Está en la página 1de 3

Una Definición de Poder

Las sociedades occidentales se


estructuran en la actualidad en un
gran número de organizaciones. La
mayor parte de las actividades, y en
general toda la vida de los seres
humanos transcurre dentro de
organizaciones, que pautan de forma
muy destacada la conducta de las
personas que se relacionan con ellas.
Esto es así hasta el punto de hablarse de la "sociedad organizada" y del "hombre-
organización". Prácticamente no ocurre nada en la vida de los individuos que no tenga que
ver con una u otra organización.
El análisis del poder y la autoridad ha ido cobrando cada vez mayor importancia por ser un
mecanismo de control y de coordinación necesario para la consecución de los fines y objetos
de la organización.
La organización es un sistema que integra a un grupo de individuos por ello es necesario una
regulación del comportamiento y una coordinación en las actividades, de modo que aumente
la predisposición de las conductas. Katz y Kahn apuntan que esto solo es posible mediante
un proceso de conformidad.
En la consecución de la conformidad puede intervenir diversos elementos: fines, valores de
los miembros, establecimientos de normas, etc. Sin embargo, estos elementos no garantizan
totalmente la cooperación y coordinación y aparece un elemento esencial en toda
organización "EL PODER". Este factor, nos permite contrarrestar la variedad espontánea de
la conducta individual según Kahn.
Este análisis del poder forma parte del modelo racional que considera a las organizaciones
como instrumentos racionales para conseguir determinados fines colectivos. Desde esta
perspectiva el poder es un instrumento para conseguirlos.
El poder se refiere a la capacidad que tiene A para influir en el comportamiento de B de
modo que éste actúe de acuerdo con los deseos de A. Esta definición implica un potencial
que no necesita actualizarse para que sea eficaz, y una relación de dependencia.
El poder puede existir sin que se use. Por tanto, es una capacidad o potencial. Alguien puede
tener poder, pero no imponerlo. Es probable que el aspecto más importante del poder es que
es una función de dependencia. Entre mayor sea la dependencia de B con respecto de A,
mayor es el poder de A en la relación. A su vez, la dependencia se basa en las alternativas
que percibe B y la importancia que éste coloca en aquella que A controla.
Una persona tiene poder sobre usted solo si él o ella
controlan algo que usted desea. Si usted quiere
obtener un título universitario y para lograrlo tiene
que aprobar cierto curso, y su profesor actual es el
único docente que lo imparte, él o ella tiene poder
sobre usted. Sus alternativas están muy limitadas,
por lo que para usted es muy importante alcanzar
una calificación aprobatoria. De manera similar, si
usted estudia con dinero totalmente aportado por
sus padres, tal vez reconozca el poder que ellos
tienen sobre su persona. Usted depende de ellos
para el apoyo financiero, pero una vez que sale de la escuela, consigue un trabajo y tiene
buenos ingresos, el poder de sus padres se reduce bastante. ¿Cuántos de nosotros (no) hemos
sabido o escuchado de un pariente rico que controla gran parte de la familia con la sola
amenaza, implícita o explícita, de “dejarla fuera de la herencia”?

Comparación de liderazgo y poder


Una comparación cuidadosa de nuestra descripción del poder con la del
liderazgo hecha en los capítulos 12 y 13, revela que los conceptos se relacionan
estrechamente. Los líderes usan el poder como un medio de alcanzar las metas
grupales. Los líderes logran metas, y el poder es un medio que facilita su logro.
¿Qué diferencias hay entre los dos términos? Una se relaciona con la
compatibilidad de objetivos. El poder no requiere esta compatibilidad, sino solo
dependencia. Por otro lado, el liderazgo requiere cierta congruencia entre las
metas del líder y las de sus seguidores. Una segunda diferencia se relaciona con
la dirección de la influencia. El liderazgo se centra en la influencia hacia abajo
sobre los seguidores, minimiza la importancia de los patrones de influencia
lateral y hacia arriba. El poder no. Una diferencia más tiene que ver con el
énfasis de las investigaciones. En su mayor parte, las investigaciones sobre
liderazgo hacen énfasis en el estilo. Buscan responder preguntas tales como:
¿Cuánto apoyo debe dar el líder? ¿Cuántas decisiones deben compartirse con
los seguidores? A diferencia, las investigaciones sobre el poder han tendido a
incluir un área más amplia y a centrarse en tácticas para generar la conformidad.
Ha ido más allá del individuo en el ejercicio del poder porque éste puede usarse
por grupos o personas individuales para controlar a otros individuos o grupos.