Está en la página 1de 9

● Prehistoria desde la existencia del hombre sobre la Tierra hasta la escritura, en realidad hasta las

primeras civilizaciones: 3300 a J. C.


● Edad Antigua hasta 476, caída del Imperio Romano de Occidente.
● Edad Media hasta 1453, caída del Imperio Romano de Oriente.
● Edad Moderna hasta 1789, comienzo de la Revolución Francesa.
● Edad Contemporánea desde 1789.

Nacido el 1 de enero de 1924 en Toulon, en el sur de Francia, Jacques Le


Goff se apasionó por la historia con apenas 12 años con la lectura
de Ivanhoe, de Walter Scott, y de la Historia de Francia de Michelet. Con
ellos descubrió la complejidad de la época medieval-revelar en nuestro
mundo contemporáneo la herencia a menudo escondida de periodos
anteriores, dejando al descubierto las profundas raíces de la construcción
europea” El autor divide la percepción de la Edad Media entre una “fea” y una
“bonita”, la primera está caracterizada por la explotación del los campesinos por los
señores, la intolerancia de la Iglesia que sometía a los espíritus independientes
(“herejes”) a la inquisición, se practicaba la tortura, se utilizaban castigos como la
hoguera, habían hambrunas, pobreza, miedo y pánico sobre todo al mar, los bosques
y al demonio. En segundo lugar está la Edad Media de los caballeros, las catedrales,
el arte románico y el arte gótico, y la fiesta. Además el rango más justo e igualitario
que consiguieron las mujeres con respecto a la Antigüedad. Acto seguido Le Goff
habla sobre dos símbolos de la Edad Media, el Castillo y la Catedral, el primero era la
fortificación para los caballeros y el segundo la casa de los representantes de Dios, es
decir de los Obispos, ambas estructuras tenían la altura en común para tratar de
escapar de lo “bajo” como su opuesto dos funciones que eran las de fortaleza para
defensa de las numerosas y despiadadas guerras y la de vivienda para la familia del
señor, el sirviente y su familia. En el siglo XI cuando la piedra sustituye a la madera el
castillo adquiere su función defensiva, mientras que entre los siglos X y XII se pone
énfasis en ser un lugar de refugio para el señor y su familia. Esta importante
estructura de la Edad Media deja de construirse por la aparición del cañón a fines del
siglo XIV e inicios del XV, como resultado queda abolida su función de defensa y se
utiliza más para la residencia. En cuando a las Catedrales su altura también se puede
explicar por la intención que era más bien impresionar al observador con la grandeza
de Dios, en ellas se celebraba misa, se rezaba, se realizaban ceremonias y oficios
(cantos a Dios); su construcción eran pagada a veces por el clero, otras por los
burgueses, los reyes o los señores, pero en general construir una catedral resultaba
bastante caro. a Edad Media puede ser asociada a las cruzadas o los excesos del tribunal
de la Inquisición, pero también fue en aquella época donde nacieron las
universidades, se desarrolló el arte románico y el gótico. El punto de Verdon es de
sentido común y es que no se puede juzgar gratuitamente una época de casi mil
años sólo tomando en consideración sus aspectos negativos. El lector podrá hacer un
experimento mental: avance trescientos años en el tiempo e imagine a un grupo de
historiadores que se proponen establecer un nombre para su línea de tiempo para el
siglo XX. Estos historiadores se maravillan por los avances científicos: química,
astronomía, biología, etc. Pero luego se espantan al percatarse de lo siguiente: Primera
Guerra Mundial, crisis económica de 1929 y la posterior depresión, ascenso de las
dictaduras en Europa (comunismo, fascismo y nazismo), Segunda Guerra Mundial, la
shoah perpetrada por los nazis, dos bombas atómicas lanzadas sobre población civil,
Guerra Fría, limpiezas étnicas en los Balcanes (por ejemplo la Masacre de Srebrenica),
hambrunas en el continente africano, etc. ¿Cómo procederían nuestros historiadores
del futuro? miedo a la miseria, el miedo al otro, el miedo a las epidemias, el miedo a la
violencia, el miedo al más allá, de manera que hecha por la borda esa tajante división
entre una “mentalidad moderna” y una “mentalidad medieval”.
La Edad Media duró mucho tiempo: ¡al menos mi1 años! Es verdad que, cuando se
habla de ella, se suele pensar en el período que va desde el año 1000 hasta el t;OO. Sin
embarÉlo' comenzó al menos cinco siglos antes, hacia el año t00, por tanto a lo largo
del siglo v d.C. F,n 476, el último emperador romano fue expulsado de Roma y
reemplazado por un rey bárbaro, Odoacro. Esta fecha señaló el fin de1 Imperio
romano, pero, además de este gran acontecimiento político, significó también el fin
de 1a Antigüedad. En el siglo v d.C., se produjeron otros cambios muy importantes.
En primer lugar, a partir dcl siglo IV comenzaron las..grandes invasiones>> de los
pueblos a los qr-re los romanos llamaban <>. Llegaron primcro del norte (¡-,treblos
germánicos y del norte cle Europa) y clel oestc (celtas)', y más tarde del este (húr-
rgaros y pueblos eslavos). La palabra <> hace qlle nos imaginemos hordas bárbaras
que irrumpirían devastándolo todo a su paso. Pero, en realidad, se trataba más bien de
gente que se despl azaba pacíficamente para asentarse más al sur.
Los mú1tiples dioses paganos fueron sustituidos por un dios único, e1 de la Biblia (e1
Antiguo y el Nuevo Testamento), a pesar de que el Dios de los cristianos comprende
tres personas (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo). Y los propios bárbaros se hicieron
bautizar para volverse cristianos:
¿Por qué? -Porque, para abreviar, fue tan sólo cn esta época cuando tres acontecimientos
transformaron por completo la vida de la sociedad (precisemos: de la sociedad occidental, europea
,, y quizá ni eso, pues se trataba ante todo de 1os países más avanzados, como Inglaterra, Franciay
e1 norte de Er-rropa). En primer lugar, la ciencia experimentó extraordinarios progresos y empleó
instrumentos y métodos de in vestigación cada vezmás precisos. Luego -y es una

Esta idea apareció durante la Edad Media misma, sobre todo hacia su fin, en primer lugar entre la
gente culta y los artistas que percibían los siglos que acalsaban de pasar -los que constituyen para
nosotros el corazón de la trdad Media- como un intervalo o una transición, y también como un
período oscuro, un tiempo de decadencia con respecto a 1a Antigüedad, de la que se hacían una
imagen idealizada. Pretendían recuperar esa civilizacrón antigua

Biografía de dante

(Florencia, 1265 - Rávena, 1321) Poeta italiano. Si bien sus padres,


Alighiero de Bellincione y Gabriella (Bella), aunque, de acuerdo a algunas
apreciaciones que él mismo ha vertido en la obra la Vita Nuova , se
cree firmemente que el año de su nacimiento ha sido 1265 en
la ciudad italiana de Florencia, en el seno de una familia
perteneciente a la burguesía güelfa florentina. los nombres. Güelfos y
gibelinos: se trata de una italianización de dos apellidos de las familias alemanas
que rivalizaban por el poder en el contexto germano del XII, es decir, en el
contexto del Sacro Imperio Germano, los Welf (de aquí güelfo) y
los Hohenstaufen, señores de Weiblingen(de donde gibelino). En efecto,
los güelfos se declaraban partidarios del poder terrenal de la Iglesia,
los gibelinos se decían defensores de la empresa imperial. Esto era así porque
históricamente los reyes Hohenstaufen, como Federico II, habían mostrado
mayor entusiasmo a la hora de recoger el sueño unitario del Imperio Romano y del
propio Carlomagno y de acotar las pretensiones del Vaticano La
madre del
poeta era Bella, probablemente un miembro de la familia Abati.
Murió cuando Dante aún no tenía diez años, y Alighiero pronto se
casó de nuevo, con Lapa di Chiarissimo Cialuffi, esta mujer le dio
dos hijos, el medio hermano de Dante, Francesco, y su
hermanastra, Tana. Dante al cumplir 12 años, se le dio la mano en
matrimonio a Gemma di Manetto Donati, miembro de la poderosa
familia Dona t. Dante, se casó con Gemma con quien tuvo Jacopo,
Pietro, Giovanni y Antonia fueran sus indudables hijos. Antonia
más tarde se reconcilió en monja, tomando el nombre de Hermana
Beatric defensa de la unidad de su pueblo, situación que lo llevó a
participar activamente en diversos enfrentamientos, por ejemplo luchó
contra los Gibelinos de Arezzo, dada su tradición de güelfo y también
a sufrir uno de los peores castigos para quien ama su patria como es
el destierro de la misma.
Su pronunciamiento a favor de la unidad italiana lo dio a conocer a
través de la escritura de tratados escritos en latín, uno de los más
importantes ha sido sin dudas De Monarchia, que data del año 1310 y
que resulta ser una fiel exposición de su pensamiento político, entre las
que sobresalen la mencionada unidad, la imperiosa necesidad de un
Sacro Imperio Romano y de la separación de la Iglesia respecto
del Estado.
Entre sus participaciones en la vida política de su comunidad se
destacan: miembro del consejo de los Ciento, en el año 1298 participó
en la firma del tratado de paz con Arezzo, en 1300, en calidad de
embajador, negoció la visita de representantes de la Liga Güelfa a
Florencia y hasta fue prior, la máxima magistratura florentina.
En octubre del año 1301, y tras oponerse al envío de topas para ayudar
al Papa Bonifacio VIII, se inicia su final político, ya que a pesar de
ofrecer la paz, el Papa, lo retuvo en Roma y ayudó a la facción güelfa
contraria a Alighieri; más tarde, ésta facción se alzaría con el control de
Florencia y ante las denuncias por malversación de fondos le seguirían el
exilio por diversas ciudades: Verona, Padua, Riminí, Lucca y
Ravena, donde finalmente fallece
En 1295 se inscribió en el gremio de médicos y boticarios, y a partir del
mes de noviembre empezó a interesarse por la política municipal florentina;
entre mayo y septiembre del año siguiente fue miembro del Consejo de los
Ciento, y en 1298 participó en la firma del tratado de paz con Arezzo. En
1300, y en calidad de embajador, se trasladó a San Gimignano para
negociar la visita de representantes de la Liga Güelfa a Florencia, y entre el
15 de junio y el 14 de agosto ocupó el cargo de prior, máxima magistratura
florentina. En octubre de 1301, y tras oponerse al envío de tropas para
ayudar al papa Bonifacio VIII, Dante fue designado embajador ante el
pontífice, a quien ofreció un tratado de paz. El Papa, sin embargo, lo retuvo
en Roma en contra de su voluntad, con la intención de ayudar en Florencia
a la facción güelfa opuesta a la de Dante, sector que a la postre se hizo con
el control de la ciudad y desterró a sus oponentes.

Acusado de malversación de fondos, Dante fue condenado a multa,


expropiación y exilio, y más tarde a muerte en caso de que regresara a
Florencia. A partir de esta fecha Dante inició un largo exilio que iba a durar
el resto de su vida: residió en Verona, Padua, Rímini, Lucca y, finalmente,
Ravena, ciudad en la cual fue huésped de Guido Novello de Polenta y donde
permaneció hasta su muerte.

Divina comedia
 En la primera sección, conocida comunmente como El infierno de Dante, el
espíritu del poeta Virgilio, guía al Peregrino a través de los círculos del
infierno, donde serán testigos de los terribles castigos que deben soportar
los pecadores debido a sus vidas liberales.

 En la segunda sección, el Purgatorio, el Peregrino conocerá las almas de


aquellos que esperan para ascender al cielo. Aquí, las almas de los que
serán salvados, hacen penitencia por sus pecados. Para poder entrar por
las puertas del cielo tendrán que limpiar primero sus impurezas.

 En la tercera sección, el Peregrino llega al cielo. En su camino hasta allí,


navega por el espacio y ve los planetas, que están habitados por santos. Al
ser testigo de la majestad de Dios en su verdadera gloria, el Peregrino
regresa a la Tierra para escribir este mismo poema.

La Divina Comedia al detalle: estructura,


trama y personajes
La Divina Comedia de Dante es el comienzo de la literatura italiana y la obra más
significativa de la Edad Media porque su alegoría enfatiza la importancia de la
salvación y el amor divino en una obra inclusiva y estrechamente estructurada.
Está tan profundamente impregnada de la ética cristiana que todo el argumento y
los diferentes temas que toca están relacionados con ella, comenzando con la
trama que se establece durante la semana de Pascua de 1300.

La obra es una narrativa compleja con muchas alusiones a historias bíblicas, mitos
clásicos, historia y política contemporánea por lo que es recomendable siempre
leer una edición comentada o tener a mano un buen análisis de la obra. Por otro
lado, el simbolismo de la trama celebra el ideal del universalismo, donde todo tiene
su lugar en el mundo de Dios, y su meta final de salvación triunfa sobre la realidad
contemporánea de la lucha de poder entre líderes mundanos y religiosos.

a estructura de toda la obra, así como de sus partes, simboliza la historia que
cuenta, como lo demuestra el uso de los números. El número 3 (símbolo de la
Trinidad: Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo) y el número 10 (el número
"perfecto": 3 × 3 + 1) son los ejemplos más llamativos. La Divina Comedia tiene
tres cánticos o partes diferenciadas (Infierno, Purgatorio y Cielo). Cada parte tiene
treinta y tres cantos, con la excepción del primer canto, que tiene treinta y cuatro
cantos, sumando un total de cien (el número perfecto al cuadrado: 10 × 10). Cada
canto está escrito en terza rima, es decir, en tercetos que riman de manera
entrelazada.

El primer canto del Infierno, está considerado como una introducción a toda la
obra (haciendo la estructura aún más simétrica: 1 + 33 + 33 + 33 + 33 = 100)
porque las tres partes de La Divina Comedia están presentes en el paisaje
simbólico del primer canto. Dante se encuentra perdido en un bosque oscuro.
Buscando orientación, decide subir una montaña, cuya cima iluminada por el sol
representa el Purgatorio, mientras que el cielo y el sol representan el Cielo. Sin
embargo, el camino de Dante está bloqueado por tres animales en la ladera de la
montaña: un leopardo, un león y una loba, que representan los tres tipos de
pecado que corresponden a las tres divisiones principales del infierno. El espíritu de
Virgilio aparece y promete llevar a Dante a la salvación por el largo camino: a través del
infierno, el purgatorio y el cielo. Las dudas de Dante se disipan porque Virgilio ha sido
enviado por tres señoras celestiales (la Virgen María, Santa Lucía y Beatriz); esto
representa la combinación entre la razón humana con la gracia divina, demostrando que
la salvación de Dante todavía puede alcanzarse. Después de entrar en el infierno en el
tercer canto, Dante aprende a través de sus conversaciones con Virgilio y con otras almas
individuales que cada pecado es castigado de acuerdo a su severidad, pasando
sistemáticamente de los pecados más ligeros en los que el pecador cede a sus propios
deseos a los pecados más severos cargados de violencia (querer activamente el mal) y el
fraude (añadir malicia). El infierno, que se presenta como una enorme cueva subterránea
en forma de embudo, se extiende en círculos cada vez más pequeños y estrechos hasta
el centro de la tierra; allí, en el pozo del infierno, se sienta Satanás, atrapado para siempre
y congelado en el hielo del lago Cocytus, eternamente masticando a los tres peores
traidores de la historia: Judas, Bruto y Casio

Pasando por delante de Satanás, Dante se dirige hacia la salvación. Sin embargo,
todos los pecadores en el Infierno permanecerán allí para siempre para sufrir los
horribles castigos que acarrean sus pecados. Así, entra en el Purgatorio, donde
las almas ya están salvadas y eventualmente irán al Cielo porque confesaron sus
pecados antes de la muerte. Por lo tanto, el estado de ánimo ha cambiado
completamente: las almas no están atrapadas en un aislamiento eterno, sino que
aprenden en grupos de los ejemplos de virtud y vicio que corresponden a su
penitencia. El Purgatorio se presenta como una enorme montaña en forma de
cono. El purgatorio propiamente dicho está organizado en siete anillos de acuerdo
a los siete pecados capitales tradicionales (orgullo, envidia, ira, pereza, avaricia,
glotonería y lujuria). En la cima de la montaña está el paraíso terrenal (el Jardín
del Edén); Hasta aquí puede acompañarle Virgilio, que tiene prohibida la entrada
al paraíso. Por eso a partir de ese punto, le guiará Beatriz, el amor platónico de
Dante.

Limpio de sus propios pecados, Dante se eleva naturalmente hacia el Cielo. De


acuerdo con la cosmovisión Ptolomeo, el Cielo está organizado en esferas con la
tierra en el centro. Dante identifica diez esferas que él relaciona con las llamadas
cuatro virtudes paganas de fortaleza, justicia, templanza y prudencia en diversos
grados (del primer al séptimo Cielo), las tres virtudes cristianas de fe, esperanza y
caridad (octavo Cielo), el Primum Mobile (noveno Cielo, que mueve a todos los
demás), y el Empyrean (décimo Cielo fuera del tiempo y del espacio, donde Dios
habita). El Empyrean como un estado de ser también contiene la Rosa Celestial,
donde todas las almas benditas residen. Las almas no residen en los cielos
individuales donde Dante se encuentra con ellas, sino que las ponen allí para que
pueda comprender más fácilmente su lugar en el orden divino. Las almas
bienaventuradas del Cielo forman una comunidad verdadera, aunque
estrictamente jerárquica, que existe con un sentimiento mutuo de amor y
bienaventuranza, cargado de alegría y la paz de estar en el lugar apropiado en la
creación de Dios. Dante evoca en imágenes de luz lo que está más allá de la
experiencia humana, como el resplandor de las almas benditas y la visión de Dios
de Dante.

 Los nueve círculos Primer círculo: En el Limbo se encuentran las personas que no
fueron bautizadas, destacándose entre ellos personajes de connotación histórica que según la
religión católica mueren sin conocer la fe; este espacio está conformado por un castillo rodeado de
7 muros denominado la Mansión de los Justos.

El castillo representa la sabiduría y los 7 muros las artes comprendidas en


el Trivium (gramática, retórica y lógica) y
el Quadrivium (aritmética, astronomía, geometría y música). Aristóteles, Sócrates, Platón, el propio
Virgilio, Averroes, Zenón... son algunos de los que habitan el primer círculo.

 Segundo círculo: Errantes por el espacio se encuentran los lujuriosos y las personas
que pecan por amor utilizándolo para bien propio. Minos juzga a las almas y las sumerge en un
gran torbellino incesante que los agobia en la soledad absoluta. Semiramis, Cleopatra, Aquiles,
Paris, Tristán...moran en éste círculo.

 Tercer círculo: En un lugar donde el granizo y la lluvia helada no cesan, metidos en el


fango, se encuentran los glotones, los soberbios y los envidiosos, azotados en el suelo por La
Tormenta y sirviendo de alimento al can Cerbero. Dante se encuentra con Ciacco, castigado en
éste círculo, y hablan de las disputas por el poder de Florencia.
 Cuarto círculo: En este círculo pródigos y avaros (incluyendo clérigos, papas y
cardenales), que custodiados por Pluto rey de la riqueza, pelean en una justa utilizando como
armas grandes pesos de oro que simbolizan la cantidad de bienes terrenales que acumularon o
gastaron en vida.

 Quinto círculo: Este círculo es el último en el cual se encuentran pecadores castigados


por su incontinencia, aquí están los iracundos y los perezosos; los primeros inmersos en el fango
de su propia rabia y los segundos sumergidos en el pantano del Estigia. Aquí es castigado como
iracundo, Filippo Argenti.

 Sexto círculo: Dentro de los muros de la ciudad de Dite, vigilados por las tres Furias o
Erinias (Megera, Alecto y Tisífone, diosas de la venganza), moran los herejes, metidos en
sepulcros de fuego. Farinata predice a Dante su destierro e infortunios. Aquí son castigados:
Farinata degli Uberti, Cavalcante dei Cavalcanti, Federico II, Ottaviano degli Ubaldini, Papa
Anastasio II.
Séptimo círculo: Al séptimo círculo, custodiado por el Minotauro, se accede después de haber
superado los restos de una grieta, provocada por el terremoto que movió la tierra al morir Cristo.
Los condenados de los últimos tres círculos son culpables de haber puesto malicia en sus
respectivas acciones. Aquí son castigados los violentos en tres giros:

Primer giro: Los violentos contra el prójimo, es decir, los homicidas y los criminales, tiranos,
violadores y bandidos. Inmersos en proporciones a su culpa en el Flegetonte, río de sangre
hirviente que simboliza la sangre que derramaron en vida. Aquí es castigado Atila entre otros.

Segundo giro: Los violentos contra si mismos: los suicidas, transformados en árboles por querer
renunciar a su naturaleza humana y los derrochadores, que en vida destruyeron y desgarraron su
sustancia, son desgarrados por perras famélicas.

Tercer giro: Los violentos contra Dios, la naturaleza y el arte: los blasfemos inmóviles bajo una
incesante lluvia de fuego, los sodomitas y los prestamistas

Octavo círculo: Custodiado por Gerión, se castiga a los pecadores que usaron la malicia, pero
esta vez en modo fraudulento contra los que no son de confianza los fraudulentos. Está compuesto
por diez zanjas:

Primera fosa: En la primera fosa se castiga a los rufianes y a los seductores, es decir, aquellos que
sedujeron en nombre de los demás y por cuenta propia.

Segunda fosa: Los aduladores, que se encuentran en excrementos humanos, digno contrapaso por
la obscenidad moral de sus pecados.

Tercera fosa: Donde son castigados los simoniacos.

Cuarta fosa: En la cuarta fosa se castiga a los adivinos y a los magos, quienes caminan con la cara
distorsionada hacia atrás, en contraste con el pretexto de ver el futuro.

Quinta fosa: La quinta bolgia está compuesta por un lago de brea hirviente en el cual son inmersos
los malversadores, aquellos que tomaron provechos ilícitos de sus cargos públicos.

Sexta fosa: En el hoyo sexto son castigados hipócritas que se comprometen a llevar ropa pesada
de plomo, en las afueras de oro.

Séptima fosa: Los ladrones son castigados y sometidos a las serpientes con sus manos atadas por
serpientes, símbolos de la maldad, haciendo referencia al Génesis.

Octava fosa: Se castiga a los consejeros fraudulentos, que andan encerrados en llamas.

Novena fosa: Los escandalosos, cismáticos y herejes están mutilados por el demonio para volver a
abrir sus heridas tan pronto como se cierren.

Décima fosa: Última zanja del octavo círculo se castiga a los falsificadores de cosas, personas,
dinero o palabras. Están sufriendo de enfermedades horribles que les deforman, como la lepra

 Noveno círculo: Para los traidores, esta vez, contra los que confían. Antes de llegar a
él, hay un pozo rodeado de gigantes, masas brutales e inertes que son sepultados en la tierra,
confundidas con torres. Dentro de él hay un pozo de cuatro zonas distintas oprimidas por hielos
gruesos, en él se encuentra el constructor de la Torre de Babel que impidió al mundo hablar la
misma lengua. En el centro de la Tierra, entre hielos que envuelven las sombras, esta Lucifer con
medio cuerpo fuera de la superficie glacial, masticando a Judas como juguete de plástico.
Primera zona: La Caina, después de Caín, que mató primero a su hermano Abel, de hecho, aquí
están los traidores castigados familiares, sumergidos en hielo hasta que la cabeza con la cara
hacia abajo.

Segunda zona: Antenora, lleva el nombre del troyano Antenor que traicionó a su ciudad: aquí
están, de hecho, los traidores y el partido se sumergió en el hielo con la cara hacia arriba.

Tercera zona: Tolomea lleva el nombre del rey egipcio Tolomeo que traicionó a los huéspedes
Sexto Pompeyo. Los traidores de los invitados, sumergidos en el hielo con la cabeza echada hacia
atrás, para que congele las lágrimas en los ojos, evitando dar rienda suelta a la pena en lágrimas.

Cuarta zona: Giudecca, llamado Judas Iscariote, que traicionó a Jesús, benefactor de la
humanidad. Aquí se hallan los traidores de los benefactores, plenamente inmersos en el hielo, pero
en diferentes posiciones.
Es interesante que dentro de la cultura occidental siempre se ha tenido una concepción del infierno
lleno de llamas, en cambio para Dante el hielo, la cueva y la oscuridad es la casa de Lucifer.