Está en la página 1de 2

10 de Junio/2019

Reporte de Entrevista
Entrevista a Carlos Campo, un historiador peruano de 35 años de la Universidad Nacional
Mayor de San Marcos, Lima, Perú. Él estudió Historia y Geografía, y Ciencias Sociales y
Humanidades en la Universidad San Marcos, en la que optó el Título de Licenciado en
Ciencias Sociales y Humanidades. Tiene laborando en este oficio 6 años. Escribió un Ensayo
sobre el sistema penal incaico, y muchas más cosas sobre la historia de los Incas y la Edad
Media.
1. ¿Cómo era el trato a la mujer en el siglo XVI y XVII?
En La Edad Media, el mundo se consolidó como un todo en el que los hombres eran el
centro, los únicos que tenían la posibilidad de conocer y entender la verdad revelada
por Dios. El conocimiento se convirtió entonces en un arma poderosa en la que,
combinada con la Iglesia, dejaron a la mujer relegada a ser esposa y madre. La
burguesía trajo un panorama algo distinto que les daba a las mujeres pequeñas
posibilidades de acercarse al trabajo como forma de ayudar en el sustento de su hogar.
Las mujeres cuidaban de los enfermos de su familia. De modo que la medicina
doméstica estaba en sus manos.

2. ¿Qué influyo para que trataran así a la mujer?


España convivió con 3 religiones, tres formas distintas de pensar, entender y
categorizar a la mujer. Por la inercia del renacimiento, la sociedad se convirtió en un
lugar, en una época de ignorancia y embrutecimiento. En las sociedades sustentaban
su vida cultural y económica en la caza y la recolección, las mujeres eran las
encargadas de recolectar mientras que los hombres eran los encargados de traer la
carne. Esto hizo que las actividades que estuvieran relacionadas directamente con la
fuerza se empezaran a identificar con los hombres debido esto a la diferencia física
entre los dos géneros. También, el conocimiento se convirtió entonces en un arma
poderosa en la que, combinada con la Iglesia, dejaron a la mujer relegada a ser esposa
y madre.

3. ¿Qué derechos tenía la mujer en esta época?


No tenían derechos, al contrario tenían muchas prohibiciones como que no podían salir
y cruzarme miradas con un hombre porque se veía mal, que no podía hablar en público
ni decir lo que piensan porque estaba mal. Pero como en todo lugar también había
rebeldes que se atrevían a estudiar secretamente, hacer comentarios en el público,
discutir contra los hombres y nunca seguían las normas.

4. ¿Hubo cambios hacia el trato a la mujer?¿Cuáles?


Si, en el siglo XVIII comenzaron a surgir algunos cambios. En la casa se producía la
mayor parte de lo necesario para subsistir. Las mujeres como siempre, tenían doble
trabajo: el doméstico y en la industria rural. En la que las mujeres no solo se
encargaban de las tareas domésticas sino que, también trabajaban en los talleres,
sobre todo en las manufacturas textiles. La mujer seguía estando regida por leyes
morales y clasificada según su estado civil; los casamientos seguían siendo una
elección paterna y de conveniencia. Una mujer soltera estaba mal visto en aquella
época, sin embargo, la viudedad era el estado que más respeto se ganaba.

5. ¿Qué fue lo que causó estos cambios?


Como en el siglo XV hubo algunas mujeres que se involucraron en la reivindicación
sobre los derechos de la mujer. Esta corriente de pensamiento fue conocida como la
querelle des femmes. Una disputa entre escritoras y escritores sobre la dignidad de las
mujeres que se prolongaría el siglo siguiente y que tendría entre sus representantes a
Margarita de Navarra. Reivindicaron reformas sociales así como el acceso a la
educación y a la cultura. Este movimiento se extendió hasta finales del siglo XVIII,
pues, en este siglo se iniciaron los cambios.

6. ¿Quiénes aportaron en los cambios?


La ilustración trajo consigo principios de igualdad y libertad. Las mujeres aprovecharon
la revolución francesa para reivindicarse. Surgieron organizaciones para apoyar la
causa. Una mujer reivindicativa de esta época es Olimpia de Gouges que escribió en
1791 los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. También, Mary Wollstonecraft fue
una filósofa y escritora británica. Es considerada la precursora del feminismo. Hay en
ella la conciencia crítica sobre la situación social, económica y cultural de la mujer en
los tiempos que le tocó vivir, y fruto de esas preocupaciones escribe uno de sus libros
más reconocidos: Vindicación de los derechos de la Mujer, considerado como un
clásico del feminismo, en el cual argumenta que las mujeres no son por naturaleza
inferiores al hombre, sino que parecen serlo porque no reciben la misma educación.

7. ¿Cómo fue el trato después de estos cambios?


La mujer en el campo de la educación El siglo XVIII pone de manifiesto la importancia
de la educación y la necesidad de ampliar esa educación. La mujer con el libro en las
manos comienza a aparecer en los siglos XVII y XVIII. En la casa se producía la mayor
parte de lo necesario para subsistir. Todos los miembros, según su edad y sexo,
colaboraban en casa. Así era la rutina de mañana de las mujeres trabajadoras del siglo
XVIII. Esto supuso una infravaloración del trabajo femenino, hasta el punto de que, a
pesar de que eran ellas las que tradicionalmente trabajaban en la manufactura del lino,
se llegó a prescindir de sus servicios con la aparición de hiladoras mecánicas, un
trabajo calificado y reservado a los hombres. Las mujeres siguieron desempeñando en
el oficio, pero utilizando únicamente ruecas antiguas.

8. ¿Favoreció o perjudico a la mujer? ¿Por qué?


Favoreció porque gracias a esto las mujeres más adelante pudieron reclamar por sus
derechos y ya no depender por un hombre, y poder ser lo que deseen sin restricciones.
Esto fue como un impulso que alentó a las mujeres a poder ser algo más que simples
amas de casa.
Entrevista Virtual