Está en la página 1de 3

RECURSO: APELACIÓN.

CARATULADO: “AVENDAÑO/ ZUÑIGA”.


ROL INGRESO N°: 8378-2019.
___________________________________________________________________________________________________

EN LO PRINCIPAL: SE HACE PARTE.


OTROSÍ: SE SOLICITA FUNDADAMENTE OIR ALEGATOS.

EXCMA. CORTE SUPREMA

RODRIGO ANTONIO AVENDAÑO VERGARA, abogado, por la recurrente, en autos


sobre recurso de protección, caratulados “AVENDAÑO/ ZUÑIGA”, ROL INGRESO N°: 1519-
2019, a V. S. Excma., respetuosamente digo:

Que por este acto vengo en hacerme parte en el presente recurso de apelación
interpuesto por esta parte en contra de la sentencia definitiva dictada por la Iltma. Corte de
Apelaciones de Valparaíso, con fecha 20 de marzo de 2019, para todos los efectos legales.

POR TANTO, en virtud de lo expuesto.

RUEGO A V. S. Excma., se sirva tener presente lo indicado precedentemente.

OTROSÍ: Ruego a V. S. Excma., de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 7° del Auto Acordado
sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección, se sirva disponer traer los autos en
relación y admitir oír alegatos de esta parte en la tramitación de la presente causa, habida
consideración que las garantías constitucionales conculcadas y la materia específica de que se
trata este recurso hacen plausible ordenar que sea resuelto previa vista de la causa.

Lo solicitado se basa en los fundamentos plausibles que expongo a continuación:

1. Que como se ha hecho ver, la presente acción constitucional de protección se interpuso en


contra de Jimena Zúñiga del Canto, funcionaria pública a cargo de la Dirección Ambiental
de la Ilustre Municipalidad de Quilpué, en razón del acto que estima arbitrario e ilegal
consistente en la dictación del Ordinario N° 134/2019 de fecha 29 de enero de 2019,
mediante el cual negó la autorización para transportar maicillo desde la obra que se ejecuta
en el predio ubicado en Av. Los Carrera N° 754, hasta el predio ubicado en el sector de
Valencia, Rol de Avalúo N° 281-2, ambos predios emplazados en la comuna de Quilpué, acto
administrativo que conculca las Garantías Constitucionales previstas en el artículo 19
numerales 2 y 21, razón por la cual se solicitó a la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Valparaíso,
se dictaren las resoluciones que se estimen procedentes para establecer el imperio del
derecho y dar así la debida u oportuna protección al recurrente.

2. En cuanto a la extemporaneidad del recurso, los sentenciadores incurren en un grave error


al fundamentar la extemporaneidad del presente recurso de protección. En efecto, la
circunstancia que el recurrente haya obtenido autorización para transportar y depositar el
macillo en un recinto habilitado con fecha 13 de diciembre de 2018 y que entrega
certificado de depósito final, no puede ser considerado para el computo de los 30 días que
permite interponer el presente recurso de protección, toda vez que el acto administrativo
que se impugna dice relación con el rechazo de una solicitud de transporte de maicillo para
depositarlo en otro predio diferente, el cual según la autoridad sanitaria, no requiere estar
habilitado ni requiere de una resolución sanitaria expresa por parte de esta.

3. La Ilustrísima Corte de Apelaciones de Valparaíso yerra en este punto, puesto que la


ilegalidad se produce recién con el acto administrativo, de fecha 29 de enero de 2019 y no
aquella fecha que señala el fallo, esto es, 13 de diciembre de 2018 ya que no guardan
ninguna congruencia con los hechos materia del presente recurso de protección.
4. Lo que se debe tener presente para los efectos de este recurso es que lo que se tilda como
ilegal y arbitrario es el acto administrativo, recién emitido el día 29 de enero de 2019, por
el medio del cual la recurrida negó la autorización para transportar maicillo desde la obra
que se ejecuta en el predio ubicado en Av. Los Carrera N° 754, hasta el predio ubicado en el
sector de Valencia, Rol de Avalúo N° 281-2, ambos predios emplazados en la comuna de
Quilpué, razón por la cual la interposición de la presente acción constitucional de
protección, es oportuna, dentro de plazo, y no extemporánea.

5. La sentencia recurrida no se ajustó a derecho al considerar extemporáneo este recurso de


protección. A mayor abundamiento malamente mediante este recurso de protección se
podrían impugnar las autorizaciones N° 86, 87, 88, 89 expedidas por la recurrida para
depositar el maicillo en el predio denominado relleno sanitario, porque sencillamente estos
predios cuentas con autorizaciones sanitarias y están obligados a entregar un comprobante
denominado de disposición final por el material que reciben, cosa muy diferente es exigir
esas condiciones a un predio diferente donde solo se depositaran maicillo que forma parte
del recurso natural suelo. Y es precisamente estas exigencias impuestas para un predio que
va a recibir un material que no es residuo connata con el acto administrativo de fecha 29 de
enero de 2019 y que se impugno dentro del plazo de los 30 días corridos contados desde
que fue emitido.

6. Siendo el acto impugnado de fecha 29 de enero de 2019 y teniendo presente que este
recurso de protección de se interpuso con fecha 10 de febrero de 2019, solo cabe concluir
que fue interpuesto dentro del plazo de 30 días corridos.

7. Adicionalmente, es muy relevante escuchar alegatos en este recurso de Apelación, pues la


sentencia recurrida analiza muy someramente el fondo de los argumentos sostenidos por
esta parte.

8. En cuanto al fondo del recurso, y en lo que respecta al término residuo, el fallo recurre a la
Real Academia Española para definirla en circunstancias que existe una norma especial que
se refieren a ello, que es el Decreto Supremo N° 148. Se debiera acudir entonces al sentido
natural y obvio cuando no existe una normativa especial, pero en este caso contamos con el
Decreto Supremo N° 148, por lo tanto la Corte Yerra al darle este sentido u alcance.

9. Otro error de que queda de manifiesto en el fallo es que no se puede dejar al arbitrio de una
ordenanza local la creación de un tipo penal o regular elementos del tipo, como sería en este
caso la materia que se traslada al considerar por la recurrida el concepto de residuo como
un concepto abierto o válvula.

10. En efecto, de momento que la ordenanza local considera como concepto de residuo el
recurso natural suelo y cualquier otra materia que no responde a la clasificación y criterios
establecidos en el D.S. N° 148, lisa y llanamente está creando tipos penales abiertos,
cuestión que el tribunal constitucional que reviso la Ley 20.879 expresamente establece la
subordinación de la ordenanza local que se dicte por los municipios a los reglamentos
dictados por el Presidente de la Republica.

11. Dicho de otro modo, no es factible considerar ilegal el depósito de maicillo en un recinto
habilitado para recibir todo tipo de residuos. En definitiva, lo que ocurre en el caso sublite,
es que al momento de pretender, depositar el maicillo en otro predio, la recurrida exige los
mismo requisitos como si fuera un relleno sanitario.

12. Ahora en cuento a las garantías Constitucionales afectadas, la actuación de la recurrida


vulnera el derecho de igualdad ante la ley y la prohibición a toda autoridad de incurrir en
diferencias arbitrarias, según lo dispuesto en el artículo 19 N° 2 de la Constitución Política
de la República, toda vez que la recurrida establece a la Sociedad Ingeniería Transporte
Mirador SpA un tratamiento distinto al que otros municipios hacen para autorizar el
transporte de maicillo sin las exigencias mencionadas en el acto administrativo impugnado
y que en la mayoría de los casos aplican correctamente la Ley 20.879 y la legislación
sanitaria para el caso de transporte de maicillo, produciendo con su aplicación efectos
contrarios a dicha igualdad.
13. En este mismo sentido, el Tribunal Constitucional, en el Rol N° 28 de 8 de abril de 1985,
señaló que esta igualdad ante la ley consiste en que las normas jurídicas deben ser iguales
para todas las personas que se encuentren en las mismas circunstancias y que no deben
concederse privilegios ni imponerse obligaciones a unos que no beneficien o graven a otros
que se hallen en condiciones similares.

14. La recurrida además perturba el derecho de la Sociedad Ingeniería Transporte Mirador SpA
a desarrollar cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, el orden
público o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen, según
consagra el artículo 19 Nº 21 de la Constitución Política de la República, que ve
necesariamente afectada negativamente y probablemente de manera definitiva la actividad
de transporte en la comuna de Quilpué en condiciones económicas más favorables, ya que
para poder mantener su contrato de transporte ha debido soportar cargas económicas no
previstas y contrarias a derecho, de momento que el maicillo que debía transportar hasta
un recinto donde no tenía que pagar para ello, desde hace varios días, luego de la decisión
de la recurrida, se ha visto en la obligación de pagar para depositar en el maicillo en un
recinto que tiene una tarifa para realizar dicha maniobra.

15. Sin perjuicio de lo anterior, cabe hacer presente lo dispuesto en el N° 26 del artículo 19 de
la Constitución Política de la República, que garantiza a toda persona la seguridad de que
los preceptos legales que por mandato de la Constitución regulen o complementen las
garantías que ésta establece o que las limiten en los casos en que ella lo autoriza no podrán
afectar los derechos en sus esencia, ni imponer condiciones que impidan su libre ejercicio,
ya que en este caso, evidentemente las exigencias de la recurrida afecta los derechos de la
Sociedad Ingeniería Transporte Mirador SpA en su esencia.

16. En consecuencia, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 7° del Auto Acordado sobre
Tramitación y Fallo del Recurso de Protección, se solicita se sirva disponer traer los autos
en relación y admitir oír alegatos de esta parte en la tramitación de la presente causa, habida
consideración que las garantías constitucionales conculcadas y la materia específica de que
se trata este recurso.

POR TANTO, en mérito de los fundamentos expuestos.

RUEGO A V. S. Excma., disponer traer los autos en relación y oír los alegatos de las partes.