Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD DE MARGARITA

ALMA MATER DEL CARIBE


VICERRECTORADO ACADÉMICO
DECANATO DE INGENIERIA Y AFINES

ESTRUCTURA PARA LA REALIZACIÓN DE UN SISTEMA


DE INFORMACIÓN COMO PROYECTO

PROFESOR: REALIZADO POR:


Ing. Andrés Pedroza Verónica Cardona C.I: 27.870.567
Erick Guerra C.I: 27.547.748
Oswuald Hernández C.I: 27.125.440
Eyla Vásquez C.I: 29.591.881

El Valle del Espíritu Santo, junio de 2019


La elaboración de proyectos se ha convertido en el primer paso de toda
empresa humana. Es decir, que para ello se necesita preparar propuestas de acción
soportadas en un amplio aspecto de análisis correspondientes a igual número de
ámbitos del conocimiento, son comúnmente requisitos previos para la toma de
decisiones, y asimismo proporcionan herramientas de emprendimiento para otras
áreas de la misma empresa. Típicamente un proyecto empresarial de inversión
contiene paquetes de información, resultantes de trabajos de investigación en
ámbitos mercadológicos, gerenciales, operativos, económicos, financieros,
ambientales y sociales. Esta información debe ser obtenida, procesada y aplicada
a través de un procedimiento que conduzca de manera inequívoca a escenarios de
toma de decisiones.

Un proyecto está definido como un pensamiento, una idea, una intención o


propósito de realizar algo. Puede tener una perspectiva genérica, esto quiere decir,
que es un plan que se desarrolla para realizar alguna cosa. Normalmente un
proyecto forma parte clara y distinta de un programa mayor, pudiéndose analizar
como si fuera uno solo, y como consecuencia de esto, sean reducidos, cercanos al
tamaño mínimo que resulte económica, técnica y administrativamente viable. El
proyecto constituye el elemento operativo más pequeño de un plan o programa
nacional de desarrollo. Presenta un punto de partida y un punto final específicos,
que tiene por mira alcanzar objetivos también específicos.

Para la elaboración de un proyecto se necesitan ciertos requerimientos o


requisitos, para que este puede obtener los objetivos que se planteen al principio de
su preparación. La formulación de un proyecto es la identificación de la idea a
proyectar, seguida del diseño y la elaboración del protocolo del proyecto,
conteniendo información relevante sobre productos, mercados, ingeniería,
organización, normas aplicables, economía y finanzas empresariales, riesgos e
impactos. En primer lugar, se debe identificar o reconocer el problema, esto quiere
decir, que es de vital importancia analizar ciertas situaciones, lo que está pasando,
qué dificultades existen o se puede llegar a tener por tener el problema que se está
planteando; estos también se relacionan con las causas o efecto del problema que
se está estudiando. Por otro lado, se hace referencia a la formulación del problema
para poder darle inicio a la investigación, es la etapa donde se estructura
formalmente la idea de investigación. Sin embargo, es importante mencionar que
para su redacción implica necesariamente la delimitación del campo de
investigación, establece claramente los límites dentro de los cuales se desarrollará
el proyecto y la factibilidad de dicho proyecto.

La factibilidad es un término que se refiere a la disponibilidad de los recursos


necesarios para llevar a cabo los objetivos o metas señaladas, es decir, si es posible
cumplir con las metas que se tienen en un proyecto, tomando en cuenta los recursos
con los que se cuenta para su realización.

El estudio de factibilidad es un proceso que describe el contexto


organizacional y cultural en el cual se desenvuelve el proyecto, así como también
los entes externos interesados.

Para el estudio de factibilidad, es importante la factibilidad técnica, que se


enfoca en obtener un entendimiento de los recursos tecnológicos disponibles
actualmente y su aplicabilidad a las necesidades que se espera que tenga el
proyecto, esto es porque muchas iniciativas dependen de la tecnología informática
y de otra índole para optimizar y monitorear las distintas funciones del área de
negocio. En el caso de tecnología informática esto implica una evaluación del
hardware y software y como este puede cubrir las necesidades del sistema
propuesto.

Una factibilidad indispensable y fundamental es la económica, ya que su


objetivo es determinar los beneficios monetarios del proyecto propuesto para la
organización, incluyendo análisis de costo beneficios, proyecciones financieras y las
premisas en las que se basan dichas proyecciones; esta se relaciona directamente
con la factibilidad de recursos, que evalúa los tipos y cantidad de recursos
(materiales, infraestructura y humanos) que se necesitan para ejecutar el proyecto,
lo cual puede hacer resaltar un incremento de los costos para la organización y
cambios en sus procesos; la viabilidad del mercado es estudiada por la factibilidad
de mercado, que se encarga de describir el mercado existente para los productos y
servicios que está considerando la organización donde se evalúan el nicho de
mercado objetivo, quienes son los competidores, cómo serán distribuidos los
productos o servicios y las razones por las cuales el cliente elije los productos o
servicios, en contraposición con los de la empresa.

La factibilidad operacional de un proyecto se enfoca en el grado con el cual


este encaja con el entorno de negocios existentes y objetivos estratégicos, respecto
al cronograma, fecha de entrega, cultura organizacional y procesos de negocio; se
encarga de tomar medidas de que tan bien el sistema propuesto resuelve problemas
y aprovecha oportunidades, y sugiere la satisfacción de los requerimientos
identificados; los resultados operacionales esperados deben identificarse durante el
estudio de la viabilidad operacional, estos deben ser considerados en las etapas
iniciales de diseño, dado que su inclusión después de construido es costosa.

Otros tipos de factibilidad que se relacionan con la realización de un sistema


de información como proyecto son: la factibilidad de tiempo, que describe y estima
cuanto tiempo tomará el sistema o proyecto en construirse y así sus beneficios
podrán realizarse cuando esté completo; y también la factibilidad legal, como su
nombre lo indica, determina si existe o pueden existir conflictos del proyecto con
algún requerimiento legal.

La factibilidad psicosocial de un proyecto se enfoca en la evaluación de las


alternativas de un proyecto ya sea por su impacto en la cultura social y general. Por
ejemplo, los factores ambientales deben ser considerados y estos factores deben
ser bien conocidos. Además la propia cultura de una empresa puede entrar en
conflicto con los resultados del proyecto.

La planificación es el proceso mediante el cual se establecen metas y se


eligen los medios para alcanzar dichas metas, por lo tanto la planificación de
proyectos es la programación de actividades y una gestión de recursos para obtener
un objetivo de coste cumpliendo con las exigencias del cliente, en otras palabras la
planificación de proyectos no es más que la programación del orden de prioridades
de las actividades necesarias para alcanzar ciertos objetivos. El objetivo de la
planificación de proyectos es obtener una distribución de las actividades en el
tiempo y una utilización de los recursos que minimice el coste del proyecto
cumpliendo con los condicionantes exigidos de: plazo de ejecución, tecnología a
utilizar, recursos disponibles, nivel máximo de ocupación de dichos recursos, etc.

La planificación de proyectos tiene una serie de etapas que se beben seguir


para la factibilidad del mismo, entre esas etapas está la situación actual, objetivos
principales y generales a alcanzar con el proyecto cerrado; la reunión de arranque
y establecer un plan de acción; el borrador y reunión con responsables; el plan de
actividades; la asignación de tareas al equipo de trabajo; la asignación de recursos
y enfoque realista, la ejecución del proyecto; las estrategia de comunicación,
revisiones, hitos y seguimiento del proyecto; y por último el cierre del proyecto,
reunión equipo y lecciones aprendidas en la planificación. Cabe destacar que, para
que la planificación de proyectos sea de manera más flexible y productiva se suele
seguir con las planificaciones ágiles, es decir, la planificación de proyectos a través
de técnicas que permitan una ejecución flexible de las actividades, además esta se
va planificando en función a los requerimientos de los clientes o de los propios
acontecimientos.

El desarrollo de un Sistema de Información Gerencial (SIG) o sistema en


general requiere de un plan bien estructurado que pueda cumplir con el objetivo
final, que es la implantación del SIG. Sin embargo para elaborar un plan general se
debe tener en cuenta cada uno de los elementos y características de los procesos
asociados a la gestión organizacional y el entorno en el cual se ejecutan las
actividades, de igual manera el plan general debe prever cualquier cambio durante
su ejecución. Por tal motivo, a los fines de garantizar la estructuración, diseño y
puesta en marcha de un SIG, que verdaderamente cumpla con los objetivos para
los cuales fue concebido, se recomienda seguir los siguientes pasos:

 La identificación de los problemas, oportunidades y objetivos.


 Determinación de los requerimientos de información.
 Análisis de las necesidades del sistema.
 Diseño del sistema.
 Documentación del sistema.
 Prueba y mantenimiento del sistema.
 Implantación y evaluación del sistema.

Como puede apreciarse, es muy importante tener en consideración cuáles


son las necesidades, expectativas y requerimientos de los usuarios del futuro
sistema, así como también el impacto del mismo dentro de las operaciones diarias.
De igual forma, es necesario recalcar el aspecto concerniente a la gestión del
cambio, de manera que pueda realizarse una implantación sin causar “traumas” en
la organización. Por ello, debe diseñarse un plan de corte y transición en las
operaciones que contemple el nuevo sistema, así como el soporte y asistencia al
nuevo usuario.

Lo que hoy conocemos como Sistema de Información Gerencial ha ido


evolucionando con el transcurso del tiempo. En una primera instancia los canales
de comunicación eran informales en estructura y utilización, sin embargo, con la
aparición y el uso en masas de la informática, se transformaron en Sistemas de
Procesamiento Electrónico de Datos, posteriormente dieron lugar al concepto de
Sistema de Información Basado en la Computadora que se popularizó como
Sistema de Información Gerencial.

Un SIG basado en computadoras, es la integración de hardware, software,


personas, procedimientos y datos. Todos estos elementos se conjugan, trabajando
juntos, para proporcionar información básica para la conducción de la empresa. Los
SIG computarizados, además de llevar un seguimiento de las transacciones y
operaciones diarias, propias del negocio, sirven de apoyo al flujo de la información
interno de la organización.

La finalidad de los sistemas de información organizacionales es, procesar


entradas, mantener archivos de datos relacionados con la organización y producir
información, reportes y otras salidas para los usuarios que las necesitan.

Antes de la realización de un SIG se debe determinar el problema a


solucionar u objetivo a alcanzar, es decir, hacer un diagnóstico de la situación actual
junto con una descripción de la organización y entorno afectado por el proyecto.
Una vez realizado esto se procede a plantear el SIG a la organización teniendo en
cuenta sus opiniones, es muy común que las organizaciones estén dispuestas a
cambios por lo que se debe buscar empatizar con el cliente para de esta forma
proponerle los alcances que puede tener el proyecto de a nivel funcional de la
empresa u organización, siempre teniendo en cuenta el plan de trabajo y las
soluciones que este va a lograr para con la organización.

Para concluir, al momento de elaborar un proyecto es muy importante tener


en cuenta los aspectos de la factibilidad ya sea tanto económica, técnica,
operacional como psicosocial, ya que estos instrumentos sirven para la toma de
decisiones en la cual se mide las posibilidades de éxito o fracaso de un proyecto
de inversión, apoyándose en dicha decisión para proceder o no con su
implementación. Por otro lado, se debe tener una buena planificación de proyectos
debido a que nos ayuda a establecer la prioridad de cada una de las actividades y
a tener un mejor control del tiempo para ejecutar un proyecto con la calidad y el
éxito deseado.