Está en la página 1de 104

MINISTERIO DE SALUD DE NICARAGUA

PROYECTO D0720 NI

FORTALECIMIENTO DEL SISTEMA DE SALUD PÚBLICA

MANUAL PARA EL PARTICIPANTE


“Instalación y Mantenimiento predictivo, preventivo y
correctivo de equipos electromecánicos, hidráulicos y
sistemas eléctricos”

MÓDULO 6. INSTALACIONES SOLARES FOTOVOLTAICAS


Sedes del Programa:
Facultad de Ciencias e Ingenierías. Departamento de Tecnología.

Enero, 2019

1
PRESENTACIÓN

El presente programa de Diplomado en “Instalación y Mantenimiento predictivo,


preventivo y correctivo de equipos electromecánicos, hidráulicos y sistemas
eléctricos” se fundamenta en la necesidad de formación de personal técnico que
brinda servicios de soporte en hospitales de Nicaragua.

El objetivo principal del programa es brindar a los técnicos de las unidades de salud
conocimientos teóricos básicos y un alto contenido práctico de los mismos, así como
su aplicación en el campo de la electromecánica, a través de la implementación de
nuevas tecnologías, para el logro de una formación integral que cumpla con las
necesidades que exige el ministerio de salud.

El programa está organizado en nueve módulos, incluyendo el componente de


Proyecto de evaluación final, y responde a las necesidades identificadas como
prioritarias en el mantenimiento de los centros asistenciales públicos de primer,
segundo y tercer nivel de referencia del sistema de salud pública de Nicaragua.

La modalidad de estudio es por encuentro y permitirá al participante combinar la


teoría con la práctica, como modelo de formación profesional que les permita la
aplicación de conocimientos en la solución de problemas reales y cotidianos en el
ámbito de la Instalación y Mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo de
equipos electromecánicos, hidráulicos y sistemas eléctricos hospitalarios.
INDICE
1- Introducción .............................................................................................................................. 1
1.1. Radiación Solar.................................................................................................................... 2
1.2 Medición de la irradiancia y de la insolación ......................................................................... 5
1.3 El efecto fotovoltaico ........................................................................................................... 6
1.4 Tecnologías de fabricación de las celdas solares ................................................................... 9
1.4.1 Obtención del silicio metalúrgico ..................................................................................... 11
1.4.2 Fabricación de células convencionales ............................................................................. 12
1.4.3 Nuevas tecnologías.......................................................................................................... 15
1.4.4 Rendimiento de las células .............................................................................................. 15
2. Componentes de un sistema fotovoltaico................................................................................. 16
2.1 El panel fotovoltaico ........................................................................................................... 16
2.2 Regulador de carga............................................................................................................. 30
2.3 Baterías .............................................................................................................................. 36
2.4 Inversor de voltaje DC - AC ................................................................................................. 40
2.5 Cableado ............................................................................................................................ 44
2.6 Protecciones ...................................................................................................................... 47
2.7 Puesta a tierra .................................................................................................................... 50
3. Elementos del sistema fotovoltaico aislado .............................................................................. 51
3.1 Sistema de generación ....................................................................................................... 52
3.2 Sistemas de regulación ....................................................................................................... 55
3.3 Sistemas de acumulación ................................................................................................... 56
3.4 Sistema de adaptación de corriente inversor ...................................................................... 58
3.5 Cargas de consumo ............................................................................................................ 60
4. Sistema Fotovoltaico Aislado .................................................................................................... 61
4.1. Introducción ..................................................................................................................... 61
4.2 Energía Solar Disponible ..................................................................................................... 62
4.3 Efectos de la irradiancia...................................................................................................... 62
4.4 Efecto de la temperatura y la potencia ............................................................................... 63
5. Dimensionado de la instalación aislada .................................................................................... 64
5.1.-Estimado de carga instalada .............................................................................................. 64
5.2. Radiación Solar disponible. ................................................................................................ 65
5.3. Dimensionado del generador Fotovoltaico ........................................................................ 66
5.4 Orientación y ángulo del panel solar................................................................................... 67
5.4.1 Cálculos de orientación e inclinación del panel solar........................................................ 68
7. Mantenimiento predictivo de sistema fotovoltaico .................................................................. 71
8. Mantenimiento preventivo de sistema fotovoltaica ................................................................. 71
8.1 Mantenimiento fotovoltaico preventivo en instalaciones solares ....................................... 71
8.1.1 Mantenimiento del sistema de generación ...................................................................... 71
8.1.2 Mantenimiento del sistema de acumulación.................................................................... 72
8.1.3 Inspección visual de posibles degradaciones en los paneles............................................. 73
8.1.4 Comprobación de la estructura soporte de los paneles .................................................... 74
8.1.5 Revisión del buen funcionamiento de los inversores ........................................................ 74
8.2 Mantenimiento NO preventivo en instalaciones solares fotovoltaicas ................................ 76
8.2.1 Mantenimiento del sistema de generación (paneles solares) ........................................... 76
8.2.2 Caídas de tensión en los distintos circuitos. ..................................................................... 78
8.2.3 Mantenimiento del cuadro general de distribución ......................................................... 78
8.2.4 Mantenimiento de la instalación interior ......................................................................... 78
8.2.5 Mantenimiento de la puesta a tierra de la instalación fotovoltaica .................................. 79
8.2.6 Manual de recepción ....................................................................................................... 80
9. Mantenimiento correctivo ....................................................................................................... 82
9.1 Protocolos de detección de averías .................................................................................... 82
9.2 Seguros y responsabilidades ............................................................................................... 84
10. Bombeo Solar Fotovoltaico .................................................................................................... 85
10.1. Componentes básicos de un sistema de bombeo solar .................................................... 86
10.2 Los parámetros del dimensionado de bombeo solar son................................................... 86
10.3 Mantenimiento para sistema de bombeo de agua por Energía Solar................................. 89
10.3.1 Mantenimiento preventivo para sistema de bombeo de agua ....................................... 89
10.3.2 Mantenimiento correctivo para sistema de bombeo de agua ........................................ 91
11. Impacto económico y ambiental de los sistemas fotovoltaicos ............................................... 92
11.1 Impacto económico de los sistemas fotovoltaicos ............................................................ 92
11.2 Impacto ambiental de los sistemas fotovoltaicos .............................................................. 92
12. Marco regulatorio nacional de Nicaragua ............................................................................... 96
12.1 Ley de Incentivos Energías Renovables (Ley 532) .............................................................. 96
12.2 Reformas a las Leyes 272 y 532......................................................................................... 97
13. Bibliografía ............................................................................................................................ 99
1- Introducción

El presente documento está orientado para el estudio de los Sistemas Fotovoltaico


Aislado, con el propósito de compilar los principales elementos teóricos básicos,
que le permitan al personal técnico de las instituciones estatales y privadas del país,
capacitarse y desarrollarse en su área laboral.
La creciente demanda de la energía eléctrica, ha incrementado la búsqueda de las
diversas fuentes de energía alternativas. El uso de combustibles fósiles, como uno
de los factores principales que ha llevado a una crítica situación al planeta y
consecuentemente a la humanidad, afectando significativamente la salud, el clima,
el medio ambiente y en general el calentamiento global.
Los Sistemas Fotovoltaico Aislado, ofrecen un suministro de energía eléctrica con
un impacto ambiental mínimo, con respecto a otras formas de suministro de energía
eléctrica especialmente las producidas por combustible fósil. En estos sistemas
fotovoltaicos su principal fuente de energía que utiliza es la energía solar, que por
las características de ser abundante la forma en que llega a nuestro planeta y de
sobremanera es de tipo renovable, cabe hacer mención que Nicaragua posee un
enorme potencial Solar, que se puede aprovechar y reemplazar significativamente
el uso de los combustibles fósil en la actualidad.
La cantidad de radiación solar que golpea la superficie de la tierra es cerca de diez
mil veces mayor que el consumo de energía eléctrica a nivel mundial. Las células
fotovoltaicas, es una de las formas para aprovechar la energía solar. Estas células
convierten la luz solar directamente a energía eléctrica.
En el contenido de este documento se describe la composición y principios de
funcionamiento de las células fotovoltaica, hasta a la estructuración de los módulos
o paneles solares (PV), asimismo se encuentra en detalles la forma de diseñar y
dimensionar un sistema fotovoltaico aislado, para alumbrado eléctrico domiciliar o
un sistema de bombeo de agua, siempre a partir de características de demandas
del consumo de carga eléctrica.
Un sistema fotovoltaico aislado, encima de contener los generadores del suministro
eléctrico (PV), requiere el almacenamiento de la energía eléctrica, la medición de la
generación del flujo eléctrico, también que se regule y controle la carga de
producción y de consumo, por tal razón se presentan las especificaciones técnicas
y de funcionamiento de algunos de los equipos necesarios y existente en el mercado
nacional.
Elemento de gran importancia en los sistemas fotovoltaico, es el mantenimiento,
estos se definen de tres maneras; el primero como predictivo, con el propósito de
predecir alguna falla posible. El segundo preventivo, para que el funcionamiento sea

1
el óptimo y evitar que surja futuras averías. Y el correctivo es arreglar las fallas que
surgen durante su funcionamiento.
Finalmente, los sistemas fotovoltaicos aislado, tienen el amparo de la conformada
Ley de Incentivo de Energía Renovables. Ley (532) de la legislatura con relación en
el campo de la generación de energía eléctrica, basado en Modelos de Desarrollo
Limpio (MDL), inexcusable para la independencia del uso del petróleo en nuestro
país.

1.1. Radiación Solar

Se conoce por radiación solar al conjunto de radiaciones electromagnéticas


emitidas por el sol. El sol se comporta prácticamente como un cuerpo negro que
emite energía siguiendo la ley de Planck a una temperatura de unos 6000 K. La
radiación solar se distribuye desde infrarrojo hasta ultravioleta. No toda la radiación
alcanza la superficie de la tierra. La magnitud que mide la radiación solar que llega
a la tierra es la irradiancia, que mide la energía que, por unidad de tiempo y área,
alcanza a la tierra. Su unidad es el W/m2 (vatio x metro2).

Es importante conocer el comportamiento de la radiación solar, porque se puede


considerar como el combustible en las células fotovoltaicas y sin ésta radiación solar
no se produciría el efecto fotovoltaico.

La radiación solar es un factor que depende de la posición del sol y de la tierra que
sus movimientos se explican basados con leyes de la física y también depende de
la atmósfera de la tierra que posee cualidades que permanecen constantes y otras
que son totalmente aleatorias.
Para poder medir la radiación solar existen dos términos:
Irradiación. Es la cantidad de energía recibida en un período de tiempo y su
unidad de medida es el 𝑊ℎ/𝑚 2.

Irradiancia. Es la potencia recibida en un instante y su unidad de medida es


𝑊/𝑚2.

La irradiancia que emite la superficie del Sol es de 63.500 𝑘𝑊/𝑚2, pero al exterior
de la atmósfera de la Tierra llega solamente 1,37 𝑘𝑊/𝑚2, esto es aproximadamente
un 3,3%. Además, cuando la radiación solar atraviesa la atmósfera terrestre se
produce una pérdida de energía por fenómenos de reflexión, difusión y absorción.
En promedio la irradiancia media que llega a la superficie de la Tierra es de 630
𝑊/𝑚2.
Existen tres tipos de radiación solar en función de cómo inciden sobre la superficie
de la tierra y son:

2
• Radiación directa. Es la que pasando por la atmósfera llega directamente desde
el Sol hacia un punto en la superficie terrestre.

• Radiación difusa. Es la que pasando por la atmósfera y teniendo que pasar por
obstáculos como las nubes, llega a la superficie de la Tierra.

• Radiación reflectada o albedo. Es la que pasando por la atmósfera es reflejada


por el suelo o cualquier otra superficie cercana. Estas radiaciones se muestra en la
figura 1.

Figura 1. Tipos de radiación solar.

La cantidad de radiación solar que puede recibir un punto en la superficie de la tierra


depende de muchos factores:

• Condiciones meteorológicas. La radiación solar en un mismo punto de la Tierra


puede variar si es un día nublado o soleado, en el segundo caso la radiación directa
puede llegar a ser el 90% del total.

• Inclinación del sistema de captación. Un plano horizontal recibe la mayor


cantidad de radiación directa y la menor cantidad de radiación reflejada y viceversa.
Debemos regular la inclinación del captador dependiendo del tipo de radiación que
nos interese captar.

• Superficies reflectantes. En el caso en que las superficies cercanas al captador


sean más reflectantes como la nieve por ejemplo, tendremos más radiación
reflectante que si tenemos superficies como tierra o césped.

• Posición de la tierra con respecto al Sol. La mejor manera de aprovechar la


radiación del sol es hacer que los rayos del sol incidan perpendicularmente a las
superficies. La inclinación en el eje de rotación de la Tierra con respecto al plano de

3
su órbita alrededor del sol hace que un mismo punto en la superficie reciba los rayos
solares a distintas inclinaciones.

Por estas razones un mismo punto recibe irradiancias diferentes dependiendo de la


época del año. En la figura 2 se puede ver el movimiento del sol en diferentes
latitudes y en diferentes épocas del año.

Figura 2: Movimiento del Sol en el cielo. Recuperado de

En la figura 3 veremos los valores de radiación solar en 𝑘𝑊/ℎ/𝑚 2/𝑑í𝑎 sobre la


superficie, tomando en consideración la inclinación más favorable en el mes más
desfavorable.

Figura 3. Irradiación solar.

4
En esta imagen podemos ver que las zonas que están situadas en las latitudes
próximas al ecuador son las más favorecidas por la radiación solar, lo que indica
que son las zonas en las que mayor provecho se puede obtener. (C, 2015)

1.2 Medición de la irradiancia y de la insolación

Existen muchos tipos de instrumentos para medir la potencia y la energía solar


incidente; en las estaciones de medición meteorológicas se requieren instrumentos,
con excelente precisión y exactitud, para medir los diferentes tipos de radiaciones,
la irradiancia y la insolación. Ya para aplicaciones prácticas y comunes se utilizan
el piranómetro y/o el solarímetro. En la figura 4 se muestra el piranómetro.

Figura 4. Piranómetro común, mide la irradiancia en un lugar (W/m2).

En mucha de la literatura existente al respecto, se utilizan indistintamente los


términos piranómetro y solarímetro para medir la potencia solar incidente en un
punto, el piranómetro mide la potencia (irradiancia) y el solarímetro sirve para medir
la energía solar recibida en un punto de la tierra (insolación). El solarímetro también
es llamado heliógrafo como se muestra en figura 5. (Garcés, 2016)

5
Figura 5. Solarímetro Campbell-Stokes, mide la insolación (Wh/m2).

1.3 El efecto fotovoltaico

Se define como la conversión de la radiación solar en electricidad, mediante


materiales semiconductores que tienen la propiedad de absorber fotones y emitir
electrones.
La materia está compuesta por átomos, los cuales se encuentran conformados por
dos partes que son los electrones y el núcleo con carga eléctrica negativa y positiva
respectivamente, formando de esta manera un conjunto estable y eléctricamente
neutro, como muestra la figura 6.

Figura 6: Átomo eléctricamente neutro.

Los electrones del último nivel se denominan electrones de valencia y son los que
interaccionan con otros electrones de otros átomos para formar una red cristalina,
como se muestra en la figura 7.

6
Figura 7: Red cristalina de silicio.

Según su energía se puede clasificar a los materiales en tres tipos:

• Conductores. Los electrones de valencia están poco ligados y pueden moverse


dentro de una red cristalina con una pequeña cantidad de energía externa.

• Semiconductores. Los electrones de valencia están más ligados al núcleo, pero


con una pequeña cantidad de energía se pueden comportar como conductores.

• Aislantes. Tienen una configuración muy estable y sus electrones de valencia


están muy ligados al núcleo y la energía necesaria para separarlos de éste es muy
grande.

Lewis en 1926 denominó a los átomos de luz o los pequeños agrupamientos de


energía como fotones. De acuerdo con este autor, los rayos de luz son un flujo de
energía o también una lluvia de fotones que atraviesa una sección determinada.

Los materiales utilizados para la fabricación de las células fotovoltaicas son los
semiconductores ya que la energía que une a los electrones de valencia con el
núcleo es similar a la energía de los fotones de los rayos solares. En el momento
en que los fotones de la radiación solar inciden sobre un material semiconductor,
los enlaces entre los electrones de valencia y su núcleo se rompen, quedando libres
para circular por el semiconductor, como muestra la figura 8.

Figura 8: Efecto de la radiación solar sobre un semiconductor (Silicio).

7
Al espacio dejado por el electrón liberado se le denomina hueco y dispone de carga
eléctrica positiva de igual magnitud que el electrón, pero de signo contrario. En las
zonas donde se ha expuesto un semiconductor a la luz solar ocurre esta generación
de huecos y liberación de electrones. El problema inicialmente era que los
electrones liberados pasan a ocupar los huecos dejados por otros, este quiere decir
que los huecos y los electrones circulan en la misma dirección, restableciendo el
enlace roto sin producir corriente eléctrica.

Para que esto no ocurra se debe generar un campo eléctrico en el interior del
semiconductor, con esto, los huecos y los electrones circularán en sentidos
opuestos produciendo una corriente eléctrica. El material más utilizado para la
fabricación de células fotovoltaicas es el silicio. Una célula fotovoltaica de silicio está
compuesta por dos regiones, para generar un campo eléctrico dentro de ésta lo que
se hace es tratar químicamente diferente a las dos regiones. A la primera se le han
sustituido algunos átomos de silicio por átomos de fósforo, que posee 5 electrones
de valencia, uno más que el de silicio, quedando así un electrón libre. A la segunda
en cambio se ha sustituido al silicio por átomos de boro, que posee 3 electrones de
valencia, uno menos que el silicio, quedando un hueco disponible.

De esta manera se logra que los electrones fluyan desde la zona tratada con fósforo
hacia la zona tratada con boro y los huecos fluyan de manera contraria
produciéndose en la unión un campo eléctrico conocida como unión p-n, como
muestra la figura 9.

Figura 9: Unión p-n. Recuperado de http://www.radioelectronica.es/articulos-teoricos/126-


los-semiconductores-la-union-pn.

También debemos considerar que para que se pueda liberar el electrón de su núcleo
y generar el par electrón-hueco, necesitamos de una mínima cantidad de energía,
la cual se denomina “ancho de banda prohibida”, se lo representa con las letras Eg
y su valor es de 1,5 electronvoltios.1

1
(C, Análisis del funcionamiento de paneles fotovoltaicos y su utilización en las regiones de la costa y sierra
del Ecuador. Caso de estudio: Biblioteca Pompeu Fabra de Mataró , 2015, págs. 13 -16)

8
En el momento que la celda recibe luz solar se producen los efectos fotoeléctrico y
fotovoltaico haciendo que se ilumine el bombillo como se muestra en la figura 10. 2

Figura 10. Diagrama del efecto fotovoltaico.

1.4 Tecnologías de fabricación de las celdas solares

La conversión directa de energía solar a energía eléctrica, utilizando celdas solares


fotovoltaicas es un mecanismo utilizado y en actualidad representa una alternativa
para suplir una fracción de las necesidades energéticas mundiales.
Hasta la fecha, la mayoría de células y módulos fotovoltaicos que se encuentran en
explotación en Instalaciones de uso terrestre, emplean el silicio, en sus formas
monocristalina, policristalina y amorfa, como material semiconductor de base.
El procedimiento de fabricación de las células de silicio mono o policristalino es
esencialmente el mismo y comprende las siguientes etapas básicas:
1. Obtención de silicio de grado metalúrgico.
2. Purificación del silicio.
3. Crecimiento de los cristales de silicio.
4. Producción de las obras de material
5. Ataque químico y texturización.
6. Formación de la unión.
7. Colocación de contactos metálicos.
8. Tratamiento antirreflexivo

2
(Garcés, DISEÑO DE UNA INSTALACIÓN SOLAR FOTOVOLTAICA CON CAPACIDAD PARA 3 KILOVATIOS, 2016,
págs. 35 - 36)

9
Tabla 1. Características básicas de varias tecnologías de materiales en energía
solar fotovoltaica.

Nota: Extraído de Fabricación de paneles solares fotovoltaicos, SIH007.

Consideraciones que se debe tener en cuenta para el diseño de una célula


solar fotovoltaica.
Adaptación al espectro solar:
El espectro solar sobre la superficie terrestre no es uniforme. Adaptación de energía
de GAP.
Mínimas, perdidas ópticas:
Producidos por fenómenos de Reflexión-Absorción
Mínimo espesor:
Por razones prácticas y económicas. Esto se consigue utilizando materiales que
tengan gran capacidad de absorción de la luz
Máxima generación de portadores de carga:
La η de una célula será siempre una función del número de portadores de carga
que sean foto generados en la heterounión, por los fotones absorbidos
Mínimas perdidas eléctricas en los circuitos:
Máxima foto estabilidad.
Esto se consigue empleando materiales que tengan resistencia a la degradación
foto inducida y por lo tanto no sufran deterioro en sus propiedades. En la figura 11
se muestra la cuartita alta.

10
Figura 11. Cuartita alta.

Producción de silicio de grado solar


Las células solares más comunes son las de silicio cristalino. El silicio cristalino
como materia prima es por tanto clave para determinar el volumen y precio de los
módulos fotovoltaicos.
El Silicio. Proceso de obtención
El silicio es el elemento, tras el oxígeno, más abundante y distribuido por nuestro
planeta, pero no se encuentra aislado sino combinado con oxígeno (60 % de la
corteza terrestre). El silicio para uso industrial parte de la cuarcita que es en un 90%
óxido de silicio SiO2 a como se muestra en la figura 12.

Figura 12. Paso del sílice-silicio de grado solar-lingotes de silicio monocristalino (arriba) y
policristalino (abajo).

1.4.1 Obtención del silicio metalúrgico

El silicio se separa de la cuarcita en un proceso metalúrgico de reducción,


introduciéndola en hornos de arco eléctrico junto al carbón para romper los enlaces
entre el silicio y el oxígeno. De esta forma se obtiene un silicio de pureza de más
del 99%. Este silicio así obtenido se denomina de grado metalúrgico y es adecuado
para esta industria que obtiene con él aleaciones especiales, pero no lo es para la
industria de los semiconductores que requiere una alta pureza (algunos chips no
admiten más de un átomo de impurezas por millón, 1 ppm), ni tampoco para la
industria solar fotovoltaica que requiere una pureza intermedia (del orden de 10
ppm). En la figura 13 se muestran los procesos de obtención del silicio.

11
a) b) c)

Figura 13. a) Silicio metalúrgico, b) Poli cristal de silicio, c) Polvo de silicio.

El Proceso de obtención del silicio metalúrgico se muestra en la figura 14.

Figura 14. Esquemática del proceso de obtención del polisilicio.

1.4.2 Fabricación de células convencionales

Los procesos de fabricación tienen como objetivos: producir a bajo costo, con
sencillez, robustez de células, repetibilidad y efectividad en la fabricación. Por
contrapartida las células obtenidas por estos métodos tienen una eficiencia
moderada (12%-13%). Para la fabricación es necesario llevar a cabo los siguientes
pasos:
▪ Limpieza de las obleas
Es recomendable realizar una limpieza previa para eliminar restos procedentes del
proceso de fabricación de obleas. Para la limpieza se utilizan ácidos con capacidad
de disolver metales (HCl, NO3H…).

12
▪ Decapado
Es necesario quitar algunas micras de material para dejar la superficie libre de
tensiones y lisa. Con esto se mejora el tiempo de vida en la región de emisor próximo
a la superficie y se favorecen tratamientos posteriores como el texturado y las
metalizaciones. El decapado se realiza por inmersión de las obleas en NaOH al
30%, y 90º.
▪ Texturización
Crear sobre la superficie frontal de la oblea unas micropirámides que consiguen que
parte de la luz reflejada vuelva a incidir sobre el silicio otra vez.(rebaja la reflexión
de 30 al 10%). Las micropirámides se consiguen sometiendo a célula a un ataque
químico selectivo que deja al descubierto los planos cristalográficos (disolución
NaOH o KOH al 2%, 90º). La texturización nos es aplicable a las células
policristalinas, ya que estas no presentan una orientación definida.

▪ Limpieza previa a la formación P-N


Para limpiar los restos de óxidos de los procesos anteriores se sumergen las obleas
en una disolución de HF, tras lo cual se aclaran con agua desionizada. Finalmente
se secan rápidamente para que no se oxiden (secadora por centrifugación).

▪ Pre deposición de dopante


Las obleas utilizadas normalmente son de tipo P (dopadas con Boro). La unión P-N
se forma por medio de la difusión de un dopante tipo N en la superficie frontal de la
oblea (Fósforo). Para depositar el dopante hay diferentes técnicas (por serigrafía,
por centrifugación, por fuente sólida, por fuente líquida, por fuente gaseosa…).
▪ Formación de la unión P-N por difusión
Tras la pre deposición hay que introducir el Fósforo en el interior de la red de silicio.
Esto se realiza mediante la introducción de las obleas en un horno (900-1000º;
hornos de cinta y hornos de cuarzo), en el cual por la diferencia de concentración
de fósforo entre la superficie y el resto de la oblea se produce una difusión de este
hacia el interior (los átomos de dopante se introducen en la red cristalina
sustituyendo a átomos de Silicio). Las principales moléculas utilizados como fuente
primaria de Fósforo son: POCl3, P2O5 y PH3.
▪ Limpieza de los restos de la difusión
Son procedimientos de limpieza análogos a los explicados anteriormente, que se
necesitarán realizar o no, dependiendo del dopante utilizado, de la técnica de
predeposición y difusión y de los procesos posteriores de metalización.

13
▪ Formación del contacto metálico posterior
La técnica más usual es la serigrafía, que consiste en imprimir un dibujo sobre la
superficie de la oblea utilizando una pasta que contiene metal en polvo (Aluminio,
Plata o ambos), disuelto en unos compuestos orgánicos que la dotan de la
viscosidad necesaria para el proceso.

▪ Formación del contacto metálico frontal


En este caso la pasta metálica no puede contener Aluminio, ya que es un dopante
tipo P y además penetra rápidamente en la unión cortocircuitando la célula (son
pastas de plata puras). El contacto posterior debe cumplir que su resistencia de
capa sea lo suficientemente baja como para que no limite la eficiencia del dispositivo
final. Sin embargo, el contacto frontal es mucho más crítico, ya que según su diseño
se determinará la eficiencia final de la célula. La rejilla frontal debe permitir el paso
de la luz y a la vez tener baja resistencia de capa. Para un espesor de dedo
determinado, una rejilla frontal es tanto mejor cuanto más estrechos sean los dedos
que componen esta y mayor el número de dedos.

▪ Aislamiento de las zonas N y P


Una vez finalizados los procesos anteriores, el emisor de la célula está conectado
eléctricamente a la base. Existen diversas técnicas para este proceso (aislar el
emisor de la base): por ataque con plasma, haciendo un surco con el láser o con
una sierra de disco, cortando completamente con una sierra de disco o con u láser
o con agentes abrasivos.

▪ Medida y clasificación
Las células ya terminadas se miden, en condiciones estándar, una por una y se
clasifican en función de su corriente de cortocircuito (Isc) y su eficiencia (Ef). La
primera se utiliza para cuantificar las pérdidas por interconectar las células, y la
segunda para predeterminar la potencia de los módulos que se construyan con esas
células.
El procedimiento de fabricación explicado es el estándar, hay diferentes variaciones
y modificaciones. Por ejemplo, para células policristalinas en vez de la texturización
se depositan capas antirreflexivas; para células de alta eficiencia el proceso también
cambia. (Cardenas, 2012)

14
1.4.3 Nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías buscan reducir costes y aumentar las eficiencias de las
tecnologías actuales. En cuanto a los costes, actualmente y debido a la incursión
en el mercado de empresas asiáticas, ya podemos encontrar paneles por debajo de
0,5$/Wp lo que hace que casi cualquiera pueda acceder a esta clase de energía.
Pero en cuestión de eficiencias aún queda dar un gran paso, ya que las eficiencias
comerciales aún son pequeñas.

Se están desarrollando:

• Células solares orgánicas basadas en polímeros conductores. Tienen muy bajo


coste, pero contra poseen baja eficiencia y una rápida degradación.
• Células solares híbridas: mezclan polímeros conductores y nanopartículas de
semiconductor (nanocompuestos híbridos). El objetivo es modificar las propiedades
ópticas y eléctricas del polímero mediante la inclusión de partículas inorgánicas.
Tiene una eficiencia alta pero también se degradan rápidamente.
• Células solares de nanopartículas: eliminan el uso del polímero y aumentan la
duración en el tiempo. También se están utilizando concentradores que, como su
propio nombre indica, concentran los rayos del sol en la célula aumentando así su
eficiencia.

1.4.4 Rendimiento de las células

El rendimiento de las células fotovoltaicas está definido como el resultado de la


división entre la máxima potencia de generación eléctrica y la potencia luminosa
que se aplica sobre una célula fotovoltaica. Por ejemplo, si una célula tiene un
rendimiento del 10%, esto quiere decir que por cada 100 vatios que recibe,
solamente genera 10 vatios.

Los factores que hacen que los rendimientos de las células fotovoltaicas sean
bajos son los siguientes:
• Energía de los fotones incidentes. Quiere decir que los fotones de luz solar no
tienen la suficiente energía para romper el enlace del núcleo con el electrón y no
permiten la generación del par electrón-hueco. O puede pasar también que los
fotones de luz tengan demasiada energía, en este caso lo que pasa es que la
energía excedente se desperdicia en forma de calor. Por este factor, se puede
perder hasta un 50% de rendimiento en la generación de energía eléctrica de una
célula.

• Recombinación. Por razones atribuibles al proceso de fabricación, una parte de


los electrones liberados se vuelven a combinar con huecos cercanos sin generar
corriente eléctrica. Por este factor se puede perder hasta un 15% de rendimiento.

15
• Reflexión. La luz del sol es reflejada por la célula, aunque actualmente se está
investigando en varios recubrimientos que bajan el valor de las pérdidas a un 10%.

• Otros. Por calentamiento del silicio se estima que se pierde un 2%. Por las
sombras generadas por los contactos eléctricos por los que circulan los electrones
liberados se estiman pérdidas del 10%.

Después de restar todas estas pérdidas nos queda como resultado el porcentaje de
rendimiento de las células fotovoltaicas. En la actualidad se están realizando
numerosas investigaciones para poder bajas estos porcentajes de pérdidas y lograr
células más eficientes. 3

2. Componentes de un sistema fotovoltaico

2.1 El panel fotovoltaico

Los módulos fotovoltaicos o (llamados a veces paneles solares, aunque esta


denominación abarca otros dispositivos) están formados por un conjunto de celdas

(Células fotovoltaicas) que producen electricidad a partir de la luz que incide sobre
ellos. El parámetro estandarizado para clasificar su potencia se denomina potencia
pico, y se corresponde con la potencia máxima que el módulo puede entregar bajo
unas condiciones estandarizadas, que son:

- Radiación de 1000 W/m2


- Temperatura de célula de 25º C (no temperatura ambiente)

Los módulos o paneles fotovoltaicos son estructuras que están compuestas por
células fotovoltaicas. Por lo general contienen entre 40 y 80 células fotovoltaicas y
su tamaño varía entre los 0,80 m2 y los 2 m2, pero el más utilizado es el módulo
plano de 36 células compuesto por vidrio, EVA2 y TEDLAR3 que produce voltaje
suficiente para alimentar una batería de 12 V.

Generalmente se puede decir que lo módulos se encuentran conformados por los


siguientes componentes:

3
(C, Análisis del funcionamiento de paneles fotovoltaicos y su utilización en las regiones de la costa y sierra
del Ecuador. Caso de estudio: Biblioteca Pompeu Fabra de Mataró , 2015, págs. 20 - 21)

16
• Cubierta exterior. Es de vidrio templado ya que es resistente y permite el paso
de la radiación solar. Su función es la de proteger a todos los componentes del panel
de los fenómenos atmosféricos.

• Capas encapsulantes. Principalmente son de silicona, etil-vinilo-acetileno (EVA)


o polivinilo butiral o de cualquier material que tenga buena transmisión de la
radiación solar y que no se degrade ante los rayos ultravioletas. Su función, aparte
de adherir las cubiertas, es la de amortiguar las posibles vibraciones e impactos.

• Protección posterior. Por lo general es de materiales acrílicos, siliconas, pero


actualmente los más utilizados son: TEDLAR o EVA. Sirve para proteger al panel
de los agentes atmosféricos, principalmente de la humedad.

• Marco de soporte. Es de aluminio anodizado o de acero inoxidable. Sirve para


dar soporte a todo el conjunto y como elemento de unión mecánica entre módulos.

• Contactos eléctricos. Son cables de cobre que permiten recoger a la energía que
entrega el módulo y se encuentran en la parte posterior del módulo en una caja que
los protege de la humedad. También pueden estar compuestos por elementos de
protección como diodos de bypass que lo protegen de las sombras parciales. En la
siguiente imagen 15 se muestra la sección de un módulo fotovoltaico.

Figura 15. Sección de un módulo fotovoltaico.

Si hablamos en términos de potencia, además de los factores ambientales de


irradiación y temperatura, la potencia que un módulo puede entregar depende del
rendimiento de sus células fotovoltaicas y de la resistencia de la carga]. En

17
definitiva, un generador fotovoltaico es la unión de varios módulos para satisfacer
determinadas necesidades energéticas.

Actualmente se está desarrollando mucho la tecnología de los paneles fotovoltaicos


y esto hace que tengamos una gran variedad de empresas que los comercializan. 4

2.1.1 Tipos de paneles

Un módulo o panel solar se construye ensamblando, adecuadamente, varias células


solares para, de esta forma, obtener voltajes y corrientes que se puedan aprovechar
en el funcionamiento de instalaciones y equipos eléctricos.

En general, para la construcción de un panel solar se utilizan celdas conectadas en


serie, comercialmente se pueden encontrar paneles de 12 V, con 30, 33, 36 y 72
celdas. Cada panel solar es la unidad elemental de una instalación solar
fotovoltaica, su tipo depende de las células con las que se fabrica.

2.1.1.1 Panel monocristalino

Para su construcción se utilizan celdas de silicio monocristalino, se encuentran con


eficiencias entre 14% y 16%, pueden ser de color azul oscuro o plateado oscuro.

Es el más costoso de los paneles de silicio, ya que los procesos de producción para
las celdas monocristalinas es el más costoso. Los paneles monocristalinos más
comunes se fabrican con 36 a 60 celdas y son a 12 V, como se muestra la figura
16.

Figura 16. Panel solar monocristalino de 300 W.

4
(C, Análisis del funcionamiento de paneles fotovoltaicos y su utilización en las regiones de la costa y sierra
del Ecuador. Caso de estudio: Biblioteca Pompeu Fabra de Mataró , 2015, págs. 24 - 26)

18
2.1.1.2 Panel policristalino

Para su construcción se utilizan celdas de silicio policristalino, se encuentran con


eficiencias entre 10% y 15%, pueden ser de color azul y se identifican por tener
visos de colores azules. Es menos costoso de los paneles de silicio y es el más
utilizado de todos los paneles de silicio. A continuación, se muestra en la figura 17
el panel policristalino.

Figura 17. Panel solar policristalino de 275 W.

2.1.1.3 Panel amorfo

Para su construcción se utilizan celdas de silicio amorfo, se encuentran con


eficiencias inferiores al 10% a como muestra la siguiente figura 18.5

Figura 18. Panel solar amorfo

5
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, págs. 43 - 44)

19
2.1.2 Estructuras de soportes

Este componente de la instalación tiene la función de mantener los módulos en una


posición correcta, fijar el conjunto del campo fotovoltaico a una estructura sólida
(pared, cubierta, suelo, etc.) y garantizar la integridad de los módulos contra la
acción del viento, los cambios de temperatura y hasta un cierto punto, el vandalismo
y el robo.

También existen sistemas de estructuras de soporte de los módulos capaces de


seguir el Sol de levante a poniente. Estos sistemas automáticos (seguidores
solares) tienen la ventaja de aumentar el número de horas de sol aprovechables por
los módulos, respecto a los sistemas de módulos fijos. Sin embargo, también hay
que valorar algunos inconvenientes: tienen un costo económico elevado, la
ganancia energética respecto a los módulos fijos es considerable en verano, pero
poco significativa en invierno (cuando más se necesita normalmente), es un aparato
susceptible de averiarse, tiene consumo eléctrico, etc. Por lo tanto, los tipos de
estructuras son:

2.1.2.1 Estructura individual

Este tipo de estructura se compone por dos triángulos cogidos al marco del módulo.
Está especialmente diseñada para instalaciones en suelo y terraza en las que los
módulos se vayan a montar de modo horizontal, como se muestra en la figura 19.

Componentes:

Figura 19. Estructura individual y sus componentes.

20
2.1.2.2 Estructuras con triángulo inclinado

Este tipo de estructura está, como las estructuras individuales, destinado al montaje
de módulos en terrazas planas y suelo, aunque la diferencia se encuentra en los
perfiles de aluminio cogidos a los triángulos, sobre los que se colocan los módulos
fotovoltaicos. Como se muestra en la figura 20.

Componentes:

Figura 20. Estructura con triangulo inclinado y sus componentes.

21
2.1.2.3 Estructuras coplanar

Las estructuras coplanarias se fijan al techo de los edificios utilizando dos perfiles
de aluminio sobre los que se colocan los módulos. La inclinación del módulo será
igual que la inclinación del tejado sobre el que se monte la estructura, como
muestra la figura 21.

Componentes:

Figura 21. Estructura coplanar y sus componentes.

22
2.1.2.4 Estructuras especiales

▪ Estructura elevada

De tipo mono poste o mesa, este tipo de estructura de paneles solares se eleva a
varios metros de altura para producir un porchado o dificultar el robo de los módulos
en zonas en las que el acceso resulta complicado

Este tipo de recurso es muy utilizado en zonas agrarias en las que una vigilancia
continua resulta bastante complicada y los productores de energía necesitan
preservar su instalación y protegerla ante robos, despieces y otras actividades
delictivas.

23
▪ Estructuras para huertas solares

Las estructuras para huertos solares están especialmente dirigidas a minimizar el


costo de la estructura en instalaciones que precisen de un elevado número de
módulos fotovoltaicos

Al aglomerar grandes cantidades de módulos fotovoltaicos en una sola hilera, la


cantidad de ajustes y cambios realizados para dicha cantidad es mucho menor que
en los anteriores tipos de estructuras.

24
▪ Estructura para techos tipo "sándwich

La utilización de estructuras tipo Coplanar en tejados industriales ofrece ventajas


como la alta facilidad de instalación y el gran ahorro que suponen.

Esto es debido al denominado "espárrago", de bajo coste y que supone una forma
muy sencilla de anclar los raíles de la estructura a un tejado tipo "sándwich".

▪ Estructuras de inclinación variable

La posibilidad de cambiar la inclinación de los paneles hace a este tipo de


estructuras ideales para maximizar la producción de los módulos fotovoltaicos
dependiendo de la estación del año en la que se encuentre. (Saclima, 2018)

25
2.1.3 Nuevas tecnologías en el sector fotovoltaico

En esta sección se agrupan las nuevas tecnologías presentes en el mercado, aún


poco desarrolladas, pero que pueden tener gran influencia en el futuro del sector.

Los últimos avances tecnológicos han permitido desarrollar módulos fotovoltaicos


cada vez más eficientes, cuidadosos con el medio ambiente e integrados en la
sociedad. Los principales avances son los siguientes:

2.1.3.1 Tejas Fotovoltaicas: Se trata de incluir la placa fotovoltaica en el espacio y


superficie que ocupan las tejas ordinarias, empleando un material de silicio
monocristalino flexible. Esta técnica permite producir energía eléctrica y a su vez
protege de la lluvia o nieve, y ya está bastante introducido en países como Alemania
e Italia. Entre sus ventajas destaca su adaptación estética y física a los tejados
ordinarios; no se necesitan tejas convencionales lo que supone un ahorro en la
inversión inicial; favorece el ahorro familiar ya que un tejado compuesto de tejas
solares puede cubrir las necesidades energéticas de una familia; puede
almacenarse en baterías y funcionar en instalaciones aisladas o conectadas a red.
En la figura 22 se muestra un ejemplo de tejas fotovoltaicas instaladas en una
vivienda.

Figura 22. Tejas fotovoltaicas para una vivienda.

26
2.1.3.2 Ventanas Solares: Consisten en paneles solares transparentes que
permiten el paso de la luz mientras generan electricidad, y los cuales se están
desarrollando en varias compañías e instituciones al readedor del mundo como se
muestra en la figura 23. Se pueden implementar en cualquier equipo que contenga
una pantalla de vidrio como vehículos, edificios o dispositivos móviles, a los que
permitiría recargar su batería a través de la pantalla. El principal inconveniente es
su baja eficiencia y alto coste.

Figura 23. Panel fotovoltaico transparente.

2.1.3.4 Paneles Solares Cilíndricos o Tubulares: Estos paneles gozan de una


optimización de la captación de la luz frente a sus competidores. Aprovechan mayor
cantidad de energía solar que los paneles convencionales y su instalación es rápida
y sencilla, pues no necesitan sujeciones ni ninguna estructura que les permita seguir
el movimiento del sol. También permiten el paso del viento a través de ellos, lo que
les hace más resistentes a fuertes tormentas. Además, al ser cilíndricos siempre
reciben radiación solar en su superficie de forma directa durante el día, tal y como
se muestra en la figura 24. La cara del cilindro que queda en sombra o la cara
interna, también tienen la capacidad de absorber la energía reflejada, ya que los
huecos que permite pasar el aire también permiten el paso de la radiación.

Figura 24. Panel fotovoltaico cilíndrico.

27
2.1.3.4 Paneles Fotovoltaicos Orgánicos: Son paneles, también denominados
OPV (del inglés Organic Photovoltaic), en los que reside la gran ventaja de ser
pintados sobre paredes exteriores de un edificio o tejados. Para elaborarlos se
emplean pinturas de aerosol en procesos de impresión y de recubrimiento a alta
velocidad, también se emplea la impresión de inyección de tinta cuando hay que
cubrir grandes áreas. (Martín, 2016)

2.1.4 Características técnicas de un panel fotovoltaico

Las características técnicas y el comportamiento de un panel fotovoltaico se


determinan tomando, para una radiación solar de 1000 W/m2 a una temperatura de
25° C, los siguientes parámetros eléctricos:

- Voltaje en vacío, Vca: Es el voltaje que se mide en los terminales del panel en
circuito abierto.

- Corriente de cortocircuito, Icc: Corresponde a la corriente que genera panel


cuando se cortocircuitan sus terminales.
- Potencia nominal o potencia pico, Wp: Es la máxima potencia que puede
generar el panel a una carga conectada a sus terminales. Corresponde a la mayor
área obtenida para el producto de V x I.

- Voltaje nominal o voltaje pico, Vp: Es el voltaje que se presenta en el panel para
la máxima potencia o potencia pico.

- Corriente nominal o corriente pico, Ip: Es la corriente que se presenta en el


panel para la máxima potencia o potencia pico.

- Eficiencia nominal o eficiencia de conversión, : Es la relación entre la máxima


potencia generada por un panel, cuando recibe una radiación de 1000 W/m2, y la
potencia recibida por el área del panel, = Wp/Wr.

- Factor de forma, Ff: Este parámetro nos muestra la relación entre la potencia pico
y la potencia teórica calcula con el producto de Icc x Vca, Ff = Wp/ Icc x Vca.

En la figura 25 se muestran las indicaciones de los parámetros descritos indicados


sobre la curva V‐I. De igual forma, en la parte derecha se muestran los valores de
dichos parámetros. Así, cuando consultemos la documentación de un panel solar
encontraremos los datos de una u otra manera o, incluso, de ambas.

28
Figura 25. Curva V – I de un panel fotovoltaico.

La gráfica representada en la figura 25 está tomada para valores estándar, es decir,


los valores pueden ser distintos en función de la irradiación solar, puesto que la
corriente generada va directamente relacionada con la irradiación solar (ver figura
26). Al igual sucede con las variaciones de temperatura, pero estas influyen sobre
el punto de potencia máxima (PM), la tensión máxima (VM) y la tensión en circuito
abierto (Voc). Dichos valores disminuyen ante el aumento de temperatura (ver figura
27).

Figura 26. Curva V – I con variaciones de radiación.

29
Curva V – I con variación de temperatura.

Los valores que se indican en la curva V‐I se obtienen sometiendo el panel a unas
condiciones específicas, denominadas condiciones estándar de medida (CEM).
Las CEM, quedan definidas por los siguientes valores:

• Irradiación: 1000 W/m2.


• Incidencia normal.
• Temperatura: 25 °C.
• Espectro radiante o masa de aire: AM 1,5.

2.2 Regulador de carga

El regulador es el encargado de controlar los procesos de carga y descarga de la


batería. Las principales tareas que realiza son:
• Evita sobrecargas en la batería: que una vez cargada la batería (EDC = 100%) no
continúe cargando la batería. Así se evita la generación de gases y la disminución
del líquido en el interior de la batería; en consecuencia aumenta la vida de la batería.

30
• Impide la sobre descarga de la batería en los periodos de luz solar insuficiente:
cuando una vez la batería esté descargada no continúe suministrando corriente a la
instalación; en consecuencia, aumenta la vida de la batería.
• Asegura el funcionamiento del sistema en el punto de máxima eficacia. A
continuación se muestran en la figura 28 los tipos de reguladores existentes en el
mercado

Figura 28. Reguladores de voltaje.

Existen dos tipos de reguladores: paralelo o shunt y serie. En instalaciones de baja


potencia se utilizan los reguladores paralelo o shunt, y para potencias mayores los
reguladores serie.

Esto es así porque para tensiones mayores se necesita unos disipadores de


potencia para los dispositivos de control de potencia de mayor tamaño, ya que
deben soportar mayores niveles de intensidad.

2.2.1 Regulador serie


El funcionamiento de este regulador es el de cortar el suministro de energía del
generador antes de que alcance la tensión máxima de la batería; es decir, cortar
antes de que se llegue al nivel de sobrecarga.

En la figura 29 se puede ver el circuito básico de control serie con interruptores, los
cuales se encargarán de que se esté cargando la batería o no (interruptor
sobrecarga) y otro de que la batería entregue energía o no (interruptor
sobredescarga).

31
Figura 29. Regulador serie.

En la figura 30 se muestra el bucle de control de cada interruptor, en donde Vsc es


el valor máximo de tensión que el regulador permite que alcance la batería, Vrc es
la denominada tensión de histéresis que reinicia el proceso de recarga de la batería,
Vsd es el valor mínimo de tensión a partir del cual corta el consumo (corta la
corriente a la carga) y Vrd es el valor de tensión a partir del cual reconecta el
consumo (reconecta la corriente hacia la carga.

Figura 30. Bucle de control.

32
2.2.2 Regulador paralelo
El funcionamiento de este regulador es disipar potencia, con el fin de eliminar el
exceso de energía generada. Consiste en un transistor situado en paralelo con el
generador fotovoltaico, tal y como podemos observar en la figura 31.

Figura 31. Regulador paralelo.

Se debe disponer de un circuito de control, el cual se encargará de la conducción


del transistor en función de la tensión de la batería ; es decir, cuando la tensión sea
superior a un umbral (Vsc) que conduzca y que cuando sea inferior que no
conduzca. (Aparicio, 2010)

2.2.3 Regulador controlador de máxima potencia (MPPT)

El regulador controlador MPPT (Maximum power point tracker) aprovecha al


máximo la energía solar recibida durante todo el día y todas las épocas del año,
incluso la tomada en días nublados y oscuros; está diseñado para regular el voltaje
generado por los paneles, de tal forma que se pueda inyectar corriente, de forma
controlada, para cargar las baterías la mayor parte del tiempo. Se puede decir que
funciona como un convertidor de CC/CC reductor – elevador aprovechando la
máxima potencia generada por los paneles. Como se muestra en la siguiente figura
32.

33
Figura 32. Regulador de máxima potencia MPPT.

Además, el regulador de máxima potencia, puede tener otras funciones que lo


hacen el más completo y complejo de los reguladores existentes en el mercado.
Este tipo de regulador será el que se utiliza en el diseño de este proyecto de grado.
El regulador controlador MPPT se caracteriza porque tiene un convertidor DC/DC
que sirve para reducir o elevar el voltaje de entrada, manteniéndolo constante a su
salida, y una sección de control para extraer la máxima potencia tomada por los
paneles solares en cualquier instante. Sus elementos activos se encuentran en serie
y en paralelo con la carga, se clasifica como un regulador de conmutación PWM.
El esquema de control del sistema solar fotovoltaico con controlador MPPT se
muestra a continuación en la figura 33.

Figura 33. Esquema de sistema solar fotovoltaico con controlador tipo MPPT.

34
2.2.4 Características técnicas de un regulador de carga

Las características más importantes de un regulador de carga solar son:

- Potencia nominal: Es la máxima potencia que puede transformar el regulador de


carga a corriente y voltaje nominal.

- Voltaje nominal: Es el voltaje de funcionamiento del regulador.

- Corriente nominal: Es la corriente de funcionamiento del regulador.

- Eficiencia máxima: Es la relación entre la máxima potencia de salida y la máxima


potencia de entrada del regulador.

Valores de entrada:

- Voltaje de operación: Es el rango de voltaje para el cual el regulador funciona


correctamente.

- Voltaje de circuito abierto del módulo: Es el rango de voltaje límite de


funcionamiento del regulador.
- Corriente del módulo: Es la corriente máxima que puede recibir el regulador del
módulo.

Valores de salida:

- Corriente de carga: Es la corriente nominal que puede entregar el regulador a la


carga.

- Voltaje de carga: Es el voltaje nominal que entrega el regulador a la carga.

- Voltaje de carga reforzada: Es el voltaje que puede entregar el regulador para


carga rápida de las baterías.

- Voltaje de reconexión: Es el nivel de voltaje mínimo para el cual se puede conectar


la carga al regulador.

- Voltaje de desconexión: Es el nivel de voltaje mínimo para el cual se debe


desconectar la carga del regulador. 6

6
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, págs. 55 - 56 -
58 -59)

35
2.3 Baterías

Las baterías, en un sistema solar fotovoltaico, tienen la función de almacenar la


energía eléctrica recibida de los módulos solares y tenerla disponible para
transformarla y utilizarla cuando y como el usuario lo requiera.

Las baterías para almacenamiento de energía son equipos que pueden transformar
la energía eléctrica y almacenarla en forma de energía química, y que
posteriormente, son capaces de liberar en forma de energía eléctrica la energía
química almacenada. Existen muchos tipos de baterías según los materiales
utilizados en su construcción. 7
Las más utilizadas son las baterías denominadas estacionarias, que se utilizan
también como sistemas de alimentación ininterrumpida (alumbrado de emergencia,
señalización, etc.). La principal característica es que son capaces de permanecer
largos periodos de tiempo totalmente cargadas y, además, son capaces de resistir
descargas profundas de forma esporádica.

2.3.1 Tipos de baterías


Las baterías más adecuadas para sistemas fotovoltaicos son las de plomo ácido,
las cuales se pueden simplificar en los tres tipos siguientes:

2.3.1.2 Estacionarias monobloc: Como su propio nombre indica, está formada en


un solo bloque; es decir, no es necesario asociarlas para obtener los 12 voltios y
son de menor capacidad que las translúcidas o herméticas de un vaso o célula. Se
utilizan en pequeñas instalaciones de poca potencia. Suelen tener un tamaño mayor
que las utilizadas en vehículos, pero eso dependerá de la capacidad de la batería,
como se muestra en la figura 34.

Figura 34. Batería monobloc.

7
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, pág. 59)

36
2.3.1.3 Estacionarias translúcidas o transparentes: Son baterías que se
encuentran separadas en células pero el material que lo cubre permite ver el interior
de la batería (transparente) o no (translúcidas). Como son baterías de un vaso o
célula, su tensión es del orden de 2,2 voltios por lo que son necesario conectarlas
en serie para obtener tensiones mayores. Así pues, se necesitan 6 baterías para
obtener los 12 voltios. La diferencia entre transparentes y translúcidas es que el
recipiente deja ver su interior y el paso de la luz a su interior. Este tipo de baterías
son de mayor tamaño que las monobloc y de mayor peso y suelen ser distribuidas
sin el electrolítico (ácido) para facilitar su instalación y deben ser rellenadas después
de su colocación. Como muestra en la siguiente figura 35.

Figura 35. Estacionaria transparente.

2.3.1.4 Estacionarias herméticas: Son las denominadas también como sin


mantenimiento; no se tiene acceso a su interior aunque sus características son las
mismas, en relación de materiales activos y a las reacciones de carga y descarga.
En este tipo de baterías, pueden ser selladas gelidificadas que presentan como
característica que el electrolítico es mucho más denso, por lo que no se derraman
y pueden montarse en cualquier posición. Para conseguir esta densidad debe
añadirse dióxido de silicio. Este tipo de baterías no requiere mantenimiento de
recarga del líquido de su interior, pero no tienen un buen comportamiento ante
descargas profundas. Que se denominen sin mantenimiento no indica que no
requieran ningún tipo de mantenimiento, sino que deben ser sometidas a tareas de
limpieza, control y recargas adicionales, a como muestra la siguiente figura 36.

37
Figura 36. Hermética sin mantenimiento.

Otro tipo de batería que se utiliza en algunas instalaciones fotovoltaicas son las de
níquel cadmio. Reciben esta denominación debido al material del cátodo, que es
níquel hidratado, y del ánodo, que es cadmio. Se trata de baterías recargables de
tipo alcalino, ya que usan hidróxido potásico de electrolito.

La tensión nominal de las baterías níquel cadmio es de 1,2 voltios, por lo que para
conseguir la tensión de 12 voltios se necesitarán 10 baterías.

El uso de baterías de níquel cadmio en sistemas fotovoltaicos aislados se centra en


instalaciones que requieran un alto nivel de fiabilidad (la tensión de la batería se
mantiene prácticamente constante durante la descarga, hasta que se alcanza el
90% de la descarga) o que trabajen a temperaturas muy extremas (resiste muy bien
a bajas temperaturas, incluso ante la congelación del electrolito, que cuando se
recupera temperatura vuelve a funcionar normalmente).

Pero son mucho más caras que las de plomo ácido y sus componentes son
altamente tóxicos para el medioambiente. 8

8
Aparicio, M. P. (2010). Energía Solar Fotovoltaica Nuevas Energías cálculo de una instlación solar aislada
marcombo ediciones tecnicas , pags 21 – 23

38
2.3.2 Características técnicas de las baterías

Las características nominales de una batería se definen para un tiempo y para una
temperatura dadas por el fabricante, las más importantes son:

- Tipo de batería: Las baterías se clasifican básicamente según los materiales de


los electrodos y de su electrolito.

- Capacidad nominal, CB: Es la cantidad de energía que puede almacenar la


batería o acumulador, se da en Ah (amperios hora).

- Capacidad útil, CU: Es la cantidad de energía que puede entregar la batería sin
que se afecte su vida útil.
- Voltaje nominal, Vdc: Es el voltaje de funcionamiento de la batería, Vdc.

- Corriente nominal: Es el valor de corriente constante con la que se puede


descargar la batería en un determinado número de horas dado por el fabricante.

- Eficiencia máxima: Es la relación entre la máxima potencia de salida y la máxima


potencia de entrada de la batería.
- Profundidad de descarga máxima, PD: Es un valor que relaciona la capacidad útil
y la capacidad nominal de la batería, indica la descarga máxima a la que puede
llegar la batería sin que alteren sus valores nominales.

- Número de ciclos: Es el número de periodos de carga y descarga que alcanza a


cumplir una batería antes de que su capacidad nominal disminuya al 80%.

- Corriente de carga: Es el valor ideal de corriente para cargar la batería sin que se
alteren sus electrodos y el electrolito. No debe superar el 10% del valor de su
capacidad. Si una batería tiene capacidad de 100 Ah no se debe cargar con más
de 10 A.

- Máximo voltaje de carga: Es el máximo voltaje que se puede aplicar a la batería,


durante su carga, sin deteriorarla. No debe exceder el 5% del voltaje nominal.

- Mínimo voltaje de descarga: Es el mínimo voltaje al cual la batería puede entregar


energía (alimentar la carga) sin que se deteriore. No debe ser menor que el voltaje
nominal menos el 5%. 9

9
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, págs. 62 - 63)

39
Estos tipos de características se deben tener presentes a la hora de seleccionar un
tipo de batería para un sistema o instalación determinada, como se muestra en la
figura 37.10

Figura 37. Principales características del sistema de acumulación.

2.4 Inversor de voltaje DC - AC

En un sistema fotovoltaico, un inversor de corriente DC – AC es un equipo que


transforma la corriente directa (DC), recibida de los paneles o almacenada en las
baterías, en corriente alterna (AC) de tal forma que pueda ser aprovechada por los
equipos eléctricos allí instalados (iluminación, electrodomésticos, equipos
industriales, etc.). A continuación en la figura 38 se muestra un tipo de inversor.

Figura 38. Inversor senoidal 3000 W, 12V / 220 V

10
Martín, A. M. (2016). Dimensionado de una instalación fotovoltaica para una vivienda rural aislada.
Madrid.

40
Existen muchos tipos de inversores o convertidores de voltaje DC – AC, se pueden
clasificar de acuerdo con: su topología de construcción en inversores de medio
puente y de puente completo; según la señal de salida en inversores de onda
cuadrada, de onda diente de sierra o triangular, y de onda senoidal; también hay
convertidores monofásicos y trifásicos.
Los inversores se deben seleccionar de acuerdo con su aplicación y según las
necesidades y características de la instalación y de los equipos eléctricos que se
van a alimentar. Se debe tener en cuenta si el regulador va a estar alimentado por
baterías o directamente de los paneles. 11

2.4.1 Existen diferentes clases de convertidores cc/cc, ca/ce, ac/ac, cc/ca.

El más utilizado en una instalación fotovoltaica aislada son las del tipo cc/ca, que convierte
la tensión del banco de batería a consumos de 230 voltios de corriente alterna. A
este tipo de reguladores se les suele denominar inversores, como se muestran en la
figura 39.
Los de tipo ca/cc y ca/ca no se utilizan en instalaciones solares fotovoltaicas
aisladas.

Figura 39. Algunos tipos de inversores.

2.4.2 Inversores en Instalación fotovoltaica aislada


En instalaciones fotovoltaicas aisladas se utilizan los convertidores que convierten
la corriente continua, proveniente de las placas solares, en energía aceptada por
los equipos consumidores finales, es decir, convierten la tensión de 24 o 12 V de
corriente continua en 230 voltios de corriente alterna.

11
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, págs. 63 - 64)

41
Como la tensión de entrada suele ser la de la batería, también se denominan
convertidores de conexión a batería. Se suelen llegar a conectar directamente a la
salida de consumo del regulador para potencias pequeñas (inferiores a los 500 W y
si el regulador dispone de los terminales de consumo), y para potencias elevadas
se conectan directamente a la batería.
La tensión de alimentación tiene valores típicos de 12, 24 y 48 voltios (tensión del
banco de baterías), aunque para requisitos de potencias elevadas se puede recurrir
a equipos que requieran una tensión de entrada de hasta los 120 voltios.
Están construidos a base de circuitos electrónicos alimentados a tensión continua y
generan una señal de tensión y frecuencia determinada, en la mayoría de los casos
se generan 230 voltios y 50 Hz (como la vivienda).
Disponen de diversas protecciones: sobrecarga o sobredescarga de la batería,
posibles cortocircuitos a la entrada o la detección de ausencia de consumo
(quedándose en modo reposo con un consumo mínimo de 1,5 W; este estado se
denomina stand‐by).
Como inversores se pueden encontrar los de onda modificada u onda pura como se
muestra en la figura 40.

Figura 40. Señal de salida de los inversores.

2.4.3 Los inversores de onda sinusoidal modificada (que se define en algunas


documentaciones utilizando las siglas en inglés modify sine wave ‐MSW‐) pueden
alimentar a la mayoría de electrodomésticos. Sin embargo, esta forma de onda
puede presentar algunos problemas de rendimiento con cargas inductivas (por
ejemplo, con los motores).
A pesar de estas limitaciones, son muy utilizados debido a su reducido precio.

42
2.4.4 Los inversores de onda sinusoidal pura (que se define en algunas
documentaciones utilizando las siglas en inglés puré sine wave ‐PSW‐) son los más
sofisticados del mercado actual.
Diseñada para reproducir la energía suministrada por las compañías eléctricas, la
onda sinusoidal es la mejor forma de onda eléctrica para alimentar equipos
electrónicos más sofisticados (por ejemplo, impresoras láser, televisores de pantalla
de plasma, etc.). Además, eliminan los problemas de rendimiento e incompatibilidad
(por ejemplo, las pequeñas rayas en las pantallas de los televisores o el ruido de
fondo en sistemas de sonido). Por el contrario, son más caros que los inversores de
onda modificada. 12

2.4.2 Características técnicas de los inversores CC/CA

- Potencia nominal: Es la máxima potencia que puede convertir el inversor.

- Eficiencia: Es la relación entre la máxima potencia de salida y la máxima potencia


de entrada del inversor.

- Temperatura de operación: Es la temperatura para la cual el inversor trabaja con


sus valores nominales.

Valores de entrada:

- Voltaje nominal de entrada: Es voltaje nominal DC para el cual el inversor funciona


correctamente.

Valores de salida:

- Forma de la onda de salida: Es la forma de la onda AC que se obtiene a la salida


del inversor.

- Corriente nominal de salida: Es la corriente nominal AC que puede entregar el


inversor a la carga, al voltaje nominal de salida.

- Voltaje nominal de salida: Es el voltaje nominal AC que entrega el inversor a la


carga, cuando el inversor se alimenta al voltaje nominal DC.

- Frecuencia: Es la frecuencia de las ondas de salida.

12
Aparicio, M. P. (2010). Energía Solar Fotovoltaica Nuevas Energías cálculo de una instlación solar aislada .
marcombo ediciones tecnicas, págs. 42 -44)

43
- Distorsión armónica: Indica la pureza de las ondas de salida.
- Regulación: Indica el rango del voltaje de entrada para el cual se conserva el valor
del voltaje nominal de salida.
- Fases: Es el número de fases del inversor, un inversor puede ser monofásico o
trifásico. 13

2.5 Cableado

Los sistemas fotovoltaicos, como toda instalación que queda permanente al aire
libre, deben estar diseñadas para resistir las duras inclemencias meteorológicas
(temperaturas ambientales extremas, radiación solar ultravioleta, humedad,
resistencia a los impactos...) que condicionan la calidad de los materiales
empleados.

Hasta hace relativamente poco, y debido a la falta de normalización al respecto,


se utilizaba para el cableado y conexionado entre los paneles, de éstos con la
caja del regulador de carga y de aquí al motor eléctrico de la bomba, cables
eléctricos del tipo RV-K, muy comunes en cualquier otra instalación eléctrica,
pero que para los usos en instalaciones fotovoltaicas ofrecen características
limitadas. En efecto, el polietileno reticulado de la cubierta de los cables tipo RV-
K es un material adecuado para aislamientos de cables eléctricos
convencionales, pero para aplicaciones más exigentes, como el caso de las
instalaciones fotovoltaicas, existen actualmente otros materiales también
reticulados pero con características muy mejoradas, idóneos para estas
aplicaciones.
De este modo, para el uso específico en instalaciones fotovoltaicas, se
recomienda emplear cables del tipo PV ZZ-F, que están especialmente
concebidos para aplicaciones fotovoltaicas, como se muestran en la siguiente
figura 41.

Figura 41. Cables tipo PV ZZ-F.

13
(Garcés, Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3 kilovatios, 2016, págs. 71 - 72)

44
Los cables PV ZZ-F son cables unipolares con doble aislamiento, que tienen
capacidad para transportar corriente continua hasta 1.800 V de manera eficiente
y con gran durabilidad en el tiempo.

Los cables tipo PV ZZ-F ofrecen gran resistencia térmica, además de una gran
resistencia climática (rayos UV, frío, humedad…), que se comprueba mediante
ensayos de resistencia a la intemperie. También presentan un excelente
comportamiento y resistencia al fuego, que se comprueba mediante ensayos
específicos de incendio. Para ello, los materiales empleados para el aislamiento
y la cubierta de este tipo de cables son de alta calidad, reticulados, de alta
resistencia mecánica, resistentes también a la abrasión, flexibles y libres de
halógenos. Asimismo, el conductor interior de los cables PV ZZ-F deberá estar
estañado, confiriéndose así una mayor resistencia a una posible corrosión por
oxidación. En la siguiente tabla se indican los porcentajes de caída de tensión
máximas y recomendadas para cada tramo en una instalación fotovoltaica para
riego directo:
Tabla 2. Porcentajes de caída de tensión

Nota. Extraído de Instalación Solar Fotovoltaica para Vivienda.

En la tabla adjunta se indican las secciones de cables más empleadas en


instalaciones fotovoltaicas de una casa comercial, con indicación de la intensidad
máxima del cable y su caída de tensión en DC:

Tabla 3. Secciones de cable e intensidad de corriente para cables de corriente


continua en instalaciones fotovoltaicas

Nota. Extraído de Instalación Solar Fotovoltaica para Vivienda.

45
La siguiente tabla es una comparación entre los calibres AWG (American Wire
Gauge) usados en América y los mm2 del Sistema Métrico:

Tabla 4. Tabla de conversión AWG – mm2

Nota. Extraído de Instalación Solar Fotovoltaica para Vivienda.

Por otro lado, se recomienda que el cableado que se emplee cumpla con el
reglamento electrotécnico de baja tensión que le sea de aplicación en cada país,
en todos los tramos de la instalación, tanto en los tramos de continua (directa)
que abarca desde el generador fotovoltaico hasta su conexión con el inversor,
como en los tramos de corriente alterna a partir de la salida del inversor hacia la
instalación eléctrica interior de la vivienda.

Como ya se indicó, los tramos de corriente continua serán tramos compuestos


de dos conductores activos (positivo y negativo) más el conductor de protección,
mientras que los tramos en corriente alterna, que será de tipo monofásica la que
alimente la instalación interior de la vivienda, estarán compuestos de dos
conductores, fase y neutro, más otro conductor de protección.
Así, para los tramos en alterna, aguas abajo del inversor, se emplearán cables
conductores de cobre con doble capa de aislante en PVC y tensión nominal de
aislamiento 0,6/1 kV. Asimismo, estos conductores irán alojados en el interior de
conductos o tubos corrugados de PVC sobre montaje superficial en paredes y
techos.

Se adjunta la siguiente tabla donde se indican las intensidades máximas


admisibles para los cables según su sección y la naturaleza de su aislamiento.

Por otro lado, los cables conductores irán alojados por el interior de tubos o
conductos rígidos de PVC para su protección. Dichos tubos irán instalados en
montaje superficial sobre las paredes y techo de la vivienda.

Los tubos deberán tener un diámetro tal que permitan un fácil alojamiento y
extracción de los cables alojados.

La correcta elección de la sección del cable conductor es de suma importancia,


dado que un mal cálculo podría suponer que la intensidad que circule por el cable
sea superior a la admisible según su sección, lo que se traduciría en un
calentamiento excesivo del cable que podría dañar su aislamiento y por tanto
afectar en la durabilidad del cable, y en caso extremo, en incurrir en un peligro
real de incendio.

46
La determinación reglamentaria de la sección de un cable consiste en calcular la
sección mínima normalizada que satisface simultáneamente las dos condiciones
siguientes:
- Criterio térmico: esta condición establece que la intensidad que circule por el
cable sea inferior a la máxima intensidad admisible, según su sección. La
intensidad admisible de cada cable conductor se pueden consultar en tablas (ver
tabla anterior), en función de la sección, tipo de aislamiento y temperatura del
cable.

- Por caída de tensión máxima permitida en los conductores: mediante este


criterio se limita las pérdidas por caída de tensión en el cable. En este sentido,
según se indica en el Pliego de Condiciones Técnicas del IDEA, para los
conductores de la instalación donde circule corriente continua (directa) la máxima
caída de tensión permitida será del 1,5%.

2.6 Protecciones

Se tratará en este tutorial sólo de las protecciones necesarias para instalar en la


parte continua, situadas antes del inversor, con objeto de poder detectar y eliminar
cualquier incidente en la instalación, garantizando así la protección de los equipos
conectados y de las personas.
Además de las protecciones integradas en el inversor, habrá que incluir los
dispositivos de protección necesarios que realicen las siguientes labores de
protecciones eléctricas:

2.6.1 Protección contra sobrecargas:

Una sobrecarga ocurre cuando existe un valor excesivo de intensidad ocasionado


por un defecto de aislamiento, una avería o una demanda excesiva de carga.
Una sobrecarga en los cables genera un calentamiento excesivo de los mismos, lo
que provoca su daño prematuro, reduciendo su vida útil. Además, una sobrecarga
que se prolongue en el tiempo y no sea solucionada, puede terminar ocasionando
un cortocircuito en la instalación.
Los dispositivos de protección contra sobrecargas podrán ser, bien un interruptor
automático de corte omnipolar con curva térmica de corte, o un fusible. En el cálculo
de la instalación, objeto de este tutorial, se ha escogido un fusible como elemento
de protección.

47
Por lo que la anterior relación, para el caso de fusibles como elemento de
protección, quedaría como sigue:

Ib ≤ In ≤ 0,9·Iadm

Un fusible consiste fundamentalmente en un alambre o tira metálica inserta en el


circuito de corriente que al rebasarse cierta intensidad se funde, provocando la
desconexión y protegiendo así al circuito. Por lo tanto, todo fusible habrá que
reponerlo después de cada cortocircuito que se produzca, como se muestran en
la siguiente figura 42.

Figura 42. Fusibles.

La intensidad nominal de un fusible es el valor de la intensidad de corriente


continua que puede soportar indefinidamente. Como criterio general un fusible
es capaz de despejar una falta de intensidad 5 veces la nominal en un tiempo de
0,1s.

A la hora de seleccionar el fusible se deberá tener en cuenta los siguientes


factores:
• Tensión nominal Vn del fusible, que deberá ser mayor o igual que la tensión de
operación de la línea donde se instale.

• La intensidad nominal In del fusible deberá ser mayor o igual que la máxima
corriente esperada en la línea donde se instale.

• La intensidad de actuación o ruptura del fusible actuará en un tiempo inferior a


0,1 s.

• Que la intensidad de cortocircuito máxima que pueda soportar el fusible sea


mayor que la máxima intensidad de cortocircuito esperada en el punto de la línea
donde se instale el fusible.

48
2.6.2 Protección contra cortocircuitos:

El origen para que se produzca un cortocircuito suele estar en una conexión


incorrecta o en un defecto de aislamiento.

Todo equipo de protección empleado para limitar la incidencia de un cortocircuito


deberá cumplir con las siguientes dos condiciones:
I2 · t ≤ Icu
siendo,
I, la intensidad de disparo.
t, es el tiempo de despeje (al producto I2 · t se le suele llamar energía
de paso).

Icu es la máxima intensidad de cortocircuito soportada por el cable,


siendo Icu = k2 · S2, donde k es un valor de corrección del material del cable
(115 para conductor de cobre aislado con PVC; 143 para conductor de
cobre aislado con XLPE ó EPR y 94 para conductores de aluminio), y S es
la sección del conductor en mm2.

PdC ≥ Isc,máx
siendo,
PdC, el poder de corte del dispositivo de protección.
Isc,máx es la máxima intensidad de cortocircuito prevista en el punto de
instalación.

En todo caso, para que la protección contra cortocircuitos sea eficaz, se debe
cumplir que el tiempo de corte de toda corriente de cortocircuito que se produzca
en un punto cualquiera de la instalación, no debe ser superior al tiempo que los
conductores tardan en alcanzar su temperatura límite admisible.

2.6.3 Protección contra sobretensiones:

Generalmente, una sobretensión en una instalación fotovoltaica para


autoconsumo tiene su origen en descargas atmosféricas (rayos) que se realizan
sobre las partes altas de la estructura metálica que soporta los paneles.

La protección contra estos fenómenos se realiza con unos aparatos llamados


autoválvulas o pararrayos. Realmente son unos descargadores de corriente que
ofrecen una resistencia de tipo inversa, fabricada con óxido de zinc (ZnO) ó
carburo de silicio (SiC), cuyo valor disminuye al aumentar la tensión que se aplica
sobre ella.

49
Estos aparatos deberán colocarse lo más cerca posible del equipo a proteger,
para que pueda derivar a tierra el exceso de tensión originado por la descarga
de un rayo, de manera que absorba las sobretensiones que se puedan producir
en la instalación y evitando así la perforación de los aislamientos. (Galbarro, s.f.)

2.7 Puesta a tierra

Se entiende por toma de tierra la parte de la instalación encargada de canalizar,


absorber y disipar las corrientes de defecto o de origen atmosférico que son
conducidas a través de las líneas principales de tierra.

Se instalarán dos varillas de polo tierra de 2 metros de longitud y 14 mm de


diámetro, como se muestran en la figura 43.
Una varilla será para poner a tierra la estructura de los paneles y las partes metálicas
de estos y la otra varilla será para poner a tierra la instalación de corriente alterna.

Se separarán las picas a una distancia mínima de 15 metros, distancia que se


considera conveniente para que la caída de un rayo no perjudique a la otra pica y
consecuentemente a los circuitos a los que protege y serán clavadas en el terreno
más húmedo posible, para que la resistencia en caso de una derivación sea
pequeña. (Quiroga, 2012)

Figura 43. Varilla de polo tierra.

50
3. Elementos del sistema fotovoltaico aislado

Una instalación fotovoltaica aislada está compuesta por un grupo generador,


formado por una extensión de paneles solares fotovoltaicos, un regulador de carga,
un grupo acumulador y un inversor.

Durante las horas de insolación, los paneles fotovoltaicos produc en energía


eléctrica en forma de corriente continua que es almacenada en los acumuladores.

En los momentos de consumo energético, los acumuladores suministran a los


receptores esta electricidad, que es transformada en corriente alterna por el
inversor. Los componentes principales que constituyen un sistema fotovoltaico
autónomo son los representados en la figura 44 y expuestos a continuación.

Figura 44. Componentes de un sistema fotovoltaico aislado

De la figura se pueden destacar los siguientes elementos:

▪Sistema de generación: Encargado de general corriente continua a partir de la


irradiación solar. Dicha corriente puede consumirse o recargar las baterías.

▪Sistema de regulación: Encargado de controlar el nivel de carga de las baterías


para evitar descargar o sobrecargas excesivas.

▪Sistema de acumulación: Recibe energía del generador y la acumula hasta que


sea consumida por las cargas.

▪Sistema de adaptación de corriente inversor: Convierte la corriente continua


suministrada por el generador en corriente alterna preparada para su consumo.

51
3.1 Sistema de generación

Los generadores fotovoltaicos están formados por dos o más módulos fotovoltaicos,
que producen corriente continua DC en función del nivel de irradiación recibido. A
su vez, los módulos están compuestos de un conjunto de células fotovoltaicas
eléctricamente conectadas entre sí. Las células se encuentran protegidas del
exterior, encapsuladas y montadas en un laminado y un marco, haciendo que
tengan una vida útil muy larga.

Luego los sistemas de generación se pueden dividir en los 3 subcomponentes


siguientes, y que están representados en la figura 45.14

▪ Célula fotovoltaica
▪ Módulo fotovoltaico
▪ Generador fotovoltaico

Figura 45. Subcomponentes del sistema de generación.

Inclinación de los paneles

La inclinación de los paneles según su situación geográfica y época del año es muy
importante. Debido al desplazamiento del sol y a la rotación y traslación de la Tierra,
el ángulo de incidencia en el panel irá variando durante el día y durante el año. La
captación de la energía solar será máxima cuando la posición del panel sea
perpendicular a la irradiación.

Orientación de los Módulos FV:

Los módulos fotovoltaicos se colocan generalmente sobre los tejados o en patios.

Un aspecto fundamental es cerciorarse de que ningún objeto proyecte su sombra


sobre el los módulos, al menos en las horas centrales del día.

14
(Martín, A. M. (2016). Dimensionado de una instalación fotovoltaica para una vivienda rural aislada.
Madrid, págs. 30 – 32)

52
La orientación de los módulos se define a partir de dos ángulos principales

• Ángulo azimutal de la superficie (δ): ángulo entre la proyección de la normal a la


superficie en el punto horizontal y la dirección sur-norte (para localizaciones en el
hemisferio norte) o norte-sur (para localizaciones en el hemisferio sur).
• Inclinación (β): ángulo entre el plano de la superficie a considerar y la
horizontal.

Por proyección vertical entendemos el corte con el horizonte que tiene el círculo
máximo que pasa por el cenit y el sol como muestra figura 46.

Figura 46. Ángulos de Inclinación (ß) y Azimut (a)

La máxima captación en los colectores solares con estructura y orientación fija, se


logra colocando los módulos dirigidos hacia el Sur en el caso de una región en el
hemisferio Norte, y hacia el Norte en el caso de ubicaciones en el hemisferio Sur (δ
= 0°). Esta configuración permite balancear las posibilidades de captación entre la
mañana y la tarde si se suponen características similares de irradiación. Aunque
una variación de hasta 30° en el azimutal puede provocar variaciones mínimas de
alrededor de 1%. Con dicha orientación (δ = 0°), la máxima captación en promedio
anual se obtiene inclinando los paneles un ángulo igual a la latitud de la región en
que se instalan. Las variaciones en la inclinación de ±15° respecto al ángulo óptimo
produce una reducción aproximada del 2,5% en la capacidad de captación del
panel.

Si se desea maximizar la captación de energía en las mañanas, el panel


deberáorientarse al Este (δ ≈ –75°) con una inclinación mayor de la acostumbrada
(mayor que la latitud). En lugares en que existe asimetría de radiación solar en las
mañanas y en las tardes, por ejemplo por el aumento de nubosidad en las tardes,
provocan que el máximo de captación, no se logre con azimutal = 0°, sino con una
orientación ligeramente hacia el Este. En cualquier caso es recomendable una
inclinación mayor de 10°, para que el agua de lluvia pueda circular adecuadamente

53
sobre el panel. Si se asumen algunas pérdidas, en muchos casos pequeñas, se
tiene un abanico más amplio de posibilidades de orientación, lo que puede facilitar
la instalación y mantenimiento de los módulos. Pero siempre debe buscarse que la
orientación sea lo más cercana a la orientación que maximiza la captación anual (δ
= 0°, β = latitud > 10°). (Barrau, 2010)

▪ Disposición módulos, en serie y en paralelo

La potencia generada por el sistema se va a ver influida por la conexión de sus


paneles, pues la tensión y la intensidad van a variar en función de la colocación de
los mismos.

La tensión máxima de potencia Vmp;total que proporciona el generador varía como


indica la ecuación, la cual tiene en cuenta la disposición de los paneles como se
indica en la figura 46.

Vmp;total = Vmp * Npaneles

La tensión máxima va aumentando por cada panel que compone el ramal, o lo que
es lo mismo, el producto de la tensión de un módulo Vmp por el número de módulos
Npaneles. Esto se puede ver representado en la figura 47.

Figura 47. Conexión en serie de módulos fotovoltaicos.

Similarmente, la corriente en el punto de máxima potencia varía en función de la


cantidad de paneles en paralelo que contenga el generador. Por lo tanto, con la
ecuación se puede calcular el valor de la corriente que suministra el generador
cuando opera a la máxima potencia Imp;total.

Imp;total = Imp * Nramales

54
En este caso, la ecuación tiene en cuenta los paneles que se encuentran en paralelo
(los ramales) Nramales, pues por cada ramal circula una intensidad Imp en el punto
de máxima potencia. Este escenario está representado en la figura 48.

Figura 48. Conexión en paralelo de módulos fotovoltaicos.

Estas características del generador han de tenerse en cuenta a la hora de realizar


la selección tanto del generador como del inversor.

3.2 Sistemas de regulación

El objetivo principal del sistema de regulación es realizar un proceso óptimo


descarga de la batería, para conseguir una carga completa, pero evitando
sobrecargas. Los reguladores que se emplean tienen gran influencia en la
capacidad total del sistema y en la vida útil de la batería, pues según su estrategia
de control se determinará el proceso de carga de la misma. Si el regulador no
existiera o fallara, se producirían procesos de gasificación (hidrólisis del agua),
corrosión de las rejillas o de calentamiento en la batería, que pueden llegar a ser
peligrosos y amenazan la vida útil de la misma.

El funcionamiento general del regulador consiste en, por un lado, evitar que debido
a una corriente excesiva proporcionada por el generador se pueda sobrecargar el
acumulador; y por otro, evitar que ocurra una sobre descarga de la batería y pasen
por debajo del nivel mínimo de carga permitido (se recomienda un nivel mínimo de
carga del 30% en baterías de plomo-ácido). Normalmente, la estrategia inicial de
los reguladores es permitir el paso de toda la corriente hacia la batería

hasta que se acerca al final de la carga, entonces suministra corrientes intermitentes


para mantener la batería en estado de flotación. El estado de la carga está
directamente relacionado con la tensión, como se explica posteriormente su
funcionamiento, y puede ser medida por el regulador en los terminales de la batería.

55
Figura 49. Sistema de regulación.

Como se puede observar en la figura 49, el regulador sirve como centro de


información del sistema y punto de conexión del cableado de diversos elementos
en el sistema (orificios inferiores). Además, puede proporcionar información al
usuario sobre el estado de la batería o el funcionamiento del sistema, mostrando
información del voltaje y corriente de la batería, alarmas, etc. El regulador está
instalado en un lugar accesible para facilitar la manipulación y calibración periódica
de la tensión de salida.

3.3 Sistemas de acumulación

Debido al desplazamiento temporal que puede existir entre los periodos de


generación y consumo de electricidad, se emplean elementos de acumulación para
permitir la operación de las cargas cuando el generador fotovoltaico no puede
generar suficiente potencia para abastecerlas. La fiabilidad de la instalación global
reside en gran medida en la eficiencia y correcto dimensionado del sistema de
acumulación, por lo que se le da una alta importancia a estos elementos.

Existe una amplia variedad de acumuladores de energía, pero la situación actual


del mercado fotovoltaico hace que las baterías más utilizadas sean de Plomo-ácido
(Pb-a) que requieren menor mantenimiento y tienen menor auto descarga. Este tipo
de baterías también son conocidas como acumuladores electroquímicos, ya que las
reacciones que se llevan a cabo en sus electrodos son reversibles y por lo tanto
pueden acumular energía y posteriormente liberarla. Un ejemplo de batería de
Plomo-ácido se encuentra representado en la figura 50.

Otras opciones barajables son las baterías de Plomo-Calcio y Plomo-Antimonio,


pues tienen mayor vida útil y mejores prestaciones a bajos niveles de carga.
También es posible encontrar baterías que pueden permanecer largos períodos en
baja carga sin deterioro, como es el caso del Níquel-Cadmio (Ni-Cd), pero conllevan
un coste mayor por lo que se suelen emplear en aplicaciones profesionales.

Figura 50. Batería Pb-a.

56
3.1Tipos de baterías

Las baterías se pueden clasificar en primarias y secundarias, según si no permiten


la recarga o sí la permiten respectivamente. Las más empleadas en sistemas
fotovoltaicos, tanto urbanos como rurales, son las de plomo-ácido debido a su bajo
coste comparado con otros tipos. El resto de tipos de baterías que se pueden
encontrar en el mercado, de menor a mayor coste son:

1. Plomo-ácido
2. Plomo-Antimonio
3. Plomo-Calcio abiertas
4. Plomo-Calcio Selladas
5. Híbridas (Antimonio/Calcio)
6. Electrolito inmovilizado
7. Gel
8. AGM
9. Níquel-Cadmio
10. Placas sintered

3.2 Conexión en serie y paralelo

Según la dimensión de la instalación se puede emplear una o varias baterías


conjuntas y asociadas según sea necesario:

3.2.1 Conexión en Paralelo: Mediante la conexión de los polos positivos,


independientemente de la unión de los polos negativos, se puede aumentar la
capacidad del sistema de acumulación manteniendo el valor de la tensión.
Suponiendo que el conjunto de baterías posean las mismas características, la
capacidad total equivale a la suma de las capacidades multiplicado por el número
de baterías empleadas, como se muestra en la figura 51.

Figura 51. Conexión en paralelo.

57
3.2.2 Conexión en Serie: Mediante la conexión de cada polo positivo con el polo
negativo contiguo, se puede aumentar la tensión del sistema de acumulación
manteniendo el valor de la capacidad. Suponiendo que el conjunto de baterías
poseen las mismas características, la tensión total equivale a el producto de la
tensión de cada batería por el número de baterías a como se muestra en la figura
52.

Figura 52. Conexión en serie.

3.2.3 Asociación Mixta: Se puede realizar una conexión tanto en serie como en
paralelo.

Por último, es recomendable tener en cuenta una serie de precauciones a la hora


de utilizar baterías en instalaciones fotovoltaicas:

▪ El nivel de electrolito debe estar ajustado a la altura y temperatura adecuadas


empleando siempre agua destilada.
▪ Instalar el sistema de acumulación en lugares ventilados para evacuar los posibles
gases y evitando la presencia de fuentes de calor e inflamables .
▪ Proteger las bornas con vaselina una vez finalizada la instalación
▪ Respetar la polaridad de las baterías para prevenir cortocircuitos
▪ Evitar la utilización de baterías de diferente tipo cuando no estén preparadas
para ello.
▪ Colocar las baterías por encima del nivel del suelo

3.4 Sistema de adaptación de corriente inversor

El inversor es el elemento encargado de transformar la corriente continua, generada


por los paneles fotovoltaicos, en corriente alterna disponible para ser consumida por
las cargas de corriente alterna. Entre las funciones principales del inversor se
encuentra la inversión DC/AC, regulación de la tensión de salida y modulación de la
onda alterna de salida.

58
Las características principales que se deben tener en cuenta al trabajar con un
inversor son: la tensión de entrada debe ser acorde con la suministrada por el
generador, la potencia máxima suministrable, la tensión de salida y la frecuencia de
onda. La eficiencia del inversor viene marcada por la corriente que suministra el
inversor en relación a la corriente proporcionada por la batería. Según la onda de la
tensión de salida, los inversores autónomos se pueden clasificar en tres tipos:

▪ Onda cuadrada: Económico y de baja potencia, se emplea con pequeñas cargas


inductivas o resistivas.

▪ Onda modificada o quasi-senoidal: Se emplean en electrificaciones rurales para


los electrodomésticos más usuales.

▪ Onda senoidal: Dado que su señal de salida es muy similar a la de la red eléctrica,
se puede emplear en cualquier aparato de consumo o conectarse a la red.

En la figura 53 se muestra un ejemplo de un inversor DC/AC empleado en


instalaciones fotovoltaicas autónomas.

Figura 53. Inversor DC/AC.

Existe otra forma de clasificación de los inversores fotovoltaicos; se puede distinguir


entre autoconmuntadores y conmutados por la red. Los primeros pueden operar
tanto como fuente de tensión como de corriente, mientras que los conmutados por
la red sólo operan como fuente de corriente. Esto implica que los autoconmutados
se pueden emplear en sistemas autónomos y en sistemas conectados a la red, pero
los conmutados a la red sólo podrán operar en aplicaciones conectadas a red.

Los inversores pueden estar conectados directamente al generador fotovoltaico,


típico de los sistemas conectados a red, o conectados a las baterías como suele
ocurrir en los sistemas autónomos y como está representado anteriormente en la

59
figura de las conexiones en serie y paralelo. Aquellos que están conectados
directamente al generador, pueden incorporar un sistema de seguimiento del punto
de máxima potencia del generador.

El rendimiento de los inversores está altamente influenciado por el tipo de carga a


la que están conectados. Existe una relación de dependencia entre el rendimiento
y el factor de potencia que está representado en la figura 54. El rendimiento también
varía en el rango de operación según la potencia generada, siendo muy bajo para
bajas potencias y aumentando progresivamente según aumenta la potencia.

Figura 54. Representación típica del rendimiento de un inversor en función del factor de
Potencia.

3.5 Cargas de consumo

Las cargas de consumo representan todos los puntos de la vivienda donde se


produce un consumo eléctrico. Estas cargas varían en potencia y consumo en
función de sus propiedades.
Dado que el ahorro de energía es un factor que se debe tener muy en cuenta
durante el dimensionado del proyecto y su explotación, los electrodomésticos que
se instalen deben ser de bajo consumo y lo mayor eficientes posibles.

Cuanto más eficiente sea el consumo energético de los aparatos, mayores


beneficios económicos se obtendrán del sistema. Al tener profundidades de
descarga menores, mayor será la vida útil de las baterías. De igual modo, la
capacidad de la batería se ve condicionada por la cantidad de energía absorbida
por las cargas en un tiempo.15

15
Martín, A. M. (2016). Dimensionado de una instalación fotovoltaica para una vivienda rural aislada.
Madrid, págs. 36 – 46)

60
4. Sistema Fotovoltaico Aislado

4.1. Introducción

Una instalación aislada está constituida por los componentes objetos del sistema
aislado, bien pueden trabajar o funcionar (por adecuación) dentro del sistema en
red, las diferencias básicas han de ser la fuente de energía y el sistema conversor
(generador) de la energía figura 55. Otros detalles del sistema aislado pueden
examinarse cuando el principio de funcionamiento del mismo está basado en
aspectos tecnológicos en el sistema.

El diseño de un sistema Solar fotovoltaico


aislado, implica el cálculo de sus dimensiones
además evaluar la factibilidad económica, las
condiciones de sostenibilidad, verificar la fuente
de energía en el lugar, impacto ambiental y los
beneficios que traen consigo tecnologías de
producción más limpia a la economía local y del
país.

Figura 55. Componentes del sistema fotovoltaico aislado.

El propósito de
diseñar instalaciones
fotovoltaicas aisladas
es brindar la
oportunidad a una
vivienda, o a una
comunidad o bien a
entidades productivas o cooperativas, escuelas, centros de salud, etc., de contar
con energía eléctrica para cubrir necesidades básicas.

61
4.2 Energía Solar Disponible

La radiación solar local, se puede encontrar en instituciones encargadas de


monitorear las condiciones meteorológicas que brindan este tipo de información y
organizan datos con sus respectivas estadísticas y realizan mapas del potencial de
insolación a nivel global, regional y local que indican la radiación solar promedio:
anual y mensual. La radiación solar de un lugar es el indicador del flujo de energía
promedio en (KWh)que se puede obtener por cada día en metro cuadrado como
muestra la figura 56.

Los paneles solares se calibran su potencia a 1, 000 W


de radiación (25 ºC, AM1,5), que se define un sol o a
pleno sol, entonces el dato de la radiación solar
también contiene el número de horas por día que la
radiación solar tiene un valor de 1, 000 W. En
Nicaragua se puede obtener un promedio de insolación
5.2 KWh.

Figura 56. Radiación solar en paneles solares fotovoltaicos.

4.3 Efectos de la irradiancia.

La tensión y corriente genera en una celda solar depende directamente de la


iluminación recibida. La corriente de cortocircuito de la célula es
directamente proporcional a la irradiancia como se muestra en la figura
siguiente, disminuyendo a medida que se reduce la irradiancia. La tensión de
circuito abierto varía poco con la irradiancia, aunque también decrece, a efectos
prácticos se puede considerar constante.

La intensidad de
cortocircuito, ISC, varía con la
irradiancia, siendo esta
variación lineal.

62
4.4 Efecto de la temperatura y la potencia

Por otro lado, la temperatura afecta de manera


considerable a la tensión, tal y como muestra la figura
siguiente: Como se aprecia la tensión de circuito abierto
disminuye cuando aumenta la temperatura. La
intensidad de cortocircuito, sin embargo, aumenta
cuando aumenta la temperatura, aunque la variación es
muy pequeña y a efectos prácticos se considera constante.
Es evidente que si la tensión de la celda disminuye cuando aumenta la temperatura
y la intensidad prácticamente se mantiene constante, la potencia entregada por la
celda, disminuirá cuando aumente la temperatura de la celda, tal y como
muestra la siguiente figura:

La temperatura de trabajo de una


celda solar está íntimamente
relacionada con la temperatura
ambiente y la irradiación y se puede
obtener mediante la siguiente fórmula:

Donde:
Tc: temperatura de trabajo de la célula (ºC)
Ta: temperatura ambiente (ºC)
TONC: temperatura de operación nominal
de la célula (ºC)
G: irradiancia (W/m 2)
El valor de la temperatura de operación nominal de la célula (TONC) es un
parámetro que se obtiene de las hojas características de los módulos fotovoltaicos,
toma valores que van de 43 a 49ºC y si no se dispone de él se puede tomar 45ºC
como un valor razonable.

TONC o NOCT “Nominal Operating Cell Temperatura” corresponden a una


irradiancia en el plano del módulo de 800 W/m 2, con orientación normal a la
radiación incidente al mediodía solar, temperatura ambiente de 20ºC, velocidad del
viento de 1 m/s y funcionamiento en circuito abierto, todo como lo muestra la figura
57. (Gonzáles & Vargas, 2010)

63
Figura 57. Características típicas de paneles solares.

5. Dimensionado de la instalación aislada

5.1.-Estimado de carga instalada

Para estimar el consumo de carga domiciliar de uso diario, a partir del sistema
eléctrico instalado, es preciso conocer la potencia nominal (Pn) de cada uno de los
equipos. En el caso de no estar especificada la potencia (P) en watts, entonces se
debe recurrir a los datos de tensión y corriente eléctrica que tiene cada carga, dadas
por el fabricante. Por ejemplo, si una carga consume corriente (I) de 1,5 A à tensión
(V) de 120 V, entonces se calcula la potencia eléctrica mediante la ecuación:

Pn=V*I ………. Pn= (120v) *(1,5) =180w

Una vez establecidos los datos de potencia para cada carga, entonces se debe
definir el tiempo en horas de uso que cada una las cargas estará funcionando al día,
así como el número de días a la semana y/o al mes.
Esta información es conveniente obtenerla del usuario. Además, se debe incluir la

64
cantidad de cada equipo existente en el domicilio para encontrar la energía de
consumo (Ec) de la casa.

Ec= Cantidad de equipos * Pn *t uso

Si el usuario quiere o requiere aumentar su consumo, entonces se debe aumentar


el número de paneles, así como la capacidad de los acumuladores. (Miranda,
2010)

Ejemplo: Ec = Pn * t uso*Cantidad ……. Ec=180* 2*1= 360 (Wh) ⁄ día


Cantidad Equipo Potencia Horas de Energía Mensual Total
(W) Uso Diario Diaria (W) Mensual
Nominal (W) Día X 30 (kW)
Ca X Po
Xh
4 Lámparas 20 6 480 14400 14.4
1 Refrigerador 200 12 4200 126000 126
1 TV 50 4 200 6000 6
1 Plancha 300 0.5 150 4500 4.5
Total 5030 150900 150

5.2. Radiación Solar disponible.

Datos del lugar donde se realizará la instalación, saber la irradiación que se dispone.
“Horas de Sol Pico” o HPS [horas]. Se puede definir como el número de horas en
que disponemos de una hipotética irradiación solar constante de 1000 W/m 2 sobre
las paneles solares que componen de la instalación fotovoltaica. Una hora solar pico
“HPS” equivale a 1Kwh/m2 o, que es igual a 3.6 MJ/m 2. En Nicaragua se dispone
en promedio de 5.2 KW/m2.

Radiación Disponible
Latitud: 12.1328201
Longitud: -86.2503967 norte
Inclinación de los módulos: 12°
Irradiación Nicaragua: 5.2 KWh/m2/día

65
5.3. Dimensionado del generador Fotovoltaico

Número de paneles necesarios. En este acápite se debe elegir un tipo de panel que
se conozcan sus características principales como: tensión en Circuito abierto, y en
circuito cerrado también la corriente en corto circuito, potencia, como mínimo. Estará
en dependencia de la oferta de comercio en el país.

Tabla 5. Parámetros de las hojas técnicas de los fabricantes

Nota: Extraído de Modulo 5 Energía solar fotovoltaica, 2010, p. C7. Barcelona: Master en
energías para el desarrollo sostenible. © 2010 Catedra UNESCO de sostenibilidad de la
UPC y fundación politécnica de catalunya.

Tabla 6. Datos técnicos de las hojas técnicas de algunos módulos comerciales

Nota: Extraído de Modulo 5 Energía solar fotovoltaica, 2010, p. C7. Barcelona: Master en
energías para el desarrollo sostenible. © 2010 Catedra UNESCO de sostenibilidad de la
UPC y fundación politécnica de catalunya.

66
Los paneles solares se pueden combinar en disposición serie para aumentar la
tensión de salida o en paralelo para aumentar la corriente generadas o en una
combinación de ambas para producir la corriente y la tensión requerida por la
aplicación a como se muestra en la figura 58.

Figura 58. Paneles conectados en paralelo (a) y en serie (b).

En el caso de n módulos iguales, conectados en serie, con una tensión de módulo


de Vm y una corriente Im se obtiene que: I=Im y V=n V m

La conexión en paralelo de n módulos iguales, con una tensión de módulos Vm y


una corriente de módulo Im se calcula con la ecuación: V=Vm y I=Im.

Para el sistema solar fotovoltaico el cálculo del número de paneles necesario se


puede obtener con la siguiente ecuación.

Cálculo de Paneles
Hora de sol Pico…………HSP 5.2 kW/m 2
Rendimiento de Trabajo…Rt 0.7
Potencia de Paneles…..…Pp 85 W

Número de Paneles……Np = (Ec)/(HSP*Rt*Pp) = 27

5.4 Orientación y ángulo del panel solar

Un elemento auxiliar muy importante en un sistema fotovoltaico es la estructura de


soporte del panel solar. Esta estructura permite sostener adecuadamente el panel
de forma que resista a la acción los elementos y orientar el panel adecuadamente
para maximizar la energía generada.

Con el fin de maximizar la energía obtenida de un panel solar es esencial su correcta


ubicación con respecto al sol de tal forma a maximizar la irradiación. Cuanto más
perpendicular la luz incida sobre el panel mayor es la energía producida. Si el panel
está fijo dos son los parámetros importantes para maximizar la energía producida a
lo largo del día: por un lado, el ángulo de inclinación con respecto a la horizontal y

67
por el otro la orientación del panel con respecto a los puntos cardinales a como se
muestra en la figura 59.

Figura 59. Orientación e inclinación del panel solar.

5.4.1 Cálculos de orientación e inclinación del panel solar

En cuanto a la orientación, en el hemisferio norte los paneles deben orientarse hacia


el sur, mientras que en el hemisferio sur deben estar orientados al norte. La
orientación debe ser hacia el norte o sur geográfico, que, en general, no se
corresponde exactamente con el norte o sur magnético.

En cuanto a la inclinación, esta depende de la latitud en la que se encuentre el panel.


Mientras más cerca del ecuador se encuentra, menor debe ser el ángulo, mientras
más lejos del ecuador mayor deberá ser el ángulo. Los fabricantes de paneles
solares ofrecen algunas claves para la correcta selección del ángulo.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la estación del año, el ángulo de


inclinación debe ser mayor en el invierno y menor en el verano. Si no es posible
modificar el ángulo de inclinación del panel, sería conveniente posicionarlo para
optimizar la energía producida durante el invierno. Otra alternativa sería disponer
en el soporte de, al menos, dos ángulos de inclinación, uno para el verano y otra
para el invierno.

Es importante tener en cuenta, con relación a la ubicación de los paneles solares,


que los mismos se encuentren completamente iluminados por la luz solar, sin
sombras parciales. Como hemos mencionado, una sombra cubriendo parcialmente
algunas células de un módulo puede hacer que el módulo completo reduzca
drásticamente la energía producida inclusive hasta llegar a cero. 16

16
Gonzéles, V., & Vargas , E. (2010). Componentes del sistema fotovoltaico. Barcelona: Cátedra UNESCO de
Sostenibilidad de la UPC y fundación Politécnica de Catalunya, págs., C7 – C11)

68
Por lo tanto, la radiación media mensual incidente se calcula por medio de la
siguiente formula:

𝑮𝒂 (𝟎) = 𝑾𝑷 × 𝟑𝟔𝟓

La estimación de la radiación anual que incidente sobre una superficie inclinada es


importante puesto que un buen cálculo de este aspecto puede maximizar la
captación de la radiación solar Ga (βopt). La inclinación de la superficie optima βopt
que por otro lado para el caso de Nicaragua está orientada al norte se relaciona con
la latitud con esta expresión:

𝜷𝒐𝒑𝒕 = 𝟑. 𝟕 + 𝟎. 𝟔𝟗𝝋

Ambos ángulos se expresan en grados. La radiación sobre esta superficie óptima


se estima como:

𝑮𝒂 (𝜷𝒐𝒑𝒕 ) = 𝑮𝒂 (𝟎)/[𝟏 − 𝟒. 𝟒𝟔 × 𝟏𝟎−𝟒 𝜷𝒐𝒑𝒕 − 𝟏. 𝟏𝟗𝟏𝟎−𝟒𝜷𝟐𝒐𝒑𝒕 ]

Para Managua la latitud =12° (según estudios encontrados en


http://www.cepis.org.pe/bvsci/e/fulltext/sitios/nicaragua.pdf) y Ga(0)= 2003.85
kWh/m2.

βopt = 3.7 + 0.69(12) = 11.98°


Ga (βopt)= (2003.85) / [0.994-0.017]
Ga (βopt) = 2051.02

β es la inclinación respecto de la horizontal, como indica en la figura 60.

69
Figura 60. Gráfico de irradiaciones sobre superficies inclinadas

Por tanto, para Managua los paneles solares del arreglo fotovoltaico han de estar
orientados hacia el norte con una inclinación de 11.980  120 para obtener una
irradiación anual incidente optima.

Durante las operaciones de instalación de los paneles solares, es muy importante


cuidar que estos estén cubiertos de la luz solar para evitar daños por cortocircuitos
accidentales. Por todas las características indicadas, la instalación de estos
sistemas debe ser realizada por personal experimentado en el manejo de sistemas
solares, veamos algunos esquemas generales de todos estos componentes como
se muestran en la figura 61. 17

Figura 61. El conjunto de componentes de un sistema fotovoltaico aislado.

17
Miranda, R. (2010). Modulo 5 Energía Solar Fotovoltaica Diseño de instalaciones aisladas. Barcelona:
Cátedra UNESCO de sostenibilidad de la UPC y Fundación Politécnica de Catalunya, Pág. E2)

70
7. Mantenimiento predictivo de sistema fotovoltaico

El mantenimiento predictivo está basado en la determinación del estado de un


sistema en operación, es decir, que los sistemas darán un tipo de aviso antes de
que fallen, este plan de mantenimiento trata de percibir los síntomas para después
tomar acciones. En el mantenimiento predictivo se suelen realizar ensayos no
destructivos, como medida de vibraciones, medición de temperaturas, termografías,
intensidades, tensiones, etc. El mantenimiento predictivo permite que se tomen
decisiones antes de que ocurra el fallo, de forma que se subsane este antes.
Detectar cambios anormales en las condiciones del equipo y subsanarlos es una
buena forma, aunque no fácil, de evitar posibles averías en el sistema.

8. Mantenimiento preventivo de sistema fotovoltaica

En las Instalaciones solares fotovoltaicas, cualquier tipo de proyecto fotovoltaico, ya


sea aislado o de autoconsumo, lleva consigo una serie de aspectos que deben ser
tomados en consideración a la hora de hacer un correcto mantenimiento
fotovoltaico.

Básicamente podemos diferenciar dos tipos de mantenimiento de plantas


fotovoltaicas:

• Mantenimiento fotovoltaico preventivo


• Mantenimiento fotovoltaico no preventivo

8.1 Mantenimiento fotovoltaico preventivo en instalaciones solares


Este tipo de mantenimiento, al menos gran parte del mismo, se puede llevar a cabo
por personal no especializado. Es decir, incluso el propietario de la instalación lo
puede hacer. Son una serie de actividades fundamentales que podemos resumir en
las siguientes directrices:

8.1.1 Mantenimiento del sistema de generación: Consiste en retirar, cada 15


días, cualquier tipo de objeto,
suciedad, hojas, etc. que pueda
afectar a la correcta producción
energética de los paneles solares,
es decir, excrementos de aves o
nieve serían un ejemplo. El polvo
acumulado o los restos de
polución también deben ser
eliminados en la medida de lo
posible, ya que disminuirá la
corriente eléctrica generada.

71
En cualquiera de las operaciones descritas, no se emplearán métodos que puedan
rayar o estropear las placas solares, por lo que se aconseja no hacer uso de
productos abrasivos y es recomendable el uso de agua y un trapo, sin más
complicaciones.

8.1.2 Mantenimiento del sistema de acumulación

Es aconsejable, al menos cada 15 días, limpiar la parte superior de las


baterías y bornes con una mezcla de bicarbonato sódico y agua (unos 100gr de
bicarbonato por cada litro de agua). Una vez limpio, lavamos bien con agua y
secamos con un trapo seco.

Durante el proceso de la limpieza, es importante que las


baterías solares estén bien cerradas para evitar que
entre bicarbonato dentro de ellas.
Los terminales de conexión es recomendable limpiarlos
cada dos o tres meses durante el año siguiendo el mismo
procedimiento, y también, si es posible, aplicando grasa
para cubrir las conexiones en las partes exteriores
(solamente por encima del borne).

También se debe vigilar nivel de electrolito una vez al


mes. En caso de ser necesario, rellenar de electrolito
hasta el nivel recomendado mediante agua destilada o de
bajo contenido mineral. También, si disponemos de un
densímetro, es recomendable comprobar una vez al mes el estado de carga de la
batería y su capacidad mediante la medición de la densidad de electrolito.

Si cuando las baterías están a plena carga existen diferencias en la densidad


específica de algún elemento superiores a 0,015gr/cm3, será necesario efectuar
una igualación de carga, o de ecualización.

El proceso de ecualización consiste, básicamente, en una sobrecarga de la


batería, es decir, en aumentar el voltaje de cada elemento a 2,5V, o 3,0V en caso
de baterías de 24V, para “limpiar” la disolución interna da la batería y recuperar así
la capacidad de la misma. El proceso de ecualización se realiza únicamente con
baterías plomo-ácido abiertas, nunca en otro tipo, como se muestra en la figura 62.

72
Figura 62. Proceso de ecualización baterías plomo-ácido abiertas.

Sin embargo, cuando las baterías están a plena carga la densidad de algún
elemento es inferior a 0,030 gr/cm3 por debajo de la máxima, entonces es
recomendable reemplazar dicha batería, pues podría estar defectuosa o demasiado
envejecida.

Se deberá verificar que el estado de carga de la batería se corresponde con las


indicaciones del regulador de carga. En el caso de que este no disponga de carga
de ecualización automática, se realizará de forma manual.
Como siempre, debemos seguir las indicaciones de cada fabricante antes de
realizar cualquier proceso de mantenimiento.

8.1.3 Inspección visual de posibles degradaciones en los paneles

Se controlará que ninguna célula se encuentre en mal


estado (cristal de protección roto, normalmente debido a
acciones externas).

Se comprobará que el marco del módulo se encuentra en


correctas condiciones (ausencia de deformaciones o
roturas). Es recomendable realizar la inspección cada 2 meses.

73
8.1.4 Comprobación de la estructura soporte de los paneles

La estructura soporte de los paneles fotovoltaicos suele estar fabricada


íntegramente con perfiles de aluminio y soporte de tornillos de acero inoxidable, por
lo que no requieren mantenimiento anticorrosivo. El mantenimiento de las mismas
se aconseja realizarla cada seis-doce meses y consistirá en:

• Comprobación de posibles degradaciones (deformaciones, grietas, etc.).


• Comprobación del estado de fijación de la estructura a cubierta. Se controlará
que el soporte de tornillos se encuentra correctamente apretada, controlando
el par de apriete si es necesario. Si algún elemento de fijación presenta
síntomas de defectos, se sustituirá por otro nuevo.
• Comprobación de la estanqueidad de la cubierta. Consiste básicamente en
cerciorarse de que todas las juntas se encuentran correctamente selladas,
reparándolas en caso necesario.
• Comprobación del estado de fijación de módulos a la estructura. Operación
análoga a la fijación de la estructura soporte a la cubierta.
• Comprobar la toma a tierra y la resistencia de paso al potencial de tierra.

8.1.5 Revisión del buen funcionamiento de los inversores

Los inversores solares son uno de los equipos más delicados de la planta
fotovoltaica, por lo que requieren un mantenimiento fotovoltaico más
exhaustivo. Las pautas de mantenimiento que a continuación se enumeran son
válidas para el emplazamiento en el interior de un inmueble sometido a rangos
de temperatura normales (0 a 40ºC a la sombra).

Los trabajos de mantenimiento para los inversores solares son los siguientes:
A realizar al menos una vez al mes:

• Lectura de los datos archivados y de la memoria de fallos.


A realizar al menos una vez cada seis meses (depende del tipo de modelo del
inversor):

• Limpieza o recambio de las esteras de los filtros de entrada de aire.


• Limpieza de las rejillas protectoras en las entradas y salidas de aire.

74
A realizar al menos una vez al año:

• Limpieza del disipador de calor del componente de potencia.


• Comprobar cubiertas y funcionamiento de bloqueos.
• Inspección de polvo, suciedad, humedad y filtraciones de agua en el interior
del armario de distribución y del resistor EVR.
• Si es necesario, limpiar el inversor y tomar las medidas pertinentes.
• Revisar la firmeza de todas las conexiones del cableado eléctrico y, dado el
caso, apretarlas.
• Comprobar si el aislamiento o los bornes presentan desc oloración o
alteraciones de otro tipo. En caso necesario cambiar las conexiones
deterioradas o los elementos de conexión oxidados.
• Comprobar la temperatura de conexiones mediante termografía infrarroja. En
caso de que alguna conexión aparentemente correcta alcance una
temperatura por encima de 60 ºC, se medirá la tensión e intensidad de la
misma, controlando que está dentro de los valores normales. Si es necesario,
sustituir dicha conexión.
• Inspeccionar y, dado el caso, reponer las etiquetas de indicación de
advertencia.
• Comprobar el funcionamiento de los ventiladores y atender a ruidos. Los
ventiladores pueden ser encendidos si se ajustan los termostatos o durante
el funcionamiento.
• Intervalos de sustitución preventiva de componentes (ventiladores,
calefacción).
• Verificar el envejecimiento de los descargadores de sobretensión y, dado el
caso, cambiarlos.
• Revisión de funcionamiento de la monitorización de aislamiento / GFDI
Comprobar el funcionamiento y la señalización.
• Inspección visual de los fusibles y seccionadores existentes y, dado el caso,
engrase de los contactos.

• Revisión de funcionamiento de los dispositivos de protección:

– Interruptores de protección de la corriente de defecto.


– Interruptores automáticos.
– Interruptores de potencia.
– Interruptores de protección de motores por accionamiento manual o
mediante la tecla de control (si existe).

• Revisión de las tensiones de mando y auxiliares de 120 V y 24 V


• Comprobación de funcionamiento de la parada de emergencia
• Control de la función de sobre temperatura y revisar el funcionamiento del
circuito de seguridad de esta función.

75
8.2 Mantenimiento NO preventivo en instalaciones solares fotovoltaicas

Este mantenimiento en instalaciones fotovoltaicas es recomendable que sea llevado


a cabo por personal cualificado, como un instalador solar, o al menos, con
conocimientos amplios sobre sistemas eléctricos.

Debido a que algunas de estas operaciones de mantenimiento pueden suponer la


interrupción del suministro eléctrico, el usuario deberá ser informado con la
suficiente antelación por parte del personal de mantenimiento.

Las comprobaciones, no preventivas, habituales que deben llevarse a cabo en


instalaciones solares fotovoltaicas son:

8.2.1 Mantenimiento del sistema de generación (paneles solares)

El mantenimiento de las placas solares se realizará, al menos, una vez al


año cuando todos los módulos solares estén ya montados y conectados. Se debe
realizar durante las horas centrales del día para evitar sombras y para que la
corriente producida sea lo suficientemente elevada.
Además de comprobar el estado y la estanqueidad de las cajas de conexión de los
paneles, también debemos controlar la tensión a circuito abierto (open circuit ´oc´´)
(Voc) y la corriente de cortocircuito (short circuit ¨sc¨) (Isc).

• Medición de la tensión a circuito


abierto:

Se realizará a la salida del campo


fotovoltaico, en la caja principal de
conexiones mediante la utilización de
un voltímetro. Si el sistema
fotovoltaico está conectado a un
regulador, antes de comenzar a medir
la tensión, conviene comprobar que el
campo está desconectado del
regulador. La tensión a circuito abierto total (Voc-total) será: Voc-total = Nº
Paneles x Voc-modulo.

• Medición de la corriente de cortocircuito: Se efectuará en la caja principal


de conexiones del campo fotovoltaico. Sin embargo, en este caso, no será
necesario que el sistema fotovoltaico esté desconectado del regulador.

76
Para determinar la corriente de
cortocircuito, correspondiente al nivel
de intensidad que incidente en los
paneles, previamente habrá que
verificar que se está recibiendo
dicha intensidad, pues la corriente
puede diferir enormemente
dependiendo de la irradiación en cada
momento.

La corriente de cortocircuito total (Isc-


total) será: Isc-total = Nº Filas módulos en paralelo x Isc-modulo.

Para medir la corriente de cortocircuito se nos pueden presentar dos


situaciones

1. Cuando la corriente de cortocircuito sea baja (de unos


10ª), la medición se podrá hacer con un simple
multímetro, colocando las sondas sobre los
terminales de la caja principal de conexiones.

2. Cuando la corriente de cortocircuito es mayor que la


capacidad del multímetro, entonces habrá que usar medidor de pinza
(gancho) amperimétrica.

3. En el caso 2, donde se hará necesario el uso de una pinza amperimétrica,


podemos encontrarnos con:

• En instalaciones con tensión a circuito abierto dentro del rango de seguridad,


se conecta un cable de sección adecuada entre los terminales de la caja
principal de conexiones y se coloca la pinza en este cable.

• En instalaciones con elevado valor de tensión a circuito abierto y/o corrientes


de cortocircuito, se colocará un interruptor entre los terminales de la caja de
conexiones que deberá permanecer abierto en condiciones de
funcionamiento. Cuando se vaya a medir se cerrará el interruptor y se
colocará la pinza amperimétrica en uno de los cables conectados al
interruptor.

77
8.2.2 Caídas de tensión en los distintos circuitos.

La comprobación de estas caídas de tensión es uno de los mejores indicadores del


buen funcionamiento de la instalación fotovoltaica. Esta comprobación deberá
realizarse cuando por el circuito circule, aproximadamente, la máxima corriente
de funcionamiento y debe estar dentro de los rangos calculados en el momento que
se hizo el diseño de la instalación.

Los puntos de comprobación de cada uno de los


circuitos son

• Circuito paneles-regulador o inversor. Los


puntos de prueba serán los terminales de la
caja principal de conexiones del campo FV y
los terminales del regulador (si lo hubiera) o
inversor.
• Circuito regulador-batería. Los puntos de
prueba serán los terminales correspondientes
a este circuito y los terminales positivo y
negativo de las baterías más alejadas
eléctricamente del regulador.
• Circuito baterías-inversor. Los puntos de
prueba serán los terminales de entrada del
inversor y los terminales positivos y negativos más alejadas eléctricamente
del inversor.
• Circuitos de consumo. No suele realizarse esta comprobación.

8.2.3 Mantenimiento del cuadro general de distribución

Cada cinco años se comprobarán los dispositivos de protección contra


cortocircuitos, contactos indirectos y directos, así como sus intensidades nominales
en relación con la sección de los conductores que protege.

8.2.4 Mantenimiento de la instalación interior

Cada cinco años se comprobará el aislamiento de la instalación interior, que entre


cada conductor de tierra y entre cada dos conductores, no deberá ser inferior de
250.000 Ohmios (250kΩ).

78
8.2.5 Mantenimiento de la puesta a tierra de la instalación fotovoltaica

Cada dos años y en la época en que el terreno esté más seco, se medirá la
resistencia tierra y se comprobará que no sobrepase el valor prefijado, así mismo
se comprobará, mediante inspección visual, el estado frente a la corrosión de la
conexión de la barra de puesta a tierra, con la arqueta y la continuidad de la línea
que las une. Durante la fase de realización de la instalación fotovoltaica, así como
durante el mantenimiento de la misma, los trabajos se deben realizar sin tensión en
las líneas, verificándose esta circunstancia mediante un comprobador de tensión.

Es recomendable que en el lugar de trabajo se encuentren siempre un mínimo de


dos operarios, utilizándose herramientas aisladas y guantes aislantes. Cuando sea
preciso el uso de aparatos o herramientas eléctricas, éstas deberán de estar
dotadas de aislamiento clase II (como mínimo). Estos son los puntos fundamentales
para un buen mantenimiento fotovoltaico de una planta fotovoltaica. En algunos
casos se puede seguir una tabla de roles a seguir, por ejemplo:

Tabla 7. Cronograma de montaje de una instalación autónoma

Nota: Extraído de Modulo 5 Energía solar fotovoltaica. 2010, p. F2. Barcelona: Master en
energías para el desarrollo sostenible. © 2010 Catedra UNESCO de sostenibilidad de la
UPC y fundación politécnica de catalunya.

79
8.2.6 Manual de recepción

El manual de recepción de un sistema fotovoltaico ha de contener la descripción


completa de los procedimientos de verificación, ensayos, comprobaciones finales y
puesta en servicio de la instalación. También se puede incluir en el mismo el
conjunto de documentos y hojas de registro o recepción. Su cumplimentación puede
constar como un requisito previo a la entrega y aceptación de la instalación solar
fotovoltaica.
El instalador puede elaborar un manual de recepción general que contemple los
aspectos generales de aplicación común a todo tipo de instalaciones que realice
habitualmente, indicando en cada caso qué procedimientos son de aplicación y
acompañándolos con las especificaciones que, debido a las características
singulares de cada montaje particular, no se contemplen en el manual general.
También se acompañará cada manual de recepción de la documentación facilitada
por los fabricantes de cada uno de los componentes, como, por ejemplo: catálogos,
manuales de usuario, etc. El manual de recepción elaborado de esta forma
constituye en muchos casos una herramienta fundamental en la labor de
mantenimiento programado, debido a que generalmente, lo que el técnico realiza
en su visita anual o semestral de mantenimiento se puede considerar en sí como
una nueva recepción y puesta en marcha de la instalación fotovoltaica.

Tabla 8. Procedimientos del manual general de recepción de instalaciones


fotovoltaicas

80
Nota: Extraído de Modulo 5 Energía solar fotovoltaica. 2010, p. F2. Barcelona: Master en
energías para el desarrollo sostenible. © 2010 Catedra UNESCO de sostenibilidad de la
UPC y fundación politécnica de catalunya.

81
9. Mantenimiento correctivo

El mantenimiento correctivo trata en realidad de la solución de averías, bien sean


detectadas por el usuario a partir de la ejecución del plan de vigilancia, por el propio
servicio técnico en las visitas preventivas o por aviso de avería al interrumpirse el
funcionamiento del sistema.
El técnico deberá recopilar el máximo de información de parte del usuario antes de
efectuar el desplazamiento, especialmente en instalaciones aisladas y remotas.
Optará por llevar consigo equipos que permitan el rápido restablecimiento del
suministro en el caso de autónomas y de equipos de sustitución en las conexiones
a red para evitar pérdidas económicas mientras resuelve el problema de forma
definitiva.
En este sentido es conveniente utilizar en estos lugares equipos modulares del tipo
centralitas, en las que cada elemento de la instalación susceptible de sufrir una
avería es substituible meramente intercambiando una tarjeta electrónica (plug and
play). Energía Solar Fotovoltaica.

9.1 Protocolos de detección de averías

La reparación de averías y las operaciones de mantenimiento están estrechamente


relacionadas y dependen del servicio técnico al cliente, al que todo instalador debe
prestar especial atención por su repercusión económica y comercial. En este
sentido, al hablar de la localización y reparación de averías, conviene tener en
cuenta las características generales analizadas en el apartado dedicado al
mantenimiento, ya que son plenamente aplicables al caso.
A continuación, se detallan algunos puntos a tener en cuenta en el proceso de
plantearse un servicio de reparación:
1. Situaciones planteadas en la evaluación de una avería
• Se ha producido el paro total de la instalación y debe ser reparada de inmediato
ya que el usuario está sin suministro eléctrico o bien la instalación de conexión no
está inyectando.
• La avería corresponde a un mal funcionamiento de un equipo que reduce el
rendimiento del sistema, sin que este mal funcionamiento implique problemas
mayores. En este caso se puede valorar como de no urgente la reparación y
combinar el desplazamiento con otras labores de mantenimiento en las propias
instalaciones o en otras cercanas.
• La avería corresponde a un mal funcionamiento de un componente, produciendo
una reducción inaceptable del rendimiento global del sistema, o un riesgo claro de
interrupciones del suministro que pueden llegar a causar otros problemas de mayor
gravedad. En ese caso se deberá actuar con la máxima celeridad posible.

82
• Se detectan degradaciones de alguno de los componentes que aconsejan su
sustitución, aunque no haya aparecido todavía el fallo total o interrupción del
servicio. En este caso se recomienda prever la sustitución aprovechando alguna de
las visitas de mantenimiento preventivo del sistema.

2. Generalmente suele ser más económico sustituir los equipos averiados por otros
provisionales y repara los primeros en el taller, donde se podrán poner a prueba
durante el tiempo necesario para asegurar su correcto funcionamiento. Este caso
es especialmente habitual en el caso de los convertidores cc/ca

3. Un buen diagnóstico de las causas que han causado una avería suele,
generalmente, requerir un conocimiento especializado.

En ocasiones, las averías no afecten en modo aparente al funcionamiento de la


instalación que el usuario observa ya que éste, normalmente, no suele estar
adiestrado en la detección. Un regulador puede estar sobrecargando la batería
durante semanas y el usuario creer que es normal reponer el electrolito mediante la
adición de agua destilada.

Por lo tanto, se requiere un análisis minucioso del sistema en las visitas de


mantenimiento preventivo, por tal de poder advertir y corregir a tiempo, defectos que
a medio plazo puedan provocar un deterioro acelerado de elementos costosos.

En la detección de averías juegan un papel muy importante los siguientes


elementos
• Calidad de la instalación. Si el trazado y sección de los conductores no es correcto,
puede haber problemas de degradación por exposición a agentes atmosféricos,
roedores, etc., también pueden aparecer excesivas caídas de tensión o consumos
mínimos suficientes para, por ejemplo, inhabilitar el sistema en espera de ahorro
energético de algunos convertidores cc/ca para aplicaciones autónomas. Ausencia
de planos, esquemas, manuales y en general de la información técnica requerida.
De esta forma enfrentarse a la detección de un problema puede suponer un reto del
calibre de resolver un jeroglífico. Igualmente tiene especial importancia la adecuada
señalización y numeración de elementos relacionados entre sí, sobre todo en
instalaciones de conexión a la red con numerosos equipos iguales.
• Ausencia de indicadores y/o señalización de funcionamiento o monitorización.
Sobre todo, en el caso de reguladores de carga en los que un solo led luminoso
indica todos los estados descarga mediante variación del número de intermitencias.

83
• Ausencia de registros históricos de mantenimiento tanto preventivo como
correctivo que no permite conocer qué cambios se han producido, ¿por qué?
¿Cuándo? Y que por tanto hacen difícil el análisis de si ciertos desgastes son
normales o acelerados.
La detección de averías y su corrección han de ir siempre acompañadas de un
análisis de causa-efecto. Por ejemplo, no se puede sustituir un fusible quemado por
sobre intensidad sin analizar la causa de esta actuación y poner remedio.

9.2 Seguros y responsabilidades

La recepción definitiva se verificará después de transcurrido el plazo de garantía de


la instalación de igual manera y con los mismos formalismos que la recepción
provisional, a partir de la cual, si bien finalizará la obligación de los industriales de
reparar a su cargo aquellos desperfectos inherentes a la normal conservación de la
instalación, quedarán subsistentes todas las responsabilidades que pudiesen surgir
fruto de defectos ocultos y deficiencias no detectada previamente.
Una prolongación de estas responsabilidades suele ser aceptada tras la firma de un
contrato de mantenimiento.
En las instalaciones solares conectadas a la red existen dos tipologías de póliza de
seguro suscrita por el usuario a fin de minimizar los riesgos de haber de afrontar los
pagos por la financiación del sistema en ausencia de facturación de energía.

• El seguro ante paradas de la instalación por averías, robos, desperfectos, etc.,


suele ser una póliza estandarizada por la mayoría de las compañías de seguros y
tiene un coste entorno al 0,1 y 0,5 % del valor económico de la producción anual.
Estas pólizas, lógicamente están supeditadas a que la instalación cumpla con unos
requisitos mínimos de seguridad pasiva, activa y plan de mantenimiento. Suelen
quedar excluidos los daños fruto de desastres naturales.

• El seguro de la producción implica que la compañía pague al usuario una


compensación en caso de que el sistema no alcance la producción nominal
estimada por la compañía promotora. Este tipo de seguro no está normalizado ya
que supone poner en tela de juicio la honorabilidad, profesionalidad y calidad de
montaje del equipo participante en el proyecto. A pesar de ello algunas compañías
están ofreciendo pólizas de este tipo bajo sobrecostes del 10 % en la inversión o
cuotas abusivas anuales. (Soria, 2010)

84
10. Bombeo Solar Fotovoltaico

El llamado bombeo solar o bombeo de agua con energía solar fotovoltaica ha venido
a mejorar las condiciones de vida de muchos lugares por todo el planeta, a como
se muestra en la figura 63

Aunque tradicionalmente, el bombeo hidráulico con la fuerza del viento ha tenido


mayor difusión, éste se ha venido desplazando por el uso de bombas eléctricas más
poderosas porque las fuentes de agua se encuentran a mayores profundidades y
por qué las distancias a las que hay que llevar el agua son mayores al igual que los
volúmenes de agua.

Figura 63. Bombeo solar.

Sea para abastecimiento humano o animal o bien para riego, cada vez se necesita
de más energía para realizar estas operaciones. Pero también se trata de que el
sistema en su conjunto sea sostenible, y por lo tanto las soluciones energéticas
deben contar con fuentes energéticas propias de la localidad donde se requiere la
aplicación. La energía solar es disponible en buena medida por casi toda la
superficie terrestre, y se ha de estudiar la factibilidad de conseguir aplicaciones
aprovechando el recurso solar.
El “Stand” actual de la tecnología permite operar sistemas de bombeo
especialmente con generadores fotovoltaicos. Las aplicaciones se hallan desde
bombeo de agua a unos pocos metros (10 a 12 m) hasta de grandes profundidades
(300 hasta 500 m), por supuesto, se incluye el bombeo desde fuentes de aguas
superficiales.

85
10.1. Componentes básicos de un sistema de bombeo solar

En la figura 64. se muestran


los que se tienen como los
componentes básicos de un
sistema de bombeo solar.
Básicamente el sistema
opera con la energía que
generan los paneles solares
en la etapa de extracción de
agua. El agua extraída se
lleva hasta un tanque de
almacenamiento, desde el
cual, se aprovecha la
gravedad para ser
despachada o suministrada
a los consumidores finales.

Figura 64. Componentes básicos de bombeo solar.

Aunque existen variantes de estos sistemas, ellas estarán en función de la


generación de energía (factores radiación solar y potencia fotovoltaica), las
condiciones de la fuente de agua (factores carga hidráulica y distancias de bombeo),
el tipo de bomba (centrífuga, volumétrica, sumergible o superficial, CC o CA) y de
la regularidad con que se desee abastecer de agua.

10.2 Los parámetros del dimensionado de bombeo solar son

- La radiación solar disponible


- La profundidad de bombeo / distancia de bombeo
- Caudal de bombeo
Adicionalmente se debe enfocar el dimensionado del sistema a través del tipo de
bomba que se puede emplear. Esto está ligado directamente a la profundidad de
bombeo y/o al caudal de bombeo. Cada fabricante de bombas oferta información
acerca de los parámetros de sus bombas y sobre las condiciones en las cuales ellas
pueden trabajar. Entre esos datos se encuentra el diagrama de trabajo de las
bombas, donde se describe el o los tipos de bombas de acuerdo a la profundidad
de bombeo y el caudal a ser bombeado.

86
Estos dos últimos parámetros sirven para determinar lo que se conoce como ciclo
hidráulico, que no es más que el producto del volumen diario a ser extraído (caudal
Q en m3/día) por la profundidad de extracción (H d en m) o llamada también carga o
altura dinámica. Este ciclo hidráulico (CH en m 4/día) determina la capacidad
combinada de extracción de una cantidad de agua a una profundidad dada.
La ec. 1. da el valor (1)
Actualmente el valor de CH tiene su máximo entre 1, 500 y 2, 000 m 4 diario para
sistemas fotovoltaicos. Esto es, por ejemplo, si el valor de CH diario es de 1, 600
m4, significa que puede extraerse un volumen de 100 m3 desde una profundidad de
16 m, o bien 50 m3 desde una profundidad de 32 m, o bien 20 m3 desde una
profundidad de 80 m, o en fin, 5 m3 desde una profundidad de 320 m.
Estos ejemplos requieren de mucha energía. Los sistemas de bombeo con
fotovoltaicos requieren de mucha potencia, de hasta algunos kW, y en general
tienen baja eficiencia total (≈5% o un poco más).
La altura manométrica (hm) será la distancia de trabajo la cual debe ser vencida por
la bomba (ver Fig.). Aunque en realidad, hm debe corregirse por las pérdidas
mecánicas (hperd) en las tuberías mientras circula el agua y el hecho de que cuando
se da la succión de agua por la bomba, el nivel dinámico (h d) dentro del pozo cambia
ligeramente provocando pequeñas oscilaciones en el valor del nivel estático (he).
Esto es, la altura efectiva de bombeo del sistema está dada por la ec.2:

(2)
Toda vez que se quiera extraer agua, se debe entonces conocer la energía
necesaria para esta operación. Esto es, se necesita conocer el tamaño de los
generadores fotovoltaicos para lograr la operación. Para ello es necesario conocer
la potencia hidráulica diaria necesaria para la instalación.

La ec. 3 expresa este valor: (3)


Aquí g es la aceleración de la gravedad, 9,81 m/s 2, ρ es la densidad del agua, 1,
000 kg/m3 y Q el caudal expresado en m 3/s.
Luego, para obtener la potencia de los fotovoltaicos (P pv), se debe multiplicar este
valor por la cantidad de horas que se requiere bombear agua, y luego dividir por la
cantidad de horas de sol promedio Δt sol que se tiene por cada metro cuadrado por
cada día en la localidad. Recordando, si la zona tiene una radiación solar promedio
diaria de 5,1 kWh/m2día, esto significa que 1 m2 de superficie recibe durante 5,1
horas un sol (1, 000 W) de energía radiante diariamente. El resultado debe
corregirse por los factores en la generación fotovoltaica (F) que es alrededor del
85% y por el rendimiento del subsistema de bombeo (η sub = 25% … 40%).
En la ec.4 se calcula la potencia fotovoltaica que se debe usar para la instalación.

87
(4)

Para conocer Δt bomb, se toman los datos del volumen demandado de agua y de la
capacidad de la bomba (caudal de la bomba Q bomb). El volumen demandado (V x) no
es más que la cantidad de agua diaria que se necesita extraer del pozo o cuerpo de
agua.
Entonces, para conocer la capacidad de la bomba, se divide este volumen entre el

tiempo de bombeo requerido, ec.5: (5)


Este resultado, expresado bien sea en L/h ò en m 3/s debe aproximarse a la
capacidad de alguna de las bombas que se ofertan en el mercado. Luego, de
acuerdo al tipo de bomba y el tipo de motor, se diseña el resto del circuito eléctrico
para la alimentación de la bomba. Debe realizarse un balance económico de los
costos y la calidad de los equipos.
En este tipo de aplicaciones, se debe asegurar que la vida útil de los equipos y
dispositivos sea uno de los parámetros de sostenibilidad.
Veamos rápidamente un ejemplo en condiciones distintas, cuyos resultados en el
tamaño del arreglo fotovoltaico resultan muy similares.
Ejemplo: Una comunidad rural necesita agua a una tasa de 50 L por persona al día.
La población asciende a 130 personas. El tiempo que tendrá que operarse un
sistema de bombeo solar no debe superar las 4 horas al día para un sistema de 12
VDC. Para satisfacer la demanda diaria y para irrigación de pequeñas parcelas de
siembras familiares, se pide adicionar un 10% de agua diario. El agua debe
extraerse de un pozo cercano a la comunidad a una profundidad dinámica total de
19 m. La radiación solar del lugar alcanza un valor promedio de 5, 100 Wh/m 2día.
Solución:
- La cantidad de agua demandada es de: Q = 130 x 50L/día x 1,10 = 7, 150 L/día =
7,15 m3/día
- La capacidad de bombeo diario, ec.5: Q = 7, 150 L/4h = 1, 785,5 L/h (≅ 0,5 L/s =
0,5*10-3 m3/s).
Con esto la bomba a escogerse deberá tener una capacidad próxima a 1, 800 L/h.
Con estos datos y la ec.2 se obtiene: Phyd = 1, 000 x 9,81 x 19 x 0,5 x 10-3 = 9,2 W
La energía diaria requerida por el sistema es de: Esis = 93,2 W x 4h = 372,8 Wh
- Tomando en cuenta la radiación solar, se necesitará instalar una potencia
fotovoltaica de Ppv = 372,8 Wh/5,1h = 73,1 W. Esto se lograría con un solo panel
solar de 75 Wp.

88
- El tamaño del generador fotovoltaico será, ya corregido de P´pv = 73,1 W/ (0,85 x
0,25) = 344,0 W. Se podría proponer 7 paneles de 50 Wp, o bien con 4 paneles
solares de 90 Wp conectados en paralelo para un sistema de 12 VDC. (Miranda,
2010)

10.3 Mantenimiento para sistema de bombeo de agua por Energía Solar

En este apartado indicaremos las operaciones de mantenimiento mínimas


necesarias durante la vida útil de la instalación para asegurar el funcionamiento,
aumentar la producción y, prolongar la duración de la misma.

Definimos dos escalones de actuación para englobar todas las operaciones


necesarias.

- Mantenimiento preventivo
- Mantenimiento correctivo.

El mantenimiento preventivo implica, como mínimo, una revisión anual de todos los
componentes de la instalación incluyendo las labores de mantenimiento
aconsejadas por los fabricantes.

El mantenimiento correctivo implica todas las operaciones de sustitución necesarias


para asegurar que el sistema funcione correctamente durante su vida útil.

10.3.1 Mantenimiento preventivo para sistema de bombeo de agua

▪ Paneles fotovoltaicos

- Inspección visual de posible degradación internas y de la estanqueidad del panel,


limpieza periódica del panel (lavado de los paneles con agua y algún detergente no
abrasivo).

- Control de las conexiones eléctricas y del cableado:


• Comprobación del apriete y estado de los terminales de los cables de
conexionado de los paneles
• Comprobación de la caja de terminales o del estado de los capuchones
de protección de los terminales.

- Mediciones de las características del panel en caso de defecto

En el caso de observarse fallos de estanqueidad, se procederá a la sustitución de


los elementos afectados y a la limpieza de los terminales. Es importante cuidar el
sellado de la caja de terminales, utilizando según el caso, juntas nuevas o un sellado
de silicona.

89
▪ Estructura soporte:

- Inspección visual de la subestructura metálica, tratamiento de las partes afectadas


y prevención de corrosión con pintura zinc cada, revisión y ajuste del par de apriete
de las partes sometidas a esfuerzos provocados por el viento.

- Inspección de anclaje de módulos a estructura soporte.

▪ Interruptor magneto térmico de DC

- Comprobación visual de los mismos. Se revisará que esté en estado abierto de


forma que la corriente no éste interrumpida en este punto y se observará que su
envolvente esté en perfecto estado.

- Comprobación de tensiones en la entrada y salida del elemento asegurándose que


éstas sean las correctas.

- Comprobación del funcionamiento del elemento, se forzará el disparo del


interruptor automático comprobando tensiones en la entrada y salida del elemento
de forma que éstas sean las correctas.

- Comprobación del cableado, se comprobará que el cableado este perfectamente


sujeto a los bornes del interruptor tanto a la entrada como a la salida.

▪ Inspección del cableado de la instalación

- Se comprobará todo el cableado de la instalación teniendo especial importancia la


comprobación del estado de la cubierta de protección y aislamiento del cable, sobre
todo en las zonas donde se encuentre a la intemperie; y el estado de las conexiones
a los diferentes elementos de la instalación.

- Se realizará una inspección visual del trazado del cableado desde los módulos
fotovoltaicos hasta el cuadro de protecciones y se comprobará el buen estado de
los mismos y de los terminales de conexión a ésta.

- Comprobación del cableado de puesta a tierra de la instalación, se realizará una


inspección visual del cableado de puesta a tierra de toda la instalación y se
comprobará que la tensión en dicho cable es 0 V cogiendo como referencia una
masa.

▪ Filtros

- Una vez por semana se comprobará el estado del filtro de mallas a la salida del
pozo, en caso obturación total o parcial será cepillado liberando de esta forma el
paso del agua. En caso de rotura el filtro será repuesto.

90
- Cada 2-3 meses extraer la bomba del pozo y verificar el buen estado de los filtros
de aspiración, así como el estado de la misma.

▪ Control de la vegetación

- La vegetación no deberá sobrepasar los 100 cm y no adherirse a la estructura o


vallado ya que esto aceleraría su deterioro.

10.3.2 Mantenimiento correctivo para sistema de bombeo de agua

El mantenimiento correctivo se realizará todas las operaciones de sustitución


necesarias para asegurar que el sistema funciona correctamente durante su vida
útil. Este se aplicará en caso de mal funcionamiento de la instalación y avería de
alguno de sus elementos. (Barrio, 2016)

▪ Paneles fotovoltaicos
- En el caso de observarse fallos de estanqueidad o rotura, se procederá a la
sustitución de los elementos afectados en caso de ser posible o en caso contrario
sustitución del elemento completo.

▪ Interruptor magneto térmico de DC


- En caso de mal funcionamiento o daño irreparable se procederá a su sustitución.

▪ Inspección del cableado de la instalación.


- En caso de encontrar desperfectos en alguno de los conductores o en su
aislamiento se sustituirá el tramo de cable completo ya que con una reparación con
los medios existentes en Etiopía no se garantiza ni su correcto funcionamiento ni la
seguridad de la instalación.

▪ Filtros
- En caso de encontrar algún filtro con daños significativos será sustituido por un
repuesto.

▪ Unidad de control
- Ante un mensaje de alarma consultar el manual, en caso de no poderse solucionar
sustituir.

91
11. Impacto económico y ambiental de los sistemas fotovoltaicos

11.1 Impacto económico de los sistemas fotovoltaicos

Desde el punto de vista de la tecnología solar fotovoltaica, al analizar su desarrollo


respecto a eficiencia y costo se encuentra un escenario positivo. En 1883 el inventor
norteamericano Charles Fritts construye la primera celda solar de selenio con una
eficiencia del 1%, actualmente las celdas solares de multiunión más avanzadas
registran eficiencias del orden del 45% aunque son poco comerciales. Sin embargo,
celdas de silicio monocristalino, con eficiencias cercanas al 25% tienen un costo
mucho menor, determinado por la ley de Swanson. La ley de Swanson dice que
cada vez que la producción de módulos solares fotovoltaicos se duplica, el costo
baja un 20%, de tal manera que, en 1977 se tenían costos de $ 76.76 USD/W,
mientras que en el año 2014 se tienen reportados costos de $ 0.36 USD/W.
Combinando el perfeccionamiento de la tecnología de fabricación de celdas solares
para incrementar la eficiencia y su producción en grandes volúmenes con el
decremento en costo, el escenario es muy halagador.
Las caídas de precios provocarán un incremento en capacidad instalada por
pequeños y grandes productores, incrementan la demanda, produciendo de nuevo
más caídas de precio. De esta manera, la energía solar fotovoltaica se hace más
barata y accesible a usuarios que hace años, no tenían posibilidad de acceder a
esta tecnología provocando un impacto social y económico positivo. La tecnología
solar fotovoltaica tiene algunas ventajas adicionales, por ejemplo, para aplicaciones
de bajo consumo, la energía se produce precisamente en el lugar que se consume,
no se generan ruidos durante la conversión de energía y se puede tener una
conexión al servicio de energía convencional para inyectar excedentes y convertirse
en generador/consumidor según convenga.

11.2 Impacto ambiental de los sistemas fotovoltaicos

El impacto medioambiental de las fuentes de energía renovables es reducido, sobre


todo en lo que concierne a las emisiones de contaminantes al aire y al agua.
En lo que respecta a la energía solar fotovoltaica, se puede afirmar que, por sus
características, es la fuente renovable más respetuosa con el medio ambiente.
Los sistemas fotovoltaicos no producen emisiones ni ruidos o vibraciones y su
impacto visual es reducido gracias a que por su disposición en módulos, pueden
adaptarse a la morfología de los lugares en los que se instalan. Además, producen
energía cerca de los lugares de consumo, evitando las pérdidas que se producen
en el transporte

92
Sin embargo, el impacto ambiental de la energía fotovoltaica no puede considerarse
nulo. Algunos de los problemas y los tipos de impactos ambientales que pueden
influir de forma negativa en la percepción de las instalaciones fotovoltaicas por parte
de la ciudadanía son los siguientes:

- La contaminación que produce el proceso productivo de los componentes.


- La utilización del territorio,
- El impacto visual,
- El impacto sobre la flora y la fauna.

La contaminación producida en la fabricación de los componentes de los panales


fotovoltaicos y las emisiones de contaminantes que producen dependen de la
tecnología utilizada. Los sistemas fotovoltaicos más utilizados son los basados en
el silicio (elemento extremadamente abundante en la tierra) monocristalino,
policristalino y amorfo.

El proceso de fabricación por sí mismo no implica una utilización apreciable de


sustancias peligrosas o contaminantes y hay que considerar también que, con las
actuales proporciones del mercado fotovoltaico, el silicio puede obtenerse del
reciclaje de los deshechos de la industria electrónica.

En algunos tipos de células se evidencian posibles riesgos en caso de incendio,


debido a la formación de gases tóxicos. Por este motivo, los paneles fotovoltaicos
al final de su vida útil tienen que ser debidamente reciclados.

La fabricación de un panel solar requiere también la utilización de materiales como


aluminio (para los marcos), vidrio (como encapsulante), acero (para estructuras) etc,
siendo estos componentes comunes con la industria convencional. El progresivo
desarrollo de la tecnología de fabricación de estructuras y paneles solares supondrá
una reducción del impacto ambiental debido a estos conceptos.
En la producción del panel solar se produce un gasto energético que genera
residuos, como partículas de NOx, SO2, CO2 etc. Esto se debe a que la energía
utilizada en la fabricación del panel solar tiene su origen en la mezcla de fuentes
energéticas convencionales del país de fabricación.

93
Sin embargo, podemos afirmar que la emisión de estas sustancias debida a la
fabricación de paneles solares es reducida, en comparación con la disminución en
la emisión de sustancias de este tipo que supone la producción de electricidad por
medios fotovoltaicos, en vez de con fuentes convencionales de energía

En la producción masiva de células solares, deberá estar contemplado un correcto


tratamiento de los residuos, tarea asumible al ser conocidos y estar desarrollados
estos métodos para grandes producciones en industrias similares a la de producción
de células, como las industrias electrónicas.

Resulta aconsejable poner en funcionamiento los procesos de reciclado ya


plenamente identificados, aunque no puestos en práctica.

El territorio utilizado puede reducirse casi a cero porque los paneles pueden ser
instalados sobre terrenos ya ocupados, como tejados, fachadas y terrazas de los
edificios existentes, cubiertas de aparcamientos o, normalmente, de áreas de
descanso, bordes de autopistas, etc. El potencial para la utilización descentralizada
de los sistemas fotovoltaicos puede considerarse, por lo tanto, bastante amplio.

Tabla 9. Cantidad de suelo ocupado (en m 2) por una instalación productora de 1


Gwh de energía durante 30 años para varias tecnologías.

Tecnología Espacio (m2/GWh en 30 años )

Carbón 3642

Térmica solar 3561

Fotovoltaica 3237

Eólica 1335

Geotérmica 404

En algunos casos, los sistemas fotovoltaicos pueden rechazarse por cuestiones


estéticas. En general, el impacto visual depende sobre todo del tamaño del sistema.

94
El tamaño no representa un problema en el caso de su utilización descentralizada,
ya que los sistemas pueden estar bien integrados sobre los tejados o en las
fachadas de los edificios.
Los sistemas fotovoltaicos de tamaño medio o grande pueden, en cambio, tener un
impacto visual no evitable, que depende sensiblemente del tipo de paisaje (de su
valor)
Los problemas que se han tratado hasta ahora se refieren a las superficies
reflectantes. El impacto visual está relacionado con la orientación de estas
superficies respecto a los posibles puntos de observación y puede minimizarse
respetando unas distancias oportunas respecto a los centros habitados, las
carreteras etc., o utilizando elementos como árboles o setos entre los paneles y los
puntos de observación, respetando, en todo caso, la exigencia de evitar sombras
indeseadas en el campo fotovoltaico.
Para la utilización descentralizada de los sistemas fotovoltaicos, el impacto sobre la
fauna y la flora normalmente se considera prácticamente inexistente, ya que
consiste principalmente en la ocupación de suelo y no causa ruido o vibraciones.
No es posible eliminar los efectos negativos producidos durante la fase de
realización de grandes sistemas, aunque éstos son temporales y limitados.
En cuanto al “robo” de radiación solar por parte de los paneles al medio ambiente
circundante que, en teoría podría modificar el microclima local, es necesario
recordar que aproximadamente sólo el 10% de la energía solar incidente por unidad
de tiempo sobre la superficie del campo fotovoltaico es transformada y transferida
a otro lugar en forma de energía eléctrica, siendo el 90% restante reflejada o
transferida a través de los módulos.
Es evidente que ni siquiera las tecnologías poco contaminantes, como la
fotovoltaica, están exentas de conllevar impactos al medio ambiente y encuentran
dificultades de aceptación por parte de la población. Sin embargo, la magnitud y la
significación de estos sistemas son claramente inferiores a los de otras tecnologías
de producción de energía tradicionales, aunque a veces puedan provocar
oposiciones difíciles de superar.
Con estas consideraciones, los siguientes pasos, es decir, la elección del lugar, el
estudio del proyecto y los mecanismos de autorización, pueden tener mejores
resultados si se realiza una atenta evaluación preventiva de los posibles impactos
medioambientales provocados por los sistemas fotovoltaicos. (Mixcoatl, 2015)

95
12. Marco regulatorio nacional de Nicaragua

Tabla 10. Cuadro resumen de las leyes que rigen la generación, distribución de la
energía eléctrica.

12.1 Ley de Incentivos Energías Renovables (Ley 532)

La Ley para la Promoción de Generación de Energía a partir de fuentes renovables


promueve el desarrollo de nuevos proyectos, ampliación de los existentes, y la
biomasa y el biogás como fuentes de energía. Incentivos fiscales, económicos y
financieros se concedidos para este efecto:

1. Exención de derechos de aduana a la importación de maquinaria, equipos,


materiales y materias primas necesarias para todas las obras de construcción
de estaciones, incluidas las subcategorías líneas de transmisión necesarias
para la transmisión de energía de la instalación de generación al Sistema
Interconectado Nacional.

2. Exención del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) recaudado por la


maquinaria, equipos, materiales y materias primas utilizados durante etapas
de pre inversión, construcción de estructuras, incluida la construcción de la
sublíneas de transmisión necesaria para transportar la energía hacia el
Sistema Interconectado Nacional.

96
Para "sistemas aislados" con sus propias instalaciones de generación, esta
exoneración cubre pre inversión, construcción y todas las inversiones realizadas en
las redes de distribución asociadas al proyecto (es decir, paneles y baterías solares
para la generación de energía solar).

3. Exención del impuesto sobre la renta (IR) por un período máximo de siete
años. Durante este mismo período, los ingresos derivados de la venta de
bonos de dióxido de carbono también quedan exentos.

4. Exención de todos los impuestos municipales sobre bienes inmuebles,


ventas y registros durante la construcción de un proyecto, por un período de
diez años que se aplicarán de la siguiente manera: exoneración del 75 por
ciento durante los tres primeros años y del 50 por ciento a los cinco años
siguientes y el 25 por ciento durante los dos últimos años. La inversión fija en
maquinaria, equipos, y las presas hidroeléctricas estarán exentos de todos
los impuestos y gravámenes, por un período de diez años.

5. Exención de impuestos sobre la explotación de los recursos naturales por un


período máximo de cinco años después del comienzo de las operaciones.

6. Exención de timbres fiscales, impuesto soportado por la construcción u


operación del proyecto o ampliación de un proyecto para un período de diez
años.

12.2 Reformas a las Leyes 272 y 532

Ley de Industria Eléctrica N0 272 y su reforma a la Ley N0 951 establece lo


siguiente:
• La energía solar solo está contemplada en nuestro sistema para consumo
privado y no tiene un enfoque como agente económico que pueda aportar a la
matriz de generación.
• Se creo una reforma del marco de ley 272, que permite conectar los sistemas de
energía solar a la red y que el inversionista del sistema venda el exceso de
energía fotovoltaica producida.

97
• La reforma a la ley 272, autoriza a las distribuidoras eléctricas Disnorte y Dissur
comprar electricidad de pequeños productores de fuentes renovables. Bajo el
esquema de medición neta, les estará permitido a los generadores distribuidos
vender el excedente de su energía renovable a las empresas distribuidoras de
energía del sistema nacional Disnorte y Dissur.

• La reforma da facultad al Ministerio de Energía y Minas para regular el esquema


de medición neta a través de una Normativa sobre Generación Distribuida.

• Esta reforma permita crear incentivos privados a los pequeños y medianos


productores para retribuirle de alguna manera su inversión. Esto permite al
sector privado ser más competitivo. (Nicaragua, 2017)

Ley N0 532 y su reforma a la Ley N0. 967

La reforma contempla solo el cambio del artículo 8 de la ley 532. El articulo dice:
“Los inversionistas interesados en promover el desarrollo de nuevos proyectos de
generación eléctrica con fuentes renovables o que realicen ampliaciones a la
capacidad de generación con fuentes renovables, podrán acogerse a los beneficios
establecidos en la presente Ley, por un periodo que finalizará el primero de enero
del año dos mil dieciocho”.

Con el cambio, el nuevo contenido del artículo 8 dice: “Los nuevos proyectos de
generación de energías con fuentes renovables y las nuevas ampliaciones a la
capacidad instalada de los proyectos en operación con fuentes renovables, podrán
acogerse a los beneficios establecidos en la presente ley, por un periodo que finaliza
el uno de enero del año dos mil veintitrés”. (Nicaragua, 2017)

98
13. Bibliografía

C, J. R. (2015). Análisis del funcionamiento de paneles fotovoltaicos y su utilización en las


regiones de la costa y sierra del Ecuador. Caso de estudio: Biblioteca Pompeu Fabra
de Mataró. Barcelona.

Garcés, F. d. (2016). Diseño de una instalacion solar fotovoltaica con capacidad para 3
kilovatios. Bogotá.
Cardenas, W. K. (2012). Tecnología de fabricación de celdas solares de silicio amorfo
hidrogenado. Lima: Guzlop Editoras.
Saclima. (22 de Marzo de 2018). Estructuras. Obtenido de vdocuments:
https://vdocuments.mx/catalogo-de-estructuras-monsolar-scl-en-saclima-solar-
fotovoltaica-nos-encargamos.html
Martín, A. M. (2016). Dimensionado de una instalación fotovoltaica para una vivienda
rural aislada. Madrid.
Aparicio, M. P. (2010). Energía Solar Fotovoltaica Nuevas Energías cálculo de una
instlación solar aislada . marcombo ediciones tecnicas .

Galbarro, H. R. (s.f.). Ingemecanica. Obtenido de


https://ingemecanica.com/tutorialsemanal/tutorialn192.html

Quiroga, D. S. (2012). Sistema de energía solar fotovoltaica aislado para vivienda


unifamiliar aislada. Leganés.
Barrau, J. (2010). Módulo 5 Energía Solar Fotovoltaica. Master en Energía para el
Desarrollo Sostenible. Barcelona: Universidad Politecnica de Catalunya.
Gonzáles, V., & Vargas, E. (2010). Componentes del sistema fotovoltaico. Barcelona:
Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la UPC y fundación Politécnica de Catalunya.

Miranda, R. (2010). Modulo 5 Energía Solar Fotovoltaica Diseño de instalaciones aisladas.


Barcelona: Cátedra UNESCO de sostenibilidad de la UPC y Fundación Politécnica de
Catalunya.
Soria, P. (2010). Modulo 5 Energia solar fotovoltaica Instalacion y mantenimiento de
sistemas. Barcelona: Catedra UNESCO de Sostenibilidad de la UPC y Fundacion
Politécnica de Catalunya .
Miranda, R. (2010). Modulo 5 Energia solar fotovoltaica Aplicaciónes de la generación
fotovoltaica. Barcelona: Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la UPC y Fundacion
Politécnica de Catalunya.

99
Barrio, A. C. (2016). Diseño de Sistema de Bombeo Fotovoltaico para Riego en Bahir Dar
(Etiopía). Castellón de la Plana.

Mixcoatl, D. F. (12 de 11 de 2015). Milenio. Obtenido de


https://www.milenio.com/opinion/varios-autores/universidad-politecnica-de-
tulancingo/impacto-social-economico-energia-solar-fotovoltaica

Nicaragua, A. N. (20 de Junio de 2017). Obtenido de


http://legislacion.asamblea.gob.ni.Obtenido de
http://legislacion.asamblea.gob.ni/normaweb.nsf/($All)/BDEB0EA8E8BCE3590625
81520061E492?OpenDocument

Nicaragua, A. N. (5 de Diciembre de 2017). legislacion.asamblea.gob.n. Obtenido de


http://legislacion.asamblea.gob.ni/Normaweb.nsf/3133c0d121ea3897062568a100
5e0f89/0b503e7a1704cd7f062581f3006011bc?OpenDocument

100