Está en la página 1de 5

MAESTRIA EN ADMINISTRACION DE HOSPITALES Y SALUD PUBLICA

PROFESOR: DR. JORGE PÉREZ ROMERO

MATERIA: ADMINISTRACIÓN DE HOSPITALES

INDICADORES Y ESTÁNDARES DE CALIDAD EN LA ATENCIÓN MEDICA

ALUMNAS
SOFIA LÓPEZ GARCIA
MARÍA ISABEL SÁNCHEZ DELGADO

JUNIO 2019
Indicadores y estándares de calidad en la atención medica
Introducción
La definición de buena calidad de los servicios de salud es difícil y ha sido objeto de muchos
acercamientos.
La dificultad estriba principalmente en que la calidad es un atributo del que cada persona
tiene su propia concepción pues depende directamente de intereses, costumbres y nivel
educacional entre otros factores.
Desde el punto de vista del paciente, es conocido, por ejemplo, que para algunos una consulta
médica de buena calidad debe ser breve y dirigirse directamente al punto problemático,
mientras que para otros la entrevista médica sólo será satisfactoria si el médico destina una
buena parte de su tiempo a oír los pormenores de la naturaleza, historia y características de
los síntomas que aquejan al paciente.
Desde el punto de vista del médico (como exponente principal del proveedor de salud)
tampoco existe un patrón estrictamente uniforme de lo que puede considerarse atención
médica de buena calidad.
Las tendencias más modernas de la atención sanitaria (la llamada “Medicina Basada en la
Evidencia”) abogan por que las prácticas médicas estén profundamente basadas en la
evidencia científica de que realmente son las idóneas para cada caso.
Sin embargo, muchos alegan que la práctica de una medicina totalmente basada en la
evidencia científica podría conducir a una deshumanización de la relación médico paciente,
algo que tampoco debería considerarse deseable.
Desde el punto de vista de los gestores o administradores de la atención médica, la calidad
con que se brinda un servicio de salud no puede separarse de la eficiencia puesto que, si no
se tienen en cuenta el ahorro necesario de los recursos disponibles, el alcance de los servicios
será menor que el supuestamente posible.
La medición de la calidad y la eficiencia de un servicio de salud es una tarea compleja ya
que, además de la complejidad intrínseca que conlleva la medición de conceptos abstractos,
no pueden ignorarse la variedad de intereses que pueden influir en una evaluación de ese tipo.
Desarrollo
La calidad de la atención médica ha sido definida de diversas maneras una de ellas como
aquella que se espera maximice una medida comprensible del bienestar del paciente después
de tener en cuenta el balance de las ganancias y las pérdidas esperadas que concurren en el
proceso de atención en todas sus partes.
Eficiencia
Algunos definen eficiencia en su relación con dos términos de similar interpretación
semántica: eficacia y efectividad.
La eficacia, en la esfera de la Salud Pública, se define como la expresión general del efecto
de determinada acción cuyo objetivo fuera perfeccionar la atención médica. Debido a que la
relación causa-efecto que implica esta definición pueden estar confundidas con diversos
factores, la eficacia de un procedimiento suele evaluarse en condiciones experimentales o
ideales.
La eficacia de un procedimiento o tratamiento en relación con la condición del paciente, se
expresa como el grado en que la atención/intervención ha demostrado lograr el resultado
deseado o esperado.
La efectividad es de mayor alcance y se define como la medida del impacto que dicho
procedimiento tiene sobre la salud de la población; por tanto, contempla el nivel con que se
proporcionan pruebas, procedimientos, tratamientos y servicios y el grado en que se coordina
la atención al paciente entre médicos, instituciones y tiempo.
Un ejemplo concreto, que ilustra de manera sencilla la interrelación entre eficacia,
efectividad y eficiencia en un contexto sanitario poblacional es el siguiente. Cierto programa
de intervención para dejar de fumar puede considerarse eficaz si, en un estudio apropiado,
consigue reducir el número de fumadores entre los intervenidos en una magnitud aceptable
y previamente establecida. Para conocer si esta intervención resulta también efectiva habría
que introducirla en la práctica y medir, por ejemplo, si además de reducir las tasas de
fumadores se logra, a largo plazo, también reducir las tasas de mortalidad por cáncer de
pulmón o la morbilidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en el contexto
social donde se viene empleando. La eficiencia de la intervención podría medirse entonces
como la magnitud de reducción de la tasa de fumadores por unidad monetaria gastada en la
implantación del programa. El programa es eficiente si tales niveles de eficacia y efectividad
no se pueden alcanzar con menos recursos o si los recursos han sido menores que los
necesarios en otros programas de igual eficacia y efectividad.
Indicadores
En el glosario de términos de la OMS, aparece el siguiente párrafo para definir el
término indicador:
Variable con características de calidad, cantidad y tiempo, utilizada para medir, directa o
indirectamente, los cambios en una situación y apreciar el progreso alcanzado en abordarla.
Provee también una base para desarrollar planes adecuados para su mejoría.
Variable susceptible de medición directa que se supone asociada con un estado que no puede
medirse directamente. Los indicadores son a veces estandarizados por autoridades nacionales
o internacionales.
Variable que contribuye a medir los cambios en una situación de salud, directa o
indirectamente, y evaluar el grado en que los objetivos y metas de un programa se han
alcanzado.
Las 3 definiciones expresan que un indicador es una variable que pretende reflejar cierta
situación y medir el grado o nivel con que ésta se manifiesta, de manera que resulte útil para
evaluar cambios en el tiempo y hacer comparaciones en el espacio.
Pero, el desarrollo de buenos indicadores no es una tarea fácil ni puede abordarse sin un
conocimiento profundo de Medicina, unido al de otras disciplinas como la Administración
de Salud, la Estadística y la Epidemiología.
Un buen indicador por lo menos deberá cumplir al menos con cuatro características:
 Validez: debe reflejar el aspecto de la calidad para el que se creó o estableció y no
otro.
 Confiabilidad: debe brindar el mismo resultado en iguales circunstancias.
 Comprensibilidad: debe comprenderse fácilmente qué aspecto de la calidad pretende
reflejar.
 Sencillez: debe ser sencillo de administrar, de aplicar y de explicar.
En la actualidad existen cientos de indicadores concebidos para la evaluación de la calidad
de la atención de salud y de la hospitalaria en particular.
Tipos de indicadores
Los métodos para evaluar calidad de la atención sanitaria pueden aplicarse a tres elementos
básicos del sistema: la estructura, el proceso y los resultados.
De manera general, los indicadores de calidad de la estructura, o indicadores de estructura,
miden la calidad de las características del marco en que se prestan los servicios y el estado
de los recursos para prestarlos, los indicadores de la calidad del proceso o indicadores de
proceso miden, de forma directa o indirecta, la calidad de la actividad llevada a cabo durante
la atención al paciente y los indicadores basados en resultados o indicadores de
resultados miden el nivel de éxito alcanzado en el paciente, es decir, si se ha conseguido lo
que se pretendía con las actividades realizadas durante el proceso de atención.
Conclusión
Los indicadores brindan de forma rápida, fácil y concisa información valiosa acerca de cómo
se está desempeñando el hospital en cuestión y permiten comparaciones en tiempo y espacio
que de otra forma serían imposibles de realizar.
El uso de indicadores es y continuará siendo de utilidad para administradores de hospitales,
autoridades sanitarias y para todos aquellos que de una forma u otra están vinculados con el
perfeccionamiento del Sector de la Salud y con los hospitales en particular.
Es claro sin embargo, que para la obtención de indicadores oportunos es imprescindible
desarrollar los Sistemas de Información que permitan recoger los datos necesarios para su
elaboración. Es necesario además el monitoreo de la calidad de las fuentes básicas de la
información, en particular la historia clínica, la fuente principal de información sobre las
características de cada paciente hospitalizado.
Los indicadores por demás brindan una información cuantitativa que permite detectar los
espacios con alta probabilidad de problemas en la atención. La determinación y evaluación
de cada problema y sus causas debe ser objeto de investigación específica, detallada y
profunda con un enfoque más cualitativo.
Bibliografía
Malagón, Gustavo. (2000). Administración Hospitalaria. Colombia: Panamericana

También podría gustarte