Está en la página 1de 2

SEOANE, María. RUIZ, Héctor. La noche de los lápices.

Buenos Aire: Contrapunto, 1986

Por: Yazmin Nathalia Chia López


2183264
Taller de Lenguaje
Universidad Industrial de Santander

María Seoane y Héctor Ruiz Núñez periodistas argentinos indagaron en los recuerdos de
familiares y amigos, en los cuadernos y papeles personales de cada una de las víctimas
para mostrar sus sueños y expectativas en una mejor Argentina durante un periodo de
dictadura, de represión dónde invadía el terror. La obra llamada La noche de los lápices
reúne una serie de eventos que vivió un grupo de estudiantes de la UES durante la
lucha por sus derechos. Esta obra anacrónica inicia con una breve escena del juicio dónde
se acusan a tres personas de cometer gran cantidad de atropellamientos en nombre de la
Junta Militar, luego se cuenta la biografía de cada uno de los estudiantes en los que se
enfoca la obra, estudiantes con edades entre los 14 y 18 años de edad, narrando pequeñas
anécdotas que permite conocerlos un poco más. Finalmente se relata cómo fueron los
inicios de la dictadura, cuando se derrocó a María Estele de Perón y subió al mandato la
Junta Militar con el fin de realizar el “Proceso de Reorganización Nacional”, implantando un
gobierno fascista, donde el pueblo no tenía voz alguna. La historia da a conocer como
estudiante de educación secundaria pertenecientes a colegios como El Bellas Artes, Liceo
Víctor Mercante, El Normal, Colegio el Nacional, entre otros; lucharon días antes del golpe
de estado por el boleto estudiantil secundario, logrando ser escuchados y obteniendo
buenos resultados, así fue como poco a poco se fueron incorporando no solo en temas
estudiantiles sino también nacionales buscando el bien común, se involucraron tanto que la
Junta Militar se sintió con temor y para tener al pueblo controlado realizaron múltiples
injusticias y atropellamientos en nombre de su ideología. La Junta Militar realizo miles de
secuestros en lugares clandestinos, torturas realizadas a los secuestrados, atentados,
genocidios, los cuales son importantes de recordar y tenerlos presentes, no podemos
olvidar el dicho que dice que quien no conoce su historia, está condenado a repetirla,
teniendo presente que debemos luchar siempre por nuestros derechos, seguir nuestros
ideales, honrando cada vez la memoria de estos mártires estudiantiles. No olvidemos que
los lápices siguen escribiendo y los encargados de que sea así somos nosotros los
estudiantes, escribiendo nuestra historia para dejar una huella en esta sociedad que cada
vez está en una situación mas critica.

Intereses relacionados