Está en la página 1de 8

Café y mas café para Despertar

Hilaria Granilla Gonzales

Existen frases que enamoran y quien podría resistirse a una invitación tan provocativa

como es la de pasar a tomar una tacita de café , seguido de un hermoso idilio entre dos

actores el profesor Jirafales y doña Florinda en uno de los programas de televisión más visto

como es el del chavo del Ocho. Haciendo una referencia a los romances, será el café en esta

ocasión, el protagonista. Existe un clara mayoría de personas que se declaran ser flechadas por

el café y no hay mañana que puedan resistirte al aroma, sabor y sensación que este les

provoca. Revisando esta relación con mas detalle, como es que funciona en nuestro cerebro,

cuáles son sus beneficios y cuales sus efectos negativos al consumir el café de manera excesiva,

podría decirse hasta adictiva.

Como es que el café nos activa y reactiva, según Brain, Bryant y Cunningham, (2000);

Loring, C. (2017), explicaron cómo funciona nuestro cerebro. Básicamente es su poderoso

componente; la cafeína; que estimula al sistema nervioso central, es así como nos mantiene

despiertos, al ingerir café, la cafeína pasa por el torrente sanguíneo hasta llegar al cerebro,

bloqueando la molécula del sueño llamada adenosina. Los efectos de la cafeína se pueden ver a

partir de los 15 minutos después de su ingesta y la duración de sus efectos es en promedio hasta

6 horas. Nuestro cerebro genera receptores que están diseñados para recibir a la adenosina, al

conectarse a estos receptores inicia una reacción química en nuestro cerebro aumentando la

actividad neuronal emitiendo señales de aletargamiento, es decir provoca el sueño. La cafeína

por otro lado es la molécula antagónica de la adenosina, tiene una estructura parecida, por ello

logra ubicarse en los receptores de la adenosina pero no logra activarlos, al tomar el lugar de la
2

adenosina, inhibe su función por lo cual cerebro sigue manteniéndose despierto y lo estimula, al

ingerir de manera prolongada el café , el cerebro crea más receptores de adenosina, quiere decir

que se requiere una mayor ingesta de cafeína para seguir alertas, pero si se deja de consumir la

cafeína , la posibilidad de experimentar más cansancio, dolor de cabeza y depresión, es latente,

aunque a medida que pasan los días, el exceso de receptores de adenosina desaparece, haciendo

que el cuerpo vuelva a reajustarse y continuar de manera activa, aun sin seguir consumiendo

café.

La cafeína no se detiene ahí, otro de los efectos en nuestro cerebro es la generación de

Adrenalina. Brain et al. (2000), hicieron referencia a este punto, señalando:

La cafeína provoca un aumento de la activación de las neuronas. La glándula pituitaria percibe

esta actividad y cree que debe estar ocurriendo algún tipo de emergencia, por lo que libera

hormonas que le dicen a las glándulas suprarrenales que produzcan adrenalina. La adrenalina es

la hormona de "lucha o huida”.

La adrenalina, eleva el ritmo cardiaco, abre las vías respiratorias, los vasos sanguíneos en

la superficie se contraen para disminuir el flujo de sangre de los cortes y aumentar el flujo de

sangre a los músculos, entre otros efectos. ¨Esto explica por qué, después de consumir una gran

taza de café, tus manos se enfrían, tus músculos se ponen tensos, te sientes excitado y tu corazón

late más rápido¨. (p. 5, párr. 3, 4,5).

Además, al generar los receptores de la adenosina, algunos están ligadas a otros

receptores de otras moléculas como son los de la dopamina, es la molécula que nos produce la

sensación placer. Cuando la adenosina ocupa este receptor compartido, esta ocupa más espacio

por ello la dopamina no puede encontrar su propio espacio, haciendo que no se produzca esa

sensación de placer o ánimo; pero que sucede cuando la cafeína ocupa el espacio de la
3

adenosina, la dopamina se acopla sin ninguna dificultad, provocándonos esa sensación de placer.

Si se realiza una comparación con la cocaína estos manipulan los niveles de dopamina. La

cafeína por su parte incrementa el nivel de dopamina de la misma manera que la cocaína,

aclarando que en menor escala, pero el mecanismo es el mismo. La conexión con la dopamina

según investigadores puede ser la causa de la adicción a la cafeína. (Brain et al. (2000), pg. 6,

párr. 1).

Los beneficios de tomar café y la cafeína son diversos, mediante diversos estudios, han

permitido identificar que la cafeína limita o previene enfermedades degenerativas como el

Alzheimer, Parkinson, Cáncer, entre otras. El estudio realizado por Arendash, G.W., et al

(2006). En relación al Alzheimer, buscando determinar el efecto de la cafeína, sus estudios se

realizaron en ratones con esta enfermedad, a los cuales se les aplico inyecciones de cafeína de

una equivalencia de cinco tazas de café que consumiría un ser humano, los resultados fueron

favorables, los ratones mostraron un mejor desempeño, reduciendo los efectos de esta

enfermedad, indicando que ingerir cafeína de manera modera puede reducir o retrasar el

Alzheimer. Los estudios no son concluyentes para seres humanos pero son una esperanza.

El estudio realizado por National Public Health Institute, Helsinki; Finlandia; conducido

por Sääksjärvi, K., et al (2008), sobre el consumo de cafeína y su incidencia en la enfermedad

del Parkinson, se realizó en 6710 hombres y mujeres, entre los 50 y 79 años, al iniciar el estudio

eran personas libres de esta enfermedad. El estudio duro 22 años, durante este tiempo 101

personas fueron diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson, después de ello se realizaron

ajustes, según edad, sexo, estado civil, educación, consumo de alcohol, fumadores, actividades

físicas, masa corporal, entre otros factores. Después de ello, se hizo una comparación entre los

que beben 10 a más tazas de café por día en comparación con los que no beben café, los
4

resultados obtenidos fueron que, el café reduce el riesgo de la enfermedad de Parkinson, pero

este estudio hace hincapié en el hecho que el efecto protector de la cafeína puede variar según

otros factores a los que está expuesto la persona.

Sobre enfermedades como el Cáncer. Si bien es cierto estos estudios tampoco son

concluyentes, son un paso para la cura y prevención. El estudio de la universidad de Rudgets

(Lu, Y.P et al, 2007), realizó pruebas en ratones, demostrando que un combinación de ejercicios

y dosis diarias de cafeína, incrementa la destrucción de células cutáneas pre cancerígenas en los

ratones, nuevamente estos hallazgos podrían indicar que tendrían los mismos efectos en seres

humanos.

Otros beneficios de tomar café, si es orgánico mejor, por sus compuestos antioxidantes,

ayudara a reducir el daño celular y actúa como antienvejecimiento, así mismo por su acción

estimulante mejora la atención a corto plazo, sugiriendo que podemos mejorar la función

cognitiva. (Dra. Alicia, 2006). Sobre la repercusión cardiovascular, en el Congreso de la

American Heart Association (AHA), se dio a conocer el estudio mediante la técnica de “deep

learning”, concluyendo que por cada taza de café adicional consumida semanalmente,

disminuye 7% el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca y 8% el riesgo de ataque

cerebrovascular (ACV), respecto de quienes no toman café. (AlFolgarait, A., 2018))

A pesar de los beneficios, la cafeína puede producir daños a nuestro a organismo, uno de

ellos es el impacto que tiene sobre diabéticos, el café eleva el nivel de azúcar en la sangre, en la

publicación de Dunham, W. (2008), detallo el estudio realizado por el Dr. Janes Lane; psicólogo

de la universidad de Duke, Carolina del Norte; autor de la investigación en 10 personas con

diabetes tipo 2 y que bebían al menos 2 tazas de café. El monitoreo consistía en revisar sus

niveles de glucosa durante 72 horas, se les brindaba capsulas de cafeína en el desayuno que
5

equivalen a 4 tazas de café, en un según día se les daba un placebo, si es buen tenían el mismo

desayuno, para el almuerzo y cena ellos podían elegir lo que desearan comer. El resultado fue

que cundo consumían cafeína su nivel de glucosa subía en un 8%, también tuvo una

repercusiones en los otros alimentos, en el almuerzo se elevó a hasta un 15% y 26% después de

la cena. El motivo por el cual la cafeína sube los niveles de glucosa aún no tiene una teoría.

Según el Dr. Lane:

Podría ser que la cafeína interfiere con el proceso que mueve a la glucosa de la sangre al

musculo y otra célula en el cuerpo donde se utiliza como combustible. También puede ser que la

cafeína provoca la liberación de adrenalina, la hormona que sabemos que puede aumentar los

niveles de azúcar.¨ No existen investigaciones adicionales que puedan confirmar estos hechos,

por lo cual no hay indicación alguna para un diabético que no pueda consumir café. (Dunham,

W., 2008, párr. 11, 12,13)

Diversos estudios (Jhons Hopkins University, 2011), sobre la privación del sueño, resaltan

el desgaste de siente la persona para evitar esta sensación toma más café, iniciando un ciclo

adictivo, esto para seguir sintiéndose mejor, como se mencionó en el párrafo uno, de la pg. dos

de este ensayo, una vez que dejamos de consumir café, producirá irritabilidad y dolores de

cabeza debido que los vasos sanguíneos del cerebro se dilatan, este efecto puede hacer que

nuevamente se ingiera café. Adicionalmente, otros efectos negativos son para personas en con

osteoporosis, el café tiene relación entre su consumo y la excreción urinaria de calcio, agota las

reservas de agua en el cuerpo. Si bien la Federación de alimentos y drogas de Estados Unidos

(FDA) reconoce que la cafeína es "segura", sigue alterando el sistema nervioso. (Group III, E.,

2015)
6

Para concluir, haciendo un breve resumen de cómo funciona el café en nuestro cerebro,

tenemos que la cafeína bloquea la adenosina (molécula del sueño) es así como nos activa, luego

inyecta adrenalina, dándonos impulso y finamente trabaja con la dopamina la que nos genera

placer. A nuestro cerebro le encanta el café pero para que sea beneficio, dependerán de su

moderación al ser ingerido, cuales la cantidad recomendada que debemos ingerir, no más de dos

tazas al día (Sabater, V., s.f).


7

Referencias

AlFolgarait, A. ( 2018). Café: no es perjudicial para la salud. Sociedad Argentina de

Cardiología. Recuperado de: https://www.sac.org.ar/actualidad/cafe-no-es-perjudicial-

para-la-salud/

Arendash, G.W., et al (2006). Caffeine Protects Alzheimer's Mice Against Cognitive Impairment

and Reduces Brain Beta-Amyloid Production. Neuroscience, Vol. 142. Page 941-52.

DOI:10.1016/j.neuroscience.2006.07.021

Brain, M., Bryant, Ch. & Cunningham, M. (2000).How Caffeine Works. Recuperado de:

https://science.howstuffworks.com/caffeine.htm

Loring, C. (2017). Así actúa el café en tu cerebro. Recuperado de:

https://www.lavanguardia.com/vivo/nutricion/20170828/43830263053/efectos-cafe-

cerebro.html

Cunha, R. (2008). Cafeína, receptores de adenosina, memoria y enfermedad de Alzheimer.

Recuperado

de:https://www.academia.edu/11268569/Cafe%C3%ADna_receptores_de_adenosina_me

moria_y_enfermedad

Dr. A. (2016). Fact or myth: Is coffee good or bad. New York Chiro Helath. Recuperado de:

http://nychirohealth.com/887/fact-or-myth-is-coffee-good-or-bad

Dunham, W. (2008). La cafeína eleva el nivel de azúcar en sangre en los diabéticos. Recuperado

de: https://lta.reuters.com/article/topNews/idLTAN2821963620080128

Group III, E. (2015). Is Coffee Good or Bad For You. Global Healing Center. Recuperado

de:https://www.globalhealingcenter.com/natural-health/is-coffee-good-or-bad-for-

you/#references
8

Johns Hopkins University, (Oct. 5, 2011). Caffeine Independence. Bayview Medical Center.

Recuperado de: http://www.caffeinedependence.org/caffeine_dependence.html

Lu, Y.P et al (2007).Voluntary exercise together with oral caffeine markedly stimulates UVB

light-induced apoptosis and decreases tissue fat in SKH-1 mice. Proceedings of the

National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS). 104 (31) 12936-

12941; DOI:10.1073/pnas.0705839104

Sääksjärvi, K., et al (2008). Prospective study of coffee consumption and risk of Parkinson's

disease. European journal of clinical nutrition. 62. 908-15. DOI : 10.1038/sj.ejcn.1602788

Sabater, V. (s.f). Sabías que a tu cerebro le encanta el café, Lo ayuda a mantenerse joven.

Recuperado de: https://mejorconsalud.com/sabias-que-a-tu-cerebro-le-encanta-el-cafe-lo-

ayuda-a-mantenerse-joven/