Está en la página 1de 13

Universidad Católica de Honduras

Nuestra Señora Reina de la Paz


Campus San Pedro y San Pablo

Carrera:
Ing. Civil
Catedrática:
Ing. Blanca Iris Saravia Andino
Alumnos:
Otoniel Isaac Aguilar Garay / 1801-1999-00027
Emy Gisselle Murillo Ortega / 0501200013816
(Aquí falta clakr)
Asignatura:
Procesos de diseños en construcción
Tema:
Armados de acero
Sección:
1801
Lugar y Fecha:
San Pedro Sula / 27-06-2019
INTRODUCCIÓN

La técnica constructiva del hormigón armado, concreto reforzado u concreto armado


consiste en la utilización de hormigón o concreto reforzado con barras o mallas de
acero, llamadas armaduras. También se puede armar con fibras, tales como fibras
plásticas, fibra de vidrio, fibras de acero o combinaciones de barras de acero con fibras
dependiendo de los requerimientos a los que estará sometido. El hormigón armado se
utiliza en edificios de todo tipo, caminos, puentes, presas, túneles y obras industriales.
La utilización de fibras es muy común en la aplicación de hormigón proyectado o
shotcrete, especialmente en túneles y obras civiles en general.
La ventaja principal de este tipo de material es la alta disponibilidad de los elementos
que lo componen, lo que implica que sea muy utilizado en prácticamente todo el
mundo. Además, se adapta con bastante facilidad a cualquier estilo o forma
arquitectónica, porque es fácilmente deformable, dúctil.
Además, presenta una duración considerable por la buena resistencia al fuego que
posee, así como a las fuerzas de compresión, tracción, flexión y corte. Y, por si fuera
poco, su mantenimiento genera costes ínfimos.
La característica que singulariza el corrugado de acero inoxidable frente a al de acero al
carbono es su excelente resistencia a la corrosión por cloruros. Además de esta
propiedad, comentada en profundidad en el siguiente apartado, el corrugado inoxidable
colecciona muchas otras: esperanza de vida útil en hormigón de más de 75 años,
mayores niveles de resistencia y ductilidad en comparación con el corrugado de acero al
carbono, mejor autocurado frente a los posibles daños causados en el manejo o frente a
daños por abrasión en comparación con el acero galvanizado o con los aceros con
coberturas epoxi, resistencia al fuego y al calor mayor que la del acero al carbono y
posibilidad de ser usado en combinación con el acero al carbono. El acero inoxidable
tiene una baja conductividad térmica y presenta, a diferencia del acero convencional, un
coeficiente de expansión térmica lineal que permanece estable a pesar de las variaciones
de temperatura.
Además, el corrugado de acero inoxidable aporta ventajas sísmicas y magnéticas. El alto
contenido de níquel, mineral de elevada tenacidad presente en el corrugado de acero
inoxidable, hace de éste la mejor opción para el armado de estructuras situadas en zonas
sísmicas. El acero inoxidable es un acero paramagnético debido a su baja permeabilidad
magnética. Esto hace muy interesante su uso en estructuras donde los campos
magnéticos perturbadores deben ser evitados como en aeropuertos, bases militares,
estaciones emisoras, bancos, estaciones meteorológicas o hospitales
Armado de zapatas

Una zapata aislada está formada por tres elementos: la parrilla, el dado y la columna.
Las zapatas se podrán unir entre sí mediante vigas de atado o soleras, que tendrán como
objetivo principal evitar desplazamientos lateral Si la zapata es flexible, rige la teoría
general de la flexión, es decir, se cumplen las hipótesis de Navier-Bernouilli y la zapata
se calcula como una viga (elemento lineal).
Las Zapatas Aisladas son un tipo de Cimentación Superficial que sirve de base de
elementos estructurales puntuales como son los pilares; de modo que esta zapata amplía
la superficie de apoyo hasta lograr que el suelo soporte sin problemas la carga que le
transmite.
Las zapatas aisladas van arriostradas con riostras de hormigón armado de sección
inferior a la zapata.
Pueden ejecutarse de hormigón en masa, es decir sin armar, si las mismas tienen un
canto considerable (son las denominadas zapatas macizas).
•Armado de la parte inferior: Se realiza un mallazo conformado por barras cruzadas; la
separación entre barras no ha de superar los 30 cm.
•Recubrimiento para evitar corrosiones: Separación de las armaduras, entre 5 a 10 cm.
del borde y del fondo de la zapata, dependiendo del tipo de hormigón utilizado y de las
características del terreno.
•Barras: Se recomienda utilizar diámetros de barras grandes, mínimo del 12, ante
posibles corrosiones.
La armadura longitudinal del pilar llega hasta el mallazo, por lo cual se colocan
armaduras de espera iguales que las de los pilares.
•Solape mínimo: Considerar 30 veces el diámetro de la barra más gruesa del pilar.
Normativa referida a zapata aislada de hormigón en masa o armado como cimiento de
soportes verticales: Norma Tecnológica NTE-CSZ
Si la zapata es rígida, lo anterior ya no se cumple, tratándose de una región D, donde se
plantea para el cálculo de las armaduras un modelo de bielas y tirantes.
¿Dónde está el límite entre rígida y flexible? La EHE-08 plantea una sencilla distinción
en función del vuelo de la zapata a partir de la cara del pilar y del canto de ésta (aunque
en otro post hablaremos de cimentaciones rígidas y flexibles y veremos que intervienen
más parámetros.
Armaduras

Comprobada la colocación de la ferralla, se efectúa el replanteo de la cota de


hormigonado colocando barras de acero o pintando los laterales. Luego se disponen
cuerdas entre las marcas para la nivelación de la superficie de hormigón.
Previo a hormigonar, debe limpiarse la superficie de asiento de toda suciedad y
materiales sueltos. Se lava la superficie y si quedan charcos, debe eliminarse todo resto
de agua.
Se hormigona con bomba o grúa con cubilote. El hormigón se coloca con vertido
directo, desde una altura menor o igual a 1,5 m., tratando de que no segregue y
considerando los factores climáticos (EHE).
Al hormigonar, debe cuidarse que no se produzcan desplazamientos de los encofrados o
de las armaduras y tratando que no se formen juntas, coqueras o planos de debilidad
dentro de estas secciones. El hormigón se coloca en forma continua o en capas, con
esperas cortas para que al colocar la capa siguiente, la anterior aún se encuentre en
estado plástico, para evitar la formación de junta fría.
Se compacta el hormigón mediante vibradores de aguja, considerando que la aguja se
introduzca profundamente en la masa vertical y debe quitarse con lentitud y a velocidad
constante.
El hormigón se compacta en tongadas no mayores a 60 cm. Cuando se compacta por
tongadas, la aguja del vibrador debe introducirse en la capa inferior entre 10 y 15 cm.

Juntas
Todas las juntas de hormigonado deben preverse en el proyecto. Si se produjera alguna
junta no prevista, deberá ejecutarse normalmente en la dirección de los esfuerzos
máximos; cuando ésto no pueda realizarse, formarán con ella el mayor ángulo que sea
posible.
Cuando se interrumpe el hormigonado, superando las 4 ó 6 horas, se limpiará la junta
con un chorro a presión de aire y agua o con cualquier otro sistema que realice la
correcta limpieza de la lechada superficial, áridos sueltos, etc., para que el árido quede
visto.

Longitud de desarrollo

El concepto de longitud de desarrollo para anclaje del refuerzo, se presenta por primera
vez en el reglamento ACI-71, con el objeto de reemplazar la duplicidad de requisitos
para adherencia por flexión y adherencia por anclaje de ediciones anteriores del ACI.
Con la longitud de desarrollo ya no es necesario considerar el concepto de adherencia
por flexión que hace hincapié en el cálculo del máximo esfuerzo nominal de adherencia.
La consideración de una resistencia promedio a la adherencia sobre la longitud total de
desarrollo del acero de retuerzo es más significativa, debido en parte a que todas las
pruebas de adherencia consideran una resistencia promedio a la adherencia sobre una
longitud de anclaje del refuerzo y, en parte, porque las variaciones extremas no
calculadas en los esfuerzos locales de adherencia, existen cerca de las grietas de flexión.
El concepto de longitud de desarrollo se basa en el esfuerzo promedio de adherencia
lograda sobre la longitud de empotramiento del refuerzo. Las longitudes de desarrollo
especificadas en el ACI, se requieren en gran medida por la tendencia de las varillas de
alta resistencia a agrietar secciones delgadas de concreto. Una varilla individual
ahogada en una masa de concreto no necesita una longitud de desarrollo tan grande,
aunque una hilera de varillas en concreto masivo, puede crear un plano débil con
agrietamiento longitudinal a lo largo del plano de dichas varillas
En la aplicación el concepto de longitud de desarrollo requiere la longitud mínima
especificada o la prolongación del refuerzo más allá de todos los puntos de esfuerzo
máximo en el refuerzo.
Factores que influyen en la longitud de desarrollo
Los siguientes factores principales afectan directamente a la longitud de desarrollo de
las varillas de acero en el hormigón armado:
• Esfuerzo de Fluencia
• Sección Transversal
• Refuerzo revestido con sustancias epóxicas.
• Perímetro de la Varilla
• Resistencia del concreto

VIGAS
Al detallado de las vigas se debe poner particular atención, puesto que en ella se
presentan muchos aspectos que son muy importantes y que influyen de manera
relevante en el empleo de los aceros de refuerzo, tanto longitudinal como transversal.
Las vigas presentan esencialmente dos modos de fallas: flexión y corte. La falla por
flexión puede ser dúctil o frágil, dependiendo de la cantidad de acero de refuerzo
longitudinal, mientras que la falla por corte es usualmente frágil, cualquiera que sea la
cuantía de acero de refuerzo transversal.
Un buen diseño procura, bajo la acción sísmica, que el comportamiento dúctil de los
miembros se mantenga durante varios ciclos, por lo cual es importante conservar la
capacidad portante del concreto armado en las zonas donde el acero de refuerzo pueda
alcanzar la cedencia.
En vigas dos aspectos importantes deben considerarse:
a) Las grietas diagonales por corte, que se forman de manera reversible en los extremos
de las vigas, como respuesta a los momentos que se desarrollan en ellos; y
b) El desprendimiento del recubrimiento de protección en las caras deformadas a
compresión de las vigas solicitadas por grandes tensiones inelásticas o altamente
reforzadas. Concreto Reforzado.
Ambos casos traen como consecuencia que se pierda la adherencia entre el concreto y el
acero de refuerzo, permitiendo que el acero longitudinal se pandee cuando está
solicitado a compresión e impidiendo que la capacidad resistente del acero de refuerzo
longitudinal se desarrolle. Para aprovechar íntegramente esa capacidad, es preciso que
las barras de refuerzo longitudinal estén debidamente confinadas, evitando su pandeo y
asegurando su capacidad para disipar energía.
Los prerrequisitos primarios para la ductilidad a flexión es que el acero de refuerzo
longitudinal entre en el rango inelástico, es decir, que ceda, antes que ocurra
aplastamiento y/o desprendimiento del recubrimiento y no permitir que las grietas
reversibles por corte destruyan la integridad de la sección de la viga. Estas condiciones
se consiguen, en gran parte, con un buen detallado del acero de refuerzo transversal.
Adherencia y Anclaje
Una de las hipótesis básicas del concreto armado es suponer que existe una adherencia
perfecta entre el concreto y acero, es decir, que la transferencia de los esfuerzos del
concreto al acero está garantizada. Los factores que causan esta transmisión de
esfuerzos son:
• Adhesión entre acero y concreto.
• Fricción entre ambos.
• Apoyo de las corrugaciones de la barra contra el concreto.
• Apoyo de la punta de la barra, en el caso de compresión.
Ganchos
Cuando no se dispone de suficiente espacio para anclar las barras a tensión
prolongándolas según sus longitudes de desarrollo requeridas, pueden emplearse
Ganchos.
Son dobleces en los extremos de las barras, de manera que se formen ganchos o
escuadras que requieren menos espacio para desarrollar un esfuerzo dado en el acero
que una longitud recta. Si estos ganchos o escuadras reúnen determinadas características
geométricas se denominan Ganchos Estándar.
COLUMNAS
Las columnas son aquellos elementos verticales que soportan fuerzas de compresión y
flexión, encargados de transmitir todas las cargas de la estructura a la cimentación; es
decir, son uno de los elementos más importantes para el soporte de la estructura, por lo
que su construcción requiere especial cuidado.
Acero de refuerzo
El acero de refuerzo debe colocarse en la longitud y con el diámetro estipulado en el
diseño estructural. La longitud y lugar de los traslapos en el refuerzo longitudinal no
debe exceder más de la mitad de las varillas a una misma altura, tal como lo indica la
NSR – 10 y debe quedar fuera y no muy cerca de los apoyos.
Los estribos se distribuirán de acuerdo al diseño, respetando las zonas de confinamiento
e iniciando a una distancia respecto al nudo, establecida en el capítulo, C.21.3.5.6 de la
NSR.10.
La zona de confinamiento es una distancia en la cual se colocan los estribos con menor
espaciamiento entre sí para mejorar la resistencia del concreto. Una vez están amarrados
todos los estribos, sobre la placa se cimbra el perímetro de todas las columnas
demarcando la sección con total exactitud, evitando así que la columna genere
excentricidades no contempladas en el diseño, afectando la rigidez del conjunto.
Para garantizar que las varillas queden en su lugar, basta colocar un par de estribos
encima del tramo a vaciar.
En caso de que se vayan a construir columnas de sección circular, se utiliza una espiral
como refuerzo transversal, que, a diferencia de los estribos que se figuran en planta,
generalmente se fabrica en obra. El refuerzo en espiral es sumamente importante y no
debe reemplazarse con igual efectividad por estribos circulares individuales no
establecidos en la NSR-10. Dicho espiral otorga al núcleo de concreto un confinamiento
adicional.

Importancia de los estribos


Los estribos son elementos doblados en forma rectangular o cuadrada y se utilizan para
abrazar y confinar a las barras longitudinales de las columnas, manteniéndolas en su
lugar.
Los estribos tienen un rol fundamental en el desenvolvimiento estructural de las
columnas de concreto armado. La norma E-070 de Albañilería, en el Artículo 11.4,
Capítulo 8, referido al “Análisis y Diseño Estructural”, señala:
“Los estribos de las columnas de confinamiento podrán ser estribos cerrados con gancho
a 135° o estribos de 1 ¾ de vuelta”.
Los estribos tendrán que poseer una correcta curvatura de doblado y una adecuada
longitud de gancho. Tomemos en cuenta que el fierro se puede fisurar si la curvatura es
muy cerrada. Si el gancho es muy pequeño, los estribos se pueden abrir en caso de
movimientos sísmicos.

Espaciamiento de los estribos


El espaciamiento de los estribos, así como la curvatura de doblado y la longitud del
gancho, deben seguir las indicaciones de los planos. De esa forma, se garantiza una
columna resistente en caso de sismos.

Colocación del fierro en columna


Para armar la columna, se procederá a amarrar (atortolar) los estribos a las barras
longitudinales con alambre No 16. Este amarre se hace con una herramienta que
comúnmente se llama “atortolador” con el cual se dobla el alambre.
Una vez armada la columna, se procederá a colocarla en el interior de la zanja,
apoyándola sobre unos dados de concreto o separadores. No debe usarse piedras,
desechos u otro material frágil en reemplazo de los dados o separadores.
Para fijar la armadura de la columna en su posición exacta, se la amarrará a unas balizas,
que son unos barrotes de madera apoyados en suelo. Si la columna se coloca en un
segundo piso, las barras longitudinales deben empalmar con las del primer piso. Cuando
el empalme se encuentre en la parte inferior, las longitudes de empalme serán de 50 cm
para las barras de 3/8” y 55 cm para las de 1/2”.
Conclusiones

 El acero es utilizado en estructuras para diferentes sistemas de construcción a


partir de un conjunto de técnicas constructivas y materiales de vanguardia

 En las vigas el principal objetivo del acero de refuerzo transversal es mantener


en su posición al acero longitudinal y evitar el pandeo de las barras
longitudinales cuando actúan las grandes fuerzas de compresión provocadas por
las excesivas y repentinas fuerzas, como las del sismo, minimizan el tamaño de
las potenciales fisuras y grietas etc.

 Las columnas son diseñadas con una sección y refuerzo según los esfuerzos que
debe resistir, generalmente repartiendo el esfuerzo longitudinal simétricamente
en la cara de la sección, para no causar excentricidades en el elemento.

 La zapata aislada no necesita estar junta pues al estar empotrada en el terreno no


se ve afectada por los cambios térmicos, aunque en las estructuras si que es
normal además de aconsejable poner una junta cada 30 m aproximadamente, en
estos casos la zapata se calcula como si sobre ella solo recayese un único pilar.
ANEXOS

Vigas

Z
Zapatas
COLUMNAS