Está en la página 1de 1

PROGRAMA DE INTERVENCIÓN CON MENORES INFRACTORES

1. Primera sesión
La primera sesión plantea tres objetivos específicos son, a modo de evaluación inicial:
1. Identificar situaciones de riesgo que incrementan la probabilidad de una recaída.
2. Analizar pensamientos, emociones y comportamientos que conducen a una recaída.
3. Tomar conciencia de la recaída como una forma de aprender nuevas estrategias para superar
la delincuencia.
Con ello se pretende que los participantes tomen conciencia de las posibles situaciones individuales
que podrían llevarles a la recaída y, al mismo tiempo, que sean capaces de analizar los pensamientos,
emociones y comportamientos que se dan en este tipo de situaciones, para cambiarlos por otros más
adaptativos que sirvan para potenciar el cambio. Se apoyan en actividades que invitan a la reflexión
y sirven de ejemplo. Tras esto se hace una síntesis y se evalúa brevemente lo aprendido.
2. Segunda sesión
La segunda sesión comienza el tratamiento como tal, con los objetivos:
1. Consolidar el conocimiento sobre situaciones o factores de riesgo personales.
2. Aprender estrategias de detención del proceso de la recaída en diferentes etapas del mismo
(inicio-final).
Lo que se pretende con esto es, que los participantes conozcan y elaboren estrategias con las que
poder enfrentarse en el futuro a situaciones o factores de riesgo para la recaída.
Para ello, se trabaja en un primer momento con un caso hipotético en el que los menores tendrán que
analizar las cadenas de conducta que llevaron a la recaída, planteando alternativas a la misma y
dando una solución final de comportamiento sin recaída. Seguidamente, los participantes realizarán
el mismo ejercicio, pero con su propio caso. Finalmente, se comentarán una serie de estrategias útiles
para prevenir recaídas.
3. Tercera sesión
En tercer lugar, se practica conocerse mejor a uno mismo, para ello se plantean los siguientes
objetivos:
1. Sintetizar todos los elementos trabajados a lo largo del programa.
2. Obtener una visión más ajustada y realista de uno mismo y de sus capacidades.
3. Planificar metas futuras en diversas facetas de su vida personal.

4. Cuarta sesión
Para conseguir los objetivos planteados, se desarrolla unas dinámicas encaminadas a integrar toda la
información trabajada en el programa, así como a la elaboración de futuras metas personales. Para
ello, se recordarán los contenidos del programa, elaborando un resumen de las capacidades y
recursos relevantes en cada uno de los temas tratados y, seguidamente, se desarrollarán metas
personales en las distintas áreas de vida, indicando las metas intermedias necesarias y las habilidades
o recursos a tener en cuenta.
5. Quinta sesión
Finalmente, en la quinta sesión, se plantea cómo potenciar una vida alternativa a la agresión y la
violencia. Se plantea para ello los siguientes objetivos:
1. Desarrollar metas en diversos ámbitos de su vida como un proyecto de futuro.
2. Construir un marco alternativo a la violencia y delincuencia como proyecto vital.
3. Consolidar y practicar los recursos adquiridos a lo largo del programa.
Para conseguir los objetivos, se van a llevar a cabo ejercicios en los que se estimule la capacidad de
pensar en el futuro, más allá del momento en el que salgan del centro. Se trabaja constantemente la
identificación de metas e ilusiones, se concreta el esfuerzo que necesitarán para llevarlo a cabo y se
reflexiona sobre sus propias cualidades y capacidades.