Está en la página 1de 6

Diferencia entre árabe, musulmán, islámico e islamista.

Herminia Paez Prado

By Herminia | 23/10/2013 | Idiomas / Languages, Traducción / Translation

(Este artículo está pendiente de revisión con todas las anotaciones que habéis hecho en los
comentarios)

Tengo pendiente una (o varias) entrada(s) sobre cultura árabe, estereotipos y demás… pero la
realidad es que me enfado cada vez que veo a un periodista o a una persona de a pie confundir
árabe, musulmán, islámico e islamista. Así que antes de hablar de estereotipos, voy a explicar
esto, porque no es lo mismo, igual que no es lo mismo decir mujer, femenino, hembra,
feminista y feminazi. Igual que no es lo mismo decir Francia, francés, gabacho, franchute y…
qué sé yo, baguette. ¡Es que ni siquiera son todas del mismo campo semántico! Empecemos.

Si tuviéramos que separar los errores más usuales podríamos hacerlo en dos tandas, por un
lado árabe y musulmán y por el otro islámico e islamista. Vamos de fácil a difícil.

Árabe

Una persona árabe es alguien nacido en un país de habla árabe, independientemente de su


religión, de su afiliación política, del color de su piel y de si come o no cerdo. Los países árabes
son 22:

Si os sirve de consuelo, yo los estudié en la uni y a veces me cuesta recordar donde están
algunos.
Árabe, entonces, hace referencia a los habitantes de los países que hablan este idioma, del
mismo modo que lo puede hacer para un español la palabra «hispanohablante» (aunque de
hecho existe la palabra «arabófono» por jardines por los que pasaré después). Irán, Pakistán,
Turquía, Azerbaiyán, Turkmenistán y otros países, no son países árabes y por tanto sus
habitantes tampoco lo son, allí no se habla árabe, se hablan otros idiomas, varios idiomas. A
pesar de todo, debo avisaros de que esta es una explicación bastante simplista dado que en
esos llamados «países árabes» existen también otras lenguas y otras
culturas: bereberes y kurdos, por ejemplo, son residentes en países árabes pero no hablan
árabe (de ahí el jardín de los «arabófonos»). Otro día me meto en por qué esto es así y cómo se
trazaron las fronteras en los países árabes (y en parte del resto del mundo). Si queréis exprimir
aun más el significado de árabe, aquí lo desglosan en gentilicio, idioma y genérico.

Musulmán

Aquí es donde empieza el lío para los hispanohablantes. Musulmán es una persona que cree en
«la religión de Mahoma» como dice la RAE, del mismo modo que un budista cree en el
budismo y que un cristiano cree en el cristianismo. Y digo cristianismo y no catolicismo, porque
al igual que el mismo, el islam tiene ramas, unas más conocidas que otras y cada una tiene sus
diferentes creencias y sus opiniones sobre el resto. Esto quiere decir, que los musulmanes
pueden ser suníes o chiíes (que no «sunitas» o «chiítas», y ya os digo que esta última está
aceptada por la RAE pero es un calco del francés), dos de las ramas principales de la religión
musulmana, o de otras. Si tenéis curiosidad sobre las ramas (que no son pocas) podéis ir a
la Wikipedia y consultar. Siguiendo con la comparación de cosas que un español de a pie pueda
entender, dentro del islam están los suníes, los chiíes y otros, y dentro del cristianismo están
los católicos, los protestantes y otros. Aquí tenéis un mapa con los países musulmanes:

(Aviso: esta imagen no es mía, está sacada de aquí)


¿Se puede ser árabe sin ser musulmán?

Sí. De hecho no es tan poco común como pensamos. Si habéis seguido algo la información
sobre la Primavera árabe, posiblemente hayáis oído que Egipto tiene una minoría copta (que es
una rama del cristianismo) y que hayáis visto esta imagen de la derecha, de cristianos haciendo
una cadena humana para proteger a los musulmanes mientras rezaban que se ha hecho
bastante famosa porque Egipto es uno de esos países famosos por sus pirámides problemas
religiosos. Si queréis saber más sobre la situación actual en Egipto, os dejo un magnífico video
de 7 minutos que os lo explica, de la Primavera árabe hasta hoy. Pero Egipto no es el único país
con árabes de otras religiones.

En el caso del Líbano (el 4 del mapa de arriba del todo, chiquitito, al lado de Siria), no sé de qué
fuentes fiarme así que me tendréis que perdonar la inexactitud, hay aproximadamente un 50%
de musulmanes y un 50% de cristianos. Si queréis ver por qué no me fío de las cifras podéis
volver a la Wikipedia y ver qué fuentes tienen y cómo los datos varían. Además de estos dos
países, necesito nombrar Palestina, que fue uno de los países que a mí más me chocó cuando
lo visité (no solo) en término religiosos. Palestina es un país que si estáis un poco enterados,
tiene una situación muy particular en la que no me voy a meter ahora porque eso da para
otra(s 200) entrada(s). Muchos son musulmanes, hay una minoría cristiana, pero lo que más
me sorprendió allí es que encontré bastantes ateos marxistas y comunistas, algunos de ellos
con colgantes y camisetas del Che Guevara. Puede que esto fuera solo la gente con la que yo
me encontré, pero me sorprendería.

Resumen 1: árabes y musulmanes

Se puede ser árabe y musulmán.

Se puede ser árabe y no musulmán (como el copto egipcio de la foto de arriba o mis palestinos
comunistas).

Se puede ser musulmán sin ser árabe (como muchos de los habitantes de países como Irán o
Pakistán).

Y se puede vivir en un país árabe o musulmán sin ser ni árabe, ni musulmán.

Islámico e islamista

Aquí es cuando yo empiezo a enfadarme con los medios de comunicación y donde, por ser
palabras con la misma raíz se crea el mayor follón. No os voy a buscar artículos en que esté mal
utilizado porque no terminaría nunca. Aquí se mezclan por un lado la religión y por el otro la
política, una mezcla a veces explosiva.
Perdón, era demasiado fácil…

Por suerte la Fundeu en este sentido ha sido magnífica (lingüísticamente hablando) y por tanto
os resumo lo que dice en este artículo y luego ya hago una apreciación: básicamente islámico
es algo relacionado con la religión islámica, como la arquitectura islámica de la Alhambra y la
mezquita de Córdoba, por ejemplo. Islamista se refiere a los movimientos islámicos radicales.

Ahora añado: en realidad el problema aquí es que en el mundo occidental no existe nada
parecido al islam político, y no porque no tengamos partidos políticos cristianos radicales, que
los tenemos… precisamente el problema es ese, que se utilizó el término «fundamentalismo
islámico» equiparándolo al «fundamentalismo cristiano» y no son exactamente lo mismo.
Podéis ver más información aquí y aquí. Dicho esto, aclaro que en el islam político hay ramas
más moderadas y democráticas y otras que lo son menos, y ya he dicho al
menos dos veces este mes que al final al que más se oye es al trol, al que más ruido hace, y
está claro que los partidos políticos islámicos a los que más se oye desde fuera es a los
violentos, ¿no? Es lo que tienen las explosiones, que hacen mucho ruido.
¡Vale! ¡Ya dejo las bromas estúpidas!

Resumen 2: islámico e islamista

Islámico: religión

Islamista: político radical. El movimiento islamista (político radical) es un movimiento islámico


(religioso también).

Rizando el rizo, resumen 3:

Se puede ser árabe, musulmán, formar parte de un partido político islámico y ser un islamista
(y aun así no ser un terrorista).

Se puede ser musulmán, formar parte de un partido político islámico y ser un islamista (y aun
así no ser un terrorista).

Se puede ser integrista sin ser islámico (el integrismo) ni musulmán (el integrista).

Se puede ser árabe, musulmán, formar parte de un partido político islámico y no ser islamista.

Se puede ser árabe e integrista sin ser musulmán.

Se puede ser integrista sin ser musulmán ni árabe.

¿Veis por dónde voy? El problema es que al usarlo mal, y tratar todos los términos como si
fueran equivalentes, al final lo que conseguimos es confundir aun más las cosas, por si los
ánimos con los temas de racismo y terrorismo no estuvieran ya a flor de piel. Planteaos que no
es lo mismo decir que eres masculino, que decir que eres un macho o que eres machista, o que
yo fuera a presentarme y dijera que soy una hembra, una mujer o feminista, son cosas muy
diferentes. Confundir y utilizar estos términos de manera errónea facilita que en el imaginario
colectivo la bola ruede, y que, si yo no diferencio al redactar, al final todo musulmán sea
islamista. Y quien dice islamista, dice terrorista internacional, que tampoco es lo mismo (a
pesar de mis chistes sin gracia y de mal gusto).
Me voy a embarrar aun más: Recuerdo un tiempo (momento abuela cebolleta) en que los
vascos se quejaban (con razón) de que la manera en que se hablaba del terrorismo en la prensa
hacía que todo vasco pareciera un terrorista. No sé si sigue siendo el sentir colectivo porque
hace tiempo que no oigo la queja, pero pensad que equiparando aquí no estamos hablando de
llamar a todos los vascos terroristas (que es erróneo como concepto y está mal) sino a toda
Europa y parte de América (como continente, no como país mal traducido). Por eso es
importante saber la diferencia.

Y ya está, me callo. Y sin explotar más el tema de los chistes malos de bom… oh, wait.