Está en la página 1de 5

Prismas - Revista de Historia Intelectual

ISSN: 1666-1508
ISSN: 1852-0499
revistaprismas@gmail.com
Universidad Nacional de Quilmes
Argentina

Karepovs, Dainis
La repercusión de la Revolución Rusa en tierras brasileñas.
El surgimiento del Partido Comunista del Brasil *
Prismas - Revista de Historia Intelectual, vol. 21, núm. 2, 2017, Julio-Diciembre
Universidad Nacional de Quilmes
Buenos Aires, Argentina

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=387058927008

Cómo citar el artículo


Número completo Sistema de Información Científica Redalyc
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso
abierto
Dossier: La Revolución Rusa en la historia intelectual latinoamericana

La repercusión de la Revolución Rusa


en tierras brasileñas. El surgimiento
del Partido Comunista del Brasil*
Dainis Karepovs
cemap-Interludium. Brasil

¿Cuál fue la repercusión de la Revolución revolucionaria y sus reales dimensiones, la


Rusa en tierras brasileñas? Una de las mane- creación del pcb fue resultado de un largo y
ras de responder a esta pregunta consiste en lento proceso de discusión.
examinar la acción de sus caras más visibles: Al final de ese proceso de casi cuatro años
la de la Sección Brasileña de la Internacional de polémicas llevadas a cabo en todo el país,
Comunista y la del Partido Comunista del se puede decir que los resultados en términos
Brasil (sbic-pcb). Surgido como producto, de adhesión fueron modestos. En un informe
por un lado, de la fracasada experiencia del al Comité Ejecutivo de la Internacional Co-
movimiento obrero liderado por los anarquis- munista (ceic), elaborado poco después del
tas durante la ola de huelgas entre 1917 y Congreso de fundación del pcb,1 se menciona
1919, y, por otro lado, del entusiasmo gene- el número de 165 militantes, distribuidos en
rado por el triunfo de la Revolución Rusa de los siguientes grupos: Porto Alegre: 15, Re-
1917, el Partido Comunista del Brasil fue cife: 45, San Pablo: 7, Cruzeiro: 13, Río de
fundado, en Río de Janeiro y en Niteroi, entre Janeiro y Niteroi: 70, Santos: 2, y Juiz de
el 25 y el 27 de marzo de 1922. Como los Fora: 13. De acuerdo con el informe de marzo
otros partidos comunistas creados en aquel de 1922, los nueve delegados presentes en el
entonces en todo el mundo, el pcb nació a Congreso fundacional representaban al Par-
partir de una escisión dentro de la corriente tido Comunista del Uruguay, al Bureau de la
revolucionaria hegemónica en el movimiento Internacional Comunista (ic) para la Propa-
obrero local. Ahora bien, el caso brasileño ganda en América del Sur, y a los Grupos Co-
presentaba desde el comienzo dos caracterís- munistas de Porto Alegre, Recife, San Pablo,
ticas distintivas: por un lado, su núcleo origi- Cruzeiro, Niteroi y Río de Janeiro. No habían
nario provino en gran parte de los grupos
anarquistas y, por otro, las ideas comunistas o
socialdemócratas eran prácticamente desco-
nocidas en el Brasil. Y a ambas se sumó, * Traducción de Ada Solari.
1
Abílio de Nequete y Astrojildo Pereira, “Relatório dos
como consecuencia lógica, una tercera carac- trabalhos de preparação e realização do Congresso
terística: el tiempo que demoró su constitu- Constituinte do Partido Comunista do Brasil”, Río de
ción. Debido a la falta de informaciones pre- Janeiro, 29 de marzo de 1922 (Archivo del Estado ruso
de Historia Social y Política [Rossiiskii Gosudarstvennii
cisas sobre lo que ocurría en la Rusia Arkhiv Sotsialnoi i Politicheskoi Issledovanii – rgaspi]).

Prismas, Revista de historia intelectual, Nº 21, 2017, pp. 215-218


enviado delegados los Grupos Comunistas de sencia de elementos de la Masonería e in-
Juiz de Fora y de Santos. fluenciados por preconceptos anarquistas,
En su reunión fundacional el pcb evaluó y lo que explica la estructura [des]centrali-
aprobó las llamadas veintiuna condiciones de zada del Partido y la confusión reinante
ingreso en la ic, los estatutos del nuevo par- acerca de la teoría y la táctica comunistas.4
tido (inspirados en los de la sección argen-
tina), la elección de la Comisión Central Eje- Entre tanto, a raíz del estallido de la revuelta
cutiva (cce) y la puesta en marcha de la “tenentista”* del 5 de julio de 1922, cuando el
campaña de ayuda a los “hambrientos del gobierno decretó el estado de sitio, la sede del
Volga”. Las veintiuna condiciones, que ha- pcb fue invadida y clausurada por la policía,
bían sido aprobadas en 1920 en el II Congreso varios militantes fueron encarcelados y se
de la ic, respondían a una orientación interna- confiscó su documentación. Así, el pcb pasó a
cional del movimiento comunista en el sen- la ilegalidad.
tido de definir posiciones en las filas de los Aun cuando estuviese en la condición de
socialistas para la formación de partidos co- simpatizante, el pcb no demoró en traer al te-
munistas. El presupuesto de dicha orientación rritorio brasileño las políticas de la Interna-
era que el desencadenamiento de la revolu- cional y siguió adelante con lo que conside-
ción, en particular en Europa, era cuestión de raba una política de frente único. Casi un año
meses, y de allí la necesidad de formar parti- después, en el primer semestre de 1923, el pcb
dos con liderazgos ideológicamente firmes.2 salió lentamente de la clandestinidad a través
El nuevo partido buscó de inmediato legiti- de una política de acción común con la Confe-
marse ante la Internacional mediante el envío deración Sindicalista-Cooperativista Bra­­sile­
de un delegado al IV Congreso de la ic, tam- ­ña (cscb). Situada en el campo del llamado
bién en 1922. Sin embargo, debido a la tumul- sindicalismo “amarillo” o conservador, esta
tuosa actuación del delegado (el periodista central sindical seguía una orientación nacio-
Antônio Bernardo Canellas)3 enviado por el nalista y mantenía muchos vínculos con el
joven partido el pcb no fue reconocido como gobierno del país. En el caso brasileño, el
una sección oficial de la ic; solo fue admitido pcb, a través de su relación con la cscb,
en la condición de simpatizante y se planteó adaptó la política del frente único a las carac-
que la cuestión del reconocimiento sería dis- terísticas locales. Evidentemente, la adecua-
cutida más adelante en el V Congreso de la ic. ción dejó afuera el principal objeto de la
Canellas había dejado una imagen poco aus- orientación de la ic: la socialdemocracia.
piciosa del partido, que en una resolución de Ahora bien, aun con la salvedad de que no ha-
diciembre de 1922 fue caracterizado del si- bía socialdemocracia a la europea en el Bra-
guiente modo:

[...] este Partido no es aún un verdadero


4
Antonio Bernardo Canellas, Relatório da delegacia à
Partido Comunista. Conserva restos de la Rússia, Río de Janeiro, s.c.p., 1923, p. 58. En la res-
ideología burguesa, sostenidos por la pre- puesta a Canellas, el pcb advierte acerca de un evidente
error tipográfico del texto original: “centralizada” en
lugar de “descentralizada”, en Partido Comunista (sbic),
O Processo de um traidor (O caso do ex-comunista A. B.
2
Pierre Broué, História da Internacional Comunista, Canellas), Río de Janeiro, s.c.p., 1924, p. 16.
1919-1943, vol. i: A ascensão e a queda, San Pablo, * Las rebeliones “tenentistas” fueron movimientos polí-
Sundermann, 2007, p. 312. tico-militares en los que participaron ampliamente ofi-
3
En el momento en que se realizó el Congreso de funda- ciales de puestos inferiores de las fuerzas armadas, sobre
ción del pcb Canellas estaba en Francia. todo tenientes. [N. de la T.]

216 Prismas, Nº 21, 2017


sil, se puede decir que el pcb, al calificar a la cuyo objetivo era suprimir cualquier disenso
cscb como “reformista”, “socialpacifista”, respecto de la línea mayoritaria, lo que con-
etc., finalmente generaba un discurso en el dujo al debilitamiento del régimen de demo-
que se adhería la etiqueta “socialdemócrata” cracia interna en el partido y al empobreci-
al sindicalismo cooperativista y, por lo tanto, miento del debate teórico tanto en el ceic
la cscb pasaba a ser el eje de la política del como en las secciones nacionales”.5
frente único. Además, poco después de la revolución
La alianza duró poco. Sin embargo, los co- abortada de 1923 en Alemania, Stalin creó la
munistas obtuvieron una ganancia importante justificación teórica para su política interna.
gracias la difusión de sus ideas en las páginas Según su explicación, la derrota había sido
de un gran diario brasileño, al que la cscb te- resultado de la falta de apoyo del campesi-
nía acceso. Allí se publicó una enorme serie de nado al proletariado alemán, a diferencia de
artículos, tanto de dirigentes del pcb como lo que había ocurrido en Rusia en 1917.
de las instancias superiores de la ic, lo que Afirmó que el pueblo ruso no debería “que-
permitió que se sentaran las bases para un cre- darse vegetando a la espera de la revolución
cimiento orgánico del partido. Nombres como mundial”, que era la perspectiva que hasta en-
Minervino de Oliveira, Roberto Morena, y tonces había orientado al partido ruso y a la
entidades sindicales, como las de los textiles, ic. Esto es, para Stalin era perfectamente fac-
los trabajadores del mármol y otras, que más tible que el socialismo triunfara en un solo
tarde tuvieron influencia comunista en su di- país, aun cuando el capitalismo sobreviviese
rección, encontraron en esta convivencia en la en los países más desarrollados. Esta era la
cscb las bases de su adhesión al comunismo. teoría del “socialismo en un solo país”, que
A comienzos de 1924 estuvo en el Brasil serviría para transformar el régimen burocrá-
un delegado del ceic, el argentino Rodolfo tico de Stalin en el objetivo de las luchas de los
Ghioldi, para examinar el accionar del pcb. Al trabajadores y al que habría que defender de
término de su visita Ghioldi llegó a la conclu- ahora en adelante en todo el mundo. La teoría
sión de que todo no había sido más que un permitía, por un lado, justificar el de­sinterés
“malentendido” ocasionado por la “poco feliz respecto de la revolución mundial y, por el
actuación” de Canellas en el IV Congreso, otro, combatirla.6
donde solo se habían reflejado las opiniones Además del escaso interés de la ic por los
de este y no las del partido. Así, dado que el llamados “países coloniales”, incluidos los de
pcb seguía la línea de la ic, es decir, que estaba América Latina, los cambios en la orientación
“organizado sobre la base de la centralización internacional no habían sido pensados en fun-
democrática, tendía al desarrollo de una polí- ción de la realidad de la lucha de clases en el
tica de penetración en las masas obreras y no Brasil, que era el escenario donde actuaría el
registraba divergencias con respecto a nin- nuevo pcb, ni tampoco tuvieron influencias in-
guna resolución del Comitern”, se concluía en mediatas. Sin embargo, es importante señalar
que el dictamen del ceic no tenía razón de ser que fue precisamente en este momento cuando
y que el partido estaba preparado para ser ad- el joven partido fue aceptado formalmente en
mitido en la Internacional Comunista.
Así fue que el pcb asistió al V Congreso de
1924 para ser admitido en la ic. En este con- 5
Paulo Sérgio Pinheiro, Estratégias da ilusão-A Revo-
greso, conocido como el de la “bolcheviza- lução Mundial e o Brasil (1922-1935), San Pablo, Com-
panhia das Letras, 1991, p. 60.
ción”, se establecieron nuevas formas de orga- 6
Pierre Broué, História da Internacional, op. cit., vol. i,
nización para los pc: “un proceso burocrático p. 450.

Prismas, Nº 21, 2017 217


el “ejército de la revolución mundial” y, por dores en las elecciones y en el parlamento,
consiguiente, esa fue la perspectiva a partir de que poco o nada se habían intentado en el
la cual evolucionó. No hubo, en efecto, nin- mundo del trabajo de manera continua y orga-
guna posibilidad de volver a la época de las nizada, fueron algunos de esos puntos.
discusiones y de la democracia partidaria in- El pcb vivió a lo largo de casi toda su exis-
terna experimentadas en el momento de su tencia bajo una doble presión. En particular
creación, en 1919. después de 1929-1930, cuando se vieron muy
La situación configuró un marco curioso presionados por la ic, en la cual, en virtud del
para el comunismo en el Brasil. Por un lado, llamado principio del “socialismo en un solo
estaban los remotos e inalcanzables “mode- país”, los comunistas estaban bajo la influen-
los” (el Partido Comunista de la Unión So- cia de los intereses diplomáticos y estratégi-
viética [pcus] y la ic), que poca atención cos del Estado soviético. Por otro lado, al pre-
prestaban a lo que sucedía en aquel lejano sentarse como representantes de la ic y, por lo
subcontinente, y, por otro lado, el intento del tanto, exhibirse como símbolos de las con-
pcb de elaborar una línea de acción encua- quistas de los trabajadores soviéticos, eran
drada en los dictámenes de Moscú y compati- ante los ojos de los trabajadores brasileños la
ble con la realidad brasileña. El resultado fue expresión de la utopía de la creación de un Es-
que el partido tuvo muchas dificultades para tado obrero, y estos, por su parte, les hacían
transformarse en un partido de masas. Sin ver el deseo de la realización de dicho anhelo.
embargo, al no ser objeto de mayor interés Al vivir esta doble presión, los comunistas ac-
por parte de la dirección de la ic y del partido tuaban a veces como aceleradores, otras como
soviético, el pcb pudo, durante algunos años, frenos de las luchas sociales, siempre subordi-
desarrollar una acción relativamente autó- nados a los intereses del Estado soviético.
noma, sobre todo en cuanto a los intentos de Ante la falta de líderes capaces de enfrentar
concebir políticas a partir de la realidad na- esa paradoja, muchos comunistas del Brasil
cional. Fue un período en el que los comunis- terminaron optando por el culto al aparato, en
tas brasileños recibían “consejos” del ceic y lugar del enfrentamiento en las calles. Y otras
los “adaptaban” de acuerdo con su discerni- veces, no pocas, las calles prefirieron seguir
miento, y aun cuando fracasaran no había por su marcha y dejar de oír a los comunistas. o
parte de la ic una exigencia de resultados de-
finidos por Moscú.
El pcb pudo entonces desarrollar una serie Bibliografía
de iniciativas importantes, así como plantear
en el Brasil acciones y propuestas en campos Broué, Pierre, História da Internacional Comunista,
1919-1943, vol. i: A ascensão e a queda, San Pablo,
que el movimiento de los trabajadores nunca Sundermann, 2007.
había considerado como posibles caminos de
Canellas, Antonio Bernardo, Relatório da delegacia à
lucha, sobre todo en virtud de la falta de una Rússia, Río de Janeiro, s.c.p., 1923.
tradición socialdemócrata en el país. Cuestio-
—, O Processo de um traidor (O caso do ex-comunista
nes tales como la organización de segmentos A. B. Canellas), Río de Janeiro, s.c.p., 1924.
sociales de los trabajadores del campo, de las
Pinheiro, Paulo Sérgio, Estratégias da ilusão– A Revo-
mujeres, de la juventud, por ejemplo, así lução Mundial e o Brasil (1922-1935), San Pablo, Com-
como la participación política de los trabaja- panhia das Letras, 1991.

218 Prismas, Nº 21, 2017