Está en la página 1de 4

Tema 13:

“EL VERBO SE HIZO CARNE”


Objetivo: Reafirmar que Jesús se hizo hombre a
imagen y semejanza de Dios, y, que de esa forma une
lo humano nuestro con lo divino de Dios.
Fruto: Ser Verdaderamente Cristianos, al
comprender el amor incondicional de Jesús, que se
hizo hombre para perdonar nuestros pecados y darnos
su salvación.
Cita bíblica a memorizar: «Y la Palabra se hizo
carne, puso su tienda entre nosotros, y hemos visto su
Gloria» (Jn 1, 14).
CREDO DE LOS APÓSTOLES CREDO NICENO CONSTATINOPOLITANO
Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Hijo único de Dios,
Nuestro Señor, nacido del Padre antes de todos los siglos:
que fue concebido por obra y gracia Dios de Dios, Luz de Luz,
del Espíritu Santo, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
nació de Santa María Virgen,
de la misma naturaleza del Padre,
padeció bajo el poder de Poncio por quien todo fue hecho;
Pilato que por nosotros lo hombres,
fue crucificado, muerto y sepultado, y por nuestra salvación
bajó del cielo,
descendió a los infiernos,
y por obra del Espíritu Santo
al tercer día resucitó de entre los se encarnó de María, la Virgen,
muertos, y se hizo hombre;
subió a los cielos y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
y está sentado a la derecha de Dios,
padeció y fue sepultado,
Padre todopoderoso. y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
Desde allí ha de venir a juzgar a y subió al cielo,
vivos y muertos. y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.
El Catecismo de la Iglesia Católica enseña en los
numerales 457, 458, 459 y 460 las razones por las que
Jesús se hizo hombre:
1. El Verbo se encarnó para salvarnos reconciliándonos
con Dios
 1 Jn 4, 10.14
 1 Jn 3, 5
2. El Verbo se encarnó para que nosotros conociésemos
así el amor de Dios:
 1 Jn 4, 9
 Jn 3, 16
3. El Verbo se encarnó para ser nuestro modelo de
santidad:
 Mt 11, 29
 Jn 14, 6
 Jn 15, 12
 Mc 8, 34
4. El Verbo se encarnó para hacernos “partícipes de la
naturaleza divina”
 2Pe 1, 4