Está en la página 1de 72

FORESTERÍA COMUNITARIA Y DESARROLLO HUMANO

INTEGRAL, UN CAMINO AL FUTURO

Una Sistematización de la experiencia de Forestería Comunitaria en el


Municipio de Yuscarán, El Paraíso, Honduras1

Honduras, diciembre 2004

1
El presente artículo corresponde al informe final de un proyecto que contó con el apoyo técnico y financiero del
Fondo Mink'a de Chorlaví (www.GrupoChorlavi.org). El Fondo es auspiciado por el Centro Internacional de
Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, Canadá), la Organización Intereclesiástica de Cooperación al Desarrollo
(ICCO, Holanda) y la Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción (ALOP).

1
Autores:

Marcel Janssen1
Carrera de Desarrollo y Medioambiente
EAP Zamorano
Apartado Postal 93, Tegucigalpa, Honduras
Fax: +504 776 6062
Correo electrónico: janssen.marcel@gmail.com

María Delfina Flores1

Miembros de la Cooperativa “Nueva Esperanza”, Comunidad de Laínez, Yuscarán

Miembros de la Cooperativa “San Martín”, Comunidad de Cordoncillo, Yuscarán

Leonardo Espinoza2

Zoila Cruz2

Carlos Rico2

Ronnie de Camino3

José Alberto Laínez1

María Antonia Pineda4

1
EAP Zamorano, Honduras
2
GTZ – Honduras
3
Universidad para la Paz, Costa Rica
4
MAFOR – COHDEFOR, Honduras. María está realizando su tesis de maestría en
forestería comunitaria sobre este mismo tema.
2
Tabla de Contenido

RESUMEN EJECUTIVO ..................................................................................................6

PALABRAS CLAVE.........................................................................................................9

ACRÓNIMOS .................................................................................................................10

CONTEXTO DE LA EXPERIENCIA...............................................................................11

Marco legal e institucional de la forestaría social .....................................................12

FORESTERIA COMUNITARIA: CONCEPTO, ENFOQUES Y METODOLOGIAS ........14

El concepto de forestería comunitaria, caso Yuscarán ............................................14

Otros conceptos de forestería comunitaria ...............................................................15

La profundización de la democracia y la gobernabilidad participativa ...................17

Una hipótesis para la forestería comunitaria .............................................................18

FORESTERIA COMUNITARIA DE LA TEORIA A LA PRÁCTICA: DESARROLLO DE


LA EXPERIENCIA..........................................................................................................20

La situación de partida.................................................................................................20

Promover el desarrollo desde las bases: el desarrollo humano integral (DHI) ......23

Fortalecimiento a grupo de mujeres ...........................................................................25

Fortalecimiento a las organizaciones comunitarias..................................................28

Fortalecimiento a los jóvenes .....................................................................................30

El manejo y aprovechamiento de los recursos naturales: una estrategia a corto,


mediano y largo plazo ..................................................................................................31

Manejo integral de fincas................................................................................................31

Manejo integrado del bosque .........................................................................................33

Plan de manejo del bosque ............................................................................................34

Protección forestal ..........................................................................................................36

La gobernanza ambiental y la trascendencia del nivel micro al nivel macro..........37

3
Otras experiencias de forestería comunitaria............................................................40

ADECAF .........................................................................................................................40

MAFOR...........................................................................................................................41

ANALISIS DE IMPACTOS .............................................................................................43

Calidad de vida .............................................................................................................43

Definición de calidad de vida ..........................................................................................44

Comportamiento de calidad de vida en el tiempo...........................................................45

Influencias en la calidad de vida.....................................................................................46

Desarrollo Humano Integral............................................................................................47

Enfoque de género .........................................................................................................48

Fincas integrales ............................................................................................................49

Gobernanza ambiental descentralizada .....................................................................50

Manejo forestal ...............................................................................................................50

Políticas públicas ............................................................................................................51

Mejoramiento en las condiciones iniciales ................................................................51

Problemas de tenencia de tierra.....................................................................................52

Nivel de formación ..........................................................................................................52

Aplicación de leyes .........................................................................................................53

Capacidad de respuesta.................................................................................................53

LECCIONES APRENDIDAS ..........................................................................................54

Sobre los procesos seguidos......................................................................................54

Sobre la forestería comunitaria ...................................................................................54

Sobre el desarrollo humano integral ..........................................................................55

Sobre la gobernanza ambiental descentralizada .......................................................55

RECOMENDACIONES Y PROPUESTAS .....................................................................56

4
ANEXOS ........................................................................................................................57

Anexo 1. Matriz de percepción de calidad de vida. Ejemplo de la comunidad de


Laínez, Yuscarán. .........................................................................................................57

Anexo 2. Matriz de definición de influencias .............................................................58

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ..............................................................................59

GRÁFICOS Y CUADROS ..............................................................................................61

5
RESUMEN EJECUTIVO
El presente documento sistematiza el concepto de forestería comunitaria (FC) como fue
implementado en el municipio de Yuscarán, departamento de El Paraíso, Honduras. El
concepto de FC implementado difiere de otros conceptos en el hecho que todas las
actividades de manejo y aprovechamiento del bosque son enfocados en la gente,
promoviendo un desarrollo humano integral (DHI). El desarrollo humano integral implica
que las comunidades y sus habitantes crean habilidades para analizar su realidad,
identificar y priorizar problemas, identificar y evaluar soluciones y gestionar la solución
más viable. En base al DHI, el enfoque de desarrollo para las comunidades se vuelve
más holístico, incluyendo el desarrollo del capital humano, social y físico. La FC, en este
contexto, solo es un tema alrededor del cual se implementa el DHI.

Esta sistematización evalúa la validez y el impacto del enfoque implementado desde el


punto de vista de las comunidades y sus habitantes. Asimismo, compara los impactos
de la FC en Yuscarán con dos experiencias de FC con otros enfoques: uno con un
enfoque de aprovechamiento y comercialización (Guaimaca) y otro con un enfoque más
que todo técnico y organizacional (Valle Bonito).

Otro aspecto de importancia en esta sistematización es la validación del concepto de


gobernanza ambiental descentralizada (GAD) que, aunque no necesariamente fue
concebido en el inicio de la experiencia en Yuscarán, ha jugado un rol importante para
asegurar sostenibilidad en los procesos.

A nivel nacional las principales causas de la deforestación son: políticas agrícolas que
incentivan la expansión de la frontera agrícola; la pobreza rural; industria forestal
tradicional; poca atención gubernamental a la administración del recurso forestal;
inseguridad en la titulación de la tierra y; la tala ilegal superior a la legal.

Dentro de la Ley Forestal de Honduras se reconoce el manejo comunitario del bosque


como una opción válida. Sin embargo, la misma ley exige el involucramiento de un
profesional forestal para el desarrollo del plan de manejo. Por lo tanto, las
organizaciones comunales dependen de actores externos para esta actividad el cual
muchas veces no toma en cuenta los conocimientos prácticos del bosque.

6
La Ley de Municipalidades impulsa actividades de descentralización, dándole a los
municipios mayor responsabilidad en el manejo de las áreas forestales, con apoyo de la
institución nacional responsable (COHDEFOR). Sin embargo, no existe una estrategia
consistente de capacitación y transferencia de fondos que aseguran en

Las organizaciones comunales generalmente carecen de estructuras institucionales


sólidas, así como conocimientos técnicos actualizados. A la vez, muchas de ellas no
cuentan con una base amplia de miembros para poder representar a la comunidad en
su total.

El concepto de forestería comunitaria conoce muchas variaciones. Todos comparten el


principio que la comunidad es el actor principal en el manejo del bosque y, por lo tanto,
recibe beneficios directos de este manejo, por medio de la comercialización de
productos (madera y resina principalmente) y el consumo de alimentos (extracción de
productos comestibles, manejo de fauna, etc.). El concepto específico de forestería
comunitaria de esta sistematización, se centra en el manejo de uso múltiple del bosque.

Para que las comunidades puedan dar un manejo efectivo del bosque, deben contar
con un acceso y control reglamentado del mismo. De no ser así, las comunidades no
lograrán materializar sus beneficios del manejo, lo cual convierte el proceso
insostenible.

La incorporación del concepto de Desarrollo Humano Integral (DHI) fue incorporado en


la experiencia aquí descrita para asegurar un proceso sostenible y mayor participación y
apropiación de las comunidades. El concepto se base en tres columnas: el desarrollo
humano, el desarrollo técnico y la comunicación.

Por medio de la experiencia, las comunidades adquirieron mayores conocimientos


técnicos, mejores capacidades organizativas, mayor sensibilidad ambiental, mayor
conciencia social, entre otras cualidades. Como resultado del proceso, las comunidades
actualmente están manejando de una manera eficiente el bosque, se nota una mejora
en el estado del mismo, así como las condiciones de vida de los habitantes.

Las organizaciones comunales, especialmente las cooperativas involucradas en el


proceso, se han involucrado en los procesos de gobernanza ambiental local y han
aportado en la descentralización de la misma.

7
Se puede concluir que las organizaciones comunales son más sólidos con el enfoque
de DHI. Aunque los impactos en la calidad de vida no son muy diferentes entre las tres
experiencias, algunos aspectos, como género y fortalecimiento de organizaciones
comunales, demuestran diferencias entre los enfoques.

Un punto importante y notable en toda la experiencia es el tema de género. Se ha


generado un proceso real y efectivo de enfoque de género, las mujeres se han
desarrollado como actores importantes dentro de los procesos comunales,
involucrándose en las organizaciones y creando procesos nuevos. El éxito de este tema
se ha logrado por incorporar en forma continua y consecuente temas para la
sensibilización de los hombres y mujeres y creando espacios de desarrollo para las
mujeres.

La FC es un concepto válido para mejorar el acceso a fuentes de ingreso de las


comunidades que viven en el bosque, siempre y cuando existe un balance entre el DHI,
la capacitación técnica, el aprovechamiento, el manejo y la protección del bosque. Al
lograr este balance, el manejo del bosque es más sostenible económicamente y
ecológicamente.

La experiencia en Yuscarán demuestra que la GAD es posible dentro del recurso


forestal, siempre y cuando se cumplan los criterios mínimos, de los cuales los siguientes
son los más importantes: acceso real y duradera al recurso forestal por parte de los
ejecutores (en este caso la cooperativa); Involucramiento del gobierno local, regional y
nacional en todos los procesos y; Apertura del los gobiernos para hacer cambios
necesarios en las leyes y reglamentos.

El concepto de FC implementado en Yuscarán presenta muchas ventajas para las


comunidades. Es por eso que, como resultado de esta sistematización, se gestionarán
fondos para formar un curso en Desarrollo Humano Integral y Manejo Comunitario de
los Recursos Naturales. Inicialmente, el curso será en español, aunque se prevee un
curso en inglés también.

8
PALABRAS CLAVE
Sistematización, Forestería comunitaria, Desarrollo humano integral, Honduras,
Cooperativas forestales, Desarrollo comunal, Gobernanza descentralizada.

9
ACRÓNIMOS
ADECAF Apoyo al Desarrollo de Cooperativas y otras formas asociativas de
Producción Agroforestal (GCP/HON/019/NET)

AFE Administración Forestal del Estado (dependencia de COHDEFOR)

AFOCO Asistencia a la Forestería Comunitaria

CECADESH Centro de Capacitación y Desarrollo Social de Honduras

CEDIF Centro de Educación y Desarrollo Infantil y Familiar

CEMAPIF Centro de Manejo, Aprovechamiento y Pequeña Industria Forestal

COHDEFOR Corporación Hondureño de Desarrollo Forestal

DHI Desarrollo Humano Integral

EMCAH Empresa de Transformación y Comercialización

EMFIDAH Empresa de Servicios para el Desarrollo de Sistemas Alternativos de


Ahorro y Crédito

FC Forestería Comunitaria

FEHCAFOR Federación Hondureña de Cooperativas Agroforestales

GAD Gobernanza Ambiental Descentralizada

LUPE Land Use and Productivity Enhancement (Mejor Uso y Productividad de


la Tierra), USAID.

MAFOR Manejo y Utilización Sostenida de Bosques de Coníferas en Honduras

MIF Manejo Integrado de Fincas

PROCAFOR Programa Regional Forestal para Centro América

SAIP Sistema para Analizar Impactos de Proyectos

10
CONTEXTO DE LA EXPERIENCIA
Situación socio-económica y forestal actual a nivel nacional

Honduras es un país que posee abundancia en recursos naturales, uno de ellos y


posiblemente el más importante es el recurso forestal. De acuerdo con CODEHFOR el
87.7% del territorio nacional es de vocación forestal, de los cuales en la actualidad el
57.6% esta cubierto de bosques (AFE-COHDEFOR).

Según el censo nacional (INE 2001) Para el 2001, el total de la población Hondureña
ascendía a los 6.3 millones. El nivel de pobreza a nivel nacional era de 64.5%,
concentrando la mayor cantidad de pobres en la zona rural del país, en donde el 73.8%
de dicha población se encuentra bajo la línea de pobreza. Esta población se dedica
principalmente a la agricultura de subsistencia y ganadería extensiva y se ubican de
manera atomizada a lo largo de la zona boscosa del país.

En este sentido, es de particular interés las actividades de subsistencia realizadas por


los pobladores de las zonas rurales, ya que muchos practican tanto la agricultura como
la ganadería en suelos de vocación forestal, lo que guarda una estrecha relación con la
elevada pobreza de las zonas rurales1.

Tal como lo afirma BID (2003), las principales causas de la deforestación son: políticas
agrícolas que incentivan la expansión de la frontera agrícola; la pobreza rural; industria
forestal tradicional; poca atención gubernamental a la administración del recurso
forestal; inseguridad en la titulación de la tierra y; la tala ilegal superior a la legal.

Según la Ley Forestal de Honduras, para lograr acceso al recurso forestal, las personas
naturales o jurídicas deben presentar un plan de manejo. Las pequeñas y medianas
empresas agroforestales se encuentran amparadas en esta ley, bajo el marco del
sistema social forestal definido por la Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal
(COHDEFOR). Sin embargo, los planes de manejo forestal solo pueden ser
desarrollados por profesionales forestales.

1
Gobierno de Honduras 2001

11
En 1999 el sistema social forestal agrupaba a 88 cooperativas agroforestales y 317
grupos agroforestales, los cuales generaron empleo para 13,361 personas de manera
directa, y de forma indirecta 67,000 personas1. A pesar de las cifras anteriores, todavía
se considera baja la contribución que realizan al sector forestal, ya que se estima que
actualmente aprovechan solo el 25% de la corta anual permisible.

En la mayoría de las organizaciones agroforestales existen diferentes problemas


institucionales, de los cuales el hecho de no contar con un profesional forestal miembro
que pueda gestionar el plan de manejo forestal. Generalmente no cuentan con los
conocimientos para desarrollar el plan de manejo, por lo que siempre dependen del
profesional forestal que, muchas veces, no toma en cuenta los conocimientos prácticos
y específicos del área. Algunas organizaciones, por consiguiente, no cuentan con un
plan de manejo aprobado.

Existe una deficiencia en el apoyo de la creación, la supervisión y la evaluación de los


planes de manejo por parte de la COHDEFOR. Por lo tanto, no siempre se ejecutan
todas las actividades planteadas en el plan de manejo, resultando en un manejo
deficiente de los bosques.

Marco legal e institucional de la forestaría social

Existe una serie de leyes y reglamentos emitidos en el tema ambiental en general y


forestal en particular. Es evidente que todas ellas consideran a las Municipalidades
como sujetos importantes para la aplicación de estas leyes, pero sin que éstas cuenten
con los recursos humanos, conocimientos y materiales adecuados para ejercer en
buena forma dicho papel.

La ley de modernización y desarrollo del sector agrícola produjo cambios importantes


en la administración y gestión de los bosques. La administración de las áreas forestales
ejidales por parte de la AFE- CODEHFOR se realiza por medio de convenios con las
municipalidades para el aprovechamiento de los mismos a través de planes de manejo.

1
BID 2003

12
Los fondos provenientes de este manejo son divididos entre la tesorería municipal y la
Tesorería General de la República.

Otras políticas públicas establecidas que confieren atribuciones a las municipalidades


son la Ley de Municipalidades que regula los procesos de descentralización y la Ley
Forestal la cual indica que el estado y los municipios se reservan la propiedad de la
cubierta arbórea existente en las áreas forestales públicas. La Ley de Bosques
Nublados, que crea las Áreas Protegidas para la Conservación de los Recursos
Naturales y Preservación de Ecosistemas, donde la participación de la Asociación de
Municipios de Honduras (AMHON) y las municipalidades individuales desempeñan un
papel predominante y activo en el manejo y administración de dichas áreas a nivel
nacional.

En la actualidad se encuentra en discusión la nueva ley Forestal, que establece un


marco ordenado para la coordinación de actividades entre las instituciones públicas
nacionales, las municipalidades y demás autoridades e instituciones pertinentes
relacionadas, así como también con los sectores que realicen esta actividad. Esta
nueva ley trata dar i) mayor importancia a municipalidades, organizaciones comunitarias
y ONG’S; ii) fortalecer el manejo forestal sostenible de los bosques; iii) contratos y
convenios de manejo forestal de largo, mediano y corto plazo con municipalidades,
comunidades, grupos, etc.; iv) programas de capacitación en actividades de manejo
forestal dirigidos a gobiernos locales y ejecutores de los planes de manejo; v),
mecanismos de participación de la sociedad civil en la toma de decisiones sobre el uso
y manejo sostenible de los recursos forestales, y; vi) un programa nacional de
protección forestal y difusión del valor e importancia de los recursos naturales,
involucrando a todos los sectores de la sociedad.

13
FORESTERIA COMUNITARIA: CONCEPTO, ENFOQUES Y
METODOLOGIAS
El Marco conceptual que orientó la generación participativa del modelo de Forestería
Comunitaria que queremos sistematizar, se basó en la necesidad imperiosa de reubicar
al ser humano en el centro de un proceso holístico de desarrollo integral sostenible.

El concepto de forestería comunitaria, caso Yuscarán1

En este sentido no se define a la Forestaría Comunitaria (FC) como “Una forma de


manejo sostenible de los bosques por las comunidades que los habitan”, sino que se
define como “Una vía para el desarrollo humano integral de las comunidades que viven
en los bosques, basada en el manejo integral sostenible de los mismos”.

El objetivo de la FC es el desarrollo humano integral (DHI) de los miembros de las


comunidades, convirtiendo así al manejo sostenible del bosque en una consecuencia
lógica de un cambio de actitud, basado en el reconocimiento de la importancia del
recurso como base de la vida.

Para lograr el cambio deseado no bastará que el individuo cuente con una fuente de
trabajo, aunque fuese permanente y bien remunerada. Para aspirar a un desarrollo
humano integral será necesario confrontar a los actores con la responsabilidad de
realizar una obra holística que involucre al individuo, su familia, su comunidad y al
ecosistema del cual es parte. El manejo del bosque, en este sentido, funciona como un
marco de trabajo para dicha obra.

Un elemento conceptual importante dentro de la FC debe ser el manejo de uso múltiple


del bosque. Según éste principio, el bosque debe ser considerado como un ecosistema
del cual el ser humano es parte, destinado a generar beneficios sociales, ecológicos y
económicos de variada índole. Para cumplir con éste principio será necesario sustituir
los viejos planes de manejo, en realidad planes de explotación, por planes de

1
Concepto promovido por el proyecto AFOCO, GTZ-Honduras.

14
ordenación de uso múltiple, que regulen la participación equitativa de los diversos
actores y beneficiarios del bosque. Para asegurar un manejo apropiado se debe
asegurar el acceso y control de la comunidad sobre el bosque que habita, por un tiempo
mayor al tiempo de rotación de las especies arbóreas principales. En el caso de los
bosques de pino será un tiempo no menor a los 40 años.

Una de las dificultades de la FC es lograr una distribución equitativa de los beneficios


económicos del bosque, evitando que éstos, queden restringidos a un pequeño grupo.
Sin embargo esto es solo una consecuencia de la inevitable existencia de grupos de
poder dentro de la comunidad. Por lo tanto, es necesario velar por la permanente
aplicación de un enfoque de equidad de género y generación, orientado a fortalecer a
los grupos más débiles y a concientizar a los grupos más poderosos para que estos
vayan abriendo espacios de participación a los primeros.

El crisol de ésta transformación debe ser redimensionado a una escala adecuada, por
ello la economía a desarrollar debe ser también una “Economía a Escala Humana”, por
lo menos durante el tiempo necesario para que la población desarrolle las fuerzas, los
conocimientos y las habilidades necesarias para competir en la selva de la economía
monetarista actual.

Para que los elementos mencionados abonen a un desarrollo humano integral deben
ser parte de un sistema formativo, que trasmute el acto de vivir desde una mera
subsistencia fisiológica en una vida plena, donde el ser humano piensa, siente y actúa
en una dirección coherente, teniendo como “Leitmotiv” la realización de una “Obra que
da sentido a su vida” . Una de las estrategias para lograr esta transformación humana
consiste precisamente en utilizar una obra física, por ejemplo el manejo sostenible de
los recursos naturales, como pretexto para la transformación interna de los individuos.

Otros conceptos de forestería comunitaria

Otras definiciones de forestería comunitaria han evolucionado como resultado de otros


procesos desarrollados.

15
Soto y Ennals (1999), definen a la forestería comunitaria como una estrategia al servicio
de la sostenibilidad del desarrollo rural y forestal. En este sentido, para que la
ordenación forestal sea eficaz, los autores promueven el reconocimiento del rol que las
comunidades locales desempeñan en el manejo de los recursos naturales.

RECOFTC (2004) usa la siguiente definición1: “La forestería comunitaria comprende la


gobernanza y el manejo de los recursos forestales con fines comerciales y no
comerciales, incluyendo producción artesano de madera (subsistencia), productos no
maderables, vida silvestre, conservación de biodiversidad y medio ambiente, relevancia
social y religiosa. También incorpora prácticas, artes, ciencia, política, instituciones y
procesos necesarios para promover y apoyar todos los aspectos de manejo comunitario
del bosque.

Al analizar las diferentes definiciones, se puede asegurar que no existe una definición
única de forestería comunitaria, sino que existen elementos afines entre ellas, algunos
términos con los cuales se relacionan también estos elementos son agro-forestería,
forestería social, fincas forestales, etc. Estos elementos comunes en las diferentes
términos y definiciones empleadas Probst (2002) los resume de la manera siguiente: i)
la provisión de productos energéticos u otros productos y servicios esenciales para
suplir las necesidades de subsistencia a nivel de los hogares rurales o comunitarias, ii)
la provisión de alimentos y estabilidad ambiental necesaria para la producción de los
alimentos y iii) la generación de ingresos y empleo a través del procesamientos de los
productos forestales que pueden ser comercializados.

Sin embargo, el concepto de forestería comunitaria desarrollado y validado a través de


la experiencia desarrollada en Yuscarán aporta un nuevo elemento el desarrollo
humano integral el cual permite no ser únicamente una estrategia de acceder de
manera sostenible al recurso y sus beneficios sino también como estrategia
potenciadora de las capacidades de las individuos y organizaciones habitantes de los
bosques.

1
Traducción del inglés por los autores.

16
La profundización de la democracia y la gobernabilidad participativa

La forestería social, especialmente la forestería comunitaria aporta a los procesos de


democratización, dando acceso a la población rural a los recursos del bosque y a sus
beneficios.

Hay varias formas en que el Estado pone en uso los recursos forestales. Una forma es
a través de la gestión directa de los bosques por parte del Estado, donde no hay un co-
manejo del bosque con participación conjunta y equilibrada del estado y de las
comunidades.

En teoría en Honduras, el Estado maneja los bosques, es decir los protege contra el
fuego y las plagas y enfermedades y también aplica tratamientos silviculturales, como
raleos y podas. En estos casos el estado se limita a contratar a personal en forma
individual o a grupos comunitarios organizados, que hacen de obreros para el estado,
muchas veces en forma temporal, sólo durante las estaciones en que las faenas se
desarrollan. No hay una real devolución o co-manejo del bosque con participación
conjunta y equilibrada del estado y de las comunidades. Luego el Estado licita la
madera, que es comprada por los industriales, que a su vez contratan mano de obra
para las faenas extractivas. Este sistema en general se ha traducido en un pobre
manejo, pues el Estado no invierte en el bosque, empobreciendo la calidad del recurso
y no creando oportunidades más estables de trabajo para las comunidades. Los
industriales por su parte, generan algo de empleo para las faenas de extracción y si la
industria está localizada en las cercanías del bosque, también se genera trabajo en las
zonas rurales. Esto último no siempre ocurre, pues los compradores privados licitan
también bosques lejanos a sus industrias. Por otro lado, los pobladores del bosque no
se apropien de ellos y, por consiguiente, no tienen mayor motivación para un manejo
apropiado.

La Forestería Comunitaria, como fue implementado en el Municipio de Yuscarán, es un


modelo diferente en el cuál el bosque es asignado a la comunidad, la cual maneja el
bosque, comercializa la madera e incluso la procesa industrialmente. La comunidad
tiene acceso al bosque y toma las decisiones de manejo, conservación y producción en
un esquema de largo plazo que el manejo forestal exige. Por lo tanto, su participación

17
en la democracia se extiende de una simple participación electoral a una participación
real en la toma de decisiones a nivel local.

Fung y Wright (2003), luego de analizar varias experiencias de innovación institucional


sobre gobernabilidad participativa, identifican varios principios universales:

• Orientación práctica hacia problemas reales

• Involucramiento de de la población y representantes del gobierno (participación


abajo –arriba)

• El desarrollo deliberativo de soluciones

• La retroalimentación de decisiones públicas a unidades locales empoderadas

• Creación de enlaces formales que conectan las unidades locales entre sí y con
las autoridades centralizadas

• Uso y generación de instituciones estatales para apoyar y guiar los esfuerzos


descentralizados

Una hipótesis para la forestería comunitaria

Con base en estos criterios, se plantea la forestería comunitaria como una forma de
profundizar la democracia, puesto que el acceso al uso y los beneficios del recurso
forestal por parte de los grupos organizados es en realidad una forma clara de
gobernabilidad participativa.

La hipótesis que queremos sostener, es que la experiencia de Yuscarán sigue los


mismos principios, características y condiciones que otras experiencias de
profundización de la democracia a través de gobernabilidad participativa.

Por lo tanto, se demostrará que en el municipio de Yuscarán, se ha logrado la


gobernabilidad participativa a través de la aplicación de los siguientes principios:

• Orientación práctica de las estructuras de gobernabilidad desarrolladas.

• Participación desde las bases hacia arriba, desde las organizaciones


comunitarias hacia los municipios y el Estado,

18
• Se generan las soluciones a través de la deliberación en los grupos, logrando
opciones concertadas y aceptables para los otros actores.

En el proceso de ganar acceso al manejo y los beneficios de los recursos forestales, las
organizaciones del municipio de Yuscarán emplearon en forma implícita las siguientes
propiedades de diseño:

• Devolución del acceso a los recursos y del poder de decisión y acción sobre los
mismos.

• Existen lazos de rendición de cuentas y de comunicación entre las


organizaciones locales y las de nivel comunal y central,

• El proceso no ha sido voluntario, sino que en poder del Estado y en cierta forma
transforma las instituciones formales de Gobernabilidad (por ejemplo la
Municipalidad de Yuscarán, la COHDEFOR)

Además se demostrará que la experiencia cumple con la condición permisiva, también


definida por Fung y Wright (2003):

Entre los actores del proceso (de forestería comunitaria en Yuscarán) hay una
igualdad relativa de poder para los propósitos de toma de decisiones
deliberativas entre los participantes.

19
FORESTERIA COMUNITARIA DE LA TEORIA A LA PRÁCTICA:
DESARROLLO DE LA EXPERIENCIA

La situación de partida

Yuscarán, situado en el departamento de El Paraíso, con una extensión de 336.2 km2,


cuenta con una población estimada de 10, 653 habitantes, ubicados en 18 aldeas y 83
caseríos (INE 2001).

De acuerdo al Cuadro 1, la mayor concentración de la población se observa en el grupo


de 0 a 19 años, la cual es considerada parcialmente como una mano de obra joven, no
calificada, potencialmente productiva, que pudiese emplearse o crear fuentes de
empleo en actividades generadoras de ingresos.

Las mujeres en promedio trabajaban 15 horas diarias en actividades no remuneradas,


tanto del hogar como la crianza de gallinas y cerdos, las cuales sirven principalmente
para suplementar la alimentación de los hogares

Dentro de Yuscarán, se ha enfocado específicamente en las comunidades de Laínez,


Chagüite Oriente, Cordoncillo y Tablones, donde se desarrolló la experiencia. La tasa
escolaridad promedio de un trabajador no supera el tercer año de primaria, más baja
que el promedio nacional para el área rural en 2001, que es de 4.5 (Hernández, s.f.),
indicando la capacitación formal e informal como estrategia importante para el
desarrollo de las comunidades.

Al iniciar la experiencia, existían organizaciones de carácter social a nivel de estas


comunidades, como base para gestionar el acceso a los recursos naturales y la
generación de alternativas de ingresos. Entre las organizaciones presentes en estas
comunidades se encontraron la Cooperativa San Martín (comunidad de Cordoncillo)
dedicada a realizar actividades de producción y comercialización agrícola y la
Cooperativa Guadalupe Ltda. (comunidades de Tablones, Laínez y Chagüite Grande)
inicialmente dedicada al aprovechamiento de resina en pinares.

No lejos de la situación forestal a nivel nacional, el municipio en general presentaba


problemas de aprovechamiento forestal, la extracción indiscriminada del bosque, así

20
como la realización de prácticas de agricultura no sostenible en zonas de laderas y la
ganadería extensiva con poca tecnificación.

Según la caracterización de los sistemas de producción por Estupiñan (2001), los


principales usos de la tierra, fueron: cultivos anuales 12%, cultivos permanentes 4%,
bosque 23% y pastos 42%; no obstante la vocación principal de estos suelos es
forestal, resultando en actividades agropecuario poco productivas y rentables.

La baja productividad incentivó la tala de nuevas zonas boscosas para volver a


implementar el mismo sistema improductivo. Este circulo vicioso incrementó la
degradación de los recursos naturales y consecuentemente la pobreza en estas zonas.

Se identificaron las siguientes causas de esta situación:

• Los problemas de tenencia de la tierra incrementan la degradación de los


bosques y diminuyen el acceso a los beneficios que origina un manejo sostenible
de los recursos. Estupiñan (2001) determinó que el 11% del área total había sido
titulado por el INA1, 21% terreno libre, 17% nacional y el restante sin
documentación o con documentación sin valor legal;

• La baja formación en desarrollo humano integral de los grupos o personas que


usufructúan el bosque para revertir estos procesos de degradación, incluyendo
conocimientos técnicos;

• La poca aplicabilidad de las leyes establecidas para este sector;

• La baja capacidad de respuesta de las instituciones responsables de vigilar tanto


el cumplimiento y aplicación de las leyes como el manejo de los bosques.

Cabe citar el ejemplo de la cooperativa Guadalupe Ltda., constituida en 1974


inicialmente con el objetivo de tecnificar y aumentar la producción de resina. En 1992 la
Ley de Modernización Agrícola estableció como requisito un plan de manejo del bosque
para su aprovechamiento. La cooperativa, al no poder cumplir el requisito, legalmente
recurriría al aprovechamiento ilegal de los pinares (BID 2003).

1
Instituto Nacional Agraria, institución rector de la reforma agraria

21
La amplia gama de necesidades de la población no se veían satisfechas por los
ingresos provenientes de las actividades agropecuarias que realizaban. Como posible
respuesta, surgió el manejo y aprovechamiento sostenible del bosque por las
comunidades, como una posibilidad de generar mayores ingresos y reducir la pobreza.

En este sentido, el proceso descentralización de los recursos nacionales, por medio de


las diferentes políticas y leyes establecidas, facultó a los gobiernos locales a establecer
convenios con organizaciones particulares y la institución responsable del manejo a
nivel nacional (COHDEFOR)1. Por medio de estos convenios se controla el
aprovechamiento de los recursos naturales por medio de un plan de manejo, y se logra
el ingreso de parte de las ganancias obtenidos a la tesorería municipal.

Surgió la necesidad de fortalecer las capacidades humanas, técnicas, organizativas,


administrativas y financieras de las comunidades a través de la elaboración de un
nuevo enfoque que permita realizar un desarrollo equitativo e integral de ellos. En el
caso de Yuscarán, se estableció una alianza entre el COHDEFOR, la Municipalidad de
Yuscarán y el proyecto “Apoyo a la Forestería Comunal” (AFOCO) financiado por la
Cooperación Técnica Alemana (GTZ), para trabajar con las comunidades de Laínez,
Cordoncillo y Zarzales ubicadas en el mismo municipio.

El objetivo de esta alianza fue iniciar un manejo adecuado y participativo de los


recursos naturales renovables con elementos básicos en áreas específicas del
Municipio de Yuscarán de acuerdo a las necesidades sentidas por las comunidades, de
manera tal que pudiese en el futuro servir de modelo para otras áreas de Honduras que
presentasen similares condiciones.

Esta iniciativa se desarrolló a lo largo de 10 años (1994-2004) a través de fases


consecutivas. La primera fase de orientación se llevó a cabo durante los años 1994 a
1996, seguida por una fase de implementación de 1997 a 2001 y finalizando con la fase
de salida hasta 2004. A lo largo de su trayectoria, la iniciativa desarrolló un proceso de
empoderamiento por medio del desarrollo de las capacidades de las comunidades e
instituciones involucradas.

1
Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal.

22
Al inicio, los pobladores se caracterizaban por un bajo nivel de autoestima, las
organizaciones por una inoperatividad y baja capacidad de liderazgo, un alto nivel de
desconfianza hacia las instituciones y proyectos, falta de acceso de las mujeres a
cargos directivos, indiferencia frente a las acciones comunitarias y una desvaloración
del trabajo de la mujer. El bosque era considerado solo en función de la producción de
leña y resina y los árboles eran vistos como impedimento para las actividades
agropecuarias. Había poca conciencia de la importancia de manejar el recurso.

Promover el desarrollo desde las bases: el desarrollo humano integral (DHI)

“La formación humana nos sirve de mucho…no se vino a trabajar… con los recursos
naturales sino con los recursos humanos que hay en la comunidad”

Grupo de mujeres de las comunidades Laínez, Cordoncillo y Tablones

Promover el desarrollo del capital humano y social de las comunidades pobres es una
estrategia para que las comunidades más pobres puedan aprovechar los diferentes
activos con los que cuentan. Sin este enfoque, los esfuerzos por mejorar las
condiciones de vida a través del aprovechamiento y manejo de los recursos son
procesos lentos, poco efectivos y de bajo alcance.

En la práctica esto significa un cambio sustancial en la manera en la que


tradicionalmente se manejan las iniciativas de desarrollo, ya que promover el DHI para
mejorar el acceso y manejo de los recursos naturales implica analizar las experiencias
anteriores desarrolladas en el área de intervención así como autoanalizarse en la forma
en que se asesoran iniciativas de desarrollo.

Como resultado de esta reflexión y análisis se logra concluir que la atomización de


procesos, en función de resultados esperados, solo conduce a la dispersión de los
esfuerzos, la desintegración del equipo y, lo más importante, el aturdimiento de las
comunidades. De ahí se deriva que la construcción del desarrollo integral es a partir de

23
una simple célula triple: el desarrollo humano, el desarrollo técnico y la comunicación,
elementos que interactúan en un equilibrio dinámico. Este principio permite al equipo de
asesores lograr una vinculación afectiva y efectiva con las comunidades, donde los
diferentes resultados esperados y enunciados en las matrices de planificación son
utilizados como medios para lograr el producto más importante: el desarrollo humano
integral (AFOCO s.f.).

Desde este punto de vista, el DHI es observado desde una perspectiva de género,
autoayuda y participación. En las comunidades este proceso parte de la identificación
de aliados a nivel de las comunidades y la revalorización del conocimiento local durante
1994 a 1996 en las comunidades de Cordoncillo, Zarzal y Laínez, y en 1998 se
incorporan las comunidades de Chagüite grande y Tablones. Es así como el gobierno
municipal y la asesoría de AFOCO logran un acercamiento inicial con las comunidades
e identifican a los líderes comunitarios los cuales fueron los responsables de motivar al
resto de la comunidad para participar en la reconstrucción histórica de la vida
comunitaria, el manejo de los recursos naturales, ambas con énfasis en la participación
de la mujer.

“Tanto saber tenemos y nos damos cuenta”, fueron las palabras de la comunidad de
Laínez cuando observaba sus conocimientos plasmados en papel (AFOCO 1995). A
diferencia de otras iniciativas, la valorización del conocimiento local, no consistió en un
proceso extractivista de información, sino en un proceso en el que las comunidades
determinan sus necesidades de manera diferenciada entre hombres y mujeres y las
soluciones para solventar dichas necesidades. Tal como sucedió en la comunidad de
Laínez, tras analizar su historia, la comunidad se hace una sola pregunta ¿Qué
podemos hacer para que vuelvan los buenos tiempos? a la cual, de manera resumida,
se respondieron: “que las autoridades den el ejemplo, que todos empecemos a cuidar lo
poco que nos queda, solicitar el apoyo para evitar que gente extraña llegue a destruir el
bosque”, etc.

En vista de lo anterior la comunidad consideró necesario crear nuevas y mejores


alternativas de trabajo y comenzar a trabajar en capacitación en el manejo adecuado
del bosque, tomando en cuenta que no solo son los pinos sino todo lo que hay en él.
Para ello identificaron las siguientes necesidades: i) generar alternativas para mejorar el

24
suelo; ii) capacitación en el manejo y conservación del agua; iii) establecer un vivero
forestal; iv) estimular otros cultivos; v) la organización de grupos y; vi) trabajo directo
con los niños de la escuela. En el caso de las mujeres, consideraron invertir parte de su
tiempo limitado en manejo de huertos caseros, crianza de aves y cerdos, organizar un
comedor infantil, y capacitación para mejorar la economía del hogar.

Sin embargo, la adquisición de estos conocimientos solo es un paso en el proceso. La


misma comunidad planifica, toma decisiones y desarrollan su plan de desarrollo
comunal, aprovechan los espacios de dialogo para establecer compromisos de manera
coordinada con los actores presentes en la zona1 y realizan actividades colectivas
concretas que promuevan el desarrollo de los planes de las comunidades involucradas.
De esta manera, los procesos son mucho más sostenibles. Significa elaborar pasos
diferenciados para fortalecer cada uno de los grupos que conforman las comunidades
(hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas) de manera que se logre un enfoque
equitativo en el mismo proceso. Al interior de las comunidades estos procesos
contemplaron elementos de revalorización del papel tanto de hombres como mujeres en
la vida familiar y comunitaria, la división del trabajo, el acceso y control de los recursos y
algunos elementos básicos para construir una vida familiar sana, justa y sobre todo libre
de violencia para las familias.

Fortalecimiento a grupo de mujeres

“…nadie nos tomaba en cuenta, ni nosotras mismas nos dábamos el valor que
nosotras tenemos…”.

Grupo de mujeres Unión y Esfuerzo de Cordoncillo.

1
En el caso de Yuscarán, dichos actores fueron: AFOCO, Proyecto LUPE,
COHDEFOR, Alcaldía municipal, Patronatos comunales, Cooperativa Guadalupe, GTZ
y los comités y organizaciones comunales.

25
Dando respuesta a las necesidades de las mujeres de las diferentes comunidades,
donde en el inicio el deseo mas sobresaliente fue aprender corte y confección, se inició
un proceso de capacitación con el apoyo del Instituto Nacional de Formación
Profesional (INFOP). El proceso duró aproximadamente seis meses, pero los valores de
autoestima, solidaridad y compromiso con la vida no se vieron fortalecidos debido a la
intensidad con que la preparación técnica se desarrollo, conduciendo a que el grupo se
dispersara sin mayor impacto en la vida comunitaria.

Esta experiencia refuerza la idea que el desarrollo humano debe fortalecerse al interior
de los grupos antes de iniciar cualquier proceso técnico o productivo. Fue así que se
inició un proceso de formación humana y fortalecimiento del grupo en temas
relacionados a la autoestima, solidaridad y organización, con el apoyo de la CARITAS
ARQUIDIOCESANA, organización de la iglesia católica presente en la zona. Este
proceso produjo un cambio sustancial en la actitud y niveles de participación del grupo
en la vida comunitaria y fueron ellas mismas las que tomaron la decisión de iniciar en
grupo un pequeño huerto de hortalizas.

Por medio del análisis de estos resultados, las comunidades y el equipo asesor logró
identificar las posibilidades de hombres y mujeres con respecto al acceso y control de
los recursos naturales y económicos, así como la participación en la toma de decisiones
de cada grupo. En la nueva etapa de fortalecimiento de los grupos de mujeres se
incluyó una serie radiofónica SIEMPREVIVAS relacionada a la temática de migraciones
del campo a la ciudad, la familia y su papel en la formación de la mujer, la valoración de
los oficios domésticos, el cuidado corporal, el respeto en las relaciones de pareja, la
crianza de los hijos y la participación de la mujer en la vida social y comunitaria.

El proceso se desarrolló en cada comunidad con la facilitación local de mujeres, en su


mayoría jóvenes, para reflexionar sobre cada uno de los temas, produciendo un cambio
significativo sobre todo en la vida de las mujeres. Algunos de los resultados de este
programa expresados por las participantes fueron: “Ahora tenemos mas confianza…
hay mas apoyo y participación del grupo de mujeres en la comunidad… aprendimos a
estimarnos mas, a aceptarnos tal como somos, a no ser conformista, a valorarnos como
mujeres y a ser mas solidarias.”
26
Con la participación de las mujeres en los procesos de planificación comunal, se
vislumbró el precario estado nutricional de los niños de la comunidad, lo cual condujo a
la búsqueda de soluciones. Es así como las comunidades de Laínez y Cordoncillo, con
el apoyo y acompañamiento de diferentes organizaciones, iniciaron la construcción de
los Centros de Educación y Desarrollo Infantil y Familiar (CEDIF) como mecanismo de
generación de del espacio de tiempo libre para el desempeño de las mismas mujeres.

Desde sus inicios el CEDIF fue concebido como una instancia que permitiera armonizar
los diferentes aspectos comunitarios, donde las comunidades evidencian los conceptos
de género, autoayuda y participación, integrando los aspectos de desarrollo: humano,
organizacional y productivo. Esta experiencia fue llevada a cabo por el apoyo de
jóvenes educadoras quienes asumieron la responsabilidad de hacerla realidad.

Estos procesos, iniciados durante 1996, lograron ampliarse al resto de las comunidades
durante los siguientes anos, asegurando una continuidad en las comunidades.
Paralelamente, los grupos de mujeres iniciaron a estructurar sus propios proyectos
productivos de carácter forestal, agroforestal y social, como mecanismo de cohesión
entre ellas mismas y la comunidad, logrando insertarse con éxito en las actividades
llevados a cabo por los socios de las Cooperativas Guadalupe Ltda. y San Martín.

El grupo de Cordoncillo estructuró su plan de producción de hortalizas, siembra y


transformación de paste para baño y el establecimiento de un vivero de plantas de café
y árboles frutales para injertación. A su vez este grupo asumió, junto con la cooperativa
agrícola San Martín, la responsabilidad de producir plantas de pino destinadas a la
reforestación de diferentes áreas del bosque nacional de Yuscarán, de acuerdo al plan
de manejo desarrollado.

En relación a las comunidades de Tablones y Zarzal, formaron parte del grupo de


resinación y elaboración de productos a partir de la resina, luego de una capacitación
recibida relacionada a la transformación del carbón y destilación de la resina.

Sin embargo como ellas mismas opinan, el hecho que la mujer pudiese insertarse en
las actividades productivas es también resultado de la concientización que los hombres
recibieron sobre el valor del rol de la mujer en el hogar y la comunidad, tanto de la
formación integral recibida por las capacitaciones en formación humana como el mismo

27
proceso que las mujeres desarrollaron a nivel de los hogares como lo plasman las
siguientes percepciones de las mujeres de la comunidad de Chagüite de Oriente1: “En
las capitaciones que nos enseñaban nos explicaban que uno hay que saberse valorar.
Hay que explicarle al marido que uno también puede hacer cosas importantes, aunque
uno al marido hay que saberle llegar y buscarle los laditos

“Él me ha apoyado, que el hombre lo apoye a uno es una gran cosa porque uno se
siente motivado, y le ayuda a uno… Mi esposo no participo en eso pero me apoyaba
bastante, yo asistía a las reuniones y él se quedaba en la casa con los niños.”

Fortalecimiento a las organizaciones comunitarias

Al igual que durante el proceso de fortalecimiento a los grupos de mujeres, no todas las
experiencias fueron del todo positivas, inicialmente las tres comunidades que iniciaron
este proceso (Zarzal, Cordoncillo y Laínez) presentaban condiciones muy variadas,
tanto entre ellas como al interior de cada uno. La comunidad de Cordoncillo
especialmente evidenciaba una marcada división, producto de la actividad política
bipartidista tradicionalmente realizada en la comunidad.

A través del apoyo de CARITAS ARQUIDIOCESANAS se inició un proceso de


fortalecimiento organizativo, teniendo como base afianzar la unión y solidaridad del
grupo, desarrollar su capacidad de discernimiento para así emprender alguna obra en
común. El resultado de este proceso fue la creación del Consejo Comunal.

Con base en los resultados del proceso de fortalecimiento comunal, se inició la mejora
de los problemas inter-comunales. El primer paso fue descubrir la situación personal y
organizativa de cada una de las comunidades y conocer las expectativas de ésta con
respecto a sus líderes y a la iniciativa en conjunto.

Luego se realizó un proceso de análisis comunitario con la participación de 30


dirigentes, representantes de las comunidades, quienes identificaron al final de este
proceso tres categorías de problemas: el funcionamiento organizativo, los

1
Grupo focal de mujeres de la comunidad de Chagüite de Oriente.

28
conocimientos técnicos y el desarrollo humano. A partir de este análisis, el equipo
asesor inició un proceso de fortalecimiento a los diferentes grupos, por medio de
formación y capacitación integral, respondiendo directamente a las necesidades
planteadas por las diferentes organizaciones de las comunidades.

Es así como se originó el proceso de fortalecimiento a 89 dirigentes de las diferentes


comunidades (50 hombres y 39 mujeres) quienes multiplicaron estos procesos de
formación y capacitación en las comunidades, conformando así pequeños núcleos para
compartir y socializar los conocimientos en materia de desarrollo humano y técnico. A
finales de 1998, más de cien personas habían participado de manera regular en los
diferentes módulos.

Los grupos de mujeres de las diferentes comunidades pertenecientes a la Cooperativa


Agroforestal Guadalupe Ltda. y la Cooperativa Agrícola San Martín, así como
organizaciones que aglutinaban a miembros de las diferentes comunidades, fueron
fortalecidos.

Dada su experiencia obtenida desde 1958 en el aprovechamiento de resina del bosque


y su nivel de solidez, se decidió que la ‘Guadalupe’ sería responsable de manejar el
bosque nacional de Yuscarán.

En 1998, la ‘Guadalupe’ logró firmar un convenio para usufructuar el bosque nacional


de Yuscarán por un periodo de 40 anos con AFE-COHDEFOR. Dicho documento
permitió a la cooperativa efectuar el manejo y aprovechamiento con la participación de
la mayoría de las comunidades.

La Cooperativa adoptó una nueva estructura, basándose en las diferentes áreas de


trabajo que surgen del plan de manejo: i) aprovechamiento (aserrío manual y
motosierras); ii) silvicultura; iii) protección; iv) producción y comercialización; v)
transformación de la madera; vi) recreación y turismo y; vii) gestión y administración.
Cada área cuenta con un coordinador, que tiene la responsabilidad de informar y
motivar a sus respectivos grupos, participar activamente en los procesos de evaluación,
así como propagar la práctica correspondiente al plan operativo del plan de manejo. La
junta directiva y los coordinadores de operaciones recibieron fortalecimiento en los
temas de desarrollo humano y fortalecimiento técnico.

29
La capacitación dentro de la organización se realizó por medio de grupos o círculos
internos, dando seguimiento y sostenibilidad a los procesos de formación y capacitación
iniciados (ver gráfico 1).

En este sentido, la formación y capacitación desde el enfoque de forestería comunitaria,


conllevó preparar los recursos humanos locales, capaces de responder a las
necesidades de naturaleza técnica, pero a la vez con capacidad de conducir procesos
de desarrollo comunal en forma autogestionaria. Por tanto, obligó desde este enfoque,
dar igual peso tanto la promoción del desarrollo humano, el mejoramiento de las
unidades de producción agrícola, así como al manejo del bosque.

Fortalecimiento a los jóvenes

Como resultado de la diferenciación de procesos de fortalecimiento a los diferentes


grupos de las comunidades, se inició el fortalecimiento de los jóvenes de las
comunidades. Este proceso constó de dos etapas: el fortalecimiento humano y el
proyecto de recreación y turismo.

Para tal fin, los jóvenes realizaron encuentros juveniles inter-comunales, cada 20 días
de manera rotativa en cada una de las cinco comunidades. Estos encuentros permitían
a los jóvenes crear su propio espacio para compartir conocimientos, experiencias,
desarrollar actitudes y aptitudes para asumir el destino de sus comunidades y
revalorizar la cultura y la educación ambiental. Estos espacios de igual manera
permitieron a los jóvenes compartir sus experiencias con respecto a género, el
bienestar familiar comunitario, la atención a la salud integral, los principios de DHI y el
manejo adecuado de conflictos.

A partir de esta formación los jóvenes asumieron la responsabilidad de llevar a cabo el


proyecto de Recreación y Turismo del plan de manejo del bosque nacional de
Yuscarán.

30
El manejo y aprovechamiento de los recursos naturales: una estrategia a corto,
mediano y largo plazo

Las condiciones actuales de vida en las zonas rurales y urbanas se derivan de - y a la


vez intensifican - la creciente y acelerada degradación de sus recursos naturales.
Teniendo esto como referencia, cualquier intento de manejo, debe comenzar con un
proceso de recuperación, que en el sentido más amplio, significa volver a la estabilidad
de un ecosistema en equilibrio dinámico.

Sin embargo, dicha recuperación está directamente relacionada con los seres humanos
y cualquier iniciativa en ésta línea debe buscar en forma permanente la satisfacción de
las necesidades - al menos básicas - de las comunidades que viven en y del bosque.
En conclusión, una recuperación debe ser insertada en un proceso de DHI.

Bajo el contexto anterior, los agricultores desarrollaron un sistema de producción


diversificada, enfocado en satisfacer en primera instancia la mayoría de las
necesidades (alimento, casa, recreación, etc.), con el fin último de garantizar mejores
condiciones de vida para las comunidades. A la vez, se fomentó y desarrolló la
capacidad de manejar responsablemente los escasos recursos con los que las
comunidades cuentan. Esta estrategia se fundamenta en dos elementos principales:
manejo integral de fincas y manejo integral del bosque.

Manejo integral de fincas

Inicialmente, las fincas tenían una alta dependencia de insumos químicos y poca
productividad de los principales cultivos. La estrategia que desarrollaron las
comunidades para resolver este problema, fue la diversificación del contexto de las
fincas familiares, vistas como unidades productivas que pueden satisfacer las
necesidades básicas al tiempo que les hace menos sensibles al riesgo e incertidumbre
que el mercado y el ambiente ejerce sobre ellas.

En este sentido, las comunidades desarrollaron conceptos locales, que permitieran


mejorar la forma en que trabajaban sus tierras y aplicar nuevas formas de manejo
integral de los recursos naturales

31
Las primeras experiencias desarrolladas por hombres y mujeres de las comunidades de
Laínez, Cordoncillo y El Zarzal, iniciaron con la capacitación técnica brindada por
INFOP en el cultivo de hortalizas, sistemas agroforestales y el manejo de especies
menores.

Las condiciones nutricionales mejoraron y se lograron algunos ingresos adicionales,


aunque no se logró la participación comunitaria y la sostenibilidad que se esperaba, por
el individualismo, la poca visión al futuro y la falta de solidaridad por parte de los
participantes de este proceso. Así como en los otros aspectos, se evidenció la
necesidad de incluir el DHI en estas actividades para asegurar una sostenibilidad y
participación amplia.

Fue de esta manera que miembros de la Cooperativa Agrícola San Martín iniciaron una
experiencia de manejo integrado de fincas (MIF), que parte de una fase motivacional y
la conformación de una propuesta de MIF, que incluye la planificación adecuada de las
parcelas, promoviendo una localización y concentración de las actividades agrícolas.
Con el plan de MIF, se identifican las posibilidades de diversificación en el corto,
mediano y largo plazo, orientado hacia el mejoramiento nutricional de las familias, en lo
cual los excedentes podrían ser destinados para apoyar otros proyectos de carácter
social en la comunidad.

La validación del la propuesta de MIF se realizó en Fincas Escuelas, seleccionadas por


y entre los miembros de la cooperativa y de acuerdo a criterios geográficas, físicas,
sociales y económicas. Partiendo de este plan, las familias involucradas recibieron una
formación integral que les permitió convertirse en promotores del desarrollo de sus
comunidades, transmitiendo sus conocimientos a otros miembros. Fue así que familias
de las comunidades recibieron capacitación integral en manejo y conservación de
suelos, sistemas agroforestales, cultivo de hortalizas, cría y manejo de especies
menores, mejoramiento de sistemas de producción de granos básicos, manejo de micro
cuencas y manejo integral de recursos naturales. La cooperativa logró implementar las
diferentes prácticas tanto en todas las fincas escuelas como en las parcelas o fincas
individuales en cada comunidad.

Inicialmente se establecieron las fincas escuelas en las comunidades de Zarzal,


Chagüite de Oriente y Los Tablones y más tarde se integraron las comunidades de
32
Cordoncillo y Laínez, logrando incorporar al sistema tradicional de producción de granos
básicos, los conceptos y las técnicas de café arbolado, cultivo de hortalizas y cultivo en
callejones, así como la introducción de pequeños proyectos de aves, cerdos y cabras
mejorados, para mejorar la dieta alimenticia (ver Cuadro 2).

De esta manera el proceso de manejo integral de las fincas logra que las comunidades
se conduzcan hacia un sistema de producción diversificado, donde las familias
satisfacen sus necesidades con el propósito de asegurar el bienestar de sus
comunidades, fomentando el manejo responsable de los recursos naturales de las
comunidades.

Manejo integrado del bosque

“Antes mirábamos un incendio que estaba quemando cierta parte del bosque, pero
como la parte que yo recibía [beneficios] no se quemaba, entonces yo no iba para
allá. A través de este proceso ahora todos sentimos que el bosque es de nosotros y
no dejamos quemar nuestra área ni la del compañero”

Cooperativa Agroforestal Guadalupe Ltda.

Tal como hemos mencionado anteriormente, la iniciativa de mejorar las condiciones de


vida de las comunidades que habitan los bosques, se debe enmarcar dentro de un
manejo responsablemente los escasos recursos con los que cuentan.

En este sentido, el manejo integrado del bosque dirige su atención tanto hacia el
manejo y la protección comunitaria del bosque, como hacia los esfuerzos destinados al
manejo de micro-cuencas, incluyendo el manejo de flora y fauna. Por tanto, la visión
tradicional que el bosque solo es un simple productor de madera, es transformada a
una visión de fuente innumerable de beneficios económicos, ecológicos y sociales para
las comunidades participantes.

33
Los siguientes procesos de mejoramiento del acceso a los beneficios del bosque fueron
ejecutados: i) fortalecimiento de las capacidades de autogestión, participación,
cooperación y autodeterminación de las organizaciones comunitarias; ii) capacitación
técnica, administrativa y legal para la correcta aplicación del plan de manejo; iii) plan de
manejo y uso múltiple del bosque y; iv) convenio de usufructo con el estado.

Tal como se menciona en la situación inicial, desde su conformación hasta antes de


1995, la cooperativa enfrentaba conflictos por el acceso al bosque con la administración
forestal del Estado (COHDEFOR). Ante la falta de conocimientos para realizar dicho
plan, la cooperativa comenzó a explotar el bosque de manera irracional e ilegal.
Básicamente los beneficios eran percibidos por las actividades de resinación, que
favorecían solo a los socios.

Sin embargo, es a partir de 1995, con el proceso de fortalecimiento a las organizaciones


a través la capacitación y formación humana y técnica, que la cooperativa comienza un
cambio, tal como lo refleja la siguiente percepción de la Cooperativa Guadalupe:
“…antes que iniciáramos con el manejo del bosque y obtener mas ingresos, se
concientizaba a la persona para después hacer el trabajo, no solo era decir esto se
hace así, sino que uno tenia que dar cuenta porqué y cómo lo hacía”.

Plan de manejo del bosque

Se inició la elaboración del plan de manejo en el cual se dieron igual importancia a los
aspectos económicos, ecológicos, biológicos y sociales.

La elaboración del inventario forestal, un paso reglamentario para la elaboración del


plan de manejo, se realizó con el modelo empleado por CEMAPIF, ya que este se
ajustaba mejor a las expectativas que se tenían en cuanto al manejo del bosque de
Yuscarán.

Durante la elaboración del plan, surgieron algunos inconvenientes que retrasaron el


proceso. Uno de ellos, y de vital importancia, fue el conflicto de tenencia de tierra. Pese
a que anteriormente se había realizado un cuidadoso estudio sobre dicho aspecto, un
título de propiedad privado sobre 1,100 Ha, el cual fue estudiado y validado por técnicos
del Catastro Nacional y la misma AFE-COHDEFOR. El área en litigio fue excluido del
34
plan de manejo, para evitar cualquier tipo de conflicto en el futuro, con la determinación
de entrar a mediano plazo en un proceso de renegociación con los dueños.

Después de dos años, el proceso de aprobación del Plan de manejo para el bosque
nacional de Yuscarán, concluyó el 11 de Septiembre de 1997. Se inició con la
preparación del respectivo plan operativo y convenio de usufructo para poder entrar en
la ejecución de los mismos, prevista para principios de 1998.

Simultáneamente, se emprendieron esfuerzos para identificar la figura ideal para la


administración del plan, paso que tenía vital importancia dado que de ella dependería la
sostenibilidad de cualquiera de los procesos iniciados. Dicha figura, debía, en primer
lugar, agremiar a la mayoría de la población participante en los procesos y, en segundo
lugar, contar con la estructura mínima necesaria para poder afrontar una
responsabilidad de esta magnitud.

Dada su permanencia, solidez y apertura, se consideró como la figura ideal a la


Cooperativa Agroforestal Guadalupe Limitada, la cual cuenta con 20 años de
experiencia en la actividad de resinación y que ha recorrido un largo camino en materia
de fomentar un espíritu solidario y sobre todo autónomo.

Las comunidades, a través de la Cooperativa Guadalupe, disponen desde 1998 de un


Plan de manejo forestal quinquenal con 8 sub-planes (Gestión y administración,
Protección, Silvicultura, Aprovechamiento y corta, Transformación de la madera,
Comercialización, Infraestructura, Resinación), un Plan de corta general para tres años
y Planes anuales de corta permisible, todos oficialmente aprobados por COHDEFOR.
Basado en el Plan de manejo, la cooperativa dispone además de un Convenio de
usufructo del bosque nacional firmado por el Estado (COHDEFOR).

En este convenio COHDEFOR, siguiendo los mecanismos de contratación del sistema


social forestal, se compromete a co-financiar (subvencionar) las actividades no-
comerciales a corto plazo (especialmente medidas de silvicultura y de protección) que
contribuyen a la formación de la masa forestal. La municipalidad de Yuscarán financia el
trabajo de protección de la brigada de protección del bosque.

El plan de manejo permitió a la cooperativa ampliar su membresía no sólo en número


de personas (144), sino también en número de comunidades representadas, así como

35
Yuscarán, Chagüite Oriente, Zarzal, Laínez, Cordoncillo, Tablones, y otras
comunidades.

En las actividades forestales, inicialmente participaron 80 personas (20% mujeres), lo


cual evidencia un cambio sustancial en la diversificación de fuentes de trabajo, así
como en la división del trabajo y en el acceso y control sobre los recursos. La
participación de la mujer en la cooperativa ha aumentado considerablemente y se
prevee un incremento conforme las actividades lo vayan permitiendo.

Protección forestal

Para la realización del sub-plan de protección forestal se incorporaron tanto otras


organizaciones como municipios aledaños. La campaña de protección forestal ha
promovido que los incendios forestales en el área de influencia del plan de manejo, así
como las áreas aledañas, logre disminuirse. En algunos años, como 1998, no se reportó
ningún incendio forestal. Los actores locales, tanto instituciones gubernamentales -
locales y regionales - como las instituciones no gubernamentales y las comunidades,
demostraron una apropiación de los procesos de protección forestal y una conciencia
respecto a la importancia y valorización del bosque.

Durante 1999, Con la participación del personal técnico de la Región Forestal de El


Paraíso, Proyecto CEMAPIF, Proyecto AFOCO y el Departamento de Manejo de
Bosques Nacionales, el documento original del plan de manejo se ha ido modificando
sustancialmente: El Quinquenio del Plan de Manejo quedó modificado a un período de 3
años 1998-2000 y el volumen de la corta anual permisible, estimada en 1,678.677 m3,
fue reducida a 1,000 m3 según disposiciones vigentes.

Las labores de reforestación se han realizado en forma voluntaria por los habitantes de
las comunidades, en las cuales han participado niños/as, cooperativistas, participantes
de las diferentes comunidades no socios de la cooperativa, así como del Grupo Cultural
de Yuscarán; apenas una mínima parte fue remunerada al inicio, con fondos de la AFE-
COHDEFOR.

36
En la actualidad las comunidades realizan un manejo adecuado y participativo de los
recursos naturales, no bajo los esquemas de un plan de corta tradicional, sino mediante
un plan de manejo sostenible de uso múltiple.

En conclusión, podemos afirmar que al considerar al recurso bosque como la base y


sustento de la vida comunitaria, permite elevar las posibilidades de que el manejo
mismo se haga de forma racional, responsable y por consiguiente sostenible.

La gobernanza ambiental y la trascendencia del nivel micro al nivel macro

“Yo creo que hoy en día ya no dependemos de nadie, ya nos dimos cuenta que
pueden haber entes del Estado que en realidad tienen que apoyar a nuestras
comunidades, como decir el FHIS, Educación, salud. Son instituciones del estado
que tienen que apoyar a sus comunidades pero en proyectos comunales ya uno no
sigue dependiendo de nadie, ya uno hace sus propias gestiones ante otras personas
o entes que llegan de otros lados”.

Grupo focal Cooperativa Guadalupe Ltda.

Los procesos de fortalecimiento se orientaron a reforzar tanto a las instituciones locales


como a las organizaciones de apoyo, incluyendo el concepto de desarrollo integral. que
sirve de guía en la evolución del municipio y que permite a las comunidades, a través
del acceso a los beneficios de los recursos, garantizar la sostenibilidad de los mismos
recursos.

La cooperativa, como organización ejecutora del plan de manejo, se fortaleció en el


manejo del marco legal y administrativo, así como en conocimientos técnicos,
productivos y de formación humana. De esta manera la cooperativa ha podido enfrentar
los problemas y conflictos de manera autónoma, cumplir con el plan de manejo y uso
múltiple del bosque, así como realizar esfuerzos para darle valor agregado a los
productos del bosque.

37
Dado que el bosque de Yuscarán es propiedad del Estado de Honduras, fue necesario
involucrar desde el principio al AFE-COHDEFOR, para garantizar el éxito y
sostenibilidad del proceso. Tanto la Municipalidad de Yuscarán como el AFE-
COHDEFOR se han involucrado durante los 10 años de esta iniciativa.

Fue a través de este proceso que las comunidades lograron tener un acercamiento a
las instituciones locales y establecer, en cierta medida, mecanismos de confianza
mutua y espacios de intercambio y negociación. A las instituciones del estado, les
permitió de cierta manera delegar algunas de sus responsabilidades a las comunidades,
como es el caso con el manejo del bosque.

En relación al gobierno local, a través de las distintas actividades que realizan las
comunidades para el mejoramiento de la carretera, instalaciones de agua potable, etc.
complementan los servicios públicos que debe proveer el mismo gobierno. Asimismo, la
cooperativa es la entidad que, por medio del convenio de usufructo, es responsable de
multar cortes ilegales, ocupación de tierras y otros delitos menores dentro del área bajo
manejo.

Los trámites legales, como por ejemplo la aprobación del plan de manejo de uso
múltiple, siempre han sido obstáculos en la realización de las actividades de la
cooperativa, ya que son tardíos: El plan de manejo inicial tardó dos años para ser
aprobado, impidiendo durante este periodo el trabajo de las comunidades en el bosque
que habitan.

Asimismo, a lo largo de la ejecución del plan de manejo, determinadas actividades han


sido frenadas por atrasos en tramites relacionadas, como lo afirman los socios de la
cooperativa de la siguiente manera: “Cuando se para [el trabajo] es por los trámites, a
veces paramos dos o tres meses por los trámites que hace COHDEFOR, es lo que
cuesta mas”. Pese a ello, el conocimiento y manejo de los aspectos legales y
administrativos por los miembros de la cooperativa ha permitido descongestionar estos
procesos, como ellos indican: “Lo importante ahora es que todos los compañeros ya
saben a que distancia llegar para que estos trámites no nos tome esperar de tres meses
a un año, ahora sabemos que máximo puede tomar dos meses.” De hecho, el último
proceso de renovación del plan duró dos meses.

38
Estos conocimientos han permitido a las comunidades entablar espacios de
comunicación y negociación para la búsqueda de soluciones a problemas que afectan
los procesos operativos. “Nosotros pagamos a COHDEFOR por la garantía y la compra
de madera y a la Alcaldía pagamos otra parte En un tiempo estaban cobrando
demasiado y solo trabajábamos para ellos, antes se pagaba por todo hasta por los
producto obtenidos por el raleo, pero ahora hemos arreglado todo eso.”1

Otro obstáculo es el activismo político en el cual se encuentran sumergidas las


instituciones gubernamentales. Un ejemplo claro son los cambios en personal y
presupuesto, como producto de los cambios de gobierno. El personal nuevo
generalmente no tiene la capacidad técnica ni los conocimientos históricos de los
procesos vividos. Asimismo, muchas veces se generan transformaciones interna de
estas instituciones por el cambio de enfoque gubernamental. Todas estas
circunstancias obligaban a reiniciar los procesos de concientización, capacitación y
concertación que se habían realizado en años anteriores.

Pese a las anteriores circunstancias, poco a poco se logró que COHDEFOR iniciara la
apropiación de los procesos desarrollados en las comunidades. Esta apropiación
transciende del municipio y la región hacia las autoridades superiores a nivel nacional.
Por medio de la socialización del modelo de forestería comunitaria dentro del Programa
Social Forestal, se establecieron relaciones y coordinaciones entre la regional de
COHDEFOR de El Paraíso, la Gerencia General de COHDEFOR, la Municipalidad de
Yuscarán. Con aportes del equipo asesor de la iniciativa y las comunidades, la
coordinación editó un documento que describe los conceptos, estrategias, principios y
resultados obtenidos a lo largo de la iniciativa.

Este documento logró internalizar a nivel de COHDEFOR el concepto de forestería


comunitaria y sirvió como base para el desarrollo de un departamento de forestería
comunitaria dentro de esta institución, dirigido por técnicos que participaron en
iniciativa, el cual actualmente difunde el modelo a las diferentes regionales de
COHDEFOR. A través de esta internalización, el modelo de forestería comunitaria

1
Grupo focal Cooperativa Guadalupe, Ltda.

39
desarrollado en el municipio de Yuscarán está plasmado en la nueva ley forestal que
actualmente se encuentra en discusión en el Congreso Nacional.

Frente a la responsabilidad de asegurar continuidad a las diferentes acciones en el


municipio, se orientan los esfuerzos para consolidar la formación de una fundación
independiente, en la que participa un grupo de hombres y mujeres voluntarios. La
decisión de crear una fundación se base en los limitantes presupuestarios de la
municipalidad y en la ventaja de tener una instancia independiente, donde la política no
tiene mayor incidencia.

De esta manera, con el apoyo del equipo asesor de la iniciativa y la Municipalidad,


surge la Fundación Yuscarán que tiene por finalidad dar sostenibilidad al desarrollo
integral del municipio por medio de la concertación y coordinación de los esfuerzos de
las distintas instituciones. En la actualidad la fundación es la responsable de la difusión
y aplicación del modelo de desarrollo humano integral en otras comunidades. La
fundación tiene como socios a las comunidades participantes, representantes de
instituciones y organizaciones presentes en la comunidad - tanto locales como externas
-, ex alcaldes y otros ciudadanos ejemplares del municipio de Yuscarán.

Otras experiencias de forestería comunitaria

A nivel nacional, algunos organismos de cooperación internacional han desarrollado


iniciativas de forestería comunitaria con otro enfoque que el desarrollado en el municipio
de Yuscarán. No obstante, se rescatan algunos elementos similares que han permitido
un mejor acceso a los beneficios otorgados por el manejo y aprovechamiento del
bosque.

ADECAF

Una de estas iniciativas fue desarrollada por el proyecto “Apoyo al desarrollo de


cooperativas y otras formas asociativas de producción agroforestal” (ADECAF) que se
ejecutó de 1996 a 2001 y financiado por el Gobierno de los Países Bajos y la FAO. Se
llevó a cabo en 23 cooperativas, ocho cajas rurales y tres organizaciones
cooperativistas de segundo nivel (Federación de cooperativas Forestales -FEHCAFOR,

40
una empresa industrial y comercial y una empresa financiera). De esta manera logra
beneficiarse 1,690 personas con sus familias ubicadas en los departamentos de Yoro,
Comayagua, Francisco Morazán y El Paraíso (ADECAF 2001).

ADECAF se centró en la capacitación y asesoría técnica en temas relacionados con el


desarrollo forestal y agrícola, el desarrollo social y el desarrollo empresarial, de
cooperativas forestales, con apoyo financiero para actividades forestales, agrícolas,
tiendas de consumo, cajas rurales y mejoramiento del hogar.

Paralelamente a los procesos de capacitación técnica y social, las cooperativas y


ADECAF lograron estructurar tres instituciones que les permitieron concertar políticas e
instrumentos legales de desarrollo nacional y sectorial, fortalecer la producción y el
posicionamiento en los mercados y generar mecanismos financieros para las
comunidades locales. Siendo así, se fortaleció la Federación Nacional de Cooperativas
Agroforestales (FEHCAFOR), se creó la Empresa de transformación y comercialización
(EMCAH) y la Empresa de servicios para el desarrollo de sistemas alternativos de
ahorro y crédito (EMFIDAH).

Al finalizar este proceso, las cooperativas y sus empresas quedaron como responsables
de la sostenibilidad del proceso iniciado, continuando con las actividades emprendidas,
sus procesos de integración así como obtener el apoyo de aliados institucionales para
lograr la mejor comprensión del Estado en los diferentes elementos para su desarrollo
integral (ADECAF 2001).

MAFOR

Otra de las iniciativas de forestería comunitaria desarrollada bajo diferente enfoque fue
el Programa Regional Forestal para Centro América (PROCAFOR) a través del proyecto
Manejo y Utilización Sostenible de Bosques de Coníferas de Honduras (MAFOR),
realizado en los municipios de Guaimaca y Lepaterique en del departamento de
Francisco Morazán, Villa de San Antonio en el departamento de Comayagua, y los
municipios de Yamaranguila y San Isidro en el departamento de Intibucá (MAFOR
2003).

El objetivo de MAFOR fue integrar la actividad forestal en la economía campesina de


una manera económica, social y ambientalmente sostenible. El proyecto se desarrolló

41
en tres fases: fase I (1992-1995), fase II (1996-1998) y la ampliación de la fase II (1999-
2003).

Es en esta última fase que se promovió el manejo forestal sostenible descentralizado, la


participación comunitaria en el manejo y los beneficios del bosque y el fortalecimiento
institucional para la sostenibilidad del proceso. Las actividades encadenadas para el
logro de los anteriores aspectos fueron las siguientes: i) elaboración y seguimiento a
planes de manejo; ii) fortalecimiento organizacional y empresarial de los grupos
forestales locales; iii) fortalecimiento institucional, tanto de las municipalidades como
COHDEFOR; iv) capacitación; v) apoyo a la educación formal; vi) promoción de equidad
de género; vii) seguimiento a fondos rotatorios y; viii) la coordinación institucional.

Como resultado de este proceso, la producción forestal logra incrementarse a partir de


la elaboración de los planes de manejo. Sin embargo no se observó un comportamiento
continuo, debido a que se presentaron algunas dificultades como la demora en los
trámites para la aprobación de planes operativos, el alto costo del aprovechamiento de
diámetros menores, la iliquidez de algunas municipalidades para financiar los planes
operativos, la preferencia de los grupos para la extracción de resina y leña y la
modalidad de ventas locales (MAFOR 2003).

Otros resultados del proceso fueron observados en la solidez de algunos grupos


productivos, el fortalecimiento de las instituciones locales gubernamentales y la
incorporación de la mujer en actividades productivas, principalmente en la producción
de artesanías con hojas de pino.

Una de las estrategias frecuentes en iniciativas que promuevan la integración de las


comunidades rurales al sector forestal productivo ha sido el desestimar la formación
integral de las personas, anteponiendo la transferencia de conocimientos tecnológicos.
Sin embargo, durante el desarrollo de las iniciativas lograron integrarse a los procesos
como mecanismo de autogestión comunitaria para el acceso de los recursos naturales y
la sustentabilidad del mismo.

42
ANALISIS DE IMPACTOS
El proyecto AFOCO ha realizado una evaluación de impacto en el año 1999, ejecutado
por consultores externos de GTZ (Schlönvoigt 2000), La metodología de medición de
impacto fue desarrollada por los consultores, basados en el ‘Sistema para Analizar
Impactos de Proyectos’ (SAIP) de GTZ (Neubert 1998). El SAIP mide por un período de
tiempo definido los cambios en las condiciones de vida de las comunidades por medio
de un conjunto de criterios e indicadores sociales y económicos. Con esta metodología
es posible medir las tendencias en estos criterios, definiendo los factores influyentes y
así desagregando impactos del proyecto de los factores o agentes externos. Para fines
de comparación, se reprodujo el proceso de medición de impacto en el año 2004, como
parte de la presente sistematización.

La metodología identifica los impactos por medio de una matriz de percepción de


calidad de vida. La calidad de vida se mide en cinco aspectos: Bienestar, Acceso,
Conocimientos, Derecho y Poder, y Género. Cada aspecto consiste de dos o más
elementos (Anexo 1).

El SAIP fue realizado en Yuscarán y en las dos experiencias arriba mencionadas:


MAFOR en Guaimaca, Francisco Morazán y ADECAF en Valle Bonito, Lajas,
Comayagua. La comparación entre las tres experiencias permitió analizar hasta qué
punto los impactos en Yuscarán pueden ser atribuidos a su concepto específico de
forestería comunitaria con enfoque de DHI.

Calidad de vida

La medición de impacto se basa en la medición de la calidad de vida de las


comunidades. Primero la comunidad desarrolla su definición de calidad de vida desde
su visión de la realidad y la identificación de temas de importancia. Los cambios en la
medición de la calidad de vida entre 1999 y 2004 permiten medir los impactos en las
comunidades y la sostenibilidad de los mismos.

43
Definición de calidad de vida

En 1999 los habitantes de la comunidad de Laínez1 definieron la Calidad de Vida de la


siguiente manera: “Calidad de vida es para nosotros tener buena salud, trabajo seguro,
buena integración comunitaria y relación con las personas, adquirir conocimientos y
formación humana, tener suficientes recursos económicos, mantener la familia unida y
tener acceso a recursos naturales y usarlos racionalmente.”

En 2004 se ha cambiado a: “Calidad de vida es para nosotros tener buena salud,


alimentarnos bien ,tener dinero, tener trabajo, una buena educación con desarrollo
humano, una familia buena y unida, la comunidad integrada con buena comunicación,
tener una buena vivienda.”

La comunidad de Cordoncillo2 definió la Calidad de Vida en 1999 de esta forma:


“Calidad de vida es tener buena salud, buenas relaciones familiares y comunales, tener
un trabajo honrado y permanente, disponer de los conocimientos necesarios, tener
seguridad y estar bien económicamente.”

La definición cambió en 2004 a: “Calidad de vida es tener a Dios, tener paz, tener una
vivienda, tener una familia, alimentación, higiene, tener un trabajo, dinero, estudio,
compartir con la comunidad, ser unidos y comprendernos.”

Se puede un cambio en la percepción de calidad de vida en los cinco años. La salud


sigue siendo el aspecto más importante en Laínez. En la comunidad se reconocen los
nexos entre salud, ingresos y alimentación. Asimismo, divisan una relación entre el
desarrollo humano, la educación y una familia unida. Los habitantes distinguen también
una relación entre el desarrollo humano y la equidad de género, que forma parte de una
familia unida. Otro aspecto interesante es la eliminación del concepto de acceso a
recursos naturales en la definición de calidad de vida en 2004, así como la
‘degradación’ del valor de la familia, la comunidad integrada y la comunicación. La
explicación de este fenómeno se podría basar en dos enfoques opuestos:

1
Ver cuadro 3
2
Ver cuadro 4.

44
• Al lograr un nivel de satisfacción de estas necesidades, son desplazados en la
lista de prioridades por aspectos más carentes y/o urgentes.

• Algunos aspectos (acceso a recursos naturales y su uso racional) han sido


introducidos por agentes externos y, al retirarse estos agentes, con el tiempo
pierden validez para la comunidad.

Conociendo las comunidades y por medio de las observaciones directas, el equipo


sistematizador concluye que el primer enfoque representa la realidad, ya que las
comunidades de hecho tienen acceso a los recursos naturales, los defienden y los
utilizan de forma racional.

El caso de Cordoncillo muestra cambios similares, en esta comunidad el aspecto


religioso se considera muy importante. Un aspecto interesante es que ninguna de las
comunidades da una alta prioridad al dinero.

Comportamiento de calidad de vida en el tiempo

La tendencia de la percepción de calidad de vida durante los años ha sido positiva


(Gráfico 2). En Yuscarán, las mejoras en la percepción de calidad de vida son el
resultado de mejoras en: salud, ingresos familiares, producción, transporte/caminos,
mercado, aplicación de técnicas forestales y diversificación agrícola, desarrollo
organizacional, cambio en situación y posición de la mujer y la toma de decisiones
comunales.

Los cambios en calidad de vida se pueden medir después de algunos años de haber
iniciado los procesos. En el caso de Yuscarán, hasta en 1996 la calidad de vida
comienza a cambiar sustancialmente. La tendencia negativa de 2003 y 2004 es
resultado de problemas en la negociación del nuevo plan de manejo y plan de
aprovechamiento.

Comparando con los estudios de caso de Valle Bonito y Guaimaca, sin embargo, se
puede observar que no hay diferencia significativa entre las tendencias de percepción
de calidad de vida entre cada experiencia. Por lo tanto, no se puede comprobar que el
enfoque de DHI aumenta más la calidad de vida que otros enfoques de FC. Cabe

45
mencionar que, comparando los gráficos de calidad de vida, la gráfica de Yuscarán es
más estable y más ajustada a la línea de tendencia (Gráfico 2).

Disgregando la calidad de vida (Gráficos 3 – 7) se puede observar diferencias entre las


tres diferentes experiencias.

La tendencia de bienestar en Yuscarán es más constante, aunque el crecimiento es


menos notable. En los dos estudios de caso, la tendencia es más marcada, aunque
más errática, especialmente en Guaimaca. En el caso de Guaimaca, el bienestar es
principalmente definido por el ingreso familiar, el cual ha aumentado significativamente
por medio del aprovechamiento forestal en las cuatro comunidades. En Yuscarán, en
cambio, el aprovechamiento ha tenido un auge recién en el 2004 y solo en tres
comunidades, ya que Cordoncillo mantiene una veda en el corte de madera.

El acceso es fuertemente influenciado por el acceso a tierra y a caminos/transporte


(Gráfico 4). En Yuscarán, solo en Tablones se cuenta con buen acceso a tierra, las
demás comunidades tienen poco o ningún acceso. Cabe mencionar que la intervención
en Yuscarán no se enfocó en problemas de tenencia de tierra. En el caso de Valle
Bonito, una mejora significante en el acceso al recurso forestal y en transporte/caminos,
y por consiguiente al mercado, ha causado una fuerte tendencia positiva en acceso.

Dentro del DHI, Género es un tema muy importante, lo que se refleja muy bien en la
diferencia en tendencias de género entre las tres experiencias (Gráfico 7). En
Guaimaca, no se realizó un enfoque de género, de hecho, la cooperativa, que
inicialmente era exclusivamente de mujeres, pasó a ser casi exclusivamente de
hombres. En el caso de Valle Bonito, el enfoque de género fue implementado pero no
de manera integral y explícito. Existen mujeres miembros de la cooperativa, pero no
tienen poder de intervención o decisión

Influencias en la calidad de vida

Por medio de una matriz (Anexo 2) las comunidades valoraron la influencia de


actividades de las iniciativas en los aspectos que conforman la calidad de vida.

46
Para la experiencia en Yuscarán, tres factores internos fueron de gran influencia en el
crecimiento de la calidad de vida: el DHI, enfoque de género y la finca integral. Bien es
cierto que el enfoque de género está incluido en el DHI, su resonancia en la vida de los
pobladores es tan importante que el DHI en sí. En el caso de Yuscarán, el enfoque de
género ha sido muy operativo y verdaderamente integral, lo que se refleja en las
tendencias de género (Gráfico 7).

Las actividades identificadas más influyentes fueron: (parte del DHI); Obras de
infraestructura y Mejoramiento de suelos (parte de Fincas integradas).

En la experiencia en Guaimaca, el aspecto de aprovechamiento y comercialización ha


sido mucho más desarrollado que en Yuscarán. Por lo tanto, los ingresos y la solidez
financiera de la cooperativa son más altos. La experiencia en Valle Bonito, en cambio,
se ha enfocado mucho más en las técnicas de manejo de los bosques.

Desarrollo Humano Integral

El enfoque de DHI, como ya se discutió, ha sido la columna principal de la experiencia


en Yuscarán. Por medio del cambio de actitud de los pobladores, todos los aspectos de
su calidad de vida fueron afectados. Las mismas comunidades identifican al DHI como
su mayor fortaleza, como se demuestra en la siguiente cita: “… ahora si viene un
proyecto no nos va a venir a imponer, sino que nosotros vamos a hacer las cosas…
porque ahora ya sabemos eso y antes a todo le decíamos que sí.”1

El fortalecimiento de organizaciones comunitarios es la actividad del DHI que más


influencia tiene, especialmente sobre Derecho y poder, Género y Bienestar (Cuadro 5)

El fortalecimiento del capital social y humano, como parte del DHI, hace que las
comunidades conozcan sus necesidades y soluciones. Cuando sus conocimientos y
habilidades son mayores, es más fácil hacer realidad la solución. Asimismo, con mejor
preparación, las posibles soluciones pueden ser más complejas, como por ejemplo
acceso a mercados externos. Cuando las comunidades tienen mayores conocimientos

1
Grupo focal mixto, Impacto, Cordoncillo, Yuscarán

47
de su realidad, mayor nivel de autogestión y un enfoque más holístico, las posibles
soluciones tiendan a incrementarse, dejando una gama de soluciones. Así mismo, con
su nivel de preparación y auto-conocimiento, son más preparados para priorizar
soluciones y seleccionar la solución más idónea para la situación y de más
sostenibilidad.

Enfoque de género

En el análisis de las matrices de influencias, el enfoque de género no está identificado


como ‘actividad’ que ejerce mucha influencia sobre los criterios de calidad de vida,
excepto por el tema de género, por supuesto.

Sin embargo, el enfoque de género sí ha sido identificado como un factor de influencia


para los aspectos de Derecho y Poder, Bienestar, y Conocimientos (Cuadro 6).

El involucramiento real de las mujeres en las actividades crea canales de participación


en la toma de decisiones en el hogar y en la comunidad y mejora el acceso y control de
los recursos naturales, técnicos y económicos. Por ejemplo, las mujeres, siendo las
responsables de las fincas integradas, nombraron una coordinadora a nivel de la
comunidad para que asista las actividades de manejo en cada una de las fincas que
participaban en la iniciativa y, a través de un fondo común creado por ellas, financiaron
la compra de los suplementos y vitaminas que los animales necesitaban.

“Yo tuve la experiencia que a veces a mi me nombraron de presidenta que anduviera


allí coordinando los grupos, uno tiene que dar el buen ejemplo entonces
yo…trabajaba… en mi chiquero [porqueriza] y después iba a ver las otras
compañeras todos los días.”

Grupo focal de mujeres de las comunidades de Chagüite de Oriente

La metodología práctica y eficiente para el enfoque de género, especialmente su


enfoque integral, que se logró generar en esta experiencia ha sido tan exitosa que ha
sido documentado y se está duplicando en otra experiencia en el país. Generalmente,
48
los enfoques de género en las iniciativas de desarrollo disten mucho de ser claro y
operativo, lo que hace esta experiencia más notable. El involucramiento de los hombres
en el enfoque de género ha sido un factor determinante.

Está claro que las condiciones de la mujer todavía están lejos de ser iguales que las de
los hombres. Sin embargo, ellas ahora cuentan con herramientas y con mucha
autoestima para seguir su lucha por la igualdad y, combinado con la sensibilización de
los hombres, pueden lograr romper el centenario paradigma del machismo.

Fincas integrales

De acuerdo a la percepción de las comunidades, el impacto de las fincas integrales,


tanto la introducción de especies como el ordenamiento espacial dentro de la parcela,
han sido las mejoras en los ingresos de las familias y en las condiciones ecológicas.
Logra a su vez incorporar ventajas de carácter social a través de una mejor y mayor
integración de la mano de obra familiar, en especial de mujeres y niños, la generación
de empleo en diferentes épocas del año y la disponibilidad de alimentos durante el año.
En la mayoría de los casos constituían una fuente de ahorro a nivel familiar.

Tal como se discute anteriormente, las fincas integrales se crean como un mecanismo
alternativo para el mejoramiento de la dieta alimenticia. Asimismo, asegura una
localización y concentración de las actividades agrícolas, para eliminar la interferencia
de esta actividad con el bosque. Sin embargo, con los resultados logrados, en especial
en la comunidad del Cordoncillo y Chagüite de Oriente, los agricultores se interesen
más en esta alternativa con fines comerciales, debido a que ambas comunidades son
las que históricamente han tenido una mayor vocación por la actividad agrícola. Cabe
resaltar que la venta del excedente de la producción agropecuaria se realizaba a nivel
de la finca, siendo los principales compradores los vecinos de la misma comunidad. De
esta manera, los beneficios de las fincas integrales se extiende de las fincas hacía toda
la comunidad. A la vez, el ingreso por el excedente permitió invertir en la misma finca.

En el caso de Tablones y Laínez, por ser comunidades de mayor vocación forestal, la


producción agropecuaria generada es destinada mayormente para autoconsumo. Los
ingresos que se obtienen provienen de actividades relacionadas con el bosque como la

49
resinación de los árboles, especialmente en verano. El principal apoyo para la
comercialización es la Cooperativa Guadalupe que aglutina la producción de resina y la
destina a algunos compradores ubicados en la capital del país (Tegucigalpa).

Gobernanza ambiental descentralizada

En el caso de esta experiencia, la gobernanza ambiental descentralizada (GAD) se


centra alrededor del manejo sostenible de los recursos naturales, específicamente en
los bosques. Aquí se analiza si en Yuscarán se ha logrado desarrollar la GAD, cuales
factores han jugado un rol importante y cuales son los factores mínimos que se deben
cumplir para que son clave para lograr la GAD.

Manejo forestal

La Cooperativa Guadalupe Ltda. ha demostrado poseer las condiciones para diseñar,


gestionar y ejecutar un plan de manejo forestal, así como un plan de áreas protegidas.
Sin embargo, deben cumplirse algunas condiciones mínimas para asegurar una
ejecución eficaz y sostenible:

• El ente ejecutor debe tener un acceso real a los recursos forestales

• El contrato de usufructo, el cual se basa en el plan de manejo y conforma el


marco legal del aprovechamiento, debe ser de largo plazo, por lo menos más que
la duración de la rotación, el cual en el caso de los bosques coníferos debe ser
mayor de 40 años.

• Toda la comunidad debe ser involucrada en los procesos, los cuales deben
generar una concienciación a nivel comunal y deben generar procesos de
autogestión para el desarrollo propio.

• Los representantes del gobierno a nivel local (municipalidad), descentralizado


(regionales de COHDEFOR), y central (COHDEFOR, Ministerios, etc.) deben
estar también involucrados en la planificación y ejecución de los procesos y
deben crear un interés real en el manejo de los recursos forestales.

50
Políticas públicas

La experiencia en Yuscarán ha logrado impactos importantes a nivel de políticas


nacionales y locales. Los procesos seguidos y sistematizadas han sido incorporados en
una estrategia nacional y, de hecho, en la nueva propuesta de la ley forestal.
Actualmente se están generando nuevas experiencias en otras zonas, basadas en el
mismo enfoque.

En base a esta experiencia, se definan los siguientes criterios mínimos que deban
cumplirse para lograr un impacto en las políticas nacionales:

• Involucramiento de la entidad descentralizada en el proceso y la realización de la


experiencia, en este caso COHDEFOR.

• Apertura en el gobierno para involucrarse y para implementar mejores prácticas


en nuevas leyes y reglamentos.

La influencia en las políticas regionales y locales es más tangible. Con el convenio de


usufructo se logra independizarse de los partidos políticos y posiciona a la cooperativa
como un actor importante en la estabilización política de la zona.

El nivel de apoyo del gobierno local y nacional a los procesos de fortalecimiento y


autogestión de las comunidades hace notable su convicción de la necesidad de incluir
los actores locales y que la gobernanza descentralizada es un enfoque válido. Viéndolo
desde el punto de vista operativo, para ellos es mucho más factible el desarrollo con el
apoyo de los grupos y organizaciones locales, que actuando solo.

Mejoramiento en las condiciones iniciales

Un aspecto importante en el análisis de validez de un proceso es verificar que los


problemas identificados inicialmente como limitantes han sido solventados. En la
descripción de la experiencia se ha resaltado varios elementos que indican la solución
de problemas iniciales. Sin embargo, es importante hace un recuento ordenado:

51
Problemas de tenencia de tierra

Con el convenio de usufructo entre el estado y la Cooperativa Guadalupe Ltda. se


resuelva el problema de tenencia de tierra, permitiendo a la cooperativa y la población
el acceso a los beneficios del bosque y así, asegurando un compromiso a largo plazo
de estos habitantes. Asimismo, la duración del contrato permite superar los problemas
políticos de inestabilidad, que se derivan de los procesos electivos.

Nivel de formación

El nivel de formación de los grupos en aspectos técnicos, sociales y organizacionales


ha aumentado considerablemente. Los grupos manejan eficientemente los bosques,
con conocimientos sólidos. Por medio del DHI, el nivel organizacional ha aumentado,
así como el capital social de la comunidad. Por lo tanto, el tejido social es suficiente
fuerte para asegurar un manejo transparente y eficiente. Las comunidades cuentan con
suficiente madurez para poder reportar infracciones, sin sentirse amenazadas por los
culpables. Asimismo, las comunidades sienten más compromiso con el ambiente y por
lo tanto se cometen menos infracciones. Actualmente, la mayoría de las infracciones
son cometidas por personas ajenas a las comunidades, que llegan a la zona en
búsqueda de nuevas oportunidades.

El tema de comercialización la cooperativa todavía necesita ser fortalecido. Las


comunidades todavía no están dando un uso óptimo al bosque y dejan de percibir
ingresos que tanto necesitan.

Tanto el enfoque integral del DHI como su focalización en la situación de cada


comunidad, han logrado identificar y priorizar diferentes soluciones muy propias. Por lo
tanto, el fortalecimiento de las capacidades de las comunidades está enfocado en la
realización de dichas soluciones, asegurando una mayor sostenibilidad a los procesos
de formación.

52
Aplicación de leyes

Las leyes actuales que conciernen, directamente o indirectamente, el manejo forestal


solo exponen un marco referencial, no detallan la ejecución y/o aplicación de las
mismas. Un ejemplo es la descentralización: la Ley otorga responsabilidades a la
municipalidad, pero no otorga los instrumentos y recursos para ejercerlas.

La forestería comunitaria, en combinación del proceso de DHI y el involucramiento


activo de los gobiernos locales y nacionales, permite desarrollar un proceso tangible y
efectivo de gobernanza descentralizada. En el caso de Yuscarán, las comunidades
están activamente involucradas en diferentes aspectos de gobernanza. Asimismo, la
municipalidad ha creado la apertura necesaria para este proceso.

A nivel nacional, el involucramiento del COHDEFOR ha creado un impacto a nivel


nacional por medio de la ley forestal, el cual incorpora la forestería comunitaria como un
modelo de gestión de bosques válido y lo basa en la experiencia de Yuscarán.

Capacidad de respuesta

Las instituciones responsables de vigilar la aplicación las leyes y el manejo de los


bosques no siempre son las que ejecutan el plan de manejo. En el caso de Yuscarán, la
cooperativa tiene la potestad de ejecutar el plan de manejo del bosque pero no ha
tenido la potestad de aplicar sanciones a las personas que infringen la ley, afectando el
cumplimiento del plan. Actualmente, la cooperativa está negociando con la alcaldía para
que sean ellos que imponen las multas por infracciones dentro del bosque. De esta
manera, ellos pueden tener más medidas de presión para hacer cumplir su plan de
manejo de una manera sostenible.

53
LECCIONES APRENDIDAS

Sobre los procesos seguidos

La evaluación de impacto, aunque sea muy participativo y las percepciones son muy
válidas, es subjetivo y difícil de comparar entre experiencias. La subjetividad se debe a
la realidad en la que los sujetos se encuentran al momento de realizar la reconstrucción
de la línea de tiempo. Por ejemplo, en la comunidad de Laínez la calidad de transporte y
caminos recibió entre 1991 y 1999 un valor de 1 y después un 3 (ver Anexo 1). Sin
embargo, si comparamos las vías de acceso y el transporte con Cordoncillo, el cual
osciló entre 3 y 4, terminando en un 3 en 2004, podemos ver que ambos reciben el
valor de 3 en este año. Ahora bien, la calidad del camino a Cordoncillo es mucho mejor
que la de Laínez, teniendo un nivel de transporte similar. Ya que los pobladores de
Laínez están acostumbrados a la calidad de su camino, el solo hecho de tener más
acceso a transporte para ellos lo convierten en una situación ‘regular’ (3), mientras los
pobladores de Cordoncillo están acostumbrados a un camino de mejor calidad.

En conclusión, no se puede hacer una comparación entre resultados (acceso de Laínez


vs. Cordoncillo) pero sí es valido resumirlo a nivel de Municipio, con la salvedad que se
están midiendo percepciones cualitativas y no valores cuantitativos.

Sobre la forestería comunitaria

La forestería comunitaria asegura una mayor sostenibilidad ecológica y económica.


Incluyendo el DHI, la sostenibilidad se extiende al ámbito social y humano.

Para las comunidades la forestería es una fuente de ingresos viable y valiosa. Con los
conocimientos adecuados la FC puede sacar a una o varias comunidades de la espiral
negativa de pobreza y degradación ecológica.

Con un acceso seguro al recurso forestal, hay mejores ingresos y por consiguiente
mejores condiciones de competencia y más acceso a crédito.

Debe existir un balance entre los diferentes elementos dentro del enfoque de FC: DHI,
aprovechamiento, comercialización, manejo, protección y la finca integrada.
54
Existen muchas definiciones de forestería comunitaria. Sin embargo, el concepto que se
desarrolló en Yuscarán es un concepto muy completo y aplicable.

Sobre el desarrollo humano integral

El DHI es un enfoque viable para el desarrollo de las comunidades rurales. No hay


indicios que dicho enfoque debe estar limitado a la forestería o al área rural. De hecho,
la tesis del DHI es que se puede aplicar en cualquier ámbito, siempre y cuando haya un
grupo de personas presente.

La experiencia de Yuscarán ha demostrado que los ejes transversales, en este caso


género, no necesariamente son temas ‘perdidas’ en la traducción a la práctica, como
pasa en muchos proyectos. Si realmente se crea una estrategia de género que se
incorpora en todos los procesos y actividades, es posible lograr un gran impacto.

Sobre la gobernanza ambiental descentralizada

La GAD permite ajustar las leyes y reglamentos a la realidad de los pobladores,


haciéndolos más apropiados y aplicables. Este acercamiento asegura la conformidad y
apropiación de la población, resultando en un mayor compromiso con su cumplimento.

55
RECOMENDACIONES Y PROPUESTAS
Es importante que dentro de la FC se fortalezcan los elementos técnicos, como en la
experiencia en Valle Bonito, y los elementos de aprovechamiento y comercialización,
como en la experiencia en Guaimaca.

Uno de los mayores problemas en la actualidad es el acceso a información. Aunque


anteriormente el acceso en sí era un limitante, ahora la mayoría cuenta con acceso a
Internet, con la respectiva ‘sobredosis’ de información. Sin embargo, todavía se siente
que la literatura generada en Latinoamérica no logra penetrar los mercados externos.
Una de las razones, obviamente, es el idioma. Por lo tanto, es nuestro interés lograr
gestionar fondos el próximo año para publicar esta sistematización en un libro, tanto en
español como en inglés.

Se planifica el desarrollo de un curso en Desarrollo Humano Integral y Manejo


Comunitario de los Recursos Naturales. El objetivo de este curso es de masificar la
metodología por medio de la Universidad para la Paz y Zamorano. En principio se
estará desarrollando un curso en español, el cual será ampliado a un curso en inglés en
el transcurso del tiempo. El curso tiene como propósito allanar el camino para la
creación de un diplomado.

56
ANEXOS

Anexo 1. Matriz de percepción de calidad de vida. Ejemplo de la comunidad de


Laínez, Yuscarán.

57
Anexo 2. Matriz de definición de influencias

58
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AFOCO. S.f. Sistematización de la fase de orientación. Manuscrito, GTZ, Tegucigalpa,


Honduras.

AFOCO. 1995. Diagnostico rural participativo de la comunidad de Laínez. Manuscrito.


GTZ, Tegucigalpa, Honduras.

BID. 2003. Informe Institucional-Financiero de País, Honduras. Estudio Instrumentos


Institucionales para el Desarrollo de Dueños de Pequeñas Tierras de Vocación Forestal.
BID, Washington, USA.

COHDEFOR, 2004. El Sector Forestal de Honduras. Publicación electrónica:


http://cohdefor.hn/sector_forestal/

Estupiñan, R. 2001. Sistemas de producción agropecuarios y forestales de las


comunidades del proyecto AFOCO. Manuscrito. GTZ. Tegucigalpa, Honduras.

Fung, A. y Wright E.O. 2003. Deepening Democracy; Institutional Innovations in


Empowered Participatory Governance. The Real Utopias Project IV. Verso, New York.

Gobierno de Honduras. 2001. Estrategia Para la Reducción de la Pobreza, Un


compromiso de todos por Honduras. Tegucigalpa, Honduras.

Hernández, R. S.f., Estudio sobre la Educación para la población rural en Honduras.


Tegucigalpa, Honduras. CIDE/REDUC, Mexico.

INE, 2001. Censo Poblacional del 2001. Instituto Nacional de Estadística, Tegucigalpa,
Honduras.

MAFOR. 2003. informe de terminación de proyecto: ampliación fase II. Tegucigalpa,


Honduras. Manuscrito. AFE-COHDEFOR, Tegucigalpa, Honduras.

Neubert, S. 1998. SWAP – ein neues System zur Wirkungsanalyse. Armutsorientierter


Projekte in der Entwickelungszusammenarbeit. Deutsches Institut Für
Entwicklungspolitik (DEI). Berlin, Alemania.

59
Probst, K. 2002. Participatory monitoring and evaluation: a promising concept in
participatory research? Lessons from two case studies in Honduras. Margaf Verlag,
Weikersheim, Alemania.

Proyecto ADECAF. 2001. Experiencias y propuesta de ADECAF para el desarrollo


agroforestal campesino. Manuscrito, FAO. Tegucigalpa, Honduras.

Schlönvoigt, M., Cruz, Z. 2000. Informe Final, Análisis de impacto participativo del
proyecto AFOCO COHDEFOR-GTZ sobre la reducción de la pobreza en las
comunidades de El Laínez y El Cordoncillo, Mun. Yuscarán, Dep. Paraíso, Honduras.
Manuscrito. GTZ, Turrialba, Costa Rica.

RECOFTC. 2004. The Contribution of Community Forestry to Protected Area


Management: RECOFTC’s Position on Collaboration in Protected Area Management in
the ASEAN Region. Regional Community Forestry Training Center for Asia and the
Pacific. Bangkok, Thailand.

Sotto, JG; Ennals, A. 1999. El manejo local de bosques, un instrumento para el


desarrollo rural. Manuscrito. FTTP/FAO, San José, Costa Rica.

60
GRÁFICOS Y CUADROS

Cuadro 1. Distribución de la población de Yuscarán por grupo de edades

Grupo de edades

Genero Menor a 20 a 39 40 a 59 60 a 79 80 a más


un año a años años años
19 años

Masculino 3,010 1,590 821 403 73

Femenino 2,723 1,555 790 362 57

Total 5,733 3,145 1,611 765 130

Total de la población 11,384

Fuente: Censo Poblacional 2001

Cuadro 2. Tamaño promedio de las parcelas integral a finales del 2001

Comunidad Superficie (m2)

Chagüite Oriente 849

El Cordoncillo 3,015

Laínez 862

Tablones 522

Fuente: Estupiñan 2001

61
Cuadro 3: Definición de la calidad de vida, comunidad de Laínez, Yuscarán.

Comunidad de Laínez

1999 2004

Categorías Criterios definidos Categorías Criterios definidos


Salud Buena salud Salud Buena salud
Nutrición sana Alimentarse bien
Vivir sin contaminación
Conocimientos Cumplir y lograr una meta Bienestar dinero
económico
Tener mas conocimientos Tener trabajo
Formación
Participar y aprender
Estar capacitado
Mejoramiento de vida
Familia unida Relación con demás personas Conocimientos Buena educación
Poder hacer algo por familia Desarrollo humano
Mantener la familia
Sentirse feliz
Tener hogar
Integración Poder hacer algo para la Familia unida buena familia
comunitaria comunidad
Relación humana
Integración en la comunidad
Llevarse bien con los vecinos
Unión social
Recursos Acceso al recurso Comunidad buena comunicación
naturales integrada
Uso racional de agua y bosques
Recursos Trabajo Vivienda una buena vivienda
económicos
Situación económica
Tener trabajo seguro
Mejoramiento de vida
Calidad de vida es para nosotros tener buena salud, Calidad de vida es para nosotros tener buena
trabajo seguro, buena integración comunitaria y salud, alimentarnos bien ,tener dinero, tener
relación con las personas, adquirir conocimientos y trabajo, una buena educación con desarrollo
formación humana, tener suficientes recursos humano, una familia buena y unida, la
económicos, mantener la familia unida y tener acceso comunidad integrada con buena
a recursos naturales y usarlos racionalmente. comunicación, tener una buena vivienda.

62
Cuadro 4: Definición de la calidad de vida, comunidad de Cordoncillo, Yuscarán.

Comunidad de Cordoncillo
1999 2004
Categorías Criterios definidos Categorías Criterios definidos
Salud Buena salud Religión Dios
Buena alimentación Paz
Buena vivienda
Situación Estar bien económicamente Vivienda tener una vivienda
económica
Aspectos económicos
Trabajo Fuentes de trabajo Familia tener una familia
Trabajar honradamente
Trabajo regular
Aspectos sociales,
económicos, espirituales
Relación familiar Vivir tranquilo Salud alimentación
higiene
Relación comunal Que reine la paz Bienestar Tener trabajo
económico
Buena relación con la gente Dinero
Aspectos sociales,
espirituales
Conocimientos Tener capacitación Conocimientos Estudio
Tener conocimientos
Educación
Recibir orientación
Seguridad Sin criminalidad Comunidad compartir con la
integrada comunidad
Tener un buen nivel de vida ser unidos
Estar bien con Dios comprendernos
Aspectos sociales,
económicos, espirituales
Calidad de vida es tener buena salud, buenas Calidad de vida es tener a Dios, tener paz,
relaciones familiares y comunales, tener un trabajo tener una vivienda, tener una familia,
honrado y permanente, disponer de los alimentación, higiene, tener un trabajo, dinero,
conocimientos necesarios, tener seguridad y estar estudio, compartir con la comunidad, ser unidos
bien económicamente. y comprendernos.

63
Cuadro 5. Influencia de Fortalecimiento de organizaciones comunales sobre calidad de
vida

Comunidad
Aspecto
Chaguite Cordoncillo Laínez Tablones Promedio
Calidad de vida 4.7 4.4 4.3 4.5 4.5

Bienestar 4.8 4.5 4.8 4.0 4.5


Salud 5 4 5 4 4.5
Ingresos familiares 5 5 5 4 4.8
Producción 5 5 5 4 4.8
Gen. Empleos 4 4 4 4 4.0
Acceso 4.5 4.3 4.0 4.0 4.2
Recurso forestal 5 4 4 4 4.3
Tenencia tierra 4 5 4 4 4.3
Mercado, comercial. 5 4 4 4 4.3
Transporte, caminos 4 4 4 4 4.0
Conocimientos 4.8 3.3 4.5 4.6 4.4
Nivel de escolaridad 4 4 5 4 4.3
Aplicación de técnicas: 5 5.0
Forestales 5 0 5 5 3.8
Diversificación Agrícola 5 4 3 4 4.0
Desarrollo organizativo. 5 5 5 5 5.0
Derecho y poder 4.3 5.0 5.0 4.7 4.8
Participación en planificación/toma de decisiones 5 5 5 5 5.0
Apropiación procesos iniciados 4 5 5 5 4.8
Conflictos 4 5 5 4 4.5
Género 5.0 5.0 3.0 5.0 4.5
Cambio situación de la mujer 5 5 3 5 4.5
Cambio posición de la mujer 5 5 3 5 4.5
0 = no ejerce influencia; 1 = ejerce poca influencia … 5 = ejerce mucha influencia

64
Cuadro 6. Influencia de género sobre calidad de vida

Comunidad
Aspecto Promedio
Chaguite Cordoncillo Laínez Tablones
Calidad de vida 3.8 3.7 3.7 4.6 4.0

Bienestar 4.0 3.3 4.0 5.0 4.1


Salud 4 5 5 5 4.8
Ingresos familiares 4 4 4 5 4.3
Producción 4 4 3 5 4.0
Gen. Empleos 4 0 4 5 3.3
Acceso 2.8 1.5 2.5 3.8 2.6
Recurso forestal 2 2 4 3 2.8
Tenencia tierra 2 0 0 4 1.5
Mercado, comercial. 4 4 3 4 3.8
Transporte, caminos 3 0 3 4 2.5
Conocimientos 3.0 3.8 3.5 4.6 3.8
Nivel de escolaridad 4 4 5 5 4.5
Aplicación de técnicas: 4 4.0
Forestales 0 2 1 4 1.8
Diversificación Agrícola 4 4 4 5 4.3
Desarrollo organizativo. 4 5 4 5 4.5
Derecho y poder 4.3 5.0 3.7 4.7 4.4
Participación en planificación/toma de decisiones 4 5 4 5 4.5
Apropiación procesos iniciados 4 5 5 5 4.8
Conflictos 5 5 2 4 4.0
Género 5.0 5.0 5.0 5.0 5.0
Cambio situación de la mujer 5 5 5 5 5.0
Cambio posición de la mujer 5 5 5 5 5.0
0 = no ejerce influencia; 1 = ejerce poca influencia … 5 = ejerce mucha influencia

65
Gráfico 1. Círculos de sostenibilidad

66
Calidad de Vida Yuscarán (4 comunidades)

5.0
4.5
4.0

3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Calidad de Vida Guaimaca (4 comunidades)

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Calidad de Vida Valle Bonito (1 comunidad)

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 2. Tendencias de Calidad de vida

67
Bienestar Yuscarán

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Bienestar Guaimaca

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Bienestar Valle Bonito

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 3. Tendencias Bienestar

68
Acceso Yuscarán

5.0
4.5
4.0

3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Acceso Guaimaca

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Acceso Valle Bonito

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 4. Tendencias Acceso

69
Conocimientos Yuscarán

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Conocimientos Guaimaca

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Conocimientos Valle Bonito

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 5. Tendencias Conocimientos

70
Derecho y Poder Yuscarán

5.0
4.5

4.0
3.5

3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Derecho y Poder Guaimaca

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Derecho y Poder Valle Bonito

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 6. Tendencias Derecho y Poder

71
Género Yuscarán

5.0
4.5

4.0
3.5

3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Género Guaimaca

5.0

4.5

4.0

3.5

3.0

2.5

2.0

1.5

1.0

0.5

0.0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Género Valle Bonito

5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Gráfico 7. Tendencias Género

72