Está en la página 1de 2

En el mundo del web hosting, se utilizan un

montón de términos de los que no conocemos


las definiciones adecuadas. Uno de ellos, es el
término redundancia, el que intentaremos
explicar en los siguientes párrafos.
La redundancia es en palabras sencillas un respaldo. Hay varios tipos diferentes de
redundancia: de Red, de Hardware, de poder y geográfica. Una empresa de web hosting
sólida tendrá varios niveles de redundancia para asegurar que sus datos estén seguros y
maximizar el tiempo de actividad.

La redundancia de red:
Este respaldo es básicamente para la red que utiliza tu proveedor de Web Hosting para
mantener tu información en línea. Las compañías fiables tienes más de un operador de
internet para el funcionamiento de sus servidores de modo de garantizar que tu sitio web
nunca estará abajo por la interrupción de un enlace de red.

La redundancia de hardware:
Esta redundancia se refiere a las piezas físicas de hardware del servidor. Por ejemplo, una
capa de la redundancia es para los discos duros. La idea es, si llegara a fallar un disco duro
en un servidor, este se mantenga en funcionamiento y tu sitio no deje de estar en línea, a
través de arreglos RAID en el servidor, se cuenta con repuestos de emergencia que permiten
la continuidad de funcionamiento.

Redundancia de poder:
Estos son los respaldos de alimentación eléctrica que mantiene a los servidores y salas de
datos en ejecución. Todos nuestros servidores tienen fuentes de alimentación redundantes y
para ello se utilizan las UPS (fuente de alimentación ininterrumpida) que mantienen
aproximadamente 3 horas de batería de respaldo para evitar la pérdida de energía eléctrica,
además los data centers se conectan a generadores diesel que cubren la energía en caso de
un apagón mayor a tres horas.

Redundancia geográfica
Por último, está la redundancia geográfica. Este respaldo proporciona servicios de
redundancia geográfica de modo que en el caso de una falla completa del datacenter, la
información puede ser desviada a otros servidores ubicados en otro lugar físico a varios
kilómetros de distancia. Esto permite entregar tranquilidad a los clientes en caso de que
ocurra un desastre natural que afecte al lugar de alojamiento oficial.

Esperamos que esto aclare cualquier confusión o preguntas con respecto a la redundancia. La
próxima vez que analices la contratación de un servicio de hosting averigua qué redundancias
te ofrecen.