Está en la página 1de 3

EL ESPOSO JUSTO SOLUCIONA LOS PROBLEMAS MATRIMONIALES

Una predicación basada en José y María en vísperas del nacimiento de Jesús.


(Mt.1:18-25)

Por Francisco Jímenez


“Usado con permiso”

Dios maravillosamente, “cuando se cumplió el tiempo”, envió a su Hijo (Gá.4:4), al que repetidas
veces en el A. T. prometió a los suyos (Gn.3:15; Is.7:14). La concepción de Jesús fue virginal, como
lo profetizó Isaías, porque “nada hay imposible para Dios”. En Lucas 1:26- 38 se le anunció a
María que ella concebiría al Mesías y lo daría a luz y aquí en Mateo1:18-25, vemos el
cumplimiento, tal como el ángel se lo comunicó a ella. Al respecto del nacimiento virginal, J.
Oliver Buswell, Jr. Dice:

“El nacimiento virginal de Jesús, tal como aparece en la Biblia, fue un nacimiento en carne humana,
de una madre humana normal, quien era virgen en el sentido estricto de la palabra. esto significa que
Jesús no sólo no tuvo un padre humano, y que tampoco no tuvo lugar ningún coito de ningun tipo,
natural o sobrenatural. El nacimiento virginal fue un milagro especial hecho por el Espíritu Santo,
por medio del cual, el verbo, el hijo eterno de Dios, tomó para sí mismo una naturaleza humana
completa , genuina , y nació como un hombre, no renunciando en absoluto a su total naturaleza
divina”.

En este relato tan trascendental del nacimiento de Jesús es necesario notar que por lo sobrenatural
del milagro, y por razones culturales, José y María enfrentarían el siguiente problema: José el
prometido de María está a punto de cortar su compromiso con ella al saber que María está en cinta.
Él debe sentir un gran dolor y frustración, pensando que ella le fue infiel, pues ignora el asunto de la
concepción virginal por medio del Espíritu Santo. Al respecto del desposorio hebreo en el que
estaban José y María, Walvoord y Zuck dicen:

“….Se usaba el desposorio hebreo, en el cual los casamientos eran arreglados por los padres
concertando contratos matrimoniales. Después de realizar esto, se consideraba que la pareja
estaba unida en legítimo matrimonio, hasta eran llamados marido y mujer (Mt.1:19). Pero no vivían
juntos todavía. La mujer se quedaba con sus padres y el hombre con los suyos durante un año. El
período de espera tenía como propósito probar la fidelidad del voto de pureza dado por la novia. Si
en el transcurso del desposorio, ella salía embarazada era obvio que no era virgen y que participó en
infidelidad sexúal, y el matrimonio, entonces podía ser anulado. Y si en un año, todo seguía normal,
se demostraba la pureza de la novia , inmediatamente a esto el novio o marido iba a casa de sus
suegros y en un ruidoso procesional se llevaba a su esposa a su casa para vivir juntos y así se
consumaba el matrimonio”

María por supuesto está en un gran riesgo de ser repudiada y avergonzada por José ante la sociedad,
justo cuando ella tiene en su vientre al Mesías. ¡Que gran problema enfrenta esta pareja!.
Veamos como intervendrá Dios en la solución de este problema, notando como utiliza al propio José
en la solución.

APROPIEMONOS DE LOS PRINCIPIOS BÍBLICOS QUE EJERCITA EL ESPOSO DE


CARÁCTER JUSTO EN LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS MATRIMONIALES:

I. El esposo de carácter justo ayuda en la solución de problemas matrimoniales. (19)


A. Por poseer un carácter justo ante Dios y los hombres (justo.-dikaios, denota rectitud,
conducta recta. Strong, lo ve como inocente, santo, y recto), José no quiere infamar
(avergonzar) a María con un divorcio público, sino que decidió hacerlo
discretamente (con dos testigos y sin juez). Notamos que su amor por ella y su
justicia lo impulsan a tratarla con misericordia.
B. Aplicación: El carácter justo se adquiere:

1. Entregándonos a Cristo (Ef.2:1-10)


2. Creciendo en la fe para poseer el carácter maduro de Cristo (Ef.4:12-
16;Col.1:28-29). Cuando somos justos en este sentido no ganan los
impulsos egoístas, vengativos y menos el “machismo” ,cuando de alguna
manera falla nuestra esposa. Con este carácter piadoso podemos ser como
José tratándola como nos gustaría que ella nos tratara si nosotros
fallamos, con amor y misericordia.

II. El esposo de carácter justo es sensible a la instrucción de Dios, en la solución de


problemas matrimoniales (20-22).

A. Veamos la intervención de Dios en el problema, cuándo José ya había determinado


dejarla.
1. Dios le manda a un ángel que lo alienta a no dejar a María, explicándole
porque está encinta, y revelándole la venida del Mesías por medio de ella.
2. Lo hace participe en el plan, poniéndolo como tutor de Jesús, (que
significa: Jehová salva)
3. Mateo nos corrobora el plan citándonos la escritura del A. T. (Is. 7:14) ,
donde se profetiza el nacimiento virginal de “Emanuel”, Dios con
nosotros.

B. Aplicación: Aunque Dios ya no nos hable con sueños por medio de ángeles, Él
sí nos sigue dando instrucción en su palabra para prevenir y resolver nuestros
problemas matrimoniales. ¿Qué problemas, en la pareja previenen o resuelven las
siguientes instrucciones de Dios:

Génesis 2:24________________________________________________
Proverbios 5:18-19___________________________________________
Efesios 5:22-24______________________________________________
Efesios 5:25-29______________________________________________
1 Pe.3: 1-7__________________________________________________

III. El esposo de carácter justo está dispuesto a ejecutar la instrucción de Dios para solucionar
el problema (24-25)

A. Cuando José despertó, hizo exactamente como el ángel le dijo. Su obediencia fue inmediata.
No fue cuestionable como la de Ananías cuando el Señor le dijo que fuera a ministrar a
Pablo. (Hch.9:11-15). Tampoco fue nula como la de Jonás cuando el Señor lo mando a
Nínive (Jon.1:1-3)

B. Por ser justo y obediente a la instrucción de Dios, José ejerció el control para tener pureza
sexual y esperar hasta que María diera a luz.

C. Aplicación: No hay que ser indolente con la instrucción que Dios nos da para solucionar y
corregir los problemas, mejor hay que oír y hacer lo que el Señor nos manda para su
solución (Mt.8:24). También hay que ser santos para ser puros sexualmente, tal como lo
enseña Pablo en 1Tesalonicenses 4:2-18.

CONCLUSIÓN.
• Gracias a la intervención de Dios, y a las actuaciones justas y obedientes de José se
solucionó el problema que hacía peligrar el matrimonio de José y María y la legitimidad del
Mesías que nacería.
• Hay que notar que Dios no comisionó a María para solucionar el problema, sino a José,
respetando su liderazgo, de acuerdo a los roles establecidos por el mismo (1Cor. 11:3).

• También se cumplió la promesa del Padre y nació el Salvador.

• Varón, ¿Qué principio comenzarás aplicar para prevenir y solucionar los problemas
matrimoniales?

Obrero Fiel. Se permite la reproducción de este material siempre y cuando no se venda.