Está en la página 1de 10

REFLEXIONES ACERCA DE LA

ECOTOXICOLOGÍA
QUE VIENE
Palabras clave: Toxicología - Toxicología Ambiental - Ecotoxicología: evolución histórica, perspectivas y tendencias futuras - Omicas - Ecotoxicología cuantitativa - Ecotoxicogenómica.
Key words: Toxicology - Environmental Toxicology - Ecotoxicology: historical evolution, future perspectives and tendencies - Omics - Quantitative Ecotoxicology - Ecotoxicogenomics.

Las pruebas de toxicidad basadas en cambios en niveles celulares, Alfredo Salibián


fisiológicos y bioquímicos de las especies test seleccionadas han
sido útiles como indicadores de impactos ambientales adversos Departamento de Ciencias Básicas. Universidad
de los contaminantes. No obstante, los ensayos uniespecíficos en Nacional de Luján.
condiciones de laboratorio no permiten extrapolaciones confiables Programa de Ecofisiología Aplicada (PRODEA)
para la descripción de los impactos de los tóxicos sobre complejas Instituto de Ecología y Desarrollo Sustentable
comunidades bióticas naturales que pueden interactuar tanto con otras (INEDES)
comunidades y con sus entornos físicos. La perspectiva ecosistémica
E-mail: salibian@mail.unlu.edu.ar
de la Ecotoxicología fue esencial para la comprensión integrada de
los diferentes efectos de los compuestos peligrosos (antropogénicos
o naturales). En este trabajo se describe brevemente el recorrido
histórico de los objetivos y métodos de la Toxicología clásica hasta los
puntos de vista y métodos modernos, anticipando la importante contribución que se espera de nuevas técnicas y herramientas
que permitirán evaluaciones más realistas de los riesgos ambientales y sanitarios asociados a las crecientes interacciones de
las actividades humanas con los ecosistemas.

Toxicity tests based on changes in cellular, physiological and biochemical levels of selected test species have been useful as
indicators of adverse environmental impacts of pollutants. Notwithstanding, unispecific tests under laboratory conditions do
not allow confidently extrapolations to describe the impacts of the toxics upon complex natural biotic communities that may
interact both with other communities and with their physical environments. The ecosystem-level perspective of Ecotoxicology
was essential for the integrated understanding of the different effects of hazardous compounds (anthropogenic or natural).
This paper discussed briefly the historical journey of the classical Toxicology up to modern views and methods, anticipating
the significant contribution of the new techniques and tools that will allow a more realistic evaluation of the environmental
and health risks associated to the growing interactions between human activities and ecosystems.

 Introducción numerosos investigadores, entre los yendo significativamente a sentar


cuales se destaca la figura del mé- las bases para una interpretación
La Toxicología (de los vocablos dico alemán Paracelso (1493-1541). mecanístico-organísmica y para la
griegos Toxicon y logos) es una espe- expresión cuantitativa de los efectos
cialidad científica cuyo nacimiento La Edad Contemporánea de la de los tóxicos de origen diverso, en
y posterior desarrollo puede ubicar- Toxicología corresponde al período una senda que permitió el desarro-
se aproximadamente en el Siglo XV. en el que se registraron los avan- llo de la Toxicología básica moderna
El período previo estuvo caracteriza- ces posteriores, desde el Siglo XIX (Paoliello y De Capitani, 2000).
do en forma excluyente por estudios en adelante, los que como fruto de
referidos a las propiedades de tóxi- interacciones con otras disciplinas A comienzos del siglo XIX la To-
cos de origen natural o antrópico científicas y culturales, contribuye- xicología se visualizaba principal-
(venenos, toxinas). Recién a partir de ron a su diversificación en varias es- mente como una rama integrante de
entonces -y hasta fines del XVIII- se pecialidades; ese proceso de “espe- las Ciencias Médicas (o Toxicología
inició una etapa caracterizada por cialización” fue coincidente con el Clínica) y, como tal, su estructura
el desarrollo de lo que, con el trans- momento en que los biólogos, fisió- teórica y práctica apuntaba al abor-
curso del siglo siguiente, afianzará logos, farmacólogos y bioquímicos, daje de los problemas sanitarios li-
las bases de la Toxicología científi- entre otros, confluyeron aportando gados a los venenos y secreciones
ca gracias a los aportes pioneros de sus métodos y resultados, contribu- animales y vegetales.
80 CIENCIA E INVESTIGACIÓN - TOMO 65 Nº 2 - 2015

Con el tiempo, la Toxicología por el Premio Nobel de Química, no fue simétrico: la naciente Ecolo-
incluyó en sus áreas de incumben- el holandés Paul Crutzen). La mis- gía era el componente débil frente a
cia lo referente a las consecuencias ma habría seguido al Holoceno, la “solidez” que exhibía la por en-
adversas asociadas a las actividades luego de adoptar definitivamente la tonces “añeja” Toxicología (Cairns,
productivas (industriales) que paula- agricultura, estableciendo conecti- 1989).
tinamente se expandían y diversifi- vidades económicas y sociales por
caban, utilizando una variedad de vía de un dominio de los procesos Cabe destacar también que el en-
compuestos químicos, acoplando biofísicos básicos del Planeta, con cuentro ocurrió en un momento par-
al mismo tiempo un aumento de los impactos negativos en los procesos ticular de la historia de la ciencia ca-
riesgos para los seres vivos, mayor- evolutivos de las especies, control racterizado por notables desarrollos
mente los humanos y sus entornos, sobre un 80% de la parte terrestre tecnológicos que promovieron vín-
por contaminación de los comparti- de la Biosfera mediante estrategias culos mutuamente enriquecedores,
mentos ambientales. Este escenario de interacciones e interferencias: un echando las bases de lo que pronto
abrió paso a nuevos ámbitos como conjunto de complejas acciones con conformaría la Ecotoxicología (ver
la Toxicología Industrial, Ambiental, consecuencias globales, adversas Depledge, 1993; Salibián, 1995).
Bromatológica, Genética y Farma- e irreversibles, sobre las dinámicas
cológica, entre otros (Repetto Jimé- de los entornos ambientales (en par- Además, surgían nuevas perspec-
nez y Repetto Kuhn, 2009). ticular sobre la biodiversidad, esta- tivas en los puntos de contacto adi-
bilidad ecológica, clima, usos de la cionales con otras disciplinas, lo que
Es posible, pues, que la Toxi- tierra y los servicios ecosistémicos). confluía positivamente, brindando
cología sea una de las disciplinas una mayor precisión y riqueza a las
científicas que resultó afectada po-  El encuentro de la Toxi- descripciones, marcando la senda
sitivamente por mayor número de cología con la Toxicología para una comprensión profunda de
cambios e innovaciones en un lapso Ambiental los fenómenos bajo estudio; se acer-
relativamente breve, con impactos caba el tiempo del conocimiento de
profundos y amplificados gracias Históricamente, las temáticas de la dinámica de las relaciones y de
a los avances, conocimientos, he- lo “ambiental” hicieron su ingreso al la co-evolución de sistemas bioló-
rramientas quimio y bioanalíticas y escenario de la Toxicología de ma- gicos (individuos, poblaciones, co-
estadísticas aportados desde otras nera menos que “tímida”. La prime- munidades) afectados morfológica,
Ciencias auxiliares, que le permitie- ra reunión internacional sobre ese funcional y comportamentalmente
ron ampliar significativamente sus tema en el marco de un enfoque glo- por los tóxicos (Killen y col., 2013),
fronteras científicas y sociales, en bal se llevó a cabo en Estocolmo, en entreabriendo la puerta a la com-
un proceso continuo de adaptación 1972 (el mismo año en que se cons- prensión más profunda de las inte-
y ajuste para entender nuevas pro- tituyó la Asociación Argentina de racciones ambiente-organismo así
blemáticas ambientales (por ejem- Ecología: una coincidencia antici- como al análisis de las dinámicas de
plo, las recientes asociadas con las patoria de la nueva senda, que des- sus perturbaciones (Ribeyre, 1985),
perturbaciones que se registran en de una modesta coexistencia inicial todo lo cual habría de proveer la po-
el marco del Cambio Climático Glo- avanzó estructurándose, en un cua- sibilidad de predicciones de eventos
bal) con impactos en su dinámica dro más complejo, de interacciones intermedios (Genoni, 1997; Jorgen-
intrínseca y en relación a los conta- mutuamente enriquecedoras). sen, 1998; Ankley y col., 2010).
minantes; tal es el caso de los proce-
sos de simplificación ecológica que El conocimiento crecientemente Si fuera necesario determinar la
se están constatando en numerosos detallado de las estructuras bióticas fecha de “nacimiento” de la Eco-
ecosistemas icónicos de alta biodi- y abióticas de los ambientes y sus re- toxicología (como una rama de la
versidad. laciones dinámicas, fue ampliándo- Toxicología) es probable que deba-
se con los aportes de la Ecología que mos citar el texto pionero de Truhaut
Es interesante incorporar a esta contribuyeron al descubrimiento de (1977) quien acuñó ese término
discusión la propuesta que han for- nuevos vínculos inter e intraespecífi- para identificar aquellos encuentros
mulado algunos autores (ver Gowdy cos, hasta entonces desconocidos o que eran cada vez más frecuentes
y Krall, 2013); que desde fines del apenas sospechados, propios de sis- y diversos, generando nuevas áreas
Siglo XVIII el ser humano habría in- temas complejos como son los na- pluriespecíficas; los tóxicos ya no se
gresado a una nueva Era denomina- turales. No obstante, el lazo inicial visualizarían limitados a sus efectos
da Antropoceno (término acuñado entre ambas, Ecología y Toxicología, sobre los humanos, y se extenderían
Reflexiones acerca de la ecotoxicología que viene 81

a los componentes bióticos y abió- comparables al mencionado, como el examen integrado de las interre-
ticos de los ecosistemas: animales consecuencia de cambios globales laciones de los estresores ambienta-
(incluidos los humanos), vegetales y en la temperatura ambiente (Sentis y les, mediante una metodología más
bacterias, en un contexto integrado. col., 2015). simple.

Truhaut advirtió, además, que al- El devenir de interrelaciones en- Al detenernos en las interrelacio-
gunos componentes normales de los tre la Toxicología (a la que ahora, nes tóxicos-organismos-ambiente
ecosistemas naturales pueden deve- gracias a su sólido vínculo con la que someramente describimos, he-
nir en contaminantes ambientales; Ecología moderna, podríamos ado- mos anticipado que nos enfrenta-
el progreso científico posterior con- sarle sin reservas lo de “ambiental”) mos a nuevos problemas que de-
firmó y documentó sobradamente aportó una nueva visión de la estruc- mandan soluciones; tal es el caso de
esa observación. tura de los compartimentos ambien- los costos energéticos de los efectos
tales, ratificando además la “sospe- de los tóxicos para los organismos
Es justo reconocer la influencia cha” preexistente de la compleja red afectados así como de sus impli-
previa de otros antecedentes que de factores de coordinación funcio- cancias ecológicas, desde los nive-
fueron significativos para el afianza- nal que subyace en los ecosistemas les de complejidad simples (indivi-
miento de esa “ecotoxicología tem- (Moriarty, 1983) y de su sensibilidad duos) hasta los más complejos como
prana”; entre ellos no se puede ob- a los factores físico-químicos de ori- los poblacionales y comunitarios
viar la mención al trabajo de Raquel gen antropogénico (o natural). (Tomlinson y col., 2014). Y también
Carson (“Primavera Silenciosa”) que ha de considerarse la comprensión
a mediados del Siglo pasado fue una Así, la Ecotoxicología fue de- de la capacidad de los organismos
temprana y precisa descripción y sarrollándose y generando nuevos y ecosistemas para adaptarse y/o
advertencia de las crisis ambientales conceptos y métodos que enrique- resistir perturbaciones extremas
asociadas al uso masivo e indiscri- cieron el conocimiento de la diná- (Cairns y Niederlemer, 1989; Scha-
minado de pesticidas. mica ambiental de los tóxicos de fer y col., 2015); en fecha reciente
diverso origen, en variados entornos se han incorporado a la problemá-
Actualmente, la Ecotoxicología y contextos, permitiendo la interpre- tica ecotoxicológica estudios que
es reconocida como una disciplina tación causal (y predicción) de las versan sobre las consecuencias de
“sintética” (ver Ferrari, 2006) que perturbaciones que se detectan en los procesos de urbanización (ver
está encaminándose hacia la ca- las propiedades de sus componentes Kominkowa, 2012; Pintos y Naro-
tegoría de ciencia “madura”, cuyo abióticos y en el comportamiento dowski, 2012; Donihue y Lambert,
objetivo es la organización e inte- registrado en los bióticos, resultan- 2014) y de los creciente impactos
gración del conocimiento referido al tes de interacciones de complejidad asociados a los eventos del Cambio
destino y los variados efectos de los creciente, generando los elementos Climático Global.
tóxicos en los ecosistemas (Moriarty, relevantes para la evaluación de
1983; Newman, 1996; Newman y riesgo. De allí la opinión de quienes sos-
Clements, 2008). tienen que el desarrollo de la Eco-
Es en el marco de aquélla tem- toxicología abrió la puerta para ex-
Uno de los aspectos que recien- prana definición de Truhaut que hoy trapolar a la Ecología los conceptos
temente ha concitado la atención de podríamos ubicar a la Ecotoxicolo- de stress (Boonstra, 2013; van Straa-
los ecotoxicólogos es el del “efecto gía, esto es, el desarrollo y la efec- len, 2003) y el de riesgo y su evalua-
infoquímico” que describe lo que tiva aplicación de herramientas y ción, como herramientas útiles en
ocurre cuando las sustancias antro- procedimientos conducentes a una el análisis de todos los eventos de
pogénicas (incluidos tóxicos) llegan acabada comprensión del destino perturbación de las condiciones am-
a los medios provocando alteracio- y de los efectos de los tóxicos una bientales de balance y estabilidad.
nes en los delicados mecanismos de vez que desde los compartimentos
comunicación e información quí- ambientales se incorporan a los de  Algunos problemas de la
mica intra e interespecífica (no las los organismos y, en una fase pos- Ecotoxicología cuantitati-
tróficas) de las especies y comunida- terior, a los de ecosistemas. En rela- va
des residentes, especialmente en los ción a estos aspectos, es interesante
acuáticos (Klaschka, 2008; 2009); se el trabajo de Glaholt (2012) quien En el siglo XX los protocolos de
dispone de registros recientes que propuso un interesante protocolo monitoreo para la evaluación de
muestran la existencia de efectos (AID: Adaptive Iterative Design) para los peligros y riesgos (estos últimos,
82 CIENCIA E INVESTIGACIÓN - TOMO 65 Nº 2 - 2015

como un parámetro probabilístico) cabe señalar que mediante estos Con el transcurso del tiempo des-
asociados al uso, dispersión y con- protocolos puede ser muy difícil de entonces, hemos añadido a esa
secuente exposición a las sustancias distinguir las múltiples perturbacio- lista las consecuencias de los cam-
químicas (estresores, antropogénicos nes ambientales antrópicas de baja bios en las técnicas de producción
o naturales) por parte de las especies intensidad de las fluctuaciones natu- agrícola y -como anticipamos- de
habitantes en los compartimientos rales, esto es, determinar la “norma- los fenómenos de urbanización que
ambientales estuvieron orientados, lidad ecotoxicológica” de un perfil afectaron significativamente el perfil
mayormente, a los bioensayos de ambiental (Depledge, 1990). Estos ecotoxicológico de los ecosistemas
toxicidad de laboratorio. Ellos per- aspectos particulares de la Ecotoxi- periféricos intervenidos, agrícolas y
mitían generar expresiones cuanti- cología se hallan actualmente bajo urbanos (Kominkova, 2012). En este
tativas que cubrían una extendida intenso debate (ver Ankley y col., marco, la atención de algunos eco-
escala de intensidad de variados 2010; Segner y col., 2014). toxicólogos acuáticos se está orien-
efectos adversos subletales, adop- tando al estudio de entidades quími-
tados como “puntos finales” (com- No obstante lo antedicho, es in- cas genéricamente rotuladas como
portamentales, metabólicos, repro- negable que esas técnicas bioanalí- “contaminantes emergentes”, carac-
ductivos, etc.), aunque inicialmente ticas, a pesar de sus limitaciones, ju- terizados por su enorme diversidad
sin aportes significativos referentes o garon un importante papel en el de- química así como por la variedad
contribuyentes al conocimiento de sarrollo temprano de algunas ramas de sus impactos ambientales sobre
sus mecanismos de acción. de Ecotoxicología como la acuática, la biota de cada ambiente (Brooks y
generando el interés de numerosos col., 2012; Salibián, 2014), incorpo-
Esos protocolos exhibían algunas investigadores de nuestra región (ver radas a los medios por la actividad
limitaciones: en los ensayos ecotoxi- Carriquiriborde y Dias Bainy, 2012; humana.
cológicos acuáticos en particular los Geracitano y col., 2009; Salibián,
resultados se alcanzaban mediante 2009). Confirmando algunos de los anti-
modelos principalmente uniespecí- cipos de Purchase, los métodos dis-
ficos, utilizando especies test dife-  Las profecías de Purchase ponibles para evaluar los impactos
rentes de las típicas de la biota del de los tóxicos están ganando en pre-
sistema estudiado, bajo condiciones Es interesante que en el VIII Con- cisión y predictibilidad gracias a los
controladas, muy distantes de las greso de la International Union of avances que aportan variados de-
reales; por ello, su utilidad era (y Toxicology (IUTOX), celebrado en sarrollos tecnológicos que abrieron
es) limitada, preliminar y orientati- Paris en las postrimerías del siglo XX las puertas para diseñar e incorporar
va; otro tanto puede afirmarse para (1998), su Presidente el Dr. Ian F.H. nuevas técnicas, de mayor capaci-
los bioensayos multiespecíficos en Purchase, advertía en la conferen- dad, sensibilidad y precisión hasta
sus diferentes modalidades, también cia inaugural, que en los años por niveles suborganísmico y subcelular,
con limitadas posibilidades de simu- venir los toxicólogos serían testigos así como a nuevos conocimientos
lar eventos naturales. de algunos eventos tales como: rá- complementarios aportados desde
pidos avances científicos, aumento numerosas relaciones transversales
La diversidad de los resultados en la demanda de evaluación de entre diferentes ramas de la ciencia
dificultaba (o no permitía) la posi- riesgo ambiental de la biotecnolo- básica (por ejemplo, evaluación de
bilidad de su comparación con los gía, crecimiento de la preocupación los efectos epigenéticos -o diferidos-
alcanzados en otras especies test pública por los riesgos asociados a de las diferentes categorías de tóxi-
y, menos aún, a las condiciones de las sustancias químicas y a las téc- cos) (Groh y col., 2015).
los ambientes mundo real, caracte- nicas de ingeniería genética, y que
rizado por una cantidad de factores la evaluación de riesgo ambiental y Sin embargo, hemos de recono-
de complejidad, incertidumbre y sanitario sería reclamada internacio- cer que a nivel de individuos care-
variabilidad que, a su vez, obliga- nalmente. Para el ámbito de la Toxi- cemos aún de antecedentes sufi-
ban a considerar supuestos o a in- cología en particular anticipaba que cientes y firmes que permitan enten-
corporar en los cálculos factores de se esperaban transformaciones tec- der cabalmente el modo en que los
corrección más o menos arbitrarios, nológicas gracias a los avances en la cambios adversos subletales que se
en intentos por estimar e integrar Genómica y la Biología Molecular y registran en las variables celulares
las incertezas inherentes al método que la interpretación mecanística de o tisulares pueden ser extrapolados
utilizado (véase Monk, 1983; Jager la toxicidad sería la norma. a niveles de organización biológica
y col., 2006; Péry y col., 2002); mayores (por ejemplo, organismo o
Reflexiones acerca de la ecotoxicología que viene 83

población) (véase Celander y col., en el pool de proteínas subcelulares, todavía es distante, vislumbramos
2011). Resolver esta limitación de la especialmente las de detoxificación. que contribuirán a mejorar significa-
Ecotoxicología no se presenta como La metabolómica completa el cua- tivamente la capacidad operativa de
tarea sencilla pero sí crítica para dro, con el balance complementario los ecotoxicólogos para acumular y
abordar evaluaciones de riesgos am- global de lo referente a las altera- ordenar, analizar, integrar, diagnos-
bientales con mayor precisión. ciones metabólicas de las células, ticar y organizar en forma racional
secundarias a su exposición a un tó- conjuntos de datos experimentales,
 Las ómicas y la Ecotoxi- xico, entre las cuales se destacan los algunos disponibles con anteriori-
cogenómica cambios en la dinámica energética dad (y posiblemente subutilizados),
(celular o tisular) (véase Johnson y cada vez mayores y más complejos,
Las ciencias bioquímicas y bioló- col., 2012; Kaddurah-Daouk y col., facilitando sus posibles interpreta-
gicas en particular, especialmente la 2008). ciones, mejorando su confiabilidad
primera, proveyeron las bases para y reproductibilidad así como el di-
un conocimiento mas detallado de En este punto no se puede obviar seño de modelos predictivos (Gozal-
la naturaleza básica y la compren- la mención a los avances registrados bes y col., 2014) con los consiguien-
sión más acabada de los mecanis- en la Bioquímica de los receptores tes ahorros de tiempo y recursos.
mos subyacentes en los niveles pri- nucleares de xenobióticos que mo-
marios de organización que pueden nitorean selectivamente el medio En el mismo contexto, se conta-
ser blancos de tóxicos y contami- intracelular y coordinan los cambios rá con el aporte de las simulaciones
nantes, sean éstos naturales o xeno- y respuestas compensatorias reque- de modelos estructurados en base a
bióticos. Este avance se logró con ridas (por ejemplo, de la expresión datos seleccionados del mundo real:
los aportes de nuevas especialidades génica) para abordar los efectos de se trata de lo que se conoce como
que adquirieron identidad definitiva la exposición a mezclas de xenobió- “experimentación in silico” (véase
en fechas recientes, genéricamente ticos (Omiecinski y col., 2011). Raunio, 2011), que también permi-
agrupados como ómicas, principal- te predecir, con mayor precisión y
mente las involucradas en la trans- Las ómicas se han constituido en rapidez, los efectos adversos de los
ferencia subcelular de información; los soportes de una rama relativa- tóxicos.
entre ellas destacamos la genómi- mente nueva de la Ecotoxicología,
ca, transcriptómica, proteómica, y la Ecotoxicogenómica que propone  La Nanoecotoxicología
metabolómica (Afshari y Hamadeh, transitar caminos alternativos a los
2000; García-Reyero y Perkins, frecuentados hasta ahora (como la Si bien se ha adelantado en la ca-
2011; García-Reyero y col., 2014; Bioenergética, la Fisiología Bioquí- pacidad de caracterizar, entender y
Simmons y col., 2015). Considera- mica o la Toxicología Molecular). Se clasificar con más precisión los me-
das en conjunto, podemos afirmar trata de describir ciertos nodos (ge- canismos bioquímicos subyacentes
que ellas están contribuyendo sig- nes, proteínas o metabolitos) y fun- en la toxicidad de muchas entidades
nificativamente a una más acabada ciones biológicas clave, ordenados químicas, la realidad actual nos en-
comprensión de los mecanismos de en redes de interacción que pue- frenta con un desbalance cuantita-
la toxicidad de los contaminantes y den ser impactados por estresores tivo originado en el incremento ex-
de las causas primeras de sus efectos ambientales, habilitando elementos ponencial de la cantidad y variedad
adversos (Hahn, 2011). que se integran y reconocen como estructural de las sustancias que se
el fundamento de la reverse-engi- detectan en los múltiples comparti-
En breve, la genómica se enfoca neering, esta última una técnica que mientos ambientales, en la diversi-
en los efectos de los tóxicos sobre incorpora métodos estadísticos para dad y simultaneidad de los impactos
el ADN nuclear de interés en los inferir redes de conectividad asocia- que se deben monitorear y en la in-
ensayos de ecogenotoxicidad; la das a efectos adversos expresados en suficiente masa de datos disponibles
transcriptómica describe y explica complejos conjuntos de datos (Per- referidos a sus riesgos ecotoxicoló-
los impactos de los tóxicos en la kins y col., 2011). gicos.
síntesis y transporte de los ARNm; la
proteómica apunta a los efectos de Complementando a la Ecotoxi- Tal es el caso, por ejemplo, del
los proteotóxicos sobre la dinámica cogenómica, están los aportes de la explosivo desarrollo de la Nano-
(abundancias relativas, cambios es- Bioinformática y la Biología Com- toxicología (Kahru y Dubourguier,
tructurales, interferencias e interac- putacional (Afshari y col., 2011) 2010), una nueva disciplina deriva-
ciones) de los eventos que ocurren con las cuales si bien la relación da de la Nanotecnología, que por
84 CIENCIA E INVESTIGACIÓN - TOMO 65 Nº 2 - 2015

ahora se localiza en la intersección nuevas disciplinas confluyentes en terado a su condición basal, aún a
de la Ciencia de los Materiales, con los objetivos de la Ecotoxicología. Es pesar de no interrumpirse el contac-
aportes de la Física, la Química, la que estamos asistiendo al nacimien- to con el tóxico (estos mecanismos
Biología, la Medicina y la Toxico- to de un nuevo paradigma innova- son diferentes de los de adaptación
logía (en sus diversas vertientes), dor que apuntará, por lo menos, a que son considerados en un marco
orientada al estudio de los impactos replantear la información mecanísti- evolutivo (ver Nichols y col., 2011;
sanitarios adversos de los nanomate- ca, integrando los datos que hemos Stapley y col., 2010).
riales. Cuando consideramos a estos generado y utilizado hasta ahora,
materiales en el marco ambiental, con datos alternativos, como los Al respecto, cabe señalar que
esto es, cuando los detectamos en efectos bioquímicos de toxicidad a las evaluaciones ecotoxicológicas
los compartimentos ecosistémicos, nivel suborganísmico, respuestas in mediante bioensayos demandan
incluido el aire, advertimos la nece- vitro, nuevos biomarcadores, o los conocer previamente los mecanis-
sidad de estar preparados para abor- mecanismos que pueden describir mos de homeostasis y de alostasis
dar nuevas problemáticas y técnicas y aportar las diferentes ómicas. Por en condiciones de normalidad los
analíticas que por ahora las ubica- ejemplo: la activación de factores que, con frecuencia, pueden ser
remos en la carpeta de la Nanoeco- nucleares de transcripción puede afectados por los tóxicos en sus fa-
toxicología, advirtiendo que por sus estimular una coordinada sínte- ses estresoras iniciales. Los primeros
características, propiedades fisico- sis de enzimas, binding proteins, y hacen referencia a los precisos con-
químicas y cinéticas (ambientales y transportadores de membrana que troles neurofisiológicos que regulan
biológicas), pueden desencadenar detoxifican, secuestran y/o eliminan cualidades fisicoquímicas del me-
efectos adversos y tóxicos que recién sustancias extrañas; otro tanto pue- dio interno del organismo test (por
estamos entendiendo y aprendiendo de ocurrir cuando se trata de daños ej. osmolaridad o presión parcial
cómo atenderlos; cabe mencionar celulares que pueden ser reparados. de oxígeno) o la concentración de
que la presencia de nanomateriales sustancias endógenas (por ej. glu-
en el ambiente puede ser una de las Sabemos ahora la importancia cosa); la alostasis (Schultner y col.,
consecuencias de su utilización en de los polimorfismos genéticos con- 2013; De Nicola, 2015) se refiere a
tecnologías de remediación de eco- dicionantes de susceptibilidades di- las alteraciones estabilizadoras que
sistemas alterados. ferenciales para tóxicos particulares pueden ocurrir en los mecanismos
(por ejemplo, los casos del Pb y el regulatorios subcelulares como los
 Lo que viene As) o, como contrapartida, la ho- cambios en la concentración de una
mología entre varias especies del molécula endógena (por ej. el de un
Entre sus anticipos, Purchase ad- aparato genético asociado a meca- ligando específico para una macro-
virtió que no podremos obviar la pre- nismos críticos como la síntesis de molécula receptora) o en el set-point
sión social en torno a los temas de la esteroides. de parámetros fisiológicos particula-
contaminación ambiental y que ella res (por ej. presión sanguínea, fre-
sería creciente. Es esperable que los Necesitaremos esforzarnos para cuencia cardíaca).
avances que la Ecotoxicología, con entender, en pormenorizado detalle,
el aporte imprescindible de otras es- cómo un estresor tóxico ambien- Entre los objetivos futuros de la
pecialidades como las que mencio- tal desencadena en el sistema eco- Ecotoxicología incluiremos la ne-
namos más arriba, permitirán a los biológico afectado una secuencia cesidad de recurrir a nuevas herra-
funcionarios de gestión ambiental, de efectos adversos, interfiriendo mientas y modelos simulados (que
legisladores y políticos, asumir sus en procesos celulares básicos y, en se añadirán o actualizarán a los pre-
responsabilidades y decisiones con una fase posterior, cuál es el impac- existentes (como los QSAR, quanti-
mayor precisión y confiabilidad. to amplificado de esas perturbacio- tative structure-activity relationships)
nes en los niveles de organización que permitirán extrapolaciones con-
El escenario que asoma en este biótica mayores, cuáles son y cómo fiables y anticipaciones predictivas.
tiempo de transición, anticipa y ad- cuantificar con rigor las incertezas, Se abrirá un nuevo Capítulo de la
vierte que aquél paradigma inicial cuáles son los mecanismos de aco- Ecotoxicología que integrará la in-
de la evaluación de riesgo ambien- modación como respuesta a un es- formación provista por los modelos
tal y sanitario debe ser revisitado y tresor externo que puede operar a farmacocinéticas y toxicocinéticos
revisado incorporando el aporte de diversos niveles (celular, organismo, complementarios como los biologi-
las nuevas herramientas y la infor- población) con el posible resultado cally based dose-responses (BBDR),
mación aportadas por las diversas y de restaurar un particular sistema al- physiologically based toxicogenetics
Reflexiones acerca de la ecotoxicología que viene 85

 Bibliografía
(PBTK) y physiologically based phar- describiendo y procurando asociar
macokinetic modelling (PBPK). todos los eventos intermedios que
puedan ser registrados entre esos ex- Afshari CA, Hamadeh H. (2000). Les
Todos ellos, a su vez, se robus- tremos. promesses de la Toxicogénomi-
tecen cuando se los acopla a otras que. Biofutur 2000: 40-43.
herramientas bioquímicas más re- Es oportuno añadir en este pun-
cientes, como el secuenciamiento y to que no se trata solamente de in- Afshari CA, Hamadeh HK, Bus-
los catálogos de ADNs, o la precisa terpretar cuali y cuantitativamente, hel PR. (2011). The evolution of
identificación de proteínas regula- toda la gama de las interferencias Bioinformatics in Toxicology: Ad-
doras clave de las fases dinámicas funcionales atribuibles a la toxici- vancing toxicogenomics. Toxicol
y las cinéticas de los tóxicos (Bla- dad de una sustancia (natural o an- Sci 120 (S1): S225-S237.
auboer, 2003); en línea con esto, ya trópica) o de una mezcla de ellas;
disponemos de elementos que están también será importante transitar el Ankley GT, Bennett RS, Erickson RJ,
abriendo el paso a la Ecotoxicología camino en dirección inversa, esto Hoff DJ, Hornung MW, Johnson
predictiva (Helma y col., 2000; Vi- es, investigar los mecanismos sub- RD et al. (2010). Adverse outco-
lleneuve y García-Reyero, 2011). yacentes para la recuperación de las me pathways: a conceptual fra-
funciones que han sido afectadas, mework to support ecotoxicolo-
 Finalmente determinar los grados de reversibi- gy research and risk assessment.
lidad de los efectos adversos, para Environ Toxicol Chem 29: 730-
Entendemos que los ecotoxicó- la restauración de las condiciones 741.
logos debemos prepararnos para originales o para descubrir mecanis-
involucrarnos en la comprensión mos de adaptación que pueden ha- Blaauboer BJ. (2003). The integra-
íntima, suborganísmica, de los me- bilitarse secundariamente a la expo- tion of data on physico-chemical
canismos de acción de los tóxicos. sición al tóxico o cuando la misma properties, in vitro-derived to-
Alcanzar este objetivo no será fácil, ha cesado. xicity data and physiologically
pero podrán venir en nuestro auxilio based kinetic and dynamic as
datos acumulados en el pasado, o Debe quedar claro que el es- modeling a tool in hazard and
los provistos por el comportamien- tudio innovador de algunas de las risk assessment. A commentary.
to, debidamente contextualizados, problemáticas de la Ecotoxicología Toxicol Lett 138: 161-171.
de biomarcadores seleccionados, moderna demanda la multi- e inter-
específicos, de exposición o efecto, disciplinariedad de sus enfoques, lo Boonstra R. (2013). Reality as the
así como de aquéllos modelos pre- que acortará el camino para alcan- leading cause of stress: rethin-
dictivos antes mencionados. zar las metas científicas que hemos king the impact of chronic stress
analizado como contribuciones al in nature. Funct Ecol 27: 11-23.
El escenario en el que nos toca- desarrollo y vitalidad futura de la
rá actuar exhibe actualmente una Ecotoxicología (científica y prácti- Brooks BW, Berninger JP, Kristofco
tendencia creciente a la compleji- ca). Será uno de los aportes sociales LA, Ramirez AJ, Stanley JK, Valen-
zación; uno de los factores críticos a los que hizo referencia el Dr. Pur- ti TW. (2012). Pharmaceuticals in
que contribuyen a esta realidad está chase en París, seguramente con im- the environment: Lessons lear-
estrechamente ligado al Cambio Cli- pactos en otros ámbitos tales como ned for reducing uncertainties in
mático Global (cuyos impactos eco- los referentes a las normas regula- environmental risk assessment.
toxicológicos postergamos para otro torias ambientales y sanitarias. En En: Hodgson E. (Editor), Progress
texto futuro). otras palabras, se asoma ante noso- in Molecular Biology and Trans-
tros la Ecotoxicología Translacional, lational Science, Vol. 112, Aca-
En suma, hemos de estar pre- un área que pretende cubrir los es- demic Press, pp. 231-258.
parados para contribuir al estudio pacios de carencia que se pueden
básico de la secuencia de eventos detectar entre la información gene- Cairns J (Jr). (1989). Where is the
tóxicos a partir de las fases molecu- rada en los laboratorios académicos ecology in toxicology? Curr Pract
lares iniciales hasta la manifestación y la demanda de otros sectores (sa- Environ Sci Eng 4: 21-40.
final del efecto adverso, procurando lud pública, industrias) (ver Ossés de
describir el mapa de un camino que Eicker y col., 2010) o los organismos Cairns J (Jr), Niederlehner BR.
es largo y, a veces, tortuoso, desde regulatorios ambientales. (1989). Adaptation and resis-
su inicio temprano hasta el final, tance of ecosystems to stress: a
86 CIENCIA E INVESTIGACIÓN - TOMO 65 Nº 2 - 2015

major knowledge gap in unders- A, Cao M, Zhu Z, Perkins EJ, Hu Helma C, Kramer S, Pfahringer B,
tanding anthropogenic perturba- W. (2014). Endocrinology: Ad- Gottmann E. (2000). Data quality
tions. Speculations Sci Technol vances through omics and rela- in Predictive Toxicology: iden-
12: 23-30. ted technologies. Gen Comp En- tification of chemical structures
docrinol 203: 262-273. and calculation of chemical pro-
Carriquiriborde P, Dias Bainy AC. perties. Environ Health Perspect
(2012). Environmental Toxicolo- Genoni GP. (1997). Towards a con- 108: 1029-1033.
gy and Chemistry in Latin Ame- ceptual synthesis in Ecotoxicolo-
rica. Environ Toxicol Chem 31: gy. Oikos 80: 96-106. Jager T, Heugens EHW, Kooijman
931-934. SALM. (2006). Making sense
Geracitano LA, Soares Chaves I, of ecotoxicological test results:
Celander MC, Goldstone JV, Dens- Monserrat JM. (2009). Sciento- Towards application of process-
low ND, Iguchi T, Kille P, Meyer- metric analysis of Latin American based models. Ecotoxicology 15:
hoff RD, Smith BA, Hutchinson environmental studies. Int J Envi- 305-314.
TH, Wheeler JR. (2011). Species ron Health 3: 427-437.
extrapolation for the 21st cen- Johnson CH, Patterson AD, Idle JR,
tury. Environ Toxicol Chem 30: Glaholt SP, Chen CY, Demidenko González FJ. (2012). Xenobiotic
52-63. E, Bugge DM, Folt CL, Shaw JR. metabolomics: major impact on
(2012). Adaptive iterative design the metabolome. Annu Rev Phar-
De Nicola AF. (2015). Mecanismos (AID): a novel approach for eva- macol Toxicol 52: 37-56.
neuroendocrinos de respuesta luating the interactive effects of
durante el estrés y la carga alos- multiple stressors on aquatic or- Jorgensen SE. (1998). Ecotoxicolo-
tática. Ciencia e Investigación ganisms. Sci Total Environ 432: gical research. Historical deve-
65: 17-26. 57-64. lopment and perspectives. En:
Shüürman G., Markert B. (Edi-
Depledge MH. (1990). New approa- Gowdy J, Krall L. (2013). The ultraso- tors), Ecotoxicology. Ecological
ches in Ecotoxicology: can inter- cial origin of the Anthropocene. fundamentals, chemical expo-
individual physiological variabi- Ecol Econ 95: 135-147. sure and biological effects. John
lity be used as a tool to investi- Wiley & Sons, pp.3-15.
gate pollution effects? Ambio 19: Gozalbes R, de Julián-Ortiz JV,
251-252. Fito-López C. (2014). Métodos Kaddurah-Daouk R, Kristal BS,
computacionales en Toxicología Weinshilboum RM. (2008). Me-
Depledge MH. (1993). Ecotoxicolo- predictiva: aplicación a la reduc- tabolomics: a global biochemical
gy: a science or a management ción de ensayos con animales approach to drug response and
tool? Ambio 22: 51-52. en el contexto de la legislación disease. Annu Rev Pharmacol To-
comunitaria REACH. Revista de xicol 48: 653-683.
Donihue CM, Lambert MR. (2014). Toxicología 31: 157-167.
Adaptive evolution in urban Kahru A, Dubourguier HC. (2010).
ecosystems. Ambio 44: 194-203. Groh KJ, Carvalho RN, Chipman JK, From Ecotoxicology to Nanoeco-
Denslow ND, Halder M, Murphy toxicology. Toxicology 269: 105-
Ferrari L. (2006). Generalidades so- CA et al. (2015). Development 119.
bre Ecotoxicología. En: Mudry and application of the adverse
MD y Carballo MA. (Editoras), outcome pathway framework Killen SS, Marras S, Metcalfe NB,
Genética Toxicológica. Editorial for understanding and predicting McKenzie DJ, Domenici P.
De los Cuatro Vientos, Buenos chronic toxicity: I. Challenges (2013). Environmental stressors
Aires, pp. 393-421. and research needs in ecotoxi- alter relationships between phy-
cology. Chemosphere 120: 764- siology and behavior. Trends Ecol
Garcia-Reyero N, Perkins EJ. (2011). 777. Evol 28: 651-658.
Systems Biology: leading the re-
volution in Ecotoxicology. Envi- Hahn ME. (2011). Mechanistic re- Klaschka U. (2008). The Infochemi-
ron Toxicol Chem 30: 265-273. search in aquatic toxicology: cal Effect. A new chapter in Eco-
Perspectives and future direc- toxicology. Environ Sci Pollut Res
García-Reyero N, Tingaud-Sequeira tions. Aquat Toxicol 105: 67-71. 15: 448-458.
Reflexiones acerca de la ecotoxicología que viene 87

Klaschka U. (2009). A new challen- Paoliello MMB, De Capitani EM. Salibián A. (2014). Los fármacos
ge-development of test systems (2000). Saber y Ciencia: Los de- como contaminantes emergen-
for the infochemical effect. Envi- safíos de la Toxicología. Revista tes de los ambientes acuáticos.
ron Sci Pollut Res 16: 370-388. de Toxicología 17: 55-60. Revista Farmacéutica-Reviews
(Academia Nacional de Farmacia
Komínková D. (2012). The urban Perkins EJ, Chipman JK, Edwards y Bioquímica, Argentina) 156:
stream syndrome. A mini-review. S, Habib T, Falciani F, Taylor R, 76-92.
Open Environ Biol Monitor J 5 Van Aggelen G. (2011). Rever-
(Suppl 1: M2): 24-29. se engineering adverse outcome Schäfer S, Buchmeier G, Claus E,
pathways. Environ Toxicol Chem Duester L, Heininger P, Körner
Monk DC. (1983). The uses and abu- 30: 22-38. A et al. (2015). Bioaccumulation
ses of Ecotoxicology. Mar Pollut in aquatic systems: methodologi-
Bull 14: 284-288. Péry ARR, Flammarion P, Vollat B, cal approaches, monitoring and
Bedaux B, Kooijman SALM, Ga- assessment. Environ Sci Eur 27:
Moriarty F. (1983). The study of po- rric J. (2002). Using a biology- 1-10.
llutants in ecosystems. London: based model (DEBTOX) to analy-
Academic Press. ze bioassays in ecotoxicology: Schultner K, Kitaysky AS, Welcker
opportunities and recommenda- J, Hatch S. (2013). Fat or lean:
Newman MC. (1996). Ecotoxicology tions. Environ Toxicol Chem 21: adjustment of endogenous ener-
as a Science. En: Newman M.C., 459-465. gy stores to predictable and un-
Jagoe C.H. (Eds), Ecotoxicology. predictable changes in allostatic
A hierarchical treatment. Boca Pintos P, Narodowski P. (Coordina- load. Funct Ecol 27: 45-35.
Raton: CRC-Lewis Publishers, dores) (2012). La privatopía sacrí-
pp. 1-9. lega. Efectos del urbanismo pri- Segner H, Schmitt-Jansen M, Sabater
vado en humedales de la cuenca S. (2014) Assessing the impact
Newman MC., Clements WH. baja del río Luján. Buenos Aires: of multiple stressors on aquatic
(2008). Ecotoxicology. A Com- Ediciones Imago Mundi. biota: the receptors side matters.
prehensive Treatment. Boca Ra- Environ Sci Technol 48: 7690-
ton: CRC Press. Raunio H. (2011). In silico toxico- 7696.
logy-Non testing methods. Front
Nichols JW, Breen N, Denver RJ et Pharmacol 2: 1-8. Sentis A, Ramon-Portugal F, Brodeur
al. (2011). Predicting chemical J, Hemptinne J-L. (2015). The
impacts on vertebrate endocrine Repetto Jiménez M, Repetto Kuhn G. smell of change: warming affects
systems. Environ Toxicol Chem (2009). Toxicología Fundamen- species interactions mediated
30: 39-51. tal. Ediciones Díaz de Santos, by chemical information. Glo-
España. bal Chang Biol. DOI: 10.1111/
Omiecinski CJ, van den Heuvel JP, gcb.12932.
Perdew GH, Peters JM. (2011). Ribeyre F. (1985). Problems and
Xenobiotic metabolism, disposi- methodologies in Ecotoxicology: Simmons DBD, Benskin JP, Crosgro-
tion, and regulation by receptors: Biological models and experi- ve JR, Duncker BP, Ekman DR,
from biochemical phenomenon mental plans. Ecotoxicol Environ Martyniuk CJ, Sherry JP. (2015).
to predictors of major toxicities. Saf 9: 346-363. Omics for aquatic ecotoxicolo-
Toxicol Sci 120 (S1): S49-S75. gy; Control of extraneous varia-
Salibián A. (1995).Toxicología y Me- bility to enhance the analysis of
Ossés de Eicker M, Hischier R, Hur- dio Ambiente. Acta Toxicol Ar- environmental effects. Environ
ni H, Zah R. (2010). Using non- gent 3: 27. Toxicol Chem. DOI: 10.1002/
local databases for the environ- etc.3002.
mental assessment of industrial Salibián A. (2009). Editorial. Special
activities: the case of Latin Ame- issue: Freshwater ecotoxicology Stapley J, Reger J, Feulner PG, Smad-
rica. Environ Impact Assess Rev in Southern Latin America. Int J ja C, Galindo J, Ekblom R, Ben-
30: 145-157. Environ Health 3: 331-333. nison C et al. (2010). Adaptation
88 CIENCIA E INVESTIGACIÓN - TOMO 65 Nº 2 - 2015

genomics: the next generation. of ecological energetics. Trends van Straalen NM. (2003). Ecotoxi-
Trends Ecol Evol 25: 705-712. Ecol Evol 29: 280-290. cology becomes Stress Ecology.
Environ Sci Technol 37: 324-330.
Tomlinson S, Arnall SG, Munn A, Truhaut R. (1977). Ecotoxicology:
Bradshaw SD, Maloney SK, objectives, principles and pers- Villeneuve DL, Garcia-Reyero N.
Dixon KW, Didham RK. (2014). pectives. Ecotoxicol Environ Saf (2011). Predictive Ecotoxicology
Applications and implications 1: 151-173. in the 21st Century. Environ Toxi-
col Chem 30: 1-8.