Está en la página 1de 4

Endolimax nana

PROTOZOOS

CLASIFICACIÓN: Protozoo Ameba

CICLO BIOLÓGICO:

TAXONOMÍA:

Los quistes y trofozoítos son liberados al medio

Reino:

Protista

 

ambiente por medio de las heces, éstas maduran en el exterior al cabo de unos días. La contaminación de

Sub-reino:

Protozoa

alimentos o del agua con los quistes maduros es el

Filo:

Sarcomastigophora

medio por el cual ingresa al sistema digestivo del ser

Clase:

Rhizopoda

humano. La pared quística se debilita por contacto

Orden:

Amoebida

con el Ácido Clorhídrico de los jugos gástricos,

Familia:

Endamoebidae

logrando de que suceda el desenquistamiento en el

Género:

Endolimax, Especie: nana i

yeyuno. De ello, emergen 4 trofozoitos uninucleares los cuales migran hacia la luz del colon y el ciego

DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

Mundial

-

donde empiezan a colonizar, teniendo como

Cosmopolita

GENERALIDADES:

Esta pequeña amiba fue identificada en 1908; sin embargo, se reconocen las aportaciones hechas por Wenyon y O’Connor (1917) por realizar la primera designación específica a esta amiba. E. nana es una especie exclusiva del humano y es considerada comensal.

E. nana es también un protozoario intestinal de pequeñas dimensiones y con una distribución mundial semejante a la que tienen otras amibas comensales. Se localiza en el intestino grueso del humano, particularmente a nivel del ciego y se alimenta también de bacterias. Se han detectado especies diferentes de Endolimax en gallina, cobayo, tortugas y cucarachas. ii

Aunque no causa enfermedades en el hombre, no obstante, su patogenicidad para el hombre es un tema discutido, ya que periódicamente se notifica casos clínicos de diarreas crónicas o enterocolitis o urticarias asociadas a su presencia. Su presencia es un buen marcador de contaminación oral-fecal por los alimentos o agua en las poblaciones en donde a sus habitantes se les detecten el parásito. La Endolimax nana, como el nombre de la especie pareciera sugerir es una ameba enana, rara vez midiendo más de 10 μm. Las infecciones humanas se deben a la ingestión de quistes viables; la infección por esta ameba indica contaminación de alimentos y bebidas o mala higiene personal. Es de distribución cosmopolita y, como Entamoeba coli prevalece en la mayor parte de las poblaciones, es más elevada en los climas cálidos, húmedos y en zonas en donde existe una higiene personal deficiente. iii

I.E.S.T.P. “SAUSA”

principal alimento a las bacterias saprófitas. Éstas se reproducen por fisión binaria y los trofozoítos jóvenes que caen a la luz del colon son arrastrados por las heces, donde adquieren la forma quística juvenil los cuales con el transcurso de salida al exterior maduran y cuando ya salen en las deposiciones se encuentran como quistes maduros

y en algunas veces trofozoítos. (Imagen 1)

quistes maduros y en algunas veces trofozoítos. (Imagen 1) Imagen 1 Ciclo de vida del Endolimax

Imagen 1 Ciclo de vida del Endolimax nana.

MORFOLOGÍA:

Trofozoitos: Este estadio es pequeño, de 6 a 12 µm, con un promedio de 8 a 10 µm. Los trofozoítos vivos son lentos y de motilidad no progresiva. El núcleo único a veces es visible en preparaciones sin teñir. En los microorganimos teñidos se ve un cariosoma grande e irregular, en ocasiones fragmentado o desplazado hacia el lado de la membrana nuclear. No se observa cromatina periférica sobre la membrana nuclear. El citoplasma es granular grueso

y muy vacuolado, y puede contener bacterias.

ATLAS DE PARASITOLOGÍA HUMANA

Programa de Estudios de Laboratorio Clínico y Anatomía Patológica

2018

Quistes: Los quistes son pequeños y su forma varía

de esférica a elíptica. Los quistes maduros contienen

cuatro núcleos; raras veces se observan quistes inmaduros. Estos quistes miden de 5 a 10 µm, con un rango habitual de 6 a 8 µm. En preparaciones teñidas el núcleo tiene un cariosoma definido, más grande que el de las especies de Entamoeba, aunque no tanto como del trofozoíto. Carece de cromatina periférica. Los núcleos no son visibles en preparaciones sin teñir, pero los cariosomas se ven en preparaciones en fresco con tinción de yodo. El citoplasma puede contener glucógeno difuso y carece de cuerpos cromatoides. En ocasiones se observan pequeños gránulos o inclusiones en el citoplasma. iii

DIAGNÓSTICO: Demostración de trofozoítos o quistes en las heces. Examen Coproparasito-lógico.

DIFICULTADES EN EL DIAGNÓSTICO:

Por su tamaño, la E. nana se confunde frecuentemente con otras amebas pequeñas. Para diferenciarla de E. hartmanni y E. histolytica se debe observar el núcleo del trofozoíto. Sin embargo, es difícil diferenciarlo del trofozoíto pequeño de I. buetschlii. En E. nana, el cariosoma tiene forma irregular y puede estar apoyado sobre la membrana nuclear. En los trofozoítos de Iodamoeba puede haber gránulos acromáticos alrededor del cariosoma

o entre un lado del cariosoma y la membrana nuclear. Esto no se observa en E. nana.

Puede ser difícil distinguir los quistes de E. nana de los de E. hartmanni y E. histolytica, los cariosomas puntiformes de éste son más grandes que los de Entamoeba. Los quistes maduros de E. nana, tienen cuatro núcleos, mientras que los de Iodamoeba presentan un solo núcleo y la vacuola grande de glucógeno característica, que falta en los E. nana.

PREVENCIÓN:

La infección E. nana, es marcador indiscutible de una

deficiencia en los hábitos alimenticios, una inadecuada disposición de las excretas y una pobre información sobre parasitismo. La presencia en el intestino de estos organismos comensales indica un ciclo fecal-oral en el individuo, el hallazgo en la

materia fecal de un individuo es por contaminación fecal de alimentos o agua.

Se han detectado frecuencias entre el 25 a 80% en pobladores según su edad y zona geográfica. No es raro encontrar la poli parasitación con especies diferentes de amebas comensales.

La salud profiláctica suele enfocarse en impedir una infección por especies patógenas; tal es el caso de las diversas medidas higiénicas para el control de E. histolytica. Aplicando estas medidas también se previene la infección por especies comensales.

Es recomendable sugerir a la persona extremar las medidas higiénicas personales, así como evitar el consumo de alimentos en la vía pública o de dudosa preparación, y consumir agua hervida, lavar frutas y verduras. Es indispensable el mejoramiento sanitario de la comunidad contando con la adecuada disposición de excreta.

No es conveniente señalar al paciente que el hallazgo de protozoarios comensales intestinales resta importancia a ese diagnóstico; por el contrario, es preciso describirle la manera en que llegaron estas especies (coprofagia y fecalismo) y se instalaron en el tubo digestivo, ya que de la misma forma como adquirió a los comensales, también puede adquirir a los patógenos.

TRATAMIENTO:

No hay un tratamiento antiparasitario específico contra las especies comensales; la atención en salud se enfoca en mejorar los hábitos higiénicos. Sin embargo, es conveniente atender el aspecto clínico que muestre cada paciente y en el cual se identifique constantemente a alguna de estas especies. Algunos especialistas sugieren aplicar un tratamiento antiparasitario para eliminar especies comensales, atribuible este hecho al diagnóstico coproparasitoscópico y si bien los comensales por lo general no producen sintomatología o patología, viven y se alimentan de los productos alimenticios que necesita el huésped. Entre los fármacos se sugieren los de uso habitual, como el metronidazol y la quinfamida. ii

i Pabón, José H. CONSULTA PRÁCTICA PARASITOLOGÍA CLÍNICA. 2014. Editorial Médica MEDBOOK: Valencia, Venezuela. Pág. 10

ii Becerril, Marco A. PARASITOLOGÍA MÉDICA. 2014. MacGraw-Hill/Interamericana Editores S.A. de C.V: México DF. Pág. 57

iii WIKIPEDIA (Recurso Web), Artículo: Endolimax nana, URL: https://es.wikipedia.org/wiki/Endolimax_nana, Fecha de Consulta:

13/09/2018 - 20:45.

iv Lawrence R, Ash y Thomas, Oriel. ATLAS DE PARASITOLOGÍA HUMANA. 2010. Buenos Aires: Médica Panamericana S.A.

I.E.S.T.P. “SAUSA”

ATLAS DE PARASITOLOGÍA HUMANA

Programa de Estudios de Laboratorio Clínico y Anatomía Patológica

2018

ILUSTRACIONES Endolimax nana Quistes:

ILUSTRACIONES – Endolimax nana Quistes: Ilustración 1: Quistes maduros de Endolimax nana. Tinción con

Ilustración 1:

Quistes maduros de Endolimax nana. Tinción con hematoxilina férrica (100×).

Endolimax nana. Tinción con hematoxilina férrica (100×). Ilustración 3: Quiste maduro de Endolimax nana.

Ilustración 3:

Quiste maduro de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×).

3: Quiste maduro de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×). Ilustración 5: Quiste elipsoidal maduro de Endolimax nana.

Ilustración 5:

Quiste elipsoidal maduro de Endolimax nana. Iodo-lugol

(100×).

elipsoidal maduro de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×). Ilustración 7: Quiste elipsoidal maduro de Endolimax nana.

Ilustración 7:

Quiste elipsoidal maduro de Endolimax nana. Tinción Tricrómica (100×).

I.E.S.T.P. “SAUSA”

nana. Tinción Tricrómica (100×). I.E.S.T.P. “SAUSA” Ilustración 2: Quistes maduros de Endolimax nana.

Ilustración 2:

Quistes maduros de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×).

2: Quistes maduros de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×). Ilustración 4: Arriba, un trofozoíto Endolimax nana .

Ilustración 4:

Arriba, un trofozoíto Endolimax nana. Abajo, un quiste mononucleado de Entamoeba coli. Coloración de Bailenger

(100×).

de Entamoeba coli. Coloración de Bailenger (100×). Ilustración 6: Quistes maduro de Endolimax nana.

Ilustración 6:

Quistes maduro de Endolimax nana. Coloración de Bailenger

(100×).

de Endolimax nana. Coloración de Bailenger (100×). Ilustración 8: Quistes maduros de Endolimax nana.

Ilustración 8:

Quistes maduros de Endolimax nana. Tinción Tricrómica

(100×).

ATLAS DE PARASITOLOGÍA HUMANA

Programa de Estudios de Laboratorio Clínico y Anatomía Patológica

2018

ILUSTRACIONES Endolimax nana Trofozoítos:

ILUSTRACIONES – Endolimax nana Trofozoítos: Ilustración 9: Trofozoíto de Endolimax nana en división nuclear

Ilustración 9:

Trofozoíto de Endolimax nana en división nuclear (anafase). Tinción con hematoxilina férrica (100×).

(anafase) . Tinción con hematoxilina férrica (100×). Ilustración 11: Dos trofozoítos de Endolimax nana. La

Ilustración 11:

Dos trofozoítos de Endolimax nana. La imagen de la derecha en estado de telofase. Tinción con hematoxilina férrica.

(100×).

de telofase. Tinción con hematoxilina férrica. (100×). Ilustración 13: Arriba, un trofozoíto de Endolimax nana.

Ilustración 13:

Arriba, un trofozoíto de Endolimax nana. Abajo, dos trofozoítos de Chilomastix mesnili. Tinción de Hematoxilina Férrica (100×).

I.E.S.T.P. “SAUSA”

de Hematoxilina Férrica (100×). I.E.S.T.P. “SAUSA” Ilustración 10: Quistes maduros de Endolimax nana.

Ilustración 10:

Quistes maduros de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×).

10: Quistes maduros de Endolimax nana. Iodo-lugol (100×). Ilustración 12: A la izquierda, dos trofozoítos de

Ilustración 12:

A la izquierda, dos trofozoítos de Endolimax nana. A la derecha, un trofozoíto de Entamoeba coli. Tinción de Hematoxilina Férrica (100×).

Entamoeba coli . Tinción de Hematoxilina Férrica (100×). Ilustración 14: A la izquierda, un trofozoíto de

Ilustración 14:

A la izquierda, un trofozoíto de Endolimax nana. A la derecha, trofozoíto de Iodamoeba bustchlli. Tinción Tricrómica (100×).

ATLAS DE PARASITOLOGÍA HUMANA

Programa de Estudios de Laboratorio Clínico y Anatomía Patológica

2018