Está en la página 1de 35

CÁNCER DE MAMA

INTRODUCCIÓN
A lo largo de la vida de la mujer, las mamas cambian de textura y aspecto en función de su
desarrollo hormonal y sexual. Además, dependiendo del momento del ciclo menstrual en
que se encuentra, se van a producir cambios que pueden ser sintomáticos o no, en función
del nivel hormonal de cada persona y de su susceptibilidad. En la mama también pueden
aparecer tumores benignos constituidos por células que se dividen en exceso, pero no
pueden dañar o invadir otras partes del organismo. Los tumores malignos están compuestos
por células que se dividen sin control y, además, son capaces de destruir tejidos y órganos
cercanos (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo
(metástasis).[ CITATION ASO \l 12298 ]

DEFINICIÓN
¿Qué es el cáncer de seno?
El cáncer de seno (o cáncer de mama) se origina cuando las células en el seno comienzan a
crecer en forma descontrolada. Estas células normalmente forman un tumor que a menudo
se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una protuberancia (masa o
bulto). El tumor es maligno (cáncer) si las células pueden crecer penetrando (invadiendo)
los tejidos circundantes o propagándose (metástasis) a áreas distantes del cuerpo. El cáncer
de seno ocurre casi exclusivamente en las mujeres, pero los hombres también lo pueden
padecer.
Casi cualquier célula del cuerpo puede convertirse en cáncer y propagarse a otras áreas.
Para aprender más sobre el cáncer y cómo todos los cánceres se originan y se propagan,
vea Conceptos básicos sobre el cáncer.[ CITATION AME \l 12298 ]
¿Dónde se origina el cáncer de seno?
Los cánceres de seno pueden originarse en diferentes partes del seno. La mayoría de los
cánceres de seno comienza en los conductos que llevan la leche hacia el pezón (cánceres
ductales). Algunos cánceres se originan en las glándulas que producen leche (cánceres
lobulillares). También hay otros tipos menos comunes de cáncer de seno.
Un pequeño número de cánceres comienza en otros tejidos del seno. Estos cánceres se
llaman sarcomas y linfomas, y en realidad no se consideran cánceres de seno.
Aunque muchos tipos de cáncer de seno pueden causar una protuberancia (bulto o masa) en
el seno, no todos lo hacen. Muchos cánceres de seno se encuentran en mamogramas de
detección que pueden mostrar los cánceres en una etapa más temprana, a menudo antes de
que puedan palparse, y antes de que se presenten síntomas. Usted debe estar atenta a otros
síntomas del cáncer de seno e informarlos a su médico.
También es importante que sepa que la mayoría de las protuberancias de los senos son
benignas y no cancerosas (malignas). Los tumores no cancerosos de los senos (benignos)
son crecimientos anormales, pero no se propagan fuera de los senos y no ponen la vida en
peligro. Sin embargo, algunas protuberancias benignas en los senos pueden aumentar el
riesgo de padecer cáncer de seno. Cualquier masa o cambio en el seno debe ser examinado
por un profesional de atención médica para saber si es benigno o maligno (cáncer), y si
podría afectar su riesgo futuro de padecer cáncer.

¿Cómo se propaga el cáncer de seno?


El cáncer de seno se puede propagar cuando las células cancerosas alcanzan la sangre o el
sistema linfático y llegan a otras partes del cuerpo.
El sistema linfático es una red de vasos linfáticos (o linfático) encontrado en todo el cuerpo
que conecta los ganglios linfáticos (pequeñas agrupaciones en forma de un fríjol de células
del sistema inmunitario). El líquido transparente dentro de los vasos linfáticos, llamado
linfa, contiene productos derivados de los tejidos y materia de desecho, así como células del
sistema inmunitario. Los vasos linfáticos transportan líquido linfático fuera de los senos. En
el caso de cáncer de seno, las células cancerosas pueden ingresar en los vasos linfáticos y
comenzar a crecer en los ganglios linfáticos. La mayoría de los vasos linfáticos del seno
drenan hacia:
 Los ganglios linfáticos localizados debajo del brazo (ganglios axilares)
 Los ganglios linfáticos que rodean la clavícula (ganglios linfáticos supraclaviculares
[encima de la clavícula] e infraclaviculares [debajo de la clavícula])
 Los ganglios linfáticos que se encuentran en el interior del tórax y cerca del
esternón (ganglios linfáticos mamarios internos)
Si las células cancerosas se han propagado a sus ganglios linfáticos, hay una mayor
probabilidad de que las células se hayan desplazado por el sistema linfático y se hayan
propagado (metástasis) a otras partes de su cuerpo. Mientras más ganglios linfáticos haya
con células cancerosas del seno, mayor es la probabilidad de encontrar cáncer en otros
órganos. Debido a esto, encontrar cáncer en uno o más ganglios linfáticos a menudo afecta
su plan de tratamiento.

EPIDEMIOLOGÍA
El cáncer de mama es el cáncer más común y la segunda causa de muerte por cáncer en las
mujeres de las Américas. Cada año se producen más de 462.000 casos nuevos y casi
100,000 muertes. En América Latina y el Caribe, supone el 25.2% de los nuevos casos y el
15.1% de las muertes por cáncer. De manera similar, entre las mujeres de Estados Unidos y
Canadá, el 24% de los nuevos casos y el 14% de las muertes por cáncer de mama.

Se espera que para el 2030 se produzca un aumento del cáncer de mama en las Américas,
con unos 572,000 casos nuevos y unas 130,000 muertes. El aumento de nuevos casos y
muertes en América Latina y el Caribe será casi el doble que en los Estados Unidos y
Canadá. [CITATION PAH \l 3082 ]

FACTORES DE RIESGO
Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona
desarrolle cáncer. Con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no
provocan cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca
desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan
cáncer. La mayoría de los casos de cáncer de mama son esporádicos, lo que significa que se
desarrollan a partir del daño a los genes de una persona que se produce por casualidad
después del nacimiento.

Los siguientes factores pueden elevar el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de
mama:
Edad. El riesgo de desarrollar cáncer de mama aumenta a medida que la mujer envejece y,
en la mayoría de los casos, la enfermedad se desarrolla en mujeres de más de 50 años.

Antecedentes personales de cáncer de mama. Una mujer que ha tenido cáncer en una
mama presenta un riesgo más elevado de presentar un nuevo cáncer en cualquiera de las
mamas.

Antecedentes familiares de cáncer de mama. El cáncer de mama puede ser hereditario,


son menos frecuentes, y representan entre el 5 % y el 10 % de los casos, tiene una o más de
las siguientes características:

- Parientes de primer grado, como madres, hermanas e hijos, a quienes se les haya
diagnosticado cáncer de mama o de ovarios, en especial antes de los 50 años. Si 2
parientes de primer grado desarrollaron cáncer de mama, el riesgo es de 5 veces el
riesgo promedio.
- Muchos parientes cercanos a quienes se les haya diagnosticado cáncer de mama o
de ovarios, en especial antes de los 50 años. Los parientes cercanos incluyen
abuelos, tíos y tías, sobrinos y sobrinas, nietos y primos.
- Un integrante de la familia que haya desarrollado cáncer de mama en ambas mamas.
- Un pariente hombre que haya desarrollado cáncer de mama. Es incierto cuánto
aumenta el riesgo de una mujer de tener cáncer de mama cuando un hombre en la
familia tiene cáncer de mama, a menos que se deba a una mutación hereditaria. Si
un hombre en su familia ha desarrollado cáncer de mama o una mujer ha
desarrollado cáncer de mama de forma temprana o ha desarrollado cáncer de ovario,
es importante que hable con su médico. Esto podría ser un signo de que su familia
porta una mutación hereditaria del gen del cáncer de mama, como BRCA1 o BRCA.
Al observar los antecedentes familiares, también es importante considerar el lado
paterno de la familia. El lado paterno es igual de importante que el lado materno en
la determinación del riesgo personal de desarrollar cáncer de mama.

Riesgo hereditario/predisposición genética. Existen varios genes hereditarios vinculados


con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama. Los genes BRCA1 o BRCA2 son
las mutaciones conocidas más frecuentes, se vinculan con un aumento del riesgo de
desarrollar cáncer de mama y ovario, así como otros tipos de cáncer. El riesgo de que
un hombre desarrolle cáncer de mama, así como el riesgo de que tenga cáncer de próstata,
también aumenta si presenta mutaciones de estos genes. Otras mutaciones de los genes o
enfermedades hereditarias pueden aumentar el riesgo de una persona de padecer cáncer de
mama, son mucho menos frecuentes:

- Síndrome de Lynch relacionado con los genes MLH1, MSH2, MSH6 y PMS2.
- Síndrome de Cowden relacionado con el gen PTEN.
- Síndrome de Li-Fraumeni relacionado con el gen TP53.
- Síndrome de Peutz-Jeghers relacionado con el gen STK11.
- Ataxia telangiectasia relacionada con el gen ATM.
- Cáncer gástrico difuso hereditario relacionado con el gen CDH1.
- Gen PALB2.
- Gen CHEK2.

Antecedentes personales de cáncer de ovario. Las mutaciones de los genes


BRCA1 y BRCA2 pueden aumentar en gran medida el riesgo de desarrollar tanto cáncer de
ovario como de mama. Por lo tanto, las mujeres con un diagnóstico de cáncer de ovario
hereditario producto de una mutación del gen BRCA corren un mayor riesgo de también
padecer cáncer de mama.

Menstruación temprana y menopausia tardía. Las mujeres que comenzaron a menstruar


antes de los 11 o 12 años, o llegaron a la menopausia después de los 55 años tienen un
mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Esto se debe a que las células mamarias están
expuestas al estrógeno y a la progesterona durante un tiempo más prolongado, estas
hormonas controlan el desarrollo de las características sexuales secundarias, como el
desarrollo de las mamas, y del embarazo.

Edad o duración del embarazo. Las mujeres que tuvieron su primer embarazo después de
los 35 años o las que nunca tuvieron un embarazo a término corren más riesgo de padecer
cáncer de mama. El embarazo puede ayudar a proteger contra el cáncer de mama porque
empuja a las células mamarias hacia la última fase de maduración.

Terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia. El uso de la terapia


hormonal con estrógeno y progestina después de la menopausia (terapia hormonal
posmenopáusica o terapia hormonal de reemplazo), en los últimos 5 años o durante varios
años, aumenta el riesgo de que una mujer tenga cáncer de mama. Sin embargo, las mujeres
que han tomado solo estrógenos, sin haber recibido antes progestina, por hasta 5 años
(porque se les ha extirpado el útero por otros motivos) parecen tener un riesgo ligeramente
menor de padecer cáncer de mama.

Anticonceptivos orales o pastillas anticonceptivas. Algunos estudios sugieren que los


anticonceptivos orales aumentan levemente el riesgo, mientras que otros no han mostrado
relación alguna. Este tema aún es objeto de investigación.

Raza y origen étnico. Las mujeres de raza blanca tienen más probabilidades de desarrollar
cáncer de mama que las mujeres de raza negra, pero entre las mujeres menores de 45 años,
la enfermedad es más frecuente en las mujeres de raza negra que en las mujeres jóvenes de
raza blanca. Las mujeres de raza negra también tienen más probabilidades de morir a causa
de la enfermedad. Los motivos de las diferencias de supervivencia incluyen diferencias en
la biología, otras afecciones de salud y factores socioeconómicos que afectan el acceso a la
atención médica. Las mujeres de herencia judía asquenazi o de Europa del Este también
tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama debido a que son más propensas a
haber heredado una mutación del gen BRCA. Es menos común que se diagnostique el
cáncer de mama en mujeres hispánicas, isleñas asiáticas o del Pacífico y en mujeres nativas
indígenas de América del Norte y de Alaska. Tanto las mujeres de raza negra como las
hispánicas son más propensas a recibir un diagnóstico de tumores más grandes y de cáncer
en una fase más avanzada que las mujeres de raza blanca. Sin embargo, las mujeres
hispánicas en general tienen mejores tasas de supervivencia que las mujeres de raza blanca.

Hiperplasia atípica de la mama. Este diagnóstico aumenta el riesgo de desarrollar cáncer


de mama. Se caracteriza por la presencia de células anormales, pero no cancerosas, que se
encuentran en una biopsia.

LCIS. Este diagnóstico hace referencia a las células anormales presentes en los lobulillos o
en las glándulas mamarias. El LCIS en una mama aumenta el riesgo de desarrollar cáncer
de mama invasivo en cualquiera de las mamas en el futuro. Si se encuentra LCIS durante
una biopsia, se puede extirpar para verificar la presencia de otros cambios. Se puede
recomendar un tratamiento adicional.

Densidad de la mama. El tejido mamario denso puede dificultar la detección de un tumor


en las pruebas estándares por imágenes, como una mamografía. La densidad de la mama
puede deberse a mayores niveles de estrógeno y, por lo general, se reduce con la edad.
Algunos estados exigen que los resultados de las mamografías incluyan información sobre
la densidad de la mama, si los resultados muestran que una mujer tiene tejido mamario
denso. Los investigadores están evaluando si reducir la densidad de la mama también
podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Factores del estilo de vida. Los estudios continúan mostrando que diversos factores del
estilo de vida pueden contribuir al desarrollo de cáncer de mama:

- Peso. Estudios recientes han demostrado que las mujeres posmenopáusicas con
sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Estas
mujeres también tienen un mayor riesgo de que el cáncer reaparezca después del
tratamiento.
- Actividad física. Su disminución se asocia con el aumento del riesgo de desarrollar
cáncer de mama y con un riesgo mayor de que el cáncer reaparezca después del
tratamiento. La actividad física regular puede proteger a las mujeres ayudándolas a
mantener un peso corporal saludable, disminuyendo los niveles hormonales o
provocando cambios en el metabolismo o los factores inmunológicos de la mujer.
- Alcohol. Consumir más de 1 o 2 bebidas alcohólicas por día, lo que incluye
cerveza, vino y licor, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, así como el
riesgo de que reaparezca después del tratamiento.
- Alimentos. No hay una investigación confiable que confirme que comer o
evitar determinados alimentos reduzca el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de
que el cáncer reaparezca después del tratamiento. Sin embargo, comer más frutas y
verduras y menos grasas animales se asocia con muchos beneficios para la salud.

Factores socioeconómicos. Las mujeres que viven en la pobreza tienen más probabilidades
de recibir un diagnóstico en un estadio avanzado y menos probabilidades de sobrevivir a la
enfermedad que las mujeres más adineradas. Esto se debe posiblemente a múltiples
factores, entre ellos factores relacionados con el estilo de vida, otras afecciones de salud
como la obesidad, y a la biología del tumor. El acceso a la atención médica y la
disponibilidad de tratamiento cumplen roles adicionales.

Exposición a la radiación a temprana edad. La exposición a radiación ionizante a edades


tempranas puede aumentar el riesgo de que la mujer contraiga cáncer de mama. Por
ejemplo, la radiación terapéutica en el tórax por linfoma de Hodgkin puede aumentar el
riesgo de cáncer de mama. La cantidad mínima de radiación que recibe una mujer durante
la mamografía anual no se ha asociado con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de
mama. [CITATION Ame181 \l 3082 ]

CLASIFICACIÓN TNM
El sistema de estadificación que se emplea con más frecuencia para el cáncer de mama es el
sistema TNM del American Joint Committee on Cancer (AJCC) que se basa en siete piezas clave de
información:

 La extensión (tamaño) del tumor (T): ¿De qué tamaño es el cáncer? ¿Ha invadido las áreas
cercanas?
 La propagación a los ganglios (nódulos) linfáticos adyacentes (N): ¿Se ha propagado el
cáncer a los ganglios linfáticos cercanos? De ser así, ¿a cuántos ganglios linfáticos?
 La propagación (metástasis) a sitios distantes (M): ¿Se ha propagado el cáncer a órganos
distantes tal como a los pulmones o al hígado?
 Estado del receptor de estrógeno (ER): ¿Tiene el cáncer la proteína llamada receptor de
estrógeno?
 Estado del receptor de progesterona (PR): ¿Tiene el cáncer la proteína llamada receptor de
progesterona?
 Estado de Her2/neu (Her2): ¿Produce el cáncer demasiada cantidad de una proteína
llamada Her2)?
 Grado del cáncer (G): ¿Qué tanto las células cancerosas se parecen a las células normales?

Los números y las letras después de la T, N y M proporcionan más detalles sobre cada uno de estos
factores. Los números más altos significan que el cáncer está más avanzado. Una vez que se han
determinado las categorías T, N y M, así como el estado de ER, PR, Her2 y el grado del cáncer, esta
información se combina en un proceso llamado agrupación por etapas para asignar una etapa
general.

CATEGORÍAS T DEL CÁNCER DE MAMA

La T seguida de un número del 0 al 4 describe el tamaño del tumor (primario) y su propagación a la


piel o a la pared torácica debajo del seno. Los números de T más altos significan un tumor más
grande y/o una propagación más extensa a los tejidos cerca del seno.
TX: no se puede evaluar el tumor primario.

T0: no hay evidencia de tumor primario.

Tis : carcinoma in situ (DCIS, o enfermedad de Paget del pezón sin masas tumorales asociadas).

T1 (incluye T1a, T1b, y T1c): tumor de 2 cm (3/4 de pulgada) o menos de ancho.

T2: el tumor mide más de 2 cm, pero no más de 5 cm (2 pulgadas) de ancho

T3: el tumor mide más de 5 cm de ancho.

T4 (incluye T4a, T4b, T4c, y T4d): el tumor es de cualquier tamaño y crece hacia la pared torácica o
la piel. Esto incluye al cáncer de seno inflamatorio.

CATEGORÍAS N DEL CÁNCER DE MAMA

La N seguida de un número del 0 al 3 indica si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos


cercanos al seno y, de ser así, cuántos ganglios linfáticos se encuentran afectados.

Por otro lado, si el área de la propagación del cáncer mide por lo menos 0.2 mm (o 200 células),
pero aún no mide más de 2 mm, se le llama micrometástasis (1 mm es aproximadamente del
ancho de un grano de arroz).

 Las micrometástasis se cuentan sólo si no hay ninguna otra área mayor de propagación del
cáncer. Se sabe que las áreas de propagación del cáncer que miden más de 2 mm afectan
el pronóstico y cambian la etapa N.
 Algunas veces, a estas áreas más grandes se les llama macrometástasis, aunque con más
frecuencia se les llama solo metástasis.

NX: los ganglios linfáticos adyacentes no se pueden evaluar (por ejemplo, si se extirparon
anteriormente).

N0: el cáncer no se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes.

N0(i+): el área de propagación del cáncer contiene menos de 200 células y mide menos de 0.2 mm.
La abreviación “i+” significa que un pequeño número de células cancerosas (llamadas células
tumorales aisladas) fueron observadas en tinción de rutina o cuando se usó una técnica especial
de tinción, llamada inmunohistoquímica.
N0(mol+): las células cancerosas no se pueden observar en los ganglios linfáticos axilares (aun
cuando se usan tintes especiales), pero se detectaron señales de células cancerosas mediante el
uso de una técnica llamada RT-PCR. La RT-PCR es una prueba molecular que puede encontrar un
número muy pequeño de células cancerosas. (Esta prueba no se usa a menudo para encontrar las
células cancerosas del seno en los ganglios linfáticos, ya que los resultados no afectan las
decisiones sobre el tratamiento).

N1 : el cáncer se propagó a entre uno y tres ganglios linfáticos axilares (debajo del brazo), y/o se
encuentran diminutas cantidades de cáncer en los ganglios linfáticos mamarios internos (aquellos
que están cerca del esternón) en la biopsia de ganglio centinela.

N1mi: hay micrometástasis (áreas diminutas de propagación del cáncer) en los ganglios linfáticos
debajo del brazo. Las áreas de propagación del cáncer en los ganglios linfáticos miden al menos
0.2mm de ancho, pero miden menos de 2mm.

N1a: el cáncer se ha propagado a entre uno y tres ganglios linfáticos debajo del brazo con por lo
menos un área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm de ancho.

N1b: el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos mamarios internos en el mismo lado del cáncer,
pero esta propagación sólo se detectó mediante biopsia de ganglio centinela (no causó que los
ganglios linfáticos aumentaran de tamaño).

N1c: tanto N1a como N1b están presentes.

N2: el cáncer se ha propagado a entre 4 y 9 ganglios linfáticos debajo del brazo, o el cáncer ha
agrandado los ganglios linfáticos mamarios internos.

N2a: el cáncer se propagó a entre 4 y 9 ganglios linfáticos debajo del brazo con por lo menos un
área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm.

N2b: el cáncer se propagó a uno o más ganglios linfáticos mamarios internos, lo que causa que
estén agrandados.

N3: cualquiera de los siguientes:

N3a: bien sea que:El cáncer se propagó a 10 o más ganglios linfáticos axilares con por lo menos un
área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm,
El cáncer se propagó a los ganglios linfáticos que están debajo de la clavícula (ganglios
infraclaviculares) con por lo menos un área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm.

N3b: bien sea que:Se encuentra cáncer en por lo menos un ganglio linfático axilar (con por lo
menos un área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm), y ha agrandado los ganglios
linfáticos mamarios internos,

El cáncer se propagó a 4 o más ganglios linfáticos axilares (con por lo menos un área de
propagación del cáncer que mide más de 2 mm), y se encuentran diminutas cantidades de cáncer
en los ganglios linfáticos mamarios internos en la biopsia de ganglio linfático

N3c: El cáncer se propagó a los ganglios linfáticos que están sobre la clavícula (ganglios
supraclaviculares) con por lo menos un área de propagación del cáncer que mide más de 2 mm.

CATEGORÍAS M DEL CÁNCER DE MAMA

La M seguida de un número del 0 al 1 indica si el cáncer se ha propagado o no a los órganos


distantes (por ejemplo, los pulmones o los huesos).

MX: no se puede evaluar la propagación a distancia (metástasis).

M0: no se encuentra propagación a distancia en las radiografías (o en otros estudios por imágenes)
o por examen médico.

cM0(i +): se encuentran pequeños números de células cancerosas en la sangre o la médula ósea
(encontrados sólo por pruebas especiales) o se encuentran áreas diminutas de propagación del
cáncer (que no miden más de 0.2 mm) en ganglios linfáticos alejados de la axila, la clavícula o las
áreas mamarias internas.

M1: el cáncer se ha propagado a órganos distantes (con más frecuencia a los huesos, los pulmones,
el cerebro o al hígado).
TIPOS DE CÁNCER DE MAMA SEGÚN:
GRADO – ORIGEN - ¿CARACTERÍSTICAS BIOLÓGICAS?
CARCINOMA LOBULAR INVASIVO

El carcinoma lobular invasivo (CLI), a veces conocido como carcinoma lobular infiltrante,
es el segundo tipo de cáncer de mama más común después del carcinoma ductal invasivo
(cáncer que comienza en los conductos lácteos y se propaga más allá de ellos). Según la
Sociedad Americana del Cáncer, más de 180.000 mujeres en los Estados Unidos descubren
anualmente que padecen un cáncer de mama invasivo. Alrededor del 10 % de estos casos de
cáncer son carcinomas lobulares invasivos. (Alrededor del 80 % son carcinomas ductales
invasivos).

Invasivo significa que el cáncer ha “invadido” o se ha propagado hacia los tejidos mamarios
que lo rodean. Lobular significa que el cáncer comenzó en los lobulillos productores de
leche, los cuales vacían su contenido en los conductos que llevan la leche al
pezón. Carcinoma hace referencia a todo cáncer que se origina en la piel o en otros tejidos
que revisten órganos internos, como el tejido mamario. En conjunto, “carcinoma lobular
invasivo” hace referencia al cáncer que ha atravesado la pared del lobulillo y ha comenzado
a invadir los tejidos de la mama. Con el paso del tiempo, un carcinoma lobular invasivo
puede propagarse hacia los ganglios linfáticos y posiblemente otras zonas del cuerpo.

Si bien los carcinomas lobulares invasivos pueden afectar a mujeres de cualquier edad, son
más comunes en mujeres mayores. Según la Sociedad Americana del Cáncer,
aproximadamente dos tercios de las mujeres que son diagnosticadas con cáncer de mama
invasivo tienen 55 años o más. Los CLI tienden a aparecer en edades más avanzadas que
los carcinomas ductales invasivos: alrededor de los 60 años frente a los 55 a 60 años,
respectivamente.

Algunas investigaciones sugieren que el uso de terapias de reemplazo hormonal durante y


después de la menopausia puede aumentar el riesgo de desarrollar un CLI.

CARCINOMA PAPILAR DE LA MAMA

Los carcinomas papilares invasivos de la mama son poco frecuentes y representan menos
del 1-2 % de los casos de cáncer de mama invasivo. En la mayoría de los casos, estos tipos
de tumor se diagnostican en mujeres mayores postmenopáusicas. El carcinoma papilar
invasivo generalmente tiene un borde bien definido y está formado por prolongaciones
pequeñas en forma de dedos. Con frecuencia, es de grado 2 (grado moderado) en una escala
de 1 a 3, en que el grado 1 describe células cancerosas que se ven y se comportan en forma
muy similar a las células sanas normales y el grado 3 describe células muy anormales de
rápido crecimiento. En la mayoría de los casos de carcinoma papilar invasivo, también está
presente un carcinoma ductal in situ (CDIS). (El CDIS es un tipo de cáncer cuyas células se
limitan al conducto mamario).

CARCINOMA MUCINOSO DE LA MAMA

El carcinoma mucinoso de la mama, a veces llamado carcinoma coloideo, es una forma


poco frecuente de carcinoma ductal invasivo (cáncer que comienza dentro del conducto
lácteo y se propaga fuera de él). El carcinoma mucinoso de la mama representa cerca del 2-
3 % de todos los casos de cáncer de mama. En este tipo de cáncer, el tumor se forma a
partir de células anómalas que “flotan” en acumulaciones de mucina, uno de los principales
componentes de la sustancia viscosa y escurridiza conocida como moco.

Comúnmente, esta mucosidad recubre la mayoría de las superficies internas del cuerpo
humano, entre ellas, el tubo digestivo, los pulmones, el hígado y otros órganos vitales.
Muchos tipos de células cancerosas (entre ellas, la mayoría de las células de cáncer de
mama) producen esta mucosidad. Sin embargo, en el carcinoma mucinoso, la mucosidad se
convierte en una parte principal del tumor y rodea las células del cáncer de mama.

El carcinoma mucinoso suele afectar a las mujeres postmenopáusicas. Algunos estudios


indican que la edad promedio al momento del diagnóstico es de 60 años o más.

El carcinoma mucinoso tiene menos probabilidad de propagarse a los ganglios linfáticos


que otros tipos de cáncer de mama. Asimismo, es más fácil de tratar.

CARCINOMA MEDULAR DE LA MAMA

El carcinoma medular de la mama es un subtipo poco común de carcinoma ductal invasivo


(cáncer que comienza dentro del conducto lácteo y se propaga fuera de él) que representa
cerca del 3 al 5 % de todos los casos de cáncer de mama. Se denomina carcinoma
“medular” porque el tumor es una masa suave y pulposa que se parece a una parte del
cerebro conocida como bulbo raquídeo o médula.

El carcinoma medular puede aparecer a cualquier edad, pero generalmente afecta a mujeres
de 45-55 años. El carcinoma medular afecta con más frecuencia a mujeres que tienen una
mutación del gen BRCA1. Las investigaciones también indican que el carcinoma medular
es más común en Japón que en los Estados Unidos.

Por lo general, las células del carcinoma medular son de alto grado con respecto a su
apariencia y de bajo grado con respecto a su comportamiento. En otras palabras, se ven
como células cancerosas agresivas y muy anómalas, pero no actúan como ellas. El
carcinoma medular no crece rápidamente y por lo general no se propaga fuera de la mama
hacia los ganglios linfáticos. Por este motivo, generalmente es más fácil de tratar que otros
tipos de cáncer de mama.

CARCINOMA TUBULAR DE LA MAMA

El carcinoma tubular de la mama es un subtipo poco común de carcinoma ductal invasivo


(cáncer que comienza dentro del conducto lácteo y se propaga fuera de él). El carcinoma
tubular representa cerca del 1-2 % de todos los casos de cáncer de mama. En este tipo de
cáncer, el tumor generalmente es pequeño y está formado por células con forma de tubo
que son de bajo grado. “Bajo grado” hace referencia a que tienen una apariencia similar a
las células normales sanas y a que suelen crecer lentamente.

El carcinoma tubular de la mama presenta menos probabilidades de propagarse fuera de la


mama que otros tipos de cáncer de mama. Asimismo, es más fácil de tratar.

Las investigaciones indican que la edad promedio para el diagnóstico de carcinoma tubular
está entre los 45 y los 65-70 años.

En el carcinoma cribiforme invasivo, las células cancerosas invaden el estroma (tejidos


conjuntivos de la mama) en formaciones que se parecen a un nido entre los conductos y los
lobulillos. Dentro del tumor hay orificios distintivos entre las células cancerosas, lo que dan
al tumor la apariencia de un queso suizo. Por lo general, el carcinoma cribiforme invasivo
es de bajo grado, lo que significa que las células se ven y se comportan de forma similar a
las células de la mama sanas y normales. En cerca del 5-6 % de los casos de cáncer de
mama invasivo, una parte del tumor puede considerarse cribiforme. Con frecuencia,
también hay presencia de carcinoma ductal in situ (CDIS) de tipo cribiforme.
Cáncer de mama inflamatorio
El cáncer de mama inflamatorio (CMI) es una forma de cáncer poco frecuente y agresivo.
Según datos del Instituto Nacional del Cáncer, alrededor del 1 al 5 % de todos los casos de
cáncer de mama en los Estados Unidos son de cáncer de mama inflamatorio.

El cáncer de mama inflamatorio habitualmente comienza con el enrojecimiento e


inflamación de la mama, en lugar del bulto distintivo. El CMI suele multiplicarse y
propagarse velozmente, y sus síntomas empeoran en apenas unos días e incluso horas.
Resulta fundamental reconocer los síntomas y procurar un tratamiento inmediato. Si bien el
diagnóstico de cáncer de mama inflamatorio es grave, ten en cuenta que los tratamientos
actuales controlan la enfermedad mejor que en el pasado.

La edad promedio al momento del diagnóstico de cáncer de mama inflamatorio en los


Estados Unidos es de 57 años para mujeres blancas y de 52 años para mujeres
afroamericanas. Esto representa alrededor de 5 años menos que la edad promedio de
diagnóstico de otras formas de cáncer de mama, es más común en las mujeres
afroamericanas. Un estudio realizado en 2008 reveló que el sobrepeso aumenta las
probabilidades de que una persona desarrolle CMI. Al igual que otras formas de cáncer de
mama, el CMI también puede afectar a los hombres.

CLIS: carcinoma lobular in situ


El carcinoma lobular in situ (CLIS) es una área o varias áreas de crecimiento celular
anómalo que aumentan el riesgo de que una persona desarrolle cáncer de mama invasivo
más adelante. Lobular significa que las células anómalas comienzan a crecer en los
lobulillos, las glándulas productoras de leche ubicadas en los extremos de los conductos
mamarios. Carcinoma hace referencia a todo cáncer que se origina en la piel o en otros
tejidos que cubren órganos internos, como el tejido mamario. In situ o “en su lugar
original” significa que el crecimiento anómalo permanece dentro del lobulillo y no se
propaga hacia los tejidos circundantes. Las personas diagnosticadas con CLIS suelen tener
más de un lobulillo afectado.

A pesar de incluir el término “carcinoma” en su nombre, el CLIS no es un verdadero cáncer


de mama. En realidad, el CLIS es una señal de que la persona presenta un riesgo mayor al
promedio de padecer cáncer de mama en el futuro. Por este motivo, algunos especialistas
prefieren el término “neoplasia lobular” en lugar de “carcinoma lobular”. La neoplasia es
una acumulación de células anómalas.

El CLIS se diagnostica generalmente antes de la menopausia, más frecuentemente entre los


40 y 50 años de edad. Menos del 10 % de las mujeres diagnosticadas con CLIS ya han
atravesado la menopausia. El CLIS es muy poco frecuente en hombres.

El CLIS se considera una afección poco común pero no sabemos con certeza cuántas
personas la padecen. Ello se debe a que el CLIS no causa síntomas y habitualmente no
aparece en una mamografía. Se suele diagnosticar como resultado de una biopsia realizada
en la mama por alguna otra razón.

Cáncer de mama en hombres


El cáncer de mama en hombres es una enfermedad poco frecuente. Menos del 1 % de todos
los casos de cáncer de mama se producen en hombres. En 2017, cuando 252.710 mujeres
fueron diagnosticadas con cáncer de mama en los Estados Unidos, fueron 2.470 los
hombres que recibieron ese diagnóstico.

Quizás pienses esto: los hombres no tienen mamas, ¿cómo pueden tener cáncer de mama?
La verdad es que tanto niños como niñas, hombres como mujeres, tienen tejido mamario.
Las distintas hormonas en el cuerpo de las niñas y mujeres estimulan el tejido mamario
para desarrollar plenamente las mamas. Habitualmente, el cuerpo de los niños y los
hombres utiliza muy poco las hormonas que estimulan las mamas. En consecuencia, por lo
general su tejido mamario permanece liso y pequeño. Sin embargo, puede que hayas visto
niños y hombres con mamas medianas o grandes. Usualmente se trata solamente de
montículos de grasa. Pero a veces los hombres pueden desarrollar tejido glandular mamario
real debido a la ingesta de determinados medicamentos o a niveles hormonales anormales.

Dado que el cáncer de mama en hombres es poco frecuente, son pocos los casos que
pueden investigarse. La mayoría de los estudios en hombres con cáncer de mama son de
pequeña dimensión. No obstante, al agrupar varios de estos estudios pequeños es posible
aprender más de ellos
Enfermedad de Paget en el pezón
La enfermedad de Paget en el pezón es una forma poco frecuente de cáncer de mama en
que se acumulan células cancerosas en el pezón o a su alrededor. El cáncer generalmente
afecta en primer lugar los conductos del pezón (pequeños canales que transportan leche) y
luego se propaga hasta la superficie el pezón y la areola (el círculo oscuro de piel que rodea
el pezón). El pezón y la areola por lo general se vuelven escamosos, se enrojecen, producen
comezón y se irritan.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, la enfermedad de Paget en el pezón representa


menos del 5 % de todos los casos de cáncer de mama en los Estados Unidos. Es importante
reconocer los síntomas, ya que más del 97 % de las personas que padecen enfermedad de
Paget también tienen cáncer, ya sea CDIS (cáncer ductal in situ) o cáncer invasivo, en algún
otro lugar de las mamas. Los cambios atípicos en el pezón y en la areola son a menudo el
primer indicio de que hay un cáncer de mama.

Los médicos todavía no están completamente seguros de cómo se desarrolla la enfermedad


de Paget. Una posibilidad es que las células cancerosas comienzan a multiplicarse en los
conductos lácteos dentro de la mama y luego salen hacia la superficie del pezón. Esto
podría explicar por qué tantas personas afectadas por esta enfermedad tienen una segunda
área de cáncer dentro de la mama. Otra teoría es que las células del mismo pezón se
vuelven cancerosas. Esa teoría explicaría por qué hay tan pocas personas que:

(1) solamente presentan enfermedad de Paget en el pezón o

(2) tienen un segundo cáncer de mama que parece estar completamente separado de la
enfermedad de Paget.

La enfermedad de Paget en el pezón es más común entre las mujeres, pero también puede
afectar a los hombres, tal como las otras formas de cáncer de mama. La enfermedad por lo
general se desarrolla después de los 50 años de edad. Según el Instituto Nacional del
Cáncer, la edad promedio de diagnóstico en mujeres es de 62 años y en hombres, de 69
años
Tumores filoides de la mama
Los tumores filoides de las mamas son poco comunes: representan menos del 1 % de todos
los tumores mamarios. El término “filoides”, que proviene del griego y significa “similar a
una hoja”, hace referencia al hecho de que las células del tumor se multiplican siguiendo un
patrón en forma de hoja. Otro nombre para designar este tipo de tumor es “cistosarcoma
filoides”. Los tumores filoides tienden a crecer rápidamente, pero raras veces se diseminan
fuera de la mama.

Si bien la mayoría de los tumores filoides son benignos (no cancerosos), algunos son
malignos (cancerosos) y otros, ambiguos (en un punto intermedio entre cancerosos y no
cancerosos). Los tres tipos de tumores filoides tienden a crecer con rapidez y exigen cirugía
para reducir el riesgo de recurrencia en la mama (recurrencia local).

Los tumores filoides pueden aparecer a cualquier edad de la mujer, pero tienden a formarse
después de los 40 años. Los tumores filoides benignos generalmente se diagnostican a
edades más tempranas que los malignos. Los tumores filoides son extremadamente poco
comunes entre los hombres.

Cáncer de mama metastásico y recurrente


Sabemos que realmente no quieres estar aquí, leyendo sobre la recurrencia o la metástasis
del cáncer de mama. Si tuviste cáncer de mama, la posibilidad de recurrencia y propagación
(metástasis) del cáncer de mama no te abandona. Es posible que estés aquí porque temes
esa posibilidad. O puedes estar aquí porque ya sucedió.

Muchas mujeres diagnosticas con cáncer de mama en este estadio llegan a tener una vida
larga y productiva. También es probable que, esta vez, la experiencia con el tratamiento sea

El cáncer de mama metastásico es el cáncer de mama que se ha propagado a otras partes del
cuerpo. Ambos se consideran tipos de cáncer en estadio avanzado.

Cuando tuviste la cirugía para extirpar el cáncer de mama original, el cirujano quitó todos
los tumores que se podían ver y palpar. Pero las pruebas para el cáncer no tienen la
sensibilidad necesaria para detectar un pequeño grupo de células cancerosas individuales.
Esas células aisladas podrían sobrevivir la terapia de radiación y la quimioterapia realizadas
para prevenir una recurrencia. Hasta una sola de esas células es capaz de propagarse y
crecer hasta convertirse en un tumor.

Ser diagnosticada con cáncer de mama metastásico o recurrente puede ser abrumador. Es
posible que algunas mujeres se enfaden, se estresen, se indignen y se depriman. Otras tal
vez cuestionen los tratamientos que han recibido o tal vez se enfurezcan con sus médicos o
con ellas mismas por no haber podido derrotar a la enfermedad. Y otras mujeres quizá
reaccionen al diagnóstico de cáncer de mama metastásico o recurrente como si fuera una
noticia más. No hay formas adecuadas o erróneas de asimilar el diagnóstico. Necesitas
hacer y permitirte sentir lo que sea mejor para ti en esa situación.

Hay dos cosas muy importantes que debes recordar si te diagnostican cáncer de mama
metastásico o recurrente:

No estás sola. Cada vez más personas viven la vida al máximo mientras reciben
tratamiento para un cáncer en estadio avanzado.

Hay una gran variedad de tratamientos disponibles. Hay muchas opciones para tratar el
cáncer de mama avanzado, y todos los días se prueban nuevos medicamentos. Si bien no se
puede erradicar el cáncer de mama metastásico o recurrente, el tratamiento puede
mantenerlo bajo control durante algunos años. Si un tratamiento deja de funcionar,
generalmente puedes probar otro. El cáncer puede estar activo en ciertos momentos y luego
entrar en remisión durante un tiempo. Se suelen usar varios tratamientos diferentes, ya sea
solos, combinados o en secuencia. Tomarse un descanso del tratamiento puede marcar una
gran diferencia cuando la enfermedad está bajo control y te sientes bien.[ CITATION
joe17 \l 12298 ]

CLASIFICACIÓN EN SUBTIPOS MOLECULARES


En la última década se han hecho muchos esfuerzos para complementar la clasificación
morfológica del cáncer de mama con parámetros moleculares, que pueden proporcionar un
mayor conocimiento sobre los distintos tipos de cáncer de mama y su evolución, para
mejorar las estrategias de tratamiento dando lugar a la aparición de las conocidas
como terapias diana.
La traducción del análisis molecular en la práctica clínica para complementar las
características morfológicas e inmunohistoquímicas, analizadas por los patólogos a través
del microscopio, es crítica.[ CITATION can18 \l 12298 ]

La Inmunohistoquímica (IHQ) es un procedimiento especial de coloración con tinta que


se realiza del tejido mamario canceroso fresco o congelado extirpado. Se utiliza para
determinar si las células cancerosas poseen receptores HER2 y receptores hormonales en su
superficie, lo que permite orientar al especialista sobre el tratamiento óptimo para cada
paciente y posee la capacidad de indicar el pronóstico del mismo. Los receptores de
estrógeno (RE) y progesterona (RP) corresponden a una serie de proteínas que se localizan
en el núcleo de la célula del epitelio glandular de la mama y de las células tumorales los
cuales forman complejos que desencadenan reacciones del ADN, lo que conlleva a la
diferenciación y proliferación celular. Es importante recalcar que el 75% de los tumores de
mama posee estos receptores hormonales positivos

El factor de crecimiento epidérmico humano (Her-2/neu) también conocido como ErbB2,


es un protooncogén localizado en el cromosoma 17, que se caracteriza por ser un
diferenciador de anticuerpos monoclonales de CD340 y p185. En el caso del cáncer de
mama éste se puede encontrar sobre expresado, alterando el crecimiento de las células lo
que concierne mayor agresividad al tumor. Aproximadamente el 15% de los tumores
presenta Her-2 enriquecido o sobre expresado

Finalmente existe un porcentaje restante de aproximadamente un 10% que no expresan


receptores hormonales ni el factor de crecimiento epidérmico.[ CITATION Mar17 \l
12298 ]

Los subtipos identificados en función del análisis molecular incluyen:


MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Los signos de advertencia del cáncer de mama pueden ser distintos en cada persona.
Algunas personas no tienen ningún tipo de signos o síntomas. Una persona puede descubrir
que tiene cáncer de mama por medio de una mamografía de rutina.
Algunas señales de advertencia del cáncer de mama son:

 Un bulto nuevo en la mama o en la región axilar (nódulos axilares).


 Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
 Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
 Enrojecimiento, descamación sensación de calor o piel más dura en la zona del
pezón o la mama.
 Comezón frecuente en la mama o en el pezón
 Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
 Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
 Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
 Dolor en cualquier parte de la mama.
 Venas que se observan fácilmente y que aumentan de tamaño

Tenga en cuenta que estos signos de advertencia pueden darse con otras afecciones que no
son cáncer.

Muchas afecciones pueden causar bultos en las mamas, entre ellas el cáncer. Sin embargo,
la mayoría de los bultos en las mamas son causados por otras afecciones médicas. Las dos
causas más comunes de bultos en las mamas son la enfermedad fibroquística y los quistes.
La enfermedad fibroquística produce cambios en las mamas que no son cancerosos y que
pueden causar bultos, sensibilidad al tacto y dolor. Los quistes son pequeños sacos llenos de
líquido que pueden formarse en las mamas.[ CITATION MSP17 \l 12298 ]
DIAGNÓSTICO
Pruebas por imágenes.
Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Se pueden realizar las
siguientes pruebas por imágenes en la mama para saber más acerca de un área sospechosa
encontrada en la mama durante un examen de detección. [CITATION Mar11 \l 12298 ]
 Mamografía de diagnóstico. La mamografía de diagnóstico es similar a la
mamografía de detección, salvo que se toman más imágenes de la mama. Por lo
general, se utiliza cuando la mujer experimenta signos, como un bulto nuevo o
secreción del pezón. La mamografía de diagnóstico también puede utilizarse si en
una mamografía de detección se encuentra algo sospechoso.
 Ecografía. La ecografía utiliza ondas de sonido para crear una imagen del tejido
mamario. Una ecografía puede distinguir entre una masa sólida, que puede ser
cáncer, y un quiste lleno de líquido, que generalmente no es canceroso.
 MRI. Una MRI usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir
imágenes detalladas del cuerpo. Se administra un tinte especial, llamado medio de
contraste, antes de la exploración para ayudar a crear una imagen clara del posible
cáncer. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse
en forma de pastilla o líquido para tragar. Se pueden realizar MRI de la mama
después de que a una mujer se le haya diagnosticado cáncer, para controlar la otra
mama o determinar cuánto ha crecido la enfermedad en toda la mama. Una MRI de
la mama también es una opción de detección, junto con una mamografía, en algunas
mujeres con un riesgo muy elevado de desarrollar cáncer de mama, donde se debe
tener en cuenta factores de riesgo para la prevención.
Biopsia.
Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para su examen a través de
un microscopio. Otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, pero solo una biopsia
permite formular un diagnóstico definitivo. Luego, un patólogo analiza la(s) muestra(s). Un
patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar
células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades. Existen diferentes tipos de
biopsias, que se clasifican según la técnica o el tamaño de la aguja utilizada para obtener la
muestra de tejido.[ CITATION Mar11 \l 12298 ]
 Biopsia por aspiración con aguja fina. En este tipo de biopsia, se utiliza una aguja
fina para extirpar una muestra pequeña de células.
 Biopsia profunda con aguja. En este tipo, se usa una aguja más ancha para extirpar
una muestra más grande de tejido. Generalmente, es la técnica de biopsia preferida
para determinar si una anomalía detectada en un examen físico o una prueba por
imágenes es cáncer. La anestesia local, que es un medicamento para bloquear el
dolor, se usa para reducir el malestar de la paciente durante el procedimiento.
 Biopsia por incisión. Este tipo de biopsia extirpa la cantidad más grande de tejido.
Dado que es mejor hacer la cirugía después de que se ha realizado el diagnóstico de
cáncer, generalmente no se recomienda una biopsia quirúrgica como método de
diagnóstico de cáncer de mama. Con mayor frecuencia, se recomiendan las biopsias
profundas con aguja no quirúrgicas para diagnosticar el cáncer de mama. Esto
significa que se necesita solo un procedimiento quirúrgico para extirpar el tumor y
tomar muestras de los ganglios linfáticos.
 Biopsia guiada por imágenes. Durante este procedimiento, se guía una aguja hacia
el lugar necesario con la ayuda de una técnica por imágenes, como una mamografía,
una ecografía o MRI. Una biopsia estereotáctica se realiza con la mamografía como
guía para orientar la aguja. Se puede colocar un clip metálico pequeño en la mama
para marcar el lugar de donde se tomó la muestra de biopsia, en caso de que el
tejido sea canceroso y se necesite cirugía adicional. Este clip es generalmente de
titanio, así que no provocará problemas con pruebas por imágenes futuras, pero
verifíquelo con su médico antes de realizarse cualquier prueba por imágenes. Una
biopsia guiada por imágenes puede realizarse mediante una biopsia asistida por
vacío (consulte arriba), profunda con aguja o con aguja fina, según la cantidad de
tejido que deba extirparse. Las pruebas por imágenes también se pueden utilizar
para hacer una biopsia en un bulto que se puede palpar para ayudar a encontrar la
mejor ubicación.
 Biopsia del ganglio linfático centinela. Este procedimiento es un modo de
averiguar si los ganglios linfáticos cercanos a la mama tienen cáncer. Obtenga más
información acerca de la biopsia del ganglio linfático centinela en la sección Tipos
de tratamiento.
Análisis de la muestra de la biopsia
El análisis de la(s) muestra(s) extraídas durante la biopsia puede ayudar al médico a obtener
más información acerca de características específicas de un cáncer, lo cual ayuda a
determinar las opciones de tratamiento.
 Características del tumor. El examen microscópico del tumor se usa para
determinar si es invasivo o in situ, ductal o lobular y si el cáncer se ha diseminado a
los ganglios linfáticos. También se examinan los márgenes o bordes del tumor, y se
mide la distancia con respecto al tumor, lo que se denomina ancho de margen.
 ER y PR. Las pruebas de ER y PR ayudan a determinar el riesgo de recurrencia de
la paciente y el tipo de tratamiento que tiene más probabilidades de disminuir el
riesgo de recurrencia. A menudo, los ER y PR se miden para detectar el DCIS. En
general, la terapia hormonal es eficaz para los tipos de cáncer con ER o PR
positivos.
 HER2. El estado del HER2 ayuda a determinar si los fármacos dirigidos al receptor
del HER2, por ejemplo, trastuzumab (Herceptin, Ogivri) para el tratamiento con
anticuerpos, pueden ayudar a tratar el cáncer. Esta prueba solo se realiza en cánceres
invasivos. La American Society of Clinical Oncology y el CAP recomiendan que las
pruebas HER2 se realicen cuando se diagnostica el cáncer de mama invasivo por
primera vez. Si el cáncer se ha diseminado a otra parte del cuerpo o regresa después
del tratamiento, las pruebas deberán realizarse nuevamente en el nuevo tumor o en
las áreas donde el cáncer se ha diseminado; especialmente si los resultados podrían
tener una influencia en sus opciones de tratamiento.
Las pruebas HER2 son, en general, claramente positivas o negativas, lo que significa que su
cáncer tiene un nivel elevado o bajo de HER2. Si los resultados de las pruebas no son
claramente positivos o negativos, es posible que se deban llevar a cabo nuevamente, ya sea
en una muestra tumoral diferente o mediante una prueba diferente. En ocasiones, incluso
repitiendo las pruebas, los resultados podrían no ser conclusivos, de modo que usted y su
médico deben analizar cuál es la mejor opción de tratamiento.
Si el cáncer es positivo para HER2, es posible que la terapia dirigida para HER2 sea una
opción de tratamiento recomendada para usted. Si el cáncer resulta negativo para HER2, la
terapia dirigida para HER2 no es una opción de tratamiento para usted y el médico le dará
otras opciones para tratar el cáncer de mama.
 Grado. Con la biopsia también se determina el grado del tumor. El grado hace
referencia a la diferencia que existe entre las células cancerosas y las células sanas y
si su aspecto es de crecimiento rápido o lento. Si el cáncer tiene un aspecto similar
al tejido sano y contiene diferentes agrupaciones de células, se lo denomina “tumor
bien diferenciado” o “tumor de bajo grado”. Si el tejido canceroso luce muy
diferente al tejido sano, se lo denomina “tumor poco diferenciado” o “tumor de alto
grado”. Existen 3 grados: grado 1 (mucha diferencia), grado 2 (diferencia
moderada) y grado 3 (poca diferencia).
 Pruebas moleculares del tumor. Es posible que el médico recomiende realizar
otros análisis de laboratorio en una muestra tumoral, a fin de identificar genes
específicos, proteínas y otros factores específicos del tumor. Si tiene cáncer de
mama localmente avanzado o metastásico, su médico puede recomendar pruebas
para las siguientes características moleculares:
o Ligando de muerte programada-1 (Programmed Death-Ligand 1, PD-L1) en
la superficie de las células cancerosas y en algunas células inmunitarias del
cuerpo. Esta proteína impide que las células inmunitarias del cuerpo
destruyan al cáncer.
o Inestabilidad de microsatélites alta (Microsatellite Instability-High, MSI-H)
o deficiencia en la reparación del ADN defectuoso (DNA Mismatch Repair,
dMMR). Los tumores que tienen MSI-H o dMMR tienen dificultades para
reparar el daño en su ADN. Esto significa que desarrollan muchas
mutaciones o cambios. Estos cambios producen proteínas anormales en las
células tumorales que hacen que sea más fácil para las células inmunitarias
encontrar y atacar el tumor.
o Fusiones del gen NTRK, que es un cambio genético específico encontrado en
varios tipos de cáncer, incluido el cáncer de mama.
Los resultados de estas pruebas ayudarán a decidir sus opciones de tratamiento.
Se recomienda la realización de análisis de laboratorio en una muestra del tumor para
identificar los genes específicos, las proteínas y otros factores que son específicos del
tumor. Esto ayuda a su médico a descubrir el subtipo de cáncer.

Pruebas genómicas para predecir el riesgo de recurrencia.


Se pueden usar pruebas que examinan más minuciosamente la biología del tumor para
comprender mejor el cáncer de mama. Estas pruebas pueden ayudar a estimar el riesgo de
recurrencia del cáncer en años posteriores al diagnóstico. Asimismo, pueden predecir si un
tratamiento puede disminuir el riesgo de recurrencia del cáncer. Esto ayuda a algunas
pacientes a evitar los posibles efectos secundarios de un tratamiento que no tiene
probabilidades de ser muy eficaz. [ CITATION CLI19 \l 12298 ]
Las pruebas descritas debajo se realizan, generalmente, en los tejidos extirpados durante la
cirugía. La mayoría de los pacientes no necesitarán someterse a una biopsia adicional ni a
otra cirugía. Hable con el médico para obtener más información sobre las pruebas
genómicas, qué significan y cómo los resultados pueden afectar su plan de tratamiento.
 Oncotype Dx™. Esta prueba evalúa 16 genes relacionados con el cáncer y 5 genes
de referencia para estimar el riesgo de reaparición del cáncer en el término de 10
años después del diagnóstico. Esta prueba habitualmente se usa en el caso de
mujeres con cáncer de mama HER2 negativo, ER positivo de estadio I o estadio II
que recibirán terapia hormonal. Los resultados se utilizan principalmente como
ayuda para decidir si se debe agregar quimioterapia al tratamiento de una persona
con terapia hormonal. Esta prueba habitualmente se usa en el caso de personas con
cáncer de mama que no se ha diseminado a los ganglios linfáticos. Sin embargo,
investigaciones recientes sugieren que esta prueba puede ser de utilidad para
algunas personas con cáncer de mama que se haya diseminado a los ganglios
linfáticos.
 Breast Cancer Index™: esta prueba puede ayudar a tomar decisiones sobre
durante cuánto tiempo una mujer debe recibir terapia endócrina.
 MammaPrint™. esta prueba utiliza información de 70 genes para predecir el
riesgo de reaparición del cáncer de mama de bajo riesgo y en estadio temprano.
Estima el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en estadio temprano. Además,
puede ayudar a determinar si la quimioterapia sería una opción junto con la terapia
hormonal para pacientes con cáncer de mama HER2 negativo, ER positivo que
presentan alto riesgo de recurrencia del cáncer.
 PAM50 (Prosigna™). Esta prueba utiliza información de 50 genes para predecir si
se producirá metástasis del cáncer.
 Pruebas adicionales. Existen otras pruebas que se están investigando y pueden
convertirse en herramientas adicionales para orientar las opciones de tratamiento en
el futuro.
Análisis de sangre
Es posible que el médico también necesite hacer varios tipos de análisis de sangre. Estos
análisis pueden realizarse antes o después de la cirugía.
 Hemograma completo. Con el hemograma completo se mide la cantidad de tipos
diferentes de glóbulos, como glóbulos rojos y glóbulos blancos, en la muestra de
sangre de una persona. Se realiza para asegurarse de que la médula ósea funciona
bien.
 Análisis químico de sangre. Este análisis evalúa qué tan bien funcionan el hígado y
los riñones.
 Pruebas de hepatitis. Estas pruebas en ocasiones se usan para verificar la presencia
de evidencia de exposición previa a la hepatitis B o la hepatitis C. Si usted tiene
evidencia de una infección activa por hepatitis B, es posible que necesite tomar un
medicamento especial para inhibir el virus antes de que reciba quimioterapia. Sin
este medicamento, la quimioterapia puede provocar que el virus crezca y dañe el
hígado.

TRATAMIENTO
RADIOTERAPIA
Se utiliza como tratamiento complementario a la cirugía conservadora, cuando hay ganglios
positivos y en algunos casos tras mastectomía.

Consiste en la aplicación de radiaciones ionizantes en la mama o en la pared torácica y en


ocasiones en las cadenas ganglionares a las que drena (axila y cadenas supraclaviculares)
para destruir las posibles células cancerosas que pudieran haber quedado tras la operación.

Hay dos formas de aplicar la radioterapia:

Radioterapia externa o teleterapia: Es la más habitual. Se administra por medio de una


máquina (acelerador lineal) que en ningún momento contacta con la paciente.

El tratamiento estándar de radioterapia se administra durante unas 5 a 7 semanas, con una


duración diaria de pocos minutos. Sin embargo, en la actualidad existen nuevos esquemas
de tratamiento que permiten, en un subgrupo de mujeres, reducir el tiempo total de la
radioterapia a 3-4 semanas (hipofraccionamiento).

Antes de iniciar el tratamiento es necesario realizar una planificación del mismo donde el
especialista determinará la zona del tratamiento y la técnica para administrar la radiación.

Es frecuente que la radioterapia externa provoque diversas alteraciones cutáneas en la zona


donde se está recibiendo la radiación (enrojecimiento, descamación, edema, inflamación,
prurito, picor…) que desaparecerán unas semanas después de finalizado el tratamiento.

Radioterapia interna o braquiterapia: Es la introducción de material radiactivo, en forma


de hilo, en la zona donde se asentaba el tumor. Es un tratamiento complementario a la
radioterapia externa. Generalmente, el tratamiento dura tan sólo unos minutos y no
requiere ingreso. Una vez administrada la dosis de radiación necesaria se retira el material
radiactivo.

Durante el tratamiento con radioterapia es importante que dediques diariamente unas horas
para el descanso, ya que puede producir cansancio. La mayoría de las pacientes siguen
realizando su vida normalmente; sin embargo, no es recomendable que realices actividades
que supongan un esfuerzo excesivo. Una vez finalizado el tratamiento, podrás retomar y
planificar nuevas actividades. (Asociación Española Contra el Cáncer, 2014)
Es importante comunicar al oncólogo radioterápico la aparición de cualquier síntoma nuevo
durante el tratamiento.

Recuerda que la sensación de cansancio, mientras dura la radioterapia e incluso algún


tiempo después, es un efecto secundario de la radioterapia y no un síntoma de
empeoramiento.

QUIMIOTERAPIA

Es la administración de fármacos (habitualmente por vía intravenosa) para destruir las


células cancerosas que han podido dispersarse por el organismo, a las que ni la cirugía ni la
radioterapia pueden alcanzar. Este tipo de tratamiento complementario al tratamiento local
se llama tratamiento adyuvante.

En ocasiones, la quimioterapia se utiliza para reducir el tamaño del tumor antes de la


intervención quirúrgica (esto se llama quimioterapia neoadyuvante).

La quimioterapia adyuvante puede durar de 3 a 6 meses, dependiendo del número de ciclos


y de los fármacos necesarios en cada caso. Cada ciclo tiene una duración media de 3 ó 4
semanas. Durante los primeros días se administra el fármaco y durante el resto del ciclo, el
organismo se recupera de los efectos del mismo.

Efectos secundarios

Dependen de los fármacos que se administren a la paciente. Estos medicamentos son


tóxicos para las células cancerosas, lo que significa que logran destruirlas o evitar que se
reproduzcan. Sin embargo, también inciden –aunque en menor medida– en las células
normales. Éste es el motivo de que se produzcan efectos secundarios, entre los que cabe
destacar: (Martín Jiménez, Herrero Heras, & Isabel, 2015)

• Vómitos, aunque no aparecen en todos los casos, en la actualidad se dispone de una


amplia gama de fármacos que pueden evitarlos o mitigarlos.
• Caída del cabello, que tampoco se produce en todos los casos, sino que depende del
fármaco empleado (el pelo vuelve a crecer siempre).
• Deficiencia de glóbulos blancos (neutropenia), con lo que cabe la posibilidad de que
disminuyan las defensas del organismo.
• Disminución del número de hematíes
• Disminución del número de plaquetas
• Diarrea, úlceras en la boca y en el aparato digestivo, alteraciones cardíacas...
• Cese de la menstruación (amenorrea) o adelanto de la menopausia.

Es importante que ante la aparición de cualquier síntoma durante la quimioterapia,


oncólogo lo sepa para que inicie cuanto antes el tratamiento más oportuno para su control.

TIPOS DE QUIMIOTERAPIA Y SUS DIFERENCIAS


Quimioterapia adyuvante Quimioterapia Quimioterapia paliativa
neoadyuvante
Quimioterapia administrada Quimioterapia administrada Es un tipo de quimioterapia
para destruir las células antes del procedimiento que se administra
(microscópicas) que pueden quirúrgico. La específicamente para
haber quedado en el cuerpo quimioterapia controlar los síntomas sin
una vez extirpado por vía neoadyuvante puede esperar que reduzca el
quirúrgica el tumor administrase para intentar cáncer de manera
conocido. La quimioterapia reducir el tamaño del significativa.
adyuvante sirve para cáncer, de manera que el
prevenir una posible procedimiento quirúrgico
reaparición del cáncer. no tenga que ser tan
extenso.
[ CITATION Che15 \l 12298 ]

CIRUGIA
La cirugía es la extirpación del tumor y de parte del tejido circundante sano durante una
operación. La cirugía también se utiliza para evaluar los ganglios linfáticos cercanos
axilares, que se encuentran debajo del brazo. Un cirujano oncólogo es un médico que se
especializa en el tratamiento del cáncer mediante la cirugía. Obtenga más información
sobre los conceptos básicos de la cirugía de cáncer.

En general, cuanto más pequeño es el tumor, más opciones quirúrgicas tienen las pacientes
(en inglés). Los tipos de cirugía incluyen los siguientes:

Lumpectomía. Consiste en la extirpación del tumor y de un pequeño margen de tejido sano


sin cáncer alrededor del tumor. Queda la mayor parte de la mama. En general después de la
cirugía en los casos de cáncer invasivo, se recomienda radioterapia en el tejido mamario
restante. En el caso de DCIS, la radioterapia después de la cirugía puede ser una opción de
acuerdo con la paciente y el tumor. La lumpectomía también puede llamarse cirugía con
conservación de la mama, mastectomía parcial, cuadrantectomía o mastectomía segmental.

Mastectomía. Es la extirpación quirúrgica de toda la mama. Existen diversos tipos de


mastectomía. Hable con su médico sobre la posibilidad de conservar la piel, lo que se llama
mastectomía con conservación de la piel, o el pezón, lo que se llama mastectomía con
conservación total de la piel.

ANÁLISIS Y EXTIRPACIÓN DEL GANGLIO LINFÁTICO


Las células cancerosas de algunos cánceres pueden encontrarse en los ganglios linfáticos
axilares. Es importante determinar si alguno de los ganglios linfáticos cercanos a la mama
presenta cáncer. Esta información se utiliza para determinar el tratamiento y el pronóstico.

Biopsia del ganglio linfático centinela. En una biopsia del ganglio linfático centinela, el
cirujano busca y extirpa una pequeña cantidad de ganglios linfáticos centinela debajo del
brazo que reciben el drenaje linfático de la mama. El procedimiento en los ganglios
linfáticos más pequeños ayuda a reducir el riesgo de varios efectos secundarios posibles.
Estos efectos secundarios incluyen hinchazón del brazo, llamada linfedema, riesgo de
adormecimiento y problemas de movimiento del brazo y del rango de movimiento del
hombro.
Vaciamiento de los ganglios linfáticos axilares. En el vaciamiento de los ganglios
linfáticos axilares, el cirujano extirpa diversos ganglios linfáticos que están debajo del
brazo. Luego, un patólogo los examina para detectar la presencia de células cancerosas.
La mayoría de las personas con cáncer de mama invasivo se someterán a la biopsia del
ganglio linfático centinela o al vaciamiento de los ganglios linfáticos axilares. Sin embargo,
estos procedimientos pueden ser opcionales para algunos pacientes mayores de 65 años.
Esto depende de qué tan grande son los ganglios linfáticos, el estadio del tumor y la salud
general de la persona
CIRUGÍA RECONSTRUCTIVA
Es recomendable que las mujeres que tengan una mastectomía consideren la reconstrucción
de las mamas. Es una cirugía para recrear una mama haciendo uso de tejido tomado de otra
parte del cuerpo o implantes sintéticos. La reconstrucción generalmente la realiza un
cirujano plástico. Quizás la mujer pueda realizarse la reconstrucción al mismo tiempo que
la mastectomía, llamada reconstrucción inmediata. También puede someterse a ella más
adelante, lo cual se llama reconstrucción tardía.
Implantes. Un implante mamario usa moldes rellenos con salina o con gel de silicona para
reconstruir la mama. La parte externa de un implante relleno con solución salina está
fabricada de silicona y se rellena con salina estéril, es decir, solución salina. Los implantes
rellenos con gel de silicona tienen silicona en lugar de solución salina. Se pensaba que
causaban trastornos del tejido conectivo, pero no se encontró evidencia clara de esto. Antes
de hacer implantes permanentes, es posible que a la mujer se le coloque un expansor de
tejido que generará el tamaño correcto en la cavidad para el implante
Procedimientos de colgajos de tejido. Estas técnicas usan músculos y tejidos de otras partes
del cuerpo para reconstruir la mama. La cirugía de colgajo de tejido puede realizare con un
“colgajo de pedículo”, lo que supone que se traslade tejido de la espalda o del vientre al
pecho sin cortar los vasos sanguíneos. “Colgajo libre” hace referencia al procedimiento en
que los vasos sanguíneos se cortan y el cirujano debe unir el tejido trasladado con los
nuevos vasos sanguíneos en el pecho. Existen varios procedimientos con colgajos:

 Colgajo miocutáneo de recto abdominal transverso (transverse rectus


abdominis muscle, TRAM). Este método, que puede realizarse como colgajo de
pedículo o colgajo libre, emplea músculo o tejido de la pared inferior del estómago..
 Colgajo de músculo dorsal. El método de colgajo de pedículo usa músculo y tejido
de la parte superior de la espalda.
 Colgajo de perforantes de la arteria epigástrica inferior profunda (deep
inferior epigastric artery perforator, DIEP). El colgajo libre de DIEP toma tejido
del abdomen y el cirujano une los vasos sanguíneos a la pared torácica.
 Colgajo glúteo libre. El colgajo glúteo usa tejidos y músculos de los glúteos para
recrear la mama y el cirujano une los vasos sanguíneos.
Prótesis mamarias externas
Una prótesis mamaria externa o una prótesis mamaria artificial es una opción para las
mujeres que desean retrasar o no desean someterse a una cirugía reconstructiva. Estas
pueden ser de silicona o material blando y se encajan en un sostén para mastectomía. Las
prótesis mamarias pueden fabricarse de manera que den un aspecto natural y un ajuste
bueno para cada tipo de mujer.
Resumen de las opciones de tratamiento quirúrgico
En resumen, las opciones de tratamiento quirúrgico incluyen:

 Eliminación del cáncer de la mama: lumpectomía o mastectomía parcial,


generalmente seguida por radioterapia si el cáncer es invasivo. La radioterapia
puede usarse o no si es DCIS. También se puede recomendar una mastectomía, con
o sin reconstrucción inmediata.
 Evaluación de ganglios linfáticos: biopsia del ganglio linfático centinela o
vaciamiento de los ganglios linfáticos axilares

PREVENCIÓN Y RECOMENDACIONES
El objetivo de la prevención primaria del cáncer de mama es evitar que las mujeres
desarrolla la enfermedad, y el objetivo de la prevención secundaria es evitar la recurrencia.

La prevención del cáncer de mama tiene tres componentes:

1) modificaciones del comportamiento o modo de vida : incluyen hacer más ejercicio,


evitar subir de peso (en particular durante la menopausia), lactancia materna, evitar el
consumo nocivo de alcohol y tabaco (definido como más de una bebida alcohólica por día
para las mujeres) y realizar actividad física.

2) intervención farmacológica (por ejemplo, con tamoxifeno y Raloxifeno): Son


moduladores selectivos de los receptores de estrógenos que reducen el 38% del cáncer de
mama pero los estudios no han notificado una disminución de las tasas de mortalidad por
cáncer de mama. En las mujeres con útero el tamoxifeno también aumenta el riesgo de
cáncer uterino, a diferencia del raloxifeno, que no lo aumenta.

3) cirugía profiláctica: Las intervenciones quirúrgicas, como la mastectomía profiláctica o


la ooforectomía (remoción de los ovarios), solo deben considerarse en el caso de las
mujeres de alto riesgo con predisposición genética presunta o conocida al cáncer de mama.
La masectomìa permite reducir el riesgo de cáncer de mama en un 90% a 95%. La
reconstrucción inmediata de las mamas debe realizarse, si está disponible y se desea,
después de la orientación preoperatoria adecuada.

Factores protectores:

Lactancia materna: Ya que por cada 12 meses que una mujer amamanta a su bebé, el riesgo
relativo de cáncer de mama disminuye 4,3%, y otro 7% por cada bebé amamantado. Los
expertos indican que la lactancia materna puede reducir la incidencia del cáncer de mama
hasta en un 11%.

Actividad física: Los estudios revelan que es posible alcanzar una reducción promedio del
riesgo del 25% al 40% entre las mujeres que se mantienen físicamente activas por
comparación con las menos activas.

Código Europeo contra el Cáncer: 12 maneras de reducir el riesgo de cáncer:

1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.


2. Haga de su hogar un espacio sin humo. Apoye las políticas que prohíben fumar en el
lugar de trabajo.
3. Tome medidas para tener un peso corporal saludable.
4. Realice alguna actividad física en la vida cotidiana. Limite el tiempo que pasa
sentado.
5. Mantenga un régimen alimentario saludable:
- Coma cereales integrales, legumbres, verduras y frutas en abundancia.
- Limite los alimentos de alto contenido calórico (ricos en azúcar o grasas) y evite las
bebidas azucaradas.
- Evite las carnes procesadas; limite el consumo de carne roja y los alimentos con alto
contenido de sal
6. Si consume bebidas alcohólicas de cualquier tipo, limite su consumo. No consumir
alcohol es mejor para la prevención del cáncer
7. Evite la exposición excesiva al sol, especialmente durante la infancia. Use
protección solar. No use camas solares.
8. En el lugar de trabajo, protéjase de las sustancias cancerígenas siguiendo las
instrucciones de salud y seguridad.
9. Averigüe si está expuesto a la radiación de niveles naturalmente elevados de radón
en su hogar. - Tome medidas para reducirlos si son elevados.
10. Para las mujeres:
- La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer en la madre. Si puede, amamante a
su bebé.
- El tratamiento hormonal sustitutivo aumenta el riesgo de determinados tipos de
cáncer.
- Limite su uso.
11. Asegúrese de que sus hijos participen en los programas de vacunación contra:
- La hepatitis B (para recién nacidos)
- El virus de los papilomas humanos (para las niñas)
12. Participe en los programas de tamizaje del:
- cáncer de colon (hombres y mujeres)
- cáncer de mama (mujeres)
- cáncer cervicouterino (mujeres)