
quienes son responsables ante la sociedad del debido ejercicio de sus
atribuciones.

Respecto de este principio debemos distinguir la publicidad en relación


con las partes y la publicidad en general, para lo cual también se emplean
las expresiones de publicidad interna y externa.

77
5.3.5. Economía Procesal

Según Chiovenda, es la obtención del máximo resultado posible con el


mínimo de esfuerzo. Este principio se refiere no sólo a los actos procesales,
sino a las expensas o gastos que ellos impliquen.

El proceso, al igual que el Derecho procesal , no es un fin en sí mismo, es


un medio, un instrumento. Por esta razón no puede resultar más oneroso
que la cuantía del asunto que se debe resolver. De allí que de acuerdo a
este principio el legislador deba regular los procedimientos con
razonabilidad estableciendo algunos para los asuntos de cuantía mayor y
otros para los de cuantía menor (ej.: juicio de mínima, menor y mayor
cuantía). Lo anterior también se traduce en el conocimiento de los asuntos
en única (asuntos civiles o comerciales inferiores a 10 UTM) o primera
instancia.

5.3.6. Preclusión / Eventualidad

La preclusión significa que dentro de las distintas fases o tiempos del


procedimiento se ha de realizar un acto concreto con contenido
determinado, de tal manera que si la parte no lo realiza oportunamente,
pierde la posibilidad de realizarlo. Por ejemplo, la ley procesal civil chilena
establece un plazo para contestar la demanda y si el demandado no
aprovecha la posibilidad que le concede la ley, no podrá ya realizar las
alegaciones propias de la contestación a la demanda; y lo mismo cabe decir
de la proposición de prueba o de cualquier otro acto con su contenido
propio. Es evidente que una cierta preclusión ha de encontrarse en todos
los procedimientos, sean cuales fueren los principios básicos que los
informen, pero en el procedimiento escrito la preclusión es el único sistema
para hacer avanzar el proceso con cierto orden. La preclusión, más el
impulso de oficio, hace que los procedimientos, una vez puestos en
movimiento, lleguen a su final.

78
En todo caso, la preclusión opera frente a las partes y no frente al órgano
jurisdiccional. Si el juez tiene un plazo para dictar sentencia, establecido por
la ley, el mero transcurso de ese plazo no puede suponer que precluya el
deber del juez de dictarla. El incumplimiento de los plazos por el juez o por
los miembros del tribunal constituye una eventual causa de responsabilidad
disciplinaria, pero no preclusión. De este modo, puede decirse que sólo
puede caducar un derecho a realizar un acto procesal, pero no se puede
decir que precluye el deber de realizar un determinado acto procesal.

La acumulación eventual expresa la idea de que las partes deben


acumular todos los medios de defensa de que dispongan en cada una de
las fases o etapas del procedimiento. Esta es la razón de que, por ejemplo,
el Código de Procedimiento Civil disponga en su art. 314 que la
reconvención sólo puede oponerse en el escrito de contestación a la
demanda. Lo mismo es predicable respecto de las excepciones dilatorias en
el juicio ordinario o las excepciones en general en el juicio ejecutivo.

6. LAS OBLIGACIONES, DEBERES Y CARGAS PROCESALES, ASÍ COMO LOS DEBERES


Y PODERES DEL JUEZ EN LA RELACIÓN PROCESAL

La doctrina ha señalado que la solución de un conflicto mediante el


proceso supone el ejercicio de derechos procesales, el cumplimiento de
deberes y la observancia de cargas que se ejercen, se cumplen o se
observan durante el desarrollo de la relación procesal, según el orden
preestablecido por la ley (Romero, A.).

Siguiendo al profesor Romero, los derechos subjetivos procesales son de


diversa especie y contenido. Dentro de éstos se comprende el derecho de
accionar, el derecho a ser juzgado por el juez natural, el derecho de
defenderse, el derecho a la prueba, entre otros. Los deberes, por su parte,
se refieren a lo que por ley, por mandato judicial o por imponerlo la moral, la
parte debe cumplir en la relación procesal.

79
Los deberes existen en el proceso para satisfacer siempre un interés
ajeno y pueden hacerse valer coactivamente. Por ejemplo, las partes tienen
el deber de decir la verdad (art. 390 CPC), el deber de comparecer a
declarar, el deber de pagar las costas, etc.

Las cargas conforman una categoría especial, mediante la cual un sujeto


debe soportar los efectos jurídicos desfavorables por la no realización de
una determinada actuación o por no ejercitar un derecho en el proceso.
Como lo expone Montero Aroca, "todo proceso civil, entendido como
garantía de los derechos subjetivos de los ciudadanos, descansa sobre la
concepción de que los actos procesales no se conciben para las partes
como obligatorios, sino como potestades, en el sentido de que a su
realización se vinculan consecuencias beneficiosas para la parte que los
hace y a su no realización se adscriben consecuencias perjudiciales". Por
ejemplo, la parte no tiene la obligación de presentar testigos, pero si no lo
hace en la etapa y forma prevista por la ley, se verá privada de ese medio
de prueba; en nuestro proceso civil no existe la obligación de contestar la
demanda, pero al no hacerlo se pierde la oportunidad de reconvenir;
etcétera.

Ahora bien, si lo miramos desde la óptica del órgano jurisdiccional, cabe


hablar de deberes y poderes del juez.

La relación procesal también hace surgir para el juez una serie de


obligaciones que son propias de su función de impartir justicia. Ellas se
justifican por el imperativo que tiene su función jurisdiccional, que lo obliga a
conocer, juzgar y hacer ejecutar lo juzgado.

Así, el juez debe dar a la acción intentada por el actor y a la excepción


que deduzca el demandado la tramitación que corresponda conforme a la
ley, según el tipo de procedimiento aplicable a la acción deducida; debe
resolver todas las cuestiones accesorias y de mero trámite que se
promuevan en una audiencia, o como incidentes ordinarios o especiales;
debe pronunciar todas las resoluciones que establezcan derechos
permanentes a favor de las partes y la que decida el objeto o controversia
sometido a su conocimiento si se ha cumplido con los presupuestos
procesales.

80
En el cumplimiento de lo anterior, el juez tiene el deber de no dejar en la
indefensión a las partes, cuando ejerzan oportunamente y conforme a las
exigencias legales sus derechos subjetivos, cumplan con sus deberes u
observan las cargas que el procedimiento respectivo les permite observar.

Si el juez incumple alguno de sus deberes, se puede hacer efectiva su


responsabilidad, dependiendo la sanción o la ineficacia jurídica que afecte a
su acto procesal del tipo de infracción que cometa.

Junto con el cumplimiento de los deberes, el juez también es dotado de un


conjunto de facultades discrecionales, que tiene la posibilidad de utilizar
para la consecución de un determinado fin en el proceso, pero sin que
exista un deber jurídico de utilizarlas. La no utilización de una facultad
discrecional no configura una falta por parte del juez. Son ejemplos de esta
categoría las denominadas medidas de prueba de iniciativa judicial,
específicamente las denominadas medidas para mejor resolver.

En el marco de un proceso civil, regido —como se ha anotado— por los


principios dispositivo y de aportación de partes, éstas tienen que levantar
determinadas cargas en relación con los hechos. La primera de estas
cargas, como es obvio, es la afirmación de los hechos; baste recordar lo
que prescriben los arts. 254 Nº 4 y 309 Nº 3 para constatarlo. Son las partes
las que introducen los hechos al proceso, afirmándolos a través de sus
respectivos escritos de alegaciones (fundamentalmente la demanda y la
contestación de la demanda): no está habilitado el juez de la causa, en un
sistema regido por los principios antes señalados, para introducir, de oficio,
hechos al proceso.

La otra carga de las partes dice relación con probar los hechos. De
acuerdo a lo señalado respecto del principio de aportación de partes, son
ellas las que tienen la carga de acreditar los hechos que configuran el
conflicto, que son determinados en la resolución que recibe la causa a
prueba (art. 318 CPC, art. 1698 CC). Para un análisis más detallado de la
carga de la prueba, véase Bordalí, Andrés; Cortez, Gonzalo y Palomo,
Diego (2014).

81
7. LOS ELEMENTOS DEL PROCESO: ELEMENTOS CONSTITUTIVOS Y PRESUPUESTOS
DE VALIDEZ DEL PROCESO

Son los componentes necesarios y esenciales para que el proceso tenga


existencia jurídica (elementos constitutivos), por tanto, sin los cuales no se
puede hablar verdaderamente de proceso y los requisitos que deben
concurrir para que la relación jurídica procesal tenga validez, produciendo
todos los efectos legales (presupuestos de validez).

Los elementos del proceso se suelen clasificar en objetivos y subjetivos.


Los primeros están referidos a la existencia de un conflicto jurídico actual,
mientras que los subjetivos según se refieren al estudio de las partes y
deltribunal.

7.1. Las partes

Las partes son los sujetos cuyos intereses se encuentran en pugna dentro
de un proceso, o bien, quien solicita y frente a quien se solicita una
determina tutela del órgano jurisdiccional (González, J.). Veamos un
ejemplo: Juan le dice a Pedro que le devuelva el dinero que le prestó a título
de mutuo. Pedro se rehúsa a pagar. Juan lo demanda e inicia un proceso
contra Pedro. En este juicio las partes van a ser Juan (demandante) y Pedro
(demandado). La acción de Juan se dirige hacia un tercero imparcial, el
juez, a fin de obtener en juicio la satisfacción de su pretensión (que se dirige
contra el demandado).

Ahora bien, el estudio de las partes corresponde a otra sección de esta


obra, a la cual nos remitimos; sin embargo, debemos dejar desde un
principio en claro la importancia de las partes en el proceso civil. Si bien el
proceso es un instrumento al servicio del ejercicio de la jurisdicción, la tutela
de los derechos se refiere siempre a sujetos concretos. Por lo que si bien el

82
proceso tiene como fin la adecuada tutela jurisdiccional de los derechos, se
puede afirmar que no es un fin en sí mismo, sino que es tributario de los
intereses de los sujetos que actúan en el tráfico, no dictándose nunca una
decisión al vacío, sino que siempre en relación con sujetos concretos
(González, J.).

La importancia de las partes es tal, que determina la estructura del


proceso sobre la base de un esquema formal de dualidad de posiciones
procesales enfrentadas entre sí, que representa una disputa pacífica entre
sujetos, lo que favorece que el órgano jurisdiccional mantenga una posición
equidistante, preservando así su imparcialidad (González, J.).

La importancia de las partes se acrecienta aún más en los sistemas


procesales de carácter dispositivo, regidos por el principio de aportación de
parte, en que éstas, titulares de los derechos en conflicto, pueden decidir
solicitar o no la tutela jurisdiccional de los mismos; además, una vez iniciado
el proceso, pueden libremente disponer de sus derechos y terminar
anticipadamente el procedimiento.

7.2. El tribunal u órgano jurisdiccional

Conforme nuestros estudios de Derecho procesal orgánico , sabemos que


el tribunal es el órgano jurisdiccional establecido por ley y llamado a decidir
respecto del conflicto jurídico suscitado entre las partes.

Sin perjuicio de que su estudio corresponde al derecho procesal orgánico,


cabe recordar alguno de sus aspectos relevantes para el estudio del
proceso.

Dijimos en su oportunidad que el proceso es un conjunto de actos


desarrollados tanto por las partes como por el juez o tribunal, por lo que la
función del juez en el proceso es esencial, siendo por ello uno de los
presupuestos de existencia del mismo.

83
Ahora, la función que realiza el juez o tribunal como tercero independiente
e imparcial dentro del proceso no se limita a resolver la controversia
sometida a su conocimiento, o al acto de juicio, sino que realiza diversas
funciones a lo largo de todo el iter procesal.

Así, al juez le corresponde recibir todas las presentaciones y alegaciones


que efectúen las partes y terceros, para luego proveerlas como en derecho
corresponda (función receptora). Así, mediante los decretos el juez va
proveyendo las diversas presentaciones con el objeto de dar curso
progresivo al procedimiento, sin decidir cuestión alguna suscitada entre las
partes. En dicho sentido, y dada la estructura formal dual en que se
sustenta el proceso contemporáneo, el juez actúa como una suerte de nexo
o comunicador entre ambas partes, poniendo en conocimiento a las partes
de las presentaciones de su contraria, dándole por tanto la posibilidad de
pronunciarse al respecto, permitiendo así su debida participación en el
proceso, y por ende, en la conformación de la sentencia judicial.

Junto con lo anterior, al juez le corresponde el papel de dirigir el


procedimiento, cuidando que se respeten las formas procesales
establecidas por el legislador, así como haciéndolo avanzar con prontitud
hacia su terminación. Por ello, el legislador otorga al juez diversos poderes
de carácter formal que tienen por objeto permitir dirigir el proceso, evitando
dilaciones indebidas, facultándolo, además, para subsanar los vicios que
observe en su tramitación, evitando con ello posibles vicios de nulidad que
puedan afectarlo.

Además de ello, le corresponde la recepción de pruebas, seleccionando


cuáles serán efectivamente producidas e incorporadas al proceso, como
aquellas que en razón de diversos criterios no resultan admisibles de ser
introducidas.

Ahora bien, una vez ofrecida la prueba por las partes y admitida su
producción por parte del tribunal, éste interviene en su práctica (en mayor o
menor medida dependiendo de los principios que rijan el respectivo sistema
probatorio), ya sea formulando preguntas a los testigos o peritos,
resolviendo las diversas incidencias que se produzcan con ocasión de la
práctica de las diligencias probatorias o incluso realizando él mismo ciertas
diligencias como la denominada inspección personal del tribunal.

84
A este respecto amerita traer a colación las experiencias que nos ha
dejado la justicia laboral respecto de las facultades probatorias del juez.

En el proceso laboral oral se establece como principio el impulso procesal


de oficio (art. 425 del Código del Trabajo) y a lo largo de las normas
procedimentales se contemplan, además, una serie de normas que
habilitan al juez a disponer de oficio lo que le parezca pertinente, sin más
restricciones que los recursos que tienen las partes en las audiencias o
fuera de ellas, facilitando lo que hemos llamado la adquisición del proceso
por parte del juez, toda vez que sus poderes públicos explícitos son tan
exorbitantes, que pueden llegar incluso al punto (impresentable) de
sustituir a las partes. Existen algunos jueces, pocos afortunadamente, que
estiman que son ellos los primeros que interrogan y luego si las partes
estiman que falta algo por inquirir pueden hacerlo, con la agravante de
que ellos mismos consideran que sus preguntas no son objetables,
provocando que la información que se ingresa al proceso no puede ser
fiable.

No se contemplan en el proceso laboral oral reales restricciones a lo que


se ha llamado el monopolio de la violencia simbólica legítima, que implica
fundamentalmente que es el Estado el que detenta objetivamente el poder
en el proceso. Este poder, que ha sido un elemento integrante de la
formación del Estado, apareja la imposibilidad de que cualquiera pueda
tomar justicia por mano propia, pero también implica que el Estado debe
otorgar una tutela judicial efectiva, lo que se da a través de un proceso
racional y justo, que debe contener herramientas razonables de control
por las partes a la actuación del juez, más aún cuando éste tiene
reforzados poderes de oficio, como ocurre en el proceso laboral.

Es justamente lo que no ocurre ¿en forma expresa¿ en las normas


procesales de nuestro Código. Basta analizar el texto legal (art. 454.6 del
Código del Trabajo) para constatar que no existen instrumentos expresos
de control de los poderes del juez, y efectivamente éstos consideran que
sus preguntas en el interrogatorio testimonial no son susceptibles de
control por parte de los litigantes, lo que no sólo es aberrante desde el
punto de vista lógico, sino que pone a las partes en situación de desmedro
importante si ha ocurrido la adquisición procesal por parte del juez. Si el
sentenciador ha adoptado la teoría del caso de una de las partes, o peor

85
aún, tiene una propia y la desarrolla, incluso podríamos tener problemas
de congruencia, desde que el Tribunal ha probado cosas distintas que lo
que las partes han alegado en el proceso, debiendo las partes tener
necesariamente medidas de control.

Vale decir, frente a la tesis tradicional de los Tribunales de estimar que


sus preguntas no son objetables (sólo lo serían las preguntas de las
partes), sostenemos que es procedente la objeción en contra de este tipo
de preguntas. Esto tiene particular importancia de cara a la preparación
del recurso de nulidad. En efecto, si el planteamiento de la objeción no
alcanza para impedir que se incorpore prueba o información inadmisible al
juicio, al menos deberá servir para que se entienda debidamente
preparado el recurso de nulidad que se intente luego contra la sentencia.
En adelante, por tanto, las objeciones deben ser entendidas como una
herramienta para limitar no sólo a aquella parte que no respeta los límites
del proceso y coartarlo en esa actuación incorrecta, sino que también es
posible de utilizar frente a una interrogación judicial que no se ajusta a las
exigencias y límites de la Ley.

Por otra parte, el tribunal valora los medios de prueba recibidos y en


definitiva establece si a través de ellos se logra acreditar la efectividad de
las alegaciones hechas por las partes, contrastando las afirmaciones
realizadas por las partes en los escritos iniciales del proceso con las fuentes
de pruebas introducidas al proceso (función de apreciación de las pruebas o
intelectual).

7.3. Conflicto jurídico actual

El conflicto, controversia o contienda judicial se compone de las acciones


que hace valer el demandante y de las excepciones o defensas que aduce
el demandado.

Este debe ser jurídico, porque debe versar sobre un derecho y no sobre
otro asunto o materia, además de actual, dado que debe haber un derecho

86
concretamente amenazado, cuya declaración o protección se solicita al
tribunal.

8. PRESUPUESTOS DE VALIDEZ DEL PROCESO

Al igual que un acto jurídico civil o procesal, no basta con que el proceso
exista, sino que se requiere además que éste sea válido, dado que de no
serlo, se arriesga a la declaración de nulidad del respectivo procedimiento.

La doctrina ha señalado como presupuestos o requisitos de validez los


siguientes:

8.1. Tribunal competente

Debe existir un tribunal absoluta y relativamente competente; es decir, el


juez que conoce del conflicto debe ser competente para resolverlo, en
atención a los elementos de la competencia absoluta y relativa. Aunque no
hay que olvidar que la competencia relativa puede renunciarse a través de
la prórroga de competencia.

8.2. Capacidad de las partes litigantes

Se requiere de tres tipos de capacidades, las cuales serán explicadas en


otro apartado de esta obra y son las siguientes: capacidad de ser parte,
capacidad procesal y capacidad de postular o ius postulandi.

87
8.3. Observancia de formalidades

Para que el proceso sea válido, se deben cumplir las diversas


formalidades establecidas por la ley para la validez de los diversos actos y
actuaciones que lo constituyen. Una de ellas es el debido emplazamiento.

Así, la notificación de la demanda hecha en forma legal (válida) al


demandado, más el transcurso del plazo que tiene éste para contestarla
constituyen lo que se conoce como "emplazamiento".

El fundamento de la necesidad del emplazamiento es que nadie puede ser


condenado sin ser oído previamente (lo que concreta y hace efectivo el
principio de bilateralidad de la audiencia y derecho a la defensa). Es tal la
importancia que se le atribuye, que su omisión autoriza para interponer un
recurso de casación en la forma contra la sentencia que se hubiere dictado
en semejantes condiciones. Es un trámite esencial. Así, en un fallo sobre
casación en la forma, señala la Corte de Apelaciones de Concepción:

"En consecuencia, la notificación aquí cuestionada no parece extendida


con arreglo a la ley y por tanto carece de eficacia jurídica para los efectos
del debido emplazamiento de dicha parte, emplazamiento que es un
trámite en el juicio ordinario de mayor cuantía" (C. de Apelaciones de
Concepción, 26 de junio de 1984, rol Nº 244-1984).

En síntesis, el emplazamiento está conformado por la notificación válida


de la demanda, que de ordinario se practicará por medio de una notificación
personal, por ser la primera noticia del pleito que se le da al demandado
(art. 40 CPC) y por el transcurso del tiempo que tiene para contestar la
demanda, conocido como término de emplazamiento (arts. 258 y 259 CPC).

88
9. OBJETO DEL PROCESO

Como señalamos anteriormente, el órgano jurisdiccional como las partes


confluyen de modo necesario a la realización del proceso. Dicha actividad
recae sobre una diversidad de materias, destacando una de ellas: el objeto
del proceso.

Según sean los principios que rijan el objeto del proceso, diferentes serán
los poderes del órgano jurisdiccional y de las partes respecto del mismo.

Ahora bien, hablar del "objeto del proceso" entraña diversos significados.

Al respecto, la mejor doctrina ha señalado que al referirse al objeto del


proceso no se está haciendo alusión a su finalidad u objetivo que persigue
dicha institución (De La Oliva, A.), ni tampoco a todo aquello a lo que, en un
proceso, se refieren los actos de las partes y del juez; piénsese en los
diversos incidentes que se originan a causa de un proceso, como
cuestiones meramente procesales, o las diversas actuaciones probatorias
que se realizan dentro del mismo, sino que de todas las materias sobre las
que versa la actividad procesal, sólo se considera objeto del proceso en
sentido estricto y técnico-jurídico "aquel tema o asunto jurídico fundamental
sobre el que el actor pide la sentencia del juez, previa contradicción con el
demandado" (Ortells, M.), o como se denomina en la práctica forense, "el
fondo".

En dicho sentido, se encuentran marginadas del objeto del proceso las


diversas cuestiones procesales e incidentales, que aunque la actividad del
órgano jurisdiccional y de las partes se proyecta también sobre aquéllas, no
guardan directa relación con lo que justifica el proceso y, en sí mismas
consideradas por sí solas, no constituyen el contenido de una pretensión ni
de un derecho de los sujetos jurídicos a la tutela judicial ni justifican que la
actividad jurisdiccional se ponga en movimiento (De La Oliva, A.).

Ahora bien, la correcta determinación de lo que es el objeto del proceso


(en sentido estricto) juega un papel determinante en la aplicación de
diversas instituciones procesales; así, a modo ejemplar, determina la
competencia absoluta como relativa; el incidente especial de acumulación
de autos; la reconvención; la aplicación adecuada de uno u otro
procedimiento al derecho material que precisa de tutela; así como la
89
litispendencia y la cosa juzgada; el régimen recursivo, así como la
exhaustividad, motivación y congruencia de la sentencia que se pronuncia
sobre el objeto, entre otras tantas.

Siguiendo las enseñanzas del profesor De La Oliva, el objeto actual del


proceso está constituido por lo que el actor plantee tempestivamente y por
lo que el demandado suscite, también en tiempo y forma. Es sobre aquello
que procede el debate procesal y sobre eso ha de pronunciarse el tribunal.
Así, el objeto del proceso lo determina la pretensión o pretensiones del actor
y su fundamento, esto es, las partes, lo que se pide y la causa de pedir, así
desde el punto de vista de los hechos alegados como desde el punto de
vista del fundamento o fundamentos jurídicos efectivamente aducidos (De
La Oliva, A.).

Por otra parte, la determinación del objeto del proceso desde un momento
inicial reviste vital importancia ¿a nuestro entender¿ para el respeto del
derecho de defensa de los litigantes, de modo de conocer desde un inicio a
qué se enfrentan, pudiendo configurar de tal manera su estrategia
defensiva.

10. CLASIFICACIÓN DEL PROCESO

Como ha señalado la doctrina, la noción del proceso es única y no admite


clasificación, siendo lo clasificable los diversos procedimientos que
determinan la forma en que ha de desarrollarse el proceso. Así, y conforme
lo consignadoprecedentemente, Casarino ha señalado que el procedimiento
comprende el conjunto de formas preestablecidas por las normas jurídicas
que están contenidas en las fuentes formales y que el ordenamiento jurídico
pone a disposición de las personas para construir en conjunto un proceso
jurisdiccional.

Así, si atendemos al ámbito de aplicación de cada procedimiento,


podemos hablar de procedimientos ordinarios y especiales.

90
Procedimiento ordinario es aquel que regulará la sustanciación de toda
contienda que no tenga señalada por ley alguna regulación especial; por su
parte, procedimiento especial es aquel que se aplica a determinadas
materias establecidas por ley.

En nuestro Código de Procedimiento Civil, el Libro II regula el denominado


procedimiento ordinario de mayor cuantía, mientras que el Libro III regula
los denominados procedimientos especiales.

La importancia de los procedimientos ordinarios es que regularán no tan


sólo las contiendas judiciales que no tengan una tramitación especial
señalada por ley, sino que además suplirán aquellas materias no reguladas
expresamente por los propios procedimientos especiales (artículo 3º del
Código de Procedimiento Civil).

Si se pone acento en el objeto del procedimiento, o en el contenido de la


pretensión sobre la cual versan, podemos hablar de procedimientos (o
pretensiones) declarativos, ejecutivos y cautelares.

Ahora bien, los procedimientos declarativos admiten una subclasificación


entre meramente declarativos, constitutivos y de condena.

Los meramente declarativos son aquellos que persiguen (o cuya


pretensión persigue) la declaración de existencia o inexistencia de un
determinado derecho subjetivo o relación jurídica concreta, cuyo
reconocimiento es suficiente para satisfacer su tutela (aquel procedimiento
en que se persigue la nulidad de un determinado contrato); será constitutiva
cuando se dirige a establecer, modificar o extinguir un determinado estado,
relación o situación jurídica (aquellos procedimientos en que se pretende se
declare interdicto a un disipador, o aquel en que se solicita la declaración
del divorcio); y será de condena cuando implica una determinada orden
dirigida a una obligación consistente en dar, hacer o no hacer alguna cosa
(aquel en que se ejerce la acción reivindicatoria, que tiene por objeto que el
demandado sea condenado a restituir al demandante la cosa mueble
reivindicada) (Aliste, T.).

Los procedimientos cautelares tienen por objeto preservar un determinado


estado de las cosas, situaciones de hecho o jurídicas, para asegurar el

91
resultado del ejercicio de un derecho, ya sea en un juicio ejecutivo o
declarativo (medidas precautorias consagradas en el artículo 290 del CPC).

Por su parte, los denominados procedimientos ejecutivos tienen por objeto


dar cumplimiento forzado al derecho indubitado que ostenta el justiciable
frente a la negativa del deudor de cumplir voluntariamente con la prestación
(por ejemplo, el procedimiento en que se pretende obtener el cumplimiento,
por vía ejecutiva, de una obligación que consta en una sentencia
ejecutoriada o en una copia autorizada de escritura pública o en un cheque
firmado ante notario).

Si atendemos ya a la naturaleza o materia sobre la que versan los


procedimientos, podemos hablar de procedimientos civiles y penales.

Si atendemos a la cuantía del objeto (al menos en el plano civil), podemos


distinguir entre procedimientos de mínima, menor y mayor cuantía.

Si atendemos a las reglas procesales (o principios formativos del


procedimiento) que rigen cada procedimiento, podemos hablar de
procedimientos orales o escritos, y con sus consecuencias necesarias de
inmediación, concentración y publicidad, o mediación, desconcentración y
secreto.

11. LA FUNCIÓN O FINES DEL PROCESO. EL PROCESO COMO INSTRUMENTO Y LA


IMPORTANCIA DEL PROCEDIMIENTO COMO INSTRUMENTO LEGITIMADOR DE LA
DECISIÓN JURISDICCIONAL

Ya señalamos anteriormente que el proceso tenía una idea esencialmente


teleológica, esto es, encaminada a un fin determinado, cual es la resolución
de un conflicto de intereses, o como un complejo de actos coordinados al
objetivo de la actuación de la voluntad de la ley.

También mencionamos previamente que todo proceso presupone uno o


más conflictos jurídicos, constituyendo, por tanto, un medio o instrumento

92
idóneo para dirimirlo por medio de un acto de autoridad, de manera
definitiva e inalterable, y con posibilidad de ejecución (Couture, E.).

Por otra parte, se señala que este fin resolutor de conflictos tiene una
naturaleza dual: privada y pública a la vez.

Privada en cuanto interesa a las partes resolver sus conflictos jurídicos,


pero a la vez pública, en cuanto interesa a la comunidad asegurar la
efectividad del ordenamiento jurídico, como la obtención de la paz social.

"El proceso es un instrumento que tiende a lograr la paz social por lo que
existe un interés público en que termine por una sentencia.
Adicionadamente, se concreta el derecho a la tutela judicial efectiva con
reconocimiento en el artículo 19 Nº 3 de la Carta Fundamental" (C. de
Apelaciones de Concepción, 28 de enero de 2016, rol Nº 1995-2015).

Y es que el proceso es un instrumento de producción jurídica y una


incesante forma de realización del derecho (Couture, E.).

En dicho sentido, el mensaje del Proyecto de Código Procesal Civil


señala:

"Se asume que, en todo proceso civil hay un interés público comprometido
en obtener una resolución rápida, eficaz y justa del conflicto y, por ende,
se ordene a la generación de las condiciones necesarias para una
convivencia social pacífica". En ese mismo sentido, y para la consecución
de una sentencia justa, "se le confiere un mayor protagonismo en el
conocimiento de los asuntosdotándolo de la facultad de decretar, hasta la
audiencia preliminar, diligencias de prueba para el esclarecimiento de la
verdad de los hechos controvertidos, pero respetando siempre el derecho
de defensa de las partes. Se ha estimado que la determinación de la
verdad de los hechos sometidos a juzgamiento, es un presupuesto
indispensable de una sentencia que resuelva el conflicto en forma justa
y, por ello, no cabe escatimar a ese respecto la intervención del Juez".

En el mismo sentido el mensaje sostiene que, "consecuente con lo


anterior, y entendiendo que el proceso civil no es un mero instrumento
para la resolución de un conflicto intersubjetivo de intereses privados entre
las partes y en el cual al juez sólo le cabe un papel de mero observador
93
hasta el momento de dictar sentencia, el nuevo Código consagra un
cambio de paradigma en la concepción del rol y poderes del juez respecto
del proceso y el sentido tradicional en que se ha entendido el principio
dispositivo o de justicia rogada que inspira nuestro actual proceso civil, sin
por ello derogarlo, sino al contrario, manteniendo su plena vigencia".

Sin perjuicio de esta visión clásica que acabamos de exponer brevemente,


se ha señalado que "el proceso es un procedimiento, en el sentido de un
instrumento, módulo legal o conducto con el cual se pretende alcanzar un
fin, legitimar una actividad y viabilizar una actuación. A través de él la
jurisdicción tutela los derechos en la dimensión de la Constitución. Es el
módulo legal que legitima la actividad jurisdiccional y, permitiendo la
participación, colabora para la legitimación de la decisión. Es la vía que
garantiza el acceso de todos al Poder Judicial, y además de esto, también
para la participación popular en el poder y en la reivindicación de la
concretización y de la protección de los derechos fundamentales. Por todo
eso, el procedimiento tiene que ser, en sí, legítimo, es decir, capaz de
atender a las situaciones sustanciales carentes de tutela y estar en
sincronía con el derecho material y los derechos fundamentales
materiales" (Núñez, R. y Pérez, A.).

Se agrega que el proceso es un instrumento mediante el cual el Estado


ejerce el poder, dictando la regla de la solución del caso, y como todo
ejercicio de poder requiere ser legitimado por la participación popular, en el
proceso judicial participan aquellos que pueden ser afectados en sus
esferas jurídicas, por lo que la sentencia encuentra su legitimidad en la
debida participación de aquellos que pueden ser afectados (Marinoni, L.).

"Es preciso tener presente, al respecto, que el proceso es un instrumento


mediante el cual los órganos encargados de administrar justicia ejercen su
función jurisdiccional y su objeto es lograr que el juez llegue a la
convicción acerca de lo que es justo para el caso concreto, lo que se da a
conocer a través de la sentencia definitiva" (C. de Apelaciones de San
Miguel, 14 de octubre de 2016, rol Nº 321-2016).

Y aquella participación que legitima al proceso, y por tanto, a la decisión


jurisdiccional que de él emana, está en dependencia de un procedimiento
que sea adecuado para ello, el cual es también imprescindible, no bastando

94
una mera secuencia de actos procesales indiferentes a la necesidad de la
debida participación (Marinoni, L.).

Fuera de ello, el procedimiento toma importancia en la preocupación del


Estado de tener un proceso que satisfaga las necesidades sociales, de
modo que la jurisdicción pueda atender a los económicamente carentes y a
las diferentes situaciones del derecho material, por lo que no basta un
procedimiento que permita la participación, sino que la técnica procesal
debe ser adecuada al alcance de la tutela efectiva del derecho material, de
ahí que se hable de procedimientos, dejándose atrás la idea del
procedimiento único, que sería capaz de atender a todas las situaciones del
derecho material, dado que el proceso no puede ser neutro en relación al
derecho sustancial (Marinoni, L.).

Esta concepción del proceso y procedimiento persigue dejar a la vista la


ligazón con un proceso que sirve a un Estado que no se conforma con la
mera declaración de la ley y tratar a las personas y cosas igualitariamente,
sino que se preocupa de garantizar una debida participación de los litigantes
en la formación de la decisión, con acceso a la justicia y con efectiva tutela
del derecho material.

95
BIBLIOGRAFÍA CITADA

ABEL LLUCH, Xavier (2015): La valoración de la prueba en el proceso


civil (Madrid, Ed. La Ley).

ALVARADO VELLOSO, Adolfo (2008): Introducción al estudio del derecho


procesal. Primera parte (Buenos Aires, Rubinzal-Culzoni Editores).

ASENCIO MELLADO, José María (2004): Introducción al Derecho Procesal, 3ª


edición (Barcelona, Ed. Tirant lo Blanch).

BORDALÍ, Andrés; CORTEZ, Gonzalo y PALOMO, Diego (2014): Proceso civil:


El juicio ordinario de mayor cuantía, procedimiento sumario y tutela
cautelar, 2ª edición (Santiago, LegalPublishing).

— (2016): Los recursos y otros medios de impugnación (Santiago,


LegalPublishing).

CAROCCA PÉREZ, Álex (2005): El nuevo sistema procesal penal, 3ª edición


(Santiago, Editorial LexisNexis).

CASARINO VITERBO, Mario (2005): Manual de derecho procesal civil, tomo III
(Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

COUTURE, Eduardo (1988): Introducción al estudio del proceso civil,


2ª edición (Buenos Aires, Ed. Depalma).

DE LA OLIVA SANTOS, Andrés (2005): Objeto del proceso y cosa juzgada en


el proceso civil (Navarra, Ed. Aranzadi).

DE LA OLIVA, Andrés; DÍEZ-PICAZO GIMÉNEZ, Ignacio y VEGAS TORRES, Jaime


(2003): Derecho Procesal. Introducción, 2ª edición (Madrid, Editorial
Centro de Estudios Ramón Areces).

DEL RÍO FERRETTI, Carlos (2014): El derecho al recurso y recurso de nulidad


penal (Santiago, Ed. Legal Publishing).

DUCE, Maurice; MARÍN, Felipe y RIEGO, Cristián (2008): "Reforma a los


Procesos Civiles Orales: Consideraciones desde el Debido Proceso y la
Calidad de la Información", en: Justicia Civil: Perspectivas para una
96
Reforma en América Latina (Santiago, Centro de Estudios de Justicia de
las Américas), pp. 13-94.

ECHANDÍA, Devis (2002): Teoría General del Proceso, 3ª edición (Buenos


Aires, Ed. Universidad).

FERRER MAC-GREGOR, Eduardo y SIMONS PINO, Adrián (2010): "Los recursos


en el proceso civil. Una mirada desde Iberoamérica", en: TAVOLARI, Raúl
(coord.), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII
Jornadas Iberoamericanas de Derecho Procesal (Santiago, Ed. Thomson
Reuters), tomo II.

GIMENO SENDRA, Vicente (2005): Introducción al derecho procesal, 3ª


edición (Madrid, Ed. Colex).

HUNTER AMPUERO, Iván (2010): "Iura novit curia en la jurisprudencia civil


chilena", en: Revista Derecho (Vol. 23, Nº 2), pp. 197-221.

LORCA POBLETE, Nelson (2015): "El recurso de nulidad laboral y su


aplicación práctica: algunas consideraciones a la luz de la garantía del
derecho al recurso", en: PALOMO, Diego (coord.), Proceso y Justicia
laboral: Lecturas a contracorriente (Santiago, Ediciones Jurídicas de
Santiago).

MARINONI GUILHERME, Luiz (2015): Introducción al Derecho Procesal


Civil (traducción de Christian Delgado Suárez, Lima, Ed. Palestra).

MATURANA MIQUEL, Cristián (2009): Aspectos generales de la prueba:


Apuntes (Santiago, Universidad de Chile).

MONTERO AROCA, Juan y FLORS MATÍES, José (2005): Tratado de recursos


en el proceso civil (Valencia, Ed. Tirant lo Blanch).

NIEVA FENOLL, Jordi y BUJOSA VADELL, Llorenç (2015): Nociones


preliminares de Derecho Procesal Civil(Barcelona, Ed. Atelier).

NÚÑEZ OJEDA, Raúl y PÉREZ RAGONE, Álvaro (2013): Manual de derecho


procesal civil (Santiago, Thomson Reuters).

97
ORELLANA TORRES, Fernando (2009): Manual de derecho procesal, tomo II,
3ª edición (Santiago, Ed. Librotecnia).

ORTELLS RAMOS, Manuel (2009): Derecho procesal civil, 9ª edición (Navarra,


Ed. Aranzadi).

PALOMO VÉLEZ, Diego y ALARCÓN CORSI, Humberto (2011):


"Fundamentación de la sentencia y contradicción, como materialización
del derecho al recurso en materia procesal penal", en: Revista Ius et
Praxis (Año 17, Nº 1), pp. 291-320.

PICÓ I JUNOY, Joan (1996): El derecho a la prueba en el proceso


civil (Barcelona, J. M. Bosch).

ROMERO SEGUEL, Alejandro (2014): Curso de derecho procesal civil. La


acción y la protección de los derechos, 2ª edición (Santiago, Ed. Thomson
Reuters).

— (2014): Curso de derecho procesal civil. Los presupuestos procesales


relativos al órgano jurisdiccional y a las partes, 2ª edición (Santiago, Ed.
Thomson Reuters).

— (2015): Curso de derecho procesal civil. Los Presupuestos Procesales


Relativos al Procedimiento (Santiago, Ed. Thomson Reuters).

SERRA DOMÍNGUEZ, Manuel (2008): Jurisdicción, acción y


proceso (Barcelona, Ed. Atelier).

STOEHREL, Carlos (2010): De las disposiciones comunes a todo


procedimiento y de los incidentes (Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

98
SEGUNDA PARTE ACTOS PROCESALES Y ACTUACIONES JUDICIALES

Profesor Gonzalo Cortez Matcovich

1. NOCIONES PREVIAS

Por imperativo constitucional la potestad jurisdiccional se ejercita


necesariamente a través del proceso y éste es el instrumento puesto por el
ordenamiento jurídico para que la jurisdicción y sus órganos realicen su
función.

La noción de proceso y especialmente la de procedimiento denotan la


idea de desenvolvimiento, de sucesión de actos en el tiempo. El proceso,
por su naturaleza, se compone de una pluralidad de actos, jamás de uno
solo. La combinación de estos actos conduce al concepto de procedimiento,
entendido como la coordinación de varios actos autónomos con vistas a la
producción de un efecto jurídico final (Carnelutti). La coordinación de estos
actos consiste, según Guasp, en que cada acto es presupuesto de
admisibilidad del acto siguiente —con excepción del último— y condición de
la eficacia del acto precedente —salvo el primero—.

El proceso jurisdiccional está configurado como una actividad reglada,


tanto en la forma como debe desarrollarse, cuanto en los requisitos formales
y de fondo que deben reunir los actos que lo conforman. Nuestra
Constitución opta por entregar al legislador la potestad de regular la
actividad jurisdiccional. Como señala Bordalí: "El proceso en su aspecto
formal, es decir, el procedimiento, debe ser una actividad ordenada por
reglas, pero éstas... no pueden emanar de cualquier autoridad, sino
exclusivamente del legislador".

99
En efecto, el legislador establece los requisitos de tiempo, forma y lugar
que deben cumplirse para la práctica de los actos del proceso. En este
sentido, la doctrina ha destacado la irrenunciabilidad de las normas
procesales y la imposibilidad jurídica de sustituirlas por actos voluntarios
como consecuencia de este carácter. No hay ni puede haber un proceso
convencional, pues los actos procesales sólo existen en la medida en que
exista una norma jurídica que los crea, es decir, que establece cuáles son
los concretos actos de que se componen y cuál es el orden en que deben
sucederse. En suma, el proceso es una creación artificial del legislador, por
lo que sin una ley que regule el proceso, éste no existe.

La forma en que se desarrolla el proceso se conoce como procedimiento.


Aunque ambas tienen una misma raíz etimológica, la voz "procedimiento"
tiende a destacar la forma externa que asume el proceso. A diferencia del
proceso, el procedimiento no es exclusivo del ámbito judicial, sino que es
aplicable a otras funciones del Estado. Así, existe un procedimiento
legislativo y otro administrativo, entre otros.

El procedimiento hace referencia al aspecto externo de la actividad


procesal, se trata de una consideración meramente formal del proceso.
Como no existe una única forma en que se desarrolla el proceso, no hay,
por consiguiente, un único procedimiento sino que, por el contrario, existe
una variedad de ellos que atiende a diversos aspectos.

2. LOS ACTOS PROCESALES

Desde un punto de vista dinámico, conforme a lo que se ha señalado, el


proceso no es sino un conjunto de actos vinculados entre sí con una
determinada finalidad, de modo que cada uno de esos actos es presupuesto
del siguiente y consecuencia del anterior, dando origen al procedimiento
que es la forma o manera como se ordena formalmente el proceso. Esos
actos que conforman el procedimiento reciben el nombre de actos
procesales.

100
Los actos procesales son actos jurídicos que provienen fundamentalmente
de las partes y del órgano jurisdiccional mediante los cuales el proceso se
realiza y que producen sus efectos principales, de modo directo e inmediato,
en el proceso. La característica distintiva del acto procesal es la intervención
de la voluntad humana y que genera alguna repercusión en la actividad
procesal. Esta primera acotación permite diferenciar el acto procesal del
hecho procesal, que es una situación que se verifica de modo independiente
de la voluntad humana y que genera efectos en el proceso. La muerte de
una de las partes (art. 5º CPC); la enfermedad de un juez (art. 78 COT); la
edad de un testigo (art. 357 Nº 1 CPC) o el simple transcurso del tiempo
(art. 152 CPC) son situaciones que, si bien son independientes de la
voluntad humana, repercuten de diferente modo en el proceso. Asimismo, la
necesidad de que los efectos del acto repercutan de modo directo e
inmediato en el proceso excluye de esta categoría a aquellos actos cuya
repercusión procesal sea indirecta o mediata, como el otorgamiento de un
mandato judicial por escritura pública o el pacto de prórroga de competencia
incorporado en un contrato (Guasp).

Un elemento distintivo del acto procesal, que es el único que interesa en


este capítulo, es que nunca se presenta como un acto aislado, ni en los
textos normativos que lo regulan ni en su realización concreta, como suele
suceder, en cambio, con los actos jurídicos pertenecientes al derecho
privado. Por esta razón, aunque es necesario el estudio de cada uno de
estos actos, la plena comprensión de su régimen jurídico pasa por
considerar que el acto procesal forma parte de una combinación de actos
jurídicos.

3. CLASES DE ACTOS PROCESALES

Existen dos grandes criterios de clasificación de los actos procesales: el


subjetivo, que toma en consideración los sujetos de donde provienen, y el
criterio funcional, que considera la finalidad del acto en el devenir
del proceso.

101
3.1. En atención al sujeto del cual provienen

Existen algunas actuaciones que provienen de las partes, como la


demanda y, en general, todos los escritos que las partes presentan durante
el curso del proceso y otros que provienen del órgano jurisdiccional, que
son, en general, las resoluciones judiciales. También es posible encontrar
actos jurídicos procesales provenientes de terceros que si bien no son
abundantes suelen ser muy relevantes, especialmente los actos de prueba,
como la declaración de un testigo o el dictamen de peritos. Frecuentemente,
se requiere de terceros la realización de actos de cooperación, como
cuando se precisa de la colaboración del empleador para asegurar el pago
de una pensión alimenticia adeudada por su empleado o la de una entidad
bancaria para practicar un embargo sobre el dinero depositado en una
cuenta corriente.

A su vez, los actos procesales provenientes de las partes se subclasifican


en actos destinados a obtener una resolución judicial y actos creadores de
situaciones procesales.

3.1.1. Los actos destinados a obtener una resolución judicial

Tienen la finalidad de conseguir del juez una resolución determinada o de


proporcionarle los elementos de juicio para que la dicte fundadamente. Se
trata de actos unilaterales cuya eficacia depende de dos factores: su
admisibilidad y su fundabilidad.

La admisibilidad es la aptitud del acto, dependiente del cumplimiento de


ciertos requisitos, para que su contenido deba ser tomado en consideración
por el juez. La fundabilidad se refiere a que el contenido del acto sea
apropiado para que éste alcance su finalidad.

102
Dentro de esta clase de actos, es posible distinguir las
simples peticiones, aquellas que instan al juez a que dicte una resolución
de contenido determinado, siendo la más importante la contenida en la
demanda; alegaciones, mediante las cuales las partes aportan elementos
fácticos y jurídicos, destinados a fundar peticiones; las aportaciones de
prueba, que tienen por fin demostrar la realidad de las alegaciones para
obtener la resolución pedida, y las conclusiones, que son las apreciaciones
críticas de cada parte sobre las alegaciones y pruebas producidas en el
proceso.

3.1.2. Los actos creadores de situaciones procesales

Son aquellos actos de parte que producen por sí solos efectos jurídicos en
el proceso o, siendo necesaria una resolución judicial, ésta no es pedida,
sino que está determinada por el acto. Por ejemplo, la transacción judicial;
el nombramiento de un perito; la suspensión del procedimiento de común
acuerdo, la renuncia, el allanamiento, la admisión de hechos, etc.

3.2. En atención al efecto que el acto genera en el proceso

Se habla de actos de iniciación procesal, como la demanda respecto de la


primera instancia y la interposición de un recurso de apelación respecto de
la segunda. Hay actos de desarrollo, es decir, actos que tienden, una vez
iniciado el proceso, a obtener su desenvolvimiento hasta el momento de su
terminación. Finalmente, están los actos de terminación, como la decisión,
que es la forma normal para poner término al proceso, como la sentencia en
un juicio declarativo. Junto a la terminación normal, existen otras actividades
que si bien conducen a la terminación del proceso, no tienen el carácter de
ordinarias porque no comportan un acto de decisión, como el desistimiento
o el desistimiento de la demanda, caracterizados porque producen la

103
conclusión del proceso, pero en los que la pretensión procesal resulta
imprejuzgada.

4. NORMAS POSITIVAS APLICABLES A LOS ACTOS JURÍDICOS PROCESALES. LA


REFORMA DE LA LEY Nº 20.886

Los actos procesales, a los que la ley procesal civil


denomina actuaciones judiciales, están sometidos a un doble grupo de
reglas legales. Hay unas normas generales aplicables a todos los actos
procesales contenidas entre los arts. 59 al 77 CPC y determinadas
actuaciones, como las notificaciones (arts. 38 al 58 CPC) y
las resoluciones judiciales (arts. 158 al 185 CPC), que tienen una
regulación específica. Estas disposiciones se complementan con las normas
contenidas en la ley Nº 20.886, que estableció la tramitación judicial de los
procedimientos civiles y que entró en vigencia en todo el territorio de la
República el día 18 de diciembre de 2016. Esta última normativa incorporó
importantes modificaciones en la forma de llevar a efecto ciertos actos
procesales, aunque mantuvo el paradigma del expediente escrito —llamado
ahora carpeta electrónica— como pieza central del procedimiento. Las
innovaciones más apreciables dicen relación con la forma como se vinculan
las partes con el tribunal y especialmente la manera como se hacen llegar
las comunicaciones escritas.

En cuanto a su ámbito de aplicación, la normativa contenida en la ley


Nº 20.886 únicamente se aplica a las causas que conozcan los tribunales
ordinarios de justicia y los tribunales especiales que forman parte del Poder
Judicial, con excepción de las causas que conozcan los tribunales militares
en tiempo de paz. Sin embargo, de acuerdo al art. 28 del Acta 71-2016, que
regula el funcionamiento de tribunales que tramitan electrónicamente,
tratándose de tribunales que no integran el Poder Judicial y que, por ende,
no se encuentran en el ámbito de aplicación de la ley, cuando deban
comunicarse con tribunales comprendidos en la reforma, deberán, junto con
el expediente físico, poner a disposición del tribunal respectivo las piezas

104
digitalizadas de ese expediente a través de la Oficina Judicial Virtual o,
cuando las circunstancias así lo requieran, utilizando un soporte electrónico.

Para los efectos de la aplicación de las disposiciones de la ley Nº 20.886,


el art. 2º transitorio de este texto legal establece que la Corte Suprema
deberá dictar uno o más autos acordados con el objetivo de asegurar su
correcta implementación. Estos autos acordados son los de fecha 15 de
abril de 2016, contenido en el Acta Nº 37-2016, y el de 16 de junio de 2016,
contenido en el Acta Nº 71-2016, en lo sucesivo, Acta 37-2016 y Acta 71-
2016, respectivamente.

Es importante consignar que el uso del sistema informático es obligatorio


para los jueces, auxiliares de la administración de justicia y funcionarios de
los tribunales antes referidos, quienes tienen el deber de utilizar y registrar
en el sistema informático todas las resoluciones y actuaciones procesales
que se verifiquen en el juicio (art. 3º ley Nº 20.886), prohibiéndose la
creación por parte del tribunal de registros paralelos, ni de carpetas o
expedientes físicos para la tramitación de causas (art. 20 Acta 71-2016).

Además, salvo excepciones, las partes deben ingresar las demandas y


demás escritos por vía electrónica a través del sistema de tramitación
electrónica del Poder Judicial, para cuyos efectos los abogados o
habilitados para actuar ante los tribunales deben registrarse (art. 5º ley Nº
20.886). Aun en los casos excepcionales en que es permitido a las partes
presentar escritos en formato, éstos deberán ser digitalizados e ingresados
a la carpeta electrónica.

5. REQUISITOS DE LOS ACTOS PROCESALES

La ley no se limita a señalar quién puede ejecutar el acto procesal, sino


que también señala las condiciones de lugar, tiempo y forma que debe
revestir para producir efectos en el proceso. Es decir, las circunstancias que
determinan que el acto produzca todos y sólo los efectos que la ley le
atribuye.

105
Estos requisitos son de tres clases:

a) Requisitos subjetivos: Son aquellos que miran a las condiciones que


debe reunir el sujeto que ejecuta el acto procesal, que son la aptitud y la
voluntad.

b) Requisitos de actividad: Es decir, las condiciones de lugar, tiempo y


forma en que debe ser ejecutado el acto procesal.

c) Requisitos de constancia: Aquellos que se verifican una vez practicado


el acto procesal y tienen por objeto dejar un signo permanente de la
actuación, de modo que puedan ser conocidos en un momento posterior.

5.1. Requisitos subjetivos: aptitud y voluntad

5.1.1. La aptitud de los sujetos como requisito del acto procesal

Todo acto exige la existencia de un ente a quien se debe la creación,


modificación o extinción de los efectos procesales. El CPC regula
parcialmente este requisito haciendo alusión únicamente a las actuaciones
que emanan del tribunal, en cuanto señala que los actos procesales deben
ser practicados por el tribunal que conozca de la causa (art. 70 CPC).
La aptitud está referida a las cualidades que debe reunir el sujeto que
realiza un acto procesal.

Respecto de los actos propios del órgano jurisdiccional, debe tratarse de


un tribunal competente absoluta y relativamente. Los actos de los auxiliares
de la administración de justicia suponen que dichos auxiliares actúen dentro
del ámbito de las funciones que les hayan sido conferidas por la ley. Para
los actos emanados de las partes, éstas deben reunir los grados de
capacidad apropiados al acto de que se trate. Sin perjuicio de lo anterior,

106
respecto de los terceros extraños que acuden al litigio, como testigos y
peritos, hay que estarse a la norma reguladora específica del medio de
prueba. Así, respecto de los testigos, la ley señala inhabilidades para
declarar en los arts. 358 y 357 CPC y lo propio sucede para los peritos en el
art. 413 CPC.

Tratándose de tribunales colegiados, todos los miembros del tribunal o la


sala, en su caso, deben concurrir con su voluntad para la práctica de actos
procesales. Sin embargo, hay numerosas disposiciones que dan flexibilidad
a esta regla. Así, en los tribunales colegiados los decretos pueden ser
dictados por uno solo de sus miembros (art. 168 CPC) y es posible
encomendar la recepción de la prueba de testigos y la de absolución de
posiciones a uno de sus miembros (arts. 365 y 389 CPC).

5.1.2. La voluntad de los sujetos como requisito del acto procesal

Aunque es indiscutible que la voluntad es consustancial al acto procesal,


como acto jurídico que es, resulta necesario aclarar el distinto papel que
juega la voluntad en el acto procesal y en los actos jurídicos regulados por
el derecho privado. El acto procesal no es una declaración de voluntad
dirigida a producir efectos jurídicos, sino una conducta voluntaria a cuya
realización la ley vincula ciertos efectos. Por consiguiente, es la ley y no la
voluntad de las partes la que establece las consecuencias jurídicas de los
actos procesales.

Esta consideración es fundamental para resolver situaciones en que se


plantea la existencia de discordancia entre la voluntad declarada, que
consta del proceso, y la voluntad interna de las partes. Partiendo de la base
de que en una situación de normalidad ambas voluntades deben coincidir, la
doctrina procesal ha dado respuesta inequívoca al respecto, señalando que
la solución ha de ser sin duda favorable a la exteriorización de la voluntad.
Dada la presencia de un órgano del Estado en el proceso, los actos que
ante él se realizan, cuando aparecen exteriormente del modo exigido, son
eficaces, aunque la disposición interna de su autor no coincida con la que

107
de hecho revela (Guasp). De ahí que se sostenga, como principio general
en el derecho procesal, la prevalencia de la voluntad declarada sobre la
voluntad real.

En suma, diferentemente de lo que ocurre en el negocio jurídico del


derecho privado, en el acto procesal el papel de la voluntad queda limitado
a la libre determinación de realizar el acto y de darle un determinado
contenido, siendo irrelevante que sean o no queridos los efectos que el acto
va a producir, porque dependen de lo que establezca la norma y no de lo
que quiera el autor (Ortells).

Por estas razones, la tesis del denominado "negocio jurídico procesal"


corresponde a una idea desfasada en el tiempo que si bien Guasp, a
mediados del siglo pasado, consideraba uno de los temas más discutidos
en la ciencia del proceso, concluía señalando que el concepto de negocio
jurídico se mueve siempre en la órbita del puro derecho privado y no es
adecuado para designar realidades que pertenecen a otro sector del mundo
del derecho. En la actualidad, no se discute que la noción de negocio
jurídico no es aplicable al derecho procesal, al no existir negocios jurídicos
procesales.

5.1.3. Forma de expresar la voluntad en los actos procesales

Dada la naturaleza instrumental de las leyes procesales, la apariencia


externa que ha de revestir el acto procesal tiene mucha importancia, porque
en cierto sentido los sujetos y el objeto se subordinan a ella. Para que la
voluntad expresada en los actos procesales sea eficaz debe exteriorizarse
de una determinada manera. Es la ley la que regula estos aspectos, de
modo que ni las partes ni el juez pueden escoger libremente el modo para
realizarlos.

Las formalidades son variadas y están referidas al modo en que ha de


efectuarse el acto, escrito u oral. Los efectos del incumplimiento pueden ser
dos: la nulidad o la preclusión, o sea, la pérdida de la oportunidad para
realizarlo, con la consecuencia gravosa consiguiente.
108
El establecimiento de las formalidades constituye una garantía para las
partes y asegura el principio del debido proceso en cuanto permite conocer
con anticipación las reglas a que se someterá el debate. La mejor garantía
para los litigantes es que los actos procesales se realicen con estricta
sujeción a la ley, de modo que si sus requisitos no son observados, significa
que el acto se ha cumplido en condiciones anormales, ha nacido viciado a la
vida del derecho y su sanción será la nulidad.

Esta justificación teórica del formalismo no alcanza a explicar el rígido


formalismo que muchas veces se impone entre nosotros. El formalismo que
deja de cumplir una misión carece de sentido y no puede imponerse la
forma a la finalidad del acto.

5.1.4. Excepciones a la regla de que las actuaciones se deben practicar por


el tribunal que conozca de la causa

5.1.4.1. Los casos en que la ley se lo encomienda expresamente al


secretario o a otro ministro de fe

La ley encomienda a los secretarios letrados de los juzgados civiles la


facultad de dictar las sentencias interlocutorias, autos y decretos,
providencias o proveídos, salvo cuando ello pudiere importar poner término
al juicio o hacer imposible su continuación (art. 33 CPC).

A los receptores judiciales les corresponde practicar las notificaciones


fuera de las oficinas del secretario del tribunal y actuar como ministros de fe
en la realización de la prueba de testigos y de la absolución de posiciones
(art. 390 COT).

109
5.1.4.2. Casos en que se permite al tribunal delegar sus funciones

Así sucede con la facultad de regular las costas personales en los


tribunales colegiados, que puede ser delegada en uno de los miembros, y la
de tasar las costas procesales, que puede ser delegada en el secretario
(art. 140inciso 2º CPC). Igual cosa sucede con los decretos en los tribunales
colegiados, que pueden ser dictados por uno solo de sus miembros (art. 168
CPC).

En materia probatoria, la diligencia de absolución de posiciones puede ser


delegada por el tribunal en el secretario u otro ministro de fe para tomarla,
pero no le es permitido hacerlo si alguna de las partes pide que sea recibida
por el propio tribunal (art. 388 CPC). Y en la diligencia de inspección
personal, en los tribunales colegiados, su práctica puede ser comisionada a
uno o más de sus miembros (art. 405 CPC).

5.1.4.3. Casos en que el acto haya de practicarse fuera del lugar en que se
sigue el juicio

Con la notable excepción de la diligencia probatoria de inspección


personal, que conforme al inciso 2º del art. 403 CPC puede verificarse aun
fuera del territorio jurisdiccional del tribunal, cualquiera actuación que deba
realizarse fuera del ámbito territorial asignado al tribunal debe ser
encomendada a otro órgano jurisdiccional a través de la delegación de
competencia, que se hace efectiva por medio de los exhortos, que son un
acto de comunicación entre tribunales que funcionan en diferentes territorios
jurisdiccionales en cuya virtud un tribunal (exhortante) le encarga a otro
(exhortado) la práctica de una determinada diligencia dentro del territorio
jurisdiccional de este último. Su estudio más pormenorizado forma parte del
capítulo relativo a los actos de comunicación entre órganos jurisdiccionales.

110
5.2. Requisitos de actividad

5.2.1. Lugar de los actos procesales

Aunque no esté recogido de modo explícito en ningún texto positivo, hay


que entender que los actos procesales deben efectuarse necesariamente en
el local donde funciona el tribunal y, en todo caso, dentro del territorio
jurisdiccional asignado al mismo. Implícitamente, este requisito se extrae del
anteriormente analizado. Si los actos procesales deben practicarse por el
tribunal que conoce de la causa y éste, por mandato del art. 7º COT, sólo
puede ejercer su potestad dentro del territorio que la ley le haya asignado,
es claro que los actos procesales deben realizarse dentro del territorio
jurisdiccional y en el local destinado al funcionamiento del tribunal.

Esta regla presenta excepciones. Hay actos procesales que pueden


verificarse fuera del edificio donde funciona el tribunal, pero dentro de su
territorio jurisdiccional, como la inspección personal, que de acuerdo al art.
403 inc. 2º CPC puede practicarse fuera del territorio jurisdiccional del
tribunal, por lo que, con mayor razón, puede llevarse a efecto dentro de su
territorio, pero fuera de la sede del tribunal. Del mismo modo, las
notificaciones pueden efectuarse en lugares diferentes de la sede del
tribunal.

Además, el interrogatorio de un testigo o de una parte, a quienes la ley


exime del deber de comparecer ante el tribunal, debe efectuarse por el juez
en el territorio que fijen dentro del territorio jurisdiccional o en la casa de
ellos (arts. 361 y 389 CPC).

111
5.2.2. Tiempo de los actos procesales

La ley determina períodos de tiempo aptos o no para la práctica de actos


procesales. A estos efectos no interesan las unidades de tiempo superiores
al día ni inferiores a la hora, por lo que se dice que las actuaciones
judiciales deben ser practicadas en días y horas hábiles (art. 59 inc. 1º
CPC). La limitación debe entenderse referida a las actuaciones propias del
tribunal o sus auxiliares porque, tratándose de los escritos y documentos
presentados por las partes, como la Oficina Judicial Virtual funciona de
manera continua e ininterrumpida, pueden ser presentados todos los días
del año durante las veinticuatro horas (art. 38 Acta 71-2016).

Días hábiles son los no feriados y horas hábiles son las que median entre
las 8:00 y las 20:00 horas, aunque en el texto original del Código lo eran
aquellas que mediaban entre la salida y la puesta del sol. Son días feriados
los domingos de todo el año (ley Nº 2977 ) y otros que la ley declare tales,
como el 1 de enero, el 18 de septiembre y el 25 de diciembre, entre varios
otros. Asimismo, hay que considerar los feriados regionales, como el 7 de
junio para la Región de Arica y Parinacota y el 20 de agosto para las
comunas de Chillán y Chillán Viejo, circunscritos a las actuaciones que deba
desarrollarse en dichas localidades.

Sin embargo, los tribunales pueden, a solicitud de parte, habilitar para la


práctica de actos judiciales días y horas inhábiles, cuando haya causa
urgente que lo exija. Causas urgentes ¿de acuerdo al art. 60 CPC¿
corresponden a aquellas actuaciones cuya dilación pueda causar grave
perjuicio a los interesados (como una inspección personal respecto de
hechos que puedan desaparecer) o a la buena administración de justicia
(como la ausencia de receptor judicial habilitado para practicar una
notificación), o hacer ilusoria una providencia judicial (como la notificación
de una medida cautelar). El tribunal resuelve la urgencia sin ulterior recurso.

Se tiene resuelto que la única autoridad que puede apreciar la urgencia de


una causa en que se solicita la habilitación del feriado es el juez que conoce
del litigio. La resolución que al respecto pronuncie es inapelable.

En una antigua sentencia se entendió que la habilitación de feriado debe


entenderse concedida implícitamente por el hecho de pedirse por una parte

112
una actuación y decretarse por el tribunal, durante el feriado. En todo caso,
también se ha resuelto que resulta ineficaz la habilitación de feriado
decretada por el tribunal sin previa petición de parte ni causa urgente que lo
exija.

5.2.3. Forma de los actos procesales

La forma en que el acto procesal debe exteriorizarse determina que haya


actos orales y escritos. Como es sabido, no cabe hablar de procedimientos
orales o escritos, sino procedimientos orales y escritos (De la Oliva), de
donde se desprende que el tema de la oralidad y la escritura es una
cuestión de predominio y no de exclusividad. Aunque nuestro sistema
procesal civil se caracteriza por una preeminencia casi sin contrapeso de la
regla de la escritura, hay algunos actos que por su propia naturaleza deben
practicarse en forma oral, como sucede con declaraciones que conforman la
prueba de testigos, la de absolución de posiciones y, en general, las que
son proferidas en audiencias.

En los actos practicados en forma oral, los requisitos apuntan a las


personas que deben intervenir en la declaración (como los arts. 364, 365,
366 y 367 CPC) y la necesidad de documentar el acto (como lo exige el art.
370 CPC para este mismo medio de prueba). Audiencias como la de
conciliación exigen la presencia personal del juez (art. 262 CPC).

No existe un precepto en el CPC que imponga el uso de la lengua


castellana, pero esta regla se puede deducir de un conjunto de normas
particulares, como la que manda a traducir por peritos los instrumentos
extendidos en lengua extranjera (art. 347 CPC) y la que exige que el testigo
que no supiere el idioma castellano sea examinado por medio de un
intérprete (art. 382 CPC).

113
5.3. Requisitos de constancia: testimonio, firma y autorización

5.3.1. Testimonio de los actos procesales

De toda actuación debe dejarse testimonio fidedigno en la carpeta


electrónica, con expresión del lugar, día, mes y año en que se verifique, de
las formalidades con que se haya procedido y de las demás indicaciones
que la ley o el tribunal dispongan (art. 61 inc. 1º CPC).

En los casos de contarse con los recursos técnicos necesarios, podrán


registrarse las audiencias en que participe el tribunal mediante audio digital,
video u otro soporte tecnológico equivalente, el que se agregará a la carpeta
electrónica inmediatamente (art. 61 inc. final CPC).

5.3.2. Normas especiales para el registro de las actuaciones de los


receptores judiciales

La ley Nº 20.886 regula de manera pormenorizada el deber de los


receptores de dejar constancia en la carpeta de las actuaciones que
realizan, debiendo en primer término encontrarse registrados en el sistema
de tramitación electrónica del Poder Judicial y suscribir sus actuaciones
mediante firma electrónica avanzada (art. 70 Acta 71-2016).

Los receptores sólo pueden acceder a las causas a través del sistema de
tramitación electrónica del Poder Judicial para la realización de las
diligencias que deban efectuar, debiendo dejar en la carpeta electrónica
constancia de todo lo obrado (art. 393 inc. 3º COT). Esta constancia, que
contendrá el testimonio íntegro de la diligencia, debe ser agregada a la
carpeta electrónica dentro de los dos días hábiles siguientes a la fecha en
que se practicó la diligencia. El incumplimiento de esta disposición
constituye falta grave a sus funciones y deberá ser sancionado en los

114
términos señalados en los arts. 9º inc. final de la ley Nº 20.886 y 393 inc. 3º
COT.

Tratándose de determinadas actuaciones, como las notificaciones,


requerimientos o embargos, el testimonio o acta de la diligencia debe incluir
un registro georreferenciado que dé cuenta del lugar, fecha y horario de su
ocurrencia. Además, en el caso de retiro de especies, los receptores deben
incluir un registro fotográfico o de video con fecha y hora de los bienes
muebles al momento del retiro para su entrega al martillero, a menos que
exista oposición de parte del deudor o el depositario (art. 9º inc. 3º ley
Nº 20.886).

Se ha suscitado discusión en orden a si la exigencia


de georreferenciación es aplicable únicamente a las actuaciones
expresamente mencionadas en la disposición ¿notificaciones,
requerimientos o embargos¿ o puede extenderse a otras actuaciones
vinculadas a ellas. Específicamente, se ha controvertido si el testimonio de
las búsquedas previas exigidas como requisito para la procedencia de la
notificación especial prevista en el art. 44 CPC debe necesariamente incluir
un registro georreferenciado. Las respuestas jurisprudenciales no han sido
uniformes, como se tendrá ocasión de examinar en el estudio
particularizado de los actos de comunicación.

La Corte Suprema podrá regular a través de auto acordado la forma de


dejar constancia de la georreferenciación, estableciendo los requerimientos
y especificaciones técnicas que deberán cumplir los receptores para
determinar, mediante un sistema de coordenadas, su localización
geográfica al momento de practicar la diligencia.

Todo incumplimiento culpable o doloso a estas normas constituirá una


falta grave a las funciones y será sancionado por el tribunal, previa
audiencia del afectado, con alguna de las medidas contempladas en los
números 2, 3 y 4 del inciso tercero del art. 532 COT. En caso de
reincidencia, el juez deberá aplicar la medida de suspensión de funciones
por un mes.

115
5.3.3. Firma de los actos procesales

Previa lectura de la diligencia, deberá ser firmada por todas las personas
que hayan intervenido y si alguna no sabe o se niega a hacerlo, se
expresará esta circunstancia. El acta correspondiente debe ser digitalizada
para su incorporación a la carpeta electrónica en forma inmediata (art. 61
inc. 2º CPC).

Las resoluciones y actuaciones del juez, del secretario, del administrador


del tribunal y de los auxiliares de la administración de justicia deben ser
suscritas mediante firma electrónica avanzada y, conforme al principio de
equivalencia funcional, producirán los mismos efectos que si se hubieren
llevado a cabo en soporte papel (art. 2º letra a) y art. 4º ley Nº 20.886). La
firma electrónica avanzada es aquella certificada por un prestador
acreditado, que ha sido creada usando medios que el titular mantiene bajo
su exclusivo control, de manera que se vincule únicamente al mismo y a los
datos a los que se refiere, permitiendo la detección posterior de cualquier
modificación, verificando la identidad del titular e impidiendo que
desconozca la integridad del documento y su autoría (art. 2º letra g) ley Nº
19.799). Los jueces y funcionarios son personalmente responsables del uso
de los dispositivos técnicos de individualización y suscripción de
documentos y les está prohibido compartir los dispositivos, códigos de
acceso y firmas electrónicas (art. 21 Acta 71-2016).

5.3.4. Autorización de los actos procesales, cuando la ley lo exige

Como se explicó, las resoluciones y actuaciones del juez deben ser


suscritas mediante firma electrónica avanzada y ésta se considera como
firma manuscrita para todos los efectos legales (art. 3º inc. final ley Nº
19.799). Por consiguiente, dichas resoluciones suscritas de este modo no

116
requieren de la firma manuscrita ni de la autorización de ministro de fe, a
menos que la ley lo disponga expresamente (art. 4º ley Nº 20.886).

Sin perjuicio de lo anterior, la autorización del funcionario a quien


corresponda dar fe o certificado del acto es esencial para la validez de la
actuación en todos aquellos casos en que una ley expresamente lo
disponga (art. 61 inc. 3º CPC).

La ley dispone expresamente la autorización de un ministro de fe en la


prueba testimonial, diligencia que de acuerdo al art. 370 CPC debe ser
autorizada por un receptor o el mandato judicial constituido ante el tribunal,
en que la declaración del mandante debe ser autorizada por el secretario
del tribunal que está conociendo de la causa (art. 6º CPC).

5.4. Requisitos específicos de los actos de parte

En un proceso dominado prácticamente sin contrapeso por la escritura, la


voluntad de las partes necesariamente debe exteriorizarse en forma escrita
para que sea jurídicamente relevante. Por esta razón, salvo calificadas
excepciones, como los alegatos ante los tribunales superiores o las
solicitudes que se presenten durante el desarrollo de una audiencia, las
peticiones de las partes deben articularse a través de los escritos que son
las presentaciones formales que provienen de las partes o de terceros que
contienen las solicitudes que se plantean ante el tribunal.

5.4.1. Requisitos formales

Los escritos están sujetos al cumplimiento de ciertos requisitos de forma:

a) Deben ser encabezados por una suma o resumen que indique su


contenido o el trámite de que se trata (art. 30 inc. 2º CPC).
117
A pesar de que la suma es la única exigencia concreta aplicable a todos
los escritos, éstos presentan una estructura relativamente similar a la de
una demanda. En efecto, un escrito se estructura normalmente dividido en
cuatro partes: suma, comparecencia, cuerpo y petición. En
la comparecencia, que viene antecedida por la designación ¿casi siempre
abreviada¿ del tribunal ante quien se presenta (S. J. L.; I. C. A.; Excma. C.
S.), se individualiza quien comparece ante el órgano jurisdiccional y los
datos del proceso en que incide la presentación, a través de la indicación
del número de rol y su carátula. En el cuerpo del escrito debe incorporarse
el contenido mismo de la solicitud que se formula ante el tribunal y sus
fundamentos. En la petición se debe indicar la solicitud específica que se
plantea.

b) Deben estar redactados en lengua castellana.

c) Deben estar firmados. Antes de la vigencia de la ley Nº 20.886 fue


discutido si los escritos de las partes requerían firma manuscrita y la
consecuencia jurídica de su falta o ausencia. A partir de la reforma, es
obligatorio el uso de la plataforma informática para el ingreso de las
demandas y de todos los escritos, y las presentaciones efectuadas a través
de la Oficina Judicial Virtual se entienden suscritas por el usuario que las
remite, sin necesidad de que contengan su firma manuscrita, entendiéndose
la Clave Única del Estado como firma electrónica simple. Conforme al
principio de equivalencia funcional, las presentaciones suscritas por medio
de firma electrónica son válidas y producirán los mismos efectos que si se
hubieren llevado a cabo en soporte papel (art. 2º letra a) ley Nº 20.886).

Por consiguiente, diferentemente de lo que ocurre con las resoluciones y


actuaciones del juez, del secretario, del administrador del tribunal y de los
auxiliares de la administración de justicia, que deben ser suscritas mediante
firma electrónica avanzada, tratándose de las presentaciones de las partes
es suficiente la utilización de firma electrónica simple, siendo bastante para
tal efecto el haber ingresado a la Oficina Judicial Virtual mediante la
mencionada clave de acceso. En consecuencia, los escritos de parte no
precisan de firma manuscrita (art. 3º inc. 2º Acta 37-2016, de 15 de abril de
2016).

118
5.4.2. Presentación de los escritos y documentos

Como se señaló, los escritos y documentos deben ser ingresados


electrónicamente en la plataforma informática denominada Oficina Judicial
Virtual, que está compuesta por un conjunto de servicios entregados por el
portal de Internet del Poder Judicial. Para tales efectos, tanto abogados
como las personas habilitadas para comparecer ante los tribunales deberán
registrarse en la Oficina Judicial Virtual. Para hacer uso de los servicios de
la plataforma, entre los que se encuentran el ingreso de demandas, escritos
y documentos, los usuarios deben utilizar la Clave Única del Estado,
proporcionada y administrada por el Servicio de Registro Civil e
Identificación.

Excepcionalmente, cuando las circunstancias así lo requieran o se trate


de una persona autorizada por el tribunal por carecer de los medios
tecnológicos necesarios, los escritos podrán presentarse al tribunal
materialmente y en soporte papel por conducto del ministro de fe respectivo
o del buzón especialmente habilitado al efecto, los que en todo caso
deberán ser digitalizados e ingresados a la carpeta electrónica
inmediatamente (art. 5º incs. 2º y 3º ley Nº 20.886). De acuerdo a lo previsto
en el Acta 37-2016, se entenderá entre aquellas circunstancias que habilitan
para la entrega presencial de demandas, escritos y documentos en el
tribunal, la inaccesibilidad al sistema de tramitación electrónica, bien sea por
problemas del servicio o de conectividad. Los escritos presentados en
soporte papel incorporados al sistema informático, una vez resueltos,
quedarán a disposición de quien los presenta por un término de cinco días
hábiles para su devolución, transcurrido el cual podrán ser destruidos sin
necesidad de decreto judicial alguno (art. 31 Acta 71-2016).

Tratándose de los documentos, la regla también es que éstos sean


ingresados por vía electrónica a través de la Oficina Judicial Virtual y si ello
no es posible, por ejemplo, por exceder el archivo el peso máximo aceptado
por el sistema, es posible acompañarlos en el tribunal a través de la entrega
de algún dispositivo de almacenamiento de datos electrónicos, como
un pendrive.
119
Los títulos ejecutivos cuyo formato original no sea electrónico deberán
presentarse materialmente en el tribunal y quedarán bajo la custodia del
funcionario o ministro de fe correspondiente, bajo apercibimiento de tener
por no iniciada la ejecución (art. 6º inc. 3º ley Nº 20.886). En estos casos, al
momento de acompañar materialmente los documentos se deberá presentar
un escrito con la individualización de los mismos, comprendiendo a lo
menos los siguientes datos: tipo, cantidad de páginas de cada documento,
monto en el caso de ser valorados y fecha de emisión, suscripción,
autorización u otra según corresponda (art. 47 Acta 71-2016).

En una redacción difícil de conciliar con lo dicho hasta ahora, el art. 6º inc.
2º de la ley Nº 20.886 permite la presentación material de los documentos
cuyo formato original no sea electrónico.

En todo caso, una vez digitalizados e incorporados a la carpeta, los


documentos serán devueltos inmediatamente a las partes que así lo
soliciten, a menos que por su naturaleza y por el fin para el cual fueron
presentados deban ser conservados hasta la resolución de la causa. En
este caso, en la resolución que pone término a la causa el tribunal
dispondrá el retiro de dichos documentos, pudiendo destruirlos en el plazo
de tres meses contados desde que aquélla se encuentre ejecutoriada u
ordenar su envío al Archivo Judicial cuando lo estime pertinente (art. 32
Acta 71-2016).

El ingreso de demandas y otras presentaciones orales, como las


mencionadas en los arts. 189 inc. 3º CPC; 682 CPC y 704 inc. 2º CPC,
debe realizarse en el mismo día que los usuarios se presenten ante el
tribunal con la información suficiente y necesaria para deducirlas, pudiendo
utilizarse formularios tipo según materia para cada procedimiento, sin que
pueda exigirse documentación al ingresar tales demandas, salvo la que sea
imprescindible para la adecuada identificación de las partes en el proceso
(art. 42 Acta 71-2016).

120
5.4.3. Presentación de copias digitales

En cualquier caso, tanto los documentos como los títulos ejecutivos que
se presenten materialmente deben ser acompañados de una copia en
formato digital a través del sistema de tramitación electrónica del Poder
Judicial o, en caso de requerirlo así las circunstancias, en el tribunal, a
través de la entrega de algún dispositivo de almacenamiento de datos
electrónicos, con lo cual no queda claro cuál es la utilidad o pertinencia de
que se permita la presentación en forma material de documentos distintos
de los títulos ejecutivos.

La falta de presentación de las copias digitales de los documentos o


títulos ejecutivos o su disconformidad sustancial con el documento o título
ejecutivo original conllevan que el tribunal deba ordenar, de oficio o a
petición de parte, el acompañamiento de las referidas copias digitales, bajo
apercibimiento de tener por no presentado el documento o título ejecutivo
respectivo.

Sin embargo, respecto de las personas autorizadas para presentar


escritos materialmente por carecer de los medios tecnológicos, no es de
carga de la parte acompañar las copias digitales, sino que corresponderá al
propio tribunal la digitalización e ingreso a la carpeta electrónica.

5.4.4. Deberes del secretario

El art. 32 CPC establece que una vez que se le ha entregado un escrito o


un documento el secretario debe estampar en cada foja la fecha y su media
firma o un sello autorizado por la respectiva Corte de Apelaciones y que
designe la oficina y la fecha de la presentación, que bajo la anterior
normativa se materializaba en un timbre o sello denominado en la
práctica cargo. Entiendo que a partir de la vigencia de la ley Nº 20.886, esta
forma de proceder resulta aplicable únicamente a los escritos y documentos
presentados en formato material, pues para los escritos ingresados a través
de la Oficina Judicial Virtual, el propio sistema genera automáticamente un

121
certificado de envío de escrito que acredita la fecha y la hora de
presentación, así como los datos de la causa en que incide.

Una vez ingresada una solicitud en la Oficina Judicial Virtual, deberá ser
distribuida directamente a los funcionarios respectivos por el sistema
informático y, en caso contrario, la unidad o funcionario encargado de
realizar la distribución deberá derivar lo antes posible el requerimiento para
su pronta resolución (art. 40 Acta 71-2016).

6. FORMACIÓN DE LA CARPETA ELECTRÓNICA

Aunque resulta incuestionable que la informatización de los


procedimientos judiciales constituyó un notable avance para la tramitación
de las causas, la reforma no significó sustituir en nada el claro predominio
de la regla de la escritura en el proceso civil. Esto significa que para dictar
sentencia el juez sólo puede tomar como base aquello que fue
documentado en la carpeta electrónica. Incluso respecto de aquellas
diligencias probatorias cuya práctica es oral, el acta que se levanta al efecto
no es un simple acto de documentación, sino que la ley impone al juez
dictar su resolución tomando como elemento de juicio el acta y no lo que
pudo haber apreciado directamente en la realización del acto oral. De otro
modo, no se comprendería que nuestro ordenamiento acepte, con todas sus
consecuencias, que no siempre sea el mismo juez que presencia la prueba
y el que dicta la sentencia, con lo que para este segundo juez el único
elemento de información es el acta (Montero).

La norma del inciso final del art. 61 CPC, que permite al tribunal registrar
las audiencias en que participe el tribunal mediante audio digital, video u
otro soporte tecnológico equivalente, podría servir de argumento para
justificar que el juez pueda basar su sentencia no en el acta realizada para
documentar la diligencia, sino directamente en el acto oral. Sin embargo, en
mi opinión, esta disposición no suprime la lógica del expediente escrito ni
alcanza a derogar las reglas de los arts. 370 y 395 CPC, que obligan a
consignar por escrito las declaraciones del testigo o absolvente, en su caso,

122
conservándose en cuanto sea posible las expresiones de que se haya
valido el testigo, reducidas al menor número de palabras.

Así las cosas, más allá del maquillaje verbal empleado por el legislador, el
expediente escrito sigue siendo la pieza central del procedimiento, aunque
su expresión externa haya cambiado. Desde luego, el expediente en papel
está llamado a desaparecer como soporte material de lo acontecido en el
proceso y es reemplazado por la carpeta electrónica, que está formada por
los escritos, documentos, resoluciones, actas de audiencias y actuaciones
de toda especie que se presenten o verifiquen en el juicio (art. 29 CPC).

Estos antecedentes se agregan sucesivamente según el orden de su


presentación o realización y deben ser numerados individualmente en forma
electrónica en cifras y letras, exceptuándose aquellas piezas que, por su
naturaleza, no puedan agregarse o que por motivos fundados se manden
reservar fuera del proceso (art. 34 CPC). Asimismo, conforme al principio de
fidelidad, deben ser registrados y conservados íntegramente a través de
cualquier medio que garantice la fidelidad, preservación y reproducción de
su contenido (art. 2º letra b) ley Nº 20.886). Es la Corporación Administrativa
del Poder Judicial la encargada de fijar, con el debido resguardo de la
neutralidad tecnológica, las especificaciones técnicas de formato y tamaño
de las demandas, escritos y documentos electrónicos que se ingresen a la
carpeta electrónica (art. 6º Acta 37-2016). Además, le corresponde
actualizar el sistema informático con el objeto de permitir su correcto
funcionamiento y la más fluida y expedita interconexión e interoperabilidad
entre sí y con otras instituciones públicas (art. 2º letra e) ley Nº 20.886).

En forma coherente con el criterio de la publicidad proclamado por la ley


Nº 20.886, los sistemas informáticos que se utilicen para el registro de los
procedimientos judiciales deben garantizar el pleno acceso de todas
las personas a la carpeta electrónica en condiciones de igualdad (art. 2º
letra c) ley Nº 20.886). Por esta razón, la carpeta electrónica es pública y
está disponible en el portal de Internet del Poder Judicial, salvo que la ley
establezca lo contrario o habilite al tribunal para restringir su publicidad o la
de alguna parte de ella. Asimismo, ninguna pieza de la carpeta electrónica
podrá eliminarse sin que previamente lo decrete el tribunal que conoce de la
causa (art. 29 CPC).

123
Sin embargo, la publicidad tiene calificadas excepciones fundadas en la
necesidad de asegurar la eficacia de ciertas actuaciones, como ocurre con
las medidas cautelares y otras materias para cuya efectividad se requiera
de reserva, las cuales son accesibles únicamente para el solicitante
mientras no se haya notificado la resolución recaída en ellas.

En este sentido, es preciso advertir sobre una mala práctica de algunos


tribunales que no permiten acceder mediante el sistema informático al
contenido de las sentencias definitivas que pronuncian, mientras no sean
notificadas todas las partes de la correspondiente resolución. Cualquiera
sea la justificación que se invoque, este incorrecto proceder constituye una
flagrante contravención de la regla de la publicidad y claramente no se
encuentra en ninguna de las situaciones de excepción eximidas de la
aplicación de este principio fundamental de la organización judicial chilena.

En todo caso, la ley prohíbe el tratamiento masivo de los datos personales


contenidos en el sistema de tramitación electrónica sin autorización previa
del Poder Judicial, y la infracción a esta norma será sancionada conforme a
la Ley Nº 19.628 sobre Protección de Datos de carácter personal.

Respecto de los escritos y documentos presentados en formato papel,


éstos se mantienen bajo custodia y responsabilidad del tribunal y no podrán
retirarse sino por las personas y en los casos expresamente contemplados
en la ley (art. 36 CPC).

La carpeta electrónica y sus registros deben ser respaldados


informáticamente en forma periódica y si por cualquier causa se viere
dañado el soporte material del registro electrónico afectando su contenido,
el tribunal ordenará reemplazarlo en todo o parte por una copia fiel, que
obtendrá de quien la tuviere, si no dispusiere de ella directamente. En caso
contrario, si no existiere copia fiel, las resoluciones se dictarán nuevamente,
para lo cual el tribunal reunirá los antecedentes que le permitan
fundamentar su preexistencia y contenido, y las actuaciones se repetirán
con las formalidades previstas para cada caso. Sin embargo, no será
necesario volver a dictar las resoluciones o repetir las actuaciones que sean
el antecedente de resoluciones conocidas o en etapa de cumplimiento o
ejecución (art. 3º ley Nº 20.886).

124
Dado que la carpeta electrónica no tiene existencia física o material y sólo
puede accederse a ella en forma virtual, cuando los tribunales pidan o
hayan de oír dictamen por escrito del respectivo fiscal judicial o de los
defensores públicos, se les envía una comunicación indicativa de la carpeta
electrónica a la que deben acceder electrónicamente para los efectos de
emitir su informe y si estos funcionarios retardan su dictamen, podrá el
tribunal señalarles un plazo razonable para que lo envíen o agreguen a la
carpeta electrónica.

Si otro tribunal requiere la remisión del expediente material, si lo hubiere, o


de algún cuaderno o pieza del proceso, el trámite se cumplirá enviando la
correspondiente comunicación de la carpeta electrónica a la que deben
acceder a través del sistema de tramitación electrónica del Poder Judicial y
lo mismo se aplicará cada vez que la ley ordene la remisión, devolución o
envío del proceso o de cualquiera de sus piezas a otro tribunal (art. 37
CPC).

Las copias autorizadas de las resoluciones y actuaciones se obtienen


directamente de la Oficina Judicial Virtual, llevan firma electrónica
correspondiente y un sello de autenticidad consistente en un código único
que permitirá su verificación en el portal de Internet del Poder Judicial (art.
4º inc. final ley Nº 20.886 y art. 9º Acta 37-2016).

7. EL FACTOR TIEMPO EN LOS ACTOS PROCESALES

Considerando que el procedimiento consiste básicamente en una


sucesión de actos en el tiempo, es comprensible la importancia de este
elemento. El tiempo influye de muy diversos modos en los actos procesales.

En primer lugar, como marco en el que se insertan tales actos. En este


sentido, como se ha visto, la ley impone que la realización de dichos actos
se verifique en determinados días y horas, declarando inválidos los que no
se acomodan a esa prescripción. En segundo lugar, opera como regla para
determinar la secuencia del procedimiento; es decir, para evitar la

125
coincidencia de unos actos con otros, la ley señala el orden de realización
de los diversos actos, con efecto preclusivo.

En fin, influye igualmente, marcando la distancia temporal de los actos


procesales, aisladamente considerados, señalando una norma que regule u
otorgue al juez poderes para fijarla, dentro de un lapso que previamente se
establece.

La eficacia del factor temporal como requisito de validez de los actos


procesales ya ha sido estudiada, por lo que resta analizar su importancia
para la secuencia del procedimiento.

7.1. Los plazos y términos

La norma procesal se refiere al tiempo de los actos, considerándolo bien


como el momento en el cual el acto procesal puede o debe realizarse
(término), como ocurre con una citación, o bien como un periodo de
tiempodurante el cual y en cualquier momento del mismo, puede o debe
realizarse un acto procesal (plazo), como el de emplazamiento. En todo
caso, tanto el legislador como la práctica no respetan esta distinción y es
frecuente que ambas expresiones se utilicen de modo indistinto. Así, suele
hablarse impropiamente de término de emplazamiento o término de prueba,
que son plazos, o aludir al plazo para la celebración de la audiencia en el
procedimiento sumario, que técnicamente es un término.

7.2. Normas positivas aplicables a los plazos y términos

Los plazos están reglamentados fundamentalmente en el Código Civil


(arts. 48-50), pero estas disposiciones deben entenderse complementadas
e incluso modificadas por las normas contenidas en el Código de
Procedimiento Civil.
126
7.3. Clases de plazos

7.3.1. Según la unidad de tiempo que considera

Se distingue entre plazos de días, de meses y de años. En el proceso civil


predominan los plazos de días, pero los hay de meses (art. 152 CPC) y
también de años (art. 442 CPC).

7.3.2. Según su origen

Los hay legales, judiciales y convencionales. La regla está constituida por


los plazos legales, como los contenidos en el art. 258 CPC (término [plazo]
de emplazamiento) y en el art. 328 CPC (término [plazo] probatorio), pero
hay ocasiones en que lo determina el juez, cuando la ley lo autoriza
expresamente (arts. 9º, 37 inc. 2º, 269, 302, 340 inc. 2º, CPC) y hasta
puede emanar del acuerdo de voluntad de las partes, como sucede con los
arts. 64 inc. 2º y 328 inc. 2º CPC. El algunos casos, el juez fija el término,
pero lo debe hacer dentro de los parámetros determinados por el legislador,
como sucede con la audiencia de conciliación (art. 262 inc. 2º CPC).

127
7.4. Cómputo de los plazos

En general, son las normas del Código Civil las que indican principalmente
la forma en que deben computarse los plazos. Como primera cuestión, debe
considerarse la unidad de tiempo que constituye el plazo o término,
distinguiéndose entre plazos de días, como el previsto en el art. 189 CPC;
de meses, como el señalado en el art. 152 CPC, y de años, como el
establecido en el art. 153 inc. 2º CPC.

7.4.1. Día inicial del plazo

El art. 48 CC señala que todos los plazos, cualquiera sea su unidad de


cómputo, han de ser completos. Por consiguiente, para su cómputo
ha de considerarse como día inicial el día siguiente hábil al de la notificación
de larespectiva notificación, debiendo excluirse el día de la notificación para
su cómputo pues, de lo contrario, se vulneraría la norma que exige que los
plazos han de ser completos.

Partiendo de la base de que no siempre la notificación de una


determinada resolución se produce en un mismo día para todas las partes,
hay que tener en cuenta que la regla es que los plazos comiencen a correr
para cada parte desde el día de su notificación; es decir, que
sean individuales o particulares (art. 65 CPC), como sucede, entre
muchos otros, con el plazo para recurrir de las resoluciones judiciales. Sin
embargo, en algunas ocasiones la ley establece un plazo común, lo que
significa que corre conjuntamente para todas las partes desde el momento
de la última notificación, como sucede con el término plazo probatorio (art.
327 CPC) y el término para la celebración de la audiencia de contestación y
conciliación en el juicio sumario (art. 683 CPC).

128
7.4.2. Día final del plazo

El art. 48 CC señala que los plazos correrán hasta la medianoche del


último día del plazo, por lo que hasta ese momento puede ejercitarse el
correspondiente derecho o facultad.

A veces, la ley permite que el plazo pueda extenderse más allá de su


vencimiento original, en cuyo caso se habla de plazo prorrogable. La
posibilidad de ampliación de los plazos legales carece de una regulación
general, por lo que debe atenderse a la norma específica que lo contempla.
En ocasiones, se autoriza al juez para decretar la prórroga sin mayores
exigencias, como sucede en los casos de los arts. 223 inc. 4º, 699 inc. 2º y
783 inc. 3º CPC. En otros casos, se exige apreciación de las circunstancias
del caso expresada en algún concepto indeterminado donde predominan
claramente los motivos fundados (arts. 90 inc. 3º, 269 y 280 inc. 2º CPC).

El legislador regula de modo expreso la posibilidad de prórroga de los


plazos judiciales, requiriéndose en tal caso que la ampliación se solicite
antes que expire el plazo y que se invoque justa causa, que será apreciada
por el tribunal prudencialmente.

Con todo, en ningún caso podrá la prórroga ampliar el término más allá de
los días asignados por la ley (art. 68 CPC). Entiendo que esta norma recibe
aplicación en los casos en que la ley fija un límite para la prórroga, como
sucede con los arts. 90 inc. 3º, 269 o 280 CPC.

7.4.3. Sistema de computación

La regla general es que para la computación de los plazos se incluyan aun


los días feriados, a menos que el plazo señalado sea de días útiles,
expresándose así, pues en tal caso no se contarán los feriados (art. 50 CC).
Sin embargo, esta norma aparece parcialmente modificada por lo dispuesto
en el art. 66 CPC, en cuya virtud los términos de días establecidos en el
CPC se entenderán suspendidos durante los feriados, salvo que el tribunal,
por motivos justificados, haya dispuesto expresamente lo contrario.
129
En este sentido, se ha suscitado controversia acerca de la forma de
computar los plazos de días previstos en legislaciones diferentes del CPC,
pues se ha entendido que, más allá de la dicción literal del precepto, la
motivación del legislador en esta disposición es de carácter general
aplicable a las tramitaciones de procesos ante los tribunales, alterando de
este modo la norma del art. 50 CC, con lo que se pretende que la norma del
art. 66 CPC tenga aplicación general y no sólo para los plazos de días
señalados en el CPC.

A propósito del plazo previsto en el art. 103 de la Ley General de Bancos,


como ésta nada dice sobre la manera como ha de computarse dicho plazo,
para estos efectos no pueden excluirse los días feriados, por cuanto no se
ha expresado de ese modo en el mismo cuerpo de leyes ni en forma
manifiesta ni por la vía de la remisión al Código de Procedimiento Civil.

"No es posible, de esta manera, sin violentar el claro tenor y sentido de las
normas legales referidas, darles el alcance que pretende el recurrente,
que persigue hacer aplicable a la situación en análisis lo dispuesto en el
artículo 66 del Código de Procedimiento Civil, extendiéndolo a hipótesis
que se encuentran claramente excluidas de sus supuestos" (C. Suprema,
25 de junio de 2007, rol Nº 5309-2005).

Aunque se trata de un criterio jurisprudencial más o menos estable


(C. Suprema, 30 de julio de 2008, rol Nº 3524 2007; C. Suprema, 28 de julio
de 2009, rol Nº 3267 2008; C. Suprema, 25 de mayo de 2011, rol Nº 432-
2010; C. Suprema, 14 de junio de 2012, rol Nº 3982-2012), no es posible
desconocer que la cuestión se presenta como discutible, toda vez que la
motivación del legislador al consagrar la norma del art. 66 CPC parece
haber sido de carácter general válida para las tramitaciones de procesos
ante los tribunales, alterando de este modo la norma del art. 50 CC.
Además, de aplicar literalmente el art. 66 CPC, se corre el riesgo de que
sólo algunos plazos queden suspendidos durante los feriados, esto es, los
aludidos directamente por la ley extraña; en tanto que aquellos
indirectamente vinculados al CPC, como los plazos para recurrir, por
ejemplo, quedarán sujetos a las reglas de este último texto normativo,
situación que no sólo afecta el conjunto armónico de las reglas que
gobiernan la tramitación de los procesos, sino que introduce un elemento
que puede perjudicar las posibilidades de defensa en juicio y establece

130
diferencias difícilmente justificables entre un ejecutado de la Ley General de
Bancos y otro en un juicio ejecutivo. Así se ha sostenido en votos disidentes
contenidos en algunas de las sentencias recién mencionadas.

7.5. Efectos de los plazos

Los plazos, sostenía Couture, son los lapsos dados para realización de los
actos procesales, por lo que durante ellos deben satisfacerse las cargas si
no se desea soportar las consecuencias enojosas del incumplimiento. Por
esta razón, una de las principales manifestaciones de la preclusión procesal
se produce como consecuencia del transcurso infructuoso de los términos
procesales: transcurrido un plazo, se extingue el derecho procesal que
debió haberse ejercitado en él (Romero).

Sin embargo, si bien la expiración de un plazo conduce a la pérdida del


derecho que debió haberse ejercitado dentro de él, la extinción no siempre
se produce de igual modo y en un mismo momento, debiendo distinguirse
entre plazos fatales y no fatales, aunque es preferible hablar de plazos
preclusivos y los que no tienen este carácter.

El plazo fatal o preclusivo es aquel que una vez vencido produce la


caducidad del derecho que debió ejercitarse dentro de él, sin necesidad de
actividad alguna ni del juez ni de la parte contraria. El vencimiento del plazo
y la extinción del derecho operan en un mismo y único instante.

En un plazo no fatal, su vencimiento no produce la caducidad automática


del derecho de que se trata, sino que se necesita un acto de la parte
contraria para producir la extinción del derecho. En efecto, en esta clase de
plazos, una vez vencido se requiere que el tribunal declare evacuado el
trámite en rebeldía y sólo en virtud de esta declaración se produce la
extinción de la facultad procesal respectiva. La duda, como lo planteó
Couture, consiste en determinar si lo que provoca la extinción de la facultad
de realizar el acto procesal pendiente es la manifestación de voluntad del
adversario o si, por el contrario, es la decisión del juez que provee

131
favorablemente a esa manifestación de voluntad. Sin embargo, en la
actualidad, como constituye un deber del juez declararla de oficio y, por
consiguiente, no es siquiera necesaria la declaración de voluntad del
adversario, no es dudoso que es la decisión del juez la que provoca la
extinción de la facultad procesal omitida.

En todo caso, lo característico de un plazo no preclusivo es que el


vencimiento del plazo y la extinción del derecho no operan en un mismo
momento y, por la misma razón, es posible ejercitar la facultad o derecho
aun vencido el plazo, en la medida en que no se haya declarado
judicialmente la correspondiente rebeldía. Por consiguiente, la rebeldía es la
única forma que se establece para que opere la preclusión en los términos
no fatales.

En general, se entiende por rebeldía la declaración de la pérdida del


ejercicio del derecho de que se trata en el desarrollo del proceso, a fin de
poder impulsar el proceso hacia la sentencia definitiva. Como los términos
no fatales no extinguen por su solo vencimiento el derecho de que se trata,
sino sólo por la declaración de rebeldía, mientras el tribunal no declare la
rebeldía el litigante podrá evacuar el trámite respectivo (art. 78 CPC).

El plazo no fatal por excelencia es el plazo judicial, tanto así que el


legislador prácticamente los asimila en el art. 78 CPC, señalando que
vencido un plazo judicial —entiéndase, no fatal— para la realización de un
acto procesal sin que éste se haya practicado por la parte respectiva, el
tribunal, de oficio o a petición de parte, declarará evacuado dicho trámite en
su rebeldía y proveerá lo que convenga para la prosecución del juicio, sin
certificado previo del secretario. En todo caso, el juez al fijar un plazo no le
puede imprimir el carácter de fatal. La fatalidad de un plazo sólo puede
emanar de la ley y no de la resolución de un juez.

A partir de la reforma introducida por la ley Nº 18.705, la regla general


dentro de nuestro sistema procesal civil es que los plazos tengan el carácter
de fatal, con excepción de aquellos establecidos para la realización de
actuaciones propias del tribunal (art. 64 inc. 1º CPC), como sucede, por
ejemplo, con el plazo para dictar sentencia.

132
8. FORMAS EN QUE PUEDEN SER ORDENADAS LAS ACTUACIONES JUDICIALES

En algunas ocasiones, las leyes o el tribunal disponen que determinadas


actuaciones o diligencias se verifiquen "con citación" o "con audiencia". Tal
ocurre, en el primer caso, con los arts. 69, 106 inc. 2º, 123, 233, 336, 491
inc. 2º CPC, entre otros. Por otro lado, las disposiciones de los arts. 82, 236
y 239 CPC se refieren a ciertas diligencias ordenadas con audiencia. Como
primera aclaración se debe advertir que pese al lenguaje empleado, no se
alude en estas normas ni a un acto de comunicación (citación) ni a un
comparendo celebrado en presencia del juez (audiencia). Su significado se
relaciona con las posibilidades conferidas a las partes para tomar
conocimiento y, en su caso, oponerse a determinadas diligencias dispuestas
por el tribunal. Estas diferentes formas en que pueden ser decretadas u
ordenadas las actuaciones judiciales repercuten directamente en la
oportunidad en que la respectiva diligencia o actuación puede llevarse a
efecto.

8.1. Diligencias dispuestas con conocimiento de la parte contraria

Se trata de la más básica forma de disponer una diligencia, donde la


efectividad práctica de la diligencia únicamente depende de que la
resolución que la decreta haya sido puesta en conocimiento de las partes.
Por esta razón, el art. 69 inc. 2º CPC dispone que cuando se mande
proceder con conocimiento o valiéndose de otras expresiones análogas, se
podrá llevar a efecto la diligencia desde que se ponga en noticia del
contendor lo resuelto. En realidad, como se trata de la regla general, no es
necesario que el tribunal emplee ninguna expresión específica para
entender que la diligencia debe llevarse a efecto una vez notificada la
resolución que la dispone. Como se dijo, constituye la regla aplicable a la
generalidad de las actuaciones judiciales que pueden llevarse a cabo una
vez notificada a los contendientes la resolución que las acuerda.

133
8.2. Diligencias dispuestas con citación de la parte contraria

Si un tribunal decreta una diligencia o accede a una petición con


citación ("como se pide, con citación"), significa que la diligencia o actuación
no puede llevarse a efecto o producir la plenitud de sus efectos, sino una
vez transcurridos tres días contados desde la notificación a la parte
contraria y en la medida en que dicha parte no se oponga dentro del
señalado plazo (art. 69 inc. 1º CPC).

Esto significa que si bien el tribunal accede en principio a la práctica de la


diligencia, se trata de una concesión condicional, sujeta al evento de que
alguna de las partes pueda oponerse o formular observaciones dentro de
plazo, suspendiéndose en este caso la práctica de la diligencia o los efectos
de la resolución hasta que se resuelva el incidente y en función del sentido
de esta última resolución.

Un ejemplo permitirá explicar la manera en que opera esta forma de


decretar las actuaciones procesales. El art. 233 CPC señala que "Cuando
se solicite la ejecución de una sentencia ante el tribunal que la dictó, dentro
del plazo de un año contado desde que la ejecución se hizo exigible, si la
ley no ha dispuesto otra forma especial de cumplirla, se ordenará su
cumplimiento con citación de la persona en contra de quien se pide".

En tal caso, frente a la petición de ejecución de la sentencia, el tribunal


proveerá la solicitud respectiva señalando "Como se pide, con citación". El
significado de esta providencia implica que, por un lado, el tribunal está
accediendo en principio a lo pedido, pero por otra parte, también significa
que se abre la posibilidad de que la parte contra quien se pide la ejecución
se oponga a dicho cumplimiento, dentro del plazo de la citación, que es de
tres días.

Pues bien, la ejecución misma no puede llevarse a efecto sino


transcurrido el referido plazo y siempre que dentro de ese lapso no haya
habido una oposición a la misma. Si existió oposición se producen dos

134
consecuencias: se genera un incidente y se suspende la práctica de la
diligencia (en este caso, la ejecución de la sentencia) hasta que se resuelva
el incidente. Ahora bien, si en definitiva la oposición es desestimada la
diligencia podrá llevarse a efecto; en cambio, si la oposición es acogida no
podrá practicarse la correspondiente diligencia.

Como puede observarse, esta citación no implica que el tribunal convoque


a la presencia judicial al litigante, sino que se trata tan sólo del otorgamiento
de un plazo por parte de la ley a la contraria para que pueda oponerse o
formular observaciones.

Por otro lado, la actitud de la parte contraria es básica para determinar el


momento en que podrá tener efectividad práctica la diligencia dispuesta por
el tribunal. En efecto, dentro del plazo de tres días, la parte contraria a quien
solicitó la actuación puede asumir dos actitudes: a. No oponerse ni deducir
observaciones, en cuyo caso la actuación judicial podrá llevarse a cabo
inmediatamente de transcurrido el plazo de tres días contados desde la
notificación de la resolución que dispuso "Como se pide, con
citación"; b. Oponerse o deducir observaciones dentro del citado plazo. La
oposición dará origen a un incidente que se tramitará de acuerdo a las
reglas generales. Sólo una vez resuelto el incidente en forma favorable a la
parte que solicitó la diligencia, ésta podrá llevarse a efecto.

8.3. Diligencias dispuestas con audiencia de la parte contraria

No está prevista de modo expreso en el art. 69 CPC, pero varias


disposiciones hacen referencia a esta forma de decretar las actuaciones
judiciales, como los arts. 82, 236 y 239CPC. Si la ley ordena que una
diligencia se cumpla con audiencia de la parte contraria, ello significa que la
diligencia no se puede llevar a efecto sin que previamente el tribunal se
haya pronunciado sobre la procedencia de la misma, oyendo a la parte
contraria.

135
En este caso, a diferencia del supuesto anterior, frente a
la correspondiente solicitud, el tribunal no se pronuncia ni aun
provisionalmente sobre su procedencia, sino que lo primero que ha de hacer
es oír a la parte contraria. Por este motivo, tratándose de la concesión de un
término probatorio extraordinario para rendir prueba fuera del territorio de la
República, que la ley ordena que se resuelva con audiencia de la parte
contraria (art. 336 CPC), el tribunal proveerá la correspondiente solicitud
con "Traslado", que viene a significar "óigase previamente a la parte
contraria". La parte contraria dispondrá de un plazo de tres días para
pronunciarse y transcurrido ese lapso, haya o no respondido la parte, el
tribunal resolverá si es o no procedente la solicitud, con apertura de término
probatorio, si es preciso. Recién una vez resuelto el incidente en forma
favorable al peticionario, se podrá llevar a efecto la diligencia.

Es importante destacar que mientras en las diligencias dispuestas con


citación la formulación de un incidente es meramente eventual, en las
ordenadas con audiencia es siempre necesario.

8.4. Diligencias resueltas de plano

El profesor Casarino estimaba que aún existía una cuarta posibilidad de


disponer las actuaciones procesales: que la diligencia se autorice de plano,
lo que viene a significar que la solicitud no está sujeta a ninguna forma
especial de tramitación ni plazo alguno. En sentido estricto, cuando la ley
dispone que una resolución sea pronunciada de plano, como sucede en los
arts. 84, 89, 491 inc. 2º CPC, quiere decir que debe ser dictada sin sujetarse
a una tramitación determinada ni oír a la parte contraria; es decir,
empleando una antigua terminología propia del expediente en papel, "a
fojas vuelta".

En realidad, la mayoría de las veces, cuando se emplea la expresión de


plano se hace para confrontarla a la tramitación incidental. Así aparece
claramente de los arts. 142, 220, 319 inc. 2º CPC, en los que la alternativa
del juez frente a una determinada solicitud se reduce a resolverla de plano o

136
someterla a tramitación incidental. También se la emplea para denotar la
necesidad de que el tribunal deba resolver sin más trámite y con prontitud,
como sucede con los arts. 84 y 491 inc. 2º CPC. Pero la alternativa puede
ser más amplia, como ocurre con la norma del art. 567 inc. 2º CPC, en que
a propósito del interdicto de obra nueva, una vez suspendida la obra, la
autorización del tribunal para ejecutar las obras indispensables para que no
se destruya lo edificado puede ser otorgada de plano o, en caso de duda y
para mejor proveer, oyendo el dictamen de un perito.

Por consiguiente, la expresión de plano se reserva para aquellas


situaciones que deben ser resueltas sin mayores trámites ni plazos.

Como se puede observar, no existe una diferencia sustancial, de cara a la


efectividad práctica de la diligencia, entre este tipo de actuaciones y las que
se debe ordenar con conocimiento de la parte contraria y sólo merece ser
mencionada en consideración al prestigio del autor que patrocinaba
su tratamiento separado de las restantes formas de decretar las actuaciones
judiciales.

8.5. Diferencias entre las actuaciones decretadas con citación y con


audiencia

Es tradicional en la manualística efectuar un cuadro comparativo entre las


diferentes formas de decretar las actuaciones procesales, particularmente
entre las actuaciones decretadas con citación y las que se ordenan con
audiencia. Lo cierto es que si las nociones anteriores son suficientemente
explicadas y comprendidas, no se haría necesario una disquisición
adicional.

Sin embargo, considerando la naturaleza de esta obra y sus principales


destinatarios, habrá que destacar que mientras en las actuaciones
decretadas con citación el tribunal accede, en principio, a la diligencia
solicitada, generándose un incidente únicamente en el caso de que la parte
contraria se oponga a la diligencia, en las actuaciones con audiencia el

137
tribunal no se pronuncia sobre la actuación solicitada sin que previamente
oiga a la contraria, por lo que el incidente es siempre necesario y no
eventual como en el caso anterior. Por otro lado, la resolución recaída en
una y otra forma de actuación es diversa. En las actuaciones decretadas
con citación el tribunal resuelve "como se pide, con citación"; en las con
audiencia la providencia es "traslado".

138
BIBLIOGRAFÍA CITADA

BORDALÍ SALAMANCA, A. (2003): "El debido proceso civil", en La


constitucionalización del Derecho chileno, coord. Ferrada Bórquez,
Santiago, Edit. Jurídica.

COUTURE, E., Fundamentos de derecho procesal civil, 3ª edición, Buenos


Aires, Depalma, 1987.

DE LA OLIVA, A., Curso de derecho Procesal Civil, t. I (con Díez-Picazo y


Vegas), 3ª edición, Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2016.

Garberí Llobregat, J., Derecho Procesal Civil, 3ª edición, Barcelona, Bosch,


2014.

GUASP, J., Derecho Procesal Civil, t. I (con Aragoneses, P.), 7ª edición,


Navarra, Thomson-Civitas, 2006.

MONTERO AROCA, J., El proceso civil, 2ª edición, Valencia, Tirant lo Blanch,


2016.

ORTELLS RAMOS, M., Introducción al Derecho Procesal, 6ª edición (con


Bonet, Mascarell, Cámara, Bellido, Cucarella, Martín y Armengot),
Pamplona, Aranzadi, 2016.

OTERO LATHROP, M., Derecho procesal civil. Modificaciones a la legislación


1988-2000, Santiago, Edit. Jurídica, 2000.

ROMERO SEGUEL, A., Curso de derecho procesal civil. De los actos


procesales y sus efectos, t. IV, Santiago, Thomson Reuters, 2017.

139
TERCERA PARTE RÉGIMEN DE LAS PARTES Y TERCEROS EN EL PROCESO

Profesores Cristián Contreras Rojas y Jordi Delgado Castro

1. CUESTIONES GENERALES. IMPORTANCIA

En términos simples, las partes ¿junto al juez que ha sido llamado a


conocer y fallar la causa¿ son los actores principales del proceso judicial.
De hecho, sus pretensiones e intereses son los que configuran el objeto
discutido, de manera que van a ser sometidos a contraste por el
sentenciador. Por tanto, será usual que las partes se encuentren en
posiciones contrapuestas, cuestión que se habrá originado antes del inicio
del proceso judicial y que las motiva a acudir ante el tribunal para que éste
determine cuál es su derecho o qué es lo que les corresponde.

Siempre que se hace referencia a las partes de un proceso judicial, se


habla al menos de dos personas: demandante y demandado. Por ello, la
doctrina está conteste en que para el Derecho procesal, parte es tanto aquel
sujeto que en nombre propio pide algo o presenta una pretensión al juez (o
a cuyo nombre se realiza ese acto), como aquel contra quién se dirige esa
petición o pretensión (Nieva; Quezada Meléndez). Todo proceso supone la
concurrencia de al menos dos partes que se enfrentan ante el juez y que,
dependiendo del procedimiento a que se somete la pretensión y de la
instancia en que se encuentra, se denominarán demandante y demandado,
querellante y querellado, ejecutante y ejecutado, apelante y apelado (Díaz
Uribe). Pero más allá de las diferentes denominaciones, se ha resaltado que
entre todas las partes debe existir y respetarse una plena igualdad jurídica,
para permitir tanto su participación en el proceso como la defensa de sus
intereses, siendo esta una garantía básica para el justiciable y el
pronunciamiento de una sentencia acertada (Ortells).

140
En la práctica, para ser parte basta con figurar como demandante o
demandado en el escrito de demanda, esto es, cuando el actor da efectivo
cumplimiento a los requisitos contenidos en los Nºs. 2 y 3 del art. 254 del
CPC. De hecho, esta cuestión genera el contrasentido de que una parte
podría serlo sin siquiera cumplir con los requisitos de capacidad para ser tal
(como sería el caso en que el actor o el demandado fuera una entidad sin
personalidad jurídica o que el demandado correspondiera a una persona
natural fallecida), pues esta será una cuestión que sólo se decidirá a partir
de una resolución judicial que producirá sus efectos precisamente respecto
de aquellos que han sido designados como parte en el proceso respectivo y,
usualmente, ante las alegaciones que realice el demandado (Ortells). Así,
aunque sea poco probable, es posible pensar que bajo ciertas condiciones
puede desarrollarse íntegramente, por ejemplo, un proceso judicial contra
una persona fallecida, pues no es tarea del juez verificar la existencia real y
efectiva de las partes del juicio.

En todo caso, más allá de situaciones poco usuales, normalmente bastará


con leer la demanda para tener certeza de quienes son las partes de un
juicio determinado, cuestión que tiene gran importancia y utilidad, pues esta
calidad conlleva una serie de consecuencias procesales (Chiovenda), a
saber:

a) Las partes no sólo tienen el derecho, sino también la carga de actuar


en el proceso, intervención que, por disposición legal, normalmente deberá
realizarse con la debida representación de un abogado patrocinante y un
mandatario.

b) En materia de competencia absoluta, para la determinación del tribunal


que debe conocer la causa debe considerarse si alguna de las partes goza
de fuero, a raíz de ser titular de algún cargo o dignidad, tal como se prevé
por los arts. 45 inc. 2º letra g) y 50 del COT.

c) Por otro lado, es posible que el domicilio de las partes sea el elemento
para fijar la competencia relativa del tribunal. Así ocurre, por ejemplo, con la
regla general y subsidiaria en materia civil, que indica que es competente
para conocer de una demanda civil el juez que corresponda al domicilio del
demandado (art. 134 COT). A su turno, en sede laboral y dependiendo de la
situación específica, puede ser relevante el domicilio del actor o del

141
demandado (art. 423 CT), cuestión muy similar a lo que ocurre en materia
de alimentos (art. 1º ley Nº 14.908).

d) En otro aspecto, el vínculo o la relación que posean las partes con el o


los jueces, así como con los auxiliares de la administración de justicia
llamados a intervenir en la tramitación del proceso, puede configurar la
concurrencia de causales de implicancia o recusación. Esto ocurrirá, sólo a
modo ejemplar, si alguna de las partes es cónyuge o pariente en línea recta
o colateral con el juez de la causa; éste resulta ser tutor o curador de alguna
de ellas; mantienen un vínculo laboral o societario; o una relación de
amistad, enemistad, odio o resentimiento (arts. 195 y 196 COT).

e) Por último, la identidad de las partes es uno de los elementos a


considerar para saber si en la especie se ha configurado o no una
excepción de cosa juzgada (art. 177 CPC) o de litispendencia (art. 303
CPC).

2. LA NATURALEZA PROCESAL DE LA NOCIÓN DE PARTE

La noción de parte se vincula exclusivamente con el rol que cumplen los


sujetos dentro del proceso judicial, sin atender a si esto tiene un correlato
con la relación sustancial que los une. De hecho, es factible que no exista
un vínculo material entre las partes antes del inicio del proceso, cuestión
que no impide interponer una demanda o ser llamado a participar del
mismo, lo que deja en claro que la condición de parte de una persona sólo
debe analizarse desde el punto de vista procesal y una vez que ya se ha
iniciado el proceso.

Entendiendo que lo normal será que las partes materiales serán las que
posteriormente se enfrentarán ante los tribunales de justicia, nada impide
que una persona pueda solicitar un pronunciamiento de fondo sin tener
intervención en la relación jurídica material. En efecto, Montero ha dejado
en claro que la condición de parte en un proceso determinado no depende
de que la persona sea o no titular de la relación jurídica material o del

142
derecho subjetivo deducido en juicio, pues la coincidencia entre lo
sustantivo y lo material no es relevante para el inicio del proceso (Montero).

En todo caso, si bien la existencia del vínculo material no es requisito sine


qua non para el inicio del proceso, esto sí redundará en el contenido de la
decisión que emitirá el tribunal. En este sentido, una de las posibles
defensas que puede esgrimir el demandado es que él, el actor o ambos, no
han tenido ninguna participación en el vínculo material o que éste es
inexistente, cuestión que sólo será dilucidada en la sentencia definitiva firme
que se pronunciará luego de la sustanciación de todo el proceso.

No obstante, hay que mencionar que existen algunos litigios en que sólo
serán admitidas como partes aquellas personas que han intervenido en el
vínculo sustantivo que da origen al conflicto que se somete al juez. Esto
sucede en los juicios de divorcio, toda vez que la regulación legal ha
dispuesto que esta acción pertenece exclusivamente a los cónyuges (art. 56
ley Nº 19.947).

3. CAPACIDAD

De la simple revisión de las disposiciones contenidas en el CPC, queda de


manifiesto que el legislador procesal no se ha ocupado en absoluto de
regular la capacidad para intervenir en los procesos judiciales, por lo que se
ha estimado que para estos efectos debe emplearse la legislación
sustantiva. Así, en principio, se distingue entre dos tipos de capacidad: la
capacidad para ser parte, que se asimila a la capacidad de goce del
Derecho Civil, y la capacidad procesal, equivalente de la capacidad de
ejercicio. A ellas se agrega una tercera capacidad, propia del Derecho
Procesal: la llamada capacidad de postular o ius postulandi.

143
3.1. Capacidad para ser parte

Tal como sucede respecto de la capacidad de goce regulada por las


normas del derecho sustantivo, son plenamente capaces para ser parte
todas las personas naturales y jurídicas, razón por la que es posible
entender que la capacidad para ser parte representa la faz procesal de la de
goce. De ahí que se haya sostenido que esta capacidad se vincula con el
derecho de acceder a la justicia y a poner en marcha el aparato
jurisdiccional del Estado, cuestión que, en cualquier caso, dependerá del
cumplimiento de requisitos formales (Quezada). Por tanto, podrán ser parte
en juicio todos los seres humanos y las personas jurídicas de derecho
público (ej.: la nación, el fisco, las municipalidades y las iglesias) o de
derecho privado (ej.: sociedades, fundaciones y corporaciones).

Esta capacidad implica que todas las personas naturales y jurídicas se


encuentran plenamente habilitadas para ser titulares de la relación jurídica
procesal (Ortells); vale decir, para detentar los derechos y cargas que
conlleva la intervención en un proceso judicial. Por tanto, la capacidad para
ser parte se posee sin importar cuáles sean las condiciones particulares de
la persona ni el tipo de proceso en que interviene.

Las personas poseen capacidad para ser parte durante toda su existencia:
respecto a las personas naturales esto se extiende desde el nacimiento
hasta la muerte, y en el caso de las personas jurídicas, desde su
constitución a su terminación. Así, todas las personas perderán esta
capacidad desde el momento en que se produzca el término de su
existencia, sea por muerte, acuerdo de sus miembros, sentencia
ejecutoriada, etc.

En todo caso, hay que tener presente que ciertas entidades carecen de
personalidad jurídica, de modo que no podrán ser emplazadas directamente
en el proceso, tal como se indica en la sentencia de la Corte Suprema de 11
de mayo de 2017, rol Nº 64310-16: "Por consiguiente, al carecer el Tercer
Tribunal Ambiental de personalidad jurídica propia esta entidad ha de actuar
bajo la personalidad jurídica y con los bienes y recursos del Fisco, por lo
que no es posible emplazarlo directamente a un juicio sino a través del ente
llamado a representarlo que, como se señaló, es el Consejo de Defensa del
Estado".

144
3.2. Capacidad procesal o capacidad de actuación procesal

La capacidad procesal, también llamada "legitimatio ad processum",


consiste en la aptitud de las personas para comparecer en juicio por sí
mismas y realizar válidamente los actos procesales, la que se ha entendido
como un complemento lógico y necesario de la capacidad para ser titular de
derechos y obligaciones (Couture).

Como se ha indicado, esta capacidad equivale a la capacidad de obrar o


de ejercicio regulada por el Derecho Civil, de modo que quienes carezcan
de ella y deseen actuar en un proceso judicial, deberán hacerlo
debidamente autorizados o representados por la persona que señale la ley.

Para determinar quiénes tienen capacidad procesal, habrá que distinguir


entre personas naturales y jurídicas:

— Personas naturales: poseen capacidad procesal aquellas que están en


el pleno ejercicio de sus derechos civiles (Ortells); o sea, se excluye a
quienes la ley civil considera como absoluta o relativamente incapaces:
dementes, impúberes, sordos o sordomudos que no pueden darse a
entender claramente, los menores adultos y los disipadores que se hallen
en interdicción de administrar lo suyo (Jorquera).

— Personas jurídicas: se ha apuntado claramente que estas personas


adquieren capacidad procesal desde su constitución, conservándola durante
toda su existencia (Montero). En este sentido, por ejemplo, las personas
jurídicas de derecho privado ejercen su capacidad procesal a través de su
gerente o presidente (sin que importe quién es la persona natural específica
que ejerza esta función). Dicho gerente o presidente forma parte de la
estructura orgánica de la persona jurídica y se le ha confiado la labor de
actuar en juicio en defensa de sus derechos, no como representante de la
persona jurídica, sino como integrante de ella. Lo propio ocurre en el caso
de las personas jurídicas de derecho público, respecto de las cuales la ley
que las crea y establece su régimen jurídico determina también el cargo o

145
rol que está llamado a ejercer su capacidad procesal. Dicho de otra forma,
las personas jurídicas siempre estarán dotadas de capacidad procesal
porque actúan en juicio a través de uno de sus órganos (obviamente, a
cargo de una o más personas naturales), que ha sido facultado para
expresar la voluntad de la persona jurídica. En todo caso, cuando
intervenga una persona jurídica, deberá acompañarse en un otrosí de la
primera presentación el o los instrumentos (escritura pública, decreto, etc.)
en que se indique expresamente el órgano que debe llevar a cabo el
ejercicio de la capacidad procesal, así como la persona física en que recae
su titularidad.

Ejemplo de individualización de persona jurídica como demandado

Que por este acto vengo en interponer querella infraccional en contra del BANCO
DE SPRINGFIELD, Rut: 98.050.000-1, representado legalmente por don SERGIO
MIRANDA A., ingeniero civil industrial, ambos domiciliados en calle Covadonga
Nº 1040, Iquique, por infracción a las normas de la Ley Nº 19.496 sobre Protección
de los Derechos de los Consumidores, en mérito de los antecedentes de hecho y
fundamentos de Derecho que a continuación paso a exponer:

La premisa inicial en esta materia indica que lo normal será que las partes
sean capaces, de modo que la incapacidad deberá ser alegada y probada
por aquel que le interese su declaración. Por consiguiente, si alguna
persona natural carece de capacidad procesal y actúa en el proceso sin la
autorización o representación prevista por la ley, la contraparte podrá
formular un incidente de nulidad procesal respecto a los actos que ella haya
realizado, sin perjuicio de que también el juez podrá anular de oficio dichas
actuaciones cuando constate la concurrencia del vicio (art. 84 CPC).
También será posible que el demandado alegue su propia falta de
capacidad, por ejemplo, si se trata de un menor de edad que ha sido
demandado y notificado personalmente de la demanda, pues en esa
situación el emplazamiento no puede considerarse válido y la sanción para
ello será la declaración de nulidad de todo lo obrado.

Por otra parte, el demandado, antes de contestar la demanda, podrá


alegar la falta de capacidad suya, del actor o de la persona que actúe a su

146
nombre, a través de una excepción dilatoria (art. 303 CPC), con el objetivo
de que, si es factible, se subsane el defecto.

Esto ha sido recogido por nuestra jurisprudencia, tal como señala la


sentencia de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas de 4 de diciembre de
2009, rol Nº 166-2009:

"OCTAVO: Que en consecuencia la notificación efectuada a la


demandada a una persona distinta del Presidente de la Asociación
Chilena de Seguridad, hace que el procedimiento de autos esté viciado en
cuanto a su emplazamiento, que esta Corte, se encuentra en el deber de
corregir con el objeto de evitar nulidades futuras, por lo que se procederá
a acoger la excepción dilatoria contenida en el artículo 303 Nº 6 del
Código de Procedimiento Civil, opuesta por el demandado en lo principal
de su escrito de fojas 9".

3.3. Capacidad de postulación o ius postulandi

Contra lo que pudiera pensarse, la capacidad procesal no habilita a las


personas naturales y jurídicas para realizar por sí mismas los actos
procesales, salvo, por cierto, en los casos de excepción que establece la
ley. En efecto, generalmente las personas no podrán presentar una
demanda, interrogar a un testigo o interponer un recurso de apelación, no
sólo porque difícilmente sabrán cómo hacerlo sin contar con estudios
jurídicos, sino porque la ley ha dispuesto que las actuaciones ante los
tribunales de justicia sólo podrán realizarse válidamente por ciertas
categorías de sujetos que, debido a su instrucción y conocimientos, están
dotados de capacidad de postulación o ius postulandi.

Como se ha indicado, la capacidad de postulación es propia del Derecho


Procesal y consiste en la aptitud de ciertas personas, poseedoras de una
especial preparación o formación técnico-jurídica y, por tanto, conocedoras
de los tecnicismos del proceso, para realizar eficaz y válidamente los actos
procesales (Chiovenda).

147
Por aplicación de lo dispuesto en el art. 2º de la Ley Nº 18.120 sobre
Comparecencia en Juicio, poseen capacidad de postulación:

1) Los abogados habilitados para el ejercicio de la profesión;

2) Los procuradores del número (auxiliares de la administración de justicia


regulados por los artículos 394 a 398 del COT);

3) Los estudiantes actualmente inscritos en tercer, cuarto o quinto año en


una Escuela de Derecho de las Facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales
de alguna de las Universidades autorizadas, calidad que se acreditará con
el certificado emitido por la autoridad universitaria competente;

4) Los egresados de esas mismas Escuelas hasta tres años después de


haber rendido los exámenes correspondientes, lo que se demuestra con el
certificado de egreso emitido por la autoridad universitaria competente;

5) Los postulantes de las Corporaciones de Asistencia Judicial, es decir,


los egresados de las Escuelas de Derecho que actualmente se encuentren
realizando su práctica profesional en estas instituciones, sin importar la
fecha en que se haya producido su egreso de la Universidad.

Las personas que no posean ius postulandi deberán actuar en juicio


representadas por otra que sí cuente con esta capacidad, exigencia que se
ha establecido como una garantía para la defensa y ejercicio de los
derechos del propio justiciable ante los tribunales, dada la complejidad
técnica del asunto y lo poco conveniente que puede resultar la gestación y
puesta en práctica de una autodefensa. Como sea, dicha representación,
según veremos, se concretará mediante la celebración de un mandato
judicial.

La falta de capacidad de postulación deberá alegarse por las partes en la


forma de una excepción dilatoria o mediante un incidente de nulidad
procesal, sin perjuicio de que el juez también está llamado a controlar que
las partes intervengan en juicio debidamente representadas (art. 1º inc. 2º y
art. 2º inc. 4º ley Nº 18.120).

148
4. REPRESENTACIÓN

La intervención en juicio de aquellos que carecen de capacidad procesal


deberá llevarse a cabo mediante la representación de las personas que en
cada caso ha indicado la ley, representantes que, valga aclarar, deben estar
debidamente dotados de la capacidad de obrar. Esto ocurre en el caso de
las personas menores de edad y de aquellas que han sido declaradas en
interdicción.

4.1. Menor de edad

La persona menor de edad requiere que otra actúe en su nombre y


representación ante los tribunales de justicia, rol que en la mayor parte de
las situaciones estará vinculado con el ejercicio de la patria potestad. Este
asunto ha sido regulado por el derecho sustantivo de familia de la siguiente
manera (arts. 263 a 266 CC):

a) Si el menor de edad desea interponer una demanda civil contra un


tercero, deberá comparecer debidamente representado o autorizado por el
padre o madre que ejerce la patria potestad, o por ambos si la ejercen
conjuntamente. Es decir, en la práctica la individualización del actor en el
escrito de demanda deberá mencionar expresamente que, por ejemplo, la
acción es ejercida por el padre, quien actúa en representación de su hijo.
Además, aquél estará encargado de celebrar el contrato de mandato con el
abogado patrocinante y el apoderado (a menos, claro está, que el padre sea
un abogado habilitado para el ejercicio de la profesión).

Ejemplo de demanda presentada por la madre en representación de


su hijo menor de edad

EN LO PRINCIPAL: Presenta demanda de alimentos. PRIMER OTROSÍ: Solicita

149
se regulen alimentos provisorios. SEGUNDO OTROSÍ: Acompaña documentos.
TERCER OTROSÍ: Señala forma de notificación. CUARTO OTROSÍ: Patrocinio y
poder.

S. J. DE FAMILIA DE ANCUD

CLAUDIA VALERIA YÁÑEZ URZÚA, Rut: 17.132.740-8, profesora,


domiciliada en calle Felipe de la Rosa Nº 820, de la ciudad de Ancud, en
representación legal de mi hijo MANUEL ANDRÉS GONZÁLEZ YÁÑEZ, Rut:
25.542.120-6, estudiante, de mi mismo domicilio, a US. con respeto digo:

Que por este acto y de conformidad con lo establecido en los artículos 321 y ss.
del Código Civil, vengo en deducir acción de alimentos en contra de don
SEBASTIÁN IGNACIO GONZÁLEZ GONZÁLEZ, Rut: 15.123.369-K,
mecánico, domiciliado en Avenida Lircay s/n, Talca, a favor de nuestro hijo antes
individualizado, en razón de las consideraciones de hecho y fundamentos de
Derecho que indico a seguir:

b) En caso de que el menor de edad sea demandado en juicio civil, la


acción deberá ser dirigida al padre o madre que ejerza la patria potestad
para que lo autorice o represente en el juicio. Bastará que se dirija a uno de
ellos si ejercen en conjunto la patria potestad. Con esto se establece que el
menor debe ser demandado por intermedio de su padre o madre, debiendo
éste ser individualizado como representante del menor en la demanda y
luego emplazado en el juicio. Vale decir, la demanda deberá ser notificada
al representante del menor.

Lo dicho, en todo caso, debe adecuarse con lo previsto por el art. 43 del
Código Civil, según el cual también pueden ser representantes legales de
una persona su tutor o curador. De este modo, en caso de que el menor de
edad esté sometido a tutela o curatela, la representación judicial deberá ser
asumida por la persona a quien se le haya confiado la guarda.

La ley también se ha puesto en la situación de que el padre o madre


niegue su consentimiento, no quiera actuar en representación del hijo o
litigue contra él, ante lo cual la representación judicial del menor de edad

150
será asumida por un curador ad litem designado por el juez. Más
precisamente esto tendrá lugar cuando:

— El padre, la madre o ambos nieguen su consentimiento para que el hijo


presente una demanda civil en contra de un tercero, o estén inhabilitados
para hacerlo.

— El padre o madre no pudiere o no quisiere autorizar o representar al


hijo para actuar como demandado en juicio.

— El menor desee presentar una demanda en contra de aquel de los


padres que ejerce la patria potestad, para lo cual requerirá autorización
judicial.

Ahora bien, sin perjuicio de lo señalado, es posible encontrar dos


situaciones de excepción: una en que no se requiere la representación de
menores de edad involucrados en un proceso judicial; y otra en que la
actuación por medio de otro se permite incluso para mayores de edad, a
saber:

a) Tratándose de causas penales, es posible proceder contra el menor de


edad directamente, sin que sea necesaria la intervención de quien tiene a
su cargo la patria potestad (aunque éste deberá otorgarle los recursos que
necesite para costear su defensa). En este sentido, la ley Nº 20.084, que
establece el sistema de responsabilidad penal adolescente, contempla que
el padre, madre o la persona que tenga a su cuidado al menor de edad
imputado por la infracción a la ley penal, deberá ser notificado de la
realización de la primera audiencia, pero su intervención en ella será sólo
eventual (art. 36).

b) En caso de que se demanden alimentos en beneficio de una persona


mayor de edad, la Ley de Tribunales de Familia (art. 19 inc. final) ha
establecido que el padre en cuyo hogar vive el alimentario podrá demandar,
cobrar y percibir los alimentos de quien corresponda, bastando para ello con
que el alimentario se abstenga de actuar personalmente en el juicio, pues si
lo hace, se pone término a la representación.

151
4.2. Personas interdictas por sentencia judicial

Siguiendo la normativa sustantiva, la declaración de interdicción


procederá respecto de personas que se encuentren en estado de demencia;
sean ciegos o sordomudos que no se pueden dar a entender claramente; o
se trate de disipadores o pródigos. En dichas situaciones será posible
proceder a la tramitación de un procedimiento judicial a fin de obtener la
declaración de interdicción y, junto con ello, el nombramiento de un curador
que represente legalmente al interdicto.

Lo normal será que la representación judicial y extrajudicial de la persona


afectada sea asumida por el curador que se le haya nombrado (art. 390
CC), quien deberá llevar a cabo todas las actuaciones judiciales en que se
vea involucrado, sea como actor o como demandado. Es importante
mencionar que el curador deberá presentar oportunamente la
documentación que acredite su nombramiento.

5. LEGITIMACIÓN

5.1. Generalidades

La legitimación, en el modo más amplio posible, consiste en el hecho de


determinar a los sujetos de una relación jurídico-procesal concreta. En
palabras muy sencillas, se trata del establecimiento de quién puede ser el
demandante y quién puede ser el demandado en el ámbito de un juicio.

En este contexto, lo cierto es que más allá de otras condiciones como la


capacidad, la representación, la intervención forzada y otras de alto interés,

152
es innegable que desde el punto de vista práctico parece muy conveniente
saber si los sujetos activo y pasivo de la relación procesal son, en definitiva,
quienes ostentan el derecho legítimo para participar en el proceso.

Es simple comprender que más allá de la forma específica de intervención


en juicio y sus requisitos (como, por ejemplo, si es que se debe comparecer
mediante abogado o procurador) resultaría muy eficiente determinar en una
etapa temprana si es que el actor puede demandar y si el demandado es,
realmente, el sujeto contra quien se debe dirigir la acción. La consecuencia
principal de esta actividad sería poder tramitar solamente aquellos juicios en
que las personas se corresponden con la relación jurídica en conflicto.

Sin embargo, esta cuestión no ha sido suficientemente tratada por la


doctrina nacional (Bordalí) y en el Derecho comparado ha sido fuente de
innumerables problemas, puesto que importa excluir antes de conocer y
enjuiciar a determinados sujetos de la relación procesal.

Comúnmente, entonces se ha identificado a la legitimación activa (en este


sentido amplio orientado a la relación procesal) como aquella condición que
ostenta quien afirma la titularidad de una relación jurídica y la legitimación
pasiva sería la posición que determina que, en juicio, efectivamente se
encuentra la persona titular del derecho u obligación que se demanda.

Finalmente, como generalidad, es importante remarcar que el peso de la


dogmática, en esta materia, ha sido paulatinamente vencido y hoy en día
este eventual óbice ha perdido importancia, puesto que, es opinión
mayoritaria, que sólo la sentencia definitiva será la que determine si los
sujetos de la relación procesal lo son también de la relación material.

Lo decía magistralmente Serra Domínguez, se es "parte simplemente por


el hecho de formular activamente o soportar pasivamente en un proceso
una petición de fondo, siendo totalmente irrelevante que la parte procesal
sea al mismo tiempo la titular o la obligada por el derecho material deducido
en el proceso".

153
5.2. Sucintas consideraciones relacionadas

El tradicional punto de partida en esta materia ha sido diferenciar entre


la legitimatio ad processum y la legitimatio ad causam. El primero de los
conceptos dice relación con los presupuestos necesarios para que la
comparecencia sea hábil y que, en forma principal, son tratados en este
capítulo. La legitimatio ad causam es aquella que ostentaría quien afirma
poder comparecer atendido a que es el titular efectivo del derecho. Esta
última categoría es la que, en cierto sentido, distorsiona un panorama que
pudiera resultar más sencillo, ya que su solución sólo podrá comprobarse al
final del proceso.

Categoría que, perfectamente, aplica nuestra Corte Suprema, por ejemplo


en sentencia de 31 de agosto de 2015, rol Nº 3712-15, al indicar: "Que
aplicando los razonamientos que preceden al caso concreto, aparece con
claridad que los demandantes carecen de legitimación activa ad
causam para el ejercicio de la acción de nulidad, al invocar o pretender
valerse de impedimentos que afectaron al bien raíz (...)" y sigue,
consecuentemente, señalando: "En las condiciones anotadas, los
demandantes no se encuentran facultados para ejercer la acción deducida,
al no estar amparados con el reconocimiento de un derecho subjetivo que
legitime su pretensión y no ver lesionado ningún derecho que les afecte". En
idéntico sentido, sentencia de la Corte Suprema de 2 de noviembre de
2015, rol Nº 32.473-14.

Nuestro ordenamiento jurídico no se ha hecho cargo de estos conceptos


y, por lo tanto, quien afirma ser titular de una relación jurídica va a ser
dotado de una acción para reclamarla. De este modo, se puede caer en
aquel absurdo del litigante que reivindica la Plaza de Armas o un moai, pero
sin duda se evita privar liminarmente (in limine) a los litigantes. Despojar
genérica y preventivamente de acción a un sujeto, lo coarta de un derecho
fundamental (acción) y, adicionalmente, obliga a que el órgano jurisdiccional
evalúe tempranamente la relación existente entre el derecho material
afirmado y su correspondencia con el derecho de carácter procesal.

Un ejemplo paradigmático de esta situación es el acaecido y recogido por


la sentencia de 25 de mayo de 2016 de la Ilustre Corte de Apelaciones de
Santiago que confirmando el fallo de primera instancia, mediante un recurso

154
de apelación, señaló que no se puede acoger una demanda de interdicción
del demente por falta de legitimación activa, aduciendo que el peticionario
carece del parentesco requerido por el art. 443 CC, en este caso. Como
podemos apreciar, es una cuestión específicamente de fondo y que, por
mucho interés económico procesal que pueda plantear desechar esta
petición en una fase inicial, lo cierto es que parece más oportuno otorgar
acceso a la Justicia a todo aquel que pretenda dirimir un conflicto.

En este mismo asunto, podemos observar la diferencia entre la


legitimación ordinaria (que es la que ostenta toda persona por el hecho de
interponer una demanda afirmando un derecho como propio) de la
extraordinaria, que se corresponde con la que confiere la ley
específicamente. En nuestro supuesto de hecho, podrá provocar el juicio de
interdicción, entre otros, el defensor público. Entonces el tema se
complejiza, porque estamos sosteniendo que la legitimización es en esencia
un tema de fondo, pero al mismo tiempo no parece descabellado que se
pueda objetar (excepcionar) la demanda interpuesta por quien no goza de la
condición de defensor público, siendo que la afirma. Ahora bien, ante la
tesitura de limitar la interpretación o preferir que el ciudadano tenga real
acceso a los tribunales de justicia, siempre pregonaremos la segunda
opción. Asimismo, parece lo más coherente dentro de nuestro modelo de
enjuiciamiento, en tanto pareciera que nuestros órganos jurisdiccionales no
adjudican sino hasta que han podido observar la relación entre los dichos de
una parte y los medios de prueba rendidos.

Idéntica es la línea jurisprudencial de la Corte Suprema que, por ejemplo,


en sentencia de la Corte Suprema de 12 de diciembre de 2016, rol
Nº 43.411-2016, explica que está bien acogida la falta de legitimación activa
cuando una Corte de Apelaciones (San Miguel, en el caso) evalúa que el
demandante cumpla con el requisito impuesto en el art. 151 letra a) de la ley
Nº 18.695. En este caso, para que la demanda contra una resolución u
omisión del alcalde o sus funcionarios pueda prosperar debe afectar al
interés general de la comuna. De este modo, si no hay interés general,
nunca podrá discutirse, siquiera, el resto de eventualidades. Pero como
podemos advertir, no es algo que pueda resolverse antes de conocer toda
la tramitación del juicio.

155
Para profundizar en esta materia es imprescindible observar la acertada
posición de Romero Seguel y los matices elocuentes planteados por
Bordalí. Pero más allá de aquellas consideraciones, lo cierto es que del
mismo modo que lo explica Ramos Méndez, la teoría de la legitimación
representa un esfuerzo superfluo y vano. Efectivamente, si la finalidad
principal de esta institución es conseguir que se encuentren en juicio sólo
los verdaderos titulares del derecho discutido, debiéramos revisar el
derecho de acción y el acceso a la justicia como parte de la tutela judicial
efectiva.

Sólo como herramienta que permita la exclusión de las partes in limine


litis tiene sentido tratar de aplicar el concepto de legitimación como
requisito. De lo contrario, y parece lo más razonable, será el propio devenir
del juicio y, en concreto, la sentencia definitiva que ponga fin a la
controversia, la que nos ilustrará sobre quién es el titular del derecho.

Entonces, debemos entender que la legitimación, hoy por hoy, sólo sirve
para indicar qué personas forman parte, o van a formar parte, de la relación
procesal en concreto como parte activa y pasiva de la misma.

En la dogmática alemana la solución está muy clara y apunta en la misma


dirección desarrollada: "La legitimación activa se determina según el
Derecho material. Una sentencia estimatoria de la demanda sólo puede
adoptarse cuando concurren legitimación activa y legitimación pasiva. Si
falta cualquiera de ellas, la demanda debe desestimarse (no inadmitirse,
pues la legitimación objetiva no es presupuesto del proceso). La falta de
legitimación es una de las muchas razones para desestimar una demanda"
(Hess y Jauernig, p. 147).

Nuestra jurisprudencia también lo recoge, baste como ejemplo la


sentencia de la Corte Suprema de 31 de agosto de 2015, rol Nº 3712-15:

"OCTAVO: Que sobre el particular cabe consignar que la acción es un


derecho subjetivo autónomo dirigido a obtener una determinada
resolución jurisdiccional, favorable a la petición de la persona que la
ejerce. En este contexto, la legitimación activa se refiere al actor titular del
derecho que pretende, la que requiere para el éxito de su demanda: 1)
que el derecho ampare la pretensión esgrimida por el actor; 2) la identidad

156
de la persona del actor con la persona que ostenta la titularidad de esa
pretensión; y 3) el interés de conseguir la declaración impetrada.En este
sentido, la atribución subjetiva de los derechos y obligaciones deducidos
en juicio es una cuestión de fondo que afecta el ejercicio de la acción y
que, por lo tanto, debe ser objeto de análisis al momento de pronunciarse
la decisión. Constituye entonces deber del tribunal determinar si concurre
o no la legitimación para impetrar la acción civil o pretensión ejercida en la
demanda, cuestión que es un presupuesto procesal de fondo destinado a
obtener una sentencia favorable" (en idéntico sentido, sentencia de la
Corte Suprema de 12 de diciembre de 2016, rol Nº 43411-2016).

6. INTERVENCIÓN EN JUICIO (INTERVENCIÓN FORZADA)

Normalmente, quien está en un juicio lo está por su propio deseo o porque


no le queda otro remedio. Esta afirmación, al menos, parece fácilmente
predicable de la parte demandante e indiscutible respecto de la parte
demandada. En principio, nadie que no quiera someter su pretensión a los
tribunales de justicia, lo hace. Más difícil es proponer la misma premisa
respecto del demandado, cuya presencia está, precisamente, determinada
por la interposición de la demanda del actor, sin considerar su interés en
formar parte de una relación procesal.

Podríamos afirmar, entonces, que intervienen en juicio: el actor, por su


propia voluntad o impulso, y el demandado, por consecuencia de los actos
procesales del demandante. Sin embargo, esta aparente sencillez se
complejiza por diversos fenómenos que son recogidos en la ley.

En resumen, trataremos ahora aquellos casos de sujetos que van a


intervenir en juicio y cuya motivación, más que su propio deseo, es
prácticamente una necesidad derivada de los actos de otros. En otras
palabras, vamos a desarrollar aquellos supuestos en que se quiebra la
voluntariedad como fuente principal de perfección de la relación procesal.
La ICA de Valdivia, a tenor de lo regulado en el art. 21 CPC, ha dicho:
"Dicha situación constituye una excepción al principio de voluntariedad de la

157
acción, que es la regla general en nuestro derecho, puesto que, en cierta
medida, a terceras personas ajenas a la litis se las conmina a ejercer la
acción ya deducida con consecuencias procesales negativas para el caso
que no lo hagan y encuentra su fundamento en razones de economía
procesal, pues permite al o los demandados evitar una multiplicidad de
procesos incoados en su contra, mayor carga de trabajo a los tribunales y
eventuales decisiones contradictorias" (Sentencia de la ICA de Valdivia de
27 de abril de 2016, rol Nº 165-2016).

Nos encontramos con casos de intervención forzada en juicio en los


supuestos en que un sujeto, o una pluralidad de sujetos, se ven compelidos
a participar bajo sanción de tener que soportar las consecuencias de su
inacción, habitualmente asociadas a la pérdida de sus derechos o de la
oportunidad para hacerlos valer.

En esta materia se contemplan, tradicionalmente, cinco supuestos: el


prescrito en el artículo 21 del CPC, la jactancia, la citación de evicción, la
citación de acreedores hipotecarios en el juicio ejecutivo y la verificación de
créditos en el juicio de quiebra (en realidad, procedimientos concursales de
liquidación). En rigor, estos casos han sido recogidos por la jurisprudencia,
destacándose los dos primeros. Así lo indica la sentencia de la Corte
Suprema de 30 de julio de 2014, rol Nº 2947-2014: "Las únicas excepciones
que el ordenamiento reconoce a la regla básica de la libertad del ejercicio
de acción son la demanda de jactancia y la citación a que se refiere el
artículo 21 del Código de Procedimiento Civil. En todo lo demás, es decir,
en el gran espectro de las prerrogativas jurisdiccionales, quienes se
consideran titulares de derechos exigibles están en situación de requerirlos,
pero únicamente mientras su acción se encuentre vigente, dentro del marco
de las reglas generales, que, como (se ha) dicho, gozan de la naturaleza de
derecho público y no se encuentran a disposición de los contratantes".

La doctrina, empero, ha descrito otras formas de provocación de la


entrada del tercero a un juicio, como la llamada del tercero pretendiente,
la nominatio auctoritis y la intervención coactiva por orden del juez
denominada iussu iudicis.

158
6.1. El supuesto del artículo 21 CPC

El Código de Procedimiento Civil contempla la posibilidad de que una


acción le pertenezca a varias personas. Debe ser la misma o mismas
acciones, no bastando que sean acciones que deriven del mismo hecho
(sentencia de la ICA de Valparaíso de 5 de diciembre de 2013, rol Nº 1489-
2013). En ese caso, no por ser el primero en accionar se va a obligar o
excluir a los demás. Pero quizá más importante aún, no parece razonable
que el demandado por los mismos hechos deba sufrir diversos
procedimientos para litigar contra distintas personas si no es su deseo y, en
especial, va a ser gravado económicamente de una forma poco racional. De
modo que, la regulación del artículo 21 CPC establece un derecho del
demandado a que el asunto sea ventilado en un único proceso. Del mismo
modo que las legislaciones italiana y alemana contemplan la llamada del
tercero pretendiente.

Evidentemente, hay ventajas asociadas que se suelen destacar, en estos


casos, como lo son la economía procesal, especialmente reflejada en el
soslayo de diferentes procesos ante más de un órgano jurisdiccional (o
incluso, el mismo); en la posibilidad de defenderse en una única ocasión
ahorrando costos materiales y personales y, también, evitando
las interferencias de unos procedimientos con otros, en especial el efecto
que la cosa juzgada de un procedimiento pudiera generar en el o los demás.
Aun y con todo, es una potestad del demandado promover este incidente
(en este sentido, al reconocerlo como potestad, véase la sentencia de la
Corte Suprema de 27 de julio de 2016, rol Nº 9699-2015).

Esta suerte de adhesión forzosa al proceso iniciado, o más bien a la


posición de demandante, debe ser solicitada por la parte demandada antes
de la contestación. Así, dentro del término de emplazamiento (señala la ley)
se pondrá en conocimiento de todos quienes puedan resultar titulares de la
acción para que se integren al juicio. El o los hasta el momento terceros,
aparentemente indiferentes, se van a poder convertir en partes directas.

159
Procedimentalmente se va a generar un incidente de previo y especial
pronunciamiento que, de este modo, va a producir la suspensión del
procedimiento hasta la resolución de este impedimento (sin embargo, no
podemos hablar propiamente de una excepción dilatoria, puesto que no
se pretende corregir el procedimiento: sentencia de la ICA de Santiago de
22 de noviembre de 2016, Causa Rol 10339-2016; en contra de esta opinión
y clasificando el fenómeno como un supuesto de los contemplados en el art.
303 Nº 6, véase Lillo). El juez o tribunal, en circunstancias normales,
accederá a la petición y ésta será puesta en conocimiento de quienes sean
señalados por la parte demandada. En estas circunstancias podrá darse
alguno de los siguientes escenarios:

a) La parte notificada expresa su adhesión a la demanda: se convertirá en


demandante y, como consecuencia, se generará un litisconsorcio activo que
requerirá del nombramiento de un procurador común, tal y como está
contemplado en los arts. 12 y 13 CPC.

b) La parte notificada comunica su decisión de no adherir: la ley es clara al


disponer que en tal evento, caduca el derecho a adherirse después.

c) La parte notificada no señala nada en el término legal: en este


supuesto, el proceso producirá todos los efectos habituales, puesto que se
le permitió comparecer y defenderse. Pero no se le privará de incorporarse
al mismo en un estado de la tramitación más avanzado, respetando todo lo
que se haya obrado hasta el momento.

En general, entonces, se encuentra comprometido un doble objetivo. Por


una parte, se persigue otorgar la posibilidad de que quien tenga un legítimo
derecho lo pueda defender en juicio y, el más importante, se va a permitir al
demandado sufrir sólo un procedimiento por los mismos hechos y causa de
pedir, en aquellos casos en que existan múltiples personas que
eventualmente pudieran adquirir la condición de demandantes.

La naturaleza jurídica de la resolución que se pronuncia al respecto es la


de auto; de aquellos que alteran la sustanciación regular del proceso y,
consecuentemente, en caso de quererse promover un recurso en su contra,
lo idóneo sería interponer el de reposición, con apelación en subsidio. La
Corte de Valparaíso se pudo pronunciar a este respecto descartando la

160
naturaleza de sentencia interlocutoria, en su sentencia de 3 de junio de
2016, rol Nº 946-2016.

Todo lo que exceda a este contexto debe rechazarse. Por ejemplo, la


sentencia de la Corte Suprema rol Nº 16513-2015, de 17 de octubre
de 2016, es clara al sostener que los únicos apercibimientos válidos son los
propios que establece el artículo 21 CPC. En aquella ocasión un litigante fue
erróneamente sancionado con la figura de tener por no presentada la
demanda debido a que el demandante, requerido por el art. 21 CPC, no
logró notificar a todos los miembros de una comunidad hereditaria
propietaria de un bien. A mayor abundamiento, aquellos terceros se
incorporaron al juicio en la forma prevista para los terceros. El art. 21 CPC,
entonces, obliga a hacer los intentos normales para incorporar a todas las
personas a quien pertenece la acción, si hay una imposibilidad material de
que aquello suceda deberá seguirse el juicio con la ausencia de quienes no
pudieron ser emplazados.

Formulario

EN LO PRINCIPAL: Solicita dar conocimiento de la demanda a tercero a los


efectos del artículo 21 del Código de Procedimiento Civil. OTROSÍ: Patrocinio y
poder.

S.J.L. Talca (1º)

...................., de profesión .........., domiciliado en ...................., a US.,


respetuosamente, expongo:

Que el presente escrito se eleva en razón de los autos civiles caratulados ..... con
....., ROL XXX-XXXX de ingreso al Primer Juzgado de Letras en lo Civil, ya que
en virtud de lo dispuesto en el artículo 21 del Código de Procedimiento Civil, es que
vengo a solicitar que se ponga en conocimiento de don ..........., domiciliado en
.........., la demanda de autos, para los efectos jurídicos procesales de la disposición
citada.

161
Que para la procedencia de la presente solicitud se debe exponer la siguiente
consideración:

Que don .......... es integrante de la comunidad hereditaria que se configura con el


actor demandante, según consta en la posesión efectiva acompañada en la demanda
por el actor.

POR TANTO: en mérito de los fundamentos argüidos en autos y amparado por


la facultad dispuesta en el artículo 21 del Código de Procedimiento Civil, RUEGO
A SS. se sirva por acoger la presente solicitud, y de esta manera ordene poner la
demanda, proveído, y resolución en conocimiento de la persona anteriormente
individualizada, con la finalidad de que este se pueda manifestar, dentro de la
oportunidad procesal pertinente, si adhiere o no a la demanda, con los efectos y
consecuencias jurídicas previstas por el ordenamiento jurídico.

OTROSÍ: Ruego a US. tener presente la designación de don ......., abogado,


domiciliado en ......... a quien de esta forma confiero patrocionio y poder.

6.2. La jactancia

La jactancia se encuentra regulada en el Título III del Libro II del Código


de Procedimiento Civil. Se trata del supuesto en que una persona manifiesta
que ostenta derechos de los que, en realidad, no está gozando. Esta
situación puede ser constitutiva de perjuicios para la persona a quien
realmente le corresponden y, por lo tanto, puede exigir que quien
está jactándose lo demande en juicio o sufra la consecuencia de no poder
hacerlo con posterioridad. Es necesario que el jactancioso se arrogue
derechos para sí y no, por ejemplo, declare públicamente que los derechos
le corresponden a un tercero (ver, entre otras, sentencia de la Corte
Suprema de 22 de octubre de 2015, rol Nº 28238-14).

162
El procedimiento para tramitar esta situación será el contemplado para el
juicio sumario. Una vez ha sido acogida la petición, el jactancioso se ve
forzado a interponer demanda en el plazo de 10 días. De este modo,
observamos aquella particularidad en que una parte no inicia un juicio en
forma absolutamente libre, sino que obligado por otro. Ahí se abriría,
entonces, un nuevo proceso vinculado y forzado por una primera petición de
quien se ve perjudicado por el jactancioso y solicita al tribunal que lo
conmine a demandar.

En realidad, el jactancioso, una vez se acoge por el juez la petición


tramitada conforme al juicio sumario, sigue teniendo la libertad de presentar
su demanda. Pero de no hacerlo, la ley establece que no podrá ser oído
después. Entonces, la obligación para demandar está determinada por la
sanción que implica su omisión.

En este contexto, el jactancioso deberá presentar su demanda en el plazo


de 10 días, ampliable a 30 días, por motivo fundado. Como señalamos, de
no ejercer esta acción, se podrá solicitar por quien se cree afectado por
la jactancia, que el jactancioso no sea oído. Esta solicitud se tramitará como
incidente y determinará, en el caso de ser acogida, que el jactancioso no
podrá interponer demanda en relación con los hechos objeto de conflicto por
el plazo de seis meses.

Si el jactancioso decide, empero, interponer una demanda se tramitará


conforme a las reglas generales y procedimiento aplicable ordinariamente.

Es importante remarcar, de igual modo, que para que esta acción pueda
prosperar se deben cumplir los requisitos contemplados en el art. 270 CPC.
Así, para que un sujeto logre promover la petición para obligar a otro a
demandar, la jactancia debe (1) constar por escrito o (2) haberse realizado a
viva voz, o bien, ha de ejecutarse ante, al menos, (3) dos personas hábiles
para prestar testimonio en juicio civil.

Sin embargo, no toda declaración es suficiente. Por ejemplo, en la


sentencia de la Corte Suprema de 28 de junio de 2017, rol Nº 73807-2016,
queda claramente establecido que la manifestación del jactancioso debe ser
pública y constituir un alarde injusto. A su vez, en el caso señalado, una
respuesta por carta del Ministerio de Bienes Nacionales, en el contexto de

163
un requerimiento para tener claridad sobre delimitación de lindes, en que se
indica que no existe suficiente certeza, puesto que ambas partes tienen
títulos de propiedad correctamente inscritos, no es propiamente un supuesto
de jactancia. Por lo tanto, aquel requisito está demandando en nuestra
jurisprudencia una actitud positiva e inequívoca de goce de derechos
excluyendo los de los demás.

En otro caso, sentencia de la Corte Suprema de 6 de julio de 2016, rol Nº


5783-5, el envío de cartas de cobranza por una entidad bancaria a su
cliente tampoco puede tenerse como caso de jactancia. En ese supuesto,
existe una relación contractual y pese a que la entidad asegura que tiene un
crédito en contra de su cliente (existe una manifestación), en rigor estamos
ante una reclamación del pago y no, propiamente tal, ante un alarde injusto
de un derecho del que no se está gozando.

Finalmente, hay que señalar que el art. 272 CPC establece un plazo de
prescripción de la acción de jactancia de seis meses, contados desde que
tuvieron ocasión los hechos fundantes de la eventual petición.

Formulario

Procedimiento: Sumario

Materia: Jactancia

Demandante: XXXXXX

Rut: XXXXXX

Abogado patrocinante: XXXXXX

Rut: XXXXXXX

Apoderado: XXXXXX

Rut: XXXXXX

164
Demandado: XXXXXXX

Rut: XXXXXXX

EN LO PRINCIPAL: Interpone demanda por jactancia; OTROSÍ: Patrocinio y


poder.

S. J. L. en lo Civil

...................., de profesión .........., domiciliado en ...................., a US.,


respetuosamente, expongo:

Demando por jactancia, a seguirse según el procedimiento establecido para el


juicio sumario, a don(ña) ...................., de profesión .........., domiciliado en
................., por haber manifestado pública y ostentosamente que
........................................ Lo cierto es que no está gozando de los derechos que se
arroga y su afirmación me causa, en sí un perjuicio.

En este contexto, paso a relatar los que constituyen los HECHOS:

PRIMERO.- .................................................

SEGUNDO.- .................................................

TERCERO.- .................................................

De esta forma, concurren los requisitos contemplados en el art. 270 CPC puesto
que se ha realizado esta manifestación (elegir una de las alternativas: Por escrito, a
viva voz, ante al menos dos personas hábiles para prestar testimonio en juicio civil).

POR TANTO,

de acuerdo con lo dispuesto por los artículos 269 y siguientes y 680 y siguientes
del Código de Procedimiento Civil,

165
SOLICITO: se sirva tener por deducida demanda por jactancia en contra de
don(ña) ...................., ya individualizado, para que se le obligue a interponer
demanda contra mi persona en el plazo de diez días, bajo apercibimiento de que, si
así no lo hiciera, no será oído, después, sobre aquel derecho, con costas.

OTROSÍ: Ruego a US. tener presente la designación de don ......., abogado,


domiciliado en ......... a quien de esta forma confiero patrocionio y poder.

6.3. Citación de evicción

La citación de evicción es una institución en que claramente se observa la


interrelación entre el derecho sustantivo y el procesal. A su vez, es una
figura tradicional en el Derecho procesal conocida
como nominatio o laudatio auctoris. El art. 1843 del Código Civil establece
que el comprador a quien se le demanda la cosa vendida, por causa
anterior a la venta, deberá (si bien, más correctamente debiese ser "podrá")
citar a su vendedor para que la defienda. Con esta previsión se materializan
instituciones propias de la compraventa, como la responsabilidad por vicios
redhibitorios y el saneamiento por evicción.

La evicción, entonces, se trata de la privación de un derecho (habitual,


pero no exclusivamente derivado de un contrato de compraventa) por
sentencia firme y en atención a la existencia de un derecho ajeno anterior.
Para que el vendedor responda de privación del dominio y la posesión
pacífica de la cosa es que se le fuerza intervenir en juicio.

Como en el supuesto anterior, con todo, el citado vendedor dispone de su


autonomía para comparecer o no; sin embargo, le acarreará diferentes
consecuencias, que vamos a ir describiendo a continuación.

En primer lugar, resulta especialmente importante destacar que la citación


deberá solicitarse antes de la contestación de la demanda. Tanto el Código
Civil como el Código de Procedimiento Civil son claros en aquella obligación

166
y si el comprador omite esta solicitud, el vendedor no deberá responder por
los vicios y no tendrá obligación de saneamiento.

Si el comprador, al contrario, cita al vendedor deberá acompañar


antecedentes que permitan aceptar dicha solicitud y se podrán producir dos
escenarios determinados por la actitud del vendedor ante la citación. En
primer lugar, (1) el vendedor podrá comparecer y en ese caso el juicio se
tramitará sólo contra él. El comprador, ante esta posibilidad, podrá intervenir
con el objeto de defender sus derechos.

Por otra parte, si el vendedor correctamente emplazado (2) no comparece


resultará responsable por la evicción, salvo en el entendido de que en su
estrategia el comprador haya dejado de interponer alguna excepción o
alegación que le fuera propia y que determinase, finalmente, la evicción de
la cosa.

En cualquiera de los supuestos, la citación de evicción no constituye una


demanda, sino un incidente en el juicio que se lleva a cabo y, por lo tanto,
no existe un enjuiciamiento de la relación entre comprador y vendedor, sino
que, simplemente, se decreta (sentencia de la ICA San Miguel, rol Nº 1032-
2014, de 20 de abril de 2015).

Finalmente, debemos compartir la precisión procesal que realiza Romero,


quien al describir este fenómeno lo encuadra dentro del ámbito de la
sucesión procesal en relación con las obligaciones de garantía.
Ciertamente, más que tratarse de intervención forzada es un remedio para
constituir en forma más eficiente la relación procesal, en que se permite la
sustitución de la parte que, en principio, era actora en el conflicto.

6.4. Citación de acreedores hipotecarios en el marco del juicio ejecutivo

La hipoteca es un derecho real que determina que un bien raíz queda


adscrito al pago de una deuda. Entonces, en palabras muy simples,
da derecho al acreedor de una deuda a perseguir la propiedad hipotecada,

167
con independencia de quién sea el dueño del inmueble (este caso sencillo
se refiere, en concreto, al supuesto de que el inmueble sea vendido).

En el desarrollo de un juicio ejecutivo es posible que el juez deba realizar


la venta de un bien inmueble en pública subasta (remate) con el objetivo de
poder conseguir el dinero suficiente para liquidar la deuda con el acreedor.
Entonces, pudiera ser que el juez vendiera un bien inmueble y que al estar
éste hipotecado, el comprador tuviera que responder por la hipoteca
constituida sobre éste.

Así las cosas, la citación de acreedores hipotecarios en el marco del juicio


ejecutivo, regulado principalmente en el art. 492 CPC, es una exhortación
en la que se incita a los acreedores que ostentan una hipoteca sobre el bien
a que concurran a defender sus intereses, en tanto que la venta forzada
extingue las hipotecas. Esta figura se conoce en los ordenamientos italiano,
alemán y, en menor medida, en el español como la llamada en garantía.

Observamos, otra vez, un supuesto en que se obliga la intervención de


quien era tercero en juicio, puesto que la inobservancia de esta acción
significa una consecuencia jurídica trascendente para sus intereses.

En este caso, la regulación sustantiva de importancia la encontramos en


el art. 2428 CC. Así, la finca hipotecada no podrá ser perseguida si es que
fue vendida en pública subasta ordenada por un juez. Pero para que esta
modalidad extraordinaria pueda darse la ley exige la citación (notificación)
personal, en el término de emplazamiento, de los acreedores hipotecarios
para que puedan concurrir a la pública subasta y defender como mejor
corresponda sus derechos.

Los acreedores hipotecarios ante la citación podrán adoptar alguna de las


siguientes actitudes: (1) exigir el pago de sus créditos sobre el precio del
remate, según su grado; (2) conservar las hipotecas sobre la finca
subastada, cuando los créditos no estén devengados; y (3) guardar silencio,
en cuyo caso se ha establecido que los acreedores concurrirán al pago del
producto obtenido en el pago de la subasta.

Esta particularidad dentro del procedimiento está exenta de dudas. Así, la


ausencia de citación no permite al juez alzar las hipotecas y, por tanto, los
acreedores conservarán intactos sus créditos y derechos de persecución
168
(un ejemplo: sentencia de la Corte de Apelaciones de Talca de 21 de abril
de 2015, rol Nº 1866-2014).

Un caso de mayor complejidad que se puede consultar resulta resuelto en


la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de 25 de noviembre de
2015, rol Nº 7614-15, en que un banco ejecutante reclama otros créditos
distintos sujetos a la misma hipoteca y que, según el razonamiento de la
Corte, deben permitirse incluir en esta institución y no instar a su
reconocimiento judicial por otra vía.

6.5. Verificación de créditos en los procedimientos concursales de


liquidación

Ante la declaración de quiebra de un deudor, los acreedores deben


comparecer en el tribunal para verificar su crédito, ya que de lo contrario la
ley presume la condonación de los mismos. La ley Nº 20.720 en su art. 70
concede un plazo de ocho días contado desde la notificación de la
Resolución de Reorganización para verificar los créditos de los acreedores,
acompañando los títulos justificativos.

Existe, entonces, otro supuesto de intervención forzada, puesto que la


consecuencia jurídica supone la pérdida de un crédito para quien no realiza
la gestión en el momento procesal oportuno.

7. LA PLURALIDAD DE PARTES: EL LITISCONSORCIO

En ocasiones esa relación procesal que se genera entre tres


personajes (demandante, demandado y juez) puede estar compuesta por
más de una persona. En efecto, los tribunales son colegiados cuando están
compuestos por más de un juez y actúan en forma coordinada, pudiendo
incluso alguno de ellos mostrar su opinión disidente (voto de minoría). Pero
169
en lo que en este acápite nos interesa nos referiremos a aquellas relaciones
en las que la parte demandada o la demandante están compuestas por más
de una persona.

Se conoce, entonces, al litisconsorcio como aquella institución que


determina la existencia de una relación procesal múltiple en la que van a
intervenir varias personas, bien sea en la posición de demandante, en la de
demandado, bien sea en ambas. Como se puede intuir, esta situación, que
ha sido contemplada por el legislador, necesita de una serie de reglas para
poder establecer una gestión eficaz de ese conflicto.

Principalmente, este fenómeno responde a la necesidad de contar con


todas las personas cuyos derechos puedan verse afectados en un único
proceso; además, de la recurrente referencia a la economía procesal, a la
evitación de sentencias contradictorias y que la cosa juzgada de un proceso
pueda producir efectos en otros.

En lo concreto, nuestro Código procesal regula esta posibilidad en los


artículos 18 a 20.

Tipos:

El litisconsorcio puede ser (1) activo, en el caso en que la parte


demandante esté compuesta por varias personas, o (2) pasivo, cuando la
pluralidad se produce en la posición del demandado. También puede ser
(3) mixto, cuando hay tanto varios sujetos en la posición demandante, como
demandada.

Adicionalmente, podemos hablar de un litisconsorcio (4) originario cuando


la pluralidad se produce desde el inicio del proceso, o (5) sobreviniente en
aquellas ocasiones en que la composición de las partes se ve incrementada
durante el curso del procedimiento.

Finalmente, hablamos de litisconsorcio (6) necesario en aquellos


supuestos en que la pluralidad de demandados es "obligada":
distinguiéndose entre (7) propio, cuando lo señala la ley, e
(8) impropio, cuando no estando establecido expresamente en la ley, se
puede deducir su atingencia en la relación procesal; y litisconsorcio
(9) voluntario para el evento en que se torna una auténtica facultad el iniciar
170
el proceso contra varios demandados, o bien, cuando excepcionalmente el
demandado solicita la acumulación de autos o interpone demanda
reconvencional (Orellana).

Esta tipología o clasificación es idéntica a la que la Corte Suprema conoce


y aplica. Así, se puede observar la misma taxonomía en sentencia de la
Corte Suprema de 13 de abril de 2016, rol Nº 36584-2015. Más allá de la
mera caracterización, esta misma sentencia citada demuestra que lo
relevante, a la postre, es la aplicación: en el supuesto concreto se observa
cómo el litisconsorcio necesario se yergue como un requisito que hace
depender la eficacia del procedimiento, en tanto no esté completamente
formada la relación procesal, por las personas correspondientes. Así, a
tenor de lo dispuesto en el art. 226 del Código Civil en la discusión sobre la
atribución del cuidado personal de los hijos a personas distintas a los
padres (por causa de inhabilidad moral o física) debe dirigirse la acción
contra ambos padres. La ausencia de la concurrencia de este requisito
determina una sentencia que no puede entrar a enjuiciar el fondo del
asunto, puesto que no se constituyó en forma correcta la relación procesal.

7.1. El litisconsorcio en el art. 18 CPC

El Código de Procedimiento regla este tipo litisconsorcial para los


supuestos en que concurren algunos requisitos que aconsejan tramitar un
asunto en un único procedimiento, ahorrando recursos procesales y
materiales, de una parte, y minimizando el riesgo de sentencias
contradictorias, por otra. Sin embargo, esto no constituye una obligación,
sino una posibilidad que, en definitiva, dependerá de la voluntad de las
partes involucradas.

El primer escenario que establece la ley es que se trate de la misma


acción que pertenece a varios demandantes o, alternativamente, pudiera
tratarse de acciones que emanan directamente del mismo hecho. Por
ejemplo, aquí tendrían perfecta cabida las llamadas obligaciones
indivisibles en que la acción pertenece a varias personas, y la

171
responsabilidad civil derivada de un accidente de tránsito en un vehículo
en el que viajaban varias personas. También se ha descrito la situación en
que varios herederos formulan simultáneamente la acción de petición de
herencia (Stoehrel Maes).

Pero este artículo 18 está regulando, además del litisconsorcio, la


posibilidad de la acumulación de procesos o acciones en forma originaria.
En efecto, como decimos, pueden entablarse varias acciones a la vez. La
Corte Suprema ha señalado para estos casos:

"se ha entendido que la decisión del demandante de deducir diversas


acciones en contra de distintos demandados, corresponde a un acto
facultativo de dicha parte, respaldado por el texto expreso del artículo 18
antes citado, el cual establece como única limitante que las acciones
emanen directa e inmediatamente de un mismo hecho, por lo que exige
del actor, justificar un grado de conexión entre las acciones deducidas,
que permita la relación procesal múltiple pasiva" (Sentencia de 25 de
noviembre de 2014, rol Nº 22615-2014).

Finaliza el art. 18 CPC estableciendo que procederá el litisconsorcio


cuando se accione por muchos o contra muchos, en los casos que autoriza
la ley. Este supuesto está perfectamente identificado con aquellas
obligaciones de carácter solidario.

7.2. Efecto

La principal consecuencia a la hora de ejercer los derechos procesales


bajo este régimen será la necesidad de obrar mediante procurador común.
Más allá de remitirnos al punto concreto, se aplicarán las reglas generales y,
por lo tanto, deberá ser nombrado de común acuerdo por las partes, dentro
del plazo razonable que disponga el juez (o se aplicará lo dispuesto en el
art. 13 CPC), y deberá el procurador común representar fielmente la
voluntad de las partes, procediendo con prudencia, por sí solo, en aquellos
aspectos en que no haya acuerdo de las partes.

172
Es importante adicionar, respecto de esta forma de obrar, que el art. 20
CPC contempla las excepciones a la obligación de obrar mediante
procurador común, que atienden, principalmente, a la incompatibilidad de
intereses. Cosa que será más fácil que suceda cuando se entablan distintas
acciones o se oponen distintas alegaciones o excepciones.

8. LOS TERCEROS

8.1. Panorama

Tradicionalmente, se habla de los terceros a propósito de los elementos


subjetivos del proceso. Ciertamente, para que podamos entender que existe
un proceso, necesariamente va a haber personas que lo sustenten. En
principio, entonces, sólo quienes tienen un interés (o derecho) directo
relacionado con el objeto de debate son los sujetos que merecen un
tratamiento. Ello sería cierto si fueran los únicos que participan de la
resolución del conflicto. Sin embargo, el proceso alcanza a más
intervinientes que las dos partes y el juez.

En este contexto, lo primero que debiéramos indicar es que, en rigor,


existe un tercero cuando hallamos a un sujeto que no tiene participación ni
intervención alguna en un proceso (tercero indiferente). Este tipo de
situación, en principio, no tiene mayor relevancia para el Derecho procesal,
salvo para aquellos hipotéticos casos en que haya una afectación de sus
derechos.

A los demás terceros, quienes sí constituyen propiamente objeto de


estudio, se les denomina terceros o partes indirectas y gozan de la
particular condición de no ser parte actualmente en un juicio, pero de poder
constituirse como tal por algún interés (terceros interesados) que el
ordenamiento jurídico entiende que merece protección. Así, por su

173
tratamiento en los arts. 22 y 23 CPC, se suele hablar de los terceros
excluyentes, coadyuvantes e independientes. La nota característica y
común es que se trata de personas que, en un principio, no debiesen verse
afectadas, puesto que el efecto relativo de la sentencia no genera
consecuencias sino entre las partes, pero que, sin embargo, pueden ver
comprometida alguna consecuencia jurídica que, al afectarles directamente,
determina el interés en la participación del proceso del que no tienen,
todavía, pertenencia.

Pero para completar el panorama faltaría indicar dos nociones más:


existen terceros que sin tener un derecho o interés en el resultado del juicio
participan del mismo (terceros intervinientes) y, finalmente, nos
encontramos con el especial supuesto de los terceros que pueden participar
a propósito del juicio ejecutivo y la regulación de las tercerías.

8.2. Terceros indiferentes

El tercero indiferente es el tercero por antonomasia. Es aquella persona


que sólo puede ser definida en forma negativa (Montero Aroca) como quien
no es parte. De este modo, todo aquel que no es parte, llanamente, es
tercero. Esta es la regla general respecto de la mayoría de los procesos. Se
es tercero indiferente respecto de, prácticamente, la totalidad de los
asuntos.

Entonces el tercero indiferente no participa, no tiene la potencialidad de


hacerlo en el futuro, puesto que, de lo contrario, en realidad estaremos
señalando alguna otra de las categorías propuestas, ni le va a afectar el
resultado del pleito.

Esta categoría es la más sencilla de definir y en nuestra legislación se


contempla esta posibilidad, puesto que la sentencia solamente produce
efectos respecto de las partes. Entonces, todo aquel que no participa de

174
aquellos efectos es el tercero. Existe un brocardo latino que lo define en
términos muy sencillos: res inter alios iudicata nocest nec prodest.

8.3. Terceros interesados: excluyentes, coadyuvantes e independientes

Los terceros interesados, en términos muy amplios, son aquellos sujetos


que no son parte en un proceso, pero gozan de la potencialidad de serlo.
Por este motivo, la doctrina habitualmente habla de partes indirectas, puesto
que se pueden convertir en partes directas o partes, sin más calificativos.
Como lo señala la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de 7
de enero de 2016, rol Nº 10153-2015: "el tercero, una vez admitido en el
pleito, se convierte en parte y tendrá los derechos, deberes y cargas de
ésta".

8.3.1. Terceros Excluyentes

El tercero interesado es aquel sujeto que no forma, todavía, parte


del actus trium personarum pero que observa cómo se ven comprometidos
sus derechos y, por lo tanto, se permite su participación del proceso. Para
estos supuestos, el CPC ha contemplado una regulación específica que
pasamos a explicar.

El art. 22 CPC incorpora a nuestro sistema a los denominados terceros


excluyentes o intervinientes por vía principal. Habitualmente, se pone de
ejemplo la tercería de dominio (Stoehrel Maes) aunque, en rigor, las
tercerías del juicio ejecutivo tienen su propio estatuto en el Libro III, Título I,
Párrafo 3º (en idéntico sentido, Lillo). La regulación positiva señala que este
tipo de tercería se promoverá cuando en la secuela del juicio aparezca
alguien reclamando derechos incompatibles con los de las partes. De este
modo, depende de la voluntad del tercero accionar en ese proceso, o bien
iniciar uno por cuenta propia.
175
Nos encontraríamos ante, solamente, dos supuestos: el cumplimiento
incidental y el recurso de apelación. La falta de claridad sobre este punto no
permite ser absolutamente categórico acerca de si esta tercería ha de
tramitarse antes del procedimiento de cumplimiento incidental (o en éste
mismo) y si es que, realmente, está diseñada para la incorporación en
segunda instancia. Pese a existir excelentes razones para no permitírsele
una incorporación en la segunda instancia (Romero Seguel), lo cierto es que
la voz "secuela" y la regulación específica respecto del juicio ejecutivo no
parecen conceder otra alternativa. Adicionalmente, esta era una posibilidad
que ya se concedía en las Partidas (Morón Palomino). Pero ante dicho
escenario, quedará extremadamente limitada la posibilidad de ejercer con
libertad la estrategia procesal al tener que respetarse todo lo obrado
(sentencia de la ICA Temuco, 10 de junio de 2015, rol Nº 1178-2014).

Este tipo de tercero al incorporarse, evidentemente, va a sostener


intereses opuestos al de las demás partes y, para respetar sus derechos, se
le va a permitir que, en conformidad al art. 16 CPC, pueda realizar las
alegaciones y rendir las pruebas que estime convenientes, con
independencia de lo que realicen sus contendores. En otras palabras, no va
a estar sometido a la regla del procurador común.

En conclusión, este tipo de tercero, el excluyente, es aquel que sostiene


una posición contraria a quienes ya estaban en un proceso y se incorpora al
mismo con el objeto de salvaguardar sus derechos. Como tantas otras
instituciones, la justificación principal es la economía procesal y el hecho de
tratar de evitar que la cosa juzgada de un proceso pueda producir
contradicciones en otro. Adicionalmente, habría que añadir que a toda
persona con un interés legítimo debe permitírsele participar de un proceso
en el que se puedan comprometer sus derechos.

La falta de claridad en los conceptos y los límites a la plena decisión en la


elección de la estrategia han llevado a un uso escasísimo de este
mecanismo y, finalmente, la jurisprudencia lo ha entendido casi siempre en
relación con cuestiones relativas al juicio ejecutivo resultante de la primera o
única instancia.

176
8.3.2. Terceros Coadyuvantes

El tercero coadyuvante es aquel que ha permanecido como tercero


respecto de un proceso iniciado, pero que teniendo un interés actual en el
resultado del mismo, decide intervenir sumándose al procedimiento en el
estado en que se encuentre.

Para que aquello se produzca debe tratarse de un derecho y no una mera


expectativa y generará un incidente que, de ser acogido, determinará la
incorporación al procedimiento del hasta el momento tercero, debiendo
someterse a la representación por procurador común, sin perjuicio de hacer
valer en forma independiente sus derechos, cuando sea necesario.

Lo esencial en la caracterización de este tipo de tercero es que su


pretensión se alinea con alguna de las partes (pretensiones armónicas,
concordantes y subordinadas con la parte a quien coadyuva — sentencia de
la Corte Suprema de 3 de octubre de 2016, rol Nº 19284-2016). Un tercero
coadyuvante es, en definitiva, un sujeto que se convierte en parte directa y
va a colaborar con la estrategia de alguna de las partes originales del
proceso. En este entendido, adquirirá todos los derechos inherentes a la
condición de parte y, por lo tanto, podrá actuar en primera, segunda
instancia e incluso interponer recurso de casación ante la Corte Suprema
(Núñez y Pérez-Ragone).

Así también lo ha entendido la Corte Suprema, quien a propósito de un


recurso de protección y la posibilidad de interponer recurso de apelación
indicó "significa que está interesado directamente y es afectado con tal
pretensión y es, por tanto, parte en el proceso" (sentencia de la Corte
Suprema de 18 de marzo de 2014, rol Nº 15863-2013).

Se suele mencionar como ejemplos a acreedores de una misma persona


o a comuneros que debieran compartir un interés análogo.

Sin embargo, hay que hacer algún matiz respecto de este tipo de
intervención que la doctrina ha llamado adhesiva simple, para diferenciarla

177
de la adhesiva litisconsorcial. En este caso, en la intervención adhesiva
simple, tal y como defiende la doctrina (Chiovenda), el tercero acude al
proceso a ayudar a una parte porque está en sintonía con ella, pero ni se
trata de justicia "platónica" (aunque podría darse en algún caso muy
cualificado, como el profesional que quiere limpiar su imagen), ni el tercero
pretende arrogarse para sí la cosa o el derecho, sino que para apoyar a una
de las partes.

Por su parte, la intervención adhesiva litisconsorcial se caracteriza por


existir un derecho que, si bien está en armonía, es independiente y buscado
por quien interviene. En este caso no hay una alegación a favor de quien ya
es parte, sino que se busca un derecho propio que coincide con el de la
parte que ya se encuentra en juicio. Es claramente, la siguiente categoría: el
tercero independiente.

8.3.3. Terceros Independientes

Los terceros independientes, también contemplados en la regulación del


art. 23 CPC, son aquellos que sostienen un interés autónomo a las partes.
Se caracteriza este por ser diverso, pero no antagónico, al menos, con
todas las demás partes. De este modo, no se contrapone a todos los que ya
son sujetos en el proceso, pero es cierto que tampoco su pretensión es
armónica o concordante con exactitud a alguna de las partes.

Nos encontramos, entonces, con que el Código de Procedimiento les


confiere la prerrogativa de obrar de la forma que más convenga a sus
intereses, es decir, sin la obligatoriedad de comparecer mediante la figura
del procurador común.

En realidad, ha sido un supuesto bien excepcional dentro de nuestra


jurisprudencia y, por dar un solo ejemplo, podemos nombrar el del tercero
que se opone al lanzamiento por ser ocupante del inmueble sin defender a
quien es lanzado, por una parte, ni cuestionar la existencia de la obligación

178
o lo resuelto en el procedimiento declarativo (véase la Causa rol Nº C-2977-
2014, del Tercer Juzgado de Letras en lo Civil de Temuco).

8.4. Terceros intervinientes

Un supuesto de tercero sencillo de comprender es el del tercero


interviniente. En rigor, podemos hablar de un tipo de tercero —junto al
indiferente— en tanto que no posee aquella eventualidad de convertirse en
parte (parte indirecta).

Observamos, así, a aquellos sujetos que participan del proceso, pero no


ostentan la calidad de parte y solamente se erigen en personas que prestan
una función de utilidad en la comprensión del asunto. Encontramos en esta
categoría, claramente, a testigos y peritos. Ellos intervienen en el proceso,
pero alejados de la condición de parte, con el propósito de participar en el
esclarecimiento de los hechos que el juez tendrá a la vista a la hora de
resolver sobre el fondo del asunto.

Finalmente, hay que destacar que los sujetos intervinientes deben estar
desprovistos de intereses o derechos, puesto que ello sería incompatible
con la función para la que son traídos al proceso.

9. COMPARECENCIA EN JUICIO

Para el Diccionario de la RAE, en su acepción jurídica, "comparecer" es


"presentarse personalmente o por poder ante un órgano público,
especialmente ante un juez o tribunal". Este acto puede involucrar a las
partes directas del negocio judicial, pero también a personas ajenas al
mismo, como los terceros, peritos y testigos (Casarino). De esta manera, en
un sentido restringido, debemos entender la comparecencia como el acto
por el cual una persona concurre ante los tribunales de justicia a fin de
179
intervenir en un asunto contencioso o voluntario, sea como actor,
demandado o solicitante (Orellana; Díaz Uribe).

9.1. Regla general de comparecencia

La regla general en materia de comparecencia como demandante,


demandado o solicitante ante los tribunales de justicia, señala que se debe
actuar representado por alguna persona dotada de ius postulandi. Sólo
excepcionalmente, cuando el legislador procesal lo ha permitido de forma
expresa, será posible comparecer por sí mismo, sin contar con asesoría
letrada.

El fundamento de esto tiene relación con que el ordenamiento jurídico


procesal busca que las partes puedan hacer valer adecuadamente sus
pretensiones ante el tribunal y obtener la tutela de sus derechos, para lo
cual, dadas las características de los procedimientos judiciales, se requiere
poseer conocimientos técnico-jurídicos, que sólo se pueden conseguir
mediante la aprobación de estudios en la materia. Como ha indicado Ortells,
se procura disminuir las posibilidades de realizar erróneamente los actos
procesales producto de la ignorancia de la persona que los ejecuta.

Por otra parte, la defensa en juicio requiere la toma de decisiones que van
a redundar en las reales posibilidades de obtener una sentencia en favor de
la parte. Debido a ello, se ha entendido que es mejor contar con la
serenidad y objetividad suficiente que sólo puede conseguir quien no ha
tenido una intervención directa en la controversia que ha motivado el inicio
del juicio. De ahí que se haya sostenido que aun cuando la parte tenga los
conocimientos que la habiliten para actuar y comparecer en juicio por sí
misma, lo más recomendable es que un tercero la represente judicialmente.
De ahí la famosa frase de Abraham Lincoln: "El que se representa a sí
mismo, tiene a un tonto por cliente".

Esta materia se encuentra regulada por el art. 4º del CPC, el que prevé
que toda persona que deba comparecer en juicio a nombre propio o como

180
representante legal de otra, deberá hacerlo en la forma que determine la
ley, y esa ley no es otra que la Nº 18.120, que contiene las normas sobre
comparecencia en juicio.

De la lectura de los artículos 1º y 2º de la referida ley, queda claro que


nuestro sistema procesal exige la constitución de dos vínculos de
representación: el patrocinio y el mandato judicial o poder. El primero se
puede contraer únicamente con los abogados habilitados, mientras que en
el segundo pueden intervenir personas que, sin ser abogados, poseen
ciertos conocimientos jurídicos. Así, tanto la figura del abogado patrocinante
como la del apoderado deben estar presentes en todo negocio judicial, pues
ellos están llamados a ocuparse de diferentes aspectos del proceso
(Figueroa y Morgado).

Se ha indicado que los orígenes del dualismo de representantes judiciales


se remonta al Derecho romano, del que luego pasó al derecho canónico y
medieval, entendiéndose algunas veces que esto consistía en una
separación de personas, y otras, en una simple diferenciación de oficios
(Chiovenda). En el caso chileno, más bien se trata de esta última, pues es
perfectamente posible que un abogado se haga cargo de desempeñar tanto
la función de patrocinante como la de apoderado.

9.2. Forma de comparecer ante los tribunales de justicia. Distinción

Partiendo desde la regla general que se planteaba en el apartado anterior,


nuestra legislación ha previsto ciertas diferencias a la hora de regular
la comparecencia dependiendo del tribunal ante el que se tramita el asunto,
tal como se ha regulado por el COT y la ley Nº 18.120.

181
9.2.1. Ante los tribunales inferiores

Para comparecer ante los tribunales que generalmente están llamados a


conocer y resolver el asunto en primera instancia, las partes deben designar
a un abogado patrocinante y a un mandatario judicial que los represente en
la sustanciación del proceso. No obstante, se han previsto varias
situaciones de excepción (art. 2º ley Nº 18.120 y otros cuerpos normativos
que se indicarán), en las cuales las partes pueden realizar por sí mismas los
diferentes actos del proceso, sin requerir de asistencia letrada, asumiendo
todos los peligros que esto puede implicar. A saber:

— Cuando el juez autorice a la parte a comparecer y defenderse


personalmente, atendida la naturaleza y cuantía del litigio o las
circunstancias que se hicieren valer. Por tanto, en este supuesto, la parte
debe comparecer por sí misma ante el tribunal y solicitar se le autorice a
prescindir de la asesoría letrada.

— Cuando el procedimiento se sustancie en aquellos departamentos en


que el número de abogados sea inferior a cuatro, lo que será determinado
por la Corte de Apelaciones respectiva.

— En los procedimientos referentes a solicitudes sobre pedimentos o


manifestaciones de minas que se formulen ante los tribunales, sin perjuicio
de cumplirse tales exigencias respecto de las tramitaciones posteriores a
que den lugar.

— En los procesos originados a partir del ejercicio de los recursos de


amparo y protección.

— Cuando la parte actúe como denunciante en un proceso de naturaleza


criminal.

— Tratándose de asuntos que conozcan los jueces de Policía Local, salvo


aquellos en que se solicite la regulación de daños y perjuicios por un monto
que supere las cuatro unidades tributarias mensuales (art. 7º inc. 2º ley Nº
18.287).

— En general, en los procedimientos de familia las partes deberán contar


con abogado patrocinante y apoderado, a menos que el juez en caso

182
necesario las exceptúe expresamente y por motivos fundados. No obstante,
tratándose de los procedimientos especiales (medidas de protección,
violencia intrafamiliar, etc.), la regla es totalmente opuesta: las partes
podrán comparecer y actuar sin necesidad de mandatario judicial ni de
abogado patrocinante, salvo que el juez lo estime necesario (art. 18 ley Nº
19.968).

— En ciertas actuaciones procesales específicas la ley dispone que el


juez puede exigir la participación personal de las partes, como la asistencia
al comparendo de conciliación (art. 264 CPC).

9.2.2. Ante las Cortes de Apelaciones

Por regla general se deberá actuar representado por mandatario y


abogado patrocinante, pero existen procesos en los que se puede actuar
personalmente, como en los recursos de amparo y protección, los que
deben ser conocidos en primera instancia por las Cortes de Apelaciones
(art. 63 COT).

En todo caso, cuando se deba proceder a la vista de la causa ante la


Corte; vale decir, proceda escuchar alegatos antes del pronunciamiento de
la decisión, esta gestión deberá realizarse siempre mediante representación
letrada. Esto se debe a que por mención expresa del art. 527 del COT, las
defensas orales sólo se pueden hacer por abogado habilitado o por un
postulante de las Corporaciones de Asistencia Judicial.

Por último, tratándose del litigante rebelde, se ha dispuesto que éste


solamente puede comparecer por medio de abogado habilitado o
procurador del número (art. 398 inc. 2º COT).

183
9.2.3. Ante la Corte Suprema

Tratándose del tribunal de justicia de más alta jerarquía de la República,


las posibilidades de actuación se ven restringidas, pues no se permite que
las partes actúen por sí mismas, sino que siempre representadas, encargo
que se puede confiar únicamente a un abogado habilitado o a un procurador
del número (art. 398 inc. 1º COT).

10. SITUACIONES ESPECIALES SOBRE COMPARECENCIA

10.1. Muerte de la parte que obra por sí misma

Dado que lo normal es que las partes comparezcan debidamente


representadas ante los tribunales de justicia ¿o sea, a través de un abogado
patrocinante y un apoderado¿, su fallecimiento no produce ningún efecto
procesal. Esto se debe a que el mandato judicial no termina por la muerte
del mandante (art. 529 COT), de modo que el apoderado tendrá la
obligación de seguir actuando en el proceso a nombre de la parte.

Ahora bien, si durante la sustanciación del proceso fallece alguna de las


partes que obra por sí misma (actuación que, como se apuntó, sólo es
posible en primera y segunda instancia), no habrá dejado a nadie que la
represente en estas gestiones. En este escenario hay que estar a lo que
dispone el art. 5º del CPC, según el cual producido el deceso de la parte:

1. Se suspenderá el procedimiento;

2. Deberá notificarse a los herederos, a fin de que tomen conocimiento


formal de la existencia del proceso y del estado en que se encuentra, y

3. Si los herederos desean intervenir en el proceso, tendrán que hacerlo


en el plazo establecido para contestar la demanda en el procedimiento
184
ordinario, el que variará dependiendo de si éstos han sido notificados en la
misma comuna en que tiene su asiento el tribunal o fuera de ella.

La parte sobreviviente ¿no el tribunal de la causa, dentro de un modelo


procesal gobernado por el principio de pasividad¿ tendrá la carga de poner
en conocimiento del juez el fallecimiento de su contraparte y solicitar la
suspensión del procedimiento. Luego de ello, deberá encargar la
notificación a los herederos, a fin de que, si así lo estiman, comparezcan al
juicio. Lo usual será que todo esto suceda cuando la parte que litigue
personalmente sea el demandado, pues en caso de fallecimiento del
demandante es bastante improbable (por no decir poco recomendable) que
la contraparte notifique a los herederos. No obstante, se ha indicado que si
no lo hace, estando suspendido el procedimiento por la defunción del
litigante, posteriormente no podrá pedir el abandono del procedimiento
(Figueroa y Morgado). Sea como fuere, lo que no puede hacer el
sobreviviente es seguir adelante con la tramitación del proceso teniendo
conocimiento de la muerte de la otra parte, pues se expone a la declaración
de nulidad de todo lo que se haya obrado a partir de ese momento.

Como bien apunta Casarino, la exigencia de poner el estado del juicio en


conocimiento de los herederos supone que éstos previamente deben haber
aceptado la herencia. Por tanto, si la parte ha dejado herederos, pero
ninguno se ha pronunciado al respecto, el interesado podrá demandarlos
para que acepten o repudien la herencia (art. 1232 CC). Si aceptan la
herencia, ya se estará en condiciones de emplazarlos al juicio. Por el
contrario, si no hay herederos, o los existentes repudian la herencia, se
puede solicitar la declaración de herencia yacente con la consiguiente
designación de un curador de la herencia. A éste se le practicará la
notificación y, con ello, se estará en condiciones de reiniciar la marcha del
juicio.

185
10.2. Cesación de la representación legal

El art. 9º del CPC regula el caso en que durante la tramitación del juicio se
ponga término, por cualquier motivo, a la representación legal que tiene una
persona respecto de otra (tal como ocurre, por ejemplo, entre el padre y el
hijo, el adoptante y el adoptado o el curador y su pupilo). Dicha
representación podría terminar por sentencia judicial o por haber alcanzado
el representado la mayoría de edad.

Si bien podría pensarse que el término de la representación legal tiene un


efecto directo sobre el proceso, perdiendo de inmediato el representante
sus facultades para actuar a nombre de la parte del juicio, la disposición
legal citada señala que esta representación seguirá vigente, siendo válidos
los actos que ejecute el representante, hasta que ocurra una de las
siguientes situaciones:

1. La parte representada comparezca en el juicio, o

2. Exista constancia en el proceso de que se ha notificado al representado


acerca de la cesación de la representación y el estado en que se encuentra
el juicio. Será deber del representante gestionar para que se practique esta
diligencia en el plazo que el tribunal señala, bajo pena de multa y de
responder de los perjuicios que de ello resulten.

10.3. Representación judicial de las personas jurídicas

El art. 8º del CPC se encarga de regular a quien le corresponde la


representación judicial de las personas jurídicas de derecho privado. De
esta manera, se establece que tratándose de sociedades civiles o
comerciales, esta función recae en su gerente o administrador, mientras que
en el caso de las corporaciones o fundaciones corresponderá a su
presidente. Se agrega que los mencionados se entenderán autorizados para
litigar a nombre de las personas jurídicas con las facultades ordinarias del
mandato judicial, no obstante cualquiera limitación establecida en los
estatutos o actos constitutivos de la sociedad o corporación. Por tanto,
186
gerente, administrador o presidente, según sea el caso, estarán autorizados
para intervenir en todos los trámites e incidentes del juicio, hasta la
ejecución completa de la sentencia definitiva. A esto hace excepción el art.
49 inc. 2º de la Ley Nº 18.046 sobre Sociedades Anónimas, según la cual el
gerente o gerente general de estas sociedades estará investido de todas las
facultades que pueden conferirse mediante el mandato judicial (ordinarias y
extraordinarias).

La norma citada regula únicamente la representación de las personas


jurídicas de derecho privado, de modo que respecto a las de derecho
público deberá estarse a lo que disponga la ley que las regula o
sus estatutos. Así, la Ley Orgánica del Consejo de Defensa del Estado
establece que a su presidente y a los abogados procuradores fiscales les
corresponde la representación judicial, entre otros, del Estado y del Fisco
(arts. 18 y 24). Por su parte, las Municipalidades son representadas
judicialmente por su alcalde (art. 63 ley Nº 18.695), mientras que en el caso
de las iglesias y organizaciones religiosas, habrá que estar a lo que
dispongan sus estatutos.

10.4. Representación de ausentes

La doctrina está conteste en que por persona ausente debe entenderse a


aquella que no se encuentra dentro del territorio de la República, situación
en la cual se aplican una serie de disposiciones que tienen por objetivo
permitir que se inicie un proceso en su contra y, a la vez, que otra persona
actúe en el mismo en defensa de los derechos del ausente.

Pueden darse diversas hipótesis respecto del ausente:

1. Si hay motivo fundado para temer que una persona que se pretende
demandar se ausentará en breve tiempo del país, o sea, pasará a estar
ausente, se podrá solicitar una medida prejudicial preparatoria destinada a
que dicha persona constituya un apoderado en el lugar donde va a
entablarse el juicio, a fin de que éste la represente y responda por las

187
costas y multas en que sea condenado, bajo apercibimiento de nombrársele
un curador de bienes (art. 285 CPC).

2. Si la persona ha salido del territorio nacional y no ha dejado un


mandatario que la represente, la forma de proceder será diferente si se
conoce o no su paradero. En todo caso, el punto de partida será realizar las
gestiones para verificar que no ha otorgado un mandato judicial antes de su
ausencia, para lo cual, por ejemplo, se deberá rendir información sumaria
referente a las búsquedas infructuosas de un mandato judicial en las
notarías que correspondan al último domicilio del ausente en el territorio
nacional. Establecido aquello, se procederá de la siguiente manera:

— Si se sabe su paradero, deberá notificársele la demanda a través de


exhorto internacional.

— Si no se sabe su paradero, se deberá solicitar que lo represente el


defensor público mientras el ausente no cuente con un mandatario
debidamente habilitado para actuar en el juicio (art. 367 inc. 2º COT). Dado
que esta representación es facultativa para el defensor público, podrá no
asumirla, caso en el cual al ausente se le nombrará un curador de bienes
(arts. 367 COT, 845 CPC y 473 CC).

3. Por último, si el ausente ha dejado constituido mandatario antes de


abandonar el territorio nacional, habrá que estarse a las facultades que le
haya concedido. De esta forma:

— Si el mandatario está autorizado para obrar en juicio o se le ha


concedido un poder general de administración, todo el que tenga interés en
ello podrá exigir que tome la representación del ausente, justificando que ha
aceptado el mandato expresamente o ha ejecutado una gestión cualquiera
que importe dicha aceptación. Esto comprende incluso la posibilidad de
notificarle nuevas demandas contra el ausente (art. 11 CPC).

— Si al apoderado se le ha prohibido contestar nuevas demandas, éste no


ha aceptado el encargo o el mandato otorgado se refiere a negocios
diferentes al proceso iniciado contra el ausente, se deberá proceder igual
que en el supuesto en que no hubiere constituido mandatario.

188
11. PATROCINIO

11.1. Cuestiones generales. Concepto

El patrocinio consiste en la exigencia legal de contar con asesoría letrada


en la tramitación de la inmensa mayoría de los procesos judiciales,
cualquiera sea su naturaleza, ya sea que se trate de asuntos contenciosos o
voluntarios. Su objetivo esencial es asegurar la debida y correcta defensa
de los derechos de las partes del pleito, mediante la intervención de un
abogado a quien se le encomienda definir la dirección técnica de la defensa
de su representado.

Se ha indicado que se trata de una forma especial de mandato judicial,


por lo tanto, consiste en un acto bilateral y solemne ¿que debe constar por
escrito¿ y que sólo puede ser celebrado con un abogado habilitado para el
ejercicio de la profesión (Casarino; Jorquera; Lenin), a quien se le confía la
responsabilidad de llevar a cabo la supervisión jurídica del pleito (Díaz
Uribe). El abogado se hace responsable de la marcha y el resultado de la
causa, incurriendo en responsabilidad para con su cliente en el caso de
negligencia u otros actos que vayan en su detrimento o contra sus
intereses.

En síntesis, al abogado patrocinante se le encarga la definición de la


estrategia jurídica de defensa, para lo cual debe configurar la teoría del
caso, decidir los argumentos fácticos y jurídicos que se emplearán por la
parte, determinar los medios de prueba que se emplearán, evaluar las
posibilidades de recurrir y alegar ante los tribunales superiores (Quezada).

El abogado puede tomar la representación de su patrocinado en


cualquiera de las actuaciones, gestiones o trámites de las diversas
instancias del juicio o asunto (art. 1º ley Nº 18.120), para lo cual se ha
indicado que previamente el patrocinado deberá conferirle poder al abogado
189
(Correa Selamé). No obstante, pensamos que de la sola lectura de la norma
queda en claro que el patrocinante tiene esta facultad por el solo hecho de
serlo.

11.2. Constitución de patrocinio

Por disposición legal expresa, la primera presentación de cada parte o


interesado en asuntos contenciosos o voluntarios, ante cualquier tribunal de
la República, sea ordinario, arbitral o especial, deberá ser patrocinada por
un abogado habilitado para el ejercicio de la profesión. Esta obligación se
entiende cumplida por el hecho de que el abogado ponga su firma,
señalando además su nombre, apellido y domicilio, en el primer escrito que
presente la parte o solicitante en el juicio respectivo. En la práctica esto se
cumple incluyendo esta designación en un otrosí de la respectiva
presentación, generalmente unido al nombramiento del apoderado judicial.

Sobre este punto, no podemos dejar de consignar que actualmente


también se acepta la constitución del patrocinio de forma verbal en los
procedimientos orales (penal, familia y laboral), cuestión que se lleva a cabo
al inicio de la audiencia respectiva.

Ejemplo de constitución de patrocinio y poder

PATROCINIO Y PODER

S. J. L. EN LO CIVIL DE CURICÓ (1º)

MIGUEL ALEJANDRO FARÍAS DURÁN, Cédula Nacional de Identidad Nº


15.852.146-7, chileno, chofer, domiciliado en Carmen Nº 55, Curicó, demandado,
en causa sobre comodato precario, caratulada "ZÁRATE CON FARÍAS", rol Nº
759-2017, a US. respetuosamente digo:

Que vengo en designar abogada patrocinante y conferir poder a doña XIMENA

190
ANDREA ROJAS BARRUETO, abogada habilitada para el ejercicio de la
profesión, domiciliada en Arauco Nº 88, Curicó, con todas y cada una de las
facultades contempladas en el artículo 7º del Código de Procedimiento Civil, las
cuales doy por expresamente conocidas y reproducidas para todos los efectos
legales.

POR TANTO, y en virtud de lo expuesto y lo dispuesto en los artículos 1º y 2º de


la Ley Nº 18.120, que establece normas sobre comparecencia en juicio,

RUEGO A US. tener por conferido patrocinio y poder.

11.3. Sanción para la falta de designación de abogado patrocinante

Si la primera presentación realizada por la parte o interesado no cumple


con la designación del abogado patrocinante, el tribunal no la proveerá y la
tendrá por no presentada para todos los efectos legales. Las resoluciones
que se dicten al respecto no serán susceptibles de recurso alguno.

Así, pareciera que no es posible subsanar esta situación, ni aun en caso


de error de hecho cometido por el tribunal. De ahí que tratándose de la
demanda o solicitud, ésta deberá ser ingresada de nuevo, siempre que no
hayan transcurrido los plazos de prescripción o caducidad establecidos por
la ley (Quezada).

11.4. Vigencia y terminación del patrocinio

Tal como apunta el inc. 3º del art. 1º de la ley Nº 18.120, el abogado


conserva su patrocinio y responsabilidad mientras en el proceso no haya

191
testimonio de la cesación de dicho patrocinio. Por tanto, pasemos ahora a
analizar los motivos de cesación:

11.4.1. Renuncia del abogado patrocinante

Por diversos motivos, que pueden ir desde conflictos éticos hasta el


incumplimiento de las obligaciones contraídas, el abogado patrocinante
puede tomar la decisión de no continuar con la asistencia jurídica de la parte
que representa. En tal caso, deberá presentar un escrito al tribunal
informándolo de su decisión y solicitándole que ponga en conocimiento de
su renuncia a la parte patrocinada (o sea, que sea notificada), junto con el
estado en que actualmente se encuentra el juicio. No obstante, por el solo
hecho de esta comunicación no se pone término inmediato a la
responsabilidad del abogado, pues todavía deberán transcurrir 15 días
hábiles contados desde la notificación, a menos que antes del cumplimiento
de este plazo, la parte designe un nuevo abogado que la patrocine, ya que
desde ese momento termina inmediatamente el patrocinio original,
asumiendo el nuevo abogado toda la responsabilidad sobre la dirección
técnico-jurídica de la defensa.

Escrito de renuncia al patrocinio y poder

EN LO PRINCIPAL: Renuncia al patrocinio y poder. OTROSÍ: Solicita se


practique notificación a persona que indica.

S. J. DE FAMILIA DE ANTOFAGASTA

RODRIGO IGNACIO JOFRÉ ROJAS, cédula nacional de identidad


Nº 10.264.356-K, abogado, por la parte demandante en causa sobre relación directa
y regular, caratulada "CASTILLO con GONZÁLEZ", RIT C-1488-2017, a US.,
respetuosamente digo:

192
Por este acto vengo en renunciar al patrocinio y poder que me fuera conferido por
el actor don MANUEL CASTILLO MUÑOZ, debido a que el patrocinado ha
ocultado y falseado información esencial para la gestión de su defensa, además de lo
cual, ha incumplido con el pago de las remuneraciones pactadas.

POR TANTO,

RUEGO A US. tener presente la renuncia al patrocinio y poder conferido en la


presente causa.

OTROSÍ: SÍRVASE US., notificar por carta certificada a don MANUEL


CASTILLO MUÑOZ, la renuncia al patrocinio y poder presentado en lo principal
de este escrito, en su domicilio ubicado en Sarmiento Nº 420, Antofagasta.

Presentado el escrito anterior, el tribunal dictará una resolución del siguiente


tenor:

Antofagasta, veinte de abril de dos mil dieciséis.

A lo principal: Atendido el estado de la causa, téngase presente y tómese nota en


el sistema.

Al otrosí: Como se pide.

Notifíquese por correo electrónico.

RIT: C-1488-2017.

Proveyó doña CAROLINA MARDONES LÓPEZ, Jueza de Familia.

193
11.4.2. Por la muerte del abogado

A diferencia de lo que ocurre en caso del fallecimiento de la parte (art. 529


COT), la muerte del abogado provoca la extinción del patrocinio. De
presentarse esta situación, el interesado, en la primera presentación que
hiciere con posterioridad al fallecimiento, deberá designar a otro abogado
que asuma el patrocinio de la causa. De no designar a este nuevo abogado
con las formalidades que señala la ley, las gestiones procesales que realice
se tendrán por no efectuadas para todos los efectos legales.

11.4.3. Por la revocación de la parte

Consiste en una decisión unilateral de la parte litigante, a raíz, por


ejemplo, de que ha perdido la confianza en su abogado o que éste ha
realizado una defensa deficiente. La revocación deberá formularse por
escrito ante el tribunal y en el mismo documento la parte debería designar a
otro patrocinante. Como lo usual será que el abogado sea a la vez
patrocinante y mandatario, la revocación y nueva designación se harán
conjuntamente.

En todo caso, también se ha apuntado que esta revocación podría ser


tácita, cuando la parte designa a un nuevo abogado patrocinante
(Casarino).

Ejemplo de la suma del escrito

EN LO PRINCIPAL: Revoca patrocinio y poder. EN EL OTROSÍ: Confiere


nuevo patrocinio y poder.

194
11.4.4. Por pérdida de las condiciones para ser abogado patrocinante

Esto se produce en caso de que el abogado haya sido objeto de una


sanción disciplinaria de suspensión del ejercicio de la profesión, por haber
incurrido en alguna de las conductas previstas en el COT (arts. 530 y ss.).

11.4.5. Por haber terminado el proceso

Lo usual será que el patrocinio se confiera para la gestión de un asunto


judicial determinado, de modo que al terminar el proceso se pone término a
la representación del abogado patrocinante.

12. MANDATO JUDICIAL

12.1. Conceptos generales. Mandato civil y judicial

El mandato consiste en un contrato regulado por el Derecho civil, a través


del cual una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra, que se
hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera (art. 2116 CC). La
parte que hace el encargo recibe el nombre de mandante o poderdante,
mientras la que lo recibe se denomina mandatario, apoderado o procurador.

Teniendo presente lo anterior, el mandato judicial puede ser definido como


un contrato a través del cual una persona que interviene o pretende
intervenir en un proceso judicial determinado, contencioso o voluntario, le
encarga su representación a otra, que realiza las actuaciones judiciales a
nombre y riesgo del mandante, recibiendo por ello, usualmente, el pago de
honorarios.
195
El mandato judicial presenta varios aspectos que lo diferencian del
mandato civil, a saber:

— El mandato judicial es solemne, pues la ley ha establecido el


cumplimiento de ciertas formalidades a la hora de su constitución, tal como
se indica en el art. 6º del CPC.

— La labor de mandatario judicial sólo la pueden desempeñar ciertas


categorías de sujetos, en particular, aquellos que poseen ius postulandi (art.
2º ley Nº 18.120).

— El mandato judicial no termina por el fallecimiento del mandante (arts.


396 y 529 COT).

La gestión del encargo exige que el apoderado actúe con un nivel medio
de diligencia. Si bien el incumplimiento de esta obligación no vicia los actos
del procedimiento, hará que el mandatario sea responsable de indemnizar
los perjuicios que su actuación haya causado a su poderdante. Por su parte,
si es el mandante el que no paga los honorarios pactados con su
representante, el ordenamiento procesal ha establecido que el juicio para el
cobro de honorarios por servicios profesionales prestados en juicio se
sustanciará de acuerdo al procedimiento sumario o según la ritualidad
prevista para los incidentes (art. 697 CPC).

12.2. Formas de constituir el mandato judicial

Así como ocurre respecto del patrocinio, y salvo los casos de excepción,
en la primera presentación ante los tribunales de justicia, la parte o
interesado deberá constituir o acreditar el nombramiento de un mandatario
judicial. La forma en que esto debe llevarse a cabo, a fin de que el mandato
celebrado otorgue poder suficiente al representante, ha sido establecida por
el art. 6º del CPC, sin perjuicio de que en la práctica forense también se ha
aceptado una modalidad adicional. De esta forma, el mandato judicial se
puede constituir:

196
a) Por escritura pública otorgada ante notario u oficial de Registro Civil a
quien la ley confiera esta facultad. Este último sólo puede hacerlo en las
comunas en que no tenga asiento un notario. En la práctica, la persona
interesada en conferir mandato judicial concurre a la notaría y suscribe una
escritura pública donde designa como mandatario judicial a una persona
dotada de ius postulandi. No es necesario que el apoderado intervenga en
la suscripción de la escritura pública, sino que basta con que comparezcan
únicamente la parte y el notario. De esta forma, este mecanismo puede
utilizarse para conferir un mandato judicial a distancia. El contrato se
perfecciona cuando el mandatario realiza actos en cumplimiento del mismo.

Su costo hace que sea una de las formas menos utilizadas de constitución
del mandato judicial, aunque tiene la ventaja de que permite la designación
de mandatario judicial para un proceso vigente y/o cualquier gestión judicial
contenciosa o voluntaria que se presente en el futuro.

b) Por medio de un acta extendida ante un juez de letras o un juez árbitro


y suscrita por todos los otorgantes. Se usa principalmente en los juicios
arbitrales. Se le denomina poder apud acta y consiste en el otorgamiento de
poder durante la realización de un comparendo, del que se levanta un acta
que es firmada por los comparecientes.

c) A través de una declaración escrita del mandante, autorizada por el


secretario del tribunal que está conociendo de la causa o del funcionario
que haga las veces de ministro de fe en los tribunales cuya estructura
orgánica no contempla la figura del secretario. Esto último se presenta en
todos los tribunales creados a partir de las reformas procesales en materia
penal, de familia y del trabajo, en donde generalmente el jefe de la unidad
de administración de causas debe autorizar los mandatos judiciales (art. 389
G COT).

En la práctica, esta forma de constitución del mandato constituye la regla


general y se materializa a través de la inclusión de su otorgamiento en un
otrosí del primer escrito que presenta la parte o interesado, o en un escrito
separado posterior. Este documento deberá ser firmado por el poderdante y
su mandatario, para luego ser autorizado por el ministro de fe, luego de la
verificación de las firmas y la voluntad de los celebrantes.

197
d) Tratándose de procedimientos orales, se acepta que las partes puedan
conferir verbalmente mandato judicial a alguna de las personas habilitadas
para defenderlas en dichas actuaciones. De esta forma, en la práctica el
mandato se constituye al inicio de la audiencia respectiva, obviamente
en presencia del juez de la causa, quien ante la información que en este
sentido le provee el letrado, le pregunta a la parte si desea conferir poder a
quien le acompaña en dicho acto, así como las facultades que le concede.
De ser afirmativa la respuesta (lo que usualmente sucederá) se da por
conferido el mandato judicial para todos los efectos legales. Dicha gestión
quedará incorporada en el registro de audio de la audiencia, así como en el
acta en donde el oficial de sala consigna un resumen de todo lo sucedido en
ella.

12.3. Facultades del mandatario judicial

Se ha indicado que una vez constituido el mandato judicial, el apoderado


asume el papel de la parte, interviniendo directamente en todas
las diligencias del juicio y notificándosele todas las resoluciones que se
dicten en él, salvo que se trate de diligencias que no se entiendan
comprendidas en el encargo o el tribunal requiera la intervención personal
de la parte.

Sea como fuere, de la lectura del art. 7º del CPC, es posible establecer
tres tipos de facultades que pueden concederse al mandatario judicial, de
modo que se distingue entre facultades ordinarias o esenciales, de la
naturaleza y extraordinarias.

198
12.3.1. Facultades ordinarias o esenciales

Son aquellas que permiten que el apoderado pueda intervenir, en


representación de su mandante, en todos los trámites del juicio, sea que se
promuevan por la vía principal, reconvencional o incidental. En otras
palabras, el mandato judicial permite que el representante actúe en todo el
proceso, hasta la ejecución completa de la sentencia. Lo anterior se
entiende en el contexto en que el apoderado sea alguna de las personas a
quienes se les puede confiar este encargo, como asimismo, que para la
gestión específica el tribunal no haya exigido la intervención de la parte
misma (art. 7º inc. 1º CPC).

Por expresa disposición legal, son nulas las cláusulas en que se nieguen
o limiten estas facultades.

En el ejercicio de las facultades ordinarias, el apoderado podrá presentar


o contestar la demanda, retirarla, oponer excepciones dilatorias, formular
incidentes ordinarios o especiales, apelar, presentar pruebas, alegar ante
las Cortes ¿siempre que sea abogado habilitado o postulante de la
Corporación de Asistencia Judicial¿, solicitar la ejecución de la sentencia,
etc.

12.3.2. Facultades de la naturaleza

Las facultades de la naturaleza son aquellas que están incluidas en las


atribuciones que se le conceden al representante, pero que a diferencia de
las facultades esenciales, pueden ser negadas por la voluntad del
poderdante.

Este es el caso de la facultad de delegar el mandato judicial, que se


entiende conferida sin mención expresa, pero que puede ser excluida por
decisión del mandante. Esto va en el mismo sentido de lo estipulado en el
artículo 2135 del CC, que permite que el mandatario delegue el encargo si
no se le ha prohibido. No obstante, a diferencia de lo que ocurre respecto al
mandato judicial, la delegación del mandato civil, no autorizada o ratificada
199
expresa o tácitamente por el mandante, no da derecho a terceros contra
éste por los actos del delegado (art. 2136 CC).

Sobre este aspecto, hay que mencionar que se ha entendido que la


facultad de delegar el mandato, si bien es de la naturaleza de este contrato,
sólo la tiene el apoderado original, no pudiendo ejercerla a su vez también
el delegado. De ahí que no se permita el delega de delega.

Figueroa y Morgado han apuntado que la delegación generará un vínculo


jurídico directo entre el mandante y el delegado, surgiendo obligaciones
recíprocas, sin perjuicio de lo cual el mandatario será responsable si delega
el encargo en una persona inidónea.

Ejemplo de escrito de delegación de mandato o poder

DELEGA PODER.

S. J. L. DE PUNTA ARENAS (3º)

MARCELA PARRA DÍAZ, abogada, por la parte demandante, en causa sobre


nulidad de contrato, caratulada "MOYA con CONTRERAS", rol Nº 588-2016, a
US. respetuosamente digo:

Por este acto vengo en delegar el poder que me fue conferido en esta causa a la
habilitada en Derecho, doña ANGÉLICA YÁÑEZ SALAS, Cédula Nacional de
Identidad Nº 17.987.002-3, estudiante de quinto año de la carrera de Derecho de la
Universidad de Talca, de mi mismo domicilio, otorgándole todas las facultades de
ambos incisos del artículo 7º del Código de Procedimiento Civil, las que doy por
conocidas y enteramente reproducidas en esta presentación para todos los efectos
legales.

POR TANTO, en mérito de lo expuesto y dispuesto en el art. 7º del CPC,

RUEGO A US., tener presente la delegación de poder.

200
12.3.3. Facultades extraordinarias

Son aquellas que necesitan mención expresa para que se entiendan


comprendidas en el mandato judicial. En principio, si el mandante tiene la
voluntad de conferir una o más de estas facultades, debería indicarlas
individual y expresamente, pero en la práctica se acepta una mención
genérica de todas ellas. Así, es posible encontrar una mención genérica a
todas las facultades, para luego excluir expresamente aquellas que no se
desee conferir. De esta forma, para conferir estas facultades se emplea la
fórmula "se confiere poder a XX con todas las facultades previstas en
ambos incisos del art. 7º del CPC" o bien, si sólo se entregan algunas,
hacer mención expresa de cada una de ellas. Además, si la voluntad es
atribuir la mayoría de las facultades, es posible utilizar la fórmula anterior,
agregando, por ejemplo, "salvo las de percibir y comprometer".

Entre las facultades extraordinarias se incluye:

a) Desistirse en primera instancia de la acción deducida; vale decir,


desistirse de la demanda en primera instancia. Constituye un incidente
especial, por medio del cual el actor comunica al tribunal su deseo de no
perseverar con la sustanciación del proceso. Como la ley se refiere
únicamente a la primera instancia, la posibilidad de desistirse en el segundo
grado o ante el tribunal de casación debe entenderse como una facultad
ordinaria.

b) Aceptar la demanda contraria. Se refiere al allanamiento del


demandado, por medio del cual acepta las pretensiones contenidas en la
demanda. Producido este hecho, se omite la etapa probatoria y el juez debe
citar a las partes a oír sentencia (art. 313 CPC). Dado que el demandado
desiste de ejercer su derecho de defensa y asume las consecuencias
negativas que ello le acarreará, aparece más que justificado que se requiera
que la parte le haya conferido expresamente esta facultad al apoderado.

c) Absolver posiciones, o sea, declarar en el juicio. En este sentido, es


posible que el apoderado de la parte declare en el juicio cuando la contraria

201
ha solicitado la práctica de esta prueba, sin perjuicio de lo cual el juez puede
exigir la comparecencia personal de la parte. Valga aclarar que podrá
solicitarse la declaración del mandatario de la parte respecto de hechos
propios en el pleito, aun cuando no tenga poder para absolver posiciones
(art. 396 CPC).

d) Renunciar los recursos o los términos legales. Esta facultad comprende


tanto la de manifestar que no se ejercerán los recursos (estando pendiente
aún su plazo de interposición), como que se renuncia a los plazos legales
concedidos para la realización de una gestión, faltando días para su
vencimiento.

Dado que la renuncia puede ser expresa o tácita, se ha indicado que esta
facultad extraordinaria sólo está referida a la expresa, entendiéndose la
tácita comprendida dentro de las facultades ordinarias, que permiten dejar
de ejercer un derecho o de realizar un acto procesal.

e) Transigir. Consiste en la posibilidad de celebrar el contrato de


transacción previsto en el art. 2446 del Código Civil. Siendo un equivalente
jurisdiccional, la transacción permite poner fin a un litigio pendiente o evitar
un litigio eventual.

Se ha sostenido que esta facultad extraordinaria no debe entenderse


referida sólo a la transacción propiamente tal, sino también a otros
equivalentes, como la conciliación o el avenimiento (Díaz Uribe; Figueroa y
Morgado).

f) Comprometer. Se refiere a la facultad de celebrar el contrato de


compromiso, destinado a sustraer un asunto del conocimiento de los
tribunales ordinarios y someterlo al fallo de jueces árbitros.

g) Otorgar a los árbitros facultades de arbitradores. Esto quiere decir que


en caso de someter el asunto a arbitraje, el mandatario tenga la facultad
para acordar que el árbitro siga las reglas de procedimiento que hayan
acordado las partes o, en subsidio, el CPC, para luego fallar obedeciendo a
lo que su prudencia y equidad le dictaren.

h) Aprobar convenios. Los convenios eran una institución propia de los


procedimientos de quiebra, de modo que habiéndose modificado la Ley de
202
Quiebras en el 2015, esta facultad debe entenderse actualmente referida a
la posibilidad de suscribir un acuerdo de reorganización judicial en el marco
de la Ley Nº 20.720 sobre Reorganización y Liquidación de Empresas y
Personas.

i) Percibir. Consiste en la facultad de recibir las sumas de dinero o valores


que obtenga la parte representada en el proceso.

El art. 2º inc. 6º de la ley Nº 18.120 dispone que si el apoderado carece de


todas o algunas de las facultades extraordinarias, los escritos que tengan
relación con estas gestiones deberán ser firmados en conjunto por la parte y
el procurador, ante el secretario del tribunal o el jefe de la unidad
administrativa respectiva.

12.3.4. Sanción por no constitución oportuna del mandato judicial

Si la parte se presenta ante el tribunal sin haber constituido legalmente el


mandato, el tribunal deberá limitarse a ordenar la debida constitución del
mismo dentro de un plazo máximo de tres días. Vencido el plazo indicado, y
sin necesidad de otro trámite, se tendrá la solicitud por no presentada para
todos los efectos legales. Las resoluciones dictadas sobre esta materia no
son susceptibles de recurso alguno.

Ante el incumplimiento de la parte o interesado, el tribunal dictará una


resolución con el siguiente contenido:

Temuco, quince de septiembre de dos mil diecisiete.

Para proveer, venga en forma el poder dentro de tercero día hábil, bajo el
apercibimiento del artículo 2º de la ley Nº 18.120.

Proveyó don IGNACIO SEBASTIÁN BAEZA CONTRERAS, Juez Titular.

203
12.4. Vigencia y terminación del mandato judicial

En este aspecto, el mandato judicial sigue, con las adecuaciones del caso,
las mismas reglas señaladas para el patrocinio. De este modo, una vez
constituido, durará mientras no haya testimonio de su cesación, lo que
podrá ocurrir por la muerte, renuncia o pérdida del ius postulandi del
mandatario, la revocación del poderdante o la terminación del proceso
respectivo.

12.5. Agencia oficiosa

La agencia oficiosa ¿regulada en los incisos 3º y 4º del art. 6º del CPC¿


es una excepción a la exigencia de contar con un mandato legalmente
constituido para que una persona pueda actuar en juicio en representación
de otra. Se ha indicado que consiste en un acto jurídico unilateral por el que
una persona (agente oficioso o gestor) realiza gestiones en el proceso a
nombre de la parte (Quezada), sin haber celebrado previamente con ella un
mandato judicial, razón por la cual el agente debe ofrecer garantía de que
posteriormente se ratificará lo obrado a su nombre.

Normalmente, la garantía de ratificación ofrecida por el gestor consistirá


en la constitución de una fianza, llamada fianza de rato o de ratificación. En
ella se individualizará a una o más personas que se obligan a responder de
los perjuicios causados con el accionar del agente oficioso si éste no lo
hace.

De esta forma, verificada la intervención del agente en el proceso, el


tribunal, para aceptar la representación, calificará las circunstancias del
caso y la garantía ofrecida, fijando un plazo para la ratificación del
interesado.

204
Ahora bien, si luego la parte ratifica lo actuado a su nombre y confiere
poder al agente, no habrá ningún inconveniente, siendo este el escenario
habitual. Empero, si no lo hace, se declarará la nulidad de todo lo obrado
por el gestor en el pleito, quedando rebelde la parte respecto de los actos
que no realizó oportunamente. Además, con la fianza ofrecida, el agente
responderá de todos los perjuicios derivados de su actuación.

El agente oficioso podrá o no estar en posesión del ius postulandi, de


manera que, en caso negativo, deberá hacerse representar por alguien que
sí posea esa capacidad (art. 6º inc. final CPC).

Ejemplo de escrito de comparecencia de agente oficioso

EN LO PRINCIPAL: Solicita autorización para actuar como agente oficioso. EN


EL OTROSÍ: Ofrece fiador.

S. J. L. en lo civil de Valparaíso (4º)

LAURA ANDREA VIDAL FUENTES, abogada, en autos sobre terminación de


contrato de arrendamiento, caratulados "CÁCERES con GRAU", rol Nº 408-2017, a
US. respetuosamente digo:

Que atendida la urgencia de las actuaciones procesales que corresponde llevar a


cabo en estos autos, vengo en solicitar a US. me autorice para actuar sin que el
demandado de autos, don JAUME GRAU MASBERNAT, me haya otorgado poder
para ello.

Además, ofrezco fianza de que lo que el suscrito actúe por el demandado será
ratificado por este en el plazo que US. señale, para lo que propongo un lapso de 10
días hábiles.

POR TANTO, en mérito de lo expuesto y dispuesto en el art. 6º del CPC,

RUEGO A US., acceder a lo solicitado, admitiendo la comparecencia del suscrito


en calidad de agente oficioso y fijar la ratificación en el plazo de 10 días hábiles.

205
OTROSÍ: RUEGO A US. aceptar como fiador de que don JAUME GRAU
MASBERNAT aprobará lo que se actúe a su nombre, a don JUAN CARLOS
ALEGRÍA FLORES, Rut: 13.857.123-0, domiciliado en Pocuro Nº 120, Valparaíso,
persona de reconocida solvencia.

206
BIBLIOGRAFÍA CITADA

BORDALÍ SALAMANCA , Andrés (2016): Derecho Jurisdiccional, Universidad


Austral, Valdivia.

CASARINO VITERBO, Mario (2012): Manual de Derecho Procesal, tomo III


(Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

CHIOVENDA, Giussepe, Principios de Derecho Procesal Civil, tomo II,


traducción José Casáis y Santaló, Editorial Reus, Madrid, 1925.

CORREA SELAMÉ, Jorge, Curso de Derecho Procesal, tomo II, Ediciones


Jurídicas de Santiago, Santiago, 2014.

COUTURE, Eduardo Juan (2010): Fundamentos del Derecho Procesal


Civil, Buenos Aires, Editorial B de f.

DÍAZ URIBE, Claudio, Curso de Derecho Procesal Civil, tomo I, LexisNexis,


Santiago, 2006.

FIGUEROA YÁVAR, Juan y MORGADO SAN MARTÍN, Érika, Jurisdicción,


Competencia y Disposiciones comunes a todo procedimiento, Legal
Publishing Thomson Reuters, Santiago, 2013.

HESS, Burkhard y JAUERING, Othmar, Manual de Derecho Procesal Civil,


Marcial Pons, Madrid, 2015.

JORQUERA LORCA, René, Síntesis de Derecho Procesal Civil, tomo I,


Ediciones Jurídicas La Ley, Santiago, 2000.

LILLO HUNZINKER, Lenin, Manual de Derecho Procesal Civil. Tomo II, Reglas
comunes a todo procedimiento, Ediciones Jurídicas de Santiago,
Santiago, 2012.

MONTERO AROCA, Juan, Derecho Jurisdiccional I. Parte General, Tirant lo


Blanch, Valencia, 2017.

— Derecho Jurisdiccional II. Proceso Civil, Tirant lo Blanch, Valencia, 2017.

207
MORÓN PALOMINO, Manuel, Derecho Procesal Civil. Cuestiones
fundamentales, Marcial Pons, Madrid, 1993.

NIEVA FENOLL, Jordi, Derecho procesal I (Introducción), Marcial Pons,


Madrid, 2014.

— Derecho procesal II. Proceso civil, Marcial Pons, Madrid, 2015.

NÚÑEZ OJEDA, Raúl y PÉREZ RAGONE, Alejandro, Manual de Derecho


Procesal Civil. Parte General, Legal Publishing Thomson Reuters,
Santiago, 2013.

ORELLANA TORRES, Fernando, Manual de Derecho Procesal. Tomo


II, Procedimientos civiles ordinarios y especiales, Librotecnia, Santiago,
2017.

ORTELLS RAMOS, Manuel, Derecho Procesal Civil, Aranzadi Thomson


Reuters, Navarra, 2009.

QUEZADA MELÉNDEZ, José, Disposiciones comunes a todo procedimiento,


Digesto, Santiago, 1999.

ROMERO SEGUEL, Alejandro, Curso de Derecho Procesal Civil. Los


presupuestos procesales relativos al órgano jurisdiccional y a las partes,
Legal Publishing Thomson Reuters, Santiago, 2014.

STOEHREL MAES, Carlos Alberto, De las disposiciones comunes a todo


procedimiento y de los incidentes, Editorial Jurídica de Chile, Santiago,
2014.

208
CUARTA PARTE RESOLUCIONES JUDICIALES

Profesor Diego Palomo Vélez2

1. GENERALIDADES Y CONCEPTO

Como señalamos en un comienzo, el proceso consiste en un conjunto de


actos procesales que desarrollan las partes, el juez, e incluso cierta clase de
terceros, como peritos y testigos.

Dentro de los actos que realiza el juez, uno de los más importantes son,
sin duda, las resoluciones judiciales, las que se traducen en actos de
decisión y ordenación. Decisión en cuanto a que es el órgano jurisdiccional
el que por mandato constitucional toca decidir sobre las diversas cuestiones
debatidas entre las partes, y de ordenación, en cuanto a que es también el
tribunal el garante de que las formas del procedimiento se respeten,
ordenando, por tanto, el desarrollo del iter procesal.

Podemos decir que las resoluciones consisten en aquellos actos jurídico-


procesales mediante los cuales el juez resuelve las diversas presentaciones
que efectúan las partes, ya sea resolviendo la cuestión o asunto objeto del
proceso, o las diversas cuestiones accesorias que se originan con ocasión
del proceso; o solamente se limite a ordenar el desarrollo del mismo.

La resolución judicial es también una especie de actuación judicial, puesto


que ésta es un acto más o menos solemne que se lleva a efecto en el
proceso del cual se deja constancia escrita y certificada por el funcionario
a quien le corresponde dar fe del acto; características que también

2
El autor deja expresa constancia de que esta parte de la obra contó con el apoyo del Licenciado en Ciencias
Jurídicas y Sociales y abogado de la Universidad de Talca D. Diego Valdés, a quien agradece la organización,
compromiso y diligencia prestada en esta obra.
209
presentan las resoluciones judiciales, cualquiera que sea su clase
(Casarino, M.).

2. CLASIFICACIONES E IMPORTANCIA DE LA MISMA

Estos actos jurídico-procesales denominados resoluciones judiciales


admiten diversas clasificaciones atendiendo a diversos puntos de vista.
Específicamente, nuestro legislador nacional clasifica las resoluciones
judiciales de acuerdo a su objeto y finalidad en el artículo 158 del Código de
Procedimiento Civil, definiéndolas expresamente, y que se refieren
básicamente a actos de decisión y de ordenación. Sin perjuicio de ello,
podemos encontrar otras clasificaciones que se desprenden de otros
artículos del mismo cuerpo legal, como las sentencias de término o las
sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o hacen imposible su
continuación, las que analizaremos más adelante.

Es sobre la base de la definición realizada por el legislador que debemos


desentrañar la naturaleza jurídica de las diversas resoluciones judiciales
que se dictan en un proceso, y no sobre la base del nombre que la práctica
judicial les asigne, ni en cuanto a la forma externa en que se encuentren
revestidas.

La importancia de la clasificación y naturaleza jurídica de las diversas


resoluciones judiciales puede ser estudiada desde diversos puntos de vista:
así, los requisitos de forma de cada resolución dependen de la naturaleza
jurídica de la misma, siendo más exigentes los requisitos de las sentencias
definitivas, decreciendo ellos hasta llegar a los decretos; varía también la
forma legal de notificación de cada tipo de resolución judicial; es, asimismo,
diverso el número de ministros que debe concurrir a su dictación en los
tribunales superiores de justicia; son diversos también los efectos que
producen, especialmente en lo relativo al desasimiento del tribunal y la cosa
juzgada; y especialmente, son diversos los recursos procesales que
proceden en su contra, etc.

210
Tercero: Que para resolver la procedencia del recurso de apelación
es necesario calificar la resolución contra la que se ha interpuesto,
de acuerdo a las categorías establecidas en el artículo 158 del
Código de Procedimiento Civil.

Cuarto: Que, enseguida, para una acertada calificación de la naturaleza


jurídica de la resolución que se pronuncia sobre un abandono del
procedimiento, debe considerarse que ésta decide una pretensión
procesal incidental y será la naturaleza de tal pretensión la que
determinará aquella calificación, y no sus aspectos secundarios,
como si se acoge o rechaza lo pedido, efectos que el legislador no ha
considerado para alterar la naturaleza jurídica de las resoluciones
judiciales.

En la especie, "(...) la pretensión procesal incidental basada en la


presunción de pérdida de interés del demandante en cuanto a la acción
intentada, solicitando se ponga término al proceso y, con ello, a la
situación incierta en que se encuentran las partes, determinará un
pronunciamiento del tribunal: haciendo perder al actor su derecho a
proseguir la tramitación del juicio y llegar a obtener el pronunciamiento de
sentencia definitiva, reconociendo al demandado el derecho a poner
término al proceso en tal estado de desarrollo o, por el contrario, se
reconoce el derecho al demandante a mantener vigente la contienda y
que el demandado debe persistir, en su caso, en la defensa de sus
intereses. Se otorga así el derecho permanente a ambas partes de no
poder verse expuestas a renovar la discusión sobre el mismo punto y bajo
idénticos supuestos de hecho" (sentencia Corte Suprema rol Nº 2758-93,
de 27 de enero de 1994).

Quinto: Que acorde con lo expuesto, esta Corte considera que la


resolución que falla una petición de abandono del procedimiento tiene la
calificación jurídica de sentencia interlocutoria, estableciendo derechos
permanentes para las partes, pues hace imposible la prosecución del
juicio si la acoge, o bien, ratifica la validez y utilidad del procedimiento
actuado, si la rechaza.

Por estas consideraciones, se acoge el recurso de hecho deducido en lo


principal de la presentación de fojas 13 en contra de la resolución dictada

211
el nueve de abril de dos mil quince por la Corte de Apelaciones de San
Miguel en los autos rol Nº 523-2015, y, en consecuencia, se declara
admisible el referido recurso de apelación deducido en contra de la
resolución de veintitrés de diciembre pasado recaída en los referidos
autos, a fin que sea conocido por dicho tribunal de alzada (CS., 19 de
mayo de 2015, rol Nº 5032-2015).

Noveno: Que esclarecido lo anterior, cabe mencionar que en los autos


tenidos a la vista consta que, acogida la excepción dilatoria opuesta por la
defensa fiscal, el apoderado de la demandante dedujo, en lo principal
de fs. 109, recurso de reposición seguido de uno de apelación
subsidiario. A su vez, en el primer otrosí del mismo escrito interpuso,
en "subsidio de lo principal", un recurso de apelación respecto de la
misma sentencia interlocutoria.

Al proveer dicho escrito la Sra. Juez de primer grado denegó la


reposición, atendida la naturaleza de la resolución recurrida, y la
apelación de lo principal, considerando inapropiada la forma
empleada en su interposición, en tanto que concedió en el sólo
efecto devolutivo el recurso deducido en el primer otrosí.

En contra de esta última determinación la defensa fiscal dedujo un falso


recurso de hecho, el que fue acogido por los integrantes de la Primera
Sala de la Corte de Apelaciones de Coyhaique, fundados en que,
respecto de la sentencia interlocutoria que acogió la excepción
dilatoria opuestas por el Fisco, el recurso de apelación debe ser
deducido de manera principal y directa y no en carácter de
subsidiario, puesto que no se trata de un auto o decreto, ni de
aquellas situaciones en que, tratándose de una interlocutoria, la ley
prevé expresamente la interposición de la apelación en forma
subsidiaria, de modo que al otorgar el tribunal de primera instancia el
recurso intentado en el primer otrosí de la presentación aludida
precedentemente, se infringió —en concepto de los jueces del tribunal ad
quem— lo dispuesto en los artículos 187, 188 y 189 del Código de
Procedimiento Civil.

Décimo: Que en el marco de lo hasta aquí analizado, resulta claramente


comprensible que frente a la indiscutida disparidad de criterios en lo

212
que concierne a la naturaleza jurídica de determinadas resoluciones
judiciales —lo que, muchas veces incide en la forma de conocer del
recurso de apelación—, el recurrente haya adoptado la fórmula ya
aludida en lo que precede, precisamente para asegurar su derecho al
recurso y a la revisión de la resolución que estimaba agraviante.

Undécimo: Que en las condiciones descritas, forzoso es concluir que la


decisión de los Sres. Ministros de la Primera Sala de la Corte de
Apelaciones de Coyhaique, en cuyo mérito declararon inadmisible el
recurso de apelación deducido en contra de la interlocutoria que hizo lugar
a la excepción dilatoria opuesta por la defensa fiscal, no se ajusta a la
correcta interpretación de las normas que regulan esta materia, lo que
torna en ilegal la resolución que se analiza, pues al decidir de la manera
antedicha quebrantaron lo prevenido en los artículos 19 de la Carta
Fundamental y 186 y siguientes del Código de Procedimiento Civil (CS.,
29 de marzo de 2017, rol Nº 41044-2016) (el destacado es nuestro).

2.1. De las resoluciones dictadas por tribunales nacionales o extranjeros

Según la nacionalidad del órgano jurisdiccional que dicta la resolución


judicial, éstas se pueden clasificar en resoluciones dictadas por tribunales
nacionales o por tribunales extranjeros.

La importancia de esta clasificación radica en que las normas legales que


regulan la ejecución de las resoluciones judiciales son diversas según si la
resolución emana de un tribunal chileno o de uno extranjero, o que se
demuestra con la sola lectura del Título XIX del Libro I del Código de
Procedimiento Civil.

213
2.2. De las sentencias declarativas, constitutivas y de condena

Si atendemos a la naturaleza del objeto procesal, podemos hablar de


sentencias declarativas cuando la resolución se pronuncia sobre un
determinado derecho subjetivo o relación jurídica concreta reconociendo su
existencia o inexistencia en respuesta a la parte procesal que insta su
tutela; será constitutiva cuando se dirige a establecer, modificar o extinguir
un determinado estado, relación o situación jurídica; y será de condena
cuando implica una determinada orden dirigida a una obligación consistente
en dar, hacer o no hacer alguna cosa (Aliste, T.).

Cabe hacer presente que sólo las sentencias condenatorias, que no se


cumplan voluntariamente por el condenado, hacen necesaria la iniciación de
un procedimiento ejecutivo.

2.3. De las sentencias de única, primera o segunda instancia

Según la instancia en que son pronunciadas, las resoluciones judiciales se


clasifican en: de única instancia, de primera instancia y de segunda
instancia. Estas últimas, a su vez, pueden subclasificarse en: confirmatorias,
revocatorias y modificatorias. Dicha clasificación tiene importancia en
materia de recursos y en relación con los diversos requisitos de forma que
deben reunir.

Tal como habíamos establecido con anterioridad, la instancia se ha


comprendido como cada uno de los grados de conocimiento y resolución
que permiten la revisión judicial, tanto del contenido fáctico como jurídico del
conflicto. Bajo esta premisa, los tribunales en nuestro país, por regla
general, deberán resolver los asuntos en única, primera o en segunda
instancia, lo cual tiene estrecha relación con la posibilidad de interponer un
recurso de apelación, según aparece de manifiesto en el art. 188 COT.

Así las cosas, un tribunal resuelve los asuntos sometidos a su


conocimiento en única instancia, cuando respecto de su decisión
jurisdiccional no es dable la interposición de un recurso de apelación. A su
214
vez, se resolverá en primera instancia un conflicto cuando respecto del
pronunciamiento jurisdiccional será procedente un recurso de apelación
para su revisión por el tribunal superior jerárquico. Por último, se entenderá
que un tribunal resuelve un asunto en segunda instancia cuando conoce del
recurso de apelación interpuesto en contra de la sentencia recurrida.

Escenario diverso se presenta al referirnos al conocimiento que realizan


las Cortes de Apelaciones conociendo de los recursos de casación en la
forma, o la Corte Suprema en los recursos de casación en la forma y fondo,
pues en ellos no se constituye instancia. Ello es así porque el tribunal no
puede modificar los hechos que se han establecido en el fallo impugnado
por medio de esos recursos (Mosquera, M.; Maturana, C.), lo anterior sin
perjuicio de las situaciones que se señalarán más adelante.

Cabe recordar que en nuestro proceso civil, la doble instancia es la regla


general. Ahora bien y, pese al debate al respecto, en la actualidad debiese
comprenderse este principio como una manifestación del justo y racional
procedimiento consagrado por nuestra Constitución y los compromisos
internacionales asumidos por Chile. En este sentido, la doble instancia
permite que la resolución judicial que se impugna sea revisada de forma
íntegra por otro órgano jurisdiccional. Que tal revisión resulte integral, liga
estrechamente con la instancia, entendida ésta como cada uno de los
grados de conocimiento y resolución que permiten la revisión tanto de los
aspectos fácticos como jurídicos.

El principio de la doble instancia al cual se ha hecho referencia ha


padecido de mermas en su densidad y aplicación en la experiencia
reformadora local, tanto en su recepción en el plano penal como laboral, a lo
cual haremos referencia más adelante.

Frente a esto, a la fecha existe una clara recepción que marca un cambio
en la intensidad y extensión que se reconoce a este principio, realizada por
la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso "Herrera Ulloa
versus Costa Rica", del año 2004. Al respecto se ha establecido:

"159. La Corte ha indicado que el derecho de recurrir del fallo, consagrado


por la Convención, no se satisface con la mera existencia de un órgano de
grado superior al que juzgó y condenó al inculpado, ante el que éste tenga

215
o pueda tener acceso. Para que haya una verdadera revisión de la
sentencia, en el sentido requerido por la Convención, es preciso que el
tribunal superior reúna las características jurisdiccionales que lo legitiman
para conocer del caso concreto. Conviene subrayar que el proceso penal
es uno solo a través de sus diversas etapas, incluyendo la tramitación de
los recursos ordinarios que se interpongan contra la sentencia.

(...)

167. En el presente caso, los recursos de casación presentados contra la


sentencia condenatoria de 12 de noviembre de 1999 no satisficieron el
requisito de ser un recurso amplio de manera tal que permitiera que el
tribunal superior realizara un análisis o examen comprensivo e integral de
todas las cuestiones debatidas y analizadas en el tribunal inferior. Esta
situación conlleva a que los recursos de casación interpuestos por los
señores Fernán Vargas Rohrmoser y Mauricio Herrera Ulloa, y por el
defensor de este último y apoderado especial del periódico 'La Nación',
respectivamente (supra párr. 95. w), contra la sentencia condenatoria, no
satisficieron los requisitos del artículo 8.2 h. de la Convención Americana
en cuanto no permitieron un examen integral sino limitado".

Consideraciones similares se han expresado en el caso "Norín Catrimán y


otros versus Chile", de 29 de mayo de 2014, al cual ya hemos aludido a
propósito del derecho al recurso y su extensión, específicamente respecto
de la interpretación que de los recursos deben efectuar los tribunales
nacionales, para de ese modo cumplir con el mandato de una revisión
amplia del asunto.

En dicho sentido, cuando un instituto procesal, en este caso un recurso


determinado, viene a satisfacer un aspecto que resulta gravitante dentro de
la configuración del debido proceso, como ocurre con el recurso de nulidad
laboral y la garantía del derecho al recurso, las normas que regulan dicha
figura deben ser interpretadas en términos tales que la aplicación que de
ellas se haga en el proceso tienda al respeto de aquélla y, básicamente, a
permitir la consecución efectiva del fin revisor (Lorca, N.).

En razón de ellos, es que somos partidarios de que la revisión íntegra de


lo decidido por el tribunal inferior, tanto en lo concerniente a los aspectos

216
fácticos cuanto en lo tocante a lo jurídico, es un componente esencial de
aquél. De esa manera, es dable concluir que mientras no se lleve a cabo
una revisión que satisfaga la característica de integralidad, lo que se está
haciendo, en buenas cuentas, es infringir la garantía en comento. Pero no
sólo eso: en tanto integrante del debido proceso, una vulneración a la
garantía del derecho al recurso, consecuencialmente, constituye una
infracción a aquélla.

2.4. Sentencias firmes o ejecutoriadas

Por firmeza de una resolución se entiende la cualidad consistente en la


imposibilidad de que sea revocada y sustituida por otra, ya porque
legalmente no se otorgue recurso contra la resolución, ya porque, siendo
legalmente recurrible, no se recurra o se recurra fuera del plazo establecido
o en forma indebida (De La Oliva, A.; Díez-Picazo, I.; Vegas, J.).

Ha sido el legislador quien ha señalado, mediante el art. 174 CPC, en qué


casos estaremos en presencia de una sentencia firme y ejecutoriada, para
ello cabe distinguir diversos supuestos.

En primer lugar, si no proceden recursos contra la resolución.

No procediendo recursos y habiendo sido notificada la resolución a las


partes, ésta se encuentra firme y ejecutoriada; en segundo término, si
proceden recursos contra la resolución y éstos han sido deducidos,
adquiere el carácter de firme y ejecutoriada una vez que se notifique el
decreto que la mande a cumplir; y por último, cuando transcurren los plazos
que franquea la ley para la interposición de algún recurso sin haberse hecho
valer. Al respecto, si se trata de una sentencia definitiva, será el secretario
del tribunal quien certificará este hecho a continuación del fallo,
entendiéndose firme desde entonces.

De acuerdo con este artículo, más que una clasificación autónoma de


resolución judicial, la verdad es que se trata de un estado en que se pueden

217
encontrar las sentencias definitivas o interlocutorias, estado procesal que
produce importantes efectos jurídicos como veremos más adelante.

2.5. Sentencias que causan ejecutoria

Las sentencias que causan ejecutoria son aquellas que pueden cumplirse,
no obstante los recursos pendientes.

La regla general, en caso de existir un recurso pendiente (ejemplo el de


apelación), es que no se esté frente a una sentencia ejecutoriada; sin
embargo, hay determinados casos en los cuales la ley a pesar de existir un
recurso pendiente permite ejecutar la sentencia, éstas se denominan
sentencias que causan ejecutoria.

Ejemplos:

— En el caso de la resolución que recibe la causa a prueba (auto de


prueba) proceden dos clases de recursos: el recurso de reposición contra el
mismo tribunal que la dictó y también procede en subsidio, en caso de que
se rechace el recurso de reposición, el recurso de apelación. Esta apelación
en términos procesales se confiere en el solo efecto devolutivo, lo que
significa que no obstante se esté tramitando esta apelación en la segunda
instancia, el procedimiento va a seguir adelante ante el juez a quo.

— Otro ejemplo es la resolución contemplada en el artículo 769 del CPC a


propósito de los recursos de casación, ya sea en la forma o en el fondo,
dado que estos medios de impugnación, en conformidad al artículo 774, por
regla general, no suspenden la ejecución de la sentencia.

218
2.6. Sentencia de término

Si analizamos el artículo 98 del Código de Procedimiento Civil, nos indica


que el incidente especial de acumulación de autos puede pedirse en
cualquier estado del juicio antes de la sentencia de término. Similar alusión
hace el numeral 3º del art. 810 del mismo cuerpo legal, referente al recurso
de revisión.

Sin embargo, el legislador no definió qué debía entenderse por sentencia


de término. La doctrina indica que sentencia de término es aquella
resolución judicial que pone término a la última instancia.

Ahora bien, desde ya cabe precisar que sentencia de término no


necesariamente pone término al procedimiento, sino que únicamente a la
última instancia, de ahí que no necesariamente la sentencia de término sea
la última resolución dictada en un juicio, ni tampoco necesariamente
coincide con las sentencias ejecutoriadas.

Así, la sentencia definitiva dictada por el tribunal de segunda instancia


será una sentencia de término; sin embargo, si son deducidos recursos de
casación, el procedimiento no habrá terminado, sin perjuicio de que se puso
término a la última instancia, por lo que la sentencia tampoco se encontrará
ejecutoriada.

Por otra parte, si se trata de algún procedimiento de aquellos que se fallan


en única instancia, por ejemplo un procedimiento de mínima cuantía, la
sentencia definitiva del Juzgado de Letras será la sentencia de término en
dicho procedimiento.

3. DE LA CLASIFICACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES SEGÚN EL ARTÍCULO


158 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL (OBJETO DE LA RESOLUCIÓN
JUDICIAL)

219
3.1. De los decretos

El inciso 5º del artículo 158 del Código de Procedimiento Civil señala que:
"Se llama decreto, providencia o proveído el que, sin fallar sobre incidentes
o sobre trámites que sirvan de base para el pronunciamiento de una
sentencia, tiene sólo por objeto determinar o arreglar la substanciación del
proceso".

Por su parte, el artículo 70 del Código Orgánico de Tribunales da en su


inciso 3º otra definición de decreto. Dice la referida disposición legal: "Se
entienden por providencias de mera sustanciación las que tienen por objeto
dar curso progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar ninguna cuestión
debatida entre partes".

De los conceptos señalados podemos desprender que los decretos son un


clásico acto de ordenación, por el cual el tribunal sólo tiene por objeto
ordenar el procedimiento, sin decidir cuestión alguna debatida entre las
partes.

Sobre la base de lo anterior, dos aspectos son los que caracterizan a los
decretos, providencias o proveídos (Stoehrel, C.), estos son:

a) sólo tienen por objeto dar curso progresivo a los autos y

b) no prejuzgan ni deciden cuestión alguna debatida entre partes.

En dicho sentido, son claramente un mero acto de ordenación, no


pudiendo ser decretos las resoluciones que se pronuncien sobre cuestión
alguna debatida entre las partes, sea el objeto principal del juicio o ya sea
una cuestión accesoria al mismo, correspondiendo al tribunal solamente
ordenar sustanciación del proceso, o sea, dar curso progresivo a los autos.

Así, por ejemplo, son decretos la resolución que confiere traslado para
contestar la demanda en el juicio ordinario; la que cita a las partes a
audiencia de contestación y conciliación en el juicio sumario; la que tiene
por acompañado algún documento, etc.

220
Ejemplo

Talca, uno de marzo de dos mil diecisiete.

A LO PRINCIPAL: Por interpuesta la demanda en juicio


ordinario, Traslado. AL PRIMER OTROSÍ: Por acompañados los documentos,
con citación. AL SEGUNDO OTROSÍ: Se tenga presente.

Rol Nº 125-2017

Cuantía $150.000.000.-

Proveyó, Diego Andrés Maturana Núñez, Juez Titular.

3.2. De los autos

El inciso 4º del artículo 158 dispone que: "Se llama auto la resolución que
recae en un incidente, sin establecer derechos permanentes a favor de las
partes, o sin resolver sobre algún trámite que deba servir de base en el
pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria".

Esta definición resulta de hacer un estudio relacionado de los incisos 3º y


4º del artículo 158 del Código de Procedimiento Civil, dado que el primero
de ellos define las sentencias interlocutorias.

"Es decir, los autos son resoluciones judiciales que resuelven incidentes,
pero sin establecer derechos permanentes a favor de las partes,
característica que los distinguen de los decretos, los cuales nunca recaen
sobre incidentes, y también de las denominadas sentencias interlocutorias
de primer grado.

Por otra parte, la segunda parte de la definición dice que los autos no
resuelven sobre trámites que deban servir de base en el pronunciamiento
221
de una sentencia definitiva o interlocutoria. Esta segunda característica es
la que distingue los autos de las sentencias interlocutorias de segundo
grado" (Stoehrel, C.).

Ejemplo: resolución que dice relación con medidas precautorias que dan
lugar a la generación de un incidente (art. 301 CPC): "Todas estas medidas
son esencialmente provisionales. En consecuencia, deberán hacerse cesar
siempre que desaparezca el peligro que se ha procurado evitar o se
otorguen cauciones suficientes".

3.3. De las sentencias interlocutorias

Conforme al inciso 3º del artículo 158 del Código de Procedimiento Civil:


"Es sentencia interlocutoria la que falla un incidente del juicio, estableciendo
derechos permanentes a favor de las partes, o resuelve sobre algún trámite
que deba servir de base en el pronunciamiento de una sentencia definitiva o
interlocutoria".

Como señalamos respecto de los autos, las sentencias interlocutorias son


resoluciones judiciales que fallan incidentes, es decir, cuestiones accesorias
al juicio principal que requieren de un pronunciamiento especial por parte
del tribunal, aspecto que las distingue de los decretos.

Sin embargo, el mero hecho de resolver un incidente no da el carácter de


interlocutoria a una resolución judicial, para ello es necesario, además, que
establezca derechos permanentes a favor de las partes o que resuelva
sobre algún trámite que deba servir de base para el pronunciamiento de una
sentencia definitiva o interlocutoria. Las primeras son denominadas
sentencias interlocutorias de primer grado o primera clase, y las segundas,
sentencias interlocutorias de segundo grado o segunda clase.

Son estos requisitos los que distinguen las sentencias interlocutorias de


los autos.

222
Así, por ejemplo, establece derechos permanentes a favor de las partes la
sentencia interlocutoria que acepta el desistimiento de la demanda o declara
abandonado el procedimiento (no es sentencia definitiva, pues no resuelve
la controversia jurídica). Y resuelve sobre un trámite que debe servir de
base para el pronunciamiento de una sentencia definitiva la resolución que,
en el juicio ejecutivo, ordena embargar bienes del deudor en cantidad
suficiente para cubrir la deuda con sus intereses y las costas (Stoehrel, C.)
o la resolución que recibe la causa a prueba.

Ejemplo de interlocutoria de prueba

Talca, veinte de julio de dos mil diecisiete.

VISTOS:

Se recibe la causa a prueba por el término legal y se fijan como hechos


sustanciales, pertinentes y controvertidos los siguientes:

PUNTO UNO: Efectividad de haber sufrido los actores los perjuicios que
reclaman.

PUNTO DOS: Origen, naturaleza y monto de los perjuicios.

PUNTO TRES: Existencia de responsabilidad de la I. Municipalidad de Talca.

Para los efectos de la testimonial que hubiera lugar, se fijan los dos últimos días
del término probatorio a las 11:00 horas, si alguno de estos recayere en día sábado,
se llevará a efecto el primer día hábil siguiente, a la hora señalada.

NOTIFÍQUESE PERSONALMENTE O POR CÉDULA.

Proveyó, Nelson Alarcón Contreras, Juez Titular.

Además de la clasificación de sentencias interlocutorias de primer y


segundo grado, el artículo 766 del Código de Procedimiento Civil nos

223
permite determinar una tercera clasificación, esta es, las sentencias
interlocutorias que ponen término al juicio o hacen imposible su
continuación. Dicha clasificación es relevante para determinar la
procedencia del recurso de casación en la forma y casación en el fondo,
como lo analizamos en otro lugar.

3.4. De la sentencia definitiva

3.4.1. Generalidades

Cuando se enseñan los momentos jurisdiccionales, se señala que el


momento jurisdiccional del juzgamiento se identifica básicamente con
la sentencia que resuelve el asunto controvertido. Sobre la base de lo
anterior, el inciso 2º del artículo 158 del Código de Procedimiento Civil dice:
"Es sentencia definitiva la que pone fin a la instancia, resolviendo la cuestión
o asunto que ha sido objeto del juicio".

Como se desprende de la definición legal, no basta que la sentencia


ponga fin a la instancia para ser calificada de sentencia definitiva, sino que
es necesario, además, que copulativamente resuelva la cuestión o asunto
que ha sido objeto del juicio.

Por ello, las resoluciones que aceptan el desistimiento de la demanda o


que declaran abandonado el procedimiento o que acogen la excepción de
incompetencia del tribunal no son sentencias definitivas, sino interlocutorias.
Ellas no fallan la cuestión o asunto que ha sido objeto del pleito (Stoehrel,
C.), faltando, por tanto, el juicio del sentenciador donde éste se pronuncia
sobre la conformidad o disconformidad de la pretensión procesal con el
derecho y, en consecuencia, decide estimarla o desestimarla, poniendo fin
al proceso (Ortells, M.).

224
Ahora bien, debemos recordar que la instancia es cada uno de los grados
jurisdiccionales de conocimiento dentro del cual el tribunal revisa tanto las
cuestiones fácticas como jurídicas, constituyendo, por tanto, un grado de
conocimiento amplio.

Dentro de nuestro derecho procesal civil, la regla general es la doble


instancia, no así en los sistemas reformados en materia penal y laboral,
donde la única instancia es la regla general. En la primera instancia las
partes discuten todos los problemas de derecho y alegan y prueban todos
los problemas de hecho que se suscitan en la causa. La segunda instancia
está destinada a revisar el fallo del tribunal inferior para determinar si el fallo
está de acuerdo con el mérito del proceso, esto es, con los hechos alegados
y probados en el juicio, y si el fallo está conforme a derecho, o sea, si se ha
aplicado bien la ley, no constituyendo un nuevo juicio (al menos el sistema
recepcionado en nuestro actual proceso civil), sino que una revisión de lo ya
resuelto.

Por lo señalado, existen sentencias que si bien resuelven el asunto o


cuestión objeto del juicio, no son sentencias definitivas, así por ejemplo, la
sentencia de reemplazo que dicta la Excelentísima Corte Suprema al acoger
un recurso de casación en el fondo, la que resolviendo el asunto
controvertido, no pone fin a ninguna instancia. Por ende, sólo es sentencia
definitiva la que pone fin a la instancia. Como el tribunal respectivo puede
conocer de un asunto en única, primera o segunda instancia, habrá
sentencias definitivas de única, primera y segunda instancia. La sentencia
que recae en un recurso de casación en el fondo no puede, por esta razón,
ser calificada de sentencia definitiva.

3.4.2. De la terminación del proceso

Ahora bien, el estudio de la sentencia definitiva se vincula con el estudio


de la terminación del proceso, normalmente cuando, tras el oportuno debate
entre las partes, se dicta la correspondiente sentencia; sin embargo,
debemos tener presente lo siguiente:

225
Primero, que el proceso puede terminar de diversas formas, no siendo la
sentencia definitiva la única vía de terminación de éste (modo normal de
terminación del proceso), incluso ni siquiera supone siempre su terminación.
En dicho sentido, la sentencia definitiva sólo pone fin a la instancia y no
necesariamente al proceso. Así, el hecho de haberse dictado sentencia
definitiva en un procedimiento no implica necesariamente su terminación,
por ejemplo, en el caso de que dicha sentencia sea impugnada, dado que el
recurso judicial abrirá un nuevo grado de conocimiento ante el tribunal de
alzada, significando el término de la primera o única instancia, mas no del
proceso.

Segundo, la sentencia definitiva no es la única resolución judicial que


puede eventualmente ponerle término al proceso, piénsese por ejemplo en
los casos de declaración de abandono de procedimiento o en el
desistimiento de la demanda. En ambos casos el acto que pone término al
procedimiento es la dictación de una resolución judicial; sin embargo, dicha
terminación se halla determinada por el desistimiento o inactividad de las
partes, por lo que el centro de gravedad del estudio de la terminación se
desplaza de la sentencia a dichos actos procesales (Ortells, M.).

Tercero, el proceso podría incluso terminar sin la dictación de sentencia


alguna, como es el caso de la transacción, dado que en nuestro
sistema procesal, por regla general, dicho equivalente jurisdiccional no
requiere aprobación judicial (art. 2451 CC).

4. DE LOS REQUISITOS GENERALES DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

Las resoluciones judiciales son actos procesales y como tal son solemnes,
debiendo cumplir al momento de su dictación con una serie de requisitos,
que en su caso varían según su especie. Hay, sin embargo, algunos que
son generales de todas las resoluciones judiciales. A ellos se refieren los
artículos 61 y 169 del Código de Procedimiento Civil. El primero de los
artículos señalados indica:

226
"De toda actuación deberá dejarse testimonio fidedigno en la carpeta
electrónica, con expresión del lugar, día, mes y año en que se verifique,
de las formalidades con que se haya procedido, y de las demás
indicaciones que la ley o el tribunal dispongan.

A continuación y previa lectura, firmarán todas las personas que hayan


intervenido; y si alguna no sabe o se niega a hacerlo, se expresará esta
circunstancia. El acta correspondiente se digitalizará e incorporará a la
carpeta electrónica inmediatamente.

La autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del


acto es esencial para la validez de la actuación en todos aquellos casos
en que una ley expresamente lo disponga.

En los casos de contarse con los recursos técnicos necesarios, podrán


registrarse las audiencias en que participe el tribunal mediante audio
digital, video u otro soporte tecnológico equivalente, el que se agregará a
la carpeta electrónica inmediatamente".

Por su parte, el artículo 169 señala: "Toda resolución, de cualquiera clase


que sea, deberá expresar en letras la fecha y lugar en que se expida, y
llevará al pie la firma electrónica avanzada del juez o jueces que la dicten o
intervengan en el acuerdo.

Cuando después de acordada una resolución y siendo varios los jueces


se imposibilite alguno de ellos para firmarla, bastará que se exprese esta
circunstancia en el mismo fallo".

Si bien el artículo 61 no se refiere a las resoluciones judiciales, sí lo hace


respecto de las actuaciones judiciales, siendo las resoluciones un tipo de
actuación judicial, por tanto, los requisitos generales de toda resolución
judicial son:

a) la expresión en letras de la fecha y del lugar en que se expida;

b) la firma del juez o jueces que la dicten o intervengan en el acuerdo


(producto de la ley Nº 20.886, la firma debe ser mediante firma electrónica
avanzada del juez o jueces respectivos), y

227
c) La firma electrónica avanzada se considera como firma manuscrita para
todos los efectos legales (art. 3º inc. final ley Nº 19.799), por lo que las
resoluciones judiciales suscritas de este modo no requieren de la firma
manuscrita ni de la autorización de ministro de fe, a menos que la ley lo
disponga expresamente (art. 4º ley Nº 20.886).

Estos requisitos de forma deben cumplirlos los decretos, los autos y las
sentencias interlocutorias y definitivas.

Agrega el inciso 2º del artículo 169 que si después de acordada una


resolución y siendo varios los jueces se imposibilita alguno de ellos para
firmarla, basta que se exprese esta circunstancia en el mismo fallo.

Ejemplo de sentencia definitiva de segunda instancia dictada por


I. Corte de Apelaciones

Talca, doce de mayo de dos mil diecisiete.-

VISTO:

(...)

Redacción de la Ministra, señora Olga Morales Medina.

Regístrese y Devuélvase.

Rol 2937-2016 Civil.

Se deja constancia que el Ministro (S) don Matías de la Noi Merino y el Abogado
Integrante don Hugo Escobar Alruiz, no firman, no obstante haber concurrido a la
vista y acuerdo de la causa.

Olga Morales Medina

Ministro

228
Fecha: 12/05/2017 13:41:40

Gonzalo Enrique Pérez Correa

MINISTRO DE FE

Fecha: 12/05/2017 14:02:51

5. DE LOS REQUISITOS DE LA PRIMERA RESOLUCIÓN JUDICIAL

La primera resolución que se dicte en un proceso debe cumplir, además


de los requisitos enumerados precedentemente, el siguiente: en
conformidad al artículo 51 del Código de Procedimiento Civil, para los
efectos de la notificación por el estado diario, "a todo proceso que se inicie
debe asignarse un número de orden en la primera resolución que se dicte y
con él figurará en el rol del tribunal, hasta su terminación". De manera que la
primera resolución que se dicte en un expediente debe cumplir con el
requisito de asignar un número de orden con que el proceso ha de figurar
en el rol del tribunal.

Ejemplo de la primera resolución judicial dictada en un proceso

FOJA: 2.- dos.-

NOMENCLATURA: 1. [193] Apercibimiento poder y/o título

JUZGADO: 1º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL: C-1570-2017

229
CARATULADO: CÁCERES/FISCO DE CHILE

Talca, tres de julio de dos mil diecisiete

Apercíbase a la demandante para que constituya poder dentro de tercero día bajo
apercibimiento de tenerse por no presentada la demanda.-

En Talca, a tres de julio de dos mil diecisiete, se notificó por el estado diario, la
resolución precedente.

Gerardo Favio Bernales Rojas

Fecha: 03/07/2017 09:29:34

6. DE LOS REQUISITOS DE LOS DECRETOS

Fuera de los requisitos generales ya estudiados, los decretos deben


indicar el trámite que el tribunal ordena; esto es, el trámite en virtud del cual
se da curso progresivo a los autos. Así, la providencia recaída en el escrito
de demanda en el juicio ordinario deberá cumplir con los requisitos que
hemos indicado precedentemente y deberá ordenar "traslado", o sea, el
trámite correspondiente a la primera providencia que debe recaer en el
juicio ordinario.

Ejemplo de un decreto

FOJA: 2.- dos.-

NOMENCLATURA: 1. [1] Da curso a la demanda

230
JUZGADO: 1º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL: C-1570-2017

CARATULADO: CÁCERES/FISCO DE CHILE

Talca, siete de Julio de dos mil diecisiete

A lo principal, por interpuesta la demanda, traslado; al primer otrosí, téngase por


acompañados en la forma solicitada; al segundo otrosí, téngase presente.-

En Talca, a siete de Julio de dos mil diecisiete, se notificó por el estado diario,
la resolución precedente.

Gerardo Favio Bernales Rojas

Fecha: 07/07/2017 09:29:34

FOJA: 44.- cuarenta y cuatro.-

NOMENCLATURA: 1. [12] Traslado para la réplica

JUZGADO: 2º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL: C-496-2017

CARATULADO: SALAMANCA / HOSPITAL REGIONAL DE TALCA

Talca, veintiséis de Julio de dos mil diecisiete

A lo principal: por contestada la demanda. Traslado para replicar.

Al primer y segundo otrosíes: por acompañados los documentos, con citación.

231
Al tercer otrosí: téngase presente.

En Talca, a veintiséis de Julio de dos mil diecisiete,se notificó por el estado


diario, la resolución precedente.

Eric Darío Sepúlveda Casanova

Fecha: 26/07/2017 09:29:34

7. DE LOS REQUISITOS DE LOS AUTOS Y SENTENCIAS INTERLOCUTORIAS

Además de los requisitos señalados, los autos y decretos deben cumplir


con los requisitos a que se refieren los artículos 144 y 171 del Código de
Procedimiento Civil. La primera de estas disposiciones legales se relaciona
con la condenación en costas. Según ella, la parte que es vencida
totalmente en un juicio o en un incidente debe ser condenada al pago de las
costas. De manera que, de acuerdo con ese artículo y comoquiera que los
autos y las sentencias interlocutorias son resoluciones judiciales que fallan
incidentes, deben ellos pronunciarse respecto de las costas de los
incidentes.

En conformidad con lo dispuesto en el artículo 171, en las sentencias


interlocutorias y en los autos deben expresarse, en cuanto la naturaleza del
negocio lo permita, a más de la decisión del asunto controvertido, las
circunstancias mencionadas en los Nºs. 4º y 5º del artículo 170; esto es, las
consideraciones de hecho o de derecho que sirven de fundamento a la
sentencia y la enunciación de las leyes y, en su defecto, de los principios de
equidad, con arreglo a los cuales se pronuncia el fallo.

Ahora bien, supongamos que un auto o una sentencia interlocutoria no


contiene consideraciones de hecho ni de derecho que le sirvan de
fundamento y que omita enunciar las leyes y, en su defecto, los principios
de equidad con arreglo a los cuales se pronuncia, ¿cabría interponer en su

232
contra un recurso de casación en la forma? La doctrina nacional ha
señalado que no, dado que ninguna causal del artículo 768 del Código de
Procedimiento Civil lo permite y, además, porque el artículo 171 exige tales
requisitos "en cuanto la naturaleza del negocio lo permita", cuestión de
hecho que queda entregada a la apreciación del tribunal que dicta el auto o
sentencia interlocutoria. Así también se desprende de la historia fidedigna
del establecimiento del artículo 171 del Código de Procedimiento Civil
(Stoehrel, C.).

Ejemplo de sentencia interlocutoria

FOJA: 65.- sesenta y cinco.-

NOMENCLATURA : 1. [110] Rechaza petición incidental

JUZGADO : 2º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL : C-496-2017

CARATULADO : SALAMANCA / HOSPITAL REGIONAL DE TALCA

Talca, dieciséis de Agosto de dos mil diecisiete

VISTO Y TENIENDO PRESENTE:

1º Que, con fecha 02 de junio de 2017, la demandada dedujo incidente de


abandono del procedimiento, en razón someramente de que en su concepto
transcurrió más de seis meses desde la última resolución que recayó sobre una
gestión útil, considerando como tal, a la resolución que tuvo por evacuada la réplica
y dio traslado para evacuar dúplica dictada con fecha 28 de septiembre de 2016. Por
lo anterior, y previa citas legales y luego de dar cuenta del cumplimiento de los
requisitos formales para solicitar el abandono del procedimiento, solicita se declare
el abandono del procedimiento, con costas.

2º Que, con fecha 31 de julio de 2017, el demandante evacuó el traslado

233
argumentando que su parte no había cesado en la prosecución del juicio por más de
seis meses y, además, porque el impulso procesal no recaía ya en las partes, sino
que de conformidad a lo dispuesto por el artículo 262 del Código de Procedimiento
Civil, le correspondía al tribunalcitar a audiencia de conciliación.

Lo anterior, ya que con fecha 06 de octubre de 2016 se tuvo por evacuado el


traslado de la dúplica, agotándose en consecuencia la fase de discusión; luego, se
archivó la causa el 15 de diciembre de 2016, solicitándose el 27 de marzo del
presente año el desarchivo de la misma, a fin de que el tribunalcitara a las partes a
audiencia de conciliación conforme ordena la ley, de tal manera que el impulso
procesal ya no recaía en las partes. Finalmente, previas citas legales, doctrinales y
jurisprudenciales, solicita el rechazo del incidente de abandono del procedimiento,
con costas.

3º Que, primeramente, debe atenderse a la situación normativa dispuesta por el


legislador en el artículo 152 del Código de Procedimiento Civil, en orden a que el
procedimiento se entiende abandonado cuando todas las partes que figuran en el
juicio han cesado en su prosecución durante seis meses contados desde la fecha de
la última resolución recaída en alguna gestión útil para dar curso progresivo a los
autos. Así, importante resulta la expresión "cesación" de las partes en la prosecución
del juicio, la que ha sido asimilada por la doctrina al silencio en la relación jurídica,
a la inactividad de las partes motivada por su desinterés en obtener la resolución del
conflicto por parte de los tribunales de justicia.

4º Que, de lo indicado precedentemente, el abandono del procedimiento sólo


puede prosperar cuando el litigante interesado en la resolución del pleito ha sido
negligente, cesando en la actividad que le corresponde de acuerdo al impulso
procesal que le es exigible, por un período superior a seis meses, contados desde la
última resolución recaída en una gestión útil para dar curso progresivo a los autos.
De manera tal que la carga que los litigantes han de ejercer, únicamente encuentra
sentido en tanto les sea exigible desplegar su diligencia en pos de obtener la
decisión jurisdiccional de la controversia que se haya planteado, circunstancia que,
indudablemente, se encuentra ausente cada vez que el ordenamiento jurídico
procesal prescribe el pronunciamiento del tribunal, como es en el caso de lo previsto
en el artículo 262 del Código de Procedimiento Civil.

234
5º Que en la especie, habiéndose evacuado el trámite de la dúplica, recaía en el
tribunalel impulso procesal, atendido lo establecido en el artículo 262 antes referido,
toda vez que agotados los trámites de discusión, el tribunal "debe" llamar a las
partes a conciliación, lo que en la especie no ha ocurrido. Por lo anterior, no se
satisfacen las exigencias para declarar el abandono del procedimiento que establece
el artículo 152 del Código de Procedimiento Civil.

Por estas consideraciones, y visto lo dispuesto por los artículos 152 y siguientes
del Código de Procedimiento Civil; SE RESUELVE:

I.- Que, SE RECHAZA el incidente de abandono del procedimiento, interpuesto


con fecha 02 de junio de 2017.

II.- Que, NO SE CONDENA en costas al incidentista por haber tenido motivo


plausible para litigar.

En Talca, a dieciséis de Agosto de dos mil diecisiete, se notificó por el estado


diario, la resolución precedente.

Eric Darío Sepúlveda Casanova

Fecha: 16/08/2017 09:29:34

8. DE LOS REQUISITOS DE LAS SENTENCIAS DEFINITIVAS

Producto de la importancia de la sentencia definitiva, al ser la resolución


judicial que resuelve el asunto o la cuestión objeto del juicio, por tanto,
resuelve respecto de las pretensiones de las partes, el legislador, además
de los requisitos generales ya vistos, las ha sujetado a requisitos especiales
regulados en el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, que
establece los requisitos propios de las sentencias definitivas de primera
instancia, los que son complementados por lo dispuesto en el Auto

235
Acordado de la Excelentísima Corte Suprema sobre la forma de las
sentencias.

Lo anterior hace necesario primero analizar las partes de la sentencia


definitiva de primera instancia o única instancia.

Los Nºs. 1º, 2º y 3º del citado precepto hablan de la parte expositiva; los
Nºs. 4º y 5º, de la parte enunciativa de hecho y de derecho, y el Nº 6º, de la
parte dispositiva o resolutiva de las sentencias de primera o de única
instancia.

8.1. De la parte expositiva

Como decíamos anteriormente, son los Nºs. 1º, 2º y 3º del artículo 170 los
que se refieren a la parte expositiva de las sentencias definitivas.

En síntesis, se individualizan las partes para efectos de la cosa juzgada;


es decir, para saber a quiénes va a afectar el juicio y, además, para
identificar si previamente las mismas partes promovieron un nuevo juicio,
con el mismo objeto pedido y misma causa pedida. Asimismo, en este
apartado de la sentencia debe hacerse un señalamiento resumido de lo que
afirmó el actor y de la defensa o excepción del demandado, en definitiva, un
resumen del conflicto sometido a decisión del tribunal, lo que es útil para
determinar si el juez entendió el objeto del pleito y si falló todas y cada una
de las pretensiones deducidas. Lo anterior cobra importancia para
considerar o no la procedencia de los recursos que eventualmente se
puedan interponer.

Cabe tener presente a este respecto lo que dispone el Auto Acordado de


la Corte Suprema sobre la forma de las sentencias, de 30 de septiembre de
1920, que dice en sus dos primeros números que las sentencias de primera
o de única instancia deben contener la designación precisa de las partes
litigantes, su domicilio y profesión u oficio y la enunciación breve de las
peticiones o acciones deducidas por el demandante y sus fundamentos e
igual enunciación de las excepciones o defensas alegadas por el
236
demandado, no debiendo, en consecuencia, transcribirse en la sentencia
íntegramente o en parte las solicitudes o memoriales que hayan presentado
los litigantes, salvo aquellas peticiones o declaraciones concretas que por
su naturaleza o significación exijan ser transcritas íntegramente para su más
fiel y exacta inteligencia. El auto acordado complementa, pues, el artículo
170 del Código.

Sin embargo, es normal que las sentencias reproduzcan casi textualmente


las solicitudes presentadas por las partes, sin dar cumplimiento a lo que el
Auto Acordado dispone.

Ejemplo de parte expositiva de una sentencia definitiva de primera


instancia

NOMENCLATURA: 1. [40] Sentencia

JUZGADO: 4º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL: C-1629-2016

CARATULADO: FISCO DE CHILE

Talca, catorce de Agosto de dos mil diecisiete

Vistos:

1º Con fecha 8 de julio del año 2016, se presenta don Francisco Antonio Quintana
Salgado, Run Nº 6.414.992-k, Administrador de Empresas, domiciliado en Parcela
10 Loteo V Alto las Cruces, Talca, quien reclama del monto

provisorio de una indemnización por expropiación en contra del Fisco de Chile,


representado para estos efectos por el Abogado Procurador Fiscal, don José Isidoro
Villalobos García-Huidobro, ambos domiciliados en calle 1 Poniente 1055, Talca, a
fin de que el tribunal conociendo de la misma, se sirva fijar el monto definitivo de la
expropiación en la suma de $64.162.900.- sesenta y cuatro millones ciento sesenta y
dos mil novecientos pesos, o la suma mayor o menor que el tribunal estime de

237
justicia, de acuerdo a los siguientes antecedentes:

(...)

2º Con fecha 1 de septiembre del 2016, comparece don José Isidoro Villalobos
García-Huidobro, Abogado Procurador Fiscal de Talca, por el Fisco de Chile, quien
contestando la demanda expone que (...)

Dictada por doña Carina Honorato Gajardo, Jueza Subrogante del Cuarto Juzgado
de Talca. Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso
final del art. 162 del C.P.C. en Talca, catorce de Agosto de dos mil diecisiete

CARINA DAYAN HONORATO GAJARDO

Fecha: 14/08/2017 09:45:02

8.2. De la parte considerativa

Conforme a los Nºs. 4º y 5º del artículo 170 del Código de Procedimiento


Civil, las sentencias definitivas deben contener los fundamentos de la parte
dispositiva o resolutiva.

Ahora bien, la importancia de la debida motivación de una sentencia es


tal, que es considerada claramente como uno de los elementos de un justo
y racional procedimiento. Tanto es así, que la falta de motivación configura
una de las causales del recurso de casación en la forma, encuadrándose en
el Nº 5 del art. 768 CPC, así lo ha señalado nuestra Corte Suprema:

"Los tribunales y la doctrina han hecho hincapié en esta obligación de


motivar o fundamentar las sentencias, por cuanto tal exigencia no sólo
dice relación con un asunto exclusivamente procesal, referido a la
posibilidad de recurrir, que implica impugnar una resolución de manera de
evitar errores y arbitrariedades ¿derecho consagrado en la Carta

238
Fundamental¿ que importa la idea del racional, justo y debido proceso que
debe alcanzarse en la sentencia, sino porque, además, se relaciona con
un tema externo a la procesabilidad referida, que se enmarca en
la necesidad de someter al examen que puede hacer cualquier
ciudadano de lo manifestado por el juez y que hace posible,
asimismo, el convencimiento de las partes en el pleito, evitando la
impresión de arbitrariedad al tomar éstas conocimiento del por qué
de una determinación.

SEXTO: Tan importante como antigua es esta obligación impuesta a los


magistrados, que su inobservancia corresponde sancionarla, privando de
valor al fallo" (CS., 9 de septiembre de 2008, rol Nº 3351-2007) (el
destacado es nuestro).

Así, la motivación tiene una función endoprocesal como extraprocesal


(Aliste, T.).

El Auto Acordado de la Corte Suprema sobre la forma de las sentencias


reglamenta en forma detallada la parte considerativa de las sentencias
definitivas y expresa que ellas deben contener las consideraciones de
hecho que sirvan de fundamento al fallo. Exige que se establezcan con
precisión los hechos sobre que versa la cuestión que debe fallarse, con
distinción de los que hayan sido aceptados o reconocidos por las partes y
de aquellos respecto de los cuales haya versado la discusión.

En seguida, si no hubiere discusión acerca de la procedencia legal de la


prueba, deben las sentencias definitivas determinar los hechos que se
encuentren justificados con arreglo a la ley y los fundamentos que sirvan
para estimarlos comprobados, haciéndose, en caso necesario, la
apreciación correspondiente de la prueba de autos conforme a las reglas
legales.

Si se suscitare cuestión acerca de la procedencia de la prueba rendida,


deben las sentencias definitivas contener la exposición de los fundamentos
que deben servir para aceptarla o rechazarla, sin perjuicio del
establecimiento de los hechos en la forma expuesta anteriormente.

Establecidos los hechos, deben las sentencias definitivas contener las


consideraciones de derecho aplicables al caso.
239
Hecho esto, deben enunciarse las leyes o, en su defecto, los principios de
equidad con arreglo a los cuales se pronuncia el fallo.

Tanto respecto a las consideraciones de hecho como a las de derecho,


debe el tribunal observar, al consignarlas, el orden lógico que el
encadenamiento de las proposiciones requiera.

Los tribunales por medio de la debida fundamentación de sus


resoluciones logran legitimar su actuación jurisdiccional frente a la sociedad,
apuntando en lo posible a que cualquier ciudadano logre apreciar y
comprender el porqué de tal decisión. Pero tal deber del juez no se agota en
su legitimación respecto de la sociedad en general, sino que principalmente
respecto del convencimiento que el fallo debe producir en las partes,
eliminando la sensación de arbitrariedad. Ahora bien, de no lograr tal
convencimiento, los litigantes tienen el derecho a recurrir de tal resolución;
de esta forma, la debida fundamentación de la sentencia conforma la
primera piedra para la efectividad en el ejercicio de los recursos.

"Que, como se ha fallado reiteradamente por esta Corte, las necesarias


consideraciones de hecho y de derecho que deben servir de fundamento
a las sentencias, que como requisito formal indispensable exige la ley,
tienden a asegurar la justicia y la legalidad de los fallos y cumplen,
además, con el propósito de proporcionar a los litigantes los antecedentes
que les permitan conocer los motivos que determinaron la decisión del
litigio; información que resulta imprescindible a las partes para poder
ejercer el derecho a interponer los recursos que la ley les franquea,
instando por la modificación o invalidación de la sentencia judicial
que a su juicio les agravia" (CS., 12 de julio de 2004, rol Nº 2622-2004)
(el destacado es nuestro).

"Que, en consecuencia, los jueces para dar estricto cumplimiento a lo


dispuesto por el Constituyente y el legislador han debido agotar el examen
de las argumentaciones que sustentan las alegaciones y defensas de las
partes, analizándolas también conforme a las probanzas que a ellas se
refieren.

Cabe, en este mismo sentido recordar, que 'considerar' implica la idea de


reflexionar detenidamente sobre algo determinado, es decir, concreto.

240
Así, del contexto de justificación que antecede queda demostrada la falta
a las disposiciones y principios referidos en que incurrieron los
magistrados del grado, lo que constituye el vicio de casación en la forma
previsto en el artículo 768 Nº 5 del Código de Procedimiento Civil, en
relación con el numeral 4º del artículo 170 del mismo texto legal, por la
falta de consideraciones de hecho que le sirven de fundamento al fallo"
(CS., 6 de junio de 2013, rol Nº 5554-2011).

"Quinto: Si bien este instrumento aparece mencionado en el considerando


sexto del fallo confirmado por la Corte de Apelaciones de Arica, lo cierto
es que se omite una reflexión acabada sobre él, la que sin duda cabía
esperar por tratarse de un documento que se tuvo por acompañado bajo
apercibimiento de lo contemplado en el tercer numeral del artículo 346 del
Código de Procedimiento Civil, el que no fue objetado y, máxime,
reconocido por el representante de la demandada al absolver posiciones a
fojas 237.

Octavo: Que lo expresado en el quinto motivo revela que los


sentenciadores, pese a la descripción de los planteamientos de las partes
y la enumeración de la prueba aportada a la causa, no llegaron a analizar
apropiadamente los antecedentes que de conformidad a las cargas
procesales que a cada quien le venían asignadas, servían con mayor
preponderancia para esclarecer el asunto controvertido" (CS., 12 de
octubre de 2010, rol Nº 2564-2009).

"QUINTO: La importancia de cumplir con tales disposiciones, la ha


acentuado esta Corte Suprema en diversas oportunidades, para la
claridad, congruencia, armonía y lógica en los razonamientos que deben
observar los fallos.

En este contexto surge toda la distinción racional sobre lo que


efectivamente constituye el fundamento del fallo por parte de los jueces,
distinguiendo lo que son las motivaciones, fundamentaciones,
justificaciones y argumentaciones, resolviéndose por la jurisprudencia
comparada que hay ausencia de fundamento tanto cuando éste se
encuentra ausente, como cuando la ausencia es parcial o son
insuficientes los expresados, al igual que al existir incoherencia
interna, arbitrariedad e irrazonabilidad.

241
Los tribunales y la doctrina han hecho hincapié en esta obligación de
motivar o fundamentar las sentencias, por cuanto tal exigencia no sólo
dice relación con un asunto exclusivamente procesal, referido a la
posibilidad de recurrir, que implica impugnar una resolución de manera de
evitar errores y arbitrariedades ¿derecho consagrado en la Carta
Fundamental¿ que importa la idea del racional, justo y debido proceso que
debe alcanzarse en la sentencia, sino porque, además, se relaciona con
un tema externo a la procesabilidad referida, que se enmarca en
la necesidad de someter al examen que puede hacer cualquier
ciudadano de lo manifestado por el juez y que hace posible,
asimismo, el convencimiento de las partes en el pleito, evitando la
impresión de arbitrariedad al tomar éstas conocimiento del por qué
de una determinación.

SEXTO: Tan importante como antigua es esta obligación impuesta a los


magistrados, que su inobservancia corresponde sancionarla, privando de
valor al fallo.

Que es así como del contexto de justificación que antecede, queda


claramente demostrada la falta absoluta de consideraciones de hecho y
de derecho correspondientes en el sentido que se ha expresado, luego de
lo cual resulta procedente ponderar la prueba rendida precisamente a la
luz de tales postulados cuyo examen este tribunalextraña" (CS., 9 de
septiembre de 2008, rol Nº 3351-2007) (el destacado es nuestro).

"Que si una sentencia omite el análisis de la prueba rendida en el


proceso, que sirve de fundamento racional a la decisión del asunto
controvertido, ¿es realmente una sentencia? Precisamente, aquella es
el producto de la labor jurídica que el juez realiza ponderando los distintos
elementos probatorios con los hechos, efectuando un análisis lógico de
todo lo aportado por los intervinientes en el proceso para llegar a
una conclusión que desde la lógica llegue a la convicción de aplicar
en el caso concreto la justicia distributiva y que no está de más
recordar que consiste en dar a cada cual lo que le corresponde. Una
sentencia que no dé a conocer a las partes el análisis riguroso de las
pruebas allegadas a la causa y su análisis, y que lleva al juez a fallar
en un sentido y no en otro, es una mínima garantía para las partes.
Fallar un asunto sin dar a conocer la ponderación que hizo de la prueba el

242
juez es incumplir, desde luego, con una elemental condición del debido
proceso que consiste en manifestar claramente la característica de que el
tribunal actuó con imparcialidad. Por lo tanto, una sentencia judicial que
carezca de ese análisis infringe palmariamente el mandato
constitucional del justo y racional procedimiento" (TC., 3 de
septiembre de 2015, rol Nº 2723-2014 INA) (el destacado es nuestro).

En efecto, como se ha podido apreciar a lo largo de este texto, los


recursos en general exigen la debida fundamentación de éstos; es decir, las
consideraciones que dan cuenta de la falta de ajuste entre el Derecho y la
sentencia impugnada. Lo anterior sólo se puede lograr si los justiciables
tienen acceso a las consideraciones de hecho y de derecho en que se ha
basado el tribunal para resolver el asunto, de no ser así, las partes
deberían, sobre la base de especulaciones, tratar de reconstruir un
hipotético razonamiento del sentenciador, lo que claramente atenta y resta
eficacia al derecho a recurrir.

Hemos dicho en otra oportunidad que la falta de fundamentación


adecuada es una práctica de algunos tribunales que resulta imposible de
tolerar desde el momento que vacía de contenido la garantía del derecho
al recurso (Palomo, D.; Alarcón, H.).

Si bien el derecho anterior no tiene consagración expresa en nuestro


Texto Constitucional, sí se puede desprender de la cláusula general de un
"racional y justo procedimiento", el cual no se satisface con meras
referencias formales al hecho de haberse cumplido los estándares legales
o a la existencia de antecedentes generales invocados.

También debe agregarse el derecho a la defensa del justiciable y su


concreción en el derecho a la prueba. El derecho a la prueba, como ya lo
señalamos en otro lugar (Palomo, D.), comprende el derecho a que la
prueba oportunamente ofrecida, no tan solo sea practicada, sino que
también sea efectivamente valorada, debiendo el juez hacerse cargo de
todas y cada una de las pruebas introducidas (modelo analítico de
motivación), y no tan sólo de las que hubiese estimado, sino que también
exponiendo las razones de por qué no otorgó valor a las desestimadas.

243
En este sentido, debe ser invalidada una sentencia en que el tribunal no
explica cuáles medios de prueba fueron los que produjeron la convicción
necesaria del tribunal, o si habiendo realizado una inspección personal, el
tribunal no realiza un análisis de la misma en su sentencia.

Nuestro actual Código de Procedimiento Civil es bastante escueto en su


regulación, refiriéndose solamente en su art. 170 numerales 4º y 5º, lo que
complementa de alguna medida con el Auto Acordado sobre la forma de las
sentencias definitivas. Distinto sucede en los sistemas reformados, como en
los arts. 36, 297 inc 2º y 3º, y 342 letra c) del Código Procesal Penal. De
manera análoga, y específicamente en lo que se refiere a la apreciación de
la prueba, el artículo 456 del Código del Trabajo, el 32 de la Ley Nº 19.968
(sobre nuevos Tribunales de Familia) y el 14 de la Ley Nº 18.287 (que
establece procedimiento ante los Juzgados de Policía Local).

En este sentido, la Corte Suprema ha señalado (en el área penal) que la


fundamentación de las resoluciones judiciales es una garantía para el
imputado, lo que no sólo materializa la garantía del derecho al juicio previo,
sino también la garantía del derecho al recurso, al ser:

"Un derecho del justiciable al reexamen de la cuestión sometida a decisión


ante jueces distintos. El deber de motivar las sentencias es un
componente esencial del modelo de jurisdicción propio de un estado
democrático de derecho. Si se comparten los fundamentos de la
resolución impugnada, es exigible, al menos, una motivación del porqué
se está de acuerdo con la decisión de primer grado, es decir, publicar las
razones de la decisión. El uso del mero reenvío como técnica
motivacional de la sentencia no cumple con el deber de explicitar el
valor que le merece al sentenciador de segunda instancia las
argumentaciones a que se remite. Un reenvío formal y general vulnera
el derecho del justiciable a obtener una sentencia motivada y pone en
entredicho el valor efectivo que pueda tener la doble instancia en nuestro
derecho" (CS., 26 de abril de 2010, rol Nº 9492-2010) (el destacado es
nuestro).

En la misma línea, nuestra magistratura constitucional ha señalado:

244
"Que la transgresión del citado deber se produce tanto si el juez no
funda la sentencia, como si se impide la impugnación, por ese
capítulo, del fallo que omite su adecuada motivación. El resultado es
el mismo —vulneración del derecho—, producido en este caso por la
falta del instrumento que corrija el vicio.

Que, en armonía con lo relacionado, puede concluirse que la motivación


de la sentencia es connatural a la jurisdicción y fundamento indispensable
para su ejercicio. Constituye, a la vez que un deber del juzgador, un
derecho para el justiciable. Es inherente al derecho a la acción y, por
ende, a la concreción de la tutela judicial efectiva; elementos propios de
las garantías de un procedimiento racional y justo, cuya ausencia o
limitación vulnera la exigencia constitucional y autoriza declarar la
inaplicabilidad del precepto objetado" (TC., 5 de julio de 2012, rol Nº 2034-
2011 INA) (el destacado es nuestro).

De igual manera, la Corte Suprema se ha preocupado de concretizar


adecuadamente el deber de fundamentación señalando que:

"En consecuencia, los documentos acompañados en segunda instancia,


mediante el escrito de fojas 239, consistentes en títulos de dominio y
planos de inmuebles de terceros ajenos a esta litis, no son útiles para
resolver el conflicto planteado. Al respecto esta Corte Suprema ha
sostenido que el tribunal debe examinar y aquilatar la totalidad de las
pruebas rendidas, siempre que sean pertinentes a las cuestiones
debatidas y tengan importancia para ser estudiadas individualmente,
por lo que no es necesario que los jueces del mérito analicen la
prueba que no tiene atinencia o es inocua respecto de los puntos
discutidos en la causa" (CS., 5 de septiembre de 2005, rol Nº 4456-
2003) (el destacado es nuestro).

"Que los jueces para dar estricto cumplimiento a lo dispuesto por el


Constituyente y el legislador han debido ponderar toda la prueba rendida
en autos, puesto que la valoración integral de esta así lo impone, tanto
aquella en que se sustenta la decisión, como la descartada o la que
no logra producir la convicción del sentenciador en el
establecimiento de los hechos, lo cual no se obtiene incluso con la
simple enunciación de tales elementos, sino que con una

245
ponderación racional y pormenorizada de los mismos, con mayor
razón si solo es referida por el nombre de los testigos y la foja donde se
agregan los documentos. Esta mayor exigencia, si se quiere, proviene de
la calificación de justo y racional del procedimiento que debe mediar para
asentar las decisiones de los órganos que ejercen jurisdicción en el
Estado. Tan importante como antigua es esta obligación impuesta a los
magistrados, por lo que su inobservancia corresponde sancionarla,
privando de valor al fallo" (CS., 28 de marzo de 2012, rol Nº 549-2011) (el
destacado es nuestro).

El Proyecto de Código Procesal Civil avanza en gran medida respecto de


nuestra actual legislación, regulando en la parte pertinente lo siguiente:

"Artículo 207.- Requisitos de la sentencia definitiva. Las sentencias


definitivas que ponen término al primer grado jurisdiccional y las de
segundo grado jurisdiccional que modifiquen o revoquen en su parte
dispositiva la de otros tribunales se expresarán siempre por escrito y
deberán contener: (...)

5. El análisis y valoración individual y conjunta de toda la prueba rendida,


incluso de aquella que fuere desestimada, con arreglo a lo previsto en el
artículo 297 o en leyes especiales, indicando en tal caso las razones
tenidas en cuenta para hacerlo, señalando con precisión los hechos y
circunstancias establecidos y el razonamiento que conduce lógicamente a
esa estimación (...)".

Dicho lo anterior, cabe señalar que el art. 768 CPC en su numeral 5º no se


refiere a las sentencias interlocutorias, sino que solamente a las definitivas,
dado que son estos requisitos los que regula el art. 170 CPC.

En este sentido, la Corte Suprema ha fallado:

"TERCERO: Que respecto a las causales quinta y séptima invocadas, el


recurso no podrá ser admitido a tramitación. En cuanto a la primera, el
recurrente la relaciona con el artículo 170 del Código de Procedimiento
Civil, norma que no es aplicable a la sentencia interlocutoria que ha sido
impugnada por esta vía, ya que dicho precepto señala los requisitos que
deben contener las sentencias definitivas de segunda instancia, calidad
que no tiene la sentencia recurrida; y por otra parte, la regla que le es
246
aplicable, estos es, el artículo 171 del citado código, no se encuentra
contemplada en la causal de casación invocada" (CS., 14 de enero de
2010, rol Nº 5280-2009).

"Las sentencias definitivas deben contener las consideraciones de hecho


que exige la ley, aun cuando la acción sea improcedente en derecho.

Y esto, por una doble razón. Primero, porque el Código de Procedimiento


Civil no distingue al respecto entre sentencias definitivas que fallan
acciones procedentes o improcedentes en derecho; y segundo, porque la
Corte Suprema, al acoger un recurso de casación en el fondo y al dictar la
correspondiente sentencia de reemplazo, debe hacerlo sobre la base de
los hechos tales como se han dado por establecidos en el fallo recurrido.
Si la sentencia definitiva recurrida de casación en el fondo no contuviera
consideraciones de hecho por ser la acción improcedente en derecho y la
Corte Suprema la invalidara, no podría ésta dictar la correspondiente
sentencia de reemplazo, ya que no estarían establecidos los hechos de la
causa.

Agrega la doctrina nacional que la parte considerativa constituye el


fundamento de la parte dispositiva o resolutiva. Los considerandos son los
fundamentos de hecho y de derecho en que se basa el fallo. De ahí que
sea necesario que no exista contradicción alguna entre los considerandos
y la parte resolutiva. Si existe tal contradicción, debe estimarse que la
sentencia carece de considerandos y, en tal caso, ella sería nula"
(Stoehrel, C.).

Por otra parte, la existencia de una contradicción esencial entre las


consideraciones de hecho y de derecho puede ser de tal magnitud, que no
puedan existir simultáneamente. En dicho caso, los considerandos
contradictorios se neutralizan y eliminan recíprocamente, dejando sin
fundamento real la resolución (Mosquera, M. y Maturana, C.). En el mismo
sentido: CS., 29 de octubre de 2001, rol Nº 597-2003, considerandos 5º a
7º.

247
8.3. De la sanción que tiene contemplada la falta de considerandos

Conforme se puede desprender de lo señalado precedentemente, la


sentencia que no tiene considerandos puede ser invalidada mediante la
interposición en su contra de un recurso de casación en la forma, basado en
la causal 5ª del artículo 768, en relación con los Nºs. 4º y 5º del artículo 170
del Código de Procedimiento Civil.

Al respecto, cabe precisar que la norma se refiere a la "omisión" de tales


requisitos y no a si éstos son errados o no compartidos por las partes:

"TERCERO: Por lo demás, cabe advertir que la ley sanciona con la


nulidad del fallo la falta de consideraciones de hecho o de derecho que
deben servirle de soporte, mas no los fundamentos errados o deficientes,
puesto que tales equivocaciones o falsas apreciaciones, como la carencia
de lógica o de legalidad de los razonamientos de un fallo no son materia
susceptible de enmendarse por la vía de la casación en la forma y no
configuran, por ende, la causal en estudio" (C. de Valparaíso, 27 de abril
de 1998, rol Nº 1549-1997).

Ahora bien, si las consideraciones son erradas en concepto de las partes,


no significa que quedan en la indefensión, sino que son otras las vías
procesales adecuadas para recurrir.

Debemos agregar, como lo hemos señalado en otra oportunidad, respecto


de la característica de derecho estricto del recurso de casación en la
forma, la jurisprudencia ha señalado que no basta señalar como infringido
el art. 170 CPC, sino que se debe precisar el numeral específico de dicha
norma que se ha omitido (C. de Concepción, 26 de enero de 1999, rol Nº
881-1997).

Para un análisis más completo puede consultarse Bordalí, Andrés; Cortez,


Gonzalo y Palomo, Diego (2016).

248
8.4. De la parte dispositiva o resolutiva

El artículo 170 del Código de Procedimiento Civil se refiere en su Nº 6º a


la parte dispositiva o resolutiva de las sentencias definitivas.

En conformidad a este número, las sentencias definitivas deben contener


la decisión del asunto controvertido. Esta decisión debe comprender todas
las acciones y excepciones que se hayan hecho valer en el juicio; pero se
puede omitir la resolución de aquellas que sean incompatibles con las
aceptadas.

El Nº 11 del Auto Acordado de la Corte Suprema sobre la forma de las


sentencias complementa el Código de Procedimiento Civil y dice: "La parte
resolutoria del fallo deberá comprender todas las acciones y excepciones
que se hayan hecho valer en el juicio, expresando de un modo determinado
y preciso las acciones, peticiones y excepciones que se acepten o
rechacen. Podrá omitirse la resolución de aquellas acciones y excepciones
que fueren incompatibles con las aceptadas; en este caso el tribunal deberá
exponer los motivos que hubiere tenido para considerarlas incompatibles".

De acuerdo con las disposiciones transcritas, las sentencias definitivas


deben resolver el asunto controvertido y éste está formado por todas las
acciones y excepciones que se hubieren hecho valer oportunamente y en
forma. Hemos visto ya la oportunidad en que deben hacerse valer las
excepciones en el juicio. Pues bien, la sentencia debe pronunciarse sobre
todas las acciones y excepciones hechas valer oportunamente en el juicio y
nada más que sobre ellas. Si deja de fallar una excepción, se habrá
incurrido en el vicio de falta de decisión del asunto controvertido; si falla una
excepción que no se opuso en tiempo y forma, el fallo adolecerá de ultra
petita. Por otra parte, la sentencia debe pronunciarse sobre las mismas
acciones y sobre las mismas excepciones hechas valer.

El objeto y la causa de las acciones y excepciones interpuestas deben ser


los mismos que resuelva la sentencia definitiva. Si así no fuere, se podría
recurrir en su contra de casación en la forma por el vicio de ultra petita.

El Nº 6º del artículo 170 está en estrecha relación con el artículo 160 del
Código de Procedimiento Civil, según el cual las sentencias deben
pronunciarse conforme al mérito del proceso, y no pueden extenderse a
249
puntos que no hayan sido expresamente sometidos a juicio por las partes,
salvo en cuanto las leyes manden o permitan a los tribunales proceder de
oficio. En realidad, este artículo expresa, con otras palabras, lo mismo que
el Nº 6º del artículo 170, salvo en su parte final, en que establece una
excepción al principio de que la sentencia debe resolver el asunto
controvertido.

El numeral señalado dice relación con lo que en doctrina se conoce como


exhaustividad de la decisión. La exhaustividad, en su faceta negativa, dice
relación con la falta de pronunciamiento sobre alguno de los puntos que ha
sido objeto de debate en el proceso y entre las partes, mientras que en su
faceta positiva, implica el deber de pronunciamiento sobre todos los puntos
que han sido sometidos a la decisión del tribunal, salvo los que la ley
autorice a omitir. En este caso el fundamento deja de ser el principio
dispositivo, pasando a ocupar su lugar el derecho a la tutela judicial efectiva
(Ortells, M.). Sobre este punto se ha señalado que la exhaustividad de la
sentencia resulta elemental a la función jurisdiccional. Si los tribunales
deben pronunciarse sobre todas las pretensiones introducidas por las partes
y resolver todos los puntos litigiosos, lo anterior es dado su carácter de
sustituto de la justicia privada (De La Oliva, A.; Díez-Picazo, I., y Vegas, J.).

Por lo anterior, y para cumplir con la función encomendada a los órganos


jurisdiccionales, el legislador impone al juez la obligación de pronunciarse
en su sentencia definitiva, "sobre todas las acciones y excepciones que se
hayan hecho valer en el juicio; pero podrá omitirse la resolución de aquellas
que sean incompatibles con las aceptadas". Incluso es más, el Auto
Acordado sobre la forma de las sentencias, señala que el tribunal deberá
exponer los motivos que hubiere tenido para considerarlas incompatibles.

8.5. Excepciones a la regla según la cual el fallo debe contener la decisión


del asunto controvertido

El principio de la exhaustividad no es absoluto, sino que tiene las


siguientes excepciones:

250
a) La sentencia definitiva puede omitir la resolución de aquellas acciones
o excepciones que sean incompatibles con las aceptadas. Es lo que
dispone la parte final del Nº 6º del artículo 170 del Código de Procedimiento
Civil. El Auto Acordado de la Corte Suprema sobre la forma de las
sentencias agrega que, en tal caso, el tribunal debe exponer los motivos
que hubiere tenido para considerarlas incompatibles.

Así, por ejemplo, opuestas las excepciones de nulidad y de pago, si el


tribunal acepta la primera, no tiene para qué pronunciarse sobre la segunda,
por ser ambas excepciones incompatibles.

A ello debemos agregar lo dispuesto el artículo 208 del Código de


Procedimiento Civil, según el cual puede el tribunal de alzada fallar las
cuestiones ventiladas en primera instancia y sobre las cuales no se haya
pronunciado la sentencia apelada por ser incompatibles con lo resuelto en
ella, sin que se requiera nuevo pronunciamiento del tribunal inferior, por lo
que en el ejemplo anterior, apelada la sentencia que acoge la excepción de
nulidad y que no se pronuncia sobre la de pago, por ser incompatible con
aquélla, puede el tribunal de alzada rechazar la excepción de nulidad y
pronunciarse sobre la de pago, a pesar de que el fallo recurrido no contenga
resolución sobre ella (Stoehrel, C.).

b) La otra excepción está contemplada en la parte final del artículo 160 del
Código de Procedimiento Civil, según el cual el principio de que la sentencia
debe fallar el asunto controvertido debe entenderse sin perjuicio de los
casos en que las leyes manden o permitan a los tribunales proceder de
oficio. Clásico ejemplo es el artículo 1683 del Código Civil, en virtud del cual
la nulidad absoluta puede y debe ser declarada por el juez, aun sin petición
de parte, cuando aparece de manifiesto en el acto o contrato, otro tanto
sucede con la declaración de incompetencia absoluta por parte del tribunal.

251
8.6. Otros requisitos de las sentencias definitivas

Decíamos anteriormente que las sentencias definitivas deben cumplir con


los requisitos generales de todas las resoluciones judiciales y con los
especiales que exige el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil.

Pero las sentencias definitivas deben cumplir, además, con otros


requisitos, contemplados en el artículo 144 del Código de Procedimiento
Civil y en el Auto Acordado de la Corte Suprema sobre la forma de las
sentencias.

Conforme al artículo 144, las sentencias definitivas deben contener una


declaración acerca de las costas de la causa, vale decir, si hay o no
condena a este respecto.

Debemos agregar también que debe pronunciarse sobre las tachas que
se han opuesto a los testigos.

Las tachas son inhabilidades que las partes sostienen en contra de


determinados testigos. Esta inhabilidad no impide en su momento declarar
al testigo, sino que se resuelven al momento de dictar la sentencia
definitiva. Véase al respecto Bordalí, Andrés; Cortez, Gonzalo; y Palomo,
Diego (2014).

Con todo, debemos aclarar, que sin perjuicio de que la decisión respecto
de las costas y las tachas de los testigos se contienen materialmente en la
sentencia definitiva, aquello no muta su naturaleza jurídica de sentencias
interlocutorias.

Y en conformidad al Auto Acordado de la Corte Suprema, deben las


sentencias definitivas expresar si ha sido recibida o no la causa a prueba; si
las partes fueron citadas para sentencia o no lo fueron en los casos
previstos por la ley; en los tribunales colegiados, la opinión de sus miembros
que fuere disconforme con la de la mayoría; el nombre del ministro redactor
de la sentencia si fuere ésta dictada por un tribunal colegiado y la firma del
juez o jueces que hubieran dictado la sentencia y la firma del secretario,
debiendo éste expresar, antes de la suya, el nombre y apellido del juez o
jueces y la calidad de propietario, interino, suplente o subrogante en virtud
de la cual se pronuncia el fallo.
252
FOJA: 163 .-ciento sesenta y tres.-

NOMENCLATURA: 1. [40]Sentencia

JUZGADO: 3º Juzgado de Letras de Talca

CAUSA ROL: C-1572-2005

CARATULADO: CÁCERES con CAPEDUC Ltda.

MATERIA: COBRO DE PESOS

DEMANDANTE: MARÍA ALEJANDRA CÁCERES REYES

DEMANDADO: CAPEDUC LIMITADA

FECHA DE INGRESO: 9 DE ABRIL DE 2005.

CIT. OÍR SENTENCIA: 29 DE AGOSTO DE 2005.

Talca, a once de octubre de dos mil cinco.

VISTO:

A fojas 2, MARÍA ALEJANDRA CÁCERES REYES, transportista, domiciliada


en 8 Sur 6 Poniente, Lote B Nº 214, deduce demanda en cobro de pesos en contra de
doña FRANCISCA DEL CARMEN SEPÚLVEDA SOTO, C.I. Nº 8.263.890-3,
domiciliada en calle 1 Oriente Nº 1387 de Talca, solicitando se condene al pago de
la suma de $340.000 (trescientos cuarenta mil pesos), con intereses, reajustes y pago
de las costas.

A fojas 11, se tiene presente que el trámite de contestación de la demanda se dio


por evacuada en rebeldía.

A fojas 17, se llama a las partes a conciliación la que no se produce, atendida la

253
rebeldía de la demandada.

A fojas 20, se recibe la causa a prueba, rindiéndose la que rola en autos.

A fojas 45 vuelta, se cita a las partes a oír sentencia.

CON LO RELACIONADO Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: A fojas 2, María Alejandra Cáceres Reyes deduce demanda de cobro


de pesos en contra de doña Francisca del Carmen Sepúlveda Soto, y solicita se
condene al pago de la suma de $340.000 (trescientos cuarenta mil pesos), con
intereses, reajustes y pago de costas.

Indica que con fecha 28 de abril de 2004, suscribió contrato de prestación de


servicios de movilización con la sociedad de responsabilidad limitada CAPEDUC
LTDA., en virtud del cual se comprometió a ejecutar el trabajo de transportista por
un total de 100 horas en curso de cultivo de orégano, frutilla y poroto verde (bajo
plástico), demorando dos horas de ida y lo mismo de regreso, implicándole ocupar
cuatro horas diarias, de las cien por las cuales pactó el contrato.

Señala que el contrato se firmó el 28 de abril de 2003, los servicios de transportes


los comenzó a prestar el 16 de abril de 2003. Sin embargo, por diferentes
circunstancias imputables a la parte contratante, prestó servicios efectivos solamente
doce días del total, cuestión que le significaba trabajar solamente la mitad del
tiempo pactado en el contrato, que era por un total de 100 horas y es en estas
condiciones que la señora Francisca del Carmen Sepúlveda Soto puso término al
contrato en forma unilateral, adeudándole la suma de $ 340.000. La demandada
reconoció la deuda sólo de palabra y manifestó la intención de pagarle, pero nunca
se concretó.

SEGUNDO: Que la demandada no obstante de haber sido emplazada, no


concurrió a estrados.

TERCERO: Que la parte demandante, con el objeto de probar los fundamentos de


su demanda, rinde los siguientes puntos de prueba.

254
a) Prueba Documental: Acompaña contrato de movilización de fecha 28 de abril
de 2003, celebrado entre el Centro de Capacitación CAPEDUC y doña María
Alejandra Cáceres Reyes, de fojas 22; carta de fecha 13 de mayo de 2003, de parte
de Francisca Sepúlveda Soto, Gerente CAPEDUC Ltda., dirigida a don Omar
Antonio Zenteno Encina, de fojas 23.

b) Prueba Confesional: Citó a absolver posiciones a Francisca del Carmen


Sepúlveda Soto, quien al tenor del pliego de posiciones de fojas 38, señala a foja 39,
que es representante de la Sociedad CAPEDUC Ltda., y no firmó contrato de
prestación de servicios de movilización con la demandante, no adeudándole ninguna
cantidad porque no la conoce.

TERCERO: La parte demandada no alegó prueba alguna en la causa.

CUARTO: Que en autos se acompañó contrato de movilización entre la


demandada CAPEDUC Ltda. y la demandante, documento escrito que da cuenta de
una obligación y que no fue impugnado legalmente. Que en autos no existen más
antecedentes que ponderar, a parte de la confesional rendida por la actual
representante de la demandada, donde niega haber firmado ella los contratos,

pero debe señalarse que la demandada es la empresa CAPEDUC Ltda., y no la


persona que la representa actualmente, por lo que en autos se acreditó la existencia
del vínculo contractual entre demandante y demandada, y por ende las obligaciones
que de ello derivaban, lo que consta del documento de fojas 22 que aparece firmado
por las partes y no se desacreditó.

Que, por su parte, la demandada no rindió prueba alguna para demostrar lo


contrario o el pago de las prestaciones reclamadas, de manera tal que deberá
accederse a lo solicitado en la demanda.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 170, 253, 254, 268 y 341
del Código de Procedimiento Civil, SE DECLARA:

QUE SE HACE LUGAR a la demanda de lo principal de fojas 2, y en


consecuencia se condena a la demandada CAPEDUC Ltda. al pago de la suma de

255
$340.000, con los intereses y reajustes desde la fecha en que se debieron, y al pago
de las costas de la causa.

Regístrese, notifíquese y archívese, en su oportunidad.

Rol Nº 1572-2005 - Civil.

Dictó doña XIMENA ALEJANDRA VÁSQUEZ ESPINOZA, Juez Letrado


Subrogante.

En Talca, a once de enero de dos mil diecisiete, se notificó por el estado diario la
resolución precedente.

Ximena Alejandra Vásquez Espinoza

Fecha: 11/10/2005 12:58:28

Juan Esteban Rodríguez Moya

Fecha: 11/10/2005 13:06:48

8.7. De los requisitos de las sentencias definitivas de segunda instancia

Nos remitimos a lo antes dicho sobre las sentencias definitivas de primera


instancia, toda vez que el artículo 170 del CPC, antes citado, es aplicable
tanto para sentencias definitivas de primera instancia, como para sentencias
de segunda instancia que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva la
de otros tribunales.

Es menester precisar que en caso de que la sentencia de segunda


instancia confirme sin modificación la de primera y no reuniendo esta última
aquellos requisitos, éstos deben ser expresados en la sentencia dictada por
256
el tribunal ad quem. Por otro lado, si la sentencia de primera instancia reúne
dichos requisitos, la de segunda que modifique o revoque, no necesita
consignar la exposición de las circunstancias mencionadas en los números
1º, 2º y 3º del artículo 170 del CPC.

"Existe, sin embargo, un caso en que la sentencia de segunda instancia


no puede subsanar el vicio cometido por la de primera. Si la sentencia
apelada ha dejado de fallar una excepción opuesta en tiempo y forma, o
no ha considerado en su parte resolutiva una acción deducida con arreglo
a la ley, no puede fallar el tribunal de alzada la acción o excepción
omitida. En tal caso debe aplicarse la regla contenida en el artículo 776
del Código de Procedimiento Civil, que se refiere a la casación de oficio.
Puede el tribunal de segunda instancia asumir dos actitudes, a saber: a)
invalidar de oficio la sentencia y reponer la causa al estado de dictarse
sentencia en primera instancia con arreglo a la ley; o b) ordenar al tribunal
de primera instancia que complete la sentencia, dictando resolución sobre
el punto omitido, y suspender entre tanto el fallo del recurso.

Este caso tiene, a su vez, excepciones. Según vimos anteriormente,


puede el tribunal, al dictar sentencia, omitir la resolución de aquellas
acciones y excepciones que sean incompatibles con las aceptadas.
Agregamos que, según el artículo 208 del Código de Procedimiento Civil,
puede el tribunal de alzada fallar dichas acciones o excepciones no
resueltas, sin que se requiera nuevo pronunciamiento del tribunal inferior.

En este caso no tiene necesidad el tribunal de segunda instancia de casar


de oficio la sentencia apelada ni de ordenar al tribunal inferior que
complete la sentencia recurrida. El tribunal de segunda instancia falla, lisa
y llanamente, las excepciones y acciones no resueltas por ser
incompatibles con las aceptadas. En tal caso no cabría, por lo demás, la
casación de oficio, porque no hay causal legal que autorice tal
pronunciamiento, ya que el tribunal de primera instancia habría actuado
con arreglo a lo dispuesto en el Nº 6º del artículo 170.

Y la segunda contraexcepción es la contemplada en el artículo 692 del


Código de Procedimiento Civil, aplicable al juicio sumario. Según esta
disposición legal, puede el tribunal de alzada, a solicitud de parte,
pronunciarse por vía de apelación sobre todas las cuestiones que se

257
hayan debatido en primera instancia para ser falladas en definitiva, aun
cuando no hayan sido resueltas en el fallo apelado. Tampoco hay
necesidad de invalidar de oficio la sentencia apelada ni de ordenar al
tribunal inferior que complete la sentencia recurrida. El tribunal de
segunda instancia está autorizado para fallar las acciones o excepciones
omitidas, aun cuando no sean incompatibles con las resueltas en la
sentencia de primera instancia" (Stoehrel, C.).

9. SANCIÓN POR LA FALTA DE REQUISITOS DE FORMA EN LAS RESOLUCIONES


JUDICIALES

En este caso debemos distinguir la naturaleza jurídica de cada resolución


judicial, de esta forma, si se trata de un auto o decreto, las partes podrán
interponer el recurso de reposición ante el mismo tribunal para que subsane
el vicio; en el caso de una sentencia interlocutoria, las partes podrán
interponer el recurso de apelación, el cual se presenta ante el mismo
tribunal que dictó la sentencia interlocutoria, para que resuelva el superior
jerárquico; por último, si se trata de una sentencia definitiva, las partes
pueden interponer el recurso de casación en la forma y al igual que el
recurso de apelación, se interpone ante el mismo tribunal que dictó la
sentencia, para que sea resuelto por el superior jerárquico.

10. IMPUGNACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

Por regla general, se impugna una resolución judicial a través de la


interposición de recursos, que son los arbitrios o medios procesales que la
ley establece para que el tribunal o el superior jerárquico someta a revisión
o examen una resolución judicial. La impugnación puede perseguir
diferentes objetivos, como lo hemos explicado en Bordalí, Andrés; Cortez,
Gonzalo; y Palomo, Diego (2016ñ).

258
a) Enmienda: Modificación total o parcial de la resolución (recurso de
reposición contra autos y decretos, recurso de apelación contra sentencias
definitivas e interlocutorias y excepcionalmente contra autos y decretos que
ordenen trámites no establecidos en la ley o que alteren la substanciación
regular del juicio, en cuyo caso se interpone en subsidio del recurso de
reposición).

b) Nulidad: En este caso encontramos el recurso de casación en la forma


(art 766 CPC), recurso de casación en el fondo (art. 767 CPC), y el recurso
de revisión (art. 810 CPC).

11. DE LA IMPORTANCIA DE LA EXHAUSTIVIDAD, CONGRUENCIA Y MOTIVACIÓN


COMO REQUISITOS INTERNOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

Conforme a lo estudiado hasta ahora, hemos analizado los diversos


requisitos que deben cumplir las resoluciones judiciales, los cuales son
tanto externos como internos. Estos últimos son particularmente relevantes,
y dicen relación con la exhaustividad, congruencia y motivación de las
resoluciones judiciales.

La congruencia encuentra su punto de medida en el objeto del juicio


determinado por las distintas peticiones de los litigantes y, específicamente
en materia de impugnaciones, en la delimitación del objeto del recurso
realizado por el recurrente. Por ello es relevante la precisión con que se
realizan las peticiones concretas del medio impugnatorio.

En relación a esta materia, y como la congruencia se relaciona


directamente con el contenido de la sentencia, tres conceptos se han
vinculado generalmente a la misma, que conviene precisar. Nos referimos a
la exhaustividad u omisión de pronunciamiento; a la falta de motivación y,
finalmente, a la incongruencia propiamente tal (Montero, J.; Flors, J.).

En primer lugar, la exhaustividad se refiere a uno de los requisitos internos


de la sentencia, denominada por el Derecho comparado como
incongruencia por omisión de pronunciamiento o incongruencia por defecto
259
u omisiva (Ortells, M.). Aquella se refiere a la necesidad de pronunciarse
sobre todos y cada uno los puntos litigiosos que hayan sido objeto de
debate, o como señala nuestro legislador, "todas las acciones y
excepciones que se hayan hecho valer en el juicio".

La falta de motivación de una sentencia no dice relación con la


exhaustividad, ya que si falta motivación es porque ha habido
pronunciamiento, sin perjuicio de que la omisión de pronunciamiento traiga
consigo la falta de motivación; y tampoco con la congruencia, ya que una
sentencia que se pronuncia precisamente sobre el objeto del juicio, puede
carecer de motivación (Montero, J.; Flors, J.). Ahora bien, la importancia de
la debida motivación de una sentencia es tal, que es considerada
claramente como uno de los elementos de un justo y racional
procedimiento. Tanto es así, que la falta de motivación configura una de las
causales del recurso de casación en la forma, encuadrándose en el Nº 5 del
art. 768 CPC, así lo ha señalado nuestra Corte Suprema:

"Los tribunales y la doctrina han hecho hincapié en esta obligación de


motivar o fundamentar las sentencias, por cuanto tal exigencia no sólo
dice relación con un asunto exclusivamente procesal, referido a la
posibilidad de recurrir, que implica impugnar una resolución de manera de
evitar errores y arbitrariedades —derecho consagrado en la Carta
Fundamental— que importa la idea del racional, justo y debido proceso
que debe alcanzarse en la sentencia, sino porque, además, se relaciona
con un tema externo a la procesabilidad referida, que se enmarca en
la necesidad de someter al examen que puede hacer cualquier
ciudadano de lo manifestado por el juez y que hace posible,
asimismo, el convencimiento de las partes en el pleito, evitando la
impresión de arbitrariedad al tomar éstas conocimiento del porqué
de una determinación.

SEXTO: Tan importante como antigua es esta obligación impuesta a los


magistrados, que su inobservancia corresponde sancionarla, privando de
valor al fallo" (CS., 9 de septiembre de 2008, rol Nº 3351-2007) (el
destacado es nuestro).

Así la motivación, como ya hemos señalado, tiene una función


endoprocesal como extraprocesal (Aliste, T.).

260
Finalmente, y en lo que se refiere específicamente a la congruencia
propiamente tal, esta se refiere a sobrepasar los límites señalados por las
peticiones y alegaciones de los litigantes. A su vez, esta infracción a los
límites del proceso, puede configurarse ya sea por ultra petitum o extra
petitum.

Precisamente al respecto, la congruencia no hace referencia a la


inexistencia de contradicciones internas. La congruencia de la sentencia es
una cualidad que se refiere, no a la relación entre sí de las distintas partes y
elementos de una sentencia, sino a la relación de la sentencia con las
pretensiones de los litigantes (De La Oliva, A.; Díez-Picazo, I.; Vegas, J.).
En este sentido, la congruencia puede ser definida como la correlación que
debe existir entre la pretensión procesal, otras peticiones y alegaciones de
las partes y la actividad decisoria o resolutoria que se plasma en la
sentencia (Ortells, M.).

261
BIBLIOGRAFÍA CITADA

ABEL LLUCH, Xavier (2015): La valoración de la prueba en el


proceso civil (Madrid, Ed. La Ley).

ALVARADO VELLOSO, Adolfo (2008): Introducción al estudio del derecho


procesal. Primera parte (Buenos Aires, Rubinzal-Culzoni Editores).

ASENCIO MELLADO, José María (2004): Introducción al Derecho Procesal, 3ª


edición (Barcelona, Ed. Tirant Lo Blanch).

BORDALÍ, Andrés; CORTÉZ, Gonzalo; PALOMO, Diego (2014): Proceso civil: El


juicio ordinario de mayor cuantía, procedimiento sumario y tutela cautelar,
2ª edición (Santiago, LegalPublishing).

— (2016): Los recursos y otros medios de impugnación (Santiago,


LegalPublishing).

CAROCCA PÉREZ, Alex (2005): El nuevo sistema procesal penal, 3ª edición


(Santiago, Editorial LexisNexis).

CASARINO VITERBO, Mario (2005): Manual de derecho procesal civil, tomo III
(Santiago, Editorial Jurídica de Chile)

COUTURE, Eduardo (1988): Introducción al estudio del proceso civil,


2ª edición (Buenos Aires, Ed. Depalma).

DE LA OLIVA SANTOS, Andrés (2005): Objeto del proceso y cosa juzgada en


el proceso civil (Navarra, Ed. Aranzadi).

DE LA OLIVA, Andrés; DÍEZ-PICAZO GIMÉNEZ, Ignacio; y VEGAS TORRES,


Jaime (2003): Derecho Procesal.Introducción, 2ª edición (Madrid, Editorial
Centro de Estudios Ramón Areces).

DEL RÍO FERRETI, Carlos (2014): El derecho al recurso y recurso de nulidad


penal (Santiago, Ed. LegalPublishing).

DEVIS ECHANDÍA, Hernando (2002): Teoría General del Proceso, 3ª edición


(Buenos Aires, Ed. Universidad).

262
DUCE, Maurice; MARÍN, Felipe, y RIEGO, Cristián (2008): "Reforma a los
Procesos Civiles Orales: Consideraciones desde el Debido Proceso y la
Calidad de la Información", en: Justicia Civil: Perspectivas para una
Reforma en América Latina (Santiago, Centro de Estudios de Justicia de
las Américas), pp. 13-94.

FERRER MAC-GREGOR, Eduardo; SIMONS PINO, Adrián (2010): "Los recursos


en el proceso civil. Una mirada desde Iberoamérica", en: Tavolari, Raúl
(coordinador), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII
Jornadas Iberoamericanas de Derecho Procesal (Santiago, Ed. Thomson
Reuters), tomo II.

GIMENO SENDRA, Vicente (2005): Introducción al derecho procesal, 3ª


edición (Madrid, Ed. Colex).

HUNTER AMPUERO, Iván (2010): "Iura novit curia en la jurisprudencia civil


chilena", en: Revista Derecho (Vol. 23, Nº 2), pp. 197-221.

LORCA POBLETE, Nelson (2015). "El recurso de nulidad laboral y su


aplicación práctica: algunas consideraciones a la luz de la garantía del
derecho al recurso", en: Palomo, Diego (coord.), Proceso y Justicia
laboral: Lecturas a contracorriente (Santiago, Ediciones Jurídicas de
Santiago).

MARINONI GUILHERME, Luiz (2015): Introducción al Derecho Procesal


Civil (traducción de Christian Delgado Suárez, Lima, Ed. Palestra).

MATURANA MIQUEL, Cristián (2009): Aspectos generales de la prueba:


Apuntes (Santiago, Universidad de Chile).

MONTERO AROCA, Juan; FLORS MATÍES, José (2005): Tratado de recursos en


el proceso civil (Valencia, Ed. Tirant lo Blanch).

NIEVA FENOLL, Jordi, y BUJOSA VADELL, Llorenç (2015): Nociones


preliminares de Derecho Procesal Civil(Barcelona, Ed. Atelier).

NÚÑEZ OJEDA, Raúl y PÉREZ RAGONE, Álvaro (2013): Manual de derecho


procesal civil (Santiago, Thomson Reuters).

263
ORELLANA TORRES, Fernando (2009): Manual de derecho procesal, tomo II,
3ª edición (Santiago, Ed. Librotecnia).

ORTELLS RAMOS, Manuel (2009): Derecho procesal civil, 9ª edición (Navarra,


Ed. Aranzadi).

PALOMO VÉLEZ, Diego y ALARCÓN CORSI, Humberto (2011):


"Fundamentación de la sentencia y contradicción, como materialización
del derecho al recurso en materia procesal penal", en: Revista Ius et
Praxis (Año 17, Nº 1), pp. 291-320.

PICÓ I JUNOY, Joán (1996): El derecho a la prueba en el proceso


civil (Barcelona, J. M. Bosch).

ROMERO SEGUEL, Alejandro (2014): Curso de derecho procesal civil. La


acción y la protección de los derechos, 2ª edición (Santiago, Ed. Thomson
Reuters).

— (2014): Curso de derecho procesal civil. Los presupuestos procesales


relativos al órgano jurisdiccional y a las partes, 2ª edición (Santiago, Ed.
Thomson Reuters).

— (2015): Curso de derecho procesal civil. Los Presupuestos Procesales


Relativos al Procedimiento (Santiago, Ed. Thomson Reuters).

SERRA DOMÍNGUEZ, Manuel (2008): Jurisdicción, acción y


proceso (Barcelona, Ed. Atelier).

STOEHREL, Carlos (2010): De las disposiciones comunes a todo


procedimiento y de los incidentes (Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

264
QUINTA PARTE EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

Profesores Gonzalo Cortez Matcovich y Diego Palomo Vélez

1. DE LOS EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES EN GENERAL

Los efectos jurídicos de las resoluciones judiciales son varios y muy


importantes, dado que se tratan precisamente de los efectos de los actos
jurídico-procesales del tribunal, sin perjuicio de ello, nos referiremos
principalmente al desasimiento del tribunal, a la denominada acción de cosa
juzgada y a la excepción de cosa juzgada, haciendo una breve reseña de
los efectos de las sentencias criminales en juicios civiles y de los efectos de
las sentencias civiles en los juicios criminales.

Sin perjuicio de ello, corresponde hacer una breve mención de lo que la


doctrina ha denominado efectos directos y secundarios de la sentencia
definitiva.

Con los primeros se refieren a las consecuencias jurídicas que la


sentencia produce y que derivan de la misma como acto imperativo, y que
dependerán de que haya sido o no estimada la pretensión procesal, y, en
caso de haber sido estimada, de la naturaleza de la pretensión procesal
deducida (Ortells, M.).

Así, si la sentencia fue estimatoria, cabe distinguir:

a) Pretensión de condena: además del efecto declarativo sobre el derecho


a la prestación, la sentencia producirá el efecto ejecutivo, en el sentido de
que dará acceso a la tutela judicial ejecutiva, para el cumplimiento forzoso
de la prestación impuesta, para el caso de que no sea cumplida
voluntariamente,
265
b) Pretensión meramente declarativa: el efecto será simplemente el de la
declaración judicial con valor de cosa juzgada.

c) Pretensión constitutiva: el efecto será la modificación jurídica producida


la misma sentencia, sin la necesidad de actividad ejecutiva complementaria.

La sentencia desestimatoria por su parte producirá efectos declarativos


negativos sobre el derecho en la que se fundó dicha pretensión, y
eventualmente, con valor de cosa juzgada como veremos más adelante.

Ahora bien, los señalados efectos emanan directamente del hecho de


haberse dictado la sentencia correspondiente; sin embargo, ciertos efectos
se producen por el hecho de ser la dictación de la sentencia el supuesto de
hecho de aplicación de otra norma jurídica. Así, nada impide que los
particulares en uso de la autonomía privada, o la propia ley, establezcan
como supuesto de hecho la dictación de una sentencia, a cuyo
acaecimiento de desplegarán determinados efectos jurídicos.

2. DEL DESASIMIENTO DEL TRIBUNAL

Las sentencias son invariables, es decir, a partir del momento en que son
notificadas a alguna de las partes no pueden ser alteradas o modificadas
por el tribunal que las pronunció. Se trata de uno de los efectos principales
de las resoluciones judiciales conocido como desasimiento (art. 182 CPC) y
se le considera un verdadero principio de derecho procesal.

Tiene resuelto la C. Suprema que en virtud del desasimiento el tribunal


"pierde toda autoridad o injerencia en el proceso, no pudiendo alterar o
modificar en forma alguna la sentencia ni las actuaciones anteriores...
Esta prohibición, evidentemente, impide al tribunal anular de oficio el fallo
o cualquier actuación anterior del juicio, porque esas anulaciones se
traducirían en modificaciones de la decisión adoptada". (C. Suprema,
18 de marzo de 2014, rol Nº 4278-2013).

266
El desasimiento del tribunal es, por lo tanto, el efecto que producen las
sentencias definitivas e interlocutorias, en virtud del cual, una vez que han
sido notificadas a alguna de las partes, no pueden ser modificadas o
alteradas en manera alguna por el tribunal que las dictó.

Analizando esta definición podemos decir lo siguiente: el desasimiento del


tribunal se produce únicamente respecto de las sentencias definitivas e
interlocutorias; no se produce respecto de los autos ni de los decretos.
Aquello queda de manifiesto producto de la procedencia del recurso de
reposición extraordinario (inciso 1º art. 181 CPC), el cual carece de plazo al
hacerse valer nuevos antecedentes, por lo que, el mismo tribunal que dictó
el respectivo auto o decreto, puede modificarlos o alterarlos.

Por otra parte, para que opere, es necesario que la sentencia definitiva o
interlocutoria dictada haya sido notificada a alguna de las partes, no siendo
necesario que haya sido notificada a todas las partes del respectivo
procedimiento.

En base a lo anterior, los autos y los decretos pueden ser modificados o


dejados sin efecto por el propio tribunal que los dicta, para lo cual la ley
concede a las partes el recurso de reposición. Debemos tener presente que
con la ley Nº 20.866 se ha facultado a los secretarios letrados de los
juzgados de letras a dictar por sí mismos decretos, autos y sentencias
interlocutorias, salvo aquellas que pudieran poner término al juicio o hacer
imposible su prosecución, pero la reposición que se deduzca contra dichas
resoluciones, será resuelta por el juez (art. 33 CPC).

Conforme lo hemos explicado en otra obra (Bordalí, Andrés; Cortez,


Gonzalo; y Palomo, Diego (2016)), el recurso de reposición puede ser de
dos clases, a saber: a) puede interponerse sin hacer valer nuevos
antecedentes e insistiendo en los antecedentes que ya se han hecho
presentes, y b) puede basarse en nuevos antecedentes. Esta distinción
tiene importancia para estudiar el plazo dentro del cual el recurso debe ser
interpuesto y para ver la tramitación del mismo.

Si no se hacen valer nuevos antecedentes y se insiste solamente en los


que ya se han hecho presentes, el recurso debe ser interpuesto dentro del

267
plazo fatal de cinco días, contados desde la respectiva notificación. En este
caso el tribunal debe pronunciarse de plano sobre él.

Por el contrario, si se hacen valer nuevos antecedentes, se puede pedir al


tribunal en cualquier tiempo la reposición del auto o decreto. En este caso,
el recurso de reposición debe tramitarse como incidente.

3. EXCEPCIONES AL PRINCIPIO DEL DESASIMIENTO DEL TRIBUNAL (DE LA


ACLARACIÓN, INTERPRETACIÓN, RECTIFICACIÓN O ENMIENDA)

El principio del desasimiento del tribunal tiene dos importantes


excepciones en nuestro derecho procesal. Las referidas excepciones son
las siguientes:

a) Hay determinadas sentencias interlocutorias que pueden ser


modificadas por el mismo tribunal que las dictó, pese a haber sido
notificadas a alguna de las partes. Ejemplo de ello es la resolución que
recibe la causa a prueba, la cual es una interlocutoria de segunda grado,
respecto a la cual procede el recurso de reposición. Además, previo a la
entrada en vigencia de la ley Nº 20.866, las interlocutorias que declaraban
la deserción o la prescripción de la apelación eran susceptibles de ser
impugnadas mediante un recurso de reposición fundado en un error de
hecho. Así lo disponían los artículos 201 y 212 del CPC, hoy derogados por
la entrada en vigencia de la citada ley.

b) La segunda excepción al principio del desasimiento del tribunal es la


contemplada en el inciso 2º del mismo art. 182 CPC. De acuerdo con el
referido inciso, que se remite al art. 80 CPC, el principio del desasimiento
del tribunal no obsta a que se puede pedir la rescisión de todo lo obrado por
falta de emplazamiento.

c) Ahora bien, hemos visto que una vez notificada una sentencia definitiva
o interlocutoria a alguna de las partes, no puede el tribunal que la dictó
alterarla o modificarla en manera alguna.

268
Puede suceder, sin embargo, que la sentencia contenga puntos oscuros o
dudosos, que incurra en omisiones o que adolezca de errores de copia, de
referencia o de cálculos numéricos. En tal caso, puede el tribunal que la
dictó, de oficio o a petición de parte, aclarar dichos puntos oscuros o
dudosos, salvar las referidas omisiones y rectificar los errores de copia, de
referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en ella.

Las partes pueden pedir la aclaración o interpretación y la rectificación o


enmienda en cualquier momento, aun cuando se trate de fallos firmes o
ejecutoriados, o se trate de fallos respecto de los cuales hubiere algún
recurso pendiente. Pero si es el propio tribunal que dictó la resolución quien
de oficio desea aclarar o interpretar el fallo o rectificarlo o enmendarlo,
deberá hacerlo dentro del plazo de cinco días, contados desde la primera
notificación de la sentencia (Stoehrel, C.).

Sin embargo, estas posibilidades no van dirigidas a obtener la reforma o


anulación de la resolución, razón por la cual, desde el punto de vista
conceptual, no significan una excepción al desasimiento, pues la finalidad
de estos instrumentos apunta hacia la corrección de defectos en la forma
en que se expresan los pronunciamientos judiciales, sin que ello implique
alterar de modo sustancial la decisión contenida en la sentencia,
evitándose de este modo imponer a las partes la carga de comparecer
ante un tribunal superior interponiendo recursos para salvar simples
errores de carácter formal, llegándose a sostener, incluso, que esta
posibilidad de subsanación ni siquiera constituiría un ejercicio de la
facultad jurisdiccional en sentido estricto, pues no resuelve un conflicto
de relevancia jurídica, sino que se limita a aclarar el ya resuelto. (C.
Suprema, 4 de mayo de 2012, rol Nº 11374-2011).

Como lo ha señalado la C. Suprema, lo que persigue el legislador con el


artículo 182 CPC es perfeccionar la sentencia que adolece de ciertos y
determinados errores de forma, que en ningún caso pueden afectar al fondo
del asunto decidido. (C. Suprema, 14 de mayo de 2012, rol Nº 674-2012).

Como estos instrumentos de subsanación suponen la preservación


sustancial de los pronunciamientos formulados en la sentencia, no puede
afirmarse que se trate de genuinas excepciones a la regla del desasimiento.
Así se ha resuelto. (C. de Copiapó, 13 de marzo de 2015, rol Nº 44-2015).

269
4. DE LA COSA JUZGADA

La mejor doctrina ha señalado que la cosa juzgada puede entenderse en


dos sentidos. El primero se referiría al estado jurídico en que se encuentran
ciertos asuntos que han sido juzgados previamente y de forma definitiva e
irrevocable en un proceso.

El segundo sentido se refiere al efecto de ciertas resoluciones judiciales,


particularmente al principal efecto de la principal resolución judicial, o lo que
es igual, el principal efecto del proceso entero (De La Oliva, A.).

Dicho efecto permite, por un lado, obtener el cumplimiento de lo resuelto


por la respectiva resolución, así como tornar dicha decisión inimpugnable e
inmutable, de ahí que la doctrina hable de acción y excepción de cosa
juzgada.

"La cosa juzgada es una institución jurídica que no tiene definición legal,
por lo que se la ha descrito doctrinariamente, estimándose que es el
efecto de las sentencias firmes o ejecutoriadas, para que aquel a cuyo
favor se ha declarado un derecho en el juicio pueda pedir el cumplimiento
o ejecución de lo resuelto y para que el litigante que haya obtenido en él,
o todos aquellos a quienes según la ley aprovecha el fallo, impidan que la
cuestión ya fallada en un juiciosea nuevamente resuelta en ese o en otro
juicio (H.P.A. La Cosa Juzgada Formal en el Procedimiento Civil Chileno).

También ha sido definida como el efecto de verdad jurídica, indiscutible e


inamovible, que la ley reconoce a las resoluciones judiciales una vez que
están firmes o ejecutoriadas" (CS., 19 de enero de 2005, rol Nº 5372-
2003).

270
4.1. De la acción de cosa juzgada

La acción de cosa juzgada es aquella que tiene por objeto exigir el


cumplimiento de una resolución judicial firme. Esta definición se desprende
de los artículos 175 y 181 del Código de Procedimiento Civil, en
conformidad a los cuales las sentencias definitivas o interlocutorias firmes
producen la acción o la excepción de cosa juzgada.

Al respecto debemos recordar que una resolución se entiende firme o


ejecutoriada: a) si no procede recurso alguno en contra de ella, desde que
se haya notificado a las partes; b) si proceden recursos en contra de ella y
ellos se han interpuesto, desde que se notifique el decreto que la mande
cumplir, una vez que terminen los recursos deducidos, y c) si proceden
recursos en contra de ella y ellos no se han interpuesto, desde que
transcurren todos los plazos que la ley concede para la interposición de
dichos recursos, sin que se hayan hecho valer por las partes. En este caso,
tratándose de sentencias definitivas, debe el secretario certificar el hecho a
continuación del fallo, el cual se considerará firme desde ese momento, sin
más trámites. Todo ello en conformidad al art. 174 del CPC.

A ello debemos agregar que debe tratarse de una sentencia condenatoria,


dado que las meramente declarativas y las constitutivas no requieren de
ejecución.

4.2. De las resoluciones que causan ejecutoria

Ha de tenerse en consideración que la ejecutabilidad de una resolución no


siempre deriva de la eficacia de cosa juzgada, pues el ordenamiento
permite la ejecución de resoluciones judiciales que aún no se encuentran
firmes y que, por ende, no han generado el efecto de cosa juzgada. Tal es
el caso de las denominadas resoluciones que causan ejecutoria, esto es,
aquellas resoluciones que pueden cumplirse, no obstante los recursos
pendientes. En el capítulo relativo a los medios de impugnación, ya nos
hemos referido a esta clase de resoluciones con anterioridad, como

271
aquellas que han sido impugnadas mediante un recurso de apelación
concedido en el efecto no suspensivo o las sentencias recurridas de
casación, recurso que no suspende la ejecución de la resolución
impugnada.

4.3. A quién corresponde la acción de cosa juzgada

En lo concerniente a este punto el artículo 176 del Código de


Procedimiento Civil dice: "Corresponde la acción de cosa juzgada a aquel a
cuyo favor se ha declarado un derecho en el juicio, para el cumplimiento de
lo resuelto o para la ejecución del fallo en la forma prevenida por el Título
XIX de este Libro".

Al tenor de la disposición legal transcrita, la acción de cosa juzgada


corresponde a aquel a cuyo favor se ha declarado un derecho en el juicio.

El Título XIX del Libro I del Código de Procedimiento Civil se refiere a la


ejecución de las resoluciones y contiene dos párrafos; el primero, referente
a la ejecución de las resoluciones pronunciadas por tribunales chilenos, y el
segundo, que trata de la ejecución de las resoluciones pronunciadas por
tribunales extranjeros. Seguiremos en nuestro estudio el mismo orden del
Código.

4.4. De la ejecución de las resoluciones pronunciadas por tribunales


chilenos y extranjeros: aspectos generales

De acuerdo con el inciso 1º del artículo 231 del Código de Procedimiento


Civil, la ejecución de las resoluciones corresponde a los tribunales que las
hayan pronunciado en primera o en única instancia, lo que es
concordante con la regla general de competencia de la ejecución contenida

272
en el artículo 113 del Código Orgánico de Tribunales. Esta regla tiene dos
excepciones, a saber:

a) Con arreglo al artículo 232 del Código de Procedimiento Civil, siempre


que la ejecución de una sentencia definitiva haga necesaria la iniciación de
un nuevo juicio, podrá éste deducirse ante el tribunal que menciona el inciso
1º del artículo 231, o ante el que sea competente en conformidad a los
principios generales establecidos por la ley, a elección de la parte que haya
obtenido en el pleito.

b) La segunda excepción es la contemplada en el inciso 2º del mismo


artículo 231 del Código de Procedimiento Civil, que dice: "No obstante, los
tribunales que conozcan de los recursos de apelación, casación o revisión,
ejecutarán los fallos que dicten para la substanciación de dichos recursos.
Podrán también decretar el pago de las costas adeudadas a los funcionarios
que hayan intervenido en ellos, reservando el de las demás costas para que
sea decretado por el tribunal de primera instancia". Los tribunales que
conocen de los recursos de apelación, casación o revisión pueden decretar
el pago de las costas adeudadas a los funcionarios que hayan intervenido
en ellos y deben ejecutar ellos mismos los fallos que dicten para la
sustanciación de dichos recursos.

La ejecución señalada puede pedirse desde que las resoluciones


judiciales se encuentren ejecutoriadas o causen ejecutoria en conformidad a
la ley y se haya hecho exigible la prestación ordenada en ellas (artículo 231
parte final de su inciso 1º, y artículo 233 del Código de Procedimiento Civil).

Para determinar el procedimiento que debe seguirse en el cumplimiento


de las resoluciones judiciales hay que atender a si ese cumplimiento se pide
o no dentro del año siguiente a la fecha en que la ejecución se hizo exigible,
al tribunal ante el cual se pide el cumplimiento y a si la ley ha dispuesto una
forma especial de cumplir la resolución respectiva.

a) Si el cumplimiento se solicita después de vencido el plazo de un año


desde que la ejecución se hizo exigible, se hace necesario iniciar un juicio o
procedimiento ejecutivo, con arreglo al inciso 1º del artículo 237 del Código
de Procedimiento Civil, que dispone: "Las sentencias que ordenen
prestaciones de dar, hacer o no hacer, y cuyo cumplimiento se solicite

273
después de vencido el plazo de un año concedido en el artículo 233, se
sujetarán a los trámites del juicio ejecutivo".

b) Por su parte, si el cumplimiento se solicita ante un tribunal distinto de


aquel que dictó la sentencia, independiente si de hace antes o después de
vencido el plazo indicado, será también necesario iniciar un juicio ejecutivo,
de acuerdo con lo dispuesto en el inciso 2º del mismo artículo 237, que
expresa: "Se aplicará también este procedimiento (el juicio ejecutivo)
cuando se solicite el cumplimiento del fallo ante otro tribunal distinto del
indicado en el artículo 233".

c) La ley establece una forma especial de cumplir determinadas


resoluciones judiciales. Hay diversos artículos del Código de Procedimiento
Civil que dan reglas especiales para el cumplimiento de ciertas
resoluciones.

Tal ocurre, por ejemplo, en algunos juicios de arrendamiento (arts. 588 y


siguientes CPC), o en los juicios de hacienda (art. 752 CPC).

d) Sin embargo, si se solicita la ejecución de una sentencia ante el tribunal


que la dictó, dentro del plazo de un año contado desde que la ejecución se
hizo exigible, y no habiéndose dispuesto una forma especial de ejecución,
debe sujetarse su cumplimiento a las reglas que establece el Código de
Procedimiento Civil en los artículos 233 y siguientes, esto es, al denominado
cumplimiento incidental. En todo caso, como se podrá comprobar a
continuación, el procedimiento de cumplimiento en sí mismo no es
incidental. Lo que sucede es que existe la posibilidad de oposición por parte
del sujeto pasivo y es esta oposición la que está sujeta a la tramitación
incidental.

El llamado cumplimiento incidental, se tramita a rasgos generales, de la


siguiente forma:

a) El vencedor debe presentar un escrito pidiendo la ejecución del fallo.


(Providencia: Como se pide, con citación de la parte perdedora).

Ejemplo de escrito de solicitud de cumplimiento incidental

274
SOLICITA CUMPLIMIENTO INCIDENTAL, CON CITACIÓN.-

S. J. L. DE LETRAS DE TALCA (1º)

ENRIQUE TAVOLARI MENESES, abogado, por la parte demandante en autos


por cobro de pesos, caratulados "PEÑAILILLO con CAPEDUC Ltda.", ROL Nº
C-1572-2017, a US., respetuosamente digo:

Que con fecha 9 de junio de 2017 se dictó sentencia que rola a fojas 46, y que
dicha causa fue archivada sin verificarse su cumplimiento.

Que con fecha 16 de agosto de 2017 se certificó por el señor secretario de este
tribunal que la sentencia en cuestión se encuentra firme y ejecutoriada.

Que con mérito de lo expuesto solicito se ordene el cumplimiento incidental de la


sentencia, que ordenó en la parte resolutiva lo siguiente: "Que se condena a la
demandada, al pago de la suma de $340.000.-, con los intereses y reajustes desde
la fecha en que se debieron, y al pago de las costas de la causa".

POR TANTO, y en mérito de los artículos 233 y siguientes del Código de


Procedimiento Civil:

A US. PIDA, tenga por deducida solicitud de cumplimiento incidental, en contra


de doña FRANCISCA DEL CARMEN SEPÚLVEDA SOTO, en representación
de la sociedad CAPEDUC Ltda., domiciliada en calle 1 Oriente 1387 de Talca, para
que dentro de tercero día pague a doña MARÍA ALEJANDRA CÁCERES
REYES, RUT 14.344.167-9, domiciliada en Escuela Carlos Spano (D-159),
Avenida Circunvalación s/n de la misma ciudad, la cantidad de $340.000 más
intereses, reajustes y costas, y en caso de no pago, se ordene embargar bienes
suficientes al deudor, de manera de hacer efectivo el cumplimiento de la obligación
pendiente.

275
b) El vencido puede oponerse al cumplimiento incidental del fallo dentro
del plazo de citación (3 días).

c) Excepciones que puede oponer la parte perdedora: Sólo las que la ley
prevé (art. 234 CPC: Pago de la deuda, remisión de la misma, concesión de
esperas o prórrogas del plazo, novación, compensación, transacción, la de
haber perdido su carácter de ejecutoria, sea absolutamente o con relación a
lo dispuesto en el artículo 233).

d) Las excepciones deben fundarse en hechos acaecidos con


posterioridad al fallo y, además, en varios de ellos se exigen antecedentes
escritos.

e) Si no cumplen los requisitos, se deben rechazar de plano.

f) Si cumplen los requisitos, debe darles tramitación incidental.

g) Podrá ejecutarse la sentencia desde el momento en que las


excepciones fueran rechazadas, por sentencias de primera o segunda
instancia (art. 235 CPC).

h) Reglas para cumplir sentencia (arts. 235 y siguientes CPC).

Ej. Si la sentencia ordenó el pago de una suma de dinero; hay que


distinguir:

a) Si hay medida precautoria:

*Recae en una suma de dinero: Previa liquidación del crédito y las costas,
se le paga al vencedor.

*Recae en otros bienes: Se procede a la realización del o los bienes


según las reglas del juicio ejecutivo, sin necesidad de embargo.

b) No hay medida precautoria: se procede a embargar bienes y a


realizarlos según las reglas del juicio ejecutivo.

Ejemplo liquidación de crédito

276
LIQUIDACIÓN DE CRÉDITO.-

Causa Rol Nº 1077-2017

Caratulada "Catillo Ramos Alvarado con Sodimac S.A."

$
Capital
1.896.061.-

IPC-desde mayo de 2007

$
Hasta mayo de 2008. 9,6%
182.021.-

$
Subtotal
2.078.082.-

Intereses máximo convencional para

Operaciones reajustable de igual período

$
12,91%
268.280.-

$
Subtotal
2.346.362.-

$
Más costas procesales
48.000.-

$
Total
2.394.362.-

La presente liquidación de crédito asciende a la suma de DOS


MILLONES TRESCIENTOS NOVENTA Y CUATRO MIL
TRESCIENTOS SESENTA Y DOS PESOS ($2.394.362.-) y

277
ruego a US., tenerla presente. Talca, 16 de junio de 2017.-

JUAN C. CARRILLO PINO

Secretario

Resolución

Talca, dieciséis de junio de dos mil diecisiete.

Por efectuada la liquidación de crédito, y por aprobada si no fuere objetada dentro


de tercero día.

Rol Nº 1077/2017.

Proveyó don ERIC SEPÚLVEDA CASANOVA, Juez Titular. Autoriza don


JUAN C. CARRILLO PINO, Secretario Subrogante.-

Respecto de la ejecución de las resoluciones dictadas por tribunales


extranjeros, el Título XIX del Libro I del Código de Procedimiento Civil se
refiere en su párrafo 2º a su ejecución. Lo anterior se complementa con los
artículos 423 y siguientes del Código de Derecho Internacional Privado,
aprobado por decreto supremo Nº 374, de 10 de abril de 1934.

Las resoluciones pronunciadas por tribunales extranjeros sólo se pueden


cumplir en Chile cuando la Corte Suprema concede la autorización
correspondiente, denominada exequátur.

La Corte Suprema no es libre para conceder o denegar esta autorización,


sino que debe ajustarse a las normas que sobre el particular da el Código
de Procedimiento Civil.

Ahora bien, una vez concedida esta autorización, corresponde su


ejecución al tribunal a quien habría correspondido conocer del negocio en

278
primera o en única instancia, si el juicio se hubiera promovido en Chile
(artículo 251 CPC).

4.5. De la excepción de cosa juzgada

Señalábamos anteriormente que, al estudiar la cosa juzgada, se distingue


entre la acción y la excepción de cosa juzgada. Esta última es el efecto que
producen las sentencias definitivas o interlocutorias firmes, en virtud del cual
no puede volver a discutirse entre las partes la cuestión que ha sido objeto
del fallo. Couture la definía como "la autoridad y eficacia de una sentencia
judicial cuando no existen contra ella medios de impugnación que permitan
modificarla".

Ahora bien, conforme a lo señalado, para nuestro Código de


Procedimiento Civil la excepción de cosa juzgada no es un efecto de todas
las resoluciones judiciales, sino que es propio de las sentencias definitivas e
interlocutorias firmes o ejecutoriadas. Los autos y los decretos no producen
la excepción de cosa juzgada.

Para que las sentencias definitivas e interlocutorias produzcan la


excepción de cosa juzgada es necesario que estén firmes o ejecutoriadas,
por lo que no producen este efecto las sentencias definitivas o
interlocutorias que causan ejecutoria, dado que no se encuentran firmes.

4.6. Fundamento e importancia

El fundamento de la excepción de cosa juzgada está en la necesidad de


que los pleitos tengan fin y de que las cosas no estén constantemente
inciertas, siendo una lucha constante entre la verdad y la exigencia de
firmeza. Por otra parte, la excepción de cosa juzgada tiende a evitar que se

279
produzcan fallos contradictorios, lo que sucedería si el legislador no hubiere
instituido esta excepción.

Así se ha señalado que la cosa juzgada es una exigencia del mismo


derecho, una exigencia jurídica, sin la cual sería éste ilusorio, reinando la
incertidumbre en las relaciones sociales. Sin embargo, la necesidad de
firmeza debe ceder, en determinadas situaciones excepcionales, ante la
necesidad de que triunfe la verdad.

En contra se ha sostenido que la cosa juzgada es una exigencia política y


no propiamente jurídica, por lo que la lógica pareciera aconsejar que el
escrúpulo de la verdad es más fuerte que el escrúpulo de la certeza: no es
de razón natural, sino de exigencia práctica, acentuada por la evolución
legislativa que cada día marcha más aceleradamente en busca de una
sentencia que decida de una vez por todas y en forma definitiva el conflicto
pendiente (Couture, E.).

Por otra parte se ha discutido ampliamente en doctrina si la cosa juzgada


funciona como una ficción de verdad (Savigny) o como una presunción de
verdad (Pothier), entre otras posturas, cuestión que excede el objeto del
presente texto.

Al respecto la jurisprudencia ha señalado que:

"La cosa juzgada es una institución de orden público y constituye uno de


los fundamentos necesarios del régimen jurídico al asegurar las
certidumbre y estabilidad de los derechos que ella consagra? (Revista de
Derecho y Jurisprudencia, tomo 55, sección primera, página 71)" (CS., 13
de septiembre de 2006, rol Nº 4416-2004).

4.7. De la cosa juzgada formal y la cosa juzgada material o sustancial

Al hablar de cosa juzgada formal, nos referimos a aquellas resoluciones


judiciales respecto de las cuales no procede recurso alguno, siendo por
tanto irrecurribles, como también insustituibles o inmodificables por el

280
tribunal dentro del mismo proceso en que ha sido dictada. Por ello la
resolución que produce cosa juzgada es vinculante jurídicamente tanto para
el órgano jurisdiccional como para las partes de ese proceso, y dentro de él.

Por su parte, la denominada cosa juzgada material consiste en una


precisa y determinada fuerza de vincular, en otros procesos, a cualesquiera
órganos jurisdiccionales, respecto de precisos aspectos del contenido de
esas resoluciones (De La Oliva, A.), por lo que la cosa juzgada material
presupone la formal.

De ahí que se diga que la resolución que produce cosa juzgada formal es
inimpugnable e inmutable dentro del mismo procedimiento en que se dictó,
mas sí es modificable en un procedimiento diverso.

En dicho sentido, se habla de cosa juzgada cuando la decisión


jurisdiccional tiene agotada la vía recursiva, tiene una suerte de eficacia
transitoria, la cual se cumple y es obligatoria con relación al proceso que se
ha dictado y al estado de cosas que se tuvo en cuenta en el momento de
decidir, lo que no obsta a que, en un procedimiento posterior, modificado el
estado de las cosas, la cosa juzgada formal pueda modificarse (Couture,
E.).

En dicho sentido, la cosa juzgada material contribuye en mayor medida a


la seguridad y paz jurídica, impidiendo que la discusión se prolongue
indefinidamente, evitando además la iniciación de un nuevo proceso acerca
de una cuestión ya decidida, como también las decisiones contradictorias.
En palabras de Couture, goza de inimpugnabilidad, inmutabilidad y
coercibilidad, mientras que la cosa juzgada formal es sólo coercible e
inimpugnable, mas no inmutable.

En el plano nacional, ejemplos de la denominada cosa juzgada formal lo


encontramos en la acción de protección de garantías constitucionales
(art. 21 CPR), en los interdictos o querellas posesorias (arts. 549 y
siguientes CPC), así como en la denominada renovación de la acción
ejecutiva (art. 477 CPC), y la reserva de acciones y excepciones en el juicio
ejecutivo (arts. 467, 473 y 478 CPC).

Así, con arreglo al artículo 478 del Código de Procedimiento Civil, la


sentencia recaída en el juicio ejecutivo produce cosa juzgada en el juicio
281
ordinario, tanto respecto del ejecutante como del ejecutado, salvo el caso en
que se hubiere concedido reserva de derechos al ejecutante o al ejecutado.
En este último caso la sentencia no producirá cosa juzgada respecto de las
acciones o excepciones reservadas para el juicio ordinario. La reserva de
acciones o excepciones es una institución cuyo objeto es evitar que la
sentencia ejecutiva produzca cosa juzgada respecto de determinadas
acciones o excepciones, las cuales pueden discutirse nuevamente en un
juicio ordinario (Stoehrel, C.).

Clarificadora es la jurisprudencia al respecto:

"En doctrina se suele hacer distinción entre cosa juzgada material y cosa
juzgada formal. La diferencia entre ambos conceptos es radical, puesto
que se trata de fenómenos completamente diversos. La cosa juzgada
material alude al litigio examinado en el juicio y resuelto por una
sentencia que alcanza inmutabilidad; es la certeza más absoluta que
obtiene una decisión jurisdiccional, sea que haya acogido o
rechazado la acción deducida en un juicio. Se trata de aquellos
pronunciamientos judiciales sobre el fondo, que no pueden ser revisados
en procesos posteriores. En cambio, bajo la expresión de cosa juzgada
formal se alude a las decisiones judiciales que son susceptibles de una
revisión posterior. Al respecto esta Corte, en sentencia de 23 de junio de
1980, explica "se entiende por cosa juzgada formal el efecto que
produce una sentencia definitiva o interlocutoria firme, en cuanto no
puede ser objeto de recurso alguno, pero admite la posibilidad de
modificarse lo resuelto en un procedimiento posterior. La sentencia
es inimpugnable, pero es mutable mediante sentencia dictada en un
juicio diverso. En cambio, la cosa juzgada material o sustancial, es el
efecto que produce una sentencia firme, definitiva o interlocutoria, en
cuanto no puede ser objeto de recurso alguno, ni de modificación en el
mismo juicio ni en un procedimiento diverso" (Revista de Derecho y
Jurisprudencia,tomo 77, sección primera, página 49)" (CS., 13 de
septiembre de 2006, rol Nº 4416-2004) (el destacado es nuestro).

282
4.8. A quién corresponde la excepción de cosa juzgada

Se refiere a este punto la primera parte del artículo 177 del Código
de Procedimiento Civil, que dice: "La excepción de cosa juzgada puede
alegarse por el litigante que haya obtenido en el juicio y por todos aquellos a
quienes según la ley aprovecha el fallo".

De acuerdo con esta disposición legal, no sólo puede oponer la excepción


de cosa juzgada el litigante que ha obtenido en el juicio, sino también aquel
que lo ha perdido, a fin de impedir que en el nuevo pleito se dicte una
sentencia más desfavorable a sus intereses. Este aspecto dice relación con
los sujetos de a quien el fallo beneficia o perjudica.

La excepción de cosa juzgada es una excepción perentoria, aunque


puede oponerse y tramitarse como dilatoria, conforme lo prescribe el
artículo 304 del CPC, dada su fácil constatación (basta allegar al juicio copia
autorizada de la sentencia respectiva). Por otra parte, también está
consagrada como aquellas excepciones denominadas anómalas (artículo
310 CPC), esto es, aquellas que pueden ser presentadas en cualquier
estado del juicio hasta antes de la citación para oír sentencia en primera
instancia y hasta antes de la vista de la causa en segunda.

4.9. Características

La doctrina nacional ha señalado cuatro características relevantes de la


excepción de cosa juzgada: renunciabilidad, relatividad, irrevocabilidad e
imprescriptibilidad.

La primera característica es la renunciabilidad de la excepción de cosa


juzgada, por lo que si la parte interesada no opone la excepción de cosa
juzgada en el juicio, se entiende que renuncia a ella y el tribunal no podría
declararla de oficio, lo que se vincula también con el carácter dispositivo de
los derechos que se tutelan en el proceso civil.

283
Respecto de la relatividad de la cosa juzgada, consiste en que la
presunción o ficción de verdad que ella envuelve rige solamente para las
partes que han intervenido jurídicamente en el litigio. Ello se ve corroborado,
dado que las sentencias judiciales no tienen fuerza obligatoria, sino
respecto de las personas que han intervenido en el juicio respectivo (art. 3º
inciso 2º del Código Civil).

Hay, sin embargo, dentro de nuestra legislación, casos en que la cosa


juzgada tiene el carácter de absoluta, o sea, casos en que las sentencias
judiciales producen sus efectos no sólo respecto de las personas que han
intervenido en el juicio, sino respecto de todo el mundo. Como ejemplos
podemos citar los artículos 315, 1246 y 2513 del Código Civil.

La tercera característica de la cosa juzgada es su irrevocabilidad. Que la


cosa juzgada sea irrevocable significa que las sentencias judiciales firmes o
ejecutoriadas no pueden ser alteradas de manera alguna, por ninguno de
los poderes del Estado.

Por último, cabe señalar que la excepción de cosa juzgada tiene un


carácter de imprescriptible, es decir, puede alegarse siempre que se quiera
reiniciar un nuevo juicio donde ya hubo sentencia firme o ejecutoriada.

4.10. De la cosa juzgada en relación con los actos judiciales no


contenciosos

Los actos judiciales no contenciosos son esencialmente revocables; no


existe en ellos la cosa juzgada. Se refiere a esta materia el artículo 821 del
Código de Procedimiento Civil, en virtud del cual hay que distinguir entre
resoluciones negativas y resoluciones afirmativas. Los tribunales pueden,
variando las circunstancias y a solicitud del interesado, revocar o modificar
las resoluciones negativas que hayan dictado, sin sujeción a los términos y
formas establecidos para los asuntos contenciosos.

Podrán también en igual caso revocar o modificar las resoluciones


afirmativas, con tal que esté aún pendiente su ejecución.
284
4.11. Requisitos que exige la ley para que proceda la excepción de cosa
juzgada o límites de la cosa juzgada

A este punto cabe preguntarse cuáles son los presupuestos que se


requieren para que operen los efectos de irrevisibilidad y de inmutabilidad
de la cosa juzgada, o lo que es lo mismo, ¿quiénes no pueden pedir la
revisión de la sentencia? (límite subjetivo) ¿Y qué parte de la sentencia es
la que no se puede mudar? (límite objetivo) (Couture, E.) y, por tanto, hasta
dónde llega la eficacia de la cosa juzgada.

Se refiere a estos requisitos el artículo 177 del Código de Procedimiento


Civil, que dispone: "La excepción de cosa juzgada puede alegarse por el
litigante que haya obtenido en el juicio y por todos aquellos a quienes según
la ley aprovecha el fallo, siempre que entre la nueva demanda y la
anteriormente resuelta haya:

1º Identidad legal de personas;

2º Identidad de la cosa pedida; y

3º Identidad de la causa de pedir.

Se entiende por causa de pedir el fundamento inmediato del derecho


deducido en juicio".

Si concurre entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta la


denominada triple identidad a que se refiere el artículo 177 del Código de
Procedimiento Civil, puede alegarse en el segundo juicio la excepción de
cosa juzgada.

"En lo que interesa en el caso sub judice, nos referiremos a su efecto


negativo, esto es, promover un proceso cuyo objeto es del todo idéntico
jurídicamente idéntico a uno que ya fue resuelto por sentencia firme en un
proceso anterior. Concurriendo los requisitos de la función negativa
de la cosa juzgada, el juez debe evitar una nueva sentencia sobre el
285
fondo, por estar resuelto jurisdiccionalmente el tema sobre el que se
intenta volver a debatir. La función negativa de la cosa juzgada tiene
una naturaleza excluyente, siendo una proyección de la regla básica
del non bis in idem.

La determinación de la concurrencia de la triple identidad busca verificar si


la nueva acción deducida es idéntica a la fallada en un proceso
anterior, situación que se dará sólo cuando coincidan todos sus
componentes, es decir, se trata de los mismos sujetos, causa de
pedir y objeto pedido (petitum). La diversidad en un solo elemento de
identificación excluye la existencia de la cosa juzgada. En palabras de
esta Corte esta triple identidad a que se refiere el legislador debe concurrir
copulativamente, bastando la ausencia de uno solo de ellos para que la
excepción de cosa juzgada carezca de fuerza legal (17 de noviembre de
1997, Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo 94, sección tercera,
página 196)".

Aunque en principio se podría pensar que constituye una operación


relativamente fácil determinar la presencia de las tres identidades, la
verdad es que su aplicación práctica no lo es.

En el plano ideal, la búsqueda de la identidad jurídica de lo decidido


debe estar desprovista de formalismos que se agoten en un análisis
meramente literal de las denominaciones utilizadas para
individualizar las acciones. En consecuencia, el juez debe realizar un
acto de indagación, que en su correcto desenvolvimiento determine
la sustancia última de las afirmaciones y peticiones de tutela
jurisdiccional, rechazando determinar la identidad de una acción sólo
por la denominación que le atribuyen las partes a las acciones
ejercitadas, debiendo estarse más a finalidad que se persiga con
éstas" (CS., 13 de septiembre de 2006, rol Nº 4416-2004) (el destacado
es nuestro).

"Que esta Corte ha sostenido que hay cosa juzgada cuando confrontando
la acción deducida en ambos pleitos, su objeto y fundamento, resulta que
es la misma situación jurídica que se pretende someter nuevamente a la
decisión judicial, sin que desaparezca esta igualdad de situación por no
ser unas mismas las expresiones con que el demandante sustenta su

286
derecho, si sustancialmente tienen el mismo alcance. (C. Suprema, 25 de
julio 1911, R., t. 9, sec. 1ª, pág. 437)" (CS., 31 de julio de 2006, rol Nº
3749-2004).

Estudiaremos a continuación cada uno de los requisitos del artículo 177


del Código de Procedimiento Civil.

4.12. De la identidad legal de personas

El primer requisito que exige la ley para que pueda oponerse la excepción
de cosa juzgada es que entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta
haya identidad legal de personas.

Como muy bien lo expresa el Nº 1º del artículo 177 del CPC, la identidad
de personas debe ser legal. El demandante y el demandado deben ser en
ambos juicios la misma persona jurídica; es indiferente que sean o no la
misma persona física. Existe identidad legal o jurídica de personas cuando
las partes figuran en el nuevo juicio en la misma calidad que en el anterior.

"Puede suceder así que entre la nueva demanda y la anteriormente


resuelta exista identidad legal o jurídica de personas y no exista identidad
física. Puede, a su vez, existir identidad física, sin que concurra la
identidad legal o jurídica requerida por el Código de Procedimiento Civil.
Así, una persona puede figurar en un juicio personalmente y ser
representada en un nuevo juicio por un mandatario. En este caso, a pesar
de no existir identidad física, existe identidad jurídica o legal. Por el
contrario, una persona puede actuar en el primer juicio a nombre propio y
en el segundo como representante legal de otro. Hay, en este segundo
ejemplo, identidad física, pero no concurre la identidad jurídica requerida
por la ley. En este caso actúa en ambos juicios la misma persona, pero
asumiendo en ambos juicios distintas calidades. En el primer juicio actúa a
nombre propio; en el segundo, como representante legal de otra persona.

No hay dificultad alguna para determinar la identidad legal de personas


cuando en ambos juicios concurren las mismas personas, física y
287
jurídicamente consideradas. Existe igualmente identidad legal de
personas cuando no actúa en ambos juicios la misma persona física, pero
sí la misma persona jurídica, como cuando se actúa en un juicio
personalmente y en otro representado" (Stoehrel, C).

El principio general, al igual que en materia de contratos, es que la


sentencia sólo afecta a las partes que han litigado en el proceso
correspondiente (artículo 3º inciso 2º el Código Civil). Aquello impone la
conclusión de sus efectos se consideran indistintamente según el actor del
primer juicio actúe como demandado en el segundo y viceversa; el cambio
de posición no altera el efecto de la cosa juzgada (Couture, E.).

Misma conclusión se debe aplicar respecto de los herederos, quienes


suceden al causante y, por tanto, son continuadores de su personalidad
jurídica.

El profesor Carlos Stoehrel señala al respecto:

"El tema se torna más discutible al preguntarse si lo fallado con respecto a


una persona afecta a sus sucesores a título singular. Varias opiniones se
han vertido al respecto. Creemos que la más aceptable es aquella que
atiende al momento en que el sucesor a título singular ha adquirido el
derecho.

Si el sucesor a título singular ha adquirido el derecho después de la


dictación del fallo, se dice que éste produce cosa juzgada con respecto a
él.

Si el sucesor a título singular ha adquirido el derecho antes de la iniciación


del juicio, se afirma que el fallo que en él recaiga no produce cosa juzgada
con respecto a él.

Pero si el sucesor a título singular adquiere el derecho después de


notificada la demanda, pero antes de la dictación del fallo, ¿produce éste
cosa juzgada a su respecto? Tres doctrinas se han ideado sobre este
punto. Unos opinan que produce cosa juzgada. Otros que no. Los terceros
distinguen acaso el sucesor a título singular estaba de buena o de mala
fe; si sabía o no de la existencia del pleito. Si sabía de la existencia del

288
pleito, debe producir cosa juzgada la sentencia respecto de él. Si no sabía
de la existencia del pleito, no le debe afectar el resultado del fallo.

Creemos que no debe atenderse al momento de la iniciación del pleito ni


al de la dictación del fallo, para determinar si el sucesor a título singular
que ha adquirido el derecho debe quedar afectado por el fallo.

Como lo hemos indicado anteriormente, son las sentencias definitivas e


interlocutorias firmes las que producen la excepción de cosa juzgada.

Debe atenderse, pues, para estos efectos, a si el fallo estaba firme o


ejecutoriado, en conformidad al artículo 174 del Código de Procedimiento
Civil.

Si el sucesor a título singular ha adquirido el derecho después de que el


fallo queda firme o ejecutoriado, debe éste producir cosa juzgada a su
respecto. Por el contrario, si lo ha adquirido antes, no produce el fallo cosa
juzgada a su respecto".

4.13. De la identidad de la cosa pedida

El segundo requisito que exige la ley para que pueda oponerse la


excepción de cosa juzgada es que entre la nueva demanda y la
anteriormente resuelta haya identidad de la cosa pedida.

La cosa pedida es el beneficio jurídico que se reclama en el juicio y al cual


se pretende tener derecho. Existe, por lo tanto, identidad de la cosa pedida,
cuando el beneficio jurídico que se reclama en el nuevo juicio es el mismo
que se demandó en el juicio anterior.

"Cabe advertir primeramente que se encuentra resuelto ya por la


jurisprudencia de nuestros tribunales, que las diferencias en las
cantidades solicitadas a modo de indemnización, no resultan relevantes al
momento de determinar la identidad de cosa pedida, ya que a lo que se
debe estar es al derecho cuyo ejercicio ha motivado la acción. Así, no

289
cabe duda que en cuanto en ambos juicios se ha solicitado la
indemnización de perjuicios, en razón del incumplimiento del contrato, ya
individualizado, por parte del demandado, existe la identidad requerida.

La duda surge, por cuanto en el segundo juicio, junto con la indemnización


de perjuicios, se solicita la resolución del contrato; sin embargo, la
calificación jurídica de las acciones deducidas debe realizarse sobre la
base de la exposición de hechos en que se fundan y las peticiones que se
formulan al tribunal, al margen de las citas legales o el nombre con que se
les designe por las partes; y en este orden de ideas, es forzoso concluir
que la indemnización de perjuicios que se solicita en ambas demandas es,
en esencia, la misma; aunque los montos pedidos son diferentes,
circunstancia que, como se dijo, no obsta a que exista litispendencia, si se
cumplen los demás requisitos legales" (C. de Apelaciones de Rancagua,
29 de noviembre de 2006, rol Nº 1445-2006).

Para determinar si concurre la identidad de la cosa pedida no debe


atenderse a la materialidad del objeto que se reclama, sino al derecho que
se discute. Cuando el derecho discutido es el mismo, existe la identidad de
la cosa pedida, aun cuando se trate de cosas materialmente distintas.

Por el contrario, no concurre la identidad de la cosa pedida, cuando el


derecho discutido es distinto, a pesar de que la cosa material sea la misma.

"a) Si reclamo la entrega de un reloj porque alego ser heredero de Juan,


dueño del bien y pierdo el pleito, más tarde no podré, porque se me
opondrá la cosa juzgada, pedir la entrega de un caballo pretendiendo
nuevamente ser heredero de Juan. En ambas contiendas se solicita el
mismo beneficio jurídico: el reconocimiento de la calidad de heredero de
tal persona.

b) Si pido que se me declare dueño del fundo "Los Jazmines" y pierdo el


pleito, nada se opone a que en otra demanda haga valer sobre el mismo
fundo un derecho de usufructo que pretendo tener. Porque si bien es
cierto que se trata de la misma cosa material, no lo es menos que el
beneficio jurídico en uno y otro caso es distinto: en el primero hubo
cuestión sobre el derecho de propiedad y, en el segundo, sobre el
derecho de usufructo" (Stoehrel, C.).

290
4.14. De la identidad de la causa de pedir

El tercer requisito que exige la ley para que pueda oponerse la excepción
de cosa juzgada es que entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta
haya identidad de causa de pedir.

La causa de pedir ha sido definida por el inciso final del artículo 177 del
Código de Procedimiento Civil, que dice: "Se entiende por causa de pedir el
fundamento inmediato del derecho deducido en juicio".

No debe confundirse la causa de pedir con los medios probatorios que se


hacen valer para probar el hecho jurídico que sirve de fundamento a la
acción deducida. Una demanda fundada en la misma causa de pedir de otra
anterior que ya ha sido fallada, debe ser rechazada, aunque se sostenga
por otros medios probatorios. Si una persona pierde un juicio no puede
reiniciarlo con posterioridad, basado en la misma causa de pedir, aun
cuando tratara de probar su demanda por medios de prueba distintos.

"En doctrina se distingue entre la causa próxima o inmediata y la causa


lejana o remota de la acción deducida. Los autores se han preguntado a
cuál de estas causas debe atenderse para ver si concurre la triple
identidad que exige la ley para la procedencia de la cosa juzgada.

Cuando la cosa pedida es la nulidad de un contrato, la causa próxima o


inmediata puede ser la falta de capacidad de las partes, el consentimiento
viciado, la falta de las solemnidades, etc. Pero, si la causa próxima o
inmediata es el consentimiento viciado, la causa lejana o remota puede
ser el error, la fuerza o el dolo.

Según una teoría, defendida principalmente por Marcadé, sólo debe


tomarse en cuenta la causa próxima o inmediata para ver si existe
identidad de causa de pedir entre las dos demandas. Para nada importa
que las causas lejanas o remotas sean diferentes. Si la causa próxima o
inmediata es la misma, existe identidad de causa de pedir, y, concurriendo

291
los demás requisitos legales, puede oponerse la excepción de cosa
juzgada.

Así, por ejemplo, existe identidad de causa de pedir, cuando ambas


demandas se basan en que el consentimiento ha estado viciado, sin que
importe que en una demanda el vicio invocado sea la fuerza y en la otra el
dolo.

La segunda teoría, defendida por Laurent, considera que hay identidad de


causa de pedir sólo cuando en ambos juicios la demanda se basa en la
misma causa lejana o remota. No hay identidad de causa de pedir si la
causa lejana o remota es diferente en ambas demandas, aunque la causa
próxima o inmediata sea la misma. Así, cuando la primera demanda se
basa en la fuerza y la segunda en el dolo, no existe identidad de causa de
pedir, aun cuando en ambos casos existe un vicio del consentimiento.

Se presenta el problema de saber cuál de estas dos teorías es la que


acepta nuestra legislación positiva. Nuestra jurisprudencia no se ha
definido al respecto. Existen fallos en uno y en otro sentido.

Por nuestra parte, creemos que es más lógica la segunda teoría, esto es,
la que considera que existe identidad de causa de pedir, cuando la causa
lejana o remota es la misma en ambos juicios. Porque, como muy bien
dicen dos prestigiosos autores, ella no vulnera en absoluto, como se ha
pretendido por algunos, las bases de la autoridad de la cosa juzgada.
Sabemos que la autoridad de la cosa juzgada se basa en la necesidad de
no renovar incesantemente pleitos ya juzgados y en la conveniencia de no
colocar al juez en situación de pronunciar fallos contradictorios. Ahora
bien, cuando se hace valer una causa remota distinta, no se vulnera el
primer fundamento, porque él se refiere a la renovación de todos los
puntos debatidos en un pleito y no a los que no han sido siquiera
mencionados. Tampoco se barrena el segundo. Porque si un juez falla
una cosa cuando se le invoca una causa determinada y después falla otra
cosa diversa por habérsele alegado otra causa también determinada, no
se le pone en situación de contradecirse, porque la contradicción sólo se
produce en el caso de pronunciamientos opuestos ante asuntos
jurídicamente idénticos" (Stoehrel, C.).

292
Ahora bien, como lo ha puesto de relieve la mejor doctrina, existe
discusión sobre qué elementos componen la causa de pedir, es decir, si
sólo los elementos fácticos o también los elementos jurídicos fundantes de
la acción. Siguiendo al profesor Alejandro Romero, la elección de una u otra
postura tiene una serie de consecuencias prácticas.

Para la primera postura, el juez tendría una mayor amplitud a la hora de


aplicar el derecho en virtud del principio iura novit curia, pudiendo prescindir
de la calificación jurídica esgrimida por las partes. Para la segunda postura,
la causa de pedir se integra por el sustrato jurídico que fundamentan las
peticiones de las partes, por lo que la aplicación del derecho por parte del
juzgador se encuentra restringida.

Al respecto se ha señalado que el objeto del proceso, el cual se configura


en base a las pretensiones formuladas por las partes y en sus respectivas
causas en que las fundamentan, pero no en base a los argumentos o
razonamientos en base a los que se han formulados dichas peticiones. Así
lo ha señalado nuestro máximo tribunal al fallar que:

"Cabe hacer presente que el vicio de ultra petita únicamente puede


producirse respecto de la decisión de una sentencia, lo que no ha sido
alegado, porque en el recurso sólo se cuestionan los fundamentos de la
resolución. En razón de lo anterior sólo cabe concluir que no se ha
incurrido en el vicio denunciado en la sentencia atacada" (CS., 27 de
enero de 2014, rol Nº 8391-2012).

"No falla ultra petita el tribunal que funda su sentencia en disposiciones no


invocadas por las partes... el sentenciador sólo queda obligado por las
peticiones que le formula el demandante en su demanda y el demandado
en su contestación, mas no por los fundamentos de derecho en que
apoyan sus pretensiones y defensas" CS., 23 de junio de 1988, rol Nº
21.863).

"Atendidos los términos en que se desarrollaron los planteamientos


propios del período de discusión de la causa, cobra vigencia la máxima
jurídica iura novit curia, 'el juez conoce el derecho', con arreglo a la cual
corresponde al juez decidir, de acuerdo al ordenamiento jurídico, aun
cuando las partes no hayan expresado las leyes en que fundan sus

293
derechos o hayan invocado otras distintas de las que el tribunal considera
aplicables en la especie, de acuerdo a las alegaciones de las partes, a los
hechos expuestos y las pruebas tendientes a comprobarlos en el proceso"
(CS., 22 de julio de 2010, rol Nº 767-2009).

Ahora bien, distinta es la situación al variar la causa de pedir, esto es:

"Aquella que particularmente determina la condición jurídica de las


acciones o excepciones alegadas, de manera que falla ultra petita, a
pesar de que en lo resolutivo se limite estrictamente a acoger la acción
deducida y rechazar las excepciones opuestas, la sentencia que en lo
considerativo se funda para ello en la existencia de un hecho o
antecedente jurídico distinto del alegado por las partes (Carlos Anabalón
Sanderson. Tratado Práctico de Derecho Procesal Civil Chileno. Volumen
Tres. Escuela Tipográfica Salesiana. Concepción. Año 1966. Página 202)"
(CS., 30 de enero de 2014, rol Nº 669-2013).

En este sentido, como lo ha señalado la doctrina extranjera, si la norma


jurídica alegada por los litigantes no vincula al tribunal, sí que le vincula, en
cambio, la causa por la que esa norma es alegada por aquéllas, de manera
que si la petición se sustenta en una determinada causa, esto es, un
determinado título jurídico, comprensivo de unos hechos y de un específico
fundamento jurídico, sólo será posible conceder o denegar lo que se pida
con relación a ese fundamento alegado, pero no por otra causa distinta de
la invocada (Montero, J.; Flors, J.). Los problemas aparecen cuando se trae
a colación el principio iura novit curia. En este sentido se ha señalado que el
tribunal está vinculado por el fundamento, pero no por la fundamentación. Y
la fundamentación incluye no sólo la forma de presentar los argumentos,
sino los concretos elementos jurídicos aducidos (De La Oliva, A.; Díez-
Picazo, I.; Vegas, J.).

En relación a lo comentado se ha resuelto además que:

"QUINTO: En cuanto al derecho aplicable el juez se encuentra vinculado


por el principio 'iura novit curia', en el sentido que es el juez quien conoce
y aplica el derecho, sin que ello afecte la causa de pedir, esto es, no se
encuentra limitado u obligado por los razonamientos jurídicos expresados
por las partes, aspecto que no obsta a la exigencia que el derecho

294
aplicable debe enlazarse a las acciones y excepciones, alegaciones y
defensas que las partes sostienen en el pleito" (CS., 17 de diciembre de
2010, rol Nº 6989-2008).

"DÉCIMO TERCERO: Que el adagio iura novit curia ("los jueces conocen
el derecho"), reconocido desde antiguo por la doctrina (Manuel E.
Ballesteros, La Ley de Organización de los Tribunales de Chile, tomo I,
pág. 131), es significativo de la idea según la cual los magistrados pueden
y deben aplicar a la cuestión de hecho (questo facti) las normas legales
que la gobiernan (questio juris). Sobre el mismo se explica: Como se dice
muy frecuentemente, el juez, en todo caso, al que se le supone por razón
de su cargo, perfecto conocedor del derecho, suplirá ex oficio la errónea o
imperfecta interpretación del derecho" (R.D.J., T. 60, 2ª parte, secc. 2ª ,
pág. 49).

En esa línea es el juez quien está llamado a definir el derecho atinente a


los hechos aportados, por las partes, aun cuando éstas no hayan alegado
las leyes en que fundan sus pretensiones o hayan invocado otras distintas
de las que el tribunal considera aplicables en la especie, de acuerdo a las
alegaciones formuladas por los litigantes, a los hechos expuestos y las
pruebas tendientes a comprobarlos en la litis.

El sentido de este brocardo se endilga a otorgar conducencia al derecho


de petición —constitucionalmente asegurado— hacia la necesaria
respuesta del órgano jurisdiccional contenida en la resolución que se
pronuncie sobre lo requerido, como asimismo, a la seguridad en que la
decisión de laya jurídica que emita reposara en el derecho vigente,
ceñidos a los planteamientos efectuados en la fase de discusión, a los
hechos y pruebas de autos" (CS., 11 de abril de 2012, rol Nº 9434- 2011).

Más enfático ha sido nuestro máximo tribunal en la siguiente sentencia:

"TERCERO: resulta imperativo consignar en este acápite que la


dogmática ha desarrollado la noción doctrinal denominada la unidad de la
culpa civil, que consiste en que en ciertas ocasiones cuando los hechos
fundantes de ambas acciones concernientes a la responsabilidad civil
contractual y a la extracontractual son los mismos, y, además, se
presentan ab initiotenues sus límites diferenciadores, y no existe en esa

295
etapa o estadio procesal claridad meridiana, respecto del genuino alcance
y repercusión jurídica del incordio que se pretende subsumir en uno de los
institutos que reglan la materia en controversia, vale decir, sobre la
exclusiva órbita de atingencia, ello tiene dos consecuencias cardinales. La
primera, es que no se atenta en contra del principio de congruencia si en
el libelo enderezado el actor no califica correctamente la clase o estatuto
de responsabilidad que persigue, ya que lo relevante en este asunto son
los hechos, vale decir, el componente factual, ya que la incardinación legal
es modificable por el principio contenido en el aforismo, da mihi facta dabo
tibi ius, es decir, "dame los hechos, yo te daré el Derecho" (como su
consecuencia jurídica). En segundo término, relacionado intrínsecamente
con lo anterior, es que no incurre en yerro el tribunal al cambiar en la
sentencia la calificación jurídica del estatuto de responsabilidad por culpa
que hizo valer el interesado en su demanda, si, como ocurre en este
pleito, no se ha cambiado en esencia el objeto de la disputa jurídica, ni se
ha comprobado falta de defensa, ello es por aplicación de la máxima del
Derecho expresada en el brocárdico iura novit curia, esto es, el juez
conoce el Derecho, postulado que dispone que los magistrados tienen el
deber inexcusable de asignar a los hechos invocados y probados los
preceptos legales pertinentes, aun cuando no los aduzcan los
contendientes, lo que se traduce en la utilización concreta de la tutela
jurisdiccional efectiva, que es un derecho fundamental e inherente a
las personas, que las faculta para acudir al órgano jurisdiccional para
pedirle que resuelva en derecho la controversia jurídica sometida a su
decisión, y esa potestad judicial el juez la ejerce haciendo eficaz el
postulado ya citado ut supra.

CUARTO: Que desde esa perspectiva, resulta erróneo estimar que si las
actoras han basado su acción indemnizatoria únicamente en normas de
responsabilidad extracontractual, o sólo en disposiciones de obligación
contractual, el tribunal incurra en falta de congruencia procesal por
mutación de la causa de pedir si fundamenta el fallo en normas de culpa
distintas de las impetradas.

La causa de pedir y la petición concreta constituyen la pretensión jurídica


en el pleito que se sustenta, primordialmente, en el marco fáctico y no en
el basamento jurídico, que, en casos de culpa, no vincula obligatoriamente

296
al órgano jurisdiccional ni en la calificación de la relación jurídica discutida,
ni en las disposiciones legales que utiliza en el caso específico.

QUINTO: Que, por otro lado, de conformidad con la premisa de la unidad


de la culpa civil, y en correspondencia con el espíritu inspirador de esa
tendencia doctrinal, se considera que en las hipótesis de concurso de
acciones indemnizatorias que tienen su génesis en una convención o en
acto ilícito extracontractual, el interesado puede optar entre una u otra
acción cuando el factum que provoca el daño sea simultáneamente el
incumplimiento de un compromiso convencional e infracción del deber
genérico de no causar daño a otra persona. En puridad, cuando existe
imbricación de responsabilidades por culpa -contractual y extracontractual-
de acuerdo con la ponencia, se estima que las acciones pueden deducirse
alternativa o subsidiariamente, o bien, se puede ejercer el derecho de
opción por una de ellas y resulta suficiente que se proporcionen al tribunal
los hechos, porque es el juez quien, en la órbita de sus atribuciones
privativas, mediante un proceso discursivo de sindéresis judicial aplicará el
Derecho al caso bajo su conocimiento con el fin de que se concrete la
justicia material.

SEXTO: Que, ahora bien, la naturaleza de la indemnización que se


pretende en estos autos, no permite que una acción de esta clase pueda
desestimarse in límine porque las interesadas hayan hecho -desde el
prisma de la decisión adoptada- una errada elección de las normas de
aplicación sobre la culpa, pues tal materia jurídica pertenece
exclusivamente al terreno privativo de lo jurisdiccional, que abarca la
máxima de Derecho plasmada en el apotegma iura novit curia, por tanto,
no se puede eludir el dictamen de fondo en materia de culpa civil, si la
solicitud efectuada por quien acciona persigue como objetivo final un
resarcimiento producto de un daño causado por culpa, no obstante que el
fundamento jurídico aplicable a la situación fáctica sea la responsabilidad
contractual, en vez de la extracontractual, o del modo inverso, pues de
aceptarse un criterio inflexible en esta materia se barrenaría la tutela
judicial efectiva, al preferirse lo adjetivo por sobre lo sustantivo.

SÉPTIMO: Que adicionalmente se debe tener en cuenta, que si bien es


cierto, ex ante podría estimarse que los hechos relatados en la demanda
que conforman la causa de pedir del actor, ya que tienen una connotación

297
jurídica relevante en el proceso, que constituyen el fundamento axial de
esa petición, y que como tales constriñen la pretensión del interesado, se
erigirían como un límite del principio iura novit curia, pero ello no acontece
en la realidad, si examinados y contrastados los elementos normativos de
la causa petendi, y por otro lado, la posibilidad de aplicar el Derecho por el
juez, no presentan una distinción nítida en el contexto del régimen de
atribución de culpa de que se trata. Por lo mismo es viable, en materia de
congruencia procesal, que se puedan efectuar por el órgano jurisdiccional
cambios a la calificación jurídica de los hechos, en caso de error o
hesitación de la parte, respecto del sistema por el cual debe responder el
obligado, siempre que no se haya alterado el debate ni se aprecie
indefensión de los litigantes, circunstancias que no han sido
probadas ni justificadas en autos" (CS., 12 de marzo de 2014, rol Nº
6624-2013) (el destacado es nuestro).

La situación anterior puede aparejar consecuencias para la adecuada


defensa de los derechos de los litigantes, esto por cuanto las partes han
realizado sus diversas argumentaciones y defensas en base a dos teorías
jurídicas (actor y demandado); sin embargo, se ven enfrentadas a una
tercera teoría sustentada por el tribunal, frente a la cual no han tenido la
oportunidad de pronunciarse.

En dicho sentido Húnter nos señala: "Lo dicho hasta el momento acerca
del principio deliura novit curiapodría llevarnos a concluir que los poderes
del tribunal son ilimitados en relación a la aplicación del Derecho. Sin
embargo, si bien los jueces pueden controlar libremente las normas
jurídicas aplicables, esta actividad está limitada por la vigencia de los
derechos de los justiciables y, en especial, el derecho de defensa de la
parte demandada.

Cuando el litigio se desarrolla y resuelve alrededor de las alegaciones


jurídicas y calificaciones formuladas por las partes en el curso del proceso,
no hay conflicto de ningún tipo, y ahí es posible afirmar que el juez tiene
una libertad absoluta para la definición y aplicación de los materiales
jurídicos. Pero, como muy bien observa Ormazabal, la desvinculación del
juez a los puntos de vista jurídicos sostenidos por las partes en el debate
puede ocasionar reparos en relación al derecho de defensa. Estos reparos
se centran en lo novedoso y sorpresivo de la calificación jurídica en que

298
se sustenta la condena y respecto de la cual el demandado nada ha
podido alegar u objetar durante el proceso. Desde luego que nadie puede
discutir la validez de la 'tercera opinión', puesto que no es más que la
aplicación del Derecho al caso concreto, un ejercicio puro de jurisdicción.
El problema es determinar cómo se puede hacer valer esta opinión sin
negar la contradicción de las partes sobre esta nueva tesis.

Me parece que en el momento actual del Derecho Procesal mirar el


reparto de roles bajo la exclusiva lupa de la mayor proximidad del juez al
Derecho y de las partes a los hechos y la prueba, es un ejercicio de
simplificación no del todo correcto. Desde el punto de vista de los
derechos constitucionales es evidente que el ciudadano que recurre a la
jurisdicción tiene consagrado una serie de derechos en el orden procesal
que forman parte de la cláusula constitucional de 'debido proceso'. Dentro
de esos derechos está el de defensa. En consecuencia, asumo como
premisa fundamental que cualquier rol que se le pueda asignar al tribunal
en el ámbito que vengo hablando no puede lesionar el derecho de
defensa del ciudadano. De ser esto cierto, la libertad del juez para aplicar
el derecho al caso concreto no debería ser tan absoluta y la distribución
de roles en el proceso civil debería encontrar un punto de equilibrio entre
eficacia y respeto a las garantías procesales del justiciable".

En este sentido la mejor doctrina ha señalado que dos son los


presupuestos para la correcta aplicación del iura novit curia: a) que el
tribunal respete, en su esencia, la causa petendi de la pretensión; b) que los
demás litigantes hayan podido, lo mismo que el tribunal, conocer y afrontar
ese genuino fundamento de la pretensión. De lo contrario, podría
sorprender, a una u otra parte, con lo que no hubieran podido debatir (De La
Oliva, A.; Díez-Picazo, I.; Vegas, J.).

En dichos casos la sentencia puede apartarse de manera total de lo


jurídicamente debatido, introduciendo un soporte legal a la acción que nadie
ha indicado durante el juicio y respecto del cual no se pudo discutir o
hacerse cargo, lo que significa que el fallo se dicta sin la posibilidad de
ejercer un pleno contradictorio, transgrede el derecho de defensa, con
manifiesta incongruencia que recién se conocería con la dictación del
veredicto con sorpresa para los contendientes, en especial del demandado,
quien deberá soportar el peso del acto jurisdiccional, sin posibilidad de

299
controvertirlo. En este sentido se ha manifestado la doctrina extranjera
(Montero, J.; Flors, J.).

Lo anterior es así, dado que la legislación civil no contempla dicha


posibilidad. Dicha situación sí fue prevista por el legislador en los sistemas
reformados, así por ejemplo en el Código Procesal Penal es regulado
expresamente en su art. 341.2 y 3, que señalan:

"Artículo 341.- Sentencia y acusación. La sentencia condenatoria no podrá


exceder el contenido de la acusación. En consecuencia, no se podrá
condenar por hechos o circunstancias no contenidos en ella.

Con todo, el tribunal podrá dar al hecho una calificación jurídica distinta de
aquella contenida en la acusación o apreciar la concurrencia de causales
modificatorias agravantes de la responsabilidad penal no incluidas en ella,
siempre que hubiere advertido a los intervinientes durante la audiencia.

Si durante la deliberación uno o más jueces consideraren la posibilidad de


otorgar a los hechos una calificación distinta de la establecida en la
acusación, que no hubiere sido objeto de discusión durante la audiencia,
deberán reabrirla, a objeto de permitir a las partes debatir sobre ella".

La exigencia que venimos señalando, y que consideramos prudente y


coherente con la naturaleza contradictoria del proceso, ha sido calificada
como excesiva y como un "exquisito" respeto al principio de contradicción
(Ortells, M.).

Sobre lo anterior, insiste la doctrina extranjera que la regla iura novit


curia significa que es innecesario acreditar el Derecho vigente y alegarlo
con exhaustividad y completa precisión. Lo anterior no releva a las partes de
formular las alegaciones jurídicas y de establecer el fundamento jurídico de
sus pretensiones, sino que permite, junto al deber de congruencia, combinar
la más correcta aplicación del Derecho con el derecho de las partes a
disponer de lo suyo, con la estructura contradictoria del proceso y con las
garantías de la defensa en juicio, de modo que los litigantes no se puedan
ver sorprendidos con un argumento jurídico del tribunal, que no esperaban y
que no habrían tenido oportunidad de debatir en la instancia o en el recurso
de que se trate. Lo anterior proscribe al tribunal sustituir la norma o conjunto
de normas positivas en que, por lo que el litigante ha expuesto y pedido, se
300
basa explícita o implícitamente la pretensión de obtener una concreta tutela
jurisdiccional, por norma o normas distintas, no alegadas por ninguna de las
partes (De La Oliva, A.; Díez-Picazo, I.; Vegas, J.).

Ya hemos señalado en otro lugar (Palomo, D.; Alarcón, H.), precisamente


en materia penal, que el principio de contradicción tiene plena virtualidad
cuando se le considera como un mandato dirigido al legislador ordinario,
para que regule el proceso partiendo de la base de que las partes han de
disponer de plenas facultades procesales para tender a conformar la
resolución que debe dictar el órgano jurisdiccional, mientras que el derecho
de defensa se concibe como un derecho de rango fundamental, atribuido a
las partes de todo proceso, que consiste básicamente: 1) En la necesidad
de que éstas sean oídas, en el sentido de que puedan alegar y demostrar
para conformar la resolución judicial, y 2) En que las partes conozcan y
puedan rebatir sobre todos los materiales de hecho y de derecho que
puedan influir en la resolución judicial.

Nótese que si bien la Corte Suprema, en los fallos antes citados, varía el
estatuto de responsabilidad por el cual el actor demandó en su libelo,
reconoce (al menos) que la máxima iura novit curia tiene su límite en la
indefensión de los litigantes, lo que, a su juicio, en dicho caso no se
acreditó. Además respalda su actuar en base al derecho a la tutela judicial
efectiva.

En el mismo sentido:

"DÉCIMO: Que si bien nuestra legislación no recoge expresamente el


principio en análisis esta Corte en forma consistente, ya desde mediados
del siglo pasado (en este sentido ver HUNTER AMPUERO, Iván, "Iura
novit curia en la jurisprudencia civil chilena", Revista de Derecho,
Universidad Austral de Chile, Vol. XXIII - NDEG 2 - Diciembre 2010, pp.
197-221) ha planteado la plena aplicación del mismo, y ello es así, pues la
función jurisdiccional consiste en la actuación del derecho en relación con
los términos fácticos en los que se plantea un conflicto jurídico entre
partes, razón por la cual el tribunal goza de libertad al momento de aplicar
el derecho, cuestión que no significa que el otorgamiento de la tutela
jurisdiccional sea insusceptible de razonables condicionamientos
como lo son la imparcialidad del tribunal y el derecho a defensa, ello

301
pues si existiese algún riesgo de lesionar dichas garantías y
derechos el órgano jurisdiccional debe abstenerse en su
actuar" (CS., 12 de diciembre de 2012, rol Nº 3591-2010) (el destacado
es nuestro).

Un último punto que la jurisprudencia ha resaltado respecto a esta causal


es que no se falla ultra petita si se resuelve sobre los presupuestos de la
acción:

"Que se ha sostenido por esta Corte que los tribunales tienen la


facultad de examinar los presupuestos de las acciones y
excepciones deducidas y, luego, no se extiende a puntos no sometidos
a su decisión el fallo de autos que, interpuesta una acción de nulidad
relativa por lesión enorme, examina la concurrencia de las exigencias de
esta institución, entre las cuales está la de haberse vendido la cosa a
menos de la mitad del justo precio (o haberse comprado a más del doble
del justo precio), de lo que se infiere que si la sentencia razona que el
referido justo precio es distinto en un contrato que se vende la propiedad
plena que en otro, como el de autos, en que se vende el dominio nudo, no
ha incurrido en el vicio que se denuncia.

En efecto, los jueces no han alterado ninguno de los elementos de la


pretensión ni de las excepciones, pues se han mantenido
exactamente dentro de la causa de pedir como de la cosa pedida"
(CS., 15 de julio de 2004, rol Nº 2957-2003) (el destacado es nuestro).

"CUARTO: a) la legitimación procesal es la aptitud legal precisa y referida


en forma particular a un proceso determinado, que han de tener las
partes, en consideración al objeto del litigio, es decir, no basta con la
capacidad general para actuar en cualquier proceso, la legitimación
procesal exige, para que pueda entrar a examinarse la controversia
planteada, que sean determinadas personas las que figuren como partes,
en atención al litigio específico. Esto significa que en caso de existir falta
de legitimación en el proceso, la sentencia debe declararla y omitir el
pronunciamiento sobre el conflicto promovido, aun cuando las partes no
se la hayan señalado.

302
b) En tal sentido, la legitimación activa o pasiva es un presupuesto
procesal de la sentencia y de constatar que ésta existe, el juez está
obligado a declararla de oficio, por lo que en caso de verificarse tal
situación, no cabe el reproche de haber fallado ultra petita. Cosa
distinta es que no se comparta la pertinencia de tal decisión, ya que en
ese caso no estamos en presencia de una causal que permita invalidar el
fallo" (C. de Santiago, 7 de enero de 2010, rol Nº 7967-2008) (el
destacado es nuestro).

En síntesis, y según los fallos citados, no se produce incongruencia en los


casos en que se falla en base a diferentes argumentos jurídicos (iura novit
curia); ni cuando se pronuncian sobre cuestiones procesales controlables de
oficio; ni cuando la ley es la que faculta al tribunal para hacer determinadas
declaraciones de oficio (ej.: arts. 208, 209, 775 CPC, entre otras).

4.15. Instituciones relacionadas con la cosa juzgada

Al hablar de instituciones relacionadas con la cosa juzgada, dos


instituciones se vinculan particularmente: la excepción dilatoria de
litispendencia y el incidente especial de acumulación de autos.

Respecto de la litispendencia, la diferencia radica en que para que opere


el efecto de la cosa juzgada es preciso que en el primer juicio haya recaído
sentencia firme, mientras que para la procedencia de la litispendencia se
requiere que aquel proceso se encuentre pendiente. En dicho sentido,
puede hablarse de juicio pendiente desde que se notifica la demanda en
forma legal hasta que el juicio no termine por sentencia firme. Antes de la
notificación de la demanda no existe relación procesal y aquélla puede ser
retirada sin más trámite (Cortez, G).

A su vez, la conclusión del juicio excluye la posibilidad de existencia de


dos procesos pendientes, por lo que ya no es procedente la excepción de
litispendencia, sino que de cosa juzgada.

Al respecto la jurisprudencia ha fallado:


303
"CUARTO: Que como lo ha sostenido esta Corte (sentencia de 23 de julio
de 2002, causa rol Nº 1881-01, caratulada Freude con Muñoz) tanto en
nuestra legislación como en la extranjera no encontramos un concepto ni
una reglamentación particular acerca de la excepción de litispendencia.

Con todo, la doctrina coincide en sostener que tal excepción tiene lugar
cuando concurren dos litigios entre las mismas partes, seguidos ante el
mismo o diverso tribunal, siempre que versen sobre idéntico objeto pedido
y con demandas basadas en la misma causa de pedir.

De lo expresado es posible concluir que para su configuración es


necesaria la existencia de la triple identidad, de personas, de objeto y de
causa de pedir, esto es, las mismas que se exigen para la cosa juzgada,
con la salvedad de que el juicio que da origen a la excepción examinada
debe estar pendiente, puesto que, de lo contrario, procedería la excepción
de cosa juzgada;

QUINTO: Que, a su vez, la jurisprudencia ha señalado: La litispendencia


tiene lugar cuando se promueve ante un tribunal el mismo negocio ya
ventilado ante él u otro y, por consiguiente, supone que hay identidad de
partes, de objeto y de causa de pedir entre la primera y la segunda
demanda; y su propósito es el de evitar que se dicten fallos contradictorios
o incompatibles en desmedro de la buena administración de justicia, como
el prevenir y resguardar la autoridad de la cosa juzgada (C. Concepción, 9
de diciembre de 1982, R., t. 78, sec. 2ª, p. 184).

Por su parte, causa de pedir es el fundamento inmediato del derecho que


se invoca o el hecho jurídico o material en que la ley se asienta para
obtener el beneficio. (C. Suprema, 8 de octubre de 1964, R., t. 61, sec. 1ª,
p. 304);

SEXTO: Que, en estas condiciones, en la sentencia impugnada se


cometió el error de derecho que se denuncia, al darse lugar a la excepción
de litispendencia cuando no existe la triple identidad que regla el artículo
177 del Código de Procedimiento Civil, es decir, de personas, de cosa
pedida y de causa de pedir, en términos que, para desechar la excepción
deducida basta que una de éstas no exista, situación que se da en este
caso, al ser diferente la causa de pedir en uno y otro juicio, esto es, al ser

304
diferente el acto jurídico que sirve de fundamento a la acción deducida,
que en un caso es el pagaré y en el otro el contrato de mutuo.

A mayor abundamiento, debe considerarse que el estatuto jurídico


aplicable en cada caso es diverso, en el caso de pagaré, la ley Nº 18.092,
y al mutuo el Código Civil o el Código de Comercio" (CS., 20 de junio de
2006, rol Nº 351-2004).

Respecto de la acumulación de autos, es un tipo de incidente especial,


que consiste en la agrupación de dos o más procesos que se han iniciado y
que se tramitan separadamente, existiendo entre ellos una relación tal, que
sea del todo conveniente tramitarlos y fallarlos en conjunto, a fin de evitar
que se produzcan sentencias contradictorias, que se multipliquen
inútilmente los juicios y que las partes incurran en gastos y molestias
innecesarios.

Deben existir dos procesos iniciados, que se tramiten por separado,


producto de la estrecha relación que tienen pueden ser tramitados
conjuntamente y ser resueltos en una misma sentencia, ello independiente
si provienen del mismo tribunal o de uno distinto (lo anterior constituye una
excepción a la regla de la radicación).

Dispone el artículo 92 del CPC que la acumulación de autos tendrá lugar


en los siguientes casos:

a) Cuando la acción o acciones entabladas en un juicio sean iguales


a las que se hayan deducido en otro o cuando unas y otras emanen
directa e inmediatamente de unos mismos hechos: En este caso, la ley
está aludiendo a la pretensión y a los fundamentos de la misma, es decir, al
objeto pedido y a la causa de pedir, distinguiéndose dos situaciones:

— Las pretensiones y sus fundamentos son iguales.

Por ejemplo, dos socios demandan en forma separada la nulidad de la


sociedad de que forman parte, invocando al efecto la misma causal como
fundamento.

305
— Las pretensiones y sus fundamentos derivan en un mismo hecho, es
decir, el objeto pedido y la causa de pedir emanan de un mismo hecho, pero
no es necesario que sean idénticas.

Por ejemplo, ocurre una colisión automovilística a consecuencia de la cual


fallece una persona y, además, se causan daños al vehículo de un tercero.
El hecho del cual emanarán las pretensiones de los familiares del occiso de
que se le indemnicen los perjuicios morales sufridos será el mismo que
aquél del cual nacerá el derecho del tercero a que se le indemnicen los
daños materiales de su vehículo. En este caso las pretensiones serán
diferentes y los fundamentos directos de las mismas también: En un caso, el
fallecimiento de una persona y, en el otro, los daños de un vehículo.

b) Cuando las personas y el objeto o materia de los juicios sean


idénticos, aunque las acciones sean distintas: En este caso la ley ha
utilizado en forma poco clara la expresión "acciones", debiendo entenderse
que se está refiriendo al fundamento de la pretensión o causa de pedir, es
decir, debe existir identidad legal de personas y de objeto pedido, aun
cuando la causa de pedir sea diferente.

Por ejemplo, si una persona deduce una acción reivindicatoria en contra


de otra, fundando su pretensión en que adquirió el dominio en virtud de
compraventa seguida de tradición y en un proceso separado interpone otra
demanda de reivindicación en la cual la causa de pedir la funda en ser titular
del dominio por haberlo adquirido por sucesión por causa de muerte.

c) En general, siempre que la sentencia que haya de pronunciarse en


un juicio deba producir la excepción de cosa juzgada en otro: En este
caso se alude a aquellas situaciones en que lo que se resuelva en un
proceso podrá dar por establecido alguno de los hechos discutidos en el
otro o llegar a una conclusión incompatible.

Por ejemplo, si una persona demanda a otra el cumplimiento de un


contrato y en otro proceso paralelo demanda la resolución del mismo, al
dictarse sentencia declarando la resolución del contrato, ella hará cosa
juzgada en lo referente al cumplimiento del contrato.

306
4.16. De la cosa juzgada y la fundamentación del fallo (objeto de la decisión
en sentido procesal)

Otro de los temas recurrentes en materia de cosa juzgada es determinar


qué es lo que pasa en autoridad de cosa juzgada, si solamente lo resolutivo
de la sentencia, o juntamente con ésta la fundamentación en que se apoya
la decisión.

Al respecto Savigny nos enseñaba que la sentencia es un todo único e


inseparable, por lo que entre los fundamentos y lo dispositivo media una
relación estrecha, no separable (Couture, E.).

Por su parte, doctrina y jurisprudencia sostienen que sólo lo dispositivo de


la sentencia es lo que constituye objeto de decisión. Si bien la
fundamentación constituye un modo de control de la arbitrariedad del
órgano jurisdiccional, lo dispositivo podría ser correcto y el razonamiento o
motivos errados.

Sin perjuicio de ello, actualmente se ha puesto en duda la doctrina y


jurisprudencia señalada.

Lo anterior se vincula con una de las causales de nuestro recurso de


casación en la forma, esto es, contener el fallo decisiones contradictorias.

Si recordamos la estructura de una sentencia definitiva según el art. 170


CPC, observaremos que contiene una parte expositiva (numerales 1º, 2º y
3º); otra denominada considerativa (numerales 4º y 5º), y una última
llamada resolutiva (numeral 6º). En este sentido, la presente causal debe
necesariamente producirse en esta última parte, dado que es ahí donde el
tribunal decide sobre las pretensiones de los litigantes.

La presente causal se configura cuando las decisiones del fallo son


incompatibles, antagónicas o inconciliables, de tal manera que no pueden
cumplirse simultáneamente, o en otras palabras, cuando lo afirmado por
una decisión es negado por otra:

307
"DECIMOTERCERO: Que, finalmente, en la vinculación con el tercer vicio
de nulidad formal deducido, ha de señalarse que en el caso del vicio
contenido en el numeral séptimo del artículo 768 del Código de
Procedimiento Civil , lo que el legislador autoriza, estricto sensu, es a
invalidar una sentencia por contener decisiones contradictorias y, al
respecto, este tribunal ha dicho que existen resoluciones incompatibles
cuando las que contiene el fallo son inconciliables entre sí, de
manera que no pueden cumplirse simultáneamente, pues interfieren
unas con otras. En otras palabras, contradictorias son aquellas
proposiciones en las que una afirma lo que niega la otra, sin que
puedan ser al mismo tiempo ambas verdaderas o ambas falsas.

De tal manera, que no puede concluirse que contiene decisiones


contrapuestas un fallo, como el de autos, en que lisa y llanamente se
rechazó la demanda.

DECIMOCUARTO: Que no puede dejar de hacerse presente que la


discordancia que pretende advertir la parte recurrente se ha fundado en
una aparente discrepancia entre las motivaciones que sirven de
basamento a la decisión más que, propiamente, en la determinación
adoptada por el tribunal, circunstancia esta que no configura, de manera
alguna, el vicio de invalidación en examen" (CS., 16 de junio de 2014, rol
Nº 4702-2013) (el destacado es nuestro).

La jurisprudencia ha precisado esta situación señalando que:

"QUINTO: Que de la lectura de lo dispositivo de la sentencia impugnada


se infiere que sus decisiones no son contradictorias, de manera que
corresponde rechazar la casación invocada por la demandada.

Cabe tener presente que la posible antinomia en los considerandos


alegada por la demandante, no se concilia en absoluto con la causal de
nulidad alegada por la recurrente, la que sólo es admisible cuando el
defecto se produce en lo resolutivo del fallo" (C. de Santiago, 29 de
septiembre de 2009, rol Nº 9214-2008).

Todo lo anterior es sin perjuicio de lo que la doctrina y jurisprudencia han


denominado "considerandos decisorios o resolutivos", es decir, aquellos en
que el juez va resolviendo aspectos controvertidos, argumentando el porqué
308
acogerá o rechazará una petición (Figueroa, J.; Morgado, E.), y que pueden
a la postre resultar contradictorios con lo que resuelve.

"Que el tema de los límites objetivos apunta a resolver qué extensión se


debe reconocer a lo resuelto en una sentencia judicial, que tenga fuerza
de cosa juzgada. En términos más simples el problema del límite objetivo
de la cosa juzgada se dirige a precisar qué debe ser comprendido dentro
de lo decidido en la sentencia judicial que produce el referido efecto.

En principio, el límite objetivo de la cosa juzgada opera cuando el segundo


proceso tiene un objeto idéntico al primero. Esta comprobación se hace
atendiendo a los dos elementos objetivos que componen toda acción: la
causa de pedir y el petitum. En palabras del Código de Procedimiento
Civil, la identidad objetiva se dará cuando exista identidad de la cosa
pedida e identidad de la causa de pedir.

La identidad objetiva de la cosa juzgada se produce de ordinario en la


parte resolutiva de la sentencia. De un modo excepcional, se extenderá
este efecto a ciertos considerandos que la doctrina y jurisprudencia
denominan considerandos resolutivos, los que por tener un nexo directo
con la parte resolutiva alcanzan también la eficacia de cosa juzgada" (CS.,
13 de septiembre de 2006, rol Nº 4416-2004).

Sin embargo, en una reciente sentencia de la Corte de Apelaciones de


Santiago, se ha fallado tajantemente que:

"Sexto: De un modo persistente y reiterado la jurisprudencia ha venido


indicando que esta causal de nulidad se configura cuando el fallo definitivo
contiene más de una decisión y cuando entre esas varias disposiciones se
produce una contraposición en grado tal que no pueden coexistir
racionalmente, al punto que sería imposible su posterior ejecución o
cumplimiento. Enseguida, se hace igualmente necesario acotar que las
decisiones a que alude la ley sólo pueden ser aquellas que se consignan
en la parte dispositiva del fallo. No hay otras. Los considerandos están
llamados a contener la fundamentación de la sentencia, esto es, los
argumentos que le sirven de apoyo y por muy conclusivos que sean,
no pasan de ser eso: razones de sustento. En suma, en la estructura
formal de una sentencia no existen los denominados "considerandos

309
resolutivos" (C. de Santiago, 19 de enero de 2015, rol Nº 9855-2014) (el
destacado es nuestro).

4.17. De las diversas formas en que puede alegarse la cosa juzgada

Del estudio de las diversas disposiciones del Código de Procedimiento


Civil resulta que la cosa juzgada puede alegarse en diversas formas, a
saber:

a) La cosa juzgada puede alegarse como acción. Así se desprende de los


artículos 175 y 176 del Código de Procedimiento Civil.

b) La cosa juzgada puede alegarse como excepción dilatoria, en


conformidad al artículo 304 del Código de Procedimiento Civil.

c) La cosa juzgada puede alegarse como excepción perentoria, de


acuerdo con lo dispuesto en los artículos 309 y 310. Y como excepción
perentoria tiene una particularidad: no sólo se puede oponer en el escrito de
contestación a la demanda, sino en cualquier estado de la causa, debiendo,
eso sí, alegarse por escrito antes de la citación para sentencia en primera
instancia, o de la vista de la causa en segunda.

d) La excepción de cosa juzgada puede servir de base a un recurso de


apelación.

e) La cosa juzgada puede ser alegada como causal del recurso de


casación en la forma, siempre que hubiere sido alegada oportunamente en
el juicio y la sentencia que se trata de recurrir de casación la haya
desestimado. Se aplica en este caso el Nº 6º del artículo 768 del Código de
Procedimiento Civil, que dice: "El recurso de casación en la forma ha de
fundarse precisamente en alguna de las causas siguientes... 6ª En haber
sido dada (la sentencia) contra otra pasada en autoridad de cosa juzgada,
siempre que ésta se haya alegado oportunamente en el juicio".

310
f) La cosa juzgada puede servir de fundamento a un recurso de casación
en el fondo cuando la sentencia que se trata de recurrir de casación, al
pronunciarse sobre la excepción de cosa juzgada, haya cometido una
infracción de ley, siempre que esta infracción influya sustancialmente en lo
dispositivo de ella. Puede ocurrir esto, por ejemplo, cuando el tribunal
sentenciador estima que existe la triple identidad requerida por la ley para
que proceda la excepción de cosa juzgada, en circunstancias que la causa
de pedir en la segunda demanda es distinta de la que ha servido de
fundamento a la primera.

g) La cosa juzgada puede servir también de base a un recurso de revisión


cuando la sentencia que se trata de rever ha sido pronunciada contra otra
pasada en autoridad de cosa juzgada y que no se alegó en el juicio en que
la sentencia firme recayó. Es lo que dispone el Nº 4º del artículo 810 del
Código de Procedimiento Civil. Nótese que para que pueda entablarse el
recurso de revisión por esta causal, es menester que la cosa juzgada no
haya sido alegada en el juicio en que la sentencia firme recayó. Porque si la
cosa juzgada ha sido alegada en el juicio, el recurso procedente es el de
casación en la forma, de acuerdo con lo expresado por nosotros en la letra
e).

4.18. De los efectos de las sentencias penales en juicios civiles

En conformidad al artículo 59 del Código Procesal Penal, la acción civil


que tuviere como objeto únicamente la restitución de la cosa, deberá
interponerse siempre durante el respectivo procedimiento penal, de
conformidad a lo previsto en el artículo 189. Esta misma idea está repetida
en el artículo 171 del Código Orgánico de Tribunales, que expresa en su
inciso 1º: La acción civil que tuviere por objeto únicamente la restitución de
la cosa, deberá interponerse siempre ante el tribunal que conozca las
gestiones relacionadas con el respectivo procedimiento penal.

Pues bien, cuando la acción civil emanada del hecho punible tiene por
objeto la mera restitución de una cosa, tiene que ser deducida forzosamente

311
ante el juez que conoce del proceso criminal. Pero, cuando la acción civil
tiene por objeto la indemnización de los perjuicios, hay dos tribunales
competentes: el que conoce del juicio criminal y el tribunal civil
correspondiente.

Cuando la acción civil se ejercita separadamente de la penal, se tramitan


dos procesos que están relacionados íntimamente. El artículo 167 del
Código de Procedimiento Civil dispone que cuando la existencia de un delito
haya de ser fundamento preciso de una sentencia civil o tenga en ella
influencia notoria, podrán los tribunales suspender el pronunciamiento de
ésta hasta la terminación del proceso criminal, si en éste se ha deducido
acusación o formulado requerimiento, según el caso.

Esta suspensión podrá decretarse en cualquier estado del juicio, una vez
que se haga constar la circunstancia mencionada en el inciso precedente.

Si en el caso de los dos incisos anteriores se forma incidente, se tramitará


en pieza separada sin paralizar la marcha del juicio.

Con todo, si en el mismo juicio se ventilan otras cuestiones que puedan


tramitarse y resolverse sin aguardar el fallo del proceso criminal, continuará
respecto de ellas el procedimiento sin interrupción.

Las sentencias criminales condenatorias producen siempre cosa juzgada


en el juicio civil. Así lo establece el artículo 178 del Código de
Procedimiento Civil, de acuerdo con el cual, en los juicios civiles pueden
hacerse valer las sentencias dictadas en un proceso criminal siempre que
condenen al procesado. Por su parte, el artículo 180 del Código de
Procedimiento Civil agrega que siempre que la sentencia criminal
produzca cosa juzgada en el juicio civil, no es lícito en éste tomar en
consideración pruebas o alegaciones incompatibles con lo resuelto en
dicha sentencia o con los hechos que le sirven de necesario fundamento.

Respecto de las sentencias absolutorias, o que ordenan el sobreseimiento


definitivo, no existe al respecto una regla absoluta como en el caso de las
sentencias penales condenatorias. Pero se puede formular como regla
general la siguiente: las sentencias penales absolutorias o que ordenan el
sobreseimiento definitivo, no producen cosa juzgada en el juicio civil. El
Código de Procedimiento Civil no dice esto en forma expresa, pero se
312
deduce del inciso 1º del artículo 179, que dispone: "Las sentencias que
absuelvan de la acusación o que ordenen el sobreseimiento definitivo,
sólo producirán cosa juzgada en materia civil, cuando se funden en alguna
de las circunstancias siguientes:...", y enumera luego tres casos de
excepción, de lo cual se desprende que la regla general es la que hemos
dado anteriormente (Stoehrel, C.).

Las excepciones indicadas son las siguientes:

Nº 1: Cuando se fundan en la no existencia del delito o cuasidelito que ha


sido materia del proceso.

Nº 2: Cuando se fundan en la circunstancia de no existir relación alguna


entre el hecho que se persigue y la persona acusada.

Nº 3: Cuando se fundan en la circunstancia de no existir en autos indicio


alguno en contra del acusado.

4.19. De los efectos de las sentencias civiles en juicios penales

Habíamos dicho anteriormente que la acción civil emanada de un delito,


que tiene por objeto la indemnización de los perjuicios, puede ser entablada
ante el tribunal civil correspondiente.

Existen además las llamadas cuestiones prejudiciales civiles, de las


cuales, por regla general, conoce el juez en lo criminal. Pero las cuestiones
prejudiciales civiles a que se refieren los incisos 2º y 3º del artículo 173 y el
artículo 174 del Código Orgánico de Tribunales, son de conocimiento del
juez en lo civil. Y en conformidad al artículo 171 del Código Procesal Penal:

"Siempre que para el juzgamiento criminal se requiriere la resolución


previa de una cuestión civil de que debiere conocer, conforme a la ley, un
tribunal que no ejerciere jurisdicción en lo penal, se suspenderá el
procedimiento criminal hasta que dicha cuestión se resolviere por
sentencia firme.

313
Esta suspensión no impedirá que se verifiquen actuaciones urgentes y
estrictamente necesarias para conferir protección a la víctima o a testigos
o para establecer circunstancias que comprobaren los hechos o la
participación del imputado y que pudieren desaparecer.

Cuando se tratare de un delito de acción penal pública, el Ministerio


Público deberá promover la iniciación de la causa civil previa e intervendrá
en ella hasta su término, instando por su pronta conclusión".

314
BIBLIOGRAFÍA CITADA

ABEL LLUCH, Xavier (2015): La valoración de la prueba en el proceso


civil (Madrid, Ed. La Ley).

ALVARADO VELLOSO, Adolfo (2008): Introducción al estudio del derecho


procesal. Primera parte (Buenos Aires, Rubinzal-Culzoni Editores).

ASENCIO MELLADO, José María (2004): Introducción al Derecho Procesal, 3ª


edición (Barcelona, Ed. Tirant Lo Blanch).

BORDALÍ, Andrés; CORTEZ, Gonzalo; PALOMO, Diego (2014): Proceso civil: El


juicio ordinario de mayor cuantía, procedimiento sumario y tutela
cautelar, 2ª edición (Santiago, LegalPublishing).

— (2016): Los recursos y otros medios de impugnación (Santiago,


LegalPublishing).

CAROCCA PÉREZ, Alex (2005): El nuevo sistema procesal penal, 3ª edición


(Santiago, Editorial LexisNexis).

CASARINO VITERBO, Mario (2005): Manual de derecho procesal civil, tomo III
(Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

COUTURE, Eduardo (1988): Introducción al estudio del proceso civil,


2ª edición (Buenos Aires, Ed. Depalma).

DE LA OLIVA SANTOS, Andrés (2005): Objeto del proceso y cosa juzgada en


el proceso civil (Navarra, Ed. Aranzadi).

DE LA OLIVA, Andrés; DÍEZ-PICAZO GIMÉNEZ, Ignacio; y VEGAS TORRES,


Jaime (2003): Derecho Procesal. Introducción, 2ª edición (Madrid,
Editorial Centro de Estudios Ramón Areces).

DEL RÍO FERRETI, Carlos (2014): El derecho al recurso y recurso de nulidad


penal (Santiago, Ed. LegalPublishing).

DEVIS ECHANDÍA, Hernando (2002): Teoría General del Proceso, 3ª edición


(Buenos Aires, Ed. Universidad).

315
DUCE, Maurice, MARÍN, Felipe, y RIEGO, Cristián (2008): "Reforma a los
Procesos Civiles Orales: Consideraciones desde el Debido Proceso y la
Calidad de la Información", en: Justicia Civil: Perspectivas para una
Reforma en América Latina (Santiago, Centro de Estudios de Justicia de
las Américas), pp. 13-94.

FERRER MAC-GREGOR, Eduardo; SIMONS PINO, Adrián (2010): "Los recursos


en el proceso civil. Una mirada desde Iberoamérica", en: TAVOLARI, Raúl
(coordinador), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII
Jornadas Iberoamericanas de Derecho Procesal (Santiago, Ed. Thomson
Reuters), tomo II.

GIMENO SENDRA, Vicente (2005): Introducción al derecho procesal, 3ª


edición (Madrid, Ed. Colex).

HUNTER AMPUERO, Iván (2010): "Iura novit curia en la jurisprudencia civil


chilena", en: Revista Derecho (Vol. 23, Nº 2), pp. 197-221.

LORCA POBLETE, Nelson (2015). "El recurso de nulidad laboral y su


aplicación práctica: algunas consideraciones a la luz de la garantía del
derecho al recurso", en: PALOMO, Diego (coord.), Proceso y Justicia
laboral: Lecturas a contracorriente (Santiago, Ediciones Jurídicas de
Santiago).

MARINONI GUILHERME, Luiz (2015): Introducción al Derecho Procesal


Civil (traducción de Christian Delgado Suárez, Lima, Ed. Palestra).

MATURANA MIQUEL, Cristián (2009): Aspectos generales de la prueba:


Apuntes (Santiago, Universidad de Chile).

MONTERO AROCA, Juan; FLORS MATÍES, José (2005): Tratado de recursos en


el proceso civil (Valencia, Ed. Tirant lo Blanch).

NIEVA FENOLL, Jordi, y BUJOSA VADELL, Llorenç (2015): Nociones


preliminares de Derecho Procesal Civil(Barcelona, Ed. Atelier).

NÚÑEZ OJEDA, Raúl y PÉREZ RAGONE, Álvaro (2013): Manual de derecho


procesal civil (Santiago, Thomson Reuters).

316
ORELLANA TORRES, Fernando (2009): Manual de derecho procesal, tomo II,
3ª edición (Santiago, Ed. Librotecnia).

ORTELLS RAMOS, Manuel (2009): Derecho procesal civil, 9ª edición (Navarra,


Ed. Aranzadi).

PALOMO VÉLEZ, Diego y ALARCÓN CORSI, Humberto (2011):


"Fundamentación de la sentencia y contradicción, como materialización
del derecho al recurso en materia procesal penal", en: Revista Ius et
Praxis (Año 17, Nº 1), pp. 291-320.

PICÓ I JUNOY, Joán (1996): El derecho a la prueba en el proceso


civil (Barcelona, J. M. Bosch).

ROMERO SEGUEL, Alejandro (2014): Curso de derecho procesal civil. La


acción y la protección de los derechos, 2ª edición (Santiago, Ed. Thomson
Reuters).

— (2014): Curso de derecho procesal civil. Los presupuestos procesales


relativos al órgano jurisdiccional y a las partes, 2ª edición (Santiago, Ed.
Thomson Reuters).

— (2015): Curso de derecho procesal civil. Los Presupuestos Procesales


Relativos al Procedimiento (Santiago, Ed. Thomson Reuters).

SERRA DOMÍNGUEZ, Manuel (2008): Jurisdicción, acción y


proceso (Barcelona, Ed. Atelier).

STOEHREL, Carlos (2010): De las disposiciones comunes a todo


procedimiento y de los incidentes (Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

317
SEXTA PARTE LOS ACTOS DE COMUNICACIÓN Y, EN PARTICULAR, LAS
NOTIFICACIONES

Profesor Gonzalo Cortez Matcovich

1. CONCEPTO Y FUNDAMENTO

La realización del proceso exige cooperación de todos los implicados en la


administración de justicia. Por este motivo, surge la necesidad de una
categoría de actos procesales que establezcan lazos de unión precisos
entre la actividad de las partes y la del juez, entre los sujetos del proceso y
las demás personas llamadas a participar en él (Ramos).

Si la comunicación proviene de las partes hacia el tribunal, ello se logra


por medio del escrito que la parte presenta y que se incorpora a la carpeta
electrónica (art. 26 Acta Nº 71-2016). Si la comunicación es del tribunal
hacia las partes, se verifica mediante un acto procesal que recibe la
denominación técnica de acto de comunicación, aunque en la práctica se
les llama notificaciones, cuyo objeto es dar a conocer a las partes y a los
demás sujetos que intervienen o pueden intervenir en un proceso, una
determinada resolución judicial.

Su fundamento radica en la propia dinámica del proceso, que exige la


mutua interacción entre las partes y el juez. Los actos de partes están
destinados al juez y a la otra parte. Las resoluciones judiciales tienen como
destinatarios a las partes y los otros sujetos llamados a intervenir en el
proceso, como un testigo o un perito. En un procedimiento escrito, como
quiera que la comunicación entre los sujetos del proceso no es inmediata,
los actos de uno no son conocidos por el otro en el momento mismo en que
se producen. En consecuencia, es preciso utilizar algún medio para que los

318
actos que efectúa alguno de los sujetos sean conocidos por el otro y
viceversa.

"... cabe tener en consideración que por regla general, las resoluciones
judiciales que son pronunciadas en los procedimientos escritos, lo son sin
que aquéllos a quienes van a afectar se hallen presente, por lo que resulta
forzoso que tengan un conocimiento cabal, veraz, oportuno y eficaz de
ellas, lo que se logra por medio de las notificaciones, las que efectuadas
cumpliendo con las formalidades respectivas, permiten presumir de
derecho que tal conocimiento se ha verificado, sin que admita, salvo
casos excepcionales, la prueba de la falta de tal noticia" (C. Suprema, 12
de noviembre de 2013, rol Nº 748-2013).

2. IMPORTANCIA

Los actos de comunicación tienen gran trascendencia en el proceso.


Además de cumplir una función de enlace entre los sujetos que intervienen
en el proceso, su práctica asegura el cumplimiento de las exigencias
derivadas del principio de contradicción, permitiendo que las partes puedan
aprovechar las posibilidades que les concede la ley procesal.
Específicamente, respecto del demandado, la garantía del debido proceso
impone ofrecerle la oportunidad real de ser oído, lo que implica asegurarle
un oportuno previo conocimiento de la pretensión. Una razonable posibilidad
de defensa y en igualdad de condiciones, exige el máximo de rigurosidad
posible en la práctica de los actos de comunicación.

En segundo lugar, su regulación es un factor influyente en la rapidez y


eficacia del proceso. Una adecuada ordenación de los actos de
comunicación implica equilibrar la exigencia de que las partes tomen un
efectivo conocimiento de las resoluciones con la necesidad de que el
proceso avance hacia su conclusión, evitando la dilación que puede generar
la dificultad para practicar la respectiva comunicación.

Un régimen de los actos de comunicación demasiado complejo y que


pretendiera asegurar el conocimiento personal y directo de todas las
319
resoluciones tornaría lento y antieconómico el desarrollo del proceso. A su
vez, un sistema de notificaciones demasiado laxo podría comprometer la
efectividad del principio de contradicción, al no ofrecer suficientes garantías
de oportuno conocimiento de las resoluciones judiciales.

La opción del legislador procesal civil equilibra los intereses indicados


estableciendo que la primera notificación a las partes o personas a quienes
hayan de
afectar sus resultados, deberá hacérseles en forma personal, en tanto que
las demás resoluciones, salvo algunas de especial trascendencia, se
sujetan a la regla general, esto es, la notificación mediante su inclusión en el
estado diario (arts. 41 y 50 CPC).

"Menester es que se impidan las excusas y evasivas maliciosas; pero al


mismo tiempo deben adoptarse precauciones para que las resoluciones
judiciales lleguen con seguridad a conocimiento de las partes. El sistema
adoptado en el Proyecto consiste en practicar una primera notificación
personal al demandado, rodeándola de todas las seguridades necesarias
para su regularidad, e imponer en seguida a las partes la obligación de
mantener vigilancia activa sobre la marcha del proceso, autorizando para
ello las notificaciones por cédula y aun por la simple inscripción en los
estados de las secretarías" (Mensaje del Código de Procedimiento Civil).

La importancia de esta clase de actos se refleja en la disposición del art.


38 CPC, que subordina la eficacia de las resoluciones judiciales a su
notificación con arreglo a derecho. Debe destacarse que la ausencia de
notificación o su práctica en forma deficiente no conlleva la nulidad de la
resolución respectiva —supuesto que ésta cumpla con todos los requisitos
legales—, sino que conduce a que ésta no produzca sus efectos normales
previstos por la ley.

"Que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 38 del Código de


Procedimiento Civil, las resoluciones judiciales sólo producen efectos
desde que son notificadas legalmente a las partes y en el caso de que se
trata, la autorización para separar provisionalmente a la trabajadora de
sus funciones, no fue puesta en conocimiento de la parte a quien
afectaba, lo que en definitiva impidió que produjera los efectos
pretendidos por el demandado, en su oportunidad, de manera que en

320
ningún caso se ha restado valor a una resolución judicial" (C. Suprema, 28
de diciembre de 1999, rol Nº 3935-1999).

Como se comprende, el binomio compuesto por resolución y notificación


es fundamental, de modo que, salvo supuestos específicamente
exceptuados, la notificación es condición para la eficacia de la resolución y
ésta, a su vez, colma el contenido de la primera. El proceso avanza merced
las resoluciones judiciales, pero éstas están destinadas a permanecer en la
ineficacia mientras no sean objeto de notificación. A su vez, la notificación
supone per se la existencia de "algo" que comunicar. No hay ni puede haber
notificación de "algo" que no sea una resolución judicial. De ahí, entonces,
la mutua interacción entre ambas clases de actos procesales.

3. RÉGIMEN LEGAL

Las notificaciones están sometidas a un doble grupo de reglas legales.


Por un lado, están reglamentadas en forma particularizada en el Título V del
Libro I CPC, pero también se les aplican las reglas comunes a todos los
actos procesales, por lo que deben reunir todos los requisitos de validez
comunes a esta clase de actuaciones procesales.

Es importante considerar que, como lo tiene resuelto el máximo tribunal,


los principios relativos a las notificaciones contenidos en el señalado título
deben aplicarse en toda su extensión cualquiera que sea la clase de juicio
gestión en que incida la resolución judicial que se trata de notificar, a menos
que la ley haya autorizado en ciertos casos un modo especial de hacer
saber a las partes cualquier mandato de un tribunal de justicia (C. Suprema,
16 de marzo de 1933, en Rev. Der. y Jur., t. 30, s. 1ª, p. 222).

321
4. CLASES DE NOTIFICACIONES: SIMPLE NOTIFICACIÓN, CITACIÓN,
EMPLAZAMIENTO Y REQUERIMIENTO

Los actos de comunicación son actos del órgano jurisdiccional


tradicionalmente diferenciados según los distintos destinatarios de la
comunicación. Si la comunicación lo es entre tribunales, el más importante
acto de comunicación está conformado por los exhortos. Cuando esa
comunicación se refiere a las partes litigantes o a otros sujetos que hayan
de actuar en el proceso, se habla de notificaciones, citaciones,
emplazamientos y requerimientos (De la Oliva).

Las notificaciones, citaciones, emplazamientos y requerimientos tienen en


común no solamente sus destinatarios, sino también que todas ellas
comunican una resolución judicial.

Sin embargo, la notificación es un concepto genérico y está presente en


todos los otros actos de comunicación específicos recién mencionados. La
diferencia fundamental entre ellas no reside tanto en el acto de
comunicación en sí mismo, sino que en el contenido de la resolución judicial
que se comunica. Por consiguiente, la citación, el emplazamiento y el
requerimiento son especies pertenecientes al género de las notificaciones y
lo que las distingue es el objeto de la comunicación, es decir, su contenido.

Esta circunstancia explica la razón por la que la forma en que se llevan a


efecto los tipos especiales de actos de comunicación sea prácticamente
idéntica, en casi todos los casos, a la utilizada para practicar una
notificación. Así, el acto de poner en conocimiento de un sujeto una
resolución cualquiera (notificación) no difiere sustancialmente de la forma en
que se practica una citación o un emplazamiento. La nota distintiva viene
determinada por el contenido de esos actos que no se limitan a dar a
conocer, sino que invitan o imponen una determinada conducta (Guasp).

En suma, gráficamente expresado, la notificación es el "vehículo" que


adoptará diversas denominaciones en función del "pasajero" que traslada.
Si ese "pasajero" es una simple resolución judicial, se trata de una
notificación pura y simple; si se trata de órdenes para comparecer se podrá
hablar de citaciones o emplazamiento; si se trata de imponer conductas
diferentes a las recién mencionadas se estará frente a un requerimiento.

322
4.1. La citación

Es un acto de comunicación cuyo contenido está constituido por una


resolución judicial que convoca a las partes o a un tercero para que
comparezcan en un día, hora y lugar determinado. La citación, como acto
de comunicación, se caracteriza porque impone al afectado la carga o la
obligación de comparecer a la presencia del juez y porque esa
comparecencia debe llevarse a efecto en un momento determinado. Esto es
lo esencial de la citación. Sin embargo, la manera en que se pone en
conocimiento del sujeto no difiere de modo sustancial con la forma como se
comunica otro tipo de resoluciones judiciales.

4.2. El emplazamiento

En sentido amplio, es el acto por el cual el tribunal ordena a las partes o a


los terceros que comparezcan ante él en un lapso determinado, es decir,
dentro de un plazo. Si bien guarda semejanza con la citación, al imponer a
las partes una determinada conducta, se caracteriza porque ordena al
emplazado la conducta de que comparezca ante la presencia judicial y
porque dicha comparecencia debe verificarse en un lapso preciso y no en
un instante determinado, como en la citación.

En sentido restringido, se habla de emplazamiento, para aludir al llamado


que se hace al demandado para que comparezca a defenderse en juicio
dentro del plazo que le acuerda la ley para tal fin.

El Tribunal Supremo español tiene resuelto que "El emplazamiento judicial


es un acto procesal de naturaleza mixta, componiéndose de un acto de
comunicación en sentido estricto por el cual se notifica al destinatario la
existencia de un proceso contra él, integrándose, además, por un acto de

323
intimación, para comparecer en dicho proceso" (STS 698/1995 de 13 de
julio de 1995).

4.3. El requerimiento

Es el acto por el cual el tribunal ordena a las partes o a los terceros dar,
hacer o no hacer alguna cosa determinada que no consista en una
comparecencia ante él. Se asemeja a la citación y al emplazamiento, en
cuanto está compuesto por una comunicación y porque invita o impone una
determinada conducta.

La diferencia radica, en primer lugar, en la conducta que impone, que


debe ser diferente a la de comparecer ante el tribunal, porque, de lo
contrario, estaríamos frente a una citación o un emplazamiento.

"Que la notificación, en un sentido estricto, es el acto del tribunal que tiene


por objeto poner en conocimiento de los interesados una resolución
judicial; no puede entonces confundírsela con el requerimiento, puesto
que, como ya se ha repetido, éste lleva involucrada una orden del tribunal
para hacer o no h