Está en la página 1de 6

MATERIA : Cuidado Personal.

PROCEDIMIETO : Ordinario.

DEMANDANTE : MARÍA DEL CARMEN RIFO MULCHI

RUT : 15.612.589-K

DOMICILIO : Calle Algarrobo n° 254, San Pedro de la Paz.

PATROCINANTE : Verónica Alejandra Muñoz Sánchez.

RUT : 7.409.074-5

CORREO ELECTRÓNICO: vero.marmun@gmail.com

DOMICILIO : Freire 867, Concepción.

APODERADO : Juan Pablo Yañez Abuter

RUT : 17.046.349-8

DOMICILIO : Freire 867, Concepción.

CORREO ELECTRÓNICO: jpyanez89@gmail.com

DEMANDADO 1 : EMILIO GUSTAVO MACAYA MUÑOZ

RUT : 14.209.967-5

DOMICILIO : Calle Caupolicán n° 1082, San Pedro de la Paz.

EN LO PRINCIPAL: DEMANDA DE CUIDADO PERSONAL; PRIMER OTROSI:


SOLICITA CUIDADO PERSONAL PROVISORIO; SEGUNDO OTROSI:
AUDIENCIA DE PARIENTES; TERCER OTROSI: AUDIENCIA RESERVADA;
CUARTO OTROSÍ: ACOMPAÑA DOCUMENTOS; QUINTO OTROSI: FORMA DE
NOTIFICACION; SEXTO OTROSI: INCORPORACIÓN A SITFA; SÉPTIMO
OTROSI: PATROCINIO, PODER Y PRIVILEGIO.
S.J.L DE FAMILIA CONCEPCIÓN

MARÍA DEL CARMEN RIFO MULCHI, RUT 15.612.589-K, dueña de casa,


domiciliada en Calle Algarrobo n° 254, comuna de San Pedro de la Paz US.
respetuosamente digo:

Que, vengo en interponer demanda de cuidado personal en contra de don


EMILIO GUSTAVO MACAYA MUÑOZ, RUT 14.209.967-5, ignoro profesión u
oficio, domiciliado en Calle Caupolicán n° 1082, comuna de San Pedro de la Paz,
respecto nuestra hija en común, la menor EMILY ARACELY MACAYA RIFO RUT
20.195.933-0, actualmente de 15 años, del mismo domicilio, en base a los
argumentos de hecho y de derecho que a continuación paso a exponer:

LOS HECHOS:

1. Que, fruto de la relación que tuve con el demandado, el 29 de septiembre


de 1999, nació nuestra hija EMILY ARACELY MACAYA RIFO según consta en
certificado de nacimiento N° 2.739 del año 1999 perteneciente a la circunscripción
de Concepción, que se acompaña en un otrosí del presente libelo.

2. Que, en causa C-1123-2009, del Tribunal de Familia de Concepción, se


entregó el cuidado personal de EMILY ARACELY al demandado EMILIO
GUSTAVO MACAYA MUÑOZ.

3. Que, en causa M-490-2014 del Tribunal de Familia de Concepción, se


aprobó judicialmente un régimen de relación directa y regular respecto de mi hija,
en que se me permitía verla quincenalmente.

4. Que, en consideración al artículo 225-2 del Código Civil, en el


establecimiento del régimen y ejercicio del cuidado personal, se considerarán y
ponderarán conjuntamente los siguientes criterios y circunstancias:

a. La vinculación afectiva entre el hijo y sus padres, y demás


personas de su entorno familiar.

Debo señalar que con mi hija tenemos una relación muy cercana, en la
cual ella me confía sus intereses, gustos y problemas. Además, siente
un vínculo afectivo muy fuerte con mi hija y su hermana Melanie Antonia
Araneda Rifo. Por otro lado, Emily además de su padre, vive con la
esposa de éste y con una hija de dicha señora, que no es hija del
demandado, y respecto de las cuales no siente vínculo afectivo alguno.

b. La aptitud de los padres para garantizar el bienestar de los hijos y


la posibilidad de procurarle un entorno adecuado, según su edad.
Que, actualmente me encuentro viviendo en una casa que se encuentra
habilitada para recibir a mi hija, con toda la implementación necesaria.
Además, poseo las aptitudes necesarias para darle una buena crianza a
mi hija, como bien lo he hecho estos últimos años con su hermana
Melanie Antonia.

C .La contribución a la mantención de los hijos mientras estuvo


bajo el cuidado personal del otro padre, pudiendo hacerlo.

En este ámbito debo manifestar que pago una pensión de alimentos que
asciende a la suma de $40.000.- mensuales, además del aporte en
vestuario, alimentación, accesorios que necesita Emily en su diario vivir.

D .La actitud de cada uno de los padres para cooperar con el otro,
a fin de asegurar la máxima estabilidad de los hijos y garantizar la
relación directa y regular, para lo cual considerará especialmente
lo dispuesto en el inciso quinto del artículo 229.

Teniendo el cuidado personal de nuestra hija, no tendría problemas


respecto a la relación directa y regular que tendría con su padre. Por el
contrario, el demandado constantemente me obstaculiza el cumplimiento
del régimen de relación directa y regular que tengo con mi hija.

E. La dedicación efectiva que cada uno de los padres procuraba al


hijo antes de la separación y, especialmente, la que pueda seguir
desarrollando de acuerdo con sus posibilidades.

Que siempre he estado preocupada por el cuidado y desarrollo de mi


hija y que en la época que el padre de Emily obtuvo su cuidado
personal, yo me encontraba con una severa depresión y problemas
psicológicos, que incluso me llevaron a estar internada en el Hospital
Psiquiátrico, pero gracias a mi perseverancia y al tratamiento que se me
indico, hoy me encuentro en perfecto estado de salud, lo cual me
permite hacerme cargo de mi hija Emily.

F. La opinión expresada por el hijo.

Al respecto debo señalar que mi hija no sólo en variadas oportunidades


me ha señalado que me extraña, y que las visitas que están fijadas entre
nosotras son muy pocas, sino que además ha manifestado su intención
de querer irse a vivir nuevamente conmigo y su hermana. Por otro lado,
ella también me ha dicho que ha sentido un distanciamiento con su
padre, y que se siente excluida por su madrastra y hermanastra del
grupo familiar.

G. El domicilio de los padres.

En este sentido debo destacar que tengo un domicilio fijo y que la


vivienda en la que habitamos tiene toda la infraestructura y
comodidades para satisfacer las necesidades de mi hija

H. Cualquier otro antecedente que sea relevante atendido el interés


superior del hijo.
Que atendida la edad de mi hija, 15 años a la fecha , me consta que se
siente muy tranquila y en confianza conmigo, para contarme todo tipo de
procesos que se encuentra viviendo, como adolescente, mujer y joven
estudiante ,necesita el apoyo, el cariño y la comprensión que solo una
madre puede entregar en forma incondicional.

EL DERECHO.

1. la legislación chilena, a través de disposiciones como el artículo 222 y 225-2 del


código civil y el artículo 16 de la ley 19.969, sigue el principio reconocido el artículo
3 de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, según el cual los
intereses, capacidades y derechos de los niños y niñas deben tener siempre una
protección preponderante de parte de sus familias, de la sociedad y del Estado.
2. El interés superior del niño, de acuerdo a los artículos 16 de la Ley 19.968 y 3
de la Convención sobre los Derechos del Niño es uno de los principios rectores
que el Juez de Familia debe tener siempre en consideración especial en la
resolución del asunto sometido a su conocimiento, y así las cosas, es evidente
que los principios de la lógica, las máxima de la experiencia y los conocimientos
científicamente afianzados nos indican que si la menor es una niña en plena etapa
de desarrollo, que se enfrentara a cambios típicos de la adolescencia en los
cuales la madre puede ayudarle, no es aconsejable que el cuidado lo tenga el
padre.
3. Actualmente, nuestro código civil, a partir de la modificación introducida por la
ley 20.680, apoya este principio en materia de las relaciones de los hijos con sus
padres separados.
4. El artículo 224 del código civil se basa en el hecho de que, en condiciones
normales, el desarrollo de las potencialidades de los niños se ve enriquecido por
un contacto activo, regular y equitativo con ambos padres, pues los dos
progenitores tienen atributos que aportar a la educación y crianza de su hijo.
5. En consecuencia, si toca al juez decidir con cuál de los dos padres ha de vivir
un niño, este órgano no debiera hacer un análisis que suponga la concepción de
dos alternativas absolutamente excluyentes u opuestas, sino partir del fundamento
de que ambas posiciones tienen ventajas y desventajas, en el marco de las cuales
ha de elegirse la opción que en mayor grado beneficie los derechos del hijo o hija.
En el presente caso, no cabe duda que es altamente beneficioso para la menor
poder seguir viviendo junto a su madre que es su referente protector más intenso y
profundo.
6. En su artículo 225-2, el código civil señala una serie de aspectos especialmente
relevantes dentro de las necesidades fundamentales de los menores, respecto de
los cuales el tribunal deberá ir indagando cuál de los dos progenitores ofrece
mejores activos, para escoger aquel resultado que, en conjunto, sea más
favorable al niño. En el caso, sin desmerecer los cuidados que ha tenido el padre
durante la vida de su hija, resulta claro que es la madre es quien ofrece en
conjunto una mejor contribución a las distintas dimensiones del bienestar de,
EMILY ARACELY MACAYA RIFO en relación a los criterios establecidos por el
legislador en el art 225-2 del Código Civil.
Por tanto, en mérito de lo expuesto y dispuesto en los artículos 225 y siguientes
del Código Civil, Ley 16.618, Ley 19.968, artículo 3 de la Convención sobre los
Derecho del Niño, que establece como principio rector el interés superior del
niño y demás normas legales sustantivas y adjetivas pertinentes.

Sírvase US., tener por interpuesta demanda de Cuidado Personal en contra de


don EMILIO GUSTAVO MACAYA MUÑOZ ya individualizado, respecto de la
menor, EMILY ARACELY MACAYA RIFO, acogerla a tramitación, y en definitiva
dar lugar a lo solicitado, declarando:

- Que el cuidado personal de la menor, se le entregue a su madre, doña


MARÍA DEL CARMEN RIFO MULCHI, con costas en caso de oposición.

PRIMER OTROSÍ: Ruego a US, se sirva a establecer, mientras se tramita la


presente demanda, como medida cautelar, en conformidad al artículo 71, letra b)
de la ley 19.968, se me confiera provisoriamente el cuidado personal de la menor
de autos, EMILY ARACELY MACAYA RIFO, atendido los antecedentes de hecho
y de derecho indicados en lo principal de este libelo.

SEGUNDO OTROSÍ: De conformidad al artículo 227 del Código Civil, Ruego a US


disponer la citación de parientes en el día y hora que US estime, disponiendo que
se practique la publicación respectiva en un diario de la zona.

TERCER OTROSÍ: De conformidad al artículo 16 de la Ley N° 19.968 y demás


normas pertinentes, Ruego a US. a que se escuche a la menor EMILY ARACELY
MACAYA RIFO en audiencia reservada.

CUARTO OTROSÍ: Ruego a US, se sirva a tener por acompañados los siguientes
documentos, sin perjuicio de ser ofrecidos e incorporados en la oportunidad
procesal respectiva:

1. Certificado de Nacimiento de EMILY ARACELY MACAYA RIFO

2. Certificado de mediación frustrada.

3. Copia de sentencia de causa RIT C- 1123-2009, del Tribunal de Familia de


Concepción.
4. Copia de acta de mediación en causa RIT M-490-2014 del Tribunal de
Familia de Concepción.

5. Copia de resolución en causa RIT M-490-2014 del Tribunal de Familia de


Concepción, que aprueba acta de mediación.

QUINTO OTROSÍ: Sírvase S.S. tener presente que designo como forma especial
de notificación a esta parte, para las resoluciones que procedan, los siguientes
correos electrónicos: vero.marmun@gmail.com y jpyanez89@gmail.com

SEXTO OTROSÍ: Solicito a Us. la incorporación a SITFA, para lo cual hago


presente los RUT de quienes intervendrán como mis apoderados en juicio:

 VERÓNICA MUÑOZ SÁNCHEZ : RUT 7.409.074-5


 JUAN PABLO YÁÑEZ ABUTER : RUT 17.046.349-8

SÉPTIMO OTROSÍ: Hago presente, primeramente, que gozo de privilegio de


pobreza, según certificado que se acompaña.

Me patrocina en estos autos doña VERÓNICA ALEJANDRA MUÑOZ


SÁNCHEZ, cédula nacional de identidad número 7.409.074-5, abogada de la
Corporación de Asistencia Judicial, Consultorio Jurídico de Concepción, Oficina
Especializada de Familia, domiciliada para estos efectos en Freire 867, comuna de
Concepción, a quien confiero poder para actuar conjunta o separadamente con el
postulante de este consultorio don JUAN PABLO YÁÑEZ ABUTER, cédula
nacional de identidad número 17.046.349-8, del mismo domicilio, con todas y cada
una de las facultades establecidas en ambos incisos del artículo 7 del Código de
Procedimiento Civil, las que se dan entera y expresamente por reproducidas.
Hago presente que se acompaña privilegio de pobreza.