Está en la página 1de 50

COLUMNA VERTEBRAL

Vértebras cervicales

Anatomía Columna Cervical. Huesos y


Articulaciones
Posteado por Mercedes sobre 22 marzo 2009 en - BLOG, Articulaciones, Columna Vertebral · 4
Comentarios
La columna vertebral está formada por 24 huesos, llamados vértebras.

Las primeras 7 vértebras forman la columna vertebral cervical. Técnicamente


nos referimos a ellas como vértebras C1 a C7. La columna cervical comienza donde la
vértebra superior (C1, atlas) se conecta a la base del cráneo.
La columna cervical presenta una curva ligeramente cóncava que acaba en la
articulación de C7 con la parte superior de la columna torácica.
El atlas recibe el nombre del gigante griego que sostenía la bóveda celeste, en este caso
el cráneo. Se caracteriza por tener una forma de anillo. El atlas (C1) está formado por
dos arcos óseos muy anchos que forman un agujero en el centro del atlas para facilitar
el paso de la médula espinal. En esta zona la médula espinal es más ancha por lo que
necesita más espacio cuando sale del cráneo. Por tanto, C1 tiene proyecciones óseas
laterales más grandes que las del resto de las vértebras.

El atlas se sitúa por encima de C2 o axis; se llama así porque sirve de eje de rotación
de la cabeza. El axis posee un gran hueso en la parte superior (diente del axis o apófisis
odontoides) que se articula con el agujero central del atlas. Esta unión permite la gran
amplitud del movimiento en rotación hacia derecha e izquierda del cuello.

Las vertebras C2 a C7 están formadas por las mismas zonas. La zona principal es el
cuerpo vertebral, de forma rectangular. A este cuerpo se le une posteriormente un arco
óseo que tiene dos partes: los pedículos y las láminas.

Las láminas forman la parte más externa del arco óseo que forman, cuando las
vértebras están situadas una encima de otra, un hueco que rodea a la médula espinal.
Por tanto, las laminas ofrecen una protección ósea a la médula espinal.
En la zona donde se unen las láminas posteriormente se encuentra una proyección
ósea, las apófisis espinosas, que se puede sentir con los dedos en la parte posterior
de la columna. En la zona superior de la columna cervical, la apófisis más prominente
corresponde a C2 y en la parte inferior, donde se unen la columna cervical y la
torácica, nos encontramos con la apófisis espinosa de C7.
Lateralmente encontramos en cada vértebra las apófisis transversas. El atlas tiene
las apófisis transversas más grandes de la columna cervical.
A diferencia del resto de la columna, las apófisis transversas de las vértebras cervicales
tienen un agujero (foramen transverso ) por donde van las arterias que pasan a
ambos lados del cuello y que llevan al cerebro el aporte sanguíneo.
Entre cada par de vértebras se forman las articulaciones zigapofisiarias
o facetarias (una en cada lado). Estas articulaciones conectan, formando una cadena,
una vértebra con otra y a la vez permiten que el cuello se mueva en muchas direcciones.
La superficie de las articulaciones facetarias están cubiertas por un cartílago
articular que permite que los huesos se muevan uno contra otro suavmente, sin
provocar fricción.
En ambos lados de cada vértebra se encuentra el foramen. Los dos nervios que salen
de la médula, a derecha e izquierda, pasan por los forámenes.
Cuando se hernia el disco intervertebral se puede reducir el espacio foramidal y puede
presionar el nervio. Si se produce un crecimiento excesivo del hueso de la faceta articular
también puede irritarse el nervio ya que reduce el espacio foramidal y puede “pinzar” el
nervio.
Related posts:

1. Foramen Intervertebral
2. Articulaciones Facetarias
3. Partes de la Columna Vertebral – Vértebras
4. Anatomía – Columna Vertebral

Vertebras torácicas

Vértebra torácica
Vértebras torácicas

Posición de las vértebras torácicas (en rojo). Son 12 vértebras,


denominadas de arriba a abajo T1, T2, ..., T12.
Diferentes regiones (curvaturas) de la columna vertebral.

Latín [TA]: vertebrae thoracicae

TA A02.2.03.001

Enlaces externos

Gray pág.102

MeSH Thoracic+Vertebrae

FMA 9139 72064, 9139

[editar datos en Wikidata]

En anatomía humana, las vértebras torácicas (o vértebras dorsales) son las doce vértebras
de la parte central de la columna vertebral. Están a continuación de las cervicales y son más
gruesas y menos móviles que estas. A ellas les continúan las vértebras lumbares. Al proceder
de la primera vértebra torácica hasta la duodécima, cada una es más voluminosa que la
anterior. El tamaño, la forma y el número de las vértebras de otros animales vertebrados varía,
por ejemplo, los condrictios, como los tiburones y las rayas, tienen un esqueleto cartilaginoso.1
La rotura del disco intervertebral es más frecuente en las regiones torácicas y sacras, bien sea
por una lesión o por un proceso inflamatorio.2

Índice
[ocultar]
 1Características
 2Vértebras torácicas peculiares
o 2.1Primera vértebra torácica (T1)
o 2.2Segunda vértebra torácica (T2)
o 2.3Tercera vértebra torácica (T3)
o 2.4Cuarta vértebra torácica (T4)
o 2.5Quinta vértebra torácica (T5)
o 2.6Sexta vértebra torácica (T6)
o 2.7Octava vértebra torácica (T8)
o 2.8Novena vértebra torácica (T9)
o 2.9Décima vértebra torácica (T10)
o 2.10Undécima vértebra torácica (T11)
o 2.11Duodécima vértebra torácica (T12)
 3Imágenes adicionales
 4Véase también
 5Referencias

Características[editar]
Véase también: Términos anatómicos de localización

Típica vértebra torácica, vista desde arriba: las flechas apuntan a los pedículos.

Las vértebras torácicas tienen características que comparten con las otras vértebras, así como
características peculiares a su grupo vertebral. El cuerpo de cada vértebra torácica de la
columna vertebral soporta el peso de la vértebra que se encuentra encima (y del cráneo),
mientras que el arco permite crear una zona en forma de canal a lo largo de la columna que
protege la médula espinal.
El cuerpo de la vértebra —la parte más voluminosa de la vértebra— localizado en el medio
de la región torácica, es ancho tanto antero-posterior como transversalmente, y un tanto más
grueso por detrás que por delante.3 El cuerpo es cilíndrico, con la forma de un corazón, con
dos carillas articulares, superior e inferior. Cada carilla articula con la carilla inferior de la
vértebra que está por encima y con la carilla superior que está por debajo. Se distinguen de
las restantes vértebras de la columna por el hecho de que presentan facetas costales a cada
lado del cuerpo, con las que se articulan con las costillas, así como facetas en las apófisis
transversas para la articulación con los tubérculos de las costillas, con la excepción de la
vértebra 11va y 12va.
Los pedículos, los pilares a cada lado del cuerpo vertebral,1 a cada lado de la apófisis
espinosa central,4 se dirigen hacia atrás y un tanto hacia arriba, y los nódulos inferiores son de
mayor tamaño y profundidad que en cualquier otra región de la columna vertebral.
Típica vértebra torácica, vista desde arriba: las flechas apuntan a las láminas.

Las láminas por detrás de los pedículos que forman la mayor parte de la mitad postolateral
del agujero raquídeo.1 Son anchas, gruesas y se sobreponen por encima de aquella de la
subsiguiente vértebra, como tejas en un techo.
El canal vertebral, es relativamente pequeño y de forma sensiblemente circular.
La apófisis espinosa es larga, triangular y se dirige oblicuamente hacia abajo, y termina en
una extremidad tuberculada.1 Esta apófisis espinosa se sobrepone una a la otra a partir de la
quinta hasta la octava, perdiendo la dirección oblícua de las restantes.
Cada una de las apófisis articulares superiores (hay una a cada lado) es una placa plana de
hueso que se proyecta desde la unión de los pedículos y las láminas, se dirige hacia atrás y
levemente hacia afuera, por medio del cual se articula con el hueso adyacente por arriba.5
Cada una de las apófisis articulares inferiores (hay una a cada lado) está fusionada también
con las láminas, y sus facetas articulantes se dirigen hacia adelante y hacia el medio, para
encajar con la apófisis superior de la vértebra por abajo.
Las apófisis transversas —una derecha y otra izquierda— parten del arco detrás de la
apófisis articular superior y los pedículos. Son muy anchas, fuertes, considerablemente largas,
e inclinadas hacia atrás y abajo, y terminan en una extremidad cuboidal, delante de la cual hay
una superficie pequeña y cóncava para la articulación del tubérculo de la costilla respectiva.
No se observa ningún agujero en esta apófisis, como sí lo tienen las vértebras cervicales.

Vértebras torácicas peculiares[editar]

La primera y luego desde la novena hasta la duodécima vértebra y sus peculiaridades.


La primera vértebra torácica, denominada T1, es atípica, en comparación con las otras
vértebras torácicas. Las vértebras T9 a T12 son igualmente atípicas, debido a sus
características peculiares.
Primera vértebra torácica (T1)[editar]
El cuerpo de la primera vértebra torácica es ancho transversalmente, su superficie superior
es cóncava y con labios ascendentes en cada lado. En el borde superior de su cuerpo hay una
fosita costal completa para la cabeza de la primera costilla y, más abajo, una semicarilla en el
borde inferior para la parte superior de la cabeza de la segunda costilla.
Las superficies articulares superiores se dirigen hacia atrás y la apófisis espinosa es gruesa,
larga y casi horizontal. Las apófisis transversales son también largas y las hendiduras
vertebrales son más profundas que en las otras vértebras torácicas.
Segunda vértebra torácica (T2)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T3, T4, T5
por tener su carilla articular de la apófisis transversa cóncava, y excavada.
Tercera vértebra torácica (T3)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T2, T4, T5
por tener su carilla articular de la apófisis transversa cóncava, y excavada.
Cuarta vértebra torácica (T4)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T2, T3, T5
por tener su carilla articular de la apófisis transversa cóncava, y excavada.
Quinta vértebra torácica (T5)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T3, T4, T2
por tener su carilla articular de la apófisis transversa cóncava, y excavada.
Sexta vértebra torácica (T6)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T7, T8 y
T9, por poseer carillas articulares planas en la apófisis transversa. (articulares superiores)
Octava vértebra torácica (T8)[editar]
Presenta todas las características de una vértebra tipo, se diferencia al igual que la T6, T7 y
T9, por poseer carillas articulares planas en la apófisis transversa. (articulares superiores)
Novena vértebra torácica (T9)[editar]
La vértebra T9 puede no presentar facetas articulares inferiores para la décima costilla de
cada lado. En algunos individuos puede presentar dos carillas articulares en cada lado. De ser
así, la T10 tendrá semifacetas en vez de facetas completas para la décima costilla.
Se diferencia al igual que la T7, T8 y T6, por poseer carillas articulares planas en la apófisis
transversa. (articulares superiores)
Décima vértebra torácica (T10)[editar]
La vértebra T10 tiene —con la excepción ya mencionada— solo una faceta articular entera (no
semifaceta) a cada lado, localizada parcialmente sobre la superficie lateral del pedículo. No
posee facetas inferiores, se aprecia en la pieza ósea, al palpar una pequeña tuberosidad, ya
que las costillas inferiores a la décima solo poseen una carilla en su cabeza.
Undécima vértebra torácica (T11)[editar]
En la vértebra T11, el cuerpo se acerca en forma y tamaño a la de las vértebras lumbares. Las
facetas articulares para las costillas son de mayor tamaño que en las vértebras superiores y
están localizadas generalmente sobre los pedículos, los cuales son a su vez más resistentes
que en el resto de la región torácica.
El apófisis espinoso es corto y casi horizontal. La apófisis transversa es también corta,
tuberculada en su extremidad y no tienen facetas articulares.
Duodécima vértebra torácica (T12)[editar]
La vértebra T12 es de características muy similares a la T11, pero se distingue de ella por sus
superficies articulares inferiores, que son convexas y se dirigen hacia los lados para cuadrar
con la de la primera vértebra lumbar. Por la forma general del cuerpo, las láminas y la apófisis
espinosa, la cual se asemeja a una vértebra lumbar, y por cada apófisis transversa, se puede
dividir en tres elevaciones: una superior, una inferior —que corresponden con las apófisis
accesorias y mamilares de la vértebra lumbar— y un tubérculo lateral. Se pueden presenciar
remanentes de estas tuberosidades en las apófisis transversas de las vértebras

Imágenes adicionales[editar]

Columna vertebral.

Columna vertebral.

Arcos de tres vértebras torácicas vistas desde el frente.


Sección de la articulación vertebral desde la tercera hasta la novena vértebra dorsal, inclusive.

Vertebras lumbares

Vértebra lumbar
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación
acreditada. Este aviso fue puesto el 11 de noviembre de 2012.
Puedes añadirlas o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión
pegando: {{sust:Aviso referencias|Vértebra lumbar}} ~~~~

Vértebra lumbar

Ubicación de las vértebras lumbares (en rojo). Son 5 vértebras,


de arriba abajo: LI, LII, LIII, LIV y LV.
Una vértebra lumbar.

Latín [TA]: vertebrae lumbales

TA A02.2.04.001

Enlaces externos

Gray pág.104

FMA 9921 72065, 9921

[editar datos en Wikidata]

Las vértebras lumbares (vertebrae lumbales) son los segmentos más macizos de la columna
vertebral, tanto más voluminosas son en cuanto más abajo esté situada en la columna lumbar.
El disco intervertebral es espeso, ocupando un tercio del cuerpo vertebral, lo que constituye un
factor de movilidad. Se caracterizan por la ausencia del foramen transverso —parte de
las apófisis transversas— así como por la ausencia de facetas articulares a cada lado del
cuerpo de la vértebra. Las vértebras lumbares están situadas en la región lumbar, entre
las vértebras torácicas y el hueso sacro.
Como toda vértebra, las lumbares consisten anteriormente en un cuerpo vertebral y
posteriormente en un arco, el cual soporta siete apófisis. Entre ellos se forma el agujero
o foramen raquídeo, por donde discurre la médula espinal.

Índice
[ocultar]

 1Características
 2Vértebras
o 2.1Primera vértebra lumbar (LI)
o 2.2Segunda vértebra lumbar (LII)
o 2.3Tercera vértebra lumbar (LIII)
o 2.4Cuarta vértebra lumbar (LIV)
o 2.5Quinta vértebra lumbar (LV)
 3Imágenes adicionales
 4Véase también
 5Referencias

Características[editar]
Características generales de la vértebras lumbares:

 Cuerpo: se caracterizan por presentar un cuerpo vertebral grueso en comparación con


otras vértebras, más ancho de lado a lado que de adelante a atrás y más grueso en la
sección anterior que la posterior. Las superficies superior e inferior son planas o
ligeramente cóncavas, por detrás son cóncavas y constreñidas en el frente y los lados.
 Foramen: el agujero raquídeo tiene forma triangular, siendo más largo que las vértebras
torácicas, pero más pequeñas que las cervicales. Los pedículos son muy fuertes, dirigidas
hacia atrás, y cambian su morfología desde la primera vértebra hasta la última lumbar:
 Aumentan su grosor, de unos 9 mm en la L1, hasta unos 18 mm en la L5.
 Incrementan la angulación del plano axial desde 10 grados hasta unos 20 grados a
nivel de la L5.
 Los orificios vertebrales son considerablemente más profundos en las vértebras más
bajas.
 Una apófisis espinosa: de forma cuadrilátera.
 Dos apófisis transversas: se denominan "Apéndices Costiformes"
" y son los homólogos de las costillas Torácicas y/o Dorsales.

 Cuatro Apófisis articulares: 2 superiores y 2 inferiores. En la apófisis articular superior


existe un mamelón óseo llamado apófisis mamilar. La disposición cóncava de las apófisis
articulares permite mayores movimientos a ese nivel.
 Dos láminas vertebrales: son procesos óseos que conectan las apófisis espinosas de los
pedículos y forman la porción posterior del agujero raquídeo. Son estructuras fuertes,
cortas, amplias y con forma cuadrilátera. En la región lumbar superior son más altas que
anchas, mientras que en las vértebras lumbares inferiores, son más anchas que altas.
 Dos Pedículos: de notable grosor. El pedículo es a veces usado como portal de entrada al
cuerpo vertebral en los procedimientos de fijación de clavos o en la puesta de cemento
óseo, así como en la kifoplastia o vertebroplastia.

Vértebras[editar]
Las vértebras son cinco, nominadas del siguiente modo:
Primera vértebra lumbar (LI)[editar]
Sus apófisis articulares superiores, presentan una carilla articular cóncava atrás y adentro, su
apófisis articular inferior, presenta carilla articular convexa, y mira hacia adelante y afuera, al
igual que la T12, por eso es muy fácil de confundirla con la vértebra T12 (12°vértebra torácica)
Segunda vértebra lumbar (LII)[editar]
Sólo se puede reconocer si se tienen las anteriores vértebras, esto por su engrosamiento en
tamaño. Se considera que son del mismo individuo...
La distancia entre sus apófisis articulares superiores e inferiores va aumentado en cada
vértebra más a caudal.
Tercera vértebra lumbar (LIII)[editar]
La vértebra L3 es un elemento de palanca muy potente en la estabilidad lumbar, que presenta
en su parte anterior inserciones de los músculos psoas y diafragma, muy importantes en la
terapia osteopática, por sus múltiples relaciones articulares y viscerales.
Desde un punto de vista biomecánico, el centro de gravedad del cuerpo se ubica alrededor de
esta vértebra y es el centro de la lordosis lumbar. Esto le confiere una mayor relevancia
osteopática, ya que será una zona de especial interés en cuanto a movilidad se refiere, tanto a
nivel particular de dicha vértebra como del segmento lumbar en conjunto.
Esta vértebra cobra mayor importancia aún si recordamos que es el pivote osteopático de la
movilidad lumbar y centro de la viceromotricidad, es decir, se relaciona directamente con la
movilidad y motilidad viscerales de la zona abdominal.1
Es, además, la llave de las líneas antero-posterior y control de gravedad.
Cuarta vértebra lumbar (LIV)[editar]
Entre la articulación de la L4 y L5 es donde generalmente se realizan las punciones lumbares
para la extracción de líquido cefaloraquideo por su fácil palpación y por su abertura, lo que
permite la entrada de la aguja hasta el espacio subaracnoideo.
Quinta vértebra lumbar (LV)[editar]
La quinta vértebra lumbar presenta su particularidad en la articulación con el sacro. Dicha
articulación (diartroanfiartrosis) es llamada promontorio, presenta un ángulo más abierto. Este
punto es muy importante para medir el ángulo de inclinación correspondiente. Se puede
reconocer, viéndola desde un plano sagital, del resto porque su altura anterior es mayor a la
altura posterior, vale decir la longitud anterior del arco del cuerpo es mayor que la longitud del
arco posterior del cuerpo de la misma, así es que se ve "acuñada".
Vista en un plano frontal posterior el diámetro transverso de las apófisis articular superior se
presenta mayor que el diámetro transverso o distancia entre las apófisis articulares superiores.
Este es un dato importante a la hora de describir las características de una vértebra lumbar, ya
que estás son las encargadas de recibir la mayor carga de peso, de ahí su grosor y tamaño.

Imágenes adicionales[editar]

Columna vertebral.

Músculos de las regiones ilíaca y femoral anterior.

Sacro

Sacro (hueso)
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación
acreditada. Este aviso fue puesto el 24 de diciembre de 2017.
Puedes añadirlas o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión
pegando: {{sust:Aviso referencias|Sacro (hueso)}} ~~~~

Sacro

Hueso sacro, vista lateral.


Hueso sacro en el medio, vista frontal.

Latín [TA]: os sacrum

TA A02.2.05.001

Enlaces externos

Gray pág.106

MeSH Sacrum

FMA 16202

[editar datos en Wikidata]

El hueso sacro (Os sacrum) es un hueso corto, impar, central, simétrico, oblicuo, compuesto
por cinco piezas soldadas (vértebras sacras) en forma de pirámide cuadrangular, que presenta
una base, un vértice y cuatro caras (anterior, posterior y laterales). Sus alas sacras en las
zonas laterales, se unen con las palas ciáticas de la pelvis.1
Se encuentra debajo de la vértebra L5 y encima del coxis y entre los huesos coxales, con
todos los cuales se articula. Contribuye a formar la columna vertebral y la pelvis. Su función
principal es transmitir el peso del cuerpo a la cintura pélvica.
El borde anterior de S1 es sobresaliente y se denomina promontorio sacro. El vértice se
articula con el cóccix. El orificio vertebral del sacro se denomina conducto sacro. Contiene las
raíces nerviosas de la cola de caballo (raíces de nervios espinales situados debajo de L1). En
las caras pélvicas y dorsal del sacro aparecen 4 pares de orificios sacros a través de los
cuales emergen ramos dorsales y ventrales de los nervios espinales.
Índice
[ocultar]

 1Etimología
 2Desarrollo
 3Inserciones musculares
 4Promontorio
 5Articulación sacroiliaca
o 5.1Superficies articulares
o 5.2La carilla auricular del sacro
 6Ligamentos de la articulación sacroiliaca
o 6.1Vista posterior de la pelvis
o 6.2Vista anterior de la pelvis
o 6.3Movimientos de la articulación sacroiliaca
 7Importancia clínica
o 7.1Trastornos congénitos
o 7.2Cáncer
 8Dimorfismo sexual
 9Variaciones
 10En otros animales
 11Referencias
 12Galería
 13Véase también
 14Enlaces externos

Etimología[editar]
Los romanos le dieron este nombre porque correspondía a la parte entregada a los dioses en
los sacrificios.2

Desarrollo[editar]
Las somitas que dan lugar a la columna vertebral comienzan a desarrollarse a partir de la
cabeza a la cola a lo largo de la longitud de la notocorda. Al día 20 de la embriogénesislos
cuatro primeros pares de somitas aparecen en la futura región del hueso occipital.
Desarrollándose, a razón de tres o cuatro veces al día, las próximas ocho parejas de somitas ,
se forman en la región cervical de desarrollarse en las vértebras cervicales; los próximos doce
pares formarán las vértebras torácicas; los próximos cinco pares de vértebras lumbares y
aproximadamente el día 29 aparecerá las somitas sacras para desarrollar las vértebras
sacras; Finalmente, el día 30 los últimos tres pares formarán el cóccix.3
Inserciones musculares[editar]

Sacro cara anterior

sacro cara posterior

En él se insertan los músculos:

 Ilíaco en la base
 Piramidal en la cara anterior
 Isquiococcígeo en los tramos laterales
 En la cara posterior: dorsal ancho, longisimo, iliocostal, tranverso espinoso , glúteo mayor

Promontorio[editar]
El promontorio sacro marca la frontera de la entrada de la pelvis, y cuenta con la línea
iliopectínea y línea terminal.4 El promontorio sacro se articula con la última vértebra lumbar
para formar el ángulo sacrovertebral, un ángulo de 30 grados con respecto al plano horizontal
que proporciona un marcador útil para un procedimiento de implante cabestrillo.

Articulación sacroiliaca[editar]
Superficies articulares[editar]
La articulación sacroiliaca presenta dos superficies auriculares:

 La carilla auricular del hueso coxal: situada en la parte posterosuperior de la cara


interna del hueso iliaco exactamente por detrás de la línea innominada, que constituye
parte del estrecho superior.
Esta superficie tiene forma de media luna de concavidad posterosuperior; está recubierta de
cartílago y es bastante irregular. A lo largo del eje mayor de esta superficie discurre una cresta
alargada que separa dos depresiones. Esta cresta está incurvada sobre si misma, siguiendo
un arco de círculo cuyo centro está situado aproximadamente a nivel de la tuberosidad iliaca
que da inserción a poderosos ligamentos de la articulación sacroiliaca.

 La superficie auricular del alerón sacro: sus contornos son superponibles a los de la faceta
auricular del hueso coxal y cuya superficie tiene una conformación inversa.
Estas dos superficies sin embargo no tienen tanta regularidad como se ha descrito
anteriormente. En la parte media y superior de la superficie auricular del sacro existe una
depresión central. En cambio, en su parte inferior, la parte auricular del sacro está más bien
convexa en su parte central. De ello se deduce la dificultad que existe en seguir la interlínea
sacroiliaca en una proyección radiológica y que, según en la parte que se quiera explorar, la
proyección debrá ser oblicua de fuera a dentro, o de dentro a fuera.5
La carilla auricular del sacro[editar]
Puede presentar grandes variaciones morfológicas según los individuos. A. Delmas ha
demostrado la existencia de una correspondencia entre el tipo del raquis y la morfología del
sacro y de su faceta auricular.

 Cuando las curvas raquídeas son muy acentuadas, caso que corresponde al tipo
dinámico, el sacro es muy horizontal y la faceta auricular, muy incurvada sobre sí misma,
es al mismo tiempo muy cóncava. La articulación sacroiliaca está entonces dotada de una
movilidad importante, que recuerda a una diartrosis, que corresponde a un grado extremo
de adaptación a la macha bípeda.

 Cuando las curvaturas raquídeas son poco acentuadas, caso que corresponde a tipo
estático, el sacro es casi vertical y la faceta auricular muy alargada verticalmente y muy
poco acodada sobre sí misma. Su superficie es casi plana. Este aspecto es a menudo
observado en los niños.
La aurícula es habitualmente más larga y estrecha en el sacro que en el hueso iliaco y en ella
se observa constantemente una depresión central en la unión de los dos segmentos y dos
elevaciones cerca de las extremidades de cada segmento.
Weisel ha desarrollado una teoría personal sobre la disposición de los ligamentos de la
articulación en relación con las fuerzas que se le aplican:

 Un grupo craneal, de dirección lateral y dorsal. Estos ligamentos actuarían durante el


desplazamiento del promontorio hacia delante.

 Un grupo caudal, de dirección craneal, que se opone a la fuerza perpendicular al plano de


la cara superior de la primera vértebra sacra.

Ligamentos de la articulación sacroiliaca[editar]


Vista posterior de la pelvis[editar]
1.- Ligamentos iliolumbares: constituido por dos haces, superior e inferior, y que van desde las
apófisis transversas de L4 y L5 al borde anterior de la cresta iliaca.
2.- Plano medio de los ligamentos iliosacros: aquí encontramos el ligamento iliotransverso del
sacro y los ligamentos iliotransversos conjugados. Estos últimos fueron descritos
por Farabeuf , divergen en la extremidad posterior de la cresta iliaca y terminan en los
tubérculos conjugados del sacro.
3.- Ligamentos sacrociáticos mayor y menor: Son dos ligamentos muy importantes que se
extienden entre la parte inferior del borde externo del sacro y la gran escotadura ciática.
Dividen esta escotadura en dos agujeros: un agujero superior por el que sale de la pelvis el
músculo piramidal, y un agujero inferior, salida del músculo obturador interno.
Vista anterior de la pelvis[editar]
Desde esta vista podemos volver a ver los ligamentos iliolumbares y sacrociáticos. Además
vemos:
1.-Ligamento sacroiliaco anterior: está formado por dos haces que son denominados frenos de
nutación superior e inferior.
Movimientos de la articulación sacroiliaca[editar]
1.- Movimiento de nutación: durante este movimiento, el sacro gira alrededor del eje
constituido por el ligamento axial, de manera que el promontorio se desplaza hacia abajo y
hacia delante, y la punta del sacro y la extremidad del cóccix se desplazan hacia atrás. Por
tanto, el diámetro anteroposterior del estrecho superior acorta su longitud mientras que el
estrecho inferior aumenta. Por otro lado, las palas iliacas se aproximan y las tuberosidades
isquiáticas se separan. Este movimiento está limitado por la tensión de los ligamentos
sacrociñáticos y por los llamados frenos de la nutación (ligamento sacroiliaco anterior).
2.-Movimiento de contranutación: realiza desplazamientos inversos; el sacro gira alrededor
del ligamento axial haciendo que el promontorio se desplaza hacia arriba y hacia atrás y la
extremidad inferior del sacro y la punta del cóccix se desplazan hacia abajo y hacia delante.
Además, las palas iliacas se separan y las tuberosidades isquiáticas se aproximan. Está
limitado por la tensión de los ligamentos sacroiliacos (plano superficial, medio y profundo).

Importancia clínica[editar]
Trastornos congénitos[editar]
El trastorno congénito, espina bífida, se produce como resultado de un tubo
neural embrionario defectuoso, caracterizado por el cierre incompleto del arco vertebral o del
cierre incompleto de la superficie del canal vertebral. Los sitios más comunes para las
malformaciones espina bífida son las áreas lumbar y sacra.
Otro trastorno congénito es el de síndrome de regresión caudal también conocida
como agenesia sacra. Este se caracteriza por un subdesarrollo anormal en el embrión (que se
producen por la séptima semana) de la columna vertebral inferior.6 A veces parte del coxis
está ausente, o las vértebras inferior puede estar ausente, o en ocasiones una pequeña parte
de la columna vertebral no se encuentra sin ningún signo exterior.
Cáncer[editar]
El sacro es uno de los principales lugares para el desarrollo de los sarcomas conocidos como
condrosarcomas que se derivan de los remanentes de la notocorda embrionaria.7

Dimorfismo sexual[editar]
El sacro muestra un notable dimorfismo sexual (forma diferente en hombres y mujeres).
 En la mujer el sacro es más corto y más ancho que en el varón; las formas mitad inferior
de un ángulo mayor con la parte superior; la mitad superior es casi recta, la mitad inferior
que presenta la mayor cantidad de curvatura. El hueso también se dirige más
oblicuamente hacia atrás; esto aumenta el tamaño de la cavidad pélvica y hace que el
ángulo sacrovertebral más prominente.

 En el varón la curvatura se distribuye más uniformemente sobre toda la longitud del


hueso, y es en conjunto mayor que en la mujer.

Variaciones[editar]
En algunos casos el sacro estará formado por seis piezas8 o reducirse el número a cuatro.9
Los cuerpos de la primera y segunda vértebras puede fallar al unir.
A veces los tubérculos transversales superiores no están unidos al resto del ala en uno o
ambos lados, o el conducto sacro pueden estar abiertos a lo largo de una parte considerable
de su longitud, como consecuencia del desarrollo incompleto de las láminas y apófisis
espinosas.

En otros animales[editar]
En los perros el sacro está formado por tres vértebras fusionadas. El sacro en el caballo está
compuesto por cinco vértebras fusionadas.10En las aves las vértebras sacras se fusionan con
la zona lumbar , un poco en la zona caudal y con las vértebras torácicas para formar una sola
estructura denominada synsacrum. La rana ilion es alargada y forma un conjunto móvil con el
sacro, que actúa como un miembro adicional para dar más poder a sus saltos.

Referencias[editar]
1. Volver arriba↑ Richard L. Drake (2006). Gray´s Anatomy para Estudiantes.
Elsevier. ISBN 9788481748321.
2. Volver arriba↑ Diccionario etimológico
3. Volver arriba↑ Larsen, W.J. Human Embryology (En inglés).2001.Churchill Livingstone Pages
63-64 ISBN 0-443-06583-7
4. Volver arriba↑ Kirschner, Celeste G. (2005). Netter's Atlas Of Human Anatomy For CPT Coding
(En inglés). Chicago: American medical association. p. 274. ISBN 1-57947-669-4.
5. Volver arriba↑ Fisiología Articular. A.I. Kapandji. 6ª edición. Tomo 3
6. Volver arriba↑ Sonek JD, Gabbe SG, Landon MB, Stempel LE, Foley MR, Shubert-Moell K
(marzo de 1990). «Antenatal diagnosis of sacral agenesis syndrome in a pregnancy
complicated by diabetes mellitus (En inglés)». Am. J. Obstet. Gynecol. 162 (3): 806-
8. PMID 2180307. doi:10.1016/0002-9378(90)91015-5.
7. Volver arriba↑ chordoma foundation. «Comprensión cordoma (En inglés))». Consultado el 16 de
noviembre de 2015.
8. Volver arriba↑ Akram Abood Jaffar (25 de octubre de 2009). «Webcite Anatomical
variations» (en inglés). Archivado desde el original el 25 de octubre de 2009. Consultado el 13
de noviembre de 2015.
9. Volver arriba↑ Akram Abood Jaffar (25 de octubre de 2009). «Wed cite Anatomical
variations» (en inglés). Archivado desde el original el 25 de octubre de 2009. Consultado el 13
de noviembre de 2015.
10. Volver arriba↑ King, Christine, BVSc, MACVSc, and Mansmann, Richard, VMD, PhD. "Equine
Lameness." Equine Research (En inglés), Inc. 1997.
Galería[editar]

Imagen de la pelvis femenina, vista anterior.

Cara lateral del sacro y coxis.

Base del sacro.

Corte sagital del sacro.

Distribución posterior de los nervios pelvicos.


Cara pélvica del sacro.

Cara dorsal del sacro.

Sacro

Coxis

Coxis
Coxis
vista posterior y anterior del cóccix

Latín [TA]: os coccygis

TA A02.2.06.001

Enlaces externos

Gray pág.186

MeSH Coccyx

FMA 20229

[editar datos en Wikidata]

En los primates hominoides, entre los que se incluye la especie humana,


el coxis o cóccix (del latín coccyx, y este del griego κόκκυξ /kokix/)1 es la última pieza ósea
de la columna vertebral y el vestigio de una cola que en el caso de los embriones
humanos aparece hacia el final de la cuarta semana del desarrollo embrionario para
desaparecer en el inicio de la octava semana (Moore y Persaud, 2003). A partir de la octava
semana de su desarrollo, el embrión deja de tener una cola diferenciada y pasa a tener una
columna vertebral terminada en un coxis interno.
El coxis es un hueso corto, impar,nota 1 central, simétrico, en forma de triángulo, con base,
vértice, dos caras laterales y dos bordes. Está compuesto de tres a cinco piezas óseas
separadas o fusionadas (las vértebras coccígeas) y se encuentra justo debajo del hueso
sacro, al que se adjunta mediante una articulación fibrocartilaginosa, la sínfisis sacrococcígea,
que permite un movimiento limitado entre sacro y coxis. A pesar de ser el vestigio de una cola,
el coxis posee todavía una función anatómica pues sirve de apoyo para un cierto número de
ligamentos y músculos.2
El coxis no participa con las demás vértebras para soportar el peso corporal en bipedestación;
sin embargo, en sedestaciónpuede flexionarse anteriormente de forma ligera, lo que indica
que está soportando parte del peso. El coxis ofrece inserciones para parte de los
músculos glúteo mayor y coxígeo y para el ligamento anocoxígeo, intersección fibrosa de los
músculos pubocoxígeos.
El coxis se clasifica dentro de los huesos de las extremidades inferiores ya que las vértebras
de la columna están unidas al sacro y este posteriormente al coxis, por debajo del sacro
continúan las vértebras coxígeas, las que sí reciben la categoría de huesos vertebrales.

Índice
[ocultar]

 1Descripción anatómica
 2Importancia Clínica
o 2.1Lesiones
o 2.2Cáncer
 3En otros animales
 4Véase también
 5Notas
 6Referencias
 7Enlaces externos

Descripción anatómica[editar]
La cara pélvica del coxis es cóncava y bastante lisa, y la cara dorsal posee apófisis articulares
rudimentarias. La Co1 es la más grande y ancha de todas las vértebras coxígeas. Sus apófisis
transversas cortas se comunican con el hueso sacro, y sus apófisis articulares rudimentarias
forman las astas del coxis, que se articulan con las correspondientes del sacro. Las tres
últimas vértebras coxígeas suelen fusionarse durante las etapas intermedias de la vida,
creando un hueso arrosariado, de donde procede su nombre. Con la vejez, la Co1 suele
unirse con el sacro y las vértebras coxígeas restantes se funden en un solo hueso.

Importancia Clínica[editar]
Lesiones[editar]
Las lesiones en el coxis puede dar lugar a una condición dolorosa llamada coxidinia.3 4
Una fractura en el coxis es una ruptura en la rabadilla. Las causas más frecuentes para las
fracturas de coxis incluyen:
 Caídas sobre los glúteos. Con frecuencia, patinar y otras actividades que desembocan en
caídas en posición sentada contribuyen a este tipo de fracturas.
 Durante el parto, los recién nacidos pueden romperse el coxis cuando atraviesan el canal.
Cáncer[editar]
Se conoce un número de tumores de involucrar al cóccix.; de estos, el más común es el
teratoma sacrococcígeo. Tanto coxidinia y tumores coccígeos pueden requerir la extirpación
quirúrgica del cóccix (coccigectomía). Una complicación de coccigectomía es una hernia
coccígea.5

En otros animales[editar]
El coxis, es el segmento final de la columna vertebral en los seres humanos, simios y otros
mamíferos como los caballos. En los animales con colas óseas, que se conoce como base de
la cola o la base, en la anatomía de aves.

Véase también[editar]
 Anexo: Huesos en el esqueleto humano

Esternon

Esternón
Esternón

Esternón, cara posterior


Esternón,cara lateral

Latín [TA]: sternum

TA A02.3.03.001

Enlaces externos

Gray pág.119

FMA 7485

[editar datos en Wikidata]

El hueso esternón (Sternum) o quilla en algunos animales es un hueso del tórax, plano,
impar, central y simétrico (por lo general), compuesto por varias piezas soldadas
(esternebras). El esternón ayuda a proteger al corazón y los pulmones.
El esternón está formado por tres partes, el mango o manubrio, el cuerpo y el apéndice
xifoides, que tiene una forma muy variable. El manubrio y el cuerpo se articulan en
una sínfisis formando el llamado ángulo esternal (ángulo de Louis), la cual puede osificarse. El
apéndice (o apófisis) xifoides tiene un tamaño indefinido (puede variar según la persona, la
edad...) y experimenta una osificación a partir de los 40 años formándose una sínfisis donde
antes había una sincondrosis esternoxifoidea. Tiene dos caras, la anterior y posterior; dos
bordes laterales; y dos extremos, el superior o base y el inferior o vértice.1
El esternón se encuentra en la parte media y anterior del tórax, se articula en su parte superior
con las clavículas y en sus bordes laterales se articulan por una parte las costillas verdaderas
mediante el cartílago esternocostoclavicular mientras que por otra se articulan las falsas
mediante un solo cartílago, que se une a la 7ª, 8ª, 9ª y 10ª costilla.
La articulación del mango con el cuerpo es del tipo sínfisis y forma un ángulo bastante
pronunciado (de 35° aproximadamente) llamado ángulo de Louis a la altura de la
segunda costilla, la articulación más importante que realiza es con la primera costilla y con la
clavícula formando el tipo de articulación denominada esternocostoclavicular que en huesos
adultos puede llegar a osificarse y quedan totalmente unidas la primera costilla y el esternón,
por lo tanto el mango posee dos superficies articulares para dichos huesos.
En la base se encuentra la escotadura esternal (o yugular), la cual funge como un borde
libre. Es posible tocar este borde del esternón justo debajo de donde termina el cuello. A los
lados se encuentran las escotaduras claviculares dónde se articulan las clavículas, una a
cada lado.
En el cuerpo hay 3 estriaciones llamadas crestas que son una huella del periodo de
osificación embrionario.
En cuanto a las diferencias de sexo el masculino suele ser más grande, alargado y estrecho.
Las escotaduras son los sitios de unión entre los cartílagos costales y el esternón.

Índice
[ocultar]

 1Articulaciones
 2Malformaciones
 3En animales
 4En Quelicerados
 5Véase también
 6Referencias

Articulaciones[editar]
Los cartílagos costales de las siete primeras costillas se unen con el esternón formando las
articulaciones esternocostales. El cartílago costal de la segunda costilla se articula con el
esternón en el ángulo esternal por lo que es fácil de localizar. La clavicular derecha se articula
con la muesca esternal derecha y la clavícula izquierda se articulada con la muesca esternal
izquierda , respectivamente.2

Malformaciones[editar]
Hay dos tipos de malformaciones en el esternón: pectus carinatum y pectus excavatum.
El esternón, sus partes y su situación

En animales[editar]
El esternón en la anatomía de los vertebrados, es un hueso plano que se encuentra en la
parte media frontal de la caja torácica. Es de origen endocondral.3 Probablemente primero se
desarrolló tempranamente en los tetrápodos como una extensión de la cintura escapular.; no
se encuentra en los peces. En los anfibios y reptiles es típicamente una estructura en forma de
escudo, a menudo compuesto enteramente de cartílago. Está ausente en
las tortugas y serpientes. En las aves es un hueso relativamente grande y, por lo general,
tiene la forma de una enorme quilla que sobresale, a la que están unidos los músculos
utilizados en el vuelo.4 Sólo en los mamíferos el esternón toma una forma alargada, y está
segmentado como en los seres humanos.

En Quelicerados[editar]
En arácnidos, el esternón es la porción ventral (inferior) del cefalotórax. Consta de
un esclerito ,situado entre la coxa, frente al caparazón.

Véase también

Clavícula

Clavícula
Clavícula

Clavícula
Ubicación de las clavículas en el cuerpo humano

Latín [TA]: clavicula

TA A02.4.02.001

Enlaces externos

Gray pág.200

FMA 13321

[editar datos en Wikidata]

La clavícula es un hueso plano, con forma de "S" itálica, situado en la parte anterosuperior del
tórax. Junto con la escápulaforman la cintura escapular. Se puede palpar por toda su longitud
y se extiende del esternón al acromion de la escápula, siguiendo una dirección oblicua lateral
y posterior.1 Se considera el único medio de unión entre el miembro superior y el tórax.
A pesar de su aspecto, similar al de un hueso largo, posee una estructura semejante a la de
un hueso plano, ya que carece de epífisis y de diáfisis, lo que la harían entrar dentro de la
clasificación de hueso plano. Carece de un canal medular propiamente dicho.
Posee forma de S itálica y presenta:

 2 caras (superior e inferior)


 2 bordes (anterior y posterior)
 2 extremidades (acromial y esternal)
Índice
[ocultar]

 1Desarrollo
 2Anatomía
o 2.1Caras
o 2.2Bordes
o 2.3Extremos
 3Variaciones
 4Osificación
 5La clavícula en otras especies
 6Lesiones
 7Galería
 8Véase también
 9Referencias
o 9.1Bibliografía

Desarrollo[editar]
La clavícula es el primer hueso largo en osificarse (por medio de la osificación
intramembranosa), empezando durante la quinta o sexta semana de gestación a partir de los
centros de osificación primarios medial y lateral que están cercanos en el cuerpo de la
clavícula. Los extremos de la clavícula pasan más adelante por una fase cartilaginosa
(osificación endocondral). Los cartílagos forman zonas de crecimiento similares a las que se
encuentran en otros huesos largos. En el extremo externo aparece un centro de osificación
secundario y forma una epífisis con aspecto de platillo que comienza a fusionarse con el
cuerpo (diáfisis) entre los 18 y los 25 años de edad y que se fusiona por completo entre los 25
y 31 años. Ésta es la última de las epífisis de los huesos largos en fusionarse. Una epífisis
todavía más pequeña y con forma de platillo puede estar presente en el extremo acromial de
la clavícula; no se la debe confundir con una fractura. En ocasiones, la fusión de los dos
centros de osificación de la clavícula falla; como resultado, se forma un defecto óseo entre los
tercios medial y lateral de la clavícula. Conocer esta malformación congénita evita el
diagnóstico erróneo de fractura en una clavícula normal. Cuando existen dudas, se toman
radiografías de ambas clavículas, ya que este defecto suele ser bilateral (Ger y cols., 1996).

Anatomía[editar]
Caras[editar]
Cara superior: Se halla justo por debajo de la piel y del músculo platisma (que significa
lámina plana en griego). Es lisa en casi toda su extensión salvo algunas rugosidades
inconstantes que marcan las zonas de inserción. Se insertan varios músculos como:

 Deltoides: en el borde anterior del tercio lateral; forma parte del grupo de músculos
superficiales del hombro.
 Trapecio: en el borde posterior del tercio lateral.
Cara inferior: La cara inferior se encuentra
excavada en su parte media por una depresión
alargada para el músculo subclavio, limitado por
crestas o labios para la inserción de la aponeurosis
clavipectoral. Hacia la parte media se observa un
agujero nutricio. En la extremidad esternal existe
una pequeña superficie rugosa, la impresión del
ligamento costoclavicular o tuberosidad costal
donde se inserta dicho ligamento.2 Cerca de la
extremidad acromial existe un conjunto de
pequeñas rugosidades conocido como "tuberosidad
del ligamento coracoclavicular" (coracoidea), donde
se insertan los ligamentes conoideo y trapezoideo,
Fotografía de la Clavícula, desde debajo, y
normalmente la línea de inserción del ligamento
conoideo está enteramente ocupada por una desde arriba
saliente marcada llamada tubérculo conoideo,
también se encuentra un reparo llamado línea
trapezoidea, que dispuesto anterolateralmente, se
relaciona con la extensión del ligamento
trapezoide.3 Se insertan:

 Músculo subclavio: en el surco subclavio,


situado en el tercio medial.
 Ligamento conoideo: en el tubérculo conoideo,
situado en el tercio lateral.
 Ligamento trapezoide: en la línea trapezoidea,
en el tercio lateral, entre el tubérculo conoideo
y el extremo acromial. Clavícula izquierda, desde arriba y abajo
Bordes[editar]
Borde anterior: En sus dos tercios mediales es
grueso, convexo, ligeramente áspero y sirve de inserción para el músculo pectoral mayor, su
tercio lateral es cóncavo y delgado, también presenta asperezas donde se insertan los
fascículos anteriores del deltoides.
Borde posterior: Es grueso, cóncavo y liso en sus dos tercios mediales; lateralmente es
convexo y rugoso y sirve para la inserción de los fascículos claviculares del trapecio, y
el músculo esternocleidohioideo, en la parte medial.
Extremos[editar]
Extremidad acromial: También llamada extremidad lateral o externa. Aplanada de superior a
inferior; presenta una superficie articular elíptica para el borde interno del acromión, por lo
general esta cara mira un poco hacia abajo y afuera, por lo que la clavícula tiende a
desplazarse por encima del acromion.
Extremidad esternal: Es la parte más voluminosa del hueso. Se le conoce también como
interna. Presenta en una superficie articular triangular que se prolonga con la porción vecina
de la cara inferior del hueso formando un ángulo diedro saliente, el cual se articula con el
esternón y el primer cartílago costal. Superoposteriormente a la superficie articular se
encuentra cubierta de rugosidades producidas por inserciones del disco articular y de los
ligamentos.
Variaciones[editar]
La forma de la clavícula varía en mayor medida que la de prácticamente todos los otros
huesos largos. A veces es perforada por un ramo del nervio supraclavicular. La clavícula de
los trabajadores manuales es más gruesa y curva, y los lugares de inserción muscular se
encuentran más acentuados. La clavícula derecha es más fuerte que la izquierda y
generalmente más corta.

Osificación[editar]
Es un hueso de Osificación intramembranosa y dermal. Al final de la cuarta semana, en el
embrión humano, aparece el primer nivel de osificación. El segundo nivel se origina hacia los
veinte años en su extremo externo, aproximadamente al año de su aparición se acopla al resto
del hueso.

La clavícula en otras especies[editar]


La clavícula aparece por primera vez como parte del esqueleto de peces primitivos, donde se
asociaba con el pecho y con un hueso vertical llamado cleithrum, aunque en los peces
cartilaginosos y la gran mayoría de peces modernos se encuentra ausente. Los primeros
tetrápodos mantuvieron este hueso, con la adición de la interclavícula. El cleithrum
desapareció tempranamente en reptiles, y también la interclavícula en los placentarios aunque
se preservó en los reptiles y monotremas.
En muchos mamíferos, también las clavículas han sido reducidas o eliminadas, como en el
caso de los ungulados y los mamíferos acuáticos, para permitir a la escápula una mayor
libertad de movimiento, útil en animales veloces. En los dinosaurios y pájaros, las clavículas y
la interclavícula se han fusionado en un hueso en forma de horquilla, la fúrcula (aves), o
huesito de los deseos.

Lesiones[editar]
 Dislocación acromioclavicular
 Dislocación esternoclavicular
 Fractura de clavícula
 Osteólisis

Galería[editar]

Huesos del miembro superior.

Diagrama de la articulación del hombro.

Vista anterior de la articulación esternoclavicular.


Posición de la clavícula (en rojo). Animación.

clavícula (izquierda). Animación.


clavícula

clavícula

Véase también

Clavícula subadulta

Clavícula adulta

Omoplato

Escápula
Escápula

Escápula, vista anterior


Posición de la escápula.

Latín [TA]: scapula

TA A02.4.01.001

Enlaces externos

Gray pág.202

FMA 13394

[editar datos en Wikidata]

La escápula (en latín, escarbar) u omóplato (del griego omo, hombro, y plato, ancho) es un
hueso grande, triangular y plano. Se ubica en la parte posterior o dorso-lateral del tórax según
la especie de la que se trate, específicamente en el esqueleto humano se encuentra en la
región comprendida entre la segunda y séptima costilla. Conecta con el húmero (hueso del
brazo) y con la clavícula (en aquellas especies que poseen tal hueso) y forma la parte
posterior de la cintura escapular. El cuerpo es delgado, incluso traslúcido a contraluz por
encima y por debajo de la espina, aunque es más grueso en sus bordes.1
Consta en términos generales, y específicamente en el ser humano, de un cuerpo, una espina
que termina por fuera en el acromion y una apófisis coracoides.
El resto del artículo hace referencia puntual a sus características particulares en la especie
humana, pero puede ser de utilidad como base comparativa para el estudio de otras especies
de animales superiores, también hay animales invertebrados que no poseen este hueso

Índice
[ocultar]

 1Músculos
 2Caras
o 2.1Cara costal o anterior
o 2.2Cara dorsal o posterior
 3Bordes
o 3.1Borde superior o cervical
o 3.2Borde medial o espinal
o 3.3Borde lateral o axilar
 4Ángulos
o 4.1Ángulo superior
o 4.2Ángulo medial o interno
o 4.3Ángulo inferior
o 4.4Ángulo externo o lateral
 5Articulaciones
 6En otros animales
 7En dinosaurios
 8Galería
 9Véase también
 10Enlaces externos
 11Referencias

Músculos[editar]
Los siguientes músculos se insertan en la escápula:

Músculo Dirección Región

Pectoral menor Inserción Apófisis coracoides

Coracobraquial Origen Apófisis coracoides

Serrato anterior Inserción Borde medial

Tríceps braquial (cabeza larga) Origen Tubérculo infraglenoideo

Bíceps braquial (cabeza corta) Origen Apófisis coracoides

Bíceps braquial (cabeza larga) Origen Tubérculo supraglenoideo

Subescapular Origen Fosa subescapular


Músculo Dirección Región

Romboides mayor Inserción Borde medial

Romboides menor Inserción Borde medial

Músculo elevador de la escápula Inserción Borde medial

Trapecio Inserción Espina de la escápula

Deltoides Origen Espina de la escápula

Supraespinoso Origen Fosa supraespinosa

Infraespinoso Origen Fosa infraespinosa

Redondo menor Origen Borde lateral

Redondo mayor Origen Borde lateral

Dorsal ancho (unas pocas fibras) Origen Ángulo inferior

Omohioideo Origen Borde superior


Caras[editar]
|

Figura 1 : Escápula izquierda. Superficie costal.

Figura 2 : Escápula izquierda. Superficie dorsal.


Cara costal o
anterior[editar]
Esta cara es la que se
encuentra en el tórax, del cual
está separada por el serrato
mayor. Es cóncava en casi
toda su extensión, a esta
concavidad se le llama fosa
subescapular, donde se
insertan las láminas
tendinosas del músculo
subescapular. En el límite
lateral se advierte un saliente
alargado es el denominado
"pilar de la escápula".
Medialmente a la fosa
subescapular y a lo largo del
borde medial, se observa una
superficie rugosa y alargada
en la cual se fija el
músculo serrato anterior.
Las dos terceras partes de la
sección medial de la fosa
están marcados por muchas
cordilleras oblicuas, que van |
de los lados hacia arriba. Las
cordilleras permiten la
adhesión a las inserciones de Figura 3 : Escápula izquierda. Superficie lateral.
los tendones, y las superficies
entre ellas a las fibras
carnosas, del músculo subescapular. El lateral de la tercera parte de la fosa es liso y está
cubierto por las fibras de este músculo.
Cara dorsal o posterior[editar]
Es convexa y está dividida por la espina de la escápula en la fosa supraespinosa y la fosa
infraespinosa. En sentido medial, la espina se pierde hacia el borde medial del hueso en una
pequeña superficie triangular. Lateralmente, en cambio, se eleva y espesa cada vez más,
hasta separarse por completo del hueso, terminando en una amplia saliente en forma de
paleta: el acromion. El acromion presenta: una cara superior con numerosos foramenes
nutricios, situada directamente debajo de la piel; una cara inferior, cóncava; un borde lateral,
espeso y rugoso, donde se insertan los fascículos medios del deltoides; un borde medial, más
delgado, que presenta la carilla articular para la clavícula. La espina de la escápula es
aplanada de arriba hacia abajo y presenta dos caras, superior e inferior. La superficie de la
fosa suprespinosa es lisa y sirve de inserción al músculo supraespinoso, mientras que la
superficie de la fosa infraespinosa es rugosa y cóncava y cubre poco más de los dos tercios
inferiores de la superficie dorsal de la escápula, por debajo de la espina escapular, estando
dividida en dos partes por una cresta que discurre a lo largo de su borde lateral, la parte
medial sirve para la inserción del músculo infraespinoso. El área de la fosa es de forma más o
menos triangular, su lado superior recorre por debajo el trayecto de la espina y su vértice se
dirige hacia abajo, cerca del ángulo inferior de la escápula. La parte lateral está subdividida,
por una cresta oblicua, en dos zonas secundarias: una superior donde se inserta el redondo
menor y otra inferior donde se inserta el redondo mayor. El borde posterior de la espina da
inserción a dos músculos muy potentes: en el labio superior, al trapecio y en el labio inferior,
en la parte lateral, al deltoides.

Bordes[editar]
Borde superior o cervical[editar]
Es corto, delgado y afilado, y está interrumpido en su unión con la apófisis coracoides por la
escotadura coracoidea (escotadura escapular), por la que discurre el nervio supraescapular. A
menudo, esta escotadura está cerrada parcial o totalmente por un ligamento que se osifica,
llamado ligamento coracoideo. Medialmente a la escotadura se inserta el vientre inferior del
músculo omohioideo.
Borde medial o espinal[editar]
Es el más largo de los tres, sigue paralelo y unos 5 cm lateral a las apófisis espinosas de las
vértebras torácicas. Superiormente a la espina se inserta el músculo romboides menor, e
inferiormente el romboides mayor.
Borde lateral o axilar[editar]
Es una cresta delgada pero rugosa que en su parte inferior presenta el tubérculo
infraglenoideo, donde se fija el tendón de la cabeza larga del tríceps braquial. Este borde
suele presentar un surco para la arteria circunfleja escapular.

Ángulos[editar]
Ángulo superior[editar]
Se sitúa en la unión de los bordes superior y externo .
Ángulo medial o interno[editar]
Se sitúa en la parte más medial o interna de la escápula.
Ángulo inferior[editar]
Es grueso, redondeado y rugoso. Resulta de la unión de los bordes medial y lateral. En él
convergen las potentes inserciones del músculo infraespinoso, del músculo romboides mayor
y del fascículo inferior del serrato anterior. En este punto se inserta a veces un fascículo del
músculo dorsal ancho. Este ángulo presenta movimientos amplios cuando se abduce (aleja) el
brazo, y es un punto de referencia importante al estudiar los movimientos de la escápula.
Ángulo externo o lateral[editar]
Resulta de la unión de los bordes lateral y superior. Presenta dos formaciones de importancia:
la cavidad glenoidea y la apófisis coracoides.

 Cavidad glenoidea: de forma ovalada, con eje mayor vertical. Constituye la superficie
articular de la escápula de la articulación glenohumeral. Al ser poco cóncava (su
excavación no es suficiente para contener la cabeza del húmero), en estado fresco se
encuentra rodeada por un labrum o rodete glenoideo fibrocartilaginoso. Se encuentra
unida al cuerpo de la escápula por el cuello de la escápula. La cabeza larga del músculo
tríceps braquial se inserta en la parte superior de la cavidad, pero lateral a ésta.
 Apófisis coracoides: se encuentra en el espacio comprendido entre la cavidad glenoidea y
la escotadura de la escápula. En su comienzo, es oblicua hacia arriba y adelante, amplia y
abultada, para luego acodarse hacia abajo y lateralmente con un ligero adelgazamiento en
su extremo. En su ápice se insertan los músculos: pectoral menor, la cabeza corta
del bíceps braquial y coracobraquial. En la cara superior se insertan los ligamentos
coracoclaviculares. En el borde lateral se inserta el ligamento coracoacromial y en el
borde medial el músculo pectoral menor.

Articulaciones[editar]
 Articulación acromioclavicular
 Articulación glenohumeral
 Articulación escápulo-torácica

En otros animales[editar]

Los omóplatos, la columna vertebral y las costillas de Eptesicus fuscus.

En los peces, la hoja escapular es una estructura unida a la superficie superior de la


articulación de la aleta pectoral, y se acompaña de una placa coracoides similar sobre la
superficie inferior. Aunque robusto en el pescado cartilaginoso, ambas placas son
generalmente pequeños en la mayoría de otros peces, y pueden estar parcialmente
cartilaginoso, o consistir múltiples elementos óseos.2
En los primeros tetrápodos, estas dos estructuras, respectivamente, se convirtieron en la
escápula y un hueso denominado el procoracoides (comúnmente llamado simplemente el
"coracoides", pero no homóloga con la estructura de mamífero de ese nombre). En
los anfibios y reptiles (aves incluidas), estos dos huesos son distintos, pero juntos forman una
estructura única que lleva muchas de las inserciones musculares de la extremidad anterior. En
estos animales, la escápula suele ser un plato relativamente simple, carente de las
proyecciones y la columna vertebral que posee en los mamíferos. Sin embargo, la estructura
detallada de estos huesos varía considerablemente en grupos de vida. Por ejemplo, en ranas,
los huesos procoracoides pueden ser arriostrados entre sí en parte inferior del animal para
absorber el choque de aterrizaje, mientras que en las tortugas, la estructura combinada
constituye una forma de Y con el fin de permitir la escápula para retener una conexión a la
clavícula (que es parte de la cáscara). En las aves, los procoracoides ayudan a prepararse el
ala contra la parte superior del esternón.
En los terápsidos fósiles, un tercer hueso, el verdadero coracoides, formó justo detrás del
procoracoides. La estructura de tres huesos resultante todavía se ve en
los monotremasmodernos, pero en todos los demás mamíferos vivos, el procoracoides ha
desaparecido, y el hueso coracoides ha fusionado con la escápula, para convertirse en la
apófisis coracoides. Estos cambios están asociados a la marcha en posición vertical de los
mamíferos, en comparación con la disposición del miembro más extenso de reptiles y anfibios;
los músculos anteriormente unidos al procoracoides ya no son necesarios. La musculatura
alterada también es responsable de la alteración en la forma del resto de la escápula; el
margen delantero del hueso original se convirtió en la columna vertebral y acromion, de la cual
el estante principal de la lámina del hombro surge como una nueva estructura.

En dinosaurios[editar]
En dinosaurios los principales huesos de la cintura pectoral eran la escápula (omóplato) y el
coracoides, ambos de los cuales articula directamente con la clavícula. La clavícula estaba
presente en los dinosaurios saurisquios pero en gran medida ausente en
dinosaurios ornitisquios. El lugar en la escápula donde se articula con el húmero (hueso
superior de la extremidad anterior), es el hueso llamado glenoideo. La escápula sirve como
sitio de unión para los músculos de la espalda y las extremidades anteriores de un dinosaurio.

Galería[editar]

Huesos del miembro superior.

Diagrama de la articulación del hombro.


Escápula izquierda. Vista lateral.

Escápula u omóplato. Vista posterior.

Costillas

Costilla
Para otros usos de este término, véase Costilla (desambiguación).

Costilla

Costilla central, vista inferior


Imagen de la caja torácica completa

Latín [TA]: costae

TA A02.3.01.001

Enlaces externos

Gray pág.124

MeSH ribs

FMA 7574

[editar datos en Wikidata]

En la anatomía de los vertebrados, las costillas son huesos planos y curvos, que en su
conjunto forman la caja torácica. En la mayoría de los vertebrados rodean el pecho,
permitiendo a los que tienen pulmones expandirlos, facilitando la respiración. En general
sirven de protección a los órganos internos del tórax, como el corazón, aunque en algunas
especies, especialmente las serpientes, proveen soporte y protección a casi todo el cuerpo.1

Índice
[ocultar]

 1En los seres humanos


o 1.1Anatomía
o 1.2Clasificación
 2Otras especies
 3Galería
 4Referencias
 5Véase también

En los seres humanos[editar]


Las costillas humanas generalmente son 12 a cada lado (24 en total): 7 verdaderas o
esternales (I-VII), 3 falsas o asternales (VIII-X), y 2 flotantes (XI y XII), en forma de arco con un
cuerpo con dos caras, externa e interna; dos bordes, superior e inferior, y dos extremos,
posterior y anterior.
Se encuentran en el tórax, constituidos por cartílago en la parte más medial de su vertiente
anterior y por hueso en su vertientes lateral y posterior, que conforman la parte más visible del
armazón óseo de la caja torácica, dándole un aspecto de jaula, que se articulan con cada una
de las doce vértebras dorsales o torácicas por detrás y con el esternón, a través del
correspondiente cartílago costal, por delante.
En el interior de la caja torácica se encuentran los pulmones y el mediastino. En este se ubica
el corazón, esófago, tráquea, ganglios linfáticos, timo, aorta, vena cava superior e inferior.
Anatomía[editar]

Anatomía superficial de una costilla.

Todas las costillas se unen en la parte posterior de las vértebras torácicas. Los espacios entre
las costillas son conocidos como los espacios intercostales, en las cuales se pueden encontrar
los músculos intercostales, arterias intercostales y nervios.
Las estructuras base de una costilla son:

 Cabeza: Parte interna del posterior de la costilla; se articula con la vértebra torácica
correspondiente y con la vértebra que se encuentra sobre esta, a excepción de la 1era y
las 2 últimas, las cuales se articulan solamente con sus vértebras correspondientes. Es el
extremo más voluminoso del hueso, donde existe una carilla articular hacia la columna
vertebral.
Costillas verdaderas en rojo, falsas en verde y flotantes en azul.

 Cuello: Porción ósea angosta que se une a la cabeza.

 Cuerpo: Parte principal de la costilla. Aquí se inserta el músculo iliocostal.

 Tubérculo: El tubérculo de la costilla es una eminencia en la superficie posterior, en el


cruce del cuello y el cuerpo de la costilla. Todas las costillas típicas (3ª a la 9ª) presentan
una carilla para articular con el proceso transverso de las vértebras torácicas. En el caso
de las costillas flotantes, estas carecen de esta superficie articular.

Radiografía de tórax.

 Ángulo: La separación entre el ángulo y el tubérculo es progresivamente mayor de la


segunda a la décima costillas. La porción entre el ángulo y el tubérculo es redonda,
áspera e irregular, y sirve para la inserción del músculo dorsal diente vértebra torácica;
falta este tubérculo en los últimos 3 pares de costillas.

 Surco: Es la concavidad entre el borde de la cara interna con el borde inferior, por donde
pasa el paquete neuro-vascular intercostal (arterias, venas y nervios intercostales).
También se insertan los músculos intercostales respectivos.

 Cresta: Estructura de la costilla que se encuentra ubicada en la cabeza de algunas


costillas.
Todas las costillas tienen una cara externa e interna, con excepción de la primera costilla, la
cual tiene una cara superior y una inferior. En el arco anterior de la primera costilla se
encuentra el Tubérculo de Lisfranc, donde se inserta el músculo escaleno anterior.
Clasificación[editar]

 Cervicales: Unidas a la séptima vértebra cervical, son vestigiales en el ser humano,


estando presentes (habitualmente sólo una) en el 0,2% de la población mundial.

 Esternales: Se unen directamente al esternón, el responsable de esto es el cartílago


costal, que une estas costillas con el esternón.

 Asternales: Se unen indirectamente al esternón, uniéndose primero al cartílago costal de


la séptima costilla.

 Flotantes: No están unidas al esternón.

Otras especies[editar]

caja torácica de un Eptesicus fuscus.

Los peces tienen frecuentemente dos conjuntos de costillas unidas a la columna vertebral. El
primero, de las costillas dorsales, se encuentran en el septo que divide los grupos musculares
principales en sus porciones superior e inferior, proyectándose lateralmente desde la columna
vertebral. El segundo grupo es el de las costillas ventrales, que surgen de la columna vertebral
justo por debajo de las dorsales, y encierran la zona inferior del cuerpo, frecuentemente
uniéndose en las puntas. No todas las especies poseen ambos tipos, siendo las dorsales las
más comúnmente ausentes. En los tiburones, por ejemplo, no tienen costillas dorsales, y
poseen sólo unas muy cortas costillas ventrales, mientras que las lampreas no tienen ningún
tipo de costillas. En algunos teleósteos puede haber algunos huesos similares a las costillas
en la masa muscular.2
En los tetrápodos sólo hay un tipo de costillas, que son probablemente homólogas con las
costillas dorsales de los peces. En los tetrápodos tempranos cada vértebra poseía un par de
costillas, aunque las de las vértebras torácicas eran típicamente más largas. Las de
las vértebras sacras eran más cortas, y formaban parte de la pelvis.2
En la mayoría de las formas subsecuentes muchas de las costillas primigenias se han perdido,
habiendo en las especies vivientes de anfibios y reptiles una gran variedad en su estructura y
número. Las tortugas, por ejemplo, sólo tienen 8 pares de costillas, que han evolucionado en
un caparazón óseo o cartilaginoso, mientras que las serpientes pueden tener cientos de
costillas, que cubren todo el largo de su tronco. Las ranas típicamente no tienen costillas,
aparte de un par sacro, que forma parte de la pelvis.2
Esqueleto de un perro (canis lupus familiaris), mostrando la locación de las costillas.

En las aves las costillas aparecen como huesos distinguibles sólo en la zona torácica,
teniendo algunas pequeñas costillas fusionadas con las vértebras cervicales. Las costillas
torácicas proveen una gran protección en la zona dorsal, presentando un proceso
uncinadopara dar sustentación a los músculos del hombro.2
Los mamíferos usualmente solo poseen costillas torácicas, aunque hay costillas cervicales
soldadas en los monotremas. En los marsupiales y placentarios las costillas lumbares y
cervicales son sólo pequeños remanentes, siendo referidas como procesos transversos. En
general, la estructura y número de las costillas de los mamíferos es similar a las humanas. A
diferencia de los reptiles, las costillas caudales no aparecen nunca en mamíferos.2
Mamíferos, como el caballo tiene de 18 a 19 costillas y el perro 13; es decir la cantidad
costillas se ve influida por la cantidad de vértebras torácicas, las cuales se articula la parte
ósea de la costilla, por lo que la cantidad varía según la especie. Las costillas también sirven
para proteger algunos órganos como el corazón, los pulmones, etc.

Galería[editar]

Costillas Humanos (en rojo). Consta de 24 costillas. Izquierda y derecha de la primera costilla
hasta duodécima costilla.

Médula espinal. Membranas y las raíces nerviosas espinales. Disección profunda. Vista posterior.

Médula espinal. Membranas y las raíces nerviosas espinales. Disección profunda. Vista posterior.

Médula espinal. Membranas y las raíces nerviosas espinales. Disección profunda. Vista posterior.