Está en la página 1de 8

ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL

FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS


GEOLOGÍA DEL PETRÓLEO

TEMA:

SHALE GAS

NOMBRE:

ANA CHILUISA

DOCENTE:

ING. MARCO RIVADENEIRA

FECHA:

21/11/2018
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

ÍNDICE

A. Origen…………………………………………………………………………………………… 2

Formación………………………………………………………………………………… 2
Generación del gas natural de lutita…………………………………………. 2

B. Producción……………………………………………………………………………………. 4

C. Principales países productores y cuencas……………………………………… 5

D. Conclusiones………………………………………………………………………..………. 6

E. Referencias…………………………………………………………………………………… 7

1
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

ORIGEN

1. Formación

El gas natural se origina de la formación orgánica, ya que las plantas utilizan energía
solar para convertir el dióxido de carbono y el agua en oxígeno e hidratos de carbono
mediante fotosíntesis. Los restos de las plantas y de los animales que las consumieron
se acumulan en sedimentos sepultados. A medida que la carga de sedimentos aumenta,
el calor y la presión de entierro convierten los hidratos de carbono en hidrocarburos.

El gas natural se genera dentro de granos finos de color negro que, al acumularse,
forman lutitas. La presión sedimentaria tiende a expulsar el mayor volumen de gas hasta
la parte más porosa y permeable de la roca. El gas remanente atrapado en la roca se
denomina shale gas, gas de lutita, gas de esquisto o gas de pizarra.

Las lutitas fueron depositadas en zonas lacustres y el fondo de los mares. Las cuales son
un compuesto de plancton marino rico en carbonatos, fosfatos y silíceas, sepultado bajo
sedimentos sucesivos. La roca orgánica referida tiene características biogenéticas, ya
que en su formación intervino la actividad de organismos vivos. Además, las lutitas
también son ricas en arcilla y se clasifican según el grado de madurez sobre la base del
carbono y elementos volátiles que contengan.

El shale gas se forma en rocas enterradas entre los 450 y los 5.000 metros, donde el
calor y la presión sobre la materia orgánica forman moléculas de hidrocarburos y
generan metano termogenético. Cuando la temperatura alcanza los 60° C, la materia
orgánica se descompone en aceite y posteriormente se reduce a su constituyente más
simple, metano.

Los poros de las lutitas son tan pequeños que se miden en nanómetros (nm). El tamaño
medio de un poro de lutita es de 3 nm, aunque algunos llegan a medir más de 100 nm.
Las cadenas de átomos de forman hidrocarburos que se transportan por medio de
sedimentos finos con permeabilidad de 10–3 a 10–11 mD. Los compuestos moleculares
más pequeños pueden migrar a más de 6.000 m de profundidad en lutitas con porosidad
del 10% o menos.

2. Generación de gas natural de lutita

El shale gas es metano producido por depósitos de lutitas y otras rocas de grano fino.
Grandes volúmenes de hidrocarburos pueden quedar almacenados en rocas, fracturas
o poros muy pequeños con permeabilidad muy baja. A esto se le llama shale gas, gas de
lutita o gas de pizarra bituminosa. Esta última no contiene hidrocarburos maduros, salvo
el precursor kerógeno.

Las lutitas son también las rocas madre de los yacimientos convencionales de gas
natural. El gas se almacena de tres maneras: absorbido por el kerógeno, atrapado en

2
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

poros de sedimentos de grano fino intercalados en la lutita, o confinado en sus fracturas


internas. El potencial gasífero y petrolífero de una roca de lutita está en función de:
 volumen (medido en espesor y extensión de área),
 riqueza orgánica (cantidad y tipo de materia orgánica)
 madurez térmica (tiempo de exposición de la roca al calor).

Debido a que la temperatura aumenta con la profundidad de enterramiento de la roca


y el gradiente térmico de la cuenca, el calor convierte la materia orgánica en kerógeno.
Éste se convierte a su vez en bitumen que, a cierta temperatura, libera los compuestos
del petróleo. El kerógeno se clasifica en cuatro tipos:

a) El generado en ambientes lacustres ricos en plancton reelaborado por la acción


de bacterias y microorganismos. Rico en hidrógeno y bajo en oxígeno, su tipo es
poco común.
b) El generado en ambientes marinos de profundidad media a partir de restos de
plancton y reelaborado por bacterias. Es rico en hidrógeno y bajo en carbono. La
generación de crudo y gas depende de la temperatura.
c) El proveniente de restos vegetales terrestres. Posee menor contenido de
hidrógeno y mayor contenido de oxígeno que los tipos a) y b), por lo que genera
gas seco.
d) El generado a partir de materia orgánica residual sujeta a erosión, combustión u
oxidación. Tiene alto contenido de carbono y poco hidrógeno, con bajo potencial
para generar hidrocarburos.

Por lo tanto, la maduración térmica del carbono y del hidrógeno produce moléculas de
hidrocarburos cada vez más pequeñas, aumentando así su contenido de hidrógeno,
hasta formar metano (CH4). A temperaturas inferiores a los 50 °C, la descomposición de
la materia puede generar gas seco. Entre los 50 °C y 150 °C, la materia se convierte en
kerógeno, el cual involuciona hacia su etapa ancestral, en la que genera aceite y gas.

Los kerógenos tipo I y II producen gas y aceite, mientras que los de tipo III generan gas,
principalmente. A mayor profundidad de entierro, mayor presión y temperatura,
generan mezclas de metano, etano, propano y otros hidrocarburos. Cuando la
temperatura supera los 150 °C, se genera anhídrido carbónico (CO2), nitrógeno (N2) y
sulfuro de hidrógeno (H2S).

Las lutitas con alto contenido de kerógeno tienen una estructura más compacta, menor
laminación y coloraciones más variables. Esto se debe a la variación de la cantidad de
materia orgánica y al estado de oxidación de las impurezas de hierro presentes en ellas,
aunque algunos compuestos del petróleo se liberan a temperaturas inferiores que las
de la descomposición del kerógeno.

Para conocer el potencial de generación de gas o aceite es necesario medir el carbono


orgánico total (TOC) de la roca. Adicionalmente se aplican pruebas de pirólisis,
reflectancia de vitrinita, alteración de temperatura, cromatografía, espectrometría y, en
algunos casos, isotópicas. El análisis de TOC en un pozo depende de las muestras, las
cuales se colectan a intervalos de 10 metros de profundidad.

3
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

PRODUCCIÓN

Figura 1. Distribución esquemática de los yacimientos de gas natural convencional y no convencional.

En la figura 1 se muestran algunos yacimientos convencionales y no convencionales, los


cuales la distinción entre estos ha sido la de mayor uso en el lenguaje industrial. Pero la
gama comprende distintas fases de transformación, desde el gas o el crudo con alto
contenido de gas, alta porosidad y permeabilidad, hasta el tight gas, cuyo rendimiento
es más bajo, y el shale gas de yacimientos con escaso contenido de metano, muy baja
porosidad y permeabilidad.

Para su explotación industrial, los yacimientos con permeabilidad mayor a 0,1 mD se


consideran convencionales y el resto no convencionales, esencialmente productores de
gas seco.

Los yacimientos no convencionales tienen tres


características comunes:
 contenido energético bajo con respecto al
volumen de la roca,
 dispersión de yacimientos en áreas muy extensas
 permeabilidad muy baja.

A fin de que los yacimientos no convencionales alcancen


viabilidad económica, su extracción debe hacerse con la
técnica “fracturación hidráulica” o fracking y perforar
pozos horizontales, pozos multilaterales y otras técnicas,
hasta exponer la mayor parte del yacimiento (Figura 2).
El fracking se usa en todos los hidrocarburos alojados en
rocas de baja permeabilidad, como el tight gas, el gas de Figura 2. Métodos de extracción:
carbón y el crudo y gas de lutitas. Perforación Horizontal y
Fracturación Hidraúlica.

4
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

 Perforación horizontal: permite llegar a la zona donde se ubica el shale gas. Se


realiza, inicialmente, una perforación vertical hasta llegar al yacimiento, tras lo
que el perforador gira horizontalmente para introducirse y taladrar los pozos de
shale.

 Fracturación hidráulica: conocido también como fracking o hydrofracking


consiste en bombardear fluidos que contienen agua, arena, gases comprimidos,
sustancias químicas, entre otros a presiones suficientemente altas como para
incrementar la porosidad y permeabilidad de las rocas creando fracturas
artificiales para que el gas escurra hacia la superficie

PRINCIPALES PAÍSES PRODUCTORES Y CUENCAS

Figura 3. Mapa de las 48 principales cuencas de shale gas en 32 países.

Una investigación publicada en abril del 2011 por el U.S Energy Information
Administration (EIA) evaluó 48 cuencas de shale gas en 32 países que contenían
alrededor de 70 formaciones de shale. En la figura 3 se muestran en rojo zonas donde
existen reservas de shale gas técnicamente recuperables. En amarillo, cuencas
examinadas, pero no estimadas debido a falta de datos. En blanco, los países que
participaron del reporte. En gris, países que no se consideraron.

Al mismo tiempo, los estimados actuales de reservas técnicamente recuperables de gas


natural convencional en todo el mundo son aproximadamente 16.000 Tcf. Entonces,
podemos decir que las reservas mundiales de gas natural (convencional más shale gas)
alcanzarían una cifra aproximada de 22.000 Tcf, lo que implica un volumen 40% mayor
de reservas de gas natural en el mundo.

De los países cubiertos en el análisis, se identifican dos grupos que encontrarán atractiva
esta actividad:

5
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

 Los países que dependen ampliamente de las importaciones de gas natural pero
que poseen reservas significativas de shale gas: Francia, Polonia, Turquía,
Ucrania, Sudáfrica, Morocco y Chile.
 Los países que ya producen montos sustanciales de gas natural y que, además,
poseen grandes reservas de shale gas: Estados Unidos, China, Canadá, Argentina,
Sudáfrica, Australia, México y Brasil.

Asimismo, el reporte aclara que los estimados de reservas de shale gas no tienen alta
certeza, sin embargo, estos estimados son algo conservadores ya que el estudio pudo
haber excluido países con posibles reservas potenciales.

Hug Rudnick, realizó un análisis del impacto del shale gas sobre el mercado de gas en
mayo del 2011, el mismo que en términos generales concluye puntualizando en la
posibilidad que tienen países como Francia, Polonia y Ucrania en reducir sus
importaciones de gas natural, mientras que Estados Unidos, Canadá, México y China
estarían en camino a satisfacer totalmente su demanda local de gas natural e incluso
exportarlo en el largo plazo.

Por su parte Australia se destaca entre todos los países como aquél con mayores
oportunidades de desarrollar shale gas en el corto plazo debido a que ya cuenta con las
instalaciones necesarias para su producción, mientras que Argentina y Brasil resultan
ser los países de América Latina que mayor oportunidad de explotar shale gas tienen en
el corto y mediano plazo, mientras que Japón y Corea del Sur aún mantendrían una
participación importante en las importaciones mundiales de gas natural.

CONCLUSIONES

 El shale gas es producido por depósitos de lutitas de grano fino que son ricos en
materia orgánica, en las cuales, los hidrocarburos quedan atrapados en poros
muy pequeños con una permeabilidad muy baja.

 El gas es igual al de yacimientos convencionales, pero el método de producción


es distinto, su extracción no siempre es rentable mediante pozos verticales por
su flujo débil. Por lo tanto, la producción de gas de lutitas se realiza por conducto
de pozos horizontales con fracturación hidráulica.

 La fracturación hidráulica requiere bombeo de fluidos a los pozos para aumentar


la presión y fracturar la roca. A fin de mantener abierta la fractura, la inyección
es sustituida por arena de alta permeabilidad. Los pozos horizontales crean
mayor área de superficie en contacto con el depósito que los pozos verticales lo
que permite mayor eficiencia de transferencia de gas y recuperación del
yacimiento.

6
ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL
FACULTAD DE INGENIERÍA EN GEOLOGÍA Y PETRÓLEOS

REFERENCIAS

Estrada. J (2013), “Desarrollo del Gas Lutita (Shale Gas) y su Impacto en el Mercado
Energético de México”. Impreso en Naciones Unidas. Recuperado de:
http://energiaadebate.com/wp_content/uploads/2013/11/shalegasysuimpactoenMexi
coJavierEstradaCEPALoctubre2013.pdf

Salamunic. L., Dattas. M (2011), “La Revolución del Shale Gas”. Chile. Recuperado de:
http://hrudnick.sitios.ing.uc.cl/alumno11/shale/La%20Revolucion%20del%20Shale%20
Gas.htm#_Toc294276987

Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía. (2011) “Shale Gas”. Recuperado de:
https://shalegasespana.files.wordpress.com/2012/10/snmpe-quecc81-es-el-gas-de-
lutitas.pdf