Está en la página 1de 14

Arrepentimiento en

Nínive. El mensaje de
Jonás. Como Dios probó a
Jonás.

El enojo de Jonás hasta


querer morir.
Nínive en pecado. Una ciudad
merecedora de destrucción por
el juicio justo de Dios.
Nínive era una ciudad en la cual sus habitantes transgredían de
continuo las leyes de Dios, es decir había una abundante práctica
del pecado, al grado tal que Dios decidió destruir la ciudad con sus
habitantes.

Porque Dios aborrece el pecado y al pecador y Dios ha puesto


leyes morales y como juez de toda la tierra tiene que ejercer justicia
y castigo a quien transgrede sus leyes.

Veamos este texto:

“Jehová prueba al justo;


Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.
Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de
ellos.
Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ” Salmos 11 : 5 – 7
Desgraciadamente muchas veces los seres humanos no consideran
que están viviendo en el mundo de Dios y bajo las leyes morales
establecidas por El y que Dios es juez de toda la tierra y que tienen
que rendirle cuentas algún día y continuan transgrediendo sus
leyes, y muchas veces mientras no vean que Dios ejerce un juicio
severo, siguen en sus malos caminos, veamos el siguiente texto:

“Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el


espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que
hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo
aprenden justicia.

Se mostrará piedad al malvado, y no aprenderá justicia; en


tierra de rectitud hará iniquidad, y no mirará a la majestad de
Jehová. “

Isaías 26 : 9 – 10

Dios dará aviso a Nínive de que será destruída y prueba a


Jonás en obediencia.

Aunque Dios como juez no está obligado a avisarle al pueblo de


Nínive que lo destruira por su excesiva maldad y pecado, Dios
planea enviar a un profeta para que les avise, que destruirá la
ciudad en 40 días, siendo que Dios no tenía ninguna obligación de
avisar con anticipación de la destrucción, se puede ver el carácter
de Dios, esperando que los habitantes de la ciudad crean el
mensaje y reaccionen arrepintiendose. Así que Dios quiso enviar a
Jonás a aquélla ciudad para advertirles que sería destruida, Dios
dijo a Jonás: “Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y
pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí”
Jonás 1 : 2.

Es muy probable, tal vez casi seguro que Dios pudo haber enviado
a otra persona que tuviera ganas de ir de “evangelista” ó
“misionero”, pero esta historia parece revelar algo más importante
en el carácter de Dios, en cuanto a que el pone a prueba a las
personas, y desea ver si los que se dicen sus siervos realmente
están dispuestos a obedecer sus mandamientos.Este artículo es
de profeciaenlabiblia.wordpress.com

Dios no puede obligar a ninguno de sus siervos a obedecerlo,


puesto que Dios le ha otorgado a todo ser humano el libre albedrío
y libre voluntad lo cual en términos prácticos significa que todo ser
humano, puede elegir entre obedecer y desobedecer a Dios. Desde
el principio de la humanidad cuando Dios manda a Adán y Eva no
comer el fruto de cierto árbol, no los obliga a obedecerlo, ellos
tenían la libertad de elegir entre obedecer y desobedecer, cuando
Dios mandó a Moisés hablarle a la roca para que diera agua, pero
Moisés desobedeció y en lugar de hablarle a la roca la golpeó. Dios
busca que el ser humano y en particular sus siervos utilizando su
libre voluntad obedezcan sus mandamientos.

Jonás decía que era siervo de Dios y que tenía temor y miedo de
Dios, pero cuando Dios le ordenó ir a Nínive, Jonás huyó en
dirección contraria para “ir lejos de la presencia de Dios”, “Jonás se
levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a
Jope y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje,
entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de
Jehová” Jonás 1 : 2.

Cuando ante la desobediencia de Jonás, Dios envía una tormenta


para afectar la nave en la cual viajaba Jonás, ante la pregunta de
los marineros a Jonás de quién era él, Jonás declara: “Soy hebreo y
temo a Jehová Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra” Jonás
1 : 9.

Es decir Jonás se identificaba como siervo de Dios y temeroso de


él, pero no le obedeció.

Leyendas judías dicen que Jonás pensó que el pueblo de Nínive


haría penitencia, y el castigo anunciado no ocurriría y el quedaría
como falso profeta y que por eso el decidió huír, pero eso es solo
una leyenda.

Algunos autores han imaginado que posiblemente Jonás decidió


huir, pues pensando que Dios en misericordia no traería finalmente
el castigo anunciado, resultaría en un hecho que afectaría la
reputación de Dios, haciendolo quedar como un Dios que no cumple
con lo anunciado, y que previendo eso, Jonás prefirió huir, sin
embargo todo eso es solo conjetura. Más adelante veremos que
pistas nos da el texto bíblico en cuanto a que pasaba por la mente
de Jonás para hacerlo desobedecer el mandato de Dios de ir a
Nínive.
Arrepentimiento de Jonás
dentro de un enorme pez.
Pero después Jonás tuvo tiempo para arrepentirse y recapacitar,
cuando estuvo tres días y tres noches dentro del enorme pez que
se lo tragó, después de que los marineros lo echaron al mar.

Jonás estuvo dentro del pez tres días completos y tres noches
completas dentro del pez, siendo una sombra de lo que sería
Jesús estando dentro de la tierra tres días y tres noches.

“Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás,


y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches”
Jonás 1 : 17

Jonás estuvo dentro del pez tres días completos y tres noches
completas, Jesús dijo que daría la señal de Jonás y estaría dentro
de la tierra tres días y tres noches.

Habrás notado que según la tradición religiosa, Jesús fue


crucificado y puesto en la tumba en viernes en la tarde para
resucitar el domingo por la mañana, lo cual es una enseñanza
equivocada que de ninguna forma resulta al aplicar las matemáticas
básicas, en tres días completos y tres noches completos, ni en tres
días de 24 horas.Este artículo es
de profeciaenlabiblia.wordpress.com

Lo cual es un asunto muy delicado cuando se dice que Jesús


profetizó estaría exactamente 3 días y 3 noches dentro de la tierra
como la señal de Jonás, y cuando se dice que Jesús era el enviado
de Dios.

Así que si aún piensas que Jesús fue crucificado en viernes, te


vendrá bien hacer un estudio profundo sobre los textos
bíblicos referentes a la crucifixión, muerte y resurrección de
Jesús.
Así que Dios le mandó a Jonás por segunda vez que fuera a Nínive,
y Jonás entonces obedeció, cuando entró a Nínive dio el mensaje
que Dios tenía y dijo que Nínive sería destruido en cuarenta días a
partir de ese momento.

Jonás dio el mensaje de Dios, la Biblia no da más detalles del


mensaje que dio Jonás además de esas pocas palabras, no dice la
Biblia si Jonás explicó las razones de porque sería destruida la
ciudad, ni dice si Jonás dijo que el mensaje era de parte de Dios,
pero la pauta la dan los siguientes versículos, pues dicen que los
habitantes creyeron el mensaje, y aun más importante creyeron al
que enviaba el mensaje utilizando a Jonás como mensajero, y se
entiende que al escuchar el mensaje su consciencia los acusó del
mal que estaban obrando continuamente pues reconocieron que
estaban en mal camino, lo cual también lo revelan los siguientes
versículos de la Biblia.

“Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno,


y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos”
Jonás 3 : 5.

Luego el mensaje llegó al rey de Nínive quien ordenó que incluso


los animales ayunaran y ordenó se clamara a Dios fuertemente y
que se convirtiera cada uno de su mal camino, a ver si tal vez así
Dios se arrepentiría de su ira y no fueran ellos a morir. (Jonás 3 : 6
– 9)

Y Dios vio que se convirtieron de su mal camino y ya no destruyó


Nínive. (Jonás 3 : 10)

Es de importancia notar lo siguiente:

Mensaje mostrando la posición


del pecador ante un Dios santo.
La condición del hombre
delante de Dios.
Jonás predicó un mensaje de arrepentimiento de pecados y no
llevó un mensaje del amor de Dios ni de prosperidad material.

El mensaje que mandó Dios y que llevó Jonás era que Dios
destruiría la ciudad debido al pecado y al mal que practicaban. Esto
significa que el mensaje era acerca de la situación y condición que
tenían los habitantes de esta ciudad ante Dios, es decir la situación
de las personas que transgredían continuamente las leyes de un
Dios santo con el poder y autoridad de destruir la ciudad y sus
habitantes, ante ese Dios.Este artículo es
de profeciaenlabiblia.wordpress.com

Por lo visto ese mensaje era más importante que llevar un mensaje
de que Dios los amaba ó un mensaje de prosperidad y salud y de
que Dios era la solución a sus problemas cotidianos, lo que hoy en
día algunos llaman un evangelio de prosperidad material.

Podríamos especular que Jonás no fue un “predicador” con carisma


ni habilidades, ya que por lo que vemos primero no quería ir a
predicar, podríamos suponer que predicó de mala gana, con ganas
de que no se arrepintieran y Dios destruyera a Nínive, pues luego
vemos que cuando Dios no destruyó a Nínive, Jonás se enojó hasta
querer morir.

Así que es lógico pensar que Jonás no hizo su mejor esfuerzo para
predicar.

Sin embargo podemos apreciar que lo que pasó en Nínive fue que
independientemente de que Jonás tal vez no tuvo las habilidades
para predicar, el comunicó un mensaje verdadero.

Informó a los pecadores de Nínive que estaban en pecado contra


un Dios Santo y Juez de toda la tierra que los juzgaría y haría morir
por sus pecados.

La gente de Nínive fue movida a arrepentimiento, por la verdad del


mensaje porque creyeron esa verdad y tuvieron pleno
convencimiento de pecado contra Dios, y esto los llevó a tomar una
acción, una acción de arrepentimiento y dejar sus pecados, para
buscar desesperadamente la misericordia y salvación de Dios.

Esto no fue ni porque Jonás hubiera sido un predicador agradable ó


con gran sonrisa, ni porque Jonás dijera: “Dios te ama”, “Dios tiene
un plan para tu vida”, “Dios quiere que seas un campeón y seas
prosperado en todo”.

El mensaje y predicación de Jonás fue efectivo porque estaba


basando en la verdad de que eran pecadores, que Dios es Santo y
es juez de toda la tierra y los juzgaría y destruiría la ciudad
matándolos como justo juicio y castigo por
sus pecados.Este artículo es de profeciaenlabiblia.wordpress.com

En la actualidad muchos practican el compartir y predicar un


evangelio que en lugar de enfocarse a la situación de un humano
pecador y transgresor de las leyes de un Dios santo, perfecto y
justo que tiene la autoridad y poder de castigar al transgresor de
sus leyes, y en lugar de enfocarse en que todo ser humano un día
estará frente a Dios rindiéndole cuenta de sus actos,
desgraciadamente se dedican a predicar un mensaje ó un llamado
“evangelio” donde el foco principal es decir que Jesús es la solución
a tus deudas, a tus enfermedades, a tus problemas cotidianos, a tu
adicción, que Jesús es tu solución a tus problemas financieros, que
si aceptas a Jesús serás feliz y tendrás automóvil último modelo,
que tendrás tu mejor vida ahora (y no en la eternidad) y que todos
los días serán viernes, que tendrás tu mejor vida ahora, que
descubras el campeón que hay en tí, ese no es el evangelio.

El mensaje al pecador se debe centrar primeramente en mostrarle


al pecador su situación como pecador ante un Dios santo, y luego
mostrar que Dios tiene que aplicar la ley y ejercer justicia y castigar
al pecador, y mostrando la salvación que Dios ofrece mediante el
pago del castigo del pecador en sustitución mediante la muerte de
Jesús en la cruz y su resurrección, muriendo y pagando el castigo
por los pecados del pecador que crea en él. Se debe centrar en el
problema principal del ser humano, en que el pecador es merecedor
del castigo eterno en el lago de fuego y luego en mostrar la
salvación que da Dios mediante Jesús su Hijo únigento.

A un pecador que no sabe que es pecador y que por sus pecados


recibirá el juicio y justo castigo de Dios, no entenderá el evangelio
de “Jesús te ama” no lo va a apreciar, para el pecador que vive sin
el menor interés por Dios, se le hace rídículo que le digan que “Dios
tiene un plan para tu vida”, cosa que se usa como frase de
evangelización inventando cosas que no le constan a la persona
que aunque con sinceridad y buen ánimo pretende evangelizar.

Si le muestras a un pecador que por estar transgrediendo las leyes


de Dios, recibirá juicio y justo castigo por parte de Dios, juez de toda
la tierra y que ese justo castigo por transgredir las leyes de la
máxima autoridad es ser torturado sin fin en el lago de fuego y
azufre, tal vez ese pecador se sensibilice a que ese es su mayor
problema, y entonces pueda estar sensible a recibir información de
como se puede salvar de recibir ese justo, y merecido castigo sin
fin.

Ese es el problema más importante del ser humano, es más grave


que el estar enfermo ó en deudas, ó con adicciones, una vez que se
atiende al problema que puede tener consecuencias eternas, ya se
puede atender los problemas temporales.

Arrepentimiento,
arrepentimiento,
arrepentimiento.
El otro punto importante de esta historia es el arrepentimiento de la
gente de Nínive, ellos creyeron a Dios, creyeron su mensaje y como
lo creyeron, decidieron volverse de sus malos caminos, dejar de
actuar mal y clamaron a Dios por misericordia.
El arrepentimiento es otro punto elemental y básico del verdadero
evangelio que proclamó Jesús y sus discípulos, y que
desgraciadamente hoy en día ya no se predica en muchos lugares,
que en vez de darle prioridad al arrepentimiento de pecados, le dan
prioridad a la prosperidad, riquezas y bendiciones materiales.

Jesús dijo: “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis


igualmente” Lucas 13 : 3

Jesús dijo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha


acercado; arrepentíos y creed en el evangelio” Marcos 1 : 15.

Jesús dijo: “Os digo que habrá más gozo en el cielo por un pecador
que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan
de arrepentimiento” Lucas 15 : 7

Misericordia de Dios cuando el


pueblo de Nínive creyó el
mensaje y se arrepintió.
Podemos conocer más del carácter de Dios por medio de estos
pasajes como el de Jonás que muestran cómo reacciona Dios
cuando la gente de Nínive se arrepiente y deja su mal camino, y por
lo que Dios mismo dice en el siguiente pasaje de Ezequiel, veamos:

“Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere


de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia,

si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y


caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá
ciertamente y no morirá.
No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido;
hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente.” Ezequiel 33 :
14 -16

Esto revela que Dios para perdonar tiene que ver arrepentimiento
genuino, que la persona se arrepienta realmente, y componga su
camino y deje de obrar el mal.
Otro pasaje en Jeremías, muestra como Dios, puede hablar de
destruir un pueblo, debido a su maldad y pecado, pero si Dios ve
que ese pueblo se convierte de su maldad, entonces Dios cambiará
de parecer en cuanto a su destrucción.

“En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para


arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren
de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que
había pensado hacerles”. Jeremías 18 : 7 – 8
Dios había comunicado al pueblo de Nínive, por medio de Jonás,
que ciertamente morirían, cuando la ciudad fuera destruida, pero la
gente se arrepintió y dejó su mal camino y Dios viendo este
arrepentimiento con hechos, ya no trajo la muerte
sobre ellos.Este artículo es de profeciaenlabiblia.wordpress.com

El enojo de Jonás, su auto-


justificación para no haber
obedecido en primera instancia
a Dios.
El capítulo 4 de Jonás muestra como reacciona Jonás enojándose
mucho, al ver que Dios se arrepintió y no destruyó a Nínive al ver
que se convirtieron de su mal camino.

Recordemos que Jonás se identificó con los marineros como un


siervo de Dios, sin embargo en un principio no obedeció a Dios en
cuanto a ir a Nínive sino que huía de su presencia.

En el pasaje de Jonás capítulo 4, se vislumbra que Jonás había


tratado de convencer a Dios, para no tener que ir a Nínive, cuando
Jonás ora a Dios, diciéndole que aún estando en su pueblo, Jonás
le recordó a Dios que El es grande en misericordia y que por eso
huyó a Tarsis.
Es decir que Jonás se enoja al ver que Dios perdona y tiene
misericordia de Nínive, Jonás actúa como si supiera mejor que
Dios, y al parecer Jonás considera que su viaje a Nínive fue en
balde.

Jonás actúa como si supiera mejor que Dios, diciéndole que no


tenía caso que él obedeciera y fuera a Nínive, pues Dios grande en
misericordia seguramente perdonaría a ese pueblo. Ese es el
argumento que presenta Jonás, quien parece actuar como si
supiera mejor que Dios.

El débil argumento de Jonás no considera que:

– Dios pudo haber enviado precisamente a Jonás para probar


su obediencia, para probar la obediencia de un Jonás que se decía
ser siervo de Dios. Como he mencionado anteriormente
seguramente había más hombres dispuestos y con ganas de ir de
misioneros a Nínive, pero Dios justo quiso probar a quien sabía que
aún debía madurar y progresar en el aspecto de obediencia y
fidelidad.

– Dios quiso enviar a un siervo para llevar el mensaje, la


prerrogativa del Creador está en utilizar el medio que quiera utilizar
para llevar un mensaje, utilizando su soberanía total.

Como Jonás es un personaje de la vida real, vemos que después


de haber desobedecido a Dios, y de acabar en el interior del pez,
donde se arrepintió de su desobediencia, aún tenía algunas
debilidades y deficiencias en su carácter, como un cristiano de la
vida real que continúa en proceso de madurez y crecimiento
espiritual.

Ante la misericordia de Dios por Nínive, en la cual Jonás parece


tomar ofensa de haber desperdiciado su valioso tiempo en ir a
predicar arrepentimiento en Nínive, no sabemos si Jonás en esos
días tenía planeado ir de vacaciones, ó dar conferencias, ó algo que
le pareciera más interesante y valioso, ante esa misericordia de
Dios por Nínive, Jonás no solo se enoja sino que ahora desea que
Dios le quite la vida, (no es lo mismo que quererse suicidar). Sin
embargo el hecho de que Jonás se quedará afuera de Nínive para
ver que pasaría con ella, es indicativo de que no tenía algo más
importante ó urgente que hacer, mientras que se apresuró para huir
de Dios hacia Tarsis, ahora con mucha calma esperaba afuera de
Nínive para ver que pasaría con la ciudad.

Jonás actuando en su propia “inteligencia” indica a Dios que es


mejor morir que continuar vivo.

En el pasaje Dios le pregunta a Jonás si hace bien en enojarse


tanto, y parece que Jonás está tan enojado que ni siquiera contesta
la pregunta.

Ante esto Dios utiliza una ilustración de la vida real, cuando el calor
atormenta a Jonás y Dios hace crecer una planta que le de sombra
pero al poco tiempo, Dios prepara un gusano para destruir la planta,
ante lo cual Jonás se enoja mucho.

Ante la enorme catástrofe que le ocurre a Jonás en su pequeño


mundo, esa grande desgracia de la desaparición de la planta que le
daba sombra, Jonás siendo sabio en su propia opinión decide que
le es mejor morir que vivir.

En opinión de Jonás esa terrible desgracia de la muerte de la planta


es justificación para desear morirse.

Ahora cuando Dios le pregunta si se enoja por eso, Jonás muy


seguro de sí mismo, responde que si se enoja hasta la muerte.

Dios le muestra a Jonás como es posible que haya tenido lástima


de la planta, la cual Jonás no creó, ni sembró, que tuvo lástima de
una planta que tuvo un nacimiento en un período de una noche y
una breve vida y que muríó en el transcurso de otra noche.

Y Dios le muestra a Jonás si entonces El no tendrá misericordia de


la ciudad de Nínive, una ciudad grande con seres humanos y donde
incluso Dios se preocupa por los animales que ahí habitan.

Cuando Dios es el Creador del Universo, creador de la vida y del


ser humano, y como Creador tiene cuidado y misericordia de su
creación.
Jonás no tiene elementos para
justificar su enojo ni para decir
que la misericordia de Dios es
injustificada.
Ante la enseñanza práctica de Dios, Jonás no puede justificar su
enojo ante la muerte de una planta que él no tuvo la capacidad de
crear, y que no sembró ni pudo hacer crecer, Jonás no puede decir
que la piedad y misericordia de Dios ante un Nínive arrepentido es
injustificada.

Me puedo imaginar que Jonás no tuvo palabras ni el valor para


responder algo más a Dios.

Al parecer Jonás se había quedado como espectador esperando la


destrucción de Nínive y al ver que Dios no la destruyó se enojó
mucho, se habrá enojado porque Dios no destruyó ese pueblo
pecador ? ó se enojó porque Jonás tenía cosas más importantes
que hacer que el ir a predicar a Nínive ?

Lo que vió y encontró Jonás y


lo que no encontró.
Lo que Jonás vio desde su lugar de espectador fue a un Dios
misericordioso de un pueblo arrepentido y que se volvió de su mal
camino, Jonás encontró a un Creador que tiene dentro de sus
prerrogativas el tener misericordia de su creación, aún y cuando
como Creador y Juez de la Creación en realidad no tiene ninguna
obligación de ejercer misericordia.

Lo que Jonás no encontró ya fue: ni justificación ni argumentos


para validar su enojo ante la misericordia de Dios por Nínive. Ni
tampoco encontró justificación ni argumentos para validar su enojo
ante la muerte de una planta que él no tuvo el poder ni de crear, ni
de hacer crecer.
La lección que recibió Jonás fue muy valiosa, y tan valiosa es que
Dios decide plasmarla en un pequeño libro dentro de la Biblia para
nuestra propia enseñanza y edificación.

Intereses relacionados