Está en la página 1de 2

Desde los orígenes de la humanidad, la arquitectura ha cumplido como primera función

la protección contra los elementos atmosféricos. Los edificios son barreras a la lluvia, al
viento y, a veces filtros sutiles a la luz, al calor.

Rodeados de entornos variables, donde cambian el día y la noche, el calor y el frío, el


viento y la calma, la lluvia y el sol; se convierten en refugios de artificiales condiciones
en un mundo incómodo. Buscando una profunda vinculación con la naturaleza y su
apertura al mundo natural, haciéndolas un solo espacio, formando parte el uno del otro.

La arquitectura es un énfasis a los límites, la creación de un dominio introspectivo en


que a todo propietario se le garantiza el "suelo"privado suficiente para soportar la
alienante "tierra de nadie" que proporciona la ciudad del momento. Promueve un
sentimiento a la naturaleza en cuanto presencia inefable que todo lo invade, la creación
de espacios que, si bien son pequeños, son capaces de aportar paz y tranquilidad.

La forma abstracta purificada es coautora de la realización del ser. Y así, esta


abstracción permite también la desmaterialización de su forma bajo la acción de la
naturaleza. Estimo que los materiales no se reducen a la madera y el hormigón, con sus
formas tangibles, es necesario traspasar estos límites e incluir la luz y el viento,
elementos que atraen a nuestros sentidos.

Vitrubio, allá por el siglo I A.C, hablaba en su De architectura libri decem de los
adobes, del mortero de cal, de las sillerías a soga y tizón, de las máquinas de desagüe…,
un compendio de las técnicas y materiales de construcción que revolucionarían la
ingeniería civil del momento. Pero, ¿cómo abordaría ahora su tratado si en vez de un
ciudadano de la Roma clásica fuera un arquitecto de nuestro tiempo? Pues seguramente
hablando de tecnología.

No es ningún secreto que la tecnología puede cambiar muchísimo año con año, esto se
da debido a que el ser humano busca satisfacer constantemente sus necesidades, dando
como resultado los avances tecnológicos y las nuevas tecnologías, permitiendo una
rápida evolución donde los objetos no se adaptan al cambio, sino que simplemente
desaparecen. Conforme las necesidades son mayores y más complicadas, se necesita
crear un nuevo objeto que llene este vacío. La construcción no es la excepción; todos los
años hay nuevos avances tecnológicos que permiten facilitar procesos, y
crear construcciones mejores y más seguras.

La sociedad ha evolucionando con el paso de los años, trayendo consigo la aparición de


nuevos materiales para la construcción, haciéndola más rápida y
eficiente, brindando mayor seguridad a las personas.

Uno de estos grandes inventos que ha revolucionado a la sociedad es el acero.


Se puede decir que el acero es el material estructural perfecto; su perfección se da por
ser el más versátil de todos los materiales estructurales, parece más razonable cuando se
considera su gran resistencia, poco peso, facilidad de fabricación y otras propiedades
convenientes.

Hoy en día se puede ver puentes, edificios, torres y un sinfín de estructuras hechas de
este material.

También podría gustarte