Está en la página 1de 70
///// FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES LICENCIATURA EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230  Carlos Antonio

///// FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

LICENCIATURA EN SEGURIDAD CIUDADANA

JURÍDICAS Y SOCIALES LICENCIATURA EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230  Carlos Antonio Minteguiaga Abogado, Mediador

FJM230

Carlos Antonio Minteguiaga Abogado, Mediador Prejudicial

Carolina Verónica González Soto Lic. en Seguridad Ciudadana

Verónica González Soto Lic. en Seguridad Ciudadana Versión Esta obra está bajo Licencia Creative Commons

Versión

Legislación Sobre Seguridad Ciudadana

Material elaborado por la cátedra

Módulo de estudio

Legislación Sobre Seguridad Ciudadana

Módulo de estudio

Dr. Carlos Antonio Minteguiaga Lic. Carolina Verónica González Soto

Sobre Seguridad Ciudadana Módulo de estudio Dr. Carlos Antonio Minteguiaga Lic. Carolina Verónica González Soto
 
  ///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Reglamento de la Cátedra

 
Reglamento de la Cátedra  
 

Condiciones de Evaluación:

El régimen de evaluación de la materia para el presente año académico será el establecido en el punto 5.4 del Régimen Unificado Académico y Arancelario de

 

la Universidad (R.R. Nº 106/96, modificada por R.R. Nº 075/98) y está sometido

a

las siguientes condiciones particulares:

 
 

Asistencia Virtual:

El alumno deberá cumplir con la obligación de cumplimiento de las actividades prácticas, lectura de material, participación en los foros, subida de trabajos prácticos y demás herramientas que el cuerpo docente designe a través del entorno virtual.-

 

Evaluaciones Parciales:

El alumno deberá cumplir con dos (2) evaluaciones parciales durante el cuatrimestre, que serán en forma escrita, sobre los contenidos del Programa de Estudios que se indiquen en cada caso.

 

Regularización:

El

alumno regularizará la materia y estará en condiciones de rendir examen final,

en los términos que establece el Régimen Académico, logrando la obtención de una calificación mínima de cuatro (4) puntos en cada uno de los exámenes parciales escritos o sus recuperatorios.

 

Examen final y Aprobación de la Materia:

El alumno lograra la aprobación de la materia, una vez que habiendo obtenido un puntaje no menor a cuatro (4) puntos en cada uno de los exámenes parciales escritos o sus recuperatorios, se presente en fecha de llamado a exámenes finales y rinda el examen final escrito del Curso, obteniendo en el mismo una puntuación no inferior a cuatro (4) puntos.

Bibliografía

 

ii

Minteguiaga Gonzalez Soto

 

Bibliografía consultada

A) CONSTITUCION NACIONAL Y CONVENCIONES INTERNACIONALES EN LA MATERIA.

B) CODIGO PENAL DE LA NACION ARGENTINA Y LEYES DE FALTAS CONTRAVENCIONALES.-

LEY 8031- BS AS.

C) “ EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY Y LOS DERECHOS HUMANOS “, de José S. Guillermo,

Editorial Universidad, 265 págs., año 2005.

D) “ TRATADO SOBRE LA SEGURIDAD PUBLICA, VOL. 318, de Pelacchi, Adrián Juan, año 2003,

Editorial de la Policía Federal Argentina, pag- 1075.

E) “ GARANTÍAS CONSTITUCIONALES. ACTIVIDAD PREVENTIVA Y DERECHOS HUMANOS,

EDITORIAL DE LA P.F.A. BUENOS AIRES, 1996, 439 págs.

F) “ SEGURIDAD Y POLITICA CRIMINAL “ , Norberto R. Tavosnanska, Editorial Cátedra, Jurídica,

año 2006, pág. 294.

G) “ EL LEVIATAN AZUL “ , de Marcelo Saín, Editorial Siglo XXI, año 2008, págs. 234.

H) “ SEGURIDAD PUBLICA Y DERECHO ADMINISTRATIVO “ ,de Luciano Parejo Alfonso y

Norberto Dromí, Editorial Ciudad Argentina, Marcial Pons, año 2001, págs. 410.

I) “ TIEMPOS INCLEMENTES “ CULTURAS POLICIALES Y SEGURIDAD CIUDADANA “ , de Kaminsky, Gegorio, Ediciones de la UNLa. Año 2005, págs. 237.

J) “ EN LOS MARGENES DE LA LEY – INSEGURIDAD Y VIOLENCIA EN EL CONO SUR “, paidos,

tramas sociales 43, de Alejandro Isla ( comp), 2007, págs.251.

K) “ DELITO URBANO EN LA ARGENTINA “ LAS VERDADERAS CAUSAS Y ACCIONES POSIBLES

“, de Mario Ciafardini, Editorial Ariel, págs. 197, año 2006.

L) LORENZO SUSANA SANCIONES ADMINISTRATIVAS EDITOR JULIO CESAR FAIRA

URUGUAY AÑ0 1996.- PROLOGO DEL DR. EDUARDO

GARCIA DE ENTERRIA.

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención

SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Jurisdicción, Capacidad, Competencia y Prevención iv
iv

iv

Jurisdicción. Concepto. Etimología. Características:

1.- Competencia y jurisdicción.-

La jurisdicción se considera como el poder genérico de administrar justicia, dentro de los poderes y atribuciones de la soberanía del Estado; competencia es precisamente el modo o manera como se ejerce esa jurisdicción por circunstancia concretas de materia, cuantía, grado, turno, territorio imponiéndose por tanto una competencia, por necesidades de orden práctico. Se considera, entonces, tanto como facultad del juez para conocer en un asunto dado, como también el conflicto que puede existir por razón de competencia, como es el caso de conflicto o cuestiones que pueden darse al respecto.

La jurisdicción es el género, mientras que la competencia viene a ser la especie todos los jueces tienen jurisdicción, pues tienen el poder de administrar justicia, pero cada juez tiene competencia para determinados asuntos.

2.- División de clases de competencia.-

Se consideraba antiguamente dividida la competencia por razón de la materia, de calidad de las personas, y su capacidad y finalmente por el territorio. Sin embargo, la clasificación más aceptada es la considerada como la competencia objetiva en cuanto al valor y la naturaleza de la causa; competencia territorial. Otras clasificaciones aunque tienen valor doctrinario, no se ajustan a la realidad, a una sistemática clasificación como la anteriormente mencionada.

3.- Competencia objetiva, funcional y territorial.-

La competencia objetiva es la que se encuentra determinada por la materia o el asunto, como la cuantía, elementos determinantes. Así tenemos que para los asuntos civiles y comerciales en el país, son competentes los jueces especializados en lo civil así como para los asuntos penales lo serán los especializados en lo penal y para los asuntos laborales los que conocen de esta especialidad, ahora incorporadas por tal razón dentro del Poder Judicial totalmente unificado.

El criterio de cuantía es determinante para la competencia de un juzgado, pues mientras estas cuantía sea mínima, tendrá la competencia el juez de paz, mientras que si pasa el limite señalado establecido por la ley, será competencia del juez de Primera Instancia. En nuestro ordenamiento procesal, se dan las reglas para determinar el valor del juicio, en ese caso de dificultad, contenidas en los nuevos reglamentos procesales.

La competencia funcional, corresponde a los organismos judiciales de diverso grado, basada en la distribución de las instancias entre varios tribunales, a cada uno de los cuales le corresponde una función; cada instancia o grado se halla legalmente facultado para conocer determinada clase de recursos (Primera Instancia, Corte superior, Corte Suprema).

Las disposiciones sobre competencia, son imperativas con lo que se quiere explicar que deben ser atacadas necesariamente; si un tribunal carece de competencia, debe inhibirse y los interesados en su caso están asistidos del perfecto derecho de ejercer los recursos y acciones que creyeran convenientes.

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Suprema. fuero general y el
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Suprema. fuero general y el

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Suprema.

fuero general y el

contractual o cuasi

en sus convenios

hecho valer con la

Las normas pertinentes contenidas en la Ley Orgánica del Poder Judicial, fijan en nuestro país, los

grados o instancias de los Juzgados de Primera Instancia, Cortes Superiores y Corte

Competencia Territorial.- Se justifica por razones geográficas o de territorio en la que se encuentra distribuidos los juzgados y tribunales superiores de cualquier país; se refiere a esta clase de competencia únicamente a los organismos de primera instancia puesto que los tribunales superiores intervienen solo en razón de su función.

Antiguamente esta competencia se conocía con el nombre de fuero; había el

especial; el fuero general ha sido el domicilio del demandado en que podía ser emplazado para cualquier clase de procesos; el fuero especial constituía la excepción; a estos fueros se agregaban los

fueros en razón de la persona o de sus bienes.

En nuestro país, se acepta como norma general que el domicilio del demandado es el componente para que se tramite legalmente un proceso civil o mercantil con atingencias en cuanto al domicilio señalado en el Código Civil, salvo las excepciones que pueden darse en los nuevos cuerpos legales normativos.

Para los casos del fuero instrumental, o sea para la prestación de la obligación

contractual, se sigue la misma norma de ser competente el juez del domicilio de la persona a la cual

se demanda (domicilio del demandado), pero en nuestro país puede a elección demandar ante el juez del lugar señalado para el cumplimiento de la obligación; o ante el juez donde desempeña la administración, en las demandas sobre rendición y aprobación de cuentas.

4.- Criterios para fijar la competencia.-

Siendo el principio de legalidad el determinante de la competencia; la irrenunciabilidad y la

indelegabilidad de la misma salvo casos expresamente previstos en la ley o internacionales respectivos.

Los criterios para fijar competencia son:

Materia

Territorio

Cuantía

Grado

Conexión entre los procesos.

Competencia por razón de materia.-

Este factor se determina por la naturaleza de la pretensión procesal y por las disposiciones legales

que la regulan, esto es, se toma en cuenta la naturaleza del derecho subjetivo demanda y que constituyen la pretensión y norma aplicable al caso concreto.

vi

vi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana juez recogiendo el persona o
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana juez recogiendo el persona o

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

juez recogiendo el persona o litigante procesos sobre

del lugar en donde

domicilio en el país

Competencia por razón de territorio.-

La razón de ser de este tipo de competencia es la circunscripción territorial del criterio subjetivo y objetivo; en primer caso tiene en consideración el domicilio de la demandado o por excepción demandante, como por ejemplo en

prestaciones alimenticias. En el segundo prima el organismo jurisdiccional de la sala o tribunal como por ejemplo las salas de la corte suprema tienen competencia en toda la república, en tanto que una sala superior solo en el distrito judicial correspondiente y un juzgado correspondiente y un juzgado de

provincia tan solo ella.

Sin embargo este criterio territorial es flexible y relativo, admite por convenio que sea prorrogado, a diferencia del criterio anterior que resultaba inflexible y absoluto.

Si el demandado domicilia en varios lugares, pude ser demandado en cualquiera de ellos.

Si carece de domicilio o este es desconocido, es competente el juez del lugar donde se encuentre o del domicilio del demandante, a elección de este último.

Si domicilia el demandado en el extranjero, es competente el juez del lugar del último domicilio que tuvo en el país.

Tratándose de personas jurídicas regulares demandadas es el juez competente el del lugar en que la demanda tiene su sede principal sobre disposición legal en contrario y si tiene sucursales en el domicilio principal o ante el juez de cualquiera de esos domicilios.

Para casos de personas jurídicas irregulares o no inscritas es el juez competente el se realiza la demanda.

Hay, así mismo, reglas para los casos de sucesiones demandadas, estableciéndose sobre el particular

que es el juez competente el del lugar en donde el causante haya tenido su ultimo señalándose que esta competencia es improrrogable.

Tratándose de expropiación de bienes inscritos es juez competente el del lugar en donde el derecho de propiedad se encuentra inscrito y si se hallare escritos el juez donde se halle el bien situado

En casos de quiebra y concurso de acreedores, si se trata de comerciantes, el juez del lugar donde el comerciante tiene su establecimiento principal. Si no fuera comerciante, el juez del domicilio del demandado

Si se trata del Estado como demandado y no teniendo este privilegios de antaño en que solo podía serlo ante jueces civiles de la Capital de la Republica, si el conflicto de intereses tiene su origen en una relación jurídica de derecho público, es juez competente el del lugar donde tiene su sede la oficina o repartición del Gobierno central, Regional o Local.

Si tiene su origen el conflicto de intereses en una relación jurídica de derecho privado, se aplicara las reglas generales de la competencia por razón de territorio.

vii

vii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana hubiera actuado en en cuyo
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana hubiera actuado en en cuyo

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

hubiera actuado en

en cuyo interés se

o jerarquía de los

función dentro del

y prioritariamente

Si se trata de órgano constitucional autónomo o contra funcionario público que ejercicio de sus funciones, se aplicaran las normas anteriores.

La competencia para títulos de ejecución si se trata de ejecución de resolución judicial firme se ejecuta ante el juez de la demanda.

Sin embargo, como se homologa a los "laudos arbítrales firmes" tal ejecución en caso de incumplimiento y teniendo el juez exclusivamente "Ius Imperium" Será competente el juez especializado civil del lugar donde se deba ejecutar y funcionando la mesa de partes única como sede en la Capital de la Republica el que por racionalización resulte pertinente ya que el factor anterior del "turno" ha sido eliminado.

Finalmente dentro del criterio de la competencia territorial, tratándose de procesos no contenciosos,

es juez competente el del lugar del domicilio de la persona que lo promueve o promueve salvo disposición legal a pacto en contrario.

Competencia por razón de cuantía.-

El criterio de la cuantificación del asunto o conflicto de intereses para fijar la competencia, abarca de un lado de la cuantía propiamente dicha y de otro procedimiento en que se debe sustanciar el caso en concreto.

También para los procedimientos no contenciosos se tiene en cuenta tal limitación cuantitativa referencial.

Competencia por razón de grado.-

Denominado este criterio competencia funcional se relaciona con el nivel

organismos jurisdiccionales pues existen juzgados de primera instancia o especializados civiles; Salas Civiles o mixtas de las cortes superiores (segunda instancia) y las salas civiles de la Corte Suprema que

con fines exclusivamente académicos llamamos "tercera instancia" que ejercen su marco de las otras competencias.

Por lo general están considerados gradualmente y órganos superiores revisores y no originarios, pero para ciertos asuntos como el caso de las acciones contenciosas administrativas y responsabilidad civil (de índole indemnizatorio) son originarias.

La Ley Orgánica del Poder Judicial al respecto resulta conveniente consultarla

la Constitución Política en cuanto a la organización básica del Poder Judicial se refiere.

Competencia por razón conexión.-

Tanto respecto de las "pretensiones" conexas por razón de litis consorcio o entre una principal y otras accesorias, se presentan los casos que el principio de legalidad deba normarse cual es el juez competente.

viii

viii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana criterio con la que del
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana criterio con la que del

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

criterio con la que

del emplazamiento

en cuenta que la

El juez que debe conocer de los procesos a acumular también resulta de interés para analizar la competencia por razón de conexión.

En todos estos casos orientan los principios de economía procesal y unidad de deben resolverse los asuntos conexos.

5.- Cuestionamiento de la competencia.-

Superando los dos métodos de cuestionar la competencia civil que existe a través de la contienda de competencia y declinatoria de jurisdicción , se distingue con nitidez que los factores y criterios del tema anterior por razón de materia, cuantía, y grado son de carácter inflexible y absoluto dada su naturaleza imperativa pero ello no ocurre en relación al territorio, por establecerse en función de las partes y en exclusivo interés de las mismas.

Es así que la competencia territorial es susceptible de prorroga así como de renuncia y puede ser reclamada y cuestionada por las partes en el proceso no solo como excepción que es un medio de defensa que procede también otros factores, sino también mediante la inhibitoria del juez que se lo que nos interesa acá, siempre que se plantee dentro de plazo una vez recepcionado el exhorto de notificación.

Se trata de:

Conflicto de competencia positivo

Conflicto de competencia negativo

Conflicto positivo de competencia.-

El trámite de la INHIBITORIA consiste en que el demandado, notificado con la demanda que desde luego ha sido admitida y procedente, puede acudir ante el juez que considera competente para tal caso y le solicita que promueva la inhibitoria del juez ha ordenado notificándolo con la demanda.

Es su derecho siempre que tal pedido de inhibitoria lo formule dentro de 05 días

más el término de la distancia y fundamentando su petitorio de inhibitoria, adjunte los medios

probatorios pertinentes o lo que nosotros denominamos prueba periférica, coyuntural, especial o

concreta solo a la "inhibición" y criterios legal sobre la misma, teniéndose "competencia" es uno de los presupuestos de todo proceso civil.

Conforme a ello el juez puede rechazar de plano la inhibitoria si se ha formulado fuera de plazo, esto es, cuando es manifiestamente extemporánea y temeraria.

La inhibitoria de ser admitida por el pretendido juez a quien el demandado acude se tramita así:

Oficio al juez que conoce del proceso y le solicita que se inhiba

En el oficio le pide la remisión del expediente que incipientemente está tramitándose.

ix

ix

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana sino a la inhibitoria a
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana sino a la inhibitoria a

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

sino a la inhibitoria

a la competencia,

Le incluye en el oficio, copia certificada del escrito del litigante que solicita la inhibitoria y que el ha admitido por considerarla procedente.

Además del oficio puede emplearse fax u otro medio moderno de comunicación.

Como ya se tramita la inhibitoria en su sentido positivo el juez que conoce de la demanda, que la califico preliminarmente y la admitió al enterarse del petitorio de inhibitoria, que tiene que hacerle conocer a ello al demandante, pero además debe disponer la "suspensión del proceso" que está todavía incipiente.

Dependerá, en este estado, del allanamiento del demandante o su persistencia y a la vez contradicción al petitorio de inhibitoria para una solución inmediata o que tenga que ser "dirimida" la competencia por la Corte Superior o por la corte Suprema en su caso.

Conflicto negativo de competencia.-

Conflicto negativo de competencia tiene lugar en los casos en que se produce declaración de oficio

de la incompetencia, pero aclaremos que abarca no solo al criterio o factor territorio,

de oficio por razón de materia y cuantía, sirviendo nuestros análisis y casuística correspondiente

6.- Prevención y competencia.-

Es el principio de nuestro derecho procesal el de la prevención en relación especialmente funcional.

El juez que conoce primero, previene y le reconoce competencia por haber anticipado en el conocimiento de la causa.

Sin embargo debe tomarse en cuenta que la prevención no tiene lugar entre jueces de distinta jerarquía y entre jueces de distinta "especialidad" (antes fuero).

7.-El principio de legalidad y la competencia civil.-

Resulta pertinente en estos estudios de Derecho Procesal volver a referirnos al principio de legalidad y la competencia civil.

La ley puede dar solución a problemas que tienen que ver con la competencia a la vez, que con las leyes recientes como por ejemplo la del notariado que entre en otras atribuciones típicamente notariales extendía labores que tradicionalmente desempeñaban los juzgados en relación a la legislación de libros de contabilidad y que por tanto atribuir a los notarios. Indudablemente que si los usuarios optan por la competencia judicial en cuanto a la legalización de tan importante documentación contable, deberá abonar tazas judiciales respectivas.

La capacidad de las personas en el nuevo código civil y comercial

x

x

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana persona humana y internacionales-, se
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana persona humana y internacionales-, se

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

persona humana y

internacionales-, se normas, a la que la

de “Capacidad”. La derechos, adquirir

como la dignidad,

de extender estas

El Código Civil y Comercial de la Nación revoluciona el sentido tradicional de la regulación de las

relaciones privadas, estructurándose a partir de la perspectiva de protección de la

de sus derechos fundamentales. Tal como se anticipa en los Fundamentos de elevación, el Código recepta el llamado proceso de constitucionalización o humanización del derecho privado, derivado del desarrollo creciente de la doctrina internacional de los derechos humanos, entre cuyos principios

esenciales destaca el de no discriminación y respeto de la persona y su diversidad.

Este es un dato sumamente importante, ya que un Código que parte de respetar los contenidos de los tratados internacionales de derechos humanos, asegura que al momento de efectuar el llamado

“control de convencionalidad” –control que deben efectuar de oficio los jueces al momento de aplicar

las leyes para verificar si las normas internas son coherentes con las de los tratados evitarán de ahora en más las famosas declaraciones de inconstitucionalidad de las

justicia debió muchas veces recurrir para no aplicar una determinada ley, ya desajustada a los principios

constitucionales comprometidos en el caso.

El régimen de capacidad de las personas mayores de edad. En el Libro Primero Parte General- y dentro

el Título I Persona Humana-, se ubica el Capítulo 2do que reglamenta el régimen capacidad, en términos generales, es la aptitud de la persona para ser titular de

obligaciones y ejercerlos por sí misma. Es tradicionalmente definida como un “atributo” de la persona

(tales como el nombre, domicilio, estado, etc.). Sin embargo y por efecto del referido impacto de los derechos humanos en el contenido de este Código, ya no estamos hablando de aquella “capacidad- atributo”, sino que hoy día hablar de capacidad jurídica implica mencionar un concreto y auténtico derecho humano conforme doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos-; es que cuando se pone en juego la capacidad de una persona

se está disponiendo sobre derechos tan sustanciales a la condición de persona

autonomía y libertad; de allí que la reglamentación que haga un código civil sobre esta materia significa

pautar y eventualmente restringir- un derecho humano reconocido.

De esta mirada atenta que se exige a la hora de evaluar las posibles restricciones a la capacidad y del

carácter excepcional que ellas van a reconocer, deriva a su vez la imposibilidad

limitaciones a otros supuestos que no sean los que han sido reconocidos legalmente. Si estas

xi

xi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana que es reconocida veremos ocurre
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana que es reconocida veremos ocurre

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

que es reconocida

veremos ocurre en

restricciones se admiten sólo es en razón de la protección de la persona, pero no en un sentido tutelar sino promotor y respetuoso de sus derechos humanos.

Finalmente, la capacidad civil configura una de las llamadas cuestiones de orden público, es decir aquellas que exceden el mero interés personal de las partes y en las que se ve comprometido un interés superior, del Estado, en la determinación y protección de la capacidad de sus habitantes, por lo cual no

son aceptables pactos privados que signifiquen desconocer o retraer la capacidad

por la ley. Como decíamos, este capítulo 2do define la capacidad de derecho y la capacidad de ejercicio o goce. Establece respecto a la primera que “Toda persona humana goza de la aptitud para ser titular de derechos y deberes jurídicos. La ley puede privar o limitar esta capacidad respecto de hechos, simples

actos, o actos jurídicos determinados.”

Las limitaciones a la capacidad no pueden ser totales o absolutas, eliminando la condición de persona -“muerte civil”-, negando el concepto de sujeto de derecho. Las limitaciones de las que se habla en este artículo refieren siempre a la persona frente a determinados actos concretos; así, las incapacidades establecidas para la celebración de determinados contratos compraventa, donación-, los contratos prohibidos entre padres e hijos en el ejercicio de la responsabilidad parental, ente el tutor y su pupilo,

las inhabilidades para suceder, etc. La protección es aquí de orden público y por ello las limitaciones no

pueden ser suplidas por la actuación o intermediación de otra persona - tal como

cambio en la incapacidad de hecho-. En cuanto a esta última, capacidad de hecho o de ejercicio, de

obrar, refiere a la aptitud para actuar por sí los derechos reconocidos por el ordenamiento.

El Código la define en el siguiente artículo 23, que dice: “Capacidad de ejercicio. Toda persona humana puede ejercer por sí misma sus derechos, excepto las limitaciones expresamente previstas en este Código y en una sentencia judicial.” El principio general es entonces la capacidad, con las únicas excepciones que prevé el Código y las que determine una sentencia judicial; esta referencia alude a los supuestos de restricción al ejercicio de la capacidad en relación a mayores de edad, en las condiciones establecidas por la legislación. (Art. 24 inc. c), art. 31 y ss.). Desde una perspectiva tradicional, la incapacidad fue introducida observando ciertas “condiciones” de la persona y en busca de su protección; tradicionalmente, la minoría de edad y la condición de salud mental que hacen a alguien vulnerable frente a terceros, exponen a riesgo de perjuicio o abuso en el libre tráfico jurídico.

xii

xii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana y participación del el principio
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana y participación del el principio

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

y participación del

el principio o regla

Así, se pensó la respuesta de la incapacidad y ofreciendo a su vez la alternativa de ejecución de los actos

través de mecanismos de representación para poder celebrarlos así, los padres como representantes de sus hijos incapaces, el curador como representante de la persona declarada incapaz-.

a

El Código de Vélez distinguió entre incapacidades de hecho absolutas y relativas. Las primeras, privaban en forma total la aptitud de ejercer derechos por sí mismo: aquí se incluían las personas por nacer, los menores impúberes (menores de 14 años), los “dementes” y “los sordomudos que no saben darse a entender por escrito” (art. 54 CC); la incapacidad de hecho relativa -casos particulares comprendiendo los “menores adultos” (mayores de 14 años) quienes podían ejercer determinados actos reconocidos (art. 55 C.C.). La idea de representación involucra una verdadera ficción jurídica: hay una persona que realiza el acto, pero no lo hace a su nombre sino a nombre de aquél a quien está representando: en el caso de las personas mayores de edad, el curador actúa el acto jurídico a nombre de su representado incapaz- y es éste quien se entiende autor del mismo. En este sistema no tiene importancia alguna ni

es requisito conocer la voluntad del representado; el curador sustituye la voluntad asistido pues justamente la persona es considerada carente absoluta de aptitud.

El nuevo Código incorpora el principio de capacidad de ejercicio: toda persona puede ejercer por sí los

actos jurídicos, con las solas excepciones establecidas en la norma. Ahora bien. Cambia radicalmente el escenario de que hablamos. Afirma la capacidad como regla y delimita o acota las eventuales

restricciones que se podrán establecer. Que el Código asuma en forma expresa que

es la capacidad, que la misma es la condición afirmativa inicial de la cual partimos y que para sostener lo contrario respecto a una persona será necesario un proceso judicial que establezca y fundamente- cuáles son los actos puntuales que se restringen, aparece coherente con la modificación legislativa que en el año 2010 se introdujo en la legislación civil mediante la ley 26.657 Ley Nacional de Salud Mental,

que estableció en sus arts. 3 y 5 la presunción de capacidad de la persona, independientemente de su condición de salud mental, sus antecedentes de tratamiento hospitalario, conflictos familiares, sociales

inadecuación cultural. Esta opción legislativa a su vez es coherente control de convencionalidad- con las normas de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que nuestro país incorporó por ley 26.378 y luego otorgó jerarquía constitucional.

o

El Código regula observando a esta Convención y el modelo social que ella establece: en el modelo social el “problema” de las personas con discapacidad no radica en ellas mismas sino en las condiciones

xiii

xiii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana para su integración – la
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana para su integración – la

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

para su integración

la posibilidad del

y por esta razón, el de edad supuesto

son los Comités de

del entorno que generan barreras actitudinales, comunicacionales, edilicias, procesales, etc-, que les impiden ejercer sus derechos en igualdad de condiciones con las demás. La recepción del modelo social se observa en las propias definiciones que el Código establece en momentos en que así lo exige, por ejemplo, en el art. 48 que establece la nueva conceptualización de la figura del “pródigo” reduciéndola

a

quienes exponen a riesgo de patrimonio por actos de prodigalidad, en contra del cónyuge, conviviente

o hijos menores de edad o con discapacidad a la pérdida del patrimonio; allí define a la persona con discapacidad como “toda persona que padece una alteración funcional permanente o prolongada, física

o mental, que en relación a su edad y medio social implica desventajas considerables

familiar, social, educacional o laboral.” Mismos términos reitera el art. 2448 al incluir una novedad

altamente beneficiosa como es la mejora en favor del heredero con discapacidad

causante de dejar en favor de su descendiente con discapacidad a título de mejora, además de la

porción disponible, un tercio de la legítima-

De tal modo, las excepciones a que refiere el art. 23 en comentario comprenden aquellas consignadas expresamente en el mismo Código: a). el ejercicio de derechos de titularidad de personas menores con escasa edad y escasa o débil autonomía (arts. 26, 100 y concs.) y b). Las limitaciones al ejercicio de actos concretos a la persona con discapacidad intelectual o psicosocial; en este segundo caso las restricciones resultan de una sentencia judicial, son puntuales y enunciadas expresamente, persistiendo la capacidad

en todo lo que no es materia de limitación (arts. 31, 32, 38 y concs). En este sentido art. 24 sólo enuncia como personas incapaces de ejercicio en relación a los mayores

residual, restrictivo y excepcional- “a la persona declarada incapaz por sentencia judicial, en la extensión

dispuesta en esa

Prevención

La participación comunitaria en temas de seguridad está ligada a dos tipos de iniciativas. En primer

lugar, la que nace por la iniciativa del gobierno y la institución policial, que buscan acercarse a la población como una estrategia para mejorar su imagen, así como para establecer ámbitos de

cooperación en la prevención del delito. Un ejemplo de este tipo de organización

Protección Ciudadana de Chile, que se desarrollan a partir de una política expresa de creación de

espacios comunitarios de evaluación, propuesta e implementación de programas de prevención.

xiv

xiv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Por otro lado, hay asociaciones
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Por otro lado, hay asociaciones

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Por otro lado, hay asociaciones comunitarias que nacen de la

Por otro lado, hay asociaciones comunitarias que nacen de la preocupación de los ciudadanos mismos que -faltos de respuesta de los organismos públicos- deciden organizarse independientemente.

Especialmente en América Latina, las iniciativas gubernamentales para intensificar la participación comunitaria en prevención del delito han estado ligadas a cambios en las instituciones policiales y a la creación de organismos dedicados a su organización. En este sentido, el análisis de los casos propuestos permite identificar las características centrales de las políticas de participación comunitaria en América Latina así como sus limitaciones y desafíos.

Análisis comparado El siguiente análisis comparado pretende explícitamente resaltar los aportes de estas experiencias y su relación con las políticas de participación comunitaria en prevención del delito en América Latina.

De esta manera el concepto prevención es puesto en el primer plano de la discusión política como una forma de enfrentar estas problemáticas y sobretodo de disminuir la constante demanda ciudadana por medidas efectivas contra el delito. En este sentido, la prevención aparece como una forma de involucrar

a

la comunidad en los problemas de seguridad a los que se les reconoce una multiplicidad de causas.

Esta situación se torna evidente en los casos estudiados ya que todas las instituciones policiales establecen como objetivo central la prevención del delito es escasa (ver tabla 1). Las instituciones policiales de los tres ámbitos estudiados comparten características comunes. A partir de la década de 1990 han enfrentado la problemática de la seguridad ciudadana con un discurso que pone énfasis en la prevención y la participación comunitaria por un laso y la adquisición de tecnología y móviles, así como en el aumento de personal por otro. En segundo término, en los casos de Sao Paulo y Córdoba, la gran desconfianza ciudadana en sus policías -así como su pasado represor y autoritario- incluyen un ingrediente importante al análisis de esta preocupación por la relación con la comunidad, lo que es diferente en Chile donde Carabineros cuenta con un mayor respaldo y confianza ciudadana.

Por otro lado, se observa que en todos los casos diversas estrategias comunicaciones se han puesto en marcha para hacer llegar un mensaje de policía más relacionada con la comunidad; en el caso de Sao

Paulo esto es evidente incluso en el nombre propuesto de la reforma policial. Por otro lado, en Córdoba

y

en Chile si bien no se ha adoptado una política de Policía Comunitaria se han propuesto los cambios

xv

xv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana institucionales cercanos a este tipo
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana institucionales cercanos a este tipo

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

institucionales cercanos a este tipo de estrategia, en la primera, y se ha desarrollado una intensa campaña mediática sobre nuevas estrategias operacionales que establecen un nexo entre Carabineros

 

y

la comunidad, en la segunda (ver tabla 2).

Este cambio en el discurso público de las policías que incorpora la participación ciudadana tiene como causa principal la necesidad de recrear estrategias preventivas que respondan a la demanda ciudadana

y

le otorguen legitimidad institucional (en el caso Brasil y Argentina). Sin embargo, la definición del

vínculo de la policía con los grupos vecinales aún no está clara, lo que presenta un grave riesgo: las expectativas creadas en la comunidad pueden exceder los objetivos policiales y por ende aumentar la

brecha entre ambos grupos.

En los tres casos analizados se introduce un discurso público cercano al de la policía comunitaria. Pero la única experiencia donde se evidencia un cambio estructural de la institución se presenta en Córdoba. Los otros dos casos mantienen instituciones militarizadas, jerárquicas y con altos niveles de autonomía respecto de otros actores institucionales y sociales. Cabe hacer la salvedad que en Sao Paulo el plan de

policía comunitaria involucra entrenamiento y capacitación específicos para toda la

institución.

Paralelamente a la puesta en práctica de cambios institucionales u operativos que buscan vincular la policía a la comunidad se han impulsado políticas que tienen como principal objetivo establecer

relaciones entre la comunidad y las instituciones gubernamentales de control. De esta forma las políticas de participación comunitaria en prevención del delito han tomado especial relevancia en la última década en el área de las organizaciones sociales, sin embargo, coincidimos con Crawford (1997) cuando

pone en duda las posibilidades de largo plazo de este tipo de estrategias así explica

que “el crimen por abiertas, tolerantes

si

mismo puede no ser el foco más apropiado sobre el cual organizar comunidades

e

inclusivas.

 

Por el contrario, es más probable que genere mayor defensa y exclusividad. La conformación de

comunidades tolerantes, sus instituciones y estructuras debe ser organizada sobre que sean realmente integradores”.

discusiones y focos

A

pesar del reconocimiento de las limitaciones de la organización comunitaria en prevención del delito,

es preciso resaltar algunos de sus aspectos positivos: En primer lugar en las experiencias analizadas se presenta una clara presencia ciudadana en las reuniones de los consejos propuestos, si bien dicha

xvi

xvi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana board o directorio participación tiende
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana board o directorio participación tiende

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

board o directorio

participación tiende a disminuir, esto no deja de lado el interés y el involucramiento de un sector de la población en estas iniciativas. De igual manera si bien en el caso de Sao Paulo la participación se liga casi exclusivamente con temas de seguridad, en Córdoba las reuniones de los consejos han dado pie al desarrollo de campañas de educación sobre violencia familias, consumo de alcohol, etc. En Chile aún no se pueden evaluar los resultados ya que se está en la fase de desarrollo de los diagnósticos locales.

En este sentido tal vez uno de los principales hallazgos de este análisis es la definición de participación comunitaria que se evidencia en las políticas implementadas. En primer término, todas involucran un actor primero que organiza, convoca y constituye un núcleo ciudadano de participación. En el caso de Sao Paulo y Chile, los miembros de los CONSEG y los Consejos Comunales son invitados a participar de

acuerdo su “representatividad” e “interés” por la comunidad, constituyendo un

vecinal que se reúne periódicamente para evaluar la problemática barrial o municipal, lo cual es presentado como una política de verdadera participación. Se trata de una participación ciudadana con tareas definidas (revelar las principales problemáticas, apoyar las acciones policiales), que deja un

espacio pequeño para las iniciativas que podrían presentar los vecinos.

Dichas medidas muestran entonces, que la participación ciudadana es entendida como la administración de proyectos de inversión (en el caso de Chile), la generación de diagnósticos y la evaluación de acciones públicas, y que no incluye un rol ciudadano activo en la propuesta, el diseño y la puesta en práctica de políticas, programas y proyectos comunitarios y en cada una de estas etapas.

Aunque en todos los casos está presente la voluntad política de hacer sentir la voz del ciudadano, los mecanismos por los cuales esta demanda ciudadana es canalizada, no están claramente definidos.

Dada dicha situación, argumentos que es necesario reflexionar sobre la necesidad de re significar la participación y ampliar el rol ciudadano. Cuando éste se ve restringido y las propuestas y reclamos del público no son canalizadas adecuadamente, la presencia comunitaria disminuye, y por ende se limitan las posibilidades de éxito de las políticas de prevención. Por esto la etapa de diseño de estas etapas políticas es central para no “gastar” el interés ciudadano. En este sentido el fortalecimiento del concepto de asociación es central en la redefinición de estas políticas. Es decir, resignar el proceso de participación comunitaria en prevención del delito otorgando un rol central a las necesidades comunitarias y entendiendo que la preocupación por el tema delictual debe ser un tema importante, pero no

xvii

xvii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana excluyente en la agencia de
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana excluyente en la agencia de

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

excluyente en la agencia de trabajo. Para de esta forma no convertir la participación en formas de

 

conseguir seguridad privada y mejorar el espacio local sino que intente abordar

problemáticas más

amplias e igualmente relacionadas con las problemáticas sociales, como la violencia intrafamiliar, la

drogadicción entre otras.

Finalmente, es preciso resaltar que el desarrollo de estas políticas marca un hito importante en la

definición de las políticas más generales de seguridad y del papel de la comunidad en este proceso. Por

ello es preciso mantener un proceso constante de revisión de las estrategias de acción, a fin de generar

una experiencia exitosa de participación comunitaria en la prevención del delito, que colabore en

consolidar la construcción de ciudadanía en los países del Cono Sur.

Represión o Disuasión del Delito:

No era necesario llegar a los albores del tercer milenio para afirmar que es una falsa dicotomía la que

frecuentemente se plantea entre Seguridad Pública y Política Criminal. En una Política Criminal moderna

e integral, la Seguridad Pública no es sólo uno de sus componentes esenciales. Es uno de los objetivos

fundamentales a alcanzar. La cuestión real radica en otra antinomia, también falsa, pero subyacente en

muchas disciplinas: Prevención o Sanción. Una de las posiciones aboga por evitar la materialización de

una situación negativa; otra, por la represión en función del daño causado y de sus

efectos.

En Medicina es prevención frente a curación. En otras ciencias es anticiparnos al conflicto o tratar de

resolverlo. En español es frecuentemente repetido el viejo refrán que dice "mejor prevenir que curar".

Pero es mucho más repetido que observado. La prevención, como pensamiento

permanente, como

"filosofía cotidiana", es una cuestión cultural y no forma parte de la praxis concreta de muchas

sociedades. Es más, frente a ciertas posibles contingencias, naturales o sociales, muchos pueblos se

caracterizan por su imprevisión.

Prevención del Delito y Seguridad Pública tampoco son conceptos opuestos sino, por el contrario,

complementarios pero en los hechos es frecuente que se los oponga en función de concepciones

ideológicas o, cuanto menos, de prioridades.

Quienes son partidarios de estrategias represivas del delito y tienen una concepción marcadamente

autoritaria, descalifican los planes y programas preventivos e incluso llegan a considerarlos como

 

xvii

i

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana que no debe existir en
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana que no debe existir en

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

que no debe existir

en los obstáculos y

acciones encubiertas de protección a la delincuencia o bien de ataques al orden social y a la aplicación del derecho penal, de las penas, etc.

A su vez, los promotores de actividades excluyentemente preventivas ponen de relieve los fracasos de la represión, particularmente de la policial, y los del accionar de los sistemas judiciales, de los órganos penitenciarios, de supervisión de penas en el medio libre y de los post penitenciarios.

Como suele suceder, ambas posiciones pueden tener cierto porcentaje de razón, pero los extremos a que llegan terminan conformando bandos en pugna que suelen denominarse entre sí como "duros" o "blandos", "halcones" o "palomas", "autoritarios" o "garantistas". La presencia de figuras importantes en corrientes distintas alimenta la controversia que, en el fondo, es bizantina.

Avanzar en precisiones acerca de la necesaria complementariedad de la prevención y de la represión del delito como componentes de la Política Criminal de un Estado, cuyos éxitos o fracasos se registrarán en el ámbito de la Seguridad Pública, entre otros, pareciera que ya es innecesario.

Por ello dejaré parcialmente de lado la opción conceptual simplemente señalando

dicotomía entre estos conceptos y sí aproximación y, más que ello, coordinación e integración.

Por eso avanzaré en una línea paralela orientada al análisis de las realidades concretas en materia de

Seguridad Pública, Política Criminal y Prevención del Delito, centrando el enfoque

en las contradicciones a nivel mundial, ello a partir de considerar inevitablemente globalizados ciertos fenómenos sociales.

Vale en esta instancia realizar un somero análisis sobre la extensión conceptual de la expresión Seguridad Pública, el que se integraría a partir de los subsistemas policial y judicial y tendría como apéndice, en el sentido de que su accionar devendría de los anteriores, a los subsistemas de penas y medidas -privativas o no- de libertad.

De todos ellos el subsistema policial es el que en principio tendría una mayor relevancia en la consideración de la Seguridad Pública y además, al que tradicionalmente se le asignan más

xix

xix

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana un hecho ilícito. La con
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana un hecho ilícito. La con

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

un hecho ilícito. La

con el total de la

respecto del autor. de su presentación

componentes preventivos en relación a los restantes, que se limitan a la disuasión y a la prevención especial, ambas de eficacia muy discutida, por cierto.

Lo importante es destacar que el segmento preventivo del accionar policial es el de evitación del delito,

lo que no es menor, pero no siempre es eficaz y se limita a interferir o esclarecer

prevención policial es un medio de obstruir o dificultar la posibilidad del delito pero es muy limitada al momento de evitar la aparición, el desarrollo o la materialización de conductas criminales.

Estos criterios han sido desarrollados por autores que denominan a este tipo de prevención como "prevención represiva", caracterizada por la intervención reactiva, mientras que la verdadera prevención sería la proactiva. Por lo común, en su discurso, las autoridades policiales suelen destacar su papel en la prevención proactiva. En la realidad, y con resultados disímiles, las policías centran su accionar cotidiano en la intervención reactiva, es decir, en respuesta a un hecho dado.

¿Es eficiente la prevención policial?. La única medición que se ha utilizado hasta ahora es la ponderación

del aumento o la disminución de los hechos delictuosos, tomados en relación

población y teniendo en cuenta su crecimiento vegetativo. Subsidiariamente pueden estudiarse los hechos clasificados por su gravedad o por su violencia y así observar si éstas aumentan o disminuyen, aunque los parámetros pueden resultar ambiguos en sus límites y discutibles en su ponderación. Una dificultad adicional para cualquier evaluación del éxito o fracaso del accionar policial a partir de la evolución de las estadísticas de hechos delictuosos consiste en la cuestionable certeza que brindan las denuncias de delitos.

Todos sabemos que las encuestas de victimización tienden a demostrar que por cada hecho delictuoso

denunciado a la autoridad policial ocurren entre 2 y 3 más que no se denuncian. A su vez, las denuncias policiales tienen un sesgo muy particular dado por la naturaleza de cada tipo de delito. Así, sabemos que los delitos sexuales no se denuncian sino en un porcentaje muy inferior al real, y que tampoco se

denuncian otros ilícitos cuando el denunciante debe respeto o tiene dependencia También es bajo el número de denuncias cuando la víctima advierte la inutilidad

por la escasa eficiencia policial o judicial. Lo propio ocurre cuando son delitos de bagatela. Por otra parte, la disminución de denuncias no siempre es sinónimo de mejoramiento en la seguridad

xx

xx

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana de seguridad, evite las estadísticas.
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana de seguridad, evite las estadísticas.

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

de seguridad, evite

las estadísticas.

que menos del 2%

pública. Es frecuente que cuando la población ha perdido la confianza en sus fuerzas

incluso acercarse a las dependencias respectivas. Aún más grave es cuando ciertos hechos de corrupción policial generan la sensación de que policías y delincuentes pueden actuar concertadamente. Además, en momentos de grave inseguridad, las víctimas eluden denunciar para evitar posteriores testimonios en razón de su temor ante represalias de los autores o de su entorno. Todo lo precedente demuestra

que la realidad marcha por un camino diferente del de

En lo que hace a la eficiencia del subsistema judicial también los indicadores son muy relativos. Se podría utilizar objetivamente el porcentaje de esclarecimiento de denuncias, el tiempo que demandan los procesos, el número de sentencias, pero es casi imposible evaluar la incidencia positiva del accionar jurisdiccional en la prevención del delito. Por el contrario, la población advierte más rápidamente sus fracasos y elabora un sentimiento de desconfianza que se asienta en la percepción de la impunidad y de la desigualdad frente a le ley.

La dificultad de acceso a la Justicia, las demoras de los juicios y la falta de inmediación han deteriorado la fe pública en uno de los pilares del estado republicano y a ello también ha contribuido la tendencia actual a sustituir el juicio legal por apreciaciones mediáticas de extendida difusión.

Más allá de todo justificativo, que en muchísimos años la estadística nacional revela

ó del 3% de los hechos delictuosos denunciados lleguen a sentencia condenatoria, desnuda una profunda crisis. El éxito o el fracaso del subsistema penitenciario, de sanciones de cumplimiento en el medio y post penitenciario, también tiene incidencia en la prevención. Por una parte, este núcleo tiene uno de los más bajos niveles de aprobación social. Por ende, existe un verdadero prejuicio respecto de su labor, atacada no sólo por la población en general, que desearía "castigos ejemplificadores" para los delincuentes, sino también por un amplio arco del pensamiento penal que descree de la mínima eficacia

de la prisión.

No es infrecuente que la población señale al delincuente como su enemigo cuando éste acaba de cometer el delito o cuando se lo procesa y más tarde, ya en prisión, lo considere víctima de un sistema inhumano, represivo, costoso e inútil.

De poco o nada sirven las estadísticas de reincidencia en los casos en que sus porcentajes son bajos, pues, más allá de la auténtica dificultad de obtener cifras reales y ponderadas en el tiempo, la

xxi

xxi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana representación popular siempre está
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana representación popular siempre está

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

representación popular siempre está definida en contra del sistema. La sentencia corriente dice que "La Cárcel es la Escuela del Delito".

 

La precedente pregunta busca dos respuestas. La formal, teniendo en cuenta que

existen estructuras

específicas podría definirse por el sí, pero ¿qué pasa si profundizamos en análisis? Acabamos de señalar la pobre incidencia que tienen los subsistemas de la Seguridad Pública en la prevención. Por lo visto, la prevención, de existir, no pasa por los órganos encargados de acciones reactivas, más allá de lo que pueda obtener por la acción de presencia policial. Si los órganos

encargados de los subsistemas policial, judicial, penitenciario, post penitenciario, etc., que son institucionalmente los más tradicionales y supuestamente los de mayor especificidad, tienen escasa incidencia en la prevención del delito, entonces… ¿quién se ocupa de ella?

La respuesta guarda relación con cuál es el paradigma que queremos para la prevención del delito.

El paradigma actual, no declarado como tal pero vigente, considera que prevenir la ocurrencia de un hecho delictuoso es simplemente obstruirlo, diferirlo o alertar a la posible víctima para que no se

convierta en víctima real, dejando ese papel para otra no alertada. Es más, prevenir

un delito mediante muchos habitantes

la

advertencia a las posibles víctimas no escapa a cierta forma de victimización. Hoy,

de grandes regiones del mundo debemos ordenar nuestras vidas de modo tal que disminuyan los riesgos de convertirnos en víctimas. Ya no es la intimidación de la pena la que prevalece, sino es la intimidación del delito.

 

La vida de millones de habitantes, particularmente de centros urbanos, está hoy condicionada por el temor. El temor al delito.

El temor cierto y razonable a ingresar en las estadísticas de victimización han cambiado hábitos y costumbres sociales.

Los particulares, a pesar de abonar sus impuestos para contar con seguridad, han

debido procurarse

sus propios sistemas. Ellos van desde cambiar su domicilio a barrios o condominios privados, con muros

o

alambradas, guardia armada, etc., es decir, convertir el hogar en una mezcla de cárcel auto impuesta

y

gueto elegido, hasta salir de sus casas armados, limitar horarios y lugares de circulación, proteger

xxii

xxii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana puertas y ventanas de sus
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana puertas y ventanas de sus

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

puertas y ventanas de sus viviendas, cambiar de esparcimientos, de vestimentas, limitar los movimientos

 

de sus hijos, contratar seguridad privada, etc.

Si aceptamos que las sociedades urbanas contemporáneas están severamente amenazadas por el delito

como posibilidad estadísticamente importante y por la inseguridad como sensación, muchas veces

angustiante, convendremos que en las últimas décadas se ha potenciado un factor

más de crisis social

que junto a las carencias económicas, al descenso social, al desempleo, y a la inseguridad global del

futuro personal y familiar, opera decisivamente para afectar la calidad de vida de la

población. Más allá

de todo esto está la marginalidad y la exclusión.

¿Existe prevención del delito?. Respondiendo a la pregunta central de esta parte de las reflexiones, la

respuesta real y cierta es: NO.

El NO precedente nunca puede ser absoluto, pero quiere reflejar que no existe relación lógica y

razonable entre la amenaza de violencia y de delito en la sociedad y las acciones desarrolladas por las

propias sociedades, por los estados y los gobiernos para evitar su materialización. Lo que se hace es

poco, no es integral, no es ni eficiente ni eficaz, es superficial y no profundiza en la superación de las

causas. Lo que se hace es más estertóreo y visceral que científico, con predominio de la respuesta

impulsiva en vez de la planificación razonada.

No desconocemos que hay países que han desarrollado interesantes políticas en

función de: -Haber

conformado y consolidado verdaderas Políticas de Estado, es decir, políticas prolongadas en el tiempo

y coherentes en su desarrollo, ello más allá de los gobiernos que ocasionalmente ejerzan el poder.

-Haber procurado cierta integralidad, tanto en la problemática a enfrentar como

en la participación

intersectorial, especialmente comunitaria.

-Haber asignado recursos suficientes. Uno de los defectos que se observa en esta materia es aludir

siempre a la prevención, pero financiar presupuestariamente sólo la represión.

-Haber promovido experiencias innovadoras, involucrando a organizaciones especializadas, algunas

nacionales y otras internacionales de gran prestigio, y también a universidades

y centros de altos

estudios.

 

xxii

i

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Lamentablemente, los planes y programas
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Lamentablemente, los planes y programas

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Lamentablemente, los planes y programas serios de prevención del delito no son más que excepciones

 

que confirman la regla general. Lo que abunda es el artificio proveniente de sectores políticos que

utilizan el delito como bandera electoral o de organizaciones que se sustentan gracias a él.

 

PODER DE POLICIA Y POLICIA

Las limitaciones a los derechos individuales, en razón del interés público, se denominan POLICIA

Y

PODER DE POLICIA. El estudio de ‚éste tema debe encuadrarse como “las limitaciones a los derechos”

y

a “los límites a las limitaciones”.

Limitaciones administrativas y legislativas.

Existen por un lado limitaciones administrativas con presupuesto legal, que se erigen dentro de la

órbita administrativa y constituiría lo que llamamos POLICIA.

Por otro lado tenemos el poder de limitar mediante la ley los derechos reconocidos

por la Constitución

Nacional, lo que constituye el PODER DE POLICIA.

Poder de policía

 

Concepto: Es una potestad del estado, manifestada a través de sus órganos legislativos, mediante Leyes

Nacionales (Poder de Policía Nacional), Leyes Provinciales (Poder de Policía Provincial) y Ordenanzas

Municipales (Poder de la Policía Municipal). Dentro de la función legislativa es la que tiene por

objeto la limitación y regulación de los derechos individuales reconocidos por la Constitución

Nacional.

 

Policía.

Concepto: Llamamos policía a la parte de la función administrativa que tiene por objeto la ejecución

de las Leyes de Policía. Por lo tanto debe quedar claro que la Policía es una función, no un órgano de

la administración. Para comprender más claramente el concepto de Poder de Policía, transcribimos un

tramo del fallo de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires, en el que se planteaba la

inconstitucionalidad de una Ordenanza Municipal, allí vemos claramente la mención de la existencia

de un derecho Constitucional y de una norma legislativa que limita ese derecho.

La policía de la tranquilidad pública trata de evitar la producción de molestias, y

se enfrenta

principalmente con los derechos constitucionales de trabajar y ejercer toda industria licita, de usar y

disponer de la propiedad, a los que establece limitaciones reglamentando su

ejercicio.

Si tales molestias son evitables, la administración debe ejercer su acción reglamentaria, exigiendo

la adopción de los medios necesarios para evitarlas, o prohibiendo ciertas manifestaciones de

actividades en forma absoluta, o en determinadas horas o en algunas zonas.

(Sancho, Héctor Eduardo c/Municipalidad de Lincoln s/Inconstitucionalidad Ordenanza Municipal)

 

xxi

v

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana administrativa de sólo en la
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana administrativa de sólo en la

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

administrativa de

sólo

en

la

común y en casos

Corte Suprema de

la promulgación de

de los gobiernos

la Nación dicta

131/85 S SCBA LP I 001248 15-05-90 SD LABORDE

En este fallo vemos claramente por un lado las limitaciones a un derecho constitucional surgidas de

un presupuesto legal (Ordenanza Municipal), y el ejercicio de la policía, función aplicación de la misma, en este caso a cargo del Poder Ejecutivo Municipal.

CRITERIOS EN CUANTO AL ALCANCE DEL PODER DE POLICIA

Restringido:

Entiende

que

el

Poder

de

Policía

consiste

limitación de los derechos individuales a

y

individuales, no solo en resguardo de la moralidad, seguridad y salubridad

públicas, sino también con el objeto de promover el bienestar general, el bien

de emergencia también tutelar los intereses económicos de la comunidad. La

Justicia aplicó el criterio restringido hasta 1922, cuando en el caso “ERCOLANO C/LANTIERI DE

fin de proteger exclusivamente la moralidad, seguridad

salubridad públicas. Amplio: Entiende que el Poder de Policía restringe los derechos

RENSHAW” admitió la constitucionalidad de la Ley 11.157, que congelaba el precio

de los alquileres en el valor fijado al 1 de enero de 1920 y hasta dos años desde

la

los considerandos del fallo, en la limitación a la libertad contractual con el objeto de promover el

bienestar general.

Ley citada (sancionada el 15 de setiembre de 1921). Se aplica allí un criterio amplio, fundándose en

CRITERIOS EN CUANTO AL ALCANCE DE LAS MEDIDAS DE POLICIA

Criterio negativo: Policía consiste en restricciones, limitaciones, prohibiciones y represiones.

Criterio Positivo: Aquí la policía se manifiesta con ayuda, fomento y asistencia en la tutela de

bienes, como con la salud y educación.

COMPETENCIA

Compete a la Nación, a las Provincias y a los gobiernos Municipales. La competencia puede ser

concurrente, pero en ejercicio de un poder de policía Provincial no puede contradecirse lo dispuesto

en una norma Nacional en una materia dada. El Poder de Policía estar a cargo

locales de manera compartida o concurrente con el Estado Nacional y siempre y cuando no se produzca

una situación de incompatibilidad.

El caso “VIÑEDOS Y BODEGAS ARIZU C/PCIA DE MENDOZA” ilustra un caso de incompatibilidad, en

el que la CSJN consagra la tesis de que cuando el Congreso de

códigos, adquiere la facultad para impedir que las provincias puedan modificar su contenido.

xxv

xxv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana EVOLUCION JURISPRUDENCIAL DEL CONCEPTO DE
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana EVOLUCION JURISPRUDENCIAL DEL CONCEPTO DE

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

EVOLUCION JURISPRUDENCIAL DEL CONCEPTO DE PODER DE POLICIA

   

1.- Limitación de los derechos por razones de seguridad, moralidad y salubridad públicas (1869-

1922): La CSJN fijo el objeto de la policía con motivo de haber sido impugnada una Ley de la pcia. de

Bs. As. que prohibía las corridas de toros. (CSJN 13/4/1869, “BONORINO E. EN REPRESENTACION DE

EMPRESA PLAZA DE TOROS”

Se

dejó

sentado

que

es

un principio de derecho constitucional que la policía de las provincias está a cargo

 

de sus gobiernos locales, incluido el de proveer lo conveniente a la SEGURIDAD, SALUBRIDAD Y

MORALIDAD DE SUS VECINOS.

 

2.-Limitación a la libertad contractual: Se suma en 1922 el concepto de la extensión del poder de policía a el logro del bienestar general, ya que en el caso “Ercolano” antes mencionado se impugnaba la constitucionalidad de la ley 11.157 sobre alquileres, y aceptando este nuevo concepto de poder de policia la CSJN la declaró constitucional. Se permitió así por primera vez la restricción de la libertad contractual.

3.- Poder de policía de emergencia: En el caso “AVICO C/DE LA PESA”(1934) se reconoce la

constitucionalidad de la ley 11.741 sobre moratoria hipotecaria y reducción de las tasas de interés. Se consideró esencial salvaguardar el interés público, en una situación de emergencia dada la gravedad

y

extensión de la crisis económica.

4.- Intervención en materia económico-social. Imposición de cargas sociales: A

partir de los casos

“CIA. SWIFT DE LA PLATA Y OTRAS C/GOB. DE LA NACION”(1934) Y “FRIGORIFICO ANGLO SA C/GOB.

DE LA NACION”, quedo definitivamente aceptada la regulaci¢n estatal de la economía. En el primer caso se admitió la Ley de control de comercio de carnes, y en el segundo se ratificó la validez de

una ley que imponía a los frigoríficos la obligación de clasificar el ganado antes comunicar las operaciones al Ministerio. Asimismo en materia laboral y social se ratificó la constitucionalidad de la

de la compra y de

ley 11.729, donde

se impugnaban las obligaciones y cargas sociales que se imponían a la patronal, en el caso “RUSICH

ELVIRA C/CIA. INTRODUCTORA DE BS AS”.

 

5.- Intervención en materia económico-social. Imposición de cargas económicas (1944-1960): En el año 1944 el fallo del caso “INCHAUSPE HNOS. C/JUNTA NACIONAL DE CARNES”, sienta el precedente de imposición o intervención en materia económica. Se ratificó¢ la constitucionalidad de la ley 11.747 de creación de la Junta Nacional de carnes, que imponía una contribución de hasta un 1,5% sobre el precio de venta del ganado. En este caso se limitaban los derechos constitucionales de trabajar y

ejercer toda industria lícita, así cómo se violaba la propiedad privada y la asociación. Se concebía así

un concepto amplio de poder de policía, sumando la defensa y promoción

de los intereses

económicos de la colectividad. El mismo criterio se adoptó¢ en el caso “CINE CALLAO” (1960).-

6.- Intervención por razones económicas y de seguridad nacional: El concepto de poder de policía se fue ampliando cada día más, limitándose los derechos también por razones de temporalidad

y

emergencia, como por ejemplo Ley 23256 de ahorro forzoso entre otras.

 
 

xxv

i

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana 7.-Intervención estatal por razones de
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana 7.-Intervención estatal por razones de

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

7.-Intervención estatal por razones de emergencia nacional: En algunos casos se extendió el poder de policía para superar situaciones de peligro colectivo por circunstancias económicas, sociales y administrativas que padecía la nación.

 

DESREGULACION ECONOMICA: Cabe destacar y dejar bien en claro que dada

la desregulación

económica que propugna el actual gobierno se trata de restringir parcialmente el Poder de Policía, en especial en lo que se refiere a los puntos 6 y 7 antes mencionados. LIMITES A LAS LIMITACIONES Dado que la regulación policial es un límite a las libertades individuales, aquella está sujeta a ciertos límites, los cuales son los siguientes:

 

A.-RAZONABILIDAD: es uno de los límites a las limitaciones que constituyen el poder de policía. En fallos relacionados con el poder de policía se ha declarado que para que haya

razonabilidad tienen que concurrir: 1.-Fin público 2.-Circunstancias

justificantes 3.-

Adecuaci¢n del medio elegido al fin propuesto 4.-Ausencia de iniquidad manifiesta. B.-INTIMIDAD: La esfera de la libertad y de la intimidad está exenta de toda reglamentación legal. C.-LEGALIDAD: Las limitaciones que no tengan presupuesto legal son inconstitucionales.

FORMAS JURIDICAS DE LAS LIMITACIONES

Se han instituido como FUENTES ESPECIFICAS DE LA ACTIVIDAD POLICIAL:

1.

- Leyes, reglamentos y Ordenanzas de Policía. Las leyes de policía son leyes que reglamentan derechos, y solo pueden emanar del legislador. Son inconstitucionales las leyes que delegan al Poder Administrativo la potestad de decretar las limitaciones mediante reglamentos. El Poder Administrativo solo puede ejecutar lo dispuesto ya por el legislador. Pero a pesar de lo que plantea Dromi y que manifiesta la Doctrina dominante, nuestros Tribunales en algunos casos han amparado los llamados “reglamentos”, como en el fallo que se transcribe:

El Poder Ejecutivo, en ejercicio de su facultad reglamentaria está habilitado para establecer condiciones o requisitos, limitaciones o distinciones que, aun cuando no hayan sido contemplados por el legislador de una manera expresa, se ajustan al espíritu de la norma reglamentada. El silencio legislativo no constituye pues, un impedimento

para el ejercicio de la potestad reglamentaria. (Fiscal de Estado de la Prov. de Bs. As. s/Inconstitucionalidad decreto n° 2138/89)

S SCBA LP I 001434 30-03-93 SD RODRIGUEZ VILLAR

Ordenanzas: Las Constituciones Provinciales deben asegurar el Régimen

Municipal, y los

Municipios Legislan (limitados a la concordancia con leyes nacionales de Policía) sancionando Ordenanzas por un lado, y ejercen Policía mediante su órgano administrativo.

2.

- Edictos de Policía.

 

xxv

ii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Constituyen manifestaciones de autoridad
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Constituyen manifestaciones de autoridad

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Constituyen manifestaciones de autoridad y sanción a ciertas conductas, emanados de la administración, sin la existencia de Ley previa.

 

Este tipo de manifestaciones fueron aceptados por la CSJN, al aceptarse el art.

7 de la ley 13.030

que facultaba al jefe de la policía federal a “emitir y aplicar edictos”. La CSJN varió su concepto, tachandolos de inconstitucionales, por ententer que violaban el principio de NULLA PENA SINE LEGE, pero solo en caso de no estar sujetos a un control judicial suficiente.

3.-Orden policial, Advertencia, Requerimiento, Autorización y Permiso: Todas estas situaciones implican actos de la administración, que deben tener origen legal.-

LEY DE POLICIA Y LEY PENAL

Es importante destacar hasta donde llega la esfera de lo que llamamos leyes de policía, y su función

limitativa de derechos, que en muchos casos se confunde con la órbita del derecho Penal. Un ejemplo

claro es el de las leyes de tránsito. Estas disponen prescripciones y

prohibiciones, y castigan (amonestación o multa) solamente situaciones (una

infracción). En caso

de que esa infracción provoque un daño a personas o cosas se constituiría un

delito, por lo que

entraríamos en la esfera del derecho penal. En la práctica, pasar un semáforo en rojo es una infracción

a una ley de policía. Si paso en rojo y atropello a una persona pasa a ser un delito.

9 Policía de las actividades económicas. Es el establecimiento del control directo o indirecto que ejerce

el Estado sobre la producción y las demás actividades vinculadas a la misma que tiene su génesis

constitucional en los derechos de “ejercer toda industria lícita” y “comerciar” (art. 14, CN):

9.1.

Policía financiera. Se encuentra regulada en las siguientes normas: leyes 23.928,

de convertibilidad;

24.156, de Administración Financiera y Control de Gestión; 11.672 (t.o. decr. 1486/97), complementaria

del presupuesto; 24.629, de reorganización administrativa. En el mismo orden debemos citar las leyes

que rigen la actividad financiera: 24.441 de leasing inmobiliario, 24.485 de garantía de depósitos

bancarios, 21.526 y modificatorias, de entidades financieras, 19.359 y 24.144,

de régimen penal

 

cambiario.

9.2.

Policía laboral. Esta materia tiene su principal normativa en la Constitución (art. 75, inc. 12), que

determina la competencia nacional para dictar la regulación de fondo. Podemos

citar asimismo las

siguientes normas que la regulan, leyes 24.671, 24.699 y 24.762, Pacto Federal

para el empleo, la

producción y el crecimiento; 24.013, ley de empleo; 24.557, de riesgos del trabajo;

mientras que rigen

específicamente acerca de la policía del trabajo los decrs. 717/96, 772/96, 1183/96 y 1309/96, entre

muchos otros.

9.3. Policía industrial. Ejemplo de ella, lo constituyen las leyes 14.878 que le asignaba al Instituto

Nacional de Vitivinicultura misiones de promoción y contralor, respecto de la industria vitivinícola;

19.597, que reguló la producción e industrialización del azúcar y sus subproductos. Su regulación

también es local. Un precedente jurisprudencial en resguardo de la competencia local es el caso

 

xxv

iii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana “Bodegas Castro Hnos. y Bodegas
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana “Bodegas Castro Hnos. y Bodegas

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

“Bodegas Castro Hnos. y Bodegas Esmeralda SA c/Prov. de Mendoza” (Suprema Corte de Mendoza,

 

abril de 1969).

En el fallo en cuestión (J.M., t. XXXIV, p. 8 y ss.), la Suprema Corte de Justicia consideró que “no es

inconstitucional la ley provincial que fija el precio mínimo de las uvas para elaborar vino y reglamenta

su forma de pago en caso de emergencia”. En aquel caso, se trataba de una ley provincial que regulaba

“contratos” imponiendo precios y formas de pagos (cfr. ley 2977 de Mendoza), y con exactitud jurídica,

a

nuestro entender, el más alto tribunal local, consideró constitucional dicha norma, fundada también

en razones de “emergencias” no duradera.

 

9.4.

Policía comercial. Se citan en este supuesto los decretos de desregulación económica (2284/91,

2488/91 y modif.), los que fueron elevados a rango legal al ser receptados por la ley 24.307, art. 29.

 

9.5.

Policía fiscal y tributaria. Merece citarse la nueva normativa acerca del régimen

penal tributario, ley

24.769.

9.6.

Policía del consumo público. Adquiere rango constitucional a partir de su adopción en el art. 42 de

la

Constitución. Merecen citarse, en esta materia, las leyes 22.262 de defensa de la competencia y 24.240

de defensa del consumidor.

 

9.7.

Policía profesional. Dentro de ésta se halla la habilitación para el ejercicio profesional mediante la

inscripción en las matrículas, hoy a cargo de los respectivos colegios y consejos, que asimismo prevén

los tribunales de ética que se desenvolverán dentro de su órbita, v.gr. ley 23.187

que determina los

requisitos para el ejercicio de la profesión de abogado en la Capital Federal.

 

9.8.

Policía de marcas y patentes. En este caso debemos referirnos a la nueva normativa. Régimen de

patentes de invención y modelos de utilidad: leyes 24.481 y 24.572 (t.o. por decr. 260/96).

 

9.9.

Policía ambiental. Receptada por el art. 41 de la Constitución, pueden citarse como referidas al tema

las leyes 22.421 y decr. 666/97, de conservación de la fauna y 24.051 y modificatorias, de residuos

peligrosos.

9.10. Policía bancaria. Esta función se encuentra regulada en la ley 24.144 y modificatoria, de aprobación

de la Carta Orgánica del Banco Central.

“Corresponde admitir la delegación en el Banco Central del llamado ‘poder de

policía bancario o

financiero’ con las consiguientes atribuciones para aplicar un régimen legal específico, dictar normas

reglamentarias que lo complementen y ejercer las funciones de fiscalización que resulten necesarias;

siempre que tal ejercicio se ajuste a las directivas generales que en esa materia dicte el Gobierno

Nacional, siendo la propia Constitución la que le confiere base normativa a las razones de bien público

 

xxi

x

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana caso particular por por lo
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana caso particular por por lo

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

caso particular por

por lo que hoy nos

son los cultos que

que se concretan en la legislación financiera y cambiaria” (CNFed. ContAdm., Sala I, 22/4/97, “Tecnología Integral Médica SA c/ Ministerio de Economía y otro”, SJDA, Bs. As., La Ley, 16/12/97, p. 38).

9.11.

mercaderías. Cuando se trata del transporte por vía terrestre, su reglamentación está dada por las leyes 22.934; 24.449 (modificada por ley 24.788, art. 17).

Policía de tránsito. Se refiere a la circulación de personas por medio del transporte público y al de

9.12. Policía de servicios públicos privatizados. Es conducida esencialmente en cada

los Entes Reguladores. Podemos mencionar: la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), constituida por decr. 660/96, art. 31, modificado por los decrs. 1260/96, art. 1º y 80/97; Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), ley 24.076, cap. X, decr. 1738/92; Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE), ley 24.065, cap. XII, decrs. 1398/92; 2393/92; 570/96 y Ente Tripartito de Obras y Servicios Sanitarios (ETOSS), ley 23.696, Anexo I, decr. 999/92.

10. Policía de las relaciones sociales. La Policía de las relaciones sociales abarca la normativa necesaria para la mejor convivencia del hombre, no ya dentro de su actividad profesional y económica, sino dentro del ámbito de lo puramente social, por ello comprende situaciones tan disímiles en ámbitos tales como el de la moral y costumbres, del derecho de reunión, del culto, tránsito, seguridad y normativa sanitaria.

10.1.

ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella

Policía de moral y costumbres. Con fundamento en el art. 19 de la Constitución que prescribe que

no prohíbe y a los fines de asegurar la moral pública y la pureza de las costumbres, tanto la Nación como las provincias y municipios, han previsto normas específicas en esta materia. Debemos admitir

que esta normativa se adecua a las costumbres imperantes en cada tiempo y lugar,

parecen ridículas las establecidas en otros momentos históricos. Podemos citar a modo de ejemplo, la exigencia en los lugares públicos de prever sectores separados para fumadores y no fumadores.

10.2.

lo tanto no es necesario someterlas a un tratamiento de regulación. Sin embargo, cuando el objeto de la reunión sea público, y por lo tanto se desarrolle en un lugar público o abierto al público, este derecho

Policía de reunión. Las reuniones que celebran las personas pueden tener un objeto privado y por

de reunión debe llevarse a cabo de conformidad a las normas que regulan su ejercicio, sin perder de vista que esta reglamentación no puede alterar la libertad de reunión (art. 28, CN).

Policía de culto. Si bien el art. 14 de la Constitución garantiza a todos los habitantes el derecho a

profesar libremente su culto, existe una previsión normativa en cuanto a cuáles

pueden ser inscriptos con carácter de persona jurídica. Podemos citar la ley 24.483, que reconoce personalidad jurídica civil por la sola inscripción en un registro que llevará a tales fines el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, a los institutos de vida consagrada y sociedades

10.3.

de vida apostólica que gocen de personalidad jurídica pública en la Iglesia católica, admitidos por la

xxx

xxx

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana autoridad eclesiástica competente.
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana autoridad eclesiástica competente.

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

autoridad eclesiástica competente. Debemos citar también el Registro Nacional de

Cultos, establecido

por ley 21.745.

 

10.4.

Policía de tránsito. Cuando el traslado de personas se lleva a cabo en forma particular, y no a través

de transporte público, rige también la normativa que en materia de tránsito y seguridad vial se ha

dictado y por ende debe ser respetada para una mayor seguridad en rutas y caminos. La policía de

tránsito es de jurisdicción local. A nivel nacional rige también en este supuesto la ley de tránsito.

 

10.5.

Policía de seguridad. El objeto de la policía de seguridad es el mantenimiento de la seguridad

individual y de la tranquilidad pública, de modo tal que es un deber del Estado

para con todos los

habitantes. Su regulación comprende los ámbitos federal y local. Se hallan dentro de este tipo las

policías federales y provinciales, así como también la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval

Argentina, cuyo desenvolvimiento se desarrolla en sus respectivos ámbitos de competencias.

A

nivel penal se ha regulado el régimen penal y contravencional para la prevención y represión de la

violencia en espectáculos deportivos (ley 24.199).

 

10.6.

Policía sanitaria. La finalidad que persigue la policía sanitaria es la de asegurar la

salubridad pública.

El

área de competencia de esta policía puede ser nacional o local. Puede citarse a modo de ejemplo la

fusión del Servicio Nacional de Sanidad Animal (SENASA), creado por ley 23.989, con el Instituto

Argentino de Sanidad y Calidad Vegetal (IASCAV), creado por decr. 2266/91, a través del decr. 660/96,

art. 38, en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria.

La Corte Suprema ha expresado que “la fiscalización estricta de la experimentación y subsiguiente

comercialización de productos medicinales tiende a evitar que esa actividad científica y comercial derive

en eventuales perjuicios para la salud. El indelegable control que debe ejercer el Estado en este campo

reconoce no sólo razones estrictamente científicas sino también el imperativo ético de no permitir la

utilización del hombre como un simple medio para otros fines” (CSJN, 27/1/87, C.

201. XXI, “Cisilotto,

María del Carmen, Baricalla de c/ Estado Nacional (Ministerio de Salud y Acción Social”).

Tolerancia Cero

Introducción:

El

presente Módulo estudia a los principales actores (policía comunidad) desarrollando propuestas

concretas de seguridad comunitaria.

Básicamente ha sido dividida en dos partes: ¿Qué puede hacer (y qué hace) la policía? Y ¿Qué puede

hacer (y qué hace) la comunidad?. En ambas perspectivas se estudia un sistemas de relaciones múltiples,

pero a efectos de una mejor sistematización en el primer caso se realiza el análisis a partir de una

estructura policial y en el segundo desde propuestas organizacionales impulsadas por la participación

 

xxx

i

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana vecinal, o desde otras agencias
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana vecinal, o desde otras agencias

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

vecinal, o desde otras agencias estatales (municipales, judiciales, educacionales) para posibilitar así la

 

comprensión del complejo y variable entramado posible.

Las posibles políticas policiales incorporan un importante debate sobre el objeto de la función policial

que, si bien se desarrolló centralmente en EE.UU, conforma la base conceptual para

todos los modelos

de policía comunitaria. Por esa causa, y constituyendo de alguna forma una prolongación de los

estudios sobre el “modelo policial anglosajón” que anteriormente se estudió lo colocamos como inicio

del presente.

Las experiencias que lo acompañan son por el contrario un caso español. Se ha buscado combinar así

un debate anglosajón utilizándolo como base de una propuesta latina, en la medida

que pensamos que

los conceptos de policía comunitaria son transversales a los modelos históricos “puros”.

En la aproximación a modelos “desde la comunidad” hemos preferido basarnos en experiencias

argentinas que, aunque aún no suficientemente conocidas y menos aún evaluadas, están empezando a

construir una importante masa crítica de prácticas “reformistas” dignas tomarse en

cuenta.

“Tolerancia Cero”.

La enorme difusión mediática que ha tenido este tema es sólo comparable con la superficialidad de su

tratamiento. Creemos que el alumno tiene a esta altura un conocimiento acabado de los conceptos en

uso en el debate actual sobre seguridad y capacidad para poder opinar sobre el mismo. Por esa razón

se propone trabajar el Apéndice sobre “tolerancia cero” como un espacio interactivo

o foro. Este equipo

docente valorará sumamente cualquier participación y aporte en ese sentido.-

CONSTRUYENDO LA SEGURIDAD

¿Qué puede hacer la policía y qué puede hacer la comunidad?

Introducción: qué delitos y en qué lugares

La reforma policial norteamericana, en particular el paso de un modelo de policía burocrática a un

modelo de policía comunitaria (que hemos analizado en la tercera unidad temática) ha generado un

importante debate sobre un tema de gran importancia: ¿Cuál es el objetivo de la tarea policial?.

Contestar a esa pregunta es central para el desarrollo de este curo, pues definir cual es la real tarea de

la policía será la base para su integración con la comunidad y vinculación con otras agencias

gubernamentales.

 

xxx

ii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Recordemos que al comenzar el
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Recordemos que al comenzar el

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Recordemos que al comenzar el curso hicimos una definición que acotaba el tipo de delito que

 

estábamos estudiando. Cuando nos preguntamos: ¿De qué hablamos cuando hablamos de seguridad?

Señalamos específicamente “se realiza un particular recorte dentro del concepto general de delitos. No

se proponen soluciones para los macro delitos sino para los micro delitos, es decir que se propone

trabajar sobre los delitos cotidianos, (en especial contra la propiedad y las personas) los que tienen un

efecto directo sobre la convivencia urbana.

Realizamos también otra precisión sobre el lugar en donde instalar las propuestas de seguridad

comunitaria: municipios y niveles locales. “Las comunidades y los municipios son

los que están más

cerca de los problemas y están también, por tanto, en la mejor posición para participar activamente en

su resolución. Por eso su presencia es muy importante, tanto en el nivel de prevención primaria y de

formas no penales de justicia, como en acciones posteriores a la intervención de la justicia penal

 

Es

importante proveer apoyo y capacitación a las municipalidades para poder desarrollar programas que

 

contribuyan a la reducción de la violencia y a la construcción de comunidades más

seguras”.

Recuerde que estamos trabajando sobre estos dos supuestos:

1. Estamos considerando un tipo de delito: cotidianos /convivencia urbana.

2. Estamos considerando una base territorial concreta: áreas locales /municipios / barrios, etc.

La base territorial. Es interesante hacer notar que los estudios norteamericanos

sobre la actividad

policial, que utilizaremos, toman como base sus propias estructuras, es decir policías

municipales (desde

las grandes capitales hasta los sheriff locales), dejando de lado las estructuras federales (centradas en

la especialización de ciertos tipos de delito) o estaduales (que generalmente hacen apoyatura técnica a

los casos locales de mayor complejidad). La comparación entre el sistema norteamericano de base

municipalista y el argentino de base provincial pareciera marcar a priori una gran diferencia: en

Argentina no existen policías municipales.

Sin embargo si estudiamos la función y el despliegue de nuestro sistema policial

veremos que en la

práctica éste está instalado sobre una base territorial vinculada a una relación municipio -vecino-policía.

 

xxx

iii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Es que en realidad (y
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Es que en realidad (y

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Es que en realidad (y coincidiendo con los estudios internacionales) la sensación de inseguridad que

 

vive el ciudadano está dada por la reinteracción de riesgos cotidianos que corresponden a delitos

“sencillos” que se perciben como cercanos y no ante el delito estructurado y organizado que aparece

como un riesgo lejano y difuso. Es ese marco los reclamos y la búsqueda de soluciones concretas suelen

dirigirse al encargado de la comisaría local, cuya jurisdicción normalmente coincide

con demarcaciones

locales que se auto identifican (municipios, comunas, barrios, etc.).

En paralelo estas inquietudes suelen canalizarse también hacia las autoridades políticas más cercanas

(intendentes, delegados comunales) y en mucha menor medida (casos de gran espectacularidad)

alcanzan los primeros niveles provinciales o nacionales.

Esta tendencia al desarrollo de un espacio municipal de seguridad no está aislada de debates como los

de la Reforma del Estado y la gestión de los servicios públicos. Por el contrario es parte de una tendencia

general a la descentralización de las políticas públicas y a la creación de ámbitos de participación

ciudadana en su gestión y control.

Por lo tanto, aunque formalmente la organización policial sea provincial o nacional, su estructura

funcional (comisarías), la percepción vecinal de inseguridad (convivencia cotidiana) y la canalización de

reclamos (nivel municipal) crean un espacio claramente local para la construcción de la seguridad.

Más allá de sus limitaciones y contradicciones los procesos de reforma de las distintas políticas

argentinas marcan una tendencia en ese sentido.

A) ¿Qué es lo realmente hace la policía? Análisis de la actividad policial en el debate norteamericano.

El análisis de la actividad policial comienza a realizarse en EE.UU en el mismo momento que se inicia un

proceso crítico al modelo profesional burocrático centralizado. Tal como lo señalamos el accionar

policial parecía como muy claramente definido para esa matriz: luchar contra los delincuentes mediante

la aplicación de la ley.

En ese esquema el servicio policial era visto como una parte del sistema penal como la instancia inicial

de un continuo de tareas sucesivas policial judicial penitenciario (esa visión sigue siendo la base del

 

xxx

iv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana sistema clásico de seguridad que,
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana sistema clásico de seguridad que,

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

sistema clásico de seguridad que, no casualmente, es llamado por muchos autores como sistema de

 

seguridad penal). Ello llevó a la identificación entre actuación policial y aplicación coactiva de la ley (law

enforcement imponer l ley). Las palabras que emplean específicamente los norteamericanos son law

enforcement.

Sin embargo una serie de detallados estudios realizados entre los '60 y los '80 por diversos organismos

académicos señalaron que el porcentaje de las actividades de las patrullas policial

que incluía delitos

panales aplicación de la ley era porcentualmente minoritario.

Se comprobó que sólo el 10% de las llamadas recibidas por el departamento de

Policía de Siracuse

(New York) ofrecía la oportunidad de aplicar la ley, que en 1971 se encontró que la

policía de Chicago

sólo clasificaba como “penales” al 17% de las llamadas recibidas, se estudió en 1980 la labor de cinco

departamentos de policía deferentes, demostrándose que solamente el 30% del tiempo de sus

patrulleros comprendían la aplicación de la ley y se informó en 1983 que el 29% de los incidentes

manejados por patrullas de 24 departamentos involucraban delitos penales.

La visión tradicional de la policía como organismo encargado de la justicia penal es muy estrecha y no

toma en cuenta el hecho de que la mayor parte de la labor de la policía no tiene que ver con la

delincuencia ni con la aplicación de leyes penales. Sin duda ningún otro organismo combate la

delincuencia como lo hace la policía pero la delincuencia, la imposición de la ley y la justicia penal sólo

representan una parte del papel de la policía.

La extensión y complejidad de las actividades policiales en la construcción del bien seguridad tienen

una gran importancia porque permiten establecer las bases de las relaciones de colaboración -contralor

con la comunidad y de cooperación- coordinación con otros organismos gubernamentales.

B) ¿Qué es lo que realmente hace la policía? Análisis de una experiencia municipal española.

Para una mejor comprensión de las actividades que realiza un servicio policial orientado a la comunidad

vamos a desarrollar su funcionamiento en un caso real, analizando cómo opera, que tipo de demandas

recibe y que tipo de respuestas da una policía municipal.

 

xxx

v

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana La policia que procedemos a
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana La policia que procedemos a

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

La policia que procedemos a estudiar es la Guardia urbana de l'Hospitalet de Llobregat (Cataluña) que

 

ha obtenido mucha notoriedad al ser presentada como un caso testigo de las nuevas políticas de

seguridad desarrolladas al ser presentada como un caso policial española. Las

modernas políticas

policiales españolas se basan en la idea de descentralización, modificando así su tendencia a estructuras

únicas, fuertemente centralizadas, típicas del modelo latino. Actualmente conviven

policías nacionales,

autonómicas y municipales, estas últimas con competencia ampliadas.

 

Descripción. L'Hospitalet, a comienzos de la década de los '90 era una ciudad de 300.000 habitantes, la

segunda de Cataluña (después de Barcelona) y una de la 20 primeras de España.

En nuestra área de interés contaba con una Guardia Urbana (policía municipal de

217 efectivos y un

presupuesto de alrededor de U$S 9.500.000.

 
   

BARCELONA

L'HOSPITALET

   

Presupuesto en U$S

92000000

9500000

 

Presupuesto por mil habitantes

54000

33964

 

Agentes (policía municipal)

2118

271

 

Población (en miles)

1703,7

279,7

 

Agentes por mil habitantes

1,2

0,9

 

Demandas ciudadanas anuales

166373

24800

 

Demandas por mil habitantes

97,7

91

 

Tres datos merecen comentarios comparativos con cifras argentinas:

   

Cantidad de efectivos: La cifra de efectivos aparece como muy baja (en ese mismo período el personal

de la policía de la Prov. de Bs. As. casi cuadruplicaba proporcionalmente a la Guardia

Urbana). Debemos

tener en cuenta que estamos estudiando únicamente a la policía municipal, existen en jurisdicciones

más o menos comparativas policías nacionales, policías autonómicas y Guardias Civiles. La cifra

 

xxx

vi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana promedio total para España es
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana promedio total para España es

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

promedio total para España es de 5 policías cada 1.000 habitantes en relación a los casi 7 por mil en

 

Argentina.

Cantidad de recursos: El presupuesto de la Prov. de Bs. As. no supera los U$S 800.000 millones para un

personal de 90.000 agentes. La cifra presupuestaria española casi duplica a la argentina.

Cantidad de demandas: Esta cifra es la mas interesante. El estudio de los servicios

requeridos por los

ciudadanos corresponde a una visión amplia de requerimientos, no limitado únicamente a la función

policial de aplicación penal. Estos servicios (demandas ciudadana) serán estudiados en el próximo

punto. Consideremos simplemente que en argentina no contamos con datos equivalentes. Las

estadísticas policiales existentes son de clara base penal.

Organización de la Guardia Urbana. La GU está estructurada con un escalafón jerárquico típico oficiales,

suboficiales y agentes. Operativamente está organizada en tres secciones: Recursos, Apoyo y

Demarcaciones. Esa división combina una estructura transversal de servicios internos, comunes a la

totalidad de la GU con una estructura de prestación de servicios internos, comunes

a la totalidad de la

GU con una estructura de prestación de servicios de doble base, funcional y territorial.

Servicios Internos. Sección de Recursos (soporte técnico transversal), Gabinete Técnico, Departamento

de Personal y Formación, Parque Móvil, material y Almacén. Son estructuras de apoyo a la conducción

y

a la prestación de los servicios.

Servicios Externos de Base Funcional. Sección de Apoyo (Servicios policiales rutinarios o previsibles).

Departamento de vigilancia, Circulación y Seguridad Cuidada. Custodia de edificios, parques e

instalaciones municipales, regulación del tránsito en horas pico puntos preestablecidos de la ciudad,

diligencias judiciales, etc.

Servicios Externos de Base Territorial. Sección de Demarcaciones. Servicio policial de

patrullas y atención

a

las eventuales demandas directas.

 

xxx

vii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Actividad de la GU. El
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Actividad de la GU. El

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Actividad de la GU. El eje fundamental de la prestación de servicios lo constituye la Sección de

 

Demarcaciones. Sintéticamente está formada por patrullas policiales con coordinación centralizada

(Sala de Mandos) y despliegue territorial.

Patrullas. La actividad de la GU está organizada en base a la figura de “policía de sector” (cumple

funciones de patrullaje, dentro de la misma área, especializándose en su problemática).

Objetivo. Es combinar la presencia disuasoria y la respuesta rápida con el conocimiento de la zona y la

capacidad preventiva. Según las características del servicio se combinan patrullas a

pie y motorizadas.

División Territorial. La ciudad se divide en dos zonas (Norte Sur) y cada zona se subdivide en seis

sectores (salvo excepciones, coinciden con los distritos municipales). La base territorial del servicio se

busca hacerlo coincidir con la divisoria administrativa municipal y con la identificación de convivencia

ciudadana (barrio).

En principio de busca mantener al mismo personal patrullando y estableciendo relaciones de

comunicación y confianza con el vecindario (base para un sistema de policía de proximidad).

Cada Zona tiene la siguiente asignación personal: un sargento (coordina la Zona), sies cabos (coordinan

el Sector), 48 agentes (ocho agentes por sector).

Las patrullas funcionan en tres turnos de ocho horas.

Optimización de recursos. Alrededor del 70% del personal de la GU está vinculado al servicio de

patrullas y al menos un 90% del personal está dedicado específicamente a tareas de seguridad y

mayoritariamente en relación directa con el público.

Funcionamiento de las patrullas. Se basa en una red de comunicación centralizada en una Sala de

Mando. En donde se recibe el 100% de las operaciones de servicios. Y desde allí de donde se determina

el curso a seguir y se destinan los efectivo a realizarla.

La secuencia en la Sala es la siguiente:

Recibe el pedido Decide la respuesta Establece un nivel de prioridad Abre una

ficha informativa

envía el personal necesario Monitorea la actividad Finaliza el servicio.

 

xxx

viii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Prioridades. Se establecen ante las
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Prioridades. Se establecen ante las

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Prioridades. Se establecen ante las llamadas son de cuatro tipos, Peligro (prioridad 1, la más alta)

   

urgente, importante y rutina (prioridad 4).

 

Información requerida. Particular atención merece el cuarto paso de la secuencia operativa de la Sala

   

de Mando (ficha informativa). Se trata realmente de tomar una serie de datos que incorporados a una

base de datos permiten calcular la eficacia del servicio policial.

 

Elementos informativos de la Base de Datos.

Identificación:

Pedido de origen ciudadano: la identificación es voluntaria. En caso afirmativo: nombre,

 

dirección, teléfono. Pedido de origen policial: código de identificación.

Descripción

y

Tipo y lugar de problema

 

localización

Clasificación

y

Se clasifica y prioriza el problema en base a una grilla de categorías tipo.

 

prioridad

Asignación

Efectivos designados al servicio.

 

Tiempos

Implica cuatro registros horarios: hora de la demanda (T1), hora de la asignación de

 

servicio (T2), hora de inicio de servicio (comunicación de

llegada T3), hora de

finalización de servicio (comunica retiro T4).

Conclusiones

Posteriormente se agrega un breve detalle de la resolución del caso.

 

La existencia d los tiempos permite calcular:

 

Tiempo de respuesta

T2 (asignación) T1 (llamado)

 

Tiempo de llegada

 

T3 (llegada al servicio) T2 (hora de asignación)

 

Tiempo de servicio

 

T4 (hora de finalización) T2 (hora de asignación)

 

Tiempo para el ciudadano

T3 (llegada al servicio) T1 (llamado).

 
 

xxx

 

ix

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana de seguridad penal de la
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana de seguridad penal de la

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

de seguridad penal

de la conflictividad

las que se trata de

Utilización de los datos. El análisis de los datos provenientes de la Sala de Mando, en especial el estudio de la demanda, permite una mejor utilización de los recursos humanos, tanto en la organización y el despliegue del servicio como en el equipamiento y tipo de capacitación que se necesita.

Medición de la calidad. Tiempo de respuesta y tiempo dedicado al servicio se toman acá como elementos para medir la calidad. De hecho son ejemplo de la dificultad para medir la calidad en la prestación de servicios policiales.

Las visiones clásicas que reducen el trabajo policial a su participación en el sistema

utilizan como medida de resultados el binomio Delitos Denunciados → Delitos Aclarados, que suelen ir

en paralelo con otra pareja de indicadores Delincuentes Procesados → Delincuentes Condenados.

En la práctica la combinación de esta secuencia sigue siendo el baremo de eficacia más común sin embargo este sistema aparece para las nuevas propuestas de actividad policial como limitado, inseguro y poco operativo.

Limitados: miden únicamente la faceta penal de la actividad policial y no el resto social.

Inseguro: existe una enorme diferencia entre los delitos ocurridos y los efectivamente denunciados. Esta reticencia se origina en diversas causas: temor a denunciar, complejidad de la denuncia, sensación de inutilidad, manipulación de cifras, etc.) Esa brecha ha llevado a desarrollar el concepto de “cifra negra”. Los números de lo que realmente -pasa- y no se- dice se consideran generalmente entre un 30% a un 50% de lo reconocido.

Para cubrir esa diferencia se utilizan las llamadas “encuestas de victimización”, en

medir sobre una muestra representativa cuantos delitos han sufrido los encuestados. Extrapolando esa cifra se obtendrían los verdaderos datos. Teóricamente simple, esta encuesta requiere sin embargo, una grn exactitud en cuanto a tipo de delito y tiempo y lugar y modo de concreción, dado la tendencia a

vincularse con la sensación subjetivo de inseguridad.

Poco operativas. Salvo el análisis de relación Detención →Condena, que sirve para medir el circuito de la “seguridad penal”, estos indicadores no son útiles como herramientas para mejorar la calidad del servicio prestado por la policía. En busca de contar con datos más precisos los técnicos en

xl

xl

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Qué se hace ↓ Actividad
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Qué se hace ↓ Actividad

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Qué se hace ↓ Actividad real del personal (demanda). Cuántos lo hacen ↓ Cómo se

Qué se hace

Actividad real

del personal

(demanda).

Qué se hace ↓ Actividad real del personal (demanda). Cuántos lo hacen ↓ Cómo se distribuyen

Cuántos lo hacen

Cómo se distribuyen los recursos (humanos, comunicaciones, movilidad, etc.)

los recursos (humanos, comunicaciones, movilidad, etc.) Cuándo lo hacen ↓ respuesta (prioridades, planes

Cuándo lo hacen

respuesta

(prioridades, planes operativos, etc.)

Tiempo

de

(prioridades, planes operativos, etc.) Tiempo de administración policial han desarrollado otros

administración policial han desarrollado otros instrumentos. Utilizando el concepto básico de las nuevas técnicas de management que coloca al cliente en el centro del análisis de la gestión de una empresa, esta nueva visión parte de la determinación de la demanda.

Se trata de averiguar qué se hace, cuántos lo hacen, cuándo lo hacen. Los métodos conocidos para responder a estas preguntas son: frecuencia y distribución de los servicios por categoría de incidente, distribución de recursos en relación con la demanda, tiempo de respuesta y cantidad de tiempo dedicada a cubrir el servicio.

Cuánto lo hacen

de

tiempo

Cantidad

dedicado al

servicio.

↓ de tiempo Cantidad dedicado al servicio. Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio,

Cómo lo hacen

Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.

Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.

Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
Cómo lo hacen ↓ Resultado del servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano.
servicio, resolución del problema, opinión del ciudadano. Si bien estos indicadores siguen siendo limitados en cuanto

Si bien estos indicadores siguen siendo limitados en cuanto evalúan indiscriminadamente servicios individuales y problemáticas complejas (según el modelo COOPS) constituyen una base operativa mucho más realista. La forma de completar este circuito de control sería estableciendo auditorias externas de calidad, que en una etapa inicial podrían ser simplemente las llamadas encuestas de satisfacción.

xli

xli

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana El circuito descripto está formado
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana El circuito descripto está formado

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana El circuito descripto está formado por instrumentos

El circuito descripto está formado por instrumentos clásicos y muy sencillos utilizados para la evaluación de servicios públicos. Pueden ser utilizados tanto desde el interior de la estructura policial, como en forma mixta en el marco de una relación de colaboración control con organizaciones comunitarias. Su uso permite objetivar las críticas y proponer cambios concretos a los sistemas policiales.

Análisis de la demanda. A continuación veremos el desarrollo de los indicadores que surgen a partir del análisis de la demanda de servicios recibida en la Sala de Mando de la Guardias Urbana en un período mensual que se considera tipo.

Tabla N°1. Cantidad de servicios por clase de demanda

Clase de demanda

Número

Porcentaje

Tráfico

1120

47,00%

Accidentes

 

185

7,80%

Alarma

90

3,80%

Persona necesitada

202

8,50%

Drogas

23

1,00%

Molestias y disputas

283

11,90%

Recuperación

 

74

3,10%

vehículos

Delitos

contra

la

90

3,80%

propiedad

Delitos

contra

las

53

2,20%

personas

Delito sexual

 

9

0,40%

Infracción

35

1,50%

xlii

xlii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana administrativa Otros 221 9,30%
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana administrativa Otros 221 9,30%

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

administrativa Otros 221 9,30% Totales 2385 100,00% Tabla N° 2. Origen de las demandas Origen
administrativa
Otros
221
9,30%
Totales
2385
100,00%
Tabla N° 2. Origen de las demandas
Origen
Cantidad
Porcentaje
Patrullas
847
35,50%
Teléfono
1479
62,00%
Otras policías
59
2,50%
Total
2385
100,00%
Tabla N°3. Tiempo de respuesta por tipo de prioridad

Prioridad

Peligro

Tiempo de respuesta por tipo de prioridad Prioridad Peligro Cantidad 5 Porcentaje 0,20% Comentario. Las cinco

Cantidad

5

respuesta por tipo de prioridad Prioridad Peligro Cantidad 5 Porcentaje 0,20% Comentario. Las cinco categorías más

Porcentaje

0,20%

de prioridad Prioridad Peligro Cantidad 5 Porcentaje 0,20% Comentario. Las cinco categorías más importantes:
de prioridad Prioridad Peligro Cantidad 5 Porcentaje 0,20% Comentario. Las cinco categorías más importantes:
de prioridad Prioridad Peligro Cantidad 5 Porcentaje 0,20% Comentario. Las cinco categorías más importantes:

Comentario. Las cinco categorías más importantes: tráfico, accidentes, personas necesitadas, molestias y disturbios y otras, constituyen casi el 85% del total de las actividades y sólo parcialmente tienen, o pueden llegar a tener, consecuencias penales. Las directamente penales (delitos contra la propiedad, contra la personal y contra integridad sexual) rondan el 6,5%. Estas cifras tenderían a avalar los estudios norteamericanos señalados oportunamente. Tengamos claro que no están diciendo si se cometen pocos o muchos delitos, simplemente están colocándolos en relación proporcional a la totalidad de las actividades cotidianas de una policía municipal.

Comentario. Las cifras son reveladoras en cuanto al origen de la demanda. Las iniciadas a partir de un requerimiento ciudadano casi duplican a las que proceden directamente de las patrullas. El porcentaje originado por derivación de otras fuerzas policiales es porcentualmente insignificante.

originado por derivación de otras fuerzas policiales es porcentualmente insignificante. Tiempo medio 0,4 minutos

Tiempo medio

0,4

originado por derivación de otras fuerzas policiales es porcentualmente insignificante. Tiempo medio 0,4 minutos

minutos

originado por derivación de otras fuerzas policiales es porcentualmente insignificante. Tiempo medio 0,4 minutos
xliii

xliii

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Urgente 82 3,40% 3,5 minutos
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Urgente 82 3,40% 3,5 minutos

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

Urgente

82

3,40%

3,5

minutos

Importante

174

7,30%

2,2

minutos

Rutina

2124

89,10%

6,2

minutos

Total

2385

100,00%

5,8

minutos

Comentario. Llaman la atención dos elementos, la rápida media de asignación (aunque se reconocen desvíos de hasta 28,3 minutos en las asignaciones de rutina) y la baja tasa de prioridades (casi 90% son servicios nivel 4).

 

Tabla N° 4. Tiempo de servicio por clase de demanda

 

Clase de demanda

Número

Tiempo

 

Porcentaje

 

Tráfico

1120

27227

 

49,90%

Accidentes

185

4288

7,90%

 

Alarma

90

1513

2,80%

 

Persona necesitada

202

3831

7,00%

 

Drogas

23

337

0,60%

 

Molestias y disputas

283

4959

9,10%

 

Recuperación vehículos

74

1811

 

3,30%

Delitos contra la propiedad

90

2382

4,40%

 

Delitos contra las personas

53

1275

2,30%

 

Delito sexual

9

144

0,30%

 

Infracción administrativa

35

880

 

1,60%

Otros

221

5419

 

10,80%

Totales

2385

54566

 

100,00%

xliv

xliv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Comentario. Las cinco categorías que
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Comentario. Las cinco categorías que

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana Comentario. Las cinco categorías que insumen más tiempo

Comentario. Las cinco categorías que insumen más tiempo (tráfico, otros, molestias y disputas, accidentes y personas necesitadas) coinciden, aunque en distinto orden, con las cinco primeras de la Tabla N°1, Cantidad de servicios por clase de demanda. En total insumen el 84,7% del tiempo de servicio contra el 7% invertido en las actividades que hemos definido como directamente penales (delitos contra la propiedad, personas o sexuales). Este cruce de datos confirma desde otro ángulo las tendencias ya señaladas sobre el perfil de seguridad con el que trabaja la GU.

Tabla N°5. Tiempo de servicio por clase de demanda

Clase de demanda

Número

Tiempo medio

Tráfico

1089

25,1

Accidentes

177

24,2

Alarma

88

17,1

Persona necesitada

200

19,1

Drogas

23

14,6

Molestias y disputas

277

17,9

Recuperación vehículos

73

24,8

Delitos contra la propiedad

79

30,1

Delitos contra las personas

48

26,5

Infracción administrativa

34

25,8

Otros

218

27,1

Totales

2309

23,6

Comentario. Esta tabla es el resultado de cruzar los datos de las Tablas N°1 y 4. Su objetivo es medir el tiempo dedicado a cada clase de demanda, lo que nos permite orientarnos en cuanto a su complejidad.

xlv

xlv

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana penales (contra la disuasorios
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana penales (contra la disuasorios

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

penales (contra la

disuasorios (típicos

peculiar estructura

Es interesante notar que en esta tabla dos de las categorías vinculadas a delitos

propiedad y la persona) aparecen los que requieren mapas tiempo de servicio, en ambos casos por encima de la media. Los incidentes no penales aparecen en varios casos por debajo de la media, pero aún así las complejidades extremas (30,1 minuto de máxima contra 14,6 minutos de mínima) están en un rango de escasa diferencia y por lo tanto podemos presumir una calidad de servicio bastante pareja.

Políticas de seguridad de la GU. Hasta aquí hemos estudiado un modelo policial basado e un sistema de comunicaciones que permite una estructura en red, que combina la asignación centralizada de servicio (Sala de Mando) con la ejecución descentralizada de los mismos (patrullas).

Hemos tratado de inferir el tipo y la calidad de sus prestaciones analizando las características y el origen de su demanda, sus prioridades, tiempos de respuesta, tiempo dedicado al servicio, etc. Sin embargo esos datos pese a ser enormemente valiosos, son insuficientes. Para tener una imagen compleja del funcionamiento de la Guardia Urbana es necesario saber cuál es la política de seguridad que sustenta este modelo organizativo.

El núcleo de la propuesta de la GU consistió en combinar los sistemas de patrullaje

de las policías del modelo de la eficiencia burocrática9 con un sistema policial de proximidad (típicos de las policías de tipo comunitario o COOPS).

Para lograr ese objetivo desarrollaron al máximo las posibilidades que le brinda se

en red, asociando el patrullaje con la construcción (dentro de las patrullas) de grupos asignados siempre al mismo territorio (que recordemos coincide con un distrito municipal y una base barrial). Este personal

se convierte en verdadero “especialista” de una zona concreta. Estos grupos fueron bautizados como Equipos de Policía de Barrio” y evolucionaron desde un inicial programa de especialistas antidrogas. Conceptualmente están fundados en la concepción de Círculos de Calidad, de la moderna administración de empresas, donde grupos de trabajadores discuten libremente, con cierta flexibilidad jerárquica, sobre cómo mejorar su tramo en el proceso de producción. Estos equipos gozan ahora de un cierto nivel de autonomía en cuanto a la planificación y aplicación de su actividad.

xlvi

xlvi

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana En palabras de Manuel Martín
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana En palabras de Manuel Martín

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

En palabras de Manuel Martín Fernández, Jefe de la GU y Jesús Solores Arroytía, Coordinador de

 

Seguridad Ciudadana de L'Hospitallet de Lloregat en el Informe sobre Equipos Policiales de Barrio “Uno

de los principales elementos de una policía profesional es la participación e la intervención con la

colectividad. La característica fundamental de cualquier profesión es la producción de algo que

responda a las necesidades previas de la población. En el caso de la Policía se hace

más imprescindible

la integración, ya que el servicio a prestar surge de la propia comunidad. Durante años, y siguiendo una

filosofía de integración, se popularizó la figura del Guardia de Barrio. Policía integrado y conocedor de

la comunidad y de la problemática de un barrio. Las asociaciones vecinales reclaman habitualmente esa

figura, para tener cerca a quien trasmitir los problemas existentes y para, en definitiva sentirse más

seguros”.

Pero el Guardia de Barrio tiene el grave inconveniente de precisar gran cantidad de agentes para poder

cubrir de forma adecuada todos los barrios de la ciudad. Una solución que permite mantener esa

filosofía es agrupar varios agentes en una zona geográfica amplia, constituyendo los Equipos Policiales

de Barrio.

Estos equipos de agentes son asignados de forma permanente, bajo la dirección de un mando, a

sectores fijos de la ciudad, cuyas zonas van patrullando de manera programada y con más movilidad.

El equipo intercambia información entre todos sus miembros, lo que permite una integración en la

zona, como debía estarlo el Guardia de Barrio individual. La dinámica del trabajo

es que los propios

agentes y mandos, a partir de reuniones periódicas y discusiones sobre los diferentes aspectos sobre el

servicio a prestar y la problemática existente en los barrios, fijen su propio proyecto de trabajo y lo

vayan modificando en función de los resultados obtenidos.”

Presentando a la Tolerancia y Cero

Pocas cosas son tan peligrosas, cuando buscamos solucionar un problema,

como las recetas

simplificadoras. Desde hace algunos años el concepto de “Tolerancia Cero” ha ocupado el centro del

debate en torno al problema de la seguridad. La impactante fórmula está vinculada directamente a la

experiencia de Willian Bratton, el Comisionado de Policía de la ciudad de Nueva York, que a mediados

de la década de los noventa obtuvo importantes resultados en la tarea de controlar el delito en esa

ciudad.

 

xlvi

i

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana La política de Tolerancia Cero
///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana La política de Tolerancia Cero

///// LIC. EN SEGURIDAD CIUDADANA

FJM230 Legislación sobre Seguridad Ciudadana

La política de Tolerancia Cero o también llamada de “Ventanas Rotas” fue presentada como la

 

persecución policial sobre las faltas menores, para impedir que estas puedan derivar en crímenes

mayores.

“Parecíamos casi un país del Tercer Mundo por el desorden que había en las calles: con tanto grafitti,

mendigos, enfermos mentales, alcohólicos y drogadictos en las calles, con subtes que daban miedo, los

neoyorquinos sentían que habían perdido las esperanzas de que hubiera alguna solución”

“En Nueva York nadie quiere que se tome alcohol en la calle, ni que haya pintadas en las paredes; la

gente teme al mendigaje agresivo y a los limpiavidrios y no tolera la prostitución”

Esta visión, así como un marcado desinterés por las causas sociales que pueden causar el delito redujo

la propuesta a un problema de decisión política y mano dura.

“La causa del delito es el mal comportamiento de los individuos, no es consecuencia de condiciones

sociales”.