Está en la página 1de 3

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: METÁFORAS DE SILICIO

La diferencia más notable entre un cerebro y los sistemas informáticos es la de la

plasticidad funcional, ya que la del cerebro hace referencia a la capacidad para aprender

y mejorar nuestras habilidades cognitivas, como cuando aprendemos a resolver

problemas o cuando recordamos cualquier detalle o evento. La plasticidad es la

capacidad del cerebro para remodelar las conexiones entre sus neuronas. Está en la

base de los procesos de memoria y de aprendizaje, pero a veces también interviene para

compensar los efectos de lesiones cerebrales estableciendo nuevas redes. Estas

modificaciones locales de la estructura del cerebro dependen del entorno y permiten al

cerebro adaptarse. Mientras que la del sistema informático permite almacenar y

procesar información.

La inteligencia artificial (IA), o mejor llamada inteligencia computacional, es la inteligencia

exhibida por máquinas. En ciencias de la computación, una máquina "inteligente" ideal

es un agente racional flexible que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que

maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea. Coloquialmente el

término "inteligencia artificial" se aplica cuando una máquina imita las funciones

"cognitivas" que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo:

"aprender" y "resolver problemas". A medida de que las máquinas se vuelven cada vez

más capaces, tecnología que alguna vez se pensó que requería de inteligencia se elimina

de la definición. Por ejemplo, el reconocimiento óptico de caracteres ya no se percibe

como un ejemplo de la "inteligencia artificial" habiéndose convertido en una tecnología

común. Avances tecnológicos todavía clasificados como inteligencia artificial son los

sistemas capaces de jugar ajedrez, GO y manejar por sí mismos.


Existen cuatro nuevas metáforas de la cultura humana que son: el deseo, la necesidad,

la curiosidad y el poder.

El deseo es la motivación de la vida humana. Dirige y orienta los actos del hombre.

También se consideró el deseo como uno de los motores más importantes del

comportamiento humano: desde las doctrinas materialistas que propugnaban una

satisfacción plena del deseo, hasta las espiritualistas, que lo trataban como una de las

causas de la infelicidad, procurando trascenderlo para llegar, precisamente, a la felicidad.

La necesidad es una categoría filosófica que sirve para designar aquellos aspectos de la

realidad, que por estar íntimamente ligados a lo esencial del desarrollo, deben de ocurrir,

se abren paso a través de la realidad hasta que existen de manera inevitable. La

necesidad es portadora de los aspectos esenciales de la realidad que expresa, y se

desprende de las relaciones internas de la misma realidad, se deriva de ella.

La curiosidad es cualquier comportamiento inquisitivo natural, evidente por la

observación en muchas especies animales, y es el aspecto emocional en seres vivos

que engendra la exploración, la investigación, y el aprendizaje. Esencialmente, describe

un número desconocido de mecanismos del comportamiento psicológico que tienen el

efecto de impulsar a los individuos, humanos y no humanos, a buscar la información y la

interacción con su ambiente natural y con otros seres a su alrededor.

El poder indica la capacidad, la facultad o habilidad para llevar a cabo determinada

acción. También es como algo inherentemente asimétrico que descansa en la capacidad

neta de una persona para retirar recompensas y aplicar castigos a otros.


En conclusión nuestro cerebro es una maquina estupenda, la inteligencia al ser parte de

él, nos da pie para crear y analizar. También las maquinas trabajan por algoritmos el

humano no, ya que este tiene la posibilidad de tomar variedad de decisiones.