Está en la página 1de 2

CONTROVERSIAS Y ACCIONES, ¿QUÉ LAS HACE DIFERENTES?

Para empezar, debemos saber que las controversias constitucionales y las acciones de
inconstitucionalidad tienen algo en común: ambas buscan comprobar que una ley se
contrapone a lo establecido por la Constitución Política que rige a este país.

Todas las leyes aprobadas por las Cámaras de Diputados y Senadores, que después son
promulgadas por el poder Ejecutivo deben respetar lo establecido en la carta magna.

En caso de que la ley no esté contemplada, antes de siquiera proponerla se deben hacer
las reformas necesarias en las Constitución, una situación más tardada y complicada por
todo lo que implica.

Cuando una ley se promulga, pero se tiene la sospecha de que va en contra de alguno de
los 136 artículos de la constitución, se puede presentar una controversia o una acción de
inconstitucionalidad.

La diferencia entre ambos recursos jurídicos está en quién la presenta y qué artículos de
la constitución quieren defender ante una nueva ley.

CONTROVERSIA CONSTITUCIONAL
Este medio de control de la constitucionalidad se usa exclusivamente para que la
Federación, los Estados, los Municipios y la Ciudad de México puedan pedir a la Suprema
Corte que revise la nueva ley.

Esta figura legal se usa para sólo para cuando se presume que la ley atenta contra las
competencias establecidas por la Constitución en la división de poderes e invasión de
esferas.

Por ejemplo, en el caso de la Ley de Seguridad Interior, el municipio de Cholupa presentó


una controversia constitucionalidad al considerar que la Constitución deja claro que la
seguridad pública de los municipios debe ser del orden local y no del federal.

El proceso para saber la resolución de la SCJN es largo; después de que la Suprela


demanda

ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD

Este recurso puede ser promovido por el Procurador General de la República, los partidos
políticos y por los integrantes del órgano legislativo que haya expedido la legislación o
norma, siempre y cuando estén respaldados por un tercio de los integrantes

No es exclusiva para algún tipo de agravio a la Constitución; puede interponerse ante la


Suprema Corte cuando se crea que la nueva ley viola o contradice algún artículo o
apartado de la carta magna.

RESOLUCIONES

En ambos casos, se cuentan con 30 días hábiles después de la expedición de la ley para
interponer alguno de estos dos recursos ante la SCJN; después de analizar toda la
información, se emite una sentencia.
Si se determina que hay una violación a la constitución, la ley debe perder su efecto y
validez.

Caso contrario, la ley sigue su curso y debe ser acatada por todos los órganos federales,
estatales y municipales.