Está en la página 1de 16

10 DISTORCIONES COGNITIVAS

Recuperado de: http://www.fundaciongizagune.net/distorsiones-cognitivas/


Los pensamientos automáticos son nuestra charla interna o auto-diálogo, expresados
como pensamientos o imágenes y que se relacionan con estados emocionales intensos. A
menudo forman “versiones” subjetivas de las cosas que nos ocurren que suelen ser
bastantes erróneas, en el sentido de dar una falsa interpretación de las cosas y los hechos,
por lo que se le dice que están basados en “distorsiones cognitivas”. Si bien es cierto
que juegan un papel básico y funcional en la percepción del mundo, pues nos ayudan a
generalizar, a construir relaciones, etc., no podemos perder de vista que no siempre
debemos/podemos fiarnos de ellas. Será nuestra labor cuestionar y poner en duda algunos
marcos de pensamientos para relativizar algunas ideas ya establecidas.
Las 10 distorsiones cognitivas más comunes son:

“Nunca conseguiré un empleo”


1. Pensamiento todo-o-nada o pensamiento polarizado, Interpretar los eventos y
personas en términos absolutos, evidenciado en el uso de términos como “siempre”,
“nunca”, “todos”, cuando su uso no está justificado por los acontecimientos propiamente.
Las cosas se valoran como buenas o malas, blancas o negras, olvidando grados
intermedios.

“A alguien no le gusta mi trabajo, por tanto, seguramente a la mayoría de mis


compañeros no les gusta mi trabajo”
2. Sobregeneralización, Sacar una conclusión general de casos aislados y generalizar su
validez para todo.

“Algo le habré hecho”


3. Personalización, También conocida como falsa atribución, consiste en asumir que todo
lo que la gente hace o dice tiene que ver de alguna manera, para bien o para mal, con uno.

“Ella me hace enfadar “


4. Razonamiento emocional, Formular argumentos basados en cómo se “siente” en lugar
de la realidad objetiva. “Me siento fatal, este trabajo es demasiado duro”.

“Debería preocuparse más por sus padres”


5. Deberísmo, Concentrarse en lo que uno piensa que “debería” ser en lugar ver las cosas
como son, y tener reglas rígidas que se piensa que deberían aplicarse sin importar el
contexto situacional.

“Sé que se están riendo de mi” / “Me va a ir mal en el examen”


6. Saltar a conclusiones, Asumir algo negativo cuando no hay apoyo empírico para ello.
Dos subtipos han sido identificados:

1. Lectura de pensamiento – Presuponer las intenciones de otros. “Sé que se están


riendo de mi” “Sé que el vecino hace ruido para molestarme”.
2. Adivinación – Predecir o “profetizar” el resultado de eventos antes de que
sucedan. “Me va a ir mal en el examen”

“Tengo este problema y no he podido resolverlo así que ya no tiene solución”


7. Catastrofización, Imaginarse y rumiar acerca del peor resultado posible, sin importar lo
improbable de su ocurrencia, o pensar que la situación es insoportable o imposible, cuando
en realidad es incómoda (o muy incómoda) o inconveniente.

“Soy un inútil”
8. Etiquetado, Consiste en poner un nombre general o etiqueta globalizadora a nosotros
mismos o a los demás casi siempre designándolos con el verbo “Ser”. Esto produce una
visión del mundo y de las personas estereotipada e inflexible.

“Es terrible… tremendo… desagradable…horroroso…no puedo resistirlo…no puedo


más”
9. Abstracción selectiva, Enfocarse en algo negativo de uno/a, de los demás o de las
circunstancias, excluyendo el resto de características. Las expresiones características en
el filtraje son: “Es terrible… tremendo… desagradable…horroroso…no puedo
resistirlo…no puedo más”.

“Quieren quedar bien, y nada más”


10. Descalificar lo positivo, Continuamente echar abajo experiencias positivas, por
razones arbitrarias.
¿Reconoces alguna de estas distorsiones? Ahora que las conoces un poco mejor cómo
funcionan será más fácil detectarlas para no caer en el autoengaño.
Distorsiones cognitivas: Distorsión en el procesamiento de la información
Hoy tratamos un tema por el que nos habéis preguntado en los comentarios en alguna
ocasión. ¿Qué son las distorsiones cognitivas y cómo afecta a nuestros hijos? Hay padres
que han observado en sus hijos cómo no procesan bien la realidad que les rodea, presentan
una distorsión de la realidad y eso es preocupante. Por esta razón hoy Celia Rodriguez nos
habla de las distorsiones cognitivas y cómo afectan al procesamiento de la información.

Qué son las distorsiones cognitivas


Las distorsiones cognitivas se pueden definir como distorsiones en el procesamiento de la
información que nos llevan a interpretaciones poco realistas y erróneas de lo que sucede a
nuestro alrededor. Estas interpretaciones se pueden entender como ideas que nos creemos
y de las que estamos completamente convencidos.
La distorsión del pensamiento es una forma inadecuada de pensar que se da en las
personas con baja autoestima. Estas personas tienen una visión distorsionada de quienes
son y, además, son muy perfeccionistas y exigentes con lo que deberían ser.

Consecuencias Negativas de las distorsiones cognitivas


La creencia en los pensamientos negativos provocada por la distorsión cognitiva, genera
consecuencias negativas como:

Alteraciones emocionales.
Conflictos en las relaciones con los demás.
Visión negativa de la realidad y de nosotros mismos.
Baja autoestima.
Las 12 Distorsiones cognitivas más frecuentes
________________________________________
Vamos a ver ejemplos de distorsiones cognitivas:
Tomando como referencia la versión de Burns (1980), encontramos los siguientes tipos de
distorsiones cognitivas:
Pensamiento Dicotómico o Pensamiento Polarizado. Es un pensamiento del tipo todo o
nada. Este tipo de distorsión nos hace valorar los acontecimientos de forma extrema, no se
tienen en cuenta los aspectos intermedios. Es el todo o nada, blanco o negro, falso o
verdadero. Ejemplo: un niño que no consigue aprobar un examen, piensa soy un desastre,
no ha servido para nada, soy un fracaso total.
Sobregeneralización: Creencia de que si algo ocurre una vez, ocurrirá muchas veces. Se
valora un simple hecho negativo como un modelo de derrota que tenderá a repetirse y
nunca acabará. Ejemplo: una niña que suspendió una asignatura en la primera evaluación,
consigue aprobar la recuperación y al comenzar la siguiente evaluación aprueba sus
exámenes, suspende uno de ellos y piensa otra vez voy a suspender la evaluación, siempre
me pasa lo mismo.
Abstracción Selectiva. Ocurre cuando la atención se centra en los aspectos negativos y se
ignoran los demás aspectos. Se filtra lo negativo, prestando atención a un simple detalle
sacándolo de contexto, ignorando otros hechos más importantes. Ejemplo: Un niño pasa el
día en una excursión con sus compañeros de clase, lo pasa muy bien y se divierte mucho,
en un momento de la excursión quiere comer un helado, pero la profesora le dice que no
puede. El niño se siente mal y piensa que la excursión ha sido un desastre, olvida lo bien
que lo ha pasado y se centra en un solo detalle negativo.
Descalificación de las Experiencias Positivas: Este tipo de distorsión hace que no tengamos
en cuenta las experiencias positivas y mantiene la creencia negativa. Ejemplo: Una niña
que piensa que no hacen nada divertido en su colegio, cuando le recuerdas que ha ido
varias veces de excursión, que han hecho una competición, un desfile, una fiesta de fin de
curso, etc.. Responde “bueno pero solo fue una vez, tampoco fue para tanto”, “es normal
que nos lleven de excursión alguna vez o que hagan alguna fiesta”.
Magnificación y/o Minimización: Consiste en magnificar los errores propios y los éxitos de
los demás y minimizar los propios éxitos y los errores de los otros. Ejemplo: una niña saca
una buena nota en un examen y piensa que era muy fácil, gana un concurso y piensa que
ha tenido suerte, sin darse cuenta tira un vaso de agua y piensa soy una patosa.
Razonamiento Emocional: Pensar que las emociones negativas son el resultado de que las
cosas son negativas. Se trata de creer que las emociones reflejan como son las cosas. Si
una persona se siente irritada es porque alguien ha hecho algo para irritarle, si una persona
se siente incompetente piensa que es un incompetente. Ejemplo: un niño se siente nervioso
cada vez que duerme fuera de casa y piensa que si duerme fuera va a pasar algo malo.
Afirmaciones de Debería… Tengo que……: Son creencias rígidas y nada flexibles sobre
cómo debería ser uno mismo y los demás. Las exigencias centradas en uno mismo tienen
como consecuencia la autocrítica, baja autoestima y frustración y las exigencias centradas
en los demás tienen como consecuencia la ira, el resentimiento, la rabia,… Ejemplo:
debería sacar siempre sobresaliente, debería haber llamado a mi amiga y no se hubiera
enfadado conmigo, mi madre debería haber preparado mi comida favorita.
Etiquetación: Es un tipo de distorsión cognitiva que consiste en utilizar etiquetas peyorativas
para describirse a uno mismo, en lugar de describir hechos objetivamente. Es un tipo de
sobregeneralización aún mayor. Ejemplo: soy un inútil en lugar de he cometido un error.
Soy un estúpido en lugar de me he equivocado.
Personalización: Es la creencia de verse a uno mismo como responsable de algunos
acontecimientos desafortunados o desagradables, sin haber participado en ellos o habiendo
hecho de manera superficial. Ejemplo: El niño que ve como su hermano comete un error y
piensa es culpa mía, no le he ayudado como hermano.
Inferencia Arbitraria: Se trata de dar por hecho determinadas suposiciones, aunque no
exista evidencia que lo demuestre. Hay dos formas:
Adivinación del pensamiento: Suponer lo que los demás piensan, creer saber lo que están
pensando y saber por qué se comportan de un modo determinado, sin tener ninguna
evidencia de ello. Ejemplo: Un niño que cuando escucha reír a unos compañeros piensa
“se están riendo de mí”.
Adivinación del futuro: consiste en esperar que las cosas salgan mal, sin pensar que puedan
ser neutras o positivas. Ejemplo: el niño que piensa voy a suspender, la niña que no quiere
ir a un cumpleaños porque piensa que se va a aburrir.
Las distorsiones Cognitivas en los niños
Los niños y niñas pueden tener muchas distorsiones cognitivas que afectan a su bienestar
emocional y que llegan a convertirse en creencias.

Cuando esto ocurre, los pensamientos controlan la forma que tiene el niño de ver la realidad
que le rodea, pueden llegar a generar una visión negativa de sí mismo, por lo que resulta
imprescindible trabajar con él para cambiar esas interpretaciones poco realistas por otros
más positivos y adaptativos.

Detectarlas y saber modificarlas es fundamental para que no se generalicen y se conviertan


en un modo de pensar que condicione su actuación. A continuación vemos 6 consejos para
aprender cómo trabajar las distorsiones cognitivas en niños.
6 Consejos para tratar las distorsiones cognitivas en niños
Explícale cómo los pensamientos nos hacen sentir de un modo determinado y cómo esas
emociones dirigen nuestra conducta. El pensamiento es lo que viene a la cabeza, lo que
pensamos, la emoción es cómo nos sentimos y la conducta es lo que hacemos.
Ayúdale a cuestionar sus ideas irracionales, para ello enséñale a emplear el diálogo interno.
Hazle que se pregunte hasta qué punto es cierto eso que piensa, que se cuestione si no
hay más alternativas, qué busque evidencias que demuestren ese pensamiento, etc.
Hazle preguntas para ayudarle a cambiar sus pensamientos negativos. Prueba a decirle
¿eres adivino? ¿siempre se cumple eso que piensas? ¿Cuántas veces ha ocurrido?
¿realmente fue tan malo? ¿se puede hacer algo si eso ocurre? Seguro que hay cosas que
has pensado que al final no han ocurrido. De esta forma le ayudamos a modificar los
pensamientos malos por otros buenos.
Ayúdales a ver lo irracional de ese pensamiento, para ello pídeles que imaginen que es un
amigo suyo el que ha pasado por ese acontecimiento, y que piensa lo que está pensando
el niño/a. ¿Qué le dirían en esa situación?
Los Padres el ejemplo de los niños. Sírveles de ejemplo, si tendemos a hacer distorsiones
de la realidad transmitimos ese patrón a los niños/as.
Ofréceles pensamientos alternativos. Por ejemplo, diles y no crees que en lugar de eso que
piensas, puede ser….. o puede ocurrir…
Ataraxia en niños. Cómo podemos ayudar a niños problemáticos
Qué es la ataraxia
La ataraxia es un trastorno mental que afecta a personas de cualquier edad. En los niños
suele ser especialmente problemático. Se trata de la incapacidad que tienen algunas
personas de sentir frustración o preocupación y por tanto, la tranquilidad y serenidad en
relación a la razón, el alma y los sentimientos.

En la Antigua Grecia, esto era visto por los filósofos como algo positivo y a simple vista lo
es, el detalle es que un niño con ataraxia puede ser gravemente afectado por las acciones
que toma o la forma en la que percibe el mundo. Muchas veces no son conscientes de sus
limitaciones ni de las consecuencias que pueden acarrear sus actos.

La ataraxia suele manifestarse después de algún golpe en la cabeza o un ictus que haya
afectado alguna región específica del cerebro del niño.

¿Cómo afecta la ataraxia a los niños?


Si bien un adulto puede entender a la perfección que sus actos tienen consecuencias, un
niño no suele razonar de esta manera. Esto hace que luchen por lo que quieren sin medirse
y sin abstenerse a las consecuencias que estos actos puedan causar. Si pensamos en el
ámbito educativo, los niños podrían pensar en hacer trampa en un examen para el que no
han estudiado y cuando se les anule la evaluación no existiría un sentimiento de culpa que
evitará que en un futuro esa situación se repita. Lo mismo puede ocurrir con el hurto o actos
violentos hacia compañeros.

Los niños están en una búsqueda constante de su felicidad y su bienestar. También los
adultos viven de esta manera, pero los adultos suelen tener un nivel de consciencia más
alto que los hace pensar dos veces antes de hacer cualquier cosa, los pequeños sólo lo
hacen dentro de su inocencia.

¿Cómo podemos ayudar los niños con ataraxia?


La apatía puede considerarse el síntoma principal de la ataraxia. Es importante identificar
este problema en nuestros niños y niñas y buscar ayuda profesional. Sin embargo, antes
de acudir a la ayuda médica psicológica es conveniente determinar nosotros mismos si se
trata de una apatía constante ante las consecuencias negativas de sus actos o se trata de
algo temporal como acto de rebeldía. En caso de que la apatía sea constante, debemos
preocuparnos ir en busca de ayuda profesional.
No reconocen sus límites, piensan que no hay normas ni limitaciones. Son ansiosos y
nerviosos en general
Otra cosa que es muy importante es identificar la ataraxia tan pronto como sea posible. Si
el niño vive mucho tiempo comportándose de esta manera va a comenzar a creer que eso
es completamente normal y crecerá sin el miedo a fallar, sin la preocupación y sin la
culpabilidad. Recordemos que estos sentimientos, pese a ser negativos, suelen tener una
influencia positiva a largo plazo porque estos ayudan a afianzar el aprendizaje.

Entonces ¿Cómo podemos ayudarle?…

Trasmítele seguridad en sí mismo, no compares sus acciones con las de sus compañeros
o amigos, intenta no machacarle con temas en los que el se muestre inseguro, así
mejoraras su seguridad y autoestima.
Si tenemos contacto con un niño con ataraxia, hablar con él sobre distintas cosas e intentar
que comprenda que existen consecuencias negativas que lo pueden afectar dependiendo
de cómo actúe. En líneas generales se trata de hablarle sobre la realidad como la
percibimos todos porque él no la ve con los mismos ojos o a través del mismo cristal que
nosotros.
La técnica del Sándwich para mejorar la conducta en niños
Cuando tenemos un niño caprichoso que tiene un comportamiento desagradable o malas
conductas con otros niños (les pega, les molesta y agrede) es necesario utilizar técnicas
diferentes puesto que las tradicionales poco darán resultado. La técnica del sándwich se
basa no en los castigos sino más bien en los elogios hacia el niño a fin de obtener un
refuerzo positivo basado en la psicología cognitivo conductual.

¿En qué se basa la técnica del sándwich?


Este método tiene en cuenta la crítica pero de manera constructiva. ¿Y cómo se lleva a
cabo? Es muy sencillo: en primer lugar debemos suavizar la crítica. Es decir, no expresar
de manera directa algo negativo.

Para lograr que esta técnica sea efectiva, es necesario respetar 3 pasos de la técnica del
sándwich:

Elogiar al niño por algo. Esto debe ser algo real y sincero. Si queremos que el niño modifique
algo de su comportamiento debemos destacar algo de su personalidad o comportamiento
que valoremos. Por ejemplo: tienes una gran inteligencia, memoria, capacidad, carisma, etc
(lo que sea real y que refleje la verdadera personalidad del niño). Una vez dicho esto, es
posible pasar al siguiente paso.
Se recomienda que este elogio sea dicho por un docente o alguien a quien el niño aprecie.
Por ejemplo, suele ser muy positivo que un niño que necesita modificar algo de su
comportamiento hacia otros, sea elogiado directamente por sus mismos compañeros.

La petición del cambio de conducta. Luego de dicho elogio, debemos continuar la frase con
un “pero”. Por ejemplo: “eres muy capaz e inteligente pero necesito que seas más mejor
compañero de lo que eres ahora”. Ten en cuenta que utilizamos frases positivas y no hemos
dicho: “necesito que no seas tan malo o agresivo con tus compañeros”.
Al finalizar el pedido debemos explicarle al niño los motivos de la petición, es decir por qué
razón queremos que él cambie. Por ejemplo: “eres muy inteligente y capaz pero necesito
que seas mejor compañero de lo que eres ahora y que ya no les pegues (molestes, agredas,
insultes, etc) a tus compañeros porque a ti no te gustaría que ellos hicieran eso contigo”.
Es importante que dejemos en claro que al pensar de manera empática, el niño puede
ponerse en el lugar de sus compañeros y que, si los golpes o las agresiones las recibiera
él mismo por parte de sus compañeros, no sería nada agradable para él.
Agradecer y llevar a cabo un plan de acción. Al finalizar es importante agradecerle al niño
por la escucha brindada. Además debemos ayudarle a que cambie este comportamiento
(no olvidemos que todo comportamiento se presenta como una expresión de algo, es decir
que el niño que golpea a sus compañeros lo hace porque necesita expresar algo que no
puede dominar o controlar en su interior). Para ello (y aunque no descubramos en ese
momento qué le sucede al niño y por qué razón actúa del modo que actúa) es necesario
ayudarle a cambiar su conducta.
Cómo se aplica la técnica del Sándwich
Plantea objetivos cortos (breves en el tiempo). Haz un plan de acción en el cual el niño
agresivo no les pegue a otros al menos durante unas horas. Luego ve agregando cantidad
de horas conforme el niño vaya superando las primeras horas sin agredir a otros.
Ayúdale a reconocer qué siente en el momento en que tiene necesidad/deseos de pegarle
a otro compañero: qué siente en ese momento, en quien piensa o qué imagen se viene a
su cabeza. Tal vez te sorprenda pero puedes escuchar las respuestas más absurdas que
jamás hayas oído. No limites ni critiques ninguna de ellas. Recuerda que muy
probablemente el niño esté expresando con palabras solo una pequeña porción de lo que
le sucede en su interior y que es motivo de su agresión hacia otros.
Pide colaboración a otras docentes. Tal vez no puedas acudir a un psicólogo infantil dentro
de la institución (que sería la figura idónea para el caso). Si es así, acude a otra docente o
auxiliar que pueda ayudarte con el niño. Este no será un trabajo de un momento para el
otro. La técnica de sándwich le ayudará a cambiar su conducta pero, como todo
comportamiento arraigado, necesita de tiempo y dedicación pro parte de un adulto amoroso
y del niño y su predisposición.
Juegos y ejercicios de atencion para niños en el aula
Juegos para prestar atención en clase
Cuando estamos al frente de una clase, en muchas ocasiones percibimos que los niños no
prestan atención, es decir se aburren con facilidad. Esto puede o no estar en relación con
el método que estemos utilizando para enseñar o a otras cuestiones físicas y psicológicas.
A continuación proponemos juegos y ejercicios de atencion para niños en clase.

Recuerda:

La concentración es la capacidad de mantener la atención en una actividad o tarea durante


un tiempo. La concentración, y por lo tanto la atención, es fundamental para el aprendizaje
del niño, sin concentrarse es prácticamente imposible aprender nada. Es muy importante
entrenar la capacidad de atención de los niños y niñas realizar ejercicios de concentración
para niños que mejoren el aprendizaje y eviten los malos resultados académicos.

Recomendaciones previas antes de realizar los ejercicios

Escoge siempre un método de enseñanza diferente. Los niños (especialmente lo más


pequeños) se aburren durante la clase. Está comprobado que los niños pequeños pueden
mantener su atención durante 10 minutos al inicio de una clase, luego la atención
disminuirá. Cambiar de actividad o de técnica cada este tiempo, puede ser una buena
estrategia.

Ejercicios de concentracion para niños


Ejercicios de atencion para niños entre 3 y 5 años
Cuando los niños son pequeños, las técnicas que se usen deberán cambiarse cada 10 o
15 minutos. Así, estructurar una clase de 15 minutos y luego pasar a realizar actividades o
juegos en relación al tema abordado puede dar resultado. Por ejemplo; expone la clase o
el tema que desees ese día durante los primeros 10 o 15 minutos. Luego plantea:

Un juego en relación al tema. El juego puede ser individual o grupal. Esto dependerá del
tema abordado.
Una adivinanza.
Momento libre.
Ejercicios de atencion para niños entre 6 y 10 años
Estos niños preferirán más los juegos en equipo o grupales puesto que a partir de esta edad
ellos pueden tener en cuenta las recomendaciones de otros niños y durante esta edad se
desarrollas habilidades sociales que son de gran importancia para ellos en la vida adulta.

Por otra parte los niños entre 6 y 10 años pueden mantener su atención durante 20 o 25
minutos y luego plantear juegos o actividades en relación al tema abordado anteriormente.

5 Juegos de atención en clase para todas las edades


Estos juegos se pueden emplear en niños de cualquier edad.

El juego del silencio


Uno de los juegos que los docentes más utilizan para que los niños presten atención en
clase es el juego del silencio. Este juego se puede emplear al llegar a la clase puesto que
generalmente los niños presentan un grado elevado de alteración por venir del recreo. Jugar
al juego del silencio es muy sencillo; los niños deben sentarse y sacar sus útiles en completo
silencio. Esto les permite elevar su concentración y escuchar la única voz permitida: la de
la maestra que realice indicaciones. Posteriormente, pasados unos minutos, se puede
premiar al niño que ha permanecido en silencio durante más tiempo.

Actividades para unir figuras iguales


Entre las actividades de concentración que se emplean en el aula, la unión de figuras
iguales es una de las más utilizadas.

El tiempo de demora que le lleve al niño hallar dos piezas iguales tendrá relación con el tipo
de atención (alta o baja) que este niño tendrá.

De este modo podemos realizar una rápida evaluación a nuestros alumnos con solo darles
un ejercicio de este tipo.

Los laberintos
Los laberintos donde ellos deben sortear obstáculos para salir del mismo, es un juego muy
antiguo altamente recomendado para mejorar la concentración y atención en los niños. Se
puede utilizar en el aula o en casa.

Os dejamos diferentes juegos de laberintos online y fichas para trabajar en clase o en casa
Escaleras y dragones
Este juego (que se puede adaptar a muchos de los temas que se dictan en las clases; por
ejemplo se puede confeccionar un juego de escaleras y dragones para gramática o para
números) facilita la concentración en los niños y eleva, en consecuencia, su aprendizaje

Tangram
El juego del tangram estimula la atención, memoria, imaginación y creatividad en los niños.
Básicamente tendrás 7 formas geométricas para armar una gran cantidad de objetos,
formas de tangram, animales y todo lo que puedas imaginar, es un juego bien pensado para
que te dediques sólo a crear e inventar.
Los problemas de atención y concentración en niños son comunes y no debemos
alarmarnos pensando en la posibilidad de que nuestro hijo/a sufra un trastorno por déficit
de atención, recomendamos trabajar y estimular la atención y la concentración para mejorar
el aprendizaje y evitar los malos resultados académicos.

© 2017 Ejercicios de atencion para niños. Blog educativo Educapeques

Deja tus comentarios y tus impresiones sobre este tema y dinos que temas te gustaria
trataramos en los siguientes artículos. Recuerda también compartir en redes sociales y
seguirnos para estar informado sobre los problemas habituales en nuestros hijos.
Las 10 distorsiones cognitivas del juego patológico
¿Por qué juega un jugador patológico a pesar de los problemas económicos, laborales,
familiares, etc., que le supone mantener esta actividad? La respuesta se resume
principalmente en los pensamientos erróneos o irracionales sobre el juego.

“Tengo un sistema para ganar”, “Como ya han salido cuatro números pares, toca impar”,
“Últimamente estoy teniendo mucha suerte en mi día a día, confía en mí”, “¡Maldita
máquina, me estás engañando!” o “¡Uy casi!, me he quedado muy cerca, por qué poquito”.
Esto son algunas de las frases más comunes que se pueden escuchar en las mesas de
poker y en las casas y salones de apuestas. Los pensamientos erróneos o irracionales
acerca del juego y la posibilidad de incidir en sus resultados, cuando los juegos de azar,
por definición, no son controlables ni predecibles son los culpables del mantenimiento de la
conducta de juego patológica.

Entendemos por distorsiones cognitivas aquellas maneras erróneas que tenemos los seres
humanos de procesar la información, esto es, de elaborar malinterpretaciones sobre lo que
acontece en nuestro entorno.

Los pensamientos que subyacen a las distorsiones cognitivas no son demostrables ni se


pueden comprobar o verificar, es decir, no son juicios objetivos. Por el contrario, dichos
pensamientos muestran un elevado grado de convicción y son automáticos, lo que hace
que se conviertan en irracionales y con gran poder de influencia negativa en aspectos
concretos de la vida cotidiana de las personas.

Distorsiones cognitivas más comunes y de mayor importancia


Filtraje: se toman los detalles negativos y se magnifican mientras que se olvidan los
aspectos positivos de la situación.
Pensamiento polarizado: blanco o negro, bueno o malo.
Sobregeneralización: se extrae una conclusión general de un simple incidente.
Falacias de control: la persona se concibe como una víctima del destino.
Falacia de justicia: la persona está resentida porque piensa que conoce qué es la justicia,
pero los demás no se encuentran en su mismo punto de vista.
Etiquetas globales: se generalizan una o dos cualidades de un juicio.
El juego es una labor básica con una implicación importantísima en el proceso de
socialización y en el desarrollo emocional de todo ser humano.

Hablamos de juego patológico cuando este empieza a ser una necesidad dominante para
el sujeto. Se comprende como un problema de salud con significantes consecuencias tanto
para las personas que lo padecen como para sus familiares. Se trata de un trastorno
caracterizado por la incapacidad en el control de impulsos y por un grado de afectación en
todos los ámbitos de la vida del individuo.

Los jugadores con síntomas ludópatas se muestran inadaptativos, suelen presentar un alto
nivel de desconfianza y de abuso a determinadas sustancias. Además, poseen una falta de
autocontrol y sentimientos de grandeza, lo que los lleva a pensar que su manera de ver las
cosas es la única y la correcta.

La relación entre las distorsiones cognitivas y la ludopatía es muy clara. Las distorsiones
cognitivas suponen una interpretación incongruente y exagerada de la realidad. En el
ámbito de las apuestas, es muy habitual sesgar la información para simplificar la realidad.
La sobregenralización, el pensamiento polarizado o la falacia de control son diferentes
ejemplos que se observan en estos jugadores.

Distorsiones cognitivas más habituales en jugadores patológicos


Ilusión de control: creencia de que los resultados del juego dependen más de tu propia
actividad que del azar.
Suerte como responsable de los resultados: se concibe la suerte personal como un factor
predictivo o explicativo de los resultados del juego.
Supersticiones: asociaciones entre un determinado evento o conducta y un premio. El
jugador llega a creer que dicho evento o conducta favorece la probabilidad de ganar.
Perder por poco: el jugador cree que “ha estado cerca de ganar” por lo que sigue
intentándolo.
Personificación de la máquina: atribución de cualidades humanas a la máquina.
Los ejemplos de las frases de escucha habitual en estos locales de juego son un claro
ejemplo de algunas de las distorsiones cognitivas mencionadas anteriormente.

De este modo, sabemos que las distorsiones cognitivas son consideradas un factor de
riesgo y un factor mantenedor de la conducta ludópata.

Por Andrea García.