Está en la página 1de 16

Edición Especial - Pensar Europa - Mayo 2012/ ISSN 1853-8118

Complejidad
Filosofía - Estética - Epistemología - Poética - Humanidades - Política

Presentación

Pensar Europa: una Visión/Distorsión desde


América

Por Raúl D. Motta

Anexo 1:

¡Somos Europa!
Manifiesto para reconstruir Europa desde la base.

Anexo 2:

Manifiesto Juventud Sin Futuro (JSF)


Edición Especial - Pensar Europa - Mayo 2012/ ISSN 1853-8118

Complejidad
Filosofía - Estética - Epistemología - Poética - Humanidades - Política

Director:
Raúl Domingo Motta Presentación 3

Secretario De Redacción:
Alejandro Ruiz Balza Pensar Europa: una Visión/Distorsión
desde América 4
Consejo Académico
Internacional:
Por Raúl D. Motta
Edgar Morin
Emilio Roger Ciurana
Anexo 1: 11
Geneviève De Mahieu
Hermes Clavería
Luz Angélica Gutiérrez Bonilla ¡Somos Europa!
Porfirio Tamez Solis Manifiesto para reconstruir Europa
Eduardo Gálvez
Francisco Montfort Guillén
desde la base.
Mario Aguilera Mejía
Edgard de Assis Carvalho
Anexo 2: 14
Hadj Garm´Oren
Fabio Moschen Manifiesto Juventud Sin Futuro (JSF)
Abel Leyva Castellanos
Rubén Oscar Elz

Editor responsable: Dr. Raúl D. Motta y Lic. Alejandro Ruiz Balza. Las notas firmadas
representan la opinión de los autores y no necesariamente la de la revista. Dirección: Arenales
1837 - Piso 2 Dto. “D” 1124 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Telefono: 5411-48137074-
www.complejidad.org /email: revista@complejidad.org

Cx-2
Presentación
Desde los inicios de nuestro Programa de Animación Permanente de Redes de
Pensamiento Complejo para América Latina y el Caribe (1988), “Pensar Europa” fue uno
de nuestros temas de agenda clave. En uno de nuestros primeros Dossiers, como grupo
de jóvenes investigadores autogestionados e independientes, referido a la entonces
denominada Comunidad Económica Europea (CEE) decíamos:

Luego de la caída del muro de Berlín, pasada la euforia y la alegría, en las oficinas de la CEE el
ánimo festivo fue paulatinamente desplazado por la preocupación y el temor. El cambio de la
alegría al contento se fue dando con un ritmo proporcional a la aparición de las
reivindicaciones nacionalistas del Este. En dicho contexto se observan que las revueltas
nacionalistas y los movimientos generan inquietudes de distinta índole:

1) El nacionalismo, generalmente, contiene dos elementos preocupantes desde el punto de


vista de la nación: uno hacia el interior de la comunidad, cohesionándola en torno a sus mitos
de origen, el otro, hacia el exterior de la misma que se manifiesta en la xenofobia. Muchas
veces, ambos movimientos se necesitan mutuamente. Para la CEE estos elementos son una
fuente constante de violencia y derramamiento de sangre.

2) La fragmentación de los estados es un obstáculo para realizar un diálogo válido a nivel


político y económico, tanto oficial como privado. En este sentido, la mínima incertidumbre se
transforma en despiste. La CEE teme que esta tendencia termine en un desorden que impida,
por largo tiempo, las inversiones económicas y los acuerdos políticos.

Este temor proviene, sobre todo, de los sectores económicos de la CEE que, eufóricos con los
cambios del Este, creían en la posibilidad de una rápida, fácil y sustanciosa inversión para la
reconversión tecnológica y para la conformación de mercados de capitales. La ansiedad, el
mal de las sociedades opulentas, ha sido no sólo una mala consejera, sino también, una
sorprendente manifestación de ingenuidad política, revelándose también, una falta de
percepción profunda del proceso de planetarización mundial.

Quizás, esta falta de percepción obedezca al incompleto derrumbe del muro de Berlín, el cual
al parecer, sólo se produjo del lado Este y de la faz exterior de los hombres y las sociedades.
Ahora, no sólo falta que se derrumbe la medianera del Oeste, sino también los muros
interiores de los hombres y las sociedades.

Veinte años después y en vista de los sucesos que atraviesan la actualidad europea,
presentamos a Uds. esta Edición Especial de nuestra Revista que contiene importantes
elementos para la reflexión y anticipación geopolítica en dicha región.

Alejandro Ruiz Balza


Secretario de Redacción

Cx-3
Pensar Europa: una Visión/Distorsión desde América1
Por Raúl D. Motta
El bienestar y la desgracia de los Estados modernos están ligados
al bienestar y la desgracia de los demás Estados. La debilidad, el desorden,
los falsos principios que reinan en un Estado no quedan encerrados dentro de sus fronteras.
Se extienden y contagian a los demás estados.
John Dewey

No sólo vivimos una crisis de la civilización mundial sino que esa crisis
puede culminar en la destrucción física de la especie humana.
Octavio Paz

Sólo lo difícil es estimulante; sólo la resistencia que nos reta es capaz de enarcar,
suscitar y mantener nuestra potencia de conocimiento, pero en realidad, ¿qué es lo difícil?
¿lo sumergido, tan sólo, en las maternales aguas de lo oscuro?
¿lo originario sin causalidad, antítesis o logos?
Es la forma en devenir en que un paisaje va hacia un sentido, una interpretación
o una sencilla hermenéutica, para ir después hacia su reconstrucción,
que es en definitiva lo que marca su eficacia o desuso, su fuerza ordenancista
o su apagado eco, que es su visión histórica.
José Lezama Lima

Más que el lugar de algo,


son sus nolugares
los que permiten ubicarlo.
Roberto Juarroz

Recientemente apareció un manifiesto cuyo título es ¡Somos Europa! Manifiesto para


reconstruir Europa desde la base (Ver Anexo 1). Un documento de dos páginas,
promovido por Ulrich Beck y Daniel Cohn-Bendit, que bajo el lema de “¡un año de
voluntariado para todos!” se hace eco de otro manifiesto europeo relacionado con el
movimiento de “Juventud Sin Futuro” (Ver Anexo 2), donde se señala que nunca su
juventud (la europea), había recibido semejante calidad educativa (se refiere en general
a la académica) y sin embargo, parecen no tener futuro en la Europa del consumo y el
bienestar.

1 Distorsión en el título de este texto, quiere significar que la lectura crítica de este documento que se
analiza, recurre a la ironía situada, como parte de una perspectiva pragmática y neobarroca, que a partir
de una imagen inactual y operante, productora de las distorsiones necesarias, de parte de un sujeto
ubicado en el contexto de los acontecimientos americanos, lee el mundo distorsionando los mensajes
ilustrados de la modernidad, estrategia muy común de la resistencia indígena y criolla durante el Barroco
de la Contrarreforma, conscientes de sus diferencias, pero no menos abiertos a los desafíos del mundo por
venir, en nuestro caso la época de la planetarización de la humanidad, surgida con el descubrimiento de
América.
Cx-4
Problema que se evidencia en la marcada tendencia decreciente de las oportunidades de
empleo para aquellos jóvenes menores de 25 años (muchos de ellos con maestrías y
cursando doctorados). En síntesis, el documento señala que mientras se rescata la deuda
de los bancos se dilapida el futuro de sus jóvenes, afirmación que también contiene un
guiño a las protestas de los indignados de dentro y fuera de la resquebrajada Unión
Europea.

Para contrarrestar la situación proponen El Año Europeo de Voluntariado para Todos,


entendido como “una organización de auto-ayuda de desobediencia creativa como una
fuerza compensatoria del poder de las elites europeas y nacionales existentes en la
política y los negocios” (en este caso ellos mismos).

Promueven una nueva constitución creada desde la base es decir, con la participación
activa de la sociedad civil y conforme a la búsqueda de un nuevo contrato entre el
Estado, la civilidad, la Unión Europea, el mercado, la seguridad social y la sostenibilidad.
Además, da cuenta de que la democracia no es sólo salir a votar de vez en cuando y de
que les parece que la crisis actual de Europa no es económica sino política. En fin toda
una luminaria, da la sensación de que si este manifiesto no viene a decirlo, la gente no se
daba cuenta.

Desde América, este documento sorprende (incluso fastidia un poco), por parecer
nonato, ingenuo, tardío y ramplón. Si no fuera porque quienes los promueven, un
académico alemán reconocido y otro, un ex líder de los movimientos del mayo del 68 y
europolítico, pertenecen a la “iluminada” elite europea. Sin embargo, da la sensación de
estar escrito por señores y señoras obesas muy perturbadas por el pataleo de los
jóvenes a la hora del té. Resulta que ahora descubren de repente, que todo anda mal y
como dice la canción “que todo lo que nos gusta engorda o hace mal”. 2

No obstante, el documento contiene algunos interrogantes que para nosotros desde


América, puede abonar el pensamiento estratégico de nuestras comunidades, muy
acostumbradas desde hace tiempo, a las incomodidades e ignominias de las actuales
quejas juveniles europeas y del escándalo de los señores y señoras académicas, que
hasta hace poco, nos visitaban para ofrecernos sus ilustres conocimientos y aciertos
sociales y políticos, además de pretender enseñarnos a vivir en el riesgo y la
complejidad de la vida.

2 Ulrich Beck es un sociólogo alemán, catedrático de la Universidad de Múnich y de la London School of


Economics. Daniel Cohn-Bendit formó parte del grupo de estudiantes que ocuparon la Sorbona durante las
revueltas de mayo del 68, junto a Alain Geismar y Jacques Sauvageot, fue uno de los líderes de ese
movimiento. Electo eurodiputado verde desde 1994 y co-presidente del grupo parlamentario Los
Verdes/ALE desde 2004. También es co-presidente del Grupo Spinelli, un Inter-grupo del Parlamento
Europeo cuyo objetivo consiste en relanzar el proyecto federalista en Europa.
Cx-5
El conjunto de interrogantes que contiene el manifiesto comienza con una cuestión de
elección de alternativas, “Europa: ¿Refugio o fortaleza?” Los promotores del documento
parecen elegir el refugio. Mucho podemos decir nosotros con respecto de una u otra de
estas alternativas, en el pasado reciente y lejano. Una Europa “refugio” xenófoba y
expulsiva (con o sin Derechos Humanos) y una Europa “fortaleza” colonialista y
cómplice de exterminios en distintos lugares del planeta, en el pasado y en el presente.

Sería injusto no mencionar el hecho que también Europa ha sido un refugio para algunos
pocos que pudieron huir de sus horrores domésticos y vivir en el continente más
humanamente, (el documento lo menciona cabalmente). Pero también, América sin
lugar a dudas, ha sido un espacio de refugio y aventura masiva, para toda Europa y lo
sigue siendo desde el Descubrimiento.

También, a propósito de los Derechos Humanos, han sucedido hechos muy


contradictorios al respecto, como por ejemplo, mientras la nación francesa, como otros
países, fue hospitalaria de muchos exiliados políticos de las dictaduras del Cono Sur, su
ejército asesoraba y transmitía sus conocimientos sobre interrogación bajo tortura a las
dictaduras mencionadas, adquiridos en las guerras coloniales de Vietnam y Argelia, para
un uso efectivo en nuestras tierras. Ni que hablar, si revisamos sus aventuras en África,
sólo con mencionar el caso de Ruanda, basta y sobra.

Pero resulta que ahora la crisis económica puede expulsar fuera de la Unión Europea
(UE) a su madre es decir, al país que ha sido la fuente de sus orígenes más remotos,
incluso míticos, como es el caso de Grecia portadora hoy como ayer, de la antigua hybris.
Acontecimiento que, más allá de estos detalles históricos, podría acarrear la quiebra de
muchos bancos europeos e ingleses, de otros países de la comunidad y vaya a saber qué
más.

Y a la luz de la historia del siglo XX y también de más atrás en el tiempo, las ambiguas
actitudes de Alemania frente a la crisis actual, no dejan de incitar nuestra reflexión, por
sus dudas entre apoyar el rescate de los países en crisis o dejar a la UE a la deriva y
lanzarse a los brazos de China, (otra vez seducida por Asia, como en la Guerra Mundial
del siglo pasado). En fin, tampoco es nuevo que las hermanas y bellas diosas, Asia y
Europa estén siempre unidas en la discordia, la guerra y la desarmonía.

Más allá de ello, será difícil para los europeos comprender que ya no son el centro del
mundo y que han sido arrojados a la periferia de la historia. Hoy, Europa no es más que
un fragmento de Occidente a pesar de que hace cuatro siglos, Occidente no era más que
un fragmento de aquella.

Cx-6
El manifiesto contiene también otros tres interrogantes más: “¿Qué tiene de bueno
Europa?”, “¿Cuál es el valor de Europa para nosotros (se refiere a los europeos)?” y por
último, “¿En qué modelo podría y debería basarse la Europa del siglo XXI?”. Interesantes
preguntas que podrían resonar en nuestro continente Americano como un contrapunto,
para reflexionar no sólo por el destino de Europa y de América, sino de toda la
humanidad en la Era Planetaria. Cuestión omitida en el manifiesto y tan importante para
responder a su tercer interrogante. El “para nosotros” del documento parece continuar
con su vieja actitud etnocéntrica. Porque el contrapunto de la primer pregunta podría
ser qué tiene Europa de bueno que no tiene el resto de la humanidad, globalizada por un
mercado ciego que ella tanto ayudó a construir unidimensional y laboriosamente. Con
respecto al segundo interrogante, pareciera que a la luz de la historia y de los últimos
acontecimientos la respuesta sería: ninguno, salvo para aquellos que vivieron a costa de
un estado del bienestar artificialmente construido sobre la base de ocultos
desequilibrios económico y productivos internos y externos, como en la antigua Roma.

Pero es indiscutible por cierto, que el legado de Europa al mundo fue la idea de
autonomía que irrumpió en su topos, entre la vocación de servidumbre y de servilismo
de la multitud dispersa o imperialmente reunida en los otros continentes que la
envolvían. Otro de sus grandes legados ha sido la compleja democracia siempre asociada
desde su nacimiento, a la filosofía y a la ciudadanía, hoy degradadas a función y
academia.

Articulando la frase que se reitera en la presa mundial “Adiós Europa” haciendo


referencia a la UE, con aquella otra frase “Adiós a la filosofía”, podríamos reflexionar
sobre el tercer interrogante desde nuestro contrapunto americano. La posible expulsión
de Grecia, cuna de Europa, de la democracia y de la filosofía, nos permite sin exageración
y anacronismo, responder afirmativo a quienes negativamente, afirman que la UE ha
sido un invento (en el sentido despectivo del término como es tradición en ese
continente). Puesto que es cierto, tanto que Europa ha sido un invento, como que las
actuales sociedades extra-europeas lo son. Por ello, el problema actual de Europa no es
de voluntades solamente, sino de la fatiga de la imaginación de sus líderes y de su
soberbia concomitante, que no pueden re-inventar un destino común en un nuevo
contexto planetario.

Hasta aquí, al mismo tiempo que resumir el documento, hemos intentado un


contrapunto dentro del marco de su propio discurso. No obstante el texto omite ciertos
aspectos del presente, muy significativos para nosotros, como por ejemplo, no relaciona
la situación europea con el desafío de la Era Planetaria y sus encrucijadas
civilizacionales, y reduce todo a una lectura administrativista de la crisis europea aislada
del destino de toda la humanidad.

Cx-7
Como anticipáramos más arriba, proponer un año de voluntariado de la sociedad civil
parece muy tibio en relación con los desafíos que se plantean, como si fuera tan fácil
crear una plataforma social, para impulsar una alternativa que aumente las condiciones
de posibilidad para la emergencia de mundos posibles.

Si como señala Massimo Cacciari, la actual versión de Europa es decir, la UE, ha llegado a
su fin como inventio comunis basada en un equilibrio rígido entre un fuerte sesgo
monetarista y una política sostenida sobre la base de la debilidad política de los estados
parte. Cuestión, creemos, que Alemania y Francia no han podido acostumbrarse, a pesar
de la poca audacia de sus cómodos tecnócratas. “Después de la Segunda Guerra Mundial,
Europa se ha concebido a sí misma, esencialmente, como comunidad mercantil,
económica y financiera, sobre la base de dos pilares: la estabilidad y la irreversibilidad
del proceso de integración”.3

La filosofía de Maastricht queriendo ser pragmática termina siendo dogmática, porque


se basa en la decisión política de impedir decisiones políticas. Porque construye una
comunidad sostenida con mecanismos semi-automáticos, dictados sólo por la
racionalidad económico administrativa, aislada y neutralizadora de la dinámica
imprevisible de la política. Edgar Morin lo anticipó muy claramente hace casi veinticinco
años:

“Hoy en día, Europa es para los europeos del occidente un excedente de mantequilla,
los cupos de leche, la luchas fratricidas entre cerdos holandeses y franceses, las
reuniones interminables en las que al alba se consigue arrancar un 0,01 de alza o de
baja para la remolacha, con portafolios que peregrinan de Bruselas a Estrasburgo,
índices de producción, coeficientes comparados de inflación. El pensamiento de los
problemas europeos está reservado a los euro-tecno-econócratas y a diputados, que
ningún elector sería capaz de reconocer, con jurisdicción en un imperio
`estraburgues´. Es cierto que no hay que esperar a que los portafolios se vacíen y los
eurócratas dejen su trabajo. Hay que esperar sobre todo que los políticos se
consagren cada vez más al destino común.” 4

Lamentablemente, ha sucedido parte de lo primero y por ahora los políticos se asemejan


más a los tecnócratas que a los estadistas que hacen falta. Y para colmo, lo que se vacía
rápidamente es el bolsillo y los ahorros de los europeos y sus socios.

3 Massimo Cacciari, Europa o la filosofía. Antonio Machado libros. Madrid. 2007.


4 Edgar Morin, Penser l´Europa. Gallimard. París. 1987.
Cx-8
El manifiesto se hace eco de ello, cuando sugiere la necesidad de crear una nueva
constitución, esta vez, con una fuerte participación civil desde las bases sociales. Pero su
visión, no exenta de arrogancia como cuando afirma que “Europa es un laboratorio de
ideas políticas y sociales que sencillamente no existen en otra parte.”, adolece de una
apropiada contextualización, es decir de una verdadera consciencia de lo que se juega
(el destino de la humanidad y no sólo de Europa), de la dimensión del juego de
contradicciones existentes a nivel global y local y por fin, de la escalas de los desafíos de
la humanidad y su diversidad.

Percibir el desafío de la Era Planetaria, significa comprender que la relación entre las
sociedades, sus mundos, la naturaleza, el planeta Tierra y el universo entorno, ha
cambiado radicalmente en su complejidad y en sus riesgos inherentes.

Incluso, todo pareciera como si la situación geopolítica actual no se relacionara con su


filosofía (parecen ignorar que siempre existió desde sus orígenes, una relación directa
entre ambas), es decir como si China y el resto de Asia, EE. UU. y el resto de América, el
Mundo árabe, Rusia, la India, la Europa de las regiones, y demás configuraciones
geopolíticas del planeta, no tuvieran injerencia en el destino de los europeos y en el de la
humanidad.

No sabemos si los que promueven el manifiesto, tienen presente como nosotros desde
América, que Europa como una configuración federativa consolidada tiene al menos,
cinco ventajas geopolíticas:

1. Una masa demográfica importante.

2. Un nivel tecnológico y cultural destacado (aunque desde el punto de vista del


primer factor, todavía es un nivel alejado del de EE. UU.).

3. Una combinación singular entre variedad y diversidad de población y factores


geográficos.

4. Una potencia económica considerable.

5. Una posición geográfica central continental y marítima, que a pesar de vivir en la


época de las comunicaciones satelitales, sigue siendo estratégica.

Pero a pesar de todas esas ventajas, las sociedades europeas cuando tienen que hacer
frente a una crisis, siguen atrapadas entre falsas opciones, los nacionalismos y las
abstracciones tecnocráticas de derecha o izquierda.

Cx-9
Mucho se sabe sobre cuales son la consecuencias de los nacionalismos antiguos y
nuevos, pero pareciera que la opción de la tecnocracia y sus conocidas consecuencias
negativas hoy a la vista de todo el mundo, todavía no se perciben claramente, estén
acompañadas de la sociedad civil o no, porque en el fondo lo que se niega es la
relevancia de la política y tal vez, sean los propios partidos los cómplices de esta
negación. Porque pudieran tener razón en que los problemas económicos y financieros
tuvieron en su momento relevancia, y por ello fueron disfrazados como cuestiones
técnicas. Pero hoy más que nunca son, por el contrario, esencialmente políticos.

Ni un continentalismo monetarista tecnocrático, con o sin sociedad civil ni tampoco la


vuelta a una fragmentación nacionalista, podrá salvar a Europa de sí misma y de su
destino local y global.

Tal vez, la grandeza de la política europea se relacione con la capacidad colectiva de


imaginar una comunidad por venir, como quiere el manifiesto, pero no es posible
realizarla a través de un voluntariado anual, sino como afirma Edgar Morin, mediante
“dos conversiones (de su imaginario colectivo), en apariencia contradictorias, pero de
hecho complementarias: una que nos obliga a superar a la nación, otra que nos reduce a la
provincia. Se hace necesario reunir en un solo el acto de utilizar los recursos de Europa-
provincia y el acto de asumir el destino planetario, es decir, reasumir de un modo nuevo y
concreto, este universal cuyo concepto ha sido establecido por nuestra cultura. Europa se
debe metamorfosear a un mismo tiempo en provincia y en meta-nación”5.

5 Op. cit.
Cx-10
Anexo 1: ¡Somos Europa! Manifiesto para
reconstruir Europa desde la base 6

Promotores:
Ulrich Beck y Daniel Cohn-Bendit

¡Un Año Europeo del Voluntariado para Todos —para taxistas, enfermeras, obreros
industriales, dentistas, maestros, periodistas, estudiantes, pensionistas— como
respuesta a la crisis del euro!

Nunca antes de ahora habían recibido los jóvenes de Europa una mejor educación. Sin
embargo, uno de cada cuatro europeos menores de 25 años está sin empleo. En diversos
lugares, jóvenes que no se sienten representados han levantado campamentos y han
hecho públicas sus protestas. Sus métodos no son violentos, pero sus exigencias de
justicia social son muy potentes, ya sea en España, en Portugal, en los países
norteafricanos, en ciudades de Estados Unidos o en Moscú. Les une la ira ante un
sistema político que rescata bancos con deudas exorbitantes mientras al propio tiempo
dilapida el futuro de sus jóvenes. Si las esperanzas de las generaciones más jóvenes de
europeos son sacrificadas en el altar de la crisis del euro, el tan admirado modelo
europeo también fracasará.

El presidente de Estados Unidos John F. Kennedy sorprendió al mundo con su idea de


crear, mediante voluntarios, un Cuerpo de Paz: “No preguntes lo que tu país puede hacer
por ti, sino qué puedes hacer tú por tú país”.

Esa es la razón por la que pedimos a la Comisión Europea y a los gobiernos nacionales, al
Parlamento Europeo y a los parlamentos nacionales que promuevan una Europa de
ciudadanos que trabajen activamente, y garanticen los requisitos financieros y legales,
para el Año Europeo del Voluntariado para Todos como un modelo contrario a la Europa
establecida de arriba abajo, esa Europa de las élites y de los tecnócratas que ha
prevalecido hasta ahora.

El propósito es el de hacer más democráticas a las democracias nacionales para así


reconstruir Europa en consonancia con la proclama: “No preguntes lo que Europa puede
hacer por ti, sino qué puedes hacer tú por Europa ¡Haciendo Europa!”

6
http://manifest-europa.eu
Cx-11
Ningún pensador —desde Jean Jacques Rousseau a Jürgen Habermas— quiso nunca una
democracia que solamente consistiera en poder votar periódicamente. La crisis de la
deuda que actualmente está desgarrando a Europa no es simplemente un problema
económico sino también un problema político.

Necesitamos de una sociedad civil europea y de las perspectivas de las generaciones más
jóvenes si queremos solucionar los asuntos candentes de hoy. No podemos permitirnos
dejar que Europa se transforme en el objetivo de un movimiento de ciudadanos
indignados contra una Europa sin europeos.

El Año Europeo del Voluntariado para Todos no se ha diseñado simplemente para tapar
huecos. No está concebido como una hoja de parra institucional para los fracasos
europeos. Consiste por el contrario en una organización de auto-ayuda de desobediencia
creativa, como una fuerza compensatoria del poder de las élites europeas y nacionales
existente en la política y los negocios. Que ofrece la posibilidad de esperanza y
resistencia frente a una falta de visión de futuro institucionalizada.

El Año Europeo del Voluntariado para Todos es un acto de autoafirmación de la sociedad


civil europea. No configura un sistema de limosnas para la juventud desempleada. Puede
utilizarse para volver a aprovechar la creatividad política y la legitimidad necesarias
para construir una nueva constitución en la que se participe activamente desde su base.
La libertad política no puede sobrevivir en una atmósfera de temor. Solo prospera y
consigue establecerse allí donde la gente tiene un techo que le protege y sabe cómo va a
vivir mañana y durante su vejez.

Por eso el Año Europeo del Voluntariado para Todos necesita de una sólida base
financiera. Solicitamos del empresariado europeo que haga su pertinente contribución.
Europa: ¿“refugio” o “fortaleza”? Durante las pasadas décadas hemos asistido al auge de
la cultura política del encastillamiento, cuyo objetivo es el de defender a Europa frente
“al otro” (aquellos a quienes se etiqueta de potenciales enemigos y delincuentes).

Pero Europa, la cuna de los derechos humanos, ha sido considerada históricamente


como un refugio, un lugar en el que quienes huyen de la violencia y la persecución
pueden sentirse seguros. Es esta idea de Europa como refugio y no como fortaleza la que
necesita ser revitalizada y puesta en práctica en esa reconstrucción de Europa de abajo
arriba. La identidad política europea depende tanto de una mirada introspectiva como
hacia el exterior. La sociedad civil europea solamente será una realidad cuando sus
ciudadanos aprendan a ver con los ojos ajenos.

Cx-12
Si Europa quiere desarrollar una cultura de abajo arriba, esta será el resultado de las
nuevas formas de acción cívica que tienen lugar en las redes transnacionales. Campañas
de alcance global y europeo que se desarrollan en ámbitos para cuyos problemas los
Estados nacionales no son capaces de ofrecer soluciones adecuadas: degradación
ambiental, cambio climático, flujos migratorios y de refugiados, xenofobia, así como
también en los diferentes campos de las Artes.

Es preciso acordar un nuevo contrato entre el Estado, la Unión Europea, las estructuras
políticas de la sociedad civil, el mercado, la seguridad social y la sostenibilidad.

¿Qué tiene de bueno Europa? ¿Cuál es el valor de Europa para nosotros? ¿En qué modelo
podría y debería basarse la Europa del siglo XXI? Para nosotros ser europeos es ser
capaces de mirarnos a nosotros mismos y de ser autocríticos.

Europa es un laboratorio de ideas políticas y sociales que sencillamente no existen en


otra parte. La identidad europea es el producto del diálogo y la discrepancia entre
muchas culturas políticas diferentes: las del Citoyen, el Citizen, el Staatsbürger, el
Burgermatschappij, el Ciudadano, el Opywatel, el Politis, etc. Europa tiene que ver
también con la ironía; con ser capaces de reírnos de nosotros mismos.

No hay mejor manera de colmar a Europa de vida y de risa que mediante el esfuerzo
conjunto de los europeos de a pie actuando en su propio nombre.

Cx-13
Anexo 2: Manifiesto Juventud Sin Futuro (JSF)7

Nosotras y nosotros, la juventud sin futuro, nos dirigimos a la opinión pública para
mostrar nuestro desacuerdo con la política de recortes sociales del Gobierno, y la
consecuencia más grave y con mayor impacto en el futuro que estas medidas
representan: la juventud más preparada de nuestra historia vivirá peor que sus padres.

La agresión contra el colectivo juvenil en un escenario de crisis capitalista, con una tasa
de paro juvenil del 40%, la más alta de la UE, se materializa principalmente en tres
medidas:

La Reforma laboral, que aumenta la temporalidad de nuestros contratos, la


flexibilidad laboral y supone la desaparición de la negociación colectiva,
convirtiéndonos en trabajadores precarios/as de por vida

La Reforma del sistema de pensiones, que retrasa la edad de jubilación y reduce la


cuantía de nuestras futuras pensiones y nos dificulta aún más encontrar un trabajo
digno. Todo ello nos plantea un horizonte sin futuro

La mercantilización de la Educación pública, que apuesta por la rentabilidad


privada, y no por la formación y el conocimiento. Una universidad de élite para una
minoría y fábrica de precarios para una mayoría, con medidas que se concretan en
una nueva selectividad que pone trabas al acceso a la universidad y en la
degradación de la formación profesional.

7
http://www.juventudsinfuturo.net
Cx-14
Somos las y los jóvenes a quienes las élites económicas y las políticas de nuestros
gobiernos nos quieren convertir en la generación sin formación ni trabajo ni pensión
digna. Aquellos que, además, no tendremos casa en nuestra vida, desde que los
especuladores hicieron del derecho a la vivienda un negocio con el que enriquecerse; un
modelo de crecimiento económico que ha fracasado y ha generado esta crisis. Hemos
tomado conciencia de que las medidas de salida a la crisis económica se han realizado a
través de una constante socialización de las pérdidas.

Frente a la salida de la crisis por la derecha, nosotras y nosotros, la generación precaria,


señalamos a los culpables y reivindicamos ser escuchados.

Queremos recuperar nuestra capacidad para ser actores de un motor de cambio,


combatiendo un país de precariedad, desempleo y privatización de nuestra educación.
Somos además conscientes de que la movilización y la lucha tienen sentido, pero sobre
todo de que son necesarias. Italia, Francia, Grecia o Islandia nos enseñan que la
movilización es indispensable. El mundo árabe nos demuestra que la victoria es posible.
Por eso llamamos a un ciclo de movilizaciones que recuperen la voz de la juventud en la
calle, y lo hacemos extensivo a la sociedad civil. Nosotras no nos fiamos, sabemos que
esto sólo lo solucionamos sin los que causaron esta crisis. Instamos a emprender la
movilización colectiva, a reivindicar nuestro derecho a disentir, a reconstruir nuestro
futuro.

Los abajo firmantes, estudiantes y miembros de la comunidad educativa, jóvenes


trabajadoras y jóvenes trabajadores, movimientos sociales, profesionales de la ciencia, la
técnica; mundo de la cultura y de las artes dan respaldo con su firma a este llamamiento
a la movilización.

«Nos habéis quitado demasiado, ahora lo queremos todo»

Cx-15
Cx-16

Intereses relacionados