Está en la página 1de 3

“Feminicidio: fenómeno con significado político”

Reseña del libro de Diana E. Russell y Hill Radford (eds.), Feminicidio. La política del ase-
sinato de las mujeres, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investi-
gaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Comisión Especial para Conocer y
dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los Feminicidios en la República
Mexicana, 2006, 716 pp.

Karime Suri Salvatierra

L a filósofa feminista Celia Amo-


rós ha dicho en reiteradas oca-
siones que nombrar es politizar; el
la Lagarde, quien presidiera esta co-
misión especial, la que formula la
presentación de Feminicidio y opina
mentales y permanecen marginales
o periféricas a éstos en condicio-
nes de subordinación y dependen-
libro, Feminicidio. La política del que “esta obra remonta la visión cia de quienes monopolizan los
asesinato de las mujeres, es ejem- descriptiva sobre el enfoque que poderes, así como sujetas a diver-
plo claro de ello. Esta antología, homologa el homicidio de muje- sas formas de discriminación y ex-
publicada originalmente en el año res con el homicidio de hombres plotación.”
de 1992 en Estados Unidos de Nor- y fundamenta con claridad que la Las autoras-editoras declaran que
teamérica y el Reino Unido, articuló condición de género de unas y de la elaboración de la investigación
una serie de esfuerzos que se hacían otros no es un dato más”. fue una tarea difícil y perturbado-
no sólo desde la academia sino tam- La lectura de esta antología ra, de ahí la necesidad imposter-
bién desde la sociedad civil por —que, además de la reflexión teó- gable de reconocer al feminicidio
conceptualizar el polémico sustan- rica, ha inspirado diversos estu- como un problema urgente ya que
tivo. dios sobre los homicidios de niñas lo subyacente es la responsabili-
EL texto, que se publica por y de mujeres en nuestro país— es dad del Estado para garantizar a
primera vez en México, forma par- un instrumento indispensable pa- mujeres y niñas una vida libre de
te de las acciones que realizó la ra comprender los mecanismos que violencia.
Comisión Especial para Conocer y se ponen en práctica desde la “or- El libro está dividido en seis
dar Seguimiento a las Investiga- ganización patriarcal del mundo” apartados integrados por las inves-
ciones Relacionada con los Femi- y en el que la violencia de género, tigaciones de Jil Radford, Jane Ca-
nicidios en la República Mexicana, desde la perspectiva de Lagarde, puti y Diana E.H. Russell, Marianne
en la LIX legislatura de la Cámara de “contribuye a mantener a las mu- Hester, Ruthann Robson, Frances
Diputados. Es precisamente Marce- jeres excluidas de espacios funda- Power Cobbe, Marielouise Jans-

1
Marcela Lagarde relata en la presentación de este libro que, cuando Diana Russell participó en el Seminario Internacional Feminicidio, Justicia
y Derecho (organizado por Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionada con los Feminicidios en la Re-
pública Mexicana) en 2005, consideró apropiada la traducción de femicide como feminicidio para evitar que la traducción al castellano fuera
femicidio y, por lo tanto, condujera a considerarlo sólo como la feminización de la palabra homicidio.

Reseña 169
sen-Jurreit, Margo Wilson y Martin y difundida resistencia en contra mujeres, estudia uno de los mitos
Daly, Jacquelyn C. Campbell, Karen de ella. más extendidos de la cultura pa-
D. Stout, Chris Domingo, Jane Ca- En el primer apartado de esta triarcal: que el hogar proporciona
puti y, finalmente, Lucy Bland. obra colectiva, intitulado El fe- un paraíso de seguridad para las
A través de sus páginas, se minicidio es tan antiguo como el mujeres. Los trabajos demuestran
aborda, desde la teoría feminista, patriarcado, se evidencia la pre- que el hogar es el lugar donde las
el feminicidio1 en Estados Uni- sencia del feminicidio en el trans- mujeres corren mayor riesgo. Pa-
dos, el Reino Unido e India. Una currir de la historia y se afirma ra demostrarlo, se concentra en
de las contribuciones más impor- que éste ha sido ejecutado “por testimonios y reflexiones teóri-
tantes de la obra es la definición los hombres para asegurar las re- cas que tienen como eje central el
misma del término que encabeza laciones sociales del patriarcado, asesinato de mujeres en sus pro-
el título: “…el feminicidio es la esto es, el dominio masculino y pios hogares “a manos de hom-
forma más extrema de terrorismo la subordinación femenina”. Las bres con los que tenían o tuvieron
sexista motivado por odio, des- prácticas del feminicidio en estas relaciones”. También se evidencia
precio, placer o sentido de pro- sociedades patriarcales “se fueron la manera en la el infanticidio de las
piedad”. Es decir, el asesinato configurando debido a los arre- niñas continua siendo práctica co-
misógino de mujeres cometidos glos sociales, políticos y econó- tidiana en algunas culturas.
por hombres, un tipo extremo de micos de las distintas culturas en La tercera sección, Feminicidios
violencia sexual, el conjunto de he- periodos diferentes.” y racismo, demuestra la limitada
chos violentos contra las mujeres Hacer una historiografía del fe- respuesta de la policía en las in-
que, en ocasiones, culmina con minicidio se convierte en una ta- vestigaciones de los asesinatos
el homicidio de algunas niñas y rea harto compleja, ya que dado de mujeres, especialmente si ellas
mujeres. Para Russell y Radford, que éste no es un término legal pertenecían a un grupo racial dis-
el hecho de llamar al feminicidio reconocido “no hay datos estadís- tinto al caucásico. El feminicidio
asesinato misógino elimina la am- ticos oficiales al respecto desde el no hace distinción de grupo ra-
bigüedad de los términos asexua- pasado hasta el presente”. La his- cial, clase o cultura u orientación
dos de homicidio y asesinato. Es toria del feminicidio se da para- sexual. Los artículos que inte-
pertinente aclarar que, en el con- lela a una historia de resistencia gran este bloque hacen hincapié
tenido del libro, las investigado- por parte de las mujeres. en que es necesario, al tratar de
ras no afirman que las mujeres son Asimismo, se clarifica la fic- desentrañar un fenómeno como el del
asesinadas con mayor frecuencia ción de que hubo un tiempo en el feminicidio, tomar en cuenta las
que los hombres; lo que plantean que las mujeres podían salir a la complejas manifestaciones en
es la necesidad de discutir la defi- calle por la noche y estar seguras, las que se conjunta el racismo y
nición del neologismo, algunas de dado que se evidencia que nunca que se evidencia en las respues-
sus formas y contextos, y la cues- existió una época dorada, las ca- tas policiales, del sistema judicial
tión de su prevalencia puesto que lles no son el espacio para las mu- y de los medios de comunicación.
el feminicidio, como fenómeno, jeres, éstas han sido confinadas a La cuarta división, Medios masi-
tiene un gran significado políti- la casa y quienes experimenten su vos de comunicación, pornografía
co. La obra también contribuye a salida están infringiendo la regla y gorenografía, examina la forma
institucionalizar del término para no escrita y recibirá violencia como en la que los medios de comunica-
que, al nombrar a esta forma ex- respuesta a esta transgresión. ción tratan al feminicidio y cómo
trema de violencia sexual, se pro- La segunda parte, La casa pa- presentan a las mujeres víctimas
voque en la sociedad una amplia triarcal: el lugar más letal para las de la violencia contra ellas. Se de-

170 Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales


muestra que, desde los medios de El sexto módulo, La lucha de las ñas. Se desmitifica, además, la
comunicación, se dejan de identi- mujeres contra el feminicidio, es- creencia de que el feminicidio es
ficar los aspectos políticos de pro- tá integrado por testimonios que un fenómeno que se da en socie-
blemáticas como la violencia de relatan los esfuerzos de las muje- dades carentes de desarrollo, o
género. Se enfatizan también las res que luchan contra el feminici- con altos índices de criminalidad,
relaciones entre la pornografía, la dio al tiempo que se ilustran las o que éste es perpetrado por hom-
violencia sexual y el feminicidio variadas formas en las que aqué- bres con comportamientos ma-
al tiempo que se denuncia una su- llas se han organizado para retar niaco-sexuales misteriosos o por
puesta libertad de expresión que, al feminicidio, generando no só- “monstruos sobrenaturales.”
amparándose en intereses liberta- lo acciones de protesta sino actos Feminicidio. La política del ase-
rios, justifica la pornografía. En de resistencia. sinato de las mujeres, es pues una
este particular sentido, la “liber- Esta antología finaliza con un obra que pone de manifiesto la
tad… puede ser mortal para las amplio apartado de resumen y existencia de este fenómeno y
mujeres”. conclusiones. En éste, se afirma nos reta no sólo a reflexionar en
La quinta unidad, Feminicidio que uno de los propósitos del ma- torno a la condición humana, si
y parodias de justicia, está com- terial es nombrar el feminicidio e no la manera en la que queremos
puesta por una serie de ensayos identificarlo como una fenómeno vivir; nos expone la necesidad de
que estudia la respuesta del Es- que requiere, por parte de los Es- erradicar la violencia, de generar
tado al feminicidio y analiza los tados, urgente atención ya que no Estados democráticos que asegu-
métodos que los aparatos de jus- se puede referir al ejercicio ple- ren la vida y el pleno ejercicio de
ticia adoptan para culpabilizar a no de los derechos humanos en el los derechos humanos de mujeres
las mujeres y hacer que los críme- mundo si no se observa antes el y niñas.
nes y asesinatos contra ellas que- estado que guardan los derechos
den impunes. humanos de las mujeres y las ni-

Reseña 171