Está en la página 1de 5

Universidad de Montemorelos

Teología

Análisis literario-teológico: Josué, Jueces y Ruth

Actividad presentada en cumplimiento parcial


de los requisitos de la materia de
Libros históricos

Por:

Héctor Aguilar Cantú

Julio 2019
Josué

El libro de Josué narra la conquista de Canaán por parte del pueblo de Israel. El hecho de
que el autor del libro sea Josué nos da una guía de hacia dónde apunta el propósito del libro
y, además, a lo largo del relato se presentan varias situaciones que nos permiten entender
que el propósito del libro no es solo una recopilación de las victorias de Israel al tomar la
tierra prometida, sino algo más grande.

1. El primer punto para considerar es el autor. Josué es introducido en el pentateuco


como siervo de Moisés. Formó parte de los 12 espías que vieron la tierra prometida
(Números 13) y fue 1 de los 2 que no se doblegaron ante la situación de los
gigantes. Todo este contexto es importante ya que nos permite entender quién es
Josué y conocer sus motivaciones.
2. A lo largo del libro, vemos que Josué pone un énfasis en la fidelidad de Dios al
cumplir sus promesas. Entonces, el propósito principal del libro es mostrar cómo
Dios cumple la promesa que le hizo a Abraham (Génesis 15) y hacernos entender
que, al estar en obediencia, Dios no puede fallar.
3. Una vez que entendemos el propósito del libro, podemos entender por qué tenemos
el registro del pecado de Acán (Josué 7) o la “extraña” circuncisión masiva (Josué
5). Es decir, estos sucesos y algunos otros (lectura de la ley y discurso final de
Josué) no son “paréntesis” o acontecimientos que Josué escribió para llenar el
pergamino, sino que son un soporte que nos permite entender lo que quiere
transmitir, esto es, Dios es siempre fiel y no puede bendecirnos como Él quiere si
nosotros no somos fieles.
4. Otro punto importante que Josué presenta en su libro es el plan de salvación.
Muchas personas denominan a la conquista de Canaán como un genocidio crudo y
cruel, pero pasan por alto el caso de Rahab y sus implicaciones.

“Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre
nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque
hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando
salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al
otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha
desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de
vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Os
ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con
vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal
segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a
todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.” (Josué 2: 9 -13)
Josué “salva” a los que piden salvación. El hecho de que Rahab generalizara sus
sentimientos nos da a entender que todo el pueblo podía alcanzar salvación, pero la
rechazaron. Por lo tanto, Josué se convierte en un ejecutor de juicio divino y no un
genocida.
5. El último punto que me gustaría abordar y que usaré como puente para el siguiente
libro es la falta de compromiso personal del pueblo de Israel. Si bien, el libro
menciona que el pueblo de Israel “sirvió a Jehová durante toda la vida de Josué”
(Josué 24: 31), hay evidencia que apunta a que el pueblo dependía grandemente de
sus líderes para mantenerse fieles a Dios.
El mismo Josué los reprende cuando el pueblo dice que servirá a Jehová: “No
podréis servir a Jehová…” (Josué 24: 19) Es como si Josué pudiera ver que el
pueblo no tiene un compromiso individual. Pienso que por esto él ve la necesidad de
hacer el pacto por sí mismo y por su familia (Josué 24: 15). Pudo haber dicho “en
mi casa serviremos a Jehová”, eso lo hubiera incluido a él, pero Josué siente
necesario señalarse a sí mismo como individuo dentro de un grupo.

Jueces

Si bien, Israel logró tomar posesión de gran parte de la tierra prometida bajo el mando de
Josué, no destruyeron a todos los pueblos paganos que habitaban allí. Esta negligencia
causó que el pueblo de Israel cayera en un “círculo vicioso” de apostasía y liberación
(Jueces 2: 11- 19)

1. Un dato interesante que podemos extraer del pueblo de Israel desde el éxodo
hasta el tiempo de Samuel es que pareciera que no les interesa ser el pueblo
elegido de Dios, en el sentido de querer ser como las demás naciones: “Las
demás naciones comen carne y nosotros este pan liviano” “Las demás naciones,
cuando son fuertes, tienen tributarios y nosotros debemos depurar la tierra” “Las
demás naciones tienen un rey y nosotros tenemos un Dios que funge como rey”.
Constantemente tenemos esta idea de querer pertenecer al mundo. Esto me lleva
a concluir que esas ganas de ser como los demás, los hicieron mantener a las
naciones paganas y esto los llevó a la apostasía.
2. Aquí también está presente el punto de una falta de decisión individual por Dios.
Siempre y cuando hubiera alguien al frente que sirviera a Dios, entonces el
pueblo servía a Dios. Sin embargo, si la persona que estaba al frente se
descarriaba, ellos se descarriaban. Gracias a Gedeón el pueblo se hizo idolatra
de nuevo (Jueces 8: 27). No había en ellos temor hacia Dios ni fe, se entregaban
a todo lo que podían ver y tocar.
3. Esto nos lleva a concluir que el propósito de Jueces es, de cierto modo, la contra
parte de Josué. Hablamos de que el propósito de Josué es mostrar la fidelidad de
Dios. Jueces, por otra parte, nos presenta como tema recurrente la apostasía y
pecado del pueblo acarrean la desaprobación de Dios.
4. De la mano con la apostasía del pueblo de Dios, vemos la cariñosa mano de
Dios lo suficientemente “lejos” para permitir que el pueblo vea su error y
entienda sus consecuencias, pero cerca para enviar el oportuno socorro.
5. El libro de Jueces termina con un resumen terrible de la situación del hombre
cuando está lejos del Rey:

“En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía.” (Jueces 21: 25)

A los ojos de muchos, este texto pareciera apuntar a un estilo de vida agradable y
divertido, pero debemos notar que es puesto al final para que entendamos que el mal sabor
de boca que tuvimos durante todo el libro se debe a eso. Esta misma técnica la utiliza Juan
en su evangelio: al final escribe que todo lo relatado en su libro es para que creamos que
Jesús es el Mesías.

Rut

Los hechos principales que relata el libro de Ruth se desarrollan en algún punto de los
hechos relatados en el libro de Jueces. No podemos hacer una conexión firme de cuando
sucedieron los hechos, ya que Rut no proporciona información acerca del juez que
gobernaba ni de la nación que oprimía al pueblo de Israel (si es que había alguna).

1. La forma en la que se narran los sucesos en el libro de Rut me lleva a pensar que el
autor fue alguien que conocía la ascendencia de David, o bien, lo investigó. Lo
comentó porque al final del libro se menciona la descendencia de Rut y Booz y se
detiene en David.
2. Además, el autor debía ser alguien que conociera las leyes del pueblo de Israel. A lo
largo de la narrativa del libro se mencionan leyes de redención, qué hacer con
extranjeros, propuestas de matrimonio, etc. Son detalles que alguien fuera de la
cultura hebrea puede pasar por alto muy fácilmente. Por lo que vemos que Rut es
escrito para un público hebreo y no un público “universal”
3. Otro punto por lo que creo que el autor es alguien que conocía a David es porque,
en Samuel, se menciona que David huye con el rey de Moab. Para el lector
superficial puede parecer un simple trato diplomático, pero al estudiar Rut vemos
que eran sus familiares.
4. En un sentido más teológico, el libro de Rut presenta la historia de redención. Booz
representa a Cristo y Rut nos representa a nosotros, su esposa que necesita
redención.
5. Me llama la atención que se refieren a Rut como “mujer virtuosa”. Es como si el
autor conociera un poco de los proverbios y se diera cuenta que Rut “cumple” con
los requisitos para se llamada mujer virtuosa.