Está en la página 1de 2

Extinción de La Tutela de los Impúberes

La tutela de los impúberes puede terminar por causas propias del pupilo o por
causas inherentes al tutor. En este último caso, lo que hay más bien es un cambio de
tutor y no una cesación de la tutela misma.

A) Causas provenientes del pupilo

Por parte del pupilo podía terminar la tutela:

1) Cuando el pupilo llegaba a la edad de la pubertad, por lo menos para el hombre, a


los catorce años de edad.

2) Cuando el pupilo perdía la libertad, el derecho de ciudadanía, o había un cambio


en su situación familiar, o sea, cuando había sufrido una capitis deminutio máxima,
media o mínima.

3) Cuando el pupilo moría.

4) Cuando había llegado el término o se había cumplido la condición impuesta por el


pater familias, en la tutela testamentaria, para que finalizara la misma.

B) Causas inherentes al tutor

Terminaba la tutela por causas inherentes al tutor:

1) Por la perdida de la libertad o de la ciudadanía, o sea, cuando el tutor sufría una


capitis deminutio máxima o media.

2) Por haber ocurrido la muerte del tutor.

3) Por la exclusión del tutor de la tutela, como consecuencia del crimen suspecti
tutoris.

4) Por una excusa dada por el tutor que hubiera sido aceptada.

5) Por haber renunciado el tutor a la tutela.


Tutela Perpetua le las Mujeres

Las mujeres púberes sui iuris, estaban sometidas a tutela perpetua, por
considerar los juristas romanos que en virtud de su inexperiencia para los negocios y
de su natural ligereza de espíritu, podían dilapidar los bienes familiares. Esta tutela se
estableció, no en interés de la mujer misma, sino por un sentimiento de desconfianza
contra ella; en interés de la familia agnaticia para impedir que disipara los bienes que
recibiera de los parientes paternos.

Extinción de La Tutela de las Mujeres

Las leyes Iulia y Papia Poppaea, dispensaron de la tutela a la mujer que tuviera
el “ius liberorum”, o sea, a la ingenua que tuviera tres hijos y a la liberta que tuviera
cuatro hijos.

Esta tutela desapareció definitivamente en el siglo IV de la era cristiana.

Ello podía ocurrir por causas necesarias o por causas voluntarias.

Las causas necesarias fueron: a) La muerte del páter; pero si éste lo era el abuelo, el
hijo quedaba bajo la patria potestad del padre; b) La muerte del hijo de familia, por
obvia sustracción de materia; c) La máxima disminución de cabeza del páter o del
propio hijo de familia, supuesto que el esclavo era tanto como una cosa; y d) La media
disminución de cabeza del páter, porque si el páter perdía la condición romana no
podía seguir detentando la patria potestad.