Está en la página 1de 7

ARGUMENTO BOLA DE SEBO

- GUY DE MAUPASSANT –

Esta narración está ambientada en la guerra de 1870 y nos cuenta las


peripecias de un grupo de personas que viajan en diligencia de
Rouen a Le Havre, huyendo de los invasores prusianos.

La ciudad de Rouen ha quedado sin protección, pues, los últimos


soldados franceses que la protegían, han tenido que huir ante la
superioridad del ejército invasor.
Los vecinos, en sus habitaciones en penumbra, sentían el
enloquecimiento que provocan los cataclismos, los grandes
trastornos homicidas de la tierra, contra los cuales resultan inútiles
prudencia y fuerza.
Esa misma sensación reaparece siempre que se altera el orden
establecido, siempre que la seguridad ya no existe, siempre que todo
lo que protegían las leyes de los hombres o de la naturaleza se
encuentra a merced de la brutalidad inconsciente y feroz.
Un temblor de tierra que aplasta bajo las casas derruidas a un pueblo
entero; el río desbordado que arrastra campesinos ahogados con los
cadáveres de los bueyes y las vigas arrancadas de los tejados, o un
ejército glorioso que extermina a quienes se defienden, se lleva
prisioneros a los demás, saquea en nombre del sable y da gracias a
Dios al son del cañón, son otros tantos azotes espantosos que
desconciertan toda creencia en la justicia eterna, toda la confianza
que nos han inculcado en la protección del cielo y la razón del
hombre.
GUY DE MAUPASSANT

(Miromesnil, Francia, 1850-Passy, id., 1893) Novelista francés. A pesar de que


provenía de una familia de pequeños aristócratas librepensadores, recibió una
educación religiosa; en 1868 provocó su expulsión del seminario, en el que había
ingresado a los trece años, y al año siguiente inició en París sus estudios de derecho,
interrumpidos por la guerra franco-prusiana y que reemprendería en 1871.

En 1879, su padre logró que ingresara en el ministerio de Instrucción Pública, que


pronto abandonó para dedicarse a la literatura, por consejo de su gran maestro y
amigo G. Flaubert. Éste lo introdujo en el círculo de escritores de la época, como
Émile Zola, Iván Turgueniev, Edmond Goncourt y Henry James.

Su primer éxito, que apareció un mes antes de la muerte de Flaubert, fue el célebre
cuento Bola de sebo, recogido en el volumen colectivo Las noches de Medan
(1880). El mismo año publicó su libro de poemas, Versos. Afectado durante toda su
vida de graves trastornos nerviosos, en 1892, tras un intento de suicidio en Cannes,
fue ingresado en el manicomio de París, donde murió, después de dieciocho meses
de agonía, de una parálisis general.

Maupassant es autor de una extensa obra entre cuentos y novelas, en general de


corte naturalista. De ellas cabe señalar: La casa Tellier (1881); Los cuentos de la
tonta (1883); Al sol, Las hermanas Roudoli y La señorita Harriet (1884); Cuentos
del día y de la noche (1885); La orla (1887); las novelas Una vida (1883), Bel Ami
(1885) y Pierre y Jean (1888). Después de su muerte se publicaron varias
colecciones de cuentos: La cama (1895); El padre Milton (1899) y El vendedor
(1900).
CONTEXTO HISTÓRICO
 Sesiones de hipnosis que realizaba Charcot en La Salpêtrière.

 Concepción del evolucionismo que había vulgarizado Herbert Spencer.

 La naturaleza desconcertante de la fisiología y el psiquismo humanos, la falibilidad


de los sentidos, las limitaciones de la comprensión ordinaria de los fenómenos
físicos y mentales.

"La conciencia es sólo la superficie de la vida psíquica y que las fuerzas de la naturaleza
van mucho más allá de lo evidente u observable".

Diario paulatino, en el que describe el enloquecimiento de un hombre que siente la


insólita presencia de un ser indefinible que lo va despojando de su identidad al tiempo
que se apodera de sus pensamientos. El Horla

Fue publicado inicialmente en octubre de 1886 en la revista Gil Blas. Tras la


transformación en diario íntimo, la versión definitiva del relato apareció un año después.

La historia muestra una confesión autobiográfica, como presagio, manifestación o


exorcismo del estado mórbido del escritor. Maupassant enfermó de sífilis en su juventud y
ésta le provocó crecientes trastornos mentales en los últimos años de su vida, que
culminarían en la locura, el internamiento en la clínica.

Su obra no fantástica constituye un agudo retrato crítico de la vida y las costumbres de la


sociedad francesa, la obra fantástica no puede separarse de las contradicciones de la
irrupción de la modernidad, del horizonte cultural y las creencias compartidas de esta
misma sociedad.

La obra está teñida además de conceptos que proceden de las corrientes en boga de la
ciencia y el pensamiento filosófico y antropológico.
Inicio

Durante días y días los jirones del ejército en fuga habían pasado por la ciudad. No eran
soldados, sino hordas en desbandada. Los hombres, con la barba larga y sucia, los
uniformes hechos pedazos, avanzaban con paso cansino, sin bandera, sin mando. Todos
parecían abrumados, derrengados, incapaces de pensar o de decidir nada, siguiendo
adelante sólo por inercia, y apenas se detenían se caían del cansancio. Se veían sobre todo
soldados movilizados, gente pacífica, rentistas tranquilos., inclinados bajo el peso del fusil;
jóvenes marmitones de la Guardia Nacional, asustados, proclives a asustarse y a
entusiasmarse, prestos tanto para el ataque como para la fuga; en medio de ellos algunos
pantalones rojos, restos de una división destrozada en una gran batalla; sombríos artilleros
en fila con soldados de infantería heterogéneos; y, de vez en cuando, el casco reluciente de
un dragón de paso pesado que seguía no sin esfuerzo la marcha más ligera de los soldados
de infantería.
Nudo

Los tres hombres subieron y se les hizo entrar en la más bonita habitación del hotel, donde
el oficial los recibió arrellanado en un sillón, con los pies sobre el bordillo de la chimenea,
fumando una larga pipa de porcelana y envuelto en un florido batín, sustraído sin duda en la
casa abandonada de algún burgués de mal gusto. No se levantó, ni les saludó ni miró. Era
un magnífico exponente de la grosería propia del militar victorioso.

Finalmente, al cabo de unos instantes, dijo:

-¿Qué quieguen ustedes?

El conde tomó la palabra:

-Deseamos partir, señor.


-No.
-¿Podría saber la causa de esta negativa?
-Pogque no quiego.
-Quisiera hacerle observar, con todos mis respetos, señor, que su general en jefe nos
proporcionó una autorización de salida para llegar a Dieppe; y no creo que hayamos hecho
nada para hacernos merecedores de su rigor.
-No quiego..., eso es todo... Fueden igse.
Los tres hicieron una reverencia y se retiraron.
Desenlace

El coche iba más deprisa al estar la nieve más dura; y hasta Dieppe, durante las largas horas
mortecinas del viaje, en medio del traqueteo del camino, en el crepúsculo y luego en la
profunda oscuridad del coche, continuó, con feroz obstinación, su silbido vengativo y
monótono, obligando a los ánimos cansados y exasperados a seguir el canto de principio a
fin, a recordar cada palabra aplicándola al compás.

Bola de Sebo seguía llorando; y a veces un sollozo que no había logrado contener se perdía,
entre una estrofa y la otra, en las tinieblas.
LOS PERSONAJES.

PRINCIPALES:

Bola de Sebo: es la protagonista del relato, dada la encrucijada a la que se enfrenta: debe
ser infiel a sus principios, “tratar” con el enemigo, para permitir la marcha de una comitiva
de la cual ella misma era uno de los miembros. Experimenta una evolución: al principio,
comienza segura de sí misma, pero con el paso de las páginas se torna insegura,
manipulable, convirtiéndose finalmente en la herramienta que concede la libertad al resto
de miembros de la comitiva.

Los condes de Brèville, señores Carré-Lemadon y matrimonio Loiseau: son estratos


poderosos de la sociedad, pertenecientes a la alta burguesía, a la burguesía rica, hipócrita...
se podría hacer una diferenciación entre los condes y los Carré-Lemadon con respecto a los
Loiseau. Éstos últimos pertenecían más al vulgo, al pueblo común, pero su considerable
fortuna les confería un grado superior.

Cordounet: este es un personaje un tanto peculiar; pese a que no le parece bien el trato que
está recibiendo la prostituta lo transige, a modo de venganza, pues esta había rechazado
mantener relaciones sexuales con él. Por lo demás es un hombre taciturno, insociable,
comprometido con la política de su país, alimentado con un patriotismo exagerado, que
piensa ser conocedor del destino de Francia.

SECUNDARIOS:

El Oficial: pese a que este personaje desempeña un papel importante en la obra, no lo


considero un personaje principal.

Las monjas.

Los posaderos (señores de Follenvie).

El cochero.

TEMA PRINCIPAL O CENTRAL: El tema principal de la obra bola de sebo es:

-El sacrificio que hace la gordinflona para salvar del enemigo a sus compatriotas.