Está en la página 1de 2

La salud: Es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no

solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. La salud mental no es


solo la ausencia de trastornos mentales. Se define como un estado de bienestar
en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar
las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera
y es capaz de hacer de una hacer una contribución a su comunidad.
Trastorno: Implica la existencia de un conjunto de síntomas y conductas
clínicamente reconocibles, asociado en la mayoría de los casos con el malestar
y con la interferencia con el funcionamiento personal.
La enfermedad o el trastorno mental: Es una alteración de tipo emocional,
cognitivo y/o comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos
básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la
conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc.
Los trastornos de personalidad asociados a neurosis, esos son los casos que
generalmente vemos los psicólogos.
 Trastornos mentales orgánicos (Alzheimer, demencia vascular, demencia
senil, etc.).
 Trastornos mentales debidos al consumo de sustancias (alcohol o
drogas).
 Trastornos psicóticos (Esquizofrenia, trastorno esquizotípico, etc.).
 Trastornos afectivos (trastorno bipolar, trastorno depresivo, manías, etc.).
 Trastornos de ansiedad (fobias, trastorno obsesivo-compulsivo, estrés
posttraumático, trastornos disociativos, etc.).
 Trastornos del comportamiento (trastornos alimenticios, trastornos del
sueño, etc.).
 Trastornos de la personalidad (histrionismo, narcisista, etc.).
 Trastornos son depresivos, los cuales, están asociados a desajustes
emocionales causados por el mismo nivel de estrés, las exigencias de la
vida diaria o la frustración.
 Trastornos del comportamiento (trastornos alimenticios, trastornos del
sueño, etc.).
 Trastornos de la personalidad (histrionismo, narcisista, etc.).
 Trastornos son depresivos, los cuales, están asociados a desajustes
emocionales causados por el mismo nivel de estrés, las exigencias de la
vida diaria o la frustración.
Para abordar y dar alternativas de manejo a los riesgos psicosociales que más
se presentan en nuestra comunidad, comienzo por mencionarlos, para entrar en
contexto:
El estrés, violencia intrafamiliar, acoso laboral, acoso sexual, abuso sexual,
inseguridad contractual, el burnout o Desgaste profesional, desigualdad
económica, trabajo emocional, desigualdad en la educación y Otros riesgos
psicosociales.
Plan de acción, por medio de enfoques transversales:

1.Cobertura sanitaria universal: independientemente de la edad, sexo, estatus


socioeconómico, raza, etnia u orientación sexual, y de acuerdo con el principio
de equidad, las personas con trastornos mentales deberán poder acceder, sin
riesgo de empobrecimiento, a servicios de salud y sociales esenciales que les
permitan recuperarse y gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr.

2.Derechos humanos: las estrategias, acciones e intervenciones terapéuticas,


profilácticas y de promoción en materia de salud mental deben ajustarse a la
Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y a otros
instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos.

3. Práctica basada en evidencias: las estrategias e intervenciones


terapéuticas, profilácticas y de promoción en materia de salud mental tienen que
basarse en pruebas científicas y/o en prácticas óptimas, teniendo en cuenta
consideraciones de carácter cultural.
4. Enfoque que abarque la totalidad del ciclo vital: las políticas, planes y
servicios de salud mental han de tener en cuenta las necesidades sanitarias y
sociales en todas las etapas del ciclo vital: lactancia, infancia, adolescencia, edad
adulta y ancianidad.

5. Enfoque multisectorial: la respuesta integral y coordinada con respecto a la


salud mental requiere alianzas con múltiples sectores públicos, tales como los
de la salud, educación, empleo, justicia, vivienda, social y otros, así como con el
sector privado.

6. Emancipación de las personas con trastornos mentales y


discapacidades psicosociales: las personas con trastornos mentales y
discapacidades psicosociales deben emanciparse y participar en la promoción,
las políticas, la planificación, la legislación, la prestación de servicios, el
seguimiento, la investigación y la evaluación en materia de salud mental.

Los factores psicosociales suponen una problemática que afectan tanto a los
intereses personales como empresariales, ya que afectan a la salud individual y
colectivos.

Prevención Primaria

Por tanto, parece lógico que la Prevención Primaria que se oriente hacia los factores de riesgo
psicosocial ayudarán a prevenir también la salud mental. la prevención primaria es el tiempo de
intervención que debe evitar que se produzca la enfermedad mental, debe orientarse hacia los
precursores, eliminando o reduciendo los riesgos del entorno y favoreciendo la capacidad de
afrontamiento y otras capacidades del individuo. De igual forma, un estilo de vida saludable
favorece tanto la prevención como la intervención de la enfermedad mental.