Está en la página 1de 2

Dios quiere decirte algo……. Consulta www.desarrollointegralcda.blogspot.

com

Semana Devocional 17
Primer día de la semana – 1. Verso para memorizar:
“Tú, Soberano SEÑOR, has sido mi esperanza; en ti he confiado desde mi juventud. De ti he dependido desde que nací; del
vientre materno me hiciste nacer. ¡Por siempre te alabaré! Salmos 71:5-6
2. Tiempo de oración. Oración recordando de acuerdo al versículo. Nuestra esperanza terrenal y para la eternidad es Jesús,
reconocemos que dependemos de Dios, por eso te alabamos.
Segundo día de la semana - Salmos 71 LEER 1-11

Aquí tenemos el salmo de alguien que ha pasado la mayor parte de su vida en diferentes dificultades y luchas, pero también en
constante relación con Dios. Es conocido como el salmo del anciano y combina elementos de otros salmos como el 22, 31, 35, 40. No
sabemos quien escribió este salmo, pero se piensa que pudo ser Jeremías, después de ver la ciudad de Jerusalén destruida y el pueblo
del Señor cautivo, durante el tiempo del exilio.

Dios es nuestro refugio. (1-3) El salmista declara con confianza que su único refugio, salvador y fortaleza es el Señor. Dios no permitirá
que su hijo sea avergonzado y por el contrario lo salvará en Su justicia porque Él inclina sus oídos y escucha la oración de su pueblo. El
salmista sabe que su necesidad de este refugio es permanente así que declara su deseo de regresar a refugiarse continuamente. No
espere hasta que sea demasiado tarde, obedezca la Palabra de Dios y refúgiese en el Señor.

Dios nos cuida en la niñez y juventud. (4-6) Dios lo puede librar del impío porque así lo ha hecho desde que estaba en el vientre de su
madre. Dios no cambia, si nos libró en el pasado seguirá haciéndolo mientras vivamos. No se trata de que Dios sea malo en algunos
momentos de la vida y bueno en otros. Él es inmutable, siempre es bueno, aunque a veces permite circunstancias para formarnos,
pero siempre nos lleva a victoria. Él es nuestra esperanza y si fue fiel en el pasado, será fiel también ahora.

Dios nos cuidará en nuestra madurez. (7-11) Cuando llega la etapa de la ancianidad, muchas personas se sienten sin fuerzas y
comienzan a hablar de ellos pensando que quedarán avergonzados y en derrota. Pero el salmista declara que su fortaleza está en la
alabanza permanente. Es Dios quien le da las victorias aunque las fuerzas le falten, es Dios quien lo protege de sus enemigos, a pesar
de lo que ellos crean. Dios tiene especial cuidado de las personas de la tercera edad porque son su tesoro especial, son la gente con
quienes más ha caminado. Él es protector de huérfanos y viudas.

Recomendaciones Practicas: Busque a un anciano hoy mismo, puede ser su padre o madre, un tío, etc., visítelo, escuche sus historias
aunque las haya oído muchas veces y gócese con él. Recuerde que el pasado es la gloria de los ancianos y su mayor gozo es ser tenidos
en cuenta. Si está pasando por tribulación, recuerde la forma en que Dios lo liberó en el pasado y confíe en que Dios será fiel con
usted también en el presente. Oremos por: Usted, para que no se deje abatir en medio de las dificultades. Que en nuestra
comunidad se desarrollen programas de cuidado a las personas de la tercera edad. En las familias se preocupen de los ancianos. Que
se expidan leyes justas que ayuden a los ancianos.

Tercer día de la semana - Salmos 72 Leer 1-11


Lo que la humanidad idealiza, en la escritura es una realidad. ¿Qué pasaría si tuviéramos un gobierno que trajera igualdad, paz,
tranquilidad, bienestar, orden? ¿Sería democracia?, ¿sería socialismo?, ¿comunismo? o ¿monarquía? No, ninguno de ellos. El único
gobierno que puede traer verdadero orden y tranquilidad es la Teocracia (Gobierno de Dios). En este pasaje vemos un cuadro de ese
tipo de gobierno, el Reino de Dios.

La base del Reino de Dios. (v. 1-4) La base del Reino de Dios es la justicia. Note en estos cuatro versículos cuantas veces se repite la
palabra justicia, justo, juicios. Si el rey vive juzgando al pueblo con la justicia de Dios, el reino se establecerá en paz. No habrá gente
necesitada y los opresores serán quitados de en medio. Qué hermoso cuadro de una nación en la cual el Reino de Dios se ha
establecido sobre la base de la justicia divina.
Las manifestaciones del Reino de Dios. (v. 5-7) Si el Reino de Dios se ha establecido entonces hay temor de Dios entre la gente. No
sólo de algunos, sino de todos incluidas las generaciones. Cuando el Reino de Dios está establecido, el abuelo, el hijo y el nieto, todos
adoran al Señor y le temen. Como lo expresamos ya, habrá justicia y muchedumbre de paz. Eso sólo se podrá cumplir si el Reino de
Dios se ha establecido.
La cobertura del Reino de Dios. (v. 8-11) ¿Quienes estarán bajo ese reino?. La respuesta es sencilla. No sólo estarán quienes van los
domingos a una iglesia. Tampoco sólo quienes tienen un avivamiento en su nación. Según esta porción del pasaje, todos los reinos de
este mundo estarán bajo el Reino de Dios. Desde una costa hasta la otra, todos los moradores de la tierra se postrarán delante del Rey
y lo adorarán. Y habrá naciones enteras que servirán al Señor.
En este tiempo estamos estableciendo el Reino de Dios, pero llegará un día en que no será un establecimiento parcial de ese reino,
será un establecimiento total. Toda la tierra verá paz y sentirá la justicia del Rey de Reyes y Señor de Señores:
Jesucristo. ¡Qué gloriosos días nos esperan!

Recomendaciones Prácticas: Mientras se establece la teocracia, debemos sujetarnos a las autoridades superiores actuales. Si usted
está bajo una democracia, sujétese. Si está en otro tipo de gobierno, sujétese.
La única razón para no sujetarse es cuando le dan una orden que vaya claramente en contra de los mandatos de Dios.
Oremos por: Usted, para que no tenga ninguna deuda con el estado. La iglesia, para que no funcione bajo el gobierno humano sino
como una teocracia. La nación, para que se hagan leyes de acuerdo con los valores del Reino de Dios.
Cuarto día de la semana - Salmos 73 Comentario Matthew Henry (Por favor lea todo el Salmo)
Este hombre vivió antes de la llamada era cristiana. Escribió varios salmos, entre los cuales está el 73, citado en el encabezamiento.
Se hacía preguntas al ver a su alrededor personas a las que llama “arrogantes”, y quienes aparentemente tenían éxito en todo,
mientras que él, aunque fiel, era probado. Seguro en nuestros días hacemos semejantes observaciones.
Después de un “duro trabajo” (v. 16), Asaf se volvió con todo su corazón a Dios y… ¡su forma de ver las cosas cambió! Comprendió
que el aspecto actual de las circunstancias no implicaba la realidad final: llegará el día en que el hombre rendirá cuentas a Dios,
porque todo lo que los hombres hacen está escrito: “Los libros fueron abiertos… y fueron juzgados los muertos por las cosas que
estaban escritas en los libros, según sus obras” (Apocalipsis 20:12).

Entonces Asaf volvió a encontrar su tranquilidad y su gozo en Dios:


–Dios no lo había abandonado durante ese duro período: “Me tomaste de la mano derecha” (v. 23).
–Era su guía: “Me has guiado según tu consejo” (v. 24).
–Era su protector y su herencia eterna: “La roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre” (v. 26).
–Era su dicha desde entonces: “En cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien” (v. 28).
En Jesucristo, el Hijo de Dios, tenemos un Pastor fiel para el tiempo presente y un Salvador perfecto para la eternidad.

Recomendaciones Practicas: Recuerda que el aspecto actual de las circunstancias no implica la realidad final, nuestra esperanza está
en Dios. CUANDO VAMOS A LA PRESENCIA DE DIOS ENCONTRAMOS LA RESPUESTA.

Hagamos la Oración de Asaf:


Dios mío, yo estuve muy afligido; me sentí muy amargado.
22
He sido muy testarudo; me he portado mal contigo: ¡me he portado como una bestia!
23
A pesar de todo, siempre he estado contigo; tu poder me mantiene con vida,
24
y tus consejos me dirigen; cuando este mundo llegue a su fin, me recibirás con grandes honores.
25
¿A quién tengo en el cielo? ¡A nadie más que a ti! Contigo a mi lado, nada me falta en este mundo.
26
Ya casi no tengo fuerzas, pero a ti siempre te tendré; ¡mi única fuerza eres tú!
27
Los que se apartan de ti acabarán por ser destruidos; los que no te sean fieles acabarán perdiendo la vida.
28
Pero yo estaré cerca de ti, que es lo que más me gusta. Tú eres mi Dios y mi dueño,
en ti encuentro protección; ¡por eso quiero contar todo lo que has hecho! Salmos 73: 21-28 BLA
Quinto día de la semana – Oración por las necesidades: Solicite peticiones de oración si es posible hágalas llegar Desarrollo Integral
para orar unos por otros.

RECORDEMOS ESTA ORACION

Dios mío, yo estuve muy afligido; me sentí muy amargado.


22
He sido muy testarudo; me he portado mal contigo: ¡me he portado como una bestia!
23
A pesar de todo, siempre he estado contigo; tu poder me mantiene con vida,
24
y tus consejos me dirigen; cuando este mundo llegue a su fin, me recibirás con grandes honores.
25
¿A quién tengo en el cielo? ¡A nadie más que a ti! Contigo a mi lado, nada me falta en este mundo.
26
Ya casi no tengo fuerzas, pero a ti siempre te tendré; ¡mi única fuerza eres tú!
27
Los que se apartan de ti acabarán por ser destruidos; los que no te sean fieles acabarán perdiendo la vida.
28
Pero yo estaré cerca de ti, que es lo que más me gusta. Tú eres mi Dios y mi dueño,
en ti encuentro protección; ¡por eso quiero contar todo lo que has hecho! Salmos 73: 21-28 BLA