Está en la página 1de 5

LAS TIC COMO CATALIZADOR DE LAS RELACIONES DE PODER EN LA

EDUCACIÓN SUPERIOR

Desarrollo e inclusión social con tecnologías de información y comunicación.

Elizabeth Oviedo1
Armando Piraquive2
Norberto Portela Angarita3

Resumen

En la educación tradicional, los docentes dueños del conocimiento se imponen sobre el


estudiante, manifestando e imponiendo su estilo, sus propias desesperanzas y alegrías
circundadas por un sistema socio económico, tal vez sin conocer que su papel encarna
la respuesta a los requerimientos sociales propios de cada época. La crisis social
existente en la actualidad, el sistema de trabajo que asfixia a los trabajadores, los daños
contra el medio ambiente en el sentido amplio de la palabra, pueden dar cuenta de los
problemas que ha traído la educación tradicional.
En consonancia, el uso de las TIC en el aula de clase –que ha traído consigo
detractores y seguidores-, no solo permite la interacción y la rapidez al desarrollar los
procesos de adquisición y producción de conocimiento en manos del docente sino que
también pone de manifiesto la cooperación y la producción conjunta de mismo. La
Educación Universitaria mediada por las TIC muestra que los ambientes colaborativos
pueden llegar a consolidarse como ideales a la hora de cambiar los roles preestablecidos
socio educativamente como parte de la influencia de estas nuevas tecnologías en la vida
del ser humano.

Introducción

Las relaciones de poder han sido ampliamente estudiadas por grandes autores entre
los que se cuentan Nietzsche y Marx desde un discurso de lo económico y con una
perspectiva de la dominación y de la opresión. Sin embargo, es Michel Foucault quien
plantea que debe abordarse desde otra perspectiva y lo manifiesta cuando dice que una
relación de poder no se constituye como una obligación o una prohibición que los más
poderosos imponen a los menos poderosos, sino que los involucra, los envuelve y es
transmitido por ellos y a través de ellos. (Foucault, 1980). Así la educación como sistema
de convergencia de actores sociales replica las relaciones de poder propias de la
sociedad en general y prepara a los individuos para replicarlas.

1
Maestrante en Educación. Docente Investigadora Universidad Cooperativa de Colombia.
elizabethoviedo@mail.unicundi.edu.co

2
Magíster en Administración. Docente Investigador Universidad de Cundinamarca. Líder del Grupo de Estudios
Disciplinarios en Contabilidad. armandoecodoce@gmail.com

3
Maestrante en Educación de la Universidad Cooperativa de Colombia. norberto.portelaa@campusucc.edu.co

1
Uno de los determinantes de las relaciones de poder es la diversidad entre los
individuos considerada por Escalera Reyes:
Las relaciones de poder vienen determinadas primariamente por la existencia
objetiva de diversidad entre los individuos (aptitudes, capacidades, características
físicas, situación en los ecosistemas,...) definidas siempre culturalmente como
diferencias entre los individuos y los grupos, las cuales, en el transcurso de la acción
social, son consecuencia del establecimiento de relaciones de poder y de la
configuración de desigualdades entre dichos individuos o grupos; (…). (2015, pág.
1)
A propósito de las relaciones de poder en la educación, Ojalvo expone que
P.Bourdieu y J.C Passeron estudian especialmente el papel de la cultura dominante
y del lenguaje en la determinación de las relaciones entre profesor y alumnos en las
sociedades clasistas, el sistema educativo se basa en la existencia de una sociedad
jerarquizada, dirigida por una clase privilegiada que detenta la cultura, por lo tanto,
la educación tiende a la conservación del poder cultural de esa clase. (2015, pág.
1)
Así, en el proceso educativo, las relaciones de poder se vislumbran desde la simple y
llana influencia – inconsciente o consiente- hasta las acciones constrictoras en el aula o
fuera de ella. Antelo lo describe
Cualquier definición de la educación incluye la idea de influencia. No hay educación
sin unos seres que influyen a otros. Los manuales de pedagogía hablan de la acción
educativa como aquella acción que unos ejercen sobre otros. Por otra parte, la idea
de intervención es inherente al acto educativo, en el sentido preciso de pretender
forzar el comportamiento del otro. Para que haya una educación tiene que haber,
entonces, más de uno y para que haya una educación tiene que haber una especie
de voluntad de influenciar, provocar, impactar al otro. (Antelo, 2015)

Objetivo

Establecer los cambios que se generan en las relaciones de poder que se gestan en los
procesos de Enseñanza y Aprendizaje en la Educación Superior a partir de la mediación
de las TIC

Método

La primera etapa de investigación corresponde a la revisión de literatura que permita


llevar a documentar y fundamentar las categorías de análisis establecidas como son
relaciones de poder en la Educación, las TIC en la Formación Universitaria, Ambientes
Colaborativos y Estrategias de aprendizaje.

Resultados

2
Entre las necesidades que enfrenta el desarrollo de procesos de aprendizaje mediado
por las TIC en lo concerniente al proceso de adquisición y construcción de conocimiento
se resaltan las características expuestas por De Corte encontramos la necesidad de
colaboración, el aprendizaje autorregulado e individualmente diferente. A propósito de la
colaboración manifiesta que
La adquisición del conocimiento no es puramente un proceso mental que se lleva a
cabo en la mente, sino que ocurre en interacción con el contexto social y cultural,
así como con los artefactos, especialmente a través de la participación en
actividades y prácticas culturales. (1997, pág. 19)
Respecto de la autorregulación manifiesta que “este rasgo se refiere a los aspectos
metacognitivos del aprendizaje efectivo, (…) los buenos aprendices y solucionadores de
problemas manejan sus propios procesos de construcción de conocimiento y adquisición
de habilidades”, caracterización que es a su vez coherente con que “los procesos y logros
del aprendizaje varían entre los estudiantes debido a las diferencias individuales en la
diversidad de aptitudes que afectan el aprendizaje”
A la luz de esta caracterización propia del aprendizaje mediado por las TIC, la
formación en educación superior se ve ampliamente dinamizada en la era postmoderna
por la implementación de herramientas multimedia, en las diferentes estrategias o
momentos. Podemos puntualizar el concepto de multimedia a través de Carrier J.P.
(2001) que incluye cuatro ámbitos fundamentales que dan sentido al término: lo digital, la
interactividad, la hipertextualidad y la puesta en red.

Esta conceptualización nos permite identificar el enriquecimiento del proceso de


enseñanza aprendizaje con elementos de uso cotidiano programados desde un aula
virtual o a través de las redes sociales, situación que deriva en la rapidez de acceso a la
información por parte del estudiante, que combina la participación del docente y de los
estudiantes a partir del modelo tradicional de adquisición de conocimiento y que de igual
manera valida las estrategias de momentos centrados en la cooperación, la
sociabilización y las tutorías en un dinamismo total planteado por Velandia M. (2005)

Conclusiones
Se encuentra que las TIC en la educación universitaria, tienen un alto componente de
cooperación que a su vez implica que ya no es solo el profesor quien tiene la necesidad
de exponer e impartir el conocimiento, sino que éste se construye de manera colectiva
en una gran parte del proceso formativo. Por otro lado, la toma de decisiones por parte
del árbitro de fútbol no solo es hacer cumplir la norma, sino también implica la
interpretación de las mismas en relación con la jugada propia objeto de examen,
corresponde un proceso de formación, es allí donde la colaboración permite la
adquisición del conocimiento a partir del autoaprendizaje y del diálogo constante.
En ese sentido, el uso de las TIC en la formación universitaria especialmente la
mediación en los ambientes colaborativos puede democratizar el proceso de aprendizaje
y liberar al docente de ser el único poseedor del conocimiento y compromete al alumno
para ser el artífice de conocimiento de forma colectiva.

3
Referencias

Alonso, G. (2002). Producción de saberes y regímenes pedagógicos. Buenos Aires: Miño y Dávila.

Antelo, E. (20 de marzo de 2015). Notas sobre la ( incalculable) experiencia de enseñar. Obtenido de
http://www.estanislaoantelo.com.ar:
http://www.estanislaoantelo.com.ar/files/incalculablecem.pdf

Boff, L. (2001). ÈÉtica planetaria desde el gran sur. Petrópolis, Brasil: Petrópolis.

Carrier, J. P. (2001). Escuela y multimedia. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI.

De Corte, E. (1997). Aprendizaje apoyado en el computador: una perspectiva a partir de investigaciòn


acerca del aprendizaje y la instrucción. Educación y cultura, 71.

Escalera Reyes, J. (20 de 03 de 2015). Socialbilidad y relaciones de poder. Obtenido de


http://www.carlosmanzano.net: http://www.carlosmanzano.net/articulos/Escalera.html

Faucault, M. (1980). The eye of power. En C. Gordon, Power / knowledge: selected interviews and other
writings 1972-1977 (págs. 146-165). New York: Pantheon Books.

Freire, P. (1921). Pedagogy of opressed. New York: Continuum.

Guerrero, V. F., Govea, M., & Urdaneta, E. (septiembre-diciembre de 2006). Análisis de la gestión del
conocimiento y de la inteligencia emocional en las organizaciones. Telos, 8(3), 420-483. Obtenido
de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=99318788004

Huerta, A. J., Pérez, G. I., & Castellanos, C. A. (s.f.). Desarrollo curricular por competencias profesionales
integrales. Recuperado el 15 de diciembre de 2014, de
http://www2.ufro.cl/docencia/documentos/Competencias.pdf

López, J. I. (2009). Un giro copernicano en la enseñanza universitaria:. Revista de Educación, 279-301.

Ojalvo, V. (20 de 03 de 2015). Determinantes en la relación educativa. Obtenido de www.unacar.mx:


http://www.unacar.mx/cuerpos/educacion_fisica/contenido/articulos_ef/determinantes.html

Rojas Soriano, R., & Ruiz del Castillo, A. (2000). Investigación-acción en la UNAM (Universidad y relaciones
de poder). México D.F.: Plaza y Valdés, S.A. de C.V.

4
Tadeu Da Silva, T. (1995). El proyecto educacional moderno: ¿Identidad terminal? En A. J. Veiga Nieto,
Crítica Pos-estructuralista y educación (F. Calvo Ortega, Trad., pág. 10). Buenos Aires, Argentina:
Laertes. Obtenido de http://www.terras.edu.ar:
http://www.terras.edu.ar/biblioteca/4/4HEAL_DaSilva_Unidad_7.pdf

Vargas, G. (2011). Juegos de verdad en la educación social: el control y la norma. En S. Moyano Mangas,
Voces de la educación social (pág. 18). Editorial UOC.

Velandia, M. C. (2005). Metodología Interdisciplinaria centrada en equipos de aprendizaje. Bogotá:


Universidad Cooperativa de Colombia.

Velandia, M. M. (Marzo de 2013). Lo que hacemos nos hace… el proceso de liberación en la construcción
identitaria. Revista de Educación Inclusiva, 6(1), 18-42.