Está en la página 1de 1

APRECIACIÓN CRÍTICA DE LA TEORÍA CONDUCTISTA

Esta teoría como bien sabemos marca la transferencia de un enfoque estructuralista


a un enfoque en las personas, es decir una transferencia de aspectos estructurales y
estáticos a aspectos conductuales y dinámicos.

Mientras que el enfoque de la teoría clásica, neoclásica y de las relaciones humanas


eran prescriptivos y normativos es decir se centraban en la manera de cómo manejar
los problemas dentro de la organización dictando principios y normas, el enfoque de la
teoría conductista era más bien descriptivo y explicativo, es decir se interesa solo por
explicar sin dictar principios o normas de actuación.

La teoría conductista privilegia a las organizaciones democráticas, a las que usan


menos la estructura jerárquica y a las que están basadas en la igualdad de poder. Las
teorías anteriores trataron a la administración como una ciencia objetiva e imparcial,
al margen de cualquier cultura, ética o punto de vista, a diferencia de la teoría
conductista que considera a la administración tanto una ciencia como una disciplina
humanista. Por lo tanto, la administración necesita poner en práctica la herencia
cultural de cada organización, porque sin ello no puede haber ningún desarrollo social.

Las mejores maneras para desarrollar condiciones satisfactorias en las


organizaciones son. Delegando responsabilidades, utilizando grupos y equipos de
trabajo, enriquecer los puestos, capacitar y desarrollar a las personas, cosas que la
teoría estructuralista no puede lograr desarrollar satisfacer totalmente.