Está en la página 1de 2

Al día de hoy, es común encontrarse tareas, proyectos investigativos, publicaciones, etc.

, sin
mención alguna de referencias que indiquen cual ha sido la guía del trabajo o menciones que
contengan afirmaciones que refuercen las ideas plasmadas en mencionado trabajo; sin duda
alguna, es una lástima que los seres humanos no le den la importancia que se merece el aludir el
esfuerzo de otras personas que utilizamos en la realización de nuestro cometido.

La afluencia tiene temor de citar en sus obras contenido que no ha sido propio, sino tomado de
otros autores, y la causa de dicho miedo muchas veces es gracias al “que dirán”; se genera en las
mentes la pregunta, ¿será que pensarán que no soy lo suficientemente listo como para demostrar
que todo es de mi autoría?, esto hace que muchas personas se frenen a la hora de dar crédito en
sus creaciones a otras personas. Otro motivo por el cual las personas comúnmente no citan en sus
tareas es debido a la ambición, muchas veces una obra ajena se encuentra en un punto tan
impecable en cuanto a la calidad, que los individuos sacan provecho “vendiéndola” como si fuera
de autoría propia, lo cual es ilícito y un gran problema para la moralidad; lo anterior se puede
denominar como plagio, y es análogo al caso de incumplimiento del copyright(obra con derechos
de autor), se puede reforzar lo dicho anteriormente con el siguiente enunciado: “Con un copyright
que supone un negocio tan lucrativo no es de extrañar que personas no autorizadas batallen para
hacer dinero fácil mediante la distribución ilegal” (Smiers, J., Schijndel,M. 2008, p.22).

Además de referenciar contenidos tomados de otros trabajos, otro aspecto importante para llegar
a una creación excelente es hacer un uso correcto de las citas bibliográficas, las cuales permiten
verificar la documentación y el origen de nuestras afirmaciones, además que posibilita a los
lectores ampliar la información en caso de que así se desee. Existen muchas normas para la
redacción de referencias bibliográficas internacionales las cuales hacen que los trabajos estén muy
bien estructurados, y por supuesto, éstas, en su mayoría incluyen una forma diferente de citar,
pero todas muy eficientes; entre los ejemplos más destacados de dichos reglamentos se
encuentran, estilo APA(American Psychological Association), estilo IEEE(Instituto de Ingenieros
Eléctricos y Electrónicos), estilo Harvard, estilo Vancouver.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado previamente, es importante tener siempre presente las
normas bibliográficas para tener un buen trabajo, organizado y completo. Además, la humanidad
debería concientizarse respecto a tomar contenido ajeno y no tener aunque sea el mínimo detalle
de nombrarlo, podría nombrarse como una falta de respeto, ante todo hay que destacar valores
éticos, como la honestidad, rectitud e integridad; finalmente, como complemento, podría
adherirse a la idea: “Los valores que consideramos centrales en la construcción del respeto por los
derechos de autor y la cultura académica son: respeto por el trabajo de un autor, honestidad,
apertura y responsabilidad y autonomía” (Gustavo Patiño. 2013, p.7)
TRABAJO #2: “Estilo bibliográficos para citar debidamente”

Referencias:

Patiño Díaz, G.(2013). Escritura y universidad: guía para el trabajo académico. Bogotá: Editorial
Universidad del Rosario

Smiers, J., Schijndel, M. Imagine… no copyright. Traducción del inglés de Roc Filella Scolá.
Barcelona, Esp: Gedisa.